Вы находитесь на странице: 1из 13
UNIVERSIDAD DE COSTA RICA ESCUELA DE ARQUITECTURA AQ-0276 Experimentos en Representación Profesor: Arq. Valeria Guzmán

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA ESCUELA DE ARQUITECTURA

AQ-0276 Experimentos en Representación Profesor: Arq. Valeria Guzmán Verri, MA., PhD.

PRIMER ENSAYO

JUAN JOSE ARIAS ARIAS. A40471

II semestre 2012

EL ARTE DEL BOCETO¿EN RIESGO POR LAS NUEVAS TENDENCIAS TECNOLÓGICAS?

Prólogo

Debido a las efervescentes tendencias digitales de la actualidad, el boceto arquitectónico se ve en riesgo de quedar rezagado en el proceso de diseño de un proyecto. Los jóvenes, sedientos de tecnología, consumen software y dispositivos que tratan de dar un nuevo enfoque y una nueva herramienta para el proceso creativo al cual nos enfrentamos día con día.

Se trata de dar el valor real del boceto, que históricamente ha sido aliado del arquitecto en todo momento y generador de los grandes íconos arquitectónicos mundiales.

Se presenta, a lo largo del escrito, una serie de observaciones de las cuales se rescata la función e importancia del croquis, del dibujo rápido a mano alzada, se trata de contrastar beneficios y debilidades de los diferentes métodos de procesamiento gráfico de ideas para encontrar una posición en relación a la utilización de tal o cual técnica

La una, la otra, ninguna o las dostalvez no sea un definitivo gracias a la amplia gama de opciones y gustos; pero debe de ser, eso sí, utilizado según nuestros recursos y habilidades para sacar el máximo provecho del método o métodos escogidos.

El boceto: definición y su función en la arquitectura.

El boceto se ha concebido como un dibujo esquemático de trazado rápido y poco detallado, es una

esquemático de trazado rápido y poco detallado, es una Figura 1. Coop Himmelb(l)au. Boceto para proyecto

Figura 1. Coop Himmelb(l)au. Boceto para proyecto Musée des Confluences; Lyon, Francia, 2000.

especie de esquema general despreocupado de la estética (Fig.1).

Alberto Sadarriaga propone que “la representación en la arquitectura permite llevar a imágenes y signos los elementos del espacio material y las ideas que sobre él forma la mente del arquitecto1 , definiendo de manera clara y concisa el rol principal del dibujo arquitectónico al darle un carácter de conductor, ese medio que conduce la idea intangible al espacio físico del papel en el cual puede ser visto, interpretado, leído y revisado.

Figura 2. Frank Lloyd Wrigth. Boceto Fallingwater house; Pittsburgh, Estados Unidos. 1934.

Boceto Fallingwater house; Pittsburgh, Estados Unidos. 1934. Si bien un boceto puede también ser muy estilizado

Si bien un boceto puede también ser muy estilizado y muy atractivo a la vista, su destino no es artístico sino informativo (Fig.2). El boceto debe tener la capacidad de transmitirle, al dibujante mismo y a quien lo interprete, las herramientas necesarias para leer la intención del arquitecto a la hora de plasmar sus ideas en trazos; debe de comunicar un pensamiento, una noción, un concepto, desde un tecnicismo hasta una fantasía. Todo leído mediante la información gráfica y escrita establecida, las intenciones expresadas en colores, tipologías de trazos o hasta subjetividades.

El boceto da paso al primer intento de diseño, al inicio de un proceso y es testigo del mismo ya que además de crear, es un asiento y un método de autocrítica y revisión del desarrollo de un diseño arquitectónico. “Las tres actitudes que genera el croquis: registrar - reflexionar - criticar, son de vital importancia para la formación del estudiante/diseñador. Por eso entendemos que el

1 Alberto Saldarriaga Roa, Aprender arquitectura: Un manual de supervivencia. (Colombia: Editorial Corona, 1996) 80

croquizar debe ser más que una actividad, una actitud que debe incorporarse y asimilar en forma continua2 .

debe incorporarse y asimilar en forma continua ” 2 . Figura 3. Norman Foster. Boceto del

Figura 3. Norman Foster. Boceto del Swiss Re; Londres, Inglaterra. 2001.

Los bocetos son sinónimos de inspiración y pensamiento de diseño, son el primer y más rápido medio comunicación con el que cuenta el arquitecto (Fig.3); pero más allá de un medio debe ser un ímpetu, el arquitecto necesita una pasión para crear imágenes y esa pasión debe de continuar en un flujo que le lleve desde sus ideas pasando de la mano al papel y traduciéndose en el espacio construido, el que al final es el habitado y vivido por el usuario.

El uso del boceto y los beneficios en el proceso de diseño.

“Los arquitectos, a menudo más visuales que verbales, pueden preferir comunicarse con imágenes en lugar de palabras” 3 . ¿Quién no ha escuchado entre conversaciones de taller o de trabajo decirse la frase ‘un croquis dice más que mil palabras’? El oficio arquitectónico está directamente relacionado al campo visual y como tal desde la educación que se recibe como estudiante de arquitectura se asimila de dicha manera, la arquitectura pocas veces es vista de otra manera que no sea por una imagen, nuestro alrededor se percibe primeramente por medio de nuestros ojos y

2 Claudia Mut; Laura Soboleosky y María González. Arquitectura Introductoria: lo que hacen los mejores alumnos universitarios. (Argentina: Editorial Nobuko, 2011) 19

3 Kendra Schank Smith. Architects Sketches: Dialogue And Design. (Reino Unido: Architectural Press, 2008) 19

son estos quienes reciben el grueso de la información que en seguida será procesada por nuestro cerebro consciente o inconscientemente.

Para quienes se desempeñar en el campo del diseño cualesquiera que sean sus ramas, la vista juega un papel muy importante, tanto así que el artista genera puntos de atracción y con ellos trata de conducir la mirada por su obra. Para los arquitectos los ojos y la mano son un mismo instrumento, un mismo sentido perceptivo y activo, cuando afirma que la actividad mirar - pensar - trazar plantea una conexión fluida en ambas direcciones, lo que aprendemos parece disuelto en los rastros que después pasamos, el ojo recibe la mano extrae y el cerebro aprisiona, capta y guarda. Es aprendizaje en primera persona. El croquis representa un dialogo con la mente, es reflexión hecha dibujo” 4 y transforma tanto el campo visual como el proceso mental en símbolos, trazos e intenciones en el papel.

El boceto se transforma en una herramienta expedita de expresión y registro, un boceto rápido puede guardar esa idea que surgió en cualquier lugar y en cualquier momento, captura la esencia del pensamiento y lo congela para ser retomado, desarrollado o comunicado luego (Fig.4). Es también un medio por el cual el arquitecto puede vender su idea y conquistar un cliente, la solución de emergencia en el sitio de obra, la explicación o detalle de una sección del proyecto con el cual se logró un acabado a satisfacción del cliente y el profesional que lo diseñó.

Figura 4. Pascal Arquitectos. Boceto para el Centro Comercial Pedregal; México, D.F.

2007

Boceto para el Centro Comercial Pedregal; México, D.F. 2007 Un croquis tiene la enorme ventaja de

Un croquis tiene la enorme ventaja de ser retroactivo, retroalimentado y retroalimentador, el boceto brinda la oportunidad de ser modificado conforme se va desarrollando y puliendo la idea así como da la ocasión de revisarlo posteriormente y refrescar la memoria de la idea original. Es atemporal pero también puede marcar el tiempo y la evolución de un proyecto.

En resumen, el boceto nos da la facilidad de realizarse in situ, al momento de que apareció la idea en el pensamiento y ofrece la practicidad de revisarlo, modificarlo, repasarlo y evolucionarlo cuando sea necesario y cuantas veces se requiera. Por su rapidez de ejecución es un recurso muy funcional para captar esa idea que salió en el momento.

4 Claudia Mut; Laura Soboleosky y María González. Arquitectura Introductoria: lo que hacen los mejores alumnos universitarios. (Argentina: Editorial Nobuko, 2011) 19

Injerencia tecnológica y el boceto

Cuando se dibuja a mano, uno diseña, piensa, traza e imprime simultáneamente en un solo proceso5 , el desarrollo de modelos conceptuales o de primeras intenciones para un proyecto de forma digital corta con esa fluencia y simultaneidad que nos ofrece la libertad y la ligereza de la mano sobre el papel.

Mencionados en los apartados anteriores los beneficios del dibujo rápido a mano, se contrastará en este capítulo la constante y efervescente intervención de la tecnología en dicha práctica ancestral. Comenzando por citar a Jacob Brillhart, quien en un artículo para la revista The Classicist del Instituto de Arquitectura Clásica & América Clásica, expone su posición en relación a las nuevas tendencias tecnológicas y el desarrollo de ‘bocetos virtuales’.

Concuerdo con Brillhart en que el sentido de la escala, la profundidad y las sensaciones espaciales son tergiversados en el ordenador. El empleo de una herramienta digital aleja al dibujante de su medio e irrumpe ese flujo rápido mencionado anteriormente entre la mente, la mano y el papel; necesita uno o varios tiempos más para la creación de una forma legible pero inmaterial en la matrix -ni qué decir en el espacio físico- lo que atenta contra el carácter fugaz del boceto a mano, quitándole esa capacidad de captar la idea que surge raudamente en el pensamiento. Es por esta razón que los arquitectos desde antaño se apoyan en este sistema gráfico para el desarrollo de sus ideas para proyectos que hoy son íconos de la arquitectura, tales como Le Corbusier (Fig.5), Mies van der Rohe (Fig.6) o Erich Mendelshon (Fig.7).

Mies van der Rohe (Fig.6) o Erich Mendelshon (Fig.7). Figura 5. Charles Édouard Jeanneret-Gris (Le Corbusier).

Figura 5. Charles Édouard Jeanneret-Gris (Le Corbusier). Boceto para Villa Savoye; París, Francia. 1929

Corbusier). Boceto para Villa Savoye; París, Francia. 1929 Figura 6. Ludwing Mies van der Rohe. Boceto

Figura 6. Ludwing Mies van der Rohe. Boceto para Pabellón Alemán; Barcelona, España. 1928

5 Jacob Brillhart, Architectural Drawing in the Digital Age”, en The Classicist 9: 114

Figura 7. Erich Mendelsohn. Boceto para la Torre Einstein; Potsdam, Alemania. 1917 A pesar de

Figura 7. Erich Mendelsohn. Boceto para la Torre Einstein; Potsdam, Alemania. 1917

A pesar de que hoy los tipos de software desarrollados brindan un abanico de posibilidades para

diferentes cometidos y facilitan enormemente la elaboración de planos constructivos, modelos tridimensionales y análisis de datos importantes para el diseño, además de dar herramientas más que valiosas para la visualización global, presentación y venta de proyectos, avanzando a pasos agigantados y cada vez más considerando las necesidades y actividades del diseñador; el simple hecho de encender un dispositivo u ordenador para la realización del boceto toma un tiempo considerable en analogía del acto casi reflejo del arquitecto de tomar ese papel que generalmente por costumbre se tiene a mano. Siendo, claro está, un campo a la vanguardia, siempre actualizándose a los requerimientos de sus usuarios y creando gran cantidad y calidades de programas informáticos, dispositivos como tabletas de dibujo y hasta aplicaciones para teléfonos celulares; buscar un comando, cambiar el tipo de herramienta en un programa de dibujo y hasta la habilidad del usuario para manipular el software, son vacíos y debilidades que aún dejan a la tecnología un paso atrás del arte expedito del boceto hecho a mano.

Aunado a ello, el proceso holístico creativo que corresponde al boceto manual permite una

creación y producción más personal, más íntima y de mayor compromiso por parte del arquitecto

o diseñador para con el proyecto, en razón a la cercana relación de la persona con el medio de

expresión y las nociones de escala, dimensión, profundidad, etc. “Este lapso de tiempo entre la

percepción o idea y la impresión reduce el sentido de la propiedad personal de la imagen. La propiedad del dibujo a mano, sin embargo, siempre es evidente a través de su ‘tiempo real’ de creación, no se diluye por el limitado vocabulario de la impresora o el ordenador5 .

La sensibilidad con las condiciones del entorno -luz, sombra, peso de materiales, etc.- las proporciones, naturalidad de las formas y creatividad ilimitada para la inventiva formal y espacial así como la opción de trabajar ‘bocetos tridimensionales’ o modelos, son factores que aventajan el uso de la técnica manual del dibujo. La mano y el pensamiento dan libertad de imaginar lo que sea, mientras los programas de dibujo sujetan la creatividad al número de herramientas

disponibles y la capacidad o nivel de uso y dominio que tenga el dibujante del programa, limitando además su plano de acción -a pesar de que la mayoría de software trabaja con ‘3D’- a la bidimensionalidad de un monitor, pantalla o dispositivo.

Por otra parte, una vez realizado el modelo conceptual computarizado, éste le ofrece al diseñador una visión más global del proyecto o idea ya que es fácilmente manipulable; se le puede rotar para tener una visión de trescientos sesenta grados lo que facilita un diseño más unificado, es posible alejarlo para tener una visión total del modelo y su relación con el entorno o acercarlo para observar o detallar ciertos componentes o espacios. Utilizar medios digitales para explorar las potencialidades de nuevos materiales mediante el dibujo evoca un futuro a la vez que define una construcción plausible. La computadora, con poca preocupación por la gravedad e integridad estructural, puede abonarse a una estrategia antes que una realidad. La forma abierta define espacios que llevan en un fondo oscurecido. Gage expone que esta perspectiva es un dibujo rápido para representar la calidad del espacio interior. Evoca más emoción e imaginación asociativa que información sobre su cerramiento” 6 (Fig.8). En este sentido el boceto digital aventaja en gran medida al método físico por su manejabilidad y capacidad de crear modificaciones rápidas durante los procesos de revisión.

Figura 8. Mark Foster Gage. Final Blue. (s.l.) (s.f.) Boceto Digital.

Mark Foster Gage. Final Blue. (s.l.) (s.f.) Boceto Digital. 6 Kendra Schank Smith. Architects Sketches: Dialogue

6 Kendra Schank Smith. Architects Sketches: Dialogue And Design. (Reino Unido: Architectural Press, 2008)

128

Todo depende desde el ojo con el que se mire

Así como hay grandes arquitectos que en pocas líneas trazadas a lápiz logran comunicar su idea claramente y desarrollar un gran proyecto arquitectónico (Fig.9), existen quienes se posicionan como vanguardistas tecnológicos y despliegan toda la capacidad que ofrece el nuevo mundo digital para crear sus diseños (Fig.10). Así también los hay quienes mezclan las mejores características de los diferentes métodos y juegan con los dibujos a mano y los modelos digitales para dar a luz a sus creaciones (Fig.11).

modelos digitales para dar a luz a sus creaciones (Fig.11). Figura 9. Coop Himmelb(l) au .

Figura 9. Coop Himmelb(l)au. Boceto para Rooftop Office; Vienna, Austria.

1985

au . Boceto para Rooftop Office; Vienna, Austria. 1985 Figura 10. Zaha Hadid. Zaha Hadid +

Figura 10. Zaha Hadid. Zaha Hadid + Turquía. Boceto digital.

10. Zaha Hadid. Zaha Hadid + Turquía. Boceto digital. Figura 11. Zaha Hadid. MAXXI, Museo Nacional

Figura 11. Zaha Hadid. MAXXI, Museo Nacional Italiano de las Artes de Roma; Roma, Italia. 1999

El sacrificar una u otra forma de representación no se ve como una solución correcta, claramente habrá miles de tendencias, millones de arquitecturas tanto como millones de arquitectos y muchas más maneras de representarse. Así como en la actualidad, la fachada de un edificio ‘vende’ y los proyectistas persiguen la alta calidad visual que genera un ‘render’-incorrectamente, me parece, ya que no sólo mediante imágenes digitales se pueden obtener espacios de gran distinción-; “la dependencia ciega en CAD y otras herramientas de software aumenta después de la escuela de arquitectura los jóvenes diseñadores siguen diseñando cosas que no entienden.

Trabajando bajo severas limitaciones de tiempo, hacen el máximo uso de los comandos Copiar y pegar, insertar detalles, alzados y secciones de los proyectos pasados” 7 .

A modo personal pienso que lo ideal es lograr encontrar esa unidad en la que tecnología y la técnica manual se entrelacen para que una colabore con la otra, soy del pensar que la idea que nace en la mente debe de traducirse al papel y que en este medio debe de desarrollarse un proyecto arquitectónico a tal punto que pueda ser convertido en un modelo computarizado y a partir de ese momento combinar las técnicas necesarias para el mejoramiento, para detallar y ‘pulir’ el diseño (Fig.12).

Figura 12. Pascal Arquitectos. Boceto para el Centro Comercial Pedregal; México, D.F.

2007

Boceto para el Centro Comercial Pedregal; México, D.F. 2007 Diseñar debe ser un proceso, debe ser

Diseñar debe ser un proceso, debe ser una suma de ideas y medios que resulte en un producto de alta calidad para el disfrute del usuario, quien es el objetivo principal de la arquitectura. Hoy en día se nos presenta la posibilidad de desarrollar nuestras ideas por medio de herramientas clásicas y de última generación, lo que nos abre un abanico de opciones de representación y colabora en el logro de espacios más osados, libres y mucha mayor calidad. Pero así como no se puede crear arquitectura de excelencia con el simple hecho de saber utilizar un software si no tenemos la capacidad de expresar nuestras ideas y ese sentido de creación espacial, no lo lograremos tampoco con el hardware más simple, eficaz y eficiente que ha creado el hombre en favor del arte:

el lápiz.

7 Jacob Brillhart, Architectural Drawing in the Digital Age”, en The Classicist 9: 114

TABLA DE IMÁGENES.

Figura 1. Coop Himmelb(l)au. Boceto para proyecto Musée des Confluences; Lyon, Francia, 2000. En http://www.coop-himmelblau.at/ (Fecha de consulta: 6.10.2012)

Figura 2. Frank Lloyd Wrigth. Boceto Fallingwater house; Pittsburgh, Estados Unidos. 1934. En:

(Fecha de consulta: 6.10.2012)

Figura 3. Norman Foster. Boceto del Swiss Re; Londres, Inglaterra. 2001. En:

Figura 4. Pascal Arquitectos. Boceto para el Centro Comercial Pedregal; México, D.F. 2007. En:

6.10.2012)

Figura 5. Charles Édouard Jeanneret-Gris (Le Corbusier). Boceto para Villa Savoye; París, Francia. 1929. En: http://diseccionarquitectonica.blogspot.com/2010/11/imagenes-prestadas.html (Fecha de consulta: 6.10.2012)

Figura 6. Ludwing Mies van der Rohe. Boceto para Pabellón Alemán; Barcelona, España. 1928. En:

http://formamoderna.blogspot.com/ (Fecha de consulta: 6.10.2012)

Figura 7. Erich Mendelsohn. Boceto para la Torre Einstein; Potsdam, Alemania. 1917. En:

6.10.2012)

Figura 8. Mark Foster Gage. Final Blue. (s.l.) (s.f.) Boceto Digital. En: Schank Smith, Kendra. Architects Sketches: Dialogue And Design. (Reino Unido: Architectural Press, 2008) 129

Figura 9. Coop Himmelb(l)au. Boceto para Rooftop Office; Vienna, Austria. 1985. En:

http://www.coop-himmelblau.at/ (Fecha de consulta: 6.10.2012)

Figura 10. Zaha Hadid. Zaha Hadid + Turquía. En:

6.10.2012)

Figura 11. Zaha Hadid. MAXXI, Museo Nacional Italiano de las Artes de Roma; Roma, Italia. 1999. En: http://casainvoga.mx/viaje-hacia-zaha-hadid/ (Fecha de consulta: 6.10.2012)

Figura 12. Pascal Arquitectos. Boceto para el Centro Comercial Pedregal; México, D.F. 2007. En:

BIBLIOGRAFÍA

Muntañola Thornberg, Joseph. 2003. La arquitectura como materia pensante: Mente, territorio y sociedad en un mundo global. Barcelona: (S.E.).

Mut, Claudia; Soboleosky, Laura y González, María. 2011. Arquitectura Introductoria: lo que hacen los mejores alumnos universitarios. Argentina: Editorial Nobuko.

Saldarriaga Roa, Alberto. 1996. Aprender arquitectura: Un manual de supervivencia. Colombia:

Editorial Corona.

Schank Smith, Kendra. 2008. Architects Sketches: Dialogue and Design. Reino Unido: Architectural Press.

Brillhart, Jacob. (S.F.) “Architectural Drawing in the Digital Age”, en The Classicist 9: 114-21.

2.10.2012)