Вы находитесь на странице: 1из 5

XENON: EL ANESTESICO DEL FUTURO

Dra. María Del Socorro Romero Figueroa (México)

El xenón (Xe) es uno de los gases nobles de la tabla periódica de los elementos, que existe en la atmósfera con
características monoatómicas en condiciones normobáricas y normotérmicas. Fue descubierto por W. Ramsay
y M. W Travers en 1898. Los primeros en describir sus propiedades anestésicas fueron Cullen y Gross en 1951
pero no fue sino hasta la década pasada cuando se incrementaron los estudios sobre éste gas (1, 2).

I. Generalidades

El Xe se encuentra presente en la atmósfera en proporción de una parte por cada 20 millones de partes de aire,
en una concentración no mayor de 0.086 ppm, de esta forma el aire de una habitación normal con un volumen
de 50 metros cúbicos contiene solo 4 ml de Xe. Su alto peso molecular (131.21) le proporciona una densidad 4
veces mayor que la del aire. El Xe es recuperado por un proceso de licuefacción del aire y después de varios
procesos de separación se obtiene con una pureza del 99.99% (3).

La actual producción del Xe a nivel mundial es de 6 millones de litros por año. Un millón de litros vendidos al
sector médico, usándose la mitad de esta cantidad en Anestesiología; se predice que durante los próximos tres
años su producción anual aumente a 9.5 millones de litros. El Xe ha sido usado por décadas para el estudio del
flujo sanguíneo y distribución del gas en el pulmón, recientes desarrollos técnicos han expandido su uso en la
resonancia magnética. Correspondiendo a su rareza el Xe es muy costoso; durante los últimos dos años el
precio se incrementó aproximadamente USA $ 5.00 por litro, siendo su costo actual en México de
aproximadamente USA $ 10 (U.S) (1, 3).

II. Características Físico-Químicas

El gas es incoloro, inodoro, y aunque virtualmente es inerte y no forma enlaces covalentes con otros elementos
(excepto bajo condiciones extremas) su capa externa llena de electrones puede ser polarizada y distorsionada
por moléculas cercanas creando dipolos inducidos. Esta distorsión le permite interactuar y ligarse a proteínas
tales como la mioglobina y las bicapas lípidas (4).

El coeficiente de partición aceite-gas para el Xe es de 1.9 y el coeficiente de partición sangre-gas de 0.114,


menor que la del óxido nitroso (0.47) (5) lo que provoca una rápida inducción y emersión de la anestesia. Desde
hace 30 años se ha aceptado que el CAM es de 71%, pero actualmente ha sido cuestionado por Nakata y cols.
(6) quienes realizaron un ensayo clínico, determinando que el CAM era de 63.1%. Este gas no sufre ninguna
biotransformación en el cuerpo y es espirado en su forma original (7-10).

Su capacidad para interactuar con las proteínas celulares y los constituyentes de la membrana celular es
presumiblemente el responsable de su potencia anestésica. El Xe inhibe la bomba de calcio de la membrana
plasmática en forma similar a los anestésicos volátiles, siendo el responsable de un aumento de la
concentración de calcio intracelular (11) y consecuentemente de una alteración de la excitabilidad (12). Ejerce
efectos analgésicos por supresión de la respuesta nociceptiva de las neuronas del asta dorsal de la médula
espinal (13), un efecto que quizás sea mediado por la inhibición de los receptores N-metil-D-aspartato (14) del
asta dorsal de la médula espinal (11, 12, 15) independiente de los receptores Mu 2-adrenérgicos o para
opioides (13, 11).

El Xe además de producir analgesia tiene la capacidad de producir hipnosis y amnesia, un perfil farmacológico
similar a la ketamina, otro conocido antagonista del receptor de glutamato NMDA (15).

Durante las últimas décadas, ha surgido el acuerdo general de que los anestésicos generales modifican la
liberación presináptica de neurotransmisores, ya que afectan su síntesis, almacenamiento y secreción (15, 16);
además actúan en una o más de las super-familias de proteínas de canales iónicos controlados por ligandos
que incluyen al receptor del ácido gamma-aminobutírico tipo A (GABA-A), receptores para glicina, acetilcolina,
nicotina, 5-hidroxitriptamina (5-HT3 ), y receptores de glutamato. Se considera que el receptor GABA-A es el
blanco primario de los anestésicos volátiles e intravenosos (17, 18). Algunos estudios sugieren que los
mecanismos moleculares del óxido nitroso y Xe sean diferentes de los demás anestésicos volátiles e
intravenosos, ya que no actúan en los receptores (GABA-A) pero inhiben en forma importante a los receptores
N-metil-D-aspartato (NMDA) (19-22).

Para confirmar y extender estos resultados, se llevó a cabo un estudio (23) para determinar los efectos del Xe,
óxido nitroso e isoflurano sobre nueve canales iónicos controlados por ligandos durante condiciones
experimentales similares. La elección de la composición de la subunidades de receptores fue basada en el
predominio de la distribución de la subunidad, su combinación en el sistema nervioso central o la disponibilidad
de datos previos de la sensibilidad anestésica a ciertas subunidades (24).

El óxido nitroso (0.58 atm) y Xe (0.46 atm) exhiben efectos similares sobre varios receptores. La glicina y
receptores de GABA-A fueron potenciados más por el isoflurane que por los anestésicos gaseosos, mientras
que el óxido nitroso inhibió los receptores de GABA-c (25). Los receptores de glutamato fueron inhibidos por los
anestésicos gaseosos más notablemente que por el Isoflurane. Los receptores de NMDA fueron los receptores
más sensibles entre los del glutamato y se inhibieron por el óxido nitroso en un 31+/-2 y por el Xe en un 34+/-
3% (23, 26, 27).

En cuanto a los receptores 5-HT3 fueron inhibidos ligeramente por el óxido nitroso. Los receptores de nACh se
inhibieron en forma similar por los anestésicos gaseosos y volátiles (28).

La sensibilidad fue diferente entre los receptores de nACh alpha4-beta2 y los receptores alpha4-beta4; los
receptores del alpha4-beta2 fueron inhibidos por el óxido nitroso así como por el Xe en un 39%, mientras que
los receptores del alpha4beta4 fueron inhibidos apenas en un 7%. La inhibición de NMDA y receptores del
nACh por el óxido nitroso fue no competitiva y fue ligeramente diferente dependiendo de los potenciales de
membrana para los receptores de NMDA, pero no para los receptores del nACh (29- 31).

El óxido nitroso y Xe desplegaron un espectro similar de acciones sobre determinados receptores, pero este
espectro es distinto del isoflurano o etanol. Estos resultados sugieren que los receptores NMDA y receptores del
nACh compuestos de subunidades beta2 son los blancos probables del óxido nitroso y xenón (32)

III. Sistema Nervioso Central

Los signos clínicos son los de depresión descendente del sistema nervioso central, las mezclas de 80% no
inhiben la oxidación de tejido cerebral en el cobayo (33). A semejanza del resto de los anestésicos inhalados el
Xe a concentraciones mayores del 60%, reduce el índice metabólico cerebral (IMCO2) el cual se relaciona con
la actividad eléctrica cerebral, llegando hasta el momento que un modelo de EEG muestra un patrón de
supresión de espigas; además producen ligera vasodilatación cerebral y caída de la presión de líquido
cefalorraquídeo (34, 35). Esta vasodilatación cerebral incrementa el flujo sanguíneo y el volumen sanguíneo del
cerebro. En cuanto a los potenciales sensoriales evocados, el Xe puede reducir la amplitud de los potenciales
evocados visuales y auditivos (33).

IV. Aparato Respiratorio

A diferencia del resto de los anestésicos inhalados el Xe no produce depresión respiratoria, tiende a
incrementar la frecuencia respiratoria, no es evidente la irritación ni se presenta inhibición del flujo mucociliar de
la tráquea, no se estimula la sialorrea ni la formación de moco traqueobronquial, lo que disminuye eventos
graves como el laringoespasmo (36, 37, 38). Se sugiere tener cuidado en pacientes con enfermedades
pulmonares debido que a su alta densidad y viscosidad puede alterarse la resistencia del ventilador mas no de
la vía aérea del paciente ya que no altera el intercambio de oxígeno a pesar de que exista broncoconstricción.

V. Aparato Cardiovascular

Basados en reportes de la literatura se ha demostrado que el Xe no altera el intercambio iónico en el miocardio,


no sensibilizándolo a los efectos arritmogénicos de la epinefrina (39), estudios en humanos (40) y perros con
cardiomiopatía (41) han demostrado que el Xe no altera la contractilidad miocárdica. Existe un retardo de la
frecuencia cardiaca respecto a los valores testigo, que difícilmente puede llamarse bradicardia. Sus efectos
sobre la vasculatura todavía no han sido perfectamente descritos, pero se ha observado que la presión arterial
no cambia (39, 40) y que no existe alteración sobre las resistencias vasculares mesentéricas. Esta aparente
ausencia de efecto sobre los tejidos cardiovasculares pueden ser responsables de los mínimos efectos a nivel
cardiovascular y hacer del Xe excepcionalmente útil en situaciones en las que la estabilidad cardiovascular
necesita ser mantenida (40).

VI. Relajación muscular

No produce suficiente relajación neuromuscular por lo que deberá ser combinado con un relajante muscular en
una cirugía abdominal, no obstante hay relajación de los músculos maseteros en forma tal que pueden
insertarse tubos faringeos (1, 2).

VII. Hígado y riñones

No se han demostrado efectos en estos órganos ya que el Xe no sufre ninguna biotransformación y es


eliminado en su totalidad por el pulmón (7).

Debido a que el Xe es costoso y raro, el uso de este gas como anestésico se justifica solamente si el
desperdicio se reduce al mínimo. Para éste propósito están siendo utilizados sistemas de reinhalación usando
al mínimo el flujo de gas fresco. Se recomienda la administración del Xe al 70% usándose un flujo tan bajo
como 0.5 l/min por un período no mayor de 2 horas.

Debido a la alta densidad del gas su presencia puede alterar la precisión de ciertos flujómetros respiratorios,
que han sido adaptados para la administración del gas (42). Existe un sistema anestésico controlado
electrónicamente que monitoriza continuamente las concentraciones del gas dentro del circuito inhalatorio (las
concentraciones del gas son determinadas por la conductividad del calor o por características de la respuesta a
la radiofrecuencia), lamentablemente debido a la complejidad de esta máquina su costo, así como el soporte
técnico es elevado lo que ha impedido su venta y distribución en todo el mundo, limitándose su uso a los países
bajos con propósitos experimentales.

En la práctica clínica el nitrógeno deberá ser lavado al inicio de la inducción de la anestesia, aplicando altos
flujos de oxígeno puro en un periodo por lo menos de 5 minutos, acompañándose de la administración de
fentanyl (3 mcg/kg), propofol (2 mg/kg) y un relajante muscular. Después de la intubación endotraqueal, el
paciente será conectado a un sistema anestésica apropiado. La concentración hipnótica de 40% a 45% de Xe
será establecida después de 1.5 min. Lográndose la concentración deseada de 60% a 70% en
aproximadamente 8 min. Una pequeña dosis suplementaria de fentanyl puede ser administrada antes de la
incisión de la piel (43).

La baja solubilidad del Xe permite una más rápida emergencia que con el óxido nitroso (44) que no es alterada
por la duración de la anestesia. Son recomendadas concentraciones del 70% mezcladas con el 30% de oxígeno
ya que con cantidades mayores puede existir retención de cantidades considerables de gas en intestino y tejido
graso (12).

Con los actuales sistema de reciclamiento aproximadamente el 70% al 90% de Xe liberado dentro del sistema
puede ser recuperado con una pureza aproximada del 90%. El oxígeno y el nitrógeno forman parte de las
impurezas.

En resumen, la estabilidad cardiovascular, la rápida inducción y emersión, una analgesia suficiente y efectos
hipnóticos en una mezcla con el 30% de oxígeno, ausencia de metabolismo, ventilación y función pulmonar
inalteradas, y ausencia de hipertermia maligna en modelos animales susceptibles (45) hacen que sea
considerado como el anestésico ideal, por lo que a partir de septiembre de 1998 se han llevado a cabo estudios
multicéntricos en la comunidad Europea teniendo como objetivo la implementación de máquinas de anestesia
especiales para el uso de Xe con técnicas cuantitativas, que permitan la reabsorción del gas y su reciclamiento,
disminuyendo de esta forma notablemente el costo del gas.

VIII. Referencias
1. Linch C, Baum J, Tenbrick R, Xenon Anesthesia Anesthesiology, 2000; 92:3.
2. Nakata Y, Goto T, Nimi Y, et al. Cost Analysis of Xenon Anesthesia: A comparison with Nitrous Oxide-
Isofluorane and Nitrous Oxide-Sevofluorane Anesthesia, J Clín Anesth, 1999; 11: 477- 481.
3. Garret ME: The production and availability of Xenon (abstract).Presented at the annual meeting of the
Association for Low flow Anaesthesia, Ghent, Belgium, September 18-19, 1998.
4. Trudell JR, Koblin DD, Egger IE II: A molecular description of how noble gases and nitrogen bind to a model
site of anaesthetic action. Anesth Analg 1998; 87: 411-8.
5. Steward A, Allot Pr, Cowles AL, Mapleson WW: Solubility coefficients for inhaled anaesthetics for water , oil
and biological media. Br J Anaesth 1973; 45 282 – 93
6. Nakata Y; Takahisa G, Ishiguro Y, Terui K: Minimum Alveolar concentration (MAC) of Xenon with Isofluorane
in Humans. Anaesthesiology; 94: 4 1234-1237.
7. Lachmann B, Armbruster S, Schairer W, Landstra M, Trouwborst A, Van Daal G J: Safety and efficacy of
Xenón in routine use as and inhalational anaesthetic. Lancet 1990; 335: 1413.
8. Luttropp HH, Romner B, Perhag L, Eskilsson J, Fredriksen S, Werner O: Left ventricular performance and
cerebral haemodynamics during xenon anaesthesia. A transesophageal Echocardiography and transcranial
Doppler sonography study. Anaesthesia 1993; 48:1045-9.
9. Luttropp HH, Thomasson R, Dahm S, Perron J, Werner O: Clinical experience with minimal flow xenon
anaesthesia Acta Anaesthesiol Scand 1994, 38:121-5.
10. Goto T, Saito H, shinkai M, Nakata Y, Ichinose F, Morita S: Xenon provides faster emergence from
anaesthesia than nitrous oxide -sevofluorane or nitrous oxide- isofluorane. Anesthesiology 1997;86:1273-8.
11. Franks J; Wamil A; Janicki P ; Horn J; Franks W; Janson V; Vanaman T; Brandt P: Anesthetic- induced
alteration of Ca2+ Homeostasis in Neural Cells. A temperature-sensitive Process that Is enhanced by blockade
of Plasma Membrane Ca-ATP asa Isoforms: Anesthesiology 1998 July; 89:1.
12. Franks J, Horn J, Janicki P, Sinhg G: Halothane, Isofluorane, xenon and nitrous oxide inhibit calcium ATP
asa pump activity in rat brain synaptic plasma membranes. Anesthesiology 1995;82: 108-17.
13. Miyazaki Y, Adachi T, Utsumi J, Shichino T, Segawa H: Xenon has greater inhibitory effects on spinal dorsal
horn neurons than nitrous oxide in spinal cord transected cats. Anesth Analg 1999; 88: 893-7.
14. Franks NP, Dickinson R, de Sousa SL, Hall AC, Lieb WR: How does xenon produce anaesthesia (letter).
Nature 1998, 396:324.
15. Lodge D, Anis NA, Burton NR: Effects of optical isomers of ketamine on excitation of cat and rat spinal
neurones by amino acids and acetylcholine. Neurosci Lett 1982; 29: 281-6.
16. Alifimoff JK, Firestone LL, Miller KW: Anaesthetic potencies of primary alkanols: Implications for the
molecular dimensions of the anaesthetic site. Br J Pharmacol 1989; 96: 9-16
17. Franks NP, Lieb WR: Molecular and cellular mechanisms of general anaesthesia. Nature 1994; 367: 607-14
18. Krasowski MD, Harrison NL: General anaesthetic actions on ligand-gated ion channels. Cell Mol Life Science
1999; 55: 1278-303
19. Jevtovic-Todorovic V, Todorovic SM, Mennerick S, Powell S, Dikranian K, Benshoff N, Zorumski CF, Olney
JW: Nitrous oxide (laughing gas) is an NMDA antagonist, neuroprotectant and neurotoxin. Nature Med 1998; 4:
460-3
20. Tomohiro Y, Adron H. Effects of Gaseous Anesthetics Nitrous Oxide and Xenon on Ligand-gated Ion
Channels. Comparison with Isofluorane and Ethanol Anesthesiology 2000; 93, 763-812.
21. Mennerick S, Jevtovic V, Todorovic SM, Shen W, Olney JW: Effect of nitrous oxide on excitatory and
inhibitory synaptic transmission in hippocampal cultures. J Neuroscience 1998; 18: 9716-26.
22. De Sousa SLM, Dickinson R, Lieb WR, Franks NP: Contrasting synaptic actions of the inhalational general
anesthetics isofluorane and xenon. Anesthesiology 2000; 92: 1055-66.
23. Yamakura T Harris A: Effects of Gaseous Anesthetics Nitrous Oxide and Xenon on Ligand-gated Ion
Channels: Comparison with Isofluorane and Ethanol Anesthesiology, 2000; 93: 4: 233-245.
24. Mihic SJ, Harris RA: Inhibition of rho1 receptor GABAergic currents by alcohols and volatile anesthetics. J
Pharmacol Exp Ther 1996; 277: 411-6.
25. Mihic SJ, Ye Q, Wick MJ, Koltchine VV, Krasowski MD, Finn SE, Mascia MP, Valenzuela CF, Hanson KK,
Greenblatt EP, Harris RA, Harrison NL: Siytes of alcohol and volatile anaesthetic action on GABA-A and glycine
receptors. Nature 1997; 389: 385-9.
26. Minami K, Wick MJ, Stern-Bach Y, Dildy-Mayfield JE, Brozowski SJ, Gonzales EL, Trudell JR, Harris RA:
Sites of volatile anaesthetic action on kainate (glutamate receptor 6) receptors. J Biol Chem 1998; 273: 8248-
55.
27. Wachtel RE: Relative potencies of volatile aesthetics in altering the kinetics of ion channels in BC3H1 cells. J
Pharmacol Exp Ther 1995, 274:1355-61.
28. Sargent PB: The diversity of neuronal nicotinic acetylcholine receptors. Neuroscience; 1993; 16, 402-443.
29. Gotti C, Fornasari D, Clementi F:Human neuronal nicotinic receptors. Prog Neurobiol 1997; 53: 199-237.
30. Flood P, Ramirez-Latorre J, Role L: alpha4beta2 neuronal nicotinic acetylcholine receptors in the central
nervous system are inhibited by isofluorane and propofol, but alpha 7- type nicotinic acetylcholine receptors are
unaffected. Anaesthesiology; 1997: 86: 859-865.
31. Violet JM, Downie DL, Nakisa RC, Lieb WR, Franks NP: Differential sensitivities of mammalian neuronal and
muscle nicotinic acetylcholine receptors to general anaesthetics. Anaesthesiology 1997; 86: 866-74.
32. Eger EI II, Ionescu P, Laster MJ, Gong D, Hudlicky T, Kendig JJ, Harris RA, Trudell JR, Pohorille A:
Minimum alveolar anesthetic concentration of fluorinated alkanols in rats: Relevance to theories of narcosis.
Anesth Analg 1999; 88: 867-76.
33. Larrabee MG, Posternak JM: Selective actino of anesthetics on synapses and axons in mammalian
sympathetic ganglia. J Neurophysiol 1982; 15: 91-114.
34. Pocock G, Richards CD: Excitatory and inhibitory synaptic mechanism in anaesthesia. Br J anaesth. 1993;
71: 134-47 citation.
35. MacIver MB, Roth SH: inhalational anaesthetics exhibit pathway-specific and differential actions on
hippocampal synaptic responses in vitro. Br J Anaesth 1988; 60: 680-91.
36. Calzia E, Wolfgang S, Handschuh T, Marx T, Froba G,Bader S, Georgieff M, Rodermacher P,Respiratory
Mechanism during Xenon anesthesia in Pigs. Comparison with Nitrous Oxide: Anesthesiology 1999; 91:5.
37. Goto T; Matsukawa MD; Sessler D; Uezono S; Ishiguro Yoshiki Termoregulatory Thresholds for
vasoconstriction in patients Anesthetized with various 1 Minimum Alveolar Concentration Combinations of
Xenon, Nitrous Oxide, and Isofluorane: Anesthesiology: September 1999: 91.
38. Nakata Y; Goto T, Morita S; Comparison of inhalation inductions with Xenon and sevofluorane; Acta
Anesthesiol Scand 1997; 41:1157-1161.
39. Kamibayashi T, Hayashi Y, Mammoto T, Mashimo T, Yamatodani A, Takada K, Kagawa K, Yoshiya I:
Comparison of myocardial epinephrine sensitisation during xenon, halothane, and nitrous oxide anaesthesia in
dogs Anesthesiology 1998; 89: A 614.
40. Hettrick DA, Pagel PS, Kersten JR, Tessmer JP, Bosnjak ZJ, Georgieff M, Warltier DC: Cardiovascular
effects of Xenon and isofluorane - anesthestized dog with dilated cardiomyopathy. Anesthesiology 1998; 89:
1166-735.
41. Burov NE; Dzhabarov DA, Ostapchenco DA; Kornienko Llu; Shulunov MV Clinical stages and subjective
sensations in xenon anesthesia: Anesteziol Reanimatol Jul-August 1993:4: 7-11.
42. Saito H; Saito M; Goto T; Morita S; Priming of anesthesia circuit with xenon for closed circuit anesthesia: Artif
Organs:1997 Jan; 21: 70-2.
43. Nakata Y; Goto T, Saito H, Ishiguro H: Plasma concentration of fentanyl with xenon to block Somatic and
Hemodynamic Responses to surgical Incisión. Anesthesiology 2000: 92.
44. Dzoljic M, Van Duijn B: Nitrous oxide-induced enhanc ement of gamma-aminobutyric acid-mediated chloride
currents in acutely dissociated hippocampal neurons. Anesthesiology 1998; 88: 473-80.
45. Froeba G; Marx T; Pazhur J; Baur C; Baeder S; Calzia E; Eichinger H; Radermacher P; Georgieff M; Xenon
does not Trigger Malignant Hypertermia in susceptible swine. Anesthesiology October 1999; 91:4.
46. Calzia E, Wolfgang S, Handschu T, Marx T, Froba G, Georgieff M, Rodermacher P, Continuous Arterial PO2
PCO2 Measurements in swine during Nitrous Oxide and Xenon Elimination, Prevention of Diffusion Hypoxia:
Anesthesiology 1999; 90:3.

Aclaración importante:
(1) El contenido y forma de este trabajo es responsabilidad absoluta del autor, ya que no ha sido sometido a
revisión editorial por el comité organizador del congreso virtual.
(2) Las ciberconferencias son para uso exclusivo del IICVMA-ICVLAA. El cibercongresista podrá guardar los
trabajos en el disco duro (disco C) de su PC y hacer uso personal exclusivamente de ellos. Recuerde que
todos los trabajos tienen derechos de autoría, tanto para el autor del mismo como para el IICVMA-ICVLAA.
Cualquier uso o presentación fuera del IICVMA-ICVLAA es ilegal. Las sanciones por violar los derechos de
propiedad y autoría son graves y de extensión internacional. Todas las publicaciones durante este ciberevento
son propiedad de Anestesiólogos Mexicanos en Internet, A. C.