Вы находитесь на странице: 1из 15

CAPITULO II

MARCO TEÓRICO.-

ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACIÓN.

Según Mario Tamayo y Tamayo en su libro El Proyecto De Investigación


de la serie Aprende a Investigar (Módulo 5) (1999) dice” Todo hecho
anterior a la formulación del problema que sirve para aclarar, juzgar e
interpretar el problema planteado, constituye los antecedentes del
problema. Establecer los antecedentes del problema, de ninguna manera
es hacer un recuento histórico del problema, o presentar fuentes
bibliográficas que se van a utilizar, o los datos recolectados que no
sabemos en dónde ubicar, o la descripción de las causas del problema, a
no ser que la investigación sea causal. En los antecedentes se trata de
hacer una síntesis conceptual de las investigaciones o trabajos realizados
sobre el problema formulado, con el fin de determinar el enfoque
metodológico de la misma investigación. El antecedente puede indicar
conclusiones existentes en torno al problema planteado. En la presentación
de antecedentes se busca aprovechar las teorías existentes sobre el
problema con el fin de estructurar el marco metodológico. Debe estar en
función del problema y ser un medio seguro para lograr los objetivos del
mismo. Antecedentes que no hayan sido trabajados mediante algún tipo de
relación con el problema, son sobrantes. Consultando antecedentes
libramos el riesgo de investigar lo que ya está hecho”. (P.78)

BASES TEÓRICAS.

Bulimia y Anorexia nerviosa.

Según Isabel Caro y otros (1986) podríamos establecer dos tipos de


teorías explicativas, por una parte la teoría fisiológica, que se centraría en
un posible déficit en el hipotálamo; por otro las teorías psicológicas. Entre
las que cabe resaltar:

a) La consideración de la bulimia y la anorexia psicógena como una


RESPUESTA EVOCADORA DE ANSIEDAD, causada a su vez por el
miedo a ser obesos (Rosen y Leitenberg -en Yates, 1984-). En esta teoría
todas las estrategias utilizadas por el bulímico para no ganar peso como
purgarse o vomitar, reducen la ansiedad y por tanto, el miedo a ser
obesos. La alteración de la conducta alimenticia en el anoréxico, se
produce cuando éste no puede controlar sus reacciones emocionales,
esta incontrolabilidad, es producida por la incapacidad del estos sujetos
para etiquetar sus estados emocionales y si aparecen ansiedad y
depresión en situaciones no controladas, se darán con facilidad, episodios
de anorexia.

b) La hipótesis de Schachter y Rodin (1974) de la DEPENDENCIA


EXTERNA. Esta supone que los bulímicos, y también los anoréxicos, no
regulan su conducta de comer a partir de indicios internos de hambre o
saciedad, sino a partir de claves externas.

En la actualidad se ha optado por un modelo pluricausal en el que


interactúan diferentes tipos de variables biológicas, psicológicas y
relacionales dando lugar a una serie de factores predisponentes
precipitantes y de mantenimiento que permiten explicar la aparición y
cronificación de los trastornos de la alimentación.

Bulimia nerviosa.

La bulimia nerviosa es un trastorno de la alimentación. Las personas


que tienen bulimia comen grandes cantidades de alimentos (atracones) y
muchas utilizan métodos inapropiados para eliminar del cuerpo lo que
comen (purga). La purga puede ser provocada por vómitos, laxantes o
diuréticos. Las personas utilizan este ciclo para evitar engordar. Estos
comportamientos duran más de tres meses, con una frecuencia de al
menos dos veces por semana. Se preocupan demasiado por el peso y la
imagen corporal. En algunos casos, las personas complementan o
reemplazan la purga con ejercicio excesivo o ayunos.

El modelo cognitivo de la bulimia de McPherson (1988).

Este autor parte de la premisa básica de que la bulimia es una


consecuencia de determinadas distorsiones cognitivas derivadas de
creencias y valores acerca de la imagen corporal y el peso. La falta de
autocontrol de la dieta que aparece en la paciente bulímica (y en las
anoréxicas con problemas bulímicos) se relacionaría con una
necesidad extrema de autocontrol de estas personas en determinadas
áreas (rendimiento escolar, control corporal, etc). La creencia o
supuesto básico sería del tipo: "El peso y la imagen corporal son
fundamentales para la autovaloración y la aceptación social". Con esta
creencia se interrelacionarían una serie de distorsiones cognitivas,
destacándose:

• 1) Pensamiento dicotómico (Polarización): Divide la realidad


en categorías extremas y opuestas sin grados intermedios; p.e
"Gordo frente a flaco".
• 2) Personalización: Relaciona los acontecimientos con la
propia conducta o como referidos a si misma sin base real (p.e en
una chica inhábil socialmente que cree: "Me rechazan por mi
aspecto").
• 3) Sobreestimación de la imagen corporal: Se perciben más
grueso de lo que son.
• 4) Autovaloración global y generalizada: Se estiman y
valoran globalmente en comparación con entandares sociales
extremos (p.e "Si no tengo el cuerpo de una modelo no valgo
nada").
El descontrol de la ingesta y la restricción de la dieta que se producen
en forma de ciclos se relacionaría con las anteriores distorsiones
cognitivas que interaccionarían con las necesidades biológicas de
hambre en conflicto, produciéndose esos descontroles y la vuelta a los
intentos de control restringiendo la dieta. Además como estas personas
carecen de mejores estrategias de afrontamiento, tanto la necesidad de
hambre como otras fuentes de estrés (p.e situaciones sociales)
actuarían como señales predictivas de amenaza produciendo un
estado de ansiedad que actuaría como "distracción cognitiva" y como
"refuerzo negativo" reduciendo la ansiedad. El mecanismo del vómito
auto-inducido respondería al mismo proceso descrito.

Causas de la Bulimia nerviosa.

• Factores biológicos

Hay que considerar la influencia genética ya que se han encontrado


correlaciones que avalarían una cierta predisposición hereditaria a
padecer la enfermedad aunque no está claro qué es lo que se hereda
(predisposición a la obesidad, a padecer trastornos emocionales...)

La predisposición genética a la obesidad podría influir en la aparición de


la bulimia nerviosa dada la necesidad de estas personas de controlar su
dieta. Se ha encontrado una cierta correlación entre el miedo a engordar y
el seguir muchas dietas con el riesgo de padecer una bulimia nerviosa.

Las burlas referidas al aspecto y a la gordura tienen un impacto


significativo en la autoestima, en la imagen corporal y, por ello, pueden
desencadenar la enfermedad en conjunción con los demás factores.

• Factores psicológicos
La imagen que dan de fuerza, independencia, ambición
y autocontrol contrasta con la que tienen de sí mismas: se sienten vacías,
con un estado de ánimopesimista y depresivo, debido a sus sentimientos
internos de inseguridad, vergüenza, culpa e ineficacia. La mala imagen
que tienen de sí mismas contrasta con el ideal que desean alcanzar y que
aparentan ser.

La paciente bulímica presenta una serie de dificultades psicológicas que


tienen que ver con todos o algunos de los siguientes aspectos:

• problemas de autonomía
• déficit de autoestima
• tendencia al perfeccionismo y al autocontrol
• miedo a madurar
• personalidad depresiva y dependiente
• experiencias traumáticas durante la niñez
• Factores familiares

Existe más probabilidad de desarrollar un trastorno alimentario en una


familia en la que uno de sus miembros lo ha padecido con anterioridad.
También el hecho de que uno de los padres presente un trastorno
emocional aumenta el riesgo de que alguno de los hijos desarrolle una
bulimia.

Se ha observado que las familias de pacientes con trastornos de la


alimentación, son familias con déficit en la comunicación: la enfermedad
vendría a suplir dicha carencia. Por otro lado otro elemento de riesgo
podría ser la preocupación exagerada de los padres por el peso de los
hijos.

• Factores socioculturales

Los modelos de belleza en nuestro entorno sociocultural ejercen gran


presión sobre los jóvenes, sobre todo mujeres, que tienden a seguir
dichos cánones para sentir que forman parte de su grupo.

Por otro lado, vivimos en un ambiente de abundancia de alimentos y, al


mismo tiempo, la sociedad desvaloriza e incluso menosprecia la gordura,
lo que lleva a comer en exceso y luego a sentirse despreciable por ello,
recurriendo a comportamientos compensatorios como el vómito, con
consecuencias peligrosas para la salud física y psicológica.

Consecuencias de la bulimia nerviosa.

Algunas de ellas son:

• Desequilibrio químico y electrolítico causado por el uso de


laxantes, diuréticos y el vómito, esto puede provocar
deshidratación. A su vez la pérdida excesiva de potasio y sodio,
puede provocar problemas cardiacos como insuficiencia cardiaca,
frecuencia cardiaca irregular, lo que puede provocar la muerte.
• Se puede presentar inflamación y ruptura del esófago causado por
el vómito.
• Se puede presentar ruptura gástrica durante los cuadros de
atracones compulsivos.
• Se puede presentar cuadros de estreñimiento o defecación crónica
debido al uso de laxantes.
• Debilidad severa.
• Manchas en los dientes provocadas por los ácidos estomacales
liberados durante el vómito.
• Ulceras.

Anorexia Nerviosa.

La anorexia nerviosa es un desorden alimenticio que amenaza


contra la vida y es caracterizada por la privación de comer y por la pérdida
excesiva de peso. El desorden es diagnosticado cuando una persona
pesa por lo menos el 15 por ciento menos del peso normal de su cuerpo.
La pérdida de peso extrema en las personas con anorexia nerviosa puede
conducir a problemas peligrosos de salud e inclusive a la muerte.

El término anorexia significa literalmente "pérdida del apetito;" sin


embargo, esta definición es engañosa ya que las personas con anorexia
nerviosa con frecuencia tienen hambre pero, de todos modos, rechazan la
comida. Las personas con anorexia nerviosa tienen intensos temores a
engordar y se ven así mismos gordos inclusive cuando están muy
delgados. Estos individuos pueden tratar de corregir esta percibida
"imperfección" limitando el ingerimiento de la comida de manera estricta y
haciendo excesivo ejercicio con la finalidad de perder peso.

El modelo cognitivo-conductual de la anorexia nerviosa de R.


Calvo Sagardoy (1988).

Esta autora considera que actualmente los modelos de la anorexia


conceptualizan a este trastorno como una solución biológica al conflicto
de maduración de la pubertad; además una serie de factores
personales producirían una cierta vulnerabilidad a este trastorno
(rasgos obsesivos, baja autoestima, déficit en habilidades sociales con
malestar en las relaciones interpersonales, dificultad para desarrollar
una conciencia de las sensaciones interoceptivas).

Además se distinguirían dos tipos o grupos de anoréxicas: (1) aquellas


que realizan una restricción de la dieta (dietistas), que suelen tener
rasgos obsesivos, baja autoestima, aislamiento social y escasa
experiencia social (introvertidas neuróticas de Eysenck) y (2) las que
tienen episodios de comida compulsiva (bulímicas), que se caracterizan
por inestabilidad emocional, impulsividad, mayor incidencia de uso de
alcohol y drogas y mayor intensidad de enfermedad mental y
problemas socio-familiares (extraversión, neuroticismo y sociopatía de
Eysenck).
El modelo concreto propuesto conjuga los paradigmas conductuales
del aprendizaje y el cognitivo para explicar el inicio y mantenimiento del
trastorno. El aprendizaje social facilitaría que mediante los modelos
sociales la chica observaría el refuerzo dado a un modelo de mujer
delgada que se asocia con la competencia y el éxito social; además
dicha exposición social interactuaría con factores pre-disponentes
adquiridos en las etapas infantiles (significados o creencias
perfeccionistas, baja tolerancia a la frustración e incompetencia social);
de modo que al llegar los cambios de la pubertad, la chica se
encontraría con pocos recursos de afrontamiento, recurriendo al hiper-
control corporal como forma de afrontamiento que le proporciona
refuerzo cognitivo y sentimientos de control, competencia e identidad;
mediante la evitación del peso (refuerzo negativo). A su vez la presión
familiar para que recupere peso aumentaría su tendencia opuesta a
controlar su peso, al percibir esto como una amenaza a su estilo de
afrontamiento y refuerzos consiguientes. El estilo de afrontamiento
conllevaría una serie de distorsiones cognitivas, destacándose el
pensamiento dicotómico o polarización (p.e "He aumentado de peso,
estoy gorda"), la sobre generalización ("He ganado peso, jamás me
podré controlar") y el hiper control cognitivo ("Tengo que vigilar
constantemente mi peso para evitar problemas"). V

Causas de la anorexia nerviosa.

No se conoce una causa única. Algunos autores ven un


desencadenante en la obsesión que existe en la sociedad actual por
mantener una imagen corporal en la que la delgadez se asocia a belleza.

De todas formas no puede hablarse de factores desencadenantes de la


anorexia, sino de factores predisponentes y precipitantes. Otra de las
posibles causas es que en la sociedad occidental se le da mucha
importancia a la delgadez, al cuerpo perfecto y a la belleza femenina,
ofreciendo, incluso soluciones y alternativas para lograr este ideal.
La mayoría de las campañas de moda, los ídolos televisivos, revistas, etc.
abogan por este tipo de mujer. No hay que olvidar el contexto educativo y
el ambiente familiar, ya que en determinados ambientes desde que son
pequeñas, se les enseña inconscientemente qué es lo que prima en
nuestra sociedad y desde la misma familia se le da cierto valor a este tipo
de imagen, al perfeccionismo, al éxito, etc.

Las rupturas conyugales de los padres, las familias con trastornos


afectivos, algún familiar con adicciones o con trastornos en la conducta
alimentaria, son factores que predisponen la aparición de la enfermedad,
pero en ningún caso se puede decir que causen el trastorno.

Consecuencias de la anorexia nerviosa.

El tipo de trastornos ocasionados por la anorexia son serios y


devastadores, tanto física como mentalmente. Ante cualquier duda de que
su hijo o hija la padezca es muy importante que se tomen la medidas
necesarias para ayudarlo, ya que algunas de las consecuencias pueden
ser:

• Frecuencia cardiaca y presión arterial bajas, lo que provoca un


cambio en la musculatura del corazón y fallas en su
funcionamiento.
• Reducción de la densidad ósea (osteoporosis), lo que provoca
ruptura de huesos.
• Debilidad y pérdida de músculo.
• Deshidratación severa lo que provoca fallas en los riñones.
• Debilidad general, desmayos y fatigas.
• Resequedad de la piel y pérdida del cabello.
• Desarrollo de cabello delgado en todo el cuerpo, incluyendo la cara
(pelusa), para mantener el cuerpo caliente, ya que carecen de la
grasa (tejido adiposo) que sirve como aislante para regular la
temperatura corporal.
• En ocasiones muerte por inanición.

La influencia de la publicidad, entre otros factores sociales, en los


trastornos de la conducta alimentaria : anorexia y bulimia
nerviosas

Carrillo Durán, María Victoria (2004) En la actualidad, existe una


orientación muy fuerte hacia los factores sociales como causas de los
Trastornos de la Conducta Alimentaria, anorexia y bulimia nerviosas,
aunque esta comprobado que estas enfermedades son multicausales,
parece existir una corriente de opinión contraria a la moda y sobre todo
hacia la publicidad como causantes directos de estos trastornos, de la que
se han hecho eco los medios de comunicación, y la opinión publica, por el
efecto que producen las imágenes y la venta de productos adelgazantes
por la publicidad, sobre adolescentes preocupadas por cuestiones estéticas
y con una personalidad que se define por rasgos especiales, capacidad de
autoexigencia, perfeccionamiento, excesiva sensibilidad, entre otros. La
investigación pretende desde lo general a lo particular, esclarecer las
causas de los Trastornos de la Conducta alimentaria especialmente la
anorexia y la bulimia nerviosas, y encuadrar a la publicidad como un
elemento del contexto social que pudiera influir en la provocación de los
trastornos citados por la presencia de imágenes publicitarias como
modelos delgadas y llamar la atención sobre el autocontrol de la publicidad
si así procediera. Para resolver las hipótesis planteadas sobre el origen de
las causas y la concreción del papel de la publicidad, se realizo una
investigación de campo a enfermas de anorexia y bulimia en la Unidad de
Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Niño Jesús de Madrid,
comparando resultados con las opiniones de una muestra sana de
características equivalente. Concluyendo que la publicidad goza de mala
prensa a priori, que la información dirigida a adolescentes es mas
influyentes que las otras características sociales del entorno, y que por
encima de las causas sociales, las causas de tipo personal como la
aceptación y necesidad de popularidad son detonantes mas fuertes de
adelgazamiento que la publicidad y la moda, aunque se confirme en el
contexto social su influencia en anorexia y sobre todo en bulimia nerviosa.

La influencia de la publicidad.

Es conocido que los hombres dan más importancia al aspecto físico de la


mujer que viceversa. El resultado es que las mujeres se encuentran bajo
mayor presión para someterse al ideal de belleza (que varía según cada
época) y sus oportunidades sociales se ven fuertemente afectadas por
este hecho.

Mazur sostiene que en general todas las mujeres intentan adaptarse a la


presión de la publicidad, pero que en una minoría se sobre adapta, a
veces hasta el punto de la incapacidad. Ejemplos de este proceso son la
histeria como exageración del ideal de fragilidad femenina de principios
de siglo, la manía por los pechos grandes que tuvieron las
norteamericanas de la décadas de los 50 y 60, y el actual culto a la
delgadez cuyo resultado es anorexia y bulimia. La coincidencia
demográfica con la anorexia sugiere que la presión publicitaria sería un
factor de la alimentación representan el problema nutricional más
frecuente entre las adolescentes. Ya que los adolescentes y los niños
dedican más tiempo a ver la televisión haciendo que el mundo de la
pantalla sea más real.

La televisión se contradice culturalmente pues promueve el consumo de


alimentos y al mismo tiempo la delgadez. La bulimia sería una respuesta
adaptativa, dado que la bulímica puede comer todo lo que quiere y al
mismo tiempo permanecer delgada.

BASES LEGALES.
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su
Título III, capítulo V: De los derechos sociales y de las familias, establece
en su ARTÍCULO 83.- La salud es un derecho social fundamental,
obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la
vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la
calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas
las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber
de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con
las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de
conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y
ratificados por la República.

La Ley orgánica para la protección del niño y del adolescente, en su


Título II, capítulo II: Derechos, Garantías y Deberes, establece en su
ARTÍCULO 30.- Derecho a un Nivel de Vida Adecuado. Todos los niños
y adolescente tienen derecho a un nivel de vida adecuado que asegure su
desarrollo integral. Este derecho comprende, entre otros, el disfrute de:
a.- Alimentación nutritiva y balanceada, en calidad y cantidad que
satisfaga las normas, de la dietética, la higiene y la salud;
b.- Vestido apropiado al clima y que proteja la salud;
c.- Vivienda digna, segura, higiénica y salubre, con acceso a los servicios
públicos esenciales.

La Ley orgánica para la protección del niño y del adolescente , en su


Título II, capítulo II: Derechos, Garantías y Deberes, establece en su
ARTÍCULO 43.- Derecho a Información en Materia de Salud. Todos los
niños y adolescentes tienen derecho a ser informados y educados sobre
los principios básicos de prevención en materia de salud, nutrición,
ventajas de la lactancia materna, estimulación temprana en el desarrollo,
salud sexual y reproductiva, higiene, saneamiento sanitario ambiental y
accidentes. Asimismo, tiene el derecho de ser informado de forma veraz y
oportuna sobre su estado de salud, de acuerdo a su desarrollo.
El Estado, con la participación activa de la sociedad, debe garantizar
programas de información y educación sobre estas materias, dirigidos a
los niños, adolescentes y sus familias.
REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
UNIVERSIDAD ALEJANDRO DE HUMBOLDT
CICLO BASICO-Bellas Artes
METODOLOGÍA II
PVM0224CB

LA INFLUENCIA DE LA PUBLICIDAD COMO CAUSANTE DIRECTO EN LA


SALUD DE LOS ADOLESCENTES QUE PROVOCAN TRANSTORNOS EN LA
CONDUCTA ALIMENTARIA: BULIMIA Y ANOREXIA NERVIOSA

AUTOR:
ZAPATA, GLORIANYS
PROFESOR:
MARÍN, JOSÉ ALEJANDRO

CARACAS, MARZO 2011