Вы находитесь на странице: 1из 2
de Economía
de Economía

Las razones de la desigualdad y la pobreza (II)

de Economía Las razones de la desigualdad y la pobreza (II) Por Leonardo Veiga, profesor del

Por Leonardo Veiga, profesor del IEEM

En el artículo anterior analizamos –y descartamos– una serie de teorías que han procurado explicar las razones por las cuales hay países que son pobres y persisten en esa situación. Esas teorías se basan en diferencias climáticas, geográficas, culturales y en la ignorancia de los gobernantes respecto de lo que tienen que hacer.

¿Hay una teoría mejor? Daron Acemoglu, del MIT, y James Robinson, de Harvard, han desarrollado una teoría alternativa prometedora. A partir de la revi- sión de tres siglos de historia mundial y 17 años de sólida investigación empírica, estos autores sostie- nen que la explicación de las desigualdades se en- cuentra en el rol que juegan las instituciones políti- cas y económicas, entendidas como las “reglas del juego” con las que se manejan sus economías y los derechos de sus habitantes.

Un aporte muy valioso es que concluyen que las ma- las instituciones no han emergido debido a errores de líderes políticos, sino a que así han sido diseña- das, porque han jugado un papel político y econó- mico útil en beneficio de los políticamente podero- sos en la sociedad.

Los autores distinguen en lo que refiere a las insti- tuciones económicas dos tipos: “inclusivas” y “ex- tractoras”. Las instituciones inclusivas son aquellas que permiten y alientan la inclusión y participación de la mayoría de las personas en actividades econó- micas que hacen el mejor uso de sus talentos y ha- bilidades y que habilitan a las personas a elegir sus propias opciones. Para ser inclusivas –agregan– las instituciones deben: asegurar la propiedad privada, contar con un sistema no discriminatorio de leyes,

82

Revista de Negocios del IEEM |

Agosto 2012

proveer servicios públicos al que todos tengan acce- so, generar condiciones en las que las personas pue- dan realizar intercambios y contratar, que puedan entrar nuevos negocios y que las personas puedan elegir sus propias carreras.

Las instituciones extractivas, en cambio, están dise- ñadas para extraer ingresos y riquezas de un sector de la sociedad para beneficiar a otro. Desde los re- gímenes coloniales de la encomienda, la mita y la esclavitud a las modernas dictaduras comunistas, las instituciones extractivas convierten a los "estados be- nefactores" del populismo en "estados saqueadores" que manejan Gobiernos eternizados en el poder.

Las instituciones inclusivas ofrecen incentivos para la inversión y la innovación y crean las bases para un campo de juego nivelado donde la gran parte de la población pueda desarrollar sus talentos. Es así que estas instituciones generan prosperidad. Sin embar- go, la mayoría de las sociedades se rigen por institu- ciones extractoras, creando derechos de propiedad inseguros, no permitiendo los contratos y desalentan- do la innovación y la adopción de tecnología. Estas instituciones no crean un campo de juego nivelado, sino que favorecen a un pequeño segmento de la sociedad. Estas instituciones han sido diseñadas por aquellos que tienen poder político para extraer los recursos de la mayoría.

Para sobrevivir, las instituciones económicas extrac- toras necesitan instituciones políticas extractoras que garanticen la concentración de poder ilimitado a favor de la élite. Este es un aporte fundamental de esta teoría, en tanto la prosperidad pasa a ser una cuestión de instituciones políticas.

Acemoglu y Robinson sostienen la tesis de que so- lo con un sistema político inclusivo que distribuya el poder político dentro de una sociedad es posible que las naciones logren la prosperidad. La combina- ción de instituciones políticas y económicas inclusivas configuran los incentivos adecuados para que una sociedad prospere. Si la gente tiene miedo de que sus bienes sean expropiados no tendrán los incen- tivos para generarlos o sostenerlos, no innovarán y no progresarán. Las personas necesitan un conjun- to de instituciones que reduzcan la incertidumbre y mantengan la estabilidad.

Siendo las instituciones políticas y económicas extractivas la regla en la historia mundial, ¿cómo surgen las instituciones inclusivas? Los autores sostienen que existen eventos históricos aleatorios que denominan coyunturas críticas de la historia, en las que se apoyan pequeñas diferencias insti- tucionales para derivar en caminos de desarrollo divergentes entre las nacionales. Un ejemplo plan- teado por los autores fue el impacto que tuvo la Peste Negra en el siglo XIV en Europa Occidental, que combinada con instituciones ligeramente di- ferentes a las de Europa Oriental, llevaron a una mejora sustancial del poder político de los siervos. Otro ejemplo fue la colonización de América. Los españoles conquistaron los imperios Azteca, Ma- ya e Inca, donde había grandes poblaciones y ri- quezas para explotar, consolidando instituciones fuertemente extractivas basadas en la coerción de la población indígena y en la extracción de re- cursos para beneficio de la élite española gober- nante. Los ingleses quisieron hacer lo mismo que los españoles, pero no pudieron, porque lo que quedaba para conquistar era América del Norte, donde no había poblaciones indígenas abundan- tes y sumisas para sojuzgar ni recursos naturales para explotar.

Luego de algunos intentos fallidos los ingleses no tuvieron más remedio que crear instituciones eco- nómicamente más inclusivas que fueran atractivas para atraer colonos. Con más libertad personal vino la demanda de más libertad política. Fueron esas

vino la demanda de más libertad política. Fueron esas diferencias instituciones iniciales que se manifesta- ron

diferencias instituciones iniciales que se manifesta- ron en la limitación de poder político, los principios democráticos y los incentivos económicos los que generaron trayectorias tan diferentes entre Estados Unidos y países como México.

Los autores analizan casos de países que comen- zaron con instituciones económicas inclusivas para luego incorporar instituciones políticas inclusivas, como es el caso de Corea del Sur. También anali- zan casos de instituciones políticas y económicas extractivas que generan desarrollo, como fue el caso de la Unión Soviética hasta la década del 90. Las élites pueden generar crecimiento reasignan- do bajo su control recursos en sectores que son temporalmente muy productivos (por ejemplo, de la agricultura a la industria), pero el problema es que el crecimiento es insostenible en el largo pla- zo. Cuando el modelo se agota, al carecer de la capacidad para innovar, primero tiene una crisis económica y luego otra política.

Otro aspecto apasionante de esta teoría es que sostiene que todos los logros son reversibles. En el siglo XIII Venecia era una ciudad-estado que contaba con mecanismos de movilidad social que fueron el origen de su prosperidad y poder. La in- novadora commenda , una sociedad donde nave- gantes sin capital y ricos venecianos compartían ganancias de sus viajes, permitió a personas con modestos antecedentes ascender socialmente. Esta fluidez amenazaba a los ricos establecidos. Para finales de siglo el consejo ducal comenzó a restringir los derechos políticos y económicos, pro- hibiendo la commenda y nacionalizando el comer- cio. Para el 1500, la economía estaba estancada y la población estaba disminuyendo. Venecia pasó de ser una gran potencia a lo que es hoy, un lugar de visita para turistas.

Esta teoría sostiene pues que son las instituciones políticas y económicas inclusivas el fundamento del desarrollo, porque a partir de ellas es que la mayo- ría de los miembros de la sociedad pueden generar una prosperidad sustentable.

de los miembros de la sociedad pueden generar una prosperidad sustentable. Revista de Negocios del IEEM

Revista de Negocios del IEEM | Agosto 2012

83