Вы находитесь на странице: 1из 10

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

DE SANTIAGO

Cuando perseguimos lo inalcanzable, hacemos imposible lo realizable. Robert Ardrey

Citado en O’Connel,1998, p. 46

METAS BIEN FORMULADAS 1

En la experiencia clínica del Centro de Terapia Familiar Breve de Milwakee (FBTC), la motivación

de los pacientes aumenta en forma dramática cuando la conversación terapéutica se centra en lo

que el cliente podría querer que fuera diferente. Sin embargo, la mayoría de los clientes tienen

dificultades para definir en detalle lo que quieren. En general, sus primeras declaraciones son

abstractas y vagas, como por ejemplo:

o

"Las cosas estarán mejor cuando me sienta motivado a estudiar", o

o

"Mi problema estará resuelto cuando no me sienta deprimido respecto a mi vida", o

o

"Me sentiré mejor estando con mis padres"

La siguiente tarea del terapeuta es iniciar una conversación que transforme esas definiciones

vagas en una visión concreta y vívida de cuando el problema esté resuelto. Berg y Miller denominan

a este proceso "desarrollo de metas bien formuladas".

Las características de las metas bien formuladas son las siguientes:

1)

Tienen que ser importantes para el cliente Las metas que el terapeuta crea que son las adecuadas para el cliente no son las

importantes; si no aquellas que el cliente valora para si mismo.

Cuando los clientes se sienten respetados es más probable que desarrollen respeto hacia

ellos mismos y estén motivados por efectuar cambios en sus vidas.

2)

Necesitan estar definidas en términos interaccionales En general las personas vivimos nuestra vida en relación con otros significativos. Cuando los

clientes describen sus problemas y qué podría ser diferente en su vida, regularmente

incluyen referencias hacia otros significativos.

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

El terapeuta debe ayudar al cliente a descubrir a los otros significativos en relación al problema, y a definir las metas en términos interaccionales. El terapeuta puede realizar diversas preguntas con este fin. Los terapeutas del FBTC denominan preguntas acerca de las relaciones a este tipo de preguntas. Por ejemplo, si una madre afirma: "Las cosas estarían mejor si cuando mi hija me desobedece yo le hablara en forma calmada en lugar de perder la calma y gritarle", el terapeuta podría preguntar:

o

"Si usted decidiera hacer eso, ¿qué cosa sería diferente entre usted y su hija?", y luego

amplificar,

o

"Si usted decidiera hacer eso, ¿qué podría ser diferente entre usted y su esposo?"

o

"¿Qué otra cosa podría ser diferente entre usted y las demás personas en su casa?"

Esas preguntas amplificadoras posibilitan que un cambio iniciado en una relación se extienda a otras áreas; lo cual hace más atractiva la meta original. Por ejemplo, si un cliente responde "Me sentiría mejor respecto a mi misma" o "Tendría una mejor actitud hacia mi trabajo", cuando se le pregunta, "¿Qué sería diferente en su vida cuando su problema esté resuelto'"; el terapeuta podría preguntar adicionalmente:

"Cuando se sienta mejor respecto a si misma, ¿qué diferencia advertirán otros en usted?", y luego, "¿Qué otras personas advertirán lo que es diferente en usted?" Puesto que el comportamiento está influenciado por lo que creemos que los demás ven en nosotros, pueden hacerse preguntas relativas a otros con ese fin. Por ejemplo, si un cliente no puede formular qué sería diferente cuando el problema esté totalmente resuelto, podría preguntársele: "Si su madre estuviera aquí, y yo le preguntara a ella qué sería diferente cuando su problema esté resuelto, ¿qué diría ella?". A veces los clientes se presentan como estando totalmente aislados de otros significativos, lo cual es muy raro porque en general la vida humana se lleva a cabo en relación a otros; las personas trabajan, realizan compras, etc. DeJong y Berg afirman que, por ejemplo, en el caso de una madre soltera con un hijo pequeño, sin relaciones sociales significativas, se podría preguntarle, "¿Qué cambios describiría su hijo en su comportamiento si tuviera el vocabulario y la habilidad para describir lo que viera." Berg describe un caso en el cual una mujer deprimida a raíz de la muerte de su padre con quien habían vivido solos; no se deprimía en el trabajo porque estaba rodeada de colaboradores amistosos; pero al llegar a la soledad de su casa se encontraba "con un lado diferente mi". Sin embargo, en el curso de la conversación reveló que tenía un perro que era muy sensible a sus cambios de ánimo. Berg preguntó: "Si su perro pudiera hablar, ¿qué diría que sería diferente en usted cuando su problema esté resuelto?" La cliente respondió, "Diría que yo tendría ganas de sacarlo a caminar por las mañanas, y que le hablaría con una voz cariñosa."

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

3)

Deben incluir rasgos de la situación DeJong y Berg afirman que los clientes están desalentados y exhaustos por haber batallado

con sus problemas durante días, semanas, meses o incluso años; y suelen describir sus

problemas como si estuvieran ocurriendo todo el tiempo y en todas partes.

Indican que al ayudarlos a determinar qué podría ser diferente en cierto lugar y ambiente,

les permite desarrollar metas que sean más posibles de alcanzar. Por ejemplo, si una cliente

se queja que siempre llega atrasada a todos lados y que esto le está ocasionando

problemas en todas las partes de si vida; el terapeuta, en lugar de invitarla a desarrollar una

meta respecto a no llegar tarde nunca a las actividades o eventos importantes, podría

preguntar, "Bien, en este momento de su vida, ¿dónde quiere retrasarse menos?" La cliente

podría responder que es muy importante para ella llegar a tiempo a su trabajo, mientras

que puede retrasarse con la familia y los amigos, ya que éstos la perdonan con mayor

facilidad que su jefe.

4) Deben enunciar la presencia de algunos comportamientos deseables en lugar de la

ausencia de problemas DeJong y Berg afirman que las metas enunciadas alrededor de la ausencia de problemas

implica usar repetidamente negaciones (por ejemplo, "Peleo mucho con mi hija. Quiero

dejar de gritarle porque no es bueno para ella ni para mi

energía, y un sentido de estar atrapada en el problema.

Es mucho más fácil hacer algo que se percibe como positivo. Es más fácil bajar de peso

cuando uno se levanta y da una caminata que recordarse continuamente no entrar a la

cocina a buscar papas fritas y una gaseosa.

En consecuencia, las metas bien formadas están descritas en términos de la presencia de

algo positivo en lugar de la ausencia de los problemas percibidos.

En el siguiente ejemplo se pregunta a la cliente que hará cuando el problema esté resuelto,

como un modo de ayudarla a enunciar metas positivas:

"),

alimenta el desaliento, baja

Joanne: Odio cuando mi hijo me miente; sabré que las cosas estarán mejor cuando él deje de mentirme. Me asusta que pueda mentirme con una cara como esa.

Insoo: Desde luego; puedo ver que tiene una buena razón para estar aburrida. Entonces, cuando las cosas estén mejor, ¿qué estará haciendo él?

Joanne: Será más honesto, desde luego.

Insoo: Y ¿cómo se verá eso? ¿Qué estará haciendo en forma diferente que le dirá a usted que está siendo más honesto?

Joanne: Bien, admitirá que está mintiendo y se pedirá disculpas.

Insoo: ¿Y qué otra cosa hará?

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

Joanne: No sé, no he pensado en eso

Quizá su voz será firme, ni evasiva ni un rezongo como lo

hace a veces

Y me mirará directamente a los ojos y estará de pie, en lugar de todo

encorvado. Estará más abierto a mi. Insso: Puedo decirle que usted conoce a su hijo muy bien. Entonces, él la mirará directamente a los

ojos, su voz será firme, y estará de pie. Todo eso tiene sentido. Conoce muy bien a su hijo,

¿cierto? Joanne: Desde luego; soy su madre. [riendo] Las madres tienen ojos en la parte de atrás de la

cabeza; eso es lo que me dice mi Robby todo el tiempo.

5)

Necesitan ser un paso inicial en lugar del resultado final Los clientes pueden haber intentado diversas soluciones fallidas para resolver sus problemas

antes de buscar terapia; y cuando acuden a un experto buscan alivio inmediato. Sin

embargo, la búsqueda de soluciones inmediatas no es realista, puesto que las soluciones

son el resultado final una vez que los clientes han dado los pasos iniciales e intermedios para

hacer algo diferente en sus vidas. El terapeuta, por lo tanto, debiera ofrecer asistencia para

que el cliente encuentre nuevas formas para comenzar a construir soluciones más exitosas.

DeJong y Berg sugieren que los terapeutas serán más exitosos si en lugar de buscar los

resultados finales cuando los problemas estén resueltos, preguntan por los primeros signos de

algo diferente. En el ejemplo anterior, las respuestas de Joanne suenan más a un resultado

final que un paso inicial. Insso continuó el diálogo como sigue:

Insso: Usted conoce muy bien a Robby. Obviamente le tomará más tiempo ser honesto con usted

todo el tiempo. ¿Cuál será el primer signo pequeño que le dirá a usted, "Hmm, está

comenzando a ser honesto conmigo"? Joanne: Sí, imagino que tomará algo de tiempo. [sonriendo] Desde luego, quiero que cambie ayer.

Me imagino que estará mirándome cuando me hable, de modo que yo pueda ver sus ojos.

Insoo: ¿Qué verá en

sus ojos que usted no

ve

ahora que le hará saber que Robby está

comenzando a ser más honesto con usted?

 

Insso, con sus preguntas, está ayudando a Joanne que se concentre en un único aspecto

del cambio de su hijo, lo cual hará más probable que advierta el contacto de los ojos del

hijo cuando esto ocurra, lo cual aumentará la oportunidad de un cambio de la pauta de

interacción con él.

6)

El cliente debe reconocer un rol para si mismo en la meta Muchas veces cuando los clientes comienzan a trabajar en terapia se sienten desalentados

respectos a si tendrán éxito después, porque creen que sus problemas se deben a las

acciones de otros y se sienten con poco poder para hacer algo con esos problemas.

Para resolver esto, los autores proponen aliarse a las percepciones de los clientes y solicitar

más descripciones de lo que esos otros significativos en la vida del cliente estarán haciendo

en forma diferente. Esto es lo que hace Insoo con Joanne:

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

Insoo: Bien, dígame, suponga que Robby estuviera mirándola más cuando ustedes dos hablan, ¿cómo sería eso útil para usted?

Joanne: Si eso pudiera suceder, ¡sería maravilloso! Eso haría mi vida mucho más fácil. No estaría asustada —temiendo que esté haciendo lo mismo con otras personas, como su maestro, por

ejemplo. No tendría que preocuparme tanto respecto a cómo podría presentarse. Podría usar

el tiempo en otras cosas que tengo que ocuparme —como hacer algo con mi hija y mi esposo.

Insoo: Y si él hiciera eso —mirarla más— ¿qué vería él que usted está haciendo en forma diferente?

Joanne: Oh, no sé

Supongo que no le gritaría tanto

usted sabe, estaría más calmada.

7)

Las metas deben enunciarse en términos concretos, conductuales y mensurables Es obvio que cuando se ayuda a los clientes a enunciar metas a articular metas concretas,

conductuales y, por lo tanto, mensurables, se permite que el terapeuta y los clientes sepan

cuando están haciéndose progresos hacia las soluciones satisfactorias. Y cuando los clientes

sienten que están progresando esto los impulsa a seguir creando una vida más satisfactoria.

Por lo tanto, metas tales como, "Me sentiré mejor cuando el problema esté resuelto", o "Me

sentiré feliz", o "Seré más productivo"; deben ser transformadas en metas conductuales.

8)

Las metas deben ser realistas Cuando se pregunta a los clientes cómo sería diferente, pueden responder cosas tales

como "Mi hijo me obedecerá siempre y le pediré que me ayude con las tareas de la casa",

o "Me ganaré la lotería". DeJong y Berg afirman que esos resultados podrían ser maravillosos,

pero no son realistas en términos de ser alcanzables.

Una forma de transformar las metas en realistas es pedirle al cliente que la defina en

términos concretos, como por ejemplo:

Cliente: Quiero sentirme mejor con mi hijo.

Terapeuta: ¿Cómo se daría cuenta que estaría sintiéndose mejor con él?

Cliente: Pasaría más tiempo con él, preguntándole con más frecuencia qué le gustaría hacer el día Sábado, y tomando má s en serio la respuesta de él.

Terapeuta: ¿Eso es algo que podría suceder? [o, ¿Eso es algo que usted piensa que puede hacer?] Cliente: Sí

Terapeuta: ¿Cómo sabría que pudo hacer eso? ¿Hay veces en que usted ha sido capaz de hacer al

menos algunas de esas cosas?

Otra forma estimular al cliente a pensar en términos realistas es pedirle que considere las

consecuencias interaccionales de cualquier cambio de su parte. Por ejemplo, si un padre

dice que quiere hablar más calmado con su hija, en lugar de gritarle cuando ella hace algo

mal; el terapeuta podría preguntar, "Si usted hace eso, ¿qué hará ella en forma diferente?"

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

El terapeuta está preguntándole en forma implícita si ese cambio es una posibilidad realista,

puesto que él conoce a su hija y las formas de reaccionar de ella.

9)

Las metas deben ser un desafío para el cliente Según DeJong y Berg, es útil afirmarles a los clientes que la solución del problema implicará

un trabajo duro de su parte. Esto coloca la responsabilidad del cambio en el cliente, y si el

progreso es lento puede recordárseles que necesitan seguir trabajando duramente. Según

esos autores, en su experiencia clínica, los clientes saben por su experiencia pasada que

algo de esfuerzo de su parte ha jugado un rol importante en los éxitos del pasado.

Algunos ejemplos de preguntas para establecer metas 2

ÿ

“Si la terapia hubiera probado que es realmente valiosa para usted, ¿qué estaría

sucediendo que no está sucediéndole en este momento? ¿Qué habría dejado de ocurrir?”

ÿ

“¿Cuáles serán las primeras señales que le indicarán que no necesita continuar la terapia?”

ÿ

“Si nos viéramos dentro de tres/seis meses y usted estuviera contándome que las cosas

están mucho mejor, no perfectas pero mejor que ahora, qué me contaría acerca de usted,

o

de alguien más, que fue de ayuda?”

Si

el cliente no es capaz de responder a preguntas como las anteriores, o sus respuestas son

muy vagas, podría hacerse la ”pregunta milagro”:

Le haré una pregunta extraña, que es útil para muchas personas. Imagine que cuando va a dormir una

noche, ocurre un milagro y el problema del cual estamos hablando ha desaparecido. Como usted está

durmiendo, no sabe que ha ocurrido el milagro. Cuando usted se despertara, ¿cuáles serían las

primeras señales que el milagro ha ocurrido? 3 [Ver ejemplo en la página siguiente]

Otra variación es la siguiente:

Imagine que al despertar mañana por la mañana, por alguna razón, usted tiene el sentimiento que ya

no tiene ese problema. ¿Qué será diferente? ¿Cómo lo sabrá?

Otras variaciones sugeridas son las siguientes:

2 Ejemplos tomados de Bill O’Connell, Solution-Focused Therapy, London: Sage Publications, 1998, p. 48-60

3 DeJong y Berg (1998) proponen que la pregunta milagro sea entregada en forma “hipnótica ”; es decir, que el terapeuta habla en forma lenta y suave, para dar oportunidad a que el cliente cambie el foco desde el problema hacia la solución; presentar la pregunta milagro como algo inusual o extraño. Puesto que es una pregunta orientada hacia el futuro, es necesario usar tiempos verbales de futuro (“sería”, “será”).

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

Si se animara a hacer un cambio en esta área de su vida, ¿cuáles serían las primeras señales que está haciendo un progreso?

Si volviera al trabajo mañana [o el lugar donde ocurre el problema] y todos sus problemas estuvieran

resueltos, ¿qué sucedería?

Suponga que usted está iniciando [su trabajo, esta relación, etc.] nuevamente, ¿qué cosas serían

diferentes?

“Si fuera al trabajo [hogar, escuela] mañana y la situación que esta ocasionando su ansiedad ya no

existiera, ¿cómo cree que se daría suenta?”

El terapeuta puede ayudar a desarrollar las respuestas a la pregunta milagro, a través de:

ÿ Invitar al cliente a describir en detalle el día siguiente al cual ha ocurrido el milagro y explorar cómo,las diferencias en una parte del día afectará el otro.

ÿ Hacer preguntas acerca de otras personas significativas y cómo las afectará el milagro:

“Quién será la primera persona en la familia que advierta que ha ocurrido un milagro?

¿Cómo reaccionará.” “¿Qué diferencia tendrá esa para usted?”

“¿Cómo sabrá que los demás lo han descubierto?”

“¿Cómo se comportará su pareja ahora que ha ocurrido el milagro?”

DeJong y Miller proponen explorar también si el milagro ha estado ocurriendo (es decir, “construir” excepciones al problema).

“¿Ha habido veces, digamos en las dos últimas semanas, en las cuales las cosas eran parecidas al

milagro que ha estado describiendo, incluso un poquito?”

Otras preguntas que han resultado útiles en el FBTC, son las “preguntas de escala”.

Este método posibilita trabajar con quejas que son vagas. Estas preguntas pueden ayudar a los clientes a expresar observaciones complejas e intuitivas acerca de sus experiencias pasadas y estimaciones de las posibilidades futuras. Son una técnica útil para transformar en más concretos l os aspectos complejos de la vida del cliente, y por lo tanto más accesibles al terapeuta y al cliente.

Un ejemplo podría ser el siguiente:

Digamos que diez representa su vida tal como usted quiere que sea cuando ya no necesite venir a

verme y que cero representa el peor período posible en las últimas semanas, cuando más preocupada se encontraba por su familia. ¿Dónde diría que se encuentra ahora?

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

En

la

siguiente

transcripción

puede

observarse

el

uso

de

distintas

preguntas

para

la

formulación de metas de la terapia. 4 [T= Terapeuta; C = Cliente)

Respuesta

empática

T: ¿Cómo puedo ayudarla? C: Bien, tengo algunos problemas grandes. Primera cosa –estoy embarazada nuevamente.

Ya tengo dos bebés, dos niñas de 3 y 2 [años], y tengo dos niños que están en la escuela.

Estoy loca con todo lo que tengo que hacer, y tengo miedo que mis dos niños sean llevados a un hogar nuevamente porque tengo problemas para enviarlos a la escuela en

la mañana. No puedo levantarme en las mañanas. Ellos sólo se quedan tirados viendo la

TV. Dicen que la escuela no les da nada bueno, y que pueden hacer más entregando mercaderías para sus tíos.

T: ¿"Entregando mercadería"? C: Sí, creo que son drogas. Les digo que eso no es bueno y que los meterá en problemas,

pero no me escuchan. Me siento mejor cuando van a la escuela, porque al menos no

pueden verse con Lamar y Brian [los tíos]. Pero no se levantan y estoy muy cansada debido a que estoy embarazada nuevamente.

T: [con empatía] Ohh, puedo ver que realmente tiene sus manos ocupadas. Manejar cuatro

chicos usted sola es realmente pesado, pero estar embarazada lo hace en extremo pesado

C: Sí, lo es, y no quiero separarme de mis hijos nuevamente. Pero ellos pelean conmigo respecto a la escuela, y estoy tan cansada con todo lo que tengo que hacer y estoy

embarazada.

C continúa dando detalles respecto a sus problemas, incluida información respecto a que se

prostituye para aumentar el dinero de los pagos del AFDC para sus necesidades básicas y su embarazo, éste puede haber sido el resultado de una relación sexual sin protección con un

cliente. T después se traslada a un área diferente:

T: Usted tiene algunos problemas grandes –enviar a sus hijos a la escuela, tener dinero

Resumen,

comunicando

comprensión.

Pregunta

milagro

suficiente, estar embarazada y muy cansada. Permítame hacerle una clase distinta de

pregunta respecto a eso; es la denominada pregunta milagro. [pausa] Suponga que se va a la cama en una noche típica y, mientras está durmiendo, ocurre un milagro. ¡El

milagro es que los problemas que ha estado contándome están resueltos! Usted solamente está durmiendo, de modo que no sabe en ese momento que ellos se han

resuelto. ¿Cómo se daría cuenta en la mañana siguiente que las cosas serían diferentes –

qué le diría a usted, que las cosas están realmente mejor? C: [sonriendo] Eso es fácil; me habría ganado la lotería–3 millones de dólares.

T: Eso sería un gran sueño. ¿Qué otra cosa advertiría?

4 Tomado de DeJong y Berg (1998), p. 14-17

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

Ayudando a la obtención de metas realistas

C: Algún hombre lindo se juntaría conmigo, alguien que tuviera mucho dinero y paciencia con los niños, y nos casaríamos. O yo no tendría tantos niños y terminaría la secundaria y

tendría un buen trabajo. T: Bien, eso suena como un gran milagro. ¿Qué imaginaría usted que sería la primera cosa de

la cual se daría cuenta, que le diría que este día es diferente, está tan bien, que debe

haber sucedido un milagro? C: Bien, me levantaría antes que mis hijos en la mañana, hacerles el desayuno, y sentarme

con ellos mientras toman su desayuno. T: Si usted decidiera hacer eso –levantarse antes que ellos y prepararles el desayuno– ¿qué

harían ellos?

C: Creo que se levantarían y se sentarían a la mesa en lugar de estar por ahí y encender la TV.

T: ¿Y cómo sería eso para usted?

C: Me sentiría feliz porque podríamos hablar de cosas buenas, no pelear sobre la TV. Y mis bebés no estarían gritando por toda la pelea por la TV.

T: ¿Otra cosa? ¿Qué otra cosa será diferente cuando el milagro ocurra?

C y T continúan explorando y desarrollando otras partes del milagro imaginado por C. T

después se dirigió a preguntas respecto a un tópico relacionado:

Elogiando y Construyendo “excepciones” a partir de la pregunta milagro

Elogio

Respuesta

empática

Elogio

T: C, estoy impresionada. Usted tiene un claro cuadro de cómo serán diferentes las cosas en su casa cuando las cosas mejoren. ¿Ha habido veces, digamos en las dos últimas

semanas, en las cuales las cosas eran parecidas al milagro que ha estado describiendo,

incluso un poquito? C: Bien, no estoy segura. Bien, hace cuatro días atrás estaba mejor.

T: Cuénteme respecto a esos cuatro días. ¿Qué fue diferente?

C: Bien, me fui a acostar alrededor de las 10 de la noche y tuve una buena noche de sueño. Tenía comida en la casa, porque había ido a la tienda el Sábado. Había puesto la

alarma del reloj a las 6:30 horas y me levanté en cuanto sonó. Hice el desayuno y llamé a los niños. Los niños tomaron el desayuno y estaban listos para irse a la escuela a tiempo.

[recordando] Uno de ellos incluso hizo su tarea y la hizo –realmente rápido– antes de irse

a la escuela.

T: [impresionada] C, eso suena como un gran parte del milagro. Estoy asombrada. ¿Cómo

sucedió todo eso?

C: No estoy segura. Creo que las cosas fueron que yo tenía comida en la casa y me fui a la cama a tiempo.

T: ¿Cómo hizo que eso sucediera? C: Ah, decidí no ver clientes esa noche y leer libros a mis hijos durante una hora.

T: ¿Cómo manejó eso, leer para sus cuatro hijos? Eso parece que fuera realmente pesado.

C: No, no es pesado –leer para cuatro niños al mismo tiempo. Hago que mi hijo mayor le lea

a

un bebé, porque esa es la única forma en que lo hago practicar su lectura; y yo le leo

al

otro niño y al otro bebé.

T: C, esa parece ser una gran idea –hacer que él lea al bebé. Eso la ayuda, y lo ayuda a él

con su lectura. ¿Cómo logró usted que él hiciera eso?

I NSTITUTO M ILTON H. ERICKSON DE SANTIAGO

CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA PSICOTERAPIA E STRATÉ GICA BREVE

C: Oh, le dije que se iría a dormir media hora después que sus hermanos, porque me ayudaría. A él realmente le gusta eso.

T continúa explorando, en detalle, qué era diferente ese día en qu e se parecía al milagro de

C y cómo había sucedido –especialmente lo que C hizo que sucediera. Después Thace

algunas preguntas usando escalas para tener una mejor comprensión de cómo se veía C respecto a sus problemas.

Pregunta de

escala

Pregunta de

escala

T: Me gustaría que colocara algunas cosas en una escala para mi, en una escala de 0 a 10.

Primero, en una escala de 0 a 10, donde 0 es igual al peor de los problemas que ha

tenido y 10 significa que el problema del que hemos estado hablando está resuelto, ¿dónde está h oy en esa escala?

C: Si usted me hubiera hecho esa pregunta antes, cuando comenzamos hoy, le hubiera

dicho alrededor de 2. Pero ahora creo que es más, como un 5. T: ¡Bien! Ahora cuénteme respecto a cuánta confianza tiene que puede tener otro día en la

semana siguiente similar a ese día que ocurrió hace 4 días –aquel que fue como la descripción de su día del milagro. En una escala de 0 a 10, donde 0 es igual a falta de

confianza y 10 significa que tiene toda la confianza, ¿cuánta confianza tiene que puede

hacer que las cosas sucedan nuevamente?

C: Oh,

T: Suponga que fuera 6; ¿qué sería diferente? C: Tendría que estar segura que siempre tendría comida en la casa para el desayuno de los

alrededor de 5.

chicos.

T continúa explorando con C qué otras cosas podría hacer para incrementar la oportunidad

para que su milagro ocurra en el futuro. Finalizó esta primera entrevista entregando alguna

retroalimentación final a C, la cual incluyó señalarle a C que ella ya estaba haciendo que el milagro ocurriera y sugiriéndole que hiciera algunas cosas adicionales que podrían hacer

que los días parecidos al milagro fueran más probables.