Вы находитесь на странице: 1из 6

Control de la respiración

El volumen de aire inspirado y espirado por unidad de tiempo está


estrictamente controlado, tanto en relación a la frecuencia de la
respiración como al volumen de aire corriente.

La respiración es controlada por centros del tallo encefálico. En


este sistema de control existen cuatro componentes:
a) quimiorreceptores para 02 o H+ (C02 )
b) mecanorreceptores en pulmones y articulaciones
c) centros para controlar la respiración (bulbo raquídeo y puente)
d) músculos respiratorios, cuya actividad es coordinada por los
centros del tallo encefálico. También se puede ejercer control
voluntario mediante comandos de la corteza cerebral (ejemplo,
contener la respiración o hiperventilación voluntaria), que
transitoriamente puede contrarrestar al tallo encefálico.
Control de la respiración por el tallo encefálico

La respiración es un proceso involuntario controlado en el tallo


encefálico por el bulbo raquídeo y el puente. Tres grupos de
neuronas o centros del tallo encefálico controlan la frecuencia de
la respiración normal involuntaria:
A) centros bulbar respiratorio
B) centro apnéustico
C) centro neunotáxico
A) Centro respiratorio bulbar

El centro respiratorio bulbar se localiza en la formación reticular y se


compone de dos grupos de neuronas que se distinguen por su
localización anatómica: el centro inspiratorio (grupo respiratorio
dorsal) y el centro espiratorio (grupo respiratorio ventral)

a.1) Centro inspiratorio: el centro inspiratorio se ubica en las neuronas


del grupo respiratorio dorsal y controla el ritmo básico de la
respiración fijando la frecuencia de la inspiración. Este grupo de
neuronas recibe impulsos sensoriales procedentes de
quimiorreceptores periféricos a través de los nervios craneales IX y X
y de mecanorreceptores del pulmón por medio del NC X. El centro
inspiratorio envía impulsos motores al diafragma por la vía del nervio
frénico. El patrón de actividad de dicho nervio incluye un periodo de
reposo, seguido por una descarga de potenciales de acción que elevan
la frecuencia unos segundos y luego retornan al reposo. La inspiración
puede acortarse al inhibir el centro inspiratorio a través del centro
neumotáxico.
a.1) Centro espiratorio: está situado en las neuronas respiratorias
ventrales y se encarga principalmente de la espiración. Puesto que en
condiciones normales la espiración es un proceso pasivo, estas
neuronas permanecen inactivas en la respiración tranquila. Sin
embargo, durante el ejercicio, cuando la espiración es activa, este
centro interviene.

B) Centro apnéustico. La apneusis es un patrón respiratorio anormal


con jadeo inspiratorio prolongado, seguido por movimiento espiratorio
breve. En circunstancias experimentales, la estimulación del centro
apnéustico en la parte baja del puente genera este patrón
respiratorio. Estas neuronas excitan el centro inspiratorio del bulbo
raquídeo y alargan el periodo de los potenciales de acción en el nervio
frénico, prolongando de este modo la contracción del diafragma. La
apneusis puede presentarse cuando una lesión encefálica afecta la
parte inferior de puente.
C) Centro neumotáxico. El centro neumotáxico inactiva la inspiración y
limita la descarga de potenciales de acción en el nervio frénico. En
efecto, el centro neumotáxico, localizado en la parte alta del puente,
limita la magnitud del volumen de aire corriente y de manera
secundaria, regula la frecuencia respiratoria. El ritmo respiratorio es
normal aun en ausencia de este centro.
Corteza cerebral

Los comandos procedentes de la corteza cerebral pueden


contrarrestar de manera transitoria los centros automáticos del
tallo encefálico. Por ejemplo, una persona puede hiperventilar
voluntariamente (es decir, aumentar la frecuencia y volumen
respiratorio). La consecuencia de la hiperventilación es una
disminución de la PaC02 que incrementa el pH de la sangre arterial.
Sin embargo la hipervenventilación es autolimitada, puesto que la
menor PaC02 provoca inconsciencia y la persona regresa a su patrón
respiratorio normal. Un individuo puede hipoventilar voluntariamente
(es decir, contener la respiración). La hipoventilación reduce la Pa02 y
aumenta la PaC02; ambos efectos son fuertes estímulos para la
ventilación. Un periodo de hiperventilación previa puede prolongar el
tiempo de la respiración contenida.