Вы находитесь на странице: 1из 4

OFICIAL

USO

OFICIAL USO Poder Judicial de la Nación ///nos Aires, 5 de febrero de 2013. AUTOS Y

Poder Judicial de la Nación

///nos Aires, 5 de febrero de 2013.

AUTOS Y VISTOS:

Para resolver en el presente incidente de detención

domiciliaria de Jorge Luis Magnacco, formado en el marco de la causa n° 1604, caratulada “Vañek, Antonio y otros s/sustracción de menores de 10 años”, del registro de este

Tribunal

Y CONSIDERANDO:

I.- Que conforme surge de la constancias agregadas al presente incidente, el pasado 10 de febrero de 2012 el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n° 9, Secretaría n° 17 resolvió, en el marco de la causa n° 8074/2010, disponer la detención domiciliaria de Jorge Luis Magnacco en la sede del domicilio sito en la calle Marcelo T. de Alvear 1665, piso 10, departamento “f” de esta ciudad, habiéndose dispuesto asimismo que la supervisión del

cumplimiento de las condiciones de arresto fijadas se llevara

a cabo por parte del Patronato de Liberados. A su vez, se

encomendó al Sr. Jefe de la Seccional nro. 17 de la Policía Federal Argentina que llevara a cabo los controles externos de la vivienda que garanticen el cumplimiento de la medida en cuestión.

Que en las presentes actuaciones el nombrado permaneció bajo tales condiciones hasta el día de la fecha, encontrándose detenido a disposición conjunta de esta sede con el aludido juzgado y con el Tribunal Oral en lo Criminal Federal n° 5 de esta ciudad. Que el día 5 de julio de 2012 este Tribunal condenó

a Jorge Luis Magnacco por ser partícipe necesario penalmente

responsable de los delitos de sustracción, retención y ocultamiento de un menor de diez años en concurso ideal con el de hacer incierto su estado civil en el caso de Javier Gonzalo Penino Viñas, a las penas de diez años de prisión, inhabilitación absoluta por el mismo tiempo de duración de la condena, accesorias legales y costas (arts. 12, 19, 29 inciso 3°, 40, 41, 45, 54, 139 inciso 2° -según ley nro. 11.179-, 146 -según ley nro. 24.410-, del Código Penal de la Nación y 398, 399, 400 y 403 del Código Procesal Penal de la Nación), condenándolo asimismo a la pena única de quince años de prisión, inhabilitación absoluta por el mismo tiempo de duración de la condena y accesorias legales, comprensiva de la pena anteriormente mencionada y aquélla de diez años de prisión, accesorias legales y costas, impuesta por sentencia del 22 de abril de 2005, por ser partícipe necesario del delito de sustracción de un menor de diez años, en la causa nro. 9298/2000 caratulada “Gómez, Francisco y otros s/sustracción de menores de diez años”, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nro. 2, Secretaría nro.

4 de esta ciudad (arts. 55 y 58 del Código Penal de la Nación). Que

4 de esta ciudad (arts. 55 y 58 del Código Penal de la Nación).

Que

dicha

sentencia

no

se

encuentra

firme,

encontrándose radicados los autos principales ante la Sala

IIIa. de la Excma. Cámara Federal de Casación Penal. Que en el día de la fecha se ordenó el traslado del

nombrado a esta sede en virtud de haberse tomado conocimiento

a través del sitio de Internet www.youtube.com de imágenes de

video que fueran captadas en el día de ayer, en las cuales aparecía el encartado Jorge Luis Magnacco deambulando libremente por calles de esta ciudad, e ingresando al shopping denominado “Patio Bullrich” y a un comercio de venta de alimentos. Que en el día de la fecha se hizo comparecer al imputado Magnacco a fin de que brindara las explicaciones pertinentes, según acta que luce a fs. 136/137, a la que en honor a la brevedad nos remitimos, oportunidad en la que también sus letrados defensores quienes se encontraban allí presentes acompañaron copias de presentaciones efectuadas ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal n° 5 de esta ciudad por parte de su otra letrada defensora en la que requirió que los traslados que aquél debía efectuar en el marco del debate allí desarrollado en la causa “ESMA” fueran realizados bajo la misma modalidad que adoptara este Tribunal en ocasión de juzgarlo el año pasado, es decir en un móvil policial, como así también copia de una cédula de aquellos estrados en la que se notifica la denegatoria respecto de tal petición.

A su vez, aportaron dos planos: uno que ilustra el recorrido realizado por su pupilo el día de ayer y otro que indica “otro posible recorrido”. Señaló en tal oportunidad Magnacco que estaba autorizado a volver a pie a su domicilio, detallando los motivos por los que ingresó a los comercios mencionados.

Llegados al punto de evaluar el comportamiento desplegado por el imputado, conforme las constancias reseñadas y a la luz de las condiciones de cumplimiento de la detención domiciliaria dispuesta a su respecto, entendemos que aquél resultó violatorio de las obligaciones inherentes al beneficio que le fuera concedido. En tal sentido consideramos que la autorización que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal n° 5 concedió al nombrado para trasladarse “por sus propios medios” al debate que allí se desarrolla en el marco de la causa “ESMA”, en modo alguno podía significar que el nombrado deambulara por el interior de un centro comercial, o ingresara a un comercio

a adquirir mercadería tal como se verificó que ocurrió en el

día de ayer y que el nombrado reconoció ante esta sede, con las explicaciones del caso. Entiende este Tribunal que el significado de un traslado en tales términos, por parte de un imputado que se encuentra detenido bajo el régimen de detención domiciliaria

OFICIAL

USO

OFICIAL USO Poder Judicial de la Nación y a los fines de comparecer a una declaración

Poder Judicial de la Nación

y a los fines de comparecer a una declaración indagatoria en

el marco de un debate oral y público, importa lisa y llanamente que afronte el costo económico que importa su llegada hasta la sede jurisdiccional, en compañía de la persona que reviste el rol de garante, dispensándose de tal modo de requerir el auxilio de las fuerzas de seguridad o policiales para tales efectos. El medio de transporte a emplear en modo alguno puede significar una autorización para deambular por la vía pública tanto al arribar como al regresar al domicilio al inicio o fin de la jornada de debate. Las explicaciones brindadas por el imputado resultan absolutamente injustificadas, ya que de modo alguno contaba con la autorización jurisdiccional para ingresar a establecimientos comerciales para efectuar algún tipo de diligencia. Sólo debía trasladarse desde su domicilio al

Tribunal Oral en lo Criminal Federal n° 5 de esta ciudad, y desde allí de regreso a su vivienda. Cabe destacar, a su vez, que no debe olvidarse que la libertad ambulatoria del imputado Jorge Luis Magnacco se encuentra restringida al encontrarse detenido, con condena no firme para este Tribunal, y que el alojamiento en su domicilio particular no

es más que una modalidad de cumplimiento de esa detención.

Asimismo resultan contradictorias las manifestaciones esgrimidas por el encartado Jorge Luis Magnacco para justificar su accionar en la necesidad de regresar a pie a su domicilio, argumentando que ello obedecía

a la posibilidad de ejercitarse físicamente conforme le fuera

indicado a los fines de su afección cardíaca. Entendemos que no resulta coherente que el nombrado, habiendo sido expresamente autorizado tanto por esta sede como por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n° 9, Secretaría n° 17 para realizar caminatas en la terraza del edificio donde se emplaza la finca en la que habita, haya reconocido expresamente que no hacía uso de tal autorización por miedo de quebrantar el

beneficio de la detención domiciliaria que le fuera concedido

y que al mismo tiempo admitiera que, en el marco de un

traslado que debía efectuar desde la sede de un Tribunal Oral del fuero hasta su vivienda, luego de prestar declaración indagatoria en un debate oral y público regresó caminando a su domicilio ingresando a establecimientos comerciales, argumentando para ello la necesidad de realizar ejercicio físico.

Vale recordar asimismo que el imputado Magnacco reconoció gozar de buena salud y es prueba de ello que el día de ayer efectuó una larga caminata hasta su domicilio, por lo que su salud, fuera de las particularidades propias de su edad, no reviste afecciones graves que sean dignas de mención. Es más, no debe pasarse por alto que al concederse el beneficio en cuestión se consignó expresamente que el estado de salud del imputado Jorge Luis Magnacco no

constituía un caso que amerite su detención domiciliaria en los términos del artículo 32, inciso

constituía un caso que amerite su detención domiciliaria en los términos del artículo 32, inciso a) de la ley 24.660 y que la concesión de tal beneficio se vinculaba con el efectivo cumplimiento del requisito previsto en el artículo 32 inc. d) de la normativa citada, cuyo límite etario constituye una cuestión de política criminal. En virtud de las consideraciones previamente expuestas y habiéndose controvertido cada una de las explicaciones brindadas por el imputado Jorge Luis Magnacco, consideramos que la conducta desplegada en el día de ayer por parte del nombrado, en el marco del traslado que debía realizar a su domicilio desde la sede del Tribunal Oral en lo Criminal Federal n° 5 de esta ciudad, al finalizar la jornada del debate oral y público que se está desarrollando por ante dicha sede, constituye un quebrantamiento injustificado de las condiciones de cumplimiento de la detención domiciliaria que el nombrado venía cumpliendo hasta el día de la fecha en los términos dispuestos por el artículo 34 de la ley 24.660, por lo que corresponde sin más, revocar dicho beneficio, disponiendo su inmediato alojamiento en una unidad dependiente del Servicio Penitenciario Federal. Por todo lo precedentemente expuesto, este Tribunal

RESUELVE:

I.-REVOCAR LA DETENCIÓN DOMICILIARIA de Jorge Luis Magnacco (artículo 34 de la ley 24.660). II.- DISPONER SU INMEDIATO ALOJAMIENTO en una unidad dependiente del Servicio Penitenciario Federal. III. Comunicar el temperamento adoptado al Tribunal Oral en lo Criminal Federal n° 5 de esta ciudad y al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n° 9, Secretaría n° 17 de esta ciudad. IV.- Notifíquese con carácter de urgente. Fdo. Dres. María del Carmen Roqueta, Julio Luis Panelo, Domingo Luis Altieri, Jueces, Ante mí: Carlos Poledo, Secretario.-