Вы находитесь на странице: 1из 58
TITO VAN Lace Cédigo: 32016 — ini Lier ca ico a aa ANTHONY GIDDENS Prof to Lacr UN MUNDO DESBOCADO | LOS EFECTOS DE LA GLOBALIZACION EN NUESTRAS VIDAS Traduccién de Pedro Cijuentes TAURUS PENSAMIENTO. ‘Thole origina Ranney Wokd Publicala par Profile Hens Led en 1099 (© 198, Anthony Gens De esta econ Grupo Sanuiana de Esiiones, S.A, 2000 ‘Tonrelaguns, 0, 28048 Mads Telslone 91 744 0 60, Teebs a1 7449994 + Aguilar, Alea, Taunus, Alain, A. Beasley, S800. 1497 Buttes Alves + Aguilar, Alea, Taunus, Alagoa, SA. de GY. ‘Avda, Universidad, P67, Gel del Valle, Menieo, LE... 08100 + Distbuidora y Eetora Again, Altea, Tanna, Alara, S.A alte $0," 1028, “Telefon: 89 1200 Sonn de Bogor, Colombia Disco de eubierta: Pep Cars y Samia Sinches ISBN: SE8OUBRSY Dep. egal: M-1e.002-2000 Te SS eee retro, ented ae pce mse de recperain De eee ees inpice Prefacio .... Introduccién ... ret ee ea T. GLOBALIZAGION «eee esses sees Bese MS Reseo ee evra IL Taamicon < IV. Fawn sieescee V. Dewocracia LECTURAS SEL ECCIONADAS ee : inmice ANALT00, - 13, 19 33. 49 % 81 7 m ele cick phe eee pac soe woe ada 99 stwiersg srrantiag Wl tor ont cot 2ob Fag bs eon ersitipte tA “ctyeseciead obrterce” ornate oh ofeth oer chastgeno.as dts aiamianer ims ven aman en ipant-on st ellen sb oe: PREFACIO Ease breve tibro nacié como tas Conferencias Reith de la BBC para el aio 1999, emitidas en la Radio 4 de Ia BBC y en el Servicio Mundial. Hay una cierta distincién en el hecho de ser el diltimo conferenciante Reith del siglo xx. Dada la coyuntura, me pareci6 apropiado abor- dar un ambicioso conjunto de cuestiones relativas al es- tado del mundo en este fin de siglo. Confiaba en que las conferencias fomentaran la controversia y asi fue, Fue- ron rebatidas, de manera gratificante, en periGdicos y revistas de todo el mundo, Afortunadamente, también captaron numerosos defensores. Denominé a estas conferencias ya este libro Un mun- do desbocado, porque la frase encierra sentimientos que muchos tenemosal vivir en un tiempo de cambios rapi- dos, Pero no sey la primera persona en haber wtilizado €l término “mundo desbocado”. Ni siquiera soy el pri- mer conferenciante Reith en emplearlo. Bra el titulo de ciadas por el célebre a las Conferencias Reith pronu tropélogo Edmund Leach hace un cuarto de siglo. EI puso, sin embargo, un signo de interrogacion despues de su titulo. Ye no creo que sea necesario. Leach grabé sus conferencias en algin estudio de las profundidades de la Broadcasting House, en Londres, como hacia todo colaborador hasta hace poco. El con ferenciante de 1998, el historiador de guerra John Kee- gan, se desvi6 de la regla convencional y hablo frente a un ptiblico invitado, Después de cada disertacién habia una sesi6n de preguntas y respuestas. Las mias también siguieron este formato, pero marcaron una innovaci6n, al ser Jas primeras internacionales. La conferencia ini- cial y la de clausura —sobre globalizacion y democra- cia— fueron pronunciadas en Londres. Las que anali zan el riesgo, Ja tradicién y la familia se grabaron cn Hong Kong, Nueva Delhi y Washington, respectivamen- te, Todas provocaron una vigorosa respuesta de los asis- tentes, y me gustaria dar las gracias a todos los part antes. ‘También quiero dar las gracias a aquellos que inter vinicron en cl debate que tuyo lugar en Internet. Lo que intentamos fue iniciar una conversacién electronica mundial sobre la globalizacién. Muchas personas de to- dos los rincones del mundo enviaron sus comentarios y criticas. Espero que me perdonen por no poder res- ponder individualmente a los argumentos y dudas plan- tcados. Otras se involucraron de manera mucho mas conti- mua en el desarrollo de las conferenciasy tengo una gran denda con ellos por el éxito, cualquiera que sea, que és- tas alcanzaran. Quisiera destacar especialmente a James Boyle, téenico de Radio 4; sir Christopher Bland, presi dente de la BBC; Gwyneth Williams, productora; Char les Sigler, Smita Patel, Gary Wisby, Mark Byford, Mark Smith, Marion Greenwood, Jenny Abramsky, Sue Lynas, 10. Mark Damazer, Sheila Cook el resto del equipo de pro- duccién de la BBG; os presentadores de la BBC, que hi- cieron wn trabajo tan competente —Melwn Bragg, Mau Frei, Mark Tully y Bridget Kendall—; Anna Ford, que ayudo de muchas maneras; de la London School of Economics, Anne de Sayrah, Denise Annet, Miriam Clarke —que hizo un trabajo de ley pasando a maquina una y otra yez el manuscrito—, Amanda Goodall, Alison Cheevers, Chris Fuller, Fiona Hodgson, Boris Holzer y Reggic Simpson. Estoy especialmente agradecido a Ale. na Ledeneva, por su consejo y apoyo. David Held leyo varias versiones diferentes del manuscrito ¢ hizo muchos aguclos comentarios. ANTHONY GIDPENS, _jumio de 1999. INTRODUCCION “p, " || mundo tiene prisa, y se acerca a su fin”; Io dijo un, arzobispo llamado Wulfsian en un sermén pronuncia- doen York en el ano 1014, Es facil imaginar los mismos presagios expresados hoy. 2Son las esperanzas ¢ inquie- tudes de un periodo simplemente copias de épocas an- teriores? {Tiene realmente cl mundo en el que vivimos, punto de acabar el sigio Xx, alguna diferencia con el de tiempos anteriores? Si, Hay huenasy objetivas razones para pensar que vivi- ‘mos tun periodo crucial de transicién historica. Adem Jos cambios que nos afecian no se reducen a una zona concreta del globo, sino que se extienden practicamente todas partes. Nuestra €poca surgié bajo el impacto de la ciencia Ja lecnologia y el pensarniento racional; sus origenes estan en la Europa de los siglos xvn y xvin. La cultura —por los libros de pensadores que luch la influencia de Ia religion y el dogma, que querian reemplazar por tn enfoque mas razonado de la vida prietica, Los fil0sofos ilustrados trabajaban con una maxima simple pero aparentemente muy podcrosa. Cuanto mas capaces seamos de comprender racionalmente el mun- do y a nosotros mismos, mejor podremos manejar la historia para nuestros propésitos, Debemos librarnos de los habitos y prejuicios del pasado para controlar el futuro, Karl Marx, cuyas ideas deben mucho al pensamiento de Ia Tistraci6n, expres6 el concepto con mucha senc- lez. Hemos de entender la historia, explicaba, para po der hacer historia. Marx yel marxismo, guiados por este principio, tuvieron un enorme influjo en el siglo xx Segiin este pensamiento, con el desarrollo ulterior dela cienciay la tecnologia el mundo legariaa ser mas estable y ordenado. Inchiso muchos pensadores con trarios a Marx aceptaban la idea, EI novelista George Orwell, por ejemplo, anticip6 una sociedad con dema- siada estabilidad y predictibilidad —en la cual todos hos conyertirfamos en pequenas piezas de una enor me maquina social y econémica—. Al igual que otros muchos pensadores sociales, como el famoso socidlo- goaleman Max Weber. El mundo en el que nos encontramos hoy, sin embar= go, no se parece mucho al que pronosticaron. Tampoco Jo sentimos de la misma manera. En lugar de estar cada vez mas bajo nuestro control, parece fuera de él —un mundo desbocado—. Es mas, algunas de las tendencias que se suponia harian Ia vida mas segura y predecible para nosotros, incluido el progreso de la ciencia ya tec- nologia, tienen a menudo el efecto contrario, Par ejem- plo, el cambio climatico global y sus riesgos inherentes resultan probablemente de nuestra intervencion sobre 4 ¢l medio ambiente. No son fenémenos naturales: Cien- Gia y tecnologia estén incvitablemente implicadas en nuestros intentos por contrarrestar tales riesgos, pero han contribuido también, y cn primer lugar, a crearlos. Nos enfrentamos a situaciones de riesgo que nadie en la historia ha tenido que afrontar—el calentamiento global s6lo es nna de ellas—. Muchos de los riesgos e in- certidumbres nuevos nos afectan independientemente de donde vivamos y de lo privilegiados o manginados que seamos, Estén ligados a la globalizacion, ese paque- te de cambios que constituye el objeto de este libro. Tam- bién la ciencia y la tecnologia se han globalizado. Se ha calculado que son mas los cientificos que trabajan hoy en el mundo que los que han intervenido en la historia de la ciencia anteriormente. La globalizaci6n tiene, sin embargo, diversas dimensiones. Introduce otras formas de riesgo ¢ incertidumbre, especialmente las relativas a la economia electronica globalizada —ella misma una novedad reciente—. Como en el caso de la ciencia, aqui el riesgo tiene doble filo. Esta estrechamente ligado a la innovacién. No debe scr siempre minimizado; la adop- ci6n activa de riesgos economicos y empresariales es la fuerza motriz de la economia globalizada. Qué es la globalizaci6n, y si es nueva en algun senti- do, son focos de un debate intenso. Abordo este debate en el capitulo 1, ya que gran parte del resto depende de ello, Los hechos, no obstante, son, en realidad, bastante dlaros. La globalizacién esta reestructurando nuestros mods de vivir, y de forma muy profunda, Esta dirigida por Occidente, Neva la fuerte impronta del poder polit co y econémico estadounidense y es altamente desigual en sus consecuencias. Pero la globalizacién no es solo el

Оценить