Вы находитесь на странице: 1из 16

COMO EVITAR LA CORROSION

Debido a su grado relativamente alto de resistencia, el acero


tiene muchas ventajas como material de construcción, por lo
que los productos de acero se han utilizado en una gran
variedad de aplicaciones. Sin embargo, el problema más común
con la utilización de acero en un entorno marino es su
susceptibilidad a la corrosión. Por lo tanto, para una utilización
más efectiva de acero es necesario poseer algunos
conocimientos de los fenómenos de corrosión y sobre los
métodos existentes de protección contra los mismos.

EL PROCESO DE CORROSION

Para que el acero se corroa (es decir, para que se forme óxido)
éste debe quedar expuesto al oxígeno o al aire. Además, el
acero se corroe mucho más de prisa en presencia de otros
agentes atmosféricos como el agua (lluvia o aire húmedo) y la
sal (salpicaduras de agua salada).

Además, cuando queda inmerso en agua del mar, el acero está


expuesto también a corrosión galvánica, similar a la que tiene
lugar entre el acero y los elementos de latón de una
embarcación.

• la zona A queda expuesta a aire húmedo y a salpicaduras


de agua salada, por lo que es una zona generalmente
corrosiva para productos de acero;
• la zona B se encuentra constantemente húmeda con agua
del mar, que también contiene mucho oxígeno disuelto. Es
la zona más agresiva para el acero;
• la zona C es también muy agresiva para el acero debido a
que está presente la corrosión galvánica también.

Zonas de corrosion en un entorno marino.

SOLUCIONES CONTRA LA CORROSION

Hay cinco soluciones posibles para proteger a los productos de


acero contra los efectos de la corrosión:

Utilice acero inoxidable en lugar de acero normal. Acero


inoxidable es acero normal mezclado con otros metales como
níquel y cromo. Sin embargo, el coste del acero inoxidable hace
que éste no sea práctico para un uso diario, excepto para
pequeños elementos de ajuste como pernos y tuercas.

Recubra el acero normal con zinc. El recubrimiento de acero


con zinc, que es otro metal, es un procedimiento que se conoce
generalmente como galvanizado y es la forma más normal de
proteger pequeños objetos fabricados como anillas de amarre,
bolardos fabricados con tubos, pernos, mordazas, cadenas,
grilletes, tuberías de agua, etc.

Recubra el acero normal con plásticos especiales. El


recubrimiento del acero con plásticos especiales resistentes al
desgaste constituye otra forma de protección contra la
corrosión; sin embargo, el alto coste que implica el proceso de
recubrimiento (en talleres especializados) hace que este método
no sea práctico para uso diario.

Pinte el acero normal con pinturas especiales. El pintar el


acero utilizando pinturas especiales es el método más común de
proteger grandes estructuras de acero. Las superficies que se
van a pintar se deberán limpiar cuidadosamente con un cepillo
de acero (o preferiblemente mediante un chorro de arena). La
capa inferior deberá consistir en un imprimador basado en zinc.
La segunda y tercera capas deberán consistir en una pintura de
epoxi sobre base de brea.

Al pintar el acero, se deberán tener en cuenta los siguientes


puntos:

• Las pinturas caseras normales no son adecuadas para el


entorno marino debido a que, al igual que algunos
plásticos, envejecen con mucha rapidez cuando están
expuestas a los rayos del sol.
• El diesel, queroseno y la gasolina no son químicamente
compatibles con las pinturas marinas; habrá de utilizarse
el diluyente de pintura apropiado.
• Se deberán utilizar guantes siempre que se manipulen
pinturas basadas en epoxi.

Proteja el acero con ánodos de zinc (protección


catódica). Los ánodos de zinc se utilizan para prolongar más
aún la vida útil de estructuras de acero sumergidas en agua del
mar como, por ejemplo, pilones de acero, pontones, flotadores
metálicos, etc. Los elementos de aluminio, en contacto con
acero húmedo, quedan expuestos también a la corrosión
galvánica.
¿Qué causa la corrosión?
La corrosión ocurre cuando un metal refinado vuelve a su estado
mineral natural. La corrosión en los sistemas de agua ocurre
cuando dos superficies de metal con carga eléctrica diferente
están en contacto o unidas vía un conductor, como el agua.

¿Qué debe hacerse?


Debe añadirse un inhibidor al agua del sistema para reducir la
velocidad a la que se produce la corrosión. Para determinar el
nivel de protección existente, utilice simplemente el Protector
Test Kit de Fernox para medir la concentración de inhibidor
dentro del sistema.

Dosificación excesiva o insuficiente con inhibidores


Aunque los fabricantes especifican una dosis recomendada para
sus productos, es importante averiguar cómo actúa un producto
cuando se ha dosificado en cantidad excesiva o insuficiente. Los
productos de pasivación anódica requerirán suficiente dosis para
“recubrir” las superficies internas del sistema, mas cierta
cantidad para mantener esta película. Si la dosis es inferior al
nivel requerido para obtener suficiente protección, las
superficies expuestas de metal continuarán corroyéndose. No es
probable que una sobredosificación con inhibidores anódicos
tenga un efecto perjudicial. Los eliminadores de oxígeno y los
inhibidores catódicos no serán totalmente eficaces si se añaden
en dosis insuficientes, pero tendrán un efecto parcialmente
protector.

Impacto negativo de los contaminantes


La presencia de contaminación por residuos de fundente,
sedimentos corrosivos existentes, restos de agentes de
limpieza, o incluso por los detergentes lavavajillas, pueden
afectar adversamente el rendimiento de un inhibidor y producir
la corrosión. Para asegurarse de que el inhibidor sea lo más
eficaz posible, se aconseja limpiar perfectamente el sistema
antes de proceder al tratamiento. Fernox Water Test Kit o Total
Dissolved Solids (TDS) Meter pueden utilizarse para comprobar
que el sistema ha sido limpiado y purgado correctamente antes
de añadir un inhibidor.

INTRODUCCION
Del total de aceros fabricados al año en los países desarrollados,
se dice que un 10% se pierde en forma directa por corrosión y
otro 10% por concepto de daños mecánicos, fallas de
instalaciones y ortos fenómenos.

CORROSION

Corrosión es un ataque de un metal por reacción en su medio


ambiente.

Corrosión, desgaste total o parcial que disuelve o ablanda


cualquier sustancia por reacción química o electroquímica .

El término corrosión se aplica a la acción gradual de agentes


naturales, como el aire o el agua salada sobre los metales.

El tema tiene gran interés practico ya que se ha comprobado en


numerosos países que los perjuicios ocasionados por la
corrosión representan el 1.5% y 3.5% del producto bruto
nacional, sin recurrir a medios muy agresivos si no considerando
solamente la atmósfera se encuentra que la mayoría de los
metales en contacto con el medio ambiente forman un sistema
termodinámicamente inestable con la única excepción de unos
pocos metales llamados nobles(oro, platino,etc) todos los demás
metales en contacto con el aire deberían reaccionar
rápidamente y transformándose en óxidos

El ejemplo más familiar de corrosión es la oxidación del hierro,


que consiste en una compleja reacción química en la que el
hierro se combina con oxígeno y agua para formar óxido de
hierro hidratado. El óxido es un sólido que mantiene la misma
forma general que el metal del que se ha formado, pero con un
aspecto poroso, algo más voluminoso, y relativamente débil y
quebradizo.

CLASIFICACION

Una clasificación de los procesos de corrosión que tiene en


cuenta el medio en que se desarrolla es la que permite
distinguir los diversos factores que influyen:

De acuerdo a la naturaleza del medio corrosivo

-Corrosión Gaseosa
-Corrosión Atmosférica

-Corrosión Liquida

-Corrosión Subterránea

De acuerdo a su mecanismo

-Corrosión Química, ocurre cuando el metal reacciona con un


medio iónico y la característica principal es que no hay
circulación de corriente.

-Corrosión Electroquímica, ocurre cuando el metal reacciona con


un medio electrolito y se produce acompañada por la circulación
de corriente .La mayoría de los procesos de corrosión por agua
de mar y soluciones de sales ácidas

De acuerdo a la apariencia del metal corroído

-Corrosión Uniforme

-Corrosión Localizada

PRINCIPALES AGENTES CONTAMINANTES PARA LA CORROSION


ATMOSFERICA

-Atmosférica

Oxidación Corrosión, Radiación solar, Corrosión marina

-Biológica Corrosión Microbiológica

-Mecánica Corrosión bajo tensión y relacionadas con fuerzas


externas

CORROSION DE ESTRUCTURAS ENTERRADAS

Se entiende por corrosión la interacción de un metal con el


medio que lo rodea, produciendo el consiguiente deterioro en
sus propiedades tanto físicas como químicas. Las características
fundamentales de este fenómeno, es que sólo ocurre en
presencia de un electrólito, ocasionando regiones plenamente
identificadas, llamadas estas anódicas y catódicas: una reacción
de oxidación es una reacción anódica, en la cual los electrones
son liberados dirigiéndose a otras regiones catódicas. En la
región anódica se producirá la disolución del metal (corrosión) y,
consecuentemente en la región catódica la inmunidad del metal.

Este mecanismo que es analizado desde un punto de vista


termodinámico electroquímico, indica que el metal tiende a
retornar al estado primitivo o de mínima energía, siendo la
corrosión por lo tanto la causante de grandes perjuicios
económicos en instalaciones enterradas. Por esta razón, es
necesaria la oportuna utilización de la técnica de protección
catódica.

Se designa químicamente corrosión por suelos, a los procesos


de degradación que son observados en estructuras enterradas.
La intensidad dependerá de varios factores tales como el
contenido de humedad, composición química, pH del suelo, etc.
En la práctica suele utilizarse comúnmente el valor de la
resistividad eléctrica del suelo como índice de su agresividad;
por ejemplo un terreno muy agresivo, caracterizado por
presencia de iones tales como cloruros, tendrá resistividades
bajas, por la alta facilidad de transportación iónica.

La protección catódica es un método electroquímico cada vez


más utilizado hoy en día, el cual aprovecha el mismo principio
electroquímico de la corrosión, transportando un gran catódo a
una estructura metálica, ya sea que se encuentre enterrada o
sumergida. Para este fin será necesario la utilización de fuentes
de energía externa mediante el empleo de ánodos galvánicos,
que difunden la corriente suministrada por un transformador-
rectificador de corriente.

El mecanismo, consecuentemente implicará una migración de


electrones hacia el metal a proteger, los mismos que viajarán
desde ánodos externos que estarán ubicados en sitios
plenamente identificados, cumpliendo así su función

A esta protección se debe agregar la ofrecida por los


revestimientos, como por ejemplo las pinturas, casí la totalidad
de los revestimientos utilizados en instalaciones enterradas,
aéreas o sumergidas, son pinturas industriales de origen
orgánico, pues el diseño mediante ánodo galvánico requiere del
cálculo de algunos parámetros, que son importantes para
proteger estos materiales, como son: la corriente eléctrica de
protección necesaria, la resistividad eléctrica del medio
electrólito, la densidad de corriente, el número de ánodos y la
resistencia eléctrica que finalmente ejercen influencia en los
resultados.
FORMAS DE EVITAR LA CORROSION

Hay tres métodos para evitar la oxidación del hierro :

Mediante aleaciones del hierro que lo convierten en


químicamente resistente a la corrosión

Impregnándolo con materiales que reaccionen a las sustancias


corrosivas más fácilmente que el hierro, quedando éste
protegido al consumirse aquéllas

Recubriéndolo con una capa impermeable que impida el


contacto con el aire y el agua.

El método de la aleación es el más satisfactorio pero también el


más caro. Un buen ejemplo de ello es el acero inoxidable, una
aleación de hierro con cromo o con níquel y cromo. Esta
aleación está totalmente a prueba de oxidación e incluso resiste
la acción de productos químicos corrosivos como el ácido nítrico
concentrado y caliente.

El segundo método, la protección con metales activos, es


igualmente satisfactorio pero también costoso. El ejemplo más
frecuente es el hierro galvanizado que consiste en hierro
cubierto con cinc. En presencia de soluciones corrosivas se
establece un potencial eléctrico entre el hierro y el cinc, que
disuelve éste y protege al hierro mientras dure el cinc.

El tercer método, la protección de la superficie con una capa


impermeable, es el más barato y por ello el más común.

Este método es válido mientras no aparezcan grietas en la capa


exterior, en cuyo caso la oxidación se produce como si no
existiera dicha capa. Si la capa protectora es un metal inactivo,
como el cromo o el estaño, se establece un potencial eléctrico
que protege la capa, pero que provoca la oxidación acelerada
del hierro.

Los recubrimientos más apreciados son los esmaltes horneados,


y los menos costosos son las pinturas de minio de plomo.
Algunos metales como el aluminio, aunque son muy activos
químicamente, no suelen sufrir corrosión en condiciones
atmosféricas normales.
Generalmente el aluminio se corroe con facilidad, formando en
la superficie del metal una fina capa continua y transparente
que lo protege de una corrosión acelerada.

El plomo y el cinc, aunque son menos activos que el aluminio,


están protegidos por una película semejante de óxido.

El cobre, comparativamente inactivo, se corroe lentamente con


el agua y el aire en presencia de ácidos débiles como la
disolución de dióxido de carbono en agua —que posee
propiedades ácidas—, produciendo carbonato de cobre básico,
verde y poroso.

Los productos de corrosión verdes, conocidos como cardenillo o


pátina, aparecen en aleaciones de cobre como el bronce y el
latón, o en el cobre puro, y se aprecian con frecuencia en
estatuas y techos ornamentales.

Los metales llamados nobles son tan inactivos químicamente


que no sufren corrosión atmosférica. Entre ellos se encuentran
los antes indicados, el oro, la plata y el platino.

La combinación de agua, aire y sulfuro de hidrógeno afecta a la


plata, pero la cantidad de sulfuro de hidrógeno normalmente
presente en la atmósfera es tan escasa que el grado de
corrosión es insignificante, apareciendo únicamente un
ennegrecimiento causado por la formación de sulfuro de plata.
Este fenómeno puede apreciarse en las joyas antiguas y en las
cuberterías de plata.

La corrosión en los metales supone un problema mayor que en


otros materiales. El vidrio se corroe con soluciones altamente
alcalinas, y el hormigón con aguas ricas en sulfatos. La
resistencia a la corrosión del vidrio y del hormigón puede
incrementarse mediante cambios en su composición, ó técnicas
adecuadas

Cómo ganar la lucha contra el "cáncer del metal".

De la misma manera que Lex Luthor era el archirival de


Superman, la corrosión es el problema principal de toda persona
que posea un vehículo antiguo. Tal como Neil Young nos hace
recordar, una vez que la corrosión aparece, nunca descansa.
La evaluación
Por suerte, la mejor calidad de vida gracias a la química se
aplica a la restauración del vehículo. De la misma manera en
que los antidepresivos le "devolvieron la vida a millones de
personas", una gran variedad de aerosoles, pastas y otras
pociones pueden ayudar a detener el óxido desde el comienzo.
El producto correcto para el trabajo normalmente depende del
lugar en que se encuentre la corrosión. También hay que
considerar su intensidad.Eastwood Co. es una empresa líder en
productos de restauración para los aficionados a los autos. El
catálogo impreso de la compañía y el sitio Web son buenos
puntos de partida para detener el óxido. Hemos investigado las
soluciones a los problemas derivados de la corrosión de
Eastwood que no requieren el reemplazo del metal o el
desarmado del vehículo. (Obviamente se obtiene un acceso
óptimo a los rincones y las grietas desarmando las partes del
auto y restaurando de a un paño por vez.
Preparacion

La filosofía de Barry Scheck "garbage in, garbage out (basura


entra, basura sale)" se puede aplicar a la recuperación del metal
— el producto final es tan bueno como la superficie subyacente.
La limpieza es sumamente importante y los metales del vehículo
nunca pueden estar bien limpios durante la restauración.

Se pueden utilizar métodos de limpieza distintos de acuerdo a la


seriedad y lugar de la corrosión. Para principiantes, el lavadero
de autos del barrio o el lavado a presión ayudarán a sacar el
barro y la suciedad de los bastidores. El lavado a vapor tal vez
sea más eficaz puesto que el agua caliente ayuda a sacar la
grasa y otros lugares de contaminación. Sin embargo, los
lavados al vapor también llegan a los cables y otras partes
delicadas, por lo tanto es necesario hacerlo con cuidado. Los
métodos de "lavado en seco" incluyen la explosión controlada,
cepillado de cables y el raspado. Aquí, nos limitaremos a la
corrosión del vehículo, de lo contrario el chorro de arena es la
solución segura para sacar la corrosión de cualquier parte. Por
su cuenta, Eastwood ofrece un kit especial que incluye una
pistola de chorro de arena impulsada por un compresor, una
visera y guantes. Este método saca el óxido hasta llegar al
metal puro, pero la arena se meterá en todas las áreas
adyacentes, entonces los cojinetes y otras partes móviles se
obstruirán. Además, las partículas de arena se pueden alojar en
los pulmones y causar silicosis, por lo tanto es conveniente usar
una máscara para respirar. Para el que le gusta hacer sus
propias reparaciones, el ahínco es la única manera hasta ahora
conocida para sacar las escamas de óxido. Los métodos que
requieren pocos recursos tecnológicos incluyen un cepillo de
alambre estándar, un rascador o un bloque con papel de lija
grueso. Más allá de la escalera existen otros elementos tales
como discos montados en taladros y cepillos. Easwood ofrece
una gran variedad de esos productos, su disco de limpieza de 5
pulgadas es una buena opción que cubre todos los aspectos
contra el óxido. El objetivo subyacente es hacer desaparecer la
mayor cantidad de escamas y ampollas de óxido, de modo que
no queden bolsas de oxígeno debajo de la capa de pintura.
Los productos químicos

Se puede conseguir una gran variedad de inhibidores de la


corrosión en tiendas de autopartes y a través de catálogos
pedidos por correo. Solo algunos de estos productos son
compatibles con la imprimación y la mano de pintura principal,
por lo tanto es fundamental leer las instrucciones. Aún más fácil,
es elegir una línea de productos para todo el trabajo previo a la
pintura. Si se piensa al revés, la pintura final determina el
tratamiento previo del metal. Las terminaciones más populares
incluyen la pulverización, electropintura, pintura interior
engomada y pintura propiamente dicha. Cada una tiene sus
ventajas y desventajas, pero aquí nos concentraremos en la
reparación del vehículo con corrosión. Por lo tanto la pintura es
la mejor solución que cubre todos los aspectos de la reparación
hecha por uno mismo.Primero, se debe inhibir el óxido con
productos químicos. Uno de los métodos es el lavado de metal
Eastwood: limpia y deja una capa resistente al óxido para
aquellas situaciones en que la preparación y la imprimación no
se van a realizar el mismo día. Para la corrosión de la superficie,
en particular en partes de difícil acceso, Easwood ofrece
OxiSolv. Este producto disuelve el óxido de hierro y lo reemplaza
por fosfato de zinc. A continuación de la limpieza secundaria con
el producto de limpieza previo a la pintura de Eastwood (PRE
Painting Prep cleaner), el área se puede pintar con primer antes
de darle la mano final. Para sacar el óxido del bastidor y
recuperarlo, Easwood ofrece el kit de recuperación previa del
chasis. Estos kits contienen cantidades variadas de Corroless
Rust Stabilizing Coating (capa estabilizadora antióxido) y
Chassis Black (pintura negra para chasis). Corroless es una
pintura de imprimación que detiene el óxido en un solo paso.
Formulada para los motores offshore, Coroless repele la
humedad de la superficie, estabiliza la corrosión existente con
magnetita, luego separa la futura oxidación con hojas de cristal
entrelazadas. Como Corroless es resistente a los rayos UV, no es
necesario pintarlo arriba, a pesar de que se adhiere a la mayoría
de las pinturas de automóviles que no son laqueadas.
Para una terminación durable y fácil de aplicar, Eastwood ofrece
pintura Chassis Black. El producto se puede encontrar en dos
brillos: satinado (acerca del 85% de barniz) o apariencia del
original (60-70% de barniz) La pintura Chassis Black tiene una
base epoxi que ayuda a que las escamas y la corrosión se
aparten, soporta temperaturas de hasta 300 grados F y es
resistente a los rayos ultravioletas. Dicha pintura se adhiere al
metal o al Corroless pero no lo hace a primers corrosivas en
ellas mismas.

Los productos y los consejos que aparecen aquí se aplican a la


corrosión visible. Eastwood ofrece una gran variedad de otras
soluciones para áreas y escenarios específicos, tales como
Heavy-duty Anti-Rust para los paneles internos de las puertas,
Cold Galvanizing Compound para la parte trasera de las
superficies que luego se soldarán, y Ruborizad Undercoating
para los huecos de las ruedas.

No se puede negar que el oxido es el enemigo público número 1


de los autos más viejos. Aunque con un poco de esfuerzo y los
productos adecuados, hoy es posible engañar a la Madre
Naturaleza,

La corrosión se define como el deterioro de un material a


consecuencia de un ataque electroquímico por su entorno. La
corrosión puede ser mediante una reacción química (oxido
reducción) en la que intervienen tres factores:
• La pieza manufacturada
• El ambiente
• El agua
O por medio de una reacción electroquímica.
La corrosión es un fenómeno mucho más amplio que afecta a
todos los materiales (metales, cerámicas, polímeros, etc.) y
todos los ambientes Es un problema industrial importante, pues
puede causar accidentes (ruptura de una pieza). El proceso de
corrosión es natural y espontáneo.
La primera idea es escoger todo un material que no se corroa en
el ambiente considerado. Se pueden utilizar aceros inoxidables,
aluminios, cerámicas, polímeros (plásticos) etc. También se
debe tomar en cuenta las restricciones de la aplicación, la
resistencia a la deformación, al calor, capacidad de conducir la
electricidad, etc.
Cabe recordar que no existen materiales absolutamente
inoxidables; hasta el aluminio se puede corroer. Hay que prever
también la importancia de la corrosión y el tiempo en el que
habrá que cambiar la pieza.
Cuando se trabaja en ambiente cerrado (por ejemplo, un circuito
cerrado de agua), se pueden dominar los parámetros que
influyen en la corrosión; composición química, temperatura,
presión... Se puede, agregar productos llamados "inhibidores
de corrosión". Un inhibidor de corrosión es una sustancia que,
añadida a un determinado medio, reduce de manera
significativa la velocidad de corrosión. Las sustancias utilizadas
dependen tanto del metal a proteger como del medio, y un
inhibidor que funciona bien en un determinado sistema puede
incluso acelerar la corrosión en otro sistema.
Sin embargo, este tipo de solución es inaplicable cuando se
trabaja en medio abierto Los inhibidores de corrosión, son
productos que actúan ya sea formando películas sobre la
superficie metálica, o bien entregando sus electrones al medio.

Lo que provoca la corrosión es un flujo eléctrico masivo


generado por las diferencias químicas entre las piezas
implicadas.La corrosión es un fenómeno electroquímico. Una
corriente de electrones se establece cuando existe una
diferencia de potenciales entre un punto y otro. Cuando desde
una especie química cede y migran electrones hacia otra
especie, se dice que la especie que los emite se comporta como
un ánodo y se verifica la oxidación, y aquella que los recibe se
comporta como un cátodo y en ella se verifica la reducción.

Para que esto ocurra entre las especies, debe existir un


diferencial electroquímico. Si separamos una especie y su
semireacción, se le denominará semipar electroquímico; si
juntamos ambos simpares, se formará un par electroquímico.
Cada semipar está asociado a un potencial de reducción
(antiguamente se manejaba el concepto de potencial de
oxidación). Aquel metal o especie química que exhiba un
potencial de reducción más positivo procederá como una
reducción y, viceversa, aquél que exhiba un potencial de
reducción más negativo procederá como una oxidación.

Para que haya corrosión electroquímica, además del ánodo y el


cátodo debe haber un electrólito (por esta razón, también se
suele llamar corrosión húmeda, aunque el electrólito también
puede ser sólido). La transmisión de cargas eléctricas es por
electrones del ánodo al cátodo (por medio del metal) y por iones
en el electrólito.
Este par de metales constituye la llamada pila galvánica, en
donde la especie que se oxida (ánodo) cede sus electrones y la
especie que se reduce (cátodo) acepta electrones. Al formarse
la pila galvánica, el cátodo se polariza negativamente, mientras
el ánodo se polariza positivamente.

En un medio acuoso, la oxidación del medio se verifica mediante


un electrodo especial, llamado electrodo ORP, que mide en
milivoltios la conductancia del medio.

La corrosión metálica química es por ataque directo del medio


agresivo al metal, oxidándolo, y el intercambio de electrones se
produce sin necesidad de la formación del par galvánico.

La manera de corrosión de los metales es un fenómeno natural


que ocurre debido a la inestabilidad termodinámica de la
mayoría de los metales. En efecto, salvo raras excepciones (el
oro, el hierro de origen meteorítico) los metales están presentes
en la Tierra en forma de óxido, en los minerales (como la
bauxita si es aluminio, la hematita si es hierro...). Desde la
prehistoria, toda la metalurgia ha consistido en reducir los
óxidos en bajos hornos, luego en altos hornos, para fabricar el
metal. La corrosión, de hecho, es el regreso del metal a su
estado natural, el óxido.

A menudo se habla del acero inoxidable:

• este tipo de acero contiene elementos de aleación


(cromo ) en 11% como minimo lo cual le permite ser
inoxidable al estar expuesto al oxigeno , además de ser un
estabilizador de la ferita.

• el cromo hace que se contraiga la región de la austenita y


en su lugar la region de la ferrita disminuye su tamaño.

Existen múltiples variedades de aceros llamados "inoxidables",


que llevan nombres como "304", "304L", "316N", etc.,
correspondientes a distintas composiciones y tratamientos.
Cada acero corresponde a ciertos tipos de ambiente; Acero
inoxidable ferrítico, martensítico, austeníticos, endurecidos por
precipitación (PH) y dúplex.

Protección contra la corrosión


Diseño

Ten en cuenta el diseño de las estructuras del metal pues estas


pueden retrasar o incluso eliminar la corrosión. Recubrimientos

Estos son usados para aislar las regiones anódicas y catódicas e


impiden la difusión del oxigeno o del vapor de agua las cuales
son una gran fuente que iniciar la corrosión o la oxidación.

Elección del material

La primera idea es escoger todo un material que no se corroa en


el ambiente considerado. Se pueden utilizar aceros inoxidables,
aluminios, cerámicas, polímeros (plásticos), FRP, etc. La elección
también debe tomar en cuenta las restricciones de la aplicación
(masa de la pieza, resistencia a la deformación, al calor,
capacidad de conducir la electricidad, etc.).

Cabe recordar que no existen materiales absolutamente


inoxidables; hasta el aluminio se puede corroer.

En la concepción, hay que evitar las zonas de confinamiento, los


contactos entre materiales diferentes y las heterogeneidades en
general.

Hay que prever también la importancia de la corrosión y el


tiempo en el que habrá que cambiar la pieza (mantenimiento
preventivo).

Dominio del ambiente

Cuando se trabaja en ambiente cerrado (por ejemplo, un circuito


cerrado de agua), se pueden dominar los parámetros que
influyen en la corrosión; composición química (particularmente
la acidez), temperatura, presión... Se puede agregar productos
llamados "inhibidores de corrosión". Un inhibidor de corrosión es
una sustancia que, añadida a un determinado medio, reduce de
manera significativa la velocidad de corrosión. Las sustancias
utilizadas dependen tanto del metal a proteger como del medio,
y un inhibidor que funciona bien en un determinado sistema
puede incluso acelerar la corrosión en otro sistema.

Sin embargo, este tipo de solución es inaplicable cuando se


trabaja en medio abierto (atmósfera, mar, cuenca en contacto
con el medio natural, circuito abierto, etc.)
Inhibidores de la corrosión

Es el traslado de los productos químico que se agrega a una


solución electrolítica hacia la superficie del ánodo o del cátodo lo
cual produce polarización.

Los inhibidores de corrosión, son productos que actúan ya sea


formando películas sobre la superficie metálica, tales como los
molibdatos, fosfatos o etanolaminas, o bien entregando sus
electrones al medio. Por lo general los inhibidores de este tipo
son azoles modificados que actúan sinérgicamente con otros
inhibidores tales como nitritos, fosfatos y silicatos. La química de
los inhibidores no está del todo desarrollada aún. Su uso es en el
campo de los sistemas de enfriamiento o disipadores de calor
tales como los radiadores, torres de enfriamiento, calderas y
"chillers". El uso de las etanolaminas es típico en los algunos
combustibles para proteger los sistemas de contención (como
tuberías y tanques).Y además la inhalación es mala para los
pulmones Se han realizado muchos trabajos acerca de
inhibidores de corrosión como alternativas viables para reducir
la velocidad de la corrosión en la industria. Extensos estudios
sobre IC y sobre factores que gobiernan su eficiencia se han
realizado durante los últimos 20 años. Los cuales van desde los
más simples que fueron a prueba y error y hasta los más
modernos los cuales proponen la selección del inhibidor por
medio de cálculos teóricos.

Tipos de corrosión

Existen muchos mecanismos por los cuales se verifica la


corrosión, que tal como se ha explicado anteriormente es
fundamentalmente un proceso electroquímico.

Corrosión Química

En la corrosión química un material se disuelve en un medio


corrosivo líquido y este se seguirá disolviendo hasta que se
consuma totalmente o se sature el líquido.

Las aleaciones base cobre desarrollan una barniz verde a causa


de la formación de carbonato e hidróxidos de cobre, esta es la
razón por la cual la Estatua de la Libertad se ve con ese color
verduzco.
Ataque por Metal Líquido

Los metales líquidos atacan a los sólidos en sus puntos más


altos de energía como los límites de granos lo cual a la larga
generará grietas.

Lixiviación selectiva

Consiste en separar sólidos de una aleación. La corrosión


grafítica del hierro fundido gris ocurre cuando el hierro se diluye
selectivamente en agua o la tierra y desprende cascarillas de
grafito y un producto de la corrosión, lo cual causa fugas o fallas
en la tubería.

Disolución y oxidación de los materiales cerámico

Pueden ser disueltos los materiales cerámicos refractarios que


se utilizan para contener el metal fundido durante la fusión y el
refinado por las escorias provocadas sobre la superficie del
metal.

Ataque Químico a los Polímeros

Los plásticos son considerados resistentes a la corrosión, por


ejemplo el Teflón y el Vitón son algunos de los materiales más
resistentes, estos resisten muchos ácidos , bases y líquidos
orgánicos pero existen algunos solventes agresivos a los
termoplásticos , es decir las moléculas del solvente más
pequeñas separan las cadenas de los plásticos provocando
hinchazón que ocasiona grietas.