Вы находитесь на странице: 1из 178

Pablo Fernández del Campo Tomás Calvar Landín

¿quieres¿quieres¿quieres¿quieres ganarganarganarganar alalalal golf?golf?golf?golf?

- Mental Coaching -

Titulo original: ¿Quieres ganar al golf? Editor original: Los autores

Todos los derechos reservados. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del Copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

© 2005 by Pablo Fernández del Campo & Tomás Calvar Landín

ISBN: 84-6094-697-5

Nº Registro: M-194/2005

Impreso en España

- 2 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Dedicatorias:

A Isabel, mi amada y amante, esposa y madre. A Ulises y Claudia

que saben como volverme loco

¡y libre!

Se lo dedico a Susana, la mujer más maravillosa, María, que tiene dos añitos preciosos, Tomasito, con casi un año y que promete ser un buen golfista, y Fátima, que aún le faltan algunos meses para llegar y hacernos la vida más feliz, si cabe.

- 3 -

- Mental Coaching -

INDICE

1. El día que decides, de verdad, jugar al golf Haciéndote dueño de tus emociones Aceptando el valor de ganar

6

2. El día en que todo te sale mal Aceptando el valor de perder

10

3. El día que ganas ese campeonato que todos

desean ganar Cabalgando sobre el Tigre: entrar en la Zona de Fluidez Disolviendo la dualidad querer-poder Magnetizando el inconsciente Cómo sugestionar el subconsciente

15

4. El día que das tu primera clase El poder de la visualización creativa

25

5. Recuperando la confianza perdida Las creencias y su influencia

31

6. El día que le tiraba al carrito recoge bolas Eliminando los ruidos mentales La revolución mental El encuentro con tu campeón interno

33

7. El día que decides que vas a aprender rápidamente Corrigiendo el enfoque mental del entrenamiento Aprendiendo la desfocalización mental

41

8. El día que das tu primer golpe Cambiando la percepción de la realidad Resolviendo la Ecuación del Éxito Seis puntos clave para el éxito

53

9. El día que descubres que estás estancado Enfrentando El Enemigo Interno Inteligencia emocional

63

10.

El día que juegas por primera vez con compañeros Descubriendo el poder de las Afirmaciones Descubriendo el secreto del YO SOY

76

- 4 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

11. El día que ganas tu primer campeonato Elevando nuestro nivel mental: el silencio Creando nuestro núcleo de autoconfianza

82

claves para generar energía personal Eliminando los ladrones de energía

5

12. El día que te das cuenta de la variabilidad de tus emociones Aprendiendo a fluir con los ciclos Superando la Depresión Descubriendo el Arte de Decidir: autoconocimiento Entrando en la Transmutación Psico-física

96

6

consejos para los períodos de vacío

13. Un poco de resumen no viene mal Pasos para sacar tu campeón interno Técnica vs Fluidez

107

14. Una sorpresa muy agradable:

por fin el Campeonato

117

15. Un entrenamiento con compromiso Creando la Onda Coherente Tomando conciencia del “inconsciente reactivo” Entrenando con un nuevo sentido

120

16. La respiración consciente

130

17. El movimiento

consciente

136

18. Nuestro cuerpo es mente Liberando al Tigre

144

19. En el campeonato: la hora de la verdad Experimentando La Zona de Fluidez

154

- 5 -

- Mental Coaching -

1

El día que decides, de verdad, jugar al golf

Haciéndote dueño de tus emociones

« Hola, Santiago ¿cómo estás?

- ¿Te conozco de algo?

« Sí y no. O mejor, no y sí.

- A ver, a ver. Aclárame eso porque no te reconozco de nada.

« Pues estamos llamados a ser muy buenos……… ¿compañeros?

- ¿Por qué has tardado tanto en decidir lo que éramos?

« Porque me gustaría ser tu amigo, pero no puedo. Ser tu profesor de golf, pero en realidad no lo soy. Ser tu psicólogo, pero no me parezco en nada a eso. No se decirte qué soy en realidad.

- No te enrolles. ¿Qué quieres y por qué me interpelas?

« Tú eres el que quieres algo y te interpelo porque han sido incesantes tus “desesperadas” llamadas.

- ¡¿Cómo?!

« ¿No te acuerdas cada vez que te quejabas de cómo estabas dando ese golpe y quién “sabe” cuando lo conseguiré?. Pues yo se todo eso. Así que estoy aquí para ayudarte.

- ¿A mí sólo o a cualquier golfista? Mis amigos, por ejemplo.

« Tus amigos no pueden verme y menos oírme. Sólo estoy para ti.

- Hombre, pues te agradezco el detalle. Pero si alguien me ve hablando contigo, es decir, “no me ve” hablando contigo pero me ve hablando, va a pensar que estoy loco.

« Loco ya lo estás. ¿No te has dado cuenta de lo que haces en el campo de prácticas? ¿Cuántas veces has hablado sólo, has hecho gestos, has puesto caras, etc? Pero no te preocupes que no nos verá nadie. Déjame hacerte una pregunta.

- Venga

« ¿De verdad quieres ganar al golf?

- 6 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Pues…, sí.

« ¿Todavía te lo estás pensando o estás decidido?

- ¿Por qué lo dices?

« Pues…

- Entiendo. Estoy decidido, sin el pues.

« Pues para eso estoy aquí. Eso sí, te pongo una condición inviolable.

- Me estás intrigando como una película de suspense. ¿Cuál?

« Ya que para todo lo que haces usas tu cabeza, es decir tu mente, para jugar al golf también tienes que usarla.

- Eso ya lo hago.

« No, no. Me refiero a usarla de verdad. A meter en tu cabeza que quieres ser un ganador. ¿Quieres ganar?

- Hombre, creo que si que quiero ganar.

« No te mientas

¡todos queremos ganar! Es algo intrínseco al

ser humano, GANAR, alcanzar la meta, ser el primero,

¡por algo será que los ganadores son los mejor

destacar

pagados por la sociedad!

- Bueno, pero tampoco hay que exagerar.

« No te resistas más y acéptalo: eres humano y como tal tienes necesidad de ser el mejor, o de mejorar constantemente, en lo que haces.

- No te falta razón. En todo en mi vida he intentado triunfar y, la verdad, no me ha ido del todo mal.

« ¿Y vas a renunciar ahora que te has decidido a jugar al golf?

- Por supuesto que no.

« ¿Estás dispuesto a sacar lo mejor de ti mismo?

- Pues…, digo, sí. Y ahora, ¿cómo me vas a ayudar?

- 7 -

- Mental Coaching -

Aceptando el valor de ganar

« Te voy a ayudar a que descubras y rentabilices tus “Recursos Cerebrales” para mejorar profundamente tu juego. Para jugar como juegan los campeones, aunque no seas profesional. Es decir, para que jugar al golf sea un modo único de disfrutar cada segundo con intensidad inusitada y, además, obtener los mejores resultados que tu nivel de cada momento te permita conseguir.

- Por cierto, ¿cómo te llamas? Porque hasta ahora no me has dicho tu nombre y sin embargo tu sabes el mío.

« Cuando crea que estás preparado para ganar te lo diré. Por ahora puedes llamarme Vance, Bagger Vance, como el de la película. Pero lo que sí te diré es un primer consejo que siempre tienes que tener en cuenta: Acepta completamente, sin restricciones, que quieres ganar. Deja que esa sensación se libere en tu organismo. No la retengas más con negaciones culturales del tipo “lo importante es participar”, “soy un vanidoso egocéntrico por sentir eso”, “soy un creído”, “lo importante es ser humilde”, etc, etc. Concéntrate en la satisfacción de visualizarte ganando, mejorando tu handicap y recibiendo el reconocimiento de tu supremacía por parte de tus amigos, familiares y personas que consideres importantes para ti, así como tu propio reconocimiento personal a tu disciplina. En fin, autoafírmate destacándote por encima de los demás. Una vez aceptado el éxito como algo bueno y positivo para ti, y una vez que hayas realizado en tu cuerpo la positiva reacción hormonal que ello conlleva, entonces respira profundo tres veces…

Pasa un cierto tiempo, que utilizo para respirar profundamente tres veces. Te descubres respirando profundamente tres veces. Tus pensamientos se van acelerando casi con fuerza centrífuga. Algunos de ellos son positivos y animantes: ¡tengo que hacerle caso! Otros son negativos: ¿por qué le voy a hacer caso si no le conozco de nada? Ese descubrimiento me altera. Algo tiene que ha captado tu atención. Pero no puedes soportar que nadie te

- 8 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

domine. Tienes que reaccionar para dominarlo y sobreponerte a él. Y ahí va el ataque…

- Oye, estimado Bagger. De acuerdo con que quiero ganar.

Pero ¿sabes de verdad lo que es el golf?

« Si, es un deporte muy curioso donde cada día has de enfrentarte a ti mismo, como la vida misma

- Sabrás que la mayor parte de los días el golf te destroza tu autoestima, porque no consigues jugar mínimamente bien y,

sin

embargo, tienes que seguir jugando.

« si. ¿Te acuerdas del peor día de golf de tu vida?

Si,

- Seguro que te acuerdas de ese día nefasto en que todo te salió mal.

- Por supuesto. No sabes bien la sensación con la que me fui a

mi casa ese día. No hablé con nadie.

« Pero Santiago, ¿por qué reaccionaste de esa manera?

- No lo se. Sentí una profunda “depresión” personal. La partida que jugué fue nefasta. Todo me salía mal y mis compañeros

voy a contar lo que

de juego empezaron a cansarse de mí

Te

me pasó

- 9 -

- Mental Coaching -

2

El día en que todo te sale mal

Era una tarde de principios de agosto. Llevaba varios campeonatos en los que los resultados eran francamente buenos. Casi gané alguno de ellos. Tenía grandes esperanzas de que ese fuera el definitivo, el que iba a ganar. Pero no fue así. Todo empezó en el hoyo 1.

- Hola a todos.

- Hola. Soy Manuel. Veo que el resto os conocéis.

- Hola, me llamo Santiago. Al resto ya los tengo muy vistos últimamente.

- No paramos de coincidir en los campeonatos –dice Roberto.

- O alguno cambia de handicap –añade Antonio- o nos seguiremos viendo.

- No te preocupes que hoy va a ser mi día, de verdad. Esta vez va la vencida.

- Estás muy optimista, Santiago.

- La verdad es que sí. Ya verás.

- Bueno, déjate de rollos y dale a la bola, que te toca salir de primero.

- Allá voy.

Creo que realmente no supe lo que me pudo pasar. No me concentré bien y la bola fue a dar al rouge de la derecha, justo detrás de un árbol. Salir de allí me costó un golpe a calle, con tan mala fortuna que rodó lo suficiente para perder tiro a green de segundo golpe. Para colmo de males caí en el bunker junto al green y la salida no fue nada buena, recorriendo la alfombra verde de lado a lado para tener que hacer un aproach largo hasta bandera. Como me había quedado un poco alejada del hoyo, necesité dos putts para meter la bola. Total que un par 4 se convirtió en 7 golpes: Triple bogey.

- 10 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Mala suerte, ¿eh?, Santiago.

- No me explico lo que me ha podido pasar. Algo estoy haciendo mal. Ahora me va a resultar difícil hacer un buen resultado. Y eso que quería hacer algo bueno en este campeonato. Maldita sea.

- Bueno, hombre. No te preocupes, que es el primer hoyo. He visto a más de uno remontar resultados como ese. Este ha sido tu hoyo malo del día.

- Eso espero.

- Venga. Salgo yo que hice 5 –dijo Antonio para comenzar el segundo hoyo del día.

¡Vaya segundo hoyo! Un par cinco que hice en 7, doble bogey. Por una tontería de error en el segundo golpe de calle, después de una buena salida y una buena madera 3. Me quedé fuera de green y tenía un gran bunker retándome. La bandera a pocos metros de él. Esta bola hay que subirla mucho con un sand y que ruede poco. Para mi desesperación, tuve que sacarla del bunker porque se me quedó corto el sand. El siguiente hoyo fue un poco mejor. 5 golpes para un par 4. Y no conseguí el par por poco. Pero el hoyo cuatro fue de pena. El driver se fue a la derecha en medio de un pequeño bosque. Desde allí el lago quedaba cerca, a mi derecha. Temía irme a él y, por supuesto, me fui. En fin, para que seguir. Mis compañeros fueron apiadándose de mí a medida que discurría el recorrido. En la segunda vuelta ya estaban un poco cansados de esperarme, porque llevaba dos bolas perdidas y casi nos adelanta la partida posterior.

- 11 -

- Mental Coaching -

Aceptando el valor de perder

« Podrías seguir citándome tus infinitas desgracias de ese día

- No, gracias. Pero, ya que eres mi “asesor sentimental”, dime qué me pasó o cómo se supera eso.

« Tienes que tener muy claro, como ya te dije, que quieres ganar.

- Eso ya lo tenía claro.

« Pues también tienes que tener muy claro que tienes que aceptar el valor de perder, de no alcanzar la meta, de quedarte donde y como estás. Tienes que aceptar ser un perdedor, no obtener ningún reconocimiento, ser uno más de la masa, anodino, insustancial, invisible, abucheado y superado por todos, risible y ridículo. Acepta ser el último de la fila, el peor handicap de la competición un ¡verdadero desastre!

- Me lo estás poniendo muy feo. A nadie le gusta pensar eso.

« Tú piénsalo. ¿Sientes el calor en tus mejillas? ¿Cómo te sudan las manos y las axilas? ¿Experimentas esa terrorífica sensación de empequeñecerte, encogerte dentro de ti mismo y querer huir, pero no poder salir corriendo de tu cuerpo, y que todo el mundo se está dando cuenta de tu vergüenza?

- Estás haciendo que tenga oleadas de calor y frío.

« De eso se trata, de que experimentes lo contrario al éxtasis del éxito. En vez de todo el mundo aplaudiéndote y admirándote, están riéndose y señalándote con el dedo, juzgándote negativamente.

- Me estás haciendo sentir tan mal que no se si seguir escuchándote. Me estás provocando angustia.

« Bien, respira tres veces profundamente. No te contraigas y deja que esa emoción te atraviese sin bloquearla. Respira hondo y deja que fluya la energía por todo tu cuerpo como un torrente, hasta que desaparezca por sí misma.

- ¿Qué sentido tiene?

« Al fin y al cabo es energía en movimiento y eso te hace sentirte vivo, más vivo que cuando no te pasa nada, que cuando no te enfrentas a los demás ni a tus miedos. De hecho,

- 12 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

en este momento podrías ponerte a correr o hacer flexiones y aguantarías mucho más que cuando vas desmotivado al gimnasio o a correr con tu vecino por el vecindario. Eso es lo bueno.

- No te falta razón. A pesar de la sensación de hundimiento, noto una fuerza interna que necesito desactivar.

« Pronto aprenderás a utilizar cualquier sensación corporal para tu beneficio y no en tu contra, como hasta ahora.

- Oye, pero yo no quiero quedarme ahí. Tu bien sabes, imagino, que la gente ama a los ganadores y desprecia a los perdedores, a pesar del barniz cultural de la compasión por el

débil o el perdedor, y ¡Yo no quiero ser uno de esos!

« Bueno, tranquilo, te estoy poniendo en contacto con tu núcleo cerebral más primitivo, el cerebro reptil, que opera de forma dual: Ganar es igual a sobrevivir y perder a morir. Y esa es la causa de la tensión y angustia (estrés) en la que vivimos la

el trabajo,

mayoría ante el reto cotidiano de ganar – perder

el bus, ese contrato, la novia, etc.

- ¡Eh! Espera, más despacio. Explícame eso del reptil primitivo o como lo llames. Eso de ganar – perder

« Es sencillo. Este aspecto primitivo de cazador competitivo - agresivo es el que el ser humano ha tratado de controlar a través de códigos morales, religiosos y éticos, desde que la raza tiene “uso de razón”, o sea, desde que desarrolló el neo- córtex o verdadero cerebro humano evolucionado. Pero estos otros cerebros- inconscientes para la mayoría- debajo de éste, son los que regulan los momentos donde lo instintivo tiene que volver a actuar.

- Es decir, que no tenemos un solo cerebro, sino dos o tres.

« Efectivamente. Unos más conscientes que otros. Seguro que lo experimentas cuando tienes reacciones llamémoslas “incontroladas”. Es como en informática los distintos sistemas operativos que se ejecutan uno encima de otros, pero detrás de todos se encuentran solo los unos y ceros del lenguaje compilador, 011000101001, que seria igual que para un animal vivir-morir, placer-dolor, uno-cero, ¿entiendes?.

- Y eso ¿qué tiene que ver con el golf o conmigo y el golf?

- 13 -

- Mental Coaching -

« En los deportes de elite o en cualquier actividad donde haya que ganar o se pueda perder algo verdaderamente vital, ganará aquel que sepa “cabalgar sobre el tigre”.

- 14 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

3

El día que ganas ese campeonato que todos desean ganar

Cabalgando sobre el Tigre: entrar en la Zona de Fluidez

- Esto suena muy oriental, Bagger. “Cabalgar sobre el tigre”. Me recuerda a las pelis esas de samuráis capaces de dar grandes saltos y combatir con manos o sables como si fuera un juego de niños.

« En el fondo, podría ser como eso.

- Venga, explícate.

« ¿Recuerdas ese día que ganaste el campeonato que todos tus amigos quieren ganar?. Ese que te invitan a un hotel de lujo a jugar la final nacional y luego la internacional en un paraíso idílico.

- ¿Qué tiene que ver eso?

« ¿Quieres saber lo que es “cabalgar sobre el Tigre”, con un ejemplo que comprenderás perfectamente, porque tú fuiste el protagonista?

- Claro que quiero saberlo.

« ¿Te acuerdas de ese campeonato?

- ¡Qué inolvidable recuerdo el de aquel día, Bagger!

« Sí, soy consciente de ello porque yo también lo viví.

- Te lo voy a contar

« Soy todo oídos, que no orejas.

Todo empezó por la mañana tempranito, cuando me despedía de mi mujer

- ¡Adiós, cariño, me voy a jugar el campeonato!. No me esperes a comer, porque no se cuánto durará la partida. Además, aunque no tengo nada que hacer, me gusta terminar la partida. La suerte es que me han invitado a jugarlo, si no fuese así no iría, pero no se desprecia una invitación a jugar

- 15 -

- Mental Coaching -

en ese campo. Bueno, ya te llamaré para ver a que hora llegó, pero no me esperes a comer, ¿vale?

- Vale, adiós cariño, que lo pases bien.

El día no era muy bueno, bastante nublado y chispeando cada cierto tiempo. Son las ocho de la mañana y hace un fresco anormal para ser el principio del verano. Mi pensamiento está en disfrutar de una buena partida esperando que mis compañeros sean agradables. Diez minutos de viaje y ya estoy en el campo de golf. Tiene unas vistas espectaculares sobre la ría de Vigo. Si hiciera buen tiempo, sería un día memorable.

- Hola José Luis, ¿qué tal estás? Gracias por invitarme al campeonato. Disfrutar de un día de golf en este campo no sucede todos los días.

- Menos mal que viniste. La semana pasada, cuando entrenábamos, no querías ni aparecer por aquí.

- Si, hombre, estaba jugando tan mal, que sólo pensaba en lo aburrido que iba a ser para mis compañeros de partida. Pero cuando me dijiste que era stableford me animé. Simplemente, si voy mal, levanto la bola en el hoyo y empiezo el siguiente sin molestar a nadie.

- Venga, prepárate que en veinte minutos sales.

- ¿Tú cuándo juegas?

- Por la tarde. Así ya me quedo a la entrega de trofeos. ¿Vendrás?

- No creo. Tendría que hacerlo muy bien para tener que venir. Además, no le voy a hacer a Susana la faena de hacerle perder todo el día por mi partidita.

- Te entiendo. Ana vendrá con los niños porque no le queda más remedio. Nos vemos luego. ¡Suerte!

En el tee del 1 hubo cambios porque llovía y algunos jugadores no aparecieron. Salí antes de tiempo y menos mal: me tocó con mi amigo Carlos, handicap 8 y Álvaro, desconocido y handicap 12. Yo tenía handicap 21. Me alegró jugar con gente que juega mucho mejor que yo.

- 16 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Salí el último. La verdad es que el primer golpe, que fue bastante bueno y en calle, lo di con soltura y quedé bastante bien delante de todos los espectadores asistentes. Mis compañeros se fueron al rouge porque la calle cae pronunciadamente de izquierda a derecha. El segundo golpe lo pusimos en green Carlos y yo. El hizo birdie, porque quedó a metro y medio y aprovechó el golpe. Yo sólo conseguí el bogey. Había quedado bastante lejos del hoyo y no leí bien las caídas. En el segundo, me metí en calle con un golpe bastante aceptable, mientras mis compañeros se fueron de límites. El segundo golpe fue de pena, pero el tercero, de un par 5, fue arriesgado pero resultó bien:

pasé el lago y quedé en antegreen. Bogey, pero me sentí con soltura. Salí el primero en el par 3 siguiente. Salida de madera 3 a tres metros del agujero. Par. Simplemente le di a la bola. Birdie en el siguiente gracias a un putt de siete metros. Con golpes en calle normales, pero por calle. Bogey en el siguiente, par 4. En el hoyo 6, par 5, me salió un par impresionante, con golpes casi perfectos. La verdad es que estaba disfrutando de ese lluvioso día de golf. Mis compañeros de partida ya habían perdido toda esperanza de hacer algo y yo no tenía ninguna. Sobre todo, vine sin ninguna esperanza y simplemente estaba jugando para disfrutar de un día de golf, sin presión de ningún tipo. En ningún momento me paré a pensar cómo estaba dando los golpes. Simplemente procuraba poner la bola donde ponía el ojo, y ¡me salía! Hoyo 7, par 3, de nuevo par, con una salida memorable a 3 metros de bandera. No me lo podía creer. También par en el 8 y bogey en el 9. Al final de la primera vuelta tenía 8 bajo par y en ningún momento de la partida mi marcador me lo dijo, simplemente anotaba mis resultados. Yo estaba jugando sin mayor preocupación, disfrutando de cada uno de los golpes, intentando corregir los que me salían regular con el siguiente. ¿Alguna vez has sentido que estabas en el limbo mientras jugabas? Eso sentía yo. Los segundos 9 fueron mediocres. Carlos me dijo cómo iba y a partir de ahí sólo pretendía conservar el resultado. Hubo golpes muy buenos. Dejé de puntuar en un solo hoyo. Acabé menos 6 y gané el campeonato.

- 17 -

- Mental Coaching -

Lo gracioso es que no sabía ni que premio había. En el hoyo 16 me crucé con José Luis, mi amigo organizador del campeonato, que iba por el 3…

-

¿Qué?, ¿cómo vas? (Entre susurros para no molestar a las partidas que se estaban jugando)

-

Muy bien (¡ejem!) Menos 8 más o menos (La verdad es que

no lo sabía exactamente porque no quise saber cómo iba hasta el final)

-

¡¡¡Menos 8!!! Te vas a Cádiz.

-

¡¿Qué?!

-

Que os vais a Cádiz Susana y tú.

-

¿Por qué?

-

Es

el premio: jugar la final nacional en un hotel 5 estrellas,

con campo de golf. Fin de semana todo incluido.

-

¡Estás de broma!

-

Que sí, -me dice Carlos- ¿no lo sabías?

-

Pues no. Yo sólo vine a jugar.

-

Pues nada, me has desanimado completamente. Con el día como está, ya lo tienes ganado. Enhorabuena –respondió José Luis, que veía desaparecer sus posibilidades de conseguir el premio-. Por cierto, si tu mujer no puede ir por el embarazo, cuenta conmigo.

-

Hecho. Todo dependerá de lo que diga el ginecólogo. Chao José Luis. Tal como están las cosas nos veremos en la entrega de premios.

Nada más terminar la partida llamé a Susana. Como no sabía otros resultados, simplemente le dije que a lo mejor teníamos que venir por la tarde a la entrega de trofeos para hacerle un favor a José Luis. Me fui a comer a casa.

- ¡Qué sensación más inolvidable! ¿Qué me pasó durante todo

ese

día? ¿Por qué estaba flotando en una atmósfera distinta a

los

demás? Los aplausos de la entrega de trofeos me sonaron

a

campanas celestiales. Los asistentes me miraban

asombrados por el resultado obtenido en un día tan malo,

- 18 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

climatológicamente hablando. Susana se encontró con un fin de semana gratuito en uno de los mejores hoteles de España y yo jugando en uno de los míticos campos de golf andaluces. ¿Podré volver a repetir esa sensación alguna vez más en mi vida?

« Pues esa es la sensación que se tiene cuando uno “cabalga sobre el Tigre” o tiene el “estado de flujo”

- Oye, eso suena muy raro.

« Sí, es una frase redonda, pero compleja de llevar a la práctica.

- Pero… ¿en qué consiste eso de “cabalgar sobre el Tigre”?

« Se trata de llegar a equilibrar las fuerzas internas en oposición de manera consciente. La mayoría vivimos divididos por una dualidad interna querer – poder. Pero la experiencia nos dice, a la hora de enfrentarnos a cualquier situación que requiera de toda nuestra destreza, que “positivamente queremos” alcanzar algo, pero “sentimos que no podemos” lograrlo.

- Eso me ocurre, sobre todo jugando al golf. Se que puedo pero en mi interior, inconscientemente, siento que no puedo. Algo me hace desconfiar de mi swing, de mi putt.

« Y eso te tensa, te ves abocado al fracaso. Esa leve duda que te atraviesa en un latido del corazón abre una brecha en el consciente que va filtrando cada vez más y más presión hasta socavar por completo tu confianza.

- Y ¿qué se puede hacer en esos momentos?

« Tienes que llegar al estado de poder – poder. Éste exige ese equilibrio de fuerzas que llamaré “cabalgando sobre el Tigre” (el poder que te puede destruir si te desequilibras).

- ¿Y consiste en…?

- 19 -

- Mental Coaching -

Disolviendo La Dualidad Querer-Poder

« Cuando llegas a convencer al inconsciente de que sí puedes es cuando el binomio queda equilibrado y entonces puedes llegar a entrar en la “zona de fluidez” o “estado de flujo”, donde tu destreza fluye en armonía al máximo potencial. Es cuando la “tensión” creada por ese binomio desaparece y sólo queda ese estado de “serenidad” donde “surge” esa perfección que durante tanto tiempo has practicado y visualizado.

- Lo que quieres decir es que, además de entrenar y verse a uno jugando imaginariamente, hay que convencer al inconsciente que permita al cuerpo hacer lo que hemos aprendido. Es decir, el consciente tiene que convencer al inconsciente.

« Efectivamente. En ese lugar de la mente es donde sientes que todo es posible y no hay que esforzarse para conseguir “materializar tus deseos”, en este caso el alcanzar el hoyo. Todo fluye hacia donde diriges tu mente, que está centrada, enfocada, sin dudas ni influencias de ningún tipo. El “ruido mental” de tu inconsciente ha desaparecido y únicamente experimentas el extático silencio de tu psique unificada. Es en este estado que el “espíritu”, o ese nivel superior de la mente humana, entra en funcionamiento y donde el cuerpo ejecuta la acción perfecta sin un esfuerzo volitivo aparente.

- Resumiendo: quieres decir que en esos momentos el cuerpo y la mente responden al unísono sin el menor esfuerzo.

« Casi sin esfuerzo. No es necesario pensar en cómo se ha de dar el golpe, sino en dónde tiene que ir el golpe y dejar que el cuerpo lo haga por sí mismo. Con la práctica se ha aprendido a dar el golpe, pero jugando hay que dejar que el cuerpo y la mente den el golpe. No se puede seguir pensando en cómo darlo, eso es para los momentos de prácticas.

- Pero no siempre sale bien.

- 20 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Magnetizando el inconsciente

« No. Todo depende del grado de concentración obtenido en cada momento, de la limpieza que tenga la mente de ruidos

- influyentes, de lo sereno que estés y, sobre todo, de la viveza del objetivo que quieres conseguir.

« Una de las reglas fundamentales es la siguiente: el objetivo es un poderoso magneto, que polariza todos tus recursos internos para poder ser alcanzado.

- ¿En qué medida influye?

« Cuando tu subconsciente se pone de acuerdo con el deseo consciente, es cuando da el paso del simple “querer” al del “poder”. Ya no ves el objetivo, la meta, el sueño como algo externo a ti e inaccesible, sino que lo ves como algo interno y posible; sientes que puedes alcanzarlo.

- Pero eso lo querrá todo el mundo.

« Sí, pero esa es la diferencia entre unos y otros. Es la diferencia que marca la diferencia, pasar del “quisiera” al “yo sé que puedo”. Mientras no se llegue al sentimiento completo del “yo puedo” hay que seguir autosugestionando al subconsciente con ello.

- ¿Autosugestionarme? Muchas veces tengo la completa sensación de que no me lo creo, de que nunca seré suficientemente bueno. No me pidas además que me ponga a autosugestionarme de que soy el mejor.

« Simplemente hemos sembrado una semilla en tu mente, digamos que hemos activado una nueva neurona que antes dormitaba. Tienes razón sobre que el resto del cerebro no se lo cree, porque “sabe por experiencia previa” que tú no sirves para los deportes de élite, que esto es sólo un capricho pasajero inducido por las amistades y el entorno. Sabe que eres impaciente e inconstante, que no tienes tiempo… En fin, que en tu cerebro profundo no es una prioridad vital.

- En eso tienes razón: el golf no es una prioridad vital. Sería una tontería convertirlo en una prioridad vital. Demostraría una frivolidad fuera de todo límite del sentido común.

- 21 -

- Mental Coaching -

« Sería bueno que aplicaras el sentido común, por cierto. Lógicamente, existen muchas otras prioridades bien encadenadas y ancladas a las que has estado dando fuerza en los últimos años.

- Evidentemente. Son las que han movido mi vida. Hay unas cuantas que podría enumerarte ahora mismo.

« No hace falta. Cada persona tiene las suyas propias, más o menos parecidas a las de otros, pero priorizadas de modo diferente. La clave está en ¿qué le dice a tu cerebro que una cosa es más prioritaria que otra, más vital que otra?

- Hombre yo mismo decido lo que es preferencial en cada momento de mi vida.

« Sí, pero en tu interior es la impronta emocional la que las determina, escalándose las creencias, las ideas, en función del nivel emocional con el que fueron improntadas, siendo la máxima y más antigua el sentimiento de vida o muerte. Según este listón, nuestra mente subconsciente va clasificando las prioridades, pues su principal misión es precisamente ésta:

proteger tu integridad existencial, o sea, tu vida y apartarte de todo lo que pueda suponer un peligro. Y viceversa, te procura todo aquello que suponga un gran placer y la sensación de plenitud (de aquí también las adicciones compulsivas).

- Lo que quieres decir es que tengo que convertir el golf en una prioridad en mi vida. Decirle a mi subconsciente que lo convierta en una prioridad inmediata, convencerle de que tengo que ser el mejor en el golf.

« No exactamente, lo que quiero decir es que tienes que convencerte de que jugar bien al golf es vital para ti y tu subconsciente hará todo lo posible para que llegues a alcanzarlo.

- 22 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Cómo sugestionar el subconsciente

« Esta es una regla principal para conseguirlo. Esto no quiere decir que ocupe el primer o segundo lugar en los motivos que mueven tu vida. Pero ya que vienes a dedicarle tiempo al

golf, al menos hazlo con esa clara intención y no pierdas ni el tiempo, ni la energía, ni la paciencia, …, ni la sonrisa.

- Y así es como se puede llegar a “cabalgar sobre el Tigre”.

« Efectivamente. Esta poderosa fuerza que tenemos en nuestro subconsciente debe ser utilizada con equilibrio y conciencia, pues es una puerta que, una vez abierta, se desborda hacia donde la hayas abierto (de ahí el mito de la caja de Pandora).

- Es por esto que las personas que verdaderamente buscan éxito en su vida, les ves obsesionados con su meta, con una energía

, sobrepasados por ésta e incapaces para ver nada más allá de sus propios objetivos, llegando a autodestruirse por ello.

« Así es, Santiago. Se dice que las “tragó el Tigre”. Esto nos hace ver que el subconsciente es una fuerza básica, muy real, que una vez puesta en marcha no entiende de bien y mal, sino que actúa según se le impronta y que luego va a seguir actuando hasta que no se le diga otra cosa con la misma fuerza de impronta.

- Me parece bien. Ya me voy dando cuenta de cómo funciona la cosa, de cómo conseguir el “estado de flujo”, o el auténtico placer de jugar al golf. Pero hablas de “improntar”. ¿Qué quieres decir con eso exactamente?

« Improntar significa que tienes que incidir directamente en el subconsciente visualizando la situación que quieres lograr y fijarla, es decir, anclarla por medio de un “ritual físico”, una especie de acto simbólico que le diga que es el momento de ponerse en acción, ya que tu subconsciente se comunica por el lenguaje simbólico, como el egipcio, o sea, que una imagen contenga el significado que quieres transmitir.

- ¿Es eso lo que explica que los grandes deportistas hagan tantas cosas raras antes de darle a la bola, o tirar una canasta

de hecho tanta que a veces se ven

desbordante e imparable

- 23 -

- Mental Coaching -

o

falta, o prepararse para un lanzamiento, o para una carrera,

o

el tenista antes y después de un tanto?

« Sí señor. Los grandes deportistas de todos los tiempos han tenido una pequeña rutina donde ponen su anclaje de confianza, su mensaje de que “ahora es el momento de la verdad” (el momento de vida o muerte). Dan un par de pasos

o un pequeño bailoteo, rezan una oración, miran al cielo, se

abofetean levemente o se dan en el pecho o las piernas, botan

la pelota en un gesto innumerablemente repetido, etc…

- Sí. En el caso de los golfistas cogen el palo de una manera determinada, miran al objetivo desde detrás de la bola, hacen los swings de prácticas, mueven alguna parte del cuerpo de un modo peculiar.

« Hay algunos que se ponen encima de la bola y no dejan de levantar la cabeza una y otra vez mirando al objetivo.

- Es cierto. Me ponen nerviosísimo.

« Pues todos ellos han creado esos anclajes en los momentos del entrenamiento y han creado su propio ritual de anclaje.

- Si esto llego a saberlo antes no habría perdido tanto tiempo y ahora sería una auténtica máquina de golf. Cuánto tiempo perdido entrenando sin un objetivo concreto, al menos consciente e inconscientemente. Desde la primera clase que tomé hasta ahora no se lo que he estado haciendo.

« Pues aprendiendo mecánicamente el golpe. Pero eso no basta. ¿Quieres que recordemos tu primera clase de golf y hagamos algunos ajustes?.

- De acuerdo

- 24 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

4

El día que das tu primera clase

« Hay una premisa que tienes que aceptar.

- ¿Cuál?

« Los profesionales del golf que dan las clases no tienen por qué saber todo lo que te estoy contando. Su misión es enseñarte a dar el golpe técnicamente bien.

- De todos modos, no les vendría mal saber algo de esto para ahorrar un poquito de tiempo y disgustos.

« Seguro que a ti también te vendría bien en tu trabajo para ahorrarle tiempo y disgustos a tus compañeros y, sobre todo, a los que dependen de ti.

- ¿A qué viene eso ahora? ¿No estamos hablando de golf?

« Creo que estamos hablando de algo más. Pero ahora no vamos a despistarnos de nuestro objetivo. Te voy a recordar qué bien lo pasaste en tu primera clase de golf.

Ya te has decidido y aquí estás, delante del profesor del club, en el tee del puesto 4 del campo de prácticas, rodeado de un montón de jugadores. Te das cuenta de que unos lo hacen de maravilla, dan golpes larguísimos y con buena dirección. Otros dan buenos golpes y, cada cinco, meten un rabazo que hace que la bola ruede sobre los primeros brotes de hierba del campo de prácticas. Hay alguno que parece que está danzando un baile húngaro o de los cosacos, porque ¡mira que hay que hacerlo difícil para tener ese swing!. Hay quien se deja las manos en la alfombrilla, o incluso es capaz de romper el palo contra el suelo intentando darle más fuerte a la bola. Aquel de allí si que lo hace bien, ¡qué swing!, parece que no hace esfuerzo.

- Bueno, ¿animado?

- Pues claro. A ver si me enseñas bien que tengo que salir pronto al campo, ¿eh?

- 25 -

- Mental Coaching -

- Bueno, paso a paso. Seguro que si haces lo que te digo, en un par de meses estarás jugando campeonatos. Pero tienes que hacer lo que te digo.

- Venga, vamos a comenzar.

- El palo se coge de esta manera. Es lo que se llama el grip.

- Caramba, mira que es retorcido el grip famoso éste.

- Tú hazlo como te digo. Verás que es la mejor manera de hacerlo…

Así empezó todo un rosario de posturas, términos, pruebas, intentos, fallos, sonrojos, etc… Unas veces te salió bien, las menos lógicamente, y otras mal, como no era menos de esperar. Te creías que lo ibas a hacer mejor, pero acabas de descubrir que el golf no era tan fácil como parecía. Entre golpe y golpe se te escapaban las miradas a los otros jugadores que estaban practicando y pensabas que todos y cada uno de ellos habían pasado por donde tu estabas, por lo que dedujiste que algún día estarías donde ellos están ahora o incluso mejor que la mayoría de los que estabas viendo. Vuelta a repetir: colócate bien en el stance, a ver esa postura de piernas flexionadas, la “cadera” ligeramente hacia atrás, como si estuvieras sentado, la cabeza alta y mirada fija en la bola, etc… Este golpe tienes que “mecanizarlo”: repetirlo una y otra vez hasta que te salga sin pensarlo. Mecanizarlo, mecanizarlo, mecanizarlo…

-No consigo ver el golpe. Tengo que grabarme para ver cómo lo hago y qué es lo que tengo que corregir. El próximo día me traigo la cámara de vídeo-.

Esa noche te dolían los brazos y la espalda como no te habían dolido antes. Tu cabeza seguía dando vueltas a las múltiples imágenes de aquel primer día. Tus ganas por aprender se multiplicaron exponencialmente. Lástima que fuera domingo y que el lunes tuvieras que volver al trabajo

-Tengo que buscar tiempo para dar clase cuanto antes. Quizá fuese posible a la hora de comer, pero no iría a comer a casa o

- 26 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

tendría que alargar el tiempo de la comida. Si pudiera salir un poco antes del trabajo, podría aprovechar la última hora de la tarde, pero… ya tiene una clase, claro, es lógico que a esas horas esté ocupado. Total, que hasta el próximo fin de semana no podré ver mis progresos. ¿Me acordaré de algo?, ¿cuánto durará esta situación?-.

- Es verdad. En aquel momento se convirtió en una prioridad en mi vida. Me acuerdo que pasé unos meses en los que no pensaba en otra cosa. Me había comido la cabeza completamente. Hasta que salí al campo no paré. Incluso mi trabajo y familia salieron perjudicados, también mis amigos.

A todos les dedicaba menos tiempo.

« ¡Sí, tú trabajo!

Tu cabeza volaba del trabajo al campo de

golf con la facilidad de un albatros.

- Sí, sí. A propósito, recuerdo que soñaba con hacer algún día un albatros.

« Ya, ya ¿Te das ahora cuenta de que el objetivo inicial concentró tus energías de una manera inusual?

- Sin embargo, los resultados no fueron los esperados, según tu teoría. Después de tanto tiempo jugando, has aparecido para decirme que no tengo ni idea de jugar al golf.

« ¡Oh!, no. Nada de eso. Has tenido los resultados que quisiste

tener. Te dejaste llevar por ese primer impulso de entusiasmo, pero no trasladaste a tu subconsciente que querías jugar bien

al golf. Te pudo el ansia de jugar y mecanizaste los golpes

para aprender cuanto antes. Te tiene que quedar claro que una cosa es salir a jugar al golf y otra muy distinta es salir a hacer y disfrutar de tu mejor golf.

- Rememorando todos estos años, ahora caigo en la cuenta de que no he sacado todo lo que podría de mi mismo, que ha habido muchos pensamientos laterales que distraían mi atención de lo que debería ser mi objetivo único: jugar bien al golf y disfrutar lo máximo posible cada día. De lo que sí soy consciente es de la enorme cantidad de cabreos que me he cogido a lo largo de todos estos años. Pero, ¿cómo tendría que haber hecho?

- 27 -

- Mental Coaching -

El poder de la visualización creativa

« Tendrías que haber influido en tu subconsciente empapándolo de ese objetivo e improntándolo, anclándolo, fijándolo con actos positivos. Podrías haber aprovechado cada entrenamiento para entrenar también tu mente.

- Es muy fácil decirlo. ¿Cómo lo habrías hecho tú?

« En primer lugar visualizando. Eso lo puedes hacer ahora, y con lo que ya sabes de golf, obtener resultados sorprendentes.

- Pero, ¿cómo?

« Visualiza, sintiéndolo de una forma emotiva, lo importante que es para ti “vencer” al golf, la satisfacción, salud, dinero, prestigio y todo lo nutritivo que puede llegar a ser el ganar en este juego, cumplir tu sueño. Esta visión has de reforzarla con todo tipo de impresiones auditivas, visuales, cenestésicas (físico-emotivas), olores, colores, etc…, para que parezca real a tu cerebro…, tienes que llegar a sentirte en la situación, como cuando tienes una ensoñación.

- ¿Igual que cuando me veía consiguiendo un memorable albatros?

« Exactamente igual. Así es como visualizan los soñadores, se pasan el día experimentando visual y emotivamente su sueño “ya realizado” y todo el beneficio que les va a reportar, hasta que su subconsciente, enamorado de esta emoción, queda improntado y se pone de acuerdo con el consciente y en marcha para lograrlo, motivándoles, inspirándoles, focalizándoles y atrayéndoles oportunidades. La visualización debe ser positiva y, como la de los niños, sin limites, exagerada, desbordante, cálida y plena de color, sonido y hasta aroma

- Por tanto, visualizar es lo mismo que soñar intensamente una cosa hasta que provoca las sensaciones corporales y emocionales. Como cuando te llenas de ira pensando en el tío que te hizo esa faena y le revientas la cara, o el ensueño de esa chiquilla tan alucinante que te gustaba cuando eras apenas un chaval y enciende tus sentimientos más pasionales.

- 28 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

« ¡Exactamente! Tienes que sentir como sentías esas representaciones mentales, que provocaban reacciones corporales.

- Me encantará sentirme admirado por los socios del club que tantas veces me han visto apenado y doliente por mis malos resultados. Me darán la enhorabuena y me felicitarán por mis grandes resultados, por convertirme en uno de los mejores hándicaps del club. Todos querrán jugar conmigo porque además se lo pasarán bien e intentarán conocer mis secretos. Todos los años conseguiré un par de victorias e iré a jugar los campeonatos para amateurs que organiza la federación. Seguro que acabarán proponiéndome para formar parte de la directiva del club. Sobre todo, ¡qué placer me producirá terminar mis vueltas con resultados próximos al 72! Bien, vale. Ya sueño con esos agradables momentos, y ¿qué más?

« Cuando hayas logrado visualizar de verdad lo importante que es para ti el golf, has de buscar algo que ancle esa visualización: un gesto, un pequeño ritual, un movimiento o ligera presión de la mano sobre la pelota, movimientos con el palo, acariciarte la oreja o cualquier cosa que se te ocurra y que no sea un gesto que hagas normalmente. Ese gesto tiene que tener un significado de suerte desde este mismo momento. También puede ser una respiración profunda o dos, o tres, un pestañeo particular, un gesto con la boca…, lo que sea, pero que lo vamos a convertir en la clave que active el subconsciente para que actúe materializando esa visión en el momento oportuno o necesario, provocando automáticamente las reacciones físicas que le has improntado.

- Es decir, yo antes he estado convenciendo al subconsciente con mis sueños de lo que quiero y le hago una señal que lo identifique. Cuando lo necesite, hago esa señal para que mi subconsciente recupere ese momento y obligue a mi consciente a actuar en consecuencia.

« Exactamente así. No verás a un solo deportista de elite que, en lo momentos decisivos, esté pensando en cómo dar un golpe o patada o raquetazo. Simplemente dejan que la mente y el cuerpo interactúen sin el menor esfuerzo. Ya han tenido

- 29 -

- Mental Coaching -

tiempo de entrenar y practicar los gestos físicos en el campo

de entrenamiento. En esos momentos, sólo hay que jugar. Los

que dudan o piensan en los gestos técnicos suelen fallar. Es más importante la concentración y la confianza.

- Y ¿qué sucede cuando empiezas a tener errores incontrolables

en medio de una partida? En esos momentos te envuelve la desesperación y comienzas una racha que se te hace inacabable.

« en medio de una partida sientes que algo va mal, si tienes

Si

la

intuición de que vas a fallar, si “ves” situaciones que te

profetizan que hoy no va a ser tu día, si estás dudando y comienza la desconfianza a poseerte, debes parar y sacrificar

este golpe, porque debes usarlo para volver a encontrar tu centro, tu equilibrio. Son indicios de que has caído del Tigre

y si no te andas con cuidado acabará por engullirte,

haciéndote perder por completo los nervios y la confianza, abocándote al fracaso.

- Mi consuelo es que eso también le pasa a los profesionales. Ha habido casos espectaculares de golfistas que estaban a

punto de ganar un Grand Slam y de repente, sin la menor explicación, comenzaron a enlazar una racha de fallos que los hundieron en la clasificación sin remedio.

« Y lo peor es cómo se fueron ese día a casa y el tiempo que tardaron en remontar el fracaso de ese día.

- A mi eso me pasa con mucha frecuencia. La mayor parte de

las veces que juego al golf salgo deprimido.

« Por eso estoy aquí, porque ha llegado un momento en el que me dabas tanta pena que me vi obligado a enseñarte esa parte del golf que nadie enseña y que es la más vital de este deporte.

- Bueno. Y una vez que me voy a pegar el trompazo, como San Pablo, cayéndome del Tigre, ¿qué…?

« Has de volver a remontarlo.

- Ah, ¿si?, ¿cómo?

- 30 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

5

Recuperando la confianza perdida

Las creencias y su influencia

« Respira profundo tres veces sintiendo tu ombligo salir y entrar; da la orden a tu mente de que el equilibrio de tus pies, puestos paralelos el uno al otro, servirá para equilibrar tu mente-emociones y volver a “subirte” al nivel superior mental de autoconfianza y fluidez; tómate un tiempo con calma para volver al punto que te interesa sentir antes de tomar la decisión de golpear; haz tu ritual de éxito, busca a tu alrededor belleza, en el entorno o en alguna persona, que te inspire y te sirva como profecía de éxito. Destruye por completo la maldición anterior que estabas aceptando mental y emotivamente, pues toda profecía tiende a cumplirse si crees firmemente en ella (pues tu subconsciente hará todo lo posible para que se cumpla si está aceptada con tu aceptación emocional).

- Me hablas de profecía como si tal cosa. ¿Qué tendrán que ver aquí las profecías?

« Le puedes llamar creencia o intuición o pensamiento. Pero a mí me gusta llamarle profecía, porque está diciéndote claramente lo que va a suceder si sigues enfocado en ella. El subconsciente, polarizado en una creencia o profecía, buscará enfocar tu atención parcializada en los detalles que la reafirmen. De este modo las teorías acaban confirmándose por eliminación de lo que no interesa y por aceptación única de lo que la confirma. Así ocurre siempre, tanto en lo que tenemos fe como en lo que tememos.

- Simplificando la cosa con ejemplos prácticos: si yo creo que me voy a ir al lago, lo normal es que me vaya. O si estoy muy convencido de que ese putt de cinco metros va a entrar, entrará en el hoyo.

« Con un porcentaje de aproximación bastante fiable. Sólo tienes que pensar en esos lugares gafados del campo a los que llegas con la mente bloqueada: en este hoyo siempre me voy a la derecha, en este otro siempre caigo en los árboles, ahora - 31 -

- Mental Coaching -

me toca irme al agua, este fuera de límites es de los que más visito, etc.

- Y lo más curioso es que no se porqué me pasa eso. Lo que si es cierto es que me pasa. Puedo decirte cuáles son los puntos débiles que tengo en cada hoyo del campo, me los se de memoria.

« Ahí está tú mal. Tu subconsciente esta empapado de esos puntos débiles. Los humanos somos tan masoquistas que nos encanta pensar siempre en negativo. Eso provoca temores y creencias negativas que nos impiden conseguir el mejor golpe que sabemos que somos capaces de lograr.

- ¿Pero tú eres humano?

« Todos somos humanos. Es lo único que nos iguala. Después cada uno será lo que quiera ser: unos mejores, otros peores, unos más simpáticos, otros menos, unos parlanchines y otros reservados, unos así y otros asá. Y lo que es más importante para nosotros ahora: unos handicap 25 y otros handicap 10. El handicap principal esta dentro de cada uno.

- Muy bien apuntada esa lección de vida, si señor. Eres

humano, pero diferente de mí.

« Si, pero Santiago sólo hay uno y ese eres tú, te guste o no. Por eso tienes que sacar lo mejor de tí si quieres seguir

“disfrutando” de ti mismo

compañero! Si no te gustas ¡cámbialo! Eso es algo que realmente está en tus manos hacer, aunque siempre lo que intentamos es cambiar a los demás y al mundo, ¿verdad?. Pero volvamos donde estábamos. Tienes que recordar que cuando entras en caída lo primero es remontarte internamente, para luego remontar en el campo de juego. No importa perder uno o dos palos, pues luego redoblarás fuerzas y no habrá más tensión para sólo fluir y disfrutar de tu éxito. Recuerda tu anclaje y usa tus pies para anclar tu equilibrio perfecto, encuentra de nuevo el silencio de la total confianza y sigue adelante “cabalgando sobre el Tigre”.

eres tu mas inseparable

¡tú

- 32 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

6

El día que le tiraba al carrito recoge bolas

- Todo esto está sorprendentemente bien. Hay algo que me gustaría concretar.

« Dispara

- ¿Cómo deben ser mis entrenamientos?

« Muy buena pregunta. Es evidente que para jugar al golf hay que aprender y mecanizar el swing y todas las variantes de los diferentes golpes que componen el golf. Lo que si es evidente es que, aunque “cabalgues sobre el Tigre”, primero tendrás que aprender la técnica. Pero una cosa es “aprenderla” y otra es “aprehenderla”.

- ¿Hay algún juego de palabras que me he perdido?

« Sí. El primero es sin hache intercalada y el segundo la lleva. Conceptualmente tienen un significado ligeramente diferente. El segundo, “aprehender”, integra más profundamente en tu mente la materia que se enseña.

- Es decir, lo acerca más al subconsciente.

« Se le presta más atención y se interioriza hasta que llega al subconsciente, o sea, que no solo tu recién estrenado cerebro humano lo comprende, sino que tu irracional animal genético lo acepta

- Me parece fantástico. Pero, ¿cómo deben ser mis entrenamientos?

- 33 -

- Mental Coaching -

Eliminando los ruidos mentales

« En primer lugar, debes prestar gran atención a lo que te va enseñando el profesional del golf. Tienes que eliminar los ruidos mentales que te provocan distracciones.

- ¿Por ejemplo?

« Son todos aquellos pensamientos que te distraen. Por ejemplo, cuando te estaba diciendo cómo es el grip, seguro que le comentaste que “vaya posturita más ridícula”. También puede ser un ejemplo aquel momento en que te estaba comentando cómo hacer el backswing y estabas pensando en la bola que estaba entrando en el hoyo de tu primer par imaginario, por no poner otro ejemplo menos conveniente.

- Los ruidos mentales, entonces, son pensamientos que se producen mientras tu atención tiene que estar concentrada en otra cosa.

« Como cuando estudiabas y no conseguías concentrarte porque tu cabeza daba vueltas a esa niña que conociste en la facultad. La chavala te hizo perder muchas horas de estudio.

- ¡Eso si que eran ruidos mentales!

« Vamos a lo nuestro. Atención y concentración en lo que dice el profesional para que pueda realizar una buena representación mental del swing y lanzarle el mensaje al subconsciente.

- Segundo paso.

« Nunca des golpes por darlos. Es preferible dejar de dar bolas que darlas sin intención alguna.

- Pero no hay que mecanizar.

« Sí, pero de otra manera. Si quieres ser un buen negocio para el campo, sólo tienes que coger un cubo de doscientas bolas y tirarlas sin ton ni son, porque volverás a coger otro cubo de doscientas para ver si mejoras en algo. Algunas bolas te saldrán bien y la mayoría mal. Lo único que conseguirás es un pequeñísimo progreso por agotamiento y haber adquirido un montón de defectos por tu falta de atención y control.

- Y ¿cómo tengo que dar bolas, entonces?

- 34 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

« ¿Cuál es objetivo final del entrenamiento?

- Adquirir un swing que vaya en la dirección y a la distancia adecuadas, por decirlo de alguna manera, cuando estamos jugando en el campo.

« Pues así es como tienes que entrenar. Si das bolas por darlas, tu subconsciente estará fijando los defectos más fácilmente que las virtudes de tus golpes, entre otras cosas porque son mayoría. Sin embargo, si entrenas como si estuvieras en el campo jugándote un millón de euros, la concentración será mucho mayor y cada golpe de entrenamiento tendrá su sentido.

- Esto quiere decir que tengo que entrenar haciendo todo ese ritual de preparación, como si fuera a dar un golpe en el campo, concretando el objetivo y la distancia a la que quiero enviar la bola, asentando el stance y haciendo mi ritual de golpeo.

« Eso quiero decir. Tienes que preparar a fondo cada golpe de entrenamiento. Así, tu subconsciente estará recibiendo permanentemente mensajes adecuados para realizar el swing y, cuando estés en el campo reaccionará tal y como le enseñaste en el entrenamiento, para bien, si fueron buenos mensajes, o para mal, si no fueron positivos. ¿Te acuerdas de aquel día en que tiraste al carrito recoge bolas?

- Sí me acuerdo.

Era sábado aquel día. Había ido al campo con mis amigos Luis, Beni y sus hijos. Mientras estaba enseñándoles a dar sus primeros golpes, salió el carrito a recoger las bolas que estaban en el campo de prácticas. Entonces se me ocurrió jugar a darle al carrito, que estaba protegido con malla de acero.

- Dejarme a ver si le pego al carrito. –Ocupé el puesto de Luis.

- Venga hombre que le vas dar.

- ¿Qué no? Ya verás.

- 35 -

- Mental Coaching -

Me coloque a la bola y cogí un hierro 5, por la distancia a la que estaba el carrito. Me fije en él y le di a la bola. Voló y calló a unos quince metros del carrito.

- Casi le pegas. Eso ha sido una chiripa.

- Que va, eso ha sido un mal golpe. Cayó muy lejos del carro.

- Venga, ya apareció el fantasma.

- Fantasma, ¿eh? Pues mira ésta.

La verdad es que me salió de chiripa, pero la bola calló cerca del carrito en movimiento y le adelantó por la derecha en apenas dos metros.

- Casi le das. Venga, a ver si lo consigues.

Y así me gasté unas veinte bolas. Me lo pasé fenomenal. Creo que fue uno de los mejores días de entrenamiento de mi vida. Casi todas las bolas fueron a parar cerca del carrito y fui la admiración de mis amigos y de algunos que nos rodeaban. El swing me salía fácil.

« ¿Te das cuenta de que la concentración en un objetivo, la tranquilidad y el ritual ayudan a sacar partido a cada entrenamiento?

- Tienes razón. Cada vez que iba a darle a la bola, para alcanzar el carrito, me lo tomaba con cierta parsimonia, como si fuera un golpe vital. En realidad lo era porque me estaba jugando mi prestigio, aunque en ese momento ni lo pensaba.

« Así deberían ser todos los días de entrenamiento. Dedicar una parte del tiempo a repetir el movimiento aprendido sin preocuparte de la bola para nada. Repetir conscientemente ese golpe jugando al mismo tiempo con la visualización del mismo, enfocando la atención en el objetivo o meta final, eliminando el resto de “ruido” de tu cabeza que te resta atención.

- Es decir, en vez de darle y darle, darle y visualizarlo. Un golpe con el palo y otro con la mente.

- 36 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

« Por ahí van los tiros. Primero hay que representarse el golpe en la mente, soñarlo, pensarlo, como lo quieras llamar. Después practicarlo. Pero sólo ese gesto que estás aprendiendo. Una vez repetido las veces necesarias, volver a entrenar el golpe como si estuviéramos en el fairway:

objetivo, stance, ritual, etc., para volver a enviar mensajes positivos y concretos al subconsciente de que así es como tiene que comportarse en el campo… Y ya se estará integrando el gesto que hemos practicado con anterioridad.

- ¿Qué es más importante, entrenar el gesto o el ritual completo?

« Las dos cosas son importantes. Si me pides que establezca una escala de importancia, te diré que entrenar como si estuvieras jugando en el campo debe ocupar más del cincuenta por ciento del tiempo de entrenamiento. Al fin y al cabo para eso entrenas, para jugar en el campo.

- Tienes razón. En el campo siempre me quejo de que, cuando estoy en el tapiz de prácticas, los golpes me salen de maravilla y que los hago fatal cuando estoy jugando en serio.

« Porque en el campo de prácticas no tienes las mismas condiciones de tensión que en el de verdad. Es como los tiradores de faltas en el fútbol: entrenando meten la mayor parte y jugando los partidos su porcentaje baja considerablemente. Para ser más eficaces tienen que imaginarse la situación real y fluir.

- Es cierto. Cuando era chaval fui a ver un entrenamiento del Real Madrid. Al final del entrenamiento, se quedaron entrenando faltas dos o tres jugadores. Uno de ellos se puso a radiar el saque de falta que iba a realizar: “Señoras y señores, estamos asistiendo al acontecimiento más trascendental de los últimos veinte años. El partido de la final de la Copa de Europa está empatado y Michel tiene la posibilidad de desnivelarlo a menos de tres minutos para el final del partido. Atención, se prepara Michel, está rodeado de Martín Vázquez y Hugo Sánchez. Será Michel el que tire. Allá va y… gol!!!” Efectivamente metió el gol por encima de la barrera de

- 37 -

- Mental Coaching -

jugadores metálicos. Por desgracia, no ganaron ninguna Copa de Europa.

« Sí, pero la situación la tenía que crear si quería ser un buen tirador de faltas. Eso es lo que tiene que hacer un golfista si quiere jugar realmente bien: ¡Aprovechar cada oportunidad de darle a la bola para mejorar, para disfrutar! En caso contrario, lo mejor es irse a tomar unas buenas cervezas en la casa club departiendo con los amigos sobre los temas más interesantes del momento. No me creo que nadie pueda disfrutar del golf dando bolas por dar bolas, aunque es bueno que haya gente de esa para incrementar los ingresos de las tiendas de golf. Las situaciones de tensión tienen que ser representadas y solucionadas mentalmente para que el subconsciente ordene al cuerpo reaccionar adecuadamente en el momento preciso.

- Entonces tú ¿cómo entrenarías?

« Muy sencillo. Cojo mi cubo de bolas. Me sitúo en el puesto de entrenamiento y observo el campo de prácticas, identificando todas las banderas y señales que pueda encontrar, mientras hago mis ejercicios de calentamiento y flexibilidad. Unos cuantos swings de prácticas al aire me ayudarán a soltar los músculos. Después, vuelvo a hacerlos pero para concretar mi swing de modo que me sienta completamente cómodo con ellos. A continuación, recuerdo el movimiento que he venido a practicar concretamente (backswing, downswing, pasar las manos, girar el cuerpo, mantener la cabeza, girar las caderas, etc…). Empiezo una serie de golpes desde palos cortos a palos largos, a modo de toma de contacto. Golpeo unas cuantas bolas para mejorar el gesto concreto sin importarme lo lejos que pueda ir, sólo me preocupo de la dirección y, por último, me pongo a jugar una partida con las banderas del campo de prácticas, como si estuviera en el campo, cambiando el objetivo frecuentemente de modo que me obligue a realizar nuevamente el stance.

- Pero en el campo tienes una calle por la que ir derechito.

- 38 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

La revolución mental

« Ese es uno de los grandes males del entrenamiento. Hay que fijar, no sólo una calle definida mentalmente, sino un objetivo claro al que tiene que ir la bola. Tener la mente centrada en un objetivo muy concreto, muy pequeño, donde tenga que llegar la bola, facilita la entrada en juego del subconsciente, porque al consciente lo tenemos ocupado en ese objetivo. En el subconsciente es donde se ha quedado grabado ese golpe maestro que hemos practicado con anterioridad.

- Un objetivo como el carrito recoge bolas.

« Tenemos que encontrar en cada calle un carrito recoge bolas.

- Lo que me estás contando revoluciona un poco, creo yo, el tema de la enseñanza del golf. ¿No, Bagger?

« Supongo que sí, Santiago, supongo que sí. Soy consciente de que requiere un esfuerzo al que no está acostumbrado el ser humano, sobre todo debido a su tradición educativa.

- ¿A qué te refieres?

« Nuestro “sistema operativo cerebral”, por llamarlo de alguna manera, ha sido educado partiendo de una premisa equivocada: evitar el error, controlar una supuesta tendencia hacia la imperfección innata. Es decir, partimos del hecho de que para alcanzar cualquier destreza tenemos que “forzar nuestra natural tendencia a la imperfección” con disciplinas (técnicas) correctoras.

- Como cuando éramos pequeños y nos enseñaron a comportarnos repitiéndonos “niño, eso no se hace”, “tu eres tonto, ¿quieres dejar de hacer tonterías?”, etc.

« Si, pero también reconocerás que siendo mayores recibimos las mismas informaciones negativo-educativas.

- Ya se a que te refieres. En la empresa, por ejemplo, el jefe siempre suele echar broncas cuando las cosas se hacen mal, pero suele felicitar poco cuando se hacen bien. También exige, pero sin aportar ideas que mejoren el rendimiento de cada profesional.

« Es un buen ejemplo.

- 39 -

- Mental Coaching -

El encuentro con tu campeón interno

« Por cierto, te ayudaría a mejorar tu golf reflexionar cómo es tu comportamiento en tu familia y empresa. Simplemente te ayudará a corregir esa tendencia innata de lo negativo.

- ¿Saltándote el golf otra vez?

« Olvídalo si prefieres. Te voy a proponer otra creencia, otra premisa sobre la que fundamentar todo tu esfuerzo de aprendizaje a partir de ahora: “dentro de ti existe un jugador de golf perfecto, una forma de actuar perfecta, un movimiento perfecto…”, y nuestro entrenamiento será el contactar con ese nivel de tu mente y “dejarlo surgir”. El movimiento perfecto de cada golpe, en cada situación, ya está en ti, y tú has de dejarlo surgir. La consecuencia es que el pensamiento desde el principio es positivo y estimulador, da confianza y autoestima, mientras que el otro, de que eres un inútil que hay que ir puliendo, perfeccionando poco a poco, parte de algo negativo, con lo que siempre te estás enfocando en el error y no en el acierto, te resta confianza, autoestima y te deprime. ¿Lo entiendes?, ¿ves la diferencia?

- Me voy acercando a la clave. Quizá tenga que representarme una situación que me centre en este nuevo enfoque.

« ¡Ajá! ¿Te acuerdas aquel día que decidiste aprender de verdad a jugar al golf porque ya no podías aguantar más esa situación? Te lo voy a recordar.

- 40 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

7

El día que decides que vas a aprender rápidamente

Corrigiendo el enfoque mental del entrenamiento

Quizá probaste varias veces antes de decidirte a aprender más rápidamente que hasta ahora. Sí, querías jugar al golf, pero ahora que ya alcanzaste cierto nivel te das cuenta de que tienes que mejorar con más prontitud para ponerte al nivel de tus amigos, que ya llevan tiempo jugando. Además, tienes el deseo de empezar a ganar alguna partida, a coger prestigio entre los jugadores afamados del club, o simplemente quieres ganar por fin alguno de los campeonatos en que participas. Quieres que algún día alguien te de la enhorabuena porque sabes jugar al golf. Sin embargo, ¿te planteaste hacerlo para poder disfrutar todavía más del golf? Tus comentarios en el campo hacen que otros jugadores te estén dando consejos casi continuamente.

- ¡Jo…!, siempre se me va para la derecha. No se qué estoy haciendo mal.

- Me da la impresión de que estás pasando el cuerpo antes que las manos, con lo que el palo llega abierto a la bola. Además, tu cabeza parece una campana cada vez que vas a darle. Creo, también, que tu stance está un poco desequilibrado y que haces muy rápido el backswing.

- Con todos esos consejos tengo claro que en breve voy a jugar el Master de Augusta. (¡Hay que escuchar a cada especialista!, piensas).

Se podría decir que eres un buen jugador el día que la gente que juega contigo deja de darte consejos a lo largo de la partida. ¡Aaaah, que sueño!

- 41 -

- Mental Coaching -

¿Cuántas veces has soñado con 18 hoyos impecables? Una salida de más de 220 metros derechitos, un golpe de aproximación que coge green, aunque sea un poco alejado del hoyo, un putt de acercamiento que no ha entrado porque no ha querido y un putt final en el que consigues el par del hoyo y tus compañeros de partida te felicitan alabándote: ¡Esto es golf!, ¡que se vaya preparando Tiger! Es curioso, a partir de este momento se ha convertido el golf en una auténtica obsesión. Incluso se te hace difícil trabajar con soltura, aprovechar el tiempo, pensar en tu familia y amigos. Tus nuevos amigos son los que están alrededor del campo de golf, que te da muchas oportunidades de aumentar amistades, todo sea dicho de paso. Pero realmente empiezas a perder el horizonte de lo que fue tu vida hasta ahora: tus valores empiezan a sufrir un ligero cambio de preferencia, empiezas a vivir para el golf, cada minuto libre es dedicado a entrenar con pasión, etc. Estas sensaciones no son malas en sí mismas, como todo en la vida. Pero te queda mucho camino, muchas horas de profesor, de prácticas, de campo, etc. Si realmente te pusieras a contar las horas que necesitas posiblemente ni siquiera empezarías a hacerlo. ¡Pero, estás completamente ciego! Realmente lo puedes conseguir en pocos meses, eso sí: ¿a costa de qué? ¿Cómo podría conseguirlo sin tener que cambiar tantas cosas en la vida de los que me rodean y en la mía propia?, ¿cómo sacarle el máximo partido a cada minuto de entrenamiento dedicado al golf?

- Si que me acuerdo de aquel día. Sobre todo del sabelotodo que no paraba de aconsejarme sobre los fallos que cometía. Creo que ese día no recibí una sola alabanza de mis compañeros de partida. Salí deprimido, pero picado de tal modo en mi orgullo que decidí hacer todo lo necesario para alcanzar un buen nivel. Sin embargo, fue a costa de algunas cosas importantes.

« No te lamentes, eso ya pasó. Ahora tienes un buen nivel, pero podría haber sido mejor.

« Con lo que me estás contando, desde luego que sí. Pero, ¿no podrías concretar un poquito más la cosa?

- 42 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

« Sí, por supuesto, para eso estoy aquí. En la forma de pensar tradicional, tienes tu mente enfocada en los errores presentes

y futuros que puedes cometer y te esfuerzas constantemente en entrenarte para no cometerlos, cargando con una doble

dificultad: superar la negación original para ir conquistando

la confianza en ti mismo, y positivizándote, a medida que vas

viendo menos errores y más aciertos. O sea, “partimos de

romper la confianza que uno tiene en si mismo en forma

natural, para luego reconstruirla según las indicaciones de ”

Esto es

una forma muy sutil de controlar tu poder personal por una

quien, se supone, conoce el camino de redención

supuesta autoridad ajena.

- No te falta razón. Cada vez que llego a un hoyo, lo primero que me viene a la cabeza es el error que suelo cometer en él y

la tensión de mi golpe se centra en superarlo. Si lo consigo, la

alegría es desbordante. Lo malo es que la mayoría de las veces vuelvo al lago, al bunker, al bosque, etc.

« Es lo normal, porque tu mente está completamente centrada en lo negativo. Tu subconsciente reaccionará de acuerdo con tu sensación dominante.

- Y como es la sensación negativa, no consigo superar mis errores con facilidad.

« Pero es como todo en la vida. Si en la empresa envías a negociar a un subordinado tuyo recomendándole que no cometa el error de ceder en tal o cual asunto y que cuidado con los goles que te puedan meter, ya me dirás que disposición tiene para realizar una buena negociación. En golf pasa lo mismo: cuando te dicen que procures no mover la cabeza, la vas a mover seguro, porque te centran en el error en vez de enfocarte en los aspectos positivos del movimiento. Lógicamente, la forma de motivar a alguien seria enfocándole en una imagen de si mismo exitosa y de lo que sentirá al lograrlo, conectándole con su propia auto confianza y no como se suele hacer que es enfocarle en una imagen terrible de error, haciéndole sentir de antemano lo mal que lo va a pasar si llega a materializar esa visión negativa que le está inoculando, para luego ponerse a si mismo como una

- 43 -

- Mental Coaching -

autoridad en la materia, robándole la poca confianza que le

sea, ¡tu no sirves para nada y por

eso debes hacer exactamente lo que yo te digo para que lo logres! ¡esta no es una forma de motivar a nadie!

- Ahora que lo pienso, tienes mucha razón. Casi siempre recomendamos lo que no se debe hacer y casi nunca lo que si se podría hacer. Es como las excursiones del colegio: “niños, nos vamos a ver el museo de ciencias naturales. Espero que a nadie se le ocurra hacer ninguna gansada, nunca mejor dicho. Ni tocar los animales disecados, ni coger los insectos expuestos, ni subirse a la reproducción del mamut siberiano”.

« Muy gracioso tu ejemplo.

- Podría ponerte más, pero prefiero que ocupemos el tiempo en que me cuentes la nueva fórmula educacional que propones.

« En la nueva forma, partes del hecho de que ya eres un campeón en potencia, que tu ya sabes hacerlo perfecto en tu interior, lo cual te pone en contacto con tu núcleo de auto confianza: sólo te enfocas en la imagen interna perfecta que te sugiere tu imaginación, dando el golpe perfecto en cada caso. Aprendes a disciplinar más tu mente y a que tu organismo mantenga la representación mental hasta que sea capaz de hacer el lance a “imagen y semejanza” de tu visión interna. Así se elimina la presencia de tus errores pasados y posibles errores futuros, para sólo ver la imagen perfecta que tu inconsciente tratará de emular, si se lo permites y estás relajado.

- Si he entendido bien, se trata de cambiar la forma anterior de entrenar, basada en la repetición de gestos para conseguir la eliminación de errores, por una nueva forma que parte de la representación mental del gesto del golpe ya perfecto y dejar que el inconsciente actúe libremente.

« Sé que esto te va a costar al principio y volverás a las tendencias aprendidas de enfocarte en tus errores. Vas a sudar para intentar no repetirlos e ir ganando confianza cada vez que cometes menos errores. Pero si lo intentas, verás que has eliminado la causa de tu tensión y frustración, pues ya no hay error sino que sabes que ese golpe está esperando a surgir de

quedaba todavía al pobre

o

- 44 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

ti, de modo que sólo existe el factor positivo de irte acercando cada vez más a él

- No se si será lo mismo que estás diciendo, pero me acuerdo de un día que me dediqué a tirar aproach al cubo de las bolas. Me puse en el tee de prácticas y coloqué el cubo a unos diez o doce metros. Estuve alrededor de media hora tirando bolas al cubo. Algunas de ellas entraron. Fue una tarde en la que disfruté mucho y jugué muy relajado.

« Y lo recordarás siempre porque, aunque hasta ahora no te hayas dado cuenta, lo hiciste especialmente bien, y eso fue debido a que no estabas enfocado en tus errores, únicamente

tenías una imagen divertida de ti mismo colándolas en el cubo. Confiaste en ello y te pusiste a golpear una tras otra, relajado, sin mirar demasiado al cubo, sino que dejaste salir la bola una y otra vez hacia donde intuías que estaba. ¿Te fijaste

de hecho sólo contabas los

, aciertos y nunca los fallos. No pretendías corregirte, sólo jugar a meterlas en el cubo.

- Ese día si que sirve de ejemplo a lo que me estás explicando.

« Para progresar de verdad en el golf tienes que aplicar el mismo principio con el que jugaste a meter las bolas en el cubo: dejaste de buscar corregir la imperfección para entregarte a manifestar tu perfección innata. Tienes, en primer lugar, que aprender a desaprender.

- Esa es una frase redonda, pero que no será fácil de realizar, porque si no todo el mundo lo haría.

« No te falta razón. No es fácil. No me parece bien que utilices el argumento de que lo haría todo el mundo. Desde el momento en que utilizas la comparación con “todo el mundo” estás abriendo el camino de la disculpa por si no eres capaz de hacerlo.

- No era esa mi intención. ¡Vaya suspicacia!

« No es suspicacia. Es tu subconsciente en fase de protección ante el fracaso. O eliminas la opción del fracaso o tus progresos serán nulos.

- No vamos a discutir. ¿Qué tengo que hacer para cambiar mi percepción del aprendizaje?

en el número de aciertos?

- 45 -

- Mental Coaching -

« Para dejar salir a tu golfista perfecto, vamos a hacer un ejercicio de desfocalización, que tendrás que aplicar cuando estés jugando o entrenando.

- ¿Desfocalización?

« Sí. Vamos a hacer ahora mismo un ejercicio de desfocalización. Procura hacer lo que te voy recomendando. Al final verás como no tiene mucha dificultad conseguirlo. ¿Preparado?

- Adelante (recoge el papel que Bagger le pasa, mientras se lo va leyendo)

- 46 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Aprendiendo la desfocalización mental

Mientras estás leyendo estas líneas, tu atención está concentrada en ellas. Tu atención está dirigida a captar el significado de las frases escritas en el papel. Estás focalizando tu atención en el papel. Trataremos de conseguir el tipo de atención inverso al que estás utilizando ahora. En estos momentos estás focalizado, y trataremos de des-focalizar. El paso de focalización a desfocalización, la eliminación del deseo de ver algo concreto, provocará la liberación de la energía retenida por el proceso de la atención, aumentando el nivel de conciencia. Aparecerá el Testigo, el Witness, que es el primer escalón en el desarrollo del pleno nivel de conciencia humano. Estando en cualquier lugar, a cualquier hora o realizando cualquier tipo de actividad, podemos practicar esta técnica. Simplemente desfocalizarnos. Damos la misma cantidad y calidad de atención a TODOS los puntos de nuestro campo visual. o centramos la atención en un punto o área, sino en TODOS los puntos. El prestidigitador atrae nuestra atención hacia una de sus manos y con la otra realiza el truco. Pero si no focalizamos, si permanecemos en foco abierto, verás ambas manos y el truco. Prueba ahora mismo. Frente a tu libro, desfocaliza tu visión e incluye en tu atención todos los puntos de tu campo visual frente a ti y a tu alrededor. Permanece ahí sin fijar tu atención en ningún punto concreto dos o tres minutos. Permite que tu visión se desdibuje por momentos

- 47 -

- Mental Coaching -

- (Una vez pasados los dos o tres minutos) No resulta sencillo hacer lo que dices. Lo intento, pero tiendo a quedarme en alguna palabra e incluso en alguna letra.

« Para que veas como la educación ha influido tanto en nosotros, hemos aprendido a leer fijándonos en la unión de dos letras para leer una sílaba, que unida a otras sílabas nos dan una palabra, que unida a otras palabras hacen que la frase tenga un sentido.

- Entiendo. Estamos focalizándonos en las pequeñas partes del todo, que es la frase.

« Podían habernos enseñado a leer las palabras enteras como bloques en sí mismas e incluso a leer las frases enteras.

- Al fin y al cabo lo importante es el concepto que quiere representar cada palabra o, es más, cada frase u oración.

« Sí, señor. Estamos focalizados en pequeños puntos y perdemos el sentido de lo que quiere decir el todo, o nos cuesta más tiempo llegar a él. Trata de leer la frase entera y no la sucesión de palabras. Ese es un ejemplo de desfocalización que facilita la comprensión global y tener en cuenta el todo en vez de ir por partes. Si nos hubieran enseñado a leer “prestidigitador” en vez de “pres-ti-di-gi-ta- dor”, muchas cosas habrían cambiado en nuestra vida.

- Y esta maravillosa teoría aplicada al golf sería…

« Practica el no mirar al hoyo cuando tires a él, a desfocalizarte e incluir todo lo que te rodea. Así permites a tu cerebro tener en cuenta todos los factores circundantes, de modo que va a ajustar el tiro a tu intención, que es lo que le has marcado. La mente sigue la dirección de tu intención.

« Pero si pierdo el hoyo, puedo perder la línea, la distancia, la caída, etc…

« No, no. En tu inconsciente, además del sub-consciente –el animal dual- existe una mente supra-consciente, como un superordenador, que sabe perfectamente cómo debería ser el golpe para que se cumpla tu intención de meter la bola en aquel lejano hoyo, teniendo en cuenta todos los factores que has comentado y que contempla cuando le das una visión

- 48 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

global desfocalizada. Pero necesita de un cuerpo que materialice la acción.

- ¿Qué quieres decir con esto último?

« Que al cuerpo hay que refinarlo para que esa mente superior pueda actuar y cumplir el objetivo que nos hemos marcado. De ahí la necesidad de la técnica, de la práctica, del entrenamiento. Pero la premisa cambia: voy a realizar las disciplinas necesarias para abrir mi cuerpo hasta que la mente pueda plasmar la intención a la perfección. De este modo estarás relajado y confiado sabiendo que tu mente sabe la fuerza exacta, el giro exacto, el impulso y dirección exacta en cada momento. Debemos llegar a traducir “el intento” en energía nerviosa, y esta en movimiento fluido. De manera que tenemos que trabajar en eliminar de nuestro sistema nervioso toda energía ocupada por la mente inferior o ego tensionado.

- Déjame resumir, que son muchas ideas a la vez.

- Primero, yo tengo un perfecto jugador de golf dentro de mí. ¡qué bueno!. Segundo, dejar que el cuerpo realice el golpe perfecto que el inconsciente ha creado. Tercero, desfocalizar, adquirir la visión global, de conjunto, para procesarla en el supraconsciente.

« Muy bien resumido. La consecuencia es que cuando la mente inferior se calla, dejas de percibirte como un yo separado de tu intención –tu intento de perfeccionarte- y, naturalmente, tu mente real comienza a aflorar para, simplemente, jugar al golf, que es a lo que has venido. De este modo tú, el campo, el palo, el hoyo y el juego van dejando de ser piezas separadas de un puzzle para ser un todo unificado y fluido, donde la percepción singular de los sentidos físicos dejan paso a una percepción completa de todo lo que acontece a tu alrededor y dentro de ti. Si lo permites, esa otra mente tuya va a ir ajustando tus sistemas hormonal y neural para equilibrarlas al entorno y al papel que juegas en ese escenario.

- Es decir, que voy a jugar como en una nube, como los ángeles.

- 49 -

- Mental Coaching -

« Te puedo asegurar que los ángeles juegan al golf y tienen muchos problemas para saber quién es el mejor y quién gana cada campeonato. No son como nosotros, que siempre nos preocupa más no quedar mal que quedar bien.

- Pero, ¿crees en los ángeles?

« Sean reales o una creación humana, seguro que son mejores que nosotros o así los hemos creado. De hecho, son una imagen ideal de nosotros mismos que “inconscientemente” buscamos, aunque casi siempre en los demás en vez de en nosotros

- Y en los fantasmas…, ¿crees en los fantasmas?

« Sobre todo en ti, que eres de los buenos. Pero centrémonos de nuevo. “focalicémonos” en lo que nos interesa ahora. Poco a poco, a medida que se va produciendo esta ósmosis entre tú mismo y el entorno, sentirás que tu energía comienza a acumularse para impulsarte a realizar el movimiento perfecto. Sin duda te surgirá en tu mente como una visión, pues tu intención, una vez has permitido a tu Jugador Interno actuar, se plasmará como una imagen del movimiento que tienes que ejecutar. Esa imagen surgirá de ti como un disparo cuando estés lleno de esa energía. Mientras tanto tu actitud seguirá siendo de relajación, sosiego, respiración acompasada y desfocalización de tus sentidos físicos.

- Además del ejemplo de los ángeles, tienes alguno un poco más pedestre que me ayude a representar esta situación más fácilmente.

« Cada vez que coges el coche para ir al trabajo, toma conciencia de cuantas veces estás con la mente en blanco, la mirada desenfocada de la carretera, sin pensar en la conducción e imaginando una conversación que vas a tener o cualquier otra cosa que ha surgido espontáneamente en ese estado de relajación que te produce el ronroneo del motor. Y de repente se te cruza un coche que no estabas mirando porque tenias la vista desfocalizada y, sin embargo, de alguna manera lo viste llegar como a cámara lenta por el rabillo del ojo y ¿tu inconsciente? movió el volante el giro justo y exacto para no darte con él y para no salirte de tu vía.

- 50 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Entiendo. Podría contarte una buena cantidad de situaciones en las que estuve a punto de tener un accidente. Unas veces más grave y otras menos. Realmente hubo momentos en que parecía que no era yo el que conducía, que alguien lo hacía por mí.

« Seguro que era tu ángel. En serio, fuiste tú, pero movido por esa fuerza interior que nos cuesta tanto dejar fluir con naturalidad.

- Tienes razón, si no fuera por ella los hospitales estarían llenos.

« En una ciudad, si no fuese por nuestro poder supraconsciente, el numero de accidentes seria un 1000% mayor al que es realmente, pues la velocidad y las situaciones que se generan diariamente son de tal peligro que es imposible que la simple destreza pueda evitarlos. Todo el mundo tiene esos “reflejos” que evitan constantemente accidentes prácticamente inevitables, si estuviésemos tensos pensando en cuando me la voy a pegar o cuando se me va a abalanzar alguien sobre mi. La realidad es que al meternos dentro del coche, nos olvidamos de la cantidad de gente que se muere diariamente en accidentes, sentimos una sensación de seguridad que nos permite poner música, relajarnos y entrar en un espacio protegido donde nos permitimos desfocalizarnos, entrar en el silencio y en el gozo de meditar parando nuestras mentes, imaginar y llegar a casa, sanos y salvos.

- Si te cuento el montón de veces que llegué a casa sin darme cuenta que estaba conduciendo porque iba totalmente imbuido en mis pensamientos. Lo de conducir es un buen ejemplo. Además, todo el mundo ha vivido esa situación más de una vez.

« Pues, siguiendo con el proceso, una vez que has alcanzado ese estado mental, permite que tu mirada se pose sobre el hoyo como si fuese el centro de una diana mucho más grande. Después, deja de mirar al hoyo para ver la diana. Deja que surja de tu mente la imagen de tu “jugador interno” viéndote golpear la bola y haciendo “diana”. Para ello, debes desfocalizarte del hoyo para sólo enfocarte en la imagen

- 51 -

- Mental Coaching -

interna. Respira y acepta que tu inconsciente sabe perfectamente con qué fuerza y giro ha de golpear, así como la dirección exacta. Tú sólo entretente en soltar el golpe como si surgiera de dentro, cuando lo sientas y no cuando lo creas.

- Esto es otra manera de ver el golpe. Hasta ahora, cuando me ponía a la bola, sólo pensaba en cómo tenía que dar el golpe:

que si el backswing, que si el downswing, que si pasar las manos, etc. Es decir, según tu teoría, eso sería dar el golpe cuando lo creía conveniente.

« Bien apuntalada la idea.

- ¿Cuándo se siente un golpe?

« Cuando te nace la confianza de que va a salir bien, como cuando lo del cubo: con fluidez, sin tensión. La bola vuela mágicamente hacia su destino inevitable: el centro de la diana.

- ¿Esa es la diferencia entre un buen jugador y yo?

« No, esa es la diferencia entre un ganador y tu. El ganador demuestra la confianza que tiene en sí mismo y en su capacidad: ¡ya ha conseguido creerse que es bueno y se permite fluir! Se puede ser buen jugador a base de jugar y jugar, y entrenar y entrenar. El hándicap baja y los resultados serán interesantes. Pero, ¿te imaginas si ese buen jugador se hubiese entrenado utilizando todo ese potencial mental, y no sólo el físico, sus habilidades naturales?

- Ya. Es como el carnet de conducir: quien tiene confianza en sí mismo se saca el carnet en un día, sin gastarse ni un euro en prácticas, y el que no confía está tenso y rígido y acaba por suspender una y otra vez, yendo a las mejores academias, haciendo miles de horas de prácticas y gastándose un dineral.

« Mi experiencia me dice que, si partes de este principio, será mucho más fácil y rápido para el sistema nervioso el adaptar un swing magnífico que si lo intentas desde la otra perspectiva…, como lo del carnet de conducir.

- 52 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

8

El día que das tu primer golpe

Cambiando la percepción de la realidad

- En realidad, entonces, el trabajo que tenemos que hacer es cambiar el punto de vista, desarrollar unas estrategias mentales que nos permitan alcanzar nuestro objetivo, nuestra meta, de una forma relajada, gozosa e inexorable. « Comencemos desde tu principio, desde el día que das tu primer golpe:

Ha llegado el momento. Es posible que estuvieras algo intranquilo mientras no llegaba, sobre todo por la curiosidad de saber qué es lo que pasaría, si estarías al nivel de las circunstancias, si tus fantochadas son tan reales como quisiste creerte, en definitiva, si te va este deporte o no. Quizá ese día fue uno de los más puntuales de tu vida. A la hora prevista, en el lugar acordado, allí estabas tú dispuesto a demostrar lo que eres capaz a ese amigo tuyo que te invitó a empezar a jugar al golf.

- Vamos, tío, llegó el momento, ponte ahí (te señalan una alfombra de hierba artificial con un pitorro (tee) que sale de la alfombra).

- ¿Aquí?

- Si, si. Dale a la bola. (Coges el palo como Dios te dio a entender y largas un golpe increíble que pasa por encima de la bola, y eso que estaba elevada, y terminas frenando el golpe a medio camino quedándote en una postura un tanto llamativa).

- Mira, tienes que hacer así: ponte centrado con respecto al tee. El palo se coge poniendo la mano derecha sobre el borde del palo con el dedo gordo extendido hacia abajo y enganchas la mano derecha con la izquierda, pasándola ligeramente por encima.

- 53 -

- Mental Coaching -

- Caramba, que difícil parece.

- Si, pero es la única manera de darle a la bola. Concéntrate en la bola y dale suavemente. Simplemente, trata de darle a la bola.

A partir de aquí comienzan una o dos horas de intenso trabajo y vas comprobando que a veces le das bien a las bolas. Este primer día sólo te has fijado en las bolas que has conseguido impactar adecuadamente, sin tener en cuenta la distancia. Eres tan novato que te alegras cada vez que le das y no te entristeces cada vez que fallas.

- Parece que esto me va, cariño. ¿Has visto cómo le pego?,

un marido tan

¿eh?

impresionante?

¿A

que

no

sabías

que

tenías

En fin, tú eres de los que has comenzado a jugar al golf. Preguntas por las condiciones económicas del club, los precios del material necesario para empezar, incluso estás pensando en un juego completo de palos McGregor o Titles, Mizuno, Wilson, etc…, que no son moco pavo.

Pero, ¿recuerdas cuáles eran tus pensamientos y sentimiento en aquellos momentos?, ¿cuánto tiempo le estuviste dando vueltas al tema?, ¿a cuánta gente se lo contaste esos días?, ¿si en tu familia se convirtió en un tema recurrente?, etc… Tus propósitos de aprender lo antes posible, cosa nada fácil como pudiste comprobar, necesitaban de la ayuda de…

- Me acuerdo muy bien. Me llevó un amigo que estaba entusiasmado con este deporte. Creo que ahora se le ha pasado la euforia y va poco por el campo.

« Eso que le pasó a tu amigo, te podría pasar a ti si te descuidas y dejas que el golf te sobrepase.

- No es la primera vez que he estado a punto de dejarlo, un poco cansado ya de mi ineficacia. No se, este deporte necesita algo más que saber darle a la bola.

- 54 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Resolviendo la Ecuación del Éxito

« Pues es lo que quería proponerte, para completar lo que hemos venido hablando hasta ahora. Nos vamos a proponer lo siguiente: desarrollar nuestro mejor juego, nuestro máximo potencial como jugadores de golf, o sea, ganar en este deporte, disfrutar siempre de él, incluso de los entrenamientos y las competiciones, incluyendo las derrotas, y llegar hasta el final.

- Pero, como tu bien dices, habrá que desarrollar una nueva estrategia mental que nos permita alcanzar esas nuevas expectativas.

« Cada vez usas más tu inteligencia y eso me pone muy contento.

- ¿Ah, sí?

« Claro, hombre, cuanto más uses tu inteligencia mejor comprenderás lo que te estoy proponiendo. Lo cual no quiere decir que no la hayas usado hasta ahora. Simplemente partías de presupuestos incompletos. Analicemos, pues, los errores de planteamiento que han abocado al fracaso a la mayoría, los errores de los que se retiran antes de llegar al final, de los que no disfrutan, de los perdedores, en fin, analicemos tus errores.

- Gracias por convertirme en el hombre error. Lo aceptaré como ese presupuesto que me comentabas al principio:

aceptar el valor de perder, de ser el último.

« Buen comienzo para lo que nos proponemos. Te adelanto ya que la clave se encuentra en un planteamiento de base negativo y en las resistencias internas naturales y adquiridas.

- Tal y como me lo estás poniendo hasta ahora, debo estar lleno de aspectos negativos y resistencias internas. Es más, creo que soy una especie de pantano donde se reproducen las resistencias internas y los negativos caimanes que devoran mi inteligencia.

« Para eso estoy aquí, para que desaparezcan todas esas alimañas que te impiden, no pensar, sino disfrutar debido a que piensas erróneamente. Como estoy seguro de que vas a

- 55 -

- Mental Coaching -

comprender, la ecuación del éxito es simple, como en la física, es un planteamiento matemático. Lo único diferente es que no tiene en cuenta dos factores: el factor energía motriz, que es la emocional o motivación y el factor “resistencia interna” que, finalmente, será lo que lleve al traste dicha ecuación y sólo unos pocos lleguen a realizarla.

- ¿Ecuación del éxito? Me sorprendes cada vez más. Ahora también sabes matemáticas y física.

« Pues claro, hombre, Santiago. Parece que todo te sorprende.

- No te digo que no. Después de tantos años, que venga alguien que no conozco y me cambie todo mi sistema mental me produce cierta dentera. Y además, es de ciencias.

« Reconozco que hay que tener cierta dosis de humildad para aceptar lo que te estoy enseñando, pero te recuerdo que fuiste tú, con tus repetidas quejas, el que me llamó “inconscientemente”, si lo prefieres así.

- De acuerdo, tengo que reconocer que lo que me estás enseñando hasta ahora tiene bastante sentido y quizá me ayude a disfrutar más del golf, que es de lo que se trata. Pero dejémonos de disquisiciones y vayamos a esa ecuación.

« La ecuación sería la siguiente, atento Santiago:

1 VISIO imagen ideal, meta, objetivo

+

2 ACCIO ES encaminadas a materializarla (técnicas, entrenamiento)

=

3 RESULTADO

meta u

objetivo alcanzado

- Pues es una ecuación que tiene mucho sentido y que puede aplicarse a cualquier cosa en esta vida. ¿No, Bagger?

« Pero la mayoría de la gente, en cualquier aspecto de la vida, se queda en el paso 2, porque no son capaces de “mantener el momentum” o acción sostenida que exige un entrenamiento y confrontación constante, además de las frustraciones derivadas de un resultado insuficiente en el paso 3.

« Y ¿sabrías decirme por qué?

« Porque todo comienza como un juego. Es un buen comienzo como estrategia mental, pues te permite imaginarte ganando,

- 56 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

disfrutas, vas relajado, sin tensión. Es una ilusión que te motiva, te alimenta emocionalmente invitándote a iniciarte con ímpetu, igual que el enamoramiento previo al compromiso matrimonial.

- ¡Ya! Y luego llega la cotidianeidad y ahí es donde está el verdadero fracaso.

« Tendríamos que hacernos una pregunta clave: ¿cómo enfrentamos lo cotidiano, el compromiso con nuestros sueños?

- Esa es una muy buena pregunta. Me alegra que me la hagas, pero dejaré que seas tú el que la responda. Es sólo una cuestión de cortesía.

« Cortésmente hablando, lo normal es dejar la imagen inicial “más infantil” para entrar en el error común de la creencia de que lo comprometido significa “más serio”, o sea, más aburrido, más pesado. Y lo cotidiano significa “repetitivo”, “rutinario”, otra vez aburrido y desmotivante. El idilio con tu palo de golf se torna pronto una pesadilla semanal.

- Que, curiosamente, no puedes obviar, como el matrimonio.

« No todos, porque hay personas que sí saben mantener esa ilusión inicial y la frescura del “momentum”. Por eso te propongo que, inteligentemente, iniciemos el proceso de lo que ocurrirá en 2, no estancándonos desilusionados, para llegar inexorablemente a 3.

- Venga, ¿por dónde empezamos?

« Cuando te iniciaste en el golf, como un juego, tu mente podía jugar libremente, soñadora, enviándote imágenes de ti mismo, ganando con gran destreza, haciéndote sentir dichoso, enfocándote simplemente en disfrutar de tus mejoras. Al asumir el compromiso de la competición, de dar el siguiente paso, dejaste esa actitud para entrar en el entorno de los “adultos”, o sea, de los que se lo toman en serio y no como un juego.

- O sea, dejé de planteármelo con la ilusión de un niño soñador para enquistarme en la responsabilidad del adulto.

« Efectivamente, adoptaste la creencia común de que lo adulto, serio y comprometido es igual a ser practico, no ser iluso,

- 57 -

- Mental Coaching -

entrenar duro y constante, desarrollar tu técnica una y otra vez, o sea, una versión masculina de la realidad donde las virtudes de la férrea voluntad priman por encima de todo y los sentimientos y emociones son eliminadas de la ecuación,

modo que pasas a estar

constantemente enfocado en los errores y no en los aciertos, abandonar tu anterior imagen mental de satisfacción, donde te veías como el mejor y mejorando cada día. Ahora solo te comparas con tus competidores, antes solo te comparabas con tu imagen interna. Como consecuencia te deprimes y entras en emociones encontradas de ira, frustración, envidia, admiración, etc.

- Cierto. Sobre todo lo de la comparación. Envidio, cuando voy por el campo, a ese jugador que tiene un dominio espectacular del driver, al que entra en green desde la lejanía, al que hace unos aproach de vértigo, al que sabe salir del bunker sin problema, al que patea con seguridad, sobre todo al que se lo pasa bien. Cuando juego con compañeros me fijo más en cómo están jugando ellos que en cómo lo estoy haciendo yo.

« En esta fase necesitamos energía para salir de ella y pasar a la siguiente: ese es el parámetro fundamental que moviliza esa ecuación para que pueda llegar a su término. La energía la aporta la parte emocional desde la motivación. Si lo serio va en contra de la ilusión, no habrá motivación, con lo que no habrá la energía para llegar a la tercera fase. Te caerás, como le sucedió a la mayoría que se lo tomó “en serio”, ya que eliminaron todas sus fuentes de motivación para convertirlo en algo rutinario y cansino. ¿Supongo que ya te vas dando cuenta por donde van los tiros?

« Voy comprendiendo: la clave está en mantener la ilusión inicial e ir dejando de pensar en cómo mejorar los errores y centrarse en lo bien que juego. Disfrutar de los buenos golpes y olvidar los malos.

« Ten en cuenta que el ser humano es una máquina biológica capaz de traducir una imagen mental en una acción concreta a través de su voluntad. Es así de sencillo. Para esto tenemos un

pues son cosas de chicas

de

- 58 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

cerebro y un sistema nervioso que transmite las imágenes o ideas cerebrales al resto del cuerpo, a través de la orden de la voluntad.

- ¿Puedes concretar un poco lo que me cuentas?

« Por supuesto. Nuestro trabajo como deportistas será: Primero, engendrar una imagen perfecta de nuestro juego; segundo, movilizar nuestra voluntad; y tercero, conseguir que nuestro cuerpo ejecute esa acción igual a la imagen mental interna.

- ¡Nada más y nada menos!

« En realidad, eso es lo que hacen los deportistas de elite o cualquier artista de renombre. Han llegado a hacer realidad sus sueños de sí mismos, ejecutando sus imágenes de forma muy diestra. Y es ahí donde vamos a incidir una y otra vez, hasta conseguir esa ejecución automáticamente, como un Ballesteros o un Miguel Ángel.

- Ya, y si me centro en mis errores, las imágenes que voy creando son las de los errores. Si me centro en los aciertos, la imágenes predominantes serán las de los aciertos.

« Por eso, cada vez que te enfadas airadamente cuando cometes un fallo, lo que estás haciendo es fijar en tu mente esos defectos, anclándolos a través de esa emoción y del ritual de tirar el palo, dar una vuelta mirando al cielo con los ojos cerrados, etc, etc. Lo que hay que hacer en esos casos es limpiar la mente y pensar en los buenos golpes en vez de insistir en los malos.

« Te lo vuelvo a repetir, igual que haces todos los días en tu coche para ir a la oficina: ¿a que no vas pensando en el pedal, ni en el volante, ni en el cambio de marchas, ni en los espejos retrovisores?, ¿a qué no conduces pensando en el último accidente que sufriste o viste?

- No sólo no pienso en eso, sino que voy pensando en multitud de cosas completamente diferentes.

« Te enfocas en tu objetivo, que es llegar a cierto lugar, y dejas que tu cuerpo entrenado automatice sinérgicamente los movimientos correctos para llevarte hasta allí. No estás pensando en ningún tipo de error, ni de accidente que te pondría tenso al volante, haciéndote inseguro y rígido. No

- 59 -

- Mental Coaching -

estás pensando en las lecciones de conducción, sólo estás fluyendo hacia tu objetivo que sabes que es inexorable su consecución. O sea, no pones resistencia en ningún paso entre tu voluntad y tu acción física automatizada.

- Si jugara al golf como conduzco, alcanzaría cotas de satisfacción impensables. Porque yo conduzco de maravilla, ¿sabes?, Fernando Alonso aprendió algunos trucos de mí.

« Oye, fantasma, imagínate por un momento que te propones llegar a la oficina antes que tu socio. En ese momento entras en otro estado psíquico y comienzas a generar tensión, con lo que tus movimientos son erráticos, no hay fluidez, dejas de disfrutar para sufrir tensión y estrés. Empiezas a visualizarte llegando más tarde que él, lo que te tensa más todavía. Comienzas a hacer frenazos y adelantamientos incorrectos que te obligan a retrasarte más. Te fatigas y puedes llegar a crearte un accidente.

- Además, te vas calentando y empiezas a insultar a los demás conductores. Incluso llega la descoordinación y empiezan a rascar las marchas al cambiarlas.

« Te has creado un circuito negativo retroalimentado que te aboca al fracaso, pues dejas de pensar con claridad y de moverte con fluidez. Es el pensamiento raíz de partida el que genera toda esa cadena de emociones-imágenes negativas que terminan en un fracaso global y una desmotivación permanente.

- En el golf es lo más habitual. No se por qué los golfistas solemos disfrutar jugando mal la mayoría de las veces. Somos auténticos masoquistas. Parece que somos de los pocos deportistas a los que nos gusta el sufrimiento. Es un contraste grande el que hay entre lo que se disfruta con los paisajes y la tranquilidad del campo de golf y el sufrimiento del juego. Además, nos conformamos con poco. Siempre solemos decir: “este golpe ha valido el día”.

« Tienes toda la razón. Así son los golfistas y, entre ellos, tú.

- ¿No me podrías resumir un poco todo lo que hemos hablado hasta ahora?

« Por supuesto, te lo voy a resumir en seis puntos clave

- 60 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

1. Elimina la tensión inicial de la palabra competición, competencia

2. Elimina la imagen negativa de la palabra compromiso, entrenamiento constante.

3. Elimina el concepto de seriedad en el deporte de elite.

4. Acepta que entre tu imagen ideal, tu voluntad y tu acción perfecta sólo existes tú.

5. Acepta que tu organismo está perfectamente diseñado para traducir tu imagen en una acción idéntica, a través de tu sistema nervioso autónomo.

6. Acepta que la ilusión y la creatividad es la fuerza motriz para movilizar tu energía, tu motivación, para crear un esfuerzo sostenido.

- Bueno, esto parece más sencillo de lo que me parecía a medida que íbamos hablando.

« Me alegra que empieces a creerte que eres capaz de eso y más.

- Es muy frecuente que dejemos de disfrutar de las cosas de esta vida a medida que “maduramos”. Empiezas un campeonato de fútbol-sala de amigos por diversión y acabas cabreado con unos y otros, dando patadas en el campo e insultando profusamente al contrario.

« En el trabajo, acabas queriendo imponer tu criterio y

criticando a los compañeros. Todos quieren ser más que el otro. En vez de provocar la sinergia y trabajar para el bien de todos, empezando por el de la empresa, empiezan las envidias

y los espacios personales a prevalecer. Todos quieren ser mejores que los demás. Eso del trabajo en equipo es un permanente juego de ajedrez.

- Vas con unos amigos de vacaciones y acabas criticándoles en

la habitación del hotel. O juegas al golf con amigos y luego

comentas lo mal que juegan o, aunque jueguen bien, el nefasto swing que tienen. Tienes razón, Bagger, utilizamos

poco el cerebro, o lo utilizamos mal. Somos más negativos de

lo que pensamos. Perdemos el carácter jovial y divertido de la

- 61 -

- Mental Coaching -

vida en décimas de segundo y, en vez de ser felices, nos agobiamos con todo lo que tenemos. ¡Qué complicados somos!

« No te voy a decir que no. Parece que no nos damos cuenta de que sólo tenemos una vida para disfrutar. Sin embargo, lo que predomina es el estrés, la envidia, las prisas, las preocupaciones, las visiones negativas, el ansia de dinero y poder, los infartos de corazón, el fumar compulsivo, las borracheras como sucedáneo de la felicidad o diversión, el sexo descontrolado, etc.

- ¡Qué poco usamos el cerebro o la mente! Casi diría la inteligencia.

- Y eso que la inteligencia es lo que nos hace distintos y superiores a los animales

- 62 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

9

El día que descubres que estás estancado

- Hablando del uso de la inteligencia, hay momentos en que no puedes superar esa sensación tan desagradable que se produce cuando te das cuenta de que eres incapaz de darle a la bola por mucho que te lo propongas.

« A lo que te refieres es a esos momentos en los que te sientes totalmente estancado y que no das pie con bola. Vamos, que dejarías de jugar al golf ya mismo sin pensártelo dos veces.

- Eso quería decir y eso me pasó ya una vez. Me acuerdo, y te lo voy a contar, de ese día en que decidí dejarlo por algún tiempo.

Siempre es bueno que llegue este día de vez en cuando. Hasta los cohetes que se adentran en el universo cósmico tienen esa línea descendente. Lo bueno de algunos de esos cohetes, o naves espaciales o módulos espaciales, es que no caen en el planeta Tierra, sino mucho más lejos: Marte, Saturno, etc. Lo bueno del golf es que cuando te das cuenta de que estás en línea descendente, es decir, que estás estancado, realmente lo estás, pero cada vez en un nivel superior.

- Chico, es que no doy una a derechas. Llevo una temporada que no me sale ni un golpe bien. El driver lo tenía controlado y ahora se me va sobre todo a la derecha, mis aproach son más inestables y no me encuentro bien delante de la bola cuando tengo que darlos. ¡Y el putt!, ¡qué te voy a decir del putt! Ya puedo estar a 30 cm. que no la meto ni borracho.

- Bueno hombre no será para tanto cuando tienes un handicap tan bueno: 17 (En cualquier handicap puede pasar lo mismo:

estás estancado)

- 63 -

- Mental Coaching -

- Que sí, hombre, que te digo que sí. Tengo que hacer algo porque así no se puede jugar al golf. Venir al campo para desesperarme no tiene ningún sentido.

- Si la cosa es así de grave, ya puedes ir al profesional para dar unas clasecitas y corregir lo que estas haciendo mal. Desde fuera se ve mejor, y si lo ve un profesional, todavía mejor.

- Si, tendré que ir, pero no estoy seguro de que sea sólo un problema de profesor.

- Pues lo pones difícil, Santiaguito, habrá que ser adivino para saber qué es lo que te pasa.

- Pues, sí. Adivino o algo más. La última vez que fui al profesor me corrigió cuatro cositas y no dejaba de repetirme que le estaba dando de maravilla, que si jugaba así en el campo iba a llegar a profesional en tres días. Pero, luego, nada de nada. Seguía sin darle bien a la bola y, sobre todo, sin disfrutar del golf. Algo pasa en mi cabeza que no me deja.

- Caramba, no me digas que vas a tener que ir al psicólogo.

- Al psicólogo no, pero no me vendría mal hacer una pequeña cura mental. Estoy un poco cansado de golf. Creo que estaré unos meses paladeando otros placeres de la vida, que hasta ahora el golf no me dejaba disfrutar.

- ¡No me digas que vas a dejar la partida!

- Pues creo que sí, durante una temporada. Necesito salir de donde estoy. Dicen que cuando vuelves se te han pasado los vicios y juegas mejor. Será porque no te presionas para jugar bien y simplemente vas a descubrir cómo te encuentras.

- Pero también dicen que al segundo día ya vuelves a cogerlos y vuelta a empezar.

- Es tan complicado que lo mejor será eso: que deje una temporadita de jugar y que limpie mi mente de tanta frustración.

- Si es irremediable, te echaremos de menos en las partidas. Ahora que estábamos planeando un fin de semana de golf en una casa rural de Portugal.

- Que la disfrutéis mucho. Tal y como estoy, no tengo muchas ganas de ir. A mi mujer si que le apetecería, pero yo, así como estoy, no voy ni invitado.

- 64 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Te ha dado fuerte, ¿eh?

- Esta vez sí. Estoy cansado y punto terminado. (Esto ocurría mientras nos acercábamos al almacén de palos, que está junto al campo de prácticas)

- Oye, Jacobo (es el profe), tienes que coger a Santiago y darle una buena vapuleada para que se centre un poquito, que está totalmente desmoralizado.

- ¿Cómo? Con lo que estaba jugando. Ya me gustaría a mí jugar como él. Cuando quieras quedamos y vemos lo que te pasa.

- No se, estoy un poco saturado de golf, quizá.

- A veces es bueno desintoxicarse y estar una temporada sin jugar.

- Ves, ya te lo decía yo. Es bueno estar una temporada sin tocar los palos

- Pues, nada, hasta cuando vuelvas.

Ese día me fui a casa a darle una alegría a mi mujer: ya no iría a jugar al golf en una temporada larga. - ¿Qué cara pondrá cuando se lo diga?: sorpresa, alegría, incredulidad,…

« Fue realmente una decisión heroica, ¿eh, Santiago? Dejar de jugar al golf no es nada sencillo. Pero lo conseguiste durante un tiempo. Lo malo es que, cuando regresaste al campo, no tardaste mucho en enviar urgentes llamadas de auxilio. Por eso estoy ahora aquí.

- ¡Caramba, que oportuno eres! Mira Bagger, déjate de chorradas de que te llamaba y esas cosas. Parece como si hubieras estado pendiente de mi todo eso tiempo.

« La cosa no es tan sencilla. Si hubiera venido antes no me habrías hecho ni caso. Sobre todo, no hubieras entendido la urgencia de salirte del ritmo normal de los humanos y haber utilizado el cerebro como es debido.

- 65 -

- Mental Coaching -

Enfrentando El Enemigo Interno

- ¿Y por qué no lo iba a usar?

« Porque, como te expliqué al principio, un factor fundamental que hace que lo fácil sea difícil son las propias resistencias, nuestro “Enemigo Interno”, que es el que va a estar luchando constantemente contra nuestro “Campeón Interno”.

« Es la eterna lucha interna entre el Bien y el Mal. Todo en nuestra vida, todo, es una metáfora, un escenario donde estas fuerzas se enfrentan una y otra vez y el ser humano es el vehículo a través del cual se desarrolla el drama. Cada cual ha de resolver su propia lucha, su propia ecuación y el campo de golf es un lugar perfecto para este silencioso enfrentamiento interno. Podríamos decir, en términos comprensibles para la ciencia psicológica occidental, una lucha entre la mente subconsciente y la supraconsciente dentro del ser humano.

- ¡Ya! Y hasta ahora no estaba preparado para darme cuenta de ello.

« Hasta ahora te considerabas tan autosuficiente que no me hubieras escuchado. En realidad, hasta ahora te has estado moviendo desde las pulsaciones de tu mente subconsciente,

o sea, desde

una motivación basada en el miedo, en el temor al presente y al futuro incierto, ¡para que el demonio no se te coma!.

- Si te he escuchado hasta aquí, quiere decir que ahora consideras que ya estoy preparado, que ya he empezado a salir del impulso básico de “comer y no ser comido”

« Cuanto más se sabe y más experiencia se tiene, más humilde se es. Aunque también se puede llegar a ser un auténtico soberbio. Depende del amor a tu objetivo. Esa es la clave, moverse desde una motivación basada en el amor a algo o alguien y no en el temor a algo o alguien. Pero, en tu caso, estás más abierto a las recomendaciones que te estoy dejando caer.

como la mayoría de las personas en este mundo

- 66 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

-

A

ver, sigue con eso del enemigo interno y no te vayas por las

 

ramas.

«

De acuerdo. Este enemigo es una voz que surge cuando existe

tensión fruto del miedo.

-

¿Del miedo?

«

Tomado en un sentido amplio: miedo, fracaso, incertidumbre, inquietud, etc. Sus inclinaciones o características suelen ser las siguientes: En primer lugar las resistencias en el plano físico: es perezoso, caprichoso y cansino, se agota enseguida

te envía el mensaje de que lo dejes en cuanto hace un poco de sol o de frío, o has pasado más de cinco minuto concentrado y en una postura incómoda.

y

-

Hay mucha gente que se va de los campeonatos porque no le están saliendo las cosas bien. También hay muchos estudiantes que son incapaces de estar sobre el libro un

tiempo prudencial para que rinda. O trabajadores a los que les cuesta conseguir sus objetivos o realizar sus trabajos a tiempo.

«

Luego están las resistencias en el plano emocional: busca la satisfacción inmediata de sus deseos, con lo que está aburrido

y

no le gusta la disciplina. La consecuencia es que no quiere

repetir dos veces algo que no le ha reportado un placer inmediato, como es el hacer un mal tiro. En cuanto has fallado dos veces, te lo hace sentir y te anima a que lo dejes pues es un aburrimiento.

-

Conozco un montón de golfistas y de personas que podrían haber llegado a ser y hacer algo importante en la vida pero su inconstancia se lo impidió. Un familiar mío podría haber llegado a ser un handicap casi profesional y, por su incapacidad de entrenar durante el invierno y con regularidad, nunca llegó a conseguirlo. Lo único que quería era salir al campo y se cabreaba porque lo hacía mal la mayoría de las veces. Además, siempre se iba del campo antes de tiempo porque se aburría.

«

En este mismo plano, le encanta estar enojado. Cualquier cosa es suficiente excusa para fastidiarle y crear mal clima,

- 67 -

- Mental Coaching -

haciéndote sentir fatal, y estar enfadado con cualquier cosa, persona, acción o palabra que se diga.

- Cierto. Hay algunos jugadores con los que es mejor no salir a jugar, porque cualquier cosa le enfada. Van por el campo buscando disculpas para chillarle a alguien o ponerlo a parir. Su boca expele un racimo de tacos cada vez que comete un fallo, y eso se produce con bastante frecuencia. En fin, qué te voy a contar.

« Las resistencias también se producen en el plano mental: no quiere mantener la mente enfocada en un solo punto durante más de cinco segundos, con lo que va saltando como un mono de un lado a otro, haciéndote difícil la concentración. Este enemigo interno ha sido creado como fruto de muchas experiencias de frustración, sobre la base del sistema antiguo de educación del que antes hablamos, o sea, desde la negación. Por lo tanto, te va a negar cualquier cosa positiva, tus imágenes positivas, tus creencias y tu fe en ti mismo.

- Innegable. Cada vez que tengo que hacer algo, se me vienen a la cabeza en primer lugar las cosas en las que no puedo fallar, las cosas malas a evitar. Cuando voy a empezar un hoyo, siempre pienso a donde quiero que no vaya la bola o en el golpe que siempre fallo ahí.

« Piensa que esta entidad psíquica la has creado tu mismo a través de una constante autosugestión sostenida durante años y anclada con muchas experiencias confirmadoras desde el plano de la negación de ti mismo, la frustración, el fracaso, el dolor y, sobre todo, desde la experiencia del error. De modo que, cada vez que sufriste cada una de estas situaciones, ibas engordándola y fortaleciéndola en sus creencias en lo negativo.

« ¿Eso es, por ejemplo, cada vez que me enfadaba porque le daba mal a la bola o fallaba un putt cercano? o ¿cada vez que recibía una bronca del jefe porque algo había salido mal? o ¿cada vez que mis padres o profesores me repetían que era un zopenco que no iba a hacer nada en la vida?

« O cuando te repetías inmisericorde que eras un desastre porque todavía no sabías dar u drive en condiciones o que

- 68 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

siempre metías la pata en la reuniones de trabajo o la pringabas cuando querías impresionar a una chica y no te hacía ni caso.

- Bajando al plano personal, ¿eh?

« Bajando al auténtico plano. Pero la más potente de sus cualidades con la que vas a tener que enfrentarte es con su característica de desconfianza. Tu enemigo interno desconfía de todo y de todos, pero más de si mismo, por experiencia previa, por lo que te enviará siempre consejos de desconfianza en lo bueno, en lo positivo, en el éxito, en la felicidad, en el amor, etc.

- Jamás habría sospechado que tenía un enemigo tan innoble dentro de mí. ¿Cómo es posible que pueda tener un alien de esas características alojado en mi estómago, perdón, intelecto?

« Pues sí, ese alien, en resumidas cuentas, es “la voz negativa” que hablará resistiéndose a cualquier cambio, cualquier iniciativa de mejora, cualquier intención de éxito que quieras conseguir. Lo creaste inconscientemente para “defenderte de las agresiones externas, tanto físicas como psíquicas”. Tu búsqueda del éxito tiene la semilla de la experiencia del fracaso, con lo que lo negará, como negará cualquier situación que le saque de su sensación de negativa estabilidad.

- Creo que te estás pasando un poco. Ese alien no tiene por qué estar ahí en toda la gente. Conozco a muchos que han emprendido muchas cosas y han tenido un gran éxito.

« Sin embargo, no dejan de tener sus fantasmas del miedo. No han dejado de ser seres humanos. A veces te parecerá increíble si descubres cuáles son sus fantasmas, sus fracasos, que también le influyen.

- Pero hablamos de golf, Bagger.

« En el deporte del golf es donde más surgen esos miedos, porque es donde más se pone a prueba la resistencia psíquica de cada jugador. Los buenos jugadores amateur son aquellos que no hacen otra cosa que jugar al golf, además de su trabajo. Si no están en la empresa, están en el campo. Son

- 69 -

- Mental Coaching -

demasiadas horas dedicadas a este deporte. Juegan por repetición y aún así no siempre bien. Y que yo sepa, tu no tienes ese tiempo.

- Y tú me lo puedes regalar.

« No más tiempo del que tienes, pero sí mejor del que tuviste hasta ahora. De todos modos, ya te estás resistiendo, buscando disculpas.

- Ya, el alien de la negatividad.

« Nuestro enemigo no es débil, es muy constante y sutil y siempre está de acuerdo consigo mismo, con lo que es muy convincente. Además, tiene mucha energía acumulada en forma de creencias, imágenes con sentimientos-pensamientos muy energetizados y sellados por el sufrimiento, que deberán ser disueltos y vencidos por lo contrario.

- Y, ¿cómo se combate a ese enemigo alienígena tan enraizado?

« Nuestro trabajo va a consistir en, primero, “tomar conciencia de nuestras resistencias”, nuestro enemigo interno, o sea, estar alerta del momento en que esta “voz negativa” se active, localizándola.

- Si cuando voy a dar un golpe escucho que mi voz interna me dice que el lago es el mejor sitio para ir, entonces tengo de dejar la posición y buscar otra representación mental más positiva. ¿Sirve esto de ejemplo?

« ¡Sirve! En segundo lugar, despegarnos de sus creencias y de los sentimientos en los que nos encadena, trasladándonos al aspecto impersonal de nuestra mente, al “yo impersonal” o “testigo interno”, el observador. Pasamos a ser un mero observador de nuestras voces, sentimientos e imágenes que nos surgen en nuestra psique, en vez de ser nuestra psique y dejarnos arrastrar por su intensa energía. Cuando entras en ese nivel es cuando eres realmente consciente de que hasta ese día tu no pensabas sino que ¡eras pensado!.

- Como, por ejemplo, cuando has tenido una actuación un poco desafortunada y después, recordándola, te arrepientes y pides disculpas: “lo siento, me he dado cuenta de que no actué

- 70 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

correctamente y que desempeñé un papel un poco salido de tono”.

« Por ahí van los tiros. Normalmente nos observamos después de la acción, pero no durante. La mayoría de las personas ni siquiera se atreven a observarse por miedo a sufrir una decepción.

- Si te observas, la decepción es segura. La mayor parte de la gente que conozco no quiere convertirse en observador de sí mismo, pero observa a los demás que da gusto. Si no, ¿a que viene tanta crítica a los amigos, familiares,…? Ahora que lo pienso, una buena parte de las conversaciones que se mantienen son juzgando a terceras personas que no están presentes.

« Y cuando algo sale mal, todo el mundo tiende a justificarse y no a observarse para conocer dónde estuvo el error real que provocó esa situación. Es como el dicho andaluz “to er mundo e gueno” (todo el mundo es bueno, traducido al español).

- Efectivamente, todo el mundo se siente bueno, pero se cree malo.

« Y lo es. Todo el mundo está tratando de mejorar continuamente su calidad de vida, o sea, tiene tendencia a estar mejor, en vez de a Ser mejor. El problema es que se le inculcó que era malo y tenía que tender a mejorar, y no que era bueno y tenía que tender a la perfección.

- Oye, Bagger, y llevado esto al golf…

« Te explico un caso práctico: te encuentras en el green y llevas dos horas de partida. Sólo has hecho seis hoyos y hace un sol infernal de medio día. Entonces comienza a removerse el enemigo mandándote imágenes de fallo, sensaciones de aburrimiento y cansancio, así como de fastidio y enfoca tu mente sólo en el sol que te da en los ojos y en el peñazo de silbido de tu amiguito.

- En un caso que suele repetirse con cierta frecuencia.

« Bien, lo primero sería “pillar” a tu enemigo interno, pues ya lo has descubierto por sus imágenes, sentimientos y pensamientos parcializados en lo negativo y está creando

- 71 -

- Mental Coaching -

resistencias a la imagen interna perfecta y al disfrute del jugador interno, que es con quien tienes que identificarte. Después de darte cuenta que ÉL ha brotado y va a tratar de boicotear tu juego, te desidentificas de éste, no poniéndote de acuerdo con lo que te hace sentir, ver, oír y pensar para ponerte en posición de observador.

- ¿No crees que estás pidiendo un poco de más? Hasta ahora, siempre hemos seguido los sentimientos e impulsos de nuestro “yo”. Es la primera vez que tengo que ver el “yo” como si no fuera “yo”. Esto no es tan sencillo como lo pintas.

« Hay que reconocer que en este paso lo más difícil va a ser el no identificarse con las emociones que te envía.

- 72 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Inteligencia emocional

« Y aquí viene la gran disciplina del temple emocional o desarrollo de tu “inteligencia emocional”.

- No pides casi nada: desarrollar la inteligencia emocional. Ya

cuesta desarrollar la inteligencia normal como para plantearse ese reto.

« Pues este paso es fundamental para tu éxito, felicidad o como quieras llamarlo, pues aquí es donde todo el mundo se deja arrastrar, cayendo en el pozo que le ha tendido el enemigo interno, resistiéndose a evolucionar y mejorar, dejando lo que habías programado, paralizándote.

- Me da que tus consejos valen para algo más que para jugar al golf, porque el desarrollo de la inteligencia emocional no se puede hacer exclusivamente para jugar mejor al golf. Digamos que forma parte del desarrollo del ser humano entero.

« Tú me has pedido consejos para jugar al golf. Lo que luego hagas con ellos es de tu única incumbencia. Sólo se que eres un ser humano y los seres humanos son como son.

- Además de la dificultad de desarrollar la inteligencia emocional, ¿sabes alguna manera de conseguir ser observador

de mi mismo sin mucho esfuerzo?

« Sin esfuerzo no hay nada en la vida, y lo que parece que se consigue sin mucho esfuerzo suele tener consecuencias nefastas. Usa mejor tu “neurolingüística” y elimina el factor sufrimiento de la palabra esfuerzo. Una ayuda para alcanzar ese estado impersonal de mero observador de ti mismo, es

aplicar la fórmula del desenfoque, pero aplicado a los sentidos emocionales en vez de a los físicos. Esto es, empieza

a desenfocarte de las pulsaciones emocionales de enojo,

fastidio, cansancio, envidia, etc…, que vas sintiendo para entrar en ese estado más expandido, respirando profundamente tres veces, desfocalizándote de lo que sientes, para centrarte sólo en tu respiración. Y así, poco a poco, vas desidentificándote y tomando el control de ti mismo.

- 73 -

- Mental Coaching -

- Esto casi me recuerda eso de pensar dos veces las cosas antes de decirlas.

« Es un buen ejemplo. De la misma manera que puedes controlar tus palabras, de las que quedarás preso, en este momento tienes el poder de focalizarte en lo que quieras, aunque sigas sintiendo las pulsaciones del “otro”, pero tu ya no eres eso que sientes ni esa es tu voz. De igual manera, tus palabras son las que quieres decir y no las primeras que te vinieron a la boca, por muchas ganas que tengas de decirlas.

- Y en definitiva esto lo hacemos para…

« Nuestro siguiente paso, desde este estado impersonal de auto- observador, será el reenfocar nuestro encuadre psíquico, y esta es la verdadera batalla que tenemos que vencer: vamos a sobreponernos a todas esas resistencias internas para devolver el foco al “campeón interno”, recuperando sus pulsaciones positivas, sus imágenes positivas, sus pensamientos positivos de éxito y satisfacción, pero desde el estado neutro inicial del “yo impersonal”, desde ese estado de serenidad que tendremos que alcanzar con la respiración consciente.

- Esa sensación la tuve cuando gane ese campeonato tan cotizado por todos los jugadores de golf.

« Los jugadores de éxito son los que no atienden más que a su presencia interna de éxito y sus pulsaciones, alimentándose mutuamente y poniéndose de acuerdo mental, emocional y físicamente. No dan crédito nunca a imágenes de fracaso, no aceptando ninguna resistencia, venciéndolas todas, tanto de dentro como de fuera. No aceptan un no, una negación de su imagen de vencedores, venga de donde venga.

- No es nada fácil conseguir obviar todas esas voces desanimantes, como tú dices, tanto internas como externas. Es una de las influencias más importantes que tenemos. Buscamos que nos halaguen y nos recompensen emocionalmente para poder conseguir una seguridad en uno mismo. Nos hunden los comentarios críticos. Cuando alguien me corrige un golpe que estoy dando mal, le agradezco que me ayude, pero en mi interior me siento muy defraudado e incluso ofendido.

- 74 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Cuando me enfrento a momentos decisivos casi siempre me viene a la cabeza las dificultades del golpe y no lo bien que lo puedo hacer, me entran dudas e indecisiones. Siento la incapacidad de controlar mi cuerpo con el deseo de hacerlo bien.

« Eso confirma todo lo que estamos intentando evitar. Tú tienes que lograr esto. Juntos lo haremos posible. Me gustaría que recordaras ese día en que saliste a jugar por primera vez con tu reciente handicap. ¿Te acuerdas?

- 75 -

- Mental Coaching -

10

El día que juegas por primera vez con compañeros

Ya había pasado toda la fase de aprendizaje. Horas y horas y horas de entrenamiento, profesor, putting green, aproach, etc… Horas y horas y horas de “mecanización”. Alguna salida al campo a última hora, en solitario, procurando no molestar a los que todavía no habían terminado la partida. Con el profesor, salí dos o tres veces y la cosa fue más o menos bien. Por fin ya tenía handicap para poder salir por mi cuenta. No me apetecía quedar con los amigos porque ya tenían un nivel demasiado alto para mí. Pero, en fin, hay que salir y anotarse a una hora prudente. Voy a hacer nueve hoyitos. La hora de salida que conseguí fueron las 11 de la mañana. Había otros tres jugadores que iban a salir conmigo. Uno sabía quién era, pero de los otros dos no sabía nada. Intenté llegar al tee con la mayor tranquilidad dispuesto a disfrutar de mi primera partida con compañeros, en el mejor campo de golf de “mi mundo”.

- Hola, ¿qué tal? Soy Santiago, encantado de conocerte.

- Hola, yo Luciano, ¿salimos juntos, verdad? Mira te presento a Luis y a Quique, que también vienen con nosotros.

- Hola, Luis, encantado. A Quique ya lo conozco. Hemos coincidido bastante en el campo de prácticas. En fin, yo soy novato, por lo que os pido disculpas de antemano. Espero no aburriros mucho. Es la primera vez que salgo al campo. Me acaban de dar el handicap y no sé cómo me saldrá.

- No te preocupes, hombre. Aquí el que más y el que menos está aprendiendo. Tu disfruta de la maravilla del paseo y de los chistes de Luis, que no para en todo el camino. Venga, te dejamos salir para que te animes. Y si no te sale bien, repites.

- 76 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Y así empezaron los 9 hoyos de la mañana. Realmente agradables,

sobre todo por la compañía con la que jugué.

- ¿A que no sabéis cuál es el colmo de un militar? Que le pongan marcapasos.

- Mira que es malo.

- Pues este es mejor. Le dice un golfista a otro: “jugando el último campeonato hice golpes increíbles. Te digo más, en el par tres del 10, casi hago hoyo en uno”. Le dice el otro golfista, “pues yo cada vez que le doy a la bola hago un hoyo”.

- Bueno, ese si que es de pena. ¿Por qué no paras un poco?, hombre, que acabarás desconcentrándonos a todos.

- Lo peor de todo es que en vez de reír acabaremos llorando y aumentando la humedad ambiente.

Así fue discurriendo la partida: divertida y relajadamente. Sin embargo, no fue un día especialmente bueno teniendo en cuenta el juego que desplegué. Siempre me fijaba en cómo lo hacían los

demás. Pero lo malo es que cada uno tiene un swing diferente y, además, todos tienen una cantidad tal de vicios que no se si mirarles o fijarme sólo dónde cae la bola, así practico eso de fijar la bola para

no perderla.

Cada vez que tenía que jugar se me venían a la cabeza todas las dificultades que presentaba la calle. Me fijaba en los búnkeres, el

lago, los árboles, los fuera de límites. Me veía tirando directamente a todos los obstáculos del campo y, lo peor, era que allí iba como si fuese mi objetivo prioritario. Anduve de un lado para otro como un parvo. Eso de que jugando al golf se hacen unos kilómetros es mentira, se hacen un montón de kilómetros. Perdí más bolas que jugando a las canicas. Tengo que agradecer a mis compañeros los consejos que me fueron dando a lo largo de la partida. Sin embargo tengo la sensación de que no he aprendido nada. Tiene que haber una manera de conseguir jugar en el campo sin tanto condicionamiento mental. Estoy como agarrotado cada vez que voy a la bola. Esto no me pasa en el campo

de prácticas.

- 77 -

- Mental Coaching -

Descubriendo el poder de las Afirmaciones

« Ese fue un día en el que jugaste con todos los miedos y fantasmas posibles. Disfrutaste, pero no del todo.

- Eso te lo puedo asegurar. Pero aún hoy hay días que me recuerdan aquel. Es decir, sigo con los fantasmas y los miedos. He mejorado mucho, pero soy consciente de que no lo que quisiera.

« Me alegra que “seas” consciente. Eso quiere decir que todavía eres.

- ¿A qué viene eso?

« A que ahora te voy a hablar del secreto mejor guardado de la humanidad, porque ya estás preparado para entenderlo.

- Otro enigma, ¡qué ilusión! Estoy emocionado e intrigado. Me estás descubriendo un nuevo mundo apasionante.

« Déjate de tanto sarcasmo y prepárate porque vamos a abordar

el “tremendo poder del yo soy”.

- “¿Yo soy?”, como las palabras de Yaveh en el monte Sinaí:

“Soy el que Soy”.

- Efectivamente. Esta es la palabra mágica que abre y cierra

todas las puertas del inconsciente. Cuando dices “yo soy esto

o aquello” es que mental y emocionalmente te has puesto de

acuerdo con una creencia, fruto de una experiencia que has tenido o de una fuente externa a ti, con autoridad psíquica sobre ti, por ejemplo un padre, un tutor o un instructor o entrenador. Cuando tú dices “yo soy” es que has aceptado algo como verdadero, con lo que automáticamente pasa a tu subconsciente. Cada vez que alguien dice yo soy tonto, feo, bajito, impotente, incapaz, un fracaso, etc., por haber tenido alguna experiencia que así se lo representó en si mismo, es que ya ha pasado el umbral de la duda, dando crédito a esa experiencia y convenciéndose a sí mismo de esa verdad, así que decreta que a partir de ese momento “yo soy eso”.

- Es cierto que tendemos a exagerar cuando hacemos algo mal. Siempre acabamos diciéndonos que somos tal o cual cosa mala. Otras veces nos lo dicen esas personas de influencia a

- 78 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

las que te referías antes: padres, profesores, entrenadores, sobre todo los jefes. Pero, ¿puede tener tanta influencia en nosotros?

« Cuando tu inconsciente escucha “yo soy”, inmediatamente pone toda su atención, porque sabe que lo que viene a continuación hay que “grabarlo en el disco duro” y hay que llevarlo a la realidad. Desde ese día, tu inconsciente, que no discierne lo que es bueno o malo, va a buscar que sigas experimentando constantemente eso que decretaste con tanta convicción.

- ¡Ya! Y la mayor parte de las veces han sido los aspectos negativos los que han sido introducidos en el “yo soy”. Cuesta más referirse a cuestiones positivas para introducirlas en el “yo soy”, porque tendemos a corregir los errores y no a perfeccionar los aciertos.

« Es un problema del que ya hemos hablado. El sistema educativo tiene esa tendencia y, sobre todo, tiende a globalizar lo que es un error determinado.

- Te entiendo. Si me he equivocado al hacer unas sumas porque estaba despistado pensando en lo guapa que era aquella chica de clase, la respuesta del profesor es decirme “más burro no se puede ser, mira que no saber sumar”. Con esto está abriendo las puertas de mi subconsciente y grabando el mensaje de burro.

« Los seres humanos tendemos a realizar ese tipo de afirmaciones, porque el que las hace pasa a ser un ente superior, a estar por encima del otro, y eso es una tentación demasiado grande para vencerla. También influye nuestra tendencia a compadecernos o castigarnos en exceso a nosotros mismos. Cuando perdemos una oportunidad, frecuentemente nos castigamos auto-condenándonos y grabando visiones negativas de uno mismo en el subconsciente.

- Hay muchos ejemplos. Pero, ¿cómo no caer en la pedantería de andar diciendo “yo soy el no va más”, “soy un campeón”, etc?

- 79 -

- Mental Coaching -

Descubriendo el secreto del YO SOY

« Cuando lo que has hecho realmente lo merezca. Pero nuestro trabajo va a consistir en otra cosa: en usar “yo soy” en positivo para reprogramar al inconsciente y llegar hasta la mente superior con imágenes- sentimientos- pensamientos perfectos. O sea, vas a luchar con el enemigo interno que has creado con el yo soy un fracaso, débil, etc., con Yo soy fuerte, invulnerable, dinámico, poderoso, exitoso, constante, en fin, “yo soy un jugador de golf magnífico”.

- Pero, para decir eso hay que sentirlo.

« ¿Te das cuenta, ahora, del poder del “yo soy”? Sólo eres capaz de pronunciarlo cuando aceptas que eres eso, si no lo aceptas no te sale. Todo lo contrario, te sale decir “yo no soy un buen jugador”, pues todas mis experiencias me indican esto. Te voy a recordar una cosa: más importante que la experiencia es la creencia. Si tu crees en algo, esto se vuelve real cuando lo decretas anteponiendo “yo soy”. Así, hay niños que sus padres le dicen “ que bien montas en la bici” cuando no hacen más que caerse, y les envían imágenes positivas de lo bien que se lo van a pasar con sus amiguitos, y en una sola tarde aprenden a mantenerse en equilibrio sobre las dos ruedas. Mientras, otros padres sólo se fijan en las experiencias negativas de los hijos: en el dolor de rodillas, las heridas, etc., y sólo se enfocan en “lo estás haciendo fatal, ¿no ves que te vas a caer?” y aprenden dos años después a montarla, pues es el tiempo que necesitan para creerse capaces.

- También las personas con minusvalías realizan proezas que cualquiera de nosotros con todas las “valías” intactas seríamos incapaces.

« Sólo tienes que fijarte en las Para-Olimpiadas para comprenderlo. Todo es posible más allá de las apariencias de tus experiencias personales negativas, si tú crees en tu imagen más perfecta de ti mismo y dejas de enfocarte en las resistencias, en lo negativo, aceptándolo.

- 80 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Realmente tienen que tener una fuerte dosis de pensamiento positivo. Yo sería incapaz de tenerlo en sus circunstancias.

« No es cierto. De todos modos, estoy aquí para conseguir que algún día, por experiencia directa o inoculada, llegues a aceptar que “tú eres un buen jugador, que tú eres el jugador que visualizas que puedes llegar a ser”. Esta es nuestra verdadera batalla.

- Estoy esperando a saber cómo vamos a ganarla.

« Quiero que te acuerdes del día en que ganaste tu primer campeonato.

- No va a ser difícil hacerlo. Esos días son inolvidables.

« Te lo voy a narrar desde fuera. En ese campeonato si que tenías las ansias de ganarlo y, a pesar de los obstáculos internos y externos, lo conseguiste.

- 81 -

- Mental Coaching -

11

El día que ganas tu primer campeonato

La tensión de la espera no te ha dejado dormir bien esa noche. Ya llevabas varios campeonatos a punto de conseguir un resultado ganador, pero siempre hubo algún hoyo que lo impidió. Eres consciente de que el día está por llegar, pero no llega. Es la hora de levantarse y prepararse para este nuevo campeonato, en este caso de dos días. Al menos va a ser un fin de semana de los divertidos. Espero hacer un buen resultado hoy para poder tener una buena hora de salida mañana. Además, los compañeros de partida son muy buena gente, aunque, con handicap 28 todos, poco juego vamos a disfrutar. En fin, ya va siendo hora de bajar ese handicap talismán.

- ¡Cuánto ambiente!, ¿eh?, Pepe.

- Hay lleno. Este campeonato es de los buenos.

- Ya veo. Pero va a estar difícil llevarse algo.

- Y que lo digas. Hay demasiado emboscado a finales del verano. En concreto tú eres uno de ellos. No se corresponde tu juego con el handicap que tienes.

- No lo niego, pero no he conseguido bajar el handicap en ninguno de los campeonatos de este verano. No hay cosa que más desee en este momento.

- Pues si lo consigues en este campeonato vas a tener mucho mérito, porque hacer buenos resultados dos días seguidos no es cosa fácil.

- No te preocupes. No seré yo el que lo gane. Es mi primer campeonato de dos días y lo único que espero es que haga un buen resultado el primer día para poder jugar mañana con mejores jugadores que yo y a una hora prudente.

- 82 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- A lo tonto, a veces sale la cosa como uno no espera. En fin, nos llama Telmo, el Master Cadi, para la salida. Vamos a disfrutar de un agradable día de calor.

- Vamos.

Sorprendentemente, en el primer hoyo, par 5, conseguiste hacerlo en 6 golpes. Pocas veces habías conseguido hacerlo tan bien. Además, no te fuiste de la calle a los difíciles rouge o fuera de límites. No empieza mal la cosa.

- Oye, Santiago.

- Dime, Pepe.

- No empiezas mal, ¿eh? Birdie para tu handicap. Ya te dije yo que estabas emboscado.

- El problema no es este. El problema es que siempre hay un hoyo en el que me hago 9 o 10 y se acabó la partida.

- Pues ya sabes –interviene Félix- vete con cuidadito, siempre por el centro y no tendrás hoyos tan malos. Como los viejos que llevan siglos jugando.

- Son los más prácticos, no creas –dice Juan, el cuarto componente de la partida-. Nosotros siempre queremos jugar mejor que Tiger y metemos unos pufos de cuidado. A veces, si jugáramos como los viejos amarrones, conseguiríamos mejores resultados.

- Bueno, no empezar, que sólo es el primer hoyo. Salgo que hice 6.

No estuvo mal el segundo hoyo, par 4. Con el bogey conseguido se mantiene la ventaja del primer hoyo. Tampoco estuvo mal el hoyo 3, también par 4, con otro bogey. La pena fue no coger green de dos y quedarte lejos para hacer un buen aproach. Dos putts arreglaron el hoyo. En el hoyo 6 la cosa no iba mal: 3 debajo de tu handicap (en el 1, 4 y 5). Ya los comentarios empezaron a ser más incisivos.

- No vas mal, ¿eh? Ya te decía yo que eras un emboscado.

- 83 -

- Mental Coaching -

- Mira Pepe –que era mi marcador- ya te dije que el problema no está en jugar bien o mal, sino en los hoyos de 9 y 10 golpes.

- Tú sigue así, que hoy estás teniendo un buen día.

- Espero no pifiarla en el siguiente, que es el más difícil.

- El secreto está en salir con prudencia, sin querer llegar hasta el árbol de primer golpe.

- En realidad está en ir por el buen sitio y no muy lejos, así tienes tiro a green sin que el árbol te estorbe mucho –dice Félix-. Si lo consigues tienes el hoyo fácil.

- Bueno, ya veremos en la salida lo que pasa.

- Pues sales tú. Piénsatelo bien.

- Creo que lo mejor es no pensarlo, como hasta ahora. Sería bueno que no me agobiarais con tanto consejo. Me estáis poniendo un poco tenso de más.

- Es la guerra psicológica. Ya sabes.

- Pues allá va la psicología. Me cojo un hierro 5 y …

- ¡Bien, bien! Así es como tiene que ser el golpe. Seguro que te ha quedado con tiro a green.

- A ver si es verdad.

Era verdad. Fue una buena salida, sin que el árbol estorbara el segundo golpe a green. La lástima fue no leer bien la caída del green y haber hecho 3 putts, es decir, un 5. Ya estabas menos 4.

- Qué te dije, ¿eh? Cuatro abajo y bajando. Pareces un submarino “atónito”.

- Tú siempre con tus chistes malos. Eres incorregible, Juan.

- ¿Cómo que chistes malos? A que no vuelves a oír un solo chiste más. Mira estos cómo se ríen.

- Eso del submarino “atónito” nunca te lo habíamos oído antes. No es malo, pero los hay mejores.

- Seguro, si no me ganaría la vida en los programas esos de chistes o de fiestas del verano o invierno que ponen los sábados.

- Quién te vería codeándote con Chiquito de la Calzada. No harías mala pareja.

- 84 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Tampoco lo haría con las presentadoras.

- Anda el otro, a que ahora le ha dado por ser un metro-sexual de estos.

- ¿Cómo?, ¿no te habías dado cuenta?

- Pues no, me fijo más en las mujeres que en los gordos como tú.

- Ala, vamos al 8 que vienen los de atrás con prisas. Además, esto de entrar en las apelaciones personales no me agrada nada.

- No te lo tomes a mal. Es que las pones a huevo. Pero vamos al tee a ver qué hace el submarino “atónito”.

Vaya 8. Una mala salida a los árboles y casi pierdes la bola. Volver a calle te costó un golpe, pero no tenías tiro a green. Aunque entraste de cuatro, un buen par de putts dejó la cosa al par de tu handicap. El mismo resultado en los otros dos hoyos restantes. Primera vuelta con menos cuatro no está nada mal. Los demás andaban al par o algún golpe arriba. En realidad ya no tenían esperanzas de hacer nada por conseguir el campeonato, porque ya estabas tú para fastidiarles no dando tregua alguna. Pero se lo estaban pasando muy bien y el día, aunque caluroso, animaba a disfrutarlo con una buena compañía, en un campo de golf. Los segundos nueve discurrieron por los mismos derroteros. Tres abajo en la segunda vuelta para un total de menos 7. Para ser el primer día de torneo no está nada mal la cosa. Al llegar a la casa club te enteras de que vas de los primeros del campeonato y que hay otro menos 7 de un handicap igual al tuyo y un menos 5 de un handicap más bajo. Quedan los de la tarde, pero se puede decir que el resultado te permitirá salir a una buena hora y jugar la última partida, la de los campeones. Efectivamente, se confirmaron las sospechas, jugarás con Carlos y Manolo la última partida. Dos handicap 28 y un 17.

- Salen los campeones –anuncia en Master Cadi-, primero Manolo, luego Carlos y por último Santiago.

- Aquí lo que hay es mucho emboscado –sugiere Manolo antes de dar el golpe, promoviendo la guerra psicológica-.

- 85 -

- Mental Coaching -

- Para algo se hizo la mili. ¿Nunca oíste hablar de eso de mimetizarse con el terreno? Pues aquí estamos dos –responde Carlos con guasa-. (En voz baja, me comenta) No le hagas caso, siempre intenta poner nerviosos a los contrincantes. Tú olvídate de él y juega lo mejor que puedas.

Luego pudiste comprobar que tenía mucha razón. Manolo, defendiendo sus posibilidades de triunfo y siendo el más veterano de los tres, se dedicó toda la partida a hacer breves e incisivos comentarios para desequilibrar a los dos. De todos modos, era tu día. Nada te hizo doblegarte ante la presión del triunfo. Un menos 3, que añadido a los menos 7 del día anterior hacían un total de menos 10, confirmó con rotundidad tu primer triunfo.

- Sí, señor. Mi enhorabuena más sincera –dice Carlos-, has jugado como un auténtico campeón.

- Has sabido defenderte bien –comenta Manolo-, pero sigues siendo un emboscado. Tú no tienes juego para ese handicap.

- Gracias, gracias a los dos, de verdad. Es la primera vez que gano un campeonato. Además de ser la primera vez que bajo handicap en unos cuantos años.

- Pues esto va a marcar un antes y un después. Ya lo verás – asegura Carlos, que se hundió desde los primeros hoyos y no tuvo opción ninguna-. No será el último que ganes. Estás jugando muy bien, de verdad.

- Por ahora voy a disfrutar de estos momentos.

- ¿Te vienes a echar una partida de mus mientras esperamos la entrega de trofeos?

- Vale.

- Pero aquí si que no me ganarás –sentencia Manolo con tono entre serio y divertido-.

- Habrá que verlo.

Perdiste la partida de mus, cosa que te dolió bastante, pero fuiste ovacionado por primera vez en tu vida como campeón de un torneo de golf.

- 86 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Elevando nuestro nivel mental: EL NÚCLEO DE SILENCIO

- Vale. Ya hemos recordado ese maravilloso día. Es como si todavía lo estuviera viviendo. Pero, ¿para que nos sirve de ejemplo?

« Para comprender que “todo es una cuestión de energía”, en realidad de “energía interna”.

- La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma.

« Ya que te has puesto en plan físico, te voy a poner a Einstein de ejemplo de algo muy interesante.

- La teoría de la relatividad, el principio de la energía atómica:

E=m·c2.

« No, algo más simple. Einstein decía que “no podemos resolver un problema en el mismo nivel mental en el que lo hemos creado o formulado” y, por eso, cada vez que se le presentaba un problema o ecuación irresoluble se iba a dormir y a pescar dos días al lago, donde se dedicaba a liberar la mente del problema, desfocalizándose y concentrándose en una tarea que le obligase a estar en blanco, eliminando así cualquier elemento que le restase energía, dedicándose a nutrirse con actividades placenteras para incrementar su nivel mental, donde sabía que encontraría la respuesta.

- Es una buena manera de afrontar los problemas, pero habría que tener una buena cantidad de días de vacaciones.

« La clave está en que él sabía que estas actividades le llevaban a entrar en contacto con su “núcleo interno” de “silencio interno” donde se encontraba la respuesta.

- Lo que si está claro es que la humanidad se ha tenido que resolver sus problemas. Bueno, más bien alguien de esa humanidad resolvió el problema.

« Alguien usó su cerebro. La filosofía de Einstein, igual que la de Sócrates, era que todas las respuestas existen siempre en un nivel mental superior. El problema era dar con la pregunta adecuada que te llevase hasta allí. O sea, que

- 87 -

- Mental Coaching -

siempre hay una solución al problema, una respuesta, lo que hay es que plantear adecuadamente la pregunta.

- Y todo esto aplicado al golf, ¿qué?

« En el golf, el problema a resolver es cómo pasar de un estado limitado de acción o ejecución de nuestro juego a otro de mayor destreza y competitividad. Según esta ecuación, como ya habíamos hablado anteriormente, en la fórmula del éxito necesitamos energía para llegar a materializarlo, que sería pensar, sentir y actuar con la maestría del Jugador Interno.

- Pero en la ecuación también tendría que contar el entrenamiento. Sin él es imposible darle a la bola.

« Nada más cierto. Pero si te das cuenta, los entrenamientos sólo son un ritual físico que lo que logra es aumentar nuestro nivel de energía personal, al igual que una dinamo que al girar y girar sobre sí misma genera energía eléctrica. La diferencia entre Tiger y tú reside únicamente en que él tiene un nivel de energía superior, lo que le sitúa en un nivel mental, emocional y físico cercano a su imagen interna de maestría.

- Me parece un poco exagerado compararme con Tiger. La imagen interna de Tiger seguro que no es igual que la mía.

« Seguro, pero porque tu no eres un profesional y el sí. Igual que hace Tiger tienes que hacer tú, eso sí, será tu imagen la que guíe tus entrenamientos, no la de Tiger. Lógicamente, como tu entrenamiento no es el mismo que el de Woods, la cercanía a la perfección será progresiva. Lo importante es que consigas jugar lo más aproximado posible a tu imagen interna de jugador de golf y no compararte con nadie, ni siquiera con Woods.

- Aunque Tiger no sea mi imagen, ya me gustaría conocerlo.

« Pues te digo que es por esta causa que, cuando estás ente un campeón, un individuo de éxito real, no sólo ves su destreza física, sino que percibes un “aura magnética” muy potente a su alrededor, haciéndole muy atractivo a todos.

- 88 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Creando nuestro núcleo de AUTOCONFIANZA

- Y no sólo a los campeones, también en el club se produce entre esas personas que juegan bien y las que no jugamos tan bien. Por supuesto a otro nivel, evidentemente.

« También tienes que pensar que una de las cosas que lleva a

conseguir ese objetivo es la disciplina. Sin ella no es posible la progresión y es una de las deficiencias de las personas que hablamos antes, de las que no tienen constancia para superar esa segunda fase, antes de que te conquiste la rutina.

- Si, pero ahora se ve de modo distinto eso de la rutina del entrenamiento. Creo que empiezo a ser capaz de verme superando esa prueba, porque el entrenamiento también tiene mayor sentido que antes.

« Fíjate en otra cosa importante: los campeones suelen estar muy centrados en si mismos, lo cual se manifiesta en una gran auto-confianza. No suelen poner su confianza en nada ajeno a sí mismos y tampoco aceptan una versión inferior de

sí a través de cualquier crítica ajena, por lo que se entrenan en

función de su propia voz interna que les dice que lo van a

lograr. Tienen una gran comunicación intrapersonal muy correctamente desarrollada, positiva y que confía en sus impulsos.

- No es fácil tener una dosis de esa confianza en sí mismo. Estamos muy supeditados a los consejos externos. Así nos hemos desarrollado.

« Los consejos externos no son malos en sí mismos. La cuestión es que no nos quiten la confianza en uno mismo, es decir, en el nivel de energía en el que se mueven los ganadores no existe la duda de su imagen interna de maestría,

a la que dan pleno crédito.

« Digamos que tienen el criterio claro de lo que es fundamental

y lo que es accesorio. Que lo fundamental es dirigir la propia

vida, si se tiene claro lo que se quiere hacer con ella. Si no, es cuando las influencias externas la van modelando, aunque no nos sintamos a gusto.

- 89 -

- Mental Coaching -

5 claves para generar energía personal

- En el golf pasa lo mismo, o tienes una confianza plena en ti mismo y diriges tu progresión, o los consejos externos irán modelando un juego inseguro y que no te produce especial placer, que para eso hemos empezado a jugar al golf: para sentir placer, para disfrutar. ¿Te gusta cómo voy empezando a usar mi cerebro?

« No te lo puedes ni imaginar. Y ya que estás tan receptivo, vamos analizar cómo podemos incrementar nuestra energía personal y cómo llegar a ese núcleo de silencio donde todo es posible.

- “El núcleo de Einstein”.

« Podemos llamarlo así. Para eso, vamos a partir de algunas premisas o creencias que nos ayudarán a alcanzarlo.

- Primera premisa, maestro.

« La energía está dentro de ti, en tu núcleo, esperando a que la convoques con tu “intención”.

- Segunda.

« La intención de moverte hacia una versión mejorada de ti mismo pone en acción esta energía interna.

- Tercera premisa.

« El sólo hecho de aceptar que “yo soy esta versión mejorada de mí mismo que imagino e intuyo” eleva tu nivel de energía hacia ello, alimentándote, motivándote. Los campeones, antes de serlo, siempre están centrados en su versión superior de sí mismos, en la cual cree ciegamente que pueden manifestarla.

- La cuarta premisa es…

« Que tu atención dirige tu energía interna. Así que, cuanto más centres tu atención en solo este aspecto superior de tu juego, más rápidamente alcanzarás ese nivel, que se manifestará en esa actitud mental y emocional y en la destreza física.

- La quinta…

- 90 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

« Y última premisa es que donde pones tu atención allí va tu energía, de modo que elimina los elementos que desvían tu atención a lo negativo, porque son sumideros de tu energía personal.

- Resumiendo las cinco premisas, si soy capaz, podemos decir que todo depende de que quiera fijar mi atención en mi visión interna de campeón, porque se pondrá a funcionar la energía interna para cambiarme, eliminando todos aquellos aspectos negativos que impiden que la consiga.

« Tengo que felicitarte, yo no lo habría hecho mejor. Resumiendo más, el compromiso contigo mismo ha llegado a tu mente y ésta actúa en consecuencia.

- Sí, pero la cosa no es tan sencilla. No es fácil eliminar todas esas influencias negativas y sobreponerse a ellas. Es una lucha que exige un esfuerzo mayor del que piensas.

« Te recuerdo que yo ya conozco el esfuerzo que hay que hacer, por eso puedo decir que te estoy abriendo un camino que he andado. Gran parte de la facilidad para superar esos obstáculos está en identificarlos en su justa medida y en su grado de influencia. Una vez hecho eso, las medidas a tomar son más claras y evidentes. Como en la guerra, no sólo tenemos que luchar contra un enemigo que conocemos, sino que hemos de saber o intuir dónde está exactamente antes de iniciar una batalla que queremos que tenga éxito.

- Ya, si no es como eso de dar palos de ciego.

« Buen ejemplo. El ciego sabe que hay alguien ahí y trata de darle, pero como no lo tiene perfectamente localizado, la mayor parte de la veces da al aire, con el correspondiente aumento del enfado por no haber desahogado con un buen estacazo.

- Pues empecemos a localizar los elementos que me roban la energía interna necesaria para llegar a ser un campeón.

« Sobre todo, para disfrutar mucho del golf jugando muy bien. Vamos a por ellos.

- 91 -

- Mental Coaching -

Eliminando los ladrones de energía

« El primer ladrón que tenemos que tener muy claro, y que es el factor más importante de desgaste, es tu enemigo interno, pues te centra constantemente la atención en la imperfección.

- Creo que ya llevamos un tiempo comprobando ese hecho.

« Estamos enumerando o identificando los ladrones, por eso he empezado por el que ya sabemos, porque es el más importante. Al fin y al cabo, eres tú mismo contra ti mismo. Es el enemigo más claro y el más difícil de vencer. El resultado de esa batalla es el más trascendental porque el ganador, en última instancia, será el que lleve el timón de tu vida.

- Entendido. El siguiente es…

« Las influencias externas que niegan tu ideal, tus posibilidades de éxito, tu capacidad, desviándote una y otra vez tu atención hacia el error y hacia sus propios estados mentales. Normalmente esos individuos requieren de tu energía y al ver que ya no les prestas tanta atención la atraen hacia ellos, sacándote de tu centro, de tu núcleo de confianza.

- Hay un montón de ejemplos, desde la vida familiar, pasando por la escolar, las amistades y, lo que es peor, por los planteamientos políticos de ciertos sectores del espectro. Todos esos que no creen en la persona, que con sus complejos sólo tienden a ejercer de vampiros del pensamiento y la libertad de los demás.

« Buen salto has pegado. Tienes razón, pero ahora me refiero a esa gente con la que no llegas a estar del todo a gusto, la que siempre te deja un regusto amargo y de insatisfacción, la que no cree en ti y tus posibilidades, o la que se cree con poder de influir sobre ti como si fuera tu preceptor y único guía. Hay individuos a los que les gusta absorber “la sangre” de los demás para alimentar su ego y desnutrirlos manteniendo así su sensación de dominio sobre ellos.

- Hay muchos individuos, como dices, que están influyéndonos frecuentemente en esa dirección. Recuerdo un amigo mío,

- 92 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

con el que me gustaba hablar con cierta frecuencia hasta que me di cuenta de que él sólo quería mostrar lo increíblemente bueno que era en su trabajo, cómo superaba a todos en actividad, siempre me decía que “voy a medio gas porque los demás no me siguen”, y lo bien que tenía planificado el año en un microchip. Al final me di cuenta de que se alimentaba de mi atención y sonrisas de aprobación. Peor, yo salía desilusionado de esas conversaciones.

« No sólo los amigos pueden ser ladrones de energía. Ten en cuenta que aquellos más cercanos a ti, los familiares, pueden ser los que mayor influencia tengan sobre ti y son los primeros que pueden resentirse de tu dedicación a otra actividad, ofreciendo una nueva resistencia a tu avance y rebajando tu nivel de energía. La única solución a esto es que te rodees de gente que te aprecia realmente y que valora tu decisión de ganar, de superarte a ti mismo, aportándote energía en vez de robártela.

- Pero eso puede suponer romper con cosas importantes o crear un clima poco apropiado.

« No te digo que cortes con tus relaciones afectivas, sino que tienes que mantener un nivel emocional tal que no permitas que nadie baje tu nivel de confianza u autoestima en tu afán de superación, desviándote de tu intento. Es decir, que no sueltes nunca el timón.

- Matizado tiene más sentido y es más factible.

« Otro factor de gran influencia es saber que el silencio es una gran fuente de poder, pues acumula energía y dejas de dispersarla. La mayor parte de nuestra conversación sólo busca que los demás nos confirmen nuestras opiniones, buscando un consenso que nos dé más confianza en nosotros mismos, o por sentirnos solos o para justificarnos. Pocas veces hablamos desde nuestro verdadero centro, dispersando nuestra preciosa energía a los cuatro vientos.

- Esto es algo que a veces me da cierta angustia. Porque tienes que comunicarte para compartir esas cosas que realmente te interesan. Es una necesidad vital.

- 93 -

- Mental Coaching -

« Ten en cuenta que tienes la opción de elegir a quien se lo cuentas.

- Eso es cierto. Lo que pasa es que soy un poco ligero de lengua.

« Autocontrol. Desarrolla tu inteligencia emocional en ese aspecto concreto. Te ayudará a ser más feliz.

- Ya me dirás cómo.

« Más adelante. Ahora es más interesante seguir con los aspectos que nos roban nuestra energía interna. El siguiente consejo es que el entrenamiento físico has de verlo desde hoy como un poderoso ritual, cuyo objetivo es convocar tu energía interna a través del centrado de tu atención e intención. Desde este momento toma un carácter trascendente y, al igual que las danzas de los guerreros indígenas, te va a servir para construir tu escalera al éxito, porque convocas al Maestro Interno de Golf.

- Lo que quieres decir es que me lo tome en serio, ¡vamos! Que es como dicen muchos entrenadores fútbol: se juega como se entrena.

« Efectivamente, pero a partir de hoy vas a entrenar con más consciencia, como ya hemos hablado antes. Sabiendo por qué y para qué haces cada cosa. Entrenarás como si estuvieras jugando en el campo. Crearás tu ritual de poder en cada golpe. En resumidas cuentas, presta toda tu atención a tu intento de mejorar, consciente de que al hacerlo así lo vas a encarnar más rápidamente. Cada ejecución tómala como un anclaje de tu deseo en tu inconsciente, haciendo de cada entrenamiento un ritual. Lo demás llegará automáticamente.

« En vez de dar bolas, como se suele decir, quieres sugerir que vaya a jugar al golf al campo de prácticas. Porque, si no, lo que estoy fijando en mi subconsciente son golpes erróneos y actitudes negativas. Vamos, que no de “palos al aire”, sino que cada uno tenga la misma intensidad y concentración que si lo estuviera dando en el campo y jugándome el Master de Augusta.

« Si así lo haces, vas a comprobar cómo se incrementa tu nivel de energía y eso se reflejará en un aumento exponencial de tu

- 94 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

confianza en ti mismo, en un mayor silencio interno al haber acallado a tu enemigo interno, en un mayor centrado emocional en forma de serenidad y seguridad, paralelamente a un incremento de tu destreza física hasta puntos antes inimaginables, ¡y en tiempo record!

- Esto no será un poco aburrido. Tomarse tan en serio los entrenamientos puede llegar a agotar psíquicamente. « Al revés. ¿Cuándo te lo has pasado mejor entrenando? ¿Cuando los golpes tenían un sentido claro y positivo, como cuando tirabas al carrito recoge bolas o aprochando al cubo de las bolas, o cuando tirabas por tirar, sin tener un fin determinado?

- Entiendo. Al golf se va a disfrutar en todo momento, si no es uno de los deportes que más castiga. Hablando de todo un poco, sabrás que hay momentos en que a uno le entra la depre jugando este deporte. En los momentos bajos puede relajarte o puede hundirte cada vez más en la miseria.

- 95 -

- Mental Coaching -

12

El día que te das cuenta de la variabilidad de tus emociones

Aprendiendo a fluir con los ciclos

« No te falta razón en absoluto. Veo que quieres que hablemos un poco de esos momentos menos agradables, de esos ciclos de bajada que tanto, y cada vez más, afectan a los seres humanos. Es algo que nos ha sucedido a todos y nos volverá a ocurrir en algún momento de nuestra vida.

- ¡Ay, Satanás, que miedo me das!

« No es para tomarse a broma el tema de los ciclos de caída, depresión, caos o desilusión que se presentan a lo largo del camino hacia el éxito.

- No necesariamente en el camino del éxito.

« En definitiva sí, porque toda persona quiere alcanzar la felicidad y su vida la centra en ese objetivo. Y ¿¡hay mayor éxito que la felicidad!?

- Creo que no. La felicidad es el mayor éxito. Yo me imagino que juego al golf como un medio de alcanzar la felicidad. Vamos, digo yo.

« Pues hasta ahora parece lo contrario.

- ¡Ya! Y para eso estás aquí, para ayudarme a conseguirlo, ¿eh? Espero que no te olvides de contarme el modo de superarlo.

« No te preocupes, te hablaré de cómo superar estas etapas, de las estrategias mentales y emocionales para sobrellevarlas y alcanzar la meta. Pero antes tendremos que buscar un momento de tu vida que nos sirva de ejemplo a partir del cual progresar.

- ¿Nunca te conté aquel día que estuve deambulando por el campo sin el menor interés por el golf y casi por la vida?

« No caigo ahora. Anda cuéntamelo.

- Antes de comenzar, tengo que aclarar que la fuerte depresión que tenía venía ocasionada por mi situación profesional y,

- 96 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

como consecuencia, personal. Desde el punto de vista golfístico, creo que tuvo sus consecuencias también.

Para mayor INRI, era una agradable día de primavera, a las cinco de la tarde. Vamos, el día ideal para una buena partida. Salí a jugar con otras dos personas, muy simpáticas, por cierto. Lo malo era que mi cabeza estaba dando vueltas a graves circunstancias de mi vida profesional. En aquellos momentos, había llegado a ser subdirector de una empresa educativa. Después de diez años en la empresa, me había planteado abiertamente si esa era mi auténtica vocación profesional. Había logrado ascender con éxito hasta el puesto de subdirector en poco tiempo. Había adquirido la experiencia necesaria para el desempeño de esa labor, tenía el reconocimiento expreso de los componentes del colectivo escolar por lo que mi prestigio era elevado, tenía un trabajo asegurado, buenas vacaciones, etc. Sin embargo, tenía una insatisfacción personal que me había llevado a un insomnio galopante: sólo dormía dos o tres horas al día, y mantenía el ritmo normal de trabajo. En esas circunstancias salí a jugar, buscando olvidar. Pero fue imposible: allí estaba yo, solo, delante de la bola y de mi pensamiento recurrente.

- Vamos, Santiago, que te toca dar el segundo golpe.

- ¡Ah, perdón! Allá voy. ¡Vaya hombre, otra vez desviado!

- Se te nota un poco descentrado.

- Hoy no es mi día, Ángel. Hoy no es mi día. Mas bien vine aquí a relajarme y descansar que a jugar al golf. Pero yo pensaba que sabía jugar algo a este deporte y, sin embargo, también me estoy dando cuenta de que no lo hago muy bien.

- Eso nos pasa a todos, sobre todo cuando traemos al campo toda esa carga de la vida normal. Todos estamos sujetos a esas situaciones cambiantes de nuestra vida.

- Lo se. Pero yo creía que al menos sabría jugar al golf y me estoy dando cuenta de que tampoco es así.

- Tranquilo, que todo pasa. No eres el primero que lo sufre y no serás el último. Te lo digo yo.

- 97 -

- Mental Coaching -

- Gracias, Carlos. Bueno, vamos a jugar un poco, que ya hemos llegado a la altura de la bola. Le doy.

- Ánimo hombre. Tienes que conseguir centrarte un poquito y ya verás. Si tú juegas muy bien. Venga, ánimo.

- Gracias, lo intentaré.

Así siguió la partida. Mi cara debía ser todo un poema y hasta creo que debía de dar lastima. No mejoró mi juego, porque estaba muy influenciado por todo lo que me rondaba en la cabeza. Sí conseguí descansar y pasear. Curiosamente, yo que había venido para olvidar, a medida que pasaba la tarde me iba enfrentando cada vez más a mis problemas. El diálogo interno era incesante y me surgían mil ideas nuevas sobre lo que tenía que hacer. A pesar de mi éxito profesional y de la satisfacción por un trabajo bien hecho, tenía que afrontar el problema con más decisión. El mal juego conseguí superarlo en unos días. La mala sangre, me costó más tiempo y energías. Tuve que tomar decisiones bastantes trascendentales sobre mi vida y, se puede decir que el cambio fue bastante radical. En fin, imagino que eso será la salsa de la vida, las luces y sombras que componen los cuadros, desde los más maravillosos hasta los más normales.

« Se ve que estabas bastante tocado ese día, ¿eh?

- Estaba muy tocado, Bagger, estaba muy tocado. Imagino que mi problema era nimio comparado con el que tienen que afrontar otras personas, aquí y en los países subdesarrollados. Hay situaciones mucho peores que acaban en ese mal de la modernidad que es la depresión.

« Si yo te contara. Pero aquí no estoy para darle vueltas a ese tema. Viene a propósito de esa situación, pero referida al golf, es decir, a las depresiones que sufres en tu camino del éxito en el golf.

- Pero las soluciones valdrán para todas las situaciones, digo yo.

« Depende del espíritu deportivo que tengas en la vida.

- Bueno, Bagger, ataca, que es un tema que me interesa especialmente, porque no se pasa nada bien en esa situación.

- 98 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Superando la Depresión

- Procura que tus consejos me sirvan también para la vida normal. Así, por el precio de uno, me llevo dos.

« Mira, Santiago, así como el plano mental es lineal, o sea, que un pensamiento puede ser mantenido durante años y no cambiar en absoluto el planteamiento, lo emocional no funciona así. De manera que por mucho que estudiemos una cuestión mentalmente, por mucho que hagamos un programa y lo mantengamos presente en nuestra mente día a día, por muchos objetivos que nos planteemos y por más que nos los recordemos cada mañana al levantarnos, la realidad nos dice que hay ciclos de mayor motivación, ilusión, fluidez y energía, así como otros ciclos donde no das pie con bola, estás desmotivado, desilusionado y has perdido el norte, de hecho, ni siquiera sabes porqué estás haciendo lo que haces, todo pierde sentido.

- Es verdad. En muchos momentos a lo largo de nuestra vida tenemos ciclos ascendentes y descendentes, excesivos y depresivos, eufóricos y corrosivos, alegres y tristes. Lo curioso es que a veces unos vienen después de otros.

« Cierto, los momentos depresivos suelen venir después de un periodo de mucha claridad, ilusión y entrega.

- Parece que lo hacemos a propósito.

« Bueno, nosotros somos fruto de la naturaleza, aunque nuestra actual mente occidentalizada cartesiana, o sea, nuestro recién nacido neocórtex se empeñe en convencernos de que no somos parte de la naturaleza y hayamos creado una civilización artificial fuera de aquella.

« ¿Qué es eso del neocórtex? Explícamelo bien, que ya es la segunda vez que sale a relucir.

« En un solo cerebro tenemos tres tipos bien diferenciados: el primitivo o reptil, el límbico y el córtex. El primero contiene los programas innatos para sobrevivir y conservar la especie, gobierna nuestra agresividad y las reacciones de fuga y combate ante el peligro externo, se confunde con los gestos y

- 99 -

- Mental Coaching -

el comportamiento no verbal. El segundo, o límbico, controla la adaptación al medio social y es el centro de las pulsiones y las emociones, rige el comportamiento emocional. Por último, el córtex es el espacio del pensamiento consciente, el lugar del análisis, del razonamiento, de la intuición y del lenguaje complejo, transforma las reacciones cerebrales en lenguaje verbal y no verbal, ignorando las emociones.

- Gracias por aclararlo. Si no me lo dices, no me resultaría sencillo seguir tu razonamiento. En definitiva, que nos vamos a meter en un berenjenal científico de aúpa.

« No necesariamente. Como te iba diciendo, el resto de nuestro cuerpo (primitivo y límbico) sigue las pautas ancestrales de la naturaleza y sus bio-ritmos, con lo que, por más que lo deseemos, no existe una eterna primavera, sino que hay otoños, inviernos y veranos, ciclos que permiten el crecimiento, maduración y cosecha de los frutos de la tierra. Así mismo ocurre con las semillas plantadas en tu cerebro.

- A ver si adivino: los objetivos que nos ponemos son “ideas- semilla” plantadas en mi cerebro.

« Efectivamente, y para que fructifique necesita ser enterrada profundamente, hasta el subconsciente, o sea, el cerebro emocional y el instintivo o reptil. Debe ser regada, anclada y revitalizada con pensamientos-imágenes-sentimientos, y se debe incubar hasta que de a luz y podamos cosechar sus frutos.

- ¿Cómo se hace eso?

« Con los sistemas para anclarlo profundamente en tu cerebro y sistema nervioso, con el ritual físico del entrenamiento que anclará tú idea de éxito profundamente en tu subconsciente y será el agua de riego diario. Pero también vendrán tormentas, vendrán vendavales y vendrán sequías. Un día te levantarás deprimido y con la mente desenfocada de tu idea de campeón, no tendrás la más mínima ilusión y te preguntarás por qué haces lo que haces, ¿qué sentido tiene perder tanto tiempo en algo que no es seguro, que nunca vas a ganar?, ¿cómo me he podido meter en esto?

- 100 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Pero no sólo un día. Esos periodos ocupan muchos días y semanas o más. Sobre todo los no provocados por el golf.

« Esto es un indicativo de vacío. Un estado que casi nadie sabe vivir adecuadamente, pues estamos educados para estar llenos: la barriga llena, la cabeza llena, la boca llena, las emociones llenas y el ser vacío.

- Se de lo que hablas porque yo lo he hecho así: tener mucho para, precisamente, evitar la sensación terrible de vacío del ser.

« Tú lo has dicho. Nos pasamos la vida llenándonos de zanahorias que hacen que giremos y giremos siempre alrededor de la noria, como el burro, al que no se le permite ver más que hacia delante, donde se encuentra la zanahoria.

- Es decir, que siendo libres estamos prisioneros de nosotros mismos.

« Trato de enseñarte a quitarte las orejeras y las guías (viejas creencias que atenazan tu percepción de la realidad) y a ampliar tu campo de visión, con lo que comenzarás a vislumbrar la caña que sostiene la zanahoria y el recorrido que has hecho en tu vida, o sea, ninguno: dar vueltas tras deseos inoculados desde fuera, hipnotizado por la supuesta satisfacción de llenarte de algo y no sufrir el vacío de la inestabilidad.

- Pero la vida tiene muchas circunstancias diferentes que influyen en tu capacidad de decisión.

« De lo que se trata es de que no decidan por ti, de que seas capaz de decidir de acuerdo contigo mismo, independientemente de las circunstancias o, mejor, a pesar de las circunstancias o, todavía mejor, que en sinergia con las circunstancias seas tú el que tome la decisión. Se trata de que tus decisiones sean tomadas por “todo tu ser” y no sólo por una parte, que luego te lleve a la frustración o la insatisfacción.

- Y ¿cómo decido con “todo mi ser”?

- 101 -

- Mental Coaching -

Descubriendo el Arte de Decidir: AUTOCONOCIMIENTO

« Te he dicho antes que te iba a poner en contacto con todos tus niveles mentales y emocionales. Es la única forma de que alcances el éxito, que alcances tu meta. Si no te conoces a ti mismo, tus posibilidades y tus enemigos o limitaciones, no podrás nunca llegar a ninguna parte.

- ¡Hombre! A alguna podré llegar, ¿no?

« Si…, pero no conseguirás estar satisfecho.

- Está bien. Pero ¿cómo alcanzo “todo mi ser”?

« Cuando te hablo del ser, te estoy hablando de eso que hemos llamado úcleo de Silencio Interno, tan buscado en oriente y tan denostado en occidente. Es tu propio ser real lo que te puede dar este impulso sostenido y la imagen de tus posibilidades de éxito futuro.

- Con otras palabras…

« Cuando uno no está acostumbrado a dirigirse por si mismo, por su propio impulso interno, fuente de toda motivación verdadera, lo que sí suele hacer es pasarse el día “buscando zanahorias” fuera de sí, que les sean ofrecidas por otros, para poder salir adelante, para seguir ilusionados y motivados, de modo que evitan siempre el contacto con su yo profundo al que temen inconscientemente, debido a que no es algo lineal ni predecible y eso la mente racional no lo puede soportar. Las mujeres están más acostumbradas a eso debido a sus ciclos y por eso suelen ser más impredecibles e intuitivas.

- ¿Y los que no buscan las zanahorias se adentran en su ser y se conocen bien ?

« Por eso los verdaderos campeones pasan tanto tiempo solos. De hecho, saben estar verdaderamente solos. Necesitan esos momentos para “entrar en el vacío de su ser”, donde encuentran las respuestas, la nutrición y la fuerza para sostener sus vidas y sus proyectos de éxito.

- Aplicado al golf, que es lo que nos interesa…

« Este trabajo que estamos realizando nos lleva ineludiblemente al encuentro con lo que verdaderamente somos, por ello es

- 102 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

que el golf es un deporte que hace sufrir a tanta gente y que tan pocos son capaces de superar sus primeras fases, porque después de las ilusiones primarias, tipo zanahoria, te vas a encontrar contigo mismo, con tus dificultades y con tus limitaciones. De ahí la pérdida de sentido que vas a ir encontrándote a lo largo del camino.

- ¡Qué negro me lo pintas!.

« Es una señal magnífica porque es un indicador de que has llegado al extremo de la vara que sostenía la zanahoria, la motivación ilusoria, y es cuando entras en el estado de vacío previo al encuentro con “la verdad”.

- ¿Con la verdad? El salto a la filosofía es un proceso un poco arriesgado. Mucha gente ha muerto en defensa de la verdad.

« Al encuentro de la verdad de si tu deseo de éxito es fidedigno o es un capricho pasajero fruto de una circunstancia ilusoria, inoculada por tus amistades, la moda o la necesidad de tapar ciertos agujeros de autoestima, valor personal, prestigio social, etc. Por eso, la temida depresión, el hecho de la sensación de vacío es un gran momento para parar, para revisar las intenciones, para permitir que la semilla que has sembrado se remueva en tu interior y, si verdaderamente vas a seguir adelante, que esta semilla comience a surgir y crecer en ti proporcionándote un cambio “real” en tu “realidad”, en tu organismo, en tus percepciones de ti mismo, en tus sentimientos y en tus destrezas.

« Quieres decir que es parecido a cuando descubren que tienes una infección en el cuerpo y tienen que operar, entrando hasta los más profundo para sanar el daño causado.

« Es una buena analogía. Es en estos momentos cuando se producen los verdaderos cambios, la verdadera cura, pero esta vez está actuando el inconsciente –el cerebro profundo- haciendo verdaderas modificaciones que pueden llegar hasta el nivel genético, recodificando todo tu sistema, incluido el endocrino, transmutándolo y purificándolo, porque has aumentado tu nivel de energía mental y emocional con tu disciplina. Esto implica que tu cuerpo ha de adaptarse a un nuevo circuito neuronal y hormonal –químico-, ya que el

- 103 -

- Mental Coaching -

cambio de actitud se refleja en un nuevo circuito y una nueva información circulando por tu sangre,

Entrando en la Transmutación Psico-física

- ¿A ver si he entendido? Es como cuando operan, que llegan a lo más profundo y producen cambios suficientes para que no vuelva a repetirse el mal otra vez. Van creando bypases nuevos que eviten los problemas.

« O toman rutas distintas para que la sangre llegue a irrigar esa zona y no se pudra.

- Esto crea un nuevo circuito y unas nuevas normas para el cuerpo, a las que tendrá que adaptarse progresivamente.

« Estas depresiones también son fruto de una purificación química que redundará en un sistema endocrino con mayor flujo de adrenalina y endorfinas, así como otros componentes químicos que comenzarán a entrar en tu corriente sanguínea para desarrollar mejor tus potenciales neuronales, lo que acabará por reflejarse en tus destrezas físicas: resistencia, agilidad, fluidez, potencia, etc…

- Caramba, chico. Esta es una nueva visión de la depresión que me deja admirado. Jamás me la habían planteado de manera tan positiva: entras en depresión para salir reforzado en todos los sentidos. Es como entrar en una casa a hacer limpieza general. Todo el mundo tiene que salir, limpiar y la casa queda como nueva.

« No sólo eso, sino que la semilla cerebral empieza a ser traducida a lo físico y, previamente, ha transmutado tus circuitos, que estaban ocupados por otras actitudes y conductas automatizadas, otros pensamientos-sentimientos.

- La limpieza que el médico hace en lo profundo de la herida.

« Cuando el impulso es verdaderamente del ser íntimo, y no sea pasajero, comprobarás que, una vez ha pasado este periodo, mágicamente te sentirás mucho mejor, más fluido y que tu handicap mejora de forma instantánea sin que hayas hecho nada. Es porque tu sistema nervioso ha adaptado un nuevo

- 104 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

nivel y el Campeón Interno puede manifestarse con más fluidez en ti.

- ¡Anda! Y eso por qué…

6 consejos para los períodos de vacío

« Porque la semilla ya comienza a crecer y ha extendido sus raíces en tus cerebros internos. Se ha desparramado por tu sistema nervioso central y hormonal, de modo que el cuerpo comienza a automatizar los procesos y ya no necesitas esforzarte para alcanzar un nivel superior al anterior.

- Todo está muy bien, pero si no eres un poco más práctico no sabré como plantar la susodicha semilla y hacerla crecer. En los periodos de depresión, no es fácil tener fuerzas para nada, y menos para sobreponerse.

« Te voy a dar algunos consejos para que puedas llevar con cierta soltura y dignidad estas etapas. Te recuerdo que estamos hablando de golf.

- Es de agradecer. La anterior me costó mucho superarla.

« En primer lugar, relájate y acepta lo que estás sintiendo, es decir, depresión, desmotivación, sin sentido, cansancio, desvitalización, etc…

- No es cosa fácil admitirlo, sobre todo ante los demás.

- Admítelo, al menos, ante ti mismo.

« Segundo: toma conciencia de que no pasa nada, de que estás en una etapa que vamos a llamar de transmutación.

- De larva a mariposa.

« ¡Exacto!… Tercero: entra en contacto con tu vacío y no vayas corriendo a ninguna parte a llenar esta sensación con comida, tóxicos o cualquier otra cosa.

- No es fácil quedarse a solas con uno mismo y oír el cerebro interno bramar.

« Este es el gran mal de los seres humanos: que no se oyen a ellos mismos y son los que más cosas tienen que decirse

« Por eso, y es el cuarto consejo que te doy, es un buen momento para recapacitar, repasar tus intenciones, revisar tus progresos, retomar relaciones y aficiones que dejaste

- 105 -

- Mental Coaching -

pendientes por dedicar tu tiempo a tus entrenamientos. Estamos en una etapa de transición y es bueno aprovecharla según el biorritmo que impera: incubación.

- O sea, que deje el golf una temporada y que limpie.

« No exactamente. Simplemente no intentes mejorar nada en esta etapa, quinto consejo, pues no tendrás energía para ello y sólo te frustrarás haciendo más difícil el proceso, incluso abortándolo. Es un momento para afianzar lo que has alcanzado y no para ir más allá. Te quedas en donde estás y lo afianzas. Busca lo sencillo, haz un entrenamiento mínimo para no perder el ritmo, sin cansarte y sin exigirte.

- Entonces, hay que mantener el contacto con el golf, no perderlo del todo.

« No es bueno perder el contacto del todo, porque después hay que volver a empezar y, aunque no sea de cero, todo recomienzo requiere más esfuerzo psico-físico que si es una continuación.

- Además, salir a jugar solo es bueno porque así podré pensar sobre todas esas cosas que recomiendas. Jugar solo, cosa que he hecho muy pocas veces, me ha impresionado: la naturaleza y yo. Los pensamientos fluían con nitidez.

« Esto va con el sexto consejo: aprende a disfrutar de los periodos de vacío y elimina el contenido negativo que se ha dado a estos periodos de incubación psico-física. Aprovecha para estar en silencio y fortalecer tu comunicación intrapersonal. Disfruta del silencio y disciplínate en no evitar el vacío. Lo mejor que le puedes dar a tu cerebro y sangre es una alimentación suave, mucho agua y mucha respiración profunda, oxigenante. Como ejercicio físico, el mejor en este periodo es nadar.

- 106 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

13

Un poco de resumen no viene mal

Pasos para sacar tu campeón interno

- Oye, Bagger. Estoy un poco “descentrado” con todos estos planteamientos a los que no estoy acostumbrado. Lo entiendo todo, pero ¿no crees que sería bueno que hiciéramos un breve resumen a estas alturas de la conversación?

« Bueno, Santiago, veo que te estoy liando con tanto concepto nuevo. Quizá estés entrando en una fase de empacho que podría acabar en diarrea, lo cual es un problema que precisamente queríamos evitar.

- Sería bueno que me lo resumieras tanto como los Diez Mandamientos, que se aprenden de carrerilla y todo el mundo se acuerda de ellos porque son evidentes, aunque no estén de acuerdo en todo o en parte. Pero acordarse, se acuerdan. En eso Dios era un buen pedagogo.

« Me esforzaré en hacer una síntesis que te sea fácil de mantener en la conciencia.

- Abro mi conciencia para que me graves esa síntesis.

« ¡Abre, abre!, a ver si sabes la primera idea fundamental: ¿cuál es nuestra misión u objetivo?

- Jugar como Jack Nicklaus, o Arnold Palmer, o Seve Ballesteros, o Collin Montgomery, o Tiger Woods, o Bernard Langer, o Fred Cuples, o Vijai Sing, o Ernie Els, o Greg Norman, o Sergio García, o Nick Faldo, o Lee Westwood, Jim Furyk, Davis Love, o …

« ¡No! uestra Misión u objetivo es “ser o manifestar el Maestro Interno de Golf, nuestro juego ideal” ¡sacar nuestro Campeón Interno!

- Lo siento, creo que estaba soñando.

- 107 -

- Mental Coaching -

« Te recuerdo que Santiago sólo hay uno y ese eres tú. Por tanto, el que tiene que jugar contigo todos los días eres tú mismo. Por eso lo fundamental es que saques tu mejor juego y te olvides de los demás. Además, estoy seguro de que, cuando lo hagas, vas a disfrutar mil veces más que si jugaras parecido a cualquiera de los que has mencionado. No pierdas nunca tu verdadero objetivo.

- Comprendido.

« A ver si sabes esta: ¿cuál es nuestra fórmula para conseguirlo?

- Utilizar nuestra fuerza mental.

« ¡Bien!, pero te lo voy a especificar un poco más: “abrir camino en nuestra mente y en nuestro cuerpo al Campeón Interno”.

- Una pregunta: si la técnica del golf es muy definida, ¿por qué insistes tanto en el maestro interior?

« La técnica nos sirve para programar nuestro neocortex, como cuando en tu ordenador metes un nuevo programa. El problema son todos los filtros subconscientes que tenemos para aceptar un nuevo programa y manifestarlo. ¿Has visto en todos esos jugadores que mencionaste que el swing fuera el mismo o cada uno lo hacía a su manera?

- En realidad hay grandes diferencias entre unos y otros. Cada uno juega a su manera.

« En golf hay una técnica, pero no es un deporte que se tenga que someter a la técnica, sino más bien lo contrario: la técnica tiene que someterse a tu estilo de juego, a tu Campeón Interno, tiene que facilitarle la explosión hacia fuera.

- Entendido. Y ¿cómo conseguimos ese objetivo? Por favor, resume.

« ¿Cómo hacerlo? Primero con visión: Necesitamos encontrar la imagen más perfecta de nosotros mismos ejecutando nuestro máximo potencial como campeones de golf. Segundo, propósito: tenemos que aceptar ese potencial interno como algo real que podemos llegar a materializar y hacer de esto nuestro propósito, aceptando completamente el llegar a ser campeones.

- 108 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

- Visión y propósito. ¡Bien! Tercero…

« Compromiso: nos comprometemos a llegar a realizar nuestra imagen-sentimiento de victoria. Nos comprometemos a mantenernos firmes durante el proceso de consecución de nuestra visión.

- Entendido. El cuarto es…

« Enfoque: mantenemos constantemente nuestro foco dirigido

hacia la imagen perfecta de acierto y destreza, eliminando los virus mentales que nos enfocan en el error.

- O sea, pensamiento positivo, soltura y diversión.

« Bien concretado. Avanzas rápidamente. Por último y quinto, acción constante: nos entrenamos psico-físicamente para alcanzar la manifestación de nuestro ideal de juego, con ritmo

y energía.

- Muy bien. Ya sabemos cómo hacerlo: visión, propósito,

compromiso, enfoque y acción constante. Ahora, ¿serías tan amable de ayudarme a realizar todo eso de un modo más sencillo de cómo lo he estado haciendo hasta este momento?

« Aunque a veces no me apetezca mucho, seré amable contigo

y te diré algunas técnicas que te facilitarán conseguirlo.

- Pues muchas gracias, Bagger. ¿Sabes que eres un gran tipo?

« Los tipos como yo somos todos “grandes tipos”. Pero no tengo mucho tiempo para disquisiciones y secretillos, así que vamos a lo que nos concierne. ¿Preparado para recibir y absorber la información?

- Soy todo oídos, que no orejas. Procurare que los ruidos mentales no me distraigan la atención. El problema es que se me ocurren muchas cosas al mismo tiempo.

« Eso también requiere una disciplina mental. Lo malo es que todas esas ocurrencias están motivadas por un ego que busca permanentemente su beneficio y filtra toda la información

que le llega. Para dejar entrar nuevas ideas, debes controlarlo

y dejar la mente abierta, limpia. Después ya decidirás por ti

mismo. Pero vamos a lo importante: el decálogo de técnicas.

- Venga, vamos.

- 109 -

- Mental Coaching -

« Visualización: Dejamos volar nuestra imaginación para entrar en contacto con la imagen de maestría y éxito hasta ser capaces de mantenerla en cualquier situación.

- Soñar con la imagen perfecta. Soñar intensamente. Comprendido.

« Revolución mental: donde aprendemos a trabajar desde lo perfecto en el cerebro (imagen ideal) hasta manifestarlo físicamente con el entrenamiento, eliminando los factores negativos de la vieja escuela enfocada en el error.

- Darle la vuelta a la sistemática de aprendizaje. Como Miguel Ángel Buonarotti: la escultura ya está dentro del mármol, sólo hay que sacar lo que le sobra. Y salieron la Piedad, el Moisés, el David, etc. Yo tengo que sacar el Santiago golfista.

« Y el no golfista también.

- Cierto, también. ¡No me queda nada!

« La siguiente técnica es la Meditación de enfoque: donde somos capaces de abstraernos de todo para sólo focalizarnos en lo positivo, en nuestro objetivo-diana y en el estado de “observador neutral”, eliminando así los elementos que alimentan el error y la tensión.

- Es decir, en vez de insistir en lo que hago mal y tengo que corregir, basarme en lo que hago bien y mejorar por contagio. No centrar mi atención en lo fallos, sino en los aciertos.

« La cuarta es respiración consciente: para centrarnos y eliminar el estrés psíquico en las competiciones y en los entrenamientos, facilitando la claridad mental con la oxigenación.

- El otro día tuve la oportunidad de ver la salida del primer hoyo de la Ryder Cup ’04. Me fijé que todos los golfistas, que son de los mejores del mundo, resoplaban profundamente antes de ponerse a la bola. Se les notaba tensos, como ligeramente nerviosos.

« Lo están cada instante. Además, ten en cuenta que los están viendo millones de personas y miles in situ. Necesitan sacar lo mejor y es lógico que tengan esa tensión. Por eso, antes de golpear, realizan ejercicios orientados a conseguir una mayor

- 110 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

concentración y dejar fluir su mejor golpe. Sólo tienes que ver el grado de consecución de ese objetivo por la cara que tienen.

- Es cierto, las caras son espejos bastante atinados de toda esa vida interior. Después de la respiración consciente viene…

« La “apertura del sistema nervioso autónomo”.

- Suena a neurología.

« Es más simple: se consigue a través del ritual físico del entrenamiento enfocado (entrenamiento con respiración consciente y enfoque mental en el Maestro Interno). Es decir, entrenar con sentidiño, que dicen en nuestra tierra, con sentido común, como hemos explicado anteriormente.

- Me acuerdo, no hace falta que lo repitas.

« Pues vamos con la sexta, que es la “generación de energía” para sostenimiento de la motivación y elevar nuestros niveles mentales de percepción.

- Me resulta un poco complicado esto de la generación de energía. ¿Hay algún mecanismo especial?

« Es más sencillo de lo que piensas. Simplemente tienes que ser consciente de que cada cosa que realizas es generadora de energía. Hay jugadores que hacen lo que se les dice, que generan energía, pero no la aprovechan en toda su intensidad porque no son conscientes de estar generándola. Si, además de todas las acciones que realizas para mejorar tu juego, eres consciente de la energía que estás generando, conseguirás que no haya ninguna fuga y la aprovecharás para utilizarla al cien por cien.

- ¿Quieres decir que tengo que valorar cada acción que realizo sin despreciar ninguna?

« Pero ninguna, ni siquiera las que te parecen negativas, porque tienes que reconducirlas para convertirlas en energía positiva.

- Ok. ¿Séptima técnica?

« La eliminación del “Enemigo Interno” o creación negativa de nuestros inconscientes programados a través del error y el temor al fracaso. Un lastre que todavía el ser humano no es capaz de superar.

- 111 -

- Mental Coaching -

- Es una pena que se pierda tanto potencial por encorsetarnos con los modelos erróneos: temor al jefe, temor a los padres, temor a los compañeros, temor a los profesores, temor al qué dirá la gente de mí, temor a las críticas, temor a la pérdida de prestigio, temor a la sociedad, temor al …

« Tienes razón en lo que dices, pero volvamos a nuestro objetivo principal.

- Está bien, centrémonos en el golf.

« No permitas hacerte el menor daño con enfados, comentarios, expresiones malsonantes, gestos descompuestos, cabreos incontrolables y desprecios varios de ti mismo. Los errores son siempre para mejorar, para olvidar, para saber lo que no puedes archivar en tu memoria, ¡para no recordarlos nunca!

- ¿Sabes que eres un tío muy convincente? ¿Cuál es la octava técnica?

« La eliminación de los “ladrones de energía”, representados por todos aquellos factores y personas que desvían nuestra atención de nuestra visión de campeones hacia la suya de fracaso y error.

- A veces no valoramos suficientemente esas influencias. Cuando le cuentas algo a alguien, siempre sus consejos suelen incidir en los aspectos negativos.

« La penúltima es el fortalecimiento de la visión de éxito a través de la poderosa afirmación del Yo Soy, que inserta profundamente en el subconsciente.

- Y décima…

« Convertir el entrenamiento en un poderoso ritual de anclaje de la imagen en movimiento hasta automatizarla unificando

visión-sentimiento-respiración-enfoque-movimiento-

afirmación.

- Caramba, vaya final.

« Pues, querido amigo, a partir de ahora nos podemos olvidar de todo lo que hemos aprendido y te vas a quedar con esta síntesis del punto 10, para llegar a ser un 10 y tener un 10.

- Te ha quedado redondo, vamos, de 10.

- 112 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Técnica vs Fluidez

« Por supuesto. A partir de ahora, nos vamos a entregar al entrenamiento diario, pero ya tu mente no va a funcionar como lo venías haciendo, esto es, ibas al entrenamiento con pereza al recordar anteriores fracasos, por lo que comenzabas con imágenes de fracaso que ibas a intentar mejorar a través de tu esfuerzo. Partías del error para ir hacia el éxito. Durante el entrenamiento solías mantener mucha tensión fruto del temor a fracasar, escuchando constantemente los mensajes negativos y de fastidio de tu enemigo interno, así como las críticas deprimentes de tus compañeros que, una vez más, te enseñaban desde tus errores, anclándote más y más tu sensación de fracaso y frustración. Todo ello te llevaba a enfocarte en los elementos negativos (alimentabas al enemigo interno) del día, los lugares del fairway donde sueles frecuentar el error, cansándote y creándote cada vez más estrés e insatisfacción, en lugar de estar enfocado y disfrutando relajadamente sin importarte donde va la bola, etc, etc…

- Las sensaciones con las que acabas un día de entrenamiento o de partida, la mayor parte de las veces, son negativas. Te consuelas con haber disfrutado de un maravilloso día de golf, de paseo, de compañía, pero poco más. Desde luego no son las sensaciones adecuadas para conseguir un mayor disfrute. Sin embargo, volvemos al campo, porque el golf atrae.

« Pero ahora lo que ha cambiado es “tu actitud” hacia el juego, así como el enfoque. Ahora vas al green, no a colar bolas en un agujero, sino a permitir que tu disparo salga desde tu interior y tu verdadero objetivo es mantenerte centrado en tu imagen interna, que se va abriendo camino desde tu consciente hasta tu inconsciente, y desde ahí (tu cerebro profundo) va bajando de tu cerebelo a tu sistema nervioso autónomo, hasta que el golpe comienza a acercarse cada día más a la “diana” por si mismo, automatizándose, haciéndose fluido, perfecto.

- 113 -

- Mental Coaching -

- Sí, como me decías antes, el verdadero objetivo es hacer un ritual físico que convierta un movimiento consciente dirigido por el neocórtex (cerebro consciente) en un movimiento inconsciente automático dirigido por el sistema nervioso autónomo.

« Me has dejado impresionado, Santiago. Haremos como Brucee Lee, que un día dijo que “toda técnica acaba por convertirse en un vicio. Aprende el principio, intégralo y luego deshazte de él”.

- Es decir, venía a decir que al final hay que ser uno mismo. Una vez aprendida la técnica, no dejar que nos domine. Ser uno mismo, fluir desde el interior porque el gesto ya está integrado.

« Hasta tal punto desarrolló esa idea Brucee que desarrollo un sistema propio de artes marciales llamado Jet Kun Doo, que se basaba en el principio del “Dragón Interno”, que al igual que nuestro Campeón Interno, se trataba de activar el Guerrero que hay dentro del vientre de todo ser humano y dejarlo actuar.

- Así que su nueva técnica consistía en dejar que cada cual descubriese su propio estilo.

« Como él mismo hizo a pesar de la crítica de los maestros orientales, que por cierto, ninguno fue capaz de vencerle en buena lid. Por lo tanto, al igual que nosotros, inicialmente se ponía de acuerdo con su propia agresividad y la dejaba salir con fluidez, gracias a un cuerpo transmutado a través del ritual del entrenamiento. ¿Qué te parece?

- Creo que ahora lo voy comprendiendo cada vez mejor. Lo único que cambia a la hora de hacer las cosas es el enfoque, el principio.

« En realidad, todo esto que te he enseñado como algo novedoso es lo que algunos campeones, que nacieron campeones, hacen habitualmente sin darse cuenta, con lo que no necesitan nada de esto, pues parten de un principio que incluye a todos los otros y es la Plena Confianza en Sí Mismos. De modo que no necesitan el ritual de enfoque porque ya están enfocados en su ideal. No necesitan luchar

- 114 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

contra el enemigo interno, pues nunca lo crearon. No necesitan centrar constantemente su energía en lo positivo, pues siempre lo están haciendo. No luchan, no atienden a lo negativo, no se tensan, no sufren, pues siempre han estado en contacto con su Campeón Interno y siempre han confiado en él sabiendo que un día lo manifestarán. No se rodean más que de gente que les quiere y admira, nutriéndose mutuamente de sus relaciones. Están auto-motivados a través de un constante contacto con su yo real, su núcleo que les sirve de motor, de ilusión, pues tienen la certeza de su éxito. En fin, que son individuos de una profunda inteligencia emocional y es lo que les distingue del resto de los humanos. Esta inteligencia unos la traen ya genéticamente y otros la han recibido de sus padres y tutores, que desde el día que nacieron no hicieron mas que usar la palabra “yo soy” en positivo hacia su hijo, llenándole de autoestima hacia si mismos y sus posibilidades, activándoles todos los recursos cerebrales para aprovecharlos en la mayor medida posible.

- Esas personas son excepcionales y, como tales, no abundan o destacan sólo en algún campo pero no en otros. Da igual, en algo son excepcionales. ¿Y la mayoría de la gente?

« La mayoría carece de esta confianza y esto que te enseño aplicado al golf es para construir la escalera de vuelta hacia dentro, eliminando las malas hierbas que han ido creciendo. Lo que sí puedo asegurarte es que, si sigues pacientemente esta transformación de tus acciones, llegará un día que sentirás una verdadera confianza en ti mismo, entendiendo que habrás anclado en tu interior que el “mi mismo” es tu imagen perfecta interna, con lo que sólo existirá una sola voz, un solo propósito, una sola visión y una acción perfecta. A partir de ahora ya disfrutarás del golf de un modo auténtico, pero cuando te transformes, no tengo palabras para decirte cuál será tu futuro.

- Creo que más de una vez he soñado con jugar al golf divinamente. En los últimos tiempos, sin embargo, ya no sueño tanto con eso, me he conformado con lo que soy.

« Y estás bien, ¿no?

- 115 -

- Mental Coaching -

- En el fondo no.

« Pues despierta, que vale la pena llegar al campo y disfrutar desde el primer golpe, desde el primer minuto hasta el último. El golf está hecho para disfrutar, salvo los cenizos que se empeñan en consumirse día tras día. El golf rejuvenece cuando se afronta como un reto a cada edad, dando el máximo. El ser humano siempre quiere dar el máximo, porque es lo máximo de la creación. Y el golf, digan lo que digan algunos, es el máximo deporte para los hombres, porque es el reto más intenso contra uno mismo. Porque juegas tú contra ti. Porque es el duelo más profundo que existe entre tu “yo” y tu “yo”. Porque sólo cabe la verdad contigo mismo. Por eso tienes que usarte a ti mismo, todo tu potencial para poder ganarte.

- Me acabas de descubrir una dimensión del golf insospechada para mí. Desde hoy, para bien o para mal, el golf ya no será lo mismo. Cada vez que vaya, me estaré viendo tal como soy, y eso me da miedo. Por lo tanto, hago el firme propósito de mejorarme a mí mismo cada vez que entrene o juegue a este deporte. Cada día será un nuevo reto para superarme a mí mismo. ¡Sí, señor!

- 116 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

14

Una sorpresa muy agradable: por fin el Campeonato

- Perdón, es usted Don Santiago, ¿verdad?

- Sí, yo soy.

- Me envía el director gerente del club para entregarle esta carta. Me indica que espera que le de una respuesta en el menor tiempo posible a lo largo de esta semana, si no es inconveniente.

- Trataré de responder cuanto antes, pero primero tendré que leer la misiva. Dígale que no se preocupe que le responderé cuanto antes, muchas gracias por traerme la carta.

- De nada. Adiós.

- Adiós.

- Oye, Bagger. Actuó como si tú no estuvieras aquí.

« Ja, ja, ja. Ya te olvidaste lo que te dije al principio de nuestra conversación. Nadie, excepto tú, puede verme y menos oírme.

- ¿Quién eres en realidad?

- Falta poco para que lo sepas. Pero no te centres en quién soy y lee eso que te han enviado.

- De acuerdo, pero no te olvides de decirme quién eres antes de irte, ¿eh? Vamos a ver qué es lo que nos envía Faustino, el gerente por si no lo sabes.

« Sí que lo se. Conozco perfectamente a Faustino desde hace muchos años.

- ¿Cómo?

« Como lo oyes.

- Nunca te he visto por aquí. ¿Lo conoces de antes?

« Ya te explicaré de qué lo conozco. Lee la carta de una vez que me muero de curiosidad.

- 117 -

- Mental Coaching -

“Mi muy estimado amigo, dos puntos. Con motivo del cumplimiento del décimo aniversario de nuestra publicación, tenemos el gusto de comunicarle que la revista Golf One le ha elegido entre todos los miembros de su federación regional suscritos a esta revista para participar en el Primer Golf One Internacional Championship, en representación de su región, que se celebrará en el Hotel Golf Resort of Fiji Island los próximos días 14, 15, 16, 17 y 18 de Noviembre del Presente año. Sepa usted que tiene todos los gastos pagados, tanto de viaje como de estancia. El campeonato se celebrará los días 16 y 17. Le adjuntamos programa de los acontecimientos. Sepa, también, que podrá ir acompañado de una persona en sus mismas condiciones, y si quisiera que le acompañaran otras personas tendrían unos precios muy especiales, siempre que sean familiares directos. A la espera de la confirmación de su presencia en nuestro campeonato, se despide afectuosamente Javier Carrasco, director general de Golf One”.

- ¡Caramba, Bagger! ¿has visto?

« ¿Cómo que si he visto? Estoy encantado. ¿Te das cuenta de la oportunidad que te han brindado? Una semana en las islas Fiji y jugando un campeonato de golf, medal play, según dicen las hojas adjuntas. Mira, el primer premio es una suscripción a la revista de por vida y un juego completo de palos de golf a elegir por el ganador, con un límite de 2.500€.

- ¿Cómo? ¡Déjame ver!

« Toma, toma. No te pongas tan nervioso, que quedan muchas sorpresas en este programa.

- Caramba, caramba. No me creo lo que estoy viendo. Un coche para el que haga hoyo en uno, trofeo para el golpe más largo, visitas guiadas por las islas, cóctel, comidas y cenas, bailes y actuaciones, etc… Esto promete ser muy entretenido. Voy a llamar a Susana ahora mismo.

« Llama, llama. Verás que sorpresa se va a llevar.

- ¿Susana?, Hola cariño. Mira, te apetecería ir una semana a las Islas Fiji en noviembre de vacaciones…… Va en serio, ya se que le gustaría a cualquiera, pero te pregunto a ti, en serio…… Que no estoy loco. Nos han invitado de la revista

- 118 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Golf One para jugar allí un campeonato…… Los niños no es problema, los podemos llevar porque nos hacen precios especiales de viaje y estancia…… Bueno, ya te contaré más. Por ahora voy a confirmar nuestra asistencia al gerente…… Vale, de acuerdo. Un beso.

« Por cierto, Santiago. Estoy convencido de que van a ser unos días inolvidables para ti y tu familia, pero ¿te has planteado si va a ser tan divertido cuando estés jugando el campeonato?

- Por ahora no me lo he planteado, porque tampoco he tenido tiempo para hacerlo. Pero ya que sacas el tema, te diré que nunca se sabe lo que puede pasar. Puedes tener un día bueno o un día malo.

« A eso se llama ser previsor.

- Espera, tengo una brillante idea. Ya que el campeonato es dentro de un mes y medio, ¿por qué no me entrenas tú y haces de caddie en el campeonato? Así podrás explicarme en la práctica todo lo que hemos hablado hasta ahora.

« Buena idea.

- Por cierto, ¿cómo viajarás a Fiji?

« No te preocupes por mí. Nos veremos en Fiji sin problema alguno. Tengo un modo privado de viajar.

- ¡Caramba, otro enigma! ¿Vienes a tomar una cerveza, que llevamos un buen tiempo hablando y empiezo a tener sed?

« No gracias. Será mejor que nos veamos mañana para iniciar el entrenamiento según mis técnicas y conseguir hacer de ti un buen jugador.

- Eso espero, porque esta oportunidad sólo existe una vez en la vida. Nos vemos mañana.

« Nos vemos aquí a las ocho de la tarde.

- Me voy a tomar una cerveza, chao.

Iniciaste el camino de ida al bar del club para tomar una cerveza y, lo

que es más importante, confirmar tu asistencia a ese maravilloso campeonato. Sin embargo, te olvidaste de preguntarle a Bagger que

si quería que le llevaras a la ciudad, pero cuando te diste la vuelta

- Por cierto, Bagger… ¡Caray, ya no está! ¿por dónde se habrá ido? Este hombre es un enigma. En fin, lo veré mañana.

- 119 -

- Mental Coaching -

15

Un entrenamiento con compromiso

Creando la Onda Coherente

« Buenos días, Santiago. ¿Preparado para afrontar el reto?.

- Oye, Bagger, he estado pensando esta noche sobre el campeonato. Casi no he podido dormir de la tensión que me ha venido. Se que va a ser una semana estupenda y divertida disfrutando con la familia de unas vacaciones insospechadas, pero me empieza a agobiar mi papel en el campeonato. Todo el mundo me estará observando en este club. Soy el elegido de esta federación regional y este compromiso empieza a superarme. Es distinto volver siendo el ganador o siendo tercero, y la gente sigue alabándote, que siendo duodécimo o de los últimos, lo que supone perder bastante prestigio: “Pero hombre, no se te puede mandar a representar el club por ahí delante”.

« No te preocupes, Santiago, es el momento ideal de alcanzar ese compromiso con el golf que tantos años has estado buscando. Es el momento de ascender en el nivel de compromiso con este deporte, de ponernos realmente un reto que nos obligue a sacar lo mejor de nosotros mismos y de mostrarnos a nosotros y a los demás lo que hemos aprendido. Esta es la mejor manera de conseguir elevar el golf al nivel de disfrutarlo en su esencia más profunda.

- Pero hay muchos otros amigos míos suscritos a esta revista y me ha tocado a mí. ¿Esto es suerte o qué?

« Tienes que saber que cuando una persona está decidida a realizar algo, con determinación, constancia y enfoque, se produce una coherencia entre sus pensamientos, sentimientos, acciones y palabras, o sea, entre lo verbal y lo no verbal, entre lo visible y lo invisible, lo que transmite una “onda coherente” que es percibida de alguna manera por su entorno, por el inconsciente que, finalmente, con un poco de ayuda, acaba por hacerse consciente.

- No te lances y explícame un poco eso.

- 120 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

Tomando conciencia del “inconsciente reactivo”

« Sí, hombre, te has creado un aura, un momentum energético a tu alrededor que los demás han comenzado a percibir, como te ocurre a ti cuando vas al gimnasio: la mayoría no te llama mucho la atención porque andan cabizbajos y cansinos, casi resignados. Pero a veces te cruzas con uno o una que se le ve muy muy concentrado en si mismo, en sus ejercicios, en sus movimientos, te da por mirarle, algo te atrae y te hace pensar que el o ella sí se lo toma en serio, que sí que hace las cosas con energía. Pues tu lo mismo, has dado ese mensaje a tu alrededor.

- Está bien, pero esto no me ha dejado dormir en toda la noche. En vaya lío me he metido. Voy a hacer un ridículo espantoso. Me estoy haciendo papilla de los nervios. Parece mentira que algo tan bueno pueda provocarme esta tensión.

« Acabas de tener la típica reacción inconsciente. ¿Te das cuenta de lo que te está pasando? Estás siendo sometido, poseído por un miedo infantil, inconsciente. ¡Estás Re- accionando en vez de Cre-accionando!, o sea, creando tu realidad, sintiendo lo que quieres sentir y actuando lo que quieres actuar. Se ha disparado tu mecanismo de defensa inconsciente pues algo en ti, ante un reto de estas características, se siente amenazado. ¡Ahora es el momento de la verdad! ¡Ahora vamos a dejar de hablar y reflexionar para pasar a la acción! ¡Ahora ha llegado el momento de la evaluación, donde vamos a obtener unos resultados de nuestras acciones, positivos o negativos! Este es tu verdadero miedo: ¡ser evaluado!

- ¿Te dije alguna vez que me abrumas, que tienes respuesta para todo?

« Es que yo esto ya lo he vivido…

- Antes de que me intrigues con otro enigma, ¿por qué no empezamos el entrenamiento? Hay un montón de gente entrenando, ¿te has fijado?

- 121 -

- Mental Coaching -

Entrenando con un nuevo sentido

« Si que me he fijado. Pero antes de empezar a darle a la bola, vamos a empezar por el primer ejercicio. Pon mucha atención en lo que te voy a decir.

- Preparado, tienes toda mi atención.

« Partamos de clarificar cuál es nuestro objetivo.

- Está claro, ¿no? Ganar el campeonato más importante de mi vida.

« Pero en esto no puede haber la menor duda. ¡Nosotros vamos a ganar! Todo lo que hagamos a partir de hoy comienza por esta visión. Este será nuestro primer ejercicio de todos los días antes de comenzar la actividad física: visualización y anclaje de nuestro objetivo general y del objetivo particular del día.

- Lo que quieres decir es que tengo que tener claro el fin para el que hacemos todo esto y lo que quiero conseguir en el entrenamiento específico de hoy. De este modo predisponemos a la mente para que esté más receptiva al saber lo que tiene que conseguir.

« Efectivamente. Se podría decir que es entrenar con sentido. Antes de la acción creamos el mapa de nuestro cerebro

- ¿Cómo empezamos?

« En primer lugar, ponte cómodo, siéntate y haz ejercicios de desfocalización. Es decir, vamos a irnos abstrayendo poco a poco de nuestras preocupaciones cotidianas. Ve soltándote y toma conciencia de tu respiración. Los pensamientos – sentimientos te van a ir asaltando sin tu voluntad consciente, pero tu vuelves una y otra vez al rítmico movimiento de tu abdomen y de tu relajada y profunda respiración.

- Lo que quieres decir es que me relaje y me olvide de mis preocupaciones que me ocupan la mente, que la deje limpia para poder absorber toda la información que voy a recibir e integrarla lo más rápidamente posible.

« Es una buena interpretación. Suéltate más y más, dando la orden al cerebro que con cada expiración sueltas esas

- 122 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

tensiones físicas y mentales, como si fuese un humillo que surge de la exhalación. A su vez, con cada inspiración abdominal, das la orden de ingerir energía positiva, como una luz dorada que penetrase por tus pulmones y de ahí se distribuye a todo el sistema nervioso, alcanzando tu cerebro, que se va despejando de imágenes y telarañas.

- Muy poética te ha quedado la cosa, ¿eh, Bagger?

« Poética o no, hazlo. Con esta respiración enfocada, vas a ir desprendiéndote de toda influencia externa y de toda presión interna producto de pensamientos y deseos, con lo que ahora no deseas nada, ni miras nada más que la paz y serenidad que vas alcanzando. ¡Nada te importa más que eso!

- Es como si me estuvieras hipnotizando, Bagger. No sabía que tuvieras ese don.

« No te hipnotizo, sino que tu mismo estás empezando a controlarte y superar todas esas influencias que te estorban para lo que queremos conseguir. Sigue respirando lenta y profundamente. Ahora vamos a dar el segundo paso…

- Venga, vamos, pero tengo que decirte que hasta ahora jamás había hecho una cosa como esta.

« Por eso sólo sacaste el partido que sacaste a tus entrenamientos. Entrenaste todo menos tus potenciales cerebrales, que son los que mueven el cuerpo, los que contienen el modo perfecto de hacer el swing y los que dan la orden de ejecución. Sólo le prestaste atención a la periferia de tu contexto psico-físico, pero no al núcleo fundamental del movimiento.

« Tienes razón. Y ¿ahora qué hago?

« Ahora es cuando vas a convocar tu imagen ideal: te ves caminando hacia el tee del 18, observas la gente que hay a los lados por el rabillo del ojo, pero no le das más importancia. Son como árboles que te rodean, no tienen ninguna influencia en ti. Tú sólo estás enfocado en el hoyo que ves al final como una gran diana. Cada paso que vas dando te acerca más al momento de tu éxito, al momento de tu disparo… Sabes que es tu yo interno, tu maestro interno de golf quien tiene que

- 123 -

- Mental Coaching -

soltar el golpe y que tu función es conseguir estar tranquilo, relajado y confiado para dejarlo salir.

- ¿Tengo que visualizar esa maravillosa escena?

« ¿No lo estás haciendo ya?

- Sí, hombre, sí.

« Pues sigue. Sientes la fluidez de tus pasos, sientes tu mejor palo en tu mano, llevas la bola en tu mano y la vas cargando con la energía de tu mente, de manera que deja de ser una simple bola para ser un magneto que va a seguir el camino que tu mente le va a imponer. Es un magneto que va hacia otro magneto mayor: el hoyo. Es inevitable que se atraigan ambos por ser polaridades complementarias: femenino el hoyo, masculino la bola. De repente te das cuenta de la simple verdad del yinn y el yang oriental, donde femenino y masculino giran uno alrededor del otro eternamente. Ahora ves el símbolo de estos dos aspectos: hoyo yinn, receptivo y pasivo, bola yang, audaz y activa.

- Esa comparación hará más dulce y fácil imaginarse las cosas.

« No bromees, que ya se que hay golfistas que se lo pasan pipa metiendo la bola en el hoyo. Esto es un poco más trascendental que el hecho de la comparación física.

- De acuerdo, la bola y el hoyo. ¿Y yo…?

« Tú eres el medio que pondrá en marcha esa ley universal y sabes que lo vas a hacer porque es inevitable. Por eso el éxito es seguro, porque esa ley va a tratar de cumplirse una vez más. Existe una mutua atracción entre ambos y tu vas a ser como Cupido que va a lanzar la flecha y los hilos de luz que van a unirlos. Siéntelo dentro de ti, visualiza ya las líneas magnéticas que van de la bola que ya has posicionado en el tee al hoyo del 18.

- Cupido sólo tiene que facilitar la consecución del fin para el que han sido creados la bola y el hoyo, es decir, entrar uno dentro del otro en el menor número de golpes posible.

« Vale. Estás preparado. Ahora vas a permitir que tu energía interna se incremente hasta un punto en el que sentirás que se ha fortalecido tanto tu confianza que necesitas disparar, soltar el golpe para que se produzca el inevitable encuentro. Lanzas

- 124 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

tu disparo, suave pero poderosamente, como una danza magistral, y ves alzarse el vuelo de tu bola dirigiéndose hacia la diana. Nunca pierdes de vista el camino del electro que existe entre ambos puntos. Inicialmente el campo de fuerza estaba en ti y en la bola, mientras que ahora que has lanzado el campo de fuerza se traslada al hoyo, que se ha convertido en un potente sumidero de energía, como un agujero negro que todo lo atrae inexorablemente hacia sí.

- Me da que tú has jugado poco al golf. Un hoyo, ni de lejos, se parece a un agujero negro: no atrae nada hacia sí, al revés, la característica principal es que repele las bolas. ¿Te crees que nos cabreamos porque sí cuando fallamos el golpe?

« Si no te imaginas que es un agujero negro, si no lo visualizas intensamente, jamás será para ti un agujero negro. Estamos creando la confianza necesaria para que consigas dirigir el golpe al sitio adecuado durante el trayecto del tee al hoyo. No vuelvas a ser tu propio enemigo. Olvídate de los aspectos negativos que resurgen con cierta frecuencia y que te hacen dudar de tu capacidad. No te pongas disculpas eternamente.

- Entendido. Sigue.

« Caiga donde caiga la bola, ésta se va a ir botando y girando hacia su encuentro con su objetivo: caer en el abrazo con su hoyo, elegido por ti. Respiras profundamente y dejas que todo ocurra con sencillez y naturalidad. Ha ocurrido lo que tenía que ocurrir. La intención de la mente de todos los que han diseñado este juego se tiene que cumplir y hoy se ha cumplido a través de ti porque has permitido que ocurriese. Es algo inevitable y tú te sientes satisfecho porque lo has realizado.

- Se supone, entonces, que eso estaba escrito en la naturaleza:

tiene que ocurrir y ocurre. Hacer que ocurra es la gran victoria del golfista. Y yo soy ese golfista que hace que ocurra. Bagger, cada vez me resulta más fácil verme consiguiéndolo. Tengo que decir que al principio me daba vergüenza ni siquiera pensar en ello, pero me estás convenciendo de la necesidad de utilizar mi mente soñadora para conseguir con mayor prontitud mi objetivo.

- 125 -

- Mental Coaching -

« Me alegra que te des cuenta de que utilizar la mente con todo su potencial no es una ridiculez, sino que tiene mucho más sentido práctico del que la gente “normal” le da. Pero ahora, cuando hayas sentido la sensación de plenitud del hecho consumado, vas a anclar esta imagen en ti a través de un gesto: une tus dos manos, entrelazándolas como símbolo de esta visualización de unión entre el yinn y el yang y apriétalas manteniendo la imagen del abrazo entre hoyo y bola…

- ¿No te pasas un poco con el yinn y el yang?

« ¡Tú hazlo! Parece mentira la lata que me estás dando. ¿Quieres jugar al golf o no?

- No te alteres hombre. Ya se que soy un poco pesado, pero no te creas que me resulta fácil creerme todo esto.

« Ya lo se. ¿Por qué piensas que estoy aquí? Si hubieras creído en tus posibilidades mentales con anterioridad, yo no estaría contigo ahora. Estaría disfrutando de una de las mejores partidas de mi vida en uno de los mejores campos de golf del mundo.

- Caramba, pues vete.

« No. Tengo que conseguir que juegues al golf como Dios manda. Y lo conseguiré. Ya te lo explicaré al final.

- Caramba, no sabía que fuera tan trascendental para ti.

« Lo es. Y ahora vas a ir volviendo poco a poco en ti, localizándote de nuevo en el aquí y ahora. Hazlo despacio y sin perder la sensación de plenitud y confianza que has adquirido con tu visión. Llegará un momento en que lo que puedes alcanzar visualizándolo se ancle en ti como un estado cotidiano de ser y de sentir. Así se siente y se ve un campeón y tenemos que conseguirlo en ti en poco más de un mes. Bueno, ¿cómo te sientes?

- ¿Sabes una cosa, Bagger?

« Alguna si se, pero la que me vas a decir todavía no.

- He soñado con mucha frecuencia en jugadas magistrales y golpes increíbles. Sobre todo al principio de mi afición por el golf. Pero tengo la sensación de haberlo soñado como espectador externo, viendo a otro yo haciendo esas proezas. Luego volvía a la realidad y seguía tan ineficaz como

- 126 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

siempre. Sin embargo, ahora me siento especialmente bien, ¡estoy tan relajado que no se cómo voy a poder hacer nada hoy!, ¡es increíble!

« Libérate de la creencia común de que hay que estar tenso para hacer las cosas, de que hay que sentir cierta presión para disciplinarse o para entrar en acción. Los mejores guerreros de la historia, los monjes shaoling, jamás han estado tensos en sus acciones y desde la serenidad son capaces de generar más potencia, rapidez y destreza que ningún otro.

- Aunque no conozco para nada a los shaoling esos, si es cierto que los grandes jugadores de golf, cuando van ganando un campeonato, parece que van haciéndolo sin esfuerzo, sonriendo todo el tiempo, desinhibidos, relajados, concentrados en su juego, incluso hasta divertidos. Ha habido grandes derrotas fruto de quedarse atorados por la tensión en el momento decisivo. Tenéis razón tú y los shaoling. Creo que los occidentales estamos condicionados por nuestra educación, que nos ha acostumbrado a iniciar cualquier tarea con tensión. Es como si la relajación perteneciese a lo ocioso, a lo informal y no a lo serio, a lo comprometido. Parece que si vas a la lucha, a la competición, sereno es como un mensaje de debilidad y poca seriedad.

« Muy atinado tu comentario. Por eso vamos a ir haciendo esto todos los días. La verdadera tensión va a ser interna, el verdadero compromiso va a ser interno, la verdadera seriedad va a ser contigo mismo y con tu propósito. La diferencia es que lo interno, para que se manifieste, necesita que lo externo -tu mente, tus emociones y tu cuerpo- estén en un estado de completa relajación y fluidez. Pero eso no significa que no haya una intensa tensión en tu interior, un profundo estado de concentración y de alerta. Se trata de eso. De hecho, vamos a ir generando cada día más tensión dentro de ti, a la par que más relajación y serenidad, fruto de una profunda confianza en ti mismo, o sea, en tus capacidades internas.

- Quieres decir que vamos a trabajar en dos vertientes: la interior y la exterior. La interior no la tengo muy acostumbrada a trabajar, te lo advierto.

- 127 -

- Mental Coaching -

« Nunca olvides que todo eres tú, tanto lo interno como lo externo. Podríamos decir que lo que vamos a poner en marcha son núcleos cerebrales que estás poco acostumbrado a usar, mientras que desactivamos otras áreas que te consumen mucha energía y te hacen errar. Tu maestro interno no es más que un aspecto de tu cerebro, residente en tu hemisferio cerebral derecho.

- Esto me empieza a superar un poco, Bagger. No soy muy ducho en anatomía cerebral. ¿Porque no seguimos con la práctica en vez de tanta reflexión?

« Ok, vamos pues a terminar este ejercicio. Ahora acompáñame al tee de prácticas. Respira profundamente y ponte en situación. Antes de coger el palo, vas a hacer tu ritual de anclaje. Vas a ir visualizando ya, ahora mismo, las líneas de fuerza entre la bola que sostienes en la mano y el hoyo. Haz circular el símbolo del yinn y el yang entre ambos. Calienta la bola con tu mano. Entrelázala con la otra mano manteniendo la bola dentro para recuperar las sensaciones que anclaste en el ejercicio anterior.

- ¿Para qué hago esto?

« Con esto transmites la fuerza, la seguridad y la orden a la bola de donde se encuentra su destino final. Cuando ya lo tengas, vas a poner la bola en el tee y concéntrate en el hoyo -la bandera del campo de prácticas es el hoyo-. Míralo y no lo veas como algo lejano. Lejos o cerca da igual, existe una mutua atracción entre el objetivo y el punto de origen, la bola…, el alfa y el omega se atraen inexorablemente. Tú lo sabes y lo sientes. Ahora respira sin perder nunca la imagen del puente de electro que hay entre ambos. Cárgate de energía y suelta el golpe. No te preocupes de nada más que de fluir y permitir que la bola vaya al encuentro del hoyo. Tú sólo le das el empujón inicial para que vuele hacia donde le has ordenado.

- Hecho. No ha ido del todo mal, pero habrá que mejorar mucho el swing si quiero hacer algo en el campeonato.

« El swing es sólo un medio para darle el empujón, no el objetivo. Sigue haciendo esto una y otra vez, hasta que veas

- 128 -

¿QUIERES GANAR AL GOLF?

el vuelo correcto. Libera tu energía interna. Sólo enfócate en eso. Una y otra vez: vamos a ir acostumbrando a tu sistema nervioso a esta forma de hacer.

- Entiendo, quieres que deje de pensar en cómo le doy a la bola para que me concentre en el objetivo y deje que mi inconsciente lo alcance. « Tu supraconsciente o maestro interno es el que sabe. El swing ya lo aprendió con todos esos años de clases y juego. Si tienes que pulir algo de él, vas al profesor y que te ayude. Pero aquí vamos a aprender a usar tu todo en conjunto. Te repito, haz este ejercicio una y otra vez, de principio a fin como te he enseñado.

- Lo repito una y otra vez. (Tras varias veces)

- 129 -

- Mental Coaching -

16

La respiración consciente

« Espera un momento, Santiago, veo que estás llevando la respiración descompasada. Quiero decirte algo sobre ella. Cuando inspiras todo tu organismo se abre para “recibir energía”, un nuevo aliento, nueva vida.

- Nunca lo había visto así, pero es cierto, no somos conscientes de la importancia de la respiración porque la realizamos inconscientemente. Si no respiráramos nos moriríamos. Ahora que lo pienso es verdad.

« Pero no sólo nos moriríamos, sino que todo, tu cerebro y cada célula de tu cuerpo están ansiando la inspiración. De ahí esa sensación como de placer al hacerlo y de angustia cuando no puedes respirar bien.

- Por eso es tan malo fumar y todo aquello que impida una respiración normal.

« La muerte por ahogamiento no es la más placentera, que digamos. Pero a lo que íbamos, inspirar es la parte activa. ¿Por qué crees que popularmente se dice que alguien está “inspirado” para indicar que tiene buenas y creativas ideas? Inspiración habla de algo positivo.

- Es curioso, la mayor parte de las veces hablamos sin saber qué decimos. Inspirado: creativo porque tiene la mente oxigenada, al cien por cien.

« Pues, a partir de ahora, vas a “anclar” en tu conciencia que inspirar es cargarte de energía positiva, que cada vez que ingieres aire no sólo estás haciendo eso, sino que te estás posicionando en un nivel más profundo de tu mente y de tu poder interno.