Вы находитесь на странице: 1из 73

PENSAMIENTOS COTIDIANOS 2012

PENSAMIENTOS COTIDIANOS 2012

Índice:

1.La escuela de amor y de sabiduría

6

2.La alegría

6

3.La gracia

7

4.Trabajar la sabiduría

8

5.Las envolturas

9

6.La unidad

10

8.La palabra mágica

10

9.Respirar el aire puro

11

10.Un espíritu que se instala

12

11.Cuando la luz nos visita

13

12.Conflicto

13

13.Un sentimiento de reconocimiento

14

14.Medicamentos

14

15.La Tierra Unida

15

16.La identificación

16

17.Una costumbre divina

16

18.La serpiente

17

19.Entusiasmo

17

20.El banco celestial

18

21.El intercambio

18

22.El camino del espíritu

19

23.Vigilancia

19

24.Un servicio al mundo

20

25.Trabajo espiritual

20

26.Los intercambios mágicos

20

27.Elegir el principio divino

21

28.Andar conscientemente

22

29.Trabajar para una idea divina

22

30.La luz astral

23

31.El camino de las alturas

23

32.La evolución

24

33.Actitud consciente del alma

24

34.La vida colectiva

25

35.La realidad

25

36.Los momentos de gracia

26

37.El ejemplo

27

38.Unirse a la causa primera

27

39.Los tesoros interiores

28

40.La unión

29

41.Sed perfectos

29

42.El bien nos llama

30

43.La presencia

30

44.Yo superior

31

45.La responsabilidad

31

46.Unirse a la fuente divina

32

47.Amor espiritual

33

48.La vela y el incienso

34

49.El futuro

34

50.Las regiones sublimes

35

51.Los símbolos

35

52.El Maestro

36

53.La poesía de la vida interior

36

54.Ennoblecer el pensamiento

37

55.El intelecto

38

56.Conectar con el Yo

38

58.Tomar control de nuestro interior

39

59.Alma humana y alma animal

40

60.Vivir divinamente

41

61.Activar la luz

41

62.Remordimientos

42

63.Nutrir el alma

42

64.Necesito pureza, luz, espacio

43

65.Justicia

44

66.Exorcismo

44

67.Armonizarse

45

68.Conexión con vuestro verdadero yo

45

69.El interior

consagrado

46

70.Liberarse de las preocupaciones

47

71.Gloria de Dios

47

72.El mundo

48

73.Las visitas celestiales

48

74.La noche

49

75.Abrir nuestra morada a la luz

49

76.Sabiduría y amor

50

77.La Tierra y el Cielo

50

78.Nuestro Ser nos llama

50

79.El sol resplandece

51

80.¿Queréis estar vivos?

52

81.Algo profundo nos habla

52

82.Movimientos

53

83.Progreso técnico

53

84.La inmensidad nos habla

54

85.El Reino de Dios

55

86.Despertar

55

87.Las Virtudes

56

88.El ritual

56

89.Los valores internos

57

90.Instrumentos de Paz

57

91.Comprender una verdad

58

92.La clarividencia

59

93.La Luz

59

94.La varita mágica

60

95.El amor

61

96.La vida

61

97.Permanecer en el centro

61

98.Ejercicios espirituales

62

99.La naturaleza original del Ser

62

100.Oraciones

63

101.¿Traigo paz y armonía al mundo? ¿Traigo conflicto?

64

102.Abrir y Cerrar

puertas

65

103.Una tierra poblada de Cristos

65

104.Alma gemela

66

105.Abrazar el sol, las estrellas

66

106.El Fuego

67

107.Tener otra conciencia

67

108.Sentimientos y realidad

68

109.La Fe

68

110.Tu Casa

69

111.El Alma y el Espirutu

69

112.La Alegría y la Creación

70

113.El sentido de la vida

70

114.Dios dentro de nosotros

71

115.El poder del Amor

71

116.Tejiendo lazos

72

117.El presente

72

1.

LA ESCUELA DE AMOR Y DE SABIDURÍA

Hoy se nos propone traer consciencia a todo lo que pensamos y lo que hacemos.

Se nos invita a romper el ritmo de lo mecánico, que es el ritmo de la inconsciencia y también de la ignorancia.

Las comidas y el descanso son grandes campos en los que podemos ejercitar esa consciencia.

En cada comida consciente captamos cómo todas nuestras células resucitan, qué maravilloso milagro.

Por la noche, antes de dormir, podemos realmente anhelar ser durante unas horas alumnos de la escuela de amor y de sabiduría.

Es la escuela mas importante.

Al despertarnos, vemos el mundo con otros ojos.

Hay mucho que agradecer en silencio.

"¡Para cuanta gente todavía dormir es considerado únicamente como una función fisiológica!

Están cansados y se duermen. Exactamente como cuando comen porque tienen hambre, sin tomar conciencia de que el sueño, como la nutrición y todas las restantes funciones fisiológicas, pueden ser vividas a un nivel más elevado que el plano físico.

Lo verificaréis si, en el momento de dormiros, os habituáis a prepararos diciendo: «Señor, durante mi sueño, deseo instruirme. Acéptame en tu escuela de amor, de sabiduría y de verdad, afín de que pueda aprender a dar un sentido cada vez más rico a mi existencia.»

Al día siguiente, al despertar, abrid los ojos conscientemente y durante algunos minutos, empezad por analizar vuestro estado interior, los pensamientos y los sentimientos que os vienen.

Descubriréis que habéis recibido una solución a un problema, claridad sobre una cuestión que os preocupa. No os levantéis sin haber hecho este examen. "

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

2. LA ALEGRÍA

Hoy se nos habla de la alegría, que es un cualidad del alma.

La alegría verdadera tiene que ver con ciertos contactos profundos, sutiles.

Llega sin avisar, en forma de serenidad, de certeza, de calma.

Diremos: “para estar alegres es preciso que se den ciertas condiciones externas, y estas condiciones no se dan”.

La sociedad nos habla solo de la alegría de los logros externos: en forma de victorias, de premios,

posesiones. Es una alegría aparente, impostada.

Pero la alegría es una construcción interior que nada tiene que ver con lo externo.

Es un estado muy profundo, aquí, ahora mismo: es como un nido en el interior.

“Una alegría inmensa me invadió ayer al sentarme tras la tapia de un colegio, al sol, en el recreo de los niños, cuando todas esas voces, esas preciosas voces, me llegaron como un canto celestial ”

Hay otras alegrías, las verdaderas. Hay que cuidar esa llama.

"La alegría verdadera no se funda en nada visible o tangible, es una alegría sin causa que os proporciona la sola sensación de existir como alma y como espíritu.

Así pues, en vez de esperar a poseer algo o a alguien para alegraros, haced lo contrario:

alegraos por la mera existencia de los seres y las cosas, porque es en esta alegría que os proporcionan que tenéis la sensación de que os pertenecen.

Sólo lo que os da alegría os pertenece verdaderamente, mientras que lo que os pertenece no os da necesariamente mucha alegría.

Todo lo que os alegra, lo poseéis, y mucho más que si fuerais sus propietarios.

¡Cuánta alegría podéis sentir ante la belleza de la naturaleza, la salida del sol, el cielo estrellado! Y sin embargo materialmente no os pertenecen. Lo más importante no es por tanto la posesión, sino la facultad de alegrarse."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

3. LA GRACIA

Hoy se nos habla de restablecer cada día, muchas veces, nuestro estado de consciencia superior.

En ese estado hay calma, propósito, armonía y no son infrecuentes los momentos de gracia.

La gracia es esa vivencia ya olvidada en la que nos encontramos en absoluta paz, calma y agradecimiento; en comunión con nuestra alma y con una fuerza superior benevolente que nos acoge y da refugio.

Desde ese lugar surge un gran respeto por todos los seres que sienten, a los que comprendemos en su dimensión sagrada, divina.

Si: los días se nos presentan aparentemente como una colección de obstáculos y trompicones, y muchos de los mensajes que recibimos los enfatizan más y más.

Pero la vida es otra cosa cuando la gracia nos habita.

Para subir con el pensamiento al encuentro con nuestra alma y con el mundo divino no hace falta un equipamiento especial ni tampoco mucho tiempo.

Allí se nos da, cada vez, un depósito lleno de gracia que podemos administrar hasta la siguiente visita.

Y entretanto, los intercambios, aquí en la tierra, adquirirán una dimensión y una nobleza nuevos para nosotros.

"No se puede negar que cada día se nos presentan numerosas ocasiones para turbarnos, sentirnos maltratados, atropellados; pero a pesar de todo podemos salvaguardar o restablecer nuestros estados de conciencia superiores.

¿Cómo?

Acostumbrándonos a vivir vigilantes, en constante atención hacia el mundo divino. Y ya desde la mañana, debemos pensar en hacer todos los gestos de la vida diaria manteniendo nuestros pensamientos fijos en el Cielo.

Decidíos al menos a probarlo

quebrantaros durante mucho tiempo.

Una mala noticia, una enfermedad, un accidente son acontecimientos que pueden trastornaros, y es normal. Pero si os habéis acostumbrado a mantener vuestro pensamiento concentrado en el mundo divino, superaréis mucho más rápidamente estas pruebas. Porque es al espíritu al que Dios hizo todopoderoso."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Cierto tiempo después comprobaréis que nada consigue

4. TRABAJAR LA SABIDURÍA

Hoy recibimos una preciosa invitación: trabajar el amor, la sabiduría, la verdad, la justicia, la pureza y la bondad.

Estas virtudes no nos piden alejarnos y aislarnos del mundo, al contrario, nos invitan a que las integremos en nuestro mundo.

Poco a poco, si insistimos en estas moradas, el aura se volverá intensa, brillante.

El aura es nuestro envoltorio sutil: cuanto más pura e intensa, mayor nuestra capacidad clorofílica.

Si, igual que las plantas, los humanos tenemos esa capacidad clorofílica de limpiar nuestro entorno, de purificarlo, de sanarlo.

Cada día nos da múltiples oportunidades para trabajar la sabiduría y no la ignorancia.

Y poco a poco la sabiduría nos habitará

y el aura resplandecerá.

Nos han regalado maravillosos dones.

"El poder de los seres espirituales reside en el poder de su aura.

Un gran Maestro es capaz de extender su aura hasta tal punto de tomar toda una región bajo su protección e impregnar al mismo tiempo el aura de los humanos que en ella habitan con el fin de introducirles una nueva vida.

Sabe que sus posibilidades materiales son limitadas, pero psíquicamente son inmensas, y no tiene otro deseo que desplegar su aura para alcanzar y tomar bajo su protección el mayor número de criaturas.

Con su aura un Maestro espiritual trabaja también sobre la vegetación y actúa sobre las corrientes atmosféricas.

También gracias a esta aura inmensa puede alcanzar incontables regiones del universo y es así como llega a una comprensión tan profunda de las cosas.

Vosotros también podéis por vuestra parte desarrollar vuestra aura y volverla más intensa, más vibrante, pero esto supone que comencéis trabajando con las virtudes: el amor, la sabiduría, la verdad, la justicia, la pureza y la bondad."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

5. LAS ENVOLTURAS

Hoy se nos habla de nuestras distintas envolturas.

Una de ellas es la material y es con la que nos identificamos la mayor parte del tiempo, como si fuese la única. Son los tres cuerpos: físico, mental y astral (emocional).

Pero más allá de esa realidad hay otra, la que permanece, y la que nos une con el resto de la creación.

En nuestra ignorancia, en nuestra separación, no captamos esa unión. Por eso el yoga, que es la ciencia de la unión, nos devuelve poco a poco a ese terreno del mundo sutil, de las regiones superiores, en el que la unidad y la interdependencia empiezan a vislumbrarse.

En esas dimensiones o cuerpos residen los poderes originales, aquellos procedentes de nuestra esencia espiritual, nuestra dimensión superior.

Ambas dimensiones, espíritu y materia, pueden y deben ir de la mano, de tal forma que sea el espíritu el que defina la expresión de la materia.

Esa es la unión a la que estamos llamados y a las que todas las tradiciones se refieren al hablar de las deidades.

Estar solo en la materia es vivir aplastados por la materia. Más allá hay un mundo maravilloso que nos espera.

"El ser humano es un espíritu que ha descendido a la tierra entrando en envolturas sucesivas cada vez más densas, a las que la Ciencia iniciática denomina cuerpos. Comenzando por el más sutil, estos son el cuerpo átmico, el cuerpo búdico, el cuerpo causal, el cuerpo mental, el cuerpo astral y el cuerpo físico.

El cuerpo físico es pues la última envoltura y la más densa. Al descender a la materia, el espíritu se ha limitado cada vez más, pero es él quien ha aceptado estos límites. Si en el descenso el hombre hubiera sabido mantener el vínculo con las regiones superiores, no se sentiría tan desvalido, aplastado por la materia.

Se queja que las condiciones materiales dominan la situación; es cierto, pero lo es porque no ha sabido mantener en sí mismo la supremacía del espíritu. Cuando emprenda un trabajo en sí mismo, se dará cuenta que su espíritu, su alma, su pensamiento y su voluntad, pueden mejorar todas las condiciones de su vida, y progresivamente volverá a hallar sus poderes originales."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

6. LA UNIDAD

Algunos seres humanos buscan la unidad, lo que une, y más allá de ello la comunión. Es el nuevo paradigma

Otros insisten todavía en el mundo de lo que separa, de lo que diferencia, de lo mío frente a lo tuyo, de las fronteras. Es el viejo paradigma.

Cuando se viaja ligero de equipaje se descubre la unidad de la humanidad por doquier.

Las fronteras y las diferencias se desdibujan, desaparecen.

Surge un anhelo detrás de la frase “un mundo, una humanidad”.

Desaparece entonces la nación, y surge el mundo, la humanidad, un mundo sin banderas.

Algunos, a veces en sueños, pero más y más veces despiertos, captan el concepto de fraternidad universal y entienden la unidad que se origina en el mundo sutil.

Son dos visiones: la que mira adelante, abierta e inclusiva, y la que mira hacia atrás, cerrada y separativa.

Al morir, pueden envolvernos en una bandera, o dejar que nuestras cenizas se dispersen por el

mundo

Hasta aquí llegan los símbolos

Todos somos miembros de una fraternidad universal, se nos dice una y otra vez.

"Individualmente, aisladamente, los hombres son débiles y sin poder. Su poder está basado en la unidad, en la armonía. Por esto, tan a menudo como podáis, pensad en esta familia universal que debéis formar a pesar de vuestras diferencias de carácter, de temperamento, de grado evolutivo, de medio social, de actividad

Dejad de lado todos estos detalles que no tienen ninguna importancia, ni

representan papel alguno en la vida espiritual. Reforzad en vuestros corazones la convicción de que, a pesar de incluso vuestras divergencias, todos sois miembros de esta fraternidad universal cuyo origen no está en la tierra sino en el mundo divino.

Cualquier empresa sólo podrá dar verdaderos resultados benéficos si los humanos toman conciencia de que actúan no como individuos separados, sino como miembros de un cuerpo colectivo cuya cabeza está en lo alto."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

8. LA PALABRA MÁGICA

Hoy se nos habla de las palabras mágicas, aquellas llenas de luz y de amor.

Normalmente, nuestras palabras y pensamientos están envueltas en lo contrario: crispación, violencia, muchas veces odio.

Nos habla Aïvanhov de gobernar la materia cuando la luz y el amor son los conductores del verbo.

La imagen de Jonás desde el Karakorum indio nos habla de la pureza de las montañas, donde reina el silencio.

Aquí, en el valle, el aire está contaminado por la palabra hostil, por el insulto, por el circo, en su peor acepción.

Pero también hay espacio para construir la palabra en torno a la luz y el amor.

No es tarea fácil. Es el gran reto.

Los que lo logran verán siempre un cielo azul y una nieve virgen.

Los que lo logran construyen en el mundo visible e invisible.

En la cumbre, el silencio es absoluto y no sobra una palabra.

“Un mago es un creador que posee, en primer lugar, una ciencia. Pero esta ciencia debe también ser sostenida y vivificada por el amor. Entonces, las palabras que pronuncia son verdaderamente palabras mágicas porque están llenas de esta luz y de este amor que las hacen poderosas hasta el punto de gobernar a la materia. La palabra sólo puede ser realizadora, sólo puede actuar sobre la materia para modelarla si está llena de amor y de luz. Y a cada criatura de Dios, como vosotros, le es dado poseer un día esta palabra mágica. Si también vosotros trabajáis con la luz y con el amor, vuestras palabras producirán efectos en toda la creación, en el mundo visible y en el mundo invisible, y pondrán en marcha no sólo a los humanos, sino también a los espíritus de los cuatro elementos, a los ángeles, a los arcángeles y a las divinidades.”

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

9. RESPIRAR EL AIRE PURO

Hoy se nos invita a ser vehículo de las fuerzas superiores.

Se nos habla de nuestra naturaleza divina, que puede ir de la mano de la naturaleza humana cuando hay alineación entre alma y personalidad.

Normalmente la naturaleza humana se impone: el ego está a la vista, por doquier.

Pero cada uno de nosotros podemos observarnos para entender cuándo esta activada una u otra naturaleza.

Hay unas fuentes de luz y de amor verdadero a las que siempre podemos acudir.

Si las frecuentamos más y más, la transformación interior se acelerará.

Esa transformación nos permite salir de nuestro mundo limitado para entrar en otro mundo mucho más amplio, en el que no hay barreras.

Es como salir de una habitación cerrada, pequeña, oscura, para encontrarnos en plena naturaleza, con el sol radiante y las vistas más hermosas.

Podemos identificarnos con una u otra naturaleza, si, permanecer en una o en otra.

Es tanto como decir, habitar el cuarto oscuro y miserable, o salir para vivir bajo la inmensidad de los cielos y respirar el aire puro.

"Cada ser humano recibe cuando nace la misión de llegar a ser un conductor de las entidades del cielo, para que a través suyo el mundo divino vierta sus riquezas sobre la tierra. Los grandes Maestros espirituales son precisamente unos seres que han conseguido realizar esta misión. Por esto todos los que tienen necesidad de ir a beber de las fuentes de la luz verdadera, del amor verdadero, no se cansarán jamás de estudiarlos, de admirarlos y de seguirlos.

Si únicamente os hablasen y os instruyesen los hombres, con sus lagunas y sus debilidades, no aprenderíais mucho y os cansarías muy pronto porque lo que es humano continúa siendo humano, y por tanto limitado y corruptible. Sólo lo que está sembrado en lo incorruptible da frutos incorruptibles, y lo que es incorruptible en nosotros es nuestra naturaleza divina. Los grandes Maestros han logrado identificarse con esta naturaleza divina, y es ella la que tratan de despertar en todos los seres."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

10. UN ESPÍRITU QUE SE INSTALA

La vida en la tierra tiene manifestaciones burdas y sutiles.

Las burdas tejen progresivamente una poderosa tela de araña, que nos envuelve sin darnos cuenta, hasta atraparnos y asfixiarnos.

Cuando el maya nos captura, lo irreal se convierte en real.

No es fácil escapar al poder del maya, que nos espera en cada recodo.

Pero más allá de la ilusión hay un Yo verdadero, incondicionado, que anhela le encontremos.

Hay un trabajo que lleva inevitablemente hacia él y hacia la liberación.

Hoy se nos da alguna pauta. Hay otras muchas.

Cuando el espíritu se instala la soga del maya empieza a soltarse.

Respiramos.

En el horizonte, más allá de las nubes, hay otra visión.

"«Yo, soy Él», esta fórmula que repiten los yoguis hindúes, ¿cómo lograr que sea una

realidad?

He aquí un ejercicio que podéis hacer.

Imaginad que salís de vuestro cuerpo para elevaros hacia el Cielo

subiendo, os expandís por el espacio infinito, os fundís con el Alma universal. Incluso

aunque parezca entonces que desaparecéis y que no tenéis conciencia de vosotros, eso no

Cuando estáis

debe preocuparos, porque al mismo tiempo que os disolvéis en el espacio, el espíritu divino desciende sobre vosotros. Se instala en vosotros para trabajar, y es él quien habla, es él quien actúa, es él quien se manifiesta a través vuestro. Diréis: «¿Pero qué me ocurrirá si ya no soy yo?» En realidad, continuaréis siendo vosotros: no perderéis vuestra identidad, sólo que habréis encontrado a vuestro Yo verdadero."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

11. CUANDO LA LUZ NOS VISITA

Repentinamente nos llega una luz, un destello, que nos dilata por dentro.

Una mirada, un rostro, un paisaje, un sonido, un recuerdo: no sabemos cómo, pero ese destello nos llena.

La luz nos visita con mayor frecuencia de lo que creemos.

Es entonces momento de parar, de entrar en esa magia, de focalizar el pensamiento en esa magia.

Se nos da una fórmula: “concentraos en todo lo que recibís de bueno, puro y luminoso”.

Es una fórmula alquímica, científica, de seguro resultado.

Poco a poco, la pureza de nuestro pensamiento nos irá moldeando.

Si: la luz nos visita: dejemos que anide en nosotros.

"A veces vivís momentos que son como una bendición que recibís del Cielo

preciosamente su huella, sabiendo que la verdadera felicidad se halla en una atención constante centrada en las cosas hermosas, en la sensibilidad hacia todo lo que es divino.

Cuando sentís que el espíritu y la luz os visitan, no os mostréis negligentes, no dejéis que estas impresiones se borren pensando inmediatamente en otra cosa; deteneos un buen rato pensando en ellas para que penetren profundamente en vosotros. De esta manera dejarán en vuestra alma unas huellas eternas, y estas huellas os inspirarán sin cesar.

Es una costumbre que debéis adquirir: en vez de recrearos siempre en los estados negativos, las decepciones y las animadversiones, alimentándolas y reforzándolas, dejadlas a un lado, concentraos en todo lo que recibís de bueno, puro y luminoso."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Conservad

12. CONFLICTO

"Dos personas pueden estar en conflicto, y luego tras algunas discusiones, llegar a un entendimiento. Creen pues que el asunto está arreglado. Pero en realidad, una tercera persona que asistía por casualidad, o a pesar de ella, a sus enfrentamientos, pudo ser la víctima.

Es por ello que la Justicia divina viene a presentarse un día ante los otros dos diciéndoles que son culpables, y que de una manera o de otra deben reparar.

Es así como a veces el destino puede llegar a sorprenderos. Si por vuestra conducta, sin haber hecho directamente mal alguno, resulta que sin saberlo habéis perturbado a seres, seréis condenados.

Cada vez que una tarea, una obligación os es impuesta, mientras que en apariencia no os tocaría a vosotros cumplirla, es la prueba de que tenéis una falta a reparar. Así pues, nunca penséis que lo que os ocurre es injusto o carece de sentido. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

13. UN SENTIMIENTO DE RECONOCIMIENTO

Con frecuencia hablamos aquí de lo que ocurre por dentro cuando surge de nuestro interior, pura y limpia, la palabra “gracias”.

La actitud de reconocimiento es sanadora y pone en marcha fuerzas muy poderosas en nuestro interior.

Nos diremos y nos dirán que hay poco que celebrar y agradecer.

Sin embargo, desde el alba hasta la noche, hay tanto que se nos da.

Hay leyes ocultas, muy hermosas, y ésta es una de ellas.

El reconocimiento, que es una actitud ante la vida, vuelve a nosotros en otras formas.

Una de esas formas es la plenitud y la alegría de vivir, la comprensión del plan divino.

Gracias al Creador, a la vida, a la naturaleza, a todos los seres

"¡Cuántas cosas malas se derivan de una ingratitud! Y, por el contrario, ¡cuántas cosas buenas provienen de un simple movimiento de reconocimiento! ¿Por qué? Porque esto sobrepasa, y de mucho, el simple sentimiento que experimentáis en ese momento.

Dejemos de lado la ingratitud para ocuparnos solamente del reconocimiento. Desde el instante en el que os dejáis llevar por un movimiento de reconocimiento hacia el Creador, hacia la vida, hacia la naturaleza y todos los seres, incluso los más insignificantes, este sentimiento no se limita solamente a existir pasivamente, actúa. A causa de la ley de afinidad, atrae, por sus vibraciones, impresiones, sensaciones de la misma naturaleza que él. Y todas las bendiciones os vienen entonces de esta pequeña cosa: un sentimiento de reconocimiento. "

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

14. MEDICAMENTOS

"Podéis dar todos los medicamentos que queráis a un cadáver, no se levantará ya que ha perdido la vida. Entonces, está claro, sea cual fuese la eficacia de un medicamento, para aquel que no tiene la vida, no le servirá de nada. Es la vida la que cuenta.

Así pues, debéis ocuparos de la vida: purificarla, reforzarla, con el fin que circule libremente en todo vuestro organismo.

Sólo con esta condición los medicamentos pueden ser eficaces.

Si las diferentes funciones de vuestro organismo funcionan al ralentí, los medicamentos no podrán ayudaros, e incluso peor, sólo servirán para obstruir vuestros circuitos.

¡Cuántas personas viven de cualquier manera sin preocuparse de su salud! Piensan que si enferman, les bastará con tomar medicamentos. Pues no, los medicamentos sólo son verdaderamente eficaces cuando, mediante una conducta razonable, se ha sabido ya preservar la vida en uno mismo. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

15. LA TIERRA UNIDA

La Unión Europea, distinguida con el Premio Nobel de la Paz, es un ideal en construcción.

La construcción avanza lenta, para muchos de modo frustrante, pero para los padres de la idea, que la soñaron, el progreso parecería milagroso.

Cada vez más personas sueñan con una tierra unida.

Ese es el gran proyecto de la humanidad: tender la mano, en realidad, a todo ser humano.

Como Europa, el gran proyecto está todavía en construcción, más aún, en los cimientos.

Pero para que los milagros puedan darse es preciso pensar antes en esos milagros.

Hay un camino y un punto de encuentro cada vez menos lejano.

Pero no hace falta esperar a esa futura unión para vivir ya ese espíritu del que hoy nos habla Aïvanhov.

Es tiempo, para los que quieran ir por el camino de la sabiduría, de intentar también buscarnos en el otro.

"Con el fin de establecer la paz en el mundo, hemos visto cómo se fraguaban proyectos de una Europa Unida, de una Asia Unida, de una América Unida, o de una África Unida Ciertamente, esto representa un gran progreso, pero nada se resolverá verdaderamente de

esta manera, ya que en lugar de que sea un país el que se abalance contra otro, podrá ser

un continente contra otro continente

la «Tierra Unida» puede resolver todos los problemas. La Tierra Unida, es decir toda la tierra unida en una única familia.

Asia contra Europa, ¿acaso esto sería mejor? Sólo

En efecto, la única solución a los problemas de la humanidad es la fraternidad universal:

que se unan todos los pueblos, que se tiendan la mano. Un día, de todas partes, se clamará para que esta fraternidad se realice por fin, y este será el día más hermoso de la historia de la humanidad."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

16.

LA IDENTIFICACIÓN

"La identificación es una práctica espiritual fundada sobre el conocimiento de una ley física: la ley de la resonancia.

Si llegáis a vibrar al unísono con una criatura, la conoceréis, y no solamente la conoceréis, sino que sus cualidades se comunicarán con vosotros. En tanto no vibréis al unísono con ella, en tanto no os identifiquéis con ella, podréis estudiarla, juzgarla, pero en realidad no llegaréis a conocerla verdaderamente.

Es

conocerse.

seres y les permite

el hecho de

vibrar a la misma longitud de onda que acerca a dos

Y esto es también el amor. El amor, como el conocimiento, es el resultado de una fusión: dos seres que vibran en la misma longitud de onda.

Podemos pues afirmar que el verdadero conocimiento es la consecuencia del verdadero amor, y que el verdadero amor, no es más que un acuerdo sobre una misma longitud de onda. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

17. UNA COSTUMBRE DIVINA

Nuestras palabras vuelan, se nos dice, y en algún lugar producen efectos.

Palabras limpias, que reconfortan y vivifican, que inspiran y encienden el fuego sagrado

El que las emite, también se nos dice, tiene una varita mágica, y se convierte así en mago.

Dice Aïvanhov: hablar con amor a las plantas, a los árboles, a los animales, a las personas una costumbre divina.

es

Podemos así hablar al universo entero y trabajar con la divinidad.

Se producirá poco a poco un cambio, que también tiene que ver con el despertar de nuestra divinidad interior.

Cada palabra puede ser un instrumento divino.

Tenemos tantas oportunidades cada día para sembrar en el mundo sutil.

"Poned atención en cada palabra que pronunciéis, porque siempre hay en la naturaleza uno de los cuatro elementos, la tierra, el agua, el aire o el fuego, que espera el momento para poder revestir con materia todo lo que expresáis.

La realización a menudo se produce muy lejos de la persona que ha puesto las semillas, pero se produce infaliblemente.

Así como el viento transporta las semillas y las siembra a lo lejos, vuestras palabras vuelan y producirán en algún lugar del espacio resultados buenos o malos.

Acostumbraros pues a hablar con amor a las flores, a los pájaros, a los árboles, a los animales y a los seres humanos, pues es una costumbre divina.

Aquél que sabe pronunciar palabras que reconfortan, vivifican, inspiran y encienden el fuego sagrado, posee una varita mágica en su boca."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

18. LA SERPIENTE

"Se dice en el Génesis que la serpiente era «la más astuta de todas las bestias de los campos.»

Fue ella la que persuadió a Adán y a Eva para desobedecer las órdenes de Dios y comer del

fruto del Árbol del conocimiento del bien y del mal.

Pero en el libro del Éxodo, está escrito que Moisés, bajo la orden de Dios, hizo fabricar una serpiente de bronce y que aquél que miraba esta serpiente se curaba.

Y cuando Jesús envió a sus discípulos en misión, les dijo: «Sed prudentes como las serpientes y simples como la paloma.» Hace pues de la serpiente un símbolo de sabiduría.

Del mismo modo, en la India, los sabios son, en ocasiones, denominados «nagui»: serpientes.

Según el caso, la serpiente es pues representada como una entidad benéfica o maléfica.

¿Cómo explicar esta contradicción aparente?

Puesto que fue la serpiente la que incitó a Eva y a Adán a probar del Árbol del conocimiento del bien y del mal, se hace de ella uno de los símbolos del conocimiento. Sin embargo, el conocimiento es neutro. Es bueno o malo según la manera que sea utllizado.

Los seres más instruidos pueden ser los más grandes benefactores o los mayores criminales.

Conocer da poderes. Los que utilizan su saber para el mal, se unen al aspecto tenebroso de la serpiente, son los magos negros. Y los que lo utilizan para el bien, se unen a su aspecto luminoso, estos son los magos blancos. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

19. ENTUSIASMO

Cuando se presentan problemas en nuestro camino, tendemos a sentirnos pesados debido a la carga de los pensamientos negativos. La pesadez en la mente nos impide avanzar con entusiasmo y hace que sea difícil inspirar a los demás.

Siempre que me encuentre con una situación difícil, necesito hacer un esfuerzo especial para mantenerme libre y liviano. Cuanto más entusiasta sea, más progresaré. Mi actitud inspirará a los demás también.

Un método para generar entusiasmo es considerar la vida como un juego. A veces las diferentes escenas del juego son fáciles de manejar. En otras ocasiones, la vida nos presenta retos. Considerar tales escenas como retos a superar activa nuestra creatividad y recursos para superarlos y seguir jugando el maravilloso juego de la vida, a la vez que inspiramos a los demás con nuestra actitud positiva y entusiasta.

El entusiasmo nos proporciona coraje, que nos ayuda a usar nuestros talentos únicos para beneficiar a los demás. Entonces empezaremos a descubrir nuevos recursos en nuestro interior, que pueden utilizarse para el beneficio de todos.

Quien está lleno de entusiasmo inspira a los demás y les ayuda a progresar

20.

EL BANCO CELESTIAL

Hoy se nos trae el hermoso símil de la banca celestial.

Los depósitos que allí podemos hacer son las emanaciones luminosas y puras, el pensamiento y la obra noble, desinteresada y generosa.

Son depósitos que permanecerán siempre y que nos ayudarán en nuestra evolución para reencontrarnos con nuestra esencia.

Nuestra esencia es divina, pero aquí en la tierra nos olvidamos de ella, y nos convertimos en caricaturas.

El alma y el ego, las dos realidades. Es como si gran parte del tiempo el ego nos agarrase y nos arrastrase por los terrenos más inhóspitos, sin dejar, como debiera ser, que el alma dirija.

El banco celestial nos recuerda una y otra vez cuáles son las acciones valiosas y cuáles las que no aportan o restan.

Las aportaciones al banco celestial no se enmohecen ni devalúan y no precisan de certificados.

Todos nuestros ahorros debieran estar ahí.

"No sólo existen bancos en la tierra, también hay bancos en el Cielo.

Todas nuestras emanaciones luminosas y puras, todos nuestros actos, nuestros sentimientos y nuestros pensamientos inspirados por la nobleza, el desinterés y la generosidad son clasificados, sin saberlo nosotros, por unas entidades encargadas de ello; y luego son colocados en el banco celestial como un capital a nuestro nombre.

Es como si hubiéramos abierto una cuenta. Posteriormente, cuando pasamos por dificultades o bien queremos hacer el bien, ayudar a las criaturas, podemos pedir una ayuda, un sostén y este banco nos lo proporciona enseguida. Pero si no hay ningún capital depositado, el banco celestial no nos escucha.

¡Cuántos se preguntan si sus oraciones son oídas o no por el Cielo!

Ésta es la respuesta: el Cielo sólo escucha y atiende a aquellos que han colocado riquezas en la banca divina."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

21. EL INTERCAMBIO

"Un solista que da un concierto ofrece al público su talento, su inspiración, el fruto de todo un largo trabajo. Pero si el público no tiene ninguna conciencia de este trabajo, si hace ruido o sencillamente si no está atento, el músico lo siente e incluso, si es el mayor virtuoso del mundo, no puede dar todo de lo que sería capaz, porque los intercambios no se hacen correctamente.

Puede suceder también que, dirigiendo su mirada hacia el aforo, descubra una sola mirada maravillada, encantada.

Entonces, se pone a tocar para esta mirada, que ni siquiera se ha apercibido si es de un hombre o de una mujer, para esta luz que brilla ahí, en la oscuridad, y su interpretación es genial.

El ser humano tiene necesidad, del modo que sea, de sentir un eco a sus actos, a sus palabras. Si no hay reciprocidad, no es posible ningún intercambio. Así pues, el intercambio es la ley de la vida. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

22. EL CAMINO DEL ESPÍRITU

"Alimentar un ideal de vida espiritual no puede transformaros en algunos meses ni siquiera en algunos años.

Aunque toméis tal o cual buena resolución, esto no significa que las cosas vayan a desarrollarse exactamente como lo habéis decidido.

Hacer obedecer los instintos a vuestra voluntad, hacer triunfar en vosotros la sabiduría y la razón, desgraciadamente, no es tan fácil. ¿Por qué?

Porque es justamente en este momento que otras fuerzas se despiertan también en vosotros para oponerse a la realización de vuestros buenos proyectos.

Y entonces, ¿qué puede suceder?

Cuando veáis que no lo habéis conseguido cómo esperabais y en el tiempo que esperabais, os desanimaréis, os amargaréis e importunaréis a los demás con vuestras pretensiones fallidas.

No podéis tomar mejor solución que la de andar por el camino de la luz, del control. Pero sabed cuáles son las dificultades, de lo contrario los resultados pueden ser peores que si continuarais llevando una vida ordinaria. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

23. VIGILANCIA

"Etimológicamente, la palabra vigilancia pertenece a la misma familia que las palabras «velar», «vigilia», «despierto».

Estar despierto significa no dormir. Pero ¿qué es lo que no debe dormir en nosotros? La conciencia.

Nuestro cuerpo tiene necesidad de dormir y no podemos privarle de ello. No dormir es una cosa, tener la conciencia despierta es otra.

Se puede muy bien no dormir y tener una conciencia somnolienta, del mismo modo que se puede dormir guardando la conciencia despierta. Porque la conciencia es como una lámpara y, en los seres muy evolucionados, esta lámpara no se apaga nunca."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

24.

UN SERVICIO AL MUNDO

Hoy se nos habla de servir al mundo a través de la paz interior y el amor.

La paz interior presupone orden interno y cuando el orden interno existe, todo se ordena alrededor, incluso en medio del desorden del mundo.

La paz interior lleva también al amor, porque ese mismo orden interno lleva a ver a los demás seres como lo que son y no como lo que parece que son.

La calma y visión internas nos permiten ver en el otro el alma, no la personalidad.

Nos ayuda a entender la unidad de todo y la interdependencia de los seres.

Nos permite romper la realidad fragmentada a la que estamos acostumbrados (tu, yo, el otro para entrar en el universo de la unión.

)

Esa paz interior y ese amor constituyen energía clorofílica para el mundo, aunque no podamos ver los resultados a nivel planetario.

Así pues, nuestra tarea es ir en busca de esa paz, para ser esa paz.

"La paz interior y el amor generan una energía que es realmente un servicio al mundo".

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Calendario “La sabiduría diaria”, de la Universidad Espiritual Brahma Kumaris.

25. TRABAJO ESPIRITUAL

"El trabajo espiritual no se parece a ningún otro trabajo, concierne a lo más profundo de cada ser, a lo más íntimo.

Hay que hacerlo, pero sin decir lo que hacemos. Todos aquellos que cuentan cómo se ejercitan, cómo meditan, etc., y los resultados que obtienen, son unos inconscientes que no saben lo que pueden perder.

Hablar de su trabajo espiritual prueba que no se ha comprendido ni la naturaleza ni las exigencias.

Os aconsejo pues que guardéis en secreto todo lo que hacéis para acercaros a este ideal de luz, de belleza al cual aspiráis.

Guardando este trabajo en secreto, mantenéis también en vosotros el impulso, el ardor, el entusiasmo que necesitáis para progresar.

Y si perseveráis, si vuestros esfuerzos son verdaderamente sinceros, sabed que un día u otro esto se reflejará: todos sentirán la vida del espíritu manifestarse a través vuestro."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

26. LOS INTERCAMBIOS MÁGICOS

A la caída de la tarde, nos dicen ciertas tradiciones, los ángeles salen a la luz.

En el silencio de la montaña, no muy lejos del hogar, el ojo entrenado puede sentir a los seres luminosos que acompañan en la ascensión.

Las rosas, las flores, nos dice Aïvanhov, nos hablan, al igual que la vida.

Es en otra frecuencia de onda, más delicada que la normal.

La naturaleza nos invita a ciertos intercambios sutiles, todos en un plano superior.

Hay que estar muy atentos en el camino para establecer esos contactos de luz.

Al volver a casa, al anochecer, esa luz nos guía.

“Por todas partes vemos rosas, regalamos rosas, pero ¿qué nos aporta todo ello?

Una vez las hemos colocado en un jarrón, ya no les prestamos más atención.

Sin embargo, una rosa se vuelve más viva si la miráis con una conciencia llena de luz, y se establecen un contacto entre ella y vosotros.

Sentís que un ser espléndido vive en esta flor y que se dirige a vosotros.

Algunos dirán: «Pero esto no es posible, esto se lee en los cuentos. Jamás podremos oír la voz de las flores.»

¡Existen diferentes maneras de entender la voz de las flores!

Y si lo que os digo os parece sacado de un cuento, sabed que los cuentos no solamente son hermosas historias inventadas para los niños por gente que tenía mucha imaginación; corresponden a una realidad muy profunda que por fin podréis comprender el día en que logréis abriros para realizar intercambios con toda la naturaleza."

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Omraam Mikhaël Aïvanhov

27. ELEGIR EL PRINCIPIO DIVINO

Hoy hablamos de seleccionar, de elegir.

Uno de los grandes regalos recibidos es el del libre albedrío.

Podemos construir sobre cimientos firmes o sobre pies de barro. Cada día nos da distintas oportunidades para ello.

Las actitudes nobles y constructivas van poco a poco formando un carácter interior, que se convierte con el tiempo en una fuerza luminosa.

El principio divino está dentro, pero si no se activa, si no se frecuenta, permanecerá por siempre apagado, yermo.

Nuestras prioridades y nuestra vida pueden acercarnos o alejarnos de ese principio.

Cuando ese principio quede instalado en nosotros, la base será muy potente, y la casa estará bien construida.

La luz interna nos conforta y también conforta al mundo.

A medida que avanzáis en la existencia, tomáis conciencia de estar habitados por diferentes tendencias algunas de las cuales son mejores que otras. Pero tomar conciencia no es suficiente, debéis también admitir la necesidad de hacer una selección entre todas estas tendencias, para concentraros sobre aquellas que sentís son las más nobles, las más constructivas. De esta forma, descubriréis, poco a poco, la presencia en vosotros de algo luminoso, poderoso que no conocíais antes. Esta presencia, es la del Principio divino que os habita y que espera que os pongáis a su servicio.

Ponerse al servicio del Principio divino, es hallar cada día los valores morales, espirituales, que merecen que les deis prioridad.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

28. ANDAR CONSCIENTEMENTE

"Por todo lo que la naturaleza nos da en abundancia, sus riquezas, su belleza, también nosotros debemos dar algo a cambio.

¿Os

gratuitamente!

¿Cómo? Utilizando todas las facultades que poseéis para andar conscientemente por el camino de la luz y del sacrificio.

Así es como seréis contratados para el servicio divino, y Dios os compensará

dándoos la inteligencia, la bondad, la belleza, etc.

He aquí con qué «dinero» podéis «pagar» todo lo que tomáis de la naturaleza.

Aquel que no está contratado para la administración celestial no recibe nada, está pues desprovisto, no tiene dinero para pagar lo que toma. Come, bebe, respira, se pasea, se dedica a sus quehaceres, pero más tarde o más temprano, los acreedores, las fuerzas de la naturaleza vienen a despojarlo: de buen grado o a la fuerza, deberá pagar."

dar

extraña

que

no

sea

gratuito?

Sí,

es

gratuito,

¡pero

también

vosotros

debéis

Omraam Mikhaël Aïvanhov

29. TRABAJAR PARA UNA IDEA DIVINA

Hoy se nos habla de trabajar por una idea divina.

Es posible hacerlo desde cualquier ocupación y trabajo, procurando que cada acto y cada intercambio sea hecho desde la mayor pureza.

En toda profesión y en toda actividad humana, podemos trabajar consciente o inconscientemente.

Todos podemos trabajar para una idea divina: el cartero, el conductor de tren, el funcionario, el banquero, el político, el médico

La idea divina es: hacer mi trabajo con honestidad plena, con limpieza de corazón, con amor.

Es sobre todo aprovechar cada intercambio con otra persona para intentar darle lo mejor mío (el alma) y sacar lo mejor suyo (el alma).

El trabajo divino está aquí, en el día a día.

Se nos ofrece esa posibilidad, que nos conducirá a la luz, la paz y la alegría.

Y un día, bellamente se nos dice, nos acogerá nuestra patria celestial.

"La dirección que tomáis, la idea por la que vivís y trabajáis, esto es lo que debe ser esencial para vosotros. Si trabajáis para una idea divina, ella es la que os conducirá hacia la luz, la paz y la alegría.

Pero ¿acaso se enseña a los humanos todas las ventajas que obtendrán si trabajan para una idea divina?

No, se les enseña cómo ganar dinero, satisfacer sus ambiciones y su ansia de placeres.

Entonces los años van pasando,

vida verdadera. Pero es un poco tarde para realizar este descubrimiento. ¡Cuánto tiempo

perdido!

Mientras que para aquel que avanza alimentando una idea divina en su cabeza y en su corazón, esta idea es como una luz que le muestra el objetivo a alcanzar al mismo tiempo que ilumina su camino. Y un día, a pesar de los obstáculos, siente que es acogido en su patria celestial."

y un día descubren que aquello que vivieron no era la

Omraam Mikhaël Aïvanhov

30. LA LUZ ASTRAL

"Las criaturas vivas estamos inmersos en un océano fluídico que la Ciencia iniciática denomina «la luz astral».

Esta materia fluídica es tan sensible que todo se imprime en ella.

La más insignificante de nuestras acciones, la más ligera de nuestras emociones, el más fugaz de nuestros pensamientos, deja una impronta como una onda que se propaga hasta los confines del universo, es decir hasta los límites del zodiaco.

El recinto del zodiaco representa simbólicamente las fronteras que Dios ha trazado para contener

el mundo manifestado. Es por ello que ciertas tradiciones han asimilado también el zodiaco a

una gran serpiente que rodea el mundo en el bucle de su cuerpo.

Si el destino es tan implacable, es porque todos nuestros pensamientos, todos nuestros sentimientos, todos nuestros actos, tantos los buenos como los malos, quedan inscritos en este océano fluídico del cual no podemos escapar, y que un día u otro acaban por alcanzarnos."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

31. EL CAMINO DE LAS ALTURAS

El camino de las alturas, del amor y de la sabiduría es una vía.

Nos parece lejana y llena de obstáculos y con frecuencia la noche es oscura.

Pero en la altura la nieve nos guiña con millones de destellos.

Y el cielo es azul y el aire está limpio y puro.

En cada tarea humana hay un objetivo que podemos situar en las alturas. Es un ideal.

Mantener ese ideal, a pesar de los inevitables tropezones y el cansancio, es llevar una batería dentro, que no se apaga.

Los pies en la tierra, la mirada en el cielo: he ahí un gran secreto.

"La verdadera evolución es una ascensión continua. Pero durante esta ascensión cada uno pasará inexorablemente por altos y bajos, subidas y bajadas; debemos saberlo para no desanimarnos y perseverar. Un día, habrán más subidas que bajadas, y Dios, como un padre benevolente, perdona a sus hijos que reconocen sus errores y deciden corregirlos.

Es imposible elevarse sin ningún desfallecimiento. Lo esencial es haber emprendido el camino de las alturas, el del amor y de la sabiduría que conducen a la verdad. Si mientras estáis en este camino debéis retroceder, no es grave. Lo esencial es que mantengáis la misma orientación, que conservéis presente en vosotros el mismo objetivo, el mismo ideal, que siempre tengáis la mirada fija en la cima a alcanzar."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

32. LA EVOLUCIÓN

"Para vuestra buena evolución, es esencial comprender la relación que existe entre la vida pura y la claridad de la visión espiritual.

Sólo la pureza puede daros una visión correcta de las cosas: estáis siempre orientados, advertidos, protegidos.

Desde el momento en que vuestro ojo interior siente que corréis el peligro de perderos en las regiones oscuras y peligrosas, os previene para que cambiéis de dirección.

¿Sentís una duda, una inquietud? Es la prueba de que este ojo, esta conciencia os dice:

«Atención, aquí te hundirás en los pantanos, no vayas más lejos, retrocede.»

Y enseguida, cuando lográis corregir la situación os dice: «Bien, estás sobre el buen camino. Síguelo, te llevará hacia lo alto, hasta el templo que brilla en la cima de la montaña, el Templo del Santo Grial, la patria celestial.»"

Omraam Mikhaël Aïvanhov

33. ACTITUD CONSCIENTE DEL ALMA

De acuerdo a nuestro estado de conciencia, de forma automática generamos una actitud, y ésta a su vez, determina la visión que tenemos de la realidad y del mundo.

Cuando nuestra conciencia está muy atascada en el mundo material, desarrollamos una visión que se enfoca en las diferencias visibles, una visión que compara y fragmenta las cosas. Nuestra

actitud interna se influye por la dualidad, hay cosas que nos agradan y nos atraen y cosas que nos desagradan o incluso rechazamos.

Verme como un alma me ayuda a desidentificarme de mi forma física y de todas las diferencias que percibo a través de una visión material del mundo. También me ayuda a ir más allá de factores externos como nacionalidad, cultura, estatus social, religión, etc.

El estado natural del alma es de amor espiritual. Tal clase de amor no puede existir en una conciencia basada en la dualidad. Esto significa que cuando conectamos con la conciencia del espíritu eterno, del alma inmortal y nos estabilizamos en ese estado, desarrollamos de forma natural la actitud asociada consciente del alma. Nuestra visión del mundo y de los demás cambia de forma radical.

Ver a los demás fundamentalmente como almas significa experimentar un flujo constante de amor espiritual y buenos deseos hacia todos, independientemente de su aspecto, estatus, rol, cultura, etc. De esta forma, desarrollamos la verdadera conciencia de hermandad y de pertenencia a una familia espiritual mundial, en la que todas las fronteras y límites externos se disuelven.

Así es como experimentamos el anhelado logro de la unidad en la diversidad.

34. LA VIDA COLECTIVA

"La tendencia de los humanos es eludir la vida colectiva, universal, cósmica, para vivir únicamente su vida personal, individual.

Se imaginan que manteniéndose apartados los unos de los otros estarán protegidos. Pues no, es una ilusión.

En este aislamiento interior que se fabrican, exponen su alma a todos los peligros.

Incluso si no se puede siempre estar con los demás, es necesario, al menos estar con ellos mediante el pensamiento.

La palabra «unidad» es lo más profundo de la ciencia espiritual, y el sentido de nuestra existencia está ahí.

La conciencia de pertenecer a una sola y misma familia nos da la seguridad de hacer algo grande.

Esta grandeza no viene de nosotros, sino de esta familia universal a la cual pertenecemos: ella es la que nos sostiene y nos salva de esta sensación de pobreza, de soledad, de inutilidad, de vacío, que puede a veces apoderarse de nosotros."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

35. LA REALIDAD

"Alguien ha tenido una pesadilla, sueña, por ejemplo, que es perseguido. Corre, corre y he ahí que un abismo vertiginoso se abre ante él y cae…

¡Qué angustia! Incluso al despertarse, durante algunos minutos todavía, está agitado como si lo que acaba de soñar fuera la realidad.

¿Qué conclusión puede pues obtenerse de esta experiencia?

Si consideramos el sueño como la realidad, es porque se puede considerar también la realidad como un sueño.

Sí, y esto es lo que hacen los sabios. A pesar de lo que les suceda, se dicen: «Yo sufro, estoy angustiado, me siento perseguido, pero es un sueño, y cuando me despierte, no quedará ni rastro de todo esto.»

Diréis que todos estos razonamientos no os impedirán sufrir.

Por supuesto, pero aquellos que tienen pesadillas sufren también: se agitan en su cama, gritan, y sin embargo, lo que les hace actuar así no es la realidad. Esto es por otra parte lo que se dicen ellos mismos una vez despiertos. Así pues, vosotros mismos, cuando sufráis, deciros que no es la realidad."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

36. LOS MOMENTOS DE GRACIA

Todo ser humano ha experimentado momentos de gracia, de comunión.

A veces se experimenta de modo muy inconsciente, sin saber cómo ha venido y cómo se ha ido.

La gracia está fugazmente con nosotros, y se va como si fuese imposible retenerla.

La vida vuelve entonces a la monotonía o a la aspereza tan frecuente en las relaciones humanas.

Pero la gracia y la comunión siguen ahí para el que busque sintonizarlas.

Es asunto de sintonías, de estar en una frecuencia.

La conexión con el Ser interior y con el Divino puede ser algo cotidiano, diario.

Vivir en gracia, qué gran regalo se nos da.

"No dejéis pasar ni una sola jornada sin conectaros con el Cielo, sin meditar, sin rezar Porque no hay nada más importante ni más saludable para vosotros que regocijarse en las actividades espirituales.

Varias veces al día, deteneos durante unos minutos y tratad de encontrar, dentro de vosotros mismos, vuestro punto de equilibrio, vuestro centro divino

Empezaréis a sentir entonces que, en todas las circunstancias de la vida, poseéis dentro de vosotros un elemento eterno, indestructible

Y aunque no obtengáis de ello ningún beneficio en el plano material, interiormente os volvéis más libres, más fuertes, más seguros, planeáis por encima de los acontecimientos.

Este trabajo espiritual es la única riqueza, el único bien verdaderamente vuestro. Todo lo demás puede seros arrebatado: únicamente vuestro trabajo os pertenecerá para siempre."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

37.

EL EJEMPLO

"¡A cuántas personas desearíais decirles que deben ser más pacientes, más indulgentes, más sinceras, más estables, etc.!

Pero no os equivoquéis, si no poseéis las cualidades que queréis despertar en los otros, hagáis lo que hagáis, no llegaréis a influenciarles.

Ninguna palabra, ningún medio exterior puede conseguir transformar a los seres humanos, comprendedlo bien, ningún medio exterior.

Es en el interior, en el corazón, en el alma, en el espíritu que debéis poseer un elemento especial. Este elemento que vibra, que irradia, es el que influencia vuestro entorno; entonces, sin tener incluso que abrir la boca, generáis en ellos el deseo de imitaros.

Tal vez no lo conseguirán enseguida, porque no pueden desembarazarse de un día para otro de sus apetitos y de sus instintos inferiores; pero se darán cuenta que en vosotros hay algo luminoso, caluroso, vivo.

Es esta luz, este calor, esta vida, la que se impone en ellos, y quieren seguir vuestro ejemplo."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

38. UNIRSE A LA CAUSA PRIMERA

Nuestra estancia en la tierra en esta vida es muy fugaz.

La infancia, la juventud, la madurez y la vejez se suceden muy rápido, y según van pasando la sensación es de gran celeridad.

En el momento de morir toda nuestra vida se presenta ante nosotros en unos segundos y puede que nos asalte la idea de que no hemos amado y de que no hemos vivido la verdad.

El pensamiento de hoy nos habla del océano de luz divina que hay en la Causa primera.

¿Por qué vivir en la oscuridad y en el enfrentamiento permanente cuando podemos ir al encuentro de esa luz?

Urge retornar al origen y buscar la luz en la vida cotidiana.

Urge porque el tiempo es muy escaso y la oportunidad de la vida es única.

El silencio, la pureza, el ideal, nos acercan a ese océano de luz.

La vida es un bien preciadísimo que debe servirnos para volver a la Causa primera, para subir a la cima.

En la cima el cielo es tan azul, el aire tan puro, el sol tan hermoso

"En la mayoría de las mitologías, la montaña es presentada como la morada de los dioses.

Al estar asociada siempre la imagen de la cima al mundo divino, podemos considerarlo como un símbolo.

Pero también se trata de una realidad: las altas cimas de las montañas, son como antenas gracias a las cuales la tierra entra en relación con el cielo, y por eso, resguardadas de las agitaciones y del ruido de los humanos, están habitadas por entidades muy puras y poderosas.

Igualmente, cuanto más nos elevamos hacia las cimas de las montañas espirituales, tanto más encontramos el silencio, y en este silencio descubrimos el origen de las cosas, nos unimos a la Causa primera, entramos en el océano de la luz divina."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

39. LOS TESOROS INTERIORES

El pensamiento de hoy resume lo que puede ser nuestra vida.

Una vida en la que los tesoros interiores primen sobre los externos.

Nada ni nadie nos quitará nuestras dosis de problemas, de tristeza, de desazón. Es humano y por ello hemos de pasar.

Pero cuando nos enfocamos en los tesoros interiores la travesía toma otro color, otro fondo.

En la travesía de la vida surgen entonces más y más momentos de certeza, de conexión.

La comunión, al principio remota, se convierte poco a poco en algo cotidiano.

La ciencia del yoga, que es la ciencia de la unión, nos permite encontrar y reencontrar esa comunión.

Centellean entonces con fuerza las luces del interior.

Los problemas, la tristeza y la desazón nos seguirán afectando, si, pero cada vez más y más podremos acudir al fuego interno que crepita y conforta.

Nos habla de Aïvanhov de estar en contacto con todas las almas evolucionadas del universo.

Cuando lo conseguimos ya no estamos solos.

"¿Qué diferencia hay entre un materialista y un espiritualista?

Para tomar una imagen muy simple os diré que el espiritualista transporta por todas partes su casa con él, mientras que el materialista no puede desplazarla.

Sí, el espiritualista, para quien los tesoros verdaderos son interiores, lleva siempre consigo su bagaje de alegría, de felicidad, de expansión, (ésta es su casa), mientras que el materialista no puede desplazarse con todo lo que posee, debe dejar la mayor parte en su sitio.

En realidad, el ser humano sólo es rico en la medida que tiene conciencia del ser.

Si el espiritualista no es consciente de su riqueza, es más pobre que todos los materialistas. Pero si aprende a expandir su conciencia, se siente en contacto con todas las almas evolucionadas del universo que le dan su ciencia, su luz y su alegría. Y entonces,

¿qué materialista puede compararse a él? Incluso las piedras preciosas y los diamantes palidecen ante el centelleo de todos sus tesoros interiores."

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86).

40. LA UNIÓN

"Pensad en uniros conscientemente a la cadena viva de las criaturas, con el fin de facilitar corrientes de energía que circulen de arriba abajo de la creación. De esta forma, recibiréis el impulso, la inspiración, la sabiduría, el amor, las fuerzas necesarias para la vida diaria.

Os preguntaréis:

«Pero, ¿no podemos encontrarlas en nosotros mismos?» Sí, quizá durante algún tiempo, pero pronto agotaréis vuestras reservas. Incluso si habéis iniciado amplios proyectos, deberéis interrumpir los trabajos, porque es imposible realizar algo grande si no se está unido a esta cadena viviente cuyo primer eslabón, por así decirlo, es el Señor mismo.

Es igual que una lámpara que pudiera imaginarse que puede iluminar sin estar conectada con la central eléctrica. Pues no, es la central la que le envía la corriente; la lámpara, por sí misma, sólo es un conductor.

En realidad, lo queramos o no, estamos unidos, conectados a la Fuente divina, pero esta unión debe ser consciente: de esta forma, obtendremos beneficios para nuestra evolución y para la de todas las criaturas del universo. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

41. SED PERFECTOS

"Cuando Jesús decía: «Sed perfectos como vuestro padre celestial es perfecto», no creía evidentemente que los humanos pudiesen alcanzar la perfección de su padre celestial. Y sin embargo nos ha presentado este ideal, porque es el único capaz de satisfacer nuestra necesidad absoluta.

Es imposible que nuestra existencia se limite a la satisfacción de algunas ambiciones. Debemos buscar lo desconocido, andar hacia lo inaccesible, tentar lo irrealizable. Es así como permaneceremos siempre con aliento y vivos.

La Inteligencia cósmica lo ha previsto todo. En los largos caminos sin salida donde los humanos tienden a perderse, ella ha colocado obstáculos que les obligan a dar media vuelta. Mientras que en el buen camino, incluso difícil, nunca son parados.

Poco importa que el ideal sea irrealizable, está presente en ellos…idealmente. Participa cada día en todo aquello que viven, reciben de él la fuerza, la paz y la alegría. Mientras que, a menudo, los objetivos más accesibles hacen que pierda esta fuerza, esta paz y esta alegría. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

42.

EL BIEN NOS LLAMA

Cada pensamiento y cada acto pueden llevar una impronta divina: la de hacer el bien.

Durante el día, en el mundo, el bien se manifiesta en millones y millones de actos grandes y pequeños.

También se produce lo que llamamos el mal, que es fruto de la ignorancia.

Pero en nuestra balanza personal el bien puede prevalecer.

Un bien silencioso, en pensamientos y actos grandes y pequeños.

Las alegrías profundas son con frecuencia íntimas, secretas, intransferibles.

Nacen y crecen en nuestro interior, en ese lugar que nos conecta con el alma suprema.

El bien nos procurará esa alegría íntima, y nos alimentará la certeza de que podemos vivir con dignidad.

El bien nos llama para ser sus instrumentos.

"No os planteéis demasiadas preguntas sobre la utilidad de hacer el bien. Todo lo bueno que podáis hacer, bien sea con actos, con palabras, con sentimientos o con pensamientos, hacedlo, y dejad después que el tiempo termine su obra. Incluso aunque lleguéis a olvidarlo, un día, sin saberlo vosotros, este bien os perseguirá para recompensaros.

Y añadiré aún esto: aprended a hacer el bien sin decir nada, sin querer que se sepa que sois vosotros quien lo habéis hecho. Así, no sólo sentiréis una alegría secreta, sino que despertaréis en los demás algo bueno: se sentirán obligados a preguntarse quien es este ser magnífico que no quiere mostrarse, y esto les impulsará a actuar de la misma manera hacia los demás."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

43. LA PRESENCIA

Recientemente se nos animaba a hablar con el Divino durante el día.

Puede ser, se nos decía, el padre, la madre, el amigo, el hermano, el refugio.

En ese hablar hay una búsqueda y también un encuentro.

El salmo cristiano es entonces apropiado, porque cuando ese encuentro se da “nada me falta”.

Como todos los encuentros, hay que buscarlo y alimentarlo.

Hay que hacer orden dentro para que haya un espacio en la que la presencia divina repose y se acomode.

Ese espacio ya está construido pero o bien está sucio y olvidado, o bien está lleno de trastos prescindibles. Por eso lo del orden.

La consciencia de la presencia divina en nuestro interior nos abre las puertas a la comunión, y también a la liberación.

“Todo se ordena, se calma, se soluciona, se equilibra, se armoniza", se nos dice.

La vida pasa entonces a ser Vida.

"Apropiaros de esta idea de que sólo encontraréis a Dios en vosotros mismos. Buscadle, pensad en Él, amadle, porque de esta manera recibiréis energías extremadamente poderosas que os permitirán avanzar firmemente en todos los caminos de la vida.

Los cristianos cantan el salmo: "El Señor es mi pastor, nada me falta. Me hace reposar en "

Pero para ellos, éstas sólo son palabras

que pronuncian mecánicamente, automáticamente, sin ser conscientes de que son palabras mágicas.

Este pastor está en ellos, y porque está en ellos, extiende su poder y su protección en este inmenso ganado - sus células - que alimenta y da de beber. No hay nada más importante que la conciencia de la presencia de Dios en uno mismo. Gracias a esta presencia, al pensamiento de esta presencia, todo se ordena, se calma, se soluciona, se equilibra, se armoniza."

verdes pastos. Me dirige hacia aguas tranquilas

Omraam Mikhaël Aïvanhov

44. YO SUPERIOR

"La Ciencia iniciática presenta al ser humano como un microcosmos creado a la imagen del macrocosmos, el universo. Y puesto que en la cima del universo reina el Señor, en el ser humano también existe una cima que representa al Señor, y esta cima es su Yo superior.

Es por ello que, cuando os concentráis en el Señor para que satisfaga vuestros deseos, alcanzáis

la cima de vuestro ser, y entonces se desencadenan vibraciones tan puras y sutiles que al

propagarse producen en vosotros transformaciones extremadamente benéficas.

E incluso si no obtenéis del Señor todo lo que habéis pedido, ganáis algo, un elemento muy

espiritual.

A menudo, es cierto, no sois atendidos, porque, según el Cielo, lo que pedís no sería tan bueno

para vosotros, y es por ello que no os lo concede. Pero la utilidad de esta petición está en que

habéis conseguido alcanzar la cima en vosotros mismos.

Habéis podido desencadenar de esta forma un poder superior que, al propagarse, influencia todas vuestras células, todas las entidades que están dentro de vosotros, y os aporta elementos extremadamente preciosos."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

45. LA RESPONSABILIDAD

Ayer Sister Jayanti dio una preciosa charla sobre la necesidad de controlar nuestro pensamiento para tener una mente clara, antesala de un corazón compasivo.

El pensamiento de hoy tiene bonita sincronía con lo que dijo, cuando afirma que somos

responsables de nuestros pensamientos y a partir de ahí de nuestros sentimientos.

Un pensamiento negativo altera nuestro orden interior y requiere de mucho tiempo para restablecer ese orden, esa calma.

La alteración se dispara cuando caemos presa de la ira, del enfado, de la negatividad.

Aïvanhov hila en su pensamiento de hoy con lo que nos decía Sister Jayanti: las corrientes armoniosas o desarmoniosas tienen primero un efecto en nosotros, pero también más allá, en todos los seres cercanos o lejanos de los mundos visibles o invisibles.

Por eso hablamos de responsabilidad de lo que pensamos: responsabilidad primero con nosotros, luego con el mundo.

La enseñanza es de una simpleza apabullante, pero si embargo nuestros pensamientos están desbocados y fuera de control.

Sister Jayanti volvió a invitarnos ayer a ser paz para crear la paz, a pensar bien para crear el bien.

Nos dio así un gran regalo, pues nos sugería, amorosamente, a iniciar el camino de la liberación.

"El hecho de que los objetos sean inanimados no implica que os podáis permitir tratarlos de cualquier modo.

Diréis: «¿Acaso es tan importante esto? Estos objetos no sienten nada.

Cualquiera que sea la manera que los tratemos, no pueden ni sufrir ni sentir alegría.» Es verdad, no sienten nada, pero según sea vuestro comportamiento sois vosotros quienes sufriréis o sentiréis alegría, porque todo lo que hacéis produce corrientes positivas o negativas, armoniosas o desarmoniosas.

Estas corrientes primero tienen un efecto en vosotros, pero también, más allá de vosotros, en todos los seres cercanos o alejados de los mundos visibles e invisibles.

Sois responsables de todo lo que hacéis, de vuestros pensamientos, vuestros sentimientos, vuestros actos, nada permanece sin consecuencias, y vosotros sois o bien la víctima, o bien el beneficiario."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

46. UNIRSE A LA FUENTE DIVINA

Narra Aïvanhov la preciosa practica de su maestro Peter Deunov de parar para hablar con el Divino.

En esta breve charla, nos dice, su rostro expresaba algo extraordinariamente apacible y profundo.

Sister Jayanti estos días hablaba en los mismos términos animando a establecer este diálogo con el alma suprema, dondequiera que estemos y cualquiera que sea nuestra actividad.

Es un diálogo que nos une a la fuente divina de la vida y que nos permite estar renovando nuestra fuerza de modo continuado, como conectados a una batería que nunca se apaga.

La fórmula de Deunov era muy simple: “Gloria a Ti, Señor”, pero también sirven “Gracias” u otras palabras.

En este diálogo que es un encuentro cotidiano todas nuestras células se alinean hacia la fuente y crean una estructura interna muy firme.

La fuente nos llena de luz, de amor, de propósito.

La fuente nunca deja de manar.

"Cuando era un joven discípulo al lado del Maestro Peter Deunov, en Bulgaria, había notado en él una costumbre que me intrigaba. Hiciera lo que estuviera haciendo, siempre llegaba un momento en el que se detenía, cerraba los ojos y pronunciaba unas palabras; entonces, como si se hubiera refugiado en otro mundo, su rostro expresaba algo extraordinariamente apacible y profundo.

Un día, por fin descifré cuales eran estas palabras: «Slava na Tébé, Gospodi», es decir «Gloria a Ti, Señor». Y yo pensaba: si un gran Maestro, que siempre está tan estrechamente unido al Señor, tiene la necesidad de pronunciar su nombre varias veces durante el día, con más motivo debemos hacerlo nosotros también. Y yo quise imitarle. Durante el día, en cualquier lugar donde me encuentre, me he acostumbrado a repetir: «Slava na Tébé, Gospodi». Y también vosotros pensad en hacerlo, en búlgaro o en francés, como queráis. Ya estéis en casa, en la calle, en el trabajo, deteneos un instante para uniros al Señor pronunciando estas palabras sin que nadie os oiga, evidentemente, y muy pronto os sentiréis unidos a la Fuente divina de la vida."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

47. AMOR ESPIRITUAL

Para Amor espiritual, tal como indica el mismo término, tiene que ver con el espíritu, el alma. El amor espiritual no se basa en la belleza física, en el estatus, en el rol ni en las posesiones, sino en la esencia, es el amor del espíritu hacia el espíritu.

En este sentido, el amor espiritual es esencial para el desarrollo de una sana autoestima, ya que una manifestación fundamental de tal amor es el amor hacia el propio ser, hacia uno mismo. Amor hacia mi propia esencia, hacia mi ser de luz. Este amor se vuelve más natural y espontáneo a medida que desarrollo un mayor conocimiento de mí mismo.

Mediante la meditación redescubro las cualidades puras y originales de mi ser espiritual: la

serenidad, la estabilidad, la felicidad, entre muchas otras. Experimento que mi esencia está llena de belleza y bondad. Aunque con el paso del tiempo he desarrollado patrones de personalidad no tan positivos ni hermosos, aprendo a vivir más conectado con mi esencia y a desarrollar el coraje

y la determinación de transformar esos patrones perjudiciales.

No me identifico con los mismos y así puedo mantener mi auto-respeto.

El amor espiritual también está presente en las relaciones cuando miro a los demás como almas, como seres espirituales. En el centro de la frente de cada ser humano brilla una estrella espiritual, el alma. Manteniendo esta visión, también mantengo en mi consciencia que la persona que tengo enfrente, en el fondo, también es un ser de luz y de paz.

A través del tiempo y de las acciones realizadas, la persona ha desarrollado una personalidad y

unos patrones, algunos positivos y otros definitivamente negativos y perjudiciales, pero aprendo a discernir y discriminar que esos patrones no son su esencia, no son su naturaleza verdadera.

Entonces puedo tener amor espiritual de forma natural y fluida, ya que mi visión va más allá de lo externo, de lo obvio, se vuelve más sutil y conecta con el verdadero ser. La otra persona también percibe esta energía del amor y las relaciones se llenan de armonía y sinceridad. Desde la consciencia del alma es fácil hablar clara y honestamente con los demás, debido a que detrás de todo lo que decimos subyace una base de buenos deseos y sentimientos puros.

La experiencia más elevada de amor espiritual es la experiencia del amor divino, mediante la conexión a través del silencio con Dios, el Océano del Amor. El amor divino transforma y purifica el alma. No importa cuán áspero y duro se haya vuelto el corazón, el amor divino derrite la piedra y la transforma en agua.

El amor divino hace a las almas cooperativas y las une en el lazo de la unidad y la armonía. Sumergiéndonos en el silencio de la meditación en el Océano del Amor, el alma se llena y se convierte en un río de amor espiritual, capaz de compartir amor con los demás a través de cada mirada y cada acción.

48. LA VELA Y EL INCIENSO

"En las iglesias y en los templos se tiene la costumbre de encender velas, de quemar incienso. ¿Por qué?

Porque la vela y el incienso que queman, son el símbolo del sacrificio, es decir, la transformación de una materia bruta en una materia más sutil: luz, perfume. Esta luz, este perfume que acompañan las oraciones de los fieles, ascendiendo hacia el Señor, representan lo que deben quemar en ellos mismos para ser escuchados.

Ninguno de los actos que el hombre realiza en su vida lo hace por casualidad, incluso los que parecen insignificantes contienen un sentido profundo.

Así pues, cada vez que encendéis una vela o un fuego, debéis ser alcanzados por la profundidad de este fenómeno que es el sacrificio, y pensar que para tener acceso a los planos superiores del alma y del espíritu, es necesario quemar siempre algo en uno mismo.

¡Hay tantas cosas acumuladas en el interior de nosotros y que podemos quemar!

Todas las impurezas, todas las tendencias egoístas, pasionales, he ahí la materia que debemos quemar para producir una luz que no nos abandonará nunca."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

49. EL FUTURO

"Instintivamente, los humanos no cesan de proyectarse en el futuro, viven con la esperanza que mañana será mejor, pero esta proyección del futuro es a menudo una huida.

¿De dónde sacan la esperanza de que el futuro pueda ser mejor que el presente?

La verdad es que el futuro será peor todavía si se contentan con esperarlo sin trabajar.

Las buenas cosas raramente llegan del exterior. Si llegan, mejor; pero sois vosotros, sobre todo, quienes tenéis el poder de hacer girar los acontecimientos a favor o en contra vuestro. Porque podéis vivir cada acontecimiento de dos maneras: una que os eleva por encima de vosotros mismos, y la otra que os disminuye o incluso os hace caer.

Trabajad con la sabiduría, el amor, la voluntad y transformaréis las condiciones exteriores más desfavorables en bendiciones para vosotros mismos y para los demás. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

50. LAS REGIONES SUBLIMES

En el alba, muy temprano, se orienta nuestro día.

Puede ser uno más, vivido en su mecanicidad, los pies en la tierra, la mirada en el suelo.

Así pasamos décadas y vidas y terminamos marchitos, real y figuradamente.

Pero también en el alba puede orientarse el día a la comunión con algo superior: los pies en la tierra, la mirada en el cielo.

Aunque nuestra tarea aquí en la tierra tenga que ser prosaica, experimentaremos entonces lo mecánico con otra vivencia.

Nuestra jornada puede llenarse de luz, se nos dice. Depende sobre todo de nosotros.

Las verdaderas riquezas no están donde normalmente buscamos.

La sabiduría ya está escrita, y narrada con el ejemplo de millones de vidas.

“Se tu cumbre”, se nos dijo.

"En el momento que os despertáis, por la mañana, pensad en todas las criaturas de luz que

suben y bajan entre la tierra y el cielo. Toda vuestra jornada se llenará de luz

estas criaturas, contempladlas en vuestro corazón y en vuestra alma: ya no podréis contentaros con una existencia banal, cada vez seréis más conscientes de vuestros pensamientos, de vuestros sentimientos, con el fin de mantener estas entidades cerca de vosotros.

Uníos a

Aquél que no conoce la realidad de las regiones sublimes y de las entidades que lo pueblan, puede satisfacerse con una vida ordinaria. Pero aquél que la conoce, siente que todo aquello a lo que los humanos suelen conceder valor no es casi nada en comparación. Efectivamente, incluso lo más grande que la ciencia, las artes o la filosofía hayan producido, empalidece a su lado. Es necesario por lo menos conocer la existencia de estas regiones habitadas de criaturas perfectas, para comprender lo importante que es acercarse a ellas."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

51. LOS SÍMBOLOS

"Podemos comparar un símbolo con una semilla que se siembra en la tierra. Como lo haría para una semilla, el Iniciado siembra cada símbolo en su cabeza y lo riega a menudo; poco a poco, aparece un tallo que crece, se refuerza, hasta convertirse en un inmenso árbol. Entonces el

Iniciado se alegra, trabaja en la sombra de este árbol, recoge los frutos, siembra las semillas y todo comienza de nuevo.

El mundo de los símbolos es un mundo vivo. Del mismo modo que la semilla contiene todo un árbol en potencia, un símbolo sintetiza una parte del saber.

Si os preguntáis: «Pero, ¿para qué sirve un símbolo?» yo os preguntaré: «Y ¿para qué sirve una

semilla?»

Trabajando con una decena de símbolos, poseemos la totalidad del saber. Nos resulta imposible llevarnos con nosotros a todas partes una gran biblioteca, pero con algunos símbolos transportamos todos les libros sagrados de la humanidad, porque todos estos libros se resumen en algunos símbolos. Pero para descifrar estos símbolos, para que nos hablen, es necesario que consigamos hacerlos vivos en nosotros."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

52. EL MAESTRO

"El hecho de que los humanos reconocen el valor moral, espiritual de un ser y decidan instruirse a su lado, no significa que sepan cómo considerarlo y cómo actuar correctamente con respecto a él.

Están todavía tan dominados por sus prejuicios, sus deseos egoístas, que esperan con toda naturalidad a que este instructor se conforme, y aquí es donde empiezan las complicaciones.

Es por ello que, a menudo, un sabio escoge mantenerse al margen de las agitaciones y de las pasiones de los humanos.

Pero no es sólo la sabiduría la que aconseja a un verdadero Maestro espiritual, también está inspirado por el amor.

Él se dice: «Aquí voy a tener dificultades que retrasarán mi propio trabajo, pero, ¿de qué sirve que avance solo? No puedo dejar a mis hermanos y hermanas en las tinieblas, la duda, las angustias… Yo seré libre, por supuesto, pero no seré verdaderamente feliz si no contribuyo también a su liberación.»"

Omraam Mikhaël Aïvanhov

53. LA POESÍA DE LA VIDA INTERIOR

Nos recuerda Aïvanhov la posibilidad de acceder a estados de conciencia límpidos y luminosos.

En estos estados una corriente de armonía y de paz nos inunda.

Los estados llegan y se van sin avisar, hasta que un día empezamos a aprender cómo recrearlos

y cómo retenerlos.

Ese día se produce un segundo nacimiento.

El entrenamiento y la práctica hacen posible que esos estados de conciencia pasen poco a poco a poco a ser parte esencial de nuestra vida.

Y desde ese lugar la vida tiene otra forma, hay una comunión.

En la plaza hay algarabía y bronca.

El silencio del campo nos repara.

"Está muy bien que améis la poesía, que leáis poemas, y quizás también los escribáis continuad, pero sabed que la verdadera poesía no está en la literatura. La verdadera poesía es una cualidad de la vida interior, y sólo sabréis lo que verdaderamente es poesía el día en que armonicéis vuestra vida interior con las imágenes, los ritmos y las melodías del mundo del alma y del espíritu.

Aquél que ama verdaderamente la poesía comprende que ésta comienza en su interior: se esfuerza en pensar, en sentir y actuar poéticamente, entrando en estados de conciencia límpidos y luminosos. Son estos estados de conciencia los que crean la verdadera poesía:

está inspirado, siente como una corriente que le atraviesa porque interiormente está unido al mundo de la armonía; debe hacer todo lo posible para mantenerse en estos grados elevados de la conciencia.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

54. ENNOBLECER EL PENSAMIENTO

Se nos habla hoy de la calidad del pensamiento.

Nuestros pensamientos pueden ser elevados, neutrales y tóxicos.

Los tres tienen una cualidad, a la que se refirió Jesús: “así como pensamos, así somos”.

El pensamiento nos hace libres o esclavos.

Es frecuente hoy optar por la esclavitud.

El pensamiento elevado retroalimenta en nosotros la conexión con los mundos sutiles, y nos hace libres, elimina barreras y fronteras.

La actividad del día, cualquiera que sea nuestro trabajo, se verá enriquecida o empobrecida por la calidad del pensamiento.

Tenemos a nuestra disposición un instrumento excepcional para, como nos dice Aïvanhov, buscar la sabiduría, el amor, la verdad, la justicia y la bondad.

El pensamiento noble es la puerta a la libertad.

"¿Queréis sentiros libres? Trabajad para ennoblecer vuestros pensamientos y vuestros sentimientos, porque la verdadera libertad es la libertad interior.

Es evidentemente deseable tener también libertad en nuestros movimientos del plano físico, pero considerad que esta libertad es secundaria.

La única libertad a la cual vale la pena aspirar, es la libertad interior. Porque ¿de qué os servirá poder ir libremente adónde queráis, si transportáis en vosotros pensamientos y sentimientos que os envenenan, que os atan y que acabarán un día por inmovilizaros en la cama? ¿De qué libertad podremos hablar en este momento?

No busquéis pues tanto la libertad física, porque ésta es la que os ofrece a menudo todas las posibilidades de perderse y de caer en las trampas. Buscad la sabiduría, el amor, la verdad, la justicia, la bondad, ya que entonces, allí donde estéis, cualesquiera que sean las condiciones, os sentiréis libres."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

55. EL INTELECTO

"El intelecto en sí mismo no tiene preocupación moral alguna: busca, encuentra, inventa, acumula, combina, sin preocuparse de la forma en la que sus inventos serán utilizados. Así es como, gracias a sus facultades intelectuales, los investigadores han puesto a disposición de los humanos medios técnicos extremadamente peligrosos, sin preguntarse para qué finalidades los utilizarían.

Porque si el intelecto es el padre de los inventos, también lo es de sus utilizaciones. Cuando los primeros químicos empezaron a aislar el gas, ¿acaso imaginaron que otros tendrían la idea de utilizarlo para aniquilar millones de personas?

Sólo el corazón puede remediar los efectos maléficos del intelecto. Si, frente al intelecto, el corazón no ocupa el lugar que debe ser el suyo, será la perdición de la humanidad.

En el pasado, existieron culturas, civilizaciones que sobrepasaban la nuestra, y desaparecieron a causa de la preponderancia dada al intelecto en detrimento del corazón; porque el intelecto empuja siempre a los humanos hacia el camino del egoísmo, de la dominación, de la injusticia, de la esclavitud de los seres y de la naturaleza. Y si nuestra humanidad continúa por este camino, si nada viene a equilibrar las fuerzas destructivas cada vez más evidentes, también desaparecerá. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

56. CONECTAR CON EL YO

La gran tarea del ser humano en la tierra es conectar con su Yo, con su alma.

Esta conexión puede ser fugaz y todos en algún momento de nuestra vida la experimentamos.

La ciencia de la unión o yoga conecta nuestro yo inferior o personalidad con nuestro Yo superior o alma.

Según profundizamos en esta unión, la conexión antes fugaz y excepcional puede poco a poco convertirse en permanente.

Es entonces cando vivimos desde la consciencia del alma.

Es entonces cuando la personalidad se convierte en vehículo del alma para manifestar sus nobles atributos.

Desde el alma no hay competencia, separatividad, agresividad, violencia, codicia.

Desde el alma solo hay inteligencia, propósito, compasión y amor.

Por eso se habla de que la meditación, que nos pone en contacto con el alma, es un trabajo superior.

En ese trabajo nos unimos también con el Alma Suprema, que nos bendice con su fuerza.

La vida es entonces una bendición.

"Aquél que en su vida interior se esfuerza en conceder el primer lugar a la actividad del Yo superior, ya está participando en el trabajo cósmico del Cristo, de Dios mismo. Sí, esta actividad que se despliega en otra esfera, y lo más a menudo, incluso sin saberlo, es algo misterioso.

Cuando estáis absorbidos en vuestros quehaceres diarios, no sabéis lo que hace el espíritu en vuestro interior.

Un día, quizás, cuando vuestro cerebro sea lo suficientemente desarrollado, seréis conscientes de este trabajo que realiza vuestro espíritu en todas las regiones del universo.

De momento, lo esencial es que restablezcáis la unión con él. ¿Cómo? Primeramente, durante las meditaciones, apaciguando a los habitantes de vuestro ser interior, poniéndolos al servicio del amor y de la luz.

Poco a poco, este trabajo se realizará naturalmente sin que incluso penséis en él, y de este modo os uniréis a vuestro Yo superior que es una quintaesencia de Dios mismo.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

57.

"Intentad cada día tomar conciencia de que no sois una entidad distinta del Señor, y acabaréis sintiendo que no existe realmente ninguna distancia entre Él y vosotros.

Las consecuencias de esta toma de conciencia son de una extremada importancia.

Lo sabéis: cuando estáis en contacto con un ser, recibís sus buenas y sus malas influencias. Por lo tanto, si entráis en contacto con el Creador, poco a poco, como Él, os

volveréis luminosos, poderosos, llenos de amor.

Hasta entonces, hagáis lo que hagáis, nunca obtendréis grandes resultados porque permaneceréis siempre como un ser separado, y un ser separado de la omnipotencia divina sólo puede ser débil.

Los Maestros hindús dan a sus discípulos esta fórmula para repetir: «Yo, soy Él», porque penetrando en esta verdad, el discípulo comprende que sólo «Él», es decir, Dios, existe.

Entonces, su conciencia se expande, se funde en la inmensidad, se vuelve «Él» y, como «Él», puede realizar maravillas."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

58. TOMAR CONTROL DE NUESTRO INTERIOR

La meditación nos ofrece poderosas herramientas mediante las cuales podemos mejorar nuestro carácter. Esto es debido a que practicando la meditación, aprendemos a no reaccionar simplemente a los estímulos externos, sino que desarrollamos la habilidad de observar qué es lo que sucede en la mente y ejercitamos la capacidad de crear pensamientos de mayor calidad.

Hacemos esto a través del intelecto. El intelecto toma las riendas de la mente y elige la dirección de los pensamientos. Cuando realizamos esto repetidamente de una forma consciente – dejar que el intelecto controle el proceso de creación de los pensamientos – nuestras tendencias más arraigadas de la personalidad empiezan a cambiar. El intelecto significa nuestro entendimiento y comprensión, la capacidad de análisis y discernimiento del alma.

La conciencia del alma es la llave para estar en control de lo que sucede en nuestra mente. Si creemos que nuestros pensamiento y sentimientos, incluyendo la conciencia que tenemos de nosotros mismos, son simplemente consecuencias de procesos cerebrales, significa que perdemos la llave. Cuanto más se atrape nuestra conciencia en la identidad física, más difícil nos será disciplinar nuestra mente.

En la meditación, cuando emergemos el entendimiento de que somos un alma y nuestro intelecto acepta y absorbe esta conciencia, podemos reconocer que los pensamientos son nuestra propia creación, y que tenemos la capacidad de elegir qué clase de pensamientos queremos crear. Nos damos cuenta de que nuestro estado natural de conciencia es el de ser amos de nuestra mente y empezamos a tomar las riendas y el control de lo que sucede en nuestro interior.

Para ilustrar este proceso, veamos un ejemplo de una situación en la que no tenemos mucho control: si nos hemos enfadado y nuestro cuerpo está en un estado de trastorno. Nuestra presión sanguínea sube, el corazón palpita velozmente, el sistema digestivo está agitado y los niveles de colesterol suben, junto a todas las hormonas de estrés que acompañan estas reacciones.

Además de todo eso, empezamos a sentir que se aproxima una ola de remordimiento. Hemos hecho esto antes suficientes veces como para conocer las repercusiones de nuestro comportamiento. Hemos estropeado relaciones y empeorado las situaciones a través del enfado y el malhumor. Hay pesar, culpabilidad y desesperación debido a nuestra falta de control, una crisis de confianza en el ser, y hay miedo acerca de nuestro futuro.

Afortunadamente, un rayo de luz puede atravesar con su brillo esta oscuridad. Eso sucede cuando, en un instante, recordamos y tomamos conciencia de que, de hecho, somos un alma. Incluso mientras estamos atrapados en la agitación de la situación, podemos usar nuestro intelecto para restablecer en nosotros, consciente y deliberadamente, la conciencia de ser un ser espiritual, un punto de energía brillando en el interior, detrás de los ojos. En ese momento somos capaces de acceder a la profunda base de paz interior. Sentimos y sabemos que somos paz. A medida que esta experiencia crece, penetra en todo nuestro sistema. La calma y la estabilidad se restablecen tanto en el cuerpo como en la mente.

59. ALMA HUMANA Y ALMA ANIMAL

"Las relaciones entre los hombres y los animales son todavía mal conocidas. Es difícil discernir signos que revelen que un alma humana está condenada a vivir en un cuerpo de animal, para expiar las faltas cometidas en una existencia anterior.

Pero es una realidad: la ley kármica puede colocar, por un tiempo determinado, un alma humana en un cuerpo de animal, en el que cohabita, entonces, con el alma animal, pero sin expulsarla….

¡Cuántos tiranos son de esta forma condenados a vivir, al menos momentáneamente, en el cuerpo de un animal! Expuestos a las inclemencias, obligados a buscar cada día su alimento, estando sin cesar al acecho, perseguidos, maltratados, golpeados, experimentan lo que hicieron sufrir a los demás. Éste es su castigo, y cuando finalmente han comprendido, su alma es liberada.

Porque no debemos perder nunca de vista que existe una diferencia de naturaleza entre el alma humana y el alma animal a la cual está unida por un tiempo: cuando el alma humana, liberada, se separa de ella, el alma animal continúa viviendo su propia vida."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

60. VIVIR DIVINAMENTE

"Hay tantas cosas interesantes en el mundo para ver, para escuchar, para leer, etc., es verdad.

Pero de todas formas, no os fijéis demasiado en temas que no pueden ayudaros a transformar vuestra existencia, aplicaros, más bien, a mejorar vuestra manera de vivir.

Porque por vuestra manera de vivir atraeréis el verdadero saber. Si no, he aquí lo que os sucederá: os preocuparéis en acumular conocimientos por todos los medios que estén a vuestra disposición, los libros, la radio, el cine, la televisión; pero lo que gravaréis de esta forma, no lo conservaréis durante mucho tiempo; algunos años más tarde, todo se habrá borrado, porque la vida que habréis llevado no habrá influenciado favorablemente vuestra memoria, y estos conocimientos desaparecerán.

Es inútil perder vuestro tiempo en adquirir un saber que os abandonará poco después. Pero mejorad vuestra manera de vivir, y la verdadera memoria empezará a despertarse en vosotros, y os acordaréis de lo que habéis aprendido desde hace miles de años a través de vuestras diferentes encarnaciones.

Anotad esto y no lo olvidéis nunca. Aquel que sabe vivir divinamente, todo el saber milenario que se ha grabado en él, comienza a remontar en su conciencia. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

61. ACTIVAR LA LUZ

Hoy se nos habla de tener los pies en la tierra y la mirada en el cielo.

La mirada en el cielo significa estar conectado con el Alma Suprema a través de nuestro Ser.

Esa conexión permite al ser humano tomar energía de un lugar puro, incondicionado, y vivir así en la tierra con honestidad y coherencia.

Dice Yogananda que “el árbol genealógico de todos los hombres es impresionante: ¿no son todos hijos del Más Alto, y coherederos de un reino eterno?”

El ser humano tiene dentro una chispa divina, que puede estar apagada o encendida.

Cada vez que nos elevamos interiormente muy alto esa chispa se enciende. Y entonces ocurren los milagros.

Hay una grandeza y una luz en cada uno de nosotros que debe ser despertada.

Nadie puede hacerlo por nosotros.

Esa luz nos pide que la activemos cuanto antes para vivir en plenitud.

"Tanto como podáis, esforzaos en elevaros interiormente muy alto, y permanecer allí el mayor tiempo posible. Elevarse y permanecer en las alturas significa no dejar jamás de ser noble, justo y generoso. Las alturas de las que os hablo, son la grandeza y la luz que están en vosotros, y esta grandeza y esta luz, os enseñan que es necesario saber descender para ayudar a vuestros hermanos los humanos.

Aunque viváis y trabajéis en la tierra entre los humanos, hay que evitar descender interiormente, es decir dejarse llevar por tendencias inferiores o participar en empresas egoístas y deshonestas.

Para elevaros, no imitéis jamás a esta gente altiva, inaccesible y dura que no quiere rebajarse para tender su mano. Tomad más bien el ejemplo del sol: desciende hasta nosotros, nos calienta, nos ilumina, nos envía sus mensajes, su alma, su amor, nos da su vida, pero él mismo permanece eternamente en las alturas."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

62. REMORDIMIENTOS

"Es natural lamentarse de las faltas que se han cometido, pero no es necesario insistir en ellas y darse continuamente golpes en el pecho pensando que vamos a atraer de esta forma la misericordia divina.

No, en realidad, con esta actitud, lo que hacemos es volver a crear, en el astral, clichés, fealdades, miserias, siempre las mismas y las alimentamos.

¿Habéis cometido errores y os arrepentís? Muy bien, pero no insistáis más sobre ellos. Una vez comprendido qué es lo que habéis hecho mal y porqué, recordadle a vuestra memoria los momentos luminosos que ciertamente habéis conocido también, esos momentos en los que os sentisteis un hijo de Dios, ligero, feliz, lleno de amor por el mundo entero.

De esta forma restableceréis en vuestra alma condiciones para que las entidades que participaron en estos estados de alegría y de luz, vuelvan a visitaros, y recibiréis de nuevo fuerzas y bendiciones."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

63. NUTRIR EL ALMA

Hace una semanas Sister Jayanti habló inspiradamente sobre nutrir el alma.

Se nos da hoy la alegoría de la llama interior, que crepita y está viva o que puede permanecer apagada.

Nuestro espíritu necesita nutrición para estar vivo. La falta de alimento hace que la llama interior se apague.

Sister Jayanti hablaba de cuatro pasos en el proceso de nutrir el alma: meditación, lectura de textos sagrados (“rumiando” sobre ellos), práctica de los valores, servicio.

El alma nutrida es inquebrantable, incluso en el momento de la muerte, que es entonces un momento de hermoso reencuentro.

Si nuestro espíritu está vivo estamos vivos. Cuando está apagado, los seres humanos podemos convertirnos en muertos en vida.

La chispa nunca se apagará si estamos despiertos.

Y si protegemos esa chispa no hará sino crecer y crecer

"Basta con un soplo para apagar una llama. Pero si alimentáis esta llama, el mismo soplo que amenazaba apagarla la reforzará hasta tal punto, que nada podrá oponerle ya resistencia.

La llama es un símbolo del espíritu.

Si no alimentáis a vuestro espíritu, si lo descuidáis porque tenéis otras cosas que hacer, por así decirlo, su llama se volverá tan frágil que cualquiera pequeña dificultad la apagará.

Y ¡esto es lo que le sucede a tanta gente! Se arrastran, comen, beben, chapucean, pero su espíritu se apaga.

Otros, al contrario, con la oración, la meditación y la contemplación alimentan la llama de su espíritu, que se vuelve tan poderosa que las tormentas de la vida no hacen más que fortalecerla. En efecto, las mismas dificultades, los mismos obstáculos que derrumban a unos refuerzan a los otros.

No debéis confiar en el poder del espíritu diciéndoos que cuando tengáis dificultades él vendrá a ayudaros. El espíritu sólo será poderoso y sólo vendrá ayudaros si lo alimentáis."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

64. NECESITO PUREZA, LUZ, ESPACIO

El texto de hoy es una bella alegoría.

Nuestros pensamientos y nuestros actos nos llevan por caminos abruptos y cenagosos.

“Para, me vas a matar”, nos dice una voz interior, pero seguimos por esos caminos llenos de baches y espinas, golpeándonos e hiriéndonos por todas partes.

Aïvanhov nos habla de las reclamaciones que sí es importante atender: las del alma y las del espíritu.

El alma nos pide pureza, luz, espacio, verdad, coherencia, honestidad, bondad. Tantas cosas que nos elevan. Tantas cosas que nos hacen recuperar nuestra filiación divina.

Pero nuestro ego sigue enfrascado en otros afanes y se nos pasan los años y las décadas buscando el tesoro en la ciénaga.

“Para, me vas a matar”, nos vuelve a decir la voz, más quedamente.

¿Qué voz queremos seguir?

"A las insatisfacciones que sienten, los humanos tienden a dar respuestas físicas.

Actúan como si estas insatisfacciones vinieran del cuerpo físico. Entonces, le dan de comer, beber, fumar, lo distraen, lo pasean, le procuran todos los placeres, y el cuerpo

físico harto, saturado, se ahoga y se queja: «Para, me vas a matar, y cebándome así no te sentirás mejor.»

Pero los humanos no comprenden el lenguaje de su cuerpo. Se obstinan diciéndose que si esta vez no consiguen encontrar lo que buscan, lo conseguirán sin duda la próxima vez.

Desgraciadamente, la próxima vez, sucede lo mismo: el vacío. Pero continúan…

En realidad, no es necesario gran cosa para satisfacer el cuerpo físico; las reclamaciones dentro de nosotros vienen del alma y del espíritu que no cesan de pedir, de suplicar:

«Necesito pureza, luz, espacio… Necesito contemplar el sol… Necesito unirme al Señor, trabajar para el advenimiento de su Reino con el fin de que la paz reine un día entre los humanos…» He aquí las voces que debemos distinguir en nosotros, y escuchar bien sus peticiones con el fin de satisfacerlas."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

65. JUSTICIA

"La tendencia natural de los humanos es querer castigar a aquel que se ha portado mal.

Pero, ¿con qué finalidad quieren castigarlo? ¿Por qué desean que mejore, o bien sólo quieren aplicar la justicia y arreglar cuentas?

Castigar a un malhechor sin darle los medios para que se corrija, esto no se llama justicia, sino más bien venganza.

¡Cuántos se imaginan que encarcelando a los criminales se les da una lección! menudo se vuelven peores que antes.

Y otros piensan que, condenándoles a muerte, se procede a una eliminación purificadora. Pero cuando se exterminan los mosquitos sin ocuparse de los pantanos, los mosquitos vuelven con más fuerza, ¿no lo habéis constatado? Y en nuestras sociedades se pasean mosquitos de una especie particular.

Si no queremos ser picados, no hay que darles las condiciones en las que puedan proliferar."

En absoluto, a

Omraam Mikhaël Aïvanhov

66. EXORCISMO

"Un Maestro espiritual puede expulsar las entidades maléficas que se han apoderado de un hombre o de una mujer. Si lo cree necesario, acepta luchar contra estas entidades y las hace huir.

Sólo que, cuando se libera a un ser poseído por espíritus tenebrosos, estos se van enseguida a la búsqueda de otra morada.

Incluso los Evangelios presentan este caso.

Cuando Jesús liberó de sus demonios al poseído de Gerasa, se dice que estos le suplicaban «de no ordenarles ir al abismo.»

Entonces, Jesús los hizo entrar en una piara de cerdos que se encontraban allí, y estos cerdos se precipitaron al mar donde se ahogaron. Se puede pues expulsar a los espíritus tenebrosos, pero irán a buscar asilo en otra parte, en otros seres vivos.

Por este motivo, el exorcismo es una cuestión que debe ser estudiada con mucho cuidado. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

67. ARMONIZARSE

Se nos habla hoy de la influencia del pensamiento en nosotros.

La calidad del pensamiento no solo afecta a nuestro mundo interno, sino también al externo.

Los pensamientos groseros nos envilecen, y pronto, nos dice Aïvanhov, nuestra expresión, nuestra mirada, nuestra voz y nuestros gestos reflejarán ese envilecimiento.

Hay ejemplos por doquier y cada uno de nosotros podemos experimentarlo en nosotros mismos.

Los pensamientos elevados tienen el efecto contrario y son uno de los instrumentos para ir construyendo muy lentamente el Cuerpo de Gloria.

La analogía del pensamiento que nos ofrecen de hoy es muy bella: las corrientes divinas que atraviesan al hombre pueden obrar en nosotros.

Cuando nos armonizamos con ese mundo, nos ordenamos, nos purificamos, nos estructuramos.

En función de nuestro pensamiento estaremos en el mundo de las vibraciones groseras o en de las sutiles.

La elección es nuestra, a cada instante.

"En un solo día, ¡cuántos pensamientos y sentimientos diversos puede albergar un ser humano! Por esto en sus vibraciones y sus emanaciones no siempre es el mismo. Pero estos cambios la mayoría de las veces son imperceptibles, se necesitan muchos años para darse cuenta que su rostro, el color de su piel, su figura o la materia misma de su cuerpo se han modificado.

Aquél que se abandona a una vida desordenada, que alberga pensamientos y sentimientos groseros, está envileciendo todo su ser, y pronto su expresión, su mirada, su voz y sus gestos, terminarán reflejando este envilecimiento.

Pero si se esfuerza en armonizarse con el mundo divino, en respetar sus leyes, poco a poco algo se restablecerá en él, se iluminará, se purificará.

Como el agua de una corriente subterránea transforma las rocas y los guijarros por las que corre, las corrientes divinas que atraviesan al hombre impregnan de luz las partículas de su cuerpo, y comienzan a operar en él una verdadera metamorfosis. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86).

68. CONEXIÓN CON VUESTRO VERDADERO YO

"La vida cotidiana no es más que una serie de preocupaciones y de actividades múltiples en las cuales estáis obligados a dispersaros, y es por ello que, al final del día, no sabéis muy bien, a veces, dónde estáis.

Pero hay un remedio para ello: donde estéis, varias veces al día, acostumbraros a deteneros algunos instantes para recogeros y contactar así con vuestro verdadero Yo.

Tanto si os halláis en vuestra casa, en el trabajo o incluso en la calle, pensad en hacer este ejercicio.

Diréis: «¿Cómo? ¿En la calle? ¿Meditar en la calle?» No, yo no digo que debáis meditar en la calle, pero podéis muy bien deteneros algunos segundos ante el escaparate de una tienda, y ahí, sin estar necesariamente concentrado, tenso, fijo en algo, cerráis los ojos algunos segundos sin pensar en nada.

En este momento en que el alma y el espíritu ajustan las corrientes, reencontráis vuestra unidad interior y os sentiréis calmados, reforzados.

Ejercitaros y comprenderéis cuánto esta práctica, en apariencia insignificante, puede ayudaros."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

69. EL INTERIOR CONSAGRADO

Utilizábamos hace unos días la frase de “los pies en la tierra, la mirada en el cielo”.

El espíritu y la materia deben ir de la mano, en armonía.

Esta armonía se logra viviendo desde el alma, de la que el cuerpo físico puede o no ser expresión.

Somos el alma, y el cuerpo físico en forma de personalidad o ego es su vehículo en la tierra durante un tiempo.

Pero si nos identificamos solo con el cuerpo físico, alma y personalidad permanecerán disociadas.

Viviendo desde el alma nos consagramos a la realización del ideal divino.

Desde el alma toda la perspectiva cambia y el interior está consagrado a ese ideal.

Desde ese plano, nada debe turbarnos.

"Es importante conseguir reunir en nosotros el Cielo y la tierra, es decir aprender a vivir con nuestro ideal divino, pero al mismo tiempo no perder nunca el sentido de la realidad terrestre.

Este es el verdadero equilibrio. Pero como es difícil de realizar, lo que encontramos más a menudo, son idealistas que no saben por donde pisan, o materialistas completamente obnubilados por las necesidades de la vida terrestre.

La superioridad de una enseñanza espiritual, está en formar seres que saben que están sobre la tierra para trabajar, teniendo su interior totalmente consagrado a la realización de su ideal divino. Se vuelven uno con este ideal, y se fusionan con él sin perder el sentido de la tierra. Estos son los seres del futuro."

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86)

70.

LIBERARSE DE LAS PREOCUPACIONES

Las preocupaciones se basan en crear una imagen del futuro pesimista, incluso catastrófica. Esa imagen o perspectiva que generamos en nuestra mente nos genera miedo e inseguridad, pudiendo llegar a bloquearnos.

Es importante que seamos conscientes de que somos nosotros mismos quienes creamos tal imagen del futuro. Si no ponemos un punto final a tales pensamientos, es posible que nuestras preocupaciones tomen forma práctica. La causa profunda es que estamos dando energía a esa creación de la mente.

Por el contrario, tenemos que imaginar sólo el futuro más brillante y así atraer nuevas y positivas posibilidades. Y junto a vislumbrar un futuro más luminoso, tomar acción positiva en relación al asunto o situación que ha causado nuestra preocupación.

Como la misma palabra expresa, se trata no de pre-ocuparse, sino de ocuparse. Es decir, enfocar nuestros esfuerzos y atención en las soluciones, en las opciones constructivas y no permitir ni que por un segundo la mente vuelva a su hábito de preocuparse.

Mirándolo desde otro ángulo, las preocupaciones a menudo son excusas para no hacer lo que realmente tenemos que hacer. Es obvio que con las preocupaciones no podemos resolver ningún reto que se nos presente.

Por tanto, enfoquemos nuestra atención en el presente y actuemos con iniciativa y con el entendimiento de que una mente calmada y libre de preocupaciones es la clave para encontrar la solución a todas nuestras dificultades.

71. GLORIA DE DIOS

"Cuando sentís que habéis conseguido una victoria sobre vuestra naturaleza inferior, sed modestos. Y para ser modestos, debéis pensar que no es a vosotros a quién corresponde el mérito, sino al Señor que os ha dado el poder de dominarla.

Por lo tanto, después de cada victoria decid: «No es a mí Señor, no es a mí, sino que es en Tu nombre en quién revierte la gloria.

Si no, os arriesgáis a caer en las trampas del orgullo y de la vanidad, como ya les ha ocurrido a muchos.

Y cuando se os felicita porque habéis actuado bien o hecho un buen trabajo, decid de nuevo: «No es a mí Señor, es en tu Nombre en quién revierte la gloria».

Porque si os elogiáis, sucede que, sin querer, los otros os tienden trampas: estos elogios pueden haceros perder la cabeza.

Hay que trabajar para la gloria de Dios, y si os alaban, trasladad estas alabanzas a Él.

Con esta actitud os revelaréis como su servidor. Vuestra verdadera gloria, no es vuestra gloria personal, sino la gloria de Dios."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

72.

EL MUNDO

"Observad lo que sucede alrededor vuestro y en el mundo: ¡veréis tantos casos en los que los humanos están ocupados arrastrándose, unos y otros, por caminos en los que sólo pueden encontrar la ruina física y psíquica!

¡Mirad en lo qué se ocupan, en qué se distraen, con qué se divierten, y todo lo que se les presenta para excitar sus deseos!

¡Cuántos ajustes deberían hacer los humanos para encontrar finalmente la buena dirección!

¡Cada día tantas cosas los reclaman, los trastornan, los zarandean!

Es por ello que ver claro es la primera tarea que deben emprender: ver claro para hacer una selección y concentrarse en las actividades que les ayuden a ahondar, a profundizar en ellos mismos para descubrir

Omraam Mikhaël Aïvanhov

73. LAS VISITAS CELESTIALES

Muchas veces, al contemplar el amanecer y el atardecer, nuestra consciencia se expande.

Se produce una ensoñación, un anhelo de otros mundos, una dilatación interna.

En esos momentos nos alejamos de lo que nos ata aquí y nuestra mente vuela más allá.

Es como si hubiésemos recibido una visita que nos inunda de plenitud.

Nos sugiere Aïvanhov que son éstos instantes raros y preciosos que no debemos desperdiciar.

Las visitas celestiales tienen muchas formas, y se producen de continuo cuando estamos alerta y despiertos.

Nos traen ensoñaciones, recuerdos, certezas, hablan a nuestra alma.

Acoger y guardar esa señal divina es realmente vivir.

"Seguramente habréis realizado la siguiente experiencia: estabais ocupados en tareas de vuestra vida cotidiana, no pensabais en nada especial, y de repente sentisteis como una corriente, una presencia a vuestro lado, algo vivo que os aportaba luz, una paz, una alegría. Entonces, ¿qué

hicisteis?

presencia que ha venido a visitaros. Estos son unos instantes raros y preciosos que no se deben

desperdiciar mostrándonos descuidados.

En semejantes momentos, dejad cualquier ocupación para concentraros en esta

Visitantes celestiales vienen a enseñarnos y a enriquecer nuestra vida. Si no os detenéis para recibirles en el momento que se presentan, se acabó; por mucho que busquéis y supliquéis no

regresarán. O bien regresarán, pero ¿cuándo?

presentan, porque poco tiempo después no tendréis la menor idea de lo que venían a traeros.

Tomaos el tiempo necesario para ser conscientes de lo que representan estas visitas celestiales, para que dejen en vosotros una señal imborrable."

Es preciso retenerles en el momento que se

Omraam Mikhaël Aïvanhov

74. LA NOCHE

"Toda nuestra existencia está regulada por la alternancia de la luz y de las tinieblas, del día y de la noche.

La noche es, simbólicamente, el campo de lo invisible, de lo no manifestado; el día corresponde al campo de lo visible, de lo manifestado. Y lo manifestado depende de lo no manifestado, como el día depende de la noche.

Es en la «noche», es decir en lo invisible, donde se preparan los acontecimientos que se producirán durante «el día», porque todo fenómeno material no es más que una concretización de alguna cosa inmaterial.

Esto es lo que explica también que un clarividente pueda predecir los acontecimientos futuros: los ha visto ya realizados en el invisible.

Es necesario un cierto tiempo para que estos acontecimientos alcancen el plano físico, pero lo alcanzan necesariamente puesto que ya están inscritos en lo alto."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

75. ABRIR NUESTRA MORADA A LA LUZ

Con frecuencia, en nuestra morada interior entran los intrusos.

Lo hacen con desorden y ruido, y con las botas llenas de barro.

A veces llegan con formas que nos engatusan y engañan.

El intruso se instala dentro y al poco tiempo se convierte en el amo de la casa, al que servimos.

Tenemos entonces que aguantar sus cambios de ánimo, sus caprichos, su vocerío, sus miserables pensamientos.

Por eso hay que vigilar la puerta de entrada y seleccionar quién entra.

La disciplina debe ser férrea, para que poco a poco solo entren los espíritus de la luz y de la paz.

Los intrusos quedarán entonces fuera, y nuestra vida se regenerará.

Es entonces cuando el Cielo nos hablará de continuo.

Estáis ocupados en una cosa u otra, y de repente tenéis una sensación de oscuridad, de vacío, de soledad que os llena de angustia… Sabed que hay ahí un intruso que trata de infiltrarse en vosotros; o bien es vuestra conciencia que, al viajar, se ha extraviado en una región hostil, porque esto también puede suceder, y a cualquiera.

Cuando experimentéis semejante sensación, no permanezcáis ahí sin hacer nada, reaccionad, porque esta sensación es como una puerta abierta a acontecimientos mucho más graves que se producirán después automáticamente.

Lanzad de inmediato una mirada a vuestro interior para comprender lo que os ha llevado hasta ahí. Después, mediante la oración, la meditación, tratad de encontrar el camino que os conduzca hasta donde habitan los espíritus de la luz y de la paz, y decidles que

solamente a ellos queréis abrir vuestra morada.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

76. SABIDURÍA Y AMOR

"Cuando el ser humano se aparta de los caminos de la sabiduría y del amor, las células de todos sus órganos sufren las consecuencias, no tienen la misma vitalidad, incluso puede decirse que están desanimadas; entonces, cuando aparece la enfermedad, son incapaces de combatirla.

El general que quiere comunicar a sus hombres el impulso necesario para repeler al enemigo, se esfuerza en dar un ejemplo de integridad, de valor, sabiendo que los soldados lo imitarán.

En todos los campos, se verifica la misma ley.

Alguien viene a decirme: «No sé por qué, pero me siento extraño, todo me cansa, me irrita, nada me gusta.»

Pues bien, para mí está claro: ha transgredido las leyes de la sabiduría y del amor.

Transgrediendo estas leyes, debilita sus defensas, ha dejado agrietar su aura y sus energías se pierden por estas fisuras.

Que vuelva a andar por el camino de la sabiduría y del amor, y su aura hará de todo su ser una fortaleza inexpugnable. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

77. LA TIERRA Y EL CIELO

"En el Génesis se dice que cuando Jacob dejó la tierra de Canaán para buscar esposa, llegó a un lugar donde pasó la noche. Ahí, se durmió con la cabeza acostada sobre una piedra.

Durante su sueño, vio una escalera que unía la tierra al cielo con ángeles que subían y bajaban. De este modo tuvo la revelación de esta jerarquía cósmica que los cabalistas denominan Árbol de Vida.

La tierra y el cielo no están separados, existe entre ellos toda una circulación, intercambios.

Los clarividentes han podido ver seres que descendían y trabajaban sobre los humanos, los animales, las plantas, las piedras… Algunos se marchaban muy pronto, mientras que otros, por el contrario, permanecían más tiempo con el fin de continuar su tarea.

Por el momento, muy pocos creen en la realidad de estas criaturas y del trabajo que hacen, pero un día, toda la humanidad será consciente de esta circulación que existe entre la tierra y el cielo, entre la tierra y el sol, e incluso más lejos aún, en todo el universo hasta el infinito."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

78. NUESTRO SER NOS LLAMA

Con mucha frecuencia en estas notas hablamos de nuestra filiación divina.

Si: en nuestro interior hay depositada una chispa, un diamante, una quintaesencia divina.

El diamante puede permanecer desactivado y oscuro, pero también puede activarse.

Cuando conectamos con nuestro Yo superior se produce la unión con lo que somos, con el alma.

El camino de la sabiduría y del amor nos acerca a esa unión.

Los demás caminos nos distraen y hacen imposible la unión. Vivimos entonces exclusivamente el mundo de la ilusión o maya.

Cuanto menos nos distraigamos nos será más y más posible llegar a ese Yo superior.

Nos espera paciente y también amoroso, como el padre siempre espera al hijo pródigo.

Nuestro Ser nos llama, en realidad.

"¡Hace tantos siglos que los judíos y los cristianos repiten que Dios creó al hombre a su imagen! Lo repiten, sí, pero ¿cuándo comprenderán lo que verdaderamente significa

esto?

misma luz, de la misma pureza, del mismo poder.

La Ciencia iniciática denomina a esta quintaesencia divina nuestro Yo superior. Por lo tanto, si nos concentramos en nuestro Yo superior, nos unimos a Dios, porque nuestro Yo superior es una partícula de Él.

Gracias a los esfuerzos que realizamos para alcanzar este centro, esta cima que está en nosotros, hacemos surgir unas fuerzas que vivificarán todas las células de nuestro cuerpo. Y ésta es la respuesta de Dios a nuestras oraciones, porque Dios no es diferente a nuestro Yo superior."

Dios, al crearnos, introdujo en nosotros una quintaesencia de Sí mismo, de la

Omraam Mikhaël Aïvanhov

79. EL SOL RESPLANDECE

La vida y el mundo parecen llamar a la desesperanza.

Es tal nuestra identificación con el ego, que solo percibimos el plano de lo que se ve y lo que se toca.

Ese plano es el del maya o ilusión, al que se refieren todas las tradiciones.

Es como si la raza humana tuviese puestas unas orejeras que nos impiden ver más allá de ese campo visual tan estrecho.

Cuando trascendemos ese pequeño mundo, limitado y triste, empezamos a atisbar otra realidad.

Nuestras creencias nos limitan y comprimen

En la naturaleza, el brote de luz y el resplandor obran en nosotros, nos dilatan.

Un día llega la magia: pasamos al plano del alma, del Yo superior, y viene una certeza.

El resplandor del sol es una expresión del esplendor divino.

Ya no hay tristeza.

"Cada uno llegará a ser un día tal como Dios lo pensó y quiso, tal como ya es en su Yo superior. Es esta certeza la que debe dar sentido a todo lo que estamos viviendo. Aunque sea difícil, nada debe detenernos en el camino que nos conduce hacia la luz.

Contemplad la salida del sol, dejaos absorber por esta vida, por este resplandor. En este brotar de luz, en este resplandor que es una expresión del esplendor divino, iniciad la búsqueda de vuestro verdadero Yo. El día que lo descubráis, el día que aprendáis a identificaros con él, sabréis que nunca habéis dejado de vivir en la plenitud, en el amor, en la luz, y que con vuestra vida y vuestras actividades, podéis participar en el trabajo gigantesco que se está realizando en el universo."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

80. ¿QUERÉIS ESTAR VIVOS?

"¿Queréis estar vivos?

Conservar el mayor tiempo posible la necesidad de progresar.

¡Tantos poderes adormecidos en vosotros están esperando ser despertados!

¿Por qué continuáis adormeciéndolos?

Nos encontramos con gente que sólo tienen cincuenta, sesenta años, o menos aún, y parece que ya están muertos y enterrados.

Sí, se ve incluso la lápida sepulcral que les cubre y sobre la que está escrito: «Aquí descansa fulanito de tal.» ¿Por qué?

Incluso si la fatiga nos invade, si la vejez se acerca, hay que decirse que siempre se puede progresar, se puede comprender algo, emprender alguna cosa y no aceptar nunca entumecerse ni estancarse. Incluso paralizados, incluso moribundos, queda aún alguna cosa a hacer,… aunque sólo sea dar gracias al Cielo."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

81. ALGO PROFUNDO NOS HABLA

El cielo y el mar nos abren a nuevos horizontes.

Nuestra mirada se escapa tras el horizonte, y con ella también lo hace el alma, la esencia.

Momentáneamente el alma se aleja de nuestro cuerpo, sale de la prisión terrena, y se proyecta hacia el espacio, inafectada y libre.

En ese momento algo profundo nos conmueve y nos habla.

Percibimos en esa infinitud otra realidad, una mística, una comunión.

Yogananda lo expresa bellamente: percibimos una Divina Presencia.

Cuando ese algo profundo nos habla, ya no podemos volver iguales a la tierra.

Nuestra aspiración entonces será la de volar, real y figuradamente.

Nuestra aspiración entonces será vivir con integridad.

Y muchas veces, como un regalo cada vez, el cielo nos hablará.

"La inmensidad del océano y del cielo siempre han cautivado la atención humana, despertando las olvidadas memorias del alma a la permanente infinitud de Dios.

Cuando uno contempla la extensión del océano y el cielo, se escapa momentáneamente del confinamiento de la materia finita y atisba el Infinito.

Llamo al horizonte en el que el cielo azul y el agua del mar se funden “el altar de Dios”.

Cuando medito en ese espléndido altar de la naturaleza, entonces percibo la entronización de la majestuosa Divina Presencia”.

Paramahansa Yogananda

82. MOVIMIENTOS

"Los movimientos que hacemos con la mano, o solamente con un dedo, y particularmente con el pulgar, influencian nuestro psiquismo.

He ahí algunos ejercicios.

Cuando sentís que el cansancio os invade, cerrad el puño y, separando el pulgar, girad vuestra mano a derecha y a izquierda, a continuación moved también el pulgar de abajo a arriba.

Para activar en vosotros la voluntad de emprender un trabajo, comenzad por apretar el puño con el fin de volveros dueños de todas las fuerzas que están a vuestra disposición. Y mantened siempre el pulgar al exterior, doblado sobre los dedos, nunca en el interior del puño.

Este tercer movimiento, os ayudará a dominar las energías en vosotros y darles una buena dirección: con el pulgar y el índice de la mano izquierda, tocad uno tras otro los dedos de la mano derecha, apoyando ligeramente de abajo a arriba.

Hay que tomar en serio estos ejercicios aparentemente insignificantes pero, tan importantes para nuestra vida psíquica y espiritual porque el universo entero está presente en nuestras manos.

Ellas poseen una especie de conmutadores que pueden ponernos en comunicación con las fuerzas de la naturaleza y también con las jerarquías angélicas."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

83. PROGRESO TÉCNICO

"El progreso técnico sería una de las mejores cosas si los humanos no lo pusieran, cómo lo hacen, al servicio de su avidez con el riesgo de destruir, por consiguiente, las bases mismas de su existencia en la tierra. Es por ello que el progreso técnico no es el verdadero progreso.

Ser capaces de enviar aparatos a la luna o a otros planetas, evidentemente, es extraordinario.

Pero en definitiva, ¿para hacer qué? ¿Para explotar los recursos y cometer los mismos estragos que en la tierra? ¿Para pelearse en el espacio? ¿Para sembrar el desorden en todo el universo?

El deseo de explorar el cosmos no es malo en sí mismo, pero antes hay que encontrar la buena actitud que hay que tener con respecto a la tierra.

Los humanos no respetan nada, se creen los dueños del universo, están dispuestos a desbaratarlo todo para satisfacer su curiosidad o su codicia.

Pues bien, es preciso que sepan que un día deberán pagar muy caro esta falta de respeto y esta violencia."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

84. LA INMENSIDAD NOS HABLA

Hoy como ayer hablamos de la inmensidad.

De ese instante en el que algo se dilata en el interior y nos expande, para proyectarnos a otro mundo.

En ese momento nos llega un recuerdo y un anhelo, como cuando éramos niños.

Todas las personas tenemos esos instantes de magia, en los que salimos de la cárcel terrenal que son nuestro cuerpo y mente, para volver a nuestra esencia no condicionada.

Es pertinente entonces hacernos la pregunta de quiénes somos.

La respuesta sólo podrá confortarnos: un alma inmortal, que tiene una experiencia finita en la tierra.

En la inmensidad nos llegan claros y nítidos los conceptos de lo sagrado, de la comunión, del respeto, de la compasión.

Nuestra mente grande sustituye entonces a la mente pequeña, tan ruin y calculadora.

La inmensidad nos habla.

"El cielo estrellado es una de las mayores maravillas de la naturaleza. Pero hay diferentes maneras de contemplar las estrellas. Podéis tomar un mapa del cielo y un libro de astronomía que expone en detalle todo lo que se sabe sobre los astros y los planetas. Ciertamente es muy útil para vuestra comprensión del universo. Pero ¿qué aportará todo eso a vuestra alma y a vuestro espíritu?

Y particularmente ¡qué diferencia con las experiencias que podéis hacer contemplando el cielo estrellado sin otra preocupación que fundiros en esta inmensidad!

La paz que os invade progresivamente os eleva, sólo tenéis el único deseo de elevaros de sobre la tierra, de viajar muy lejos en el espacio con el fin de entrar en relación con las entidades espirituales de las que los astros son sus manifestaciones físicas.

En estas regiones hacia donde os sentís proyectados, sentís que nada es más importante que uniros con el Espíritu cósmico, dejaros penetrar por él, con el fin de lograr la verdadera comprensión de las cosas, una comprensión que impregna todas vuestras células."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

85. EL REINO DE DIOS

"Jesús dijo: «Buscad primero el Reino de Dios y su Justicia.»

¿Por qué primero el Reino de Dios? Porque representa un estado de perfección, de plenitud. Todo está contenido en él: la salud, la riqueza, la belleza, el orden, la libertad, la paz, la sabiduría, el amor, la alegría… Por esto Jesús añadió: «Y todo lo demás os será dado por añadidura». Todo lo demás, todas las bendiciones que podéis pedir, el Reino de Dios es la síntesis.

Os preguntáis: «¡Ah, si yo tuviera el poder… si tuviera la riqueza… si tuviera la belleza!» Pero esto sólo son aspectos particulares, atributos del Reino de Dios, y desde el momento en que se comienza a desear a uno en particular, se instala el desequilibrio.

El Reino de Dios es ante todo un estado de equilibrio y de armonía.

Si se insiste sobre un punto, se hace necesariamente en detrimento de otra cosa y se introduce ya el germen del desequilibrio.

Todo lo que nuestra alma, nuestro espíritu, nuestro corazón, un Dios."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

86. DESPERTAR

Insistimos hoy en el maya, en la ilusión, en el sueño y el espejismo que es la vida terrena y que sin embargo los seres humanos identificamos con la realidad.

Un día, se nos habla, despertaremos a la verdadera realidad que somos, al ser espiritual, a un alma que es una parte del alma suprema.

Comprenderemos entonces la vida en la tierra como una experiencia finita englobada en una experiencia infinita, absoluta.

Los liberados vivientes alcanzan esa consciencia en vida, y así viven aquello de “el cielo en la tierra”.

Son conscientes de que la materia que parece que somos es solo un vehículo temporal del espíritu en la tierra.

Sus valores son la bondad, el amor, la sabiduría, la inteligencia, porque esos son los valores del Ser.

Cada vez más y más seres humanos despiertan a esta realidad: al principio ocasionalmente, y luego, y ese es el gran regalo, en las actividades cotidianas.

Para los que quieran ver surge así la magia diaria, llena de comuniones.

La magia del despertar.

"Recordad que vuestra existencia en la tierra sólo es un largo sueño lleno de sueños. Un día, cuando despertéis diréis: «Dios mío, ¿cómo pude creer que todo esto era verdad?» Pero mientras estáis aquí, debéis trabajar para aprender a conocer la materia. Aunque, cuando volváis al otro mundo, debáis reconocer que la realidad no estaba ahí.

Sólo somos un sueño del Ser divino que está en nosotros; dormimos y debemos despertarnos. Pero ¿cómo despertarnos? Concentrándonos en nuestro Yo superior, identificándonos con él. Poco a poco la conciencia de nuestro yo limitado se unirá a la conciencia de nuestro Yo superior, y en esta unión es cuando se producirá el verdadero despertar."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

87. LAS VIRTUDES

"Las virtudes que somos capaces de manifestar en nuestra vida, no son nuestra obra, no somos nosotros quienes las creamos. Estas virtudes vienen de muy lejos, de muy alto, y nosotros somos sólo los transmisores, los conductores de las entidades divinas en quienes se han encarnado.

¿Habéis actuado con bondad y generosidad? Ello significa que las entidades del amor os han escogido como mensajero, porque habéis trabajado para adquirir esas cualidades y porque poseéis los elementos necesarios, el estado conveniente para asegurar su transmisión.

Otra persona puede haberse preparado para convertirse en un mensajero de la sabiduría; habrán sido pues otras entidades las que se manifiestan a través de ella para difundir la luz. Y lo mismo ocurre con la valentía, la pureza, la belleza, todas las otras virtudes…

La naturaleza es fiel y verídica; determina y clasifica cada ser según su trabajo, su ideal, y cada uno se convierte de esta forma en un médium para las entidades que sus aspiraciones han conseguido atraer."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

88. EL RITUAL

El mundo exterior nos distrae de nuestro contacto con el Ser, con la fuente.

Poco a poco nos engulle y nos convierte en una pieza mecánica en un mundo mecánico.

Sin embargo, mediante el ritual podemos salir del engranaje deshumanizador.

Cada día puede tener múltiples rituales que nos devuelven al centro.

El ritual de preguntarnos quiénes somos, nos imbuye de la consciencia del alma.

El ritual de meditar, de recogernos, construye en nosotros una alineación entre espíritu y materia.

El ritual de dar gracias profundas por todo lo que hay que agradecer, nos regenera.

La palabra “gracias” se convierte entonces en un mantra sagrado.

Hay muchos más rituales

instalará ya para siempre en nuestro interior, sin necesidad de buscarla más.

Son caminos que nos llevan a construir la unión, que un día se

El ritual, cuando está vivo y es verdadero, nos lleva a la presencia permanente del Creador.

"Bien cuando estéis en casa, en la calle, en una reunión, en la sala de espera del dentista, leyendo, cantando, comiendo, trabajando o viajando, durante al menos algunos segundos, pensad en restablecer el contacto con el Centro cósmico, con la Fuente, con el Sol del universo, y después continuad con lo que estabais haciendo. No hay nada más precioso que esta costumbre.

Diréis. «Ya lo hago, pero no veo que ello haya producido en mí grandes cambios.» No pidáis grandes cambios inmediatos, solamente pedid poder realizar este ejercicio que, por un momento, os liberará de la densidad de la tierra y os pondrá en comunicación con la inmensidad. Durante semejantes momentos entráis en conexión con el poder del Principio divino. ¿Qué más necesitáis?"

Omraam Mikhaël Aïvanhov

89. LOS VALORES INTERNOS

"Aquel que tiene mucho amor en su corazón se siente feliz con todo el mundo. Sí, descubre en todos los seres cualidades, riquezas, y es sólo en él en quién constata lagunas.

Sin embargo, generalmente sucede más bien lo contrario. En lugar de decirse: «Si los demás me resultan tan difíciles de soportar, es por falta de amor… y también de sabiduría», va pregonando por todas partes lo que éste o aquel ha dicho o ha hecho estúpidamente o con maldad.

Pero ¿qué cree ganar actuando de esta forma? En el momento en que alguien empieza a crisparos, es más útil de buscar en él lo que os permitiría apreciarle.

Diréis que esto que os pido es verdaderamente difícil.

Evidentemente, así es, es difícil, pero ¿a dónde creéis que llegaréis buscando sólo lo que es fácil?

El único modo de dominar las dificultades, no es el de quedarse cavilando, sino el de comprender todo lo que ganaréis buscando vivir fraternalmente los unos con los otros."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

90. INSTRUMENTOS DE PAZ

La llamada de este tiempo es una llamada por la paz. No únicamente paz, no sólo de que finalicen los conflictos, sino una llamada para conseguir un profundo estado de calma y tranquilidad, que todas las almas recuerdan como su estado original.

Si queremos conseguir esa paz, primero debemos enseñarnos a nosotros mismos a serenarnos y entonces nos podemos volver pacíficos. Hacerse pacífico significa tomar las riendas de una mente fuera de control y detener los pensamientos dispersos. Una vez que tenemos la atención de la mente, podemos comenzar a persuadirla de que nos lleve al silencio, a un silencio verdadero. No

un lugar sin sonido, sino al lugar en el que experimentamos una sensación profunda de paz y una

penetrante conciencia de gran bienestar.

No es una mente vacía la que genera este estado de paz. Para entrar en este estado de profundo silencio, debemos entrenar el intelecto en crear pensamientos puros y buenos. Debemos entrenarlo para que se concentre. Nuestros pensamientos de desperdicio nos agobian. Nuestros hábitos de crear demasiados pensamientos y demasiadas palabras agotan el intelecto. Nos tenemos que preguntar: “¿Cómo puedo cultivar el hábito del pensamiento puro?”

¿Quién ansía entrar en el silencio? Soy yo, el ser interior, el alma. A medida que me desapego de

mi cuerpo y de las cosas corporales, y me desconecto de las distracciones mundanas, puedo

enfocarme hacia dentro, hacia el ser interior. Al igual que un lago perfectamente calmado, cuando

todos los susurros del viento se han detenido, el ser interior empieza a brillar, reflejando con serenidad las cualidades intrínsecas del alma. Los sentimientos de paz y de bienestar se expanden a través de mi mente y, junto a ellos, los pensamientos de benevolencia.

Me desprendo de todos los pensamientos de descontento y vuelvo a recordar mi condición más intrínseca y genuina del ser. Recuerdo esta calma interna. Aunque no he estado aquí

recientemente, lo recuerdo como mi conciencia más fundamental, y un sentimiento de felicidad y

de satisfacción emerge en mi interior. En esta condición experimento que cada alma es mi amiga.

También soy mi propio amigo. Permanezco en una calma profunda. Estoy en silencio y completamente en paz.

Este profundo pozo de paz es el estado original del alma. Cuando estoy en este estado, siento un flujo de amor hacia la humanidad y experimento un estado más elevado que lo que normalmente llamaría felicidad, es una condición de dicha.

Cuando esto sucede, experimento la conexión con la energía divina y el flujo del poder de Dios hacia mi ser interior. Cuando el alma y Dios están conectados, hay un poder que me alcanza y después, de forma invisible, alcanza a los demás llevando a cabo la transformación en ellos, en la naturaleza, y en el mundo.

He de entrar profundamente en esa experiencia del estado original del ser, y he de entrar en el silencio, de forma que Dios pueda hacer su trabajo a través de mi, su instrumento.

91. COMPRENDER UNA VERDAD

"Para comprender una verdad, no basta con dejar que penetre en vuestras orejas o incluso en vuestro cerebro, porque aún ahí se queda en la periferia de vuestro ser, no penetra verdaderamente en vosotros. Y entonces, un día u otro, se borra y la olvidaréis.

¿Cómo no olvidar las verdades que habéis recibido? Haciendo que se conviertan en vosotros en carne y hueso. En este momento, incluso si perdéis la memoria, no las olvidaréis.

Intelectualmente, quizás, no sabréis manifestarlas, porque la facultad de la memoria, unida al plano mental, os habrá abandonado, pero más profundamente estas verdades permanecerán en vosotros.

Os las llevaréis cuando partáis al otro mundo, y cuando retornéis a la tierra, siempre estarán con vosotros, porque formarán a partir de ese momento, la quintaesencia de vuestro ser."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

92. LA CLARIVIDENCIA

Desde el Yo superior, que es el alma, el ser humano es clarividente.

Dispone del poder de la intuición, que es la capacidad de ver desde el alma.

Tristemente, nuestra estancia en la tierra es un permanente desaprender y olvidar para quizás (y es solo un quizás), luego aprender y recordar.

Recordar

para volver al Ser en un largo camino circular.

Esa es la gran reconquista: recuperar la consciencia de nuestra naturaleza espiritual, desde la que todo tiene otro sentido.

Por eso es tan importante tener siempre la pregunta en los labios: “quién soy yo”, hasta que la consciencia del alma queda grabada en nuestra vida.

Vivir en la consciencia del Yo superior o alma es la única manera de escapar del maya, de la ignorancia, del no-ser.

Entonces nos maravillaremos de todo lo que somos capaces de descubrir.

Y también se nos dice: “nos mantendremos en la altitud, sumergiendo nuestra mirada en el universo”.

"La verdadera clarividencia, es una facultad que sólo podéis desarrollar elevándoos hasta la cima de vuestro ser, vuestro Yo superior. Cada día, pensad que conseguís subir hasta él, que os identificáis con él: os mantenéis en esta altitud el máximo tiempo posible y, desde ahí, sumergís vuestra mirada en el universo… Puesto que vuestro Yo superior es omnisciente, identificándoos con él, todo lo que habéis adquirido ya, aun ignorándolo como conocimientos, desciende poco a poco hasta vuestra conciencia, y os maravilláis de todo aquello que os sentís de repente capaz de comprender y de descubrir.

La única visión real, es aquella que os da los ojos del espíritu. Al principio, tendréis la impresión de no ver nada, pero perseverad… Haciendo cada día el esfuerzo de identificaros con vuestro Yo superior, preparáis el terreno para la verdadera clarividencia.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

93. LA LUZ

"Considerando el bien y el mal como adversarios irreductibles, el ser humano se debate sin cesar entre los dos, no sabe cómo volver a encontrar esa unidad que hace de él un ser fuerte y dueño de todas las situaciones. Diréis: «Pero no podemos hacer nada, la realidad está ahí: estamos atrapados entre las fuerzas del bien y del mal…»

Mientras permanezcáis en la tierra, tendréis que resolver este problema, y para resolverlo, he ahí un método entre otros:

aprended a responder a las entidades tenebrosas que quieren atraparos en sus redes. Pero nunca les respondáis con violencia, porque esto no hace más que reforzarlos.

Cuando sintáis que se acercan bajo forma de tentaciones, malos pensamientos, malos

sentimientos, no os rebeléis contra ellos. Decidles que estáis encantados de su llegada, y para acogerles aportad la luz, encended todas vuestras lámparas interiores: inmediatamente estos visitantes huirán, porque son feos, van mal vestidos y no quieren ser vistos.

Efectivamente, sólo la luz en vosotros puede ser una respuesta para los espíritus del mal. No les

afrontáis, aportadles sólo la luz. Y gracias a la luz podréis cada día avanzar más en el camino de

la unidad interior."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

94. LA VARITA MÁGICA

Hoy se nos habla de la varita mágica que todos los seres humanos tenemos.

Con el pensamiento podemos permanecer en las regiones cenagosas o elevarnos a las alturas, donde el cielo es siempre azul.

Con el pensamiento podemos trabajar tanto o más que con las palabras, los discursos, los actos.

El pensamiento limpio, enfocado, amoroso, es un gran foco de luz regenerador y limpiador de la humanidad.

Hoy es el día para empezar con ese pensamiento que primero nos limpiará por dentro para después limpiar el mundo.

Ese pensamiento enfocado y potente surge del contento y de la confianza de sabernos almas.

La varita mágica espera que la usemos.

Es tiempo de hablar menos, de juzgar menos, de especular menos: es tiempo de renovarnos por dentro.

A partir de ahí, la varita mágica empezará a trabajar.

"Con el pensamiento poseemos un extraordinario medio de acción. Sí, porque el pensamiento, que nos permite comprender, nos permite también actuar.

Es mucho más que una simple facultad que tiene por finalidad el conocimiento, es la varita mágica, el instrumento del todopoderoso.

Evidentemente, sólo podéis experimentar este poder del pensamiento cuando hayáis despejado el terreno, es decir después de liberar todas vuestras preocupaciones ordinarias, mediocres, que lo pueden entorpecer.

Cuando lleguéis a conseguirlo, y tengáis vuestro pensamiento bajo control, podréis orientarlo en la dirección que deseéis para que haga un trabajo: regularizar, ordenar, armonizar las partículas y las corrientes en vosotros y en el mundo entero.

Dais ordenes, os concentráis en una idea, sobre una imagen, sobre un proyecto, y es el pensamiento el que trabajará, el que buscará los materiales y los organizará."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

95. EL AMOR

"¿Cuál es el móvil de la mayoría de los humanos? Tomar. Por donde quiera que vayan, buscan lo que puedan coger.

Estudian, trabajan, se casan, se encuentran para tomar; su pensamiento está siempre orientado hacia esta dirección. Es por ello que nada de lo que irradia en ellos es luminoso, ni cálido, ni vivo:

porque se han acostumbrado a tomar.

Incluso en el amor, cuando el hombre y la mujer se buscan, lo más frecuente es que cada uno sólo piensa en tomar: el hombre quiere absorber la vida de la mujer y recíprocamente. Y cuando ya no hay nada más que tomar, se separan.

Diréis: «¡Pero cuando se unen, se dan algo!» Sí, pero sólo para poseer más: cada uno sólo piensa en obtener algo del otro, aprovecharse del otro con avidez, egoístamente, sin escrúpulos.

Pues bien, esto no es el amor. El amor, consiste en ofrecer algo al alma y al corazón del otro, un impulso, una vida, una inspiración a fin de que ese ser se desarrolle y avance en la luz y en la alegría. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

96. LA VIDA

"La existencia no es un camino llano ni uniforme, está hecha de altos y bajos, de alternancias que amenazan continuamente nuestro equilibrio. Pero en estos desequilibrios es donde tenemos las mejores condiciones para progresar.

¿Qué son las pruebas, la enfermedad o la guerra? Desequilibrios; y en estos desequilibrios los seres buenos encuentran las condiciones para ser aún mejores, y los malos, desgraciadamente, para ser aún más malos.

La vida crea perturbaciones para poner a los humanos en ese estado de desequilibrio que les obliga a reflexionar, a desarrollarse o por lo menos, a revelarse y conocerse a sí mismos.

Si no tuvieran pruebas ni peligros que afrontar, ¡cuántos nunca llegarían a conocerse! Es así cómo algunos que parecían capaces, inteligentes, honestos, caen de pronto o son arrastrados a cometer actos cobardes, criminales; mientras que otros, que parecían insignificantes, se manifiestan como héroes o santos. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

97. PERMANECER EN EL CENTRO

El sol externo es símil del sol interno.

Nuestro interior puede estar desordenado, disperso. Ocurre con frecuencia y esa dispersión nos impide el equilibrio y la paz.

Cuando hay orden hay una mente clara, que es la antesala a un corazón compasivo.

Por eso nuestra primera responsabilidad cada día es precisamente la de ordenarnos, la de aquietarnos, la de traer paz al interior.

Con frecuencia salimos al mundo en estado de desorden, lo que equivale a levantarse a oscuras:

nos chocamos con los muebles y las paredes.

Cuando buscamos ese centro todas las partículas de nuestro ser se alinean y permanecen alerta.

El sol interno es entonces quien dirige y anima nuestra vida.

Es un asunto de responsabilidad, contribuir al mundo ordenados o desordenados.

Porque cuando estamos ordenados podemos recordar las hermosas palabras de Jesús: “Mi Padre trabaja, y yo trabajo con Él”.

"¿Queréis encontrar el equilibrio, la paz? Esforzaos en alcanzar cada día el centro divino en vosotros mismos. En ese momento, todas las partículas de vuestro ser, todas las energías que circulan en vosotros se armonizan y se ordenan en relación a ese centro divino alrededor del cual ellas se ponen a gravitar.

El secreto de la vida espiritual, consiste en capturar esa multitud de elementos disparatados que se han dispersado en todas direcciones, y hacerlos volver alrededor de vuestro sol interior como los planetas giran alrededor del sol cósmico. En este momento, efectivamente, se puede hablar de orden, de armonía y de paz, se puede hablar del Reino de Dios: porque hay un centro, hay un sol, un núcleo alrededor del cual todos los otros elementos encuentran su lugar y descubren la trayectoria a seguir."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

98. EJERCICIOS ESPIRITUALES

"Los ejercicios espirituales no son nada por sí mismos, sólo se vuelven verdaderamente eficaces y benéficos cuando son ejecutados a la luz de una Enseñanza que dé conocimientos sobre el mundo invisible, los diferentes seres que lo habitan, las leyes que lo rigen, las fuerzas que en él circulan.

Y más importante aún, es aprender cómo el ser humano está construido, cuáles son los órganos,

los centros espirituales gracias a los cuales puede entrar en relación con las regiones luminosas del espacio. Pero incluso todo ello no es suficiente.

Una vez que se posee este saber, es preciso decidirse a cambiar la forma de vivir, a sacrificar actividades que están en contradicción con las finalidades de la Ciencia iniciática.

He aquí lo esencial, tomadlo en consideración. En el momento en que dejáis de limitaros a una comprensión intelectual de la espiritualidad, poseeréis la comprensión verdadera, esta comprensión que invade el cuerpo entero hasta la mínima célula; cada ejercicio tomará entonces para vosotros un verdadero significado y os fortalecerá. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

99. LA NATURALEZA ORIGINAL DEL SER

La clave para liberarnos de todo el pesar y desarmonía en el interior es reconocer la diferencia entre la naturaleza original del ser y la naturaleza falsa adquirida.

Cuando reconocemos esta diferencia, podemos empezar nuestro proceso de transformación con un doble foco: por un lado dejar de alimentar nuestra naturaleza falsa, desactivando los hábitos negativos que la constituyen y por otro, nutrir con la atención y la meditación nuestra verdadera naturaleza original.

La naturaleza original es la del ser espiritual, el ser de luz que anima el cuerpo físico y se expresa

a través del mismo. Sus atributos fundamentales son la paz, la pureza, el amor, la felicidad, la sabiduría y el poder espiritual.

La naturaleza falsa surge de la identificación con la forma física y la personalidad limitada o ego. Sus patrones fundamentales son la arrogancia, la avaricia, los deseos, los apegos, el miedo, la pereza y la ira.

A pesar de que, sobre el papel, sería fácil rechazar tales patrones negativos, la realidad es que no

siempre son tan obvios y se han enraizado tan profundamente en nuestro subconsciente que nos gobiernan sin que ni siquiera los reconozcamos. El ego o apego a una falsa identidad es la semilla de la que surge el árbol de todas esas debilidades.

Una forma de despertar conciencia y discernir de dónde provienen nuestros pensamientos, que son la semilla de las palabras y acciones, es observar si estos nos alejan de nuestro centro, o bien nos ayudan a mantenernos centrados. Nuestro centro es el estado de conciencia en el que nuestras facultades internas, la mente, el poder de discernir y nuestros hábitos y memorias, están en equilibrio y armonía. Hay serenidad y claridad.

Si los pensamientos nos llevan a espacios emocionales de agitación y desequilibrio, podemos detectar de forma inmediata que la semilla de los mismos es la naturaleza falsa e ilusoria.

Por otro lado, las tendencias adquiridas basadas en nuestra naturaleza falsa, se han hecho tan fuertes que sobrepasan con frecuencia nuestro poder de voluntad. Por eso necesitamos meditar, para reconectar con nuestra esencia y con la fuente de poder espiritual y así restablecer el equilibrio y centramiento natural del ser.

Para progresar de forma efectiva en nuestra transformación interior, la guardia de la atención constante es esencial. El fruto de vivir una vida desde nuestro centro y nuestra paz y equilibrio naturales es una vida de bienestar y satisfacción.

100.

ORACIONES

"¿Rezáis y tenéis la impresión de que esto no sirve para nada porque vuestras oraciones no son

atendidas?

Si vuestras oraciones son sinceras, intensas y desinteresadas, sois atendidos, pero poco a poco.

Lo que pedís, no puede realizarse rápidamente, pero puesto que habéis desencadenado un proceso, si sois tenaces, pacientes, este proceso que es continuo, se irá amplificando.

En el mismo momento en que rezáis, vuestro deseo empieza a realizarse; pero se necesita tiempo antes de que se realice completamente.

Ponéis una semilla en la tierra: para que esta semilla se convierta en un árbol, se necesita tiempo, pero ya sois atendidos porque empieza a germinar bajo la tierra.

¿Pedís el Reino de Dios y su Justicia? No lo haréis llegar en un solo día, ni siquiera en algunos años, esto no es posible:

Pues bien, os equivocáis.

¡es un árbol gigantesco que necesita de tantísimo tiempo para crecer! Pero puesto que la semilla ha sido sembrada, el árbol está ya creciendo…"

Omraam Mikhaël Aïvanhov

101. ¿TRAIGO PAZ Y ARMONÍA AL MUNDO? ¿TRAIGO CONFLICTO?

El lado oscuro de la humanidad se manifiesta a diario.

Cuando un hombre aprieta un gatillo o dispara un misil, es creador de oscuridad.

Pero detrás de ese hombre hay muchos otros por acción u omisión.

Acciones u omisiones que tienen que ver con el egoísmo y avidez humanos, y con su estupidez.

Y todo está relacionado.

Pero en esta interdependencia algunas cosas están más relacionadas que otras.

¿Qué fuerzas desencadeno yo en el mundo?

¿Traigo paz y armonía? ¿Traigo conflicto?

¿Tiendo la mano, la aparto?

¿Estoy detrás del que aprieta el gatillo o del que da agua al sediento?

Son preguntas pertinentes ahora que queremos pensar en un nuevo mundo y en una nueva humanidad, porque atañen a nuestra responsabilidad íntima y profunda con lo que ocurre cada día.

Cada uno debemos responder.

"Toda actividad, por insignificante que sea aparentemente, un movimiento, un sentimiento, un pensamiento, una palabra, produce necesariamente efectos buenos o malos.

Por eso puede decirse que la magia es la primera de las ciencias. Basta un movimiento, una influencia, una impronta, una vibración, para entrar en el campo de la magia.

Cada vez que un ser actúa sobre otro o sobre un objeto, realiza un acto mágico.

La gente mira, habla, piensa, tiene deseos, sentimientos, gesticula, sin darse cuenta de que todas las fuerzas que desencadenan de esta forma, son fuerzas mágicas.

A menudo, en su ignorancia, ponen en acción fuerzas negativas que se vuelven contra ellos, y cuando son alcanzados, mordidos, no comprenden lo que les pasa.

Es pues importante que cada uno aprenda a trabajar sobre sus pensamientos, sus sentimientos, sus palabras, sus gestos, su mirada, con el fin de que las fuerzas desencadenadas por cada una de sus actividades físicas o psíquicas, produzcan únicamente efectos benéficos… benéficos para él, pero también para las demás criaturas en el mundo. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

102. ABRIR Y CERRAR PUERTAS

"Abrir y cerrar puertas, ¿habéis reflexionado sobre la importancia de este gesto? ¿Sabéis cuándo abrir una puerta y cuándo cerrarla?

Evidentemente, en la vida cotidiana lo sabéis: lo hacéis todo el día para entrar y salir, o para hacer entrar y salir a aquellos que acogéis en vuestra casa. Pero las puertas de las que yo os hablo, son aquellas que tenemos en nosotros mismos.

Son estas puertas que es preciso aprender a abrir o a cerrar: abrirlas cuando queremos alcanzar las regiones celestiales o permitir a los ángeles de entrar en nosotros, y cerrarlas para impedir que penetren los espíritus tenebrosos, para preservar nuestras riquezas espirituales.

Las puertas existen en nosotros bajo toda clase de formas. Ya en nuestro cuerpo físico poseemos doce: los dos ojos, las dos orejas, los dos orificios nasales, la boca, los dos senos, el ombligo y más abajo aún dos puertas más.

Estas puertas nos ponen en comunicación con el mundo físico que nos rodea; pero lo que no se sabe, es que ellas también tienen por función ponernos en comunicación con el mundo psíquico y el mundo espiritual. Así pues, he aquí un amplio campo a estudiar: cuándo y cómo abrir o cerrar estas puertas…"

Omraam Mikhaël Aïvanhov

103. UNA TIERRA POBLADA DE CRISTOS

Hoy se nos habla de que Cristo nazca en nosotros.

Jesús enseñó acerca de las cinco virtudes: la bondad, la justicia, el amor, la sabiduría y la verdad.

Cuando el hombre opta por ellas, poco a poco va haciendo un espacio para que un maravilloso invitado llegue y se instale en el interior.

Ese es el Segundo Nacimiento al que nos llama la Navidad, el nacimiento del espíritu crístico en nuestro interior.

Todo corazón alberga la posibilidad de esponjarse, de expandirse, de abarcar el mundo.

También, de endurecerse, de volverse piedra.

En cada instante, Cristo puede también nacer en nosotros, se nos dice.

Qué bello milagro, qué privilegio cuando estamos preparados.

"No niego que el nacimiento de Jesús haya sido un acontecimiento histórico de una gran importancia, pero lo esencial son los aspectos cósmico y místico de la fiesta de Navidad.

Porque no solamente el nacimiento de Cristo es un acontecimiento que se produce cada año en el universo, sino que, en cada instante, Cristo puede nacer también en nosotros.

Podéis releer la historia del nacimiento de Jesús tan a menudo como queráis y cantar: “Ha nacido el divino Niño”; de nada os servirá si Cristo no nace en vosotros.

Lo que ahora hace falta es que cada uno tenga el deseo de hacerlo nacer en su alma para llegar a ser como él, a fin de que la tierra esté poblada de Cristos.

Esto es, además, lo que pedía Jesús cuando decía: “En verdad, en verdad os digo que aquél que crea en mi hará, también él, las obras que yo hago. Y aún más grandes”."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

104. ALMA GEMELA

"Sea hombre o mujer, el ser que ha encontrado verdaderamente su alma gemela, es decir que ha encontrado en sí mismo su principio complementario, tiene la sensación de reencontrar este principio por todas partes, en todas las criaturas.

Ama a todas las mujeres y a todos los hombres sobre la tierra, les ama espiritualmente y se siente feliz a causa de su alma gemela que le ha colmado.

No experimenta ya esta falta que le obliga a buscar continuamente cómo remediarla, siente que todos los encuentros que hace contribuyen a enriquecerle.

Sí, cuando habéis realizado la plenitud en vosotros, descubrís vuestro principio complementario en todas las criaturas. Éstas son experiencias inexplicables e inexpresables. Sólo aquel que las ha realizado puede comprenderlas.

Pero para llegar hasta aquí ¡qué camino hay que recorrer! Sufrir siempre, sentirse decepcionado, buscar siempre un ser y no encontrarlo… Nos decimos: «¡Ah! Aquí está.»

Pero luego, algún tiempo después nos damos cuenta que no era él. Entonces, ¿quizá pueda ser

otro?

mismos.

Y esto continúa así hasta que nos damos cuenta que lo poseemos dentro de nosotros

Pero el día en el que lo encontramos en nosotros mismos, lo encontramos por todas partes fuera de nosotros.

Ahora, comprendedme bien, yo no desaconsejo ni condeno el amor físico, la unión física, sólo os explico que si queréis realmente encontrar la plenitud, es en vosotros mismos, primero, en quién debéis realizar la unión de los dos principios."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

105. ABRAZAR EL SOL, LAS ESTRELLAS

El invierno es tiempo para encender la luz interior.

La luz interior serena, alimenta, purifica, vivifica, se nos dice.

El interruptor está dentro, en un lugar al que solo puede acceder cada cual.

Cuando lo activamos, entra a raudales otra consciencia y se disipan las tinieblas interiores.

Nos desconectamos de nuestra pequeña historia y nos conectamos a la Gran Historia.

Nos proyectamos a la libertad, a lo infinito, a los esplendores celestes.

Abrazamos el sol, las estrellas.

El interruptor está ahí, esperando que lo activemos.

"De cada Iniciado que lleva dentro de si el Cristo vivo, sale siempre una luz, una luz que

serena, que alimenta, que purifica, que vivifica

y sienten que algo especial se manifiesta a través de este ser. Y este algo, precisamente, es

Cristo”.

Un día, otros perciben desde lejos esta luz

Omraam Mikhaël Aïvanhov

106. EL FUEGO

"La tierra, el agua, el aire, son medios de purificación, y ya os he dado métodos, ejercicios a hacer con ellos. Pero el medio de purificación más poderoso es el fuego.

Nada se resiste al fuego. Es por ello que la tradición iniciática enseña que para transformarse, los humanos deben obligatoriamente pasar por el fuego. Pero no el fuego físico, ciertamente, sino el fuego psíquico.

En el plano psíquico, existen dos clases de fuego: el fuego del sufrimiento y el fuego del amor espiritual. Por el fuego del sufrimiento, deben obligatoriamente pasar todos aquellos que son extremadamente testarudos, obstinados en seguir por el mal camino, y sólo las pruebas podrán hacerles reflexionar y transformarlos.

Aquel que quiere escapar a este fuego, debe trabajar con el fuego del amor que lo convierte en un ser luminoso y radiante. E incluso si debe aún sufrir, porque en la tierra no podemos escapar a las pruebas, el fuego del amor espiritual quemará más ardientemente en él y le permitirá superarlas.

El fuego del sufrimiento ordinario esclaviza al hombre; el fuego del amor espiritual le da la libertad."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

107. TENER OTRA CONCIENCIA

Hoy hablamos de nuevo del segundo nacimiento que se nos propone.

Se nos invita a tener otra conciencia, otros pensamientos, otros sentimientos: traspasar una puerta para entrar en otra dimensión, en otro mundo.

Pero para pasar por ese umbral hay que despojarse de gran parte del bagaje que llevamos arrastrando tanto tiempo.

Por esa puerta no pueden pasar la avidez, la ofuscación, el odio, la separatividad, el egoísmo, la violencia, y tantas otras características que nos acompañan a diario, que de tanto frecuentarlas se han encostrado en nosotros.

Se nos pide despojarnos de todo ello.

Tras pasar esa puerta, la vida es distinta.

Pronto viene el silencio.

"El nacimiento de Cristo, del Niño divino en nosotros, es lo que los Evangelios llaman el segundo nacimiento.

Diréis: “Pero, ¿soy yo quien nace por segunda vez o es otro el que nace en mí?”. En realidad, lo mismo da. Pero puede decirse que sois vosotros los que nacéis, porque sentís que tenéis otra conciencia, otros pensamientos, otros sentimientos, y que entráis en un mundo que existe desde toda la eternidad, pero en el que no habíais podido penetrar aún porque todavía no habíais nacido por segunda vez.

Existe

otro mundo que es pura luz, puro amor, pura belleza, y en este mundo también

debemos penetrar un día para explorarlo, para oír su música, oler sus perfumes,

contemplar sus flores, sus árboles, sus lagos, sus montañas

”.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

108. SENTIMIENTOS Y REALIDAD

Identificarnos con lo que sentimos en cada momento es algo opcional. Un error fácil de cometer es que cuando nos sentimos bien, nos vemos de forma positiva, mientras que cuando nos sentimos mal, nos vemos de forma negativa.

Sin embargo, esa es una percepción ilusoria. La naturaleza de nuestra mente es variable y así también lo son los sentimientos que se generan en el interior.

Tenemos que tener muy claro que todos estos sentimientos no son la realidad de lo que somos. Esto nos permite desapegarnos de los sentimientos.

Con conocimiento espiritual entendemos y aceptamos que somos almas, seres espirituales, y por tanto nuestra naturaleza verdadera es de amor, paz y armonía. Esta realidad del ser espiritual podemos experimentarla a través del silencio y la meditación.

A medida que ganamos experiencia sobre nuestra verdadera esencia, también reconectamos con los sentimientos puros y originales del ser.

Este proceso es esencial para darnos cuenta de que los sentimientos negativos no vienen de mi esencia sino de tendencias adquiridas y de experiencias del pasado.

Cuando aprendemos el arte de desapegarnos de nuestros propios sentimientos, disponemos de margen y espacio para dirigir, con la voluntad, nuestra mente hacia pensamientos poderosos y espirituales. Esto nos permite cambiar la calidad de nuestros sentimientos.

Con esta práctica, gradualmente, el alma va recuperando su soberanía interior. La paz y la estabilidad se hacen presentes y constantes en nuestras vidas.

109. LA FE

"La fe no es un sentimiento irracional, tiene por fundamento las experiencias que hemos hecho en el transcurso de nuestras encarnaciones pasadas y que están escritas en nuestra alma.

Efectivamente, todo lo que el hombre ha estudiado, verificado, vivido en sus existencias anteriores, es lo que constituye la base de su fe.

Sólo se puede tener fe en aquello que se ha experimentado, de lo contrario, no se puede hablar de fe si no sólo de creencia.

Si tenéis fe en Dios, es porque habéis comulgado con Él, lo habéis alcanzado, y este contacto ha

dejado en vosotros una huella tan fuerte que ya no podéis dudar más, la fe en Dios queda inscrita en vosotros.

Si podéis afirmar que tal camino conduce a tal estación, es porque conocéis el itinerario. Pero si decís que pasando por tal lugar, llegaréis hasta palacios y jardines y encontráis empujados por la necesidad de creer y no por la certeza de la fe.

La creencia es el resultado de un deseo subjetivo: nos imaginamos que se realizará, pero lo más seguro es que no se realice. La fe, por el contrario, es una certeza absoluta que llega a realizarse.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

110. TU CASA

"Ya se trate de una pequeña habitación o de una gran casa, en cualquier lugar que habitéis, los muros, los muebles, los objetos están impregnados de vuestras emanaciones.

Se trata del aspecto mágico de la presencia que depositáis sobre todo lo que os rodea, y particularmente en los objetos que tocáis, partículas etéricas que son conductoras de influencias favorables o nefastas.

Si proyectáis constantemente pensamientos, palabras y sentimientos negativos, estos objetos se convierten como imanes que atraen todo lo que es pernicioso del universo.

Evidentemente, lo contrario también es cierto: si vuestras emanaciones están impregnadas de sabiduría y de amor, depositáis buenos fluidos sobre los objetos que os rodean y estos se convierten en conductores de la luz, de la alegría y de la salud.

A partir de ahora, acostumbraros a hacer este ejercicio: en todas las habitaciones de vuestra casa,

aprended a coger los objetos con atención, con amor, pidiendo al Espíritu divino de extender su

bendición sobre ellos.

Decíos: «Espíritu de luz, de pureza, de verdad, yo te consagro estos objetos para que se conviertan para ti en un receptáculo, en un instrumento de tu poder». El Espíritu vendrá a habitar en vuestra morada. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

111. EL ALMA Y EL ESPIRUTU

"Lo que nosotros llamamos espíritu y alma, son dos realidades en nosotros que corresponden a los dos grandes principios creadores: los principios masculino y femenino que llamamos el Espíritu cósmico y el Alma universal.

Es por eso que, como ellos, también nosotros somos creadores. Sí, también nosotros tenemos el poder de crear, pero con una condición: que demos a los dos principios masculino y femenino

existentes en nosotros mismos, nuestro espíritu y nuestra alma, todas las condiciones para manifestarse.

Las actividades que hacen de nosotros unos creadores verdaderos, son la oración, la meditación,

la contemplación, la identificación.

En el deseo de elevarnos para penetrar el Alma universal, esta luz que es la materia de la creación, por medio de nuestro espíritu, la fertilizamos. Entonces nuestra alma, recibe los gérmenes del Espíritu cósmico y trae al mundo niños divinos: la inspiración, la alegría, actos de justicia, de bondad y de nobleza. Éste es también el significado de la fiesta de Navidad."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

112. LA ALEGRÍA Y LA CREACIÓN

"La alegría, podemos sentirla en diferentes ocasiones, pero es en el acto de crear que experimentamos las alegrías más grandes, porque creando nos acercamos a la esencia misma de Dios.

Dios crea, y el ser humano que está hecho a su imagen es capaz también de crear. Efectivamente, no hay ningún parecido entre las creaciones humanas y la creación divina, pero en

el

principio, no hay ninguna diferencia: el hombre es creador como Dios.

Y

puesto que la alegría más grande está en el acto de crear, ha sido a los artistas a quienes les

ha sido dado el placer de saborear las más grandes alegrías.

Diréis: «¿Y los sabios, y los místicos?» En la medida que los sabios y los místicos son creadores, pueden, evidentemente, experimentar también grandes alegrías como los artistas.

Podéis discrepar diciendo qu habéis conocido a muchos artistas desgraciados. Sí, efectivamente, pero hay que comprender: cuando se habla de la alegría del artista, es aquella que experimenta por el hecho mismo de crear, esta alegría que da el acto de la creación.

Y por «artista», podemos entender también cualquier ser humano que cree algo con sus manos, o

mediante el sentimiento, el deseo o el pensamiento. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

113. EL SENTIDO DE LA VIDA

"El sentido de la vida se encuentra en la búsqueda de lo que es eternamente irrealizable: la perfección divina. Porque sólo lo que es imposible es real, y lo que está más alejado de nosotros, es en realidad lo más cercano a nosotros.

Esto en apariencia es una absurdo. Pues bien, no, porque las cosas no son como nosotros las vemos.

Aquel que tiende hacia lo irrealizable, la perfección de Dios, está en lo cierto. Puesto que ha puesto a Dios en el centro de su existencia, el Creador participa en sus actividades: en cada una de sus manifestaciones.

Está ahí, presente en sus pensamientos y en sus sentimientos. Pensaba que sería imposible encontrar a Dios, unirse a Él, pero en realidad este encuentro, esta unión se hacen cada día, ¡incluso sin saberlo!

Cada día su fe, su esperanza y su amor engrandecen, cada día la luz y la paz aumentan en él."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

114. DIOS DENTRO DE NOSOTROS

"Hacéis proyectos para hoy, para mañana, para dentro de algunas semanas, algunos meses o algunos años, esto está muy bien, pero en estos proyectos ¿qué lugar reserváis al Señor?

Os dice: «Te he dado la vida, la alegría, la belleza, te he dado una familia, amigos y tantas otras riquezas… ¿Por qué no me reservas un lugar en tu corazón, cuando acoges a cualquiera, incluso

a ladrones que te despojarán? No te extrañe si no encuentras después ningún sentido a tu existencia.»

El sentido de la vida nunca ha sido dado por el mundo de abajo, la materia; es dado por el mundo

de arriba, el espíritu, esa chispa, ese fuego, esa luz que da testimonio de la presencia de la Divinidad en el hombre, como el altar da testimonio de su presencia en un santuario.

Así pues, reservad en vosotros un sitio para Dios, no a medias sino completamente. Cultivando su presencia descubriréis cómo vuestra vida se vuelve rica y llena de sentido."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

115. EL PODER DEL AMOR

Los pensamientos y los sentimientos de preocupación, temor y pesar no nos sirven, sino que nos debilitan y no nos ayudan a encontrar soluciones duraderas para nuestros problemas. En cierto modo, el problema son ellos. Si tengo la fuerza suficiente para reaccionar ante una situación con calma y tranquilidad, deja de ser un problema.

Entonces se plantea la pregunta: ¿Cómo nos libramos de esos pensamientos y sentimientos? ¿Acaso no forman parte de la condición humana? ¿Cómo podemos mantener sentimientos positivos, cuando hay tantas cosas en el mundo que están mal, incluidos nosotros mismos?

Cierto es que, cuando estamos débiles, no podemos hacer nada con esos sentimientos, que se apoderan de nosotros. Sin embargo, aunque puede que la debilidad esté muy extendida, no es nuestro estado natural.

Cada uno de nosotros es fuerte por naturaleza, en principio. En ese contexto interior, el poder significa algo que está muy relacionado con la expresión francesa joie de vivre, o vitalidad, es decir, estar bien dotado de la energía del pensamiento y el sentimiento positivos y saber cómo usar y mantener esas reservas de una manera efectiva, reabasteciéndolas en una fuente interior.

Cuando tienes ese poder, sientes amor por ti mismo, por los demás y por la vida. Cuando uno empieza a pensar de forma positiva, acumula poder y aumentan su confianza en sí mismo y su eficacia. Cuando permite la entrada de pensamientos negativos, es como si el alma empezara a hacer agua.

Incluso los instantes de negatividad, como observar a los demás con mirada crítica, automáticamente ocasionan una pérdida. No se puede ser positivo y negativo al mismo tiempo. Si uno cae en rachas prolongadas de duda y crítica, tanto con respecto a sí mismo como con

respecto a los demás, pierde toda la fuerza que tiene dentro. Ese tipo de pensamientos y sentimientos nos llevan a un estado de desconcierto, confusión y, por último, depresión. Uno ya no tiene idea de lo que se supone que tiene que hacer ni de la manera de hacerlo. Se siente como un extraño en este mundo, sin amigos y sin sentido.

Sin embargo, llega un punto en el que uno se da cuenta: «¿Qué me está haciendo esta manera de pensar y de sentir, a mí y a mi actitud y mi visión de los demás? Me está destruyendo.»

Darse cuenta de eso puede ser doloroso, pero la experiencia demuestra que es el primer paso para recuperar el poder. Te das cuenta de que tienes que elevarte no sólo por encima de los pensamientos negativos, sino también por encima de los pensamientos inútiles y corrientes, porque ese tipo de pensamientos perturban tu paz interior y esa paz es necesaria para poder ser capaces de obtener la energía divina y acumular su poder.

Cuando se agita la superficie de un lago, deja de reflejar el cielo o las colinas que lo rodean. Si tratamos de mirar dentro de él, no pasaremos de las ondas o las olas. El agua tendrá un aspecto turbio. En cambio, cuando está quieta, puedes ver las profundidades y, con un leve cambio de enfoque, también se puede ver la belleza reflejada desde arriba.

Lo mismo ocurre con el ser. Antes de poder desarrollar amor, o incluso un profundo interés por nosotros mismos y por Dios, tenemos que fijarnos en la calidad de nuestros pensamientos; tenemos que volverlos apacibles y puros, tanto como podamos, mediante la voluntad y la determinación. Entonces nuestro interior se estará preparando para abrirse al amor puro y espiritual.

116. TEJIENDO LAZOS

"Ninguna de vuestras buenas acciones, ninguna de vuestras buenas palabras se pierden jamás. ¿Por qué? Porque nada se pierde, la mínima de vuestras manifestaciones tiene repercusiones en alguna parte.

No os lo creéis porque no veis que se produzca nada ante vuestros ojos. Pero esto no es un argumento: ignoráis el efecto que vuestros actos y vuestras palabras producirán necesariamente, y a veces, muy lejos de vosotros.

Cuando os sentís mejor, numerosas personas mejoran también. Y si no progresáis, dificultáis también la evolución de otros tantos seres, les impedís encontrar el camino de la luz.

Si, por una vez, la Providencia os diera la posibilidad de ver los lazos sutiles que se tejen entre cada uno de vosotros y todos los seres de la tierra, e incluso más allá, os quedaríais estupefactos.

Así pues, cada día tejéis lazos. Es pues importante que hagáis constantemente esfuerzos para triunfar sobre vuestras debilidades y despertéis las virtudes que dejáis demasiado a menudo adormecidas en vosotros. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov

117. EL PRESENTE

"El presente es el privilegio de Dios. Dios vive en un eterno presente, y ha dado al presente todo poder.

Sabiendo esto, cada uno de vosotros debe decirse: «Yo también, hoy, dispongo de hoy. El pasado ha sido, el futuro no ha llegado aún, sólo el presente me pertenece. Así pues, ¡a trabajar!»

Pero ¿qué hace la mayoría de los humanos? Dan vueltas sobre el pasado, sueñan con el futuro y están ausentes en el presente, dejan que transcurra sin saber cómo vivirlo.

El pasado es, a menudo, objeto de reproches, de remordimientos: añoramos los buenos viejos tiempos, o bien nos reprochamos los errores, las elecciones que hemos hecho, las decisiones que hemos tomado.

En cuanto al futuro… Si no sabemos cómo actuar en el presente, ¿qué futuro podemos esperar?

Esperando que será feliz, mejor, nos inquietamos: ¿qué va a suceder? Y así será en tanto no se aprenda cómo fundar el mañana sobre esta base sólida que es hoy.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov