Вы находитесь на странице: 1из 426

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Taller de Autoestima Volumen 2

Capítulos 51 al 100

INDICE

51. Una nueva conciencia.

52. Cómo el hombre piensa, así es.

53. El arte de dirigir tu propia vida.

54. El equivalente mental.

55. He ahí el dilema.

56. Valor Trabajo.

57. Conéctate al Motivo – Intento.

58. Mi fórmula de Invulnerabilidad.

59. La abundancia comienza contigo.

60. Y tú cómo estas.

61. Tú eres la diferencia que buscas.

62. Reloj agenda y brújula.

63. Todo depende.

64. Déjalo ir.

65. Programando a nosotros mismos.

66. La prosperidad.

67. Tienes miedo.

68. Expandir la imaginación hacia lo que es posible.

69. Cómo dejar de ser una víctima.

70. Síntomas de la paz interior.

71. Cuerpo Holístico.

72. Razón, época ó vida.

73. Una poderosa fuente de bienestar.

74. Darnos cuenta.

75. Aprender de la creación.

76. Cómo ser feliz.

77. Fases de Desarrollo del Adulto.

78. Superando la Culpa.

79. Chantaje Emocional.

80. Planeación Estratégica Personal.

81. Conociéndote y Comprendiéndote a ti mismo.

82. Haz que las cosas sucedan.

83. Aumenta tu Poder Interno.

84. Racional ó Emocional.

85. Elegir vivir.

86. ¿Qué es la Realidad?

87. El poder del Subconciente.

88. Manifestación de Nuestros Deseos.

89. Comunicándote con tu Subconciente.

90. Ejercicio de Fusión.

91. La Conexión Interna. Capítulos seriados del 92 al 103

92. Introducción a la Ley de Atracción.

93. El Genio Interior. Ley de Atracción.

94. No, eso no. Ley de Atracción.

95. Si, eso si. Ley de atracción.

96. Cambio de Enfoque. Ley de Atracción.

97. Controlar el Sentir. Ley de Atracción.

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 1 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

98. La Fuerza te Acompañe Paso 4 Ley de Atracción.

99. Dinero, Dinero, Dinero. Ley de Atracción.

100. Relaciones y Otros Tesoros. Ley de Atracción.

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 2 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

51

Una Nueva Conciencia

Utiliza los talentos que tengas:

Habría silencio en los bosques si solo cantaran los pájaros que cantan bien. Henry Van Dyke Educador americano

Nos Existen personas que piensan que todo les sale mal. Adonde quiera que van las desgracias ocurren: las máquinas se descomponen; las hostilidades y el maltrato les procuran; las gallinas no ponen; las armas para defenderse fallan; se busca un candidato para correrlo del trabajo y los eligen a ellos; salen y los asaltan, y todo lo desafortunado que puede suceder, les sucede. ¿Son estas situaciones realistas? ¡Sí, son muy realistas! Pero lo más triste es que exista la creencia en muchas de estas personas de que se trate de un lance irónico del destino que quiere arruinar su vida. El destino no te lanza nada, se trata de tu propio pensamiento y la ley de atracción que hay en él

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 3 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Científicamente existe un principio llamado "entropía", que para fines prácticos es lo que causa que las formas organizadas se desintegren gradualmente a niveles más y más bajos de organización. Esto es la base de la teoría de que el Universo es como una gran máquina que tiende a dejar de funcionar. En sentido meramente simbólico, parece que muchas personas se deslizan en una conciencia entrópica al sintonizar sus pensamientos con el pensamiento negativo del mundo. El infortunio y la desdicha siguen al infortunio y la desdicha bajo este síndrome de la nube negra. Sin embargo aquí te presento lo mejor: Esta cadencia ¡puede ser invertida! ¿Cómo? Literalmente con una Nueva Conciencia.

Es interesante que cada vez haya más evidencias en la vida de un principio científico distinto, la "sintropía", a través del cual las formas tienden a alcanzar niveles más y más altos de organización, orden y armonía dinámica. Albert Szent-Gyorgyi, biólogo y ganador del premio Nóbel, se refiere a ella como un "impulso innato en la materia viviente de perfeccionarse". Eso sería parte de la explicación que en cada uno de nosotros existe un impulso y deseo por nuestra propia superación, lejos de ser alguna necesidad del ego, entendiéndola con una Nueva Conciencia, se trata de un sublime llamado a manifestar nuestra grandeza. ¡Todos la llevamos dentro! Sólo es cuestión de atreverse a reclamar nuestra esencia mediante una conciencia sintrópica al dejar que nuestras mentes y nuestro corazón permanezcan en Dios. En esto creo.

Cuando estás a cargo de tu mente haciéndote conciente de la calidad de tus pensamientos, cuando eliges vivir una Nueva Conciencia de unidad que fluye creativamente, cuando eliges cooperar con la vida en vez de ir en contra de ella, cuando eliges ser positivo y amoroso, te sientes seguro. Entonces estás bajo la "nube blanca". Citando el Salmo 91: estás bajo "la sombra del Omnipotente". En esta Nueva Conciencia la sintropía hace su hermosa obra: los lugares del estacionamiento aparecen frente a ti cuando llegas a un lugar, tiene descuento aquello que necesitabas comprar, hasta la gente con maldad hace una excepción y es buena contigo, el empleo que buscabas aparece frente a ti, las promociones llegan, recibes un dinero de sorpresa, se te ofrece un jugoso negocio que te abrirá más puertas de abundancia, conoces a la persona ideal para que te ayude en tu crecimiento, etc. A estos momentos bajo la nube blanca mucha gente le llama "una vida de encanto". La gente empieza a decir que la vida es increíble, que la vida es más que hermosa y empiezan a ver que efectivamente vivimos en un mundo encantado. Y realmente no se trata de ninguna "suerte", sino que ni más ni menos que la manifestación de tu propio estado de conciencia.

Llega un momento en la vida en que te das cuenta que la suerte no es algo que se encuentra, sino algo que se desenvuelve desde dentro tuyo. Sucede un incremento en tu estado de conciencia cuando te llegas a dar cuenta de que no se trata de buscar la buena suerte sino que descubras que tú eres la buena suerte misma. Bajo ley divina, tarde o temprano, recibes según has dado, ni más ni menos. Estas bajo la nube negra o bajo la nube blanca dependiendo enteramente de ti, de donde tú coloques tu conciencia, de donde tú elijas enfocar tus pensamientos, de lo que tú elijas para llenar tu corazón. Saber esto es sublime y liberador. Ya que no hay que angustiarse por vivir bajo una nube negra como si ella se ensimismara contigo, sintiéndote víctima de su gusto por ti. No, no es así. La nube, negra o blanca, no te siguen por su propia voluntad, te siguen porque las atraes con tus propios pensamientos. Cambia a una Nueva Conciencia y cambiará la nube que te hace sombra. Acéptalo de una vez por todas: tu propia prosperidad o carencia de ella es tan sólo un reflejo del nivel de tu pensamiento. A la mente insensata le cuesta trabajo aceptar esto.

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 4 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Tengo un conocido que llegó a mi vida recientemente y he notado que todo el tiempo se está quejando, siempre preocupado de que el dinero no le alcanza, siempre hablando de "lo que otros tienen y él no", siempre comparándose. Me da pena descubrir que si este joven sigue así, la nube negra seguirá sobre él por ley divina para que luego sólo él perciba así como confirmación que la vida le ha dado y le sigue dando reveses. Y no, no es así. Lo que realmente sucede es que él sigue atrayendo la nube negra con la calidad de sus pensamientos. No será sino hasta que decida cambiar sus pensamientos y deje de hablar como lo hace para que con ello se empiece a manifestar una nueva forma de vivir, tocará distintos temas donde festeje lo hermoso de la vida, usará palabras que manifiesten su elevación de conciencia, y así empiece a ser cobijado por la nube blanca. La gente está donde está y tiene las experiencias que tiene y vive las condiciones financieras que vive por lo que es, por donde está en conciencia. No hay más secretos aquí. Hay que confrontarse con esta gran verdad para cambiar. Atiende: preocuparte por algo te aleja de la Abundancia. Quizá con esta simple y poderosa frase comprendas por qué no fluye la Abundancia hacia ti. Tú la estás bloqueando.

El gran ideal de la búsqueda espiritual que propongo en Nueva Conciencia es lograr estar "a tono con el Infinito". Me gusta una afirmación de Eric Butterworth cuando nos propone el que nos digamos lo siguiente: "Soy una persona muy importante para Dios, porque soy Su empresa viviente". Siempre insistiré en Nueva Conciencia que Dios NO ES algo que está lejos en algún punto en el espacio a donde debemos hacer llegar nuestras plegarias y oraciones y hacer un esfuerzo por llegar a Él y si corremos con suerte al ser bien portados, nos concederá un milagro. Con una Nueva Conciencia ya no se puede creer en estos pensamientos tan primitivos. Debes saber que Dios está de tu parte, tiene interés en ti todo el tiempo, hagas lo que hagas. No debes esforzarte para llegar a Dios, ya que Dios es una presencia constante que tú eliges aceptar o no. Pero Él siempre está ahí contigo. Siempre. Te recomiendo que en lugar de insistir en lo difícil que están las cosas para ti, ¡vuélvete hacia ti y descansa en tu centro, ahí empieza la seguridad y abundancia! Y es que ahí siempre ha estado Dios aguardando tu hallazgo. Ahí descubres que eres la empresa viviente de Dios. Y no, nada de esto tiene que ver con religión. Se trata de un contacto directo e inmediato entre tú y Dios.

Cuando mantienes una Nueva Conciencia de optimismo en tu vida, pase lo que pase en ella, y así te transformas en un incurable y testarudo entusiasta hacia la economía y Abundancia en general, a pesar de lo que puedan decir todos los que se dedican a pronosticar desastre, tú llevas la nube blanca sintrópica a tu mundo y así, la expandes en el mundo. Te conviertes en alguien con quien todo el mundo quisiera estar, con quien todo mundo quisiera conversar, con quien todo mundo quisiera tener de amigo. Te vuelves una influencia positiva y sumamente contagiosa para una condición de Abundancia en general y para todos. En un sentido muy, muy, muy real, ¡haces la diferencia!

Por favor recuerda una y otra vez: tu suerte, tu éxito y abundancia no están en manos de un destino incierto marcado por la suerte. La respuesta está en tu habilidad para sintonizar con la Abundancia que te rodea aunque momentáneamente no percibas. Dios siempre está presente. Tú puedes cambiar tu destino.

San Pablo dice: "No dejes que el mundo alrededor de ti te fuerce a entrar en su molde, sino deja que Dios moldee de nuevo tu mente desde tu interior". ¡Me encantan estas palabras! Elije vivir bajo la nube blanca de Nueva Conciencia. Te desenvolverás en la vida observando claramente cómo todas las cosas se acomodan y funcionan para tu bien. Descubrir esto es más que asombroso e indescriptible. Aún la despedida de un empleo o la

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 5 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

terminación de una relación resultará ser lo mejor que jamás haya sucedido; a medida que despiertes te darás cuenta de estas bendiciones. Hasta ese momento empezarás a incluirte en un orden nuevo de seres con mayor libertad y control sobre su vida. Como dice Thoureau, avanza en la dirección de tus sueños y trata de vivir la vida que siempre has imaginado y en el momento en que menos te lo esperes te encontrarás viviendo como lo imaginaste.

Leyes

nuevas,

universales

y

más

poderosas

se

establecerán

alrededor

tuyo

surgiendo desde tu interior, estoy seguro que disfrutarás de la ¡Emoción por Existir!

52

Como el hombre piensa, así es

“Sus pensamientos son los arquitectos de su destino” DAVID O. MC KAY

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 6 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

PENSAMIENTO Y CARÁCTER

El Aforismo, “Como un hombre piensa en su corazón, así es él,” no sólo abarca su ser, sino que llega a comprender cada condición y circunstancia de su vida. Un hombre es literalmente lo que piensa, siendo su carácter la suma de todos sus pensamientos. Así como una planta brota de su semilla, y no podría ser de otra manera, así cada acción de un hombre brota de las semillas invisibles del pensamiento, y no podrían existir sin ellas. Lo anterior es aplicable por igual a aquellos actos considerados “espontáneos” y “no premeditados” como a aquellos que son deliberadamente ejecutados. Las acciones son brotes del pensamiento, y la dicha y el sufrimiento son sus frutos; De este modo el hombre cosecha los frutos dulces y amargos que él mismo siembra.

Los pensamientos en la mente nos hacen lo que somos. Nos forjan y modelan. Si

albergas en tu mente pensamientos inferiores, el dolor te seguirá como sigue el arado al

buey

Si en cambio tus pensamientos son elevados, te seguirá la dicha como tu propia

sombra, es un hecho.

El desarrollo del hombre está gobernado por leyes, no por artificios, y la ley de causa y efecto es tan absoluta e inevitable en el reino oculto de los pensamientos como lo es en el mundo de los objetos visibles y materiales. Un carácter admirable no es asunto de azar o de favor, sino el resultado natural de un constante esfuerzo en albergar los pensamientos correctos, el efecto de una muy larga y apreciada asociación con pensamientos admirables. Un carácter innoble y bestial, por el mismo proceso, es el resultado de pensamientos viles albergados continuamente.

Él es hecho o deshecho por sí mismo; en la armonía del pensamientos forja las armas con las que se destruye; también elabora las herramientas con las que construye para sí mansiones celestiales de felicidad fortaleza y paz. Con la elección y aplicación de los pensamientos correctos el hombre asciende a la perfección divina; Con la aplicación y el abuso de los pensamientos incorrectos, desciende bajo el nivel de las bestias. Entre estos dos extremos están todas las categorías del carácter, y el hombre es su maestro y hacedor.

De todas las maravillosas verdades del alma que han sido recuperadas y redescubiertas en esta era, ninguna más grandiosa y fecunda de divina promesa y esperanza que esta – el hombre es el amo del pensamiento, forjador del carácter, creador y modelador de condiciones, entorno y destino.

Como un ser de Poder, Inteligencia y Amor, y señor de sus propios pensamientos, el hombre posee la llave de cada situación, y lleva consigo la agencia de transformación y regeneración por la cual hace de sí mismo lo que quiere.

El hombre es siempre el amo y señor, aún en su estado de mayor debilidad y abandono; pero en su debilidad y degradación es el amo necio que gobierna mal sus asuntos. Cuando empieza a reflexionar acerca de su condición, y a buscar diligentemente la Ley que lo llevó a ese estado, se transforma en el amo sabio, canalizando inteligentemente su energía, y elaborando pensamientos fructíferos. Ese es el amo sabio, y el hombre sólo puede llegar a serlo descubriendo dentro de sí mismo las leyes del pensamiento; descubrimiento que es resultado de aplicación, auto-análisis, y experiencia.

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 7 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Solamente después de mucho buscar y excavar el oro y los diamantes son obtenidos, y el hombre puede encontrar cada verdad asociada con su ser si cava con determinación en lo profundo de su alma; y probará inequívocamente que es forjador de su carácter, modelador de su vida, y constructor de su destino, si vigila, controla, y altera sus pensamientos, siguiendo el rastro de sus efectos en sí mismo, en otros, en su vida y circunstancias, enlazando causa y efecto con práctica e investigación pacientes, y utilizando cada experiencia, aún la más trivial, cada hecho cotidiano, como medios para obtener el conocimiento de sí mismo que es Entendimiento, Sabiduría, Poder. En ese sentido, como en ningún otro, está la ley absoluta “Aquel que busque encontrará; a aquel que toque la puerta ésta se le abrirá”; sólo con paciencia, práctica, e impertinencia incesante puede un hombre entrar por la Puerta del Templo del Conocimiento.

EFECTO DEL PENSAMIENTO EN LAS CIRCUNSTANCIAS

La mente de un hombre se compara a un jardín, que puede ser inteligentemente cultivado o ser abandonado y llenarse de hierbas; pero sea cultivado o descuidado, está destinado a producir. Si no se siembran semillas útiles, entonces semillas de hierba mala caerán, crecerán en abundancia y se reproducirán.

Al igual que un jardinero cultiva su parcela, manteniéndola libre de mala hierba, cultivando las flores y frutos que requiere, así debe también el hombre atender el jardín de su mente limpiándola de pensamientos dañinos, inútiles e impuros, y cultivando hasta la perfección las flores y frutos de pensamientos correctos, útiles y puros. Sólo siguiendo este proceso el hombre tarde o temprano descubre que él es el jardinero maestro de su espíritu, director de su vida. También descubre en sí mismo, las leyes del pensamiento, y entiende, cada vez con mayor precisión, cómo la fuerza del pensamiento y los elementos de la mente operan en la formación de su carácter, sus circunstancias y su destino.

El pensamiento y el carácter son uno solo, y mientras el carácter sólo se manifiesta y descubre a través de las circunstancias, el entorno de la vida de una persona siempre estará en armonía con su estado interior. Esto no significa que las circunstancias de una persona en un momento dado son un indicador de todo su carácter, sino que aquellas circunstancias están íntimamente conectadas con algún elemento vital de pensamiento en su interior que, en ese momento, es indispensable para su desarrollo.

Cada hombre está donde está por la ley de su propio ser. Los pensamientos que ha construido en su carácter lo han llevado allí, y en la disposición de su vida no hay elemento de azar, sino el resultado de una ley que no puede fallar. Esto es cierto tanto para aquellos que se sienten descontentos con su entorno como para aquellos que están satisfechos con él.

Como ser de evolución y progreso, el hombre está en un punto en el que debe aprender que ha de crecer; y mientras aprende la lección espiritual que cada circunstancia le ofrece, ésta termina y da lugar a otras circunstancias.

El hombre es abofeteado por las circunstancias mientras se piense a sí mismo como un ser creado por las condiciones exteriores, pero cuando se da cuenta de que es un poder creativo, y que puede manejar las tierras y semillas de su ser de las que las circunstancias nacen, se convierte en el dueño y señor de sí mismo.

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 8 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

El hombre que por algún tiempo ha practicado el autocontrol y la auto purificación sabe que las circunstancias nacen de los pensamientos, porque ha notado que las alteración de sus circunstancias ha estado en exacta relación con la alteración de su estado mental. De este modo, es verdad que cuando un hombre tenazmente se dedica a subsanar los defectos de su carácter, y realiza un progreso rápido y marcado pasa rápidamente por una sucesión de cambios repentinos.

El alma atrae aquello que secretamente alberga; aquello que ama, y también aquello que teme; alcanza la cúspide de sus más preciadas aspiraciones, cae al nivel de sus más impuros deseos; y las circunstancias son los medios por los que el alma recibe lo que es suyo.

Cada semilla de pensamiento sembrado dejado caer en la mente, y que hecha raíces, se reproduce a sí misma, floreciendo tarde o temprano en acciones, produciendo sus propios frutos de oportunidad y circunstancias. Buenos pensamientos producen buenos frutos, malos pensamientos malos frutos.

El entorno de las circunstancias toma forma en el mundo interno de los pensamientos, y todas las condiciones externas, agradables y desagradables, son factores que finalmente existen para el bien del individuo, el hombre aprende tanto sufriendo como disfrutando.

Siguiendo los más íntimos deseos, aspiraciones, pensamientos, por los cuales se deja dominar (persiguiendo visiones engañosas de impura imaginación, o caminando con pie firme el camino de elevadas aspiraciones), el hombre finalmente recibe por completo los frutos de estos en el entorno de su vida.

Las leyes del crecimiento y adaptación se cumplen en todo lugar.

Un hombre no llega a un asilo de ancianos o la cárcel por la tiranía del destino o las circunstancias, sino por el camino de pensamientos serviles y bajos deseos. No cae un hombre de pensamientos puros de repente en el crimen por estrés o por fuerzas meramente externas; pensamientos criminales han sido secretamente albergados en el corazón, y la hora de la oportunidad revela su poder acumulado.

Las circunstancias no hacen al hombre; lo revelan a sí mismo. No puede existir condición tal como descender en el vicio mientras la persona sufre por sus inclinaciones viciosas; o ascender en la virtud y su felicidad pura sin el cultivo continuado de aspiraciones virtuosas; el hombre, por lo tanto, como amo y señor del pensamiento, es el hacedor de sí mismo, el formador y autor de su entorno. Aún en el nacimiento el alma se revela, y en cada paso de su peregrinación atrae aquella combinación de condiciones que la revelan, que son el reflejo de su propia pureza o impureza, su fortaleza y debilidad.

Los hombres no atraen aquello que quieren, sino aquello que son. Sus antojos, caprichos, y ambiciones se frustran a cada paso, pero sus más íntimos pensamientos y deseos se alimentan de sí mismos, sean estos sucios o limpios. La “divinidad que nos da forma” está dentro de nosotros mismos; somos Nosotros Mismos. El hombre está maniatado sólo por sí mismo. El pensamiento y la acción son los carceleros del destino – ellos nos apresan, si son bajos; ellos son también ángeles de Libertad – nos liberan, si son nobles.

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 9 de

Autoestima: El primer escalón del Éxito

No consigue el hombre aquello que desea y por lo que ora, sino aquello que con justicia se gana. Sus deseos y plegarias sólo son gratificadas y atendidas cuando armonizan con sus pensamientos y acciones.

A la luz de esta verdad, ¿cuál es entonces el sentido de “Luchar contra las

circunstancias?” Significa que el hombre está continuamente revelándose contera el efecto exterior, mientras todo el tiempo está nutriendo y preservando la causa en su corazón.

Esta causa puede tomar la forma de un vicio consciente o de una debilidad inconsciente; pero cualquiera sea, tercamente retarda los esfuerzos de su poseedor, que de ese modo clama por una cura.

El hombre está ansioso de mejorar sus circunstancias, pero no está tan deseoso de

mejorarse a sí mismo; por eso permanece atado. El hombre que no se encoge ante su propia crucifixión nunca fallará en alcanzar el objetivo que se traza en su corazón, esto es tan cierto en las cosas terrenales como divinas. Aún el hombre cuyo único objetivo es alcanzar prosperidad debe estar preparado para realizar grandes sacrificios personales antes que pueda lograr su objetivo; ¿y cuánto más preparado aquel que quiera lograr una vida próspera y equilibrada?.

Este es un hombre miserable y pobre. Está extremamente ansioso deseando que el confort de su entorno y su hogar mejoren, aun así todo el tiempo es mezquino en su trabajo, y se considera justificado al tratar de engañar a su empleador basado en lo miserable de su sueldo. Tal hombre no entiende los simples rudimentos de los principios que son la base de la prosperidad, y no sólo está incapacitado para alzarse sobre su miseria, sino que atrae aún mayores miserias al albergar y actuar siguiendo sus pensamientos indolentes, falsos y cobardes.

Este es un hombre rico que es víctima de una penosa y persistente enfermedad resultado de la glotonería. Está dispuesto a gastar enormes sumas de dinero para curarse, pero no está dispuesto a sacrificar su glotonería. Quiere satisfacer su gusto con comidas poco saludables y gozar a la vez de buena salud. Tal hombre es totalmente incapaz de gozar de buena salud, porque no ha aprendido los principios básicos de una vida saludable.

Este es un empleador que adopta medidas deshonestas para evitar el pago de sueldos reglamentarios, y, en el afán de mejorar sus ingresos, reduce los sueldos de los empleados. Tal hombre no está preparado para la prosperidad, y cuando sus finanzas y su prestigio se encuentren en bancarrota, el culpará a las circunstancias, sin siquiera saber que es él mismo el autor de su condición.

He presentado estos tres casos solamente para ilustrar la verdad de que el hombre es la causa (aunque casi siempre sin ser consciente) de sus circunstancias, y que, mientras aspira un buen fin, continuamente frustra su cometido al estimular pensamientos y deseos que no armonizan con ese fin. Tales casos pueden modificarse y multiplicarse casi indefinidamente, pero no es necesario, porque el lector podrá, si así lo resuelve, rastrear el efecto de las leyes del pensamiento en su propia mente y en su propia vida, y hasta que lo logre, meros hechos externos no servirán como base de su razonamiento.

Las circunstancias, sin embargo, son tan complicadas, el pensamiento está tan profundamente enraizado, y las condiciones de felicidad varían tanto entre individuos, que

Autoestima: El primer escalón del Éxito

la condición del alma del hombre en su totalidad (aunque él la conozca) no puede juzgarse de otro modo que no sea por el aspecto externo de su vida.

Un hombre puede ser honesto en cierta dirección, y aún así sufrir de privaciones; un hombre puede ser deshonesto en cierta dirección, y aún así adquirir riquezas; pero la conclusión usual de que el primero falla debido a su particular honestidad, y que el segundo es próspero gracias a su particular deshonestidad, es resultado de un juicio superficial, que asume que el deshonesto es corrupto casi por completo, y el honesto es casi enteramente virtuoso. A la luz de un profundo conocimiento y mayor experiencia, tal juicio se encontrará erróneo. El deshonesto ha de tener algunas virtudes admirables que el otro no posee; y el honesto vicios dañinos que están ausentes en el otro. El hombre honesto cosecha los buenos resultados de sus pensamientos y actos honestos; también atrae el sufrimiento que su vicio produce; El deshonesto del mismo modo cosecha sus propios sufrimientos y dichas.

La vanidad humana se complace al creer que uno sufre por causa de su virtud; pero hasta que el hombre haya extirpado cada pensamiento malsano, amargo e impuro de su mente, y limpiado cada mancha pecaminosa de su alma, no estará en posición de saber y decir que sus sufrimientos son resultado de su buenas, y no de sus malas cualidades; y en el camino de la perfección, habrá encontrado funcionando en su mente y en su vida, la Gran Ley que es absolutamente justa, y que no da bien por mal, ni mal por bien. En posesión de tal conocimiento, entenderá, mirando atrás en su pasada ignorancia y ceguera, que su vida se desarrolla, y siempre se desarrolló, con justicia, y que todas sus experiencias pasadas, buenas y malas fueron fruto imparcial de su propio ser en proceso de evolución.

Buenos pensamientos y acciones jamás pueden producir malos resultados; malos pensamientos y acciones no pueden jamás producir buenos resultados. Esto no es otra cosa que afirmar que no puede cosecharse más que trigo del trigo, u ortiga de la ortiga. El hombre entiende esto en el mundo natural, y trabaja con ese conocimiento; pero pocos lo entienden en el mundo moral y mental (aunque esta operación es tan simple y directa), y por lo mismo no cooperan con esa ley.

El sufrimiento es siempre el efecto de los pensamientos equivocados en alguna dirección. Es indicador de que el individuo está fuera de armonía consigo mismo, con la ley de su ser. El único y supremo uso del sufrimiento es la purificación, quemar todo aquello que es inútil e impuro. El sufrimiento cesa para quien es puro. No hay sentido en quemar el oro después que la escoria se ha retirado, y un ser perfectamente puro e iluminado no puede sufrir.

Las circunstancias por las que un hombre se encuentra con el sufrimiento son el resultado de su propia falta de armonía mental, las circunstancias por las que el hombre se encuentra con la buenaventura son los resultados de su propia armonía mental. Buenaventura, no posesiones materiales, es la medida del pensamiento correcto; la infelicidad, no la falta de posesiones materiales, es la medida del pensamiento errado. Un hombre puede ser desgraciado y ser rico; puede ser bendito y pobre. La buenaventura y riqueza sólo se juntan cuando la riqueza es empleada correctamente y con sabiduría; y el hombre pobre sólo desciende a la miseria cuando considera su destino como una carga injustamente inflingida.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

La indigencia y la indulgencia son dos extremos de la miseria. Ambas son igualmente innaturales y el resultado de un desorden mental. Un hombre no está correctamente adaptado hasta que es un ser feliz, saludable y próspero; y la felicidad, salud y prosperidad son el resultado de la armonía entre su mundo interno y externo, del hombre con su entorno.

Un hombre sólo empieza a ser hombre cuando deja de lamentarse y maldecir, y comienza a buscar la justicia oculta que gobierna su vida. Y al adaptar su mente a este factor gobernante, cesa de acusar a otros como la causa de su situación, y se forja a sí mismo con pensamientos nobles y fuertes; deja de patalear contra las circunstancias, y empieza a utilizarlas como ayuda para progresar más rápido, y como un medio para descubrir el poder y las posibilidades ocultas dentro de sí.

Ley, y no confusión, son el principio dominante del universo; justicia, no injusticia, es el espíritu y sustancia de la vida; rectitud, y no corrupción, es la fuerza moldeadora y motivadora que gobierna el espíritu del mundo. Siendo esto así, el hombre no tiene opción más que descubrir que el universo funciona correctamente, y al rectificarse, encontrará que mientras cambia sus pensamientos respecto a las situaciones y la gente, las situaciones y la gente cambiarán respecto a él.

La prueba de esta verdad está en cada persona, y por ello puede verificarse fácilmente mediante una introspección y auto-análisis sistemáticos. Cambie un hombre radicalmente sus pensamientos, y se asombrará de la rápida transformación que operará en las condiciones materiales de su vida.

El hombre imagina que puede mantener en secreto sus pensamientos, pero no puede; rápidamente estos se cristalizan en hábitos, y los hábitos toman forma de circunstancias. Pensamientos indulgentes se cristalizan en hábitos de indulgencia respecto a la bebida y el sexo, que toman forma de destrucción y padecimiento; pensamientos impuros de todo tipo se cristalizan en hábitos de desorientación y debilidad, que toman forma de circunstancias de perturbación y adversidad; pensamientos de temor, duda e indecisión se cristalizan en hábitos de debilidad, falta de hombría e irresolución, que toman forma de circunstancias de fracaso, indigencia, y dependencia; pensamientos de pereza se cristalizan en hábitos de desaseo y deshonestidad, que toman forma de circunstancias de inmundicia y mendicidad; pensamientos de odio y condena se cristalizan en hábitos de acusación y violencia, que toman forma de circunstancias de injuria y persecución; pensamientos narcisistas de todo tipo se cristalizan en hábitos egoístas, que toman forma de circunstancias de mayor o menor angustia.

Por otro lado, pensamientos nobles de cualquier tipo se cristalizan en hábitos de gracia y bondad, que toman forma de circunstancias de felicidad y cordialidad; pensamientos puros se cristalizan en hábitos de temperancia y dominio de sí mismo, que toman forma de circunstancias de paz y tranquilidad; pensamientos de valentía, auto- confianza y decisión se cristalizan en hábitos valerosos, que toman forma de circunstancias de éxito, plenitud y libertad; pensamientos llenos de energía se cristalizan en hábitos de pulcritud y laboriosidad, que toman forma de circunstancias placenteras; pensamientos nobles y caritativos se transforman en hábitos de generosidad, que toman formas de circunstancias de protección y preservación; pensamientos de amor y generosidad cristalizan en hábitos de desprendimiento, que toman forma de circunstancias de prosperidad perdurable y riqueza verdadera.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

La persistencia en una sucesión dada de pensamientos, sean estos buenos o malos, no falla en producir resultados en el carácter y las circunstancias. Un hombre no puede escoger directamente sus circunstancias, pero puede escoger sus pensamientos, y de ese modo, indirectamente, pero con certeza, dar forma a sus circunstancias.

La naturaleza se encarga de ayudar a todos los hombres en la satisfacción de los pensamientos que lo dominan, y le presenta las oportunidades que hagan realidad de la manera más rápida tanto sus pensamientos constructivos como destructivos.

Cese un hombre de pensar pecaminosamente, y el mundo se ablandará para él, y estará listo para ayudarlo, deje de lado sus pensamientos débiles y enfermizos, y oh! las oportunidades nacerán en cada mano para ayudarlo en sus resoluciones; motive buenos pensamientos, y no habrá fatalidad que lo ate a la miseria y la vergüenza. El mundo es tu calidoscopio, y la variedad y combinación de colores que a cada momento te presenta son las imágenes exquisitamente ajustadas de tus pensamientos siempre en movimiento.

Serás lo que has que ser. Que la derrota encuentre su falsa felicidad en lo que cree que es tu realidad pero tu espíritu la desprecia Domina el tiempo y conquista el espacio; vence aquella vanidosa embaucadora, “la suerte” derrota a la circunstancia, la pone a su servicio

El deseo humano, que poder descendiente de un espíritu inmortal puede hacer un camino a cualquier objetivo aunque murallas inmensas se opongan No te impacientes cuando intentes que cuando logres entender que tu espíritu es quien manda hasta los dioses han de obedecer

EFECTO DEL PENSAMIENTO EN LA SALUD DEL CUERPO

El cuerpo es el siervo de la mente, obedece a las operaciones de la mente, sean estos deliberados o automáticos. Siguiendo pensamientos indebidos el cuerpo rápidamente se hunde en la enfermedad y el decaimiento; siguiendo pensamientos virtuosos se viste de juventud y belleza.

La salud y la enfermedad, al igual que las circunstancias, tienen su raíz en los pensamientos, pensamientos enfermizos se expresan a través de un cuerpo enfermo. Se ha sabido que los pensamientos de temor matan a un hombre tan rápido como una bala, y continuamente matan miles de gentes, tal vez no tan rápido, pero sí con igual efectividad. La gente que vive con temor a las enfermedades es la gente que las contrae. La ansiedad rápidamente debilita el cuerpo, y lo deja expuesto a la enfermedad; mientras pensamientos impuros, aunque no tengan un origen físico, pronto destruirán el sistema nervioso.

Pensamientos energéticos, de pureza y dicha producen en el cuerpo vigor y gracia. El cuerpo es un instrumento muy delicado y plástico, que responde rápidamente a los pensamientos que lo dominan, y los hábitos de pensamiento producirán sus efectos sobre él, sean estos buenos o malos.

El hombre continuará teniendo sangre impura y envenenada mientras sus pensamientos sean impuros. De un corazón limpio emana una vida y un cuerpo limpios. De una mente contaminada proceden una vida y un cuerpo corruptos. El pensamiento es la

Autoestima: El primer escalón del Éxito

fuente de toda acción, de la vida y su manifestación; construye una fuente que sea limpia y todo será puro.

El cambio de dieta no ayudará a un hombre que no cambia sus pensamientos. Cuando un hombre purifica sus pensamientos, no deseará más comida impura. Si deseas perfeccionar tu cuerpo, sé celoso con tu mente. Si quieres renovar tu cuerpo, embellece tu mente. Pensamientos de malicia, envidia, decepción, desaliento, le arrebatan al cuerpo su gracia y salud. Una cara amarga no es cuestión de azar, sino de pensamientos amargos. Las arrugas que desfiguran están hechas por la necedad, la pasión y el orgullo.

Conozco una mujer de noventa y seis años que posee la inocente y luminosa cara de una niña. Conozco un hombre que no alcanza la mediana edad cuya cara está desfigurada por líneas sin armonía. Una es el resultado de una disposición dulce y vívida, el otro el resultado de la pasión y el descontento.

Así como no puedes tener un hogar saludable y dulce si no dejas entrar libremente el aire y la luz del sol en las habitaciones, así un cuerpo vívido, feliz, o un rostro sereno sólo puede ser resultado de dejar entrar libremente en la mente pensamientos felices, buenos deseos y serenidad.

En la cara de los ancianos hay arrugas producidas por la simpatía. Otras por pensamientos puros y vigorosos; y otras talladas por la pasión: ¿quién no puede distinguirlas? Para aquellos que han vivido correctamente, la edad trae calma, paz, como una puesta de sol. Recientemente he observado a un filósofo en su lecho de muerte. Era viejo sólo de años, murió tan dulce y calmadamente como vivió.

No hay mejor medicina que los pensamientos felices para disipar los males del cuerpo; no hay mejor reconfortante que la buena voluntad para disipar las sombras de la pena y la amargura. Vivir continuamente con pensamientos malévolos, cínicos, y envidiosos, es confinarse en una prisión hecha por uno mismo. Pero pensar bien de todos, ser amable con todos, y pacientemente aprender a encontrar el lado bueno de las cosas – tales pensamientos son las verdaderas puertas del cielo; y vivir el día a día en pensamientos de paz hacia toda criatura atraerá paz en abundancia a su poseedor.

PENSAMIENTOS Y PROPÓSITO

Hasta que el pensamiento no esté acompañado de un propósito no habrá logro inteligente alguno. La mayoría permite que sus pensamientos naveguen sin rumbo y a la deriva por el océano de la vida. Tal falta de propósito es un vicio, y no ha de permitirla aquel que quiere estar a salvo de la catástrofe y la destrucción.

Quien no tiene un propósito central en su vida cae presa fácil de preocupaciones banales, miedos, problemas, y auto-compasión, y así se dirige, tan seguro como si lo

buscara con intención (aunque por un camino distinto), al fracaso, la infelicidad, la pérdida

de lo querido, porque la debilidad no puede perdurar en un universo de poder.

El hombre debe concebir un propósito legítimo en su corazón, y luchar por alcanzarlo. Debe hacer de este propósito el centro de sus pensamientos. Puede tomar

forma de un ideal espiritual, o puede ser un objeto terrenal, de acuerdo con su naturaleza

y los tiempos; pero cualquiera sea, debe firmemente enfocar la fuerza de sus

pensamientos hacia el objetivo que tiene ante él. Debe hacer de este propósito su tarea

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 14

Autoestima: El primer escalón del Éxito

suprema, y debe dedicarse por completo a conseguirlo, evitando que sus pensamientos

divaguen en caprichos, antojos y fantasías, este es el camino real del dominio de sí mismo

y la verdadera concentración del pensamiento. Aún si falla una y otra vez en alcanzar su

propósito (como tiene que suceder hasta que venza su debilidad), la fuerza de carácter ganado será la verdadera medida de su poder y su conquista, y formará un nuevo punto de partida para la victoria y el poder futuros.

Quienes no están preparados para un propósito grandioso, deberán fijar sus pensamientos en ejecutar sin faltas su asignación, no importa qué insignificante pueda parecer. Sólo de esta manera pueden los pensamientos ser concentrados y enfocados, y la energía y la resolución pueden desarrollarse, y una vez logrado esto, no habrá nada que no se pueda lograr.

El alma más débil, conocedora de su debilidad, y creyendo esta verdad – que el poder sólo puede ser desarrollado con esfuerzo y práctica , podrá aplicarla en sí misma, y añadiendo esfuerzo al esfuerzo, paciencia a la paciencia, y fuerza a la fuerza nunca dejará de crecer, y al final crecerá con fuerza divina.

Así como el hombre físicamente débil puede fortalecerse mediante un cuidadoso y paciente ejercicio, así el hombre de pensamientos débiles puede convertirlos en poderosos ejercitándose a sí mismo en el pensar correcto.

Eliminar la falta de propósito y la debilidad, y empezar a pensar con propósito, es ascender al rango de aquellos que sólo reconocen el fracaso como uno de los caminos al éxito; quienes hacen que las circunstancias les sirvan, y quienes piensan con fortaleza, se lanzan con fiereza, y vencen con maestría.

Habiendo concebido su propósito, el hombre debe marcar mentalmente una línea

recta que lo lleve a su objetivo, sin mirar a la derecha ni a la izquierda. La duda y el miedo deben excluirse rigurosamente; son elementos que desintegran, que rompen la línea recta del esfuerzo, y la desvían, son inútiles, ineficaces. Los pensamientos de duda y temor nunca han logrado una meta, y nunca podrán. Siempre conducen al fracaso. El propósito,

la energía, el poder, y los pensamientos enérgicos se detienen cuando la duda y el temor

se arrastra entre ellos.

La decisión y el propósito emanan de saber lo que podemos hacer. La duda y el miedo son los grandes enemigos del conocimiento, y aquel que los aliente, y no los elimine, encontrará la frustración a cada paso.

Aquel que haya conquistado la duda y el miedo ha conquistado al fracaso. Cada uno

de sus pensamientos está aliado al poder, y las dificultades son valientemente enfrentadas

y derrotadas con sabiduría. Sus propósitos son sembrados oportunamente, y florecen y producen frutos que caerán de tan maduros.

El pensamiento aliado fuertemente al propósito se convierte en una fuerza creativa; aquel que comprenda esto está listo para transformarse en un ser superior y más fuerte que un simple atado de pensamientos vacilantes y sensaciones cambiantes. Quien logre esto se habrá convertido en al amo consciente e inteligente de sus poderes mentales.

EL FACTOR PENSAMIENTO EN EL ÉXITO

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Todo lo que el hombre logra y todo en lo que falla es resultado directo de sus pensamientos. En un universo gobernado con justicia, en el que la falta de equidad significaría la destrucción total, la responsabilidad individual ha de ser absoluta. La debilidad y fortaleza de un hombre, su pureza e impureza, son suyas, y de nadie más; son labradas por él mismo, y no por otro, y pueden ser alteradas sólo por él, nunca por otro. Su condición es también suya y de nadie más. Su sufrimiento y su felicidad emanan de adentro. Como él piense, así es él; como siga pensando, así seguirá siendo.

Un hombre fuerte no puede ayudar a uno débil a menos que el débil desee ser ayudado, más aún, el débil ha de hacerse fuerte por sí mismo; debe, con su propio esfuerzo, desarrollar la fortaleza que admira en otro. Nadie más que él puede alterar su condición.

Ha sido habitual para el hombre pensar y decir. “Muchos hombres son esclavos porque uno es opresor, odiemos al opresor.” Actualmente, sin embargo, hay una pequeña y creciente tendencia de invertir dicho juicio y decir, “Un hombre es opresor porque muchos son esclavos; despreciemos a los esclavos.” La verdad es que opresor y esclavo cooperan en su ignorancia, y, mientras parece que se afligen el uno al otro, se afligen en realidad a ellos mismos. Un conocimiento perfecto percibirá la acción de la ley en la debilidad del oprimido y en el poder mal aplicado del opresor; un Amor perfecto, al ver el sufrimiento que ambos estados implica, no condena a ninguno; una Compasión perfecta abraza a ambos, opresor y oprimido.

Aquel que ha conquistado a la debilidad, y ha alejado de sí pensamientos egoístas, no pertenece a opresores ni a oprimidos. Él es libre.

Un hombre sólo puede elevarse, conquistar y alcanzar el éxito, elevando sus pensamientos. Sólo puede permanecer débil, abatido y miserable al negarse a elevar sus pensamientos.

Antes de que un hombre pueda lograr cualquier meta, aun metas terrenales, debe elevar sus pensamientos por encima del esclavismo animal y la indulgencia. No ha de

rendirse, si quiere triunfar, ante su animalidad ni egoísmo, de ninguna manera; pero una parte de él debe, al menos, ser sacrificada. Un hombre cuyo pensamiento principal es de indulgencia animal no puede pensar claramente, ni planear metódicamente; Si no empieza

a

controlar con valentía sus pensamientos, no está en capacidad de controlar otros asuntos

y

adoptar responsabilidades serias. No está preparado para actuar de forma independiente

y

por sí solo. Pero sólo lo limitan los pensamientos que él escoge.

No puede haber progreso ni logro sin sacrificio, y el éxito terrenal de un hombre se logrará en la medida que sacrifique sus pensamientos animales y confusos, y concentre su mente en el desarrollo de planes, y el fortalecimiento de su resolución y auto-confianza. Y mientras más elevados sean sus pensamientos, se convertirá en alguien más valeroso, grande y correcto, mayores serán sus logros, benditos y duraderos serán sus éxitos.

El universo no favorece al codicioso, al deshonesto, al vicioso, aunque superficialmente a veces pareciera hacerlo; ayuda al honesto, al magnánimo, al virtuoso. Todos los grandes Maestros de todas las eras han declarado esto de distintas maneras, y para probarlo y entenderlo el hombre no tiene más que persistir en hacerse más y más virtuoso elevando sus pensamientos.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Los logros intelectuales son el resultado de un pensamiento consagrado a la búsqueda del conocimiento, o de la belleza y la verdad en la naturaleza. Tales logros pueden estar a veces ligados a la vanidad y la ambición pero no son el resultado de estas características; son el resultado natural de un arduo y prolongado esfuerzo, y de pensamientos puros y desinteresados.

Los logros espirituales son la consumación de aspiraciones divinas. Aquel que vive constantemente en la concepción de nobles y elevados pensamientos, que vive puro y desinteresado, se convertirá, tan seguro como que el sol alcanza su cúspide, y la luna llega a ser llena, en un hombre sabio y noble de carácter, y se elevará a una posición de influencia y buena fortuna.

El éxito, de cualquier tipo, es la corona del esfuerzo, la diadema del pensamiento. Con la ayuda del dominio de sí mismo, resolución, pureza, rectitud, y pensamientos bien orientados, el hombre asciende; llevado por la irracionalidad, indolencia, impureza, corrupción, y pensamientos confusos el hombre desciende.

Un hombre puede elevarse a grandes hazañas terrenales, e incluso a sublimes altitudes en el mundo espiritual, y descender otra vez a la miseria al permitir que pensamientos arrogantes, egoístas y corruptos lo posean.

Las victorias obtenidas mediante el pensamiento correcto pueden ser conservadas sólo con vigilancia. Muchos cesan sus esfuerzos cuando el éxito está asegurado, y rápidamente caen en la derrota.

Todo logro, sea en los negocios, intelectual, o espiritual, son el resultado de pensamientos orientados con definición, están gobernados por la misma ley y por el mismo método; la única diferencia es el objetivo.

Aquel que quiera lograr poco ha de sacrificar poco; quien quiera lograr mucho ha de sacrificar mucho; quien quiera lograr grandezas debe sacrificar grandemente.

VISIÓN E IDEALES

Los soñadores son los salvadores del mundo. Así como el mundo visible se sostiene por fuerzas invisibles, así el hombre, entre todos sus juicios, pecados y vocaciones sórdidas, se nutre de las visiones de belleza de sus soñadores solitarios. La humanidad no puede olvidar a sus soñadores, no puede dejar sus ideales desaparecer y morir; la humanidad vive en estos, los conoce como las realidades que un día serán vistas y conocidas.

Los compositores, escultores, pintores, poetas, profetas, visionarios, ellos son los hacedores del mundo, los arquitectos del cielo. El mundo es bello porque ellos vivieron, sin ellos la laboriosa humanidad perecería.

Aquel que lleva en el corazón una visión maravillosa, un ideal noble, algún día lo realizará. Colón llevó en su corazón la visión de otro mundo, y lo descubrió; Copérnico impulsó la visión de muchos mundos y un universo más extenso, y lo descubrió; Buda contempló una visión de un mundo espiritual de santidad y paz perfecta, y entró en él.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Valora tus visiones; valora tus ideales; valora la música que agita tu corazón, la belleza que se forma en tu mente, la gracia que viste tus más puros pensamientos, de ellos crecerán condiciones encantadoras, un ambiente celestial; de ellas se construirá, si te mantienes fiel, tu mundo.

Querer es poder; soñar es lograr. ¿Deberán los bajos deseos del hombre recibir la máxima gratificación, y sus aspiraciones más puras morir sin sustento? Esa no es la ley: Tal condición nunca ocurrirá: “Pide y recibirás”.

Sueña nobles sueños, y mientras sueñes te convertirás. Tu visión es la promesa de lo que un día serás. Tu ideal es la profecía de lo que un día llegarás a revelar.

Los logros más grandes fueron al inicio y por un tiempo un sueño. El roble duerme en la bellota; el ave espera en el huevo; y en la más elevada visión del alma un ángel de la guarda se agita. Los sueños son las semillas de la realidad.

Tus circunstancias pueden no ser de tu agrado, pero no han de seguir siendo las mismas si concibes un ideal y luchas por alcanzarlo. Tú no puedes movilizarte por dentro y permanecer estático por fuera.

Este es un joven oprimido por la pobreza y el trabajo; confinado largas horas en un taller insalubre; sin escuela, y sin el arte del refinamiento. Pero sueña con cosas mejores; piensa en la inteligencia y el refinamiento, en gracia y belleza. Concibe, y crea con su mente, una vida ideal; la visión de una libertad más amplia y miras más elevadas toma posesión de él; la ansiedad lo lleva a la acción, y utiliza todo su tiempo libre y sus medios, aunque sean pequeños, al desarrollo de sus poderes y talentos ocultos.

Muy pronto su mente ha sido tan alterada que el taller no puede retenerlo más. Se ha convertido en algo tan fuera de armonía con sus pensamientos que queda fuera de su vida como una ropa que es tirada, y, al crecer las oportunidades que encajan con las miras de su creciente poder, se desvanece para siempre.

Años más tarde, vemos a este joven como todo un hombre. Lo encontramos dueño de ciertas fuerzas mentales que esgrime con influencia universal y poder casi inigualado. En sus manos toma los hilos de responsabilidades gigantescas; él habla, y mira! las vidas cambian, hombres y mujeres toman sus palabras y las siguen para modificar su carácter, y, como la luz del sol, se convierte en el centro y eje luminoso alrededor del que innumerables destinos se giran.

Ha realizado la Visión de su juventud. Se ha convertido en uno con su ideal.

Y tú también, joven lector, lograrás la visión (no el deseo ocioso) de tu corazón, sea éste bajo o hermoso, o una mezcla de ambos, porque tu destino siempre te lleva hacia aquello que secretamente más amas. En tus manos será entregado el resultado exacto de tus pensamientos; recibirás lo que te ganes; no más, no menos. Cualquiera sea tu entorno actual, caerás, permanecerás, o te elevarás con tus pensamientos, tu Visión, tu Ideal.

Llegarás a ser tan pequeño como los deseos que te controlan, tan grande como tus aspiraciones dominantes: en las hermosas palabras de Kirkham Davis, “Puedes ser contador, y en breve has de salir por la puerta que por tanto tiempo ha parecido la barrera para tus ideales, y te encontrarás ante una audiencia - el lápiz aún sobre tu oreja, la tinta

Autoestima: El primer escalón del Éxito

aún en tus dedos – y allí y entonces derramar el torrente de tu inspiración. Puedes estar pastando ovejas, y vagarás en la ciudad –bucólico y con la boca abierta; entrarás bajo la intrépida guía del espíritu en el estudio del maestro, y después de un tiempo él te dirá, ‘no tengo nada más que enseñarte.' Y ahora te has convertido en el maestro, quien hace poco soñaba grandezas mientras pastaba ovejas. Dejarás la sierra y el cepillo para tomar en tus manos la regeneración del mundo”.

El descuidado, el ignorante, y el indolente, viendo sólo el efecto aparente de las cosas y no las cosas en sí, habla de suerte, fortuna, y azar. Al ver a un hombre hacerse rico dirán, “¡cuánta suerte tiene!” Al observar a otro hacerse intelectual exclamarán, “¡Que favorecido es!” Y al notar el carácter santo y la gran influencia de otro comentarán, “¡Cómo lo ayuda el azar a cada momento!” Ellos no ven los intentos, fracasos y la lucha que estos hombres han enfrentado voluntariamente para ganar experiencia; no conocen del sacrificio que han hecho, de los esfuerzos intrépidos que se han propuesto, de la fe que han ejercido para lograr lo aparentemente imposible, y realizar la Visión de su corazón. Ellos no saben de la oscuridad y la angustia; sólo ven la luz y la dicha, y la llaman “suerte”; no ven las largas y arduas jornadas, sino sólo contemplan el logro placentero, y lo llaman “buena fortuna”; no entienden el proceso, sino sólo perciben el resultado, y lo llaman “azar”.

En todos los asuntos humanos hay esfuerzos, y hay resultados, y la fortaleza del esfuerzo es la medida del resultado. No la suerte. “Regalos”, poder, posesiones materiales, intelectuales y espirituales son el fruto del esfuerzo; son pensamientos consumados, objetivos alcanzados, visiones realizadas.

La visión que glorifiques en tu mente, el ideal que ganó el trono de tu corazón – Con esto construirás tu vida, en eso te convertirás.

SERENIDAD

La tranquilidad

de

la mente

es una

de las bellas

joyas de la sabiduría,

es

el

resultado de un esfuerzo largo y paciente en el dominio de sí mismo. Su presencia es indicadora de una experiencia madura, y de un conocimiento más que ordinario de las leyes y el funcionamiento del pensamiento.

Un hombre alcanza la tranquilidad en la medida que se entiende a sí mismo como un ser que evoluciona del pensamiento. Para tal conocimiento necesita entender a los otros como el resultado del pensamiento, y mientras desarrolla el entendimiento, y ve con mayor claridad las relaciones internas de las cosas por la acción de causa y efecto, cesa su agitación, su enfado, su preocupación y su congoja, y permanece en equilibrio, inalterable, sereno.

El hombre calmado, habiendo aprendido cómo gobernarse, sabe cómo adaptarse a otros; y estos, a su vez, reverencian su fortaleza espiritual, y sienten que pueden aprender de él, y confiar. Cuanto más tranquilo sea un hombre, mayor es su éxito, su influencia, su poder para el bien. Aún el mercader ordinario encontrará que la prosperidad de sus negocios crece mientras desarrolla un mayor dominio de sí mismo y ecuanimidad, pues la gente siempre ha de preferir hacer tratos con un hombre cuya conducta sea firmemente estable.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

El hombre fuerte y calmado es siempre amado y reverenciado. Es como un árbol que brinda sombra a una tierra sedienta, o una roca en la que resguardarse de una tormenta. ¿Quién no ama un corazón tranquilo, una vida dulcemente templada y balanceada? No importa si llueve o hay sol, o qué cambios ocurran en el poseedor de estas bendiciones, pues serán siempre dulces, serenos y calmados. Aquel equilibrio de carácter que nosotros llamamos serenidad es la lección final de la cultura; es el florecimiento de la vida, el fruto del alma. Es precioso como la sabiduría, ha de ser más deseado que el oro – sí, más que el fino oro. Cuán insignificante se ve quien sólo busca el dinero en comparación con una vida serena – una vida que mora en el océano de la Verdad , por debajo de las olas, fuera del alcance de las tempestades, ¡en Eterna Calma!

Cuánta gente conocemos que envenena sus vidas, arruina todo lo que es dulce y bello con un temperamento explosivo, destruyen el equilibrio de su carácter, ¡y hacen mala sangre! Es una cuestión si la gran mayoría de gente no arruina sus vidas, y estropea su felicidad por falta de dominio de sí mismos. Cuán poca gente conocemos en la vida con un carácter balanceado, que tiene ese exquisito equilibrio que es característico de un carácter refinado.

Sí, la humanidad emerge con pasión descontrolada, es turbulenta con amargura ingobernada, está casi arruinada por la ansiedad y la duda. Sólo el hombre sabio, sólo aquel cuyos pensamientos están controlados y purificados, hace que los vientos y las tormentas del alma le obedezcan.

Almas sacudidas por la tempestad, donde quieran que estén, sea cual fuere la condición bajo la que viven – en el océano de la vida las islas de dicha sonríen, y la orilla soleada de tu ideal espera tu venida. Mantén tu mano firme sobre el timón de tus pensamientos. En la barca de tu alma se reclina el Maestro al mando; sólo esta dormido; despiértalo. El control de ti mismo es poder; el Pensamiento correcto es maestría, la Calma es poder, di dentro en tu corazón, “la Paz sea contigo”.

Estoy seguro que ser conciente del poder de nuestros pensamientos positivos es un gran motivo para tener ¡Emoción por Vivir¡

Autoestima: El primer escalón del Éxito

53

El Arte de Dirigir tu propia Vida

Todo lo necesario para una vida feliz está dentro de ti, en tu manera de pensar" Marco Aurelio.

La educación más importante que recibimos es la auto educación, es decir, la que nos damos a nosotros mismos. El aprendizaje permanente es hoy una necesidad, y no sólo

en el campo profesional. La complejidad creciente demanda no sólo buenos profesionales,

sino personas que tengan la capacidad de resolver problemas por ellos mismos, que sepan

pensar, que tomen decisiones de calidad. La educación que necesitamos es una educación global que atiende el máximo número de aspectos que componen la compleja realidad personal. Cada persona es un ecosistema complejo, un mundo con muchos aspectos interactuando al mismo tiempo: su psicología, sus emociones, su salud, su inconsciente

Las personas también se hallan en sistemas o contextos que les influyen y que condicionan

su conducta, como por ejemplo la sociedad o la familia. Por lo tanto, podemos afirmar

que hoy es de vital importancia el cultivo de las habilidades directivas.

La administración de nuestros recursos siempre se hace según unos criterios más o

menos conscientes. Siempre respondemos a la pregunta "¿A qué vale la pena que dedique

mi tiempo y mi dinero?" con nuestros actos. Conviene que dediquemos tiempo a pensar los

fines para los cuales administramos. De hecho, la administración de los recursos es sólo un medio que sirve para unos fines que cada uno debe determinar. La administración debe hacerse en función de unos objetivos propios y si no somos conscientes de lo que queremos, de nuestras prioridades, motivaciones, etc. puede pasar fácilmente que administremos nuestro dinero y recursos en función de prioridades ajenas.

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 21

Autoestima: El primer escalón del Éxito

La capacidad de saber guiar la propia vida, de mejorarla y enriquecerla la llamaremos "LIDERAZGO PERSONAL". Sin ella, todos nuestros movimientos no tienen dirección definida: ¿qué le pasaría a un coche que avanza sin saber dónde se dirige? Debemos dirigir nuestra vida si no queremos que otros la dirijan por nosotros.

El liderazgo es hacer las cosas correctas y la administración es hacer las cosas bien.

LIDERAZGO + ADMINISTRACIÓN = Hacer bien las cosas correctas

El liderazgo personal

Ejercer el liderazgo personal es la clave de nuestra libertad, ya que con el liderazgo tomamos decisiones por nosotros mismos e incrementamos la capacidad de decisión de cada persona. Una persona es más libre cuántas más decisiones importantes toma y la contabilidad es una herramienta de la administración de nuestro dinero, pero lo que da sentido a esa administración es el liderazgo.

Ejercer el liderazgo personal nos ayuda a no dejarnos llevar por las presiones de la

Aprender a dirigir nuestra vida es un

proceso que no se acaba nunca. El liderazgo personal es un rol que todos desarrollamos de

una manera u otra. Incluye, por ejemplo:

publicidad, de la sociedad, de nuestros impulsos

- Saber lo que queremos. "¿Qué quiero realmente para mí?" es la pregunta clave.

Es conveniente aclarar la esencia de lo que queremos: podemos querer un coche, un piso, etc. pero sabiendo qué función realizará en nuestra vida, el uso que haremos de él, las necesidades que cubre y sus características.

- Aclarar lo que nos motiva, nuestras expectativas, nuestras intenciones.

Nuestros deseos pueden ser confusos, contradictorios, ambiguos o implícitos (no conscientes). Nuestras intenciones marcan el camino que seguiremos, son como direcciones que seguimos y a las cuales debemos dedicar tiempo y energía. Las direcciones que tomamos en nuestra vida pueden cambiar con el tiempo, por ello, es aconsejable reconocer a tiempo las necesidades de cambio.

aquel que no sabe a qué puerto se dirige",

Schopenhauer.

"No hay ningún viento favorable para

- Aclarar por qué hacemos lo que hacemos. ¿Por qué hacemos una cosa y no

otra? Establecer un por qué nos ayuda a dar un SIGNIFICADO a nuestros actos. Más que reflexionar sobre el sentido de la vida debemos dar un sentido a la vida nosotros mismos.

- La clave de conducir está en no desviarte de tu camino. Aprender a ejercer la voluntad de seguir una determinada dirección y auto-motivarnos a seguirla es tan importante como escogerla.

-Una vez sabemos lo que queremos hay que escoger un orden de prioridades. Lo primero debe ser lo primero, si conocemos lo que es esencial conoceremos lo que es superfluo. "Lo superfluo no debe pasar por encima de lo esencial", dijo Goethe.

En el próximo e-mail veremos más roles del liderazgo personal.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Más roles del liderazgo personal

-Los objetivos generales deben de ir acompañados de unos objetivos más específicos. Si queremos tener salud, nuestros objetivos deberían ser hacer gimnasia cada día y comer sano. Si no hacemos nada por aquello que queremos conseguir es que en realidad no es tan importante para nosotros.

-Establecer unos métodos para llegar a lo que queremos (un "cómo") y una estrategia (cómo y cuándo hemos de aplicar los métodos).

-Determinar los criterios sobre los que basamos nuestros actos. Existe siempre una filosofía detrás de toda acción, una misma filosofía que se repite a través de muchas acciones nos lleva a una filosofía o ética vital. La cuestión es si la escogemos de manera consciente o no. La filosofía nos lleva a unos valores personales, a valorar más unos principios que otros.

"Un líder es un filósofo en acción", asegura Antonio Medrano.

- Ser consciente de los modelos aceptados socialmente y de su posible influencia en nosotros mismos y en los demás. Al mismo tiempo, podemos escoger los modelos de referencia que nos van a ayudar a ir en la dirección que hemos escogido. La vida de Gandhi, de Einstein, de la Madre Teresa de Calcuta o personas conocidas nos pueden inspirar y guiar.

- Saber distinguir los medios de los fines. Los instrumentos que utilizamos para

vivir mejor no tienen que utilizarnos a nosotros. Compramos el coche para ahorrar tiempo, pero no contamos todo el tiempo que hemos de dedicar a trabajar para comprarlo y mantenerlo. Las grandes cosas se consiguen generalmente con medios pequeños pero utilizados de manera sistemática y constante.

- Hacernos preguntas, reflexionar. "Las preguntas son la semilla del conocimiento" (Francis Bacon). La reflexión nos permite aprender de los errores y formarnos opiniones propias. La alternativa es dejar que los medios de comunicación o personas influyentes piensen por nosotros.

- Saber medir las fuerzas y descubrir las posibilidades y los límites de cada

cosa, situación o persona (incluidos nosotros mismos). Para ello, es necesario aprender a ver la realidad. A veces confundimos nuestros deseos con la realidad, nos dejamos llevar por ilusiones, fantasías o autoengaños. Podemos engañarnos de muchas maneras, como por ejemplo creer que podemos gastar más de lo que tenemos.

- Tener mecanismos de autocontrol. La retroalimentación es necesaria siempre

para comprobar si vamos en la dirección correcta. Alguien dijo una vez que "la eterna vigilancia es el precio de la libertad". La libertad requiere que estemos atentos, la clave de conducir está en no desviarnos del camino.

PARA NO SER ESCLAVOS DE FACTORES EXTERNOS O INTERNOS, SE HACE INDISPENSABLE QUE CADA UNO CONSTRUYA SU PROYECTO VITAL. LA EDUCACIÓN MÁS IMPORTANTE ES LA EDUCACIÓN PARA LA VIDA, Y COMIENZA CON UN PROYECTO VITAL GRATIFICANTE, UN RETO ESTIMULANTE AL CUAL SE ORIENTEN NUESTROS OBJETIVOS Y NUESTRAS ACCIONES.

Habilidades simbólicas

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Quizás ya sea tiempo de reconocer que lo más sutil es lo más poderoso.

Lo interior se manifiesta constantemente en lo exterior. Pero las imágenes inconscientes son una fuerza poderosa que puede boicotear nuestras mejores intenciones.

A menudo estas imágenes se construyen sin nuestra participación. Las "visiones

inconscientes de las cosas" a veces nacen cuando somos pequeños y perduran hasta que

las descubrimos y las cambiamos.

Llamamos habilidades simbólicas a la capacidad de utilizar los símbolos para mejorar. Los símbolos impregnan nuestra vida, gracias a ellos nos comunicamos con el inconsciente. Podríamos definirlos como "imágenes con significado". Podemos utilizar símbolos universales o crear nuestros propios símbolos para facilitar procesos de cambio, minimizar los golpes emocionales o transformar hábitos.

Existen símbolos de muchos tipos: animales que están asociados a cualidades a

etc. Cuando queremos algo,

podemos crear un símbolo que represente nuestro objetivo, dibujarlo y tenerlo a la vista. Luego dejamos que el inconsciente trabaje.

desarrollar, elementos de la Naturaleza (agua, fuego, tierra

),

Saber dialogar con nuestro inconsciente es una de las mejores habilidades de comunicación y un elemento fundamental para el liderazgo personal. Las habilidades simbólicas se engloban dentro de lo que podríamos definir como "El arte de dirigir la atención". Nos convertimos en aquello que contemplamos, y cuando miramos un símbolo estamos comunicándonos directamente con el inconsciente, hablamos su mismo lenguaje.

Podemos utilizar el poder de los símbolos concentrándonos en ellos y visualizándolos con toda la viveza y concentración de la que seamos capaces. Cuando hacemos esta práctica con regularidad, las transformaciones interiores se empiezan a manifestar en el exterior.

Somos muchas cosas al mismo tiempo, una expresión de la complejidad, y vale más reconocerlo y aceptarlo. Cada persona es un mundo compuesto por mundos más pequeños. Tenemos nuestra parte masculina y femenina, consciente e inconsciente, cualidades muy elevadas y también instintos y características de las que nunca nos enorgullecemos. Y todo va en el mismo paquete. Amar a todas nuestras partes por igual es una parte del proceso de la madurez. Dicho esto, necesitamos también hacer un uso de nuestra atención que tenga consecuencias positivas. Para ello, es importante centrarnos en lo positivo que hay en nosotros, en nuestras cualidades y potencialidades.

Ejercicios de habilidades simbólicas

A continuación le proporcionamos algunos ejercicios para mejorar sus habilidades simbólicas.

Ejercicio 1.- Crea un símbolo que represente tu mejor estado de forma física y capacidad intelectual. ¿Cómo te sientes cuando estás en plenitud de facultades? Luego, cuando te sientas cansado, deprimido o en baja forma utiliza el símbolo para recobrar tu paz y tus mejores capacidades. Ejemplos: un sol, un manantial de agua, un águila

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 24

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Ejercicio 2.- La Mariposa: imagínate una oruga que se arrastra por una rama de árbol. Poco a poco se va envolviendo en su capullo hasta que queda en su interior. Observa el capullo durante unos instantes. Imagínate que estás dentro del capullo. Está oscuro pero empiezas a notar una energía transformadora. Poco a poco el capullo se abre y la luz penetra.

El capullo

se deshace

por completo, te sientes libre

y

un

posibilidades se abre ante ti: ¡puedes volar!

mundo

lleno

de

Empiezas tu vuelo y descubres que te has convertido en una mariposa de colores brillantes. Nota el aire puro, la luz cálida del sol. Nota los cambios positivos que has experimentado. Disfruta tu nuevo estado.

Ejercicio 3.- El Dibujo inacabado: el siguiente ejercicio consiste en un dibujo inacabado. A partir de una figura, tenéis que acabar de hacer un dibujo y ponerle un nombre. El ejercicio busca la espontaneidad, no penséis mucho.

Toma lápiz y papel antes de continuar.

Termina el dibujo a partir de la siguiente figura:

.

La figura es un punto. ¿Ya has acabado un dibujo a partir de esta figura y le has puesto nombre? El dibujo que has hecho representa la visión de ti mismo. Si no te gusta lo que ha salido, puedes construir un dibujo mejor a partir del punto y recordarlo tanto como puedas. Medita sobre él, colócalo en lugares visibles para que esta nueva imagen se vaya incorporando a tu personalidad.

No conviene ser ni prisioneros de la superficialidad ni tampoco de las profundas y sutiles imágenes

Ejercicio 4.- LO MEJOR DE MI. Siéntate con la espalda recta. Respira profundamente unos momentos, deja salir el aire lentamente. Piensa en lo que crees que hay de mejor en ti. Pueden ser cualidades, habilidades, experiencias, relaciones o sentimientos. Ves repasando todo lo bueno que tienes, tu manera de ser, las amistades

Crea un símbolo que represente tus mejores cualidades, dibújalo y colócalo en un lugar que esté a la vista. Esta es una forma de gestionar la atención del inconsciente.

El arte de gestionar la atención

La atención es uno de los recursos más importantes que tenemos. El papel de líder de uno mismo incluye su correcta administración. La atención es clave para tener calidad de vida, conseguir nuestras metas y disfrutar de una vida equilibrada.

En efecto, no puede haber un equilibrio vital sin atender a todos los aspectos de nuestra vida de forma apropiada. Descuidar partes de uno mismo tiene consecuencias, a la larga acabamos ocupándonos de ello de todas maneras pero en peores condiciones. Las relaciones, la espiritualidad, el contacto con uno

mismo, la familia, la salud

Todo necesita tiempo y atención.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

El liderazgo busca el equilibrio entre la atención enfocada hacia el exterior y hacia el interior. Si siempre vivimos hacia afuera, aspectos importantes de nosotros mismos como la creatividad o la intuición no estarán presentes en la toma de decisiones. Nuestros sentimientos son una fuente de información muy valiosa y sin prestar atención a nuestros aspectos positivos no podemos cultivar la autoestima.

Siempre, ante cualquier problema con el que nos encontremos, podemos reconocer el papel del "factor atención". Preguntas:

-¿Tengo una vida equilibrada?

-¿Qué aspectos no estoy atendiendo adecuadamente?

Somos aquello en lo que nos fijamos. Si centramos nuestra atención en lo positivo, nos convertimos en personas positivas. Si nuestra atención es capaz de ver la parte positiva de los contratiempos, podemos superarlos más fácilmente.

Aquellas cosas en las que nos fijamos tienden a tener un papel cada vez más importante en nuestra vida. Dedicaremos nuestro tiempo, nuestro dinero y nuestra energía vital a los temas que sean objeto de nuestra atención. Una atención errática produce vidas erráticas. La importancia que otorgamos a las cosas depende de este factor. La atención es el origen de las actividades que realizamos, de nuestros roles y de nuestras relaciones.

¿A qué vale la pena que dediquemos nuestra atención? Una manera indirecta de gestionar la atención consiste en cultivar el agradecimiento.

Al agradecer, nos estamos enfocando en los aspectos positivos y nos genera sentimientos positivos. Existen numerosas cosas que podemos agradecer. Al final de cada jornada, podemos confeccionar una "lista personal de agradecimientos". Y no dejemos que la publicidad, la televisión u otros factores externos sean los que determinen donde tiene que ir nuestra atención

Claves del liderazgo personal

Una de las claves más importantes del liderazgo personal es el de utilizar nuestra atención de forma intencionada. Tener el control de nuestra atención es tener el control de nuestra vida. No siempre resulta fácil dar atención a lo que queremos o a aquello que se lo merece. Numerosos factores externos e internos nos pueden apartar de lo verdaderamente importante.

Una de las vías indirectas que tenemos para recuperar el control de nuestra vida es la de centrar nuestra atención en la respiración. Controlar nuestra respiración tiene implicaciones que van mucho más allá del aspecto físico. Podemos hacer que el ritmo respiratorio sea el adecuado para el momento y el lugar donde nos encontramos o para permanecer centrados en nosotros mismos. Las inspiraciones y espiraciones cortas y rápidas denotan un ritmo frenético, centrado en el exterior. En el momento de tomar decisiones, conviene permanecer centrados y para ello podemos empezar con respirar más lentamente de forma progresiva, haciendo que las espiraciones sean cada vez más largas que las inspiraciones.

Ejercicio.- Siéntate en un lugar cómodo. Disminuye el ritmo de tu respiración durante unos instantes.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Nota como entra y sale el aire de tus pulmones.

Haz las espiraciones cada vez más largas.

Con cada inspiración piensa: "Inspiro y me relajo".

Con la espiración, piensa: "Respiro y sonrío".

El arte de decidir

El siguiente texto es la trascripción literal de una parte del libro "Sabios en Zapatillas. Cómo cultivar la sabiduría en la vida cotidiana" de Pere Subirana. Lo puedes encontrar en www.lacasadelsaber.com

El arte de decidir

"No hay trompetas que suenen cuando tomamos actividades importantes en nuestra vida. El destino se da a conocer en silencio", Agnes de Mille.

La peor pobreza que puede afectar a una persona es la pobreza de actividades. La libertad que tenemos es directamente proporcional a las actividades importantes que tomamos. Ahora bien, toda actividad, por pequeña que sea, es importante. Nuestro destino se construye en base a las actividades. Las pequeñas actividades cotidianas a veces son tan determinantes en la construcción del propio futuro como las grandes actividades, porque las pequeñas actividades son mucho más frecuentes.

Cada actividad es como un cruce. Si sabemos lo que queremos, los cruces son más actividad de pasar, sabemos el camino a tomar. Lo grande engloba lo pequeño, las grandes actividades son el contexto que da sentido y significado a las pequeñas actividades. Todo lo que somos es consecuencia de las actividades que hemos tomado anteriormente. Cada actividad tiene consecuencias en el mundo externo, en nuestras circunstancias personales, pero también en las actividades futuras. No decidir también es una actividad. Tan importantes pueden llegar a ser las actividades que tomamos como las que dejamos de tomar.

Ya que hemos de convivir con las consecuencias de nuestras actividades, es importante aumentar la calidad de las mismas. Y la calidad depende de diferentes factores:

-El

grado

incorporado.

de

conciencia

desde

el

cual

decidimos

o

la

reflexión

que

hemos

-La ausencia de condicionantes. Las actividades que tomamos forzados por las circunstancias, contra nuestra actividad, rebajan nuestro nivel de autoestima. Existe además un alto grado de posibilidades de que nos tengamos de arrepentir de las actividades tomadas en tales circunstancias. La democracia consiste en no dejarse robar las actividades. Si siempre son otros los que las toman, nunca nos haremos sabios. "La actividad más básica no es qué es lo mejor, sino quien decide que es lo mejor", señaló Thomas Sowell.

-La alegría y la vitalidad que nos aportan. ¿En qué medida tomamos actividades que nos hacen sentir bien? Las actividades que integran la mente y las emociones acostumbran a ser mejores.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

-Las actividades que más se acercan a la realidad. Las actividades serán de más calidad si examinamos las actividades y los valores en los cuales se basan, los propósitos que tienen y sus consecuencias a corto y a largo plazo. A veces, las consecuencias pueden no ser evidentes o producir efectos indeseados para uno mismo o para otros.

-Las actividades son mejores si la gama de opciones posibles es mayor y si las hemos explorado todas antes de decidirnos. A veces las opciones ya nos vienen dadas, pero otras las podemos crear. ¿Qué podemos hacer para tener más opciones? La finalidad de la actividad tendría que ser precisamente la de incrementar las opciones a nuestro alcance.

-El control de las premisas de la actividad (la Actividades disponible, los criterios básicos, etc.), el proceso de la actividad (quién toma actividades, cómo y cuándo) y los objetivos (¿a qué resultados pretendemos llegar?).

-El ámbito que afecta cada una de las actividades. Entre los polos opuestos de lo más universal y lo más local, ¿a qué nivel afectan tus actividades? ¿Cuál es su grado de Actividades?

Si siempre son otros los que toman actividades, nunca ejecutaremos el rol de líderes de nosotros mismos.

Decidir es asumir riesgos, como por ejemplo el riesgo de equivocarnos. Cualquier actividad es un acto de actividad. Decidirnos significa actuar, sin embargo más importante que tomar muchas actividades es la capacidad de mantenerlas en el tiempo, el grado de compromiso con la elección realizada. Sin un cierto compromiso no podremos mantener la dirección que hemos escogido. Las metas pueden cambiar si dejan de tener sentido, pero los cambios constantes de metas importantes pueden indicar poca capacidad de liderazgo personal.

Podemos aprender a decidir. Las pequeñas actividades son importantes, pero no somos capaces de ver su importancia hasta actividades de mucho tiempo. Es en las actividades que tomamos donde nuestra sabiduría encuentra la vía de actividad. Por eso, tal y como dice André Maurois, "no nos hemos de dejar robar una actividad".

Actividades.- Aquí te presentamos algunas actividades que puedes realizar.

1. ¿Qué cantidad de decisiones tomas cada día?

2. Analiza las decisiones que has tomado durante un día (tanto las grandes como las

pequeñas). ¿Qué decisiones has tomado y qué decisiones has dejado de tomar? ¿Cuál es la

perspectiva de la realidad que está detrás? ¿Cómo puedes mejorar la calidad de tus decisiones?

3.

¿Cómo puedes mantener tus decisiones en el transcurso del tiempo?

4.

¿En qué medida tienes poder de decisión en los asuntos que más te afectan?

5.

Si

no

estás a

gusto con tu estilo

de vida actual, quizás tengas que tomar

decisiones diferentes.

Dirigir tu propia vida es un buen motivo para tener ¡Pasión por Existir!

Autoestima: El primer escalón del Éxito

54

El Equivalente Mental

Todo lo que somos, es el resultado de lo que hemos pensado. - Buda.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Si a un niño se le fuera a enseñar una sola cosa, ésta debería ser que este mundo es un Mundo Mental. Debería prescindirse de todo lo demás y enseñarle sólo esto.

Todo lo que viene a tu vida no es sino la manifestación material de alguna creencia en tu propia mente. La clase de cuerpo que tienes, la clase de hogar, la clase de trabajo que haces, la clase de gente con la que te reúnes, todo está condicionado y corresponde a los conceptos mentales que tú tienes.

Para cualquier cosa que desees en tu vida, - un cuerpo saludable, una vocación satisfactoria, amigos, oportunidades y sobretodo la comprensión de Dios -, debes aportar un equivalente mental. Suminístrate a ti mismo un equivalente mental y las cosas vendrán a ti. Sin un equivalente mental las cosas no pueden venir. Ahora en cuanto a las cosas en tu vida que quisieras que se disolvieran (cada quien las tiene). Tal vez quebrantos físicos, fallas en el carácter, sean las más importantes. Todos tenemos hábitos de pensamiento y acción, todos tenemos asuntos de negocios, familiares, condiciones personales, de los cuales quisiéramos deshacernos. Si liberamos de nuestra mente su equivalente mental, éstos tienen que desaparecer.

Todo lo que ves o sientes en el plano material, bien sea en el cuerpo, en el hogar, negocio, o en la ciudad donde vives, es la expresión de un equivalente mental sostenido por ti. Las condiciones de tu ciudad son el resultado del equivalente mental de sus ciudadanos, y el estado actual del mundo es el resultado del equivalente mental de los tres mil billones de personas que lo componemos.

Por supuesto, que la expresión “equivalente mental”, está tomada de los físicos y químicos. Hablamos del equivalente mecánico del calor, por ejemplo, y los ingenieros constantemente están cambiando al equivalente de las distintas clases de energía. Ellos tienen que descubrir cuánta electricidad se requiere para ciertos trabajos mecánicos, tal como operar un compresor. Necesitan averiguar cuánto carbón se necesita para producir cierta cantidad de energía eléctrica, etc. De igual forma, un equivalente mental de cada objeto o situación en el plano físico.

El secreto de una vida de éxito está en edificar el equivalente mental de lo que deseas; y deshacerte, expulsar, el equivalente mental de lo que no deseas.

Él cree que la ciudad de Nueva York es muy peligrosa para soportarla, así que de pronto se traslada a Chicago. Él piensa que es más fácil en Chicago; pero muy pronto encuentra enemigos en Chicago y viaja hasta la ciudad de Kansas. El ha oído decir que la gente allí es muy amable. Pero muy pronto tiene dificultades en esta ciudad también. ¿Por qué? El tiene una actitud belicosa. Tiene el equivalente mental para la contienda. Hay otro hombre, que dondequiera que va encuentra paz. Si hay una familia en pelea y los visita, reina la paz durante su visita. Él tiene el equivalente mental de paz y el verdadero amor divino. Así que la clave de la vida es edificar un equivalente mental de lo que deseas y eliminar los equivalentes de lo que no quieres. ¿Cómo se hace? El equivalente mental se edifica pensando pausada, constante y persistentemente en la clase de cosas que anhelas, y pensando así tienes dos valores: claridad e interés. Si deseas construir algo en tu vida, si deseas tener salud, actividad correcta, tu verdadero lugar, inspiración, si deseas compañeros agradables, y sobre todo, si deseas la comprensión de Dios; forma el equivalente mental de lo que quieres pensando mucho sobre tal cosa, pensando claramente y con sumo interés. Recuerda, claridad e interés: son las dos polaridades.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Para levantar el pensamiento las dos polaridades son la claridad del pensamiento y el calor de la emoción; el conocimiento y el sentimiento. Noventa y nueve veces de cada cien: la razón por la cual las personas no perciben resultados en la manifestación que desean, es porque les hace falta sentir sus tratamientos. Hablan la verdad, “OH sí, Yo Soy Espíritu Divino, Yo soy Uno con Dios”, pero no lo sienten, La segunda polaridad falta. Cuando hablan acerca de sus dificultades están llenos de emoción (sentir), pero al hablar de la Verdad están fríos como un pez muerto; y de momento no puedo pensar en algo más frío que un pez muerto a no ser un metafísico que haya perdido su unificación con Dios. Ellos dicen: “YO SOY EL ESPIRITU DIVINO”, pero lo dicen sin sentirlo; sin embargo cuando dicen: “Qué dolor tengo”, está cargado de emoción (sentir) y por eso les da dolor y siguen con el dolor.

Un hombre está desempleado y dice “Dios es mi fuente de provisión”. “El hombre siempre está en su perfecto lugar”. Lo dice a la perfección, pero sin sentirlo. Si alguien le pregunta si ha conseguido ya trabajo, contestará: “Qué va, hace dos años que no consigo trabajo, hago solicitudes, voy a ver cuanto trabajo me dicen, pero ellos estaban prejuiciados contra mí y no me dieron ninguna oportunidad”. Tan pronto cae en la frase negativa la emoción le envuelve y la demostración es que sigue sin trabajo. El pensar claro y sentirlo lleva a la demostración, porque en esa forma se edifica el equivalente mental.

Piensa en lo que quieras que te suceda. Si deseas estar saludable, alegre, próspero, con un empleo constructivo, con una comprensión elevada de Dios, no es necesario que hagas el cuadro, pero piénsalo, siéntelo y ponle todo tu entusiasmo e interés. Lo que llamamos sentimiento en conexión con el pensamiento es en realidad interés y entusiasmo. Sentimiento no es excitación. ¿Has sabido de algo que vino de la excitación salvo una apoplejía?. El verdadero sentimiento en el pensar es provechoso.

No podrá usted señalarme ningún hombre o mujer que haya tenido éxito, empezando desde el presidente hasta el limpiabotas, que no haya estado interesado en su trabajo; ni podrá señalarme a nadie que tenga el corazón puesto en su trabajo y que nó haya tenido éxito. El limpiabotas que ha tenido éxito, tiene interés en su trabajo. Ha puesto su corazón en él. Él ama su trabajo. Hace su trabajo tan bien que le di doble propina al terminar su labor, pero ningún dinero compensaría su trabajo. Tenía tanto entusiasmo según limpiaba mis zapatos, le gustaba tanto que en verdad no le pagué por su trabajo. El se pagó a sí mismo. El disfrutó de su labor. Y tiene gente haciendo fila para limpiarle los zapatos.

Usted edifica el equivalente mental de lo que quiere interesándose en él. Esta es la forma de crear sentimientos. Si deseas salud, interésate en la salud. Si deseas el lugar perfecto, interésate en dar servicio, haciendo algo con lo cual des servicio a tu prójimo. La razón por la cuál la gente no progresa en sus negocios es porque tratan de elaborar planes por medio de los cuales le sacan dinero a su prójimo en lugar de pensar en las oportunidades de dar servicio. Ellos tienen solamente interés en lo que desean hacer, y se deshacen de las cosas que no les interesan. ¿En qué forma vas a extirpar los equivalentes mentales erróneos? Suponte que tienes un equivalente mental de resentimiento, desempleo, crítica, falta de comprensión espiritual. Cuando alguien habla de Dios no te interesa en forma alguna. Te da sueño, te aburres. Tal vez no te lleves bien con la gente – no que tú pelees con ellos, pero ellos pelean contigo- ¡la pelea surge! ¿Qué debe hacerse?

Autoestima: El primer escalón del Éxito

La única forma de expulsar un equivalente mental equivocado es suministrando lo contrario. Piensa lo correcto. El pensamiento correcto automáticamente extirpa el pensamiento erróneo. Si tú dices: “No voy a tener más resentimiento. No creo en esto. No voy a pensar en esto ¿En qué estás pensando sino en resentimiento? Estás aún pensando sólo en resentimiento todo el tiempo y fortaleciendo el equivalente mental de

resentimiento, ¡Olvídalo! Piensa en salud, en relajamiento físico, paz y armonía, y habla la palabra. Así estás edificando un equivalente mental de salud. Si deseas el lugar perfecto,-

si tu problema es desempleo, no tienes trabajo, el trabajo es incorrecto, o un trabajo que

no te gusta- si dices “No voy a pensar en desempleo”, estás mal. Esto es pensar en “desempleo”, ¿no es así? Piensa en el lugar correcto. Positivamente.

Si te dices a ti mismo, ¿No pienso en la estatua de la libertad en Nueva York?, tú sabes lo que estás pensando, No estás pensando en otra cosa sino en la estatua de la libertad. Allí está ella, con la antorcha en la mano. Digo, no pienso en ella, pero tú si piensas.

Ahora les contaré que hace algún tiempo visité cerca de Springfield, Illinois, una perfecta reproducción de la villa de New Salem en los días de Abraham Lincoln. Hasta la cabaña era exacta. ¿Ya se te olvidó la estatua de la libertad no fue así? Estabas pensando en New Salem. Te di una idea distinta. Esta es la clave en el manejo de tu mente, el manejo de tu pensamiento y por consiguiente, la clave para manejar tu destino.

No te apropies de cosas negativas, substitúyelas suplántalas, con cosas positivas y constructivas.

La ley mental es que puedes deshacerte de un pensamiento substituyéndolo por otro. Si un carpintero pone un calvo en una viga, allí queda el clavo, pero si él pone un segundo clavo encima del primero, un clavo saca otro clavo. Esto es lo que ocurre exactamente en la mente cuando substituyes una imagen con otra. Porque por cada cosa en la vida tiene que haber un equivalente mental.

Si empiezas en este mismo día a rehusar pensar en tus errores, y por supuesto esto incluye los errores de los demás; si dejas de pensar en errores y mantienes en cambio los conceptos reales ; si dejas de pensar en temor y piensas en cambio en Amor Divino; si cesaras de pensar en escasez y en su lugar pensaras en la prosperidad y en la presencia de la abundancia de Dios; y si entonces pensaras con la debida claridad y le pones interés, estarás edificando un equivalente mental de felicidad y prosperidad.

Si tu pensamiento es muy vago no edificas un equivalente mental. Si tu pensamiento carece de interés, no edificas un equivalente mental. Así, haz tu

pensamiento tan claro como sea posible. Nunca luches. Tan pronto asumes la actitud “Voy

a lograr lo que quiero”, “Lo voy a conseguir aunque me cueste la vida”, toda edificación mental se estanca.

A todos se nos ha dicho que nos relajemos. He visto gente que se pone más tensa al instante de decirles que se relajen. Ellos querían relajarse aunque les costara la vida si era necesario, y por supuesto que perdieron de vista su verdadero propósito. Piensa lo que deseas tan claro como te sea posible: sé definido pero no seas muy específico. Si vives en un apartamento y dices: “Yo quiero una casa en el campo o en las afueras, la quiero con un balcón, con un patio grande lleno de árboles y flores” está muy

Autoestima: El primer escalón del Éxito

bien -pero nunca digas “Yo tengo que tener la casa en el 257 de la Novena Avenida o de la 5ª Avenida esquina calle 3”.

Imagínate que vas de compras. Por supuesto que deberás saber lo que deseas comprar. Por lo menos alguna idea específica de lo que quieres. Si dices, quiero algo que no sé lo que es, le dejo a Dios que me inspire; pero si dices: “Yo quiero un negocio, puede ser una finca, o una tienda, se lo dejo a la mente Divina”, eres un tonto. ¿Para qué estás tú aquí? Debes tener algún deseo, y anhelo porque tú representas a Dios. Por consiguiente debes decir: “Yo quiero una tienda y sé la clase de tienda que deseo”.

Conozco una mujer que trajo a manifestación una tienda de sombreros. No tenía capital, pero quería un negocio. Quería una tienda de sombreros. Le encantaba hacer sombreros. Tenía talento natural para esta clase de trabajo. Podía hacer un sombrero para cada tipo de mujer. Y ese era el arte que necesitaba para la tienda de sobreros. No era una gran mujer de negocios, así que edificó el equivalente mental de una tienda de sombreros. Ella no dijo, tiene que ser en determinada cuadra, en cierta calle. Ella no dijo, voy a tener esta tienda aunque me cueste la vida, quiero una tienda y voy a tener la de Juanita. Ella edificó un equivalente mental específico y esta es la forma correcta de hacerlo. Si dices quiero un cuerpo saludable, fuerte y haces el equivalente mental, pensando constantemente en tu cuerpo como un cuerpo perfecto, está bien. No pienses en muchos detalles. No digas primero voy a enderezarme los dientes pensando correctamente, y dejo la calvicie para más tarde, o quizás mejor arreglarme el asunto de la calvicie primero y los dientes que esperen. Aquí son los detalles los que están equivocados. Lo malo de elaborar está en entrar en detalles insignificantes, diciendo “lo quiero cuando yo diga, a mi manera, quiéralo Dios o no”. En vez de entrar en muchos detalles debes tener una idea definida.

No luches por aclarar tus ideas. Estarán más claras mañana, pasado mañana o dentro de quince días. Si tienes un par de binoculares y deseas enfocar algo mejor, todo lo que haces es ajustarlos hasta enfocar claramente.

Para obtener el equivalente mental tal vez necesites una semana, un mes, tal vez un año. Llénalo de interés, como si fuera una carga eléctrica, o se muere. La única forma es con amor. No te puede interesar algo si no lo quieres. Si lo amas, está lleno de interés, lleno de energía y vida, y se vuelve real.

He conocido muchos casos sobresalientes donde la gente suministró el equivalente mental y del cielo surgieron cosas que ellas nunca hubieran conseguido en forma corriente. Conozco hombres y mujeres en Londres y Nueva York y otros lugares que humanamente no parecía que tuvieran éxito nunca, pero se apropiaron de este conocimiento del equivalente mental, lo sostuvieron y tranquilamente aplicaron este conocimiento y tarde o temprano, sin ayuda externa, lo que anhelaban vino a sus vidas, y lo conservaron y fue una bendición para ellos.

EDIFICANDO UN NUEVO EQUIVALENTE MENTAL Es tu trabajo traerlo a la demostración y para realizarlo con éxito necesitas conocer por qué debes hacerlo. ¿Por qué debes traerlo a manifestación? Algunos dicen:

“Si Dios es todo y todo es perfecto, ¿por qué debo buscar y demostrar su Ley”? Porque debes probar la armonía del ser en tu propia vida. Esta es la razón. Si no hubiera necesidad de manifestación podría uno irse a dormir y quedarse allí, o tal vez más sencillo, ir donde el primer enterrador que encontrara,

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Por supuesto que estamos aquí en la tierra para hacer la manifestación de Dios y la verdadera expresión es lo que llamamos manifestación, porque así se demuestra la Ley del Ser. Es tu obligación mantenerse saludable, próspero y libre. Es tu obligación expresar a Dios, a la magnitud de tu capacidad, y no tienes derecho a relegar tus esfuerzos hasta no haber logrado esto. A menos que tengas excelente salud y visiblemente estés regenerándote, hasta haber logrado colocarte en el sitio perfecto y la actividad correcta, hasta estar conscientemente libre de todo temor, ansiedad, crítica, tú no estás demostrando y debes buscar el porqué no y corregir el error, sea cual fuere.

Jesús nos enseñó a demostrar nuestra conciencia. Siempre traes a demostración aquello que tienes en la mente. ¿Qué clase de mente tienes? No te lo voy a decir, y no dejes que nadie te lo diga tampoco, porque ellos no lo saben. Aquellos que simpatizan contigo te dirán que tu mentalidad es mejor de lo que es; aquellos a quienes no les caes bien, te dirán que ¡es peor! Así que no le preguntes a nadie sobre tu mentalidad, sino examínate tus condiciones y verás lo que estás manifestando. Este método es científico e infalible.

Si un ingeniero mecánico está elaborando un nuevo diseño para un motor de automóvil, si va a hacer algo diferente en las válvulas por ejemplo, él no dice: “Me gustaría saber lo que Smith piensa de esto. La tengo amistad a Smith, si a él no le gusta esto no lo hago”. Ni tampoco él se dice: “No voy a poner en práctica esta idea porque viene de un francés y no me gusta esa gente”. El es impersonal en este caso y no se deja embargar por la emoción. Él dice: “Voy a probarlo y se decide por los resultados que obtenga”. Entonces lo prueba, observando los resultados cautelosamente y decide de acuerdo a éstos. El ni llora ni ríe, ni se excita, ni le da un martillazo a la mesa, sino que hace la prueba de la idea científicamente y sólo juzga por los resultados.

En esta forma es como debe usted manejar su mentalidad. Usted es quien demuestra el estado de su mente en todo momento. Usted experimenta en lo externo lo que en realidad piensa en lo interno. Este es el significado del refrán:”Así como es adentro es afuera”. Nótese que en la Biblia la palabra “dentro” significa pensamiento y la palabra “fuera”, la manifestación, experiencia. Por eso Jesús dijo que el reino de los cielos (salud, armonía, libertad), está dentro. El pensamiento armonioso trae vida armoniosa. El pensamiento de miedo, ira, trae sufrimiento y frustración.

Esto me trae a mí al punto más importante de lo que quiero decirles, es decir si deseas cambiar tu vida, si deseas estar saludable, joven, próspero y sobre todo si deseas estar más cerca de Dios – y sé que ustedes sí quieren - debes cambiar tus pensamientos y mantenerlos cambiados. Este es el secreto para controlar tu vida, y no hay otro camino. Jesús mismo no hubiera podido lograrlo en otra forma porque ésta es la ley cósmica. Cambia tu pensamiento y mantenlo cambiado. Se nos ha dicho esto desde que el movimiento metafísico comenzó. Lo escuché por cerca de cuarenta años en Londres en esta forma sencilla, pero muchos somos muy lentos en la realización de su importancia. Si deseas cambiar alguna condición en tu vida, deberás cambiar tu manera de pensar sobre la misma y mantenerte en el cambio. Entonces la condición cambiará de acuerdo. Todo lo que alguien puede hacer por ti es tratar de que cambies tu manera de pensar. Esto es lo que un metafísico puede hacer por ti, pero tú tienes que mantener el cambio. Nadie puede pensar por ti.

Cambiar de manera de pensar y mantener el cambio es la forma de edificar un nuevo equivalente mental; este es el secreto del logro. Ya tienes el equivalente mental de todo lo que hay en tu vida hoy; y deberás destruir esos moldes de lo que no deseas más y

Autoestima: El primer escalón del Éxito

así desaparecerán de tu vida. Deberás hacer un molde nuevo por un equivalente mental de lo que deseas ver manifestado en tu vida.

Por supuesto que cambiar tu manera de pensar por un corto tiempo es la cosa más fácil del mundo. Todos lo hacen después de asistir a una conferencia metafísica. El ambiente excelente, las instrucciones positivas hacen sentirse optimista. El maestro recuerda a la audiencia la Verdad del Ser, y ésta piensa “Yo creo en esto, voy a ponerlo en práctica”, pero en cinco minutos más tarde después de salir de la conferencia, se olvidan. El problema con la mayor parte de los estudiantes no es que no cambian su pensar, sino que no lo mantienen cambiado.

Si deseas salud, debes cesar de pensar en enfermedad y miedo; debes hacer el hábito de pensar en salud y armonía. No hay enfermedad a menos que exista el temor. Nada te puede afectar adversamente si no fuera por el miedo que le tienes. Cada quien tiene muchos miedos en el subconsciente de los cuales no está consciente, pero ellos trabajan de igual forma.

Cambia tu manera de pensar y mantén el cambio no por un momento o diez días seguidos sino firme y constantemente. Entonces edificarás un nuevo equivalente mental y un equivalente mental es demostrado siempre.

El secreto de la armonía y el éxito está en concentrar tus pensamientos en la armonía y el éxito. Por eso yo enseño que la atención es la llave de la vida. Aquello en lo que pones tu atención y te concentras, se manifiesta en tu vida, porque tú estás edificando un equivalente mental.

Muchos fallan en concentrarse con éxito porque creen que la concentración significa esfuerzo de voluntad. En sí tratan de concentrarse en sus músculos, y los vasos sanguíneos. Fruncen el entrecejo. Aprietan los puños. Sin querer están pensando en un taladro y creen que mientras más fuerte aprieten, más ligero es el resultado. Pero todo esta es incorrecto.

Olvídate del taladro y piensa en una cámara fotográfica. En una cámara no hay necesidad de apretar muy fuerte. Aquí el secreto está en el enfoque, si deseas retratar algo, enfocas eso con el lente, serena firme y persistentemente por el tiempo necesario.

Suponiendo que deseo retratar un florero con flores: ¿Qué hago? , bueno, no lo aprieto violentamente contra el lente de la cámara. Esto sería tonto. Pongo el florero frente a la cámara y lo dejo allí. Pero suponiendo que después de unos minutos muevo el florero y pongo un libro frente a la cámara y luego lo muevo también y pongo una silla y pongo las flores detrás por un momento, etc. ¿Saben uds. Lo que le ocurrirá a mi foto? Saldrá borrosa. ¿Y no es esto exactamente lo que la gente hace con sus mentes cuando no mantienen sus pensamientos concentrados en algo por el tiempo necesario? , Piensan en salud por unos minutos, pero luego piensan en la enfermedad o el miedo. Piensan en la prosperidad, luego en la escasez y en la depresión. Piensan en cuerpos perfectos, luego en la vejez, sus dolencias, achaques. ¿Hay entonces duda de por qué el hombre es tan dado a demostrar una “imagen borrosa”?. Nótese cuidadosamente que no he dicho que se tome un pensamiento y se trate de tener por la pura voluntad. Esto es incorrecto. Debe dársele rienda suelta a varios pensamientos a entrar a su mente, uno naturalmente, llevando al otro, pero todos deben ser positivos, constructivos, armoniosos, encaminados a tu deseo, y debes pensar con

Autoestima: El primer escalón del Éxito

serenidad y sin esfuerzo. Entonces obtendrás el equivalente mental del éxito y el éxito se demostrará; éxito, salud, relaciones sociales, en tu trabajo, en tu desarrollo espiritual.

MANTENIENDO EL NUEVO EQUIVALENTE Es bueno hacer un experimento práctico, así que les aconsejo que tomen un asunto de su vida –algo que deseen que desaparezca- o algo que deseen obtener, cambia tu pensamiento sobre el mismo, y mantenlo cambiado. No tengas prisa por escoger el problema, toma el tiempo necesario.

No le digas a nadie sobre el mismo. Si se lo cuentas a un amigo, estás, por supuesto afirmando fuertemente su existencia, que es lo que deseas eliminar en sí. Si le dices al amigo que estás trabajando en tu reumatismo o escasez, estás haciendo estas cosas muy reales en tu subconsciente. Además tu energía espiritual se está desperdiciando como le pasa a la electricidad en la “antena de tierra”.

Toma tu problema y cambia tu pensar en relación al mismo y mantén el cambio por un mes, y te asombrarás de los resultados que obtendrás. Si verdaderamente mantienes tu pensamiento firme en el cambio, la demostración puede efectuarse en cuestión de horas. Pero mantenerse tensamente esperando la demostración es en sí afirmar la existencia del problema. ¿No es así? El secreto es mantener tu pensamiento cambiado- en la nueva condición, así que conserva tu pensamiento cuidadosa y calladamente expresivo a la nueva condición que tú deseas producir. Cree en lo que estás pensando, y para probar que crees en ello, tienes que hacer tu parte.

Cambiando tu pensamiento sobre el problema y manteniendo el cambio, estás construyendo un nuevo equivalente mental, un equivalente mental de armonía y éxito, a ese equivalente como sabemos, se demostrará en tus experiencias. Por algún tiempo encontrarás que tus pensamientos continúan durmiendo en el viejo molde. Tal es la fuerza del hábito. Pero si persistes calladamente, ganarás la victoria. Es siempre un poco difícil cambiar un hábito, pero se puede hacer, y luego el hábito correcto se establece y resulta más fácil que el viejo, y así se edifica el nuevo equivalente mental.

Cambia tu mente y mantén el cambio. No hables del asunto negativo, ni actúes como si existiera. Actúa como si en

verdad la nueva situación ya estuviera presente. Si lo haces la nueva condición aparece en

lo

externo, porque lo externo no es sino la proyección de lo interno. Nosotros proyectamos nuestra experiencia y la llamamos experiencia, esto nos da

la

clave entre una acción verdadera y una acción falsa o irreal.

¿Qué es acción verdadera? Una acción verdadera es aquella que en verdad cambia las cosas. La acción falsa no lo logra. Por ejemplo si tu automóvil tiene arrastre (tracción), este se mueve. Esta es una acción real, pero sin arrastre. Habrá movimiento,

vibración, pero no arranca. Estás arruinando el motor, y tal vez las llantas, pero no te lleva

a ningún sitio. Lo mismo ocurre con el soldado que “está matando el tiempo”. Se cansa,

gasta sus zapatos, pero no llega a ninguna parte. Estos son ejemplos de acciones falsas.

Suponiendo que tienes que escribir una carta difícil, preparar un sermón o una conferencia. Te sientas con el papel enfrente, haces círculos, dibujitos, muerdes el lápiz, juegas con tu cabello. Esta es acción falsa y son muchos los que hacen esto. Estas acciones no te producen nada. Comenzar a canalizar tus pensamientos, y escribirlos en

Autoestima: El primer escalón del Éxito

una acción verdadera. Notarás que la diferencia es que la falsa acción

afuera. No has preparado tus pensamientos. Quieres comenzar por escribir. Con la acción verdadera primero ordenaste tus pensamientos y luego escribiste, o la actividad externa continúa. Una acción falsa quiere decir estancamiento, Una acción verdadera es siempre fructífera.

comenzó desde

La acción verdadera viene de adentro hacia fuera. La falsa trata de hacer lo contrario, de afuera hacia adentro. Una es centrífuga y otra es centrípeta, en términos técnicos. Si estás trabajando de centro a circunferencia, tu trabajo está vivo y es productivo. Si lo haces de la circunferencia al centro, tu trabajo es muero y tendrás efectos negativos.

Los artistas y literatos hablan de “rollo”. ¿Sabes lo que es un “rollo”? Es un cuadro que pintas o una historia que escribes no porque tengas interés en el mismo, sino por ganar dinero. Nunca es bueno, porque no es el resultado de la inspiración sino con fines monetarios. Si se hace desde afuera es una acción falsa. Este es un dicho común entre los escritores que tres “rollos” matan el talento y eso es cierto. La forma correcta de pintar un cuadro es admirar la belleza en alguna parte. En un paisaje, en una cara bella, o donde la admires, te inspira esa belleza y entonces vas al lienzo y expresas allí tu inspiración. Eso es arte y te ayuda a tu propio desarrollo.

Si escribes una historia o una novela porque has observado la vida, has visto ciertas cosas, estudiado cierta gente y lo escribes porque estás viviendo todo esto, eso es una acción real y escribirás un gran libro.

Dickens, George Elliot, Balzac y todos los grandes autores escribieron en esa forma. Pero si dices: Escribiré 1500 palabras todos los días y luego se lo entrego a mis editores, “La misma basura de siempre para obtener dinero”, tu trabajo está muerto. Esta práctica matará todo el talento en ti.

Si estás en el mundo de los negocios y tienes interés en tu trabajo y lo amas, tu trabajo es una acción positiva, y a la larga te traerá éxito. Aún cuando el puesto no sea del todo de tu agrado, pero piensas “Este es mi puesto del momento y voy a hacerlo lo mejor posible, y sé que algo mejor me vendrá”, estás trabajando de adentro hacia fuera. Tu trabajo es una acción positiva y no tendrás que esperar mucho por algo que realmente te agrade.

Muchas personas saben que estas cosas son ciertas. Saben que son ciertas para hacer cuadros, historias y para la vida de los negocios, pero no se dan cuenta que son asimismo verdaderas para las cosas del alma. Pero esta es la realidad, si oras y meditas desde afuera porque lo consideras una obligación o porque te sientes culpable si no lo haces, tus oraciones son muertas. No obtendrás la demostración alguna, ni lograrás progreso espiritual, ni gozo alguno. Pero si sientes que al orar y meditar estás visitando a Dios, y que estos son los momentos más felices de tu existencia, entonces estás laborando de adentro hacia fuera. Tu crecimiento espiritual dará frutos, y crecerás rápidamente en comprensión espiritual. Al orar en esta forma no hay esfuerzo penoso, y tu alma se satura de paz.

El gran enemigo de la oración es la sensación de tensión. Cuando estás tenso estás trabajando de afuera hacia adentro. La tensión en la oración es probablemente la mayor causa de fracaso en la demostración. Recuerda que la mente trabaja ineficiente cuando está bajo tensión. Cuando piensas “tengo que traer a la demostración”, tengo que

Autoestima: El primer escalón del Éxito

lograrlo en tres días, estás tenso, estás usando tu voluntad y esto hace más daño que bien.

Recuerda: La puerta del alma abre hacia adentro. Si recuerdas esto te ahorrará años de espera en la demostración. Escribe en tu libretita, la que llevas en la cartera, no la que tienes guardada en tu escritorio, porque esa es un mausoleo; mejor aún, escribe en una tarjeta y ponla en tu tocador “La puerta del alma abre hacia adentro”, y ora a Dios que recuerdes esa verdad cada vez que vayas a El en oración. Tú sabes lo que quiere decir cuando una puerta abre hacia adentro: Mientras más fuerte la empujas, más la cierras, cuando la presionas contra ella, tan solo la cierras contra ti. Cuando te relajas y te apartas, das la oportunidad que abra enseguida”. En los teatros y otros edificios públicos, las puertas abren hacia fuera.

La ley lo exige así, porque el público cuando tiene pánico empuja, y si las puertas abren hacia adentro, la gente se aprisiona y se mata. La puerta del alma abre hacia adentro. Esa es la Ley. Relájate mentalmente, aléjate espiritualmente del problema, y la acción de Dios abrirá la puerta para ti y serás libre. Hay una leyenda de la Edad Media muy interesante: Un ciudadano fue arrestado por un barón y encerrado en una mazmorra de su palacio. Fue llevado al fondo de la mazmorra por un carcelero feroz que cargaba una llave de un pie de largo. La puerta de la celda estaba abierta y se le tiró en ella. La puerta se cerró de un tirón y ahí quedó él.

Estuvo encerrado allí unos veinte años, la puerta se abría con un gran ruido y crujido, se le daba un jarro de agua y un mendrugo de pan, y de nuevo se cerraba la puerta Después de veinte largos años el prisionero decidió que ya no podía soportar más

el encierro. El quería morir, pero no quería suicidarse. Así que decidió que al día siguiente

cuando el carcelero viniera, él lo atacaría. El carcelero lo mataría y así terminarían todos sus tormentos. Pensó examinar la puerta cuidadosamente para estar listo para el día siguiente y llegando a ella agarró el picaporte y le dio la vuelta. Para sorpresa suya la puerta se abrió y cuando la examinó vio que no tenía cerradura y que nunca había tenido y se dio cuenta que durante esos veinte años no había estado cerrada sino en su creencia. En cualquier momento durante ese tiempo pudo haber abierto la puerta, si tan sólo hubiera sabido. El creía que estaba cerrada, pero no lo estaba. Tanteando siguió por el corredor y subió las escaleras. Allí había dos soldados conversando y no hicieron ademán alguno de detenerlo. Cruzó un patio grandísimo sin llamar la atención. Había un guardia armado en la casilla del portón de salida, pero ni se fijó en él y salió afuera como hombre libre. Llegó a su casa sin ser molestado y vivió feliz de ahí en adelante. El pudo haber hecho eso mismo en cualquier momento en esos veinte años de arresto si hubiese tenido

el

conocimiento suficiente, pero no lo hizo. Era un cautivo, pero no de una celda de piedra

y

hierro, sino de falsas creencias. No estaba encerrado; tan sólo creía que lo estaba. Por

supuesto, esto no es más que una leyenda, pero una en extremo instructiva. Todos estamos viviendo en alguna forma en una prisión, unos en una de una clase, otros en otra; unos en una prisión de carencia, algunos en una prisión de remordimiento, otros en una prisión de ciego e ininteligente temor, otros en su prisión de enfermedad. Pero siempre la prisión está en nuestro pensamiento y no en la naturaleza de las cosas.

No hay verdad en nuestros problemas aparentes. No hay realidad en la carencia. No hay poder en el tiempo ni en las condiciones para convertirnos en viejos, cansados o enfermos.

Las enseñanzas de Jesucristo y el movimiento de Unity en particular, vienen en nuestra ayuda y dicen: “No estás encerrado en una prisión de circunstancias. No estás encadenado en calabozo alguno. En el nombre de Dios, toca la puerta, sal fuera y sé libre”.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Edificad un equivalente mental de libertad, de vibrante salud física, de verdadera prosperidad, de creciente comprensión y convicción de Dios. Edificadlo pensando en ellos, teniendo fe en ello y actuando debidamente, y el viejo equivalente de limitación irá gradualmente desapareciendo, pues la puerta no tiene cerrojo, y la voz de Dios en vuestro corazón dice: “Sed libre”.

GUIA PRÁCTICA DEL EQUIVALENTE MENTAL “El que actúa puede llegar a equivocarse, pero el que no actúa, ya está

equivocado”. INTRODUCCIÓN San Pablo dijo: “ No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la Voluntad de Dios, es decir lo que es bueno, lo que es grato, lo que es perfecto. Romanos 12.2

Esto no es más que la definición Bíblica del “Equivalente Mental”. Sabemos que la

equivalencia es la igualdad en el valor o estimación de dos o más cosas. También que

somos Creación de nuestro Divino Padre, como su imagen y semejanza Mente a vivimos en un mundo Mental.

por lo que somos

El que comprenda la Verdad de que el Universo el Mental, está muy avanzado en el sendero de aceptado” . EL KYBALION

Lo que más me ha apasionado en el estudio de la Metafísica es el “Equivalente

Mental”: cómo cambiar nuestra mentalidad negativa por una positiva (transmutación), y lo

más importante

que el problema radica completamente en su “Equivalente Mental”, entonces les hago la recomendación de que lean, practique, y vivan el librito de Emmet Fox, al poco tiempo veo el cambio en ellos, cuando lo han estudiado sinceramente. Este librito ha llegado a convertirse en un texto sagrado para muchos de mis estudiantes. Por ello, hemos querido sacar esta guía, que ayude a entender y practicar más directamente la TRANSMUTACIÓN MENTAL.

lo he visto en mi vida (y en la de muchos). Cuando piden mi consejo, veo

La mente, así como todos los mentales y demás elementos, pueden ser transmutados, de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición de polo en polo, de vibración en vibración. La verdadera transmutación hermética es una práctica, un método, un arte mental”. EL KYBALION

TRANSMUTACIÓN: Cambio de un polo a otro polo, de lo negativo a lo positivo; del odio al amor, del resentimiento al Perdón: de la escasez a la Abundancia, etc.

El pensamiento genera energía y cuando pensamos cosas sin importancia, gastamos la misma energía. Hay que estar conscientes de lo que se piensa. Se debe pensar siempre en una idea. Las ideas moran en el reino de la Mente Superior, se piensa en ellas para atraerlas a manifestación, y el subconsciente fase emotiva, le pone todo el sentir y la seguridad de que lo que se piensa se manifiesta. Polariza tus asuntos y verás resultados efectivos.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Piensa, siente intensamente y espera resultados y no desistes de tu plan hasta que se manifieste.

“TODA ORACIÓN ES CONTESTADA”.

La conciencia interna de prosperidad atrae

bien.

la RIQUEZA externa como abundante

Una conciencia espiritual mueve el mundo externo como la Mente Divina en Acción. Recuerda y Afirma:

“ME MANTENGO FIRME AHORA Y SIEMPRE” APRENDE ESTO DE MEMORIA: “No hables mal del asunto negativo, ni actúes como si

existiera. Actúa como si en verdad la nueva situación ya estuviera presente. Si lo haces, la nueva condición aparece en lo externo, porque lo externo no es sino proyección de lo interno. Entra dentro de ti, en tu conciencia y descubre la fuente de tu bien. “LA PUERTA DEL ALMA ES HACIA ADENTRO”. Dios abre hacia mí entrando en oración y, con seguridad mantengo Mi Equivalente Mental. Cambia tu manera de hablar, cambia tu creencia, tus hábitos, o alimentos; saca lo viejo por lo nuevo. Si estás acostumbrado a decir “no tengo tiempo”, afirma: “SI TENGO TIEMPO. EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO”. Si acostumbras a decir “no hay”, dí “sí hay”. Si dices “no tengo dinero”, di siempre,”sí tengo dinero” Nunca me hace falta, siempre me sobra y doy de mi abundancia. Si alguien no te gusta, busca en la persona algo que te guste. COMPRENDE SIEMPRE ANTES QUE TE COMPRENDAN. Tú creas un sentimiento positivo hacia tu trabajo, la salud, relaciones matrimoniales, hogar perfecto, relaciones armoniosas, un compañero o compañera, servicio para tu

prójimo, abundancia de todo No esperes que te amen

interésate de todo corazón. Ama

Ama la creación, ama la vida, ámate, valórate, auto estímate, acéptate como eres y acepta a los demás como son. NO TRATES DE CAMBIAR A NADIE, CAMBIA TÙ.

Cambia el equivalente mental de tu familia, el equivalente que heredaste de tus antepasados, como herencia de tu raza, todo lo que aceptas como realidad concerniente a tu salud, prosperidad, tus relaciones. Las creencias y prohibiciones, la muerte el pecado, la salvación. Tu comprensión acerca de Dios. Todo requiere para ti un nuevo planteamiento, un enfoque diferente y un nuevo Equivalente Mental.

Vive esta enseñanza por siempre. Que tu equivalente mental sea el de un príncipe (como hijo de Dios que eres) y no el de un mendigo.

“Así pues, dejen todo lo impuro y la maldad que tanto abunda, y acepten humildemente el mensaje que se ha sembrado en su corazón, pues este mensaje tiene poder para salvarlos. Pero no basta con oír el mensaje, hay que ponerlo en práctica, pues de lo contrario se estaría engañando ustedes mismos. Es que solamente oye el mensaje, y no lo practica, es como el hombre que se mira al espejo su cara: se ve a sí mismo, pero en cuanto da la vuelta, se olvida cómo es.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Pero el que no olvida lo que oye, sino que se fija atentamente en la ley perfecta, que es la ley que nos trae libertad y permanece firma cumpliendo lo que ella manda, será feliz en lo que hace.

Conocer que somos capaces de manejar nuestro equivalente mental es una extraordinaria manera de tener ¡Pasión por Existir!

55

He ahí el dilema

Cuanto más a menudo tome decisiones, tanto más se dará cuenta

Autoestima: El primer escalón del Éxito

de que dispone realmente del control sobre su vida.

ANTHONY RODBINS Conferenciante y escritor estadounidense

¿Ha sentido alguna vez que haga lo que haga la consecuencia va a ser la misma, la misma miserable experiencia? O permítame hacerle la pregunta aún más clara: ¿Ha llegado a pensar que si sigue con su pareja será una desgracia, pero que si la deja también será una desgracia? Si su respuesta es afirmativa: ¡eso es un dilema! Como usted bien sabe, gusto mucho de apoyarme en las definiciones que da el Diccionario de la Lengua Española y esta vez no será la excepción.

Dilema significa: razonamiento en que una premisa contiene una alternativa y en que las demás premisas muestran que los dos casos de la alternativa implican la misma consecuencia. Todos hemos vivido experiencias en las que nuestra duda para actuar y tomar una decisión tajante nos inmoviliza, y terminamos por no hacer nada. Esas dudas surgen cuando ponderamos los resultados que pueden suceder a nuestras acciones y creemos que, hagamos lo que hagamos, todo va a salir mal. Así surge un dilema. ¿Qué hacer en esos casos de tan tremenda y dolorosa indecisión? ¿Hacia dónde ir cuando todos los caminos nos llevan a una experiencia dolorosa? Interesantes preguntas, ¿no cree? Pues bien, mi más franca intención es compartir con usted un poderosísimo momento para crecer al dilucidar tales cuestionamientos. Empecemos un muy interesante estudio.

Existe una Ley Universal -de hecho así la llama Santo Tomás de Aquino- conforme a la cual el ser humano siempre tiende al bien y a huir del mal. Ésa es la premisa ultra básica de nuestro estudio: el ser humano siempre tiende al placer y a alejarse del dolor. Siempre queremos sentimos bien, hagamos lo que hagamos, y nadie quiere sufrir. Ésa es una auténtica Ley Universal. Eso nos debe quedar muy claro. Incluso, nuestro cerebro está tan "anclado" en esas experiencias que, automáticamente (inconscientemente), nos lleva a realizar actos que nos generan placer y nos ayuda a eludir comportamientos que nos produzcan dolor.

Un ejemplo: el típico caso de una persona que decide iniciar una dieta para bajar de peso. Al principio todo va muy bien y "tolerando" su dieta come tan sólo lo que debe, ingiere mucha agua, saborea sus ricas verduritas, todo ello por abrigar la esperanza de obtener una imagen "muy agradable" y poder entrar en esos pantalones que hace años no salen a la luz. Esa imagen futurista es tan "placentera" a la persona, que es la que le ayuda a mantener la dieta. Sin embargo, después de un tiempo razonable, a la mayoría

nos grita nuestro cerebro: "¡ya, por Dios!, no aguantamos más, ¡urge que comas esa torta

de tres quesos y también esa cubana en este mismo instante! ¡Hazlo ya

momento se acabó el encanto de la dieta. Lo que sucedió es que nuestro cerebro siempre actúa a favor de nosotros mismos'. Por ello, mientras dábamos cabida en nuestra mente a esa placentera imagen de nuestra delgada cintura y esbelto cuerpo, nos ayudaba a mantener la dieta; sin embargo, luego resulta terriblemente doloroso no consumir esos antojos (recuerde nuestra tendencia natural a huir del dolor), y nuestro cerebro nos ayuda mostrándonos otra fuente de placer: ¡comer el antojo! A fin de cuentas, resultó más placentera la experiencia de sentir el gran bolo alimenticio de la torta en nuestra boca, que la esbelta imagen en nuestra mente. Ambos son dos placeres, salvo que el segundo empezó a generar un dolor alterno.

En ese

!"

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Fue ahí cuando nuestro cerebro entró en acción y nos invitó a "hacer un paréntesis" en la dieta. Así funciona nuestro cerebro: placer-dolor, los dos grandes titanes que gobiernan la conducta humana. Si le ha quedado claro cómo funciona nuestro modelo mental para decidir, entonces hay que hacer uso "consciente" de ese poder para mejorar la calidad de nuestras vidas en cuanto tomamos una decisión para actuar.

De esa manera el dolor puede llegar a ser un buen aliado nuestro. Basta que sepamos "apalancamos" en esa sensación dolorosa y ésta nos ayudará a "actuar" haciendo algo para salir de ella, tan sólo necesitamos experimentar "el suficiente" grado de dolor (límite umbral, dirían los fisiólogos) para que se despierte en nosotros la podero- sísima fuerza de actuar en consecuencia de nuestra decisión por mejorar. Entonces, ¿acaso debemos esperar a sentir ese profundo dolor, en esa magnitud, para actuar? Pues le tengo buenas noticias: ¡no necesariamente! No necesitamos experimentar un momento de gran dolor para cambiar, sino que podemos hacer uso de nuestra imaginación y lanzamos a experimentar el futuro mientras vivimos en el presente.

Ésta es una de las herramientas más poderosas que he podido aprender con la Programación Neurolingüística (PNL). De hecho, varios terapeutas solemos hacer uso de esta fantástica herramienta de superación, a la que hemos llamado la "Técnica del Patrón Dickens", la cual consiste en imaginar una situación que puede sucedemos en el futuro, pero con tal fuerza, claridad e intensidad, que terminemos por experimentar en nuestro presente (mientras imaginamos) el profundo dolor de un futuro (pero sin que éste suceda realmente en tiempo presente). Es así cuando podemos tener la fuerza para cambiar y evitamos el dolor "real". Le garantizo que la técnica que acabo de compartir con usted tiene un efecto muy poderoso en la vida de un ser humano, a tal grado que una persona puede actuar inmediatamente para mejorar, huyendo del dolor, literalmente.

Esta herramienta es consecuencia de un condicionamiento neuro asociativo (es decir, un reflejo producido como resultado de asociar una experiencia con otra, como un accidente con el dolor); Charles Dickens, el célebre escritor inglés, nos lo muestra de manera magistral en su famosa obra Canción de Navidad. ¿Ha leído esa obra o ha visto su puesta en escena? Es la historia de un viejo usurero y amargado, el señor Scrooge, quien cobraba todos los impuestos de los habitantes de una aldea. Nadie lo quería pero a él no le importaba eso porque él. Tampoco quería a nadie y, de hecho, le parecían cursilerías todo lo relacionado con el espíritu navideño.

El señor Scrooge tenía un fiel ayudante, quien le llevaba puntualmente las cuentas de sus grandes fortunas y de la recaudación de impuestos. Este ayudante era muy pobre y apenas ganaba el dinero suficiente para vivir. En una ocasión 'le pidió permiso para tomarse dos días de vacaciones con motivo de la Navidad, a lo que le respondió el señor Scrooge que con gusto se los daba, pero que se los descontaría de su sueldo. Nuestro pobre ayudante aceptó y fue con su familia. Ahí la escena es conmovedora. Llega a su casa y tiene a su hijo enfermo de gravedad, sin poderlo atender por falta de dinero, además de que su esposa estaba afligida porque no tenían casi nada para comer en la im- portante cena de Navidad. Existía una gran carencia y dolor por todos lados. Recuerdo algunas escenas en donde se sientan a comer y tienen que compartir una alubia para todos (¿se imagina partiendo rebanadas de un fríjol?).

En fin, la obra sigue y luego se enfoca en la escena de la casa del señor Scrooge. Ahí hay abundancia, muchos alimentos, lujos, dinero y todo lo que cualquier mortal pudiera anhelar económicamente. Lo único malo es que está solo, profundamente solo.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Así, el señor Scrooge se va a dormir en plena noche de Navidad, y empieza a soñar: se le

aparece un antiguo socio de sus negocios, ya fallecido; era igual que él, engreído, hostil, tacaño, etcétera. Lo observa y reconoce inmediatamente, sólo que se da cuenta de que su socio iba vestido con ropa muy desgastada y sucia, iba amarrado con cadenas y grilletes, con signos de laceración y golpes en su cara. Eso llega a asustar al señor Scrooge y le

pregunta: ¿Qué te ha pasado, socio?, ¿por qué estás así

he venido a salvar tu alma. Tuve la oportunidad de salir un momento

del Infierno, al que llegué por merecérmelo. Scrooge, tú que tienes la suerte de estar vivo todavía, ¡recapacita! Tú y yo tratamos muy mal a la gente, la humillamos y explotamos a los pobres, ¡obsérvame!, yo soy tu destino. Ambos nos merecemos el Infierno y sufrir por toda la eternidad. Scrooge, soy tu amigo y te quiero, por eso he venido en tu sueño a advertirte que tú todavía puedes cambiar y salvarte de vivir lo que yo estoy viviendo. Sal ahora de tu cama y ve en ayuda de tu fiel empleado.

A lo que el socio le

responde:

?"

Scrooge,

En ese momento, el señor Scrooge despertó de su pesadilla y empezó a gritarle a su socio que volviera. Estaba muy espantado, se imaginó a sí mismo sufriendo la desdichada suerte de su socio y el impacto lo despertó. El miedo y dolor ante ese futuro hicieron que Scrooge recapacitara. En ese momento, cerca de la medianoche, se puso su saco, tomó dos o tres pavos congelados que tenía en su cocina, alcanzó una bolsa llena de dinero y salió a la calle, con ansia se dirigió a la casa de su pobre empleado. Al ir caminando todo mundo lo señalaba, todos extrañados de que el señor Scrooge saliera de su casa y empezara a regalar dinero a quien se encontrara, deseándole una feliz Navidad. Cuando llegó a la casa de su empleado, observó a través de una ventana y le constriñó ver cómo toda la familia compartía una sola semilla para cenar. Entonces, tocó la puerta. Le abrió su ayudante y los ojos de admiración y sorpresa por parte de la familia fueron enormes.

"¡Señor Scrooge!, exclamó su ayudante, qué honor que nos visite en esta su humilde casa, pase por favor. Así fue como entró Scrooge, llevándoles pavo para cenar y dándole a su empleado todo el dinero necesario para que su hijo Tim pudiera ser atendido por los mejores especialistas, salvándolo de quedarse paralítico. Así logró cambiar tan drásticamente el señor Scrooge.

¿Qué le parece la historia? Como ve, el señor Scrooge no necesitó llegar al Infierno para cambiar, bastó con imaginarse ahí, con tal claridad como si ya estl1viera sufriendo ese dolor, para que de inmediato cambiara su vida. Se "apalancó" en su dolor imaginario y logró actuar en ese mismo momento para mejorar su calidad de vida. Ésta es la razón por la que se le llama "Patrón Dickens" a esta extraordinaria manera de visualizarse y así lograr cambiar.

Muchas veces, para lograr cambiar tan sólo se requiere de un relámpago de claridad y no de años de meditación. ANTHONY RODBINS Conferenciante y escritor estadounidense

Lo invito a que viva un auténtico momento para crecer evitando la "dañina pasividad" en la que mucha gente cae ante un dilema. Reflexione y verá que, si logra visualizar su futuro con una gran claridad, todo dilema desaparece y siempre habrá una opción mejor que otra. Incluso, siempre habrá una opción menos dolorosa que otra. Cuando lo tenga claro, ¡es cuando podrá actuar!

Autoestima: El primer escalón del Éxito

y

confundimos, al creer que nos llevarán a la misma desdicha todos los caminos que podamos recorrer. Eso no es cierto. Siempre hay una mejor opción.

Creo que

el origen

de

todo dilema es

no ver con claridad las opciones

Pregúntese muy seriamente con la forma de ser que usted tiene este día, con la manera como trata a los demás hoy, con ese carácter que tiene y con los rasgos de su personalidad actual, ¿a dónde va a llegar en los siguientes dos- años? Imagine profundamente cómo serán sus finanzas dentro de los próximos dos años, si sigue hacien-

do lo que hasta hoy ha hecho. Piense cómo será su vida en los siguientes dos años si sigue tratando así a la gente. Ahora vamos más allá aún. Imagínese dentro de cinco años. Incluso, piense en cómo será su calidad de vida dentro de los próximos diez años. ¡Imagínese! Sienta cómo será su cuerpo si sigue comiendo como hoy lo está haciendo.

, si estos

Cuando usted sea viejo, muy viejo, imagine si estará rodeado de sus familiares o

mismos serán los que precisamente estarán enviándolo a un asilo. Imagine sus finanzas,

su vida de pareja, su cuerpo

imagine.

Si en la dinámica anterior no le gustó del todo su futuro, si no le agradó cómo se ve

su porvenir, ¡pues le tengo una formidable noticia! ¡nada de lo que se imaginó ha sucedido aún! Todo depende de lo que usted haga "hoy". Si no le gusta cómo se visualizó, si no le agrada su futuro compartiéndolo con esa pareja, si se imaginó en plena desdicha y con la sana reflexión de "darse cuenta" de que todo eso todavía no ha sucedido logra cambiar en

¡Emoción por

ese mismo instante, tiene otra razón, y muy poderosa, para conservar su existir!

Imagine y no habrá dilema

Autoestima: El primer escalón del Éxito

56

Valor: Trabajo

El trabajo tiene, entre otras ventajas, la de acortar los días y prolongar la vida. DENIS DIDEROT Escritor francés

Estos últimos días me he encontrado con personas que me han comentado lo difícil que les ha resultado encontrar un trabajo. Me lo han dicho desde alumnos recién egresados de universidades particulares, hasta adultos que por una u otra razón tuvieron que salir de su empleo anterior y no han encontrado trabajo. Esta vivencia es la que más me ha motivado a reflexionar y a escribir algo acerca de esta angus6ante dinámica social del ser humano: el trabajo.

Por miles de años el hombre ha tenido que trabajar para obtener lo que quiere, de hecho, me resulta impactante que incluso en la Biblia –en un pasaje del Génesis donde se narra la historia en que Adán y Eva desobedecen al Creador y comen del fruto prohibido

del Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal-, Dios le dice a Adán: "Mediante el sudor de tu

rostro comerás hasta que vuelvas a la tierra de que fuiste formado

".

Que motivante, ¿no cree? Ya me imagino la cara de Adán en ese momento. En fin, lo que sucede es que ese tipo de 'historias han distorsionado enormemente la más auténtica dicha que significa trabajar, haciéndolo parecer como un castigo divino. ¿Acaso no lo ha llegado a pensar usted en algún momento de su vida? O, ¿no ha escuchado a alguien que se queja continuamente por "tener que" ir a trabajar, tal como si fuera una sanción? Me imagino que su respuesta es afirmativa (por lo menos para la segunda pregunta). La creencia de que el trabajo es un castigo como resultado del pecado original ha desmoralizado a muchas personas, y es una creencia totalmente errónea. Es una verdadera lástima que mucha gente afirme que el trabajo es un castigo ya que "nos tienen que pagar para hacerlo", como compensando "el sacrificio"; Que peor aún, he escuchado a personas que opinan del trabajo que se trata de algo tan desgastante que cuando alguien comete alguna falta, como castigo le dan más horas de trabajo.

Mi frustración es que este último ejemplo es cierto, y opera para un número muy grande de empleados en mi país. Si haces algo mal, si llegas tarde, pues te quedas dos horas más trabajando. Esas medidas correctivas" de muchos jefes me parecen algo así como la determinación de que sus empleados purguen una condena, ¿no lo cree? En fin, el

Autoestima: El primer escalón del Éxito

resultado es que esas dinámicas hacen que mucha gente siga creyendo que el trabajo es una desdicha, un mal necesario.

En este momento para crecer lo invito a generar una NUEVA CONCIENCIA ante el trabajo, ya que la conciencia que tienen muchas personas acerca de él en estos días se inclina por el error de creerlo un castigo"; en cambio, una NUEVA CONCIENCIA del trabajo nos lo debe hacer percibir como un auténtico valor de orden superior; El trabajo es una verdadera dicha, es una fortuna poder estar invirtiendo nuestro tiempo en la creación de algo para el servicio de los demás y que, al mismo tiempo, nos ayude a perfeccionarnos como personas.

El trabajo distingue al hombre de los demás seres vivientes porque requiere

inteligencia y voluntad; es decir, el trabajo requiere de la dimensión espiritual del ser humano. Por ello, en sentido estricto, los animales no trabajan puesto que sólo responden

a instintos o a estímulos impuestos por la naturaleza, y de esta manera no pueden elegir.

El trabajo, percibido con una NUEVA CONCIENCIA, resulta ser el ejercicio de las facultades humanas en función de la realización de su propia naturaleza, y por ello mediante el desarrollo de tal ejercicio el hombre se perfecciona al ir satisfaciendo sus necesidades básicas. Por tanto, el trabajo es un medio de realización y perfeccionamiento

para la persona, que le permite obtener sus medios de subsistencia, y le ayuda a lograr un mundo cuyas estructuras sean más acordes con su dignidad, con lo que realmente quiere de la vida. Este último comentario me resulta en especial fascinante. Lo percibo así de emocionante porque siempre que me critican a mí, o a cualquiera persona con una NUEVA CONCIENCIA, acerca de lo fácil que han resultado las cosas para nosotros, de que vivimos en un mundo "color de rosa", de que no queremos ver que las cosas son más difíciles en el mundo "verdadero" de allá fuera, pues, con todo respeto, me río de esos comentarios carentes de conocimiento de causa y, al mismo tiempo, me hacen reflexionar en lo que a continuación compartiré: lo que pasa es que verdaderamente damos "una imagen" de que no tenemos problemas, de que todo marcha en orden dentro del marco del bien, la verdad

y la belleza.

Sin embargo, lo que no saben muchas de las personas que nos critican, es que ese mundo mágico y bello en el cual hemos decidido vivir, es un mundo que "hemos creado" mediante nuestro trabajo. Entonces, efectivamente nuestro mundo es bello, pero para entrar en él primero lo tuvimos que hacer, tuvimos que trabajar muy intensamente para forjar lo que hoy es tener una NUEVA CONCIENCIA y ahora sí, hoy por hoy nos hemos dedicado a vivir y a gozar del apasionante ambiente que "hemos creado" emocionados de existir de esta manera. Vivir ó realizar un trabajo así, lo confieso, es algo verdaderamente fascinante, y no por ello deja de ser un trabajo. O bien, si lo quieren ver de otra manera, sí ha dejado de ser un trabajo propio de una conciencia arcaica y obsoleta, ha dejado de ser un trabajo de la idea "castigo". Es un placer desarrollar nuestro "trabajo" porque tenemos la dicha de estar enamorados de lo que hacemos, y hemos encontrado aquí nuestra constante realización y crecimiento en el apasionado arte de ser persona. Nuestra realidad actual fue un sueño de hace muchos años; lo que lucimos que sucediera entre el momento en que surgió el sueño y la realidad de hoy se llama trabajo.

Siguiendo con este breve ensayo acerca de "el trabajo", debemos saber que todos nacemos con necesidades, todo ser humano aparece precario, de sentidos pobres, sujeto a las inclemencias del tiempo, desnudo e inseguro, y es por ello que "necesita" del trabajo, incluso para su conservación; el hombre crece, satisface sus necesidades y se desarrolla

Autoestima: El primer escalón del Éxito

"trabajando". El hombre, que posee por naturaleza una dignidad especial, inde- pendientemente de lo que piense o haga, puede perfeccionarse mediante su trabajo. Éste ayuda al hombre a mostrar su supremacía sobre el mundo transformándolo para hacerlo mejor. Es, entonces, cuando se entiende que el hombre no está supeditado a su trabajo, sino que éste está supeditado a él. Dado que el hombre es el sujeto del trabajo, sólo el hombre puede ser el punto de referencia para determinar la bondad del trabajo que realiza. Así, no hay buenos o malos trabajos, sólo existe la bondad o maldad de quien lo realiza. De un trabajo se podrá decir que es más bueno y, por ende, más valioso en tanto perfeccione a la persona que lo desempeña. El trabajo es más valioso no tanto en función de lo realizado, sino de quien lo realiza. Todo esto es lo que debe suceder en un trabajo justo, digno y honorable. De lo contrario, estaríamos hablando de un trabajo injusto; aquel con el que se degrada al hombre impidiendo su desarrollo pleno como persona, sería un trabajo que atenta contra su naturaleza y minimiza su dignidad.

Por lo anterior, el hombre siempre debe esforzarse por realizar lo mejor posible su trabajo. Son en esos momentos, los de orgullo propio, cuando se experimenta el placer del deber cumplido, realizado con nuestro mayor talento. Ese placer del que le hablo es privilegio de la persona íntegra, de un ser humano responsable. Creo que con lo comentado hasta el momento, bien valdría la pena hacer un alto y detenemos a pensar en nuestro trabajo. Me permitiré hacerle cuatro preguntas de gran trascendencia: ¿Es feliz en su trabajo? ¿Le gusta lo que hace? ¿Siente que su trabajo es su fuente de realización constante? ¿Capta claramente que aquello que hace en su trabajo es, finalmente, para servir a otros seres humanos? Respóndase estas preguntas, por favor.

Le garantizo que dar respuesta sincera a estas preguntas le generará un gran momento para crecer como persona. Mi mayor ilusión es que haya respondido afirmativamente a todas las cuestiones, es ahí cuando más emoción por existir vive un ser humano. De lo contrario, si la mayoría de sus respuestas fueron negativas, por favor dése la oportunidad de cambiar de trabajo o, por lo menos, de cambiar el enfoque que tiene del mismo. Eso ya sería de gran utilidad en su vida.

Permítame comentarle otro aspecto fundamental: el trabajo debe siempre asegurar un margen de libertad donde el hombre haga suya la actividad que realiza. Nos debemos sentir con todo el derecho de autoría por aquello que realizamos. Esa sensación de saberse el autor del resultado de un trabajo es muy motivante para seguir haciéndolo con gusto. La responsabilidad que se genera de esa motivación es lo que hace que "queramos ir" a trabajar, en lugar de la desgastante obligación que generan otras razones (tipo castigo) para trabajar, siendo éstas a su vez las que hacen que "tengamos que ir" a trabajar sin gusto, como purgando una condena.

El trabajo debe ser remunerado, absolutamente por todo trabajo se debe recibir, por justicia, una remuneración. Ésta debe garantizar la subsistencia del hombre que realiza el trabajo y la de su familia, ésa es una de las grandes responsabilidades del Estado; pero la realidad en este país, donde el Estado es incapaz de remunerar a sus trabajadores para su mínima y digna subsistencia, aplaudo y felicito la gran labor de "los empresarios", aquellos seres humanos con una visión tan grande y comprometida con un fin común, quienes realmente dan el trabajo dignamente remunerado a las personas que lo necesitan. Mi mayor reconocimiento para los empresarios que remuneran material y espiritualmente' a sus trabajadores. El trabajo así realizado, idealmente, debe permitirle vivir con decoro y con cierta comodidad a quien lo desarrolla, debe permitirle tener acceso a la cultura y a la propiedad privada, protegerlo contra la enfermedad y ayudarlo en su vejez. Recuerde algo

Autoestima: El primer escalón del Éxito

muy importante: si usted trabaja, entonces merece; si le gusta merecer, póngase a trabajar.

Si eres trabajador, no te morirás de hambre; el hambre puede llegar a la puerta del hombre laborioso, pero no se atreve a entrar.

BENJAMIN FRANKLIN Filósofo, físico y político estadounidense

Quiero invitarlo a hacer una reflexión más: el trabajo también es fruto del amor y es un bien para el hombre; por tanto, es un valor que expresa la dignidad del hombre. Cuando el trabajo transforma correctamente la naturaleza y contribuye a que el hombre sea mejor actualizando sus potencialidades y colaborando con los demás, conviviendo con sus semejantes, surge uno de los más grandes desafíos del trabajo: las relaciones humanas. Ahora, viene a mi mente una de las cátedras a las que asistí cuando estaba estudiando un diplomado en Filosofía del Hombre, acerca de la dimensión que el trabajo ocupa en la vida de un hombre. En ella aprendí que: el trabajo ayuda al ser humano a combatir uno de sus más grandes miedos, le ayuda a combatir su soledad, a no saberse aislado y sentir que pertenece a un grupo.

En el trabajo olvido mis sufrimientos ¡El trabajo es mi salvación!

HONORÉ DE BALZAC Escritor francés

Saber que ir a trabajar nos mantiene en comunicación con otros seres humanos tal vez sea una de las razones por la que muchas personas de la tercera edad no desean jubilarse. Piénselo. Además, ¡qué triste y aburrido sería no tener absolutamente nada que hacer, ningún trabajo que realizar! Ahora recuerdo una frase que dijo Ronald Reagan durante su mandato como presidente de los Estados Unidos de América: "Recesión es "

cuando tu vecino se queda sin empleo; depresión es cuando lo pierdes tú

Reflexione, y dé gracias a Dios por la dicha de tener un trabajo, por la fortuna de poder ir a trabajar y, así, tener la oportunidad de manifestar su grandeza. Sin embargo, necesito aclarar algo: usted no necesita estar contratado en una empresa para sentir que tiene trabajo, no necesita saberse empleado de alguien, no, en absoluto. Para expe- rimentar el placer de trabajar sólo necesita inteligencia y voluntad, y ambas facultades ya las lleva dentro. De sí, son su más auténtica identidad como ser humano. Siempre habrá algo que hacer por los demás, es a ese trabajo al que me refiero.

Siempre existirá en su vida la libre decisión para actuar y emprender la acción en

beneficio de otros; ese tipo de trabajo, esa labor, ese compromiso es, sin duda algunas,

otra razón para que pueda experimentar día con día, su

¡Emoción por existir!

Autoestima: El primer escalón del Éxito

57

Conéctate al Motivo - Intento

“Fuerzas latentes, facultades y talentos cobran vida y te descubres por ti mismo como una grandiosa persona mucho más allá de lo que alguna vez hayas podido imaginar llegar a ser”. - Patanjali

¿Por qué hago lo que hago? Si respondo a esa pregunta, en ese preciso instante puedo conectarme al motivo y sentir la energía que me mantiene realizando lo necesario para lograr mi objetivo. Eso es a lo que yo llamo “El Poder del Motivo”. El diccionario de la real academia española define la palabra ‘poder’ como capacidad para actuar. Y sí, eso es precisamente lo que se necesita para generar un resultado, ¡acción! Necesitamos hacer algo para producir determinado resultado, pero para hacer ese algo, necesitamos a su vez la energía que nos impulse y mantenga para hacerlo, y esa energía proviene de “El Poder del Motivo”. ¿Cómo hago para que surja ese poder con su energía que me impulsa? Simple y mágicamente, mediante una pregunta que recomiendo hacerse con frecuencia: ¿Por qué hago lo que hago? Y al responderla, ¡Waaaam! Surge automáticamente el flujo de energía

Autoestima: El primer escalón del Éxito

necesario para actuar. Por eso te quiero recomendar algo tremendamente poderoso:

descubre tu misión, conéctate al motivo y disfrutarás.

No sé lo que quieras lograr en tu vida, pero de que necesitarás energía para realizarlo, sin duda. Podrás tener acceso a toda la energía que necesites mediante tu capacidad para conectarte con la Fuente. Lo primero que debes saber es que la Fuente de esa energía es inconmensurablemente abundante, es infinita y está disponible para ti en todo momento. Lo único que necesitas es conectarte. La forma para conectarnos con esa Fuente es mediante un sincero deseo de corazón, y los deseos del corazón se llaman motivos. Los motivos son las causas que surgen dentro de nosotros mismos, directamente a través de nuestro corazón. Cuando te preguntas “¿Por qué hago lo que hago?”, pueden surgir dos clases de respuestas, motivos o razones.

Distingo tremendas diferencias entre ambas causas del comportamiento humano. Los motivos, como ya te dije, son los deseos de tu corazón, mientras que las razones son causas ajenas a ti que haces obedeciendo lo que alguien más te pide que hagas. Todos nosotros hacemos cosas por ambas causas, motivos y razones. Sin embargo, solo la gente más feliz y realizada hace más cosas por motivos que por razones. Se trata de que inclines la balanza más hacia tu corazón y entonces el poder para emprender la acción con toda la energía necesaria, surgirá como hermosa consecuencia a través de ti.

Es hasta entonces que comprendes que hacer las cosas obedeciendo razones hace que quizá logres terminar tareas útiles y productivas, pero solo hasta que haces las cosas responsabilizándote por tus motivos, descubres que estarás haciendo la tarea más importante de tu vida. La más. Y esa tarea, la más importante de tu vida, jamás te será asignada. El surgimiento de la tarea más trascendente de tu vida es privilegio de la Fuente interior, tus motivos, tus deseos de corazón. En las razones por las cuales haces lo que haces pueden existir errores en los resultados, pero en los motivos por los cuales actúas, cuando obedeces sinceramente los deseos de tu corazón, no existe índice de error; ahí todos tus resultados, sean como sean, son parte de la perfección hacia la cual estamos destinados todos. Cuando te conectas al motivo no hay error, cuando te conectas al motivo tus acciones tienen la hermosura que la perfección confiere y por ello lógicamente se te admira. Hace muchos años yo creía en esto, hoy lo sé, hoy vivo en la certeza de lo aquí expuesto.

Las razones por las cuales haces lo que haces siempre te las dirá alguien. En cambio, tus motivos nadie te los podrá decir, tú solo los debes encontrar. Y esa búsqueda es apasionante. Por supuesto que es mucho más fácil y cómodo hacer las cosas porque alguien nos dice que las hagamos, ahí hay comodidad, ahí podemos endosar responsabilidad y sentirnos exentos de ella, pero también ahí hay posible fuente de aburrimiento, ahí puede existir la cuna de la apatía con su máxima consecuencia: el vacío existencial. En cambio, la búsqueda y el encuentro de un motivo hace que tu vida tenga sentido, sientes que vives inmerso en un propósito, es cuando la energía que fluye a través de ti hace que quieras hacer las cosas, surge el poder de un deseo de corazón. “Surge”, esto es, pasa a través de ti.

Cuando te conectas al motivo, la emoción por existir es lógica y hermosa consecuencia. Y no, no te estoy pintando un cuento de hadas, te estoy diciendo que esto existe en verdad. Hoy sé que existe otra realidad a la que nuestros 5 sentidos nos acostumbraron, hoy sé perfectamente que existe un campo de influencia y energía presente en todo de forma invisible como una realidad muy superior y a la que se puede

Autoestima: El primer escalón del Éxito

acceder o llamar en tiempos de necesidad.

Desde hace muchos años que vengo manifestando lo que hoy te he vuelto a exponer, pero en esta ocasión quiero ir contigo más allá, hoy sé que hay algo más. Hasta hace años yo enseñaba que el motivo viene de dentro de ti, pero hoy he descubierto que el motivo surge a través de ti. Y esto es distinto. Hoy he descubierto que existe una fuerza, una energía universal (¿pleonasmo?) a la que llamaré “El poder de un deseo de corazón”. Esta energía es infinitamente creadora. Incluso, el afamado escritor Wayne Dyer, tuvo el mismo hallazgo y le ha llamado a esta misma energía “The power of Intention” (El poder de la Intención). Él se inspiró, y yo también, en la sabiduría de indios yaqui de México.

El primer libro que leo en mi vida donde se nombra “El intento” como la fuente a la que los chamanes se conectaban para crear aparentemente de la nada, es el formidable libro “El lado activo del infinito” de Carlos Castaneda, que sirva de paso recomendarles que lo lean. El gran maestro chamán de Castaneda, Don Juan Matus, le enseña esto: “Los chamanes llaman al intento cuando pronuncian la palabra intento en voz fuerte y clara. El intento es una fuerza que existe en el universo. Cuando los chamanes llaman al intento, les llega y les prepara el camino para sus logros, lo cual quiere decir que los chamanes siempre logran lo que se proponen”.

En nuestra primitiva cultura, cuando alguien habla de un intento se suele entender como el esfuerzo por realizar algo en virtud de lo que queremos, es tratar de hacer algo. Pero hoy, aquí y ahora, quiero invitarte a una total y rotunda Nueva Conciencia del “Intento”, quiero que hoy aprendas que el intento es verdaderamente una energía del universo así llamada y que puede fluir a través de nosotros tan solo si conectamos con ella. Algo importante es que podemos lograr cosas conectándonos al intento y así lograrlas sin el más mínimo esfuerzo. Sé que esto es muy difícil de aceptar para la abrumadora mayoría de las personas (como lo fue para mi en su momento), todas acostumbradas al paradigma del ego: luchar para obtener, sufrir para merecer. En Nueva Conciencia el paradigma cambia: conectarse para obtener, disfrutar para merecer. Esa es la gran transformación más reciente de mi vida. Lo único que tuve que hacer es conectarme al intento, comprender el poder de un deseo de corazón, vivir mi motivo y quitarme de en medio. Así las cosas empezaron a fluir en mi vida de una manera inexplicablemente mágica al principio, pero luego descubres la fuerza del intento chamánico aplicable a nuestros días. Es importante que entendamos cómo conectarnos al motivo, para atraer la poderosa fuerza chamánica del intento: desprenderse del ego.

El ego es lo que el mismo Juan Matus llama: “la instalación foránea”. Algo que no somos en verdad, sino que creemos o nos han hecho creer que somos desde afuera. Cuando el ser humano se desprende de las trampas del ego empieza a vivir quien verdaderamente es, de lo contrario viviría como lo que Carlos Castaneda concluyó en un diálogo que tuvo con su maestro: “…un ser que vive su vida de forma indirecta en términos de lo que debería ser”. Y no, no se trata de vivir así, de cómo debería ser, sino de ser simplemente quien en verdad somos, ahí es cuando uno se conecta con el motivo, se conecta uno al intento. Y es precisamente por esta razón que no todos tienen acceso a esta fuerza del universo. En el esfuerzo que hacen las personas por defender la idea que tienen de sí mismos es por lo que no se dan el tiempo y la inclinación para darse cuenta de nada. Tal vez por eso, los que empezamos a tener acceso a una Nueva Conciencia somos tan criticados por aquellos que están tan dedicados a defender su propio ego.

El poder de un deseo de corazón con toda su energía proviene de conectarte

Autoestima: El primer escalón del Éxito

al motivo, el intento ahí fluye a través de ti y sorpresivamente empiezas a crear tu universo de la forma en que deseas. Para tener acceso a esta alta dimensión del ser, a esta espectacular experiencia de la vida, necesitas recorrer un camino perfectamente posible para cualquiera de nosotros, un camino de verdadero crecimiento interior con sorprendentes manifestaciones externas y que puedes iniciar mediante…

1. Saber que existe una fuerza en el universo que actúa en la creación de todo. Es fundamental que te des cuenta de que existe otra realidad muy diferente a la que has estado acostumbrado durante quizá toda tu vida, pero que esa misma realidad superior influencia a la que tus sentidos ven. El intento existe, esa fuerza del universo que afecta nuestra tercera dimensión. Hoy debemos comprender la enorme dicha y oportunidad de conectar con su sabiduría y hacer uso de ella para el bien que estamos destinados a hacer. El primer gran paso es darse cuenta de que una realidad superior a la que estamos acostumbrados a percibir, existe. Una vez que sabes que existe, debes…

2. Saber que puedes conectarte con esa fuerza. Tú eres parte de esa fuerza del universo que crea constantemente. Eres capaz de unirte a esta poderosa fuerza y manifestar lo que desees de corazón en tu vida. Aquí me atrevería a planteártelo de otra forma diciéndote lo mismo: tú eres parte de Dios. Cuando te das cuenta de esta gran verdad, es cuando te puedes conectar a Él y co-creas por y a través de Él. Tengo la idea de que Dios, esta energía creadora y vivificante siempre está conectada con nosotros, siempre, pero nosotros haciendo uso de nuestro libre albedrío, podemos conectar con El o no. Una de las creencias que más te desconectan de Dios, de esta inconmensurable e infinita energía creadora, es la que algunas religiones dan: tu estás aquí y Él allá, tu eres el hijo y Él el Padre, tú aquí abajo y Él allá arriba, todas estas ideas que favorecen poderosamente la conciencia de separación. Y la conciencia de separación es útil para justificar la existencia de un mediador que te puede re-unir, apuntándose como la única vía para volver a ligar lo que con sus creencias separó, y es así como entiendo que surge el papel de la religión. De hecho, la misma palabra ‘religión’ proviene de raíces que significan re-ligar, religión. En determinados estados de conciencia, la religión es extremadamente útil y buena, pero cuando avanzas hacia nuevos estados de conciencia comprendes que la religión es una institución mientras que la espiritualidad es una experiencia.

Propongo vivir la experiencia más que hacerse miembro de alguna institución. Si te atreves a dar el brinco de conciencia, podrás eliminar la previa idea de separación e iniciarte en una Nueva Conciencia de conexión directa con la energía creadora del universo. Vamos, explico de nuevo así: Dios siempre está conectado con nosotros, pero nosotros no siempre estamos conectados a Él. Si quieres vivir una Nueva Conciencia de la realidad, debes saber que puedes conectar con esta fuerza del universo y permitir que así fluya a través de ti creando milagros por, para y a través de ti. Estos son los momentos en que dejas de esperar un milagro y mejor te conviertes en uno. Claro que la pregunta se antoja:

¿Cómo me puedo conectar? Para ello, lo primero que debes hacer es…

3. Desprenderte de tu ego. Como ya te lo he dicho, nuestro ego, la instalación foránea, es la falsa idea que tienes de ti y que favorece constantemente la conciencia de separación. Palabras como mejor, superior, diferente, más, etc., son comunes en el lenguaje del ego, y todo ello favorece la separación. Así es imposible conectarte. Pero si decides desprenderte de tu ego, surge

Autoestima: El primer escalón del Éxito

naturalmente tu verdadero yo. Ese ser que realmente eres está constantemente conectado con la Energía del universo, ese ser que en verdad eres, lo que yo identifico como tu espíritu, es la forma de conexión directa y pura con la Energía universal, con Dios. Para desprenderte de tu ego se requiere un cambio profundo en tu estado de conciencia, cambiar la necesidad de ganar y competir a la dicha de vivir en paz y compartir. Se cambia del miedo al amor, del odio al perdón, del control y dominación a la tolerancia y aceptación, de la maldad a la bondad. En una palabra, de la oscuridad a la luz. Todos los seres humanos estamos destinados a ese cambio. Solo que algunos deciden iniciar ya y otros todavía no. Pero una vez que decides desprenderte de tu ego, cuando decides identificarte plenamente con tu espíritu, descubres sorprendentemente que tienes…

4. El poder de un deseo de corazón. En este nivel, conectado ya con el motivo, descubres asombrosamente que tu fuerza de voluntad es mucho menos efectiva que tu imaginación, misma que es precisamente tu puerta de entrada al poder de un deseo de corazón. Durante años nos acostumbraron a creer que para lograr las cosas se requería de fuerza de voluntad acompañada de una férrea disciplina. Pero luego te das cuenta de que no es así y que de hecho, la fuerza de voluntad ya poco cuenta. Descubres que lo único que necesitas para obtener algo es simple y sencillamente desearlo, y se aparece. Empiezas a darte cuenta de que todo aquello que imaginas se te cristaliza frente a ti, empiezas a descubrir tu poder para manifestar, empiezas a llorar de la emoción al ver lo que eres capaz de crear en beneficio de los demás. Surgen fuerzas latentes, facultades y talentos cobran vida, y te descubres por ti mismo como una grandiosa persona mucho más allá de lo que alguna vez hallas podido imaginar llegar a ser, tal cual lo afirmó Patanjali, un gran pensador de la antigüedad y gran maestro de Yoga mental. Cuando vives la gran facilidad para ser feliz manifestando lo que tus deseos de corazón querían en verdad, vives asombrado de esta Nueva Conciencia que nunca pensaste existiera y solo resta mantenerse en esta dicha y felicidad cuando continuamente…

5. Agradeces. Es la más lógica consecuencia luego de lo que has sido capaz de experimentar. No se puede hacer otra cosa que agradecer infinitamente a la vida, a Dios, a todo y a todos, por la oportunidad de estar vivos y en esta vida haber tenido el tiempo de darse cuenta de que se trata precisamente. Se agradece la iluminación. Todos vamos hacia allá. Solo que algunos ya se dieron cuenta y hacen algo para lograrla. Vale la pena. A todos los seres humanos les llega su momento de despertar, y tan solo espero que Nueva Conciencia favorezca el tuyo. Agradezco la oportunidad que me das al leerme, agradezco la inspiración que llegó a mí para escribirte, agradezco la oportunidad de estar vivos en forma de humanos para encontrarnos aquí. Verás que pronto, al agradecer todo lo que llega a ti y fluye a través de ti para los demás, te transforma en alguien amable. Y amabilidad dada es amabilidad recibida. Y ahora esa misma amabilidad en la que te has convertido deseas agradecerla. Se cierra un hermoso círculo virtuoso.

Sé que mucho de lo que hoy he expuesto aquí, varios de mis lectores del taller de autoestima no lo creerán, aquellos que todavía solo alcanzan a ver lo que su ego les permite. ¡Yo mismo no creería en nada de lo que escribí aquí si lo hubiera leído hace tan solo unos años! Pero también sé que hoy ni siquiera escribo yo. Todo lo que está escrito

Autoestima: El primer escalón del Éxito

aquí fluyó a través de mí. Desde hace tiempo me queda claro que el que escribe no soy yo, que el que correos con dudas y comentarios no soy yo, que el que da consulta no soy yo. Es Dios. Pero de que lo disfruto eso sí, y el que disfruta creo que ese sí soy yo.

Quizá esta sea una de las mayores bendiciones que Dios nos da a los humanos, cuando nos hacemos a un lado (nuestro ego) y permitimos que Él se manifieste a través de nosotros, así el que disfruta somos precisamente nosotros. Él es el disfrute en Sí Mismo, entonces cuando conectamos con Él, el disfrute más pleno y el gozo más auténtico se sucede a través de nosotros. He llegado a pensar que en esencia nosotros no hacemos nada, todo lo hace Él mientras nosotros podemos elegir tan solo la divina experiencia de ser testigos. Es cuando se comprende que la forma más eficiente de hacer es el no hacer, esto significa cuando no hacemos con nuestro ego, sino que permitimos que se haga a través de nosotros al conectar con el motivo, el motivo llamado Dios.

Qué claro me queda hasta hoy que Dios es mi motivo. Y si Dios es el gozo y disfrute en Sí Mismo, entonces cuando conecto con el motivo, cuando hago lo que más me gusta hacer en la vida, cuando conecto con el intento, cuando hago lo que más me apasiona, lo disfruto inmensamente porque estoy experimentando a Dios a través de este hacer. ¡Nunca lo había entendido así y tan solo ha surgido esta explicación mientras escribía! No te imaginas lo emocionado que estoy de que, literalmente hablando, descubramos esto juntos tú y yo aquí al mismo tiempo. Qué claro me queda apenas hoy lo que leí hace tiempo en un poema de Jelaluddin Rumi: “Vende tu inteligencia y compra perplejidad”. Y es que todo lo que me pasa hoy en día no obedece a procesos inteligentes (lo que mi ego quisiera explicarse), sino que suceden maravillas que sin palabras solo me dejan perplejo ¡Por Dios! Date tiempo en esta vida para conectar con el motivo y juro que vivirás una Nueva Conciencia de constante…

¡Emoción por Existir!

Autoestima: El primer escalón del Éxito

58

Mi Fórmula de la Invulnerabilidad

“La cabeza de los demás es un lugar demasiado desdichado para que en él se asiente mi auténtica felicidad”. - Schopenhauer.

Pasamos tanto tiempo queriendo dar gusto a los demás con nuestro comportamiento que así es como generamos nuestro propio paredón donde nos exponemos para ser atacados por los comentarios que esperamos de los otros. El colmo es que uno mismo prepara el campo de ataque y uno mismo se coloca en el blanco, y así es como un ser humano se hace vulnerable, al conferirle importancia a los comentarios que los demás hacen de uno. Y es que nada ni nadie tiene importancia, salvo la que uno mismo decide darle. ¡He ahí nuestro poder, para bien o para mal! La vulnerabilidad que permitimos es la cualidad elegida de ser vulnerables, es decir, otorgar permiso para ser herido o recibir lesión, física o moral. Mi invitación el día de hoy es a elegir precisamente lo contrario, opción que en todo momento existe, optar por tu propia invulnerabilidad, elegir que nada ni nadie te hiera o lesione física o moralmente, y te diré cómo.

Llega un momento en la vida en que necesitamos darnos cuenta de algo:

gran parte de nuestro malestar, de nuestros momentos de desdicha o infelicidad, suelen ser porque nos sentimos desacreditados o no queridos por lo que alguien dijo de nosotros, y siendo ese alguien una persona a la que nosotros le conferimos importancia. Aquí lo más trascendente en un despertar hacia una Nueva Conciencia es entender que “nosotros le conferimos” el poder a una persona para afectarnos. Ninguna persona en absoluto, ninguna, ya sea tu esposo, esposa, novio, novia, jefe, padre, madre, hijo, quien sea, tiene el más mínimo poder para afectarnos si nosotros no se lo conferimos. Darse cuenta de este gran poder que tenemos es una de las facultades de liberación (o esclavitud) más efectivo que el ser humano tiene. Nuestro prestigio es algo que se encuentra en la cabeza de las otras personas, y en ese lugar, uno no puede hacer nada. Es un lindero exclusivo de la otra persona.

La gente que se preocupa mucho por su imagen pública automáticamente está esclavizada a lo que digan los demás de él. Y esa esclavitud genera concomitantemente vulnerabilidad. Es el ego del ser humano que está sediento de aprobación constante, y es así, mediante nuestro ego, que decidimos hacernos vulnerables. Esta es una de las trampas que nos pone nuestro ego para caer en el lado oscuro de la vida, con todas sus ruindades, desdichas y ansiedad. Cada vez que me encuentro a una persona preocupada o deprimido por lo que sus familiares dicen de él, por lo que la gente ha opinado de él, simplemente me doy cuenta del dolor que la persona se

Autoestima: El primer escalón del Éxito

auto inflige por desear aprobación. Ese propio deseo de aprobación es el que nos hace vulnerables.

Ahora bien, ¿Cómo lograr la invulnerabilidad? ¿Cómo hacer para que no nos afecte lo que los demás dicen de uno? ¿Se podrá alcanzar un estado así? ¿Se podrá ser independiente de lo que los demás opinen de uno? Respuesta: Sí, un categórico y rotundo sí. Esta total afirmación la sabía desde hace años “teóricamente” y me empezaba a servir de algo, pero hasta esta altura de mi vida la he podido constatar fehacientemente en la práctica, en la dicha de entender cabalmente y, con ese entendimiento, ver cómo se transforma el conocimiento en acción. Esta es una de las ocasiones en donde bendigo una y mil veces la existencia de una Nueva Conciencia como opción de vida que claramente podemos elegir, y que la he elegido, al igual que cualquier otra persona la puede elegir. Ahora bien, si ya sabemos que sí, sí se puede lograr la invulnerabilidad, la pregunta que se antoja sería ¿Cómo? Y he diseñado una fórmula para ello. Una fórmula cuya eficacia la he comprobado al 100% en todos los casos que he estudiado (donde me incluyo) para hoy llegar a publicarla aquí. Es una sencilla pero tremendamente poderosa fórmula que si la aplicas en tu vida, te juro lograrás una transformación total en tu existencia, un cambio del infierno al paraíso literalmente, aquí en la Tierra. Mi fórmula es la siguiente:

Confía en ti mismo + Filosofía = Invulnerabilidad

En esta maravillosa fórmula la esencia es la adquisición de una Nueva Conciencia, es decir, primero abrirse a un nuevo conocimiento para luego hacerlo tuyo a través de la práctica donde constates su eficacia y así transformarla en una directriz de vida que te ayude a ver las cosas de una forma totalmente diferente. Esa será la manera en que aprenderás a conferir importancia exclusivamente a lo que desees que la tenga. Es ahí donde descubres cómo te hacías vulnerable y ahora puedes elegir transformarte en invulnerable.

En el primer aspecto, confianza en ti mismo, es menester estudiar profundamente un hermoso ensayo escrito por R. W. Emerson. Su ensayo llamado “Confía en ti mismo” es una joya invaluable de la literatura universal del desarrollo humano y superación personal desde el siglo XIX. Yo tuve acceso a este sublime ensayo desde hace muchos años y fueron de los primeros textos que trajeron luz a mi vida en forma deslumbrante, fue desde aquel entonces que me volví fanático lector de Emerson, padre del Trascendentalismo, sin duda una de las personas más iluminadas que han pasado por el planeta. Yo sé que Emerson colaboró y me inspiró hace años para crear Nueva Conciencia. Te compartiré algunos párrafos de su ensayo que nos ayudarán a lograr nuestra invulnerabilidad, confiando en ti mismo:

“Creed en vuestro propio pensamiento; creed que lo que es verdadero para uno en la intimidad del corazón es verdadero para todos los hombres: eso es el genio. Expresad vuestra convicción latente será a su tiempo el sentir universal, ya que lo más íntimo llega a ser lo más externo; y nuestro primer pensamiento nos es devuelto por las trompetas del juicio final.

Por familiar que sea para cada uno la voz del espíritu, el mayor mérito que concedemos a Moisés, Platón y Milton, es que reducen a la nada libros y tradiciones y no dicen lo que los hombres pensaron, sino lo que han pensado ellos. El hombre debería observar, más que el esplendor del firmamento de bardos y sabios, ese rayo de luz que

Autoestima: El primer escalón del Éxito

atraviesa su alma desde dentro. Sin embargo, rechaza su pensamiento precisamente porque es suyo.

En cada obra del genio reconocemos nuestros propios pensamientos rechazados; vuelven a nosotros con cierta majestad prestada. Las grandes obras de arte no poseen una lección más interesante que ésta: nos enseña a preservar con amable inflexibilidad, sobre todo cuando las voces están del otro lado. Tal vez mañana dirá un desconocido, con seguro buen sentido, lo que ya habíamos pensado, y nos veremos obligados a recibir de otro, avergonzados, nuestra propia opinión.

Hay un momento en la formación de todo hombre en que llega a la convicción de que la envidia es ignorancia, y la imitación un suicidio. Que tiene que tomarse a sí mismo, bueno o malo, como parte propia. Que aunque el ancho del mundo esté lleno de oro, no le llegará ni un gramo de trigo por otro conducto que no sea el del trabajo que dedique al trozo de terreno que le ha tocado en suerte cultivar. El poder que reside en él es nuevo en la naturaleza, y nadie más que él sabe lo que puede hacer, y no lo sabe hasta que lo ha probado”

¡Qué tal! Así escribía mi maestro Emerson. Confianza que se sucede como hermosa consecuencia de saber quién es uno. El primer gran paso para confiar en uno mismo es saber quién se es. Y para saberlo has de lanzarte a investigar afanosamente tan noble y divina información. Tal vez de eso trate la vida, de una búsqueda constante en forma de viaje para saber quién eres en verdad, para que luego, si tienes la dicha de hallar la respuesta, reposes con la total tranquilidad, paz e invulnerabilidad que te da ese conocimiento: la confianza plena en ti mismo. Hoy estoy seguro de que de esto debe tratar el viaje del héroe que todos llevamos dentro, parafraseando la idea de Joseph Campbell. La vida es un viaje de auto-descubrimiento, y el viaje ¡vale tanto la pena!

He observado que el ser humano que no confía en sí mismo, aún así necesita confiar en algo, y es entonces cuando elige confiar, más fácil y cómodamente, en lo que digan los demás de él: lo que diga su familia, los amigos, la sociedad, los clientes, los medios, la religión, etc. Grave error surgido de la ignorancia de no saber quién se es y que genera vulnerabilidad por creer que se es lo que dicen los demás que es uno; ahí tu vulnerabilidad la gestas al decidir confiar en que eres lo que los otros piensan que eres, ahí tú te desacreditas y eres víctima constante de los juicios ajenos, donde tu opinión es menos importante que la que tienen los demás de ti, o peor aún, donde tu no tienes opinión siquiera, por eso ahí eres víctima, e irónicamente al conferir importancia a la opinión de los demás, eres también el victimario. La ignorancia de no saber quién eres, a su vez, suele ser consecuencia de tu apatía, de tu falta de interés en querer buscar, por querer investigar, por querer saber quién eres realmente, y es ahí cuando la gente elige no vivir, sino tan solo durar, “ir pasándola”. Pero si decides vivir realmente, has de emprender el viaje en búsqueda de ti mismo, y ese viaje lo debes realizar tú solo, el acceso a la respuesta es privilegio exclusivo de quien decide lanzarse a tan divino encuentro, el de sí mismo.

Ese gran viaje es hacia dentro, donde reside la gran respuesta y el mundo exterior solo nos sirve poderosamente como mero reflejo para saber por donde vamos, la percepción que tengas del mundo exterior tan solo es una brújula que te indica hacia dónde has decidido ver en tu interior, ya que lo que halles dentro de ti será lo que alcances a ver afuera. Por eso, busca bien y busca el bien que reside en ti. ¿Quién eres realmente? Nadie podrá darte la respuesta, tú solo la debes encontrar. ¡Pero date tiempo para

Autoestima: El primer escalón del Éxito

buscarla! Por ello he insistido tanto en lo valioso que resultan los momentos de soledad, de total aislamiento, porque esos momentos suelen ser la puerta de entrada al camino que te llevará a tan valiosa respuesta: saber quién eres, para así, ¡confiar en ti mismo! No es mera coincidencia que los grandes maestros espirituales dedicaran tanto tiempo a estar solos. En esos momentos del viaje, en esos momentos de soledad, en el silencio que les acompaña cuando decides buscar, ahí se suele escuchar la respuesta que buscamos. Intenta y lo verás. La confianza en ti mismo se incrementa grandemente en estos momentos.

Algunas personas podrían tildar de arrogante o muy pagado de sí a quien confía demasiado en sí mismo, pero hoy te digo que confiar en uno mismo nunca es demasiado, simplemente es. Hoy te invito a que eleves tu estado de conciencia al saber de una vez por todas que los juicios que los demás emiten de ti no te definen nunca en absoluto, sino que tan solo se trata de lo que “aquella” otra persona alcanza a ver de ti, lo que implica una característica de percepción exclusiva de aquella persona, con lo cual, el juicio que emita de ti, insisto, no te define, sino que le está definiendo precisamente a aquella persona. Ejemplo, cuando alguien te dice: “…eres un engreído”. Eso jamás te define a ti, sino que la persona se está definiendo a sí misma en rasgos de su percepción por lo que ella muy particularmente alcanza a ver en ti, confiriéndole a su propio juicio crítico la idea de “engreído”. Y una simple comprobación de esto es que tu mismo comportamiento, para otra persona, puede ser calificado como “…tan natural”. En ese otro juicio, tampoco se te define a ti, sino que se define esa otra persona manifestando que bajo sus creencias particulares, tu comportamiento se le figura natural. Lo único que te define es lo que tú pienses de ti mismo. Eso sí te define. Quede de útil paso afirmar lo mismo con respecto a tus juicios: lo que tú opines de alguien nunca definirá a ese alguien, sino que te estás definiendo a ti mismo. Si algo te gusta o no te gusta de alguien, no es porque ese alguien lo tenga, sino porque lo que tiene a ti te gusta o no, de esa forma puedes ver cómo te defines a ti mismo con los juicios que haces de los demás. Los otros ya vienen definidos por lo que ellos mismos piensan de si.

Por escasos o no que sean mis talentos, hoy simplemente he decidido que yo soy realmente, y no necesito, para mi propia certidumbre, de ningún testimonio secundario al mío. Simplemente he empezado a sentirme cierto con lo que yo opine de mí, y con eso me es más que suficiente. Cuando la gente me escribe y opina de mí cosas bellas o cuando me reconocen muy positivamente, me alegro mucho, pero así como hace años me alegraba por lo que creía decían de mí, hoy no; hoy me sigo alegrando pero por ellos, por lo que ellos alcanzan a ver en mí y que es independientemente de mí. Con lo que yo veo de mi estoy satisfecho y alegre y me es suficiente. Con lo que los demás vean de mí me siento independiente, de hecho, con lo que se diga de mí tan solo veo los juicios que definen a la persona que opina, pero nada veo que defina en mí (por lo que ya te he explicado), y todo juicio lo respeto en virtud de tal, por el símbolo que es en cuanto al nivel del viaje al que cada persona ha llegado al momento de emitir su juicio, por el estado de conciencia que ha alcanzado al momento de expresar su opinión. Hoy he llegado a suponer que cuando Jesucristo alguna vez preguntó a sus apóstoles “¿Qué anda diciendo la gente de mí allá afuera?”, no estaba investigando su prestigio, sino que divinamente estaba indagando el estado de conciencia de la gente de allá afuera.

He aprendido cabalmente que uno suele ver en los demás lo que lleva dentro, de tal suerte que cuando se admira a alguien, no es más que un reflejo de la dicha que habita en nosotros y anhela ser observada en otro para conocerse a sí. Y es que la capacidad de admiración reside en el que observa y no en las características de lo

Autoestima: El primer escalón del Éxito

observado. Esta es la razón por a cual una persona es incapaz de disfrutar de un hermoso viaje, incapaz de gozar una exquisita comida, incapaz de emocionarse frente a un espectáculo, incapaz de sentir la profundidad de un escrito, no porque el viaje sea aburrido o la comida mala o el espectáculo burdo o el escrito falso, sino porque la persona no tiene la capacidad interior de apreciar el bien, la verdad y la belleza. Es cuestión enteramente personal, es la falta personalísima de un corazón puro y de una mente en paz, características interiores del ser, necesarias para poder contemplar con asombro y júbilo la existencia. Por ello resulta de capital importancia saber quién eres, encontrando a Dios Quien reside en ti, para que así logres confiar en ti mismo, pudiendo así apreciar al mundo como un lugar apacible y digno de experimentarse sin el más mínimo temor a ser dañado.

Pues bien, hasta aquí te he explicado la primera parte de mi fórmula para lograr la invulnerabilidad, confiar en ti mismo. Pero para mantenernos así de invulnerables, es extremadamente útil el apoyo de la Filosofía, es decir, es conveniente tener acceso el estudio racional del pensamiento humano desde un doble punto de vista: conocimiento y acción. Entonces, filosofemos un rato; verás que bien te va a sentar.

Por ejemplo, permíteme hablarte un momento del “Honor”, aquello por lo que muchas personas creen que deben actuar sin saber que así se hacen vulnerables. Me encanta la definición de “Honor” que da André Comte-Sponville: Es la dignidad, cuando pasa por la mirada de los otros. O el amor propio, cuando se toma muy en serio. Lo interesante cuando se analiza brevemente el honor, es que puede incitar tanto al heroísmo como a la guerra o al asesinato (los famosos crímenes de honor). Dice Comte-Sponville:

“Es un sentimiento profundamente equívoco, que no se podría admirar ni despreciar del todo. Es una pasión noble; pero es sólo una pasión, no una virtud. Estoy de acuerdo en que no se pueda prescindir socialmente de ella. Razón de más, desde un punto de vista individual, para desconfiar. El honor nacional es como un fusil cargado. ¿Y qué decir del honor de esos adolescentes que se matan entre ellos, a la puerta de nuestros colegios, por una mirada o un insulto [o por defender una ideología]? El honor ha producido más muertos que vergüenza, y más asesinos que héroes”. El honor es otra de tantas trampas que nos tiende el ego. Por esa conciencia de separación que favorece y que con ella forjarse bandos de ideologías y fortalecerse “nacionalidades” que nos separan como humanidad.

El hecho de defender nuestro punto de vista esgrimiendo los más afilados argumentos en pos de la salvaguarda de nuestro honor, hace que nos batamos en duelo verbal o físico, simbolizando una incapacidad radical para creer que nuestro nivel intelectual, moral o social (o el que sea) es asunto nuestro, y decidiendo vivir nuestra propia idea de sí mismos en virtud de los juicios cambiantes de nuestro público. Como dice Alain de Button: “Para el duelista, el único factor que determina su opinión sobre sí mismo es lo que las otras personas piensan de él”. Para muchas comunidades y familias donde todavía no llega una Nueva Conciencia, se espera que el honor se mantenga mediante la violencia. Por ejemplo, en ciertas familias tradicionales, para merecer la honra de ser hombre, se debe ser físicamente aguerrido, tener potencia sexual, mostrarse predador hacia las mujeres antes de casarse y ocasionalmente luego de ello, ser capaz de cuidar económicamente a la familia y tener autoridad suficiente sobre su esposa para garantizar que no coquetee con otros. Así, la deshonra masculina emana si se incumple esto, pero también se cree perder por la ausencia de una respuesta lo suficientemente violenta ante una injuria perpetrada por otro, ahí se gana el apelativo de cobarde (bajo ese primitivo estado de conciencia). Es así, con un nivel de conciencia harto primitivo, cuando se vive la extrema vulnerabilidad ante el desdén ajeno; por la extrema necesidad en nuestras

Autoestima: El primer escalón del Éxito

prioridades de ser observados por los demás con una óptica favorable. Por ello, decidir elevar nuestro estado de conciencia, precisamente con una Nueva Conciencia, es lo que genera invulnerabilidad. Sigamos filosofando.

Cito a Chamfort cuando dijo: La naturaleza no me ha dicho “no seas pobre”; ni mucho menos “sé rico”; pero sí me pide “sé independiente”. Y de eso se trata gran parte de la invulnerabilidad. Permíteme compartirte esta anécdota de Alejandro Magno:

Cuando pasó por Corinto visitó al filósofo Diógenes y lo encontró sentado bajo un árbol, en harapos y sin ningún dinero. Alejandro, el hombre más poderoso del mundo, le preguntó si podía hacer algo para ayudarle. “Sí”, contestó el filósofo, “apártese a un lado. No deja pasar el sol”. Los soldados de Alejandro se quedaron horrorizados, temiendo uno de los famosos estallidos de furia de su jefe. Sin embargo, Alejandro, se limitó a reírse y comentó que si él no hubiera sido Alejandro, sin duda le hubiera gustado ser Diógenes.

Un transeúnte, después de observar cómo Sócrates era insultado en el mercado, le preguntó: “¿Acaso no le importa que le injurien?”, “¿Por qué?”, replicó el filósofo, “¿cree usted que debiera molestarme que un estúpido me hubiera dado de patadas?”. Algún otro filósofo atinadamente comentó: “Recuerda, el vulgo siempre es un mal juez de las buenas acciones”. Y con estas reflexiones filosóficas estamos abriendo nuestra mente al entendimiento de la invulnerabilidad.

En un estado de conciencia primitivo (mismo que muchas personas mantienen en la actualidad) cuando entablan una relación que creen de honor, le confieren tanta importancia a lo que los demás digan de sí mismos que el punto de vista de los demás genera la imagen que tienen de sí mismos, de tal suerte que si los demás dicen que no es un hombre honorable, entonces cree no serlo. Sin embargo, con una Nueva Conciencia, las relaciones de honor cambian a relaciones con conciencia intelectual de sí mismo, donde se hace uso de la razón y se pondera, por lo menos, mediante la comparación de la opinión ajena de la propia. Así, en una relación con conciencia de sí mismo, cuando el punto de vista de los demás es “No eres honorable”, entra la razón y juzga se es verdad o falso lo que se dice. Si es verdad bajo criterio propio, pues sí, no se es honorable, pero si se alcanza a ver la falsedad del juicio mediante el ejercicio de nuestra razón apuntalada en el conocimiento de sí mismo y por ende en la confianza en uno, se concluye: soy aceptable, a pesar de mi imagen. Es por ello tan importante el uso de nuestra razón, ya que según las normas de ésta, una determinada conclusión debe considerarse cierta, sólo y únicamente, cuando se infiere de una secuencia lógica de pensamientos basados en premisas inicialmente sensatas.

Como lo expresa Botton, desde hace mucho tiempo los filósofos vienen postulando que, cuando comenzamos a escrutar las opiniones de otras personas, estamos dispuestos a descubrir algo tan triste como curiosamente liberador: que las ideas de la mayoría de la población sobre la mayor parte de los asuntos están extraordinariamente transitadas por el error y la confusión. Chamfort, haciéndose eco de la actitud misantrópica de generaciones de filósofos anteriores y posteriores a él, planteó el asunto con la contundencia de su sencillez: “La opinión pública es la peor de las opiniones”.

En las relaciones humanas, puedo decir que la aprobación de los demás nos importa por dos razones, una material y otra psicológica. Materialmente porque el abandono por parte de la comunidad puede traer incomodidades y riesgos de índole física, al no dar gusto a quien nos provee de algo, corremos el riesgo de perder ese algo; se trata de la funesta consecuencia de negociar con el amor y donde nos hacemos tan vulnerables:

Autoestima: El primer escalón del Éxito

“yo me comporto como a ti te gusta haciendo como que te amo pero a cambio de ganar merecidamente que me mantengas”. Es ahí cuando la convivencia diaria con alguien que nos mantiene resulta en la debilitante y continuamente vulnerable exposición dependiente de la tan variable apreciación del otro hacia nuestro comportamiento. Y la segunda razón por que la aprobación de los demás nos importa, la psicológica, es porque quizá después de que los demás dejen de mostrarnos signos de respeto y admiración nos resulte muy difícil seguir confiando en nosotros mismos, es cuando llegamos a creer que no merecemos el amor de nadie porque tan solo alguien nos dejó de apreciar. Es cuando uno se pregunta en intimidad, luego de ver hacia donde caminan “los demás”: ¿Estaré bien o mejor voy para el otro lado, aquel a donde uno lo quieren?

Por ello se requiere de una gran y sana autoestima para seguir con nuestra propia obra. Y como dice Emerson: “Haz tu obra y te fortalecerás”. De hecho, una de las frases que más fuerza le han dado a mi vida y hoy comparto contigo, es también de Emerson cuando afirmó: “Vuestra acción auténtica se explicará a sí misma, y explicará vuestras demás acciones auténticas”. No se necesita más explicación. Lo que nuestra autoestima nos permita hacer, habrá de hacerse y sin importar la opinión pública. Quizá sólo se debe permitir que sacuda nuestra autoestima lo que exclusivamente sea condenatorio y cierto; pero por salud mental y amor propio hay que detener ese proceso masoquista que consiste en buscar la aprobación ajena preguntándonos antes si sus puntos de vista merecen ser escuchados. Recuerdo cuando hace algunos meses un amigo me traicionó a todas luces, (pasando su comportamiento por los filtros más estrictos de mi raciocinio para emitir un juicio así) y luego quiso buscarme encarecidamente para “explicarme” sus puntos de vista y dejar las cosas claras, cuando más claras ya no podían estar. Llamadas por teléfono, recados escritos al celular, y correos electrónicos. No atendí ninguno de ellos en ningún momento, de hecho, nunca leí ningún comunicado porque, por ejemplo, cuando aparecía su nombre en el remitente del correo electrónico, ipso facto se borraba el mensaje y nunca tuve acceso a su lectura. Permitirme acceder a sus intentos de comunicación conmigo al leer sus mensajes o al responder sus llamadas obedecería a un proceso por que el que buscamos el amor de personas por las que, una vez que analizamos sus ideas y valores, descubrimos que apenas y sentimos respeto por. Entonces, sin rencor alguno, podemos comenzar a desdeñar a ciertas personas tanto como ellas nos desdeñan: ejemplos.

Disfruta leyendo y comprendiendo de lo que alguna vez señaló Schopenhauer, un destacado modelo filosófico: “Poco a poco nos iremos haciendo indiferentes a lo que ocurre en la cabeza de otras personas, al adquirir un conocimiento adecuado del carácter superficial y fútil de sus pensamientos, su estrechez de miras, la mezquindad de sus sentimientos, la perversidad de sus opiniones y la cantidad de sus errores. Entonces comprobaremos que quien atribuye mucho valor a las opiniones de esos, le honra en demasía”. ¡Precisamente por el entendimiento que me dio este gran filósofo es que no tuve el menor reparo en suspender tajantemente toda comunicación con aquel a quien honré en demasía en alguna ocasión llamándolo mi amigo! El comprender cabalmente, el entender y confrontarnos con la verdad, nos hace actuar de inmediato y sin el más mínimo reparo y sin el menor asomo de rencor. Simplemente se opta por la paz y la invulnerabilidad se sucede como consecuencia.

Cuando uno observa en la sociedad que en un número considerable de personas se mantiene con el entretenimiento de jugar dominó o a las cartas, viendo telenovelas o noticieros, tomando café mientras se critica la vida de los demás, cuando

Autoestima: El primer escalón del Éxito

uno observa que la crítica mordaz de las vidas ajenas se ha transformado en un tipo de entretenimiento, tanto familiar como televisado, cuando uno observa los temas que se tocan en la abrumadora mayoría de los medios de comunicación, cuando uno observa de

lo que hablan muchas familias, tanto propia como ajenas, esto nos da una medida de lo

que vale la sociedad y de la declarada bancarrota de todas las grandes ideas y pensamientos como para mantener el arte de una verdadera conversación. No digo que exageremos nuestra perspectiva de la sociedad como cuando Voltaire afirmó: “La tierra está llena de gente a la que no merece la pena dirigirles la palabra”, pero en algo se acercaba a la realidad.

Bueno, también hay que ver quién lo decía, alguien que dedicó su vida al análisis

profundo y filosófico de la vida. Una persona así, ¿con quién se sentiría bien dialogando? Pues solo con una persona similar, y hay tan pocas, eso sí. Muy pocas. Schopenhauer se hacía preguntas que hoy comparto cuando hacía referencia a esas personas con tan poco valor moral o pobre educación, decía: “Aunque esas personas llegaran a respetarnos, ¿cuánto podría valer ese respeto?”, y añadía así como para entenderle aún más: “¿Acaso

un músico se sentiría halagado por los ruidosos aplausos de su público, si supiera que, a

excepción de una o dos personas, éste se compone de sordos [al verdadero arte]?”. Yo no creo.

Para seguir creando mi invulnerabilidad incluso ante una ofensa mayúscula, o

un

maltrato cualquiera de familiares, amigos o sociedad en general, la filosofía me ayudó –

y

continúa ayudándome— con palabras transformadoras como las de Chamfot, otro

misántropo filosófico, cuando me hizo entender por qué muchos de los grandes seres humanos que han pasado por esta tierra, suelen ser personas solitarias, felices y pacíficos ermitaños:

“Una vez que hayamos decidido que sólo veremos a quienes nos traten con moralidad, con virtud, y de forma razonable y veraz; sin considerar las convenciones, la vanidades y las ceremonias más que como la utilería de la sociedad; una vez que así lo hayamos decidido (y hay que hacerlo de este modo, para evitar caer en la estupidez, la debilidad y la infamia) el resultado será una vida más o menos solitaria”.

Me consta. Y lo disfruto intensamente. Me impactan las palabras de este gran filósofo cuando dice: “…y hay que hacerlo de este modo para evitar caer en la estupidez,

la debilidad y la infamia”. ¡Caray! Más claro no lo pudo decir. Yo siempre me he

sorprendido tremendamente al tiempo que guardo silencio por prudencia, ante comentarios de familiares míos que se quejan amargamente de un maltrato que recibieron

por ir a determinada comida o reunión con otros de sus familiares y que, por cierto, no es

la primera vez que lo tratan así. Mi manifiesto talento para escuchar me ha mantenido

para atender su queja completa a manera de respetuoso momento de convivencia. Pero en

mi interior, mientras escucho, siempre surge imponente la pregunta: “Y si ya sabía que lo

tratan así, ¿por qué volvió a ir? ¿A qué fue?”. No cabe duda que, como dice otro filósofo, nadie sufre el tiempo suficiente sin que él mismo tenga la culpa; uno decide hacerse vulnerable, uno elige ser víctima por iniciativa propia. Esto es cierto. Lo veo constantemente en mis pacientes. Eso es algo que le caracteriza a la gente que tiene miedo a crecer y liberarse, creer que el destino los llevó a convivir con determinadas personas y han de hacerlo para siempre. Craso error de percepción manipulado por convencionalismos de la sociedad que tan debilitada moral y emocionalmente está.

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 63

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Yo comparto, guardadas las proporciones, la idea de Chamfot en Nueva Conciencia, y sin embargo quiero dejar en claro algo: no discrimino a nadie, acepto la coexistencia de muy diferentes estados de conciencia, acepto las tremendas diferencias en educación y moralidad de las personas con las que convivimos diariamente. ¡Todas son bienvenidas a Nueva Conciencia! Incluso me acepto yo. Pero eso es algo muy diferente a que prefiera estar con ellas en mi intimidad emocional y física. Ahí sí me doy el privilegio de algo profundamente humano, el poder para elegir. Un concepto es aceptar pacíficamente que las diferencias existen por lo que cada quien alcanzó a conocer hasta determinado momento, algo sano y muy recomendable para nuestro crecimiento espiritual, y otro concepto muy diferente es el bello ejercicio de nuestra voluntad mediante el acto de elegir con quién convivo. Incluso muchas veces, la elección más sana puede ser mantenerse aislado. Schopenhauer aceptaba esta posibilidad de buen grado cuando afirmó: “En el mundo sólo se puede elegir entre la soledad y la vulgaridad”.

Cuanto menos te veas “obligado” a establecer contacto con los demás, mejor será para ti. Tengo la idea en Nueva Conciencia de que elegir estar con alguien nunca debe ser un acto obligado ni por las más finas normas del protocolo social. ¡Al diablo con el protocolo social cuando está en juego tu felicidad o tu integridad o tu paz interior! Créeme en esto, y pocas veces hablo así en una columna. Si no te sientes bien con quien estás, levántate y vete. Así de simple, así de inmediato y así de inteligente. Si todavía optas por la cortesía de despedirte de quien te maltrata, quizá eso te sirva a ti, pero ten la certeza de que tu cortesía no es en lo más mínimo reconocida por quien te despediste. No la entienden.

Dicho lo anterior, debo precisar que la inteligentísima decisión de evitar a las personas que no nos tratan con moralidad, virtud y de forma razonable y veraz, no debe entenderse como carencia absoluta del deseo de estar acompañado, eso va en contra de la naturaleza misma del ser humano como un ser social, sino que tan solo pongo de manifiesto el error de elegir la insatisfacción de estar con quien no se desea por el mero accidente de no haber otra compañía disponible; en esos casos, la mejor y más sana opción es la soledad. En esencia, a lo que me refiero es que hay que saber elegir con quién convive uno y ahí sí, ¡a disfrutar del encuentro!, incluso si la elección ha sido tan sólo contigo mismo.

Como lo señala Botton: “Desde el aislamiento de sus estudios, los filósofos nos han recomendado que sigamos los dictados internos de nuestra conciencia y no las muestras de aprobación o de censura del exterior”. ¡Esto es elegir crear nuestra propia invulnerabilidad! De una vez por todas te invito a que te convenzas de algo: lo que importa no es lo que le parecemos a un grupo cualquiera, sino lo que sabemos que somos. En palabras de Schopenhauer: “Cualquier reproche sólo podrá herirnos si acierta el tiro. Cualquiera que sepa que en realidad no merece un reproche podrá, y lo hará confinadamente, tratarlo con [inteligente y sano] desprecio”. Y aquí quiero apuntalar esta idea con algo de lo que aprendí en la materia de lógica desde que la estudié en mi preparatoria con una guapa filósofa que me dio la asignatura y que aún tengo en mi memoria, me decía: recuerda Alejandro que el mayor desprecio es el no aprecio.

Confiar en ti y estudiar filosofía, como juntos la hemos compartido hoy, te ha ayudado a lograr tu propia invulnerabilidad, lo sé. Disfruta de la liberación que brinda una Nueva Conciencia. Y sé que al lograrlo, has comprendido y aceptado una de las más poderosas razones para vivir con una constante e invulnerable…

Autoestima: El primer escalón del Éxito

¡Emoción por Existir!

59

La Abundancia Comienza Contigo

"Y así, después de esperar tanto, un día como

Decidí no esperar

a las oportunidades sino yo mismo ir a buscarlas" Walt Disney

cualquier otro decidí triunfar

Uno de los grandes momentos en la larga evolución del hombre en el planeta Tierra fue cuando por primera vez tuvo la idea de poder ser libre, de poder ejercer algún dominio sobre su destino. En ese momento de la historia del hombre, lejos de pretender dominar los elementos o bestias gigantes, lo más importante fue que pretendió hacerse cargo de su vida y hacer cosas inspiradas por su propia voluntad. Este fue, sin duda, uno de los grandes momentos en la historia de la humanidad.

Es un momento importante en tu vida, un relámpago de luz, un literal despertar a una Nueva Conciencia, cuando sabes que hay cosas que suceden a tu alrededor pero también descubres que hay cosas que te suceden a ti muy dentro. Y las que son realmente importantes son estas, las que te suceden dentro de ti. Las primeras cosas las observas por adquirir información, pero las más importantes, lo que sucede dentro de ti, las sientes porque te mueves en el mundo de tu conciencia, que podría explicártelo como la suma total de tus pensamientos. Y tú eres el único dueño y señor de tus pensamientos, en ese terreno eres el rey. Dominar tus pensamientos es una de las labores más sublimes para quien elige evolucionar. Eso no suele ser fácil al principio, pero ¡es posible hacerlo!

Uno de los principios más básicos y elementales para aceptar y entender que la Abundancia comienza contigo es la siguiente gran y verdadera idea: eres un poderoso imán viviente que atrae constantemente las cosas, la gente y las circunstancias que están en la misma frecuencia vibracional de tus pensamientos. Dicho de otra manera, estás donde estás en experiencia, relaciones y condiciones financieras por lo que eres, o sea, por donde estás en conciencia. En los años que llevo enseñando esta gran verdad, y viviéndola por supuesto, me queda claro que no es una enseñanza fácil de entender o aceptar a la primera vez para la mayoría de las personas. Mucha gente que ha pasado por hacer un cambio de conciencia rechazó de inicio este principio. No importa, aún así el principio siguió actuando en ellos y fue evidente. De alguna manera, como lo explica Eric

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Butterworth, me reconforta saber que cuando Jesús empezó a exponer sus desafiantes enseñanzas, la Biblia dice: “Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás y ya no andaban con él”. (Jn. 6:66). Algo de rechazo al principio a una Nueva Conciencia siempre ha sucedido. Pero mantenerse a comprobar la verdad siempre ha sido más reconfortante que ninguna otra experiencia en mi vida.

Si estás dispuesto a aceptar la completa, total y absoluta responsabilidad de tu vida, entonces, al igual que tu estado de conciencia –tus pensamientos- te ha posicionado donde estás hoy, un cambio a una Nueva Conciencia puede cambiar las

experiencias de tu vida. Esto lo afirmo rotunda y cabalmente, al igual que muchos de mis lectores lo podrían afirmar también. En el apasionado e intrincado proceso de la ley de secuencia y consecuencia, todo proceso tuvo que empezar por algún lado. Y mi apuesta es

a que todo empezó con un pensamiento de alguien influyente para la sociedad. De hecho,

los economistas están de acuerdo en que las condiciones de los negocios siempre tienden

a reflejar el nivel de confianza de la gente. Confianza…, linderos propios de tu estado de

conciencia, algo que sucede dentro de ti. Por ello, el primer paso que debes aceptar para iniciar este “Año de la Abundancia” es que la Abundancia comienza contigo, específicamente con la forma de pensar que predomine en ti, es decir, con tu estado de conciencia. Tu propia prosperidad o carencia son un fiel reflejo de tu nivel de pensamiento, independientemente de lo que pase afuera de ti.

Pueden existir crisis financieras en el país o en tu empresa y pudieras argumentar que eso no depende de ti. Estas en lo correcto. Sin embargo cómo reacciones

a esas condiciones sí depende de ti enteramente y es ahí donde surge tu poder para bien o

para mal. En tu mundo interno se debaten pensamientos de fe o de temor. Por supuesto que tú no causas las concisiones económicas del país o de tu empresa o corporación, pero sí les das más poder y realidad mediante tus pensamientos manifestados en tus conversaciones negativas acerca de las condiciones que suceden, y es precisamente ahí que empiezas a sintonizar con el fluir de carencia que tiene una rápida influencia en tu vida como la luz que impregna toda una habitación cuando enciendes la luz. No haces la luz, pero en sentido muy real, ella se vuelve verdadera en tu experiencia a causa de tu acto de encenderla. En esta metáfora, alguien te podría decir: “Tienes suerte de tener luz en tu habitación”. Pero la suerte empieza contigo. La carencia o la Abundancia comienza contigo.

Tu bienestar y tu abundancia personal comienza con tu conciencia. No es lo que sucede en la bolsa de valores, ni el “estado de la economía”. Tu Abundancia personal tiene su inicio en tu estado de conciencia. Vamos, por decírtelo de otra forma, puedes ser próspero aún cuando el negocio vaya mal y puedes experimentar dificultades financieras aun cuando el negocio vaya muy bien. En este día debo ser tajante contigo y decirte directamente: estás siempre a favor del problema o estás siempre a favor de la solución. Decide hoy a dónde eliges enfocar la poderosa energía de tu conciencia. En eso estribará la gran diferencia entre tu prosperidad o carencia, independientemente de las condiciones externas.

Hace unos días recibí un correo de una persona que me preguntaba qué decirle a su hijo cuando después de leerle un artículo acerca de la Abundancia, éste le preguntaba por los robos de nuestros gobernantes, que qué le debía decir, que no encontraba respuesta ante los argumentos de su hijo que la contradecían tanto a ella como a mí de paso. Recuerdo haberle respondido algo así: Deje que su hijo piense lo que quiera. No luche por demostrar nada. Nueva Conciencia es algo que se aprende cuando se está preparado para

Autoestima: El primer escalón del Éxito

ello, no antes. Yo le diría a su hijo: “Chiquito… lo que hagan los gobernantes es algo que me tiene sin cuidado, mis pensamientos están totalmente enfocados en la Abundancia y en la Verdad, ámbitos que dejan fuera los argumentos que me das. Tú eres libre de elegir enfocar tu mente en lo que quieras, en lo que yo te propongo o en lo que tú ves de robos y mentira por parte de ciertos políticos y gobernantes. Sólo te recuerdo que todo aquello donde enfocas tu mente, lo atraes para ti poderosamente. Lo que piensas se expande en tu mundo. Que descanses mi amor”. Algo así le diría yo. Y pues hoy de paso te lo dije a ti. Como siempre, tú eliges.

Tu Abundancia casi me atrevería a afirmar que es simple cuestión de sumar o restar. Por la calidad de tus pensamientos, o añades a tu bien o le restas. Esta ley es inexorable. El fracaso, la carencia y la pobreza en tu vida es sencillamente el resultado de limitarte continuamente. Y a la inversa, el éxito y la Abundancia son los resultados de ampliar constantemente tus horizontes. Es valiosísimo hacer un inventario de la calidad de tus pensamientos de vez en cuando, y mejor si es empezando el año. ¿Le restas o le sumas a tu vida? Es así de fácil. Tus pensamientos negativos de temor y preocupación restan tu bien con mucho mayor rapidez que la inflación merma la cotización del dólar. Y tus pensamientos optimistas suman a tu bien de manera más espectacular que el interés compuesto aumenta tus ahorros bancarios.

Para la gente poco estudiada en Biblia y religión, una de las frases de Jesús que más debate ha generado es cuando afirmó: “Porque al que tiene le será dado y tendrá más; y al que no tiene aún lo que tiene le será quitado”. (Mt. 25:29). Mucha gente creyó que con esto el rico se volvería más rico y el pobre más pobre, pareciendo una gran injusticia. Pero no creo que Jesús propusiera injusticias, sino que su declaración en lenguaje simbólico no era otra cosa más que una ley sobre la cual el Universo entero está edificado. Es la ley de Atracción. Si piensas en abundancia, atraerás más de ella a ti. Si dedicas tiempo a pensar en carencia y problemas, atraerás más de ellos a ti. Esto es ley.

Estoy convencido de que cualquiera, ¡literalmente cualquiera!, puede lograr sintonizar con la Abundancia que se nos tiene en derecho de nacimiento a esta existencia. Quiero que te convenzas. Si estas convencido de tener ciertas cosas en tu conciencia, irremediablemente vas a darles forma en lo externo y las manifestarás en tu experiencia. Esto lo afirmo porque lo vivo todos los días. Los niños lo hacen incluso con mayor maestría.

Creo en Dios. Y ahora más que nunca. Hum…, si te contara. Y una de las formas más poderosas y congruentes de creer en Dios es precisamente creer en la Abundancia, porque eso es lo que hay en todo momento. No es algo que hagas por Dios, o algo que Dios haga especialmente para ti. Es sencillamente una Nueva Conciencia en el que sintonizas tus pensamientos –tu conciencia- con la actividad incesante del amor divino, la vida sanadora o la substancia próspera, que sería lo mismo que decir Dios. Sé que esto puede ser difícil de comprender, pero créanme, es así. Y es formidable darse cuenta. Un milagro ya importante que se podría dar para ti en esta lectura es que aceptaras, comprendieras y te percataras de que eres un ser espiritual con la Perfección de la Mente Infinita. Si logramos esto juntos, verás que no se trata de pedirle nada a Dios para que te lo de, como mal nos enseñaron aquellos de conciencia más primitiva, donde al pedir, automáticamente nuestra conciencia se enfocaba en carencia, y de esa forma carencia atraía a más carencia por una ley que ya te he explicado. Y no, más bien se trata de que descubras y liberes tu propio “esplendor encerrado”. Centra tu conciencia en un sentido más profundo de la vida donde tú eres el centro de todo, donde descubres que Dios no está afuera, sino precisamente lo contrario, está dentro como tu esplendor. Solo es

Autoestima: El primer escalón del Éxito

cuestión de darse cuenta para liberarlo y una demostración empezará a hacerse realidad para ti, sin que tú hagas prácticamente nada.

A estas alturas de mi vida sé que todas las cosas son posibles. Lo sé. Pero no porque Dios haga una excepción para alguno de nosotros en respuesta a nuestros ruegos o buen comportamiento, sino porque nuestra fe es la llave del reino del poder para aplicar leyes que trascienden toda limitación humana. Somos Dios todos. Pero solo hasta que te das cuenta es que entras al mundo de la creación consciente de tu realidad.

La curación que anhelas, la superación que deseas, la prosperidad y éxito por las cuales quizá has orado persistentemente, aunque te parezca extraño te he de decir que todo ello no requiere de ningún milagro, sino más bien requiere tan sólo de la aplicación disciplinada de la ley divina y el firme esfuerzo de conocer a Dios en ti y en todo.

Para aterrizar más el concepto te atraer abundancia a tu vida, comienza con algo muy simple pero poderoso: “Desearlo fervientemente”, no basta con quejarte, preocuparte, pensar con tibieza, necesitas decidirlo, esto que te puede parecer de sobra, pero en realidad genera energías alrededor de tu deseo, pones al Universo a confabular a tu lado como efecto de la Ley de Atracción. Creo que es claro el mensaje en las primeras hojas de éste capítulo -> Necesitas responsabilizarte de ti mismo. Como consecuencia entenderás que lo que vives el día de hoy sea lo que sea tú lo creaste.

Si te convences de esto, dejarás de pensar que tu situación actual es responsable de la situación económica que vives ó viviste en tu familia, la escuela que asististe ó dejaste de asistir, de tu jefe, de la compañía, del presidente en turno, en fin que tus circunstancias externas pasadas y presentes no te definen. Este concepto le causa

comezón a mucha gente que si tu lo aceptas como válido te advierto que te hace diferente

a los demás. El gran inconciente colectivo esta resignado a las creencias de lo que nos

toco vivir. La gente como espero seas tú tenemos puestos los pies en la tierra y la vista en las estrellas.

Te aseguro que la gran mayoría de gente a tu alrededor vive con un pesar por conjugar constantemente la frase “tengo que”. Quiero convencerte por si estas en este grupo que tenemos que hacer un cambio de enfoque y cambiarnos a la conjugación de “quiero que”. Es despertar nuestras energías internas para atraer lo que pensamos.

El ser humano solamente alcanza a ver afuera lo que llevamos dentro. Te voy a dar

un ejemplo para que te quede clarísimo. Imagínate que tienes una naranja en tus manos,

le hacer un pequeño orificio y luego presionas la naranja con tus manos, al exprimirla ¿que

sucede? Sencillo: sale jugo de naranja, porqué eso, es lo que tiene adentro la naranja.

Si a una persona ante las diversas circunstancias la presiona, ¿qué crees que salga de ella? Claro saldrá una reacción ante la vida de lo que lleve dentro. Te das cuenta que lo que llevas dentro es muchísimo más importante que cualquier circunstancia externa.

Esto funciona de la siguiente manera:

Información que metes a tu mente -> genera pensamientos acorde a esa información -> tus pensamientos generan acciones -> Y estas acciones logran resultados en tu vida.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Este modelo funciona en ti y en mí, de manera conciente e inconciente. Piénsalo la gente interesada en un tema ó aspecto de la vida atrae información, que genera pensamientos y acciones afines y da en tu vida un resultado. Si quieres un cambio en tu vida, comienza por cambiar la información que ingresa a tu mente. El ser humano que vive en la abundancia, la oportunidad, el amor, esta en el mismo nivel de frecuencia de su información y pensamientos. Hace unos días platicando con un amigo muy informado en temas de negocios le hice la pregunta: ¿tú crees en que vivimos épocas de crisis, de falta de oportunidades y de pobreza? Su respuesta fue: Depende a quién le preguntes; extraordinaria respuesta independiente del país y condiciones económicas que vivas, siempre el factor personal va a ser más determinante.

Cuando empiezas a generar una nueva conciencia, te empiezas a cuestionar cómo funcionan las cosas; una de las ciencias que más ha aportado a dar respuestas de cómo funciona el mundo es la física, que con sus modelos experimentales influencio a la

química, la medicina, la psicología, otras ramas de la ciencia e incluso a la religión. Esto es muy importante porque por siglos nos ha marcado la mentalidad de ver para creer. Te invito que experimentes la dicha de pensar que es al revés. Creer para ver. Este concepto nos aleja del lado animal de simplemente reaccionar del medio ambiente, el ser humano es el único ser viviente en el planeta que puede escoger cómo reacciona al medio

ambiente. Me pegan - pego, me insultan - insultó, etc

Hay personas que piensan en que

estas reacciones al medio ambiente son actos de justicia. Te doy una definición de justicia que pongo a tu consideración: “Justicia es el maquillaje de la venganza”.

A tal grado llegamos a cargar con las circunstancias que vivimos que nos deforma la expresión del rostro debido a los pensamientos de los últimos años. Desde hace unos 10 años hay una rama de la psicología que estudia este efecto y se llama psicomorfología. Aquí te quiero dar una recomendación: Sonríe lo más frecuente que puedas. Cuando te encuentres a una persona con un rostro adusto, mal encarado, cómo sonriendo pero con el medio circulo hacia abajo, imagínate que en su vida le ha dado lugar a un nivel de pensamiento de ese nivel de tesitura.

Tenemos que entender algo básico: Lo pensamientos son cosas. Sí tarde que temprano se convierten en cosas, ¿en qué? En lo que tú hayas estado pensando. Una persona realiza algo en la vida que se imagina que lo puede hacer ó que se vea haciéndolo, el caso contrario es valedero. Una conclusión que espero que ya hayas llegado es saber que una persona con abundancia de salud, espiritualidad, oportunidades, amistades, amor, y bienes materiales tiene pensamientos acordes a esto. Si otra persona se la pasa quejando, maldice el inicio del día, reniega de Dios, envidia a su vecino, habla mal de los demás, no tiene una lectura de información positiva ¿cómo crees que viva esa persona, en términos emocionales, materiales y de todo tipo? Te das cuenta, tú tienes la capacidad y posibilidad de escoger cuál de estas dos circunstancias de los ejemplos anteriores quieres vivir.

Se que siempre hay alguien en contra que piense: “Yo conozco a una persona cascarrabias, avara y que tiene muuuuuucho dinero”. Si claro esa persona no tiene abundancia, simplemente tiene mucho dinero. En este capítulo estamos analizando como lograr abundancia en tu vida no solo mucho dinero. Es más te diré que conozco dos casos que obtuvieron el primer lugar de la lotería de México, una gran cantidad, más de la que habían soñado. Ambos después de algunos años se terminaron esa gran fortuna y viven en peores condiciones aún de antes de haber recibido el premio de la lotería. Te das cuenta la abundancia no es amasar una gran fortuna, no es recibir mucho, es una conexión

Autoestima: El primer escalón del Éxito

constante a un flujo de abundancia universal que te provee de todo lo que necesitas, ¿cuánto? No lo se, varía para cada uno de nosotros pero la sensación de carencia, pobreza y temor no existe. Eso es lo que quiero invitarte a que tú y yo lo sintamos.

Sabes ¿cuál es el principal obstáculo para lograr todo lo anterior? Que tenemos grabado un modelo ideal de nosotros, de la vida y de las cosas. Y hay una maquinaria atrás moviéndose a que tu sigas creyendo el modelo de mujer que debe ser, el modelo económico de debe parecer la gente exitosa, la rueda de la mercadotecnia nos estudia perfectamente para que siempre haya algo por que corres tras de ello. Consecuencia práctica siempre andamos viviendo un hueco de lo que nos falta y que dice el modelo que debiera ser. Con una nueva conciencia buscamos que te confrontes contigo mismo, que dejes de ir tras la zanahoria como el burrito del molino. En 58 capítulos he buscado que te preguntes ¿quién eres?, ¿de dónde vienes?, ¿A dónde vas?, ¿cuánto vales por lo que llevas dentro y no lo te cubre por fuera?, ¿Por qué estoy aquí?, ¿cuál es la misión en tu vida? Obvio es que la falta de estos cuestionamientos genera un vacío existencial. Nadie puede saber para que vinieras, solo tú. La vida es un experimento y el ser humano esta comprometido a hacer todo lo que pueda con los dones que ha sido agraciado.

Entender que el modelo ideal de mujer, de trabajo, de país, de hombre, de dinero, NO EXISTE, todo lo que vives ya esta acordado aún antes de nacer, vívelo con amor. Cuando dejes de quejarte, cuando cambies la pregunta ¿porqué yo? Y la transformes por ¿para que a mí? Dejaras de vivir reactivamente, encontraras sentido a tu vida, la abundancia florecerá de manera casi mágica, cuando tengas el valor de cambiar lo que no quieres ser, por lo que de verdad deseas vivir entonces, cuando decidas vivir tu vida y permitir que los demás vivan la suya; esta riqueza de nuevo pensamiento transformará tu enfoque a encontrar nuevas opciones de vida que traerá la abundancia que te permita tener…. ¡Emoción por existir!

60

¿Y tú Cómo Estas?

“Lo importante no es oír lo que se dice, sino escuchar para averiguar lo que se siente”. Alejandro Ariza Z.

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Una de mis mayores sorpresas pero que ya casi me he acostumbrado es que luego

de escuchar a alguien con toda mi atención y amorosa empatía para saber cómo se

encontraba, éste se va y sin nunca haber hecho la pregunta: “¿Y tú cómo estás?”. Al principio es desconsolador, impresionante el desdén, incomprensible ese egoísmo, desmoralizante la inequidad, doloroso el desprecio –por lo menos para mí—, pero luego entendí que pocos, muy pocos en verdad, somos los que tenemos el amor manifestado en talento para saber escuchar interesándose verdaderamente en la vida del otro.

Ese interés ha sido una piedra angular de mi vida y característica muy particular de

mi persona, quizá origen de mi más verdadero éxito en las relaciones humanas. Todo mi

tiempo, toda mi atención y todo mi ser está con la persona a la que tengo enfrente luego

de que le pregunto: “¿Cómo estás?”, y guardo profundo silencio y amoroso respeto por lo

que me diga. Toda mi mente y cuerpo están de lleno en ese momento de atención y

verdadero interés en el otro. Siempre he sido así y sé que esto ha sido el abre puertas de

los más hermosos senderos de mi vida. Así es como hace más de dos décadas empezó mi

magnetismo social. Este ha sido el gran secreto de tremendamente hermosas consecuencias en mi vida. Hoy no guardo ningún secreto y por eso he querido hablarte de esto hoy.

Cuando uno pregunta “¿Cómo estás?” a alguien y lo hace con sincero interés, con un

lógico silencio subsiguiente que lo manifiesta, centrando la vista en la persona a quien uno

se dirige, dejando de hacer todo y centrando nuestra energía tan sólo en escucharle, sin

atender a ningún otro distractor, es ahí donde se produce un poderosísimo efecto transformador en la persona que se siente escuchada. Hacer esto cura. Es uno de los más poderosos efectos de sanación inmediata en miles de personas. Me consta como pocas cosas en mi vida. En ese momento no solo hacemos que alguien se sienta en verdad importante, ¡hacemos que alguien confirme su existencia! Nada más y nada menos. Ratificamos y confirmamos a otro ser humano en su dimensión de tal. Hacer esto es privilegio de ángeles en la tierra. Hay una forma de escuchar que supera cualquier elogio. Te invito a ser más humano, pero la decisión de hacerlo sigue y seguirá siendo privilegio tuyo. Por lo menos, si te sientes parte de la filosofía Nueva Conciencia, ¡siempre pregunta: “¿Y tú cómo estás?”! ¡Siempre! A toda persona, en todo momento que puedas, pero más y sin fallar nunca, a alguien que te haya escuchado a ti. Ahí está forzosamente indicado este toque mágico de Nueva Conciencia.

Hoy ya no he tenido otro más sano remedio que reír cuando un “amigo”, o algún familiar nunca me pregunta “¿Y tú cómo estás?”. Ya he perdido todo interés en hablar con esas personas, ¡lógicamente! Sin embargo, yo a ellas les sigo preguntando “¿Cómo estás?” y escucho. Me encanta y no puedo rehuir a mi naturaleza. Sólo escucho, emito mi opinión

cuando me la piden (algo que siempre pasa) pero hasta ahí acaba la historia. Mi turno para hablar con ellos de mí, pocas veces llega. Cuando por la confianza (o por la sensación de

oye,

y por qué tú no me preguntas cómo estoy

me he llevado el redoble de sorpresa cuando

querer también compartir mi vida) le he llegado a decir a alguno de mis “amigos”: “

”,

más de alguno me ha dicho luego de su actitud de extrañeza ante mi pregunta: “ pero para qué. Si a ti siempre te va bien. Qué me puedes decir”.

Son de esos momentos en donde no sé si reír o llorar. Y para colmo, he tenido la

experiencia de que uno de ellos, efectivamente nunca me escucha aunque se lo pida, ¡y

me sigue platicando de él mientras tanto! Es egoísta.

Hace años aprendí de Jean Cocteau, escritor francés, que un egoísta es aquel sujeto

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 71

Autoestima: El primer escalón del Éxito

que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estás muriendo de ganas de hablarle

de ti. Es increíble pero así hay gente. Es del tipo de persona que me imagino cree que los triunfadores u optimistas no tienen nada que aportar o decir que sea verdadero. Hay personas así. Con esta anécdota, quiero hacer un paréntesis en el tema central de este capítulo y hacer acopio de esta idea: Hoy me queda extremadamente claro que el pesimismo y la ignorancia como inconciente colectivo de nuestra sociedad ha sido el origen de que muchas personas crean que para platicar se necesitan solo temas agoristas, derroteros, de pensamientos enfocados a la carencia, la enfermedad o la desgracia. ¿No me crees? ¡Ja! Pues entonces escucha con atención el tema de conversación del 95% de las

personas que te rodean en un solo día

o ¡escúchate a ti y mira de qué hablas durante

casi todo el día, y a diario! Asaltos, robos, infidelidades, injusticias del gobierno, problemas

de familiares, enfermedades

y luego quieres sentirte bien. Aja, sí. Fíjate en este

fenómeno: si por mecánica costumbre le preguntas a alguien “¿Cómo estás?” y te

,

responde también por mecánica costumbre “ de largo y a lo que sigue.

bien

gracias”, de inmediato te sueles pasar

Al fin todo está bien, ¿no? Pero si ante la misma pregunta “¿Cómo estás?”, alguien te

pues más o

menos, pues ahí con un problemita, con un gran pendiente, un poco preocupado”, entonces de inmediato te detienes y entonces sí pones más atención y dedicas más tiempo a

escuchar. ¡Increíble, ¿no?! Yo estoy seguro de que sería mejor hacerlo al revés. Pero bueno, eso será tema de otra columna. Por el momento mira como puede darse con tremenda frecuencia el caso de que te quejes de algún comportamiento de algún familiar y vas y se

lo cuentas a otros familiares también, te quejas por injusticias en tu trabajo o en el país o

quizá, al igual que miles de personas, has descubierto cómo es fácil llamar la atención hacia tu persona usando alguna mala noticia o aparente desgracia que vives y quieres ser quien primero la publica en la comida o cena con familiares y amigos.

responde con un misterioso silencio, o de plano te dice cosas como “

mal,

Esta técnica para llamar la atención es tan eficiente que cuando yo la veo en mi

familia o en amigos, tan solo en mi interior me aíslo de esos temas –o incluso me retiro— y siento una amorosa compasión por la persona que toca dichos temas. ¡Hay tanta necesidad de amor que hasta de esa forma puede llegar el ser humano a reclamarlo! Hablando de sus desgracias. Auténticos tratados acerca de sus heridas, y para colmo, luego parece competencia para ver quién es el más jodido de la reunión cuando otros quieren arrebatar

la palabra y hablar de su ejemplo de desgracia aún mayor. Hay gente que luce sus heridas

como si fueran medallas. Normalmente se trata de gente que no se siente amada y reclama el que se le confiera un poco de atención que su corazón tanto necesita.

En cambio, la gente que más amada se siente, es la que menos habla de heridas o

problemas, es quien habla de la felicidad con que diario vive. Obvio, la felicidad es la cosecha del amor. Gracias a esta Nueva Conciencia, en las mesas o reuniones donde más participo nunca se hablan de temas dolorosos o negativos, ¡nunca! Por lo menos yo no lo permito. Y nunca nos quedamos sin tema de conversación, mismos que pueden durar horas

y horas. Esta es la dicha que tengo de convivir tanto con mi alma gemela y con quien

puedo hablar así diariamente. Y durante todo ese tiempo, nunca se tocan malas noticias ni se critica a nadie. Se comparte vida, se analiza un bello pensamiento, se escucha poesía, se aprecia el fruto de un hermoso trabajo, se recuerda un fantástico viaje, se admira el talento de alguien, se aprecia una obra de arte o nos regocijamos con la historia del triunfo de otra persona en determinado ámbito.

¿Cómo se logra esta Nueva Conciencia? Respuesta: preparándote para dichos temas

Autoestima: El primer escalón del Éxito

precisamente. Busca lo mejor de tu vida y lo encontrarás para transformarlo en tema de conversación en un futuro. Lee. Pero lee algo que nutra tu alma y ensalce tu espíritu, para que de esa manera sean tus consecuentes temas de conversación. Aquí he observado un fenómeno que nunca falla: Mientras más optimismo y hermosura en los temas de conversación de alguien, más posible que se trate de alguien preparado por su buena lectura y creativo optimismo, alguien que a la vez se siente amado; y mientras más desgracias sean los temas de conversación de alguien, más seguro es que se trate de un ignorante y que para colmo se sienta poco amado. Son personas que al no dedicar tiempo a cultivar su mente con el bien, la verdad y la belleza de la buena lectura, se dejan llevar por el nefasto torrente que los medios de comunicación les facilitan con su cómoda accesibilidad televisiva, de tal suerte que son personas que más parecen corresponsales de algún noticiero que familiares o amigos en la reunión. En fin, aquí cierro lo que me pareció un valioso paréntesis y sigo con nuestro tema: ¿Y tú, cómo estás?

“El individuo que no se interesa por sus semejantes es quien tiene las mayores dificultades en la vida y causa las mayores heridas a los demás. De esos individuos surgen todos los fracasos humanos”. - Alfred Adler. Psicólogo y psiquiatra austriaco.

Preguntarle a alguien acerca de cómo se encuentra es abrir las puertas de tu corazón para que pase un rato y se sienta cómodamente acogido mientras tocas el suyo con tu atención y tu ausencia de enjuiciamiento. Ambos corazones se tocan y por eso se sucede un poderoso nexo en tan divina actividad como es el escuchar con atención. Esta es una de las más poderosas razones por las que mucha gente va a la iglesia, idealmente cuando no hay misa y nadie interrumpe diciendo palabras allá enfrente. En las iglesias, en esos silenciosos recintos, muchos sienten que Alguien los escucha profundamente, en ese lugar sienten que Alguien les pone atención a todo lo que dicen desde su corazón y no son criticados ni juzgados sino cariñosamente aceptados, ahí mucha gente puede hablar y decir todo lo que quiere porque siente que Alguien le escucha con profunda atención y sin juzgarles nada, solo escuchando. Así mucha gente identifica a Dios. El que siempre escucha. ¿Ya ves lo divino que hay en nosotros cuando escuchamos?

Por eso, cuando una persona está frente a alguien que solo escucha con tremenda atención, suele sentir que estuvo frente a Dios o algo parecido. No exagero en mis palabras. Me consta. Si decides escuchar con divina atención a alguien, esa persona pronto querrá volver a visitarte, y es que en el fondo sabe que puede visitarte en tu corazón y disfrutar así de sentirse tocado en su corazón también. Por la misma razón mucha gente regresa una y otra vez a la iglesia.

Ahora imagínate la capacidad de escuchar con esa divina atención en dos personas que se quieren. ¡Es el paraíso repleto de emoción por existir! Se sucede el milagro de “conocerse en verdad” y uno siempre se queda enamorado de quien verdaderamente se conoce. Es por eso que una pareja así no puede dejar pasar mucho tiempo sin hablar el uno con el otro y durante horas, y diario. Esto no es metafórico, es real, existe. La persona que se interesa por otra, se hace indispensable para esa otra. Ya te he dicho de la gran necesidad de amor que tiene nuestra sociedad, y por eso es que se tiene tanto éxito cuando se interesa uno por la vida de los demás, el verdadero éxito en la vida, el basado en el amor. Este interés no puede ser falso, si lo es se detecta en forma inmediata. Cuando alguien te observa con atención se denota, cuando alguien te ve sin concentrarse en lo que

Autoestima: El primer escalón del Éxito

le dices, también es claramente manifiesto para cualquiera. Ahí de inmediato ya no queremos hablar. Ya para qué. Son de esos ejemplos en donde si le preguntamos a la otra persona qué le estábamos diciendo, ni se acuerda o inventa o solo repite fácilmente como efecto resonante lo último que oyó. Pero nosotros sabemos perfectamente que esa persona nunca “sintió con nosotros”. Y cuando eso se percibe, al mismo tiempo se presenta la invitación a callar y pasar a otra cosa.

Cuando se bloquea la comunicación con esta forma tan común, se corta el valioso

torrente de información entre un corazón y otro, y así empieza a surgir el desconocimiento. Y esta es una de las más poderosas razones por las que muchas parejas, familiares o amigos, incluso luego de años de relación, ¡todavía no se conocen en verdad! Y es que

,

¿cómo?, si pocas veces se dieron el tiempo de preguntarse con amorosa atención: “¿Y tú cómo estás?”.

Me siento

muy identificada con su filosofía de generosidad y ayuda hacia los demás, quiero dar algo

también

quiere ayudar, entonces escuche a alguien. Escuchar con paciencia es a veces mayor caridad que dar. Vaya y pregúntele con atención a alguien “Y tú ¿Cómo estás?”, eso ya sería de gran ayuda para una Nueva Conciencia”.

por sus palabras. Y si me

Es emocionante recibir escritos de personas que comentan algo como: “

”.

Y es aquí cuando me encanta responder: “

Gracias

Nueva Conciencia es una filosofía de vida de aplicación universal. Es algo maravilloso, es una forma de ser, donde se puede tocar el corazón de alguien y transformarlo por ese simple toque. Es algo que tú y yo podemos hacer en cualquier lugar, en cualquier momento y con cualquier persona. No hay que decir gran cosa, hay que escuchar. Y por favor, si mientras alguien te habla de algo trascendente de su vida suena tú celular o el teléfono de tu casa u oficina, ¡no contestes ni te inquietes! La persona que te busca, ya te hablará más al rato, tú sigue concentrado escuchando a quien te está hablando. Una de las maneras más deplorables y desmoralizantes para cortar toda inspiración en quien te habla es mediante la evidencia de tu poco interés al distraerte tan fácil con cosas tan triviales, y cuando uno escucha con verdadera atención, cualquier otra cosa es trivial. El día que se caiga el mundo y tú ni te enteres porque estabas escuchando a alguien, ese día sabrás lo que es que Dios se manifieste a través de ti mediante tu capacidad de escucha.

“Recordad que la naturaleza nos ha dado dos oídos y una sola boca para enseñarnos que más vale escuchar que hablar”. - Zenón de Elea. Filósofo griego.

Tengo la certeza de que todas las personas tienen una historia fascinante, todas

tienen algo que decir siendo apasionante, de todas podemos aprender algo en extremo

interesante, lo único que se necesita es que alguien escuche y les pregunte: “¿Y tú

estás?”. Si algo le caracteriza a mi vida actual es la diversa gama de tipología de amistades que tengo. A mi vida la rodean hombres y mujeres de extremadamente distintas disciplinas, diferentes niveles socioeconómicos, distintas jerarquías intelectuales, otras nacionalidades o costumbres personales.

cómo

Me consta que todas las personas son dignas de preguntarles con total atención ¿Y cómo estás?, para encontrarte con otra manifestación de Dios más. En varias

ocasiones he confesado que me enamoro de muchas de estas personas con extrema

Autoestima: El primer escalón del Éxito

facilidad por lo que alcanzo a conocer de ellas. Por demás decir lo demostrado que está la condición fundamental para enamorarse de alguien: conocerle en verdad. Son cosas totalmente distintas. La atracción se logra con el cuerpo, con rasgos físicos que atrapan (puede tratarse también de dinero o bienes materiales o fama), el enamoramiento en cambio, se logra con el alma y el corazón. La atracción es tan fácil y común porque depende tan solo de ver el cuerpo o las cosas de otra persona; el enamoramiento es tan difícil y ocasional porque depende de percibir con el corazón y conocer así el alma de la otra persona. En la atracción no se requiere de tiempo, en el enamoramiento sí, el tiempo necesario para escuchar y así conocerse en verdad. De tal suerte que no existe el famoso “amor a primera vista”, lo que puede existir es la atracción a primera vista, esa sí. Pero el amor, ese requiere de un hermoso tiempo de cultivo.

Por eso hay tantas parejas que solo se atraen sin conocer el verdadero amor. Hay parejas que incluso se pueden llegar a casar solo por atracción, parejas que pueden irse a vivir juntos solo por esa atracción. Los resultados no se dejan esperar. Cuando el cuerpo cambia, la atracción desaparece y la angustia de separación y perspectiva de un final se

sucede si el nexo solo fue superficial. Es entonces cuando se corre a la cirugía, a la dieta perenne, al maquillaje excesivo. Este es uno de los mayores miedos que he visto en muchas mujeres. El miedo a ya no ser atractiva y la angustia al ver otras mujeres que ahora sí lo son por ser más jóvenes. Mujeres que sembraron su propia trampa y luego se sorprenden de cosechar su propio rechazo. En cambio, las parejas que se unieron por

verdadero amor, aquellas que todos los días se preguntaron ¿Y tú

atardecer de sus vidas, al ocaso de sus historias, desde hace mucho tiempo sin el más mínimo interés por atraerse, ¡¿cómo?!

cómo estás?, llegan al

Si desde hace años uno ya esta en el otro mediante la fuerza del amor. Ya no puede atraerse más lo que está fundido en uno solo. Este es parte del milagro que observamos en las relaciones que duran años y años. Se escucharon desde el corazón mientras se hablaban desde el corazón. Entonces, terminan latiendo juntos.

Por favor, por lo que más quieras, siempre pregunta, a quien te ha escuchado hasta

el final de tu relato, ¿Y tú

el final de tu historia, ¡interésate en la historia de quien te escuchó! ¡Es alguien que vale la

cómo estás? Nunca dejes que tu discurso termine tan solo con

pena y te consta! Pregunta ¿Y tú

por valores elementales, por decoro (o aunque sea porque te lo pido yo).

cómo estás?, por prudencia, por justicia, por educación,

Vamos, mejor y en una palabra, por amor. Si decides hacer lo que aquí te propongo, ¡Bienvenido a Nueva Conciencia! Bienvenido al saber de que no hemos nacido únicamente para nosotros, sino para los otros. Bienvenido al grupo de seres humanos interesados, interesados en ayudar al ser humano a ser más humano, interesados en crear una obra maestra hecha a dúo: una sublime amistad, interesados en la hermosa oportunidad de manifestar a Dios a través de sí mismos, interesados en compartir así su ¡Emoción por Existir!

Autoestima: El primer escalón del Éxito

61

Tú Eres la Diferencia Que Buscas

- Tú eres el único que puede hacer la diferencia.

- Cualquiera que sea tu sueño ¡Ve por él!

- - Magic Johnson

-

Con lo que pienses de los actos de los demás favoreces el hecho de terminar haciendo lo mismo tú también, pero si aún observando una realidad prefieres ver lo que hay dentro de ti, entonces tú eres la diferencia que buscas.

dentro de ti, entonces tú eres la diferencia que buscas. Por razones de trabajo estuve fuera

Por razones de trabajo estuve fuera de la ciudad y llegue a un suntuoso hotel y por la hora decidí comer en el comedor del hotel. Me llevé la sorpresa de que el servicio en el restaurante del hotel no era malo, ¡era pésimo! Pocas veces en los miles de restaurantes a los que la vida me ha llevado por mi trabajo había visto tal comportamiento de los meseros. Siendo un gran hotel de afamada firma, su restaurante en ese día dejó mucho que desear. Los meseros en franca actitud majadera, displicentes, corriendo por terminar y recoger el servicio. Si les hablaba, con todo cinismo frente a uno se hacían pasar por sordos. Todos mal encarados. En verdad, algo como nunca lo había visto ni en los hoteles de media punta de una estrella.

Cuando aún con mi característica actitud de Nueva Conciencia de siempre escanear lo bueno, pues no encontraba nada. Entonces decidí observar el comportamiento colectivo y aprender con el análisis. Encontré un comportamiento muy común que juzgué compartir aquí, la creación de un círculo vicioso con sus lógicas funestas consecuencias finales. He

Autoestima: El primer escalón del Éxito

aquí el proceso del ejemplo en análisis: inicia con un mesero que piensa lo siguiente: “… ¿por qué he de ser yo quien atienda al cliente que llama si tampoco nadie de mis compañeros hace caso? ¿Por qué yo he de ser quien limpia la mesa si habemos tantos

meseros y nadie lo hace? ¿Por qué debo yo de traer las bebidas que pide el cliente si no es

mi

mesa y cuando alguien de otras mesas pasa cerca de las mías no las atiende? ¿Por qué

yo

soy el que debe de limpiar si lleva horas esa mancha ahí y nadie la limpia?”.

Entonces, con esos cuestionamientos, el mesero decide no hacer nada. El problema

es

la expansión de la conciencia tipo, cuando más y más meseros empiezan a hacerse los

mismos cuestionamientos, cuando todos se preguntan lo mismo, luego entonces, ¡nadie hace nada! Y al nadie hacer nada, juntos crean en la realidad la expectativa del pensamiento colectivo, surge la cristalización de un pensamiento común de todos los meseros, y efectivamente ven en la realidad circundante lo que pensaban: nadie hace nada, así cada uno comprueba lo que pensaban mediante sus preguntas y se cierra el círculo vicioso con la consecuencia de que ¡el cliente es desatendido aunque hayan 20 meseros! Sucede que todos los meseros “se quedan esperando” a que uno de ellos rompa el círculo vicioso y se atreva a hacer lo que ¡normalmente debería hacer!, servir. Y en ese quedarse esperando, pueden pasar largas temporadas.

¿Qué se necesita para romper este círculo vicioso? ¡Tan solo un idealista! Alguien

con una Nueva Conciencia –literalmente hablando— que no le importe lo que se ve delante

de sus ojos y le importe mucho más lo que ve detrás de ellos, lo que la persona alcanza a

ver en su interior: una realidad distinta a la que observa afuera, un ser humano que se

atreva a hacer la diferencia. ¡Uno solo es lo que se necesita! Alguien que diga: ¡Basta! No me importa si esta mesa me corresponde atenderla o no, simplemente la voy a atender y listo, luego a la que sigue y a quien me llame. Con un solo mesero que lo hiciera, otros observarían el comportamiento, y luego de un rato, la expansión de una Nueva Conciencia

se inicia, hay contagio de comportamiento. Algún otro mesero se inspirará para hacer lo

suyo, y luego otro y otro y así. Al final, todos verían una nueva realidad que inició en una Nueva Conciencia de uno solo, el idealista que creyó que se podían hacer las cosas en forma diferente y actuó en consecuencia.

Llamé al gerente del restaurante y cuando lo vi, comprendí porqué estaba el servicio como estaba. Aquí mejor obviaré mis comentarios. Simplemente opté por irme del restaurante y en esta semana contactar al director de recursos humanos o al director general para ofrecerle una urgente conferencia motivacional para el personal de su hotel.

Alguien tiene que iniciar el cambio. El beneficio es para el país por ese lugar recibe visitas del mundo entero, y por lo tanto genera un ingreso de divisas para nuestro país. El gran beneficio es para la persona misma al decidir transformarse en un ser humano de mayor calidad, pero el mayor beneficio es cuando esta conciencia de superación personal se expande, ahí hay transformación colectiva. Afirmo que lo que desees ver en la sociedad, hazlo contigo mismo, y en ese momento ya está sucediendo el cambio en la sociedad ya que tú eres parte activa de ella. Es muy claro saber que tú eres la diferencia que buscas.

Si analizas este breve capítulo, lo que sucedió con los meseros puede pasar en cualquier ambiente, en tu oficina, en tu departamento, en tu casa, con tus hijos. Por eso en

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 77

Autoestima: El primer escalón del Éxito

la casa puede quedarse tirada una prenda de ropa durante días, porque todos los que pasan pensaron: ¿Y por qué yo la he de recoger si no es mi responsabilidad? Por eso en la oficina se deja de atender a un cliente o se posponen los proyectos, porque todos piensan:

¿Y por qué yo soy el que debe de hacerlo si no es mi área? Por eso la basura se puede quedar en ese lugar por horas ya que aunque todos la vieron, todos piensan: ¿Y por qué yo la he de recoger si yo no la tiré?

La solución para ver un cambio: ¡Hazlo tú y ya! ¡Listo! En ese instante has generado la fuerza transformacional de toda un área, con tu decisión de actuar por saberte distinto y capaz es que se genera el inicio de la expansión de una Nueva Conciencia que creará una nueva realidad en tu ambiente de trabajo o familia. ¡Se necesita de ti! Actúa ya. No te preguntes por qué tú, simplemente actúa, pero si aún insistes con tu pregunta, aquí te respondo: porque con una reflexión como la de hoy tu grado de conciencia aumenta y con él tu responsabilidad al ser más maduro que los demás. Entonces, actúa. ¡Tú eres la diferencia que buscas! Tú serás el responsable, por el poderoso hecho de tener el conocimiento, de iniciar en tu área la expansión de una gran… ¡Emoción por Existir!

62

Reloj, Agenda y Brújula

No sólo es urgente saber a qué hora hay que llegar, sino más importante aún es saber a dónde se quiere ir. Alejandro Ariza Z.

¿Qué es el tiempo? ¿Qué significa para nosotros? ¿Qué poder ejerce en nuestras vidas? Las respuestas a estas interrogantes no son banales sino; por el contrario, producto de una gran reflexión personal y trascendente consideración. Desde el punto de vista meramente científico, el tiempo es el período en el que tiene lugar una acción o acontecimiento, o la dimensión en que estos se representan. El tiempo es una de las magnitudes fundamentales del mundo físico, al igual que la longitud y la masa, y tanto usted como yo tenemos una parte de nosotros dentro de este terreno, dentro del mundo de la forma, dentro de un espacio físico. Ahí es donde se intersectan nuestra existencia y el tiempo. Sin embargo, no sólo somos materia, no pertenecemos únicamente al mundo físico; somos plenamente en el pensamiento, en un terreno espiritual donde no existe la medida del tiempo, sino la emoción de existir. Aquí aparecen nuevas interrogantes acerca de las" cosas importantes" de su vida en las que necesita detenerse a pensar con seriedad: ¿cuáles serían las tres o cuatro primordiales?, ¿reciben la atención preferente y el tiempo que en realidad desea brindarles?

Autoestima: El primer escalón del Éxito

En el transcurso de mi vida, he tenido la oportunidad de conocer a personas muy activas, laboriosas, competentes, solícitas y deseosas de sobresalir. También he visto que diariamente luchan tremendas batallas emocionales por dar prioridad a las cosas más importantes de su vida. ¿Cuál será la razón por la que no colocamos en primer lugar las cosas esenciales? Desde hace muchos años han existido métodos, técnicas, herramientas e información sobre la administración y control del tiempo.

Cuando éramos pequeños se nos programó con la idea de que si trabajamos más, aprenderemos a hacer las cosas mejor y más rápido, si usamos alguna máquina o herramienta nueva, si ordenamos nuestros archivos y los organizamos de cierta manera, podremos llegar a hacerlo todo. Así compramos el nuevo planificador, la mejor agenda, el fantástico reloj digital de pulsera que tiene un calendario integrado, leemos un libro como Primero lo primero; lo .aplicamos, nos esforzamos, y ¿qué ocurre? Conforme a las respuestas que he obtenido en mis consultas, y varias veces en mi propia vida, el resultado es mayor frustración y culpa. ¡Que ironía! Todas las valiosas herramientas que se han inventado para la administración del tiempo (relojes con alarmas, agendas especiales, planificadores y calendarios, sistemas de computación, etcétera) tienen el objeto de hacemos la vida más amable" ayudándonos a organizar nuestra vida de manera más eficiente; sin embargo, que contrastante es la realidad de su uso. Incluso dentro de mi grupo de amigos y allegados he escuchado comentarios como:

- Necesito más tiempo, el día no me alcanza. Me gustaría disfrutar más de la vida, pero no puedo. Estoy siempre corriendo. Casi nunca tengo tiempo para mí.

- Mis amigos y familiares me exigen más tiempo para estar con ellos, pero con la novia que tengo no sé cómo satisfacerlos. Si le fallo a uno, quedo mal con el otro.

- Casi siempre me encuentro acelerado" y me angustio porque tengo que posponer las cosas, aunque he notado que lo hago porque estoy angustiado.

- Siento que no hay un equilibrio entre mi vida privada y la laboral. Siento que si le quito tiempo a una para brindárselo a la otra, la situación sólo empeora.

- ¡Estoy muy estresado!

- He tomado cursos en los que me han enseñado a distinguir lo importante de lo urgente. Fue una plática motivacional muy bonita, pero días después me fue peor porque me di cuenta de que todo es importante. ¿Cómo hago para decidir?

El método tradicional de administración del tiempo sugiere que al hacer las cosas con mayor eficiencia se llega a tomar el control de la propia vida y que ese control, conforme se va incrementando, trae consigo la paz y la satisfacción que se desea. En la vida práctica he observado que eso no es cierto.

No sólo es importante tener un reloj, sino también es trascendente tener otra valiosísima herramienta de medición: una brújula. Es importante saber a qué hora hay que llegar, pero es más trascendente saber a dónde se quiere ir.

Bienaventurados los que saben a dónde van, porque sabrán cuándo han llegado. PASAJE BÍBLICO

Perítame platicarle una conversación que tuve hace muchos meses con la que era

mi novia en aquel entonces. Ella se caracterizaba por estar muy ocupada y con miles de

Taller de Autoestima Volumen 2 Capítulos 51 al 100

Página 79

Autoestima: El primer escalón del Éxito

actividades, se estresaba mucho al iniciar otro semestre de su carrera, sentía que no le daba tiempo para cumplir con todo lo que quería hacer. Alguna noche, después de cenar,

frustrada! Sabes cuánto te quiero, cómo me gusta ir al gimnasio, la

enorme responsabilidad que tengo en la empresa de mi papá y ahora también tengo que darme tiempo para ir a la escuela. ¡No sé qué hacer! Tan sólo me gustaría estar contigo y dejar todo lo demás". Te entiendo -respondió Sólo necesitas relajarte y tratar de disfrutar cada experiencia que nos brinda la vida. Sé que te gustaría que pasáramos más tiempo juntos, pero ambos tenemos muchas ocupaciones, varias de gran importancia, yeso parece limitamos; pero aun así, te invito a que percibas la alegría que implica tener la extraordinaria oportunidad de ir a la escuela. Sé que hay mucho trabajo en la empresa de tu papá, pero puedes encargar varios de tus pendientes a tus colaboradores y asistir a la universidad para continuar con tus estudios.

me dijo:

¡Estoy

Cualquier otro interés en tu vida debe quedar postergado por el momento." Creo

que mi novia pensó que su vida se desequilibraría y que

el momento y la oportunidad para cada cosa y para cada persona. No sigas un horario, olvida el calendario y abandona las agendas. Terminar tu carrera es lo más importante. Deja que te dirija la brújula interna de tu corazón y no el reloj que traes en tu brazo. Mientras tanto, yo siempre estaré en tu mente y tú en la mía, al fin y al cabo, uno está donde realmente lo extrañan." El final de la historia debe de imaginárselo. Me dio un muy merecido beso y la dejé más tranquila al saber qué debía hacer en ese momento, sin sentir presión o culpa alguna.

así debía ser. Continué: "Existe

Debemos disminuir la presión que genera la distancia entre la brújula y el reloj, entre lo importante y lo urgente. El enfoque que muchas escuelas de administración del tiempo proporcionan es que hay que hacer más cosas con mayor rapidez para mejorar nuestra vida siendo más eficientes, como si esa velocidad disminuyera la distancia entre lo importante y lo urgente. Sin embargo, muchos ya nos hemos percatado de que el aumento de velocidad sólo lleva a hacer peor las cosas.

Esta breve reflexión exige cierta disposición emocional para llevar a cabo un profundo cambio interior en su persona. Poner primero lo primero constituye un acto esencial en la vida. El desafío consiste en saber qué es lo primero. Definitivamente es una cuestión de jerarquización de valores. Casi todos, en algún momento de nuestras vidas, nos sentimos atormentados por las cosas que desearíamos hacer, por las exigencias de los demás, por las numerosas responsabilidades que tenemos, por los compromisos que adquirimos. Nos hemos llegado a sentir desafiados por las decisiones que debemos tomar respecto a cómo mejorar nuestro empleo del tiempo. Esas decisiones resultan más fáciles cuando el problema se reduce a distinguir "lo bueno" y "lo malo". Es relativamente fácil ver que algunas formas de pasar el tiempo son inútiles, embrutecedoras e incluso destructivas. Sin embargo, el asunto no estriba en distinguir lo bueno de lo malo, sino lo bueno de lo "mejor". ¡Ésa sí es una distinción difícil! Sobre todo cuando usted mismo no sabe qué es lo mejor. Por cierto, ¿qué es para usted "lo mejor"? ¿Qué le impide otorgar a esas cosas "mejores" su tiempo y energía? ¿Acaso interfieren otras "buenas"? ¿Será que una "buena" relación amorosa le impide experimentar una "mejor"? ¿Ya se habrá dado cuenta de que muy' posiblemente un "buen" trabajo lo ha limitado para encontrar uno "mejor"? Piénselo. Si gusta dése tiempo ahora mismo y suspenda aquí su lectura para permitirse un desafiante momento de reflexión.

Como afirma Stephen R. Covey, nuestra lucha por colocar primero lo primero se caracteriza por el contraste existente entre dos poderosas herramientas que nos dirigen: el

Autoestima: El primer escalón del Éxito

reloj y la brújula. El reloj representa los compromisos a determinada hora, las citas, los horarios, las metas, las actividades; es decir, lo que hacemos con el tiempo y cómo nos administramos en él. La brújula representa nuestra visión personal, nuestros valores, principios, misión, conciencia moral, orientación, es decir, lo que sentimos que es importante y el cómo dirigimos nuestra vida. El desasosiego aparece cuando percibimos que lo que hacemos (el reloj) no contribuye a lo que es más importante en nuestras vidas (la brújula) yeso produce un gran dolor. Es cuando la gente no hace lo que dice, cuando se siente atrapada o controlada por otras personas o situaciones y viven verdaderos momentos de crisis. No logran embonar lo que creen que deben realizar y lo que desean hacer con lo que efectúan.

Diariamente viven un dilema, y dada la culpabilidad que sienten por no ejercer lo que realmente quieren, no disfrutan lo que desempeñan y se pierden de toda emoción por existir. ¡Qué miserable y desdichada vida han de experimentar esas personas que por un tiempo definido hacen lo que no les gusta! ¡De cuánta alegría por vivir se están perdiendo!

Contrariamente, hay gente cuya emoción por existir es muy grande, por tener las agallas de realizar lo que siempre han deseado llevar a cabo. Permítame afirmar algo: el éxito es el resultado de su propia decisión y voluntad para actuar ¡ahora!, y no es mera consecuencia de las circunstancias aparentemente favorables. Sólo los mediocres creen que la fuerza del destino es la razón de su suerte. El humano superior llega a percatarse de que él mismo es el origen de su porvenir, se da cuenta de que con sus decisiones, incluso con las más pequeñas, con aquellas que momento a momento realiza, va creando su por- venir y, así, se da cuenta del poder que genera su congruencia cuando hace coincidir, su reloj con su brújula.

Darse cuenta de estas dinámicas de vida, puede suceder de dos maneras. Una es mediante la apertura del corazón y de la mente ante reflexiones como las que está leyendo, aunada a una profunda y sincera necesidad de cambio en su vida por encontrar y vivir algo mejor. La otra es mediante señales de alarma espectaculares. Un ejemplo:

cuando un ser querido muere. De repente ya no está y se presenta la oscura y dolorosa realidad mostrando lo que pudimos haber hecho pero no efectuamos; ya que estábamos demasiado ocupados en ascender la escalera del éxito, amasando grandes fortunas como para cuidar y atender una relación sumamente satisfactoria.

Otro ejemplo: cuando descubrimos que nuestro hijo es homosexual y con problemas de drogadicción. En ese momento nuestra mente se inunda de imágenes: años que

pudimos haber convivido con él, compartiendo sus temores y alegrías, construyendo una

, haciendo relaciones de importancia o, peor aún, viendo televisión.

pero que no llevamos a cabo porque estábamos ganando nos el sustento,

relación

Cuando surgen estas señales de alerta, muchos prefieren nunca enfrentarse con los temas cruciales de la vida y buscar las causas profundas para eliminadas de raíz y cambiar. En lugar de ello recurren a una aspirina moral y el apósito espiritual de fácil aplicación para tratar el agudo dolor. Ese alivio temporal les da fuerza, misma que emplean para estar cada vez más' ocupados sin siquiera detenerse a reflexionar si lo que hacen es en verdad lo que más importa; no se dan cuenta de que siguen dirigiendo su vida con un reloj, en lugar de encontrar una brújula que los oriente.

La clásica administración del tiempo se ocupa del chronos, palabra griega que define el tiempo cronológico. ¡El chronos se considera lineal y secuencia!. Aquí ningún

Autoestima: El primer escalón del Éxito

minuto vale más que otro, ninguna hora supera a otra: es cuando ¡el reloj dicta, en esencia, el ritmo de nuestra vida!.Sin embargo, en el mundo existen culturas -por suerte- que enfocan el vivir desde una perspectiva diferente; se trata de una filosofía basada en el kairós, que podríamos traducir como tiempo apropiado o calidad de tiempo. Éste se debe experimentar, es exponencial, existencia!. La esencia del kairós reside en el valor que se obtiene de él, más que en la cantidad del chronos que en él se invierte.

Creo poder explicarme más fácilmente si comparo estas dos perspectivas en un par de preguntas: ¿Qué tal te la pasaste en esa reunión?, es muy diferente a preguntar ¿cuánto tiempo estuviste en esa reunión? Me parece fascinante lograr entender esta diferencia. Tengo un gran amigo, alguien muy cercano a mí, que ya no quería seguir su carrera de médico. Todo iba aparentemente bien durante los primeros años de estudio, pero cuando llegó al internado, se convenció plenamente de que la medicina no era lo suyo y anhelaba dejar la carrera. El día que lo comentó con sus padres, la Revolución Francesa se quedó corta, la noticia fue motivo de gran discordia y separación con su padre, quien era médico y había fincado sus ilusiones en la brillante carrera de su hijo como galeno. Mi amigo tomó esa decisión tan sólo a un año y tres meses para titularse, y su

padre incluso llego a decide que lo echaría de la casa si no terminaba la carrera (como sutil método motivacional). Después de una, discusión acalorada, su padre llegó a decirle:

"Mira, trato de entenderte aunque no pueda. Te invito a que termines tu carrera y en el momento que obtengas tu título haces lo que quieras. ¡Caray!, ¿qué son los 15 meses que te faltan? Termina tu internado y haz tu servicio social en algún poblado, lo más cercano a la casa, y verás que pronto quedará todo olvidado", Mi amigo; cuando escuchó ¿qué son

15 meses

descomunal y gigantesca cantidad de tiempo. ¿Qué pasó ahí? ¿Quién cree usted que tuvo la razón? El hijo, al no soportar padecer ni un solo día más esa tortura existencial, o el padre, quien lo invitaba a que acabara la carrera para no echar por la borda los cuatro años y medio que ya había estudiado.

?,

se quedó pasmado ante la ligereza con que su padre percibía esa

Pues el hijo tenía de su parte la razón. Él era quien experimentaba el kairós del tiempo, mientras que su padre sólo veía el chronos del mismo y así le parecían muy poco 15 meses o desde ese momento, el distanciamiento entre mi amigo y su padre se hizo inaproximable por siempre. En conclusión: la auténtica empatía sólo se sucede en el kairós. Cuando logramos entender el mundo de significados de otra persona, dos espíritus se encuentran y, así, realmente pueden dialogar en un mutuo crecimiento para encontrar lo mejor. Historias como la que acabo de escribir hay muchas.

Estoy seguro de que usted tiene en mente alguna similar, momentos difíciles de la gente cuando deja a un lado su kairós existencial y alegría por vivir, sacrificándolo por un chronos que le dejará más dinero o le dará ese puesto que le conviene, aunque no le guste y no le satisfaga. Es cuando alguien prefiere un trabajo mejor remunerado, donde gane más dinero, aunque se desgaste emocionalmente por hacerlo, aunque lo sufra; al fin que lo que importa es hacer dinero. Que triste realidad viven las personas así. Por eso hay tanta gente con dinero, pero miserable y desdichada también. En mi consulta particular 10 he podido constatar en un sinnúmero de ocasiones. Hombres y mujeres que me visitan con graves síndromes depresivos precisamente como aquel en que cayó mi amigo por terminar su carrera, con intentos de suicidio, no obstante que tienen mucho dinero. ¿Ha conocido gente así?

Aprender a vivir es un arte que se logra día con día, y nunca hay una ceremonia de graduación. Sin embargo, puede haber fiestas de alegría por aprender a vivir y compartir

Autoestima: El primer escalón del Éxito

la emoción que genera saberse dirigir con brújula y reloj en mano. Escribí esta reflexión

con el firme propósito de ayudado a escapar de la tiranía del reloj e invitarlo a descubrir su brújula. Ésta lo capacitará para vivir, amar, aprender y dejar un enorme y duradero legado de alegría por existir. Busque intensamente lo mejor para usted y para la gente que ama, reclámese a sí mismo y, como un ave fénix, levante el vuelo con el poder de la con- gruencia entre lo que desea y hace, entre sus valores y sus acciones. Vivir así, tener la fortuna de elegir lo mejor y actuar en consecuencia, son razones de gran peso para

consolidar, por siempre, su

¡Emoción por existir!

Con la esperanza de que encuentre y genere su destino, le deseo la mayor alegría por vivir. No se pierda la única y temporal oportunidad que Dios nos dio para pasar por este mundo y disfrutar de las maravillas que nos ofrece, amando y compartiendo.

63

Todo Depende

Autoestima: El primer escalón del Éxito

Nada es verdad, ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira. Refrán popular

¿Qué es el tiempo? Debido a las creencias que tengo, confío en que existe una verdad absoluta. Pero me alegra enormemente saber que en el plano existencial en que nos movemos, sólo existen verdades relativas. Lo anterior lo afirmo con alegría porque es extremadamente sana la postura de saber lo relativo a nuestros juicios. Mire, cada vez que usted se sienta mal aproveche el poder que tiene una perspectiva y pregúntese:

¿Mal? pero ¿con respecto a qué? Ése es el enorme poder de una referencia: que la podemos mover a nuestra propia conveniencia para mejorar la calidad de nuestras vidas.

Si se siente muy pasado de peso, muy obeso, pues ese "muy" se compara con algo, para ser calificado así. Si considera que sus finanzas son tales que lo hacen sentir pobre, pues basta con analizar con quién se está equiparando. Créame algo fundamental: Todo valor depende del referente que tomemos.

Un mismo texto admite un infinito número de interpretaciones. FRIEDRICH NIETZSCHE Filósofo alemán

Las referencias son todas las experiencias que ha registrado en su sistema nervioso; todo aquello que ha visto, escuchado, tocado, probado u olido y almacenado en el gigantesco archivo de su cerebro. Algunos referentes los recogemos conscientemente y otros de manera inconsciente. Algunos resultan de experiencias que ha tenido uno mismo, mientras que otros consisten en información que se ha aprendido, leído, visto, escuchado de los demás; todas sus referencias al igual que sucede con toda experiencia se han visto algo distorsionadas, difuminadas y generalizadas en el momento de registradas en su sistema nervioso. De hecho también tenemos referentes para cosas que nunca han ocurrido: cualquier cosa que haya imaginado alguna vez también queda almacenada en su cerebro como un recuerdo que puede llegar a funcionar como referencia. Muchas de ellas se organizan en su mente para apoyar creencias, y de aquí la enorme importancia de aquéllas. De paso está decir el concepto que entiendo como creencia: un sentimiento de certidumbre acerca de lo que significa algo. Así es como empezamos a tejer "nuestra realidad".

Insisto, me alegra enormemente compartir con usted este concepto. ¿Sabe por qué? Porque en usted radica la gran fuerza para decidir el significado que tienen las cosas, y lo puede hacer mediante el uso consciente de sus referentes.

Una gran desgracia en la vida, como darse cuenta de que su pareja le fue infiel, perder a un hijo, padecer una grave enfermedad, haber sido expulsado de una casa de estudios o reprobado en la escuela, etcétera, puede ser vista como calamidad o como auténtica bendición. Todo depende.

Créamelo, por más desdicha que perciba de alguna circunstancia, en usted permanece el privilegio de elegir el parámetro desde el cual miraría y, así, calificaría y sentir una auténtica desgracia o sentirse afortunado por la oportunidad de mejora que

Autoestima: El primer escalón del Éxito

alcanzó a observar en esa situación. Disponemos de referentes suficientes para apoyar cualquier idea que deseemos: tener confianza en nosotros o ser débiles, preocuparnos por los demás o ser egoístas. La clave para mejorar la calidad de nuestras vidas consiste en expandir las referencias propositivas de que disponemos. Busque conscientemente las situaciones que expandan su sentido de importancia y gran valía, conocimientos de quién es y qué grandes obras es capaz de realizar. Organice sus referencias de forma que lo capaciten.

Durante muchos años he conocido a muchas personas que se quejan de grandes decepciones amorosas, conflictos de identidad, depresiones, frustraciones, etcétera. Lo que he podido aprender es que mucha gente siente tener plena certeza de qué le pasa, sin darse cuenta de que lo hace siempre por medio de una comparación.

Mi madre, desde que yo era muy pequeño, me decía que eran muy malas las

comparaciones; sin embargo, cuando crecí y empecé a. entender más el comportamiento humano, me di cuenta de que una persona siempre emite un juicio, llevando inherentemente una comparación. Es más le aseguro que son más graves que un golpe físico, esto último se le quita rápido, pero las marcas emocionales pueden durar el resto de la vida.

Un juicio es aquella facultad del entendimiento en cuya virtud la persona puede

distinguir (comparar) el bien del mal y lo verdadero de lo falso. Ésa es la definición que nos proporciona el diccionario en su primera acepción. Una vez que entendí esto, concluí que si cada vez que hablamos estamos emitiendo un juicio, pues ¡siempre comparamos! Entonces, si toda analogía es mala, siempre que hable alguien, está mal. ¿Qué le parece este sofisma? ¿Se imagina si fuera verdad? ¡Caray! Yo mismo como conferenciante estaría perdido. Entonces aclaremos algo: en definitiva, las comparaciones no son malas, son necesarias para emitir todo juicio de valor.

Pero creo que mi madre (al igual que muchas otras) quiso enseñarme que toda referencia que sirva para valorarnos como inferior a algo o a alguien, es mala.

La fuerza de una referencia es una auténtica fábrica de nuestras vidas. Con base en ello, armamos opiniones, juicios e, incluso, llegamos a ver algo "como verdad". Por ello, una de las cosas más valiosas que hacen por nosotros consiste en proporcionamos un sentimiento de certidumbre. Sin éste viviríamos llenos de dudas y temores. ¿Le perturbaría que de repente, mientras lee esta reflexión, el monitor de su computadora empezara a levitar? O bien, ¿qué pasaría si de repente la lectura que tiene en sus manos se desvanece en el aire y desaparece ante sus ojos? Lo más seguro es que sienta temor y éste aparecería por no disponer de ninguna referencia al respecto. No tendría ni la menor idea de cómo interpretar lo que eso pudiera significar. ¿Por qué un bebé es capaz de meter la mano en un cenicero y tomar una colilla llevándosela a la boca? Lo hace porque "no conoce" ningún referente que le diga que eso es malo para él (por cierto, muchos adultos tampoco han podido llegar a esa conclusión).

Cuando emita un juicio como: "Cada vez que intento algo me sale mal y no lo logro", "todo mundo quiere aprovecharse de mí", 'el amor duele", "el trabajo es un pesar", "no puedo", "no creo que se fije en mí, no soy muy guapo (o guapa), "creo que me veo muy mal vestido", etcétera, recuerde que está mandando un mensaje a su cerebro para que interprete la realidad y haga un mapa del territorio en el cual se moverá. Me agrada mucho usar esta metáfora del "mapa del territorio" para recordarle una verdad que brilla

Autoestima: El primer escalón del Éxito

por sí misma: "El mapa no es el territorio", es algo que usted creó con sus referencias. La programación neurolingüística usa este axioma para hacemos conscientes de que exclusivamente de nosotros dependen la alegría, la dicha, la pasión y el optimismo que percibamos de la vida. O bien, lo contrario es válido, exclusivamente de nosotros dependen la amargura, la desdicha y la desgracia que observemos mediante nuestros juicios.

Así, la forma en que utilicemos nuestros referentes determinará cómo nos sintamos, porque el que una cosa sea buena o mala dependerá de con qué se le compare. Reflexionar sobre esta afirmación le ayudará a generar un momento para crecer. Hace poco tuve la dicha de recibir un correo que decía algo así: "Muchas gracias por el material del taller compartido, me da gusto descubrir que existen cosas más importantes que un título nobiliario, experiencias más placenteras que recibir un diploma. Hoy, aunque tengo numerosos certificados me he dado cuenta de que no tienen ningún valor comparados con la nueva filosofía que siento estar adquiriendo. ¿Se imagina cómo me sentí?. De todas las palabras que me dijo, la que más me llamó la atención fue "comparado". Ahí se gestó el cambio. Lo único que necesitó nuestro compañero para cambiar fue "conocer nuevas referencias" que le dieran un nuevo significado a su vida. Eso mismo puede pasarle a usted. Se lo garantizo, porque lo mismo me pasó a mí y a todos los que hemos podido pasar por una NUEVA CONCIENCIA.

Nos elevamos mediante nuestro pensamiento, y escalamos apoyándonos en la visión que tenemos de nosotros mismos. ORISON SWEIT MARDEN Escritor y moralista estadounidense

Hace unos días, recibí una llamada telefónica de una amiga. Me comentaba que se encontraba muy nerviosa porque al día siguiente entraría a un nuevo trabajo. Lo curioso es que ni ella misma sabía por qué estaba nerviosa, simplemente sentía estarlo. Entonces recordé un cambio de referencia que le generé a ella misma hace cinco años aproximadamente. En esa ocasión también era domingo. Me habló porque estaba nerviosa ya que al día siguiente entraría en un nuevo semestre en su escuela, que tenía fama de ser muy exigente con los alumnos. Luego de que la escúcheme permitió opinar y le hablé acerca de la dicha que significa ir a la escuela, le hice ver claramente la grandiosa oportunidad que la vida le presentaba al poder decir "mañana empiezo otro semestre de mis estudios". Al final de su llamada su nerviosismo había desaparecido como por arte de magia y dio paso a un gran entusiasmo por reiniciar sus estudios y convivir en su escuela.

Así, una vez más, creo que se puede repetir la historia. En cuanto termine de escribir esta reflexión, hablaré con ella y compartiré "nuevas referencias" para que cobre un significado distinto al que tiene el hecho de empezar a trabajar en una empresa desafiante como en la que va a ingresar.

Quiero hacer una profunda y fortalecedora reflexión con usted: "La lectura alimenta su mente", la alimenta con referentes. En la vida, no tiene por qué limitarse a sus experiencias personales. Puede tomar prestadas las de otras personas. Desde una época muy temprana de mi existencia, enfoque mi atención sobre quienes tienen éxito en sus vidas y han triunfado, ejerciendo un impacto positivo sobre las vidas de los demás en una forma grandiosa. Así me dediqué a leer biografías de personas sobresalientes,

Autoestima: El primer escalón del Éxito

también fui un asiduo lector de libros de superación personal, he leído centenares de ellos. Entonces descubrí que gran parte de esa NUEVA CONCIENCIA de la que tanto hablo, se gestó en mí tras haber adoptado esos valiosísimos referentes ante la vida, que personas de éxito han compartido en sus escritos. Utilicé sus referencias como propias y forme la creencia de que yo podía configurar realmente mi propio destino. El valioso hábito de la lectura nos lleva a pensar de manera muy similar a como lo hace el autor. El poder que proporciona leer un gran libro es pensar como el autor. De aquí podemos inferir la preciada oportunidad que tenemos para "elegir" lo que leemos. En relación con la lectura, puede deducir el gran daño que ocasiona leer literatura que lo deforme, abata, confunda, humille y haga sentir temeroso y miserable. ¡En usted está la decisión! Sólo en usted radica el enorme poder para elegir una vida superior o una miserable y vacía, mediante la información que alimente a su cerebro por la lectura que realiza, usted elige entre un gran libro de superación personal o el periódico.

Permítame compartirle otra valiosa transformación de mi vida. Durante años creí que asistir a una obra de teatro era una pérdida de tiempo y de dinero. ¿Por qué? Pues porque las únicas obras de teatro a las que había asistido fueron representadas muy pobremente y a un ritmo muy lento, apenas miserablemente mejor que una pastorela de

una escuela secundaria oficial. Pero, un buen día tuve la fantástica oportunidad de asistir

a la puesta en escena de La Bella y la Bestia, el musical de Broadway. Jamás había visto una obra así, nunca había tenido tan majestuoso referente. Desde entonces me he convertido en un adicto al gran teatro; de hecho, vi esa obra 7 veces aquí en México.

Todo lo que nosotros podamos llegar a conocer servirá como parámetro fundamental de referencia para que posteriormente podamos elegir algo mejor. ALEJANDRO ARlZA Z.

Un referente muy fortalecedor que desarrollé hace años y que me ha ayudado a disfrutar mi vida, fue la idea de que no existen malas experiencias, pase lo que pase; cada experiencia me proporciona un valor "siempre y cuando yo lo busque". Si de una experiencia extraigo una idea para escribir, o para ayudar a otros, si encuentro alguna distinción que ayude a mejorar la calidad de vida del ser humano, eso me expande y crezco. Lo invito a que comparta conmigo esta referencia.

El verdadero éxito es el resultado de un buen juicio. El buen juicio es el resultado de la experiencia, y la experiencia es a menudo el resultado de un mal juicio. ANTHONY ROBBINS Escritor y conferenciante estadounidense

Una de mis más grandes ilusiones es pensar que ayudo a alguien al escribir este

taller. Realmente no tengo manera de darme cuenta de cuantas personas están siguiendo

el taller.

Sin embargo, la experiencia de escribirlas me transporta a la mágica dimensión de imaginar que efectivamente se leen. Si mis referentes quedan plasmados en cada

reflexión, en cada artículo y en cada capítulo del taller y pueden ayudar a otro ser humano

a que mejore su calidad de vida y se entusiasme por vivir, si estos referentes hacen que

Autoestima: El primer escalón del Éxito

alguien recupere la confianza en sí mismo, a que el ser humano sea más humano,

entonces, justifico mi existencia en este día. Con la gran ilusión de que esa persona, de que ese alguien especial a quien pueda ayudar sea usted, con esa misma ilusión le agradezco que me dé la oportunidad de entrar en su mente por medio de su lectura y

podamos juntos seguir con nuestra

¡Emoción por existir!

64

Déjalo Ir

El origen de todo sufrimiento son los apegos. Anthony de Mello

La semana pasada estuve en la Ciudad de Guadalajara por razones de trabajo, llevaba yo la inquietud de buscar a un antiguo queridísimo amigo y compañero de la escuela profesional, quién recién terminada la carrera profesional se fue a radicar a esa ciudad. Deseaba que mi llamada fuera para él una "¡Gratísima sorpresa!", después de 20 años de no vernos.

Les comentaré que los 5 años que vivimos juntos la experiencia de compartir la escuela profesional, también fue una oportunidad de convivir y conocer a una extraordinaria persona, ciertamente él marcó mi vida de una manera trascendente porque con él conocí un mundo diferente al mío, que me permitió conocer otros enfoques de vida y pensamiento.

Con este amigo aprendí que existían Duran-Duran, Depeche Mode y muchos más, que me llegaron a encantar. Su pasión era el fútbol americano y me convenció de que jugáramos en el equipo de la escuela que participaba en la liga intermedia en México, hasta que después de una tacleada que casi me sacan en camilla del campo de juego, con la rodilla casi fuera de su lugar, decidí que esto no era para mí.

Siempre me ha atraído la gratísima experiencia de intercambiar información y así juntos crecer; de hecho, con mi mejor amigo de la escuela profesional siempre sucedió así. De él aprendí mucho de la vida; casi fue quien me sacó del cascarón. Me decía: "mira, te juro que hay muchas cosas interesantes allá afuera, más allá de tus estudios". Sé que

Autoestima: El primer escalón del Éxito

también yo ayudé en algo a quitarle su propio cascarón, pero porque tenía fama de un huevo de oro y su promedio en muchas materias era de regular a malo. Recuerdo vívidamente nuestro primer encuentro, me pidió ayuda para que le explicara Química.

Así empezó una época mágica en nuestras vidas o por lo menos en la mía, la relación de dos extraordinarios amigos que se complementaban fenomenalmente. La comunicación creció a pasos agigantados y nos hicimos grandes amigos. La amistad creció a tan altos niveles que empezaron a sucederse los desafíos de toda auténtica amistad: comprenderse y empatar, diferir y perdonar. Llegó un día que me comunico que planeaba mudarse a Guadalajara, simplemente se fue y nunca supe más de él.

20 años después busco en el directorio telefónico su apellido con el nerviosismo de

un

reencuentro y la ilusión por el reencuentro en ambos e imaginé un gratísimo reenlace

de

vidas y eureka lo encontré, le marco, me contesta una voz femenina peguntando por

mi

nombre y unos instantes después la voz de mi amigo. Le di un gratísimo saludo que

sentí no tuvo el mismo eco del otro lado de la línea telefónica, pareciera que nos llamáramos diario, me pregunto ligeramente por mí, le pegunte por él, su familia, su

ocupación actual y algunos comentarios que salieron al aire de estos 20 años, por su parte me pregunto por algunos compañeros d