Вы находитесь на странице: 1из 20

IX.

- CIMARRONAJE

…Y les decía que siempre


hay que recordar nuestras raíces ,de donde
venimos.
Un pueblo que no conoce su historia,
No tiene nada que buscar en el futuro”
“Era la sangre del Negro Miguel y de
Andresote,
A quienes, enardecidos por sus acciones
Revolucionarias. Les había tocado
La extraordinaria circunstancia
De ser comandante de la libertad”…
Presidente HUGO CHÁVEZ FRÍAS
Domingo 11 de enero del 2004
CENTRO CULTURAL ANDRESOTE - PARMAREJO, ESTADO YARACUY

LOS CIMARRONES

“El vocablo cimarrón se aplicó indistintamente en


toda la América colonial para designar al esclavo
indio o negro que, individual o colectivamente,
se rebeló contra el estado de servidumbre y
opresión a que fue sometido por su amo. La
rebelión fue un recurso, sin duda el más
dramático de todos, mediante el cual el esclavo
expresó su categórico rechazo al orden social
prevaleciente escapando de la unidad productiva
donde se le utilizaba como fuerza de trabajo
barata, forzada y no calificada. A cambio de su
libertad, fin último de la rebelión, el esclavo se
convirtió en un marginado que, para evitar su
captura, se vio obligado a vivir en áreas alejadas
del control colonial”.

Carlos Esteban Deive "Los Guerrilleros Negros" , Santo

Domingo,

1er edición, Fundación Cultural Dominicana Editora Taller l 1989.

El cimarronaje fue una forma de los y las africanas para


luchar contra el sistema esclavista. Se caracterizaba por una
lucha frontal contra los esclavizadores por parte de aquellos a
quienes tenían sometidos quienes buscaban obtener su libertad.
Esta forma de resistencia se basó en la guerra. Era una
estrategia puesta en marcha por individuos o grupos cuyo
objetivo principal era recobrar la libertad.

Desde el siglo XVI, la palabra cimarrón sirvió para


nombrar todo aquello que era silvestre o salvaje. También se
empleó para designar a los esclavizados que huían al monte. La
palabra inglesa marrón, como la francesa marron, proviene de la
española cimarrón. Tal como se usó en el Nuevo Mundo,
cimarrón se refirió originalmente al ganado doméstico que se
había escapado a las montañas en La Española y poco después
también a los esclavos indios que habían escapado de los
españoles. Al finalizar la década de 1530 ya se había empezado
a aludir principalmente a los fugitivos afroamericanos. La fuga
era el primer paso, luego venía el enfrentamiento para tratar de
preservar lo que habían construido durante su breve libertad. La
historia del cimarronaje es la historia de rebeliones audaces y
continuas, orientadas por la esperanza de libertad

Este vocablo comienza a ser utilizado en 1530 y aparece


en un reporte hecho desde Santiago de Cuba a la Corona Real,
para referirse al comportamiento de los "indios".

A los hombres que estaban refugiados en las montañas ,


también se les llamó "indios cimarrones", pero, como este evento
ocurrió con anterioridad a 1530, año en el cual aparece el
reporte hecho en Santiago de Cuba, del cual se tiene
conocimiento escrito, quedan dudas sobre el uso original del
vocablo "cimarrón".

La rebeldía da lugar al surgimiento de luchas de clases,


sobre los cual, Carlos Esteban Deive, agrega:
"La lucha de clases y racial que procedió de esa
rebelión tuvo su origen en un conflicto social
latente ajeno a los esclavos. Y aunque terminó
en una revolución y la consiguiente
independencia y creación de la República de
Haití, no es dable asegurar que todo ello estuvo
unido a la práctica del cimarronaje, ya que esta
se ejercita siempre..., al margen de cualquier
forma de concientización política".

El objetivo es recuperar lo que fue su vida en África,


volviendo a ella o reconstruyéndola en América. Una prueba de
la fuerza de esta imagen son los esfuerzos de algunos
cimarrones para regresar a sus tierras de origen uniéndose a
corsarios y piratas.

Debido a la resistencia de estos grupos contra los


esclavistas, su situación era muy inestable tanto por los
constantes desplazamientos a los que se veían forzados, como
por las persecuciones que su presencia desencadenaba. La
inestabilidad que les rodeaba afectaba la organización política y
social. Estaba forzado a tener una estructura altamente flexible.

Pero; junto a éste hay que tener en cuenta el importante


papel desarrollado por la religión con su capacidad de
congregación. Ambas fuerzas van a estar convenientemente
ligadas porque toda fuerza sobrenatural es muy valorada en la
lucha, otorgándose algunos cargos según esta lógica. El vudú en
este caso sirve también de puente con la plantación.

En el aspecto económico, los cimarrones se ven afectados


también por esta inestabilidad. Esto significa que los cimarrones
no pueden trabajar en ninguna actividad permanente que les
proporcione su sustento. El bosque asegura la recolección de
víveres y el refugio en las cuevas, pero son muy numerosas las
penetraciones a propiedades rurales. Sólo aquellas comunidades
que gracias a su aislamiento consiguen una cierta estabilidad
pueden iniciar cultivos en un intento de autoabastecerse. La
actividad agrícola tampoco consigue su objetivo al enfrentarse a
periodos de represión por parte de la guardia rural que suponían
la destrucción de los campos. Estos eran la parte más inestable
de la comunidad ya que la población podía retirarse en caso de
peligro.

Cimarrón apareció por primera vez en Venezuela en el año


1535. El cimarronaje, como parte de la cultura americana,
representa el enfrentamiento, la huida, la evasión de las y los
esclavos y sus descendientes en búsqueda de liberarse de las
diversas formas de opresión a las que se vieron sometidos.

Ante la crueldad y la privación de libertad a que fueron


sometidos los y las africanas durante el sistema esclavista, se
produjeron levantamientos y “cimarronaje frontal”, así como lo
que ha denominado “cimarronaje jurídico”.

CIMARRONAJE FRONTAL

En el cimarronaje frontal encontramos las formas de luchas


descerrajas contra el sistema esclavista en todas sus
expresiones. Así surgen los levantamientos de esclavizados y
esclavizadas desde el siglo XVI .

Bastante pellejo había dejado prendido a los


látigos…
Cuando iban a amarrarlo para otra tandas de
azote,
Miguel arrebato una espada y se perdió en el
monte.
Otro esclavos de las minas de Buria huyeron
tras el.
Los indios se sumaron a los cimarrones.
Así nació el… ejercito que ataco a las minas
y embistió contra la recién nacida ciudad de
Barquisimeto.
Después los alzados se vinieron montaña
Eduardo Galeando. Los nacimientos.
1982

Tomado del libro: El Negro Miguel y la primera


Revolución Venezolana.

HERRERA S. Jesús María. Caracas, Vadel Hermanos


editores. 2003:95

- EL NEGRO MIGUEL – MIGUEL DEL BARRIO


1522

Negro Miguel o El Rey Miguel, Era un esclavizado


africano trasladado de Puerto Rico a Venezuela para
trabajar en las Minas de Oro. Quien el 22 de diciembre
de 1522, estableció alianza con los indígenas Jirajaras y
Gayones del área de La Guajira y del Lago de Maracaibo,
y con los africanos esclavizados para exigir su libertad
ante el intenso trabajo a que eran sometidos en las Minas
de Oro en el pueblo de Buria (estado Lara) , 200
kilómetros al oeste de Caracas, miles de cimarrones
huyeron de moradas y plantaciones de sus amos blancos
y crearon decenas de comunidades libres o ”cumbes”,
base de poblaciones de mayoría negra que se
desarrollaron en costas y llanuras. Este hecho es
considerado el primer levantamiento contra la
explotación colonial en Venezuela – La revolución de los
esclavos de Nueva Segovia de Buria.

Con el levantamiento fue nombrado rey, a su hijo


príncipe y a su mujer, Giomar, reina. Formado una raza
de color llamada Giomar. Esta alianza efectiva liderizada
por el Rey Miguel atacaron centros poblados de los
españoles, liberaron El Tocuyo, neutralizaron la esclavitud
de la dominación europea. El Negro Miguel es un
personaje sumamente importante en nuestra historia por
que es el primero en liderizar un gesto de rebeldía y
formar un movimiento revolucionario de independencia.

Muere en Barquisimeto en un enfrentamiento ante la


superioridad bélica de los españoles. Este fue el primer
gesto libertario de los y las africanas y sus descendientes
en territorio venezolano.

Unos de los lideres que lo acompaño en esta rebelión


esclavista fue el Negro Felipe, quien después de la
muerte heroica del Negro Miguel paso hacer el jefe del
imperio lucho contra la esclavitud como lo hacia Miguel.

El Negro Felipe fue un ser anónimo, que al momento


que este muere, toma el poder para seguir con lo que ya
había iniciado el negro miguel, lamentándolo mucho el
negro Felipe también sucumbe, aparentemente sin penas
ni gloria. Su cuerpo desapareció misteriosamente y en el
torno a el entretejen hazañas increíbles, cuentos
insólitos, y su figura comienza a tomar fuerza dentro del
mundo espiritual. Su alma es invocada y el negro Felipe
baja, habla aconseja, cura, realiza toda clase de
actividades a través de médium, y la fama le ha recorrido
en el mundo esotérico al ser unas de las entidades mas
respetadas, es un adalid de él bien.
La resistencia política cultural afrovenezolana,
pervive hoy en nuestra pluriculturalidad religiosa en
forma divinizada, como un -Espíritu de Luz- de la Corte
Africana del Culto de María Lionza, en el encontramos a
Miguel como un personajes sagrado invocado para guiar
el destino histórico individual y colectivo.

....“El espiritismo afroindígena de


María Lionza, que surgió como respuesta
a la imposición católica.
Decimos afroindígena, ya que los
componentes esenciales de esta
“espiritualidad” son indígenas y africanos
en sus mayores referencias
Espirituales“....
Jesús Chuco García
Afrodescendientes e inclusión en el proceso bolivariano
venezolano
Caracas, 1ra edicion--, Ministerio de Comunicación e
Información. 2005:16.

_ ANDRÉS LÓPEZ DEL ROSARIO - ANDRESOTE

Andrés López del Rosario, conocido como Andresote,


fue un afrodescendiente de Nirgua que se levantó contra el
monopolio de la compañía Guipuzcoana que comenzó
funcionar en el país en 1728, la cual tenía como funciones
la monopolización del comercio y la introducción de
esclavos en Venezuela. Los vascos eran dueños de esta
compañía que contrató la Corona española para combatir
el contrabando, y al mismo tiempo comenzaron aplicar un
sistema de terror contra los africanos y sus descendientes
que habían logrado su libertad. Esta compañía azotaba a
comerciantes y la población en general para apoderarse de
toda la producción cacaotera y otros rubros.
Andresote, conjuntamente con otras personas de la
región se levantó, en 1732 , quien realizó la primera
confrontación contra la compañía y comienza a sabotear
las acciones de la compañía Guipuzcoana. Su radio de
acción era el río Yaracuy que desembocaba en Aroa, la
zona que es hoy el Municipio Veroes, San Felipe, entre
otros sitios. Andresote nunca fue apresado y su
movimiento constituyó el primer alzamiento
antimonopolista en la historia de Venezuela.

La construcción del Cumbe Quilombo de Ocoyta


(Barlovento-estado Miranda), liderada por el africano
Guillermo Rivas, entre los años 1768-1771, se
constituyó en una referencia libertaria durante tres años
para los africanos y sus descendientes esclavizados en
esa región.

El alzamiento de José Leonardo Chirino (1795) en


Curimagua (serranía de Coro, estado Falcón),
como resultado de la influencia de la rebelión
haitiana de 1791. Esta rebelión es catalogada,
según la historia oficial, como la primera rebelión
pre-independentista. Hoy, los restos simbólicos de
José Leonardo Chirino reposan en el Panteón
Nacional. Pocas veces se menciona a las mujeres
que participaron activamente en los procesos de
cimarronaje en Venezuela. Un ejemplo de ello lo
tenemos en los Cumbes de Ocoyta, donde
participó Manucha Algarín; el Cumbe de Taguaza,
donde la africana de nombre cristiano Josefina
Sánchez motivó a Miguel Geranio Guacamaya
para construir ese espacio liberado. Más de ciento
veinte mujeres africanas esclavizadas en
Barlovento participaron a lo largo del siglo XVIII en
las rebeliones, cumbes, conspiraciones en los
valles de Barlovento; con Andresote, en Yaracuy;
con José Leonardo Chirino, en Coro. Pero también
hicieron lo mismo en el proceso de cimarronaje
jurídico. Algunas esclavizadas compraron su
propia libertad y la de sus hijos a través del
trabajo de las haciendillas y de las testamentarias.

Éstas serían las rebeliones más destacadas de los africanos


y sus descendientes, lo que hemos denominado el “cimarronaje
frontal”, por sólo mencionar algunas. Hubo sesenta rebeliones a
lo largo y ancho de todo el país en el sistema colonial y post-
independentista.

CIMARRONAJE JURÍDICO

El cimarronaje jurídico se destaca por la libertad


conseguida por testamentarias, es decir, la libertad que el
hacendado le daba a algunos de sus esclavizados por motivo
religioso de compasión. Otras formas de comprar la libertad era
a través del trabajo de “haciendillas”, un sistema jurídico
establecido en el Código Negro de 1789 Archivo General de la
Nación), en el cual se sostenía que si los amos no podían
alimentar ni cubrir las necesidades de los esclavizados, tenían
que darle un pedacito de tierra para que éstos la cultivaran y
vendieran sus frutos; lo que fue aprovechado por los
esclavizados para acumular dinero y comprar su libertad.

“El cimarronaje jurídico fue la forma legal


establecida por la Ley de Indias, a través de la cual
los y las esclavizadas podían obtener su libertad;
como es el caso del africano José del Rosario
Blanco, fundador de Curiepe: (pueblo de negros
libres), fugado de Curazao, quien obtuvo su
libertad por haber servido en el ejército español. “

Jesús Chuco García:


1988 pg. 63

En Venezuela conseguimos muchos casos de


esclavizados y esclavizadas que compraron su libertad partiendo
del sistema de haciendillas.

Este Código Negro, emitido el 31 de mayo de 1789,


constaba de varios capítulos como el referido a la educación,
reorientada esencialmente a la conversión católica a través de
una permanente instrucción, luego bautismo, oír misa y cumplir
con los santos sacramentos.

Otro capitulo del Código Negro se refería a la ocupación de


los esclavos, donde se expresaba que:

“la principal ocupación de los esclavos debe ser


la agricultura y demás labores del campo, y no
de los oficios de la vida sedentaria”

Es ahí donde se les da dos horas diarias para el descanso,


pausa que los esclavos empleaban para trabajar en un pedacito
de tierra llamada haciendas, para cultivar frutos menores que
luego podían vender. Sin embargo, los amos no cumplían con
este Código, que era una réplica del Código Negro de Colbert
(Francia-1695); de ahí la prosecución permanente de fugas,
levantamientos y enfrentamientos de la población esclavizada.
Todo este movimiento libertario de los y las esclavizadas
en los primeros años de la conquista y colonización española
fueron los antecedentes de la guerra de independencia que se
inició en Venezuela a partir del año 1808.

La esclavitud fue “oficialmente abolida” en Venezuela el 24


de marzo de 1854 , cuando afectaba a unas 25.000 personas,
tres por ciento de la población de la época.

El valor político del cimarronaje, como se conoce en


Nuestra América la rebelión de esclavos negros que huían a
zonas deshabitadas en las que podían vivir libres, durante la
dominación española y hasta que las nuevas repúblicas abolieron
la esclavitud, se debe a que:

”para mostrar la presencia de las culturas


africanas en Venezuela se ha privilegiado lo
accesorio u ornamental, como la música, la
vestimenta o la participación en el culto católico,
sin replantearse lo más profundo, que fue su
sometimiento a la esclavitud y la rebelión
destacada por los cimarrones”,

Jesús Chucho García.

Fenómenos similares se registraron en otros lugares de


concentración de esclavos, como Cuba, Haití o Brasil.

Las plantaciones de cacao fueron las explotaciones que


más intensamente utilizaron mano de obra esclava durante la
colonia española y primeras décadas de la vida republicana, y
desde allí se producían las fugas hacia los cumbes, primero, y las
migraciones a poblaciones costeras y ciudades como Caracas, a
lo largo del siglo XX.
En la exposición resaltan la variedad de
tambores, con nombres como cumaco, mina,
chimbangle y quimbángano, empleados en las
festividades de las comunidades libres y
esclavizadas, pero también ”

como vehículo de comunicación en


tiempos de persecuciones y rebeliones”,

destaca García.

”Queremos que se reconozca el cimarronaje como


aporte a las luchas de Venezuela por su libertad,
con expresiones de punta como la rebelión de
Miguel, la del zambo Andresote en Yaracuy (centro
del país) en 1732 y la del precursor de la
independencia José Leonardo Chirinos”,

Quien se alzó contra el poder español en 1795 en la sierra de Coro (noroeste) y, hecho preso,
al año siguiente fue decapitado.

Fueron acciones que realizaban los negros esclavos de


escapar hacia lugares inhóspitos, en busca de libertad, ese acto
recibía el nombre de "manieles", espacio donde los negros
esclavos eran sus propios jefes, y tomaban sus decisiones en un
estado de democratización y libertad.

Fue así como las personas esclavizadas huían de los


sistemas carcelarios, llamadas haciendas de cacao u otras
unidades productivas. Cuando escapaban al monte, los
esclavistas le colocaban el nombre de cimarrones. Y los
esclavizados, al estar alejados de la hacienda, construían
espacios liberados llamados cumbes, como por ejemplo el de La
Chapa (La Sierra - estado Falcón), Taguaza y Ocoyta (Barlovento-
Miranda), La Troja (La Guajira-Zulia).
Hombres y mujeres sometidos al calvario de la
esclavización se levantaron para recobrar su libertad, su derecho
a ser persona, a tener una familia, una sociedad más justa e
igualitaria.

En Venezuela, los esclavizados huían de las haciendas de cacao u otras


unidades productivas. Cuando escapaban al monte, los esclavistas le colocaban el
nombre de cimarrones. Y los esclavizados, al estar alejados de la hacienda,
construían espacios liberados llamados cumbes, como por ejemplo el de La Chapa
(La Sierra - estado Falcón), Taguaza y Ocoyta (Barlovento-Miranda), La Troja
(La Guajira-Zulia).

CUMBES:

Hombres y mujeres sometidos al calvario de la


esclavización se levantaron para recobrar su libertad, su derecho
a ser persona, a tener una familia, una sociedad más justa e
igualitaria.

CIMARRONES QUE MARCARON LA LUCHA POR LA


LIBERTAD EN VENEZUELA

ANDRESOTE (1732):

Andrés López del Rosario, conocido como Andresote, fue un


afrodescendiente de Nirgua que se levantó contra el monopolio
de la compañía Guipuzcoana que comenzó funcionar en el país
en 1728. Los vascos eran dueños de esta compañía que contrató
la Corona española par combatir el contrabando, y al mismo
tiempo comenzaron aplicar un sistema de terror contra los
africanos y sus descendientes que habían logrado su libertad.
Esta compañía azotaba a comerciantes y la población en general
para apoderarse de toda la producción cacaotera y otros rubros.
Andresote, conjuntamente con otras personas de la región
se levantó, en 1732 y comienza a sabotear las acciones de la
compañía Guipuzcoana. Su radio de acción era el río Yaracuy que
desembocaba en Aroa, la zona que es hoy el Municipio Veroes,
San Felipe, entre otros sitios. Andresote nunca fue apresado y su
movimiento constituyó el primer alzamiento antimonopolista en
la historia de Venezuela.

Rebelión de los congos y loangos

En 1748, se planificó desde los Valles del Tuy y la ciudad de


Caracas una rebelión para combatir al colonialismo español y
construir una sociedad distinta a la sociedad colonial que se
sustentaba sobre la esclavitud.

Los y las esclavizadas aprovecharían las celebraciones del día de


Corpus Cristis y el día de San Juan. El epicentro era San Francisco
de Yare y puntos estratégicos del centro de la ciudad de Caracas
como la Esquina La Pelota.

Esta rebelión fue desmontada por los organismos de seguridad


del régimen colonial. En caso de que esta rebelión hubiese
triunfado el cuadro del poder quedaría así: Francisco Loango
(teniente general), Manuel Loango (alcalde), Simón Loango
(procurador).

La revolución de Chirinos

En 1795 se levantó José Leonardo Chirinos, conocido como el


zambo Chirinos, en el lugar de Macanillas, Sierra de San Luis,
estado Falcón. La humillación a que eran sometidos los y las
esclavizadas en Coro y la Sierra de San Luis, así como el cobro
de alcabala que sufrían los pequeños agricultores de esta región
provocó este levantamiento. José Leonardo fue ayudado por dos
grandes maestros. Uno llamado Cocofio, curandero y José
Caridad Gonzáles, ambos de origen Loango. Esta rebelión enfiló
sus energías contra los esclavistas de las haciendas. El poderío
militar español sometió la rebelión de Chirinos quien fue
capturado y trasladado a Caracas y degollado, un año mas tarde,
el 17 de diciembre de 1796.

De todas estas rebeliones y movimientos antiesclavista, solo la historiografía


oficial toma en cuenta la rebelión de José Leonardo Chirinos como movimientos
preindependentistas, lo cual nos parece justo. Pero las otras debemos considerarlas
también como movimientos preindependentistas donde debemos destacar la
participación de las mujeres esclavizadas que luego se convirtieron en cimarronas
corriendo el mismo riegos que los cimarrones.

Los Palenques

Desde los inicios del periodo colonial muchos esclavizados


se volvieron cimarrones y conformaron pequeñas bandas en las
montañas. De manera espontánea fueron tomando conciencia de
grupo hasta que se convirtieron en apalencados y fundaron
poblados autónomos llamados palenques. Estas comunidades
agrícolas se ubicaron en sitios de difícil acceso protegidos por
fortificaciones en forma de empalizadas y fosos escondidos, y
defendidos por gente equipada con arcos, flechas y armas de
fuego. En los reportes del gobernador de Cartagena, Gerónimo
de Suazo, se menciona que cuando los soldados españoles
lograban hallarlos para destruirlos, se encontraban con aldeas
bien dispuestas en las que predominaban cultivos de maíz,
gallinas y yuca.

Los palenques albergaban gentes de diversos orígenes


africanos. El liderazgo político, militar y religioso fue una
constante en este tipo de sociedades guerreras organizadas por
grupos de edad, es decir, mediante un sistema que propendía
por la reunión de todas las personas según sus años y su sexo.
Esta forma de articular a la colectividad era una respuesta
táctica a la necesidad de mantener en pie de guerra partidas de
soldados dispuestos a defender el palenque.

El Palenque de San Basilio, situado a 60 km de Cartagena,


es una comunidad de descendientes de cimarrones africanos del
siglo XVII. Domingo Biohó fue el líder mítico cuya fiereza quedó
plasmada en los reportes que los gobernadores de la Provincia
de Cartagena enviaban a la Corona. Desde 1603, la fuga de
esclavizados de la ciudad de Cartagena y sus alrededores
inquietó a las autoridades. Los fugitivos no sólo partían con las
herramientas de labranza y las armas de fuego, sino que
fundaban pueblos en las ciénagas inaccesibles de la región.
Desde sus fortalezas descendían al valle del río Magdalena para
asaltar las embarcaciones que transportaban víveres, oro y todo
tipo de mercancías. La guerra duró casi un siglo hasta que, en
1691, el rey de España optó por la negociación y les otorgó las
tierras en las que habían levantado sus poblados
Gracias a los documentos coloniales se sabe que los
palenques de la costa Caribe, en especial los que estaban
situados en los Montes de María, como el Palenque de San
Basilio, tuvieron una economía de subsistencia basada en
sementeras de yuca y maíz, y que establecieron contactos con
los esclavizados de las haciendas vecinas, quienes les servían de
intermediarios para cambiar pequeñas cantidades de oro
extraído de las arenas auríferas de los ríos por medio de armas
de fuego.

Ubicación de los Palenques

La documentación colonial muestra que desde muy


temprano hubo palenques en la Península de La Guajira y en las
gobernaciones de Santa Marta y Cartagena. En el siglo XVI esta
última contó con asentamientos de fugitivos ubicados en los
alrededores de los pueblos de San Sebastián de Buenavista,
Tofeme en el partido de Tolú y la barranca de Malambo. Estos
palenques estaban densamente poblados.

En el siglo XVII el inconformismo de los esclavizados aumentó y


los palenques se multiplicaron. En la Provincia de Cartagena
fueron numerosos. Estaban diseminados a lo largo y ancho del
territorio, ocupando el norte, centro y sur de la provincia. En el
norte, la actividad se concentraba en la Sierra del Luruaco,
donde tenían gran influencia los poblados rebeldes designados
con los nombres de Betancur y Matuberé. En el centro, las
comunidades cimarronas de San Miguel y El Arenal, situadas en
las estribaciones de la Sierra de María, eran reconocidas por su
larga tradición de rebeldía y porque contaban con más de
doscientos cimarrones cada una. En el sur, los asentamientos de
Cimarrón y Norosi se establecieron en la Serranía de San Lucas y
ejercieron su dominio en los territorios situados entre los ríos
Magdalena y Nechí. Tanto en estos como en los del centro
convivieron criollos y deportados africanos de diversos

B- Proceso de aculturación religiosa


La Iglesia Católica, en complicidad con el poder militar-administrativo,
inició un proceso de aculturación para eliminar las creencias
religiosas de los esclavos. Para ello desarrolló un proceso de
“conversión” hacia el catolicismo, creando una tortuosa práctica
de iniciación que comenzaba a las 5 de la mañana, la cual coincidía
con el horario de trabajo, para inculcar en los esclavos la sumisión
y el fatalismo como actitud ante la vida. Sin embargo, y a
pesar de tal aculturación, hoy en día subsisten en Venezuela y en
todo el Continente prácticas religiosas de las distintas etnias africanas.

En nuestro país hay dos tendencias religiosas producto de


ese proceso:
1-.Las prácticas afrocatólicas, que fueron la estructuración de un
paralelismo (no sincretismo) religioso entre el catolicismo y los
elementos religiosos africanos, expresados a través de la reinterpretación
que los africanos hicieron de las imágenes católicas
que los europeos occidentales intentaron imponer como
“santos patronos”.
2-.
El espiritismo afroindígena de María Lionza, que surgió como
respuesta a la imposición católica.
Decimos afroindígena, ya que los componentes esenciales de esta
“espiritualidad” son indígenas y africanos en sus mayores referencias
espirituales.

C-Proceso de despersonalización
Una de las estrategias que contribuyó a la sumisión de los africanos
y a sus descendientes fue el reforzamiento psicológico de que
ellos (los esclavizados) no eran personas, no tenían una identidad,
y estaban sujetos de por vida a ser esclavos; ya que la única manera
de ser persona consistía en obedecer a la voz del amo. Uno de
los actos más viles del Imperio español fue eliminar los nombres
16
Afrovenezolanidad
Prohibida su venta
originales de los africanos y sus descendientes, y colocarle a cambio
un nombre católico, apostólico y romano.
Sabemos que dentro de las culturas tradicionales de África, el
nombre de las personas encierra un símbolo, una historia y un destino.
Al cambiarle el nombre a los esclavos, los colonizadores estaban
borrando la memoria histórica de las civilizaciones originarias.
Muy poco se conservaron en nuestro país los nombres de esas
etnias; a diferencia de Colombia, nación que tiene el mayor número
de etnónimos africanos del Continente americano.
D- Pérdida de las lenguas originales africanas
La lengua, instrumento esencial que sintetiza la identidad, la cultura,
la religiosidad, fue en la mayoría de los casos eliminada. Esa
estrategia fue fundamental para evitar la comunicación entre los
esclavizados. En las Américas y El Caribe, muchas lenguas africanas
se diluyeron en lenguas indígenas y europeas; y surgieron otras
como el creole, garifuna, palenque y las lenguas simbólicas religiosas
de la Regla de Ocha-Abakua-Arara-Kongo (Cuba) o del
Candomblé (Brasil).
En Venezuela no se conservaron lenguas de origen africano, con
excepción de una especie de creole que se habla en el oriente del
país (estado Sucre y estado Bolívar) como resultado de contactos
desde la época de la Colonia con cimarrones e inmigrantes de El
Caribe anglófono y francófono, que se desplazaron hacia esos
lugares de Venezuela desde mediados del siglo XIX.
E- La violencia sexual
La violación sexual hacia la mujer africana, por parte de los amos,
fue una actitud permanente en el sistema esclavista. Al mismo
tiempo, la explotación del vientre de la mujer, para producir nuevos
esclavizados y esclavizadas, constituyó una estrategia económica
para construir “haciendas” de esclavos.

Clasificación