You are on page 1of 4

PROCESAMIENTO DE LA FIBRA DE BAMBÚ

1.- EXTRACCIÓN

La extracción consiste en liberar a la fibra de la pulpa de la planta, misma que contiene


materiales como lignina, gomas y ceras, existen dos procesos para la extracción de la fibra:

• Extracción química
• Extracción mecánica

En la extracción mecánica se utiliza una máquina descortezadora (fig….), misma que posee
unas paletas que rotan despojando la fibra de la pulpa.

2.- LAVADO

El lavado se realiza con agua para quitar las impurezas que puedan quedar después de la
extracción.

La importancia de las máquinas raspadoras grandes, consiste en que el lavado de la fibra se


puede realizar económicamente y en mismo acto de beneficio. Por lo regular para esta labor se
necesitan aproximadamente de 40000 a 30000 litros de agua clara por hora, lo cual incluye la
necesaria para la limpieza del equipo y el acarreo de los desperdicios por arrastre ó gravedad

3.- SECADO

El secado de la fibra se realiza en un patio de secado debido a que los rayos UV provenientes de
la luz solar ayudan a quitar la clorofila de la fibra

Luego de transportar la fibra húmeda al patio de secado con el debido cuidado, el productor o
varios obreros, especialmente mujeres, la extienden en capas delgadas en la red de alambre del
patio, a razón de un kilogramo por metro lineal, no mezclando sus extremos. La fibra no se ha
de secar excesivamente, bastando solo de 4 a 8 horas, según sea lavada ó corriente.

Se coloca la fibra en fardos, encerados o trailers y es necesario secarla en patios resguardados


con rompevientos, piso cubierto y sobre todo provistos de una red de alambre liso inoxidable,
soportado en estantes de madera ó ángulos de metal de 1,5 por 6 cm, fijados en concreto cada 6
m, en calles de 2 m de ancho. Los estantes tienen un travesaño de 40 cm que va colocado a 20
cm de su extremo superior. La red de alambre está formada por 3 líneas extendidas sobre la
parte superior de los estantes y extremos de los travesaños, lo cual le da una configuración
semicircular, que permite el secado sin dobleces agudos, que debilitan su resistencia y entorpece
su hilado.
4.- CLASIFICACIÓN DE LA FIBRA.

Esa labor consiste en seleccionar las distintas calidades o grados de una determinada fibra que
está regida por su longitud, resistencia, olor humedad, presencia de manchas y defectos de
beneficio tales como: polvo y adherencias de la corteza, conocido como anillos.

La fase más apropiada para realizar la clasificación es cuando haya concluido su beneficio, el
cual ocurre cuando la fibra sale de la máquina automática, ya lavada.

Para su mejor comercialización nacional e internacional, la clasificación de la fibra debe estar


regida mediante normas o patrones respectivos, en este caso, se realiza en base a las exigencias
de las industrias y mediante una clasificación para su Programa Nacional de Precios mínimos y
pignoración que está llevando a cabo el Banco Agrícola y Pecuario. Tal es la siguiente:

• Fibra Clase “A”: Fibra de 90 cm o más, limpia, sin herencias y polvo natural, resistente
y de color blanco cremoso.
• Fibra Clase “B”: Fibra de 80 cm o más, resistente, con escasas adherencias y polvo
natural, color blanca cremosa, permitiéndose ligeramente manchas rojizas o verdosas.
• Fibra Clase “C”: Fibra superior a los 70 cm, de color ligeramente amarilla, con escasas
manchas, adherencias y polvo natural.

5.- CEPILLADO O CARDADO

Ya seca y parcialmente clasificada, la fibra se le somete al proceso de cepillado para despegar


sus distintos filamentos, liberarla del polvo y adherencias naturales que le hayan quedado
todavía, tornándose así, más suave y limpia, factores coadyuvantes para su más fácil y mejor
comercialización.

El cepillado puede ser mecanizado ó a mano. La mecanizada se lleva a cabo en pequeñas


máquinas constituidas esencialmente por un cilindro de un metro de diámetro con longitud
variable, según sea para uno o varios operarios.

Al cilindro van insertadas varias cuchillas o ángulos de metal que al girar sobre un eje
horizontal, montado sobre rolineras, origina la labor. Su parte exterior está constituida por una
lámina delgada de metal la cual tiene una abertura horizontal o “boca” por donde se introduce la
fibra en forma diagonal para su cepillado.

6.- DESCRUDE
El descrude se logra mediante la saturación de la fibra con una solución de sosa caustica
(Hidróxido de Sodio). Se permite que esta solución alcalina permanezca en la fibra a
temperaturas elevadas para acelerar las reacciones químicas. Durante este tiempo, los aceites
naturales y las ceras se saponifican (se convierten en jabón), la materia vegetal se suaviza y las
pectinas y otros materiales no celulósicos se suspenden, para ser lavados. Después de un tiempo
predeterminado para permitir el descrude completo, se enjuagan las ceras alcalinas y
saponificadas y los materiales suspendidos con agua.

7.- BLANQUEO

En este momento, se aplica una solución blanqueadora a la fibra. Se usa un agente oxidante
estabilizado, peróxido de hidrógeno o hipoclorito de sodio en el licor del blanqueo para
blanquear la fibra mediante la destrucción de la materia colorante natural. El peróxido de
hidrógeno es el agente más usado en el blanqueo de la fibra. La solución del blanqueo
permanece en la fibra a temperaturas elevadas durante un período fijo de tiempo para lograr la
remoción adecuada de los cuerpos de color. Después se enjuaga la solución blanqueadora. El
bambú blanqueado con peróxido de hidrógeno no contiene dioxinas, porque no hay lignina y
cloro.
Después del descrude y el blanqueo, se han removido todas las impurezas y la fibra de bambú
tiene la forma de celulosa pura.

8.- ALMACENAJE Y EMPAQUE.

En cuanto al almacenado, la fibra debe ser colocada en sobre piso de madera o estibas para
aislarla de la humedad y partículas extrañas, a resguardo del fuego e infiltraciones de agua.
Como se viene indicando, los extremos de la fibra deben conservar su misma dirección.

Para su mejor presentación y economía de espacio o carga útil, la fibra debe ser empacada a
cierta presión, en máquinas empacadoras que trabajan a 197 Kg. por centímetro cuadrado. Las
pacas pueden ser de 150 cm por 60 cm ó 122 por 38 cm para 200 y 125 Kg. de fibra,
respectivamente. Tales características son exigidas por las Compañías de Navegación para su
mayor facilidad en sus labores de carga y descarga.