Вы находитесь на странице: 1из 11

Diego

 Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?  


 
Por  Diego  Griffon  
 
Durante  mucho  tiempo  en  Venezuela  la  agricultura  fue  considerada  una  actividad  
marginal  por  los  gobernantes.  Si  algo  hay  que  decir  a  favor  de  la  política  agrícola  
del   actual   gobierno,   es   que   ha   logrado   transformar   esta   situación,     ahora   la  
agricultura   es   una   prioridad.   Indudablemente   el   énfasis   en   el   sector   se   incrementó  
luego  del  desabastecimiento  generalizado  del  año  2006;  momento  en  el  cual,  luego  
de   una   serie   de   desastrosas   administraciones,   el   propio   presidente   asumió   la  
conducción   de   la   cartera   agrícola,   utilizando   a   los   ministros   como   simples  
intermediarios.    
 
La  Venezuela  democrática  no  ha  conocido  presidente  que  haya  reiterado  mas  en  su  
discurso  un  compromiso  con  la  causa  campesina,  razón  por  la  cual  es  sorprendente  
la  inexistencia  en  el  país  de  un  movimiento  campesino  fuerte  y  sobre  todo,  el  que  
no   se   haya   logrado   generar   incrementos   sustanciales   en   la   producción   nacional   de  
alimentos.  Luego  de  12  años  de  gobierno  agrarista,  Venezuela  sigue  teniendo  una  
agricultura   de   puerto.   Indudablemente   es   importante   hacer   una   reflexión   sobre  
porque,   a   pesar   de   los   enormes   esfuerzos   e   ingentes   cantidades   de   dinero  
invertidos,  no  se  ha  cambiado  la  realidad  agrícola  de  la  nación.  
 
Los  inicios  
 
Sin  lugar  a  dudas,  el  primer  movimiento  de  importancia  hacia  el  campo  por  parte  
del  actual  gobierno,  fue  la  aprobación  de  la  Ley  de  Tierras.  Gracias  a  esta  ley,  en  el  
país   se   ha   llevado   a   cabo   una   reforma   agraria   silenciosa,   que   ha   experimentado  
diferentes   momentos   e   intensidades.   En   algunos   casos   la   reforma   ha   avanzando  
con  mucho  enfrentamiento  y  resonancia  en  los  medios,  pero  en  la  mayoría  de  las  
oportunidades  lo  ha  hecho  prácticamente  de  manera  inadvertida.  
 
Venezuela  representa  un  caso  único  en  la  actualidad  latinoamericana,  en    nuestro  
país  es  el  gobierno  quien  promueve  y  ejecuta  las  recuperaciones  de  tierras.  De  esta  
manera   los   campesinos,   en   la   abrumadora   mayoría   de   los   casos,   sólo   tienen   una  
importancia  mediática  y  siempre  se  encuentran  a  la  expectativa    de  las  acciones  del  
gobierno.   Esto   en   buena   medida   explica   la   pasmosa   debilidad   del   movimiento  
campesino  nacional,  este  no  se  ha  forjado  en  la  lucha  por  la  tierra,  ha  surgido  de  las  
negociaciones   con   el   Estado   sobre   el   destino   de   las   tierras   ya   recuperadas.   Esto  
inevitablemente   ha   significado   la   supeditación   de   este   movimiento   al   gobierno,  
impidiendo   de   esta   manera   que   genere   unos   objetivos   y   políticas   propias,  
imposibilitando  su  autonomía.    
 
Las   decisiones   sobre   la   recuperación   de   tierras   ocurren   en   la   caja   negra   que  
llamamos   Miraflores,   sin   ninguna   participación   popular.   Es   sólo   luego   de  
ejecutadas   las   medidas   cuando   se   busca   la   participación;   en   ese   momento  
típicamente  comienza  una  carrera  improvisada  por  justificar  las  acciones,  y  sobre  
todo   por   organizar   a   las   personas   que   se   van   a   beneficiar.   Se   han   probado  
múltiples   formas   de   organización:   cooperativas   campesinas,   núcleos   endógenos,    
saraos,   fundos   zamoranos,   comunas   ecológicas,   empresas   socialistas,   etc.   Si   bien  

  58  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

estas   estructuras   organizativas   son   muy   diversas,   todas   tienen   dos   elementos   en  
común:  
 
(1)  haber  fracasado  estrepitosamente  y    
(2)  haber  sido  diseñadas  de  forma  centralizada  sin  participación  popular.    
 
Misión  Campo  Adentro  
 
Tal  vez  una  de  las  misiones  menos  conocidas,  pero  no  por  esto  menos  importante,  
sea  la  Misión  Campo  Adentro.  Mediante  esta  estrategia  un  sin  número  de  técnicos  
agrícolas   cubanos   han   venido   a   colaborar   al   país.   Son   incuestionables   las   buenas  
intenciones   que   se   encuentran   detrás   de   esta   iniciativa,   pero   también   es  
importante   preguntarnos   por   la   pertinencia   de   la   ayuda   que   en   materia   agrícola  
nos   pueda   brindar   Cuba.   La   agricultura   es   uno   de   los   más   grandes   fracasos   de   la  
revolución  cubana,  la  isla  tiene  una  agricultura  de  puerto  similar  a  la  nuestra.    
 
Si  nuestra  agricultura  ha  dependido  desde  el  siglo  pasado  del  petróleo,  la  cubana  lo  
hizo   durante   mucho   tiempo   de   la   URSS.   Las   peores   consecuencias   de   la   caída   del  
bloque   soviético   en   la   isla,   se   observaron   precisamente   en   la   alimentación.   Sin  
embargo,   durante   el   período   especial,   la   agricultura   cubana   experimentó   un   muy  
interesante   proceso.   En   este,   se   revirtió   la   monopolización   de   la   tierra   por   parte  
del   estado,   se   abandonó   la   dependencia   de   grandes   maquinarias   e   insumos  
químicos   tóxicos   y   se   favoreció   la   autogestión   en   sistemas   descentralizados,  
basados   en   el   empleo   de   prácticas   agroecológicas.   En   las   ciudades   surgió,   bajo  
principios   similares,   el   ejemplar   movimiento   de   agricultura   urbana   y   periurbana  
cubano.   A     todo   esto   se   le   ha   llamado   la   Revolución   Agroecológica   Cubana     y   ha  
significado   un   aumento   en   la   producción   de   alimentos   y   un   considerable   alivio  
económico   para   las   personas   involucradas.   Los   activistas   de   este   movimiento  
tienen   mucho   que   aportar   aquí,   sin   embargo   la   abrumadora   mayoría   de   los  
técnicos   que   participan   en   la   Misión   Campo   Adentro,   son   agrónomos   de   vieja  
escuela,  que  intentan  implementar  en  el  país  las  mismas  estrategias  que  fracasaron  
en  Cuba.  
 
El  ministerio  
 
Si  asumimos  el  principio  ético  de  que  los  fines  y  los  medios  deben  ser  coherentes,  
nos   damos   cuenta   que   para   impulsar   una   agricultura   de   libertad   y   autonomía,  
debemos  utilizar  una  estructura  que  en  su  interior  reproduzca  esos  valores.  En  el  
país   se   ha   decidido   que   esta   estructura  sea   el   Ministerio   de   Agricultura   y   Tierras  
(MAT).   En   un   intento   de   coherencia,   en   este   ministerio   se   ha   impulsado   la  
formación  de  consejos  de  trabajadores.  Esta  situación  ha  significado  la  coexistencia  
a   lo   interno   del   ministerio   de   dos   estructuras   contrapuestas,   una   altamente  
autoritaria  determinada  por  la  jerarquía  de  cargos  y  otra  libertaria.    
 
La  experiencia  argentina  en  recuperación  de  fabricas  nos  muestra  que  sin  importar  
la   complejidad   que   un   proceso   pueda   tener,   los   trabajadores   pueden  
eficientemente   asumir   su   control.   La   experiencia   cotidiana   nos   enseña   la   ineficacia  
de   las   estructuras   burocráticas   jerarquizadas.   Dada   la   dualidad   organizativa  
existente   en   el   MAT,   era   inevitable   que   se   produjera   una   confrontación.  

  59  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

Lamentablemente,   la   balanza   se   ha   inclinado   hacia   la   estructura   jerárquica   formal,  


transformando  a  los  consejos  de  trabajadores  en  una  triste  fachada,  muy  similar  a  
lo   que   terminaron   siendo   los   soviets.   Estos   consejos,   en   el   mejor   de   los   casos,  
solamente  legitiman  las  decisiones  que  les  son  impuestas  desde  arriba.  Muriendo  
de   esta   manera   toda   la   creatividad   y   compromiso   que   efectivamente   existe   entre  
muchos  de  los  trabajadores.    
 
No  es  una  exageración  decir  que  el  Estado  es  uno  de  los  patrones  mas  despóticos,  
las   prácticas   que   se   han   instaurado   en   la   administración   pública,   han   logrado  
cosificar    de  una  manera  tal  a  los  trabajadores,  que  estos  sólo  se  limitan  a  obedecer  
de   manera   irreflexiva   cualquier   orden,   por   descabellada   que   esta   sea.   El   tono  
autoritario   que   se   observa   en   la   relación   entre   el   presidente   y   sus   ministros,  
reverbera   y   se   reproduce   en   la   estructura   jerárquica   del   ministerio,   produciendo  
microtiranías   que   imposibilitan   cualquier   participación   en   la   toma   de   decisiones.  
En  el  MAT  lo  urgente  subordina  a  lo  importante,  se  pasa  de  una  crisis  a  la  siguiente,  
sin  que  exista  un  rumbo  claro  que  articule  los  esfuerzos.  Esta  es  la  razón  por  la  cual  
todas   las   iniciativas   fracasan,   son   abandonadas   antes   de   que   puedan   ofrecer  
resultados  en  un  ambiente  de  constante  ajetreo.  
 
El  movimiento  agroecológico  
 
La   lucha   por   otra   agricultura   no   comenzó   en   1999,   sus   raíces   son   mucho   más  
profundas.  En  el  país  existe  una  tradición  de  luchas  y  experiencias  que  se  articulan  
en  algo  que  podríamos  llamar  el  movimiento  agroecológico  venezolano;  conjunto  
heterogéneo   y   en   algunos   casos   contradictorio,   de   individualidades   y   colectivos  
que   indudablemente   representan   la   esperanza   más   real   para   llevar   a   cabo   la  
transformación  de  la  agricultura  del  país.    
 
Muchos,   innumerables   miembros   del   movimiento   se   han   incorporado   activamente  
al   MAT,   algunos   asumiendo   puestos   de   cierta   importancia   en   un   esfuerzo  
premeditado  de  apropiación  de  espacios  claves.  Esta  estrategia,  que  se  vislumbró  
prometedora   en   algún   momento,   ha   resultado   ser   sumamente   dañina   para   el  
movimiento.   Los   activistas   se   han   visto   atrapados   en   la   dinámica   irreflexiva   del  
ministerio,   abandonando   sus   luchas   históricas.   La   habitual   práctica   de   avalar  
cualquier   decisión,   ha   conducido   a   que   se   apoyen   medidas   que   en   cualquier   otra  
circunstancia   producirían   un   gran   rechazo.   De   esta   manera,   la   ligazón   entre  
movimiento   y   el   MAT   ha   resultado   en   la   cooptación   de   algunos   de   sus   más  
importantes   activistas,   debilitando   al   movimiento   y   sobretodo   borrando   su  
autonomía.  
 
Los  monocultivos  de  soya  
 
En  algún  momento,  de  alguna  forma,  se  decidió  intempestivamente  que  debíamos  
unirnos  al  resto  del  continente,  y  sembrar  soya.  Al  igual  que  en  la  Republica  de  la  
Soya   del   sur   del   continente,   la   nuestra   se   fundamenta   en   el   monocultivo,   uso   de  
venenos  y  en  la  mecanización  a  gran  escala.  Al  igual  que  en  la  Republica  de  la  Soya,  
la  nuestra  se  siembra  sobre  un  importante  acuífero.  Al  igual  que  en  la  Republica  de  
la   Soya,   la   nuestra   se   siembra   en   tierras   indígenas,   Kariñas.   Al   igual   que   en   la  
Republica  de  la  Soya,  en  nuestro  caso  solo  se  benefician  las  transnacionales.    

  60  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

 
¿Por   qué   hemos   decidido   adoptar   este   nefasto   modelo?   El   monocultivo   a   gran  
escala   de   soya   revela   una   tendencia   sumamente   peligrosa   que   no   ha   sido  
justamente  denunciada.  No  existe  excusa  posible  para  importar  irreflexivamente  al  
país  una  experiencia  que  ha  significado  inmenso  sufrimiento  en  Brasil,  Argentina  y  
Paraguay.   El   compromiso   político   no   puede   significar   la   abdicación   de   los  
principios,   esto   es   un   síntoma   sumamente   grave   que   revela   la   pérdida   de  
autonomía  del  movimiento  agroecológico.  
 
Arroz  en  los  Humedales  
 
Se  ha  proyectado  sembrar  arroz  a  gran  escala  en  dos  hatos  nacionalizados  (i.e.,  El  
Cedral   y   El   Frio)   en   el   estado   Apure;   es   evidente   que   en   estos   hatos   los  
trabajadores   eran   vilmente   explotados   y   que   los   mismos   no   significaban   un  
beneficio  para  la  generalidad  de  los  venezolanos.  Sin  embargo,  no  se  puede  negar  
que   ambos   cumplían   con   una   importante   función   en   la   conservación   de   los  
ecosistemas   locales,   esto   sin   importar   que   ésta   función   fuese   motivada   por   un  
objetivo  económico.  La  concentración  de  grandes  extensiones  de  tierra  en  manos  
privadas  es  una  abominación  que  no  puede  ser  defendida  desde  ningún  punto  de  
vista.   Tierra   y   Libertad   es   una   consigna   que   ha   acompañado     las   luchas  
emancipadoras   desde   la   insurgencia   de   Ezequiel   Zamora   y   el   alzamiento   de  
Emiliano   Zapata,   pasando   por   la   revolución   ucraniana   y   la   república   española,  
hasta   la   actual   resistencia   neozapatista   en   Chiapas.   Sin   embargo,   una   cosa   es  
entregar  tierras,  y  otra  muy  diferente  es  planificar  desde  Caracas  un  ecocidio.  
 
No  se  sabe  hasta  que  punto  el  gobierno  chino  está  involucrado  en  este  proyecto.  Es  
importante  considerar  que  durante  los  últimos  años  el  mundo  agrícola  se  ha  visto  
afectado  por  un  singular  fenómeno:  el  acaparamiento  de  tierras.  Actualmente,  un  
puñado   de   países   se   están   adueñando   rápidamente   de   tierras   con   vocación  
agrícola   en   todo   mundo.   Convencidos   de   que   las   oportunidades   agrícolas   en   sus  
propios   países   son   limitadas   y   de   que   no   es   posible   confiar   en   el   mercado,   los  
gobiernos   ciertos   países   (particularmente   el   chino)   están   invirtiendo   en  
agricultura   en   todo   el   mundo.   Por   otro   lado,   los   gobiernos   que   están   siendo  
“cortejados”,   generalmente   dan   la   bienvenida   a   los   ofrecimientos   de   nuevas  
inversiones  extranjeras.  
 
China   es   autosuficiente   en   alimentos,   pero   tiene   una   población   gigantesca   en  
crecimiento  y  sus  tierras  agrícolas  están  desapareciendo  ante  el  avance  industrial,  
además  sus  suministros  de  agua  están  sometidos  a  graves  presiones.  Esta  situación  
ha   llevado   a   este   país   a   transformase   en   el   mayor   acaparador   de   tierras   a   nivel  
mundial.   En   esencia,   la   estrategia   china   de   apropiación   de   tierras   es   conservadora:  
el   gobierno   chino   está   protegiendo   con   mecanismos   financieros   sus   apuestas   de  
inversión   y   maximizando   las   opciones   de   suministrar   alimentos   a   su   país   a   largo  
plazo.   La   lucha   contra   el   imperialismo   y   la   colonización   debe   ser   entablada   sin  
importar   cual   es   la   fuente   de   la   agresión,   China   se   perfila   como   una   súper   potencia  
y   ya   muestra   una   actitud   profundamente   imperial.   Entablar   acuerdos   con   ese   país,  
idealizándolo  como  una  república  socialista  es,  o  una  ingenuidad  o  una  traición.  
 
Finalmente,   sembrar   miles   de   hectáreas   de   monocultivos   de   arroz   en   los  

  61  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

humedales   de   estos   hatos   es   una   irresponsabilidad   gigantesca.   Esto   no   sólo  


desconoce  la  importancia  de  estos  ecosistemas,  desconoce  también    la  autonomía  y  
cultura   agrícola   de   sus   habitantes.   Es   importante   resaltar   que   los   humedales   se  
encuentran  entre  los  ecosistemas  mas  amenazados  a  nivel  nacional  y  mundial;  es  
sumamente  preocupante  la  ligereza  con  la  cual  se  ha  decidido  transformar    estos  
ecosistemas  en  gigantescos  desiertos  verdes  de  arroz.  
 
Los  decretos  con  rango,  valor  y  fuerza  de  ley  
 
Como   uno   de   los   productos   de   la   anterior   ley   habilitante,   se   decretaron   dos  
importantes   leyes,   la   Ley   Orgánica   de   Seguridad   y   Soberanía   Agroalimentaria  
(LOSSA),   y   la   Ley   de   Salud   Agrícola   Integral   (LSAI).   Estas   dos   leyes   parecieran  
esclarecer   cual   es   el   proyecto   agrícola   de   la   nación.   Si   bien   este   proyecto   está  
expresado   en   el   artículo   305   de   la   constitución,   las   nuevas   leyes   permiten   darle  
cuerpo   a   la   propuesta.   De   esta   manera,   el   objetivo   de   la   nación   en   materia   agrícola  
sería  alcanzar  la  soberanía  agroalimentaria  (LOSSA),  y  la  agroecología  la  forma  de  
alcanzar  esta  meta  (LSAI).  El  planteamiento  es,  sin  lugar  a  dudas,  profundamente  
revolucionario,  de  avanzada.  
 
Con   estos   dos   decretos   se   hacen   ley,   banderas   que   el   movimiento   campesino  
internacional  ha  defendido  durante    décadas.  Mas  allá  de  la  reivindicación  que  esto  
significa,   estas   leyes   establecen   el   camino   a   seguir,   un   sendero   lleno   de   valores  
profundamente   libertarios.   Las   nuevas   leyes   determinan   la   creación   de   una   serie  
de  institutos  y  estructuras  sociales  diseñados  para  fortalecer  el  potencial  endógeno  
y   autogestionario   de   la   agricultura   campesina.   Esta,   pensada   como     la   única   vía  
para   alcanzar   soberanía   agroalimentaria.   Sin   embargo   no   han   tardado   en   aparecer  
las   contradicciones   entre   el   espíritu   libertario   de   las   leyes,   y   el   modus   operandi   del  
MAT.  De  esta  manera,  los  consejos  campesinos  no  han  logrado  emanciparse  de  la  
tutela  del  ministerio  y  los  institutos  creados  reproducen  los  errores  y  aberraciones  
de   las   instituciones   que   remplazaron.   El   espíritu   de   las   nuevas   leyes   ha   sido  
olvidado   y   suplantado   por   la   importación   indiscriminada   de   alimentos   y   por   el  
impulso  a  gran  escala  del  modelo  agrícola  de  la  revolución  verde.  
 
¿Quien  se  ha  beneficiado?  
 
La  bonanza  petrolera  ha  permitido  cuantiosas  inversiones  en  agricultura,  riqueza  
que   lamentablemente   ha   beneficiado   mayormente   a   las   transnacionales   del  
agronegocio.  Esto  se  debe  a  que,  contrariamente  a  lo  que  establecen  nuestras  leyes,  
en  el  país  se  ha  apostado  fuertemente  a  un  modelo  agrícola  que  explícitamente  ha  
sido  diseñado  para  beneficiar  a  estas  compañías:  la  agricultura  industrial.    
 
Ingenuamente   se   pensó   que   invirtiendo   en   la   agricultura   cortoplacista   de   la  
revolución   verde,   se   podría   lograr   el   autoabastecimiento   de   alimentos.  
Lamentablemente   la   historia   demuestra   que   esta   agricultura   nunca   cumple   sus  
promesas,   y   el   caso   venezolano   no   ha   sido   la   excepción.     Sin   embargo,   las  
cuantiosas   inversiones   en   infraestructura,   maquinaria   y   tecnología   sin   han  
beneficiado  grandemente  a  un  puñado  de  compañías.    
 
La   explicación   de   esta   aberración   está   muy   relacionada   a   la   formación   y   al  

  62  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

acercamiento  que  tienen  nuestros  técnicos  agrícolas.  El  agrónomo  es  formado  bajo  
un  enfoque  que  se  centra  en  los  aspectos  técnicos  de  la  producción  de  alimentos.  
Durante  su  formación  se  hace  hincapié  en  que  la  actividad  agrícola  es  un  negocio.  
Este   marco   conceptual   lleva   al   profesional   a   considerar   al   agroecosistema   como  
una  fábrica  de  alimentos  y  al  agricultor  como  un  obrero.    
 
Para   el   agrónomo   cualquier   problema   es   fácilmente   resuelto   si   se   cuenta   con   el  
componente  principal:  el  capital. En  la  agronomía  todo  trata  sobre  el  corto  plazo,  
es   una   aproximación   fundamentalmente   insostenible,   que   irremediablemente  
termina  degradando  al  ambiente,  la  sociedad  y  la  economía.  El  agrónomo,  al  sólo  
estar   familiarizado   con   aspectos   técnicos,   no   está   capacitado   para   afrontar   las  
complejidades  y  sutilezas  de  la  realidad  agrícola.  El  agrónomo  es  formado  para  el  
agronegocio   y   a   él   responde.   Esta   racionalidad   lo   lleva   a   favorecer   paquetes  
tecnológicos   propios   de   la   revolución   verde.   Es   de   esta   forma   como   el   gobierno  
termina  promoviendo  créditos  en  cuya  estructura  se  obliga  al  agricultor  a  comprar  
implementos   e   insumos   a   las   grandes   transnacionales,   beneficiarias   últimas   de  
toda  inversión  en  el  sector.  
 
Socialismos  agrarios  
 
Todas  las  acciones  discutidas  hasta  ahora  han  sido  ejecutadas  en  el  marco  de  algo  
que   se   ha   llamado   “socialismo   agrario”.   Este   no   es   un   término   que   hemos  
inventado,  fue  enarbolado  por  primera  vez  en  la  Unión  Soviética  como  modelo  de  
desarrollo   agrícola.   El   mismo   no   fue   diferente   al   resto   de   las   políticas   de  
capitalismo   de   estado   impulsadas   por   Stalin.   El   socialismo   agrario   soviético   se  
fundamentó   en   el   acaparamiento   por   parte   del   Estado   de   la   propiedad   de   la   tierra,  
en   la   agricultura   centralmente   planificada,   cimentada   en   el   monocultivo,  
mecanización,   regadío   y   uso   masivo   de   insumos   químicos   tóxicos.   El   socialismo  
agrario  fue  el  equivalente  soviético  a  la  revolución  verde  occidental.      
 
Este   modelo   se   tradujo   en   grandes   desabastecimientos   y   profundos   daños   al  
ambiente   (recordemos   lo   ocurrido     el   mar   de   Aral).   Al   final   de   cuentas,   el  
socialismo   agrario   soviético   tuvo   un   enfoque   desarrollista   que   fracasó  
estrepitosamente.  En  el  caso  venezolano,  el  socialismo  agrario  es  más  una  consigna  
política,   que   una   estrategia   coherente   impulsada   por   el   Estado.   Sin   embargo,   el  
nuestro   también   tiene   un   enfoque   desarrollista.   En   nuestro   caso,   existe   el  
agravante,      que  el  uso  masivo  de  insumos  químicos  beneficia  a  grandes  compañías  
del   capitalismo   global.   En   este   sentido,   la   nacionalización   de   Agroisleña   es   una  
muestra  clara  de  que  este  es  el  camino  que  se  ha  decidido  seguir.    
 
El  panglossianismo  criollo  
 
Agroisleña,   INICA   y   Proyefa   eran   un   nefasto   consorcio,   relacionado   a   miles   de  
envenenamientos,  culpable  de  competencia  desleal  y  de  distorsionar  el  mercado…  
pero  sobretodo,  responsable  en  alto  grado  del  establecimiento  del  modelo  agrícola  
de   la   revolución   verde   en   Venezuela.   No   es   suficiente   todo   lo   que   se   pueda   decir  
para   describir   los   horrores   asociados   a   este   consorcio.   Precisamente   por   esta  
razón,   cabría   preguntarse:   ¿qué   puede   tener   de   bueno   que   el   Estado   adquiera  
semejante  monstruo?  

  63  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

 
Lo  que  es  malo,  lo  es  independientemente  de  quien  lo  posea.  Una  planta  de  energía  
nuclear   privada   es   mala,   pero   sigue   siendo   dañina   aunque   pase   a   ser   pública.   La  
tecnología  no  es  neutral,  responde  a  concepciones  particulares  del  mundo.  Cuando  
se   evalúa   una   tecnología,   se   debe   considerar   a   qué   tipo   de   sociedad   esta   está  
vinculada.  Una  planta  de  energía  nuclear  no  sólo  es  mala  por  que  produce  residuos  
radioactivos,   también   lo   es   por   qué   crea   patrones   de   dependencia   energética,  
centraliza   su   producción.   Es   decir,   está   relacionada   a   patrones   de   ordenamiento  
social   centralizados,   jerarquizados.   Cuando   se   evalúa   la   compra   de   Agroisleña,   se  
debe     evaluar   la   tecnología   asociada   a   esta   compañía.   ¿Esta   tecnología   produce  
soberanía   e   independencia   del   agricultor?   o   ¿involucra   un   esquema   de  
subordinación  y  dependencia?  
 
Debemos  considerar  que  una  medida  por  parte  del  Estado  que  estimule  el  uso  de  
agrovenenos   es   incompatible   con   el   espíritu   de   la   LSAI.   Particularmente   es  
incongruente   con   lo   planteado   en   su   articulo   56,   donde   se   expresa   que   es   una  
responsabilidad   del   Estado   “Impedir   progresivamente   la   producción,   distribución,  
intercambio,   comercialización   y   uso   de   insumos   químicos   tóxicos   en   los   sub-­‐sectores:  
vegetal,  animal,  forestal,  acuícola  y  pesquero…”  
 
Muchos   miembros   del   movimiento   agroecológico   consideran   que   esta   compañía  
puede   ser   transformada   a   una   empresa   productora   de   bioisumos.   Respeto   su  
opinión,   pero   pregunto:   ¿para   ser   zapatero,   debo   comprar   una   cafetería?...   ¿tiene  
esto   sentido?   Por   que   intentar   convertir   en   algo   bueno   una   compañía   tan  
profundamente  dañina  ¿Tiene  sentido  pagar  por  esto?  
 
Desde  otro  punto  de  vista  tal  vez  sea  mas    fácil  entender  la  medida.  Si  aceptamos  
que  el  desarrollismo  inherente  al  socialismo  agrario  se  ha  vuelto  política  pública,  la  
compra   de   este   consorcio   es   fácilmente   comprensible.   Por   esta   razón   es   insólito  
que   esta   nacionalización   sucediera   en   medio   de   los   aplausos   del   movimiento  
campesino  nacional,  principales  víctimas  de  las  intoxicaciones  producidas  por  los  
venenos   de   esta   compañía.   Esto   es   una   muestra   clara   de   la   cooptación   de   este  
movimiento.  
 
 ¿Cómo  llegamos  aquí?  
 
De  lo  hasta  ahora  expuesto,  queda  claro  que  el  actual  gobierno  ha  tenido  una  fuerte  
y  sincera  intención  de  mejorar  la  agricultura.  Sin  embargo,  igualmente  se  aprecia  
que   la   ejecución   de   esta   voluntad   ha   traído,   por   decir   lo   menos,   resultados  
desastrosos.   Para   intentar   corregir   esta   situación   debemos   comenzar   por   buscar  
cuales   son   los   elementos   que   tienen   en   común   las   experiencias   frustradas,   estos  
elementos  son:    
 
(1)  Han  sido  realizadas  de  manera  inconsulta,    
(2)  Han  sido  planificadas  y  ejecutadas  de  forma  centralizada  y    
(3)  Se  han  llevado  a  cabo  de  manera  autoritaria.      
 
El  primer  punto  desconoce  el  espíritu  participativo  de  nuestra  constitución  y  sobre  
todo  deja  demasiado  peso  sobre  pocas  cabezas,  tal  vez  sobre  una  sola.  El  segundo  

  64  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

punto  desconoce  una  de  las  características  centrales  de  la  agricultura,  su  carácter  
idiosincrático.   La   agricultura   de   cada   localidad   es   el   producto   de   la   coevolución   de  
un   grupo   social   particular     y   el   ecosistema   en   el   cual   se   encuentra.   Esta   es   la   razón  
por   la   cual   la   agricultura   de   cada   región   es   diferente.   Intentar,   desde   Caracas,  
planificar   la   agricultura   del   país   es   un   grave   error.   Trabajar   de   esta   manera  
desconoce   la   diversidad   cultural   del   campo   y   lleva   irremediablemente   a   la  
homogenización   de   la   agricultura.   La   historia   (i.e.,   revolución   verde,   socialismo  
agrario   soviético)   nos   muestra   las   terribles   consecuencias   de   este   proceder.  
Finalmente,  la  forma  impositiva  en  la  cual  se  han  aplicado  estas  acciones,  tiene  al  
menos  dos  graves  efectos  negativos:  produce  violentas  reacciones  en  la  oposición  e  
impide   la   cristalización   de   un   fuerte   movimiento   campesino,   ya   que   el   mismo  
siempre   esta   subyugado   al   ministerio.   Esta   forma   de   hacer   gestión   pública   es  
demasiado  parecida  al  Socialismo  Real  del  siglo  XX;  es  una  carga  muy  pesada,  que  
impide  que  nazca  una  alternativa  real  al  capitalismo,  y  pone  en  gran  riesgo  nuestro  
futuro.  
 
El   enfoque   con   el   cual   se   ha   abordado   la   problemática   agrícola   en   el   actual  
gobierno   tiene   dos   orígenes:   en   primer   lugar,   como   ya   se   comentó,   se   debe   al  
paradigma   bajo   el   cual   se   han   formado   la   mayoría   de   los   técnicos   agrícolas   (hoy  
servidores  públicos)  en  el  país:  el  agronegocio.  Esta  aproximación  profundamente  
positivista,   hace   miopes   a   estas   personas   a   las   complejidades   sociales   y  
ambientales   de   cualquier   situación   agrícola   del   mundo   real.   En   segundo   lugar,   se  
debe   al   poderoso   cabildeo   que   las   translaciones   ejercen   a   diferentes   niveles   del  
gobierno.  Este  lobby  explica,  por  ejemplo,  por  qué  no  se  ha  prohibido  la  venta  de  
agrovenenos  1A,  a  pesar  de  que  nuestra  legislación  apunta  en  esa  dirección.  
 
Tal   vez   ya   es   hora   de   que   se   evalúen   seriamente   las   alternativas   a   los   modelos  
agrícolas   convencionales.   Son   múltiples   las   voces   que   desde   el   inicio   del   proceso  
bolivariano   han   abogado   por   otra   forma   de   hacer   agricultura,   una   que   sea  
socialmente   justa,   culturalmente   aceptable,   económicamente   viable   y  
ambientalmente  sana.  Sin  embargo  estas  voces  han  sido  ignoradas,  o  ahogadas  en  
la   burocracia   ministerial.   Nadie   espera   que   ahora,   en   medio   de   la   crisis   que  
atraviesa  la  agricultura  venezolana,  se  le  de  una  patente  de  corso  a  la  agricultura  
alternativa.  Sin  embargo  si  consideramos  prudente  que  se  evalúen  seriamente  las  
experiencias  existentes  en  el  país,  experiencias  por  cierto  muy  alejadas  de  la  lógica  
del  capital,  gérmenes  de  soberanía  agroalimentaria.  
 
La  otra  agricultura  
 
 Para   comenzar   esta   sección,   parece   buena   idea   hacernos   la   siguiente   pregunta:  
¿cuál   es   el   modelo   agrícola   de   la   nación?   En   este   sentido,   nuestra   constitución   es  
sumamente  clara  cuando  plantea  en  su  artículo  305  que:  “El  Estado  promoverá  la  
agricultura   sustentable   como   base   estratégica   del   desarrollo   rural   integral…”  
Evidentemente  esto  no  tiene  nada  que  ver  con  lo  que  hemos  discutido  hasta  ahora,  
pero   sin   lugar   a   dudas   representa   un   importantísimo   punto   de   apoyo   desde   donde  
apuntalar  el  cambio.  Tal  vez  este  desiderátum,  la  agricultura  sustentable,  sea  una  
idea   tan   fuerte   que   nos   permita   comprender   como,   a   pesar   de   todos   los  
desaciertos,   somos   un   bastión   de   resistencia   ante   el   avance   de   los   cultivos  
genéticamente  modificados  en  el  continente.    

  65  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

 
Son   múltiples   las   experiencias   en   nuestro   país   que   demuestran   que   otra  
agricultura   es   posible,   aquí   solamente   discutiremos   algunas.   Es   importante  
resaltar   que   todas   estas   experiencias   se   encuentran   articuladas   en   el     Consejo  
Socialista   Nacional   de   Agroecología   (COSONA),   red   de   redes   que   muestra   cómo   los  
colectivos  se  pueden  relacionar  bajo  lógicas  diferentes  a  las  hegemónicas.    
 
Una  importante  iniciativa,  nacida  del  proceso  bolivariano,  es  el  programa  Todas  las  
Manos   a   la   Siembra.   Si   bien   es   cierto   que   esta   experiencia   ha   contado   con   el   apoyo  
de  diferentes  ministerios,  no  es  menos  cierto  que  la  fortaleza  real  de  esta  iniciativa  
se   encuentra   en   una   inmensa   red   de   activistas   que   desinteresadamente   la   han  
hecho  posible.  Tal  vez  el  aporte  más  importante  hecho  por  estos  activistas,  sea  la  
inclusión  del  estudio  de  la  agroecología  como  un  eje  transversal  en  el  currículo  de  
la   educación   básica.   El   impacto   de   esta   medida   está   todavía   por   verse,   pero  
indudablemente   redundará   en   el   surgimiento   de   una   nueva   sensibilidad,   que  
facilitará  el  cambio  de  paradigma  necesario  para  transformar  nuestra  agricultura.    
 
Otro  motivo  de  optimismo  lo  representa  el  florecimiento  de  espacios  en  los  cuales  
estudiar   agroecología:   aulas   agroecológicas,   escuelas   populares   de   agroecología,  
programas  de  formación  de  grado  en  agroecología  y  agroalimentación,  el  Instituto  
Agroecológico   Latinoamericano   de   Estudios   Campesinos,   Indígenas   y  
Afrodescendientes     (IALA)     Paulo   Freire.   También   son   muchos   los   diplomados,  
especializaciones,  maestrías  y  doctorados  en  los  cuales  se  puede  profundizar  en  el  
estudio   de   la   agricultura   sustentable.   En   estos   espacios   se   están   graduando  
personas   formadas   en   el   paradigma   insurgente   que   pueden   actuar   como  
catalizadores   del   cambio,   siempre   y   cuando   se   los   tome   en   cuenta   y   se   les   deje  
trabajar  en  concordancia  con  su  formación.  
 
Mas  importante  aún,  es  evaluar  las  experiencias  históricas,  bastiones  de  resistencia  
a   la   revolución   verde,   experiencias   que   verdaderamente   señalan   el   camino,  
prefiguraciones   del   mundo   posible.   Es   pertinente   resaltar   que   todas   estas  
experiencias  comparten  un  conjunto  de  valores  desde  donde  surge  su  fuerza,  estos  
son:    
 
• Unidad en la diversidad.
• Ausencia de jerarquías, ausencia de relaciones de dominación.
• Autodeterminación, autogestión, autonomía.
• Apoyo mutuo, solidaridad.
• Participación, democracia directa.
• Comunalismo.
 
Sin   lugar   a   dudas,   la   experiencia   de   la   Cooperativa   La   Alianza   en   Las   Lajitas    
(estado   Lara),   es   una   de   las   más   significativas   del   país.   En   este   caso,   como   en  
muchos  otros,  los  miembros  de  la  cooperativa  decidieron  abandonar  las  prácticas  
de  la  revolución  verde  al  constatar  en  sus  propios  cuerpos  los  terribles  efectos  de  
los   agrovenenos.   Esta   situación   condujo   a   un   cuestionamiento   profundo   del  
modelo   agrícola   hegemónico   y   a   la   construcción   de   un   modelo   agroecológico  
alternativo.   En   el   proyecto   agroecológico   de   Las   Lajitas,   no   existen   jerarquías   y   las  
labores  son  ejecutadas  de  forma  rotativa  por  todos  los  integrantes.  De  esta  manera,  

  66  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

la   Cooperativa   La   Alianza   ha   producido   durante   más   de   tres   décadas   una   gran  


diversidad   de   alimentos   sanos,   sabrosos   y   soberanos,   producción   que   aparte   de    
alimentos  frescos,  también  incluye  productos  procesados.  
 
La  distribución  de  la  producción  de  Las  Lajitas  es  llevada  a  cabo  a  través  de  otra  
insigne   experiencia,   la   cooperativa   CECOSELOLA.   Esta   iniciativa   se   originó   en   el  
año  1967,  e  integra  sesenta  organizaciones  comunitarias  que  suman  más  de  veinte  
mil  asociados.  Es  de  destacar  que  las  operaciones  CECOSELOLA  involucran  montos  
significativos   de   dinero.   CECOSELOLA   es   una   organización   rotativa   y   horizontal,  
caracterizada   por   no   presentar   líneas   de   mando;   no   existen   directivos   y   todos  
miembros  pueden  participar  en  cualquier  instancia  con  los  mismos  derechos.  Las  
decisiones   a   lo   interno   de   la   cooperativa   son   consensuales   y   sujetas   a  
reconsideración   en   el   caso   de   que   alguien   que   haya   estado   ausente   muestre   su  
desacuerdo.   CECOSELOLA   es   un   proyecto   autogestionado   que   no   recibe  
subvenciones  por  parte  del  Estado.    
 
Las  actividades  de  esta  cooperativa  son  muy  diversas  y  aquí  sólo  mencionaremos  
una  de  ellas,  las  ferias  de  consumo  familiar.  Estas  ferias  integran  17  organizaciones  
de   productores   agrícolas   y   9   unidades   de   producción   comunitaria   de   pequeña  
escala.     Esta   estructura   permite   que   cada   fin   de   semana,   mas   de   55.000   familias  
obtengan   sus   alimentos   en   centros   de   abastecimiento   comunitario.   La   ferias   de  
consumo   familiar   distribuyen   cerca   de   450   toneladas   de   productos   perecederos  
por   semana   y   constituyen   la   red   de   distribución   de   alimentos   independiente   del  
gobierno  mas   grande   de   la   región   centro   occidental   del   país.   La   importancia  
central   de   estas   ferias   radica   en   que   son   un   mecanismo   de   vinculación   directo  
entre   agricultores   y   consumidores,   que   permite   que   ambos   se   reconozcan   y  
valoren,   generándose   de   esta   manera   grupos   de   agricultores/consumidores  
conscientes.  
 
La   última   de   las   experiencia   que   relataremos   en   esta   sección,   es   tal   vez   la   que  
mayor   potencial   transformador   tiene:   la   Red   Nacional   de   Sistemas   de   Trueke.   La  
red  incluye  13  sistemas  de  trueke  en    diversas  ecoregiones,  la  experiencia  se  inició  
en  el  año  2006  y  desde  entonces  ha  experimentado  un  crecimiento  constante.  Su  
importancia   central   es   que   permite   que   los   prosumidores   (productores/  
consumidores)   se   relacionen   sin   la   mediación   de   dinero,   fomentado   de   esta  
manera  el  surgimiento  de  solidaridades  y  apoyos  mutuos.  Los  sistemas  de  trueke  
permiten   que   se   produzcan   intercambios   entre   agricultores   de   diferentes   pisos  
altitudinales,   cuyos   productos   se   complementan.   De   esta   forma,   a   lo   interior   de  
cada  sistema  los  prosumidores  logran  autonomía  y  autogestión  en  una  estructura  
tipo  rizoma.  Esta  es  verdaderamente  una  experiencia  revolucionaria,  que  funciona  
fundamentalmente  de  forma  independiente  al  gobierno  central.  
 
El  futuro  
 
El   porvenir   de   la   agricultura   venezolana   se   disputa   entre   dos   alternativas  
antagónicas,   el   modelo   de   la   agricultura   industrial   fundamentado   en   la   lógica   del  
agronegocio,   y   el   modelo   libertario   insurgente   de   la   agroecología.   Hasta   ahora,   el  
apoyo   del   gobierno   ha   estado   orientado   desproporcionalmente   al   modelo  
neocolonizador   de   la   revolución   verde.   A   pesar   de   todas   las   expectativas   e  

  67  
Diego  Griffon.  2011.  Agricultura  en  Venezuela:  ¿centralismo  o  autonomía?.  Cal  y  Arena.  Organización  Moira.  C.A.  Numero  4.  

inversión   que   se   han   depositado   en   este   modelo,   luego   de   12   años   ha   resultado  


incapaz  de  satisfacer  la  demanda  interna  de  alimentos  y  solo  ha  logrado  enriquecer  
aun  mas  a  las  compañías  transnacionales  del  agronegocio.    
 
El   actual   gobierno   sigue   teniendo   una   profunda   vocación   agrarista,   la   cual  
recientemente   se   ha     manifestado   tangiblemente   en   la   creación   de   la   Misión  
AgroVenezuela.   Sin   embargo,   todo   apunta   a   que   en   esta   nueva   Misión   el   énfasis  
seguirá  siendo  el  modelo  agrícola  industrial,  centralmente  planificado  por  una  elite  
desde   Caracas.   La   forma   inconsulta   y   repentina   en   la   cual   ha   sido   implementada  
esta   Misión   revela   el   mismo   modus   operandi.   Dentro   del   hermetismo   que  
caracteriza  a  las  políticas  agrícolas,  ha  trascendido  que  los  objetivos  de  esta    Misión  
son:   la   expansión   de   la   frontera   agrícola,   el   fomento   de   pocos   cultivos  
(industriales)   y   la   entrega   masiva   de   agrovenenos.   Todos   estos   objetivos   se  
enmarcan  dentro  de  la  racionalidad  de  la  revolución  verde,  por  lo  que  no  existen  
razones   objetivas   para   ser   optimistas   con   respecto   al   resultado   de   esta   nueva  
iniciativa.  
 
Las   posibilidades   de   un   futuro   mejor   para   nuestra   agricultura,   pasan   por   el  
abandono  del  centralismo,  autoritarismo  y  desarrollismo  agrícola  de  la  revolución  
verde.  Es  necesario  dar  un  giro  de  180  grados  en  la  aproximación  gubernamental  
al   agro   y   fomentar   la   participación   y   planificación   local   en   función   de   las  
característica   agro-­‐culturales   de   cada   región.   Fomentando   la   autonomía   y  
autogestión,  se  asegura  la  fundación  de  un  movimiento  campesino  fuerte,  capaz  de  
defender   e   impulsar   los   cambios   necesarios.   La   unión   federativa   de   ecoregiones  
agrícolas  es  el  único  modelo  cónsono  con  la  republica  comunalista  que  se  pretende  
impulsar.   Este   nuevo   paradigma   es   enarbolado   por   la   agroecología,   única  
aproximación  capaz  de  generar  soberanía  agroalimentaria.  
 
 
 

  68