Вы находитесь на странице: 1из 22

HISTORIA DELOS IMPUESTOS

Los impuestos tienen su origen en el precepto Constitucional según el cual todos


los nacionales están en el deber de contribuir al financiamiento de los gastos e
inversiones del Estado dentro de los conceptos de justicia y equidad (artículo
95, numeral 9º de la Constitución Política de Colombia)

Como el sistema tributario colombiano se ajusta al principio constitucional de


legalidad, la facultad impositiva radica en el órgano legislativo del poder
público, así lo expresan los numerales 11 y 12 del art. 150 de la carta
constitucional, que enuncian la responsabilidad del Congreso de establecer las
rentas nacionales, fijar los gastos de la administración, determinar
contribuciones fiscales y, excepcionalmente, contribuciones parafiscales, en los
casos y condiciones que establezca la ley.

El art. 338 de la Constitución Nacional señala: “En tiempos de paz, solamente el


Congreso, las asambleas departamentales y los concejos distritales y
municipales podrán imponer contribuciones fiscales y parafiscales.

Sólo en casos de excepción, como el referido en el art. 215 de la Carta, es decir,


cuando sobrevengan estados que perturben o amenacen perturbar en forma
grave e inminente el orden económico, social y ecológico del país, o que
constituyan grave calamidad pública, podrá el Presidente con la firma de todos
los ministros, dictar decretos con fuerza de ley, destinados exclusivamente a
conjurar la crisis y a impedir la extensión de sus efectos. En estos casos el
gobierno, si a bien lo considera, previa la declaratoria de perturbación podrá
mediante decretos legislativos y protempore establecer contribuciones fiscales,
siempre que ellas sean necesarias para conjurar la perturbación económica. Las
medidas dejarán de regir al término de la siguiente vigencia fiscal, salvo que el
Congreso, durante el años siguiente, le otorgue carácter permanente.

La iniciativa para la expedición de normas en materia fiscal no es absoluta e


ilimitada a favor del Congreso de la república, porque las leyes referidas a
exenciones de impuestos, contribuciones y tasas nacionales sólo se pueden
decretar por iniciativa del ejecutivo. Es decir, para la creación de impuestos
tasas y contribuciones, la iniciativa puede provenir del Congreso o del Gobierno,
pero para decretar exenciones sobre las mismas, la iniciativa legislativa es
exclusiva del Gobierno.

Cabe anotar que la facultad que tienen los municipios, en cabeza de sus alcaldes,
de presentar proyectos de acuerdo y el de los gobernadores de presentar
proyectos de ordenanzas, para se aprobados por el concejo municipal y las
asambleas departamentales son inconstitucionales si, en dicho acto, se tiene por
objeto crear o modificar un impuesto del orden nacional sin ninguna ley que los
faculte para ello.

El numeral 9 del art. 95 de la Constitución Nacional estipula los deberes y


obligaciones de todas las personas y ciudadanos ante la Constitución y la ley
concretamente “contribuir al funcionamiento de los gastos e inversión del
Estado dentro de los conceptos de justicia y equidad”, es decir, como fuente de
la obligación tributaria y, por ende, cuando una persona natural o jurídica
presenta una declaración tributaria, está simplemente cumpliendo con lo
preceptuado por la Constitución.

Los tributos son tan antiguos como el hombre, su origen se remonta a los
albores de la humanidad y su aparición obedece a la religión y/o a la guerra y el
pillaje.

El aspecto religioso, es al parecer, el más remoto de los orígenes de los tributos,


sus motivaciones no son otras que la necesidad del hombre paleolítico de
atenuar sus temores, calmar a los dioses o manifestarle su agradecimiento
mediante ofrendas en especie y sacrificios de seres humanos o animales.

En las diferentes organizaciones sociales de la antigüedad surge la clase


sacerdotal y cada uno de sus miembros “… no trabajaba como el resto del grupo.
Vivía de las ofrendas que el pueblo hacía a sus divinidades”.

Al evolucionar la sociedad, dichas ofrendas se tornaron obligatorias y la clase


sacerdotal se volvió fuerte y poderosa, llegando a ser la principal latifundista del
mundo medieval, ejerciendo gran influencia sobre las monarquías
conjuntamente con la clase de los guerreros o militares con la cual en ocasiones
se confundía, como el caso de las huestes guerreras promovidas por la iglesia
conocidas como las cruzadas a la Orden de los Templarios, organización
fundada en 1119 para defensa y protección de los peregrinos que viajaban a
Jerusalén, después en Europa llegaron a conformar uno de los poderes
económicos más importantes por sus posesiones, convirtiéndose en un centro
financiero dedicado al préstamo de capital hasta el año 1311 cuando fue abolida
por el concilio de Viene, se condenaron sus dirigentes y empezaron a
expropiarse sus bienes por las coronas de Francia y Castilla.

En Colombia hacia 1820 bajo el gobierno de Francisco de Paula Santander se


toma el modelo ingles y se establece la contribución directa, pero no fue viable
en la practica debido a las continuas guerras civiles y solo hasta 1918 se logra
establecer el impuesto a la renta. Hacia 1887 en vigencia de la Constitución
anterior a la vigente el presupuesto estimado de los impuestos para el país
sumaba 19 millones y medio. Nuestros impuestos han sufrido múltiples
reformas a lo largo de los años, antes y después de la recopilación de las normas
tributarias contenidas en el Estatuto Tributario o decreto 624 de 1989, al punto
de existir periodos presidenciales en los cuales se han dado hasta 4 reformas
tributarias. La ultima que tenemos es la ley 863 DE 2003.

Hablando de la relación de los tributos con otras normas, tenemos que


mencionar que tiene concordancia con el derecho constitucional,
administrativo, internacional publico, penal, laboral, civil y comercial y con
otras ciencias como la contable, la hacienda publica, la economía, la política, la
sociología, la informática, la administración, la historia, la geografía, la
cronología y la ética. Como se puede apreciar tal vez con la que mas cercanía
guarda es con el derecho, ya que este en el plano constitucional define las
competencias para establecer los tributos, los órganos encargados de ejecutarlo
y los encargados de dirimir las controversias entre Estado y contribuyentes. El
derecho administrativo define la manera como se resuelven los conflictos
Estado ciudadanos, los órganos del poder publico, las competencias, las
ritualidades de los procesos y las relaciones económicas con los particulares.
Con el derecho internacional publico por los tratados que puedan firmarse con
otros Estados y que tienen el carácter de supranacionales de obligatorio
cumplimiento y en general la relación entre Estados en materia tributaria y
aduanera. Con el derecho penal por que algunas situaciones que se ventilan en
el sistema tributario pueden tomar connotaciones penales, tales como el uso
fraudulento de cedulas, la apropiación de dineros del Estado y el contrabando.
Con el derecho laboral por que dada la importancia que tiene para la vida social
y económica del Estado debe ser intervenido, tal es el caso del no
reconocimiento de las deducciones y costos laborales si no se acredita el pago de
los aportes parafiscales. Con el derecho civil ya que este regula las actuaciones
de los particulares y muchas de estas actuaciones implican acusación de
impuestos, tal es el caso de la celebración de contratos, la fuerza mayor, el
agente oficioso, etc. Con el derecho comercial ya que este regula los actos de
comercio y las obligaciones de los comerciantes como por ejemplo llevar
contabilidad.

Podría decirse que con las otras ciencias, con la que mayor relación tiene es con
las ciencias contables, de hecho la contabilidad es muchas veces la prueba reina
en procesos tributarios y permite ejercer el control del contribuyente y de
terceros, su importancia es tal que el mismo art. 15 de la C.N., consagra la
facultad estatal de revisar los libros de contabilidad. Con la Hacienda Publica
por que allí se regula los ingresos del Estado y la manera de distribuirlos, a fin
de precisar los parámetros macroeconómicos en que se va a mover el Estado
dentro del plan de gobierno, ya que la mayor parte de los ingresos del país son
de origen tributario. Con las ciencias económicas ya que lo tributario determina
variables como ingresos, gasto publico, presupuesto, etc. Con la política por que
quien gobierna un pueblo busca que los recursos se destinen a satisfacer las
necesidades de la sociedad. Con la sociología ya que los fenómenos sociales
inciden en la actividad económica, por ejemplo el por que de la conducta de la
evasión y la elusión. Con la informática ya que los sistemas de información
apoyan en gran medida a la tributaria, de hecho el control se hace con base en
cruces de información a nivel nacional. Con la Administración ya que cada vez
mas la gerencia debe involucrarse en la planeación tributaria, mucho mas desde
el 2003, cuando los representantes pueden ser sancionados como consecuencia
de los actos que llevan a una sociedad a ser sancionada tributariamente. Con la
historia ya que la civilización humana ha sido influenciada a lo largo de la
historia por muchos hechos tributarios. Con la geografía por que los hechos
económicos se suceden en un territorio que puede definir jurisdicción o
acusación de un impuesto como el caso de la extraterritorialidad del impuesto.
Con la cronología por que los hechos económicos deben ser evaluados a la luz de
la normatividad vigente en cada momento, nada mas importante en materia
tributaria para el control y el desarrollo de los procesos. Con la ética ya que el
ciudadano debe cumplir con su deber de solidaridad contributiva y el Estado
con el de redistribución del ingreso, ambos de manera ética.
IMPUESTO SOBRE LA RENTA

COMPETENCIA DEL PODER PÚBLICO NACIONAL

Artículo 156. Es de la competencia del Poder Público Nacional:

Ordinal 12: La creación, organización, recaudación, administración y control de


los impuestos sobre la renta, sobre sucesiones, donaciones y demás ramos
conexos, el capital, la producción, el valor agregado, los hidrocarburos y minas;
de los gravámenes a la importación y exportación de bienes y servicios; de los
impuestos que recaigan sobre el consumo de licores, alcoholes y demás especies
alcohólicas, cigarrillos y demás manufacturas del tabaco; y de los demás
impuestos, tasas y rentas no atribuidas a los Estados y Municipios por esta
Constitución o por la ley.

¿A qué y a Quién?

LEY DE I.S.L.R.:

Artículo 1°. Los enriquecimientos anuales, netos y disponibles obtenidos en


dinero o en especie, causarán impuestos según las normas establecidas en esta
ley.

Salvo disposición en contrario de la presente ley, toda persona natural o


jurídica, residente o domiciliada en Venezuela, pagará impuestos sobre sus
rentas de cualquier origen, sea que la causa o la fuente de ingresos esté situada
dentro del país o fuera de él. Las personas naturales o jurídicas no residentes o
no domiciliadas en Venezuela estarán sujetas al impuesto establecido en esta
Ley

Ventajas del I.S.L.R.:

1.- es un impuesto productivo : produce un alto rendimiento

2.- el aumento de su alícuota puede aumentar sus ingresos sin la

necesidad de crear nuevos gravámenes

3.- adaptación a los objetivos de justicia social:

deducciones personales

progresividad

discriminación de la fuente de ingreso


Dificultades:

1.- obstaculiza el ahorro y la capitalización: mas produce mas paga

2.- inflación:

funciona adecuadamente cuando la moneda esta estable

funciona de manera adversa cuando existe inflación, debido a que las


ganancias

obtenidas se deben principalmente a la depreciación de la moneda.

3.- fuga de capitales: sistema económico-solidaridad comunitaria

4.- exageración de la progresividad

5.- complejidad del impuesto: a medida que se perfecciona el impuesto y


se trata de volverse lo mas equitativa posible, sus normas se vuelven mas
complejas.

6.- costo excesivo en la recaudación: aunque con la modernización de los


órganos encargados de los tributos, se ha logrado reducir
significativamente los costos de recaudación, control y fiscalización.

7.- estimula la evasión fiscal

LEY DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA SESENTA AÑOS DE


EXISTENCIA

La primera Ley de Impuesto sobre la Renta entró en vigencia en el año 1943. En


el mes aniversario de esta revista pareciera ser una buena ocasión para recordar
los sesenta años de existencia de esta Ley. Para ello, presentamos a
continuación un compendio de las diferentes versiones de la Ley, desde sus
inicios hasta la fecha.

En Gaceta Oficial número 20.851 del 17 de julio de 1.942 fue publicada por
primera vez la Ley de Impuesto sobre la Renta, con una vacatio legis hasta el 31
de diciembre de 1942, entrando en vigencia el día primero de enero de 1943.

La Ley se caracterizaba por estar estructurada bajo la forma de impuesto


cedular, es decir, se determinaban las tarifas en base a los distintos tipos de
actividad económica.

En el año 1.944, se efectuó la primera reforma parcial a la Ley, la cual fue


publicada en la Gaceta Oficial número 21.471 del 31 de julio de 1.944, con
entrada en vigencia el primero de agosto de ese año, y, dos años más tarde, se
llevó a cabo una segunda reforma parcial, que fue publicada en la Gaceta Oficial
número 187, extraordinario, del 31 de diciembre de 1946.

En el año 1.948, en la Gaceta Oficial número 216, extraordinario, del 12 de


noviembre, se publicó una versión que derogó la Ley del año 1.943, y sus
sucesivas reformas.

En 1.955, según Gaceta Oficial número 24.816 del 8 de agosto, se derogó la Ley
de 1.948. Esta nueva versión entraba en vigencia el día primero de enero de
1956, manteniendo la estructura cedular concebida en la ley de 1943.

En el año 1.958 se produjeron dos modificaciones a la Ley, una primera, bajo la


modalidad de reforma, publicada en la Gaceta Oficial número 567,
extraordinario, del 10 de julio, y la segunda, que derogó la Ley del ’55, publicada
en la Gaceta Oficial número 577, extraordinario, del 19 de diciembre de 1.958, la
cual entró en vigencia el día primero de enero de 1.959.

En el año 1.961, según la Gaceta Oficial número 669, extraordinario, del 17 de


febrero de ese año, se reformó la Ley del de 1.958, y ésta, a su vez, vino a ser
derogada por una nueva versión, la cual quedó publicada en la Gaceta Oficial de
la República de Venezuela número 1.069, extraordinario, del 23 de diciembre de
1.966, vigente a partir del primero de enero de 1967.

La nueva Ley se distanciaba de la estructura cedular del impuesto consagrada en


las leyes anteriores, unificando la mayor parte de las rentas bajo un único tipo
de tarifa progresiva, aunque aún se conservaban algunas diferencias de acuerdo
a ciertos tipos de renta. Esta versión, al igual que las anteriores, se ocupaba
además de temas tales como, reglas de control fiscal, infracciones, recursos,
prescripción, entre otros, que posteriormente habrían de ser tratados por el
Código orgánico Tributario. A finales del año 1.970, se modificaron cinco
artículos de la Ley; y otros siete, en el año 1.974, según publicación efectuada en
la Gaceta Oficial número 1.677, extraordinario, del 27 de agosto de ese año.

A partir de entonces se realizaron dos reformas más a la Ley de Impuesto sobre


la Renta del año 1.966, según publicaciones efectuadas en las Gacetas Oficiales
de la República de Venezuela números 1.720, extraordinario, del 25 de enero de
1.975, y, 1.895, extraordinario, del 20 de agosto de 1.976.

En el año 1.978 se derogó la Ley de Impuesto sobre la Renta del año 1.966 y sus
reformas parciales, de acuerdo con la Gaceta Oficial número 2.277,
extraordinario, del 23 de junio de 1978.
Esta ley estableció la estructura del Impuesto que hoy conocemos, en el sentido
de que todas las personas naturales debían declarar la totalidad de sus rentas,
independientemente de su origen, aplicándoseles una tarifa progresiva única; de
igual forma se comenzó a gravar a las personas jurídicas, previendo un capítulo
especial sólo para las rentas de origen petrolero y minero, aún vigente.

La Ley del año 1.978, fue reformada: (1) En el año 1.981, según Gaceta Oficial Nº
2.984 del 23 de diciembre; (2) en el año 1.986, según Gaceta Oficial Nº 3.888
del 3 de octubre, la cual se adapta a la entrada en vigencia del Código Orgánico
Tributario; (3) en el año 1.991, según Gaceta Oficial Nº 4.300 del 13 de agosto;
(4) en el año 1.993, según Gaceta Oficial Nº 4.628 del 9 de septiembre; (5) en el
año 1.994, según Gaceta Oficial Nº 4.727 del 27 de mayo, la cual incorpora el
concepto de Unidad Tributaria; (6) En el año 1.995, según Gaceta Oficial N°
5.023 del 18 de diciembre; (7) En el año 1999, según Gaceta Oficial N° 5.390 del
22 de octubre de 1.999; (8) En el año 2.001, según Gaceta Oficial N° 5.557 del 13
de noviembre.

Actualmente se encuentra vigente la Ley publicada en la Gaceta Oficial número


5.566, extraordinario, del 28 de diciembre de 2001, cuya característica principal
respecto de las versiones anteriores, es el cambio del factor de conexión,
conjugando el principio de territorialidad del impuesto con un sistema de
tributación basado en la renta mundial, gravando subsidiariamente la renta
extranjera, y reconociendo los créditos por impuestos pagados en el extranjero a
través del método de acreditamiento.

PRINCIPIOS

Salvo disposición en contrario de la presente Ley, toda persona natural o


jurídica, residente o domiciliada en la República Bolivariana de Venezuela,
pagará impuestos sobre sus rentas de cualquier origen, sea que la causa o la
fuente de ingresos esté situada dentro del país o fuera de él. Las personas
naturales o jurídicas no residentes o no domiciliadas en la República
Bolivariana de Venezuela estarán sujetas al impuesto establecido en esta Ley
siempre que la fuente o la causa de sus enriquecimientos esté u ocurra dentro
del país, aun cuando no tengan establecimiento permanente o base fija en la
República Bolivariana de Venezuela.

Las personas naturales o jurídicas domiciliadas o residenciadas en el extranjero


que tengan un establecimiento permanente o una base fija en el país, tributarán
exclusivamente por los ingresos de fuente nacional o extranjera atribuibles a
dicho establecimiento permanente o base fija.

De la norma anteriormente transcrita, se desprenden los siguientes principios:

Principio del enriquecimiento neto.

Es todo incremento de patrimonio obtenido en dinero o en especie, que se


obtiene sustrayéndole a los ingresos brutos los costos y deducciones permitidas
por la Ley de (ISLR). Asimismo, forma parte del enriquecimiento neto, el
resultado obtenido de la aplicación del Sistema de Ajuste por Inflación en
aquellos contribuyentes sometidos obligatoriamente al mismo.

Este principio implica que la Ley de (ISLR) gravará solamente el incremento


patrimonial neto que genere el sujeto, bien sea persona natural o persona
jurídica.

Principio de anualidad.

Este consagra que todo enriquecimiento que va a ser objeto para la


determinación o liquidación del impuesto debe ser obtenido a un período anual,
nunca podrá ser menor a doce (12) meses, ya que esto es lo que va a determinar
el momento en que se inicia y culmina el respectivo ejercicio económico – fiscal
del contribuyente, salvo lo dispuesto en el artículo 13 del Reglamento de la Ley
de (ISLR), en el cual, el primer ejercicio podrá ser menor al iniciar operaciones
o en el último cuando termine la actividad económica de la empresa.

Asimismo, los contribuyentes personas jurídicas podrán optar por el año civil o
bien, el ejercicio económico que más se adecue, puesto que esto va a depender
de la naturaleza de su negocio y al carácter estacional que puedan tener sus
ingresos. Cabe destacar que una vez fijado éste no se podrá modificar a menos
que la Administración Tributaria se lo autorice previa solicitud motivada, tal y
como lo dispone el artículo 13 del Reglamento de la Ley de Impuesto sobre la
Renta, del libro de Garay (1997):

El ejercicio anual gravable es el período de doce meses que corresponde al


contribuyente.
Quienes se dediquen a realizar actividades comerciales, industriales o de
servicios podrán optar entre el año civil u otro período de doce meses elegido
como ejercicio gravable. El ejercicio de tales contribuyentes puede empezar en
cualquier día del año, pero una vez fijado no podrá variarse sin previa
autorización del funcionario competente de la Administración de Hacienda del
domicilio del contribuyente. El primer ejercicio podrá ser menor de un año.

En todos los demás casos, los obligados a presentar declaración tendrán por
ejercicio gravable el año civil.

Por otra parte, si se trata de contribuyentes personas naturales su ejercicio


gravable será el año civil.

Principio de autonomía del ejercicio.

Este principio establece que para efectos de la determinación de la obligación


tributaria del ejercicio fiscal deben imputarse sólo los ingresos, costos y gastos
que hayan tenido causación u origen dentro del ejercicio que se está declarando,
con excepción de lo establecido en el artículo 94 del Reglamento de la Ley de
Impuesto sobre la Renta, del libro de Garay (1997), cuando señala:

Se aplicarán al ejercicio gravable los ajustes que se produzcan dentro de dicho


ejercicio, por créditos y débitos correspondientes a ingresos, costos o
deducciones de los años inmediatamente anteriores, siempre que en el año en el
cual se causó el ingreso o egreso, el contribuyente haya estado imposibilitado de
precisar el monto del respectivo ingreso, costo o deducción.

De la norma anteriormente expuesta, se entiende que se podrá imputar como


ingreso, costo o deducción en determinado ejercicio gravable, los ajustes que se
ocasionen hasta en dos ejercicios fiscales anteriores, siempre y cuando haya sido
imposible la identificación de dicho monto en su oportunidad, y cuando se trate
de operaciones productoras de enriquecimiento disponible.

Principio de disponibilidad.

Se refiere a la oportunidad en el cual los enriquecimientos obtenidos por un


contribuyente serán objeto de declaración a los fines de la determinación del
impuesto y a este respecto, la Ley de Impuesto sobre la Renta (2001) prevé tres
circunstancias de hecho previstas en su artículo 5, como sigue:

Los enriquecimientos provenientes de la cesión del uso o goce de bienes,


muebles o inmuebles, incluidos los derivados de regalías y demás
participaciones análogas y los dividendos, los producidos por el trabajo bajo
relación de dependencia o por el libre ejercicio de profesiones no mercantiles, la
enajenación de bienes inmuebles y las ganancias fortuitas, se considerarán
disponibles en el momento en que son pagados. Los enriquecimientos que no
estén comprendidos en la enumeración anterior, se considerarán disponibles
desde que se realicen las operaciones que los producen, salvo en las cesiones de
crédito y operaciones de descuento, cuyo producto sea recuperable en varias
anualidades, casos en los cuales se considerará disponible para el cesionario el
beneficio que proporcionalmente corresponda.

En todos los casos a los que se refiere este artículo, los abonos en cuenta se
considerarán como pagos, salvo prueba en contrario.

Parágrafo Único: Los enriquecimientos provenientes de créditos concedidos por


bancos, empresas de seguros u otras instituciones de crédito y por los
contribuyentes indicados en los literales b, c, d y e del artículo 7 de esta Ley y los
derivados del arrendamiento o subarrendamiento de bienes muebles, se
considerarán disponibles sobre la base de los ingresos devengados en el ejercicio
gravable.

En virtud de lo establecido en la norma, los tres tipos de disponibilidad para los


enriquecimientos que señala el referido artículo son los siguientes:

1. En el momento en que son pagados;


2. En el momento en que son devengados;
3. En el momento en que se realizan las operaciones que los producen
(causado).

Principio de renta mundial.

Este principio responde al aspecto espacial del hecho imponible, es decir, indica
hasta qué punto un enriquecimiento puede ser gravado por la legislación
tributaria venezolana.

De acuerdo a lo anterior, los criterios utilizados para definir el ámbito de


aplicación de nuestra legislación en cuanto a la gravabilidad de los
enriquecimientos, son la causa o la fuente de tales enriquecimientos, siendo la
causa, aquella circunstancia de hecho que da origen a la renta y, la fuente, el
origen del enriquecimiento en términos de localidad, es decir, se refiere al lugar
donde se encuentra el domicilio o residencia de quien genera la renta.

Ambos criterios (causa o fuente), aunque puedan estar presentes en


determinadas circunstancias dependiendo del sujeto pasivo, no necesariamente
son concurrentes y así debe entenderse, pues, la ocurrencia de uno de ellos
puede condicionar por sí solo la gravabilidad del ingreso a los efectos del
impuesto.
En este sentido, la Ley de Impuesto sobre la Renta enmarca tres (3) clases de
sujetos pasivos, los cuales son:

1. Personas Jurídicas o Naturales domiciliadas o residenciadas en


Venezuela: Para esta clase de sujeto pasivo el factor determinante es la
conexión al territorio nacional.
2. Personas Jurídicas o Naturales no domiciliadas o no residenciadas en
Venezuela que no tengan un establecimiento permanente o base fija en el
país: Para este sujeto pasivo se dice que la fuente es territorial, es decir, la
renta la que debe generarse dentro del país para que sea gravable el
enriquecimiento.
3. Personas Jurídicas o Naturales no domiciliadas o no residenciadas en
Venezuela que tengan un establecimiento permanente o base fija en el
país: En este caso la causa debe ocurrir dentro del país, sin embargo, la
gravabilidad del enriquecimiento depende de la proporción en que éste
pueda ser atribuido a dicho establecimiento permanente o base fija.

De esta manera, este principio de Renta Mundial amplía el principio de


Territorialidad (que regía a la Ley de Impuesto sobre la Renta derogada en el
año 1999) referido a que la fuente o la causa del enriquecimiento estuviera u
ocurriera necesariamente dentro del país para ser considerado gravable.

Vale recordar, que en la reforma efectuada en 1986 a esta Ley, hubo un "tímido
intento por gravar la renta de fuente extranjera, pero fue eliminado en 1991 por
los problemas de control que ello representaba.

¿Cuáles son los Sujetos Pasivos del Impuesto Sobre la Renta?

Están sometidos al Impuesto Sobre la Renta:

a) Las personas naturales;

b) Las compañías anónimas y las sociedades de responsabilidad limitada;

c) Las sociedades en nombre colectivo, en comandita simple, las comunidades,


así como cualesquiera otras sociedades de personas, incluidas las
irregularidades o de hecho;

d) Los titulares de enriquecimientos provenientes de actividades de


hidrocarburos y conexas, tales como la refinación y el transporte, sus regalistas
y quienes obtengan enriquecimientos derivados de la exportación de minerales,
de hidrocarburos o de sus derivados;
e) Las asociaciones, fundaciones, corporaciones y demás entidades jurídicas o
económicas no citadas en los literales anteriores.

f) Los establecimientos permanentes, centros o bases fijas situados en el


territorio nacional.

g) Las herencias yacentes se considerarán contribuyentes asimilados a las


personas naturales; y las sociedades de responsabilidad limitada, en comandita
por acciones y las civiles e irregulares o de hecho que revistan la forma de
compañía anónima, de sociedad de responsabilidad limitada o de sociedad en
comandita pro acciones, se considerarán contribuyentes asimilados a las
compañías anónimas.

Se entenderá que un sujeto pasivo realiza operaciones o en Venezuela por medio


de establecimiento permanente, cuando directamente o por medio de
apoderado, empleado o representante, posea en el territorio venezolano
cualquier local o lugar fijo de negocios, o cualquier centro de actividad en donde
se desarrolle, total o parcialmente, su actividad o cual posea en Venezuela una
sede de dirección, sucursal, oficinas, fábricas, talleres, instalaciones, almacenes,
tiendas u otros establecimientos; obras de construcción, instalación o montaje,
cuando su duración o sea superior a seis meses, agencias o representaciones
autorizadas para contratar en nombre o por cuenta del sujeto pasivo, o cuando
realicen en el país actividades referentes a minas o hidrocargueros,
explotaciones agrarias, agrícolas, forestales, pecuarias o cualquier otro lugar de
extracción de recursos naturales o realice actividades profesionales artísticas o
posea otros lugares de trabajo donde realice toda o parte de su actividad, bien
sea por sí o por medio de sus empleados, apoderados, representantes o de otro
personal contratado para ese fin.

Queda excluido de esta definición aquel mandatario que actúe de manera


independiente, salvo que tenga el poder de concluir contratos en nombre del
mandante. También se considera establecimiento permanente a las
instalaciones explotadas con carácter de permanencia por un empresario o
profesional, a los centros de compras de bienes o de adquisición de servicios y a
los bienes inmuebles explotados en arrendamiento o por cualquier título.

Tendrán el tratamiento de establecimiento permanente las bases fijas en el país


de personas naturales residentes en el extranjero a través de las cuales se
presten servicios personales independientes.
Constituye base fije cualquier lugar en el que se presten servicios personales
independientes de carácter científico, literario, artístico, educativo o
pedagógico, entre otros, y las profesiones independientes.

¿Quiénes Están Obligados a Declarar?

Estos sujetos se dividen en dos grupos:

a) Personas Naturales y Asimilados:

Están obligados a declarar y pagar, todas las personas naturales y herencias


yacentes asimiladas a estas, que hayan obtenido durante el ejercicio económico
un enriquecimiento neto anual superior a mil unidades tributarias (1.000 U.T.)
o ingresos superiores a mil quinientas unidades tributarias (1.500 U.T.).

De igual manera están obligados las personas naturales que han obtenido
ingresos brutos superiores a dos mil seiscientos veinticinco unidades tributarias
(2.625 U.T.), los cuales se deriven únicamente de las actividades agrícolas,
pecuarias, pesqueras o piscícolas a nivel primario, salvo lo dispuesto en el
Decreto de Exoneración N° 838 del 31/05/2000.

Las personas naturales que tengan base fija en el territorio nacional, están
obligadas a presentar declaración definitiva conforme a los enriquecimientos
obtenidos dentro y fuera del país atribuible a dicha base fija, en caso de la
personas naturales no residentes, están obligados al cumplimiento de este deber
formal cualquiera que sea el monto de sus enriquecimientos.

b) Personas Jurídicas y Asimilados:

Al igual que las personas naturales, las personas jurídicas incluyendo a las que
se dedican a actividades mineras y de hidrocarburos, están obligadas a
presentar declaración definitiva por los enriquecimientos netos o pérdidas que
obtengan durante el ejercicio.

¿Qué se Entiende y Como se Determina los Ingresos Brutos Globales


y Disponibles?

Los ingresos brutos pueden definirse como los beneficios económicos que
obtiene una persona natural o jurídica por cualquier actividad que realice, sin
tomar en consideración los costos o deducciones en que haya incurrido para
obtener dichos ingresos
El ingreso bruto global esta, de acuerdo a lo establecido en la Ley de I.S.L.R.,
esta constituido por todas las rentas obtenidas por el contribuyente en el
ejercicio de cualquiera de estas actividades:

• Venta de bienes y servicios; con excepción de los provenientes de la


enajenación de la vivienda principal, caso en el cual deberá tomarse en
consideración lo previsto en el artículo 17 de la ley y artículo 194 y ss. Del
reglamento.
• Arrendamiento;
• Los proventos regulares o accidentales, producidos por el trabajo, bien sea
relación de dependencia, o por el libre ejercicio de profesiones no
mercantiles;
• Los provenientes de regalías y participaciones análogas;
• Para la determinación de las rentas extranjeras, se aplicará el tipo de cambio
promedio del ejercicio fiscal en el país, conforme a la metodología usada por
el Banco Central de Venezuela.

En los casos de ventas de inmuebles a créditos, los ingresos brutos estarán


constituidos por el monto de la cantidad percibida en el ejercicio gravable por
tales conceptos.

La oportunidad en la cual un enriquecimiento se considera disponible para su


beneficiario, no sólo interesa a los fines de cumplir con uno de los requisitos
esenciales para que un ingreso sea gravable, sino también influirá sobre la
oportunidad en la cual se considerarán deducibles los gastos imputables a dicho
ingreso, debido a que los ingresos y gastos deberán estar pagados a los fines de
admitir su deducibilidad

¿Cómo se Determina el Enriquecimiento Neto?

La Ley de I.S.L.R establece que los ingresos brutos percibidos por el


contribuyente, durante el ejercicio gravable, están conformados por el monto de
venta de bienes y servicios en general, así como lo percibido por concepto de
cualquier actividad económica.

Para determinar el enriquecimiento neto gravable por el impuesto sobre la


renta, se tomará la totalidad de los ingresos brutos percibidos por el
contribuyente y se le restará los costos provenientes de los productos
enajenados y de los servicios prestados dentro del país:
a. El costo de la adquisición de los bienes destinados a ser revendidos o
transformados en el país así como el costo de los materiales y de otros
bienes destinados a la producción de la renta;
b. Las comisiones usuales, siempre y cuando las mismas no correspondan a
cantidades fijas, sino a porcentajes normales, calculados sobre el precio
de la mercancía, que sean cobradas exclusivamente por la realización de
gestiones relativas a la adquisición o compra de bienes;
c. Los gastos inherentes a transporte y seguro de los bienes invertidos en la
producción de la renta.

Estos costos mencionados anteriormente se lo restamos al ingreso bruto y luego


el contribuyente procederá a este monto obtenido, deducir los gastos o egresos
(deducciones) realizados por éste durante el ejercicio gravable.

Enriquecimiento Neto Gravable = Ingresos Brutos – (Costo +


Deducciones)

BENEFICIOS O INCENTIVOS FISCALES

A fin de lograr el desarrollo económico integral del país, la Ley de Impuesto


Sobre la Renta y otros Decretos del Ejecutivo Nacional, establecen una serie de
incentivos fiscales, dentro de las cuales se pueden citar como fundamentales, los
desgravámenes y rebajas de impuesto para determinados contribuyentes.

Existe además otro grupo de actividades que no persiguen especulativos, ni


siquiera mercantiles, como es el caso de las Instituciones benéficas, de
Asistencia Social y de algunos beneficios derivados del trabajo, por lo cual
dichas actividades deben de ser excluidas de la actividad tributaria. Tomando en
cuenta esta situación el legislador estableció en la Ley de Impuesto Sobre la
Renta, las Exenciones y las Exoneraciones.

Diferencias entre Exención y Exoneración

La exención consiste en la dispensa total o parcial del cumplimiento de la


obligación tributaria, otorgada por la ley, en cuyo caso sus beneficiarios están
obligados a informar a la Administración Tributaria para su debida fiscalización
y control; en cambio la exoneración consiste en la dispensa total o parcial del
cumplimiento de la obligación tributaria, otorgada por el Ejecutivo Nacional, en
lo casos autorizados por la Ley; al igual que las exenciones sus beneficiarios
están obligados a informar a la Administración Tributaria para su debida
fiscalización y control.
Exenciones

Están exentos del Pago del Impuesto sobre la Renta:

1. las entidades venezolanas de carácter público, el Banco Central de


Venezuela y el Fondo de Inversiones de Venezuela, así como los demás
institutos oficiales autónomos que determine la ley.
2. Los agentes y demás funcionarios diplomáticos extranjeros acreditados
en la república, por las remuneraciones que reciban de su gobierno.
También los agentes consulares y otros agentes o funcionarios de
gobiernos extranjeros, que con autorización del gobierno nacional
residan en Venezuela, por las remuneraciones que reciban de sus
gobiernos; y las rentas que obtengan los organismos internacionales y sus
funcionarios, de acuerdo con lo previsto en los convenios internacionales
suscritos por Venezuela.
3. Las instituciones benéficas y de asistencia social, siempre que sus
enriquecimientos se hayan obtenido como medio para lograr los fines
antes señalados: siempre que en ningún caso distribuyan ganancias,
beneficios de cualquier naturaleza o parte alguna de su patrimonio a sus
fundadores, asociados o miembros y que no realicen pagos a titulo de
reparto de utilidades o en su patrimonio.
4. Los trabajadores o sus beneficiarios, por las indemnizaciones que reciban
con ocasión de trabajo, cuando le sean pagadas conforme a la ley o a
contratos de trabajo, por los intereses y el producto de los fideicomisos
constituidos conforme a la Ley Orgánica del Trabajo y por los productos
de fondo de retiro y de pensiones.
5. Los asegurados y sus beneficiarios, por las indemnizaciones que reciban
en razón de contratos de seguros, pero deberá incluirse en los ingresos
brutos aquellas que compensen pérdidas que hubieren sido incluidas en
el costo o en las deducciones.
6. Los pensionados y jubilados, por las pensiones que perciban por concepto
de invalidez, retiro o jubilación, aun en el caso de que tales pensiones se
traspasen a sus herederos, conforme a la legislación que los regula.
7. Los donatarios, herederos y legatarios, por las donaciones, herencias y
legados que perciban.
8. Los afiliados a las cajas, cooperativas de ahorro y a los fondos o planes de
retiro, jubilación e invalidez por los aportes que hagan las empresas u
otras entidades a favor de sus trabajadores, siempre que correspondan a
planes de carácter general y único establecido para todos los trabajadores
de la empresa que pertenezcan a una misma categoría profesional de la
empresa que se trate, mientras se mantengan en la caja o cooperativas de
ahorros así como también los frutos o proventos derivados de tales
fondos.
9. Las personas naturales, por los enriquecimientos provenientes de
intereses generados por depósito a plazo fijo, cédulas hipotecarias,
certificados de ahorro y cualquier otro instrumento de ahorro previsto en
la Ley General de Bancos o en leyes especiales, así como los rendimientos
que obtengan por inversiones efectuadas en fondos mutuales o de
inversión de oferta pública.
10. Las instituciones de ahorro y previsión social, los fondos de ahorro, y
previsión social, los fondos de ahorro, de pensiones y de retiro por los
enriquecimientos que obtengan en el desempeño de las actividades que le
son propias.
11. Las empresas estatales nacionales que se dediquen a la explotación de
hidrocarburos y actividades conexas, por los enriquecimientos
extraordinarios provenientes del comercio que le sea reconocido por sus
asociados a los activos representados por estudios previos,
informaciones, conocimientos e instructivos técnicos, formulas, datos,
grabaciones, películas y otros bienes de similar naturaleza relacionados
con los proyectos objeto de asociación y a ser destinados al desarrollo de
los mismos en virtud de los convenios de asociación que dichas empresas
celebran.
12. Los enriquecimientos provenientes de los bonos de la deuda pública
nacional y cualquier modalidad de título valor emitido por la república.
13. Los estudiantes becados por los montos que reciban para cubrir sus
gastos de manutención, estudios o formación.

Exoneraciones

El Código Orgánico Tributario , establece que la Ley que autorice al Ejecutivo


Nacional para conceder exoneraciones, especificará los tributos que comprenda,
los presupuestos necesarios para que proceda y las condiciones a los cuales esta
sometido el beneficio. La ley podrá facultar el Ejecutivo Nacional para someter
la Exoneración a determinadas condiciones y requisitos.

El plazo máxima será de cinco años, vencido este lapso, el Ejecutivo Nacional
podrá prorrogarlo. Las exoneraciones concedidas a instituciones sin fines de
lucro podrán ser por tiempo indefinido, aunque tanto las exenciones como las
exoneraciones pueden ser modificadas por ley posterior.
Las exoneraciones serán aplicables al ejercicio fiscal que se encuentre en curso
para la fecha de inscripción en el registro de exoneración, la cual podrá
realizarse hasta el ultimo día del cierre del ejercicio fiscal correspondiente. Solo
están obligadas a inscribirse las personas naturales que hayan obtenido ingresos
brutos superiores a dos mil seiscientos veinticinco unidades tributarias (2.625
U.T.) en el ejercicio anterior. La exoneración aplicable es la siguiente:

1. los ejercicios que se inicien en los años 2000, 2001 y 2002, la dispensa
será del 100% del impuesto;
2. los ejercicios que se inicien en el año 2003, la exoneración será del 90%;
3. los que se inicien en el 2004, la exoneración será del 70%;
4. los ejercicios que se inicien en el año 2005, la dispensa será del 60%;
5. los que se inicien en el año 2006, la exoneración será del 50%;
6. los ejercicios que se inicien en el año 2007, la exoneración será del 30%
del impuesto

En ningún caso la exoneración será aplicable a los ejercicios fiscales que


se inicien con posteridad al 31 de diciembre del 2007, es decir, en el año
2008.

Desgravámenes

Son las cantidades que la ley permite deducir del enriquecimiento


neto percibido durante el ejercicio fiscal, a las personas naturales
residentes en el país y sus asimilados. El resultado obtenido,
después de la aplicación de la correspondiente rebaja, sirve de
base para la aplicación de la tarifa prevista en la ley.

Tipos de Desgravámenes

Las personas naturales residentes en el país podrán gozar de los siguientes


desgravamenes, siempre y cuando se trate de pagos efectuados en el país
durante el ejercicio gravable respectivo, y que los mismos no hayan podido ser
deducidos como gastos o costos, a los fines de la determinación del
enriquecimiento neto gravable:

1. lo pagado a los institutos docentes del país, por la educación del


contribuyente y sus descendiente no mayores de 25 años. Este limite de
edad no se aplicará a los casos de educación especial.
2. Lo pagado por el contribuyente a empresas domiciliadas en el país, por
concepto de primas de seguro de hospitalización, cirugía y maternidad.
3. Lo pagado por servicios médicos, odontológicos y de hospitalización,
prestados en el país al contribuyente y a las personas a su cargo, es decir,
ascendiente o descendientes directos en el país.
4. Lo pagado por concepto de cuotas de intereses en los casos de prestamos
obtenidos por el contribuyente para la adquisición de su vivienda
principal, o de lo pagado por concepto de alquiler de la vivienda que le
sirve de asiento permanente del hogar, este desgravámen no podrá ser
superior a 1.000 U.T. en el caso de pago de cuotas y de 800 U.T. en el
caso de alquiler. (Estos desgravámenes deben de estar soportados).

Sin embargo, la Ley de I.S. L.R. plantea otro tipo de desgrvamen llamado
Desgravámen Único, al cual podrán optar los contribuyentes (personas
naturales), siempre y cuando los mismos no hayan elegido los
desgravámenes anteriores.

Este Desgravámen Único es de 774 U.T.

Rebajas Personales

Las personas naturales residentes en el país, gozarán de una rebaja de


impuesto equivalente a 10 U.T. anuales, el cual será igual por cada carga
familiar que tenga el contribuyente.

Las rebajas del impuesto al contribuyente por carga familiar son:

a. 10 U.T. por el cónyuge no separado de bienes, a menos que declare por


separado, en cuyo caso la rebaja corresponderá a uno de ellos.
b. 10 U.T. por cada ascendiente o descendiente directo residente en el país.
Se exceptúan a los descendientes mayores de edad, con excepción de que
estén incapacitados para trabajar, o estén estudiando y sean menores de
25 años.

Tarifas Aplicables a los Sujetos Pasivos:

Estas Tarifas son:

1)la tarifa número 1, se aplica a las personas naturales domiciliadas en el


país y a las herencias yacentes domiciliadas o no en el país sobre la
totalidad de los enriquecimientos obtenidos, con excepción de los
exentos, exonerados, sujetos a impuesto proporcional. A las Asociaciones
y Fundaciones sin fines de lucro, sobre la totalidad de los
enriquecimientos obtenidos con la excepción de los exonerados, exentos
sujetos al impuesto proporcional, no dedicadas a la explotación de
hidrocarburos o actividades conexas. La tarifa fijada es proporcional,
señalada en unidades tributarias de esta manera:

Hasta 1.000 U.T. 6%

Exceso de 1.000 a 1.500


9% Sustraendo 30
U.T.

Exceso de 1.500 a 2.000


12% Sustraendo 75
U.T.

Exceso de 2.000 a 2.500


16% Sustraendo 155
U.T

Exceso de 2.500 a 3.000


20% Sustraendo 255
U.T

Exceso de 3.000 a 3.500


24% Sustraendo 375
U.T

Exceso de 4.000 a 6.000


29% Sustraendo 575
U.T

Exceso de 6.000 U.T 34% Sustraendo 875

2) la Tarifa 2, se aplica a las compañías anónimas y los contribuyentes


asimilados a éstas, que no realicen actividades de hidrocarburos o
conexas. Las sociedades o corporaciones extranjeras cualquiera sea su
forma. Las entidades jurídicas o económicas a las que se refiere la ley. La
tarifa fijada en unidades tributarias es como se señala a continuación:

Hasta 2.000 U.T. 15%


Exceso de 2.000 a 3.000
22% Sustraendo 140
U.T.

Exceso de 3.000 U.T. 34% Sustraendo 500

3) la Tarifa 3, es la siguiente:
tasa proporcional del 60% para los enriquecimientos producto de las regalías
mineras
tasa proporcional del 50% para los enriquecimientos derivados de empresas
petroleras

Relaciones del fisco


El fisco es el órgano del Estado encargado de obtener los ingresos de aquél para
la integración de la hacienda pública, la administración y la disposición de tales
bienes.
El mencionado órgano dispone de diversas facultades conexas con la de
organización, administración y disposición de la hacienda pública.3 Para hacer
más comprensible el concepto anterior es indispensable también expresar la
idea de lo que es la hacienda pública. Por hacienda pública (escrito con
minúscula) se entiende el conjunto de elementos económicos de que el Estado
dispone para el cumplimiento de sus funciones. Hacienda pública es sinónimo
de erario o de tesoro público. Es pertinente aclarar que la hacienda pública no es
un organismo estatal, como algunas veces se concibe.4
De acuerdo con el concepto vertido, corresponde al fisco la función genérica de
obtener en lo económico lo necesario para que el Estado-gobierno cumpla la
función que se le ha dado.
Alrededor y como necesario complemento de la aludida función, el fisco debe
realizar diversas acciones que permitan que aquella se cumpla con eficacia; por
ejemplo, llevar control de las actividades que sean el hecho generador de
contribuciones y de toda conducta de los contribuyentes relacionada con dichas
actividades.