Вы находитесь на странице: 1из 6
5/71 6 COPIAS. ‘PERELEMAN Y LA RELEGITIMACION DE LA POLITICA BERTRAND BUFFON Si el autor del Tratado de la argumentacién se interesé poco en la politica en cuanto tal, no dejé de contribuir decisivamente a,su relegitimacién 'Rerelmah es, ante todo, un _pfildsoto"de Hagia LN eoticd dil desecho ‘Los ciiticando la ambicién excesiva de la primera, que invadia el terreno de lo politico, y estudiando el inétodo del segundo para descubrir lo justo, que ha sido introducido para restablecer los derechos de la retérica y para revigorizar la base epistemolgica propiade lo politico. * La cuestidn de A eine en efecto, una impronta intrinsicamente {Politics apelar, como lo hizo Perelman, a la naturaleza aa naturleza dati de Tenguaie yale y 7 e es pecificidad de larazin practica implica remulrse a una certera Concepcion de la palab Jen el espacio publics y a los modos de legitimadén de las practicas politicas. El ae TE Sue ici aahre ee pon er desplesnente dete legitmiaad en die la legitimidad en el campo de ta politica: de la suma de las voluntades de cada uno a la participacién de todos en la deli- beracién. 1) Perelman restablecié Ia legitimidad de la politica \ero oe Este restablecimiento procede no de un estudio directo de la politica sino de una critica al proyecto modemo de extensién del modo de razonamiento cientifico a todo el campo del conocimiento. Perelman ha cuestionado tanto la universalidad de la lgica_ como las justificaciones de la autonomia de lo politico; en efecto, cada cardcter de la episteme cientifica destaca una propiedad ireductible del espacio publico: formalis- mo/flexibilidad del razonamiento, necesidad/regularidad, evidencia/probabilidad, ge- neral/particular, objetivismojinmanencia de los actores politicos, lengua artifi- ye cialflengua natural, etc. ara “pt Toda la obra ae PareImEn es una donirontacion feaunda entre Gencia y politic’ (en el sentido amplio del término, inchuido ef derecho), demostracion, ‘arguméntacion. Despeja el campo (en a-politicg de las incursiones dela Idgica para devolverlo,resabie- cerlo en su esencig tz polltigg tiene un objeto especifico -la vida en comtin, la accién colec- tive-, dotado de lidad propia, hecha de razin y pasion =ISTBDRAbIE, que se la'deun arte particular partiGular’->. Rankmon fey bo Distursion - El métods dentition x Seer bisque de a edad se basa en In puesta en duda universal, que requlere G& aislarse, extraerse, hacer tabla rasa de todas las tradi- ciones, dogmas y opiniones—__ : Pero esta strategia de ruptura] lejas de permitir el acceso a la neutralidad axiolé- Pereee oes 2a ees Sk gica, corresponde, en realidad, a una eleccién de valores: el individualismo y el univer- salismo. EI sujeto de conocimiento no contempla las cosas a partir de un punto naitro, ‘aSolutamente objetivo. De hecho, debido a los valores que sustentan sus planteos, esté sometido al juicio de otros y devuelto, asi, al espacio politico. TES roy ua pants de vios abate ponte Ee alcacat pcs mismo! juicio més justo: la confrontacién, la discusién son necesarias. La ciencia depende, en- tonces, para su fundamento ~como para sus aplicaciones-, de ia daiberacliny, por con siguiente, de Iz Politica.” Sete siguiente, de Ii Politica 1b) Una racionalidad propia6 razonable; uh arte adecuado: la (nueva) retérica Una racionalidad pr Rkilien — i La politica, fusionando razén : aja verdad sino Jo probable y 1o Fea ~ Perch prefeible-AmB0E ne be obtienen ni par demostracién ni Por etperiencia, BNO OF ar- a yFeruasn por medi ventaciGnly persuasionspor medio del arte retrica y persue r medio del arte retérica,_ FecwAStS La irreductibilidad de la politica a ta técnica vo@ el cuestionamiento de la universalidad potencial del razonamiento cientifico AY Algunos pensadores modernos, desde Hobbes hasta Marx, consideraron que la Gdns “L politica obedecia a una necesidad de tipo cientifica cuyas leyes podrian definir. Ahora BLE, bien-el mundo dela contingencia, del azar, de la oportunidad, ¢5 un mundo sometido RAZONA al tiempo que pasa y a las pasiones de los hombres. Por eso, este mundo no es consagrado a la irracionalidad pura, como lo recuerda Perelman: no RapTaesdiad “por dete si regulaidaley no oaste Io absolutamente |SeGUTO Sino lo probable; no hay verdad sino probabilidad; no un valor tinico sino una ‘pluralidad de valores jerarquizables; en una palabra, no existe lo racional puro sino lo @ razonable, ya sea probable o preferible, eee eee EL eeereeeeece t To razonable presenta las Sigulehteg propiedades: Coroktiakios - su citer: no es ia experiencia lo Seon rc, ni la deduccénconforme a las reglag Togicas, como en matematica, ambas fuentes de evidencia, sino la gprobacion de ia mayoria; Su méiodo: la multiplicacién de los puntos devista sobre el objeto de debate y la de- liberacin; 5/71 6 COPIAS easter ~ gu racionalidad: el razonamiento es no inflexible y utiliza vias mas variadas que la deduccién Iogica ola induccién (argumentacién por analogia, por asociacién....); = su lenguaje: la lengua natural, con sus ambigiiedades, sus imprecisiones y los valo- res y fradiciones implictos que coniieva Enel mundo politico, la aptitud requerida no es el espiritu l6gico sino Ja prudescia~ Alli, no podemos dejamos Hevar por To racional, a Hiego de usar Ia violencia intil para intentar conformar la realidad; ni tampoco podemos abandonarnos a las particularida- des (de Ja situacién, del auditorio, etc), a riesgo de caer en la arbitrariedad: el hombre prudente enfrenta Jo particular con lo universal, y la articulacién de ambos es to raz0- nable. Un arte plenamente politico El proyecto cientifico modemo y la era de las ideologias han desacreditado la ret5- Aan rica que, al defecto congénito de servir a los demagogos, se le afiadié el de ser impropia Rests RCA ~ para al descubrimiento de la verdad. Por eso la retérica, como arte de argumentar y