You are on page 1of 6

Neurona y conducta

Neurona: unidad básica del sistema nervioso. El sistema nervioso (SN) está
compuesto de billones de neuronas distribuidas a través de todo el cuerpo. Las
células nerviosas, o neuronas, tienen la función de recibir y enviar información a
diferentes partes del cuerpo.

ESTRUCTURA Y FUNCION DEL SISTEMA NERVIOSO:

La unidad básica del sistema nervioso es la NEURONA cuya función es la


conducción de los impulsos nerviosos. Las neuronas se articulan anatómicamente y
funcionalmente de forma muy compleja. En el cerebro se hayan unos 10.000
millones de neuronas.

EL COMPORTAMIENTO HUMANO:

En el sistema nervioso el cerebro es el órgano básico de las formas de


comportamiento. El comportamiento humano consiste en todo aquello que hacemos
para cuidar, mantener y desarrollar nuestra vida.

Se pueden distinguir 2 dimensiones: LA PUBLICA es la exterior, la observable (la


conducta).

LA PRIVADA es la interna, la intima, accesible solo a la persona que piensa, que


siente, que proyecta o tiene la experiencia de su propia vida. (la conciencia).

Todo comportamiento implica una conducta, pero no necesariamente una vida


mental consciente.

LA SENSIBILIDAD HUMANA: aunque los impulsos nerviosos que se originan son


todos de la misma naturaleza las cualidades sensoriales que se derivan de ellas
varían. El que semejantes impulsos se transformen en experiencia acústica, olfativa,
visual o de otra clase después depende de la zona de proyección que sea activada.

Para que un sujeto viva una experiencia sensorial no basta que las excitaciones
sensoriales originen impulsos aferentes hacia zonas de proyección de la corteza, es
preciso que a la vez el sistema de activación ascendiente, entre en acción tonificando
la corteza a través de un bombeo generalizado de impulsos que la dispongan para la
aparición de la consciencia.

LA INTEGRACION, no recoge solo los impulsos nerviosos que provienen de los


sentidos y los transforma en estados de consciencia. De estas integraciones salen los
mandatos de la acción, en forma de impulsos eferentes dirigidos a los músculos y
glándulas encargadas de ejecutar las conductas pertinentes. Entre los estímulos y
las respuestas ocurren muchas cosas. Un organismo no responde siempre de igual
manera al mismo estimulo ni tiene que responder de distinta forma a diferentes
estímulos.

Estos sistemas poseen su propia acción, adecuando a la actividad de cada momento


a los fines vitales de supervivencia y desarrollo.
EL tema de la conducta es complicado. Podemos estudiarlo desde la psicología, la
biología, la sociología y muchas otras ciencias que interactúan entre sí para brindar
una mayor comprensión acerca, tan sólo, de lo que podemos llamar conducta.

Por otra parte, desde un enfoque puramente epistemológico, todo lo que hacemos es
conducta, es decir, no hay nada que sea contrario a la conducta. Es decir, hablar o
callar ambas son conductas. Por lo que el estudio de algo que no se puede dejar de
hacer es todavía más complicado. Por ahora, nos adentraremos al aspecto mágico
de la biología y sobre todo su relación con lo que hacemos.

Me sorprende ver que ahora muchas personas hablan de neuronas y problemas de


comportamiento, sin saber, en la mayoría de las veces, a lo que se refieren. Quizás es
debido a la proliferación de programas que dan información pero no formación
sobre estos temas tan intrincados y que luego despiertan muchas dudas.

Las neuronas son las células del sistema nervioso central SNC (de aquí en adelante)
de estas se dividen en células gliales y las neuronas. Las neuronas cuentan con un
axón( o varios son los principales encargados de transmitir la información eléctrica
o potencial de acción) un cuerpo celular y unas ramificaciones llamadas
dendritas( encargadas principalmente de recibir información, aunque no sea su
única función). El medio de comunicación entre neuronas es bioeléctrico, es decir,
funcionan a partir de cambios de concentración entre potasio y calcio (dentro y
fuera de la neurona) que produce un potencial de acción o impulso eléctrico que
viaja por el axón hasta llegar al final y ordenar que ciertos neurotransmisores
(dopamina, serotonina, acetilcolina, etc) se liberen y produzcan un cambio en la otra
neurona o célula nerviosa que a su vez llevará ese impulso nervioso a su destino (ya
sea a la neurona o aun músculo). Todo este proceso es llamado sinapsis, aunque
parece simple se requiere de un sin fin de variables para que se lleve a cabo, aunque
es muy frecuente.

Es así como las neuronas se comunican, pero ¿qué tiene que ver la mentada sinapsis
con la conducta humana? Pues bien, como vimos todo lo que hacemos es conducta,
así pues levantar el brazo, ya sea para pedir la palabra, amenazar, o simplemente
para demostrar que eres libre de tus actos, es posible gracias a la combinación de
las neuronas con los músculos y con otras partes implicadas en el cerebro (cerebelo,
tálamo, hipotálamo, etc). Así desde la corteza frontal en donde planeas tu acción
(levantar el brazo) pasando por el área de la corteza motora (donde se llevan a cabo
miles de conexiones sinápticas) en contribución con el cerebelo que coordina tu
movimiento y otras áreas asociativas que coadyuvan para que la acción sea lo mejor
posible, se llevaron acabo miles de conexiones o sinapsis en tan sólo unos
milisegundos.

Esto lo puedes aplicar en cualquier movimiento o conducta que tú puedas o los


humanos podamos hacer. Hablar es una función del cerebro y las neuronas, gracias
a nuestra corteza motora y sensorial podemos hablar y producir sonidos que son
interpretados como fonemas por los otros (pues ellos también tienen un cerebro y
un código convencional o igual al nuestro con respecto a esos fonemas). Si esa parte
del cerebro se daña (está en la corteza frontotemporal llamada área de Broca en
combinación con el área de Wernicke) tú no podrías entender lo qué decimos o
escribimos o no entenderías lo que decimos, y en el peor de los casos no podrías
comunicarte con tu lenguaje, pues ese centro está dañado

Si piensas en un deporte, es gracias a la capacidad de las neuronas de


interconectarse y formar agrupaciones que puedes aumentar tus habilidades en tal
o cual deporte. Para salir de tu casa a comprar unas galletas, necesitas, planear lo
que harás, cómo lo harás, te situarás en un espacio-tiempo y deberás llevarlo a cabo,
todo ello con participación de las excelentes neuronas que nos permiten movernos,
planear, y ejecutar lo que pensamos.

Las neuronas tienen la capacidad de comunicarse con precisión, rapidez y a larga


distancia con otras células, ya sean nerviosas, musculares o glandulares. A través de
las neuronas se transmiten señales eléctricas denominadas impulsos nerviosos.

Estos impulsos nerviosos viajan por toda la neurona comenzando por las dendritas,
y pasa por toda la neurona hasta llegar a los botones terminales, que pueden
conectar con otra neurona, fibras musculares o glándulas. La conexión entre una
neurona y otra se denomina sinapsis.

Las neuronas conforman e interconectan los tres componentes del sistema nervioso:
sensitivo, integrador o mixto y motor; De esta manera, un estímulo que es captado
en alguna región sensorial entrega cierta información que es conducida a través de
las neuronas y es analizada por el componente integrador, el cual puede elaborar
una respuesta, cuya señal es conducida a través de las neuronas. Dicha respuesta es
ejecutada mediante una acción motora, como la contracción muscular o secreción
glandular.

La perspectiva de la neurociencia puede estudiar los circuitos cerebrales que


desencadenan en estado físico.

La perspectiva de la evolución puede analizar la forma como el enfado ha


facilitado la supervivencia de los propios genes.

La perspectiva de la genética de la conducta estudiaría la forma como la


herencia y la experiencia influyen en nuestras diferencias individuales de
temperamento.

La perspectiva conductista podría estudiar las expresiones faciales y los gestos del
cuerpo que acompañan al enfado, o podrían intentar determinar qué estímulos
externos dan como resultado respuestas de enfado o actos agresivos.

La perspectiva cognitiva estudiaría la forma como afecta a nuestro enfado la


interpretación de una situación y como afecta a nuestro pensamiento el enfado.

La perspectiva sociocultural exploraría las situaciones que provocan un mayor


enfado y la forma como las expresiones del enfado varían en los distintos contextos
culturales.

La ciencia psicológica también es una profesión que ofrece ayuda en cuestiones tan
prácticas como la felicidad en el matrimonio, la superación de la ansiedad o de la
depresión y la educación de los niños. La psicología clínica estudia, evalúa y trata a
personas con problemas. Los psicólogos clínicos administran e interpretan tests,
ofrecen psicoterapia, dirigen programas de salud mental y hacen investigación, en
contraste con la psiquiatría que también ofrecen psicoterapias, son doctores en
medicina autorizados para recetar fármacos y también para tratar las causas físicas
dedicadas a la salud mental, algunos están influidos por la perspectiva
psicoanalítica de Sigmund Freud, que identificó problemas que surgen de los deseos
inconscientes, de los traumas reprimidos o de conflictos de la infancia sin resolver.

El circuito eléctrico del cuerpo, el sistema


nervioso, consiste en miles de millones de
células individuales denominadas neuronas
Una neurona recibe señales de otras a través
de las ramificaciones de sus dendritas y del
cuerpo celular, combina estas señales en el
cuerpo celular y transmite un impulso
eléctrico (el potencial de acción) a o largo de
su axón. Cuando estas señales llegan al final
del axón, estimulan la liberación de los
mensajeros químicos llamados
neurotransmisores. Estas moléculas
transmites sus mensajes excitadores o
inhibidores cuando cruzan el espacio sináptico
que se encuentra entre las neuronas
adyacentes. Los investigadores están
estudiando los neurotransmisores para
discernir su papel en la conducta y en la emoción. Algunos fármacos (agonistas)
imitan a algunos neurotransmisores específicos; otros (antagonístas) los bloquean.

Diremos pues que las neuronas del sistema nervioso central que se encuentran en el
cerebro y en la médula espinal se comunican con las neuronas sensoriales y
motoras del sistema nervioso periférico. El SNP., tiene dos visiones principales: el
sistema nervioso autónomo, que, a través de sus divisiones simpáticas y para
simpática controla nuestros músculos involuntarios y las glándulas del sistema
endocrino. Las hormonas secretadas por las glándulas endocrinas viajan a través
del torrente sanguíneo y afectan a otros tejidos, incluido el cerebro.

El cerebro, podríamos decir que el órgano más fascinante del universo está siendo
sondeado y cartografíado por una nueva generación de exploradores neuronales.
Las redes cerebrales de nivel inferior sostienen las funciones básicas de la vida y
hacen posible la memoria, las emociones y los impulsos básicos. En la parte superior
del cerebro, las redes neuronales de los hemisferios cerebrales configuran equipos
de trabajo especializados que nos hacen posible la percepción, el pensamiento y el
habla.

Las observaciones clínicas, dentro de los métodos de


investigación han revelado desde hace tiempo los efectos
generales del daño producido a diferentes áreas del cerebro.
Pero en la actualidad las técnicas de escáner por TAC y RM
revelan las estructuras cerebrales y los registros del EEG, la
TEP y de la RM funcional revelan la actividad cerebral.
Lesionando quirúrgicamente o estimulando eléctricamente
áreas específicas del cerebro, registrando la actividad eléctrica de la superficie
cerebral y presentando la actividad neuronal en imágenes de escáner cerebral con
ayuda informática, los neurocientíficos exploran las conexiones entre el cerebro, la
mente y la conducta. Vamos a explicar a continuación como gobierna la conducta el
cerebro. El tronco cerebral empieza donde la médula espinal se ensancha para
formar el bulbo raquídeo, que controla el latido cardíaco y la respiración. Dentro
del tronco cerebral, la formación reticular controla la excitación. Encima del tronco
cerebral se encuentra el tálamo, que es la centralita sensorial del cerebro. El
cerebelo, pegado a la parte trasera del tronco cerebral, coordina el movimiento
muscular. Entre el tronco cerebral y la corteza se encuentra el sistema límbico, que
está relacionado con la memoria, las emociones y los impulsos. Uno de sus centros
neuronales, la amígdala, está implicada en las respuestas de agresión y de miedo.
Otro centro, el hipotálamo, participa en diversas funciones de mantenimiento del
cuerpo, de gratificación placentera y de control del sistema endocrino. Cada
hemisferio de la corteza cerebral, el tejido neuronal que cubre a los hemisferios
tiene cuatro áreas geográficas: la frontal, la parietal, la occipital y los lóbulos
temporales. Dentro de estos lóbulos existen unas pequeñas regiones bien definidas
que controlan el movimiento muscular y que reciben información de los sentidos del
cuerpo. Sin embargo, la mayor parte de la corteza cerebral(sus áreas asociativas) no
está dedicada a estas funciones y, por tanto está libre para procesar otras
informaciones.

Algunas regiones del cerebro cumplen funciones específicas. El cerebro divide su


labor en subtareas especializadas y después integra los resultados procedentes de
sus redes neuronales. Así pues, las emociones, pensamientos y conductas humanas
son el resultado de una coordinación intrincada de muchas áreas del cerebro. Por
ejemplo, el lenguaje depende de una cadena de acontecimientos que tienen lugar en
diversas regiones cerebrales. Hablemos ahora de cómo hace tiempo ya, las
observaciones clínicas revelaron que el hemisferio cerebral izquierdo es crucial para
el lenguaje. Los experimentos con pacientes de cerebro partido han afinado
nuestros conocimientos sobre las funciones especiales de cada hemisferio.
Comprobando la actividad de los dos hemisferios por separado, los investigadores
han confirmado que en la mayoría de las personas el hemisferio izquierdo es el más
verbal y el derecho está especializado en la percepción visual y en el reconocimiento
de la emoción. Los estudios de personas sanas con cerebros intactos confirman que
cada hemisferio contribuye de forma única
al funcionamiento integrado del cerebro.

Referente a la genética, diremos que los


genes son segmentos de moléculas complejas
de ADN Estas unidades bioquímicas de la
herencia proporcionan las instrucciones a
las moléculas de proteínas que constituyen
las piezas con las que se construyen nuestro
desarrollo físico y conductual. Los
psicólogos de la evolución estucian la forma
como la selección natural ha configurado
nuestras tendencias conductuales
universales.
Los expertos en génetica de la conducta exploran nuestras diferencias individuales
identifican la probabiliad de herencia de varios rasgos y trastornos utilizando
métodos como los estudios de gemelos y adopción. Los biologos moleculares se
unen a los psicólogos en la busca de los genes que ponen a las personas en situación
de riesgo de sufrir diferentes trastornos psicológicos.