Вы находитесь на странице: 1из 30
Guía para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas Organización de Food A

Guía para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas

para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas Organización de Food A and las
para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas Organización de Food A and las
para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas Organización de Food A and las
para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas Organización de Food A and las
para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas Organización de Food A and las
para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas Organización de Food A and las
Organización de Food A and las Naciones I A Agriculture Unidas para la F T
Organización de
Food
A
and
las Naciones
I
A
Agriculture
Unidas para la
F
T
F
O
Organization
Agricultura
of
the
y la
United
Alimentación
Nations
P
A
N
I
S

desafíos

fuentes de nutrientes

manejo de los nutrientes de las plantas

aspectos

ambientales

políticas

Guía para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas DIRECCIÓN DE FOMENTO DE

Guía para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas

para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas DIRECCIÓN DE FOMENTO DE TIERRAS Y

DIRECCIÓN DE FOMENTO DE TIERRAS Y AGUAS

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN Roma, 1999

DE FOMENTO DE TIERRAS Y AGUAS ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA

Las descripciones utilizadas en la presentación del material de la presente publicación no representan la opinión de ningún sector de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación

Se reservan todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada en ningún sistema de recuperación, o trasmitida en ninguna forma o por ningún medio, electrónico, mecánico, fotocopia u otro, sin el permiso previo del poseedor de los derechos de reproducción. Para la obtención de tales permisos, se deberá enviar una solicitud conteniendo la declaración de propósitos y el alcance de la reproducción, al Director de la Dirección de Información de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Viale delle Terme di Caracalla, 00100 Roma, Italia.

©FAO 1999

Preámbulo L os nutrientes de las plantas son esenciales para la producción suficiente de alimentos
Preámbulo L os nutrientes de las plantas son esenciales para la producción suficiente de alimentos

Preámbulo

Preámbulo L os nutrientes de las plantas son esenciales para la producción suficiente de alimentos saludables

L os nutrientes de las plantas son esenciales para la producción suficiente de alimentos saludables que satisfagan a la creciente población mundial.

Por lo tanto, los nutrientes para las plantas son un com- ponente vital en cualquier sistema de agricultura sostenible. Además, la agricultura intensiva requiere mayores flujos de nutrientes para los cultivos y mayores demandas de esos nutrientes por parte de los cultivos. El agotamiento de la capa fértil de los suelos, situación que ocurre en muchos países en vías de desarrollo, es una de las principales causas –a veces oculta– de la degradación de los suelos y del ambiente. Por otro lado, la excesiva aplicación de nutrientes o el manejo ineficiente también pueden provocar problemas ambientales, en especial si grandes cantidades de nutrientes se pierden del sistema suelo/cultivo y pasan al agua o al aire. La Guía para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas aborda algunos aspectos importantes que se relacionan con el manejo agronómico de nutrientes, en un intento de asegurar el aumento y la sostenibilidad de la producción agrícola y, a la vez, preservar el medio ambiente. Esta guía tiene el propósito de promover la valora- ción de los requerimientos de los nutrientes de las plan- tas a nivel de sistemas de fincas y monitorear la fertilidad del suelo. Ayudará también a la formulación de reco-

mendaciones a los gobiernos y eventualmente a la legis- lación en el campo del uso de fertilizantes y de la nutri- ción de las plantas. Tal como se enfatiza en la guía, el

manejo de la nutrición de las plantas debe ser un asunto de primordial importancia no sólo para el agricultor, sino incluso para toda la nación. La guía se propone ayudar también a todos aquellos involucrados en la manufacturación, comercialización y

uso de los fertilizantes que conduzcan hacia un eficiente

y sostenible manejo de la nutrición de las plantas. Es

recomendable que los grupos regionales de gobiernos, las organizaciones gubernamentales y no gubernamen- tales, la industria de fertilizantes y las agencias de las Naciones Unidas, promuevan las sugerencias contenidas en esta guía. Los sectores a los cuales va dirigida esta publicación están invitados a observar y promover sus principios

generales. La cooperación de la industria de fertilizantes en la observación de estos principios, será particular- mente valiosa. En etapas más avanzadas, en las zonas agroecológicas se deberá evaluar y monitorear el status y la evolución de

la fertilidad del suelo. Se deberá enfatizar en las tenden-

cias a largo plazo de la fertilidad del suelo para que, donde quiera que se observe, el agotamiento de los nutrientes pueda ser contrarrestado. Se deberán realizar evaluaciones de impacto ambien- tal de manera regular, especialmente en las zonas con

uso intensivo de fertilizantes.

Robert Brinkman Director de la Dirección de Fomento de Tierras y Aguas

 

AGRADECIMIENTOS

Este documento se ha beneficiado con

R.

Dudal (Bélgica)

D. Powlson (Reino Unido)

   

las contribuciones de la Oficina Legal

A.Finck (Alemania)

N.E. Nielsen (Dinamarca)

de la FAO

C.

Hera (FAO/IAEA)

P. Sequi (Italia)

La FAO expresa su agradecimiento a

Dirección Adjunta de Austria

J.P. Pichot (Francia)

   

las siguientes personas y

J.

Neeteson (Países Bajos)

Asociación Internacional de Industrias

organizaciones por sus aportes y

C.

Pieri (Banco Mundial, Estados

de Fertilizantes (Francia)

comentarios

Unidos)

 
   

iii

Resumen ejecutivo E l aumento de la producción agrícola a través del manejo mejorado de
Resumen ejecutivo E l aumento de la producción agrícola a través del manejo mejorado de

Resumen ejecutivo

Resumen ejecutivo E l aumento de la producción agrícola a través del manejo mejorado de la

E l aumento de la producción agrícola a través del manejo mejorado de la nutrición de las plantas, junto con un mejor uso de los otros factores de

producción, constituye un reto complejo. La intensifi- cación de la agricultura requiere grandes flujos de nutrientes para los cultivos, de gran absorción de nutrientes y una gran reserva de los nutrientes de las plantas en el suelo. Como resultado de esta intensifi-

cación, se producen más residuos de cultivos, estiércol

y desperdicios orgánicos derivados del consumo de pro-

ductos agrícolas. Los usos excesivos de nutrientes, el manejo ineficiente de los sistemas de cultivo, el uso inadecuado de los residuos y desperdicios provocan la pérdida de nutrientes, lo cual significa pérdidas económicas para el agricultor. Por otra parte, un suministro inadecuado e insuficiente de nutrientes de las plantas crea un agotamiento de las reservas de nutri- entes en la finca, lo que también constituye una pérdi- da económica para el agricultor. Además, se pueden crear riesgos ambientales cuando se aplican un exceso de nutrientes que sobrepasa la capacidad de absorción de los sistemas de cultivo, mientras que en el otro extremo, el agotamiento de las reservas de nutrientes es una de las principales causas –a veces inadvertida– de la degradación ambiental. El manejo de la nutrición de

las plantas depende en gran medida de las condiciones económicas y sociales que prevalecen. Las decisiones de los agricultores dependen de las condiciones económicas en que se encuentren, del entorno socioe- conómico, de su percepción de las señales económicas

y de su aceptación de los riesgos. La base fundamental de esta guía es que el manejo de la nutrición de las plantas puede contribuir a la seguridad alimentaria y a la producción sostenible de los productos agrícolas sin dañar al medio ambiente. Son sus interlocutores todos los sectores que se rela- cionan o influyen en la producción, distribución y uso de las fuentes de nutrientes: productos orgánicos loca-

les, fertilizantes minerales e inoculantes biológicos. En ella se proponen responsabilidades, pautas y la base para que los sectores involucrados acuerden compartir la promoción y el desarrollo del manejo de la nutrición de las plantas, orientado por políticas apropiadas a tra- vés de planes de acción coherentes. La Guía sugiere adoptar el enfoque de los Sistemas Integrados de Nutrición de las Plantas (SINP), porque permiten el aumento de la productividad del suelo a través del uso balanceado de las fuentes locales y exter- nas de nutrientes, manteniendo o mejorando la fertili- dad del suelo, sin dañar el medio ambiente. A mediano plazo, los SINP contribuyen a acumular las reservas de nutrientes (en los suelos y residuos de cultivos) así como también un capital para la continuación sosteni- da del proceso de intensificación. La publicación enfatiza la necesidad urgente de identificar y desarrollar tecnologías locales, así como mecanismos de toma de decisión para mejorar las prác- ticas en la nutrición de las plantas. La difusión de la información y la capacitación de pequeños productores son importantes vías para promover las prácticas intensi- ficadas, sostenibles, favorables al ambiente y que permi- tan el mejoramiento de los ingresos de los productores. A continuación, se describen los componentes esencia- les para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas:

La descripción de las fuentes de los nutrientes de las plantas y la explicación de su uso apropiado en la intensificación de la agricultura y el impacto potencial en el medio ambiente.

El mejoramiento del manejo de los nutrientes de las plantas, como parte de la intensificación ade- cuada de la agricultura es una consecuencia del suministro apropiado de las fuentes de nutrientes, lo que mantiene o incrementa el capital de nutri- entes en la finca y la eficiencia de los nutrientes uti-

iv

lizados en la producción de cultivos y genera máxi- mos ingresos para el agricultor dentro del contexto económico local.

La asesoría en el manejo de nutrición de las plantas debe incluir la asistencia en la toma de decisiones a nivel de la parcela y de toda la finca, con el objeti- vo de optimizar el uso de recursos locales y la capa- cidad de los productores para intensificar la pro- ducción, dentro del entorno económico existente. La asesoría debe aplicarse también a nivel de poblados o en pequeñas cuencas hidrográficas para el manejo e inversión en las fuentes locales de nutrientes disponibles provenientes de la vegetación y de la ganadería. En términos de costos, esta asesoría será más eficiente si el sector privado o público coo- pera ayudando a los productores. A todos los sectores involucrados se les debe informar sobre el impacto potencial ambiental del manejo de los nutrientes de las plantas. De igual forma, es esencial que exista un respaldo adecuado a la investigación.

La discusión acerca del posible impacto ambiental provocado por el abuso, el uso deficiente y el mal uso de las fuentes de nutrientes de las plantas.

El rol de las políticas nacionales para facilitar el desarrollo de un buen manejo de nutrientes de las plantas y la correspondiente inversión destinada a la intensificación de los sistemas de producción que llevarían a cabo los productores, preservando los recursos naturales.

Los principales aspectos que se exponen para su debida consideración son:

evaluación de los requerimientos de nutrientes para cumplir con las metas de producción;

selección de fuentes y métodos de suministro;

determinación del nivel necesario de producción local de fertilizante;

precios y subsidios para las fuentes de nutrientes de las plantas;

aspectos legislativos;

apoyo para la extensión e investigación.

v

Las políticas determinarán el grado de accesibilidad del productor a las fuentes de nutrientes y su capacidad para incrementar la producción, conservando la fertili- dad del suelo. Un productor necesita tener un poder adquisitivo para obtener insumos externos y asesoría para saber cómo utilizarlos de una manera balanceada. En la guía se resumen las políticas apropiadas en las áreas de evaluación, comercialización, transporte y almacenaje, capacitación, precios, etiquetado, empa- que, asesoría y planificación. Asimismo, se enfatiza la necesidad de encontrar un equilibrio en la participa- ción del gobierno y del sector privado en la produc- ción, importación y distribución de fertilizantes. De igual modo, se recomienda la creación de unidades nacionales para el manejo de la nutrición de las plantas con el objetivo de asesorar la formulación y el estable- cimiento de una política integrada y de regular la dis- ponibilidad, calidad, producción y comercio de las fuentes de nutrientes (especialmente los fertilizantes); todo acorde con la estrategia general del gobierno sobre la nutrición de las plantas, en vista de poner en práctica dicha política.

Índice Preámbulo iii Resumen ejecutivo iv Desafíos en el manejo de los nutrientes de las
Índice Preámbulo iii Resumen ejecutivo iv Desafíos en el manejo de los nutrientes de las

Índice

Índice Preámbulo iii Resumen ejecutivo iv Desafíos en el manejo de los nutrientes de las plantas

Preámbulo

iii

Resumen ejecutivo

iv

Desafíos en el manejo de los nutrientes de las plantas

1

Fuentes de los nutrientes de las plantas Naturaleza y suministro de los nutrientes de las plantas Conjunto de las fuentes de los nutrientes de las plantas

3

Manejo de los nutrientes de las plantas Los Sistemas Integrados de Nutrición de las Plantas Balance de nutrientes de las plantas Aspectos económicos en el uso de fertilizantes Asesoría para el manejo eficiente de la nutrición de las plantas Investigación de respaldo

6

Aspectos ambientales Efectos negativos con altos insumos Efectos negativos con bajos insumos Superación de los efectos negativos

15

Políticas para la nutrición eficiente de las plantas

18

Bibliografía

20

vii

Desafíos en el manejo de los nutrientes de las plantas n L os desafíos en
Desafíos en el manejo de los nutrientes de las plantas n L os desafíos en

Desafíos en el manejo de los nutrientes de las plantas n

Desafíos en el manejo de los nutrientes de las plantas n L os desafíos en el

L os desafíos en el manejo de nutrientes son man- tener (y en lo posible aumentar) sostenida- mente la productividad de los cultivos para

satisfacer las demandas de alimentos y materias primas, además de incrementar la calidad de los recursos del suelo y agua. No existe ninguna contradicción entre estos dos desafíos. En verdad, los riesgos ambientales pueden minimizarse haciendo corresponder los nutrientes de las plantas con los requerimientos del cultivo y usando métodos racionales de conservación de suelos y aguas. Inevitablemente la agricultura extrae los nutrientes del suelo y de la finca. En consecuencia, si se quiere tener sistemas de producción sostenibles, los nutrientes tienen que reponerse cualquiera sean las fuentes dis- ponibles. Para el agricultor los nutrientes perdidos, es dinero desperdiciado. En muchos países en vías de desarrollo, la pérdida de la fertilidad de los suelos es producto de la exporta- ción continua de nutrientes extraídos por los cultivos sin una reposición adecuada, en combinación con

prácticas no balanceadas de nutrición de las plantas. Esto plantea una creciente amenaza a la producción agrícola. De hecho ya hay descensos en los rendimien- tos, un problema muy serio al igual que los causados por otras formas de degradación ambiental. Si bien es cierto que el reciclaje y la transferencia de nutrientes provenientes de zonas no agrícolas y que los residuos de cultivos y el estiércol animal pueden com- pensar parcialmente las extracciones de nutrientes que se producen con las cosechas, también es cierto que el uso de fuentes externas como los fertilizantes minerales, es esencial para satisfacer los requerimientos de los cultivos y aumentar la producción en muchos sis- temas agrícolas. La intensificación de la agricultura rea- lizada a través del aumento del uso de los nutrientes de las plantas está limitada por los riesgos ambientales y las restricciones económicas. En los países industrializados, los aspectos de protección ambiental y los tratados comerciales internacionales que restringen los superá- vits en la producción de alimentos son actualmente los factores que limitan una intensificación mayor.

OBJETIVOS DE ESTA GUÍA

Los objetivos son exponer las

Específicamente la guía se propone:

tas en el marco de los SINP

responsabilidades y proponer

tomando en cuenta las metas y

directrices para todas las partes

promover una mejor comprensión

estrategias del productor dentro de

involucradas o que influyen en la

del rol de los nutrientes de las

sus condiciones agroecológicas y

producción, distribución y uso de los

plantas, asegurando la sostenibili-

socioeconómicas;

nutrientes de las plantas,

dad agrícola y el aumento y man-

promover el desarrollo de un

especialmente los fertilizantes.

tenimiento de la productividad del

servicio sólido de asesoría y de un

Se hace referencia a las

suelo;

sistema eficiente de suministro de

responsabilidades compartidas de

asegurar el uso eficiente de todas

insumos para el productor;

muchos de los sectores de la sociedad,

las fuentes de los nutrientes de las

facilitar la creación de asociaciones

incluyendo gobiernos individuales o

plantas, especialmente el uso de

de productores tendientes a la

grupos regionales, industria, comercio,

fertilizantes, para el aumento de la

adopción de prácticas apropiadas

instituciones internacionales y

producción;

de nutrición de las plantas y

agricultores, para trabajar juntos hacia

identificar como la aplicación de

proveer elementos para el diseño

una meta común: el uso eficiente de los nutrientes de las plantas que

nutrientes puede afectar al medio ambiente y señalar las formas de

de estrategias y políticas naciona- les para la nutrición efectiva de

conduzca hacia una agricultura

evitar impactos negativos;

las plantas en apoyo a la intensifi-

sostenible e intensificada y hacia una

formular recomendaciones para el

cación de la agricultura y el

protección de los recursos naturales.

manejo de la nutrición de las plan-

desarrollo rural.

1

desafíos en el manejo de los nutrientes de las plantas

En cambio, en los países en vías de desarrollo, el alto costo de los recursos externos de nutrientes y su dispo- nibilidad inadecuada restringen la intensificación. Al considerar la importancia de los nutrientes apli- cados para la producción agrícola, es imperativo esta- blecer las relaciones existentes entre los niveles de ren- dimiento, el uso de las fuentes de nutrientes, la factibi- lidad económica y la calidad del ambiente. Lo que los productores necesitan saber es el tipo y la cantidad de nutrientes que ellos deben aplicar a sus cultivos para obtener un incremento económico óptimo, sin dañar el medio ambiente. La respuesta depende de las carac- terísticas ecológicas, sociales y económicas de cada sis- tema de producción. Hoy en día, se ha puesto mayor atención a los Sistemas Integrados de Nutrición de las Plantas (SINP) que mantienen e incrementan la productividad del suelo a través del uso balanceado de los fertilizantes minerales combinados con fuentes orgánicas de nutri- ción vegetal, incluyendo la fijación biológica del nitró- geno. Los SINP son ecológica, social y económicamen- te viables y pueden incrementar simultáneamente, la productividad del suelo y los rendimientos de los culti- vos. Los SINP se concentran: (i) más en el sistema de cultivo que en el cultivo en sí; (ii) en el manejo de nutrientes a nivel del sistema de producción; y (iii) en los campos de la comunidad.

El estudio de la FAO «La agricultura mundial hacia el 2010» estima que cerca de dos tercios de los incremen- tos en la producción que necesitan obtener los países en vías de desarrollo, tendrán que provenir de los incre- mentos en los rendimientos en tierras que ya están bajo cultivos. Los nutrientes de las plantas se convierten en los más importantes insumos para el incremento de los rendimientos. Durante las últimas tres décadas, los nutrientes adicionales aplicados como fertilizantes han sido los responsables del 55 por ciento de los aumentos en los rendimientos agrícolas en los países en vías de desarrollo. El desarrollo del manejo de la nutrición de las plantas con el fin de incrementar las cantidades de nutrientes en los sistemas de producción, es el princi- pal desafío para la seguridad alimentaria y el desarrollo rural. Esta guía promueve el manejo efectivo de los nutrientes de las plantas. Asimismo, es importante para agricultores, servicios de asesorías, investigadores, extensionistas, agencias de desarrollo, instituciones financieras, industria de fertilizantes e instancias deci- sorias de los gobiernos, tanto en los países desarrolla- dos como en los países en vías de desarrollo, de hecho, es importante para todos aquellos involucrados en la producción agrícola sostenida y en la protección ambiental.

2

Fuentes de los nutrientes de las plantas Naturaleza y suministro de los nutrientes de las
Fuentes de los nutrientes de las plantas Naturaleza y suministro de los nutrientes de las

Fuentes de los nutrientes de las plantas

Fuentes de los nutrientes de las plantas Naturaleza y suministro de los nutrientes de las plantas

Naturaleza y suministro de los nutrientes de las plantas

Las plantas elaboran su biomasa usando agua, bióxido de carbono tomado del aire, energía solar y nutrientes extraídos del suelo y del agua. Para un óptimo crecimiento de la planta, los nutrientes deben poseer las siguientes características:

solubles en el agua contenida en el suelo;

en cantidades adecuadas y equilibradas, de acuerdo con el momento de demanda del cultivo;

de forma accesible al sistema radicular (excepto cuando se proporcionan por vía foliar).

Las plantas toman los nutrientes principalmente de:

las reservas del suelo;

los fertilizantes minerales;

las fuentes orgánicas;

el nitrógeno atmosférico a través de la fijación bio- lógica;

las deposiciones aéreas de origen eólico y pluvial;

irrigación, aguas subterráneas o inundación, y sedi- mentación provocada por las escorrentías.

Estas fuentes son utilizadas por los agricultores de acuerdo con la disponibilidad y posibilidad económica. La cantidad total de los nutrientes disponibles para un cultivo es un factor fundamental para determinar el rendimiento.

Los nutrientes de las plantas

Son los elementos esenciales para el crecimiento de la planta, la cual los toma del suelo o del agua –por irri- gación, por inundación o de las aguas subterráneas– o en un medio hidropónico. Los nutrientes primarios son el nitrógeno, el fósforo y el potasio los cuales son consumidos en cantidades relativamente grandes. Tres

3

nutrientes secundarios son tomados en menores canti- dades, pero son esenciales para su crecimiento: el cal- cio, el magnesio y el azufre. Los micronutrientes o ele- mentos trazas son requeridos en cantidades muy pequeñas, pero generalmente son importantes para el metabolismo vegetal y animal. Estos son el hierro, el zinc, el manganeso, el boro, el cobre, el molibdeno y el cloro. Además, la presencia del sodio, cobalto y silicio parece ser favorable para algunas especies vegetales, pero no son considerados como nutrientes esenciales.

Las reservas del suelo

El suelo contiene reservas naturales de nutrientes en cantidades que dependen de la composición del suelo y de su etapa de edafización. Estas reservas están general- mente en forma inaccesible para las plantas y sólo una pequeña porción se libera cada año a través de una acti- vidad biológica o un proceso químico. Esta liberación es muy pequeña para compensar la extracción de nutrientes que se lleva a cabo con la producción agrícola, especial- mente en los trópicos húmedos, donde el suelo está fuer- temente edafizado. Las cantidades de nutrientes disponi- bles para un cultivo están determinadas por el suministro de nutrientes al cultivo, sea de fuente interna o externa, por la absorción del cultivo y por las pérdidas de nutrien- tes hacia el medio ambiente. De esta manera, la reserva de los nutrientes de las plantas está cambiando constan- temente. La capacidad del suelo de almacenar los nutrientes de las plantas que son fácilmente disponibles, es un factor importante en el manejo de la nutrición de las plantas. Los análisis químicos pueden ofrecer una apro- ximación de las reservas del suelo y su precisión está rela- cionada con el tipo de suelo, las condiciones del cultivo y la especie que se cultiva.

Los fertilizantes

Son sustancias minerales u orgánicas, naturales o ela- boradas que se aplican al suelo, al agua de irrigación o

fuentes de los nutrientes de las plantas

a un medio hidropónico para proporcionarle a la plan-

ta los nutrientes. Los fertilizantes contienen como míni- mo el 5 por ciento de uno o más de los tres nutrientes primarios (N, P 2 O 5, K 2 O). Este término es frecuente- mente usado como una abreviación del término fertili- zantes minerales (mencionado posteriormente). A los productos con menos del 5 por ciento de nutrientes combinados, se les denomina fuente de nutrientes. La definición legal varía según los países.

Los fertilizantes minerales

Los fertilizantes minerales son fabricados en forma líquida o sólida, generalmente a través de un proceso industrial. Los fertilizantes minerales pueden aportar los nutrientes principales, los nutrientes secundarios, los micronutrientes o una mezcla de nutrientes. Los fertilizantes simples suplen sólo un nutriente, mientras que los complejos pueden suministrar varios. Los ferti- lizantes compuestos pueden ser el resultado de la mez-

cla o de enlaces químicos entre los fertilizantes simples

o nutrientes. El término fertilizantes químicos o fertili-

zantes artificiales es frecuentemente usado para referir- se a estos productos, pero es erróneo, porque los nutrientes suministrados por los fertilizantes minerales son iguales a los que se producen en el proceso de mineralización de la materia orgánica a través de la acción de microorganismos en el suelo; en realidad algunos fertilizantes provienen directamente de proce-

sos naturales, tal es el caso del guano, sales de potasio,

o nitratos sódicos naturales. Los fertilizantes minerales

tienen mayor contenido de nutrientes de las plantas y menor volumen que las fuentes orgánicas de nutrien- tes. Los fertilizantes de alto grado contienen más nutrientes (hasta un 82 por ciento) que los de bajo grado, por lo que permiten ahorros substanciales en los costos de transporte y manejo.

Las fuentes orgánicas

Son materiales de origen orgánico, ya sean naturales o procesadas. El término fertilizantes orgánicos se utiliza con frecuencia de manera incorrecta para describir las fuentes de nutrientes que contienen menos del 5 por ciento de al menos uno de los tres elementos primarios. En este sentido, algunos materiales de origen animal, (tales como el guano, la harina de hueso, la harina de pescado y la sangre) son verdaderos fertilizantes pero

4

las fuentes orgánicas más comúnmente usadas, como el estiércol de establo, estiércol con orina, materia orgánica descompuesta (compost), cieno de alcantarillado, no lo son. El material orgánico puede ser usado para incre- mentar la cantidad de materia orgánica en el suelo y, por ende, aumentar la capacidad de retención de agua, incre- mentar la capacidad del intercambio catiónico y mejorar las condiciones físicas del suelo.

El estiércol de establo o estiércol animal es una mez- cla de la excreta animal con desechos utilizados para su lecho. El abono verde es fresco, son plantas producidas localmente que se incorporan al suelo sin haber sido digeridas por un animal o sin estar descompuestas. Cuando los cultivos de leguminosas se utilizan como abono verde, el suelo se enriquece con el nitrógeno atmosférico fijado. El estiércol y orina de establo es una mezcla de excreta animal líquida y sólida, con o sin agua. El cieno es la materia orgánica que se deriva de las aguas residuales. El compost consiste en materias orgánicas de origen vegetal, animal o humano descompuestas a través de la fermentación; puede enriquecerse con fertilizantes minerales.

La fijación biológica del nitrógeno

Algunos microorganismos pueden convertir el nitróge- no de la atmósfera en amoníaco para utilizarlo como fuente de nitrógeno. Esta conversión ocurre a través de las bacterias que viven por sí solas en el suelo o, en mayor escala, en simbiosis con plantas o árboles legu- minosos (rhizobium) u otros árboles específicos (acti- nomycetes) o con la azolla en condiciones acuáticas (alga azuliverde). La fijación biológica de nitrógeno se puede intensificar con la inoculación de cepas eficientes de microorganismos fijadores de nitrógeno y parte del nitrógeno fijado es asimilado directamente por las plan- tas. El término biofertilizantes, es algunas veces utilizado inapropiadamente para hacer alusión a estos microorga- nismos. Lo mejor es decir inoculantes microbianos.

Las deposiciones aéreas

Pequeñas cantidades de ciertos nutrientes son deposi- tadas en el suelo a través del aire. Por ejemplo, los nitra- tos y el amoníaco, en estado gaseoso o líquido, que vie- nen en la lluvia, el azufre a través de la lluvia ácida o de las sales, el cloro en las brisas marinas y el calcio en forma de polvo.

Las aguas de irrigación, de inundación y subterráneas

Estas fuentes también suministran nutrientes ya sea en forma natural o bien porque se añaden fertilizantes a las aguas de riego. El agua contiene usualmente peque- ñas cantidades de nutrientes, pero las prácticas de irri- gación pueden más bien provocar pérdidas de nutrien- tes a través de la lixiviación. Algunos de los nutrientes proveídos por las aguas superficiales y las aguas subte- rráneas provienen de las pérdidas de nutrientes en las cuencas hidrográficas.

Las enmiendas del suelo

Son sustancias que se aplican al suelo más para resolver

o corregir grandes restricciones que para tratar la

pobreza de nutrientes. Por ejemplo la cal sirve para remediar la acidez; los fosfatos reducen la fijación del fósforo; el yeso mejora los suelos sódicos (alcalinos) y la turba se coloca en los estratos superficiales para incre- mentar el contenido de materia orgánica.

Conjunto de las fuentes de los nutrientes de las plantas

Los nutrientes de las plantas que se encuentran en forma natural en el suelo, provienen tanto del aire como del agua, o son el resultado de la fijación del nitrógeno y la edafización de las partículas minerales en el suelo. La vegetación absorbe una parte de estos nutrientes, mientras que otra se redistribuye geográfi- camente a través de las escorrentías y otra porción se pierde a través de la volatización, fijación y lixiviación. Los agricultores utilizan el suministro natural de estos nutrientes para sus cultivos y lo redistribuyen en el espacio y tiempo a través del uso y organización de sus sistemas de producción. En una vegetación natural, la materia orgánica que

se acumula en el suelo libera nutrientes a través de su

5

descomposición o cuando se quema. Los nutrientes que yacen en las capas más profundas son tomados por las plantas, convirtiéndolos de esta manera en nutrien- tes disponibles en las capas superficiales del suelo. Los sistemas de tala y quema explotan estas técnicas de manejo de nutrientes. Cada vez que se cosecha, el sumi- nistro local de nutrientes se va agotando progresiva- mente, por lo que surge la necesidad de dejar de culti- var la tierra a través de barbechos prolongados o de reponer los nutrientes por medio de fuentes externas. La práctica de hacer descansar la tierra arable durante barbechos cortos es otro método de acumular el suministro natural de nutrientes para el período pos- terior de cultivos. Sin embargo, la cantidad de nutrientes que se acumula durante un barbecho corto es muy pequeña en comparación a la acumulada por 10 años o más en un terreno con vegetación permanente. Los sistemas de producción redistribuyen y con- centran los nutrientes naturales de diferentes maneras. Por ejemplo:

algunos sistemas de producción tradicionales per- miten pastorear al ganado en extensas zonas no cul- tivadas y el estiércol de los animales se colecta y dis- tribuye en una área cultivada escogida.

los residuos forestales se colectan y se usan como mulch en áreas cultivadas;

el estiércol de animales en los corrales y establos es esparcido en las áreas cultivadas;

los alimentos son importados a la finca, el ganado es alimentado y su estiércol es entonces distribuido en las áreas bajo cultivo;

los residuos de cultivos son colectados y procesados (por compostaje o en plantas de biogás) y después distribuidos en el área cultivada; y

los cultivos de leguminosas permiten suministrar los nutrientes producidos a través de la fijación de nitrógeno.

Manejo de los nutrientes de las plantas R estituir, mantener e incrementar la fertilidad del
Manejo de los nutrientes de las plantas R estituir, mantener e incrementar la fertilidad del

Manejo de los nutrientes de las plantas

Manejo de los nutrientes de las plantas R estituir, mantener e incrementar la fertilidad del suelo

R estituir, mantener e incrementar la fertilidad del

suelo es una prioridad fundamental en la agricul-

tura, particularmente en muchas partes de los paí-

ses en vías de desarrollo, donde los suelos son pobres por naturaleza y la demanda de alimentos y de materias pri- mas aumenta rápidamente. En estas zonas se necesita intensificar la producción agrícola para satisfacer esta demanda sin poder practicar el descanso de la tierra como se hacía antes. Un suelo fértil provee una base sólida para sistemas flexibles de producción de alimentos que, con las limitantes de suelo y de clima, puedan sostener un amplio rango de cultivos para cubrir las necesidades cambiantes.

Los Sistemas Integrados de Nutrición de las Plantas (SINP)

Los SINP asocian los nutrientes de las plantas que están disponibles, accesibles y al alcance económico de cada

EL ENFOQUE DE LOS SINP DE LA FAO Los SINP se utilizan para mantener o

EL ENFOQUE DE LOS SINP DE LA FAO

EL ENFOQUE DE LOS SINP DE LA FAO Los SINP se utilizan para mantener o para
EL ENFOQUE DE LOS SINP DE LA FAO Los SINP se utilizan para mantener o para

Los SINP se utilizan para mantener o para ajustar la

fertilidad de los suelos y suministrar los nutrientes de las

plantas que permitan alcanzar un nivel dado en la

producción de cultivos. Esto es posible a través de la

optimización de los beneficios provenientes de todas las

fuentes posibles de los nutrientes de las plantas.

todas las fuentes posibles de los nutrientes de las plantas. Los objetivos principales son: ● mantener

Los objetivos principales son:

nutrientes de las plantas. Los objetivos principales son: ● mantener o aumentar la productividad del suelo

mantener o aumentar la productividad del suelo a

través de un uso balanceado de los fertilizantes

minerales combinados con las fuentes orgánicas y biológicas de los nutrientes de las plantas;

orgánicas y biológicas de los nutrientes de las plantas; ● mejorar la reserva de los nutrientes

mejorar la reserva de los nutrientes de las plantas en el suelo;

la reserva de los nutrientes de las plantas en el suelo; ● mejorar la eficiencia de

mejorar la eficiencia de los nutrientes del suelo, limi-

tando de esta manera las pérdidas hacia el medio

ambiente.

● mejorar la eficiencia de los nutrientes del suelo, limi- tando de esta manera las pérdidas

6

agricultor con los incrementos de la productividad y del retorno económico a nivel de la finca. Los SINP operan a nivel de la parcela, de la finca y de la comunidad o del territorio. A nivel de la parcela se diseñan para optimizar la absorción de los nutrientes por parte de los cultivos y para incrementar la produc- tividad de esta absorción (la relación entre productos cosechados y nutrientes absorbidos). El suministro óptimo de nutrientes está en función de los métodos usados en la producción, de los precios de los fertilizantes, de los costos de movilización de las fuentes de nutrientes locales y del valor comercial de los cultivos. Los SINP incrementan las reservas de nutrientes en el suelo y mejoran otras características del suelo fértil, especialmente la infiltración del agua, la capacidad de retención de agua y la disminución de las condiciones restrictivas como la acidez y compactación del suelo. Los SINP promueven las rotaciones para optimizar la fijación de nitrógeno y el manejo eficiente de los residuos de los cultivos, la exploración del suelo a tra- vés de un mejor sistema radicular y los métodos de manejo que limitan las pérdidas de nutrientes (por medio de la explotación de nutrientes que gradual- mente se liberan de las fuentes orgánicas y minerales.) Al nivel de la finca, los SINP apuntan hacia la opti- mización de la productividad de los flujos de nutrientes que pasan a través del sistema de producción durante una rotación de cultivos (véase la figura en la página 11). Los SINP mejoran la capacidad de producción de los productores a través de la aplicación de fuentes externas de nutrientes y enmiendas, de procesos efi- cientes, y de reciclaje de residuos de cultivos y de des- perdicios orgánicos producidos en la finca que limitan las pérdidas de nutrientes de las plantas. Los SINP fortalecen los conocimientos y la capacidad de toma de decisión de los productores, y promueven los cambios en el uso de la tierra, las rotaciones de cultivos, la interacción entre los bosques, la ganadería y los cultivos en apoyo a la intensificación de la agricultura. Los SINP

requieren inversiones financieras y laborales, generan ingresos adicionales y promueven e incrementan la tasa de retorno de todos los insumos. Además implican un riesgo en el manejo e intensifican la sinergia entre el cul- tivo, el agua y el manejo de la nutrición de las plantas. Al nivel de la comunidad agrícola, los SINP toman en cuenta las fuentes de nutrientes fuera de las zonas cul-

El siguiente diagrama muestra tres posibilidades mediante las cuales los agricultores pueden mejorar el uso de los nutrientes:

A: reducción de las pérdidas de nutrientes al limitar las escorrentías por medio del drenaje del suelo; B: incremento de la absorción de nitrógeno a través de cultivos de cobertura; C: reducción de las pérdidas de nitrógeno contenido en los desechos a través del mejoramiento del manejo del estiércol.

tivadas. Esto incluye los nutrientes transferidos a través de la irrigación y de los sedimentos ocasionados por inun- dación, el estiércol del ganado, bosques y pastizales per- manentes y residuos de origen forestal y material orgáni- co que físicamente se transfiere desde los bosques y pas- tos a las áreas cultivadas. En las zonas agrícolas aledañas a las ciudades, los agricultores compran el estiércol produ- cido por las industrias de explotación ganadera y los dese- chos orgánicos que producen las ciudades. Los SINP impulsan la racionalización de la transferencia de mate- rias orgánicas y nutrientes desde zonas no cultivadas hacia áreas cultivadas. Asimismo, fomentan la moviliza- ción de recursos de nutrientes o bien, la preservación de valiosas fuentes de nutrientes que se utilizan como com-

BALANCE DE NUTRIENTES DE LAS PLANTAS

MEDIO AMBIENTE

PÉRDIDAS DE

NUTRIENTES

lixiviación,

escorrentías y

volatilización

MEDIO AMBIENTE PÉRDIDAS DE NUTRIENTES lixiviación, escorrentías y volatilización

APORTES EXTERNOS DE NUTRIENTES fertilizantes y enmiendas

SISTEMA DE CULTIVO SUMINISTRO CAPITAL CAPITAL EN INMÓVIL CIRCULACIÓN Reserva del suelo Lluvia, agua de
SISTEMA DE CULTIVO
SUMINISTRO
CAPITAL
CAPITAL EN
INMÓVIL
CIRCULACIÓN
Reserva del
suelo
Lluvia, agua
de riego,
abono verde,
fijación de N,
estiércol
animal,
A
residuos de
cultivos
nutrientes disponibles
B
ABSORCIÓN
CULTIVOS
PRODUCTOS
nutrientes disponibles B ABSORCIÓN CULTIVOS PRODUCTOS SISTEMA DE CONSUMO C C EXPORTACIONES DE NUTRIENTES

SISTEMA DE

CONSUMO

SISTEMA DE CONSUMO C C
C C
C C
SISTEMA DE CONSUMO C C
SISTEMA DE CONSUMO C C

EXPORTACIONES DE NUTRIENTES

7

manejo de los nutrientes de las plantas

bustible doméstico, como materias primas para la cons- trucción o para la industria. Al nivel de una comuni- dad, los SINP implican el desarrollo de la capacidad financiera de los agricultores para adoptar los cambios a través de las asociaciones de agricultores.

Balance de nutrientes de las plantas

Un ecosistema agrícola difiere de un ecosistema natu- ral en el hecho que los nutrientes son constantemente extraídos y exportados, además de que las fuentes de nutrientes localizadas fuera del área cultivada pueden ser usadas para aumentar la producción. En un ecosis- tema natural, el suministro natural de nutrientes al menos compensa las pérdidas causadas por las esco- rrentías, lixiviación y volatilización y, en condiciones favorables, los nutrientes se acumulan en la vegetación perenne y en la capa superficial del suelo. En los siste- mas agrícolas, el agricultor interviene en diferentes eta- pas del ciclo de los nutrientes para optimizar la pro- ducción agrícola y la correspondiente exportación de nutrientes (véase el diagrama adjunto). Los agricultores tratan de satisfacer la demanda de nutrientes usando el «capital inmóvil» de los nutrientes disponibles en el suelo y el «capital en circulación» con- formado por los nutrientes de las fuentes naturales y orgánicas complementadas con la aplicación de nutrientes externos. Sin embargo, los nutrientes alma-

El rendimiento responde a una nutrición balanceada de plantas: la insuficiencia de uno de los nutrientes, limita la eficiencia de los otros nutrientes absorbidos, reduciéndose así el rendimiento de los cultivos.

efecto de K effect of K efecto de P effect of P nivel N nitrogen
efecto de K
effect of K
efecto de P
effect of P
nivel N
nitrogen level
rendimiento
yield
relación de precios entre el cultivo y los nutrientes ingresos del crédito agricultor disponible Perspectivas
relación de
precios entre el
cultivo y los
nutrientes
ingresos del
crédito
agricultor
disponible
Perspectivas del mercado
FACTIBILIDAD
VENTAJAS
ECONÓMICA
ECONÓMICAS
DE
LA
DE UTILIZAR
COMPRA
FERTILIZANTES
INICIAL
DECISIÓN DE
UTILIZAR LOS
NUTRIENTES
EXTERNOS
disponibilidad de las
fuentes locales de
nutrientes

condiciones locales, tenencia de la tierra, condiciones climatológicas, riesgos y oportunidades

Proceso que atraviesan los agricultores para decidir la utilización de la fertilización en los cultivos.

cenados en el suelo no deben ser agotados mas allá de un nivel crítico. Estos nutrientes no pueden ser transferi- dos rápidamente de una parcela a otra. Por otro lado, los nutrientes contenidos en los residuos de los cultivos, el estiércol, los residuos de los bosques, el abono verde y los desperdicios domésticos son el «capital en circulación» porque pueden transferirse a una determinada parcela, a una rotación particular y a un cultivo específico. Para cada nutriente, se debe establecer un balance. La eficiencia de un sistema de producción depende de la importancia de la absorción del cultivo versus el suminis- tro total de nutrientes. Las altas pérdidas limitan la efi- ciencia. Se pueden «mermar» las reservas de los nutrien- tes siempre y cuando no afecte el suministro anual de nutrientes o la condición general de la fertilidad del suelo. Normalmente la insuficiencia de uno de los nutrientes limita la eficiencia de absorción de otros nutrientes, reduciendo el rendimiento de los cultivos. (véase el diagrama adjunto) La disponibilidad desequilibrada de nutrientes puede conducir a la disminución de las reservas del suelo y a la pérdida del exceso de nutrientes. La falta de equilibrio también favorece a una mayor absorción de

8

los nutrientes que están en exceso, disminuyendo así la productividad de estos nutrientes. La fertilización dese- quilibrada es un desperdicio antieconómico de los esca- sos recursos. En la práctica, la cantidad de nutrientes disponibles para el reciclaje a través de los residuos animales y vegetales, casi nunca es suficiente para compensar las cantidades extraídas en la explotación agrícola, aún en casos de baja productividad. Además, ni en los mejores sistemas de manejo se pueden evitar algunas pérdidas. En consecuencia, los fertilizantes minerales desempe- ñan una función fundamental en el mantenimiento o mejoramiento de la fertilidad del suelo en zonas donde se requiere un aumento en la producción.

Aspectos económicos en el uso de fertilizantes

Los agricultores aplican nutrientes sólo si los efectos benéficos sobre los rendimientos se traducen en ganan- cias económicas. La decisión de aplicar nutrientes en un determinado cultivo obedece por lo general a crite- rios económicos (precio y factibilidad económica) pero está frecuentemente condicionada a la disponibilidad de los recursos y a los riesgos implicados. La búsqueda de producciones altas, debe conservar un equilibrio entre la necesidad de mantener la fertilidad del suelo y la de evitar la degradación del mismo. Sin embargo, la rentabilidad en la adopción de los SINP debe ser vista a largo plazo, puesto que la eficiencia mejorada en el uso eficiente de nutrientes se aprecia únicamente después de varias temporadas. Se deben tomar en cuenta algunos factores econó- micos e institucionales como:

la relación entre los precios de nutrientes y los cul- tivos fertilizados, junto con las perspectivas en el mercado para estos cultivos, determinan las utilida- des económicas del uso de fertilizantes;

el nivel de ingresos y el crédito disponible decidi- rán si el agricultor puede adquirir los nutrientes;

la falta de seguridad en la tenencia de la tierra puede desanimar a los agricultores a usar fertilizantes.

Los pequeños productores con escasos recursos se ven obligados a buscar resultados a corto plazo al aplicar nutrientes. La eliminación de las barreras que impiden

METODOLOGÍA DE IMPLEMENTACIÓN DE LOS SINP

seleción de las áreas encuesta rural rápida de las comunidades clasificación de los principales sistemas
seleción de las áreas
encuesta rural rápida de las comunidades
clasificación de los
principales sistemas
de producción e identificación de los
factores limitantes
selección de las fincas representativas
realización de un diálogo participatorio
con los agricultores para definir la
experimentación (a
nivel de la parcela)
selección de
selección de
selección del
las áreas
los
diseño
experimenta-
tratamientos
experimental
les
balance de
experimenta-
los
ción
nutrientes
evaluación agroeconómica
ensayos de validación
análisis a
nivel de la
finca
evaluación de la
adopción por los
agricultores
programa SINP a nivel de la finca

extensión de las tecnologías a través de los grupos de agricultores (a nivel de la comunidad)

9

manejo de los nutrientes de las plantas

el acceso a los mercados y a las tecnologías de produc- ción y la protección contra riesgos debería permitir a los agricultores adoptar prácticas de manejo de nutrientes económicamente atractivas y que favorezcan la producción agrícola sostenible.

Asesoría para el manejo eficiente de la nutri- ción de las plantas

La mejor manera de promover la intensificación soste- nible de la agricultura es brindar una buena asesoría a los agricultores y reforzar su capacidad de toma de deci- siones. Esta asesoría:

su capacidad de toma de deci- siones. Esta asesoría: ▲ Discusiones entre el equipo multidisciplinario y

Discusiones entre el equipo multidisciplinario y los agricultores.

requiere de un buen conocimiento de los sistemas de cultivos, de las condiciones socioeconómicas y de los procesos de la toma de decisión;

debería hacer participar a los agricultores para que identifiquen y prueben las innovaciones adecuadas;

debería organizarse por pasos comenzando con la parcela, pasando por la finca hasta llegar a la comu- nidad o a las pequeñas cuencas hidrográficas;

debería incluir las sugerencias a corto plazo como la fertilización en las rotaciones de cultivos y las sugerencias a largo plazo que permitan la acumula- ción de nutrientes en la finca y el consecuente mejoramiento de la fertilidad;

debe promover la sostenibilidad.

La organización de una asesoría adecuada es costo- sa, por lo tanto es recomendable compartir estos costos entre el gobierno, las comunidades de agricultores y el sector privado. El diagrama Metodología de implementa- ción de los SINP resume las etapas requeridas.

ción de los SINP resume las etapas requeridas . ▲ Ensayo de experimentación. El alcance del

Ensayo de experimentación.

El alcance del estudio puede definirse sólo después

de entablar discusiones iniciales con los agricultores, los agentes extensionistas y el personal de investigación en el área y de realizar un breve sondeo de reconoci- miento sobre la misma. Un equipo multidisciplinario que incluya científicos en plantas, ganadería, sociólo- gos y economistas debe conducir dicho sondeo. El estu- dio debería determinar las características físicas, bioló- gicas, socioeconómicas y socioculturales, lo mismo que los sistemas de producción y el uso de la tierra. Además, se deberían llevar a cabo discusiones con los agriculto- res para conocer sus metas y restricciones en la pro- ducción y para tener una idea general sobre sus per- cepciones y condiciones de vida.

A nivel de la parcela

A este nivel la asesoría debería basarse en experi-

mentos realizados en las fincas. Los experimentos darán información sobre el impacto de las dosis de nutrientes combinados, el momento de aplicación y las fuentes de nutrientes sobre los rendimientos de los cultivos. Los experimentos deben ser simples y se pueden clasificar en dos categorías principales: los ensayos en un sitio especí- fico y los ensayos de validación. La información servirá para obtener las curvas de respuesta para los sistemas de cultivo y las condiciones predominantes. Estos experimentos son usualmente ejecutados por investigadores del sector público por- que requieren un buen grado de control de variabili- dad así como un alto nivel de supervisión. La participación de los agricultores en la recolección de la información y la toma de decisiones es mínima.

10

Sin embargo, los investigadores pueden interactuar con ellos y aprender sus métodos de producción. Las consideraciones principales en la planificación de los experimentos en sitios específicos son: definición de la población, selección del lugar, selección de los trata- mientos, diseños experimentales y finalmente el mane- jo del experimento. Los lugares escogidos deben representar las condicio- nes agrícolas predominantes en el área que se estudia.

Lugar específico, experimentos manejados por el investigador

Los agricultores deben tomar parte en todas las etapas de la planificación y ejecución de los experimentos para que entiendan los fines y objetivos y tengan la voluntad de participar. Los investigadores y extensio- nistas deben en primer lugar escuchar las inquietudes de los agricultores y establecer relaciones con ellos. Éstos deben sentirse como un socio o socia con igual- dades en el proceso de experimentación. Se les deben explicar los beneficios de la investigación, la importan- cia de su participación y las expectativas de la relación, con el objetivo de que los agricultores se sientan parte del proceso. Cada participante –investigador, extensio- nista y agricultor– debe estar consciente de sus respon- sabilidades (quién hace cosas, quién toma riesgos, quién obtiene productos, etc.) de tal forma que todas

las operaciones se efectúen de manera adecuada, sin que se produzcan malas interpretaciones en las tareas. Después de finalizados los experimentos, los investi- gadores deben de depurar, validar, analizar e interpre- tar toda la información obtenida. Los resultados obte- nidos serán utilizados para hacer ajustes en los trata- mientos para los subsiguientes ensayos y para identifi- car tratamientos promisorios que se pueden aplicar en los ensayos de validación.

Ensayos de validación

Una vez identificados los tratamientos de nutrición mas promisorios, éstos se deben probar a través de ensayos de validación en el campo de los agricultores. Los agriculto- res realizan los ensayos de validación bajo la supervisión general de los investigadores y extensionistas. Estos ensa- yos generan información valiosa sobre la comprensión, aceptación, rechazo, adaptación o adopción de los agri- cultores en relación con las innovaciones propuestas. Las fincas deben seleccionarse a partir de caracte- rísticas (tales como pendiente, integración de la gana- dería, niveles de manejo, etc.) similares a las utilizadas en los experimentos in situ. Además, deben representar a la comunidad agrícola objeto de estudio, en todos sus aspectos positivos y negativos, para obtener una gama de posibles respuestas a la tecnología que se prueba.

SOLUCIONES DE MANEJO PARA LAS PÉRDIDAS DE LOS NUTRIENTES DE LAS PLANTAS

 

Fuente de pérdida de nutrientes

Alternativa de tecnología

Lixiviación, volatilización o

inmovilización después de la cosecha

Cultivos de cobertura para absorber a la mayoría de los nutrientes remanentes La producción de cultivos de muy corto plazo con una demanda instantánea

 

limitada de nutrientes después que el cultivo principal ha madurado

Incendios, lixiviación y escorrentías de los residuos de los cultivos y compost

Modificación de los métodos de preparación de la tierra, de los métodos de alimentación del ganado, de la rotación de cultivos o del uso de la tierra

Desechos del ganado

La orina y el estiércol se recogen, se procesan y se vuelven a aplicar a las áreas

 

cultivadas

 

Mejoramiento del manejo de desechos y de la orina con

 

excrementos, a través de la modificación de establos y la organización de un

 

sistema de recolección de desechos, de modo que sea barato y que ahorre mano de obra (deberán ser social y culturalmente aceptables para el agricultor)

Desechos humanos y domésticos

El reciclaje de los desechos a través de la organización de un sistema de

 

recolección que ahorre mano de obra, que sea barato y efectivo. Este sistema

 

debe también ser social y culturalmente aceptable para el agricultor

 

Fermentación de los desechos en tanques a temperaturas relativamente altas y

 

mezclarlos con los residuos de cultivos

11

manejo de los nutrientes de las plantas

Los extensionistas depuran, validan, analizan e interpretan la información obtenida de las validacio- nes, luego la comparan con las referencias obtenidas de los ensayos de los investigadores para evaluar el pro- greso del agricultor y determinar las posibles alternati- vas para mejoras posteriores.

las posibles alternati- vas para mejoras posteriores. ▲ Abono verde de leguminosas en una finca piloto.

Abono verde de leguminosas en una finca piloto.

A nivel de la finca

La decisión del agricultor en relación con la manera de usar los nutrientes depende de la situación de toda la finca y sus sistemas de rotación. Hay que tomar en cuenta una serie de factores: los objetivos de la produc- ción, los recursos disponibles (fijos y variables como la tierra, mano de obra, capital, acceso al crédito, etc.), las necesidades de consumo interno del agricultor, las oportunidades previstas para la comercialización del producto y las condiciones climáticas. Estos factores deben ser bien comprendidos antes de sugerir un esquema alternativo de nutrición de plan- tas. Además, el asesor debe identificar quienes toman las decisiones, cómo está organizado el uso de la tierra y las rotaciones de los cultivos, así como las demandas que compiten por los escasos recursos disponibles tales como los materiales orgánicos, mano de obra y capital. Como un paso inicial, se debería analizar un balance aparente de nutrientes (insumos versus productos) así como las prácticas que influyan en la pérdida o manejo ineficiente de los nutrientes. En base a este análisis es posible proponer tecnologías alternativas. El cuadro de la página 11 muestra algunas soluciones potenciales.

12

Una vez que se han identificado todas las fuentes potenciales de nutrientes y que se han seleccionado las posibles tecnologías, los agricultores deberán determinar la combinación para optimizar los recursos y cumplir con los objetivos de producción. Las nuevas alternativas pue- den requerir un aumento de la mano de obra, inversiones financieras, modificaciones en la estructura de la finca o adaptaciones en el uso de la tierra y de las rotaciones. Por lo tanto, se necesitan tomar algunas medidas para el sumi- nistro complementario de los insumos externos; se debe prestar una atención especial al poder adquisitivo del agri- cultor para obtener estos insumos externos. Las recomen- daciones que supone el uso de nutrientes provenientes de varias fuentes deben evaluarse para comprobar si se ajus- tan a la situación del agricultor y para determinar el grado de aceptación por parte del agricultor. Esto se realiza a través de una red de fincas pilotos donde se evalúa el impacto de los cambios en las con- diciones agrícolas. Sirve además como «parcelas demostrativas» para que los agricultores puedan adop- tar también las tecnologías si éstas son consideradas beneficiosas. Al aplicar la tecnología en las fincas pilo- tos, los agricultores deben estar de acuerdo con:

la necesidad de cambiar sus actuales sistemas de producción;

la manera como ellos y los extensionistas imple- mentarán estos cambios; y

los mecanismos del manejo de los riesgos durante el cambio.

Por tales razones, la selección de los agricultores y la relación entre el agricultor y el asesor son fundamenta- les para el éxito. Los agricultores deben representar la región y tener la voluntad de cooperar. Es necesario ade- más una relación cercana y permanente entre los agri- cultores y los extensionistas para que éstos respondan, en todo momento, a cualquier inquietud sobre la tecnolo- gía propuesta. Esta relación cercana también le permiti- rá al extensionista evaluar la reacción del productor o de la productora ante la tecnología e identificar las razones de la aceptación, o bien, del rechazo. A veces los agricul- tores modifican la tecnología que se les propone, enton- ces los extensionistas pueden determinar las razones de estos cambios y, consecuentemente, modificar los trata- mientos en las siguientes temporadas.

La red de fincas pilotos debe trabajar por lo menos durante una rotación completa. Los resultados servirán para ajustar los tratamientos para los cultivos subse- cuentes. Se deben hacer estimaciones sobre la produc- ción, productividad, estado de los nutrientes y de las variables económicas como los movimientos de efecti- vo, ahorro y uso de mano de obra. La decisión de cam- biar la combinación de las fuentes de nutrientes debe tener como criterio que los beneficios de la innovación (económica y social) sean mayores que los costos de la inversión. Al nivel de finca, el proceso de planificación, ejecu- ción y evaluación de cambios es costoso y requiere un equipo de investigadores y extensionistas competentes así como equipamiento caro. Por lo tanto, se pueden llevar a cabo solo a través de una serie limitada de estu- dios de caso. Posteriormente, estos estudios pueden servir para generar guías, métodos y materiales de referencia que pueden ser adaptados por otros investi- gadores y extensionistas a situaciones específicas.

A nivel de la comunidad

En muchos sistemas agrícolas tradicionales de bajos insumos/bajos resultados, el manejo de nutrientes se basa más en los recursos locales obtenidos en otras áreas que en la cultivada. En consecuencia, el desarro- llo de un eficiente sistema de manejo de nutrientes debe extenderse hasta el nivel de la comunidad. Las consideraciones principales que deben tomarse en este nivel son:

el manejo de la transferencia de los nutrientes de zonas no cultivadas hacia áreas con cultivos;

las inversiones para la conservación del suelo y del agua y sus impactos en la eficiencia de los nutrien- tes;

las consecuencias en la comunidad cuando hay un manejo deficiente de los nutrientes; y

los grupos y las organizaciones de agricultores.

Los nutrientes provenientes de áreas no cultivadas pueden ser residuos de origen forestal, de forrajes de los pastizales, de podas de árboles, etc. Al mejorar el manejo de las transferencias de estos residuos hacia áreas cultiva- das, se puede aumentar el contenido de nutrientes de las áreas cultivadas.

Algunos ejemplos del manejo mejorado son el cultivo de especies leguminosas forestales, cultivos asociados de bosques con pastos, la fertilización mineral de los pastiza- les, la regulación de quemas de arbustos y el desarrollo de los sistemas de distribución del estiércol producidos por los rebaños comunales. La conservación del suelo y del agua puede reducir en gran medida las pérdidas de nutrientes causadas por lixiviación y escorrentías. Además, las técnicas de reco- lección de agua y el perfeccionamiento de los métodos de irrigación llevan a un uso más eficiente de los nutrien- tes. Estas inversiones requieren la cooperación de toda la comunidad y, por ende, deben tenerse en consideración en el momento de desarrollar un sistema de manejo efi- ciente de nutrientes. El manejo deficiente de los nutrientes realizado por agricultores individuales tiene como consecuencia la dis- minución de la fertilidad del suelo, provocada por la explotación indiscriminada, la erosión, la sedimentación y la deforestación. De forma similar, el exceso de nutrien- tes puede contaminar las fuentes de agua potable mien- tras que el indebido manejo de los desechos orgánicos puede ser un riesgo potencial contra la salud. Por consi- guiente, es esencial que toda la colectividad agrícola se involucre en el manejo adecuado de nutrientes para desarrollar un sistema a nivel de la comunidad. Los grupos de agricultores pueden crear condiciones favorables para la obtención de insumos y el acceso al cré- dito. Para ello, se deben fomentar las asociaciones de agricultores y sus conexiones comerciales con los provee- dores de insumos, los comerciantes de productos agríco- las y los bancos, con objetivos de sostener un manejo mejorado de nutrición de las plantas, a cargo de los agri- cultores.

Investigación de respaldo

Las recomendaciones sobre las cantidades de nutrien- tes que se deben aplicar deben basarse en los resultados empíricos de los experimentos de campo, en el análisis del suelo o de las plantas, en el enfoque de balance de nutrientes, en los modelos matemáticos de las dinámi- cas de nutrientes o en una combinación de métodos. Cuando no se cuenta con información detallada, las cantidades de nutrientes absorbidas por los cultivos en el nivel de rendimiento deseado proporcionan un

13

manejo de los nutrientes de las plantas

punto de referencia inicial para obtener una estima- ción razonable de los requerimientos de nutrientes. Los experimentos de campo son valiosos pues apor- tan información sobre el suministro de nutrientes del suelo y residuos orgánicos; como también acerca de los efectos a corto plazo sobre los rendimientos que ejer- cen los fertilizantes minerales aplicados en diversas for- mas y cantidades. Esto provee una base esencial para dar una recomendación aceptable a los agricultores y para probar y mejorar los sistemas de recomendación. En la medida de lo posible, hay que incluir los expe- rimentos a largo plazo para estudiar los efectos resi- duales de los fertilizantes y fuentes orgánicas sobre el crecimiento de los cultivos y sobre las propiedades del

suelo y dichos estudios deberían ser tomados en cuen- ta al momento de formular recomendaciones sobre nutrientes. Estos experimentos pueden incluso dar información sobre las interacciones entre las aplicacio- nes de nutrientes y otras actividades agrícolas y además sobre las probabilidades de problemas imprevistos. Por ejemplo, algunas formas de contaminación ambiental o deficiencias de un nutriente secundario o de un micronutriente. En este contexto, se debe enfatizar la necesidad de una nutrición balanceada. Las organizaciones de investigación son las responsables de informar a la opinión pública sobre el desarrollo de las condiciones agrícolas y las innovacio- nes disponibles y sus impactos potenciales.

14

Aspectos ambientales M ucha gente está preocupada acerca de los posibles efectos de los nutrientes
Aspectos ambientales M ucha gente está preocupada acerca de los posibles efectos de los nutrientes

Aspectos ambientales

Aspectos ambientales M ucha gente está preocupada acerca de los posibles efectos de los nutrientes de

M ucha gente está preocupada acerca de los

posibles efectos de los nutrientes de las plan-

tas sobre el medio ambiente. La mayor

inquietud gira alrededor de los fertilizantes minerales y de las fuentes orgánicas de nutrientes; estas últimas vin- culadas con la ganadería intensiva que conduce a la producción concentrada de inmensas cantidades de desechos orgánicos que no pueden ser usadas eficien- temente, transformadas o eliminadas. Se destacan cua- tro aspectos importantes:

A menudo, a los fertilizantes se les denomina agro- químicos, un término que confunde a los nutrien- tes con insecticidas, herbicidas y fungicidas. Es imperativo que se haga una clara distinción entre los fertilizantes que sirven para proporcionar los nutrientes esenciales para el crecimiento de la planta y los diferentes biocidas, componentes utilizados para destruir plagas y proteger de este modo a la planta.

Los efectos ambientales derivados de la aplicación de nutrientes pueden ser positivos o negativos. Por lo tanto, las implicaciones sobre este campo deben ser objetivamente balanceadas.

En los países en vías de desarrollo, las cantidades que se aplican de nutrientes minerales y orgánicos son relativamente bajas. Los excesos locales que se observan en algunos países industrializados no deben perjudicar de ninguna manera el aumento de la producción agrícola de los países en vías de desarrollo.

En los problemas ambientales relacionados con la aplicación de nutrientes, la naturaleza de éstos inci- de menos que las cantidades y/o las formas de apli- cación. En los lugares donde se han observado los efectos nocivos, se nota que las causas son los exce- sos o el uso indebido o desequilibrado, los cuales pueden corregirse a través de practicas de manejo mejorado. Los efectos positivos están resumidos en el siguiente cuadro y los negativos en el texto a continuación:

Efectos negativos con altos insumos

No todos los nutrientes aplicados son absorbidos por los cultivos y los remanentes pueden convertirse en un riesgo ambiental. Los nutrientes no utilizados pueden

EFECTOS AMBIENTALES POSITIVOS DE LOS NUTRIENTES DE LAS PLANTAS

el uso eficiente de los nutrientes

al aumentar el rendimiento en cada

en las áreas cultivadas debido a la

garantiza rendimientos superiores a los

unidad de área de tierra apta para el

protección que proporciona un

que se obtienen en los suelos fértiles

cultivo, la aplicación de nutrientes

cultivo de cobertura denso y

por naturaleza, porque se corrigen ya

permite no cultivar las tierras de baja

vigoroso;

sean las deficiencias globales o el

calidad (por ejemplo, las

los SINP promueven el manejo

desequilibrio de nutrientes;

susceptibles a la erosión) y reduce la

correcto de los nutrientes ubicados

los nutrientes extraídos del suelo a

presión general sobre la tierra,

en la finca y en la cuenca

través de la cosecha y exportación de

incluyendo la deforestación y sobre-

hidrográfica, lo que optimiza el

productos pueden restituirse para

pastoreo en áreas no cultivadas;

valor económico de los nutrientes,

mantener y aumentar el potencial de

el uso eficiente de nutrientes reduce

limitando sus pérdidas en el

 

ambiente.

la producción;

el problema del control de la erosión

15

aspectos ambientales

permanecer en el suelo, perderse por la lixiviación del agua subterránea, por escorrentías o por volatilización. La importancia relativa de estos fenómenos depende de las reacciones físico-químicas y biológicas en las que toman parte los nutrientes.

Nitrógeno: bajo condiciones normales, en suelos con un buen sistema de drenaje y con temperaturas favorables, todos los compuestos solubles de nitrógeno se oxidan muy rápidamente y se convierten en nitratos. El suelo no absorbe gran parte de los nitratos. En con- secuencia, el nitrógeno es el elemento fertilizante más propenso a lixiviarse en las aguas superficiales o en las aguas subterráneas o escapa a la atmósfera por denitri- ficación: cierta parte como gas y otra parte como óxido nitroso, uno de los gases que constituyen el efecto invernadero. También el nitrato derivado de la descomposición de la materia orgánica en el suelo, de la mezcla de excreta con orina o del estiércol aplicado al suelo está igualmente sujeto a la lixiviación. En muchas zonas templadas, esto es una fuente de nitratos más significativa que los fertilizantes minerales.

Las prácticas mejoradas de agricultura pueden contri- buir a la disminución de la lixiviación utilizando al máximo el nitrato que se encuentra en el suelo y deter- minando con la mayor exactitud posible los requeri- mientos de nitrógeno de cada cultivo, en cuanto a can- tidad y momento de aplicación. Los investigadores que trabajan con los aspectos de los cambios en los niveles de concentración de nitrato de las aguas de drenaje, deben tomar en cuenta el uso de la tierra y prácticas agrícolas, así como el uso de fertilizantes. En los sistemas agrícolas industrializados, la cría intensiva de animales es una de las principales causas de la lixiviación del nitrógeno. Parte de ello se debe a la inoportuna mineralización de nitrógeno de la orina, heces, de la mezcla de ambas o de estiércol. Si el culti- vo no tiene un crecimiento vigoroso cuando se produ- ce el nitrato, éste podría originar una lixiviación o una desnitrificación. El otro problema principal es la volati- lización de amoníaco tanto de los cúmulos de estiércol como del suelo cuando la aplicación de estiércol es reciente. El amoníaco puede también volatilizarse si la urea se aplica en condiciones calientes y secas a un suelo con un pH alto.

LOS SINP INCREMENTAN LA EFICIENCIA DE LOS NUTRIENTES Y REDUCEN LAS

PERDIDAS QUE PASAN AL MEDIO AMBIENTE

Y REDUCEN LAS PERDIDAS QUE PASAN AL MEDIO AMBIENTE Los nutrientes se obtienen de diversas fuentes
Los nutrientes se obtienen de diversas fuentes como los fertilizantes minerales, el suelo, lluvia, polvo,
Los nutrientes se obtienen de diversas fuentes como los
fertilizantes minerales, el suelo, lluvia, polvo, agua de riego
y biofijación. Tal como aquí se muestra, las contribuciones
Alta absorción de N y alto rendimiento
de estas fuentes son de carácter acumulativo.
Baja absorción de N y bajo rendimiento
El cultivo toma una parte del nitrógeno disponible sin
importar el origen de éste. El nitrógeno disponible que no
absorbe la planta se pierde en el ambiente. Esta pérdida es
la diferencia entre el total disponible y el total absorbido –
es decir, la diferencia entre la línea superior del bloque de
biofijación y la curva de absorción.
a
Al tener un suministro pobre de N, habrá poca absorción y
b
la pérdida transferida al ambiente será alta. Al aumentar el
c
suministro de N, la planta absorberá mayores cantidades
hasta llegar a su límite. Por lo tanto, suministros adicionales
de N que sobrepasen este límite se perderán en el ambiente.
La pérdida mínima de nutrientes está representada por la
Eficiencia óptima del nitrógeno
distancia más corta entre la línea punteada superior y la
biofijación
biofixation
irrigation
Irrigación
Suelo y materia orgánica
soil and organic matter
rainfall and dust
Lluvia y polvo
mineral fertilizer
Fertilizante mineral
nitrógeno disponible

nitrógeno aplicado

curva de absorción. Para un cultivo con baja absorción, la

aumentar la eficiencia (absorción) los agricultores deben

pérdida mínima de N es la diferencia (a-c). En un cultivo con

alta absorción, será (a-b). La pérdida mínima se produce

practicar los SINP y optimizar todos los demás factores de

producción.

dentro del nivel óptimo ecológico del suministro de N. Para

16

Fósforo: las plantas reciben este elemento en forma de iones de fosfato. Estos son inmovilizados en el suelo y fácilmente absorbidos por los óxidos e hidróxidos de hierro, aluminio y manganeso así como por partículas de arcilla. El fosfato aplicado que no es absorbido por las plantas permanece en el suelo hasta que se pierde por las escorrentías o erosión. El fosfato puede estar presente en grandes concentraciones en el agua de irri- gación o en el agua que se drena de los campos inun- dados. Los excesos de fosfatos pueden producir la eutroficación y elevar la biomasa de algas. Los fertilizantes fosfóricos pueden contener cadmio cuando se utilizan las rocas sedentarias de fosfatos como materia prima. El cadmio también se adhiere al suelo por deposiciones aéreas. El uso actual de estos fertilizantes no representa ningún riesgo inmediato, pero se aconseja que se debería eliminar el cadmio cuando se procese la materia prima.

Potasio: además de ser absorbidos por las plantas, los iones de potasio pueden ser absorbidos por el suelo y quedar fijados dentro de las partículas de arcilla. Por lo tanto, el potasio agregado que no es absorbido por las plantas no es muy móvil en suelos arcillosos. En los sue- los arenosos, se da la lixiviación de una proporción del potasio aplicado. Las grandes pérdidas se dan en el estiércol líquido de corrales y lecherías. El potasio en el agua no tiene ningún efecto perjudicial pero puede indicar la presencia de aguas servidas o de un fluente animal. Tiene poca influencia en la eutroficación de las aguas superficiales.

Efectos negativos con bajos insumos

Fertilidad del suelo: la constante extracción de los nutrientes sin ninguna o poca reposición de los mis- mos provocará la disminución constante del grado de fertilidad del suelo. Esta explotación de los nutrientes que conduce hacia el agotamiento severo de la fertili- dad del suelo, es un grave problema ambiental que enfrentan un sinnúmero de países en vías de desarrollo.

Expansión de la frontera agrícola: si las tierras y mano de obra están disponibles, los bajos rendimientos pro- vocados por el agotamiento de nutrientes obligan a los agricultores a expandir la frontera agrícola, con fre- cuencia a expensas de bosques o de suelos marginales que están sujetos a la erosión o desertificación.

Enmiendas: por lo general, las zonas tropicales son pobres en nutrientes, con problemas de acidez y toxicidad por el aluminio. El reciclaje orgánico no ofre- ce ninguna solución ya que la biomasa producida en esos

suelos es pobrísima en nutrientes esenciales. Estos suelos no podrían ser productivos sin las enmiendas apropiadas

y sin la aplicación básica de nutrientes. El poco o ningún uso de nutrientes impedirá, en estos suelos, cualquier desarrollo de producción agrícola sostenible.

Superación de los efectos negativos

Los efectos negativos de la aplicación de nutrientes en cantidades grandes y pequeñas pueden evitarse o reme- diarse a través de un buen manejo. La fertilización balan- ceada debe vencer los riesgos de la explotación y agota- miento de la fertilidad del suelo. El manejo racional de nutrientes puede evitar la contaminación principalmen- te a través de prácticas que reducen las pérdidas de

nutrientes hacia los acuíferos o la atmósfera. Estas prácti- cas incluyen la fertilización balanceada y oportuna, ferti- lización específica en combinación con otras prácticas (como el uso de variedades mejoradas, manejo del agua

y protección de los cultivos) que promuevan la máxima

absorción de nutrientes por parte del cultivo. Se debe prestar también la debida atención a las pérdidas con- trolables (que provienen de la erosión y escorrentías) a través de un apropiado manejo de las tierras. Los SINP proporcionan un excelente medio de realizar esto a todos los niveles productivos siempre y cuando los agri- cultores reciban una adecuada asesoría.

17

Políticas para la nutrición eficiente de las plantas L a planificación a largo plazo y
Políticas para la nutrición eficiente de las plantas L a planificación a largo plazo y

Políticas para la nutrición eficiente de las plantas

Políticas para la nutrición eficiente de las plantas L a planificación a largo plazo y el

L a planificación a largo plazo y el monitoreo del uso de los nutrientes de las plantas debe conci- liar cuatro objetivos:

eficiencia económica y agronómica para maximizar la producción agrícola a partir de los nutrientes disponibles;

aumento de la capacidad productiva de los recursos naturales;

coherencia con la economía general del país y con las metas ambientales;

protección de la seguridad social y la equidad de la población rural;

Evaluación: la evaluación eficiente de los requerimien- tos de nutrientes es la base para planificar el uso de las fuentes locales de nutrientes y para tomar decisiones sobre el nivel de la producción local y la importación

PROGRAMA PARA UNA POLÍTICA EFECTIVA Las políticas para una eficiente nutrición de plantas deberían tratar

PROGRAMA PARA UNA POLÍTICA EFECTIVA

PROGRAMA PARA UNA POLÍTICA EFECTIVA Las políticas para una eficiente nutrición de plantas deberían tratar los

Las políticas para una eficiente nutrición de plantas

deberían tratar los siguientes temas:

nutrición de plantas deberían tratar los siguientes temas: ● definición del equilibrio entre la producción local
nutrición de plantas deberían tratar los siguientes temas: ● definición del equilibrio entre la producción local
nutrición de plantas deberían tratar los siguientes temas: ● definición del equilibrio entre la producción local

definición del equilibrio entre la producción local y la importación de alimentos para países en busca de la

autosuficiencia alimentaria;

valoración de los requerimientos de nutrientes de las plantas;

selección de las fuentes y combinación de los

suministros de nutrientes;

las fuentes y combinación de los suministros de nutrientes; ● determinación de la producción local y

determinación de la producción local y la importación

de los productos fertilizantes y de las materias primas;

establecimiento de los precios de nutrientes en

relación con los precios de productos;

organización de la distribución, comercialización y facilidades crediticias, incluyendo una adecuada

asignación de divisas;

crediticias, incluyendo una adecuada asignación de divisas; ● legislación y ● apoyo a la extensión e

legislación y

apoyo a la extensión e investigación (acceso a la

tecnología).

18

de productos fertilizantes y materias primas, incluyen- do el uso eventual de intercambios internacionales para financiar las importaciones. La proyección de la demanda de fertilizantes es simplemente una evalua- ción de los volúmenes requeridos por los agricultores para corregir cualquier desequilibrio eventual.

Comercialización: los sistemas de la comercialización de nutrientes deben promover el uso adecuado de los mismos y satisfacer las necesidades de los agricultores y al mismo tiempo contribuir a alcanzar los objetivos nacio- nales de autosuficiencia alimentaria. Estos sistemas requieren un diseño cuidadoso y la puesta en práctica de políticas donde debe existir un equilibrio entre el gobier- no y el sector privado para la producción, importación y distribución de fertilizantes. Este es un punto muy impor- tante que depende en gran medida de las condiciones económicas y políticas que atraviesa el país.

Transporte y almacenamiento: el transporte y el alma- cenamiento son partes esenciales de la infraestructura necesaria para asegurar el uso eficiente de los fertilizan- tes. Los costos determinarán parcialmente la necesidad de medios de transporte alternativos, así como la ubica- ción y dimensión de las facilidades de almacenamiento.

Capacitación: las demostraciones, capacitación y exten- sión basadas en técnicas destinadas a la producción efi- ciente y uso de fertilizantes son los componentes esen- ciales de las políticas a favor de la agricultura. Se deben evaluar los requerimientos de la extensión y establecer los servicios acordes con la situación específica de un país, para alcanzar el nivel tecnológico y la experiencia de la comunidad agrícola. Se deben introducir las reco- mendaciones tecnológicas apropiadas que incluyan el uso balanceado de fertilizantes minerales como parte de un SINP así como los conocimientos básicos sobre el impacto económico de los fertilizantes.

Precios: el precio es un factor importante para mejorar los ingresos de los agricultores. El subsidiar o no los productos o los insumos para estimular la producción siempre ha generado controversias. La mayoría de los países asiáticos en vías de desarrollo han recurrido a subsidios para la agricultura. En cambio los países desa- rrollados utilizan otros mecanismos para apoyar las acti- vidades agrícolas, a veces con efectos indirectos o invi- sibles y no siempre están destinadas a fomentar la pro- ducción. Los subsidios directos o indirectos para los fer- tilizantes es la política de precios más importante en los países en vías de desarrollo y los resultados en la cre- ciente demanda de nutrientes se nota fácil y claramen- te. En algunos casos, los subsidios han sido mal utiliza- dos o exagerados hasta el punto de convertirse en una carga presupuestaria en esos países. Otros incentivos al uso de fertilizantes incluyen precios favorables para la producción agrícola, importación de fertilizantes libres de impuestos y exenciones tributarias para el crédito y las inversiones en fertilizantes y producción agrícola. Estas medidas hacen que el uso de fertilizantes sea atractivo económicamente y proporcionan motivación para incrementar la producción.

Legislación: la legislación sobre fertilizantes se enfoca principalmente en las especificaciones sobre la compo- sición en términos de nutrientes y de material inerte, concentraciones de los nutrientes, propiedades físicas, características del empaque, etiquetado y peso, almace- namiento y control de calidad.

Empaque: el empaque de los fertilizantes debe reducir las pérdidas y a la vez mantener los precios moderados. Al mismo tiempo, debe proporcionar información

correcta a los usuarios. La distribución, los requisitos para el almacenamiento y el transporte condicionan la calidad del empaque. También, hay que tomar en cuen- ta las propiedades físicas y químicas del producto así como las condiciones de almacenamiento, en especial

al final de la cadena de distribución.

Asesoría y planificación: en estas tareas deberían parti- cipar el gobierno y el sector privado. Se necesita esta- blecer un centro de actividad para la asesoría y planifi- cación de los aspectos relacionados con los fertilizantes

y establecer una bien fundamentada política para los

fertilizantes, coordinada con las directrices nacionales para la agricultura y autosuficiencia alimentaria, en armonía con las prioridades y posibilidades del país. Este centro de actividad puede también asesorar en materia de precios y políticas de comercialización, y ser responsable de la previsión de las demandas e identifi- cación de las prioridades de investigación y extensión.

Financiamiento: los fertilizantes son productos que tie- nen mucha demanda en cada temporada. Por ello, el flujo de dinero de los comerciantes de fertilizantes es muy variable y necesitan créditos comerciales en mone- da nacional y extranjera.

19

Bibliografía Couston, J. W. and Pratap Narayan. 1987. Role of fertilizer pricing policies and subsidies
Bibliografía Couston, J. W. and Pratap Narayan. 1987. Role of fertilizer pricing policies and subsidies

Bibliografía

Bibliografía Couston, J. W. and Pratap Narayan. 1987. Role of fertilizer pricing policies and subsidies in

Couston, J. W. and Pratap Narayan. 1987. Role of fertilizer pricing policies and subsidies in agricultural development. Roma, FAO, 31 pp.

FAO. 1972. Effects of intensive fertilizer use on the human environment. Boletín de suelos Nº 16, Roma, 360 pp.

FAO, 1985. Economic, financial and budget aspects of fertilizer use development. FAO/FIAC Fertilizer Programme No. 3. Roma, 17 pp.

FAO, 1986. International code of conduct on the dis- tribution and use of pesticides. Roma, 28 pp.

FAO, 1989. Estrategias en materia de fertilizantes. Fomento de tierras y aguas N o 10, Roma, 148 pp.

FAO, 1995. Manual técnico de la fijación simbiótica del nitrógeno, leguminosa/rhizobium. Roma.

FAO, 1995. Agricultura Mundial: Hacia el año 2010, Estudio de la FAO. N. Alexandratos. Chichester, Reino Unido, John Wiley, 488 pp.

FAO, 1995. Integrated plan nutrition system. R. Dudal and R. N. Roy (eds.) Boletín FAO fertilizantes y nutrición vegetal Nº 12, Roma, FAO, 426 pp.

20

Fertilizer Association of Ireland. 1991. Code of good practice for the environment, Dublin, FAI.

IACR, 1988. Keeping the balance, a Rothamsted guide: soil and fertilizer nitrogen. Harpenden, United Kingdom. Institute of Arable Crops Research, Rothmsted Experimetal Station, 4 pp.

IFA-EFMA. 1990. Code of best agricultural practices to optimize fertilizer use. International Fertilizer Industry Association/European Fertilizer Manufacturers Association, París, 4 pp.

MAF, 1991. Code of good agricultural practices for the protection of water. London, Ministry of Agriculture, Fisheries and Food Publications, 80 pp.

Roy, R. N. 1990. Integrated plant nutrition system:

state of the art. Commission on Fertilizer, 11th ses- sion, Roma, FAO, 15 pp.

Van Reuler, H., and Prins, W. H., eds. 1993. The role of plant nutrients for sustainable food production in sub-Saharan Africa, Leidschendam. Países Bajos, VKP, 232 pp.