You are on page 1of 1

LINDA A. CICERO/STANFORD NEWS SERVICE

JYRI HUOPANIEMI

encender ciertas partes del laberinto reflejando la luz del sol dentro del corredor desde un espejo. En un ejemplo, la luz del sol reflejada iluminaba un ídolo de cuatro metros que se divisaba en el fondo de un corredor. Cuando los arqueólogos encontraron la primera concha en julio de 2001, quedaron maravillados, porque hasta ese momento solo se habían descubierto en el Perú un puñado de conchas decoradas. «La primera que encontramos, supimos exactamente lo que era», dice Rick. «Pero nunca nos imaginamos que tendríamos la suerte de encontrar veinte intactas que todavía podían tocarse». Con gran cuidado, las conchas se habían modificado para que pudieran utilizarse como instrumentos que podían tocarse con la boca. Levantar conchas de uno a dos kilogramos y luego soplar dentro de ellas requería un considerable esfuerzo. El sonido que producían en las cuidadosamente construidas cámaras subterráneas se amplificaba notablemente con una cualidad tonal profunda

que resonaba, afectando el cuerpo humano. Los chavín utilizaban una especie de conchas Strombus que se encuentran frente a la costa del Ecuador hasta Costa Rica. Era preciso transportarlas mil kilómetros hasta Huántar. «Las conchas se utilizan en muchas partes del mundo como parte de rituales. No resulta demasiado sorprendente encontrarlas en los Andes», explica Rick. Lo que no es común es encontrarlas utilizadas en un laberinto en el que el sonido puede manipularse tan fácilmente. El grado de complejidad necesario para combinar la arquitectura, el sonido y la luz, es lo que diferencia a chavín de otros lugares de culto del mundo. «Es un lugar muy especial», dice Rick.

«Jamaica tiene más atracciones que cualquier otro lugar del Caribe de habla inglesa», dice Bartlett. «Además, es una escala central en el itinerario del Caribe occidental: no se puede realizar un itinerario del Caribe occidental sin Jamaica. Y cuando se abra Cuba, será aún más interesante». «El factor lealtad es sumamente importante», dice. «Si hoy uno va a cualquier playa de Jamaica, le aseguro que una de cada dos personas

arqueólogos sugieren que al someter a los devotos a tales rituales, los sacerdotes de chavín convencían a sus seguidores de que poseían poderes supernaturales. El complejo de Huántar, en Chavín, es uno de los lugares arqueológicos más impresionantes del Perú. Sus orígenes se remontan a los años 1500 a 300 antes de la era cristiana, y se encuentra entre la costa desértica del Perú en el oeste y el trópico amazónico en el este. El lugar está constituido por una serie de plataformas, cada una del tamaño de una cancha de fútbol americano, construidas a decenas de metros en el aire. «Al construir estos montículos, diseñaban en ellos una serie de laberintos y pasadizos», explica John Rick, profesor de antropología de la Universidad de Stanford. «Mantenían cuidadosamente el acceso al laberinto mediante escalinatas y corredores». Las evidencias arqueológicas indican que los rituales se realizaban en las entrañas de estos pasadizos. «Son espacios muy profundos e intrincados, húmedos y oscuros. Podían haber sido aterradores», dice Rick. La experiencia ritual se incrementaba mediante la manipulación de la luz. Cuando los científicos analizaron los tubos de ventilación de los pasadizos, se dieron cuenta de que los sacerdotes podían

—Chris Hardman Atlas de cultura EN UN CONTEXTO mundial en el que la inserción dentro del
—Chris Hardman
Atlas de cultura
EN UN CONTEXTO mundial en el
que la inserción dentro del
espacio público y la
competitividad están
determinados por la capacidad
de generar, atraer y conservar
el conocimiento, la región de
—Larry Luxner
Derecha: Una concha
tallada,
supuestamente usada
como instrumento
musical por la cultura
Chavín del Perú.
John Rick, profesor de
la universidad de
Stanford, arriba, con
una concha similar a
las encontradas en
Chavín de Huántar

le dirá que ha estado antes en Jamaica por lo menos una vez». Agrega que con un 42 por ciento, Jamaica posee la tasa de visitantes que regresan más alta del Caribe. Bartlett agrega: «Tengo en mi puerta el mercado más grande. Para nosotros, hay todavía mucho jugo que sacarle a los Estados Unidos. Existen demasiados lugares que aún no hemos abierto».

Coro de conchas

EN LA CULTURA chavín del antiguo Perú, los sacerdotes realizaban rituales religiosos en una serie de pasadizos subterráneos. Al soplar en grandes conchas, producían un ruido estruendoso con misteriosas distorsiones generadas a medida que el sonido se desplazaba por los vericuetos del laberinto. La manipulación del sonido y la luz, combinada con la ingestión de drogas alucinógenas, creaba una experiencia ritual que era aterradora y espeluznante. Los

LINDA A. CICERO/STANFORD NEWS SERVICE JYRI HUOPANIEMI encender ciertas partes del laberinto reflejando la luz del

4

AMÉRICAS

Related Interests