Вы находитесь на странице: 1из 4

24 .

exóticos

Manejo de aves
rapaces en
la consulta
Ferran Bargalló, Simón López,
Jordi Grífols, Albert Martínez.

Zoològic Badalona Veterinària.


Conquesta 74, Badalona
zbv@hzb.es

La clínica de las aves rapaces no difiere excesivamente de la


realizada en el resto de aves, pero su manejo requiere unos
conocimientos específicos.
Las rapaces que se suelen ver en la consulta son aves
entrenadas para la cetrería, es decir, a la caza, y suelen ser
aves adiestradas por el propietario y por tanto de más fácil
manejo que las rapaces salvajes.
25

con una mejor eficacia a su propietario. Esta donde y como está ubicada etc.
condición corporal tan ajustada jugará un
papel importante en el desarrollo cuadros de Contar con un banco o posadero de made-
debilidad cuando se incrementa la demanda ra en la consulta es necesario, ya que estos
de energía debido a enfermedad, sobrees- animales cuando están domesticados suelen
fuerzo o cambios bruscos ambientales. permanecer relajados y tranquilos aposenta-
dos en estos palos. El ambiente en la consul-
En primer lugar es necesario conocer las ca- ta debe ser tranquilo para no exaltar al ave.
racterísticas biológicas del ave, saber con qué
especie estamos tratando, la alimentación y Para el examen clínico se observará primero
las conductas en estado salvaje, el ecosiste- al ave en reposo y se pesará. La respiración,
ma donde viven, etc., ya que no todas tienen la postura y el plumaje son aspectos que se
los mismos requerimientos, y éstos serán de pueden valorar en el posadero. El peso nos
vital importancia para el manejo clínico. da mucha información del estado físico y de la
gravedad de la enfermedad. Para la manipula-
Se debe conocer también los aspectos lega- ción se coge al ave por la espalda, inmovilizan-
La clínica de las aves rapaces no difiere exce- les del animal, la documentación necesaria, do las alas y las patas, posteriormente puede
sivamente de la realizada en el resto de aves, protección de la especie y la legislación vi- envolverse el cuerpo en una toalla para mayor
pero su manejo requiere unos conocimientos gente. seguridad. Hay que tener especial atención en
específicos. las garras de la rapaz, ya que son su principal
La consulta empieza con la elaboración una defensa, nunca deben soltarse antes de soltar
Las rapaces que se suelen ver en la consulta buena anamnesis; donde vive, qué come, el cuerpo. El pico también puede lesionarnos
son aves entrenadas para la cetrería, es decir,
a la caza, y suelen ser aves adiestradas por
el propietario y por tanto de más fácil manejo
que las rapaces salvajes.
Posadero para rapaces en
Para el adiestramiento de estas aves se juega la consulta. Estos animales
en cierta manera con la restricción del alimen- cuando están domesticados
to hasta lograr un delicado equilibrio entre suelen permanecer relajados y
las necesidades nutricionales del animal y el tranquilos aposentados en estos
palos
comportamiento natural para la caza, de ma-
nera que si mantenemos al ave al límite de su
peso garantizamos una mayor predisposición
para cazar o simplemente para que regrese
26

Para la toma de muestras de sangre se suele


usar la vena cubital o basílica. Se extiende el
ala y en su cara medial, muy superficial, se
localiza la vena. La compresión posterior es
importante para evitar la formación de hema-
tomas.

La hospitalización de las aves rapaces re-


quiere de instalaciones que pueden ser sen-
cillas pero aisladas dentro de lo posible del
resto de animales, ya que muchos de ellos
son por naturaleza la presa de la rapaz, así
evitaremos situaciones de estrés. Cuando el
ave está muy debilitada, el soporte de tem-
peratura mediante incubadoras será impor-
tante. Algo recomendable es proteger las
La anestesia es necesaria para el examen clínico en especies muy estresables o en ejemplares plumas de la cola mediante una funda hecha
muy grandes de dificil manejo con una placa de radiografía, ya que es fácil
que durante el manejo diario puedan estro-
en algunas especies, conviene tener la cabeza cansando en bancos y esto favorece las lesio-
bien cogida en todo momento. Durante la ma- nes en estas zonas.
nipulación de la rapaz es necesario colocarle la
caperuza para impedirle la visión, ella se queda La palpación de la musculatura pectoral puede
más tranquila y nos permite un mejor manejo, ser de gran ayuda para hacernos una idea de
y así nos aseguramos que el ave no sufre un la forma física en la que se encuentra el animal.
estrés excesivo, ya que si está en mal estado
físico un sobresalto innecesario puede agra- Comprobaremos minuciosamente el estado
var mucho la situación. En algunos casos se de las plumas, que no estén rozadas o rotas.
puede usar la anestesia para el examen clínico, Revisaremos también los oidos, el pico y las
sobre todo en aquellos casos donde el ave sea narinas, que no tengan heridas, traumatis-
extremadamente estresable o grande para la mos, surcos, etc.
manipulación. Cuidadosamente examinaremos
las plantas de los pies para comprobar que no Al igual que en otras aves se realizará la auscul- Lo primero que se debe hacer es observar
existan rozaduras, ulceras o desgaste, ya que tación a nivel de pulmones y sacos aéreos, la ex- la postura del ave en su posadero. Nos
en cautividad permanecen mucho tiempo des- ploración de la cavidad bucal y el examen ocular. puede revelar un diagnóstico presuntivo.
28

en aves hipotensas o muy deshidratadas, debido a la dificultad en


cateterizar la vena.

Una ave enferma hospitalizada con anorexia no la empezaremos a ali-


mentar hasta que aseguremos que se normalizan las funciones vitales.
La motilidad intestinal se ve frenada en situaciones de debilidad. Una
alimentación antes de recuperar esta función digestiva podría desenca-
denar graves infecciones digestivas e incluso la muerte por putrefacción
del alimento retenido.

La nutrición será mediante sondaje esofágico al menos hasta el tercer


día de ingreso que el animal está estable y con mejora física. Se pueden
usar productos preparados de fácil digestibilidad para perros o gatos en
El examen de la cavidad bucal es de gran importancia. En este caso forma de papilla o triturar el alimento sólido.
el ave presenta una infección parasitaria.
Como alimentos sólidos podemos emplear carne magra sin pluma o
pelo y deshuesada, por ejemplo pecho de codorniz o pollo. Siempre
pearse las plumas. La manipulación del ave durante la hospitalización en pequeñas cantidades. Una rapaz grande, como puede ser un Azor
debería ser la mínima posible para minimizar el estrés. La adminis- o un Halcón de Harris necesita un 10 o 15 % de su peso corporal, en
tración de fluidos se puede hacer también a través de la vena cubital cambio un cernícalo necesita un consumo mayor, entre un 20 a 30 %.
mediante la administración de bolos o colocando un catéter y hacien- Un control diario del peso nos ayuda a ajustar la dieta a las necesidades
do infusión continua. La vía intraosea en el cúbito será la de elección del animal y a valorar la evolución.

La hospitalización
de las aves rapaces
se debe hacer en
una zona tranquila y
diferenciada del resto
de animales.

La vena cubital
se utiliza para la
administración
endovenosa o para la
extracción de sangre.