Вы находитесь на странице: 1из 22

Cuando el periodismo se va de viaje

Rolly Valdivia Chávez


Periodista
El Periodismo Viajero es una búsqueda constante,
un ir y venir por caminos polvorientos, para hallar
datos e informaciones que nutran las crónicas
itinerantes.

En este instante, muchísimas personas, aquí o en la China,


tienen frente a sus ojos una crónica o reportaje de viaje.
Apuntes para tener en cuenta

*El cronistas es “un artesano que dibuja en


letra impresa el suceso que está viendo, del
que es testigo e incluso, en ocasiones, del
que es partícipe”.

*“La particularidad de la información que


ofrece la crónica está en su carácter
personal. Se trata de narrar los hechos a
través de una subjetividad, es decir, el
cronista es el encargado de conectar a sus
lectores con los hechos…”.

* (Juan Carlos Gil González,


Universidad de Sevilla).
Crónicas de Viajes vs. Crónicas Turísticas

Más allá de las evidentes similitudes, existen marcadas e importantes diferencias,


las mismas que deben ser tomadas en cuenta a la hora de empezar a redactar. Así
sabremos con exactitud que es lo que buscamos con nuestro texto.
¿Qué es una crónica de viaje?

Una crónica de viajes contiene información,


vivencias y anécdotas que retratan la
idiosincrasia y el palpitar de la vida cotidiana
de una región o un pueblo.

Aquí, el autor, se escapa de lo meramente


turístico, para construir un relato intimista y
emotivo, que no sólo describe la belleza y la
historia de un lugar, sino, también, las
vicisitudes del viaje y el contacto con la
gente…
¿Qué es una crónica turística?

Su esencia es la de resaltar o proponer una


serie de lugares de “visita indispensable”
o publicar todos los detalles de un
“circuito imperdible”.

En este tipo de crónicas se invita a conocer


de manera explícita -y con gran entusiasmo-
la ciudad o pueblo reseñado… casi “siempre
perfecto” para pasar las vacaciones.
Algunas características de las crónicas de viajes

*Escapa de los parámetros de


la nota informativa.

*Conjuga la vivencia con la


información, la creatividad con la
precisión, la pasión con la objetividad
de los datos periodísticos.

*En ocasiones es tangencial


en lo referido a los circuitos
y atractivos del lugar visitado.

*No invita explícitamente a visitar la


zona que reseña.
Algunas características de las crónicas turísticas

*Resalta claramente los atractivos


y circuitos.

*Invita a visitar de manera explícita


las ciudades y pueblos.

*Prioriza la información turística.

*Las crónicas suelen ser menos


vívidas y más informativas.

*En ocasiones, las notas parecen


“publi reportajes”, lo que disminuye
el interés de los lectores.
Cómo escribir una crónica de viaje
La pantalla en blanco… qué horror

Si estamos frente al computador horas de horas


y no hemos escrito ni una línea, debemos de admitir
que nos enfrentamos a la…
temida pantalla en blanco.

Y ahora que hacemos:

I. Nos damos de cabezazos.


J. Cambiamos de facultad o de trabajo.
K. Apagamos la máquina y nos vamos de pachanga.
L. Nos ponemos a chatear.
M. Ninguna de las anteriores.
Buscando la respuesta

No hay fórmulas mágicas. Cada quien debe


encontrar la forma de convertir sus
vivencias en una crónica de viaje.

Algunos cronistas esperan a sus musas, para que ellas le dicten


las frases al oído, otros, antes de enfrentarse a la pantalla, esbozan la estructura
de su texto: datos a incluir, estilo narrativo, subtítulos e, incluso, la forma en
que empezarán su relato.
La entrada… el primer paso
La entrada es, quizás, la parte mas importante y difícil de una crónica de viaje.
Nuestro primer párrafo debe ser llamativo y certero, para atrapar el interés del
lector.

Al escribirla debemos tener en claro que su objetivo fundamental es el


“enganchar” a quien nos lee y hacerle notar que esta frente a un relato atractivo y
singular.

Hay que ser muy cuidadoso al elegir nuestra entrada. En la medida de lo


posible, esta debe describir o empezar a describir, el suceso más
significativo y sorprendente de nuestro viaje.
Sazonando la entrada
Algunos consejos para empezar:

• Elegir un suceso que deje absorto al lector.

• Plantear una intriga (decir y no decir, insinuar).

• Iniciar con un suceso curioso, una anécdota o leyenda.

• Ser frenético o disparatado para que el lector se


pregunte: ¿y a este qué le pasó? y continúe leyendo.

• Ser poético y evocador.


Ver para creer…
Impacto:

“Están en tu mente, serenas y frías, tal vez


desafiantes, torturándote con sus ojos
de eterna indiferencia, de secreto perpetuo
e indescifrable. ¿Les tienes miedo o
sólo sientes un profundo respeto hacia ellas
y los hombres que las esculpieron?
No puedes responder, sólo recuerdas que
al ingresar al templete semi subterráneo,
te quitaste la gorra, guardaste silencio y caminaste despacito”.
(Publicado en Enjoy Bolivia).
Ver para creer…
Intriga:

“Así es el Perú, verseó una sombra en tono de excusa,


como si la mención del nombre patrio fuera un bálsamo
capaz de aplacar la naciente incomodidad, el fastidio,
las ganas casi incontenibles de decir hasta aquí nomás
llego compadrito y el deseo apremiante de dar la media
vuelta y largarse de una buena vez, tirando un portazo
que le añadiera un efecto entre dramático
y teatral a la retirada”.
(Publicado en Explorando Perú).
Ver para creer…
Curiosidad:

“Aquella noche, ¡la noche!, decidí


acostarme tempranito
–previa perfumada y
reacomodo de mi ya casi extinta cabellera-
con la intención de acelerar mi
encuentro con la gringa, esa mujer misteriosa
pero tentadora, que sólo aparece
cuando el sol se esfuma y los hombres duermen
o andan medios perdidos en las colinas cercanas a la
laguna Sulluscocha en Cajamarca”.
(Publicado en la revista Viajeros).
Ver para creer…
Disparatado:

El final será el principio de este relato calurosamente norteño. Y es que de tanto


ver a los cangrejos andar a la contraria, me dieron ganas de escribir así también:
de atrás para adelante y a lo que salga. Total, esta historia trata sobre el mar, y, en
el mar, la vida -y, por qué no, las crónicas- son más sabrosas. Al menos eso dice
una antiquísima canción y nunca he escuchado que la desmientan”.
(Publicado en la revista Rumbos).
Ver para creer…
Poética:

No sé adonde voy ni me interesa saberlo. Sólo sé que


camino sin rumbo y sin prisa por calles anochecidas,
disfrutando con calmado deleite de mis pasos de
andariego recién llegado y dejándome guiar por
los fogonazos evocadoramente inciertos
de mi memoria viajera”.
(Publicado en la revista Travesías).
Para evitar la indigestión
Lo que debe evitarse en una entrada:

• Redacción tipo nota informativa:

Hoy en la Universidad de Chiclayo


se inició el primer taller de periodismo viajero…

• Empezar el relato desde que se inicia el viaje:

A las 8 y 30 de la noche abordamos el bus que nos llevaría a


Chiclayo…

• Empezar con una avalancha de datos:

Chiclayo, capital de Lambayeque, se encuentra a 12 horas de Lima …


Claves para una buena crónica de viaje
*Una entrada que enganche al lector.

*Un estilo narrativo ágil y dinámico.

*Anécdotas, vivencias e impresiones.

*Evitar párrafos que contengan únicamente


información dura.

*Uso de los recursos y técnicas periodísticas.

*Inclusión de leyendas y mitos, para darle un


toque enigmático a la nota.
Claves para una buena crónica de viaje
*Uso de figuras y de un estilo literario.

*Describir con esmero, pensando que el


lector no conoce el lugar visitado.

*Inclusión de personajes que hagan


más atractiva la crónica.

*Información geográfica y política del


lugar reseñado.

*Quebrar los tiempos del relato, para


evitar las crónicas lineales.
Gracias por su atención…

• Rolly Valdivia Chávez


Periodista

prensaperu@gmail.com
www.rollyvaldivia.blogspot.com