Вы находитесь на странице: 1из 23

Universidad Central de Venezuela

Facultad de Humanidades y Educación

Escuela de Comunicación Social

Historia Contemporánea de Venezuela – Sección D

Masacre de Tlatelolco en 1968

Arjona, Ariana (C.I. 21.414.704)

Profesora: Bruzzese, Jessica (C.I. 20.674.081)

Diana Pérez Carpio, Israel Leonardo (C.I. 16.225.454)

Torres, Mariel (C.I. 21.314.888)


2

Caracas, 23 de mayo de 2011


INDICE

Introducción …………………………………………………………….. 3

Antecedentes ………………………………………………………….. 4

La Matanza………………………………………………………………. 9

Contexto Internacional ………………………….……………… 12

Opiniones y Anécdotas …………………………………………. 14

Consecuencias …………………………………….………………… 16

Conclusión ……….………………………………………….………… 20

Fuentes consultadas ………………………………….…………. 22


3

INTRODUCCIÓN

En 1968, la situación social y política de México, si bien no estaba en


sus mejores condiciones, se caracterizaba por no tener crítica ni censura. El
Gobierno prácticamente no conocía oposición y nadie se alzaba en contra del
autoritarismo. Sin embargo, un problema entre “Los Araños” y “Los
Ciudadelas” hizo que reventara un conflicto que formó el Movimiento
Estudiantil de 1698. Tal movimiento luchaba en contra del autoritarismo, las
medidas tomadas por el gobierno y los cuerpos policiales.

Para la fecha se estaban llevando a cabo los preparativos de las


Olimpiadas, que se realizaron ese mismo año, sin embargo para muchos
jóvenes mexicanos no era el evento más esperado. Los estudiantes fueron
considerados como antipatriotas cuando gritaban consignas como “No
queremos olimpiadas queremos revolución”.

Fueron 146 los días que duró el Movimiento Estudiantil, pero como lo
llamó el novelista José Revueltas, fue “un enloquecido movimiento de pureza”.
Aunque fue el único movimiento de estudiantes en el mundo que terminó con
una grotesca matanza, tuvo el don de ser trascendental para muchos
ciudadanos mexicanos y de América Latina. La Masacre de Tlatelolco marcó
con sangre las Plaza de las Tres Culturas, y todavía hoy, 1968 es considerado
un punto de partida.

El presente trabajo aborda lo ocurrido el 2 de octubre de 1968 en


Tlatelolco. Lo ocurrido antes de la masacre y las consecuencias que trajo tan
espantoso acto, tomando en cuenta opiniones de personajes importantes y
analizando el contexto internacional que se vivía para la época.
4

ANTECEDENTES

Culminada ya la II Guerra Mundial, y en el contexto de la Guerra Fría,


ocurrió la alineación política (ideológicamente hablando) de México con
Estados Unidos. Diversas medidas fueron tomadas por el gobierno:

“Abandona el proyecto de autosuficiencia y de modelo económico


nacionalista. Cierra los internados de Chapingo y el IPN, varias escuelas
normales rurales y reprime a las organizaciones estudiantiles que
buscaban democratizar sus espacios educativos. Modifica la orientación
socialista de la educación por una orientación más liberal. En los niveles
medio superior y superior se deja el modelo que buscaban privilegiar el
desarrollo y la ampliación de la matricula de educación superior a los
sectores marginados y prioriza el apoyo a las carreras liberales por
sobre las técnicas. Para controlar los movimientos sociales, se reforman
en 1951 las leyes que tipifican el delito de disolución social en el Código
Penal y se encarcela bajo estos cargos a los primeros presos políticos”
(Martínez, 2006)

Es así como los estudiantes empiezan sus protestas, que se fueron


desarrollando durante años. De igual modo, obreros y médicos también
llevaban a cabo manifestaciones en contra del gobierno.

En 1966 surgieron las primeras manifestaciones de estudiantes en


Morelia (Colegio de San Nicolás). Los alzamientos no duraron mucho. Policías
vestidos de civiles asesinaron a un estudiante y mandaron tropas militares a
la ciudad para ocupar la Universidad y calmar las manifestaciones, que poco a
poco se fueron diluyendo. Un año después, las tropas militares también son
enviadas a Sonora, reprimiendo así a los jóvenes de esa ciudad.

Sin embargo, no fue hasta el mismo año de 1968 cuando se


intensificaron las protestas y se empezó a desarrollar en sí, lo que conocemos
por Movimiento Estudiantil del 68. El 22 de julio de 1968, se llevo a cabo un
juego de fútbol americano, donde competían estudiantes de la Universidad
Nacional Autónoma de México y de la vocacional 2 del Instituto Politécnico
Nacional. Dicho juego termina en riña, y los granaderos de la policía capitalina
intervinieron, atentando contra los estudiantes. Los golpearon y disolvieron la
5

pelea. Luego, invadieron las instalaciones de la vocacional 2, donde también


tomaron medidas contra los estudiantes que allí se encontraban.

Fue así como el día 26 del mismo mes, un grupo de estudiantes realizó
una marcha para manifestarse en contra de las medidas tomadas contra los
estudiantes del IPN. No obstante, otra marcha se realizó ese día. Esta última
había sido convocada por la Central Nacional de Estudiantes Democráticos y
las Juventudes Comunistas de México, y su fin era celebrar el XV aniversario
de la revolución cubana comandada por Fidel Castro. Según Francisco
Gutiérrez, de la DFS, refiriéndose a la marcha de la CNED y JCM,

“Iniciaron su marcha encabezados por Rubén Valdespino, miembro del


Partido Estudiantil Progresista de la Facultad de Derecho, facción CNED y
Arturo Sama Escalante (…) Durante el trayecto se unieron a la columna
manifestante grupos estudiantiles que se transportaban a bordo de
camiones aumentando el contingente a 1200 alumnos, en su mayoría del
IPN (…) Exhortaron a los estudiantes a unirse como en París Francia,
donde hicieron bambolear el gobierno burgués y dictatorial del general De
Gaulle y dijeron que en México debe iniciarse un movimiento similar”
(1969)

Así fue como ambas manifestaciones se acoplaron, pero la policía


comenzó su acto de represión: golpearon brutalmente a varios estudiantes
que allí se encontraban y trataron de dispersar la protesta. Los jóvenes
respondieron lanzando piedras e incendiando autobuses y varios fueron
heridos con armas policiales, gases lacrimógenos y otros fueron detenidos.

Los estudiantes se amurallaban en sus planteles y varias instituciones


se declararon en huelga, y por órdenes del gobierno, el ejército entra en
acción, situación que duró desde el 22 al 29 de julio. Una de las noches, los
soldados entraron en la preparatoria 1 de San Ildefonso. Se encarcelaron a
algunos estudiantes y a parte del comité del partido comunista, siendo así
más de 1000 detenidos y aproximadamente 400 heridos.

En respuesta a estos actos, Javier Barrios, rector de la UNAM, se


pronuncia en contra de las medidas tomadas, exigiendo autonomía y respeto,
así como libertad para los presos. Al día siguiente, el mismo Barrios lidera una
6

marcha, donde por primera vez se escucha el slogan que iba a caracterizar al
Movimiento Estudiantil del 68: Únete, pueblo. La marcha se llevó a cabo el 1°
de agosto y se congregaron alrededor de 25.000 personas que caminaron
ordenadamente por las calles hasta ser frenados por tropas del ejército, razón
por la cual tuvieron que cambiar el recorrido que estaba planteado con
anterioridad.

Días después, se formó el Consejo Nacional de Huelga, representando a


casi todas las universidades. Esta organización emitió un comunicado donde
se pedía el cese a la violencia y el respeto a las universidades, así como
también liberación a los presos políticos.

Los líderes del CNH realizaban constantemente asambleas y llevaban


sus propuestas a las Asambleas Generales, pero eran inmediatamente
callados. Al mismo tiempo, profesores también crearon una organización, la
Coalición de Profesores de Enseñanza Media y Superior Pro Libertades
Democráticas, cuya meta era dar apoyo total al Movimiento Estudiantil.

Fue así como la CNH y la Coalición de Profesores realizaron una marcha


el 13 de agosto, la cual por primera vez llegó al Zócalo. Esta movilización
iniciaría una larga etapa de marchas que estarían identificadas por el
acercamiento del movimiento estudiantil y distintos sectores de la sociedad.
(Martínez, 2006). Con la manifestación se pedía un diálogo público, el cual el
Estado rechazó. Pese a ellos, medios de comunicación abrieron espacios en su
señal para el debate público y para permitir a los estudiantes mostrar su
desacuerdo y dar posibles soluciones. Poco a poco los estudiantes fueron
conquistando un territorio desconocido para ellos. Ganaban consecuentemente
el apoyo de la sociedad y las universidades empezaron a ser comparadas con
enormes “plazas públicas”.

No obstante, no es sino hasta el 27 de agosto cuando el Movimiento


Estudiantil alcanza su punto mayor, otra manifestación llegó al Zócalo.
7

El 12 de octubre de ese año, iniciarían los Juegos Olímpicos que se


llevarían a cabo en México. Ese 27 de agosto la marcha estudiantil utilizó otros
gritos y consignas. “No queremos Olimpiadas, queremos revolución”, “Maldito,
Díaz Ordaz”, entre otras mentadas al presidente de la República. Los
estudiantes gritaban contra los funcionarios su sentir verdadero; paredes
pintadas, afiches del Ché Guevara, y desacralización de los Símbolos Patrios.

Muchos estudiantes decidieron hacer una huelga en el Zócalo que


duraría hasta el día que el Gobierno presentara el informe Presidencial, pero el
28 de agosto el ejército los desalojó con tanques y armas. De igual manera,
los mismos tanques fueron colocados en muchos entes universitarios y de
educación para seguir frenando a los estudiantes. Díaz Ordaz se manifestó en
contra de los actos anteriormente cometidos, el 1° de septiembre en su
Informe Presidencial, donde dijo:

“Hemos sido tolerantes con los estudiantes hasta excesos criticados, pero
todo tiene un límite y no podemos permitir ya que se siga quebrantando
el orden jurídico como a los ojos de todo el mundo ha venido sucediendo”
(1968)

Ante dichas palabras, la respuesta del CNH fue la siguiente:

“Nuestro movimiento, por ello, no es una algarada estudiantil más; esto


debe comprenderse muy bien por quienes se obstinan en querer ajustar
sus nuevas realidades a los viejos sistemas obsoletos de su ‘revolución
mexicana’, y de su ‘régimen constitucional’, de su ‘sistema de garantías’ y
otros conceptos vacíos, engañosos, de contenido opuesto a lo que
expresan”. El Presidente “sólo dejó una disyuntiva a quienes desde el
Zócalo, hemos exigido una respuesta a las demandas con
concentraciones populares: o aceptamos sus ‘soluciones’ sin seguir
presionando; o se reprime, ahora en definitiva, este movimiento popular
apelando al ejército, la marina y la aviación (...) Negamos que por
nuestra parte existan presiones ilegítimas hacia el Gobierno; pero la falta
de respuesta a una demanda lleva necesariamente a la acción popular:
única vía que queda abierta ante un régimen sordo y mudo (...) La
disyuntiva que se nos plantea entre aceptar sus soluciones o esperar la
represión total…Hasta hoy no hemos recibido otra respuesta que el
aumento de la represión, las amenazas y las calumnias que pretenden
cambiar la opinión pública para volverla desfavorable a nosotros (...) El
Gobierno puede solucionar este prolongado conflicto cuando quiera.
Nosotros siempre hemos estado dispuestos a hacerlo.” (6 de septiembre
de 1968).
8

La misma organización del Consejo Nacional de Huelga, organiza otra


marcha que se llevó a cabo el 13 de septiembre, que fue del Museo de
Antropología, nuevamente al Zócalo de la ciudad. Esta manifestación contaba
con una característica que la diferenciaba de las anteriormente realizadas, era
silenciosa. Más de 200.000 manifestantes asistieron, caminando por las calles
en completamente callados, lo que significó para muchos el acto más emotivo
del Movimiento Estudiantil del 68.

El 18 de septiembre el ejército ocupa la Cuidad Universitaria, con más


de 1000 soldados en tanquetas. Se detuvieron a 700 estudiantes y se
desalojaron de la institución universitaria a cientos de ellos. El rector Javier
Barrios Sierra, indignado por los actos, dio declaraciones al respecto el día 19:

"La ocupación militar de la Ciudad Universitaria ha sido un acto


excesivo de fuerza que nuestra casa de estudios no merecía. (…)
Seguramente podrían haberse empleado otros medios. De las
instituciones mexicanas y de nuestras leyes y tradiciones se derivan
instrumentos más adecuados que la fuerza armada (...) Así como apelé
a los universitarios para que se normalizara la vida de nuestra
institución, hoy los exhorto a que asuman, dondequiera que se
encuentren, la defensa moral de la Universidad Nacional Autónoma de
México y a que no abandonen sus responsabilidades (...) La Universidad
necesita, ahora más que nunca, de todos”, (1968)

Posteriormente, intentó presentar su renuncia, la cual no fue aceptada.


El 24 de septiembre se llevó a cabo la toma del Casco de Santo Tomás.
Aquí la violencia ejercida fue mucho mayor, donde además de tropas del
ejército habían efectivos de la policía judicial con M-1 y “lanzagranadas”. El
resultado fueron 3 personas muertas y más de 30 heridos y algunos líderes
fueron detenidos y apresados.

El país vivía una situación de tensión. Fue así como los líderes que
quedaban libres, golpeados y cansados física y psicológicamente por las
acciones gubernamentales, convocaron a un mitin en la Plaza de las Tres
Culturas, en Tlatelolco.
9

LA MATANZA

El 2 de octubre de 1968, después de nueve semanas de huelga, mil


quinientos estudiantes y profesores marcharon por toda la ciudad con claveles
rojos como manera de protesta por la ocupación del campus de la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM) por el ejército. Cuando comenzaba a
oscurecer, cinco mil estudiantes, algunos con sus padres, y trabajadores con
sus esposas e hijos se reunieron en la Plaza de Tlatelolco, también conocida
como la Plaza de las Tres Culturas, como había sido planeado anteriormente
por los dirigentes estudiantiles.

Las fuerzas militares y policiales rodearon la plaza de Tlatelolco con


automóviles blindados y tanques de guerra, se disparo una bengala de tres
luces, dos verdes y una roja que salieron de un helicóptero que volaba sobre
la plaza, y fue cuando la masacre comenzó. Habían francotiradores en una
iglesia y un edificio que estaban cerca, también en la plaza se encontraban
algunos integrantes de la Brigada Blanca (los cuales estaban encargados de
acabar con los guerrilleros en México) vestidos de civil, pero se identificaban
entre ellos portando un guante blanco en la mano izquierda. Luego de recibir
la señal, todos abrieron fuego en contra de los manifestantes y los que
pasaban por el lugar en aquel momento. Los protestantes intentaron huir,
algunos lograron entrar en varios edificios que estaban adyacentes a la plaza,
entre esos había uno llamado “Chihuahua”. Los militares irrumpieron en los
apartamentos de éste para atrapar a los manifestantes, desnudaron a algunos,
los robaron y tocaban a algunas mujeres, para luego disparar en su contra.

Según un testimonio, llevaron a algunos protestantes al Campo Militar


numero uno, estando allí los despertaban a media noche para decirles que
iban a ser fusilados y cada cierto tiempo sacaban a algunas personas para
acribillarlas.

Se estipula que ese día murieron entre 300 y 500 personas, 1000
heridos de gravedad y 6000 detenidos. La mayoría de los cadáveres fueron
10

sacados en camiones de basura y quemados, y los heridos fueron llevados a


hospitales militares. Sin embargo, el gobierno mexicano hizo un comunicado
oficial diciendo que hubo sólo 20 muertos y que los que iniciaron el tiroteo
fueron provocadores armados ubicados en los edificios que rodeaban la plaza
y en respuesta a esto, las fuerzas de seguridad actuaron en defensa propia.

Los bomberos y la policía se encargaron de borrar la evidencia, lavando


con chorros de agua a presión la plaza.

En octubre de 1997 se investigo un poco más a fondo sobre la masacre


de Tlatelolco y se sugirió que la acción militar había sido previamente
planificada con el fin de destruir el movimiento estudiantil.

En octubre de 2003, se hicieron públicos documentos de la CIA, del


Pentágono, Departamento de Estado, FBI y la Casa Blanca, afirmando que
debido a la preocupación del gobierno mexicano ante la seguridad de los
Juegos Olímpicos durante la crisis del Pentágono, se envió al país armas,
equipo sofisticado de comunicación militar y material para control de
protestas. También se comprobó que seis días antes de que ocurriera la
matanza, el Secretario de Gobernación Echeverría y el director de la oficina
mexicana de Seguridad Federal dijeron a varios agentes de la CIA que “la
situación se controlaría brevemente” (refiriéndose a las manifestaciones y
protestas que encabezaban los estudiantes en ese momento).

A pesar de que han pasado varios años y se han realizado numerosas


investigaciones, aun no hay una cifra oficial del número de personas que
murieron el 2 de octubre de 1968, y de donde partieron las órdenes de abrir
fuego en contra de los manifestantes.

El presidente Díaz Ordaz, y políticos que apoyaban su gobierno, siempre


insistieron en que las acciones fueron tomadas porque los estudiantes
empezaron con actos violentos la noche del 2 de octubre. Sin embargo, esa
versión fue refutada por muchos de los que allí se encontraban y por
11

estudiosos e investigadores. Según testimonios, fueron los agentes vestidos


de civil, los que iniciaron el fuego indiscriminado.
12

CONTEXTO INTERNACIONAL

La Matanza de Tlatelolco se da en un momento donde en el mundo,


principalmente en Europa y América, surgen conflictos sociales, muchas de
ellas dirigidas por estudiantes, las cuales tenían diversos orígenes y fines. Este
período de fuertes manifestaciones en diferentes países es conocido como la
Revolución de 1968.

El “Mayo francés”, dado apenas unos meses antes, es considerado el


epicentro y el más importante de estos movimientos, que fue la mayor
revuelta estudiantil y la mayor huelga general de la historia de Francia y, tal
vez, de Europa Occidental siendo apoyada por más de nueve millones de
trabajadores. La cadena de protestas que conformaron esta revuelta fue
iniciada por estudiantes de tendencia izquierdista contrarios al concepto de
sociedad de consumo y, por lo tanto, del consumismo.

Otros movimientos de este estilo fueron la Primavera de Praga (visto


por algunos como desencadenante de la revuelta francesa) que tuvo como
meta cambiar aspectos totalitarios y burocráticos que el régimen comunista
tenía en la entonces llamada Checoslovaquia a la vez que avanzaba hacia una
forma más flexible de socialismo, promoviendo varios derechos
fundamentales.

Las protestas contra la Guerra de Vietnam y el Movimiento por los


derechos civiles (el cual se vio con la emancipación de la raza negra y la
igualdad de la mujer, entre otros) sacudió a Estados Unidos ese mismo año.
Además estuvo la Revolución Cultural de China que, aunque es un poco
diferente pues se originó desde el gobierno con el presidente Mao Tse-Tung y
se dio dos años antes, tuvo importancia en su momento.

Grupos sociales como pacifistas y ecologistas, entre otros, también


fueron protagonistas de esta revolución mundial, los cuales estaban, cada uno
por su lado, buscando sus propias metas y objetivos aunque, generalmente,
13

eran poco evidentes y específicos en sus planteamientos y protestas.


Igualmente esto también ocurrió con movimientos culturales, encabezados por
los hippies, así como con movimientos políticos caracterizados por su
distanciamiento de EE.UU. y la URSS como los anarquistas.

En Latinoamérica además de llegada al poder, en algunos casos


violenta, de personas como Fidel Castro en Cuba, hubo varios grupos
guerrilleros que se originaron de manera contemporánea con este trágico
suceso ocurrido en México como fueron las FARC de Colombia (la guerrilla más
antigua de América Latina) y el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros
de Uruguay (del que fue miembro el actual presidente de Uruguay José
Mujica).

Los medios de comunicación como la televisión (que no fue tan dócil al


poder como llegaron a pensar algunos), la radio, la prensa y hasta el cine
tuvieron durante este período una importancia notable, ya que se encargaron
de difundir ideas vigentes para ese momento a pesar de tener orígenes
diferentes.

También hubo intelectuales que influenciaron con sus ideas todas estas
revueltas como Jean Paul Sastre, Simone de Beauvoir, György Lukács, los
miembros de la Escuela de Frankfurt (Max Horkheimer, Theodor W Adorno,
Herbert Marcuse y Jürgen Habermas) y el psicoanalista Erich Fromm.
14

OPINIONES Y ANÉCDOTAS

Tanto expertos en política como historiadores coinciden a la hora de


indicar este movimiento, y su lamentable final, como un incitador a una
actitud crítica y opositora de la sociedad civil más activa y permanente hacia
los gobiernos de turno, viéndose esto principalmente en las universidades
públicas. Por otra parte esto también promovió el desarrollo de guerrillas
urbanas y rurales, además dio cabida al período conocido como Guerra Sucia
(o Guerra de baja intensidad, llamada así por algunos autores).

El célebre historiador francés Fernand Braudel, así como el sociólogo


norteamericano Immanuel Wallerstein y su colega mexicano Carlos Antonio
Aguirre Rojas, concuerdan en señalar al movimiento estudiantil de México en
un contexto mundial de protestas y luchas sociales que surgieron, en su
mayoría, en las instituciones universitarias tras años de bonanza económica
luego de la Segunda Guerra Mundial.

En un artículo llamado “Los 68 del 68”, publicado el 30 de agosto de


2006 por el diario Reforma, el escritor y político mexicano Jorge Castañeda
escribió lo siguiente:

“De acuerdo con el informe histórico, en la Plaza de las Tres Culturas


murieron –cabalísticamente- 68 estudiantes y un soldado...”. “Y todo
uso de la fuerza pública se empezó automáticamente a asimilar al 68,
pero al 68 magnificado: al de los 50, no al de los 68. Todo Uso de la
fuerza se volvió una masacre en potencia…”

A continuación están algunos extractos de algunas de las anécdotas de


esa trágica noche del 2 de octubre de 1968 en el sector de Tlatelolco, al norte
de Ciudad de México.

Diana Rivera (hermana de una de las victimas): Su hermano,


Guillermo, era un adolescente 15 años cuando fue abatido por tres disparos.
Fue a la concentración sin pertenecer a ninguna organización.
Ella también iba, aunque no llegó. “Sin embargo ya no pudimos entrar a
la plaza. Los soldados habían bloqueado la zona y nosotros nos quedamos
15

atrás de los tanques. Unos jóvenes que huían nos dijeron: ‘Están matando a
todo mundo’. No había necesidad de que nos lo dijeran; nosotros
escuchábamos los disparos y olíamos la pólvora. Pensamos en ese momento
que la represión era más selectiva, que solo se disparaba contra los dirigentes.
No imaginábamos que el tiroteo fuera contra el grueso del mitin”.

René Manning (músico y testigo): Ese día él y su amigo Fernando


Leyva, con quien formaba un grupo musical junto con José Luis Liera, habían
llegado al edificio Chihuahua para reunirse con dos muchachas que conocieron
en un café cantante.

“No recuerdo el número del departamento, pero estábamos visitando a


dos muchachas, una de ellas vivía ahí. Nos tocó la mala suerte.
Estábamos viendo por una pequeña ventana, apenas cabían dos personas
para observar. En el balcón que estaba debajo, a mi izquierda, donde
estaban los lideres hablando, vi cuando un hombre de guante blanco
agarró a uno del cabello, le puso una pistola en la sien y le disparó… Yo lo
vi. Ése fue el primer disparo que escuché y entonces comenzaron a entrar
los soldados a la plaza. Entraron abriendo fuego contra la gente que
estaba en la explanada”.
16

CONSECUENCIAS

1. Después de la masacre

Al día siguiente de la masacre, el ejército, acordona la Plaza de la Tres


Culturas y el gobierno hace pública la versión oficial de lo sucedido.

Decían que aquello se había tratado de un enfrentamiento entre


estudiantes y ejercito. Sostenían la versión de que los estudiantes, desde el
balcón donde se encontraban los dirigentes, habían comenzado el fuego y ello
impulsó a las fuerzas armadas a reaccionar. El presidente Díaz Ordaz
mantendría este argumento hasta su muerte, once años después.

Según el video expuesto por el Discovery Channel, en su documental “La


Masacre de Tlatelolco”, de una rueda de prensa dada por el, entonces,
Presidente Díaz, el mismo decía:

“…Desde la azotea del edificio Chiguagua; de allá dispararon


perversamente contra los soldados y contra sus propios compañeros. Por el
nerviosismo del momento y su falta de práctica en el manejo de las armas,
que ellos habían conseguido o que a ellos les habían dado, no pudieron
controlar los disparos y no solamente hirieron y lesionaron a soldados, sino
también a sus propios compañeros.”

El saldo oficial de muertos es de 44, sin embargo, hasta la fecha, existen


reportes de cientos de víctimas. Testigos, como el profesor universitario
Fausto Trejo, quien estuvo presente en la masacre, explican que
desaparecieron cientos de cadáveres y que se aproximan a ese número por el
cálculo de los camiones que se utilizaron para transportarlos. “…Setenta y
tantos camiones cargaron para irlos a tirar al mar o irlos a incinerar en el
campo militar N°1…”, dice el profesor Trejo. (Discovery, 2008)

A pesar de la protestas que se han suscitado inclusive años después de la


tragedia, nadie ha logrado determinar con certeza el número de
desaparecidos, pero se sabe que más de dos mil estudiantes, profesores y
civiles fueron detenidos esa noche.
17

Según lo relata el historiador mexicano, Sergio Aguayer: “…era una etapa


muy difícil para los líderes estudiantiles y para la oposición. Encarcelan a los
principales líderes en una prisión conocida como El Palacio Negro de
Lecumberre…” (Dicovery, 2008)

Sigue explicando el historiador que el gobierno de Díaz Ordaz “se


endurece terriblemente” en los días previos a los juegos olímpicos. La
persecución continuaba.

“No bastaba con la ocupación de las escuela, no bastaba con tener al


ejército en las calles. Había también que infundirnos miedo; infundirle miedo a
la sociedad y (…) en buena medida lo lograron.” Dice Humberto Musacchio,
Miembro del movimiento estudiantil del 68 (Discovery, 2008).

En ese entonces y una vez acaecidos en tranquilidad los juegos olímpicos


del 68, los dirigentes estudiantiles que no están en la cárcel, se esconden y el
movimiento estudiantil llega a su fin. La mayoría de los estudiantes se
desmoviliza y los más radicales su unen a las guerrillas urbanas.

En ese momento se México entra en un período de lucha. De “Guerra


sucia” (Discovery, 2008).

Los investigadores oficiales y extraoficiales de la masacre, coincidirían en


que, a ciencia cierta, ese 2 de octubre el gobierno puso en marcha un complot
que incluiría víctimas civiles y militares. (Discovery, 2008)

2. La Actualidad:

Años después, más vecino a la actualidad, se descubrió por parte del


entonces secretario de la defensa general, Marcelino García Barragán los
detalles de la operación, los cuales reveló sólo después de la muerte del
presidente Díaz Ordaz y la suya propia. Según esos archivos, se concluyó que
18

los francotiradores que “…dispararon en el 68 en contra de los estudiantes y


del propio ejército, eran parte del Estado Presidencia…” (General José F.
Gallardo, por Discovery 2008).

En octubre de 1997, 29 años después de la masacre, el Congreso


mexicano formó un comité para investigar la masacre de Tlatelolco. Se
tomaron testimonios de testigos y activistas políticos involucrados, entre
éstos, el ex presidente de México Luís Echeverría, que para la época de la
masacre era el Secretario de Gobernación. Echeverría sugirió que la acción
militar fue planificada con anterioridad para “destruir o debilitar el movimiento
estudiantil” y admitió que los estudiantes estabas desarmados. (CAD, 2009)

Además, ya para 2003, a 35 años de la masacre, se dio a conocer el


vínculo que el gobierno estadounidense tuvo con la masacre. “…El National
Security Archive de la Universidad George Washington publicó (…) documentos
de la CIA, el Pentágono, el Departamento de Estado, el FBI y la Casa
Blanca…”. Dichos documentos publicados, detallaban, según la información
recopilada en CAD (2009), que:

“En respuesta a la preocupación del gobierno mexicano por la seguridad de


los Juegos Olímpicos, antes y durante la crisis, el Pentágono envió al país
más instructores en lucha antisubversiva, armas, municiones, material
para control de protestas y equipo sofisticado de comunicación militar.”

El expresidente Echeverría, fue el único procesado. Cumplió arresto


domiciliario, debido a su edad (www.clarin.com, 2008), hasta que un tribunal
mexicano le otorgó un recurso de amparo, ratificado en 2009, en el cual se le
exoneró del delito de genocidio por la masacre del 68. Tal como lo reportó el
diario El Mundo de España (2009):

“El Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal "confirmó la resolución


impugnada" que había sido dictada por un juez en el 2007 en la que
argumentaba que las pruebas presentadas por la fiscalía no demostraron la
participación del ex mandatario a la "preparación, concepción" y
"consecución de genocidio". Una fuente de la Judicatura dijo que se trataba
de "una exoneración definitiva".
19

En el 2010, según lo reporta La crónica de hoy, “el Instituto Federal de


Acceso a la Información Pública (Ifai) ordenó a la Procuraduría General de la
República (PGR) abrir el expediente referente a la matanza de 1968 en
Tlatelolco.”

En la actualidad, personas como la periodista y escritora Elena


Poniatowska, emiten su opinión con respecto a tragedias como aquella de
Tlatelolco. En el caso de Poniatowska, la periodista insiste en que se debe
dejar el miedo y se debe hablar abiertamente de este tema con las nuevas
generaciones para, por lo menos, aproximarlas al conocimiento de una parte
trascendental en la historia mexicana. Herrera (2009), la recopila así:

“…Es muy, muy importante que se abran los archivos; que se aclaren las
cosas, porque si no, vamos a acabar como los niños alemanes, que le
preguntaban que quién era Hittler y decían que era un señor que había
hecho autopistas. Yo creo que es importante que el 68 pase a formar
parte de los libros de texto; que se hable abiertamente de 68…”.
20

CONCLUSIÓN

A 43 años de la Masacre de Tlatelolco, aún hoy se siguen sintiendo los


efectos que causó en la sociedad, sobretodo en los estudiantes. La arremetida
llevada a cabo por los entes policiales fue cruel y considerada por muchos
inhumana, y con tan refutables acciones logró silenciar a los estudiantes
mexicanos y terminar con el Movimiento Estudiantil de ese año.

No obstante, la actitud de los estudiantes sirvió como ejemplo no sólo


para jóvenes mexicanos, sino de toda Latinoamérica, incluyendo a Venezuela,
donde en la actualidad podemos notar un levantamiento estudiantil
significante, donde jóvenes de diversas universidades en toda la nación toman
medidas en contra de las órdenes impuestas por el gobierno del actual
presidente, Hugo Chávez Frías.

Huelgas de hambre, marchas, concentraciones y manifestaciones de


todo tipo son algunas de las acciones que han sido llevadas a cabo en nuestro
país, donde se vive un ambiente de tensión en la sociedad, y donde los
jóvenes han tomado un papel importante en representación del estado entero,
protestando a favor de la autonomía universitaria y en contra del gobierno
actual.

Actos como el ocurrido en México en el año 68 deberían servir como


ejemplo para dirigentes políticos y estudiantiles de nuestra sociedad y el resto
del mundo, para así evitar actos tan nefastos que atenten contra la integridad
de la soberanía de un país.

Para finalizar, es importante presentar las impresiones del líder


estudiantil Raúl Álvarez Garín, quien escribió La estela de Tlatelolco. Una
reconstrucción histórica del movimiento estudiantil del 68, donde dice:
21

“A estas alturas, la colección de señalamientos de carácter político


incriminatorio de unos con respecto a otros, y después de tantos años,
ya acumula un buen legajo y es bastante significativa: Echeverría
responsabiliza a Díaz Ordaz de los sucesos de Tlatelolco; Norberto
Aguirre. Palancares, Corona del Rosal, Rodolfo González Guevara y
otros, responsabilizan a Echeverría; Alfonso Martínez Domínguez afirma
que el 10 de junio lo planeó y ejecutó Echeverría, pero existen decenas
de declaraciones que lo incriminan a él directamente (…) A las víctimas
del 2 de octubre se les debe una reparación y a los responsables un
castigo.

La deuda está pendiente”.


22

FUENTES CONSULTADAS

Álvarez, Raúl. (2002). La estela de Tlatelolco. Una reconstrucción histórica del


movimiento estudiantil del 68. México. Ed. Itaca.

Computación Aplicada al Desarrollo. (2009). La matanza de Tlatelolco [Base


de datos en línea]. Consultada el 17 de mayo de 2011, en:
http://www.ensubasta.com.mx/la_matanza_de_tlatelolco.htm

Diario El Mundo. (2009). Un tribunal exonera a Luis Echevarría de la matanza


de Tlatelolco del 68. El Mundo España [Artículo en línea].
Consultado el 18 de mayo de 2011, en:
http://www.elmundo.es/elmundo/2009/03/27/internacional/12381
27006.html

Discovery Channel. (20081-6). La Masacre de Tlatelolco. [Documental en línea].


Consultado el 15 de mayo de 2011, en:
http://www.youtube.com/watch?v=plROE-1IJTU
http://www.youtube.com/watch?v=nC8OpGZcUYY
http://www.youtube.com/watch?v=Ylc3aHWiXFg
http://www.youtube.com/watch?v=qDM_n0jQ9sQ
http://www.youtube.com/watch?v=m_ek8T-IfVs
http://www.youtube.com/watch?v=GhidoCou76Q

Herrera, S. (2009). Tlatelolco 2 de octubre de 1968. Elena Poniatowska


[Entrevista en video]. Consultada el 16 de mayo de 2010, en:
http://www.youtube.com/watch?v=a7_0Xld6zWU

La crónica de hoy. (2010). Ordenan a la PGR abrir archivo sobre matanza de


Tlatelolco. La crónica de hoy [Artículo en línea]. Consultado el 18
de mayo de 2011, en: http://www.cronica.com.mx/nota.php?
id_nota=508827
23

Martínez, E. (2006) “El Movimiento Estudiantil de 1968”. [Base de datos en


línea] Consultada el 13 de mayo de 2011, en
http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB180/030_Movimie
nto%20de%201968.pdf

México Desgraciado. (2007) “2 de octubre de 1968: la Matanza de


Tlatelolco” [Blog en línea]. Consultado el 18 de mayo de 2011, en
http://mexicodesgraciado.blogspot.com/2007/09/2-de-
octubre-de-1968-la-matanza-de.html

www.Clarin.com. (2008). La Masacre de Tlatelolco, a 40 años de la represión


en México. El Mundo [Artículo en línea]. Consultado el 17 de
mayo de 2011, en:
http://edant.clarin.com/diario/2008/10/02/elmundo/i-
01772499.html

www.youtube.com. “Estado de Derecho: La mano dura en México II”.


[Documental en línea]. Consultado el 15 de mayo de 2011, en:
http://www.youtube.com/watch?
v=OliaPjaKau4&feature=channel_video_title