Вы находитесь на странице: 1из 5

Empresarios de Buenaventura, jóvenes estudiantes, Recuerden que existen una serie de temores que experimentamos pero estos temores son sanos, siempre y cuando éstos nos impulsen a realizar nuestros sueños con una mayor Disciplina. Comparto esta información espero les sea de gran ayuda.

Yaneth Riascos Instructor Gestión y Emprendimiento

El Gran Salto 10 consejos básicos para superar tus miedos acerca de iniciar un negocio propio Por Lynn H. Colwell

Después de ayudar a otros a iniciar tres negocios en el área de salud mental, Holly Dorna pensó que también ella podría empezar su propia empresa. Pero la aventura para fundar Psych Temps Inc, una agencia de colocación de empleos en el área de la salud, se convirtió en un ejercicio de terror mental.

"Hacer la transición de trabajar para alguien más a ser dueño de tu propio negocio es terrorífico. Muchas mañanas, me levantaba a las 5 de la mañana, llena de pánico", cuenta Dorna. "Había tenido éxito otras veces y había logrado hacer mucho dinero para otra gente, pero tal vez éste era el momento de fallar. Me pensé a mi misma como una entrepreneur, pero la verdad es que estaba más asustada que nunca".

Enfrentémoslo: iniciar un negocio es una propuesta atrevida. Ya sea que tengas éxito o falles, cada aspecto de tu vida se verá afectado; desde tus cuentas bancarias hasta tus amistades. Sin embargo, el miedo inicial es perfectamente normal, añade presión a una situación ya de por sí estresante.

Evitar este estrés no es recomendable. En cambio, te recomendamos enfrentar tus miedos y aprender a lidiar con todos los obstáculos. Sigue leyendo y aprende a lograrlo.

Empieza Poco a Poco

Abandonar de golpe tu empleo seguro para empezar un negocio puede llenarte de pesadillas. Dorna sugiere hacer una transición lenta, por etapas, tal vez iniciando tu negocio como una actividad de medio tiempo, lo que te podrá ayudar a superar algunos miedos.

"Cuando la última compañía a la que ayudé fue vendida a un hospital y el dueño ganó muchísimo dinero (aunque yo no gané nada) decidí dedicarme a la consultoría", cuenta Dorna. Y no le fue nada mal; sus finanzas iban bien, pero se sintió atraida hacia distintas direcciones y quería crear un negocio en el que pudiera poner todas sus energías. Inició Psych Temps en 1995, trabajando medio tiempo durante casi dos años, al tiempo que mantenía su práctica como consultora. "Sentí que tenía menos que perder, ya que sólamente trabajaba medio tiempo en el negocio".

Una transición gradual te permitirá también darte un tiempo para pensar, planear y trabajar en los problemas potenciales, lo cual aliviará un poco de tensión.

Solicita Ayuda

El miedo a lo desconocido a detenido a muchos empresarios potenciales. Y aunque no hay nadie que pueda responder a tus dudas con una certeza del 100 por ciento, los expertos y otros que hayan estado en tus zapatos te pueden dar mucho apoyo.

"Iniciar un negocio es difícil, pero las grandes satisfacciones siempre vienen acompañadas de un cierto riesgo", dice Betty Otte, una voluntaria de Service Corps of Retired Executives (SCORE), un grupo de ex empresarios que se dedican a ofrecer consultoría gratuita a pequeñas empresas vía Internet. "Los miembros de SCORE ayudan a aquellos que están iniciando un negocio a tomar el toro por los cuernos y enfrentar los miedos. Los llevamos a través de un proceso que les permita planear y priorizar. Estamos allí en cada paso que tomen; superando sus miedos y ansiedades y convirtiéndolos en éxitos. Sabemos que esto es posible, pues nosotros mismos ya lo hemos pasado".

Planea

No hay nada como la preparación para vencer los sentimientos de pánico. "Un buen plan de negocios puede llevarte muy lejos y ayudarte a aliviar la tensión característica de cuando se inicia un negocio", dice Bill Fioretti, director de Desarrollo de Pequeños Negocios de la Universidad de Cincinnati. "Es fascinante ver cómo la gente atraviesa el proceso de crear su plan. Sus ideas se cristalizan y se materializan".

Espera lo Inesperado

A menos que tengas dinero para dar y regalar, iniciar un negocio representa un riesgo monetario muy grande. Desafortunadamente, no es posible controlar todas las variables que afectarán tu plan de inversión. Ya sea que se trate de una supertienda de descuento, si un cliente decide demandarte, una tormenta o una guerra destruye el país de donde importas tus productos, las fuerzas externas pueden ser devastadoras y amenazan a cualquier tipo de negocio.

Resulta atemorizante pensar que todo por lo que has trabajado podría ser desmantelado en un segundo por circunstancias ajenas a tu control.

Empieza por imaginar escenarios; "Qué pasaría si

circunstancias que podrían poner en jaque tu negocio: "¿Qué pasaría si mi principal proveedor se va a la quiebra?", "¿Qué pasaría si a nuestro edificio le cae

un rayo?" "¿Qué pasa si mi producto causa algún daño a mi consumidor?"

que involucren

"

Una vez que hayas detectado los posibles daños externos, diseña un plan de contingencia para lidiar con cada uno de ellos. Obviamente, esperemos que no ocurra, pero no hay nada mejor como estar preparado.

Ten Confianza en ti Mismo

Si eres de ese tipo de personas que constantemente se preocupan por lo que piensan y dicen los demás, necesitas aprender a tragar una fuerte dosis de confianza antes de empezar tu propio negocio. Alana Chandler, por ejemplo, dueña de Paint Yer Pottery, nunca hubiera abierto su tienda si no hubiera tenido que luchar contra las dudas de todos quienes la rodeaban: su arma más poderosa, dice, fue la confianza en sí misma.

"De por sí ya es difícil que te tomen en serio siendo una mujer que nunca ha tenido antes un negocio", dice Chandler. "Pero es aún más difícil cuando presentas tu idea y la gente se te queda viendo como si estuvieras loca. Nunca voy a olvidar el día de la inauguración. Un tipo con quien había estado saliendo, quien había dicho que creía ciegamente en mí, llamó a la tienda para preguntar cómo me iba. Le dije lo ocupada que estaba y lo bien que estaban saliendo las cosas. "¿De verdad? Me preguntó "Estás bromeando" Pero esa gente va a tu tienda a ver y no a comprar." Desde entonces, Chandler terminó con él.

"Cuando alguien cercano te cuestiona sobre tu salud mental por hacer algo así, por supuesto que te da miedo", dice. "Lo único que puedes hacer es tener confianza en ti mismo, en tu idea y seguir adelante para demostrarles que están equivocados".

Pon tu Miedo a Trabajar

¿Por qué ver al miedo como algo negativo cuando, en realidad, puede ser un gran motivador? El miedo a hipotecar una casa ha paralizado a muchos, por ejemplo, pero a otros los ha obligado a trabajar más duro para lograr que su negocio reditúe y puedan saldar las deudas en que incurrieron al inicio.

Si tienes miedo, determina exactamente qué es lo que te tiene así y considera las distintas formas en que puedes enfrentarlo. Digamos, por ejemplo, que tienes un negocio de diseño con un socio quien (descubres) ha estado manipulando los números de los resultados del negocio. Dado que el negocio va bien y el socio es

Puedes pensar en

cientos de excusas: "es que es super bueno con los números; después de todo,

amigo tuyo, tienes miedo de confrontarlo con tus sospechas

quizás estoy yo calculando incorrectamente". O tal vez, solamente cometió un

error

situaciones en la vida, tienes una opción: hacer nada y probablemente ver derrumbarse tu negocio o actuar, impulsado por tu miedo y tus dudas. Utilizar el miedo como una herramienta motivacional significa analizar la causa de tu ansiedad, ennumerar los factores y después actuar.

Dentro de ti, te mueres de la ansiedad. Y, como en muchas otras

Cambia tu Mentalidad

"Mi principal miedo cuando empecé mi negocio fue no lograr recuperar el dinero

suficiente para cubrir nuestros gastos diarios", cuenta Ellyn Ingalls, dueña de Poole Brook Farms, una compañía que elabora y distribuye comida gourmet. "Nunca dudé de mi producto, sino de los gastos que involucraban el negocio. Me preocupaba perder todo lo que nos había costado tanto trabajo de lograr. Empezamos el negocio con unos US$ 30,000 de deuda y después tuvimos que

pedir prestados otros US$ 23,000

el dinero siempre fue mi preocupación".

Pero el año pasado, después de un invierno lleno de emociones, Ingalls reexaminó sus prioridades. "Pensé mucho sobre cómo quería vivir mi vida y decidí que si perdía todo no importaba; siempre podía hacer algo diferente", cuenta.

Aceptar el hecho de que tu negocio puede fallar tiene el efecto opuesto a lo que podrías haber pensado.

Crea una Red de Apoyo

Fioretti dice que hablar con otros empresarios que han pasado por lo mismo que él lo ayudó a superar muchas de sus ansiedades. "Enfócate en el éxito", dice. "Atiende conferencias, eventos, exposiciones y únete a alguna asociación; habla

con otros que hayan iniciado un negocio, pero que ya hayan dado un paso más allá".

Fioretti sugiere crear una especie de consejo consultivo con quien te puedas reunir de vez en cuando; tal vez puedes invitar a tu prestamista, al banquero, contador, colaboradores, etc. Si estás solo en tu negocio, la retroalimentación de otros puede ser fundamental.

No olvides a tu familia y amigos; hazlos parte de tu proyecto. Trata de acercarte a los optimistas, a aquellos que creen en tu negocio.

Toma el Control

Dorna pensó en recurrir al ejercicio para superar sus tensiones. Ello la ayudó a descargar energías que, de otro modo, hubieran resultado negativas para su desempeño. Cuando un amigo, colega o familiar te pregunte cómo puede ayudarte en tu negocio, ten algunas ideas listas. Pero ¿si no te preguntan? Diles lo que necesitas. También, prepárate para consentirte; haz una lista de cosas que puedas hacer en tus ratos de ocio y relájate. Elige un día a la semana; sal a correr a un parque, siéntate en un café a leer el diario, realiza algún pasatiempo o llámale a algun amigo para conversar con él.

¡Hazlo!

"No podemos escapar al miedo. Solamente podemos transformarlo en un compañero que estará con nosotros en nuestra aventura empresarial", dice Susan Jeffers, autora de Feel the Fear and Do It Anyway (Siente el Miedo, y Hazlo de Cualquier Forma). Jeffers está convencida de que nuestros miedos tienen su origen en la idea de que no podemos lidiar con las situaciones difíciles. Pero "si supieras que puedes lidiar con todo lo que se te presenta. ¿Por qué tendrías que temer?", se pregunta.

El miedo es una de las emociones humanas más elementales, pero no necesita convertirse en un obstáculo para emprender. Recuerda que los empresarios más exitosos han sentido ese miedo alguna vez en sus vidas, pero lejos de atemorizarlos, los impulsó a llegar más lejos.