Вы находитесь на странице: 1из 321

Pág. 1

ASÍ DICE El SEÑOR

Derechos de Publicación en Portugués reservados para:

Editora ADOS Tv. Júlio Fróes 112 24.110-440 Engenhoca Niterói RJ. Brasil Fono: (55-21) 628-0534 Fax: (55-21) 624-1523; 628-0341 E-mail: ados@alternex.con.br

1ª Edición 5.000 Ejemplares 56º Millar

Impreso en las oficinas de la: EDITORA ADOS

Impreso en Brasil Printed in Brazil

1999

Copyright © by Lourenço Gonzalez Silva

CIP-Brasil. Catalogación en la fuente Sindicato Nacional de los Editores de Libros, RJ.

Gonzalez, Lourenço Silva

G652 Así Dice el Señor/Lourenço Silva Gonzalez 1a. Edición - Río de Janeiro.

1999

1. Biblia - Crítica y interpretación

2. Biblia - Estudios I. Título

CDD - 220.6

220.07

84-0371 CDU - 22.01

“Religión es lo que la Biblia hace de mi y no lo que yo hago con la Biblia”

ASÍ DICE EL SEÑOR editado en Portugués

1ª Edición 1982

3.000 Ejemplares

3º Millar

2ª Edición 1984

3.000 Ejemplares

6º Millar

3ª Edición 1986 4ª Edición 1990

5.000 Ejemplares 11º Millar 5.000 Ejemplares 16º Millar

5ª Edición 1993 10.000 Ejemplares 26º Millar

5.000 Ejemplares 31º Millar

7ª Edición 1997 20.000 Ejemplares 51º Millar

6ª Edición 1995

Pág. 2

¡ASÍ DICE EL

ser humano!

“Como ya vimos, los sabatistas son abundantes en sus errores y en sus herejías. El hecho de que en determinadas doctrinas, mezclen la verdad con el error, hace con que engañen a muchas personas sinceras y interesadas en encontrar la verdad. Cualquier persona que tenga un mínimo conocimiento de reglas de interpretación y del texto bí-

blico, ciertamente no tendrá dificultad para comprender el enmarañado de errores y interpretaciones fal- sas del adventismo”. Misionero R.R. Soares, Los Profetas De Las Grandes Religiones, pág. 114.

Mi amado hermano, para combatir el error, basta realmente presentar la Verdad. ¡Si! La Verdad

siempre y eternamente fluirá como la luz de la aurora que ahuyenta todas las tinieblas. La Verdad nunca precisará ser defendida. Ella se impone porque es la Verdad. Por eso dice el Señor Jesús: “Y conoceréis la Verdad y la verdad os libertará”. – Juan 8: 32.

En Julio de 1996, los Adventistas de Río de Janeiro, estaban con fecha marcada en el Maracana-

zinho para la realización de la inolvidable SUPERMISIÓN, una semana de super evangelismo con ropa de trabajo: Toneladas de alimentos para los pobres, árboles plantadas, centenas de bolsas de sangre, y un regalo para el Hospital Gaffré Guinle: una ambulancia nueva, fruto del trabajo de este pueblo que juntó más de dos millones de latas, recogidas del piso y del basurero. El festival en el hielo “Holliday On Ice”, quería el Maracanãzinho a todo costa. Todavía la fecha ya nos pertenecía. Imaginaron un ne- gociado, a lo que el Dr. Marcos Almeida, Director de la SUDERJ respondió: “¡Imposible! La Iglesia Adventista del Séptimo Día es una iglesia muy seria”. “La Iglesia cambió la observancia del Sábado para el domingo por el derecho divino y la autori- dad infalible concedida a ella por su fundador, Jesús Cristo. El protestante, proponiendo la Biblia como su único guía de fe, no tiene ninguna razón para observar el domingo. En esta cuestión, los Adventistas del Séptimo Día son los únicos protestantes coherentes.” Boletín Católico Universal, pág. 4, de 14 de Agosto de 1942. “Me impresiona la cantidad de eventos, por eso es que se llama Supermisión. Son varias (misio- nes) y creo que cada una es más importante que la otra, porque da la oportunidad para que todos parti- cipen. Todas ellas bajo mi punto de vista, son extremamente importantes y muestran que los Adventis- tas del Séptimo Día están ampliando cada vez más su conciencia social, su compromiso con el cambio de esa sociedad.” Betinho (Sociólogo Herbert de Souza), hablando a los 25.000 adventistas que estre- mecieron la Plaza de la Apoteosis, en la entrega de la ambulancia al final de la Supermisión. “Queridos, esto es una felicidad que nunca tuvimos antes. ¡Es la primera vez que nosotros vivi- mos una alegría tan maravillosa! ¡Ustedes son fantásticos! Dios existe y vive en el corazón de todos no- sotros. Muchas gracias a todos ustedes. Que Dios los bendiga.” Dr. Edgar S. Maia, Director del Hospi- tal Gaffré Guinle, recibiendo la llave de la ambulancia, donada por los Adventistas de Río de Janeiro después de haber recogido 2.300.000 latas de los basureros. “QUERIDO HERMANO ADVENTISTA DEL 7º DÍA: Permítame llamarlo de ‘hermano’, aún cuando no estemos de acuerdo en todos los puntos de vista doctrinarios de su admirable iglesia. Pero en lo que se refiere a temas esenciales de la fe Cristiana, estamos juntos la divinidad de Cristo y del Es- píritu Santo; la inspiración da Biblia, siendo regla única de fe y práctica; el énfasis en la breve vuelta de Cristo en gloria y majestad; la salvación de los pecadores por la gracia de Cristo y mérito de Su muerte expiatoria; la santificación por la acción del Espíritu en la vida del redimido, etc. Sobre los dos últimos puntos, es importante aclarar que en el pasado los Adventistas eran vistos como meros herejes debido a informaciones equivocadas sobre la posición de esa iglesia en relación al tema de la justificación por la fe y otras de sus enseñanzas singulares. Mas recientemente, ha habido en- tre los evangélicos una corrección de la concepción en relación a eso, sobretodo gracias a las investiga- ciones y escritos de Walter Martin y Geoffrey Paxton, este último, autor de El Abalo del Adventismo.

Pág. 3

Así, en un artículo de K.R. Samples, en la revista Christian Research Journal (Revista Cristiana de In- vestigación), en el verano de 1988, el adventismo es evaluado según una nueva perspectiva. Es conside- rada una iglesia aceptable en la comunidad de cristianos evangélicos conservadores en sus prácticas y doctrinas. Si no es mas visto como hereje, sin embargo, el adventismo aún es visto como heterodoxo, lo cual, sea como sea, constituye un gran progreso teniendo en vista la consideración del adventismo co-

mo poco mejor que una secta hereje, en general colocada conjuntamente con los mormones y testigos

de Jehová, como sucedía en el reciente pasado

”.

Luiz Araújo Bezerra.

A mis padres: CARLOS GONZÁLEZ MARTÍNEZ SALVATIERRA y GALIANA SILVA GONZÁ-

LEZ (in-memoriam)

Mi esposa

Mis hijos

Mis hermanos: María de Lourdes, Afonso, Sérgio Nuestra buena ayudante: Luci Costa Pinheiro y a todo el pueblo de Dios, ofrezco este libro.

: Marlene Cardoso González : Samuel, Priscila, Daniel

Los textos utilizados en este libro son de la traducción Juan Ferreira de Almeida Edición Revisada y Corregida, en la Grafía Simplificada.

Si usted desea adquirir este libro, escriba para:

Lourenço González Travessa Júlio Fróes 112, Engenhoca, Niterói, RJ, Brasil Cep 24.110-440 - Fono: (55-21) 628-0534; Fax: (55-21) 628-0341/ 624-1523

(Si desea conocer otras obras del autor, consulte la página

).

PRESENTACIÓN.-

Hace más o menos unos diez años que conocí a Lourenço González. Apenas llegué a la ciudad de Niterói, comencé a oír su nombre y a saber de su dedicación, su celo por las Verdades bíblicas, y luego

lo conocí personalmente. Al conversar con este joven luego noté que la preocupación más intensa de su

vida es la diseminación del evangelio. Era un joven simple, sin mayores pretensiones literarias, pero un estudioso incansable de las Ver- dades bíblicas, Lourenço González se ha vuelto un heraldo del evangelio, un paladín de las Verdades bíblicas y un líder de la validez de las enseñanzas escriturísticas. Conocido en los medios evangélicos de su región, al no poder estar en todas partes donde su presencia se hace necesaria para la defensa y propagación de las verdades que cree, ama y defiende, tuvo la luminosa idea de usar la imprenta para distribuir sus más acariciadas convicciones sobre la Biblia como la Palabra de Dios, y así comunicar el Plan de Dios revelado para la salvación de los hombres. De su pluma celosa y fiel, recibimos el libro “Así Dice El Señor”. Estos escritos son, por así de- cirlo, una tesis simple en defensa de la importancia del significado, y por sobre todo de la validez, aún

hoy, de la orientación y propósito divinos exhalados en Su Palabra para la salvación de los pecadores penitentes. Tan buena fue la aceptación de esta obra que seis ediciones se agotaron rápidamente, y aquí, te- nemos, revisada, mejorada y ampliada la séptima edición. “Así Dice El Señor” es un esfuerzo sincero y celoso para aclarar a miles de personas que han si- do mal orientadas sobre el asunto, la Verdad cristalina de las Santas Escrituras, sobre la salvación que

Pág. 4

podemos encontrar por la fe en nuestro Señor y Salvador Jesús Cristo, y como consecuencia de ello la vida de obediencia que caracteriza al verdadero cristiano. Me alegro con Lourenço González, por su celo y fervor en defensa de la Verdad bíblica, y por la determinación de exponer sus convicciones de manera tan cristalina y simple, y por eso mismo tan comprensible, como lo hizo en “Así Dice El Señor”. Los resultados financieros resultantes de este libro no son menos dignos y loables, pues serán empleados para la conclusión del bello templo del barrio de Barreto, Niterói, RJ, donde estas mismas verdades son continuamente enseñadas y defendidas. Es un placer y una honra para mi, presentar esta valiosa obra y su autor al mundo evangélico de nuestro país, y a todas las personas que desean conocer el verdadero plan de Dios para la salvación eterna. Pastor Floriano Xavier dos Santos Secretario de la División Sudamericana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

PREFACIO.-

Cuando un libro llega a su séptima edición, necesariamente se debe a uno de los dos motivos si- guientes: o el libro es bueno o existe por detrás de todo una maquinaria publicitaria y empresarial. Este segundo caso, no es el caso de “Así Dice El Señor”. Luego, tenemos que concluir que el libro es bueno. Puede no ser agradable, pero es bueno. Sólo así, un libro de naturaleza polémica y doctrinaria puede llegar a su séptima edición. Leí el libro con atención y analicé, especialmente, los capítulos que están siendo añadidos en esta séptima edición. El libro es simple, claro y directo como su autor, Lourenço González. El lector no puede tratar de leer el libro como si fuese obra erudita de teología, pues no es un teó- logo que escribe. El autor es un hombre sincero, estudioso aplicado y cristiano ejemplar que tiene como objetivo apenas exponer la Verdad bíblica de manera franca, abierta y sin rodeos, de modo que, a veces, puede hasta herir la sensibilidad de muchas iglesias. Pero, es un asunto de interés saber que la mayor parte de su público lector está formada por miembros de esas iglesias, que, aún amando sus agremia- ciones religiosas, aman mucho más al Señor y Salvador Jesús Cristo, y, procuran, incansablemente, la Verdad apoyada en un simple “Así Dice El Señor”. La prueba de esto es que más de 3.000 personas ya aceptaron el mensaje bíblico Adventista a través de la lectura de este libro. Es un asunto de suprema importancia entender que cristianismo no es amor a una iglesia o a una denominación religiosa, sino que por sobre todo amor a Cristo. Cristianismo, antes que estar afiliado a un cuerpo religioso, es estar ligado a Cristo, pero, aquel que ama realmente a Jesús, andará “como Él anduvo”, tratará de seguirlo, obedecerle y el libro “Así Dice El Señor” pretende mostrar precisamente eso: cómo seguirlo, cómo obedecerle, cómo andar en Sus caminos. El problema no es simplemente si e puedo o no comer carne de cerdo, si debo o no debo guardar el do- mingo, si está correcto o errado participar de manifestaciones histéricas pretendiendo ser eso la obra del Espíritu Santo. El problema es muy serio. Es una cuestión de vida o muerte, de salvación o perdición, de amarlo o no amarlo, porque si realmente Lo amo será muy simple y placentero unirme a una iglesia formada por hombres y mujeres que están dispuestos a obedecer no a los hombres, sino a Dios porque “Así Dice El Señor”. Deseo, sinceramente, que la verdadera y primera obra del Espíritu Santo que es “convencer al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16: 8), ilumine la mente del lector para que o sueño de Lourenço González de ver almas sinceras aceptando la Verdad, sea realizado. Pastor Alejandro Bullón

Pág. 5

Departamental de Evangelismo de la División Sudamericana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, y orador del Programa de TV “Escrito Está”.

UNA PALABRA AMIGA.-

Cuando escribí el libro Así Dice El Señor en 1982, lo hice con profundo amor, sin embargo bas- tante herido por la lectura que hice de todas las publicaciones evangélicas que combaten los Adventis- tas, y yo quería responder a todas ellas. Es posible, pues, que, el amor que de mi salió, en aquella ocasión, no estuviese completamente envuel- to en la ternura y suavidad cristianas. Tal vez, un amor racional fue lo que expresé en aquella oportuni- dad.

Esta séptima edición, es una edición histórica. Primero porque nuestra propia EDITORA ADOS (la Editora de Así Dice El Señor) lo está publicando. Nuestras máquinas, nuestro personal, nuestras mismas manos se envolvieron desde la digitación hasta el acabamiento final. Fue maravilloso. Segundo, añadí algunos capítulos que hacían falta a nuestros queridos hermanos. Tercero, retiré algunas palabras y también cambié, por libre y espontánea voluntad, algún tratamiento que no estaba repleto de amor y ternura, o que de alguna manera, pudiese impedir a alguien de continuar la lectura. Busqué a los pastores Floriano y Bullón y les pregunté si se podría considerar la presentación y el prefacio que hicieron en 1986 para la 3ª edición, y a medida que las ediciones se sucediesen apenas cambiaría el número de la edición, permaneciendo sus textos. Ellos lo admitieron con cariño. Por eso espero que a usted le guste mucho este libro, que el pueda hacerlo amar más la Palabra de Dios y encontrar en ella la Verdad que restaura, salva, santifica, trae profunda confianza y produce gozo en el Espíritu Santo. Yo y Raquel digitamos todo el libro. Cleber Coutinho, gerente de nuestro sector de informática, fue mi “mano” en la diagramación. Con gran paciencia, sacaba, colocaba, transfería, alteraba, hacía box, sacaba box, me iba hacia la izquierda, para la derecha, centro, encima, debajo, levantaba, bajaba, etc. No se cansó en hacer lo que yo le pedía. Acabé aprendiendo y rediagramé, emocionado, todo el li- bro.

Allá en el retiro espiritual del 96, en la sede del majestuoso Campamento Adventista de la Playa de Guarapari/ES, Wilson Silva y Evelyn me dieron una gran ayuda en la revisión que hice, y la revisión final le cupo a mi hermano Sérgio y a su hija Raquel. Al final, José Maurício y Sérgio Jr. terminaron la obra y Janete González, mi cuñada, hizo todo el montaje. ¡Gracias a todos!

UNA PALABRA NECESARIA.-

La trayectoria del libro Así Dice El Señor está siendo marcada por grandes sorpresas. Un enorme número de sinceros teólogos no Adventistas, al manosearlo, descubren nuevos vislumbres en la Palabra de Dios. Uno de ellos llegó a exclamar: “Este autor no puede estar en lo correcto. ¿Estuve errado más de treinta años?” Este amado Pastor, es hoy un fiel Adventista. ¡Aleluya! Otro Ministro afirmó: “Nunca vi tanta claridad en la diferenciación de leyes en la Biblia, como lo hace Así Dice El Señor”. Este amado pastor me dijo en Agosto/96, que estaba considerando definiti- vamente su ingreso en nuestra iglesia en Brasilia. Otro, que ya descansa en Cristo, atribuyó al Así Dice El Señor las palabras: “Es maravilloso, a través de él descubrí toda la Verdad”. Otro Pastor no Adventista, aseveró: “El libro Así Dice El Señor es una preciosa joya”. Etc.

Pág. 6

Mi hermano, querida hermana, es posible que usted posea, o alguien ya le recomendó o emprestó

algunos de los libros que combaten a los Adventistas, considerándonos como una secta hereje de saba-

tistas. Ellos proliferan en las librerías evangélicas. Yo los tengo en mi estante. El último que vi fue:

TREINTA RAZONES POR QUE NO GUARDO EL SÁBADO (11a. edición), del Pastor Amilto Jus- tus. En este libro me sorprendí con estas frases:

Exactamente en la primera página: “Los Diez mandamientos fueron temporarios y no tienen más ningún valor, porque fueron abolidos por Cristo”. Exactamente en la última página: “La ley usada sabiamente lleva al hombre a Cristo y, conse- cuentemente, a la salvación de su alma. Pero usada en forma errada lleva al ser humano a la confusión, a la herejía y a la perdición de su alma”. ¿No parece una contradicción? Bien, mi sorpresa es aceptable, porque todos los sinceros Minis- tros y renombradas autoridades eclesiásticas admiten la validez de los Diez Mandamientos. El proble-

ma, para ellos, no está en el todo, sino

(Confiera en las páginas 66, 67, 74, 75, 78, 83, 86, 100, 102, 110, 149, 180 etc.). Tanto yo como estos escritores somos libres para hablar y escribir. Una diferencia apenas hay en-

tre nosotros: Ellos consiguen colocar en todas las librerías evangélicas sus libros. Yo

traté, casi lloré

samente. En determinada librería, después de días de insistencia, el gerente que rehusó siquiera dejar el libro en consignación, sin ningún gasto, dijo que no lo podría vender. Entonces le pregunté: ¿Por qué aquellos allí pueden? (Señalé para el estante donde estaban los li- bros: “El Abalo del Adventismo”, “Sectas, Religiones, Herejías”, “Adventismo del Séptimo Día”. “Sectas Proféticas”, “El Caos de las Sectas”, “Las Nuevas Sectas”, “Los Profetas de las Grandes Reli- giones”, “Desenmascarando las Sectas”, etc.) Él no respondió y, con delicadeza, me expulsó del local.

en parte. Entre paréntesis, en una única parte: ¡el Sábado!

ya traté, traté,

y no conseguí. Me topo siempre en una discriminación preconcebida que hiere doloro-

En otra librería, la gerente me permitió colocarlo en consignación. Dejé 5 libros. Algún tiempo

después volví. Ella me informó que casi fue despedida del empleo. Trajo los libros que estaban empa-

quetados me pidió que me los llevase rápidamente. Dejo, pues, a nuestros lectores, el juicio.

Mi amado hermano, querida hermana, usted tiene el derecho, como miembro regular de una Igle-

sia Evangélica, de ser enseñado a respecto de los grandes puntos doctrinarios, proféticos y escatológi-

cos de la Biblia, pues esto constituye su alimento espiritual. Por lo tanto, por favor, escuche todo, lea

todo, pero

es indispensable comparar todo con la Biblia, y

sin superficialidades, si?

DE CORAZÓN A CORAZÓN.-

Aún cuando vivimos en la era de la comunicación, teniendo al alcance, a cualquier momento, to- das las informaciones, por vías electrónicas, televisadas, irradiadas y escritas, nuestra época se caracte- riza por una estupenda negación del manoseo y estudio de las Escrituras Sagradas. ¡Es más fácil oír, que estudiar! ¡Oír distrae, estudiar enfada!

He ahí que reside el gran peligro de los creyentes para que se vuelvan discípulos de su Pastor, en

vez de seguidores de Jesús. Por lo tanto, amados, esta debe ser la hora de reactivar el “espíritu” be- reano en los campamentos cristianos. Está en sus manos un libro que representa mucho esfuerzo, dedicación, sacrificio, amor y celo por la Verdad. Fue mi deseo despertar en usted, precioso hermano, querida hermana, el gusto por el estudio criterioso y metódico de la Biblia Sagrada. ¡Aprovéchelo bien! Ningún asunto está agotado. Un cariño- so abrazo. En el Señor Jesús y siempre por la Gracia. Lourenço González

Pág. 7

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

 

09

1.SALPICADOS

14

“Recoger Espigas en Sábado”

14

“Mi Padre Trabaja Hasta Ahora”

15

“Jesús Mandó Cargar la Cama en Sábado”

15

“Jesús Mandó al Ciego Lavar el Ojo Sucio en Sábado”

15

“El Sábado No Salga de Su Lugar”

 

17

“Quien No Trabaja No Debe Comer”

18

“¿Bajo la Gracia o Bajo la Ley?”

 

18

“¿Cuál es el Gran Mandamiento de la Ley?”

18

“Yo Fui Arrebatado en el Día del Señor”

18

“¿Puesta de Sol o Medio Día?”

 

20

“¿Todo es Bueno Para ser Comido?”

20

“¿Carne de Cerdo Implica algo en la Salvación?”

20

“¿Cabello o Velo?”

 

20

“¡Ósculo Santo y Paz del Señor!”

21

“¿Guardó la Ley, Está Bajo la Maldición?”

22

“¿Quiénes Son los 144.000?”

 

22

“¿Restauración de Todo o Sólo Una Parte?”

23

“La Famosa Tablita

 

23

“Predicar a los Espíritus en Prisión”

25

“Evangelio Predicado a los Muertos”

26

“Bautismo Por Los Muertos”

 

26

“Almas Debajo del Altar”

27

“¿Cancelado el Antiguo Testamento?”

28

“¿Puedo o No Puedo Comer de Todo?”

30

“¿Vino, Con o Sin Alcohol?”

 

31

“Hojas del Árbol de la Vida

Para a Salud de las Naciones?”

31

“¿Todo Milagro es de Dios?”

32

2.MÁXIMAS PAULINAS

33

3.¿PEDRO, PAPA?

39

“¿Bautismo por Aspersión?”

42

4.LOS DOS PACTOS (2 CORINTIOS 3)

43

5.PREDESTINACIÓN

48

6.LA SANTA LEY DE DIOS

50

Distinción de Leyes en la Biblia Moral y Ceremonial

51

Contraste Entre las Leyes

 

54

¿Qué es Abrogar la Ley?

59

¡Lo Que Usted Debe Saber Sobre la Ley Ceremonial!

61

¡La Verdad Sobre el Cambio de la Ley Moral!

64

Pág. 8

• “La Ley y los Profetas Duraron Hasta

?”

73

Ley Moral Antes del Sinaí, del Edén y de la Caída de Lucifer

76

Perfección Divina

77

Exactitud Divina

78

Excelencia Divina

78

7.SÁBADO

79

¿Del Hombre, de los Judíos o de Dios?

80

El Sábado en la Semana de la Glorificación

82

¿Se Perdió el Tiempo del Sábado?

82

¿Puede Ser Guardado en la Región Polar?

86

El Sábado Se Perdió en el Día Largo de Josué

87

¿Puede Ser Guardado en un Mundo Esférico?

87

¿Del Hombre y de Dios?

90

El Sábado en el Nuevo Testamento

92

El Sábado Fue Hecho Por Causa del Hombre

96

¿Cuándo Sería Restaurado el Sábado?

97

El Sábado en la Nueva Jerusalén

100

El Sábado en el Génesis No Tuvo “Tarde y Mañana”

101

8.PABLO Y EL SÁBADO

102

En el Libro de Hechos

102

¿En la Sinagoga?

110

9.DOMINGO: BÍBLICO O PAGANO?

111

10.GÁLATAS A LA LUZ DE LA BIBLIA

120

11.ESPÍRITU SANTO

133

Dones Necesarios

133

¿Cura o Salvación?

136

¿Tengo el Espíritu Santo?

141

¿Qué es Bautismo con el Espíritu Santo?

144

Cómo Descubrir el Verdadero Profeta

151

El Falso Profeta

156

Lenguas Extrañas, de los Ángeles y Celestial

160

1

Corintios 14:2

170

Encuentro Íntimo Con Dios

176

Éxtasis Pentecostal

177

Pentecostalismo Católico

181

Profecías del Dr. Fritz

187

12.¡El HOMBRE! ¿MORTAL O INMORTAL?

188

¿Qué es el Hombre?

189

Después de la Muerte, ¿Qué Sobra?

191

¿Cuerpo, Alma y Espíritu?

193

Inmortalidad ¿Cuándo?

202

13.¡MUERTE! SUEÑO, FINAL O COMIENZO?

205

14.¡PARTIR Y ESTAR CON CRISTO!

207

15.1 SAMUEL CAPÍTULO 28

209

16.¿ARREBATAMIENTO SECRETO?

210

17.LA PARÁBOLA DEL RICO Y LÁZARO

211

18.¡CASTIGO ETERNO! SIN FIN?

219

Pág. 9

19.¿CUÁNDO IRÁ PARA EL CIELO EL BUEN LADRÓN?

224

20.EL MILENIO

228

21.GRACIA EN TODA LA BIBLIA

230

22.OBEDECER A LAS POTESTADES, ¡SI! PERO, A DIOS EN PRIMER LUGAR

233

23.– “COMED TODO LO QUE SE VENDE EN LA CARNICERÍA”

240

24.¿QUÉ HACE MAL? LO QUE ENTRA O LO QUE SALE DE LA BOCA?

245

25.ROMANOS CAPÍTULO 14 & OTROS

248

Primera Parte

248

Genealogías, Leyes, Fábulas

248

Segunda Parte

250

¿Todo Para la Gloria de Dios?

253

“¿Toda Criatura es Buena?”

253

Dios Creó Todo Para los Fieles?

254

¿Todas las Cosas son Puras?

254

Jesús Mandó Comer Todo

255

26.HEBREOS 4, 7, 8, 9 y 10

256

27.LIENZO ZOOLÓGICO DE HECHOS 10

259

28.SIETE ¿NÚMERO DE LA PREFERENCIA DIVINA?

263

29.¿CUÁNDO MURIÓ JESÚS? MIÉRCOLES O VIERNES?

266

30.¿2.300 o 1.150 DÍAS? ¡DIOS RESPONDE!

273

31.¡DIOS SÓLO TIENE UNA IGLESIA! LA ESPOSA DEL CORDERO

276

32.GUILLERMO MILLER, PADRE DEL MOVIMIENTO DEL ADVENTO EN E.U.A

279

33.DON DE PROFECÍA RESTAURADO A LA IASD

288

• “Tiempo, Tiempos, y Mitad de un Tiempo”

288

El Libro Sellado

291

El Libro Abierto

294

Restaurado el Don Profético

298

34.ELLEN G. WHITE, LA MENSAJERA DE DIOS

301

35.UNIDAD DE LA FE EN LA IGLESIA ADVENTISTA DEL 7º DÍA

307

36.– “¿EL SALVO NO SE PIERDE!?”

312

INTRODUCCIÓN.-

Existe por parte de un gran número de buenos hermanos de otras religiones un pensamiento equi- vocado a respecto de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Esta pequeña gran iglesia, relativamente nueva (se inició en 1863), y que predica el evangelio en 213 países (más que las grandes corporaciones evangélicas) y en muchas islas, siendo que, en algunas, son todos sus habitantes de la misma fe, paran- do por lo tanto, todas las actividades en el Sábado, con excepción de los hospitales. Esta iglesia, trescientos años más nueva que las grandes Iglesias Cristianas, se ha constituido en una “estructura internacional, adaptable a las diferentes culturas y circunstancias geográficas. Una red intercontinental de escuelas, colegios y universidades, orientados por los principios de una filosofía di- vinamente inspirada. Una cadena multinacional de hospitales, clínicas y ambulatorios, en los cuales los pacientes reciben la terapia para las enfermedades del cuerpo y el bálsamo divino para las enfermedades del alma. Un expresivo conjunto de Casas Publicadoras dispersas por todos los cuadrantes de la Tierra, produciendo literatura con el mensaje de redención para un mundo sin esperanza.” (Son 59 las Editoras Adventistas, y la brasileña recibió en 1982 y en los años subsiguientes el trofeo Cualidad del Brasil en

Pág. 10

el área de la industria gráfica a través del International Exporter’s Service). Vea estadística en la página

452.

Esta Iglesia, cuyos miembros están conscientes de ser los únicos religiosos que traen en el propio nombre (Adventistas del Séptimo Día) el fundamento de su mensaje, cuyo concepto doctrinario motiva la prisa y la urgencia, ha recorrido un siglo de “gloriosa caminada misionera y evangelística”, advirtien- do al mundo de la inminente vuelta del Señor, realzando la santidad y vigencia de los Mandamientos de Dios, y restaurando las verdades que una vez fueron lanzadas por tierra (Dan. 8:12; 7:25), constituyén- dose, pues, en “reparador de las brechas, y restaurador de veredas”. Isaías 58:12. Si, esta iglesia que ama al Señor y al prójimo, que posee un mensaje definido y a el se dedica, ha sido incomprendida, volviéndose blanco de las más desamorosas críticas, sin que de ella partiese cual- quier acusación. ¡Simplemente porque ama y predica la vigencia de la Ley Moral y la santidad del Sá- bado!

Pues bien, la dificultad reside en el total desconocimiento de ese movimiento, su actividad reli- giosa, y de su benéfica influencia alrededor del globo terrestre, así como su fantástica obra mundial, de asistencia social al desvalido, donde son empleados aviones, lanchas, ambulancias, camiones, clínicas rodantes, hospitales, sanatorios, orfanatos, asilos, remedios y alimentos. La ADRA (Asociación de Desarrollo de Recursos Asistenciales) órgano de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, sediado en los EUA, venía alimentando 5.000 etíopes diariamente, antes que el drama de Etiopía despertase la atención del mundo. En nuestro país, la ASA (Asistencia Social Adventista) ya mereció del Gobierno Brasileño varias mociones honrosas en Cámaras Estatales, Municipales y en el Congreso Nacional. El Pastor Scofield, capitán de una de las lanchas hospitalares Adventistas, fue condecorado con la medalla de la “Orden de los Inconfidentes”, por el entonces gobernador de Minas Gerais, Magalhães Pinto. También el Pastor Léo Halliwell y su esposa Jessie recibieron del Gobierno Brasileño la Comen- da de la Orden de Cruzero del Sur, por los 25 años de servicios prestados al pueblo a bordo de la Lan- cha Luzeiro-1. “Esta fue la primera vez, en la historia del país, que una mujer fue condecorada con la Comenda Nacional”. En 1981 la ASA mereció de la Empresa Brasileña de Correos y Telégrafos, en Brasil, un sello conmemorativo de sus 50 años de intenso trabajo en favor de nuestros coterráneos. Este pueblo, que recibió merecidamente el nombre de “pueblo de la Biblia” por alcanzar siempre los primeros lugares en los concursos bíblicos nacionales e internacionales (ver pág. 464), ha sido, injusta- mente, atacado sin piedad, no solamente por las palabras proferidas personalmente, en los púlpitos, sino que vorazmente en folletos y libros a los miles, casi todos apoyándose en los escritos paulinos, donde piensan escudarse, a fin de lanzar a la benefactora Iglesia Adventista del Séptimo Día el apodo de “sec- ta hereje de sabatistas”. He leído de los más diferentes ramos protestantes, acusaciones tan duras, extrañas y cortantes al pueblo que Dios quiso levantar en esta Tierra (Apoc. 14:12), que me llevaron a copiosas lágrimas. Cris- tianismo es amor. Sólo el amor despertará interés por el evangelio y nunca los mejores y más contun- dentes argumentos sobre Ley o Gracia. Uno de estos inflamados escritores evangélicos, llegó al punto de decir que la Iglesia Adventista del Séptimo Día es una “herejía defecada del cristianismo.” Esta dolorosa afirmación, parte de un co- razón sincero, no creo lo contrario, sin embargo, no es verdadera. Procure conocernos. Usted tendrá sorpresas. Por una feliz ironía del destino, otro escritor, que blandió su pluma de forma impiedosa contra es- te pueblito del Señor, estuvo internado en el Hospital Adventista Silvestre/RJ, siendo tratado con todo amor y consideración. En la área de salud, es la Iglesia Adventista que hinca los pies en el piso en favor del pueblo bra- sileño, con una red hospitalar de altísima cualidad en la medicina preventiva y curativa con elevado

Pág. 11

concepto y reconocimiento general. Es en el hospital Adventista que se trata a los enfermos del pénfigo (fuego salvaje) de Brasil, reconocido y apoyado plenamente por el Gobierno Brasileño. Fue en el Hospital Adventista Silvestre (RJ) que se hizo el primer transplante de páncreas del mundo. Fue este hospital escogido por las figuras reales inglesas cuando vinieron en visita a Brasil. Hay en nuestro país, actualmente, 11 grandes Hospitales Adventistas, fuera de las múltiples clínicas móviles y fijas, esparcidas en este suelo querido, y más 502 unidades hospitalares alrededor del mundo. El Hos- pital de Loma Linda en California (EUA) es donde especialistas de todo el mundo realizan investiga- ciones científicas, transplantes y las más intrincadas cirugías del cuerpo humano. La Golden Cross fue fundada por un Adventista que hoy ocupa el lugar de presidente de honra. Los productos Superbom, alimentos puros e integrales, recomendados por médicos y cientistas, cuya pureza es absoluta y absoluta la honestidad en su fabricación y en los valores proteínicos, que reciben medallas y premios alrededor del mundo, también son fabricados por la Iglesia Adventista. Sólo en Brasil, hace ya más de 50 años ininterrumpidos, “La Voz de la Profecía” (La Voz de la Esperanza aquí en Chile) lanza al aire “un mensaje de fe y esperanza que anuncia la vuelta de Jesús”, habiendo ya llevado cerca de doscientas mil personas a los pies de Cristo. En la actualidad, 400 emiso- ras en Brasil transmiten este querido programa semanal, y muchas, diariamente, penetrando en 4.000 municipios. (La Revista Vea Nº 794 de 23/11/83, dedicó dos páginas enteras al programa radiofónico “La Voz de la Profecía”). El programa de TV “Fe Para Hoy” hace 12 años pionero en este sector de la evangelización, en São Pablo, fue substituido por “Encuentro Con La Vida” y llevado al vídeo por una cadena de televi- sión, diariamente. El programa “Escrito Está”, es llevado al aire, los domingos a las 9:00 hrs, en cadena nacional de televisión, conquistando corazones para Jesús. Este programa tiene un enfoque creativo y bastante actual. El índice de audiencia le concedió el primer lugar en Brasil. El también pionero “Tele- paz”, el teléfono de la paz, que salva vidas instantáneamente, hace parte de la filosofía de salvación in- totum del hombre, en esta iglesia. El SISAC, Sistema Adventista Brasileño de Comunicación, hace parte del Sistema Adventista Internacional Global de evangelización. La sede del SISAC está en Friburgo/RJ, y ocupa un área de 18 mil metros cuadrados. En uno de los tres edificios funciona el estudio y el centro operacional de TV. En otro edificio, están centralizadas la administración, la Red ADSAT Nuevo Tiempo, La Voz de la Profecía, el Escrito Está y la Escuela Bíblica. En otro edificio está el estudio de grabación y el Depar- tamento Comercial. En medio a este bellísimo complejo de comunicación de masas, está la Plaza de las Parabólicas dotadas de cuatro super antenas: dos para transmisión y dos para recepción. El SISAC realiza sus transmisiones de radio y TV a través del potente y exclusivo Satélite Intelsar 709. Son 20 MHZ de capacidad y potencia disponibles hasta para tres canales de vídeo y 12 de audio, alcanzando toda América del Sur, América Central y América del Norte, excepto su Costa Oeste.

INTERPRETACIÓN DIVINA.-

Dios jamás permitirá que Su Palabra sea interpretada por cualquier agente humano. Dice ella en 2 Pedro 1:20: “Sabiendo primeramente esto: que ninguna profecía de la Escritura es de particular inter- pretación”. En Isaías 34:16 dice “Buscad en el libro del Señor, y leed; ninguna de estas cosas fallará, ni aún una faltará; porque Mi propia boca lo ordenó, y Su mismo Espíritu las juntará”. Observe, entonces, que el interpretador de las Escrituras Sagradas es el propio Espíritu que las inspiró. Entonces deberá haber una manera específica de estudiar y comprender la Biblia, ¿no es así? Eclesiastés 7:27: “Ha aquí lo que encontré, dice el predicador, confiriendo una cosa con otra para a respecto de ellas formar su juicio”.

Pág. 12

Y eso, hermanos, es una sagrada verdad y quien nos la presenta es el mesiánico profeta Isaías, en

las cristalinas palabras y de manera singular, vea: Isaías 28:10 –“Porque es mandamiento sobre man-

damiento, mandamiento sobre mandamiento; regla sobre regla, regla sobre regla; un poco aquí un poco allí”.

Como se ve, es excusada la hechura humana en la interpretación de aquello que es divino. Del Cielo vino la Escritura, de allá vendrá su interpretación.

Si ya está aclarado que la interpretación deberá ser siempre por la propia Biblia y que para descu-

brirla tendremos que comparar los textos, es válida la preciosa afirmación del Señor Jesús, y realza la tristeza del profeta Oseas: “Examinad las Escrituras, porque cuidáis encontrar en ellas la vida eterna, y

son ellas que testifican de Mi.” Juan 5:39. “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.” Oseas 4:6.

El estudio de la Biblia es esencial para la vida cristiana, pero lea este consejo: “Jamás trate escu- driñar las Escrituras a menos que esté listo para oír, a menos que esté listo para aprender, a menos que esté listo para oír la palabra de Dios como a su propia voz hablándole directamente a usted por medio

de Sus profetas vivos.” – Ellen G. White, The Seven Day Bible Commentary, vol. 7, pág. 919. Por lo tanto, teniendo ya un principio, más fácil será el caminar; deberemos pues, sin tardanza, tratar de descubrir la verdad sobre un determinado texto, colocarlo en pauta y nunca olvidar lo que quiere enseñar el versículo, el capítulo, el libro, la parábola, la epístola, etc. La Historia Universal, Diccionario Bíblico, Concordancia Bíblica, Atlas Bíblico, traducciones modernas (cuidado con las traducciones preconcebidas), deben ser siempre consultados, para probar la autenticidad de los hechos, y, en algunos casos, facilitar, situar y revivir el momento bíblico. Es indis- pensable utilizar la siguiente regla:

• Estudiar cada asunto separadamente.

• Nunca interpretar un versículo aisladamente del contexto. (Cuando hay dificultad para entender el

versículo, se lee el capítulo. Persistiendo la dificultad, se lee el libro en cuestión, y si fuese necesario aún, se lee toda la Biblia).

• Nunca entender una parábola literalmente. Parábola es “una narración alegórica”.

• Para entender un versículo, será necesario “preguntar” al propio versículo: donde, por que, cuando y para que fue escrito.

Aún cuando las lecciones de todos los versículos bíblicos sean sin fin, esto es, pasan de genera- ción a generación, perpetuándose en la eternidad, sin embargo, en muchos acontecimientos ellas tuvie- ron más peso y fueron de más necesidad, llevando en cuenta la época, el momento, la necesidad y difi- cultad regionales que predominaban cuando fueron escritos. Para ejemplificar, basta leer 1 Corintios 5 y se verá allí una iglesia con la terrible facilidad de despeñarse para el pecado hediondo de adulterio entre los propios familiares. Pablo entonces se dirige a ella de manera contundente. Hoy el mensaje del capítulo permanece válido, aún cuando tal pecado no reine en la Iglesia Cristiana. Por otro lado, ya con la Iglesia de Galácia, se nota la infiltración de dogmas ceremoniales aboli-

dos por Cristo, introducidos por los judaizantes y el apóstol nuevamente segura la huasca, pero ahora de forma diferente. En ambos casos, fue necesaria la corrección, y esa, ejecutada de forma distinta. Hoy, el versículo continua existiendo y hablando; sin embargo, no tiene el mismo peso que tuvo en aquella ocasión, pues no hay más judaizantes en la Iglesia Cristiana.

El mensaje de Pablo debe ser interpretado llevando en cuenta la dificultad existente en la época.

El problema del velo, por ejemplo, no fue focalizado por él en todas las iglesias, sino solamente en

aquella que con él se inmiscuyó: Corinto.

Pág. 13

AISLAR TEXTOS BÍBLICOS.-

Muchos sacan, hoy, conclusiones precipitadas de las epístolas de Pablo, basándose en textos ais- lados. Este no es el camino correcto. El propio apóstol Pedro ya percibió eso; escuche:

2 Pedro 3:16 - “Hablando de esto, como en todas las epístolas, entre las cuales hay puntos difíciles de entender, que los indoctos e inconstantes tuercen, e igualmente las otras Escrituras; para su propia

perdición”. Por favor, comprenda que es gravísima la afirmación de Pedro. Parafraseándolo, él quiere decir que hay cristianos que están con la Biblia en la mano, participan de la iglesia, hablan del evangelio, pe-

ro

“No todo el que Me dice: Señor, Señor, entrará en el Reino del Cielo, sino solamente aquel que hace la voluntad de Mi Padre, que está en los Cielos. Muchos Me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profe- tizamos nosotros en Tu Nombre? ¿Y en Tu Nombre no expulsamos demonios? ¿Y en Tu Nombre no hicimos muchas maravillas? Y entonces les diré abiertamente: Nunca os conocí; apartáos de Mi, voso- tros los que practicáis la iniquidad.” Mateo 7:21-23. ¡Piense en eso con cariño y sinceridad sobre todo. El sincero estudiante del Libro Santo no debe aceptar el mensaje aislado del verso bíblico para determinar su convicción religiosa, pues así, va a trabajar erradamente, y, fatalmente, dejará de descu- brir las maravillosas joyas del tesoro del Señor. Solamente el estudio profundo, comparado, con medi- tación y oración fortalece también la fe de que no hay contradicción en la Biblia. La sinceridad de corazón es la manera que tenemos de decir al Espíritu Santo: ¡Habita en mi! ¡Haz la obra en mi! ¡Imprime Tu verdad en mi! A veces, por diversas circunstancias, alguien no abandona el preconcepto, e impide la operación maravillosa del Espíritu Santo. Fue lo que sucedió con un amigo, observador del domingo, a quien amo mucho, que refiriéndose al libro Así Dice El Señor, dijo categóricamente: “Este libro puede presentar mil pruebas a favor del Sábado, pero no lo acepto”. Que pena, no está queriendo ser guiado por el Espíritu a toda Verdad. Evidentemente, si el estu- dio hecho, comparándose los textos, dentro de una perfecta exégesis apoya la validez del Sábado, ¿có- mo iremos negarlo? Nosotros no debemos dejar que el preconcepto empañe el brillo de la verdad bíbli- ca.

¡Vamos a revisar el caso de Caín! Dios había determinado que la ofrenda a ser ofrecida era un animal, pues había necesidad del derramamiento de sangre, cuyo símbolo apuntaba para el Cordero de Dios que un día substituiría esta ofrenda. Aún sabiendo eso, pues le era enseñado diariamente por sus padres, ¿qué ofreció Caín? Frutas. Simplemente Caín ofreció frutas. Las mayores, suculentas, visto- sas. Eran las mejores, decía, y listo. ¿De qué sirvió? Trágicamente substituyó la voluntad de Dios por su propia voluntad y estaba todo bien, pensaba. Muchos hermanos, imperceptiblemente actúan así, procurando dar lo mejor, pero, es lo “mejor” lo que puede no agradar al Señor. Creo que en este momento, nos haría profundamente bien, el presente consejo de una mujer extraordinaria, Ellen G. White. Dijo ella:

“Tenemos que ejercer todas las facultades del espíritu en el estudio de las Escrituras, y aplicar el inte- lecto en comprender las profundas cosas de Dios, tanto cuanto puedan hacer los mortales; no debe- mos, sin embargo, olvidarnos de que la docilidad y sumisión del niño es el verdadero espíritu del

aprendiz

sideran como teniendo importancia, están repletas de confort e instrucción para aquel que aprende en la escuela de Cristo. Uno de los motivos por que muchos teólogos no tienen una comprensión más clara de la Palabra de Dios, es porque cierran los ojos a las verdades que no quieren practicar” – Conflicto de los Siglos, pág. 598, destaques míos.

su fin es lo que afirma el Señor Jesús, escuche:

Muchas porciones de las Escrituras que hombres doctos declaran ser misterio, o que no con-

Pág. 14

Es mi sincero deseo que hagamos del contexto el hilo que salvaguarda el sentimiento del escritor bíblico cuando tomó su pluma para escribir la carta de Dios, y que coloquemos en el molde de nuestro corazón esparcido por los peldaños del alma y mente el mensaje de 2 Corintios 13: 8 - “Porque nada podemos contra la Verdad, sino por la Verdad”.

Usted va a estudiar a partir del próximo capítulo, asuntos interesantes, pero, no lo haga sin medi-

tar profundamente en esta simple declaración, de un hombre sincero. Escuche:

“Soy bautista, no por fanatismo, sino por convicción. Sin embargo no me considero fanático. Ya

fui ‘padre’ y abandoné todo aquello. Mi convicción bautista parte de haber adoptado la Biblia como Única Regla de Fe y Práctica. Excluyo, por consiguiente, toda y cualquier otra Fuente de revelación Di- vina. Pues bien, si un día alguien me demuestra que mi actual Denominación cree diversamente de las enseñanzas de las Escrituras y me muestra otro grupo que cree correctamente en todo conforme la Pala-

bra de Dios enseña, no tendré ninguna duda en dejar de ser bautista

Dr. Aníbal Pereira dos Reis, Católicos Carismáticos y Pentecostales Católicos, pág. 8. Énfasis mío.

”.

Yo también fui Bautista, con santo orgullo lo afirmo, y trabajé con emoción para Jesús, con el

pastor Mario Daniel de Lima, en la Iglesia Bautista en Alegría, Calle Ubatinga, 73, São Cristóvão/RJ, y por ocasión de la Campaña Evangelística de Billy Graham, en la década de 1960, llevé decenas de per- sonas al Maracaná. Pero, no resistí la Verdad, cuando la descubrí. Usted puede ser Bautista, Católico, Metodista, Presbiteriano, Espírita, Pentecostal, Judío, Mu- sulmano, etc. ¡No importa! Dios colocó dentro de nosotros este anhelo de escudriñar Su palabra, pues

eso produce el relacionamiento de amor que Él desea tener con nosotros, fortaleciendo nuestra fe. Por

lo tanto, no se olvide: Cristianismo es carrera. La carrera cristiana. Es avanzar en la Luz como dice el predicador en Proverbios 4:18 “Pero la vereda de los justos es como la luz de la aurora que va brillando más y más hasta ser día perfecto”.

Mi hermano, querida hermana, no rechace la luz, si ustedes la encuentran en este estudio que haremos

a partir de aquí. Les dejo como grato recuerdo, una frase que leí y amé, no me acuerdo adonde, pero que es de gran significado:

“Me entristezca con una verdad; pero, nunca me engañe con una mentira”.

¡Que Dios nos bendiga!

CAPÍTULO 1: SALPICADOS.-

“Los Discípulos Recogen Espigas en Sábado”. Mateo 12:1-2.

Por favor, amado, ¿eso es transgredir el Sábado?

¿Qué mal existe en que alguien en Sábado, con hambre, arranque una espiga de maíz o una fruta para

comer? Sólo una mente farisaica puede pensar así.Y, de hecho, fueron los fariseos sus acusadores. Je-

sús les dijo a los fariseos: “

para la iglesia, quedando en pana el auto en la calle, en Sábado, no irá a tratar de arreglarlo?

Abandonarlo allí, seguir a pie, tomar un bus, llamar un taxi ¿qué sería más racional? Mi hermano, el

Sábado del cual Jesús es Señor (Mat. 12:8) es un día delicioso, agradable, sin yugos o fardos. Es un día alegre, que da placer y no enfado. El Sábado de los fariseos es que es frío y escudado en la letra que mata.

es

lícito hacer bien en Sábado”. Mateo 12:12. ¿Quién es que hoy, yendo

Pág. 15

Jesús comparó el acto de David (con hambre entró en el templo y comió los panes del altar, lo que sólo a los sacerdotes era permitido) con la actitud de los fariseos. Y después arremató categórica- mente: “Está aquí quien es mayor que el templo.” Mateo 12: 3-6. ¿Por qué Jesús no dijo: “Está aquí quien es mayor que el Sábado?” Si, ¿por qué no afirmó eso? Jesús no puede contradecirse. Si Él hubiese declinado ser mayor que el Sábado, sería un fuerte argu- mento para su cancelamiento. Pero el hecho de no afirmar es un guía seguro de que jamás el Sábado se- ría abolido o transferido para cualquier otro día. Lea, por favor, Mateo 24:20. Esto fue dicho por Cristo antes de morir y focalizaba un hecho que iba a ocurrir 39 años después de Su ascensión al Cielo. ¿No es, por consiguiente, prueba incuestionable a favor del Sábado, después de Su muerte?

“MI PADRE TRABAJA HASTA AHORA, Y YO TRABAJO TAMBIÉN”. Juan 5:17.

¡Ahora! ¿Cuál era el trabajo de Jesús? Bien, en la infancia, Jesús fue carpintero, y con Su familia iba siempre a la iglesia los Sábados (Luc. 4:16). Sin embargo, cuando asumió el Ministerio que anun- ciaron los profetas, Su trabajo fue puramente espiritual (Mat. 8: 14-17; Mar. 1: 29-32; Luc. 4: 38-41; Luc. 6: 6-8; Luc. 6: 18; Mat. 8: 2-4; Mar. 1: 40-44; Luc. 5: 12-14), etc. Para la salvación de los pecado- res, no hay hora, ni día, mes o año para parar de trabajar, porque este trabajo es permitido y es lícito ha- cerlo los Sábados Escuche, lo que dijo un sincero teólogo Asambleano:

“Pero Él les dijo: ‘Mi Padre trabaja hasta ahora, y Yo también’. En otras palabras, Dios trabaja en Sá- bado, sosteniendo el Universo, comunicando vida, bendiciendo a los hombres, respondiendo las oracio- nes.” – Pr. Myer Pearlman, Juan Oro Para Enriquecerte, pág. 59.

JESÚS NO GUARDABA EL SÁBADO, LO TRANSGREDIÓ CURANDO Y MANDANDO AL PA- RALÍTICO CARGAR LA CAMA. Pasemos en limpio los hechos a respecto de los paralíticos bíblicos. El Paralítico de Cafarnaum. MATEO CAPÍTULO 9 verso 1 – “Y, entrando en el barco, pasó para la otra banda, y llegó a Su ciudad, y he aquí que Le traje- ron un paralítico acostado en una cama”.

verso 6 – “

Observaciones:

• Se puede leer todo el contexto y se verá que no fue en día de Sábado esta cura.

• Por lo tanto, no cabe recriminar a Jesús o cancelar el mandamiento del Sábado.

MARCOS CAPÍTULO 2 verso 3 – “Y E vinieron a tener con Él conduciendo un paralítico, traído por cuatro.” verso 4 – “Y, no pudiendo aproximarse de Él, por causa de la multitud, descubrieron el techo donde Él

estaba y, haciendo un hoyo, bajaron el lecho en que estaba el paralítico”. verso 11 – “(Dijo Jesús): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete para tu casa.” ”

verso 12 – “Y levantándose y, tomando el lecho, salió de la presencia de todos

(Dijo

Jesús entonces al paralítico): Levántate; toma tu cama, y vete a tu casa.”

Observaciones:

• El estudiante apresurado, leyendo estos versos y cerrando la Palabra de Dios, entiende que este lecho debe ser una cama de madera, pesada y robusta. Sin un estudio profundo del tema, se puede, con la ma- yor naturalidad llegar a tal conclusión. Sin embargo, ¿será una conclusión verdadera?

• Esta es una lógica. Pero, ¿existirán otras? Si las hay, ¿cuál es la más racional?

• Si nos apegamos a esta lógica para basar nuestra fe, el mandamiento del Sábado no fue quebrado,

porque este incidente no se dio en un Sábado. (Léase todo el contexto).

Pág. 16

• Ahora la otra lógica, con subsidios palpables. En el Diccionario de la Biblia de John D. Davis, pág.

97, hay esta aclaradora definición de la dicha cama: “Utensilio doméstico que sirve para dormir. Los pobres y los viajantes, muchas veces duermen en el piso, cubriéndose con su propia vestimenta. La cama puede ser hecha con un carpete, o manta, que se enrolla para ser transportada.” Mateo 9:6. (Este Diccionario es destacada autoridad eclesiástica no Adventista). Destaques míos. Por lo tanto, aún cuando haya sido traído por cuatro personas, este lecho no podría ser más que una manta reforzada, asegurada por las cuatro puntas estiradas, y la prueba de eso es que apenas por un hoyo del tejado, lo bajaron. Y para disipar todas las dudas, el relato dice que el paralítico, en la presen- cia de todos, tomó su lecho y salió. Cabe, entonces, la pregunta: ¿Será que el paralítico era más fuerte que los cuatro hombres que lo cargaron con la cama? ¿O será que él enrolló la manta, la colocó debajo del brazo y se fue? ¡Usted decide, mi amado!

LUCAS CAPÍTULO 5 verso 17 – “Y sucedió que, en aquellos días

verso 18-19 – “Y he aquí que unos hombres transportaron en una cama un hombre que estaba paralíti- co, y procuraban hacerlo entrar y ponerlo delante de Él. Y, no encontrando por donde lo pudiesen lle- var, por causa de la multitud, subieron al tejado, y por entre las tejas lo bajaron con la cama, hasta el medio, delante de Jesús”. verso 24 – (Dijo Jesús) “A ti te digo: Levántate, toma tu cama, y vete para tu casa.” verso 25 – “Y, levantándose luego delante de ellos, y tomando la cama en que estaba acostado, se fue para su casa, glorificando a Dios.”

Observaciones:

fuese Sábado, los fariseos no perderían la oportunidad de acusar a Jesús de transgredirlo, así como re-

criminarían al paralítico.

• “Por entre las tejas”. Esta expresión denota claramente que la cama no era de madera, ni de fierro, sino simplemente una manta o un carpete. Por una abertura del tejado fue ella bajada. Y hay más, el

evangelista sinóptico, Lucas, es más explícito en su afirmación, al decir: “tomando la cama en que esta-

ba acostado, se fue para su casa

siendo la misma que el paralítico sanado, enrolló, colocó debajo del brazo y se fue.

• Otra prueba bíblica se encuentra en la cura del ciego Bartimeo (Mar. 10:46-52). Destacamos el verso

50: “Y él (Bartimeo) lanzando de si su capa (manta) se levantó, y fue a tener con Jesús”. Esta capa era la cama de Bartimeo. (Pedro también dormía sobre su capa. Hechos 12:7-8; Deut. 22:12).

• La expresión clara y definida: “En aquellos días

descarta la posibilidad total de ser Sábado. Pues si

Por lo tanto, la cama que subió al tejado fue la misma que bajó,

EL PARALÍTICO DE BETESDA Juan Capítulo 5

El tanque de Betesda poseía cinco alpendres (v.2). Alpendre es definido en el diccionario como: “tejado, mediagua, varanda cubierta”. En estos alpendres había gran “multitud de enfermos, ciegos, mancos y resecados” aguardando el mo- vimiento de las aguas (v.3). Ellos crían que de vez en cuando un ángel agitaba las aguas del tanque y el primero que allí descendiese sanaba (v. 4). Entre estos, estaba “un hombre que, hacía treinta y ocho años se encontraba enfermo”. Y Jesús entonces le ordenó:

verso 8 – “Levántate, toma tu cama, y anda”. verso 9 – “Luego aquel hombre quedó sano; y tomó su cama, y partió. Y aquel día era Sábado.

Pág. 17

verso 10 – “Entonces los judíos dijeron a aquel que había sido curado: es Sábado, no te es lícito “llevar la cama.”

Observaciones:

do curar un paralítico, ciego o resecado, en este día.

Los judíos fariseos y doctores de la ley tenían tanto odio al Señor que no ahorraban esfuerzos para condenarlo viéndolo realizar alguna cura. Más rencor demostraban cuando Jesús perdonaba peca- dos (Mar. 2:7; Luc. 5:21).

En Sábado es lícito hacer el bien (Mat. 12:11-12; Mar. 3:4, etc.). Por lo tanto no es ningún peca-

Nuevamente afirmo en la fuerza de este relato bíblico – “y tomó su cama” – que esta cama era de

hecho una manta gastada, que, después de enrollarla, la colocó debajo del brazo y salió satisfecho. Eso

no es, también, ninguna obra ni trabajo.

Egoístamente los judíos fariseos y doctores de la ley reprendían los beneficiados por Jesús, en

vez de alegrarse con sus hermanos que se curaban milagrosamente de la ceguera y deficiencia física (Mar. 3:1-5). Sólo un fariseo puede encontrar que es trabajo cargar trapos rotos de paños viejos y usa-

dos, enrollados debajo del brazo. No es por acaso que Jesús los clasifica de “raza de víboras”. Mat. 23:33; 12:34.

Cuando los judíos le dijeron al paralítico que no era lícito cargar la cama, no es porque él estuvie- se transgrediendo el mandamiento del Sábado, no. ¡Mil veces, no! Los judíos lo estaban recriminando

por quebrar la “multitud de leyes” creada por los doctores de la ley (Luc. 11:46; Mat. 23:14). Eran 39

tradiciones inconsecuentes, vacías, escandalosas e indigestas (léalas en la pág. 171, par. 2º), y escandalice.

El Sábado del cual Jesús es Señor (Mat. 12:8) repito, es un día feliz, delicioso, aplasible, sin

yugos o fardos. Es un día alegre que da placer y no enfado (Isaías 58:13-14). El Sábado de los fariseos y doctores de la ley, enemigos de Dios y de la Verdad, es que era frío y escudado en la letra que mata.

no se

Conclusión Entienda, mi hermano, cargar una manta enrollada, aún cuando sea sin necesidad,

en Sábado, no es ninguna obra o trabajo. Los fariseos recriminaban al paralítico porque fueron enseña- dos que cargar un lienzo o una peineta en el bolsillo, en Sábado, era transgresión del mandamiento. Só- lo eso. ¡Nada más que eso! ¿INCOHERENCIA? Vea a que punto de falta total de entendimiento llegaron los judíos, fariseos y doctores de la ley:

dijeron que Jesús no era de Dios (Juan 9:16) sólo porque en Sábado, hizo lodo y lo colocó sobre los ojos de un ciego para curarlo. Juan 9:11.

La acusación de los fariseos contra Cristo fue que transgredió el Sábado curando, haciendo lodo y

mandando al ciego lavarse el rostro. ¡Increíble! ¡Que trabajo! ¡Que obra! Sólo un fariseo podría llegar a

esta conclusión tan triste. Imagine, tomar algunos granitos de tierra, humedecerlos con la punta de los dedos, ¿es trabajo? Lavar el rostro sucio ¿es obra? Hacer el bien en Sábado ¿es pecado? No se olvide:

Fueron los fariseos que dijeron que Jesús transgredió el Sábado. Juan 5:16,18.

Mi querido hermano, los fariseos estaban errados, ciegos de envidia, odio y celos, que fueron los

sentimientos que llevaron a Lucifer a la transgresión. El Sábado nunca fue cuestionado ni transgredido por el Señor Jesús. Si Jesús desease, apenas daría una orden y el ciego quedaría curado. Al pasar lodo en los ojos del ciego y mandarlo lavar el rostro, Jesús estaba probando la fe del pobre ciego físico, y es- peraba que fuesen abiertos los ojos de los ciegos espirituales.

“EN SÁBADO NO SALGA DE SU LUGAR” Muy bien, el texto está correcto. Precisamos sólo no sacarlo del contexto. La orden no es para permanecer estático, paralizado en algún lugar mientras pasan las horas sagradas del Sábado. La orden

Pág. 18

fue dada para “no salir del lugar” para “recoger maná”, en Sábado (Éxo. 16:23-29). Esto realza la santi- dad de ese día. El viernes Dios enviaba el maná en porción doble para que en el Sábado nadie lo trans- grediese saliendo a los campos para cogerlo. El Sábado es santo, en el Sábado la “panadería” del Cielo se cerraba.

“PABLO DIJO QUE QUIEN NO TRABAJA, NO DEBE COMER”

Eso es verdadero aún en los días actuales. Sólo que no debemos olvidarnos de imitarlo (Fil. 3:17), ya que el así lo exige, ¿ok? Pablo trabajaba durante toda la semana, pero en el Sábado, el iba siempre a la iglesia (Hechos 18:1-4). Esta costumbre ir a la iglesia los Sábados era evidente en la vida de Pa- blo (Hechos 17:2). Lea el cap. Pablo y el Sábado.

“ESTAMOS DEBAJO DE LA GRACIA Y NO DEBAJO DE LA LEY”

Esta es más una declaración sincera, proferida por todos los evangélicos: laicos, seminaristas, Pastores. Sin embargo, se vuelve una expresión sin el peso que le dan cuando es aislada del contexto bíblico. Vea bien: ¿Qué es un “fuera de la Ley”?

Es aquel forajido de la justicia. El que transgredió la ley existente para proteger la os ciudadanos. Si

está “fuera de la ley”, evidentemente está bajo su penalidad. De la misma manera, los cristianos que es- tán “debajo de la Gracia” no pueden estar “fuera de la ley”. La Gracia se vuelve una dádiva para los que obedecen. Pero Dios también tiene una ley para identificar a los obedientes. Por eso decimos: ¡Sólo se puede estar “debajo de la Gracia” estando “dentro de la ley”! (Lea el capítulo Gracia, en Toda la Bi- blia).

¿CUÁL ES EL GRAN MANDAMIENTO DE LA LEY? Mateo 22:36

Jesús definió la ley como siendo: Amor a Dios y amor al prójimo. Sabia y divinamente Dios divi- dió Sus Diez Mandamientos en dos partes. Así que, los primeros cuatro mandamientos dicen de nuestra

obligación para con Dios, y los seis restantes, de nuestra obligación y respecto a nuestro semejante. Por consiguiente, de estos “dos” mandamientos depende toda la ley.

Entonces, ¿cuál es el gran mandamiento de la Ley? Respuesta: ¡Toda la ley!

“YO FUI ARREBATADO EN EL DÍA DEL SEÑOR” – Apocalipsis 1:10

¿Cuál es este Día del Señor? Observe:

Dios llama el Sábado de: “Mi santo día”. Isa. 58:13. Mateo denomina el Sábado de Día del Señor. Mat. 12:8. Marcos y Lucas hacen lo mismo. Mar. 2:28; Luc. 6:5. Dios dice: “Acuérdate del día de Sábado para santificarlo

Pablo, al implantar el cristianismo en Europa, lo hizo en un día de Sábado. Hechos 16:13,11,12. Pablo era fabricante de tiendas y trabajaba durante la semana, pero en el Sábado cerraba la oficina y se dirigí a la iglesia. Hechos 18:1-4. Santiago dice que quien quiebra un mandamiento (ciertamente esta palabra tiene dirección cierta el Sábado) es culpado de todos; transgredió conscientemente toda la ley. Santiago 2:10. Juan llama de mentiroso quien dice guardar la ley sólo con la boca (I Juan 2:4), y la Ley Moral incluye el Sábado. Éxo. 20:8-11. Jesús exhortó a Sus discípulos a orar para evitar transgredir el Sábado. Mat. 24:20.

” Éxo. 20:8-11.

Pág. 19

Jesús dijo que quien Lo ama, guarda Sus mandamientos (Juan 14:15); por eso Él creó y conservó el Sá- bado. Éxo. 20:8-11; Luc. 4:16. Jesús afirmó que quien Lo ama debe andar como Él anduvo (1 Juan 2:6). Él guardaba el Sábado. Luc. 4:16; Mat. 5:17-18. Los evangelistas Mateo, Marcos y Lucas escribieron sus evangelios alrededor del año 61, d.C.; Pablo escribió sus epístolas en un espacio comprendido entre los años 51 al 68 d.C., y Juan escribió el Apoca- lipsis en el año 97 d.C. Hay por lo tanto una diferencia muy pequeña entre ellos (treinta años, más o menos) en que pueda haber sucedido el cambio del día de reposo y no quedase definido como tal. Es imposible que en tan poco tiempo el mundo se hubiese olvidado o dejado de tomar conocimiento del cambio del Sábado para el domingo. Más imposible aún es que, en apenas este espacio de tiempo, Juan se haya referido al domingo (Apoc. 1:10) y no al Sábado, llevándose en cuenta que todos los evangelistas y apóstoles sólo mencionaban el Sábado como el Día del Señor. Mat. 12:8; Mar. 2:28; Luc. 6:5, etc. DOMINGO no aparece en la Biblia ninguna vez. SÁBADO sólo en el Nuevo Testamento, ocurre 59 veces.

Además, no sería una tremenda contradicción pensar que Juan enseñe que sea el domingo el Día del Señor (Apoc. 1:10), y después Dios le da una visión y en ella presenta el arca que contenía los Diez Mandamientos, y allí incluya el Sábado escrito por Su propio dedo? Apoc. 11:19; Éxo. 31:18; 32:16. ¿Cómo conciliar el pseudo domingo de Apocalipsis 1:10 con el inexorable Sábado en Apocalipsis 11:19? (La Ley de Dios está dentro del Arca y el Sábado es el cuarto mandamiento de la Ley Éxo. 31:18, Deut. 10:4; 1 Reyes 8:9. Si no hay contradicción en la Palabra de Dios, tenemos entonces que aceptar lo que es más correcto y lógico, apoyándose en el conjunto de Escrituras paralelas contextuales, esto es: que el Día del Señor mencionado en la Biblia es el Sábado, siempre lo será, puesto que Él es claro y contundente en toda la Biblia.

Entonces, ¿cuál es este Día del Señor? Lógico, ¡el Sábado!

La suposición de que el domingo sea el Día del Señor tomó gran impulso con el pasar de los años, ini- ciado por la Iglesia Romana y continuado por las miles de religiones cristianas esparcidas por el mundo. El proceso fue el mismo ocurrido con el cruzeiro nuevo y antiguo, ¿se acuerda? Al ser introducido el cruzeiro nuevo, se creó un pequeño problema, pero luego pasó, y nadie más se acuerda del cruzeiro antiguo. Ocurre que, aún así, el cruzeiro no dejó de ser cruzeiro. (En su época, ob- viamente). Aún cuando el número de religiones cristianas que adopte el domingo y lo denomine el Día del Señor sea casi la totalidad, se contradice con la Biblia, que es el yunque de la verdad; ella no dice jamás que el domingo es el Día del Señor, sino el Sábado. Si. También la Biblia no asegura en ninguna de sus pági- nas que el Sábado, ahora, es el “domingo cristiano”. Eso es tradición, y la tradición tiene que someterse a la Escritura Sagrada, ya que ésta es divina y aquella, humana.

ANTIGUO TESTAMENTO cristianos guardan el Sábado NUEVO TESTAMENTO cristianos guardan el domingo

¿Cómo será en la Nueva Tierra? Isaías 66:23 informa que allá todos guardarán el Sábado. ¿Pero enton-

ces se aprende a guardar el domingo hoy, para volver a guardar el Sábado en la Nueva tierra? Esto, para mi, es una gran prueba a favor del Sábado.

¡El Sábado es la gran prueba del cristiano!

Pág. 20

Si Adán resucitase hoy y descubriese que el domingo es el día de descanso, se sorprendería mucho, ya que él guardó el primer Sábado en este mundo, junto al propio Dios (Gén. 1:27; 2:2-3). Por eso es in- concebible que Dios le de el Sábado a Adán, y el domingo al cristiano. Evidentemente que es tan imposible cambiar el día de reposo del Sábado para el domingo, como es im- posible cambiar la fecha de nuestro nacimiento. Los hombres pueden no aceptar el Sábado, pero, negarlo es imposible, a menos que lo retiren de la Bi- blia, lo que será un crimen imperdonable. Si eso ocurre, habrán transbordado la “medida del cáliz de la ira de Dios”. Apoc. 14:10.

“JESÚS DIJO QUE EL DÍA TIENE DOCE HORAS, POR ESO NO ACEPTO LA PUESTA DE SOL COMO LÍMITE PARA EL DÍA”

Jesús tiene absoluta razón al declinar: “

equivocación pensar que por eso el día ahora comienza a media noche. Como base escriturística no se puede negar que la cuenta bíblica del día es de una tarde a otra tarde, un

ocaso al otro ocaso (Gén. 1:5,8,13,19,23,31). Observe:

primer día.” (Gén. 1:5). No es raro que una cosa comience por la mitad? (Media noche

Por la cuenta humana, es que nunca serán doce, las horas del día. Si tiene dudas, haga un gráfico y, co- menzando por la medianoche, sume 12 horas y vea donde irá a llegar. Por la cuenta humana, difícil será destacar las doce horas, que son las horas claras del día. Experimente. (La única solución es comenzar una cuenta de llegar, sacar, aproximar, etc., para conciliar la complica- ción que se hacen con algo tan simple; ¡cuán simples son las cosas de Dios!) El día (ciclo de 24 horas),

no hay dudas, es contado por el declinar de la tarde (ocaso). ¡Sólo eso!

hay

doce horas en el día

(Juan 11:9). Sin embargo, es una

“Y fue la tarde (noche) y la mañana (día), el

).

“YO COMO DE TODO PORQUE LO QUE DIOS HIZO ES BUENO”

Si, realmente es bueno lo que Dios hizo, pero, para el fin que Dios lo creó. Ejemplo: el gusano es bueno, pero no para ser comido y sí para fertilizar la tierra. Los jotes son buenos y útiles, y está prohi- bido por ley matarlos. Por consiguiente, al afirmar el Señor que “todo es bueno” no fue para que noso- tros hoy nos valgamos de eso para satisfacer nuestra voluntad. Esta debe ser sometida a la voluntad del Señor.

“LA CARNE DE CERDO NO IMPIDE MI SALVACIÓN”

Dios quiere que tengamos buena salud (III S. Juan 2), porque nos compró con Su sangre (I Cor. 6:20), y espera que seamos puros (Rom. 12:1), para que seamos realmente morada del Espíritu Santo. I Cor.

3:16.

Si alguien, por ingerir carnes inmundas (Lev. 11; Deut. 14), se vuelve impuro, Dios no puede morar en él, y peor aún, será destruido en el último día. I Cor. 3:17. Por ejemplo, Dios Se “irrita” con los comedores de cerdo (Isaías 65:3-4). También los consumirá (Isaías 66:17 compare con los versos 22-23). Vea, Dios está diciendo que los comedores de carne de cerdo quedarán fuera de la Nueva Tierra. Eso merece, por lo tanto, implica o no en la salvación? ¿Por qué la carne de cerdo no es consumida en los hospitales? Deut. 14:8. Una vez oí: “La diferencia del jote para el cerdo es que uno vuela y el otro anda sobre patas.” – De he- cho, la función de ambos es la limpieza de la tierra.

Pág. 21

¿CABELLO O VELO? El incansable Pablo es quien habla sobre el velo, y apenas lo mencionó en la problemática Iglesia de Corinto (I Cor. 11:5,6,10,13); y en ninguna otra epístola; y aún en todo el Nuevo Testamento, nada hay al respecto, ni otros apóstoles o el Señor Jesús a el se refirieron. No discuto que estos textos homologuen tal práctica, sin embargo se trata de un asunto enteramente re- gional y bien personal de la iglesia corintiana. Tanto es verdad que Pablo afirmó que las iglesias de Dios y él mismo, no tenían la costumbre de usar velo (I Cor. 11:16), y de hecho no la tenían, como hoy no la tienen. De esa manera, no se debe andar por ahí con un metro para medir cabellos o gritar que la mujer no lo puede ordenar, y que ella necesita usar velo. Lo que Dios abomina es la confusión de sexo. El hombre tiene que tener cabellos de hombre y la mujer cabellos de mujer. El hombre tiene que vestir- se como hombre y la mujer vestirse como mujer. No puede el hombre tener cabellos que, mirado desde atrás, de a entender que se trata de una mujer o viceversa (por lo menos en nuestra época, porque Jesús usó cabellos y vestiduras largas; era la costumbre; aún hoy los orientales se visten así; es la costumbre de su región). Pero en Brasil, el cabello del hombre es corto y el de la mujer, largo. Lógicamente, el pantalón largo es apenas para el hombre y el vestido y la falda, para la mujer solamente. En relación al cabello de la mujer, notorio es que se vuelve fuerte y brillante ordenado (nunca corto, para evitar la confusión de sexo, esto es: que no parezca con corte masculino); además el aseo es más fácil; también , en clima tropical o épocas de calor, es menos angustioso para la mujer evitar aquellos cabellos enormes. Fuera de eso, esos cabellos no rejuvenecen, por falta de corte. (Una señora o señorita que tenga el cabe- llo cortado y que la haga permanecer femenina de frente y de atrás, tiene libertad, seguridad, comodi- dad, y, si su corazón es puro para con Dios, he ahí una “israelita en quien no hay engaño”).

¿Y el velo? ¡No es necesario!

¿Por qué?

Porque el cabello le fue dado en lugar del velo. Lea I. Cor. 11:15.

ÓSCULO SANTO PAZ DEL SEÑOR.-

¿Ósculo y Paz del Señor están en la Biblia? ¡Si! Entonces, yo lo creo. Antes, sin embargo, debo decir que hay una gran diferencia entre mandamiento y consejo, así como de- ben analizarse las implicaciones de determinados dogmas, si se aplican en nuestra época.

“SALUDO A LA IGLESIA CON LA PAZ DEL SEÑOR” – “LA PAZ DEL SEÑOR” – “LA PAZ” – “SALUDO LOS HERMANOS CON LA SANTA PAZ DEL SEÑOR”

Estas cuatro expresiones, muy usadas hoy en el medio pentecostal y en las iglesias renovadas, aún cuando sean simples, no son bíblicas. Pero, no hay ningún mal en usarlas. Yo mismo saludo a los her- manos pentecostales como a ellos les gusta, y me siento muy bien haciéndolo. Realmente hay un saludo bíblico que era común a ciertos apóstoles al escribir sus epístolas a la iglesia; por ejemplo:

“Gracia, misericordia y paz” (1 Tim. 1:2). “Paz sea con los hermanos” (Efé. 6:23). “Gracia y paz a

vosotros” (I Tes. 1:1; Fil. 1:2; 2 Tes. 1:2; Apoc. 1:4). “La paz sea contigo” (3 Juan 15). “Gracia y paz os ”

sean multiplicadas” (2 Ped. 1:2). “La misericordia, paz

El propio Señor Jesús, las únicas veces en que saludó a los discípulos, lo hizo con la expresión: “Paz sea con vosotros” (Luc. 24:36; Juan 20:21,26). Por lo tanto, el saludo bíblico es: “Paz sea con vosotros”.

(Jud. 2), etc.

Pág. 22

No nos olvidemos, sin embargo, que el creyente debe tener paz (Juan 14:27); vivir en paz (1 Tes. 5:13;

2 Cor. 13:11); transmitir paz por el ejemplo, palabras, acciones, y su vida ser la propia paz. hermano, “paz sea con vosotros”. ¡La paz del Señor!

Amado

ÓSCULO SANTO

Un ósculo es un beso. Aún cuando aparentemente fuese una costumbre en Palestina, es apenas mencio- nado seis veces en la Biblia. Una por el apóstol Pedro, cuatro por Pablo, y una vez por Jesús, al referir- se a María Magdalena, cuando Le secaba los pies con los cabellos. Dijo el Señor: “No me diste ósculo, pero esta, desde que entré, no ha cesado de besarme los pies.” Luc. 7:36-50. Se nota, por lo ocurrido, que el ósculo era un hábito raro, o practicado esporádicamente, pues se des- prende del texto citado que Jesús entró en la casa de Simón (Luc. 7:44,45) y no recibió ósculo. Y María “ósculo” los pies de Jesús. Así pregunto: ¿El ósculo es realmente necesario? ¿Es un consejo? ¿Doctrina? ¿Es en los pies, en la mano, en el rostro o en los labios? Y aún más: ¿es hermano con hermano, hermana con hermana, o am- bos? (el beso en la mejilla que las hermanas siempre se dan hoy, cuando se encuentran, ¿es ósculo o es una costumbre?). En esta parte de la religión, amado, tenemos que ser criteriosos. Cierta vez, fui obligado a conversar con algunos muchachos de nuestra iglesia, pues ellos estaban intro- duciendo “unos” besos en la mejilla de nuestras jóvenes, y quedé un podo triste al hacerlo, pues ellos lo hacían con la mayor naturalidad e inocencia. Sin embargo, pude vislumbrar que Satanás podría preparar una brecha para mandar su tentación. Por otro lado, ese hábito es una costumbre mundana de los artistas, de los viciados, de los impuros. Basta ver en la TV, en la calle y en otras partes. Es el “primo” de la tal “amistad colorida”. Debemos evitarlo, substituyéndolo por un caloroso saludo de mano y un festivo abrazo al hermano, y apenas un

leve y rápido saludo de mano a la hermana, “abstenéos de toda la apariencia de mal

1 Tes. 5:22.

“TODOS LOS QUE GUARDAN LA LEY ESTÁN BAJO MALDICIÓN”

Esta frase es muy común en el medio evangélico de nuestros días. Sin embargo, ella no refleja la veracidad del texto de Gálatas 3:10, que dice:

“Todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: maldito sea el que no permanezca en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para cumplirlas”. Esta expresión, “libro de la ley”, cristalinamente identifica que la ley focalizada por Pablo es la Ley ce- remonial, pues que esta fue, de hecho, escrita en un libro (Deut. 31:24); al paso que la Ley Moral lo fue en piedras. Éxo. 31:18. Ya que la Ley Ceremonial fue abolida en la Cruz (Col. 2:14; Dan. 9:27), descartémonos de ella para afirmar: la Ley Moral no es, no contiene, no trae maldición. Sin embargo, su transgresión, si, produce maldición sobre el transgresor. Es diferente estar bajo la autoridad de la ley y bajo la maldición de la ley. Hay un abismo enorme entre ambas. Así siendo, si observamos la Ley Moral, estaremos bajo su autoridad. Pero, si la transgredimos (aunque sea sólo un mandamiento) estaremos bajo maldición (muerte eterna). Efectivamente, quien obedece en parte, está transgrediendo.

Pág. 23

“AL FINAL, ¿QUIÉNES SON LOS 144.000?” Apocalipsis 7:4; 14:1-4.

• ¿Solamente será este el número de los salvos?

• ¿Son esos salvos las primicias de los muertos o de los vivos por ocasión de la venida del Señor?

• ¿Son esos salvos primicias de toda la siembra?

• ¿Son esos los representantes universales de los salvos?

Se Dios hubiese predestinado solamente 144.000 para que se salven, Jesús no habría necesitado venir al mundo, pues este número ya habría sido completado en los 4.000 años antes que Él viniera, y de hecho, no se contaminaron con mujeres (iglesias). Los millones de mártires muertos por causa de Cristo y del evangelio superan en muchos los 144.000.

Y ellos también no se contaminaron con mujeres (iglesias), pues murieron justamente para evitar eso.

Los niños muertos por Herodes fueron los primeros mártires que murieron por Cristo Infante y estos no

se

contaminaron de ninguna manera.

¡Es imposible que solamente 144.000 sean salvos!

Si

Dios decidió escoger 144.000 de entre los millones de salvos para una función y deleite especiales,

alegrémonos, ellos bien que lo merecen. Si usted y yo vamos a hacer parte de ese grupo, o si moriremos como mártires en los fuegos de los últimos días, Él nos dará la fuerza y fe de mártir. Lo verdaderamente importante es estar entre los salvos. Me sentiré honrado en estar en un lugar donde hayan 144.000 privi- legiados por el Señor por causa de la tremenda experiencia que tuvieron. Por eso, sólo ellos entonan el cántico de Moisés y del Cordero, “pues es el cántico de su experiencia y nunca nadie tuvo una expe- riencia semejante.” – El Gran Conflicto, pág. 646:3, Ellen G. White. De mi parte solamente habrá alegría, mucha felicidad, y ni una puntita siquiera de envidia por este gru- po maravilloso de personas que se dieron por el evangelio de Cristo, dando la vida como mártir.

¿Quién sabe si los 144.000 (primicias) irán a estar dentro de la Santa Ciudad y a cada Sábado recep- cionarán a los salvos venidos de toda la Tierra? Isaías 66:22 y 23.

“Y, si las primicias son santas, también la masa lo es

Rom. 11:16.

RESTAURADORES.-

Los “restauradores” evangélicos de la actualidad están restaurando aquello que en la Iglesia Adventista del Séptimo Día es doctrina básica practicada desde su fundación:

Pan ázimo Puro jugo de la vid lava-pies exclusión de ropas masculinas en la mujer pinturas adornos aros, etc Cuándo será que “restaurarán” otras doctrinas bíblicas como:

Ley de Dios Sábado límite de tiempo divino (ocaso y no medianoche)

reforma pró-salud

temperancia abstinencia de carnes inmundas régimen alimenticio natural (vegetarianismo) morta- lidad del alma, etc Tales doctrinas también componen el cuerpo doctrinario Adventista desde su fundación.

CURIOSIDAD.-

No establecemos como regla la guarda de los Mandamientos de Dios para ser salvo; sin embargo, no sería error afirmarlo, ya que, Jesús mismo fue quien, explícitamente, lo enseñó. Mat. 19:16-19.

LA TABLITA.-

Pág. 24

En los diversos libros que combaten a los Adventistas, hay una tablita refiriéndose a los mandamientos de la Ley Moral, como siendo repetidos en el Nuevo Testamento, menos el mandamiento del Sábado. De ahí, aseguran: el Sábado está nulo. He aquí la insistente tablita:

Antiguo Testamento

 

Nuevo Testamento

1.-No tendrás otros dioses delante de Mi (Éxo.

1.- Nosotros os predicamos que os convirtáis de

20:3).

estas vanidades al Dios vivo, que hizo el Cielo,

 

la Tierra y el mar. Hechos 14:15.

 

2.- No harás para ti imágenes de escultura

no te

2.- Hijitos, guardáos de los ídolos (1 Juan 5:21).

curvarás delante de ellas ni las servirás (Exo.

 

20: 4-5).

 

3.- No tomarás el nombre del Señor tu Dios en

3.- Pero, por sobre todo, mis hermanos, no juréis,

vano; porque el Señor no tendrá por inocente al

ni por el Cielo, ni por la Tierra, ni por cualquier

que tome Su nombre en vano (Exo. 20:7)

otra cosa (Santiago 5:12).

 

4.- Acuérdate del día de Sábado para santificarlo

4.

Y descansaron el Sábado conforme al

(Éxo. 20:8).

mandamiento. Lucas 23:56.

 

5.- Honra a tu padre y a tu madre (Éxo. 20:12).

5.

Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor,

 

pues esto es justo (Efé. 6:1).

 

6.- No matarás (Éxo. 20:13).

6. No matarás (Rom. 13:9).

 

7.- No adulterarás (Éxo. 20:14).

7. Ni fornicarios, ni idólaras, ni adúlteros

he

 

redarán el reino de Dios (1 Cor. 6:9-10).

 

8.- No hurtarás (Éxo. 20: 15).

8. No hurte más (Efé. 4:28)

 

9.- No dirás falso testimonio (Éxo. 20:16).

9. No mintáis (Col. 3:9).

 

10.- No codiciarás (Éxo. 20:17).

10. Codicia ni sea mencionada entre vosotros

 

(Efé. 5:3).

 

Mi amado, lea nuevamente cada comparación de esta tablita. Por favor, confiera con lo que está escrito en la página 133. Ahora lea:

Lucas 4:16 – “Y, llegando a Nazaret, donde fuera criado, entró en un día de Sábado, según Su costum- bre, en la Sinagoga, y se levantó para leer”. 1 Pedro 2:21 – “Porque para esto sois llamados; pues también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis Sus pisadas”. Jesús por 33 años guardó el Sábado. Ahora escuche lo que Él afirmó para un evento que iba a suceder 39 años después de Su resurrección la destrucción de Jerusalén:

Mateo 24:20 – “Orad para que a vuestra fuga no suceda ni en invierno ni en Sábado”. Texto por texto, ¿cuál tiene más peso? Usando la regla de la tablita, esta preocupación de Jesús en no transgredir el Sábado, ¿no es a favor de este santo mandamiento?

ILUSTRACIÓN.-

Dos muchachos cristianos, observadores del domingo, estaban viajando en un tren. En frente de ellos, sentado, se encontraba un Padre. Decidieron predicarle el evangelio.

Padre, dijo uno, usted está errado, pues la Biblia es contraria a las imágenes.

¿Dónde está escrito eso hijo? Replicó el Padre.

En la Ley de Dios, dijo el muchacho. Abrió la Biblia en Éxodo 20, y leyó el verso 4.

Hijo, dijo el Padre, lea el verso 5. El joven lo leyó.

Pág. 25

Ahora el 6, volvió a la carga el Padre. El joven lo leyó.

¡El 7 también!

El 8 ahora, dijo el Padre.

En vez de leer el verso 8, el joven saltó para el 12. El Padre le dijo: Lea el 8 hijo. Dijo el joven: Este no necesito leerlo, fue abolido.

En medio al silencio que se hizo, el Padre arremató:

Hijo, cada vez que te mires al espejo, verás un mentiroso.

PREDICAR A LOS ESPÍRITUS EN PRISIÓN.-

1 Pedro 3:19-20: “En el cual también fue, y predicó a espíritus en prisión; los cuales en otro tiempo fue-

ron

rebeldes, cuando la longanimidad de Dios esperaba en los días de Noé, mientras se preparaba el ar-

ca;

en la cual pocas (esto es, ocho) almas se salvaron por el agua.”

Tres grupos “disputan” este texto con el intento de abonar sus doctrinas. El grupo espírita, para aceptar

la existencia de “espíritus desencarnados, encarnación”, etc. El grupo evangélico para apoyar la inmor- talidad inherente del alma. Los católicos en estos versos se apoyan para probar el purgatorio. Muchos, así, entienden que en un espacio entre Su crucifixión y resurrección, Jesús predicó a los su- puestos “espíritus desencarnados” de los antediluvianos.

Efectivamente, tal texto debe ser analizado bajo la luz de otros textos paralelos para descubrir la verdad y lo que pretendía Pedro en su explicación. Antes, sin embargo, usted no debe prescindir de la eterna verdad que la Gracia termina por ocasión de la muerte de la persona, y no hay, en hipótesis alguna, se- gunda oportunidad de arrepentimiento para el pecador, después de su fallecimiento. Con la muerte ce-

san las oportunidades de salvación. Heb. 9:27; Ecl. 9:10; Gál. 6:10.

Dice la Biblia que el alma es mortal (Eze. 18:20), y que los muertos están con la consciencia apagada en la muerte (Sal. 146:4; Ecl. 9:5-6; Job 14:14 y 21; Juan 11:11; 1 Tes. 4:13). No hay esperanza alguna de que los muertos acepten la salvación (Isa. 38:18 y 19). Por consiguiente, es horrible admitir que en la sepultura haya seres conscientes, capaces de oír y aceptar el evangelio. Peor aún con referencia a los contemporáneos de Noé que fueron ahogados por las aguas del diluvio. Además, aceptar que Cristo predicó a los “espíritus desencarnados” de los antediluvianos en el hades (sepultura-infierno), es aceptar, de cierta forma, la extraña doctrina del purgatorio. Fuese también verdad que tal predicación existió, tendremos que admitir que Jesús actuó con parciali- dad, esto es, concedió una segunda oportunidad de salvación a los pecadores del tiempo de Noé y a los demás pecadores de otra generación, no. Hasta Lucifer, así, tendría razón al reivindicar una segunda chance de perdón. El propio Señor aseguró que el único pecado que no tiene perdón es el pecado contra el Espíritu Santo (Mat. 12:31). Y este pecado es la resistencia sistemática y deliberada a los apelos de este divino Ser. La persona que comete tal pecado, está sellada para la perdición. Los antediluvianos tuvieron ciento veinte años de Gracia (Gén. 6: 3). Todo ese tiempo el Espíritu Santo apeló insistentemente a sus corazones a través del pregonero de la justicia Noé (2 Pedro 2:5); y estos, rebelados, resistieron, rehusaron la longanimidad de Dios, hasta que la paciencia divina se agotó y, así,

cometieron el pecado imperdonable. Y, si es imperdonable, no puede haber una segunda oportunidad de perdón ni aún vivo, mucho menos muerto. Finalmente, Pedro no dice que eran “espíritus desencarnados”. Informa apenas: “espíritus”. Por lo tan-

to, en esta declaración del apóstol, lo lógico y razonable es aceptar que el “espíritu” es un símbolo de persona. Ejemplo:

Mi

espíritu significa mi, yo.

Tu

espíritu significa tu, usted.

Pág. 26

Adam Clark, concluyendo por la imposibilidad de tratarse de “espíritus desencarnados” dice que la fra- se “los espíritus de los justos perfeccionados” (Heb. 12:23) “ciertamente se refiere a hombres justos, y hombres que se encuentran aún en la iglesia militante; y el Padre de los ‘espíritus’ (Heb. 12:9) tiene re- ferencia a hombres aún en el cuerpo; y el ‘Dios de los espíritus de toda la carne’ (Núm. 16:22; 27:16) significa hombres, no en estado desencarnado.” – Clarke’s Commentary, Vol. 6, pág. 862. Eminentes teólogos partidarios de la doctrina inmortalista, rehusan la teoría de que Pedro, en este texto, enseña la inmortalidad del alma. He aquí algunos: Dr. Pearson, de la Iglesia Anglicana, dice:

“Es cierto pues, que Cristo predicó a aquellas personas que en los días de Noé eran desobedientes, en todo el tiempo en que la ‘longanimidad de Dios esperaba’ y, consecuentemente, mientras era ofrecido el arrepentimiento, y es igualmente cierto que Él nunca les predicó después de haber muerto.” – Exposi- ción del Credo, Dr. Juan Pearson, destaques míos.

Ahora el testimonio de Juan Wesley:

“¿Por medio de qué Espíritu predicó Él? – A través del ministerio de Noé, a los espíritus en prisión, es-

to es, los hombres perversos antes del

ciento veinte años, por todo el tiempo en que estaba siendo preparada el arca; cuando entonces Noé los amonestaba a que huyesen de la ira futura.” – Explanatory Notes Upon the New Testament, pág. 615. Finalizando, hermano, la obra de Jesús fue la “apertura de la prisión a los presos” (Luc. 4:18-21; Isa. 42:6,7 y 6; 61:1). Toda persona desobediente está presa al pecado (Prov. 5:22). Pecado es la prisión de Satanás. Quien muere en pecado está irremediablemente preso hasta el juicio final. Heb. 9:27. Seguramente, los apelos al arrepentimiento hechos por Jesús a los hombres de sus días, fueron los mis- mos vehementes apelos hechos por Noé en su época. En otras palabras: Jesús Cristo predicó a los ante- diluvianos por el Espíritu Santo a través del ministerio de Noé, durante el tiempo de construcción del arca: 120 años.

Cuando la longanimidad de Dios esperaba. Durante

EVANGELIO PREDICADO A LOS MUERTOS.-

1 Pedro 4:6 = “Porque por eso fue predicado el evangelio también a los muertos

Este texto no es soporte para apoyar la doctrina de los “espíritus en prisión”; mucho menos es base para creer que un difunto tenga condición de oír y aceptar el evangelio. Tampoco es probable la sugestión de que Pedro se refiera figuradamente a los muertos espirituales. No hay un vislumbre de una transición

de lo literal para lo figurado. Los muertos aquí son los muertos literales, el contexto lo confirma. 2 Pe-

dro 4:5. Por lo tanto, la conclusión coherente y simple, es que tales difuntos habían oído el evangelio

ANTES de morir. SINTETIZANDO: El evangelio FUE predicado para aquellos muertos, cuando aún estaban vivos. El evangelio no les ES predicado ahora al estar muertos. ¿Por qué? ¡Los muertos están incons- cientes! Ecl. 9:5.

BAUTISMO POR LOS MUERTOS.-

1 Corintios 15:29 = “De otra manera, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si absolutamente

los

muertos no resucitan? ¿Por qué se bautizan ellos entonces por los muertos?”

Mi

querido hermano, al retirar este versículo de la Biblia, aislarlo del contexto, olvidando la manera co-

rrecta de estudiar las Escrituras, el creyente entra en colapso total. No hay duda que la exégesis para es- te texto tendrá que ser muy meticulosa, exigiendo cavar hondo, estudiar, mucha oración, ya que, aislado como está, sugiere lo siguiente:

• ¿Existía bautismo por los muertos, entre los cristianos primitivos?

Pág. 27

• ¿No hay resurrección de los redimidos?

• La enfática, patética y supuesta conformación indagatoria de Pablo al decir: “¿Por qué se bautizan

ellos entonces por los muertos?”, deja antever la necesidad de tal práctica? Aislar un versículo, no compararlo como dice la Biblia, podrá llevar a una persona a los caminos pre- conizados por el predicador como “caminos de muerte”. Al final, ¿qué quería enseñar Pablo? Este es uno de los pasajes más difíciles de la pluma paulina, y no hay aún una explicación satisfactoria, aún cuando muchos comentaristas de peso, famosos exegetas, PHD’s y doctores en religión, ya han presen- tado diversas interpretaciones, como por ejemplo J.W.Horsley, Newbery House Magazine (Junio de 1890), que colocó nada menos que 36 diferentes explicaciones al respecto; sin embargo, la “mayoría de ellas tuvo poca atención, y algunas pocas merecen seria atención”. Lo que tiene relevancia en el texto es que este tema, que ha provocado intensa polémica entre los comentaristas bíblicos, es un texto aislado en el Nuevo Testamento, pues sólo aparece en este punto y en ningún lugar más. De ahí la premisa que entró en la discusión de Pablo accidentalmente, en una iglesia llena de accidentes: Corinto. Aun más, consultando el contexto y el discurrir del pensamiento desarrollado por Pablo, iremos a des- cubrir que el tema central del capítulo quince de 1 Corintios es la resurrección. Lógicamente, este ver- so, por fuerza de tal circunstancia, deberá ser interpretado teniendo su base en esta doctrina. Dice la historia que los padres de la iglesia mencionaban haber en el principio una costumbre hereje en que los cristianos vivos eran bautizados en favor de los muertos, amigos o parientes no bautizados. Así, al practicar tal acto, pensaban que ellos serían salvos como que por encargo. Crisóstomo, por ejemplo, explica como ese ritual era practicado en su tiempo:

“Después que un catecúmeno (alguien que aún no fuera bautizado, pero que ya estaba preparado para el bautismo) fallecía, ponían un hombre vivo oculto debajo de su lecho; entonces, aproximándose del le- cho del muerto, hablaban con el e indagaban si él quería recibir el bautismo. No dando él ninguna res- puesta, el otro respondía en su lugar. Así bautizaban ‘el vivo por el muerto.’” – El Nuevo Testamento Interpretado Versículo por Versículo, vol. 4, pág. 256, Russel Norman Champlin. Pablo al referirse a esa costumbre no quería nunca enseñar o abonar la idea de que ese ritual fuese san- cionado o admitido por Dios. En verdad aquellas personas practicaban esa ceremonia porque creían en la resurrección, pues si así no fuese, ¿por qué habrían de practicarla ya que sus parientes y amigos no se beneficiarían de ella? Siendo así, Pablo, lejos de apoyar esa práctica para financiar o apoyar una doctri- na cristiana, simplemente afirma que, si os propios paganos tienen esperanza en la resurrección, mucho más nosotros, cristianos esclarecidos, deberíamos amarla, preparándonos para la primera, si no estamos vivos por ocasión del regreso del Señor. La Biblia no enseña en ningún lugar que el cristiano puede ser bautizado en favor de terceros, sea ami- go o pariente. Ella enseña, y apela si, a que el hombre crea en el Sacrificio de Jesús, Lo acepte como Salvador, y, bautizándose está apto para la eternidad, ya que, con la muerte, cesan todas las oportuni- dades. Pero gracias a Dios que, los que ya durmieron en el Señor, resucitarán para habitar la Tierra Re- novada.

ALMAS DEBAJO DEL ALTAR.-

Apocalipsis 6:9. “Y habiendo abierto el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que fueron muertos por amor de la Palabra de Dios y por amor del testimonio que dieron”. Aquí, los cristianos que acostumbran aislar los textos sagrados, se apoyan para decir que el alma del creyente es inmortal y que va al Cielo al morir. Esa creencia pierde su valor cuando es comparada con el verso siguiente (10). Vea:

Pág. 28

“Y clamaban con gran voz, diciendo: Hasta cuando oh verdadero y santo Dominador, no juzgas y ven- gas nuestro sangre de los que habitan sobre la Tierra”. Si esos “seres” clamaban, ya no podrían ser almas, o forzosamente, estas almas tendrían que poseer una capa corporal con todos los elementos necesarios para mantenerlas en pie, pensar, actuar, sentir, amar y clamar. (Así, tales “almas” no pasan de personas reales). El libro de Apocalipsis es una perfecta simbología. Cuando el cuarto sello fue abierto (Apoc. 6: 7-8), surgió un “caballo amarillo”, color no muy natural en este animal. “El símbolo evidentemente se refiere a la obra de persecución y matanza efectuadas por la Iglesia Romana contra el pueblo de Dios desde el tiempo decorrido entre el comienzo de la supremacía papal, en 538 d.C., y el tiempo en que los Refor- madores comenzaron a exponer el verdadero carácter del papado, siendo detenida la obra de destruc- ción.” – Estudios Bíblicos, pág. 258 CPB. En la apertura del quinto sello, Juan ve los mártires (almas) muertos por la gran persecución desenca- denada en el cuarto sello. “Cuando los Reformadores expusieron la obra del papado, fue entonces traída a la memoria el gran número de mártires que habían sido muertos por la fe”. (Ibídem). Sucumbieron como herejes, “cubiertos de ignominia y vergüenza.” Este vilipendio y cruel tratamiento al pueblo de Dios clama por venganza, pero los clamores simbólicos de los mártires no son evocados del Cielo, sino que de la Tierra, precisamente debajo del altar bajo el cual fueron muertos (v.8). El altar está en la TIERRA y no en el CIELO. El altar de Abel fue el campo (Gén. 4:8; Heb. 11:4). El de Cristo, la Cruz (Juan 19:31); el de Esteban, la plaza pública (Hechos 7:57- 60); el de los reformadores y mártires, fueron hogueras, arenas y guillotinas. Escuche esto: Cuando un asesino es preso, se abre inmediatamente un proceso contra él. Figurativa- mente, la víctima estará clamando por venganza, a través del proceso, hasta el día en que sea hecha jus- ticia. Es exactamente eso lo que ocurre en Apocalipsis 6: 9-10, la sangre de los justos continuará clamando por venganza, hasta que Dios juzgue y sentencie a los criminosos, lo cual se dará en el Juicio Final. Bien, para que usted comprenda que este incidente se trata de un relato figurado, lea los siguientes pa- sajes: Hebreos 11:4; Romanos 4:17; Habacuc 2:11; Jueces 9:8-15,20. Aquí, pues, “es usada la figura de la personificación, en que objetos inanimados son representados como vivientes y hablando, y cosas que no son, como si fuesen.” – Estudios Bíblicos pág. 259 CPB. Por lo tanto, debajo de este altar permanecerán esos muertos hasta la vuelta de Jesús, cuando entonces despertarán para la vida e inmortalidad, bajo el fragor de la voz del rescatador de Sión. ¡Gloria a Dios!

¿CANCELADO EL ANTIGUO TESTAMENTO?

Muchos sinceros cristianos están afirmando que el Antiguo Testamento fue abolido. Por ejemplo, el Pastor Antenor Santos de Oliveira (pentecostal), afirmó en su libro, lo siguiente:

“Si todo el mundo evangélico me viniese a decir que el Antiguo Testamento no fue abolido, yo me quedaría con lo que la Biblia me dice, a través de las palabras claras del apóstol Pablo en 2 Cor. 3:6- 16, donde muestra su abolición”. – Adventismo del Séptimo Día, pág. 43. Énfasis mío. Sobre 2 Cor: 3:6-16, por favor, lea el capítulo: LOS DOS CONCIERTOS. Allí traté de explicar este asunto minuciosamente. Ahora, escuche esto:

Efésios 2:20 = “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles (Nuevo Testamento) y de los profetas (Antiguo Testamento), del cual Jesús Cristo es la principal Piedra de esquina.”

2 Pedro 3: 2 = “Para que os acordéis de las palabras que primeramente fueron dichas por los santos profetas (Antiguo Testamento), y del mandamiento del Señor y Salvador, mediante vuestros apóstoles (Nuevo Testamento).” Bastante claro, ¿¡no!?

Pág. 29

Jesús repelió a Satanás utilizando las Escrituras del Antiguo Testamento (Mat. 4:4 Deut. 8:3). (Mat. 4:7 Deut. 6:16). (Mat. 4:10 Deut. 6:13; 10:20). El Maestro ratifica la verdad. ¡Aleluya! El Antiguo Testamento es el fundamento. Es como una casa, sin fundamento no se puede construir. Pero, después que la casa caída lista, el fundamento jamás quedará inutilizado. Por el contrario: sin fundamento, nada se construye. Moisés profetizó la venida de Cristo (Deut. 18:15,18). Pedro y Esteban la confirmaron (Hechos 3:22; 7:37). Y el Señor Jesús dijo:

Juan 5: 39 = “Examinad las Escrituras, porque os cuidáis tener en ellas la vida eterna, y son ellas que de Mi testifican.”

• Cuando Jesús dijo eso, ¿qué Escritura había? – ¡Solamente el Antiguo Testamento!

• ¿Cuál es la Escritura que testifica de Jesús? – ¡El Antiguo Testamento!

“El Nuevo testamento es un árbol, cuyo tronco es Jesús y cuyas raíces se ahondan en el Antiguo Testa- mento”.

Profecías Cumplidas por Jesús

Antiguo Testamento

Nuevo Testamento

Génesis 1: 27; 2: 24

Mateo 19:3-8

Génesis 6 y 9

Lucas 17:26-30

Génesis 15:4-6; 18:11

Romanos 4:3; 9:21

Génesis 1:3-26; 4:4; 5:24; 6:13,22; 12:14

Hebreos 11:3-22

Miqueas 5:2

Mateo 2:1

Isaías 11:1

Hechos 13:22,23

Isaías 9:6,7

Lucas 1:31,32

Isaías 7:14

Mateo 1:18-23

Salmo 89:4; 34-37

Lucas 1:32-33

Zacarías 9:9

Mateo 21:1-9

Isaías 40:3; Malaquías 3:1

Mateo 3:1-3; 11:7-10

Isaías 61:1

Lucas 4:16-19

Isaías 9:1-2

Mateo 4:13-17,23

Isaías 49:6; 42:6

Lucas 2:27-32

Salmo 110:4

Hebreos 7:24; 5:10

Isaías 40:11

Juan 10:11,14

Salmo 69:8

Juan 1:11; 7:3-5

Salmo 69:9

Juan 2:13-17

Salmo 69:4

Juan 15:24

Zacarías 11: 12-13

Mateo 27:5

Zacarías 13: 7

Mateo 26:31

Isaías 50:6

Lucas 22:63-64

Miqueas 5:1

Mateo 27:30; 26:67

Salmo 22:7,8

Mateo 27:39,43

Salmo 22: 16; Zacarías 13:6

Juan 19:18; 20:25

Salmo 22:18

Mateo 27:35

Daniel 9:26; Isaías 53:9

Lucas 23:46

Salmo 16:10

Lucas 24:6-7; Hechos 2:24-27

Isaías 53:12

Lucas 22:37

Pág. 30

Además, el Nuevo Testamento hace 637 referencias al Antiguo Testamento. Por eso, es elemental: El

Antiguo Testamento jamás perderá su valor. De sus páginas emanan salvación (“

la vida eterna

Así, los dos testigos de Dios (Apoc. 11), o sea: El Antiguo y el Nuevo Testamentos, jamás caerán en desuso. El nuevo no puede existir sin el antiguo, y este no tendrá valor sin el nuevo. De ahí que Pablo

afirme: “Toda la Escritura es divinamente inspirada

cluir: El Pastor Antenor, es como tantos otros, sinceros, sin embargo precipitados. Una doctrina no puede ser asentada apenas sobre un verso. Un texto tiene que ser disecado por el con- texto. El capítulo, por el contexto del capítulo. El libro, por el contexto de toda la Biblia. Por favor, mi querido hermano, nunca olvide: El radicalismo obscurece la visión espiritual impidiéndola de ver luces brillantes.

Cuanto a lo demás, Jesús Cristo que es la Verdad, afirmó: “

10:35. Él se refería a las Escrituras del Antiguo Testamento, pues el contexto lo dice claramente (verso 34); la referencia nos lleva al libro de Salmos, que, efectivamente, es Escritura del Antiguo Testamento. Por lo tanto, quien dice que no puede ser anulado el Antiguo Testamento, es el Salvador Jesús Cristo,

¿no es así?

cuidáis tener en ellas

”)

Juan 5:39.

2 Tim. 3:16. Por lo tanto, sólo nos resta con-

y

la Escritura no puede ser anulada”, Juan

AL FINAL, ¿PUEDO O NO COMER DE TODO?

Cierto pastor predicaba a su iglesia: “Podemos comer todo lo que nuestro corazón desee, pues Dios así lo autorizó”. Después abrió la Biblia para confirmar, y leyó:

Deuteronomio 12:15 = “Con todo, conforme a todo el deseo de tu alma, degollarás y comerás carne se- gún la bendición del Señor tu Dios, que te da dentro de todas tus puertas; el inmundo y el limpio de ella comerá, como de gacela y de venado”. En el mismo libro de Deuteronomio hay otros textos que pueden ayudar aquel pastor en su raciocinio. Son estos:

Deuteronomio 15: 22 = “En tus puertas lo comerás; el inmundo y el limpio lo comerán juntamente co- mo de gacela y venado”. Deuteronomio 12:22 = “Con todo, como se come la gacela y el venado, así lo comerás; el inmundo y el limpio juntamente comerán de ella”. Inicialmente tenemos que admitir que aquel amado Pastor no discute la existencia de animales inmun- dos y limpios. Su dificultad está en saber verdaderamente lo que es uno y lo que es el otro. También es verdad gacela y venado son animales limpios (Deut. 14:4-5). Sin embargo, podemos asegurar que la declaración del pastor es un equívoco sincero. Una afirmación no profundizada en lo que dice el Señor. Él entiende que, por el hecho de que el verso menciona LIMPIO e INMUNDO, entonces es lícito comer de todo. Él no comprendió bien el texto bíblico y está induciendo a la iglesia al camino errado, lamen- tablemente. ¡Vea bien lo que dice la Biblia!

Primero: Dios hizo separación entre los animales, aves y peces:

a) limpios: Lev. 11:3,9. b) Inmundos: Lev. 11:4-8, 10-20,29-30, 41-42. Segundo: Cualquier persona que tocase en algún cadáver de hombre o de animal, también quedaba in- munda (Lev. 11:24-28, 31, 39-40; 5:2. Núm. 19: 11,13, 17. Isa. 52:1). Tercero: Cualquier objeto que tocase algún cadáver de hombre o animal, igualmente quedaba inmundo (Lev. 11:32-35,38).

Pág. 31

Cuarto: La casa, también las terrazas, donde se quemaba incienso a los dioses paganos (Sol Luna estrellas ídolos de palo y de piedra), se volvían inmundos (Jer. 19:13). Por consiguiente, como no hay contradicción en la Biblia, todo se aclara colocándose la palabra HOMBRE en el texto presentado por el pastor. ¿Vamos a colocarlo? Deuteronomio 12: 15 = “Con todo, conforme a todo el deseo de tu alma degollarás y comerás carne se- gún la bendición del Señor tu Dios, que te da dentro de todas tus puertas; el (HOMBRE) inmundo y el (HOMBRE) limpio de ella comerá”. Para que no quede ninguna duda cuanto a la veracidad del asunto, estos textos finales posibilitan mejor el entendimiento. 2 Crónicas 23: 19 = “E puso porteros en las puertas de la casa del Señor, para que no entrase en ella na- die inmundo en cosa alguna”. Ageo 2: 13 = “E dijo Ageo: Si alguien, que se haya vuelto impuro por el contacto con cuerpo muerto, toca en alguna de estas cosas, ¿quedará eso inmundo? Y los sacerdotes, respondiendo, dijeron: quedará inmunda”.

LOS ANIMALES INMUNDOS no pueden ser comidos por hombres limpios ni hombres inmundos. LOS ANIMALES LIMPIOS pueden ser comidos por hombres limpios e inmundos. Acuérdese: Jesús no murió para purificar ningún animal inmundo.

VINO, CON O SIN ALCOHOL.- Recientemente sintonicé la Radio Copacabana y uno de los pastores hacía la siguiente invitación:

“Mañana en Copacabana íbamos a distribuir vino. Es bíblico. Pablo mandó a Timoteo para que tomara un poco de vino. Por lo tanto es bíblico y vamos a distribuir un cáliz de vino, en una mesa redonda”. ¡Que pena! Que peligro tremendo corren aquellos hermanos que, sinceramente, siguen un líder que no

está usando la Biblia correctamente. “Es bíblico

Para que una persona se vicie en alguna cosa nociva, basta apenas que comience. Está, pues, él, abrien- do un precedente de repercusiones negativas incalculables. (¡Imagine un creyente que ya fue alcohóla-

tra!

Del punto de vista cristiano, ninguna bebida alcohólica debe ser ingerida, sea por placer o para saciar la sed. No existe en el alcohol ningún elemento terapéutico o medicinal, a no ser, externamente. Las investigaciones modernas han demostrado que aún hasta una pequeña cantidad de alcohol, en la co-

rriente sanguínea, mata células cerebrales, y estas son las únicas que no se recomponen. Por eso es que, cuando Pablo orientó a Timoteo a usar un poco de vino (1 Tim. 5:23), creo sinceramen- te que fuese el puro jugo de la vid, extraído de uvas frescas. Pablo no apoyaba el consumo de bebidas alcohólicas, razón por la cual afirmó: “Nuestro cuerpo es el

templo del Espíritu

Pablo coloca el hábito de beber en el nivel de la inmoralidad, idolatría y hechicería. Gál. 5:21. Nunca

olvide: ¡Lo socialmente!

”, dijo él.

¡Será fatal apenas un cáliz!).

quien lo destruya, Dios lo destruirá en el último día”. 1 Cor. 3:16-17.

HOJAS DEL ÁRBOL

Antes del pecado, el hombre comía del fruto del Árbol de la Vida, para nunca enfermarse ni morir. Al pecar, Dios prohibió ese acto para que el hombre no se volviese un pecador inmortal. Gén. 3: 22, 24. El hombre poseía el libre albedrío. Sólo Dios es inmortal, sin principio y sin fin. El hombre lo sería bajo condiciones. Después de la erra- dicación del pecado y con la Tierra renovada, todo volverá a ser como era en el Edén. El hombre conti- nuará a comer del fruto del Árbol de la Vida y tendrá el libre albedrío, pues no es del carácter divino crear autómatas.

¿PARA SALUD DE LAS NACIONES? Apoc. 22:2.

Pág. 32

Como ya no existen más ángeles malos, y los salvos conocen el precio de la transgresión, el pecado “no se levantará segunda vez” (Naum 1:9). ¡Aleluya!

¿TODO MILAGRO ES DE DIOS? ¿SE PUEDE CONSULTAR A TODO HACEDOR DE MILAGROS? Mateo 12:26-28. Marcos 9:38-40 ¡Alto ahí! Aún hay profeta en “Israel”. 2 Reyes 5:8. Estos textos no están franqueando a ningún transgresor de la Ley de Dios a hacer lo que bien entienda en Nombre de Jesús; y mucho menos están autorizando al creyente a ir en busca de tales transgresores para cualquier consulta, llevados por la “corriente” de los “milagros” de aquí y de allí. Existe, en este momento, una onda creciente de cura, en iglesias romanas (en nombre de varios santos), centros umbandistas e iglesias evangélicas. En algunas, la oración de la fe es precedida de canciones de Rock and Roll, cantadas por conjuntos que, inclusive, estuvieron en el Rock in Río. Apenas cambian la letra. Escuche lo que dijo un famoso roquero: “El diablo es el padre del rock”. Raul Seixas. Folha de São Pa-

blo, 12/08/91. (Quien dude, escuche cualquier disco de rock en rotación invertida). Si el diablo es el padre del rock, puede muy bien engañar personas con sus milagros, curas, señales y prodigios de mentira, al sabor de estos cantos. Bien, negar tales hechos es no querer ser sincero. Y aceptarlos no es menospreciar a nadie. Es apenas aceptar la verdad. (Una vez le preguntaron a Mohamed Alí: “¿Quién es el mayor pugilista del mundo?” – Él respondió: “¡Soy yo!”. Él fue apenas sincero. En aquella época, era la pura verdad). Jesús Cristo tenía muchos discípulos fuera de los doce apóstoles. Aún cuando estos no perteneciesen al círculo íntimo de los doce, eran discípulos. Ciertamente si Jesús aprobó el acto de aquel exorcista (Marcos 9:38-40) es porque efectivamente él era un condiscípulo (Juan 11:16). Aún cuando no estuvie- se entre los doce, fatalmente compondría la Iglesia Apostólica a surgir y se encuadraría perfectamente a todos los mandamientos de Dios. Sin embargo, no podemos generalizar todos los acontecimientos parecidos. Aquella era una época, hoy es otra. Era el nacimiento de la incipiente Iglesia Cristiana. Muchos estaban aceptando a Jesús como el Mesías y el tratar de realizar Sus milagros, no siendo del grupo de los doce, era prueba de que tales per- sonas seguían a Jesús de lejos. Veladamente eran Sus discípulos, y, en la oportunidad correcta tomarían posición firme al lado del Señor, uniformizando sus vidas a toda verdad bíblica. ¿Por qué no? Pedro sólo se convirtió casi tres años después de haber sido llamado, apesar de estar diariamente con el Maes- tro. Pues bien, no habiendo iglesia organizada, surgieron seguidores aislados de Jesús deseando operar Sus milagros, porque esto los fascinaban. Creo que ellos trataban de operar milagros no por deseo de ga- nancia ni por piedad de los sufridores, sino porque estaban maravillados con lo que nunca habían pre- senciado. Ciertamente tales factores contribuyeron para la aprobación de Jesús. Posteriormente, el propio Señor estableció Su iglesia, determinó los reglamentos e incentivó los discí- pulos a la obediencia (Mat. 5:17-18; Mat. 24:20). Efectivamente, la prueba de discipulado fiel es hacer la voluntad de Cristo, una obediencia irrestricta a todos los reclamos de la Biblia. Quien, pues, teniendo tal testimonio, hiciere algún milagro en el Nombre de Jesús, podemos tener la certeza de que proviene de Dios, con la aprobación del Maestro. Sin embargo, nunca olvide lo que dijo Jesús:

“Muchos Me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos nosotros en Tu Nombre? ¿Y en Tu Nombre no expulsamos demonios? ¿Y en Tu Nombre no hicimos muchas maravillas? Y entonces les diré abiertamente: Nunca os conocí; apartaos de Mi, vosotros que practicáis la iniquidad”. Mateo 7:21-

Pág. 33

CAPÍTULO 2 - "MÁXIMAS PAULINAS"

“Hablando de esto, como en todas sus epístolas, entre las cuales hay puntos difíciles de entender, que los indoctos e inconstantes tuercen, e igualmente las otras Escrituras, para su propia perdición”. 2 Pe- dro 3:16.

“Las mujeres estén calladas en las iglesias, porque no les es permitido hablar

alguna cosa, interroguen en casa a sus propios maridos, porque es indecente que las mujeres hablen en la iglesia”. 1 Corintios 14:34-35. “Porque, para con Dios, no hay acepción de personas”. Romanos 2:11.

y “

Y, si quieren aprender

que para Él (Dios) no hay acepción de personas”. Efésios 6:9.

¿CONTRADICCIÓN? ¡No! La iglesia de Corinto era la “piedrecita dentro del zapato” de Pablo. Él no quiere efectivamente transfe- rir para la Iglesia Cristiana las ideas del judaísmo farisaico que reducía a la mujer a una condición in- significante, inferior aún a un niño. Ciertamente, esto fue más un consejo oportuno del apóstol, preservando las hermanas de la onda cre- ciente de prostitución entre las mujeres de esta ciudad y que estaba alcanzando la iglesia. Pablo era maravilloso en sus colocaciones. Increíblemente profundo. Allá en el Cielo, después que yo le agradezca a Jesús Su gran amor por haberme salvado, voy a abrazar a mi madre. Después de esto con- vidaré al apóstol Pablo para sentarnos debajo de un árbol y voy a acribillarlo a preguntas. El estudio de la Biblia es necesario. Pero es imperativo que sea criterioso, metódico y comparado, en el descubrimiento de las doctrinas básicas para la iglesia del Señor. Acompañe al apóstol Pablo, para ver la necesidad del contexto. ¿PABLO MANDA O NO MANDA AUXILIAR? Gálatas 6:2 – “Llevad las cargas unos de los otros Gálatas 6:5 – “Cada cual llevará su propia carga.” ¿Contradicción? ¡Aparente apenas! Muchas de nuestras cargas son las cargas de nuestro próji- mo.Debemos, pues, servirle de auxilio. PABLO DIJO QUE LOS DÉBILES COMEN LEGUMBRES Romanos 14:2 Daniel y sus compañeros mostraron en la Corte Babilónica (Daniel 1:12) que la alimentación vegetaria- na fue superior a todas las demás comidas del rey, haciéndolos más fuertes, dispuestos y colorados, en diez días apenas. Daniel 1:15. PABLO MANDÓ OBEDECER A LOS GOBERNANTES Romanos 13:1 Sadrac, Mesac y Abedenego, esto es: Ananías, Mizael y Azarías, los tres hebreos fieles en Babilonia, actuaron diferente (Daniel 3:12), no curvándose delante de la estatua pagana. Ni Daniel dejó de orar tres veces al día, como fue prohibido por decreto real. Daniel 6:8-9. Por acaso, ¿Pablo no conocía el Antiguo Testamento? Lógico que si, pues lo citó decenas de veces, como por ejemplo en Romanos 3:10-18; vea las referencias en la Biblia. Este pasaje es una serie de ci- taciones del Antiguo Testamento, principalmente de los Salmos. ¿El error está en Pablo? ¡Nunca! Otra vez le digo: ¡Nunca jamás! El error está en aquellos que leen al apóstol Pablo, salvaguardando, posiblemente, sus conveniencias y no los intereses de Dios. ¿PABLO ERA JUDÍO O ROMANO? Hechos 22:3 = “Cuanto a mi, soy varón judío Hechos 22: 27-28 = “Y, viniendo el tribuno, le dijo: Dime, ¿eres tu romano? Y él (Pablo) le dijo: si

Pág. 34

PABLO MANDÓ COMER “TODO LO QUE SE VENDE EN LA CARNICERÍA” 1 Corintios 10:25. Por la lectura de los versos 18,19 y 20 de 1 Corintios capítulo 10, desprendemos con claridad que Pablo sabía que en la carnicería eran vendidas carnes limpias, pero sacrificadas a ídolos, estableciendo inclu- sive un paralelismo con el Sistema Sacrificial israelita (v. 18), cuando los sacerdotes, al comer la ofren- da, se volvían participantes del altar y del sacrificio en sí. Semejantemente, comer carnes sacrificadas a los ídolos, como hacían los paganos, era participar con los demonios, lo cual Pablo no deseaba para los discípulos (v. 20). Éxo. 34:15. Por otro lado, el mismo Pablo fue escogido para llevar el resultado del Concilio de la Iglesia de Jerusa- lén (Hechos 15), cuya preocupación principal eran las carnes sacrificadas a los ídolos. Y la decisión fue, no comerlas. ¿No parece a primera vista una contradicción? Por eso el hermano tendrá siempre que ir a la época del autor bíblico y, a la luz de aquella ocasión, situar el problema y concluir por lo razonable y lógico, ya que aceptamos la infalibilidad de la Escritura y la inspiración de los escritos paulinos. Pablo le dijo a los Corintios en 2 Corintios 6:17 = “Por lo que salid de en medio de ellos, y apartáos di- ce el Señor; y no toquéis nada inmundo, y Yo os recibiré”. No necesitamos explicar que el apóstol, en este texto, establece una línea divisoria entre lo inmundo y lo limpio. Inclusive que una condición para ser recibido por el Padre Celestial era “apartarse” y no “to- car” nada inmundo. Esta enseñanza fue clara para los Corintios.

PABLO LE DIJO A LOS ROMANOS Romanos 14:14 = “Yo se, y estoy cierto en el Señor Jesús, que ninguna cosa es en si misma inmunda a no ser para aquel que la tiene por inmunda; para ese es inmunda”. Parece, hermano, haber divergencia de una región para otra, en este caso Corinto y Roma, cuando a una iglesia Pablo ordena no tocar algo inmundo, y a otra, asegura que nada es inmundo. Lógicamente tales eventos tienen que ser estudiados a la luz de otros textos y en el contexto paulino, para que alcancemos lo que quiere enseñar el apóstol. Por el si, por el no, una cosa es cierta: para el desempate, Dios dice en Levítico 11 que hay carnes inmundas.

PABLO Y LA JUSTICIA DE LA LEY

porque por las

obras de la ley ninguna carne (persona), será justificada

ficado ” Romanos 2:13 = “Porque los que oyen la ley no son justos delante de Dios, sino los que practican la ley han de ser justificados”. PREGUNTO: ¿El hombre es o no es justificado por la ley?

PABLO Y LA JUSTICIA DE LA LEY Gálatas 2:21; Filipenses 3:6 = “No aniquilo la Gracia de Dios, porque si la justicia proviene de la ley, síguese que Cristo murió en vano

Gálatas 2: 16; 3:11 = “Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley

Y es evidente que por la ley nadie será justi-

Romanos 8:4; Filipenses 3: 6 = “Para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros

, Responda: ¿Hay o no hay justicia en la ley? Querido hermano, es profundísima la fuerza de pensamiento del apóstol Pablo. Para alcanzarla es nece-

perseguidor

Según el celo,

según la justicia que hay en la ley, irreprensible”.

sario pedir auxilio al Espíritu Santo, pues fue Él quien lo inspiró. Jamás pensaría, y ni imaginaré que entre los escritos paulinos haya controversia, pero, acuérdese:

2 Pedro 3:15-16 = “

mo en todas sus epístolas, entre las cuales hay puntos difíciles de entender, que los indoctos e incons-

tantes tuercen, e igualmente las otras Escrituras, para su propia perdición”.

como

también nuestro amado hermano Pablo os escribió

Hablando de esto, co-

Pág. 35

Parece que ahora, después de este preámbulo, podemos comprender con más claridad algunos textos mal comprendidos hoy por nuestros amados hermanos, en relación a la Ley de los Diez Mandamientos. ¿Vamos a ver lo que Pablo dijo? Gálatas 3:10 = “Todos aquellos que son de las obras de la ley están debajo de maldición ”

Gálatas 3: 13 = “Cristo nos rescató de la maldición de la ley

Efésios 2: 15 = “En Su carne (en Si mismo) deshizo la enemistad, esto es, la ley de los mandamientos

que consistían en ordenanzas AHORA OBSERVE LO QUE DICE EL MISMO APÓSTOL Efésios 6:2 = “Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento

Sería ilógico, si es que el “mandamiento” hubiese sido deshecho, que Pablo mandara observar ese mandamiento, ¿no le parece? Y hay más, afirma él que hay una promesa para los que lo observan. ¿Sa- be cuál es? Longevidad (vida larga). Y ese es el quinto mandamiento de la Ley de Dios.

Romanos 3:31

= “¿Anulamos la ley por la fe? De manera ninguna ”

= “Sabemos, sin embargo, que la ley es buena

1 Timoteo 1:8

Romanos 7:16

= “Y, si hago lo que no quiero, consiento con la ley que es buena”.

Romanos 7:12

= “Y así la ley es santa y el mandamiento santo, justo y bueno”.

¿Percibió? Para los creyentes de Roma, la ley también era y es: buena, santa y justa. Eso es maravilloso, ¿no es verdad? ¡Pero! ¿No fue “deshecha” la ley? ¿No es maldito el que la observa? ¿Por qué entonces “establecer” una ley en estas condiciones, y aún más sobre la base de la fe? ¡Extraordinario! ¿Y ahora? ¡Para donde ir, amado! Es inconcebible que una cosa maldita, deshecha, anulada, sea buena. ¿Concuer- da? Preste atención para esta expresión: “Según el hombre interior”. Pablo se refiere al hombre espiritual. Si, los creyentes espirituales tienen placer en la Ley de Dios. Romanos 7:22 = “Porque, según el hombre interior, tengo placer en la Ley de Dios.”

Romanos 7:25 = “Doy gracias a Dios Dios ”

OBSERVE Pablo ya dijo que la ley es: santa, justa, buena, espiritual, tenía placer en guardarla y ahora afirma que da gracias a Dios por eso. ¡Que maravilloso! Para quien estudió hasta aquí, es posible comprender que hay diversidad de leyes en la Biblia. Pablo menciona mucho el término ley, en los asuntos que enfoca. Muchas veces lo hace de forma explícita y clara. Algunas veces de forma difícil al entendimiento inmediato, y en algunos textos da a entender ha- ber ligado varias leyes, para externar su punto de vista. Sien embargo, en ninguna ocasión dejó entrever el cancelamiento de la Ley Moral de los Diez Manda- mientos, sino que afirma con vehemencia el fin de la Ley Ceremonial, y hay momentos que, al referirse a la ley, lo hace teniendo en vista el Pentateuco, y aún hasta toda la Biblia.

1 Corintios 14:21= “Está escrito en la ley: Por gente de otras lenguas, y por otros labios, hablaré a este pueblo; y así no Me oirán, dice el Señor”.

así que yo mismo con el entendimiento sirvo a la Ley de

1 Corintios 14:34= “Las mujeres estén calladas en las iglesias

1 Corintios 9:9

estén sujetas como ordena la ley”.

= “Porque en la ley de Moisés está escrito: No atarás la boca del buey que trilla el

grano ”

= “Porque dice la Escritura: No ligarás la boca al buey que trilla

1 Timoteo 5:18

¿Vio cómo queda claro el estudio de comparación texto con texto? Con base en un mismo texto, una vez Pablo lo atribuye a la ley, otra, suprime el término ley, usando la palabra Escritura, dando a enten- der que toda la Escritura es ley, o que es verdad.

Pág. 36

Por lo tanto, ese es el sincretismo de Pablo, que muchos dejan de alcanzar porque evitan “cavar hondo”. Cierto es que Pablo establece la diversidad de leyes, realzando una, la Ley Moral (los Diez Mandamien- tos), y mostrando la caducidad de otra, la Ley Ceremonial, ¿correcto? De aquí en adelante estudiaremos algunos textos más de la obra paulina concernientes a la ley, y el hermano los va guardando todo dentro del corazón. Romanos 7:14 – “Porque bien sabemos que la ley es espiritual

Romanos 8: 7 – “Por cuanto la inclinación de la carne es enemistad contra Dios, pues no está sujeta a la ley de Dios.” Pablo nuevamente realza la ley de los Diez Mandamientos, enfatizando la incapacidad del hombre car- nal para guardarla, lo cual sólo es posible a los creyentes espirituales. Arremata diciendo que el trans- gresor de la ley es enemigo de Dios, lo que es grave. Romanos 7:6 = “Pero ahora estamos libres de la ley, pues morimos para aquello en que estábamos rete- nidos; para que sirvamos en novedad de espíritu, y no en la vejez de la letra”. “Libres de la ley”. – ¿Por qué? Simple. Antes, sin embargo, jamás pensemos que ese “libre” faculte la liberación general, porque la Ley Moral jamás envejece.

La ley sólo tiene una finalidad: apuntar pecados. Y la transgresión de la ley es pecado (1 Juan 3:4). So-

bre eso Pablo no deja duda, al decir: “

Entonces, guardando los mandamientos de la Ley de Dios, no estaremos bajo condenación y así “esta- mos libres” de su penalidad. No libres de la ley. Vea bien, ¿por qué? La ley es espiritual, como afirmó Pablo. El hombre carnal no está sujeto a la Ley de Dios. El hombre carnal transgrede la ley despreocupadamente, porque es carnal. Este hombre roba y la ley dice: “no hur- tarás”. Al convertirse, este hombre deja de robar; de esa forma pasa de la esfera carnal para la espiritual, que es la propia esfera de la ley, y entonces ella deja de acusarlo de robo.

Todavía (no lo deseo), si un día ese hombre vuelve a robar, nuevamente la ley volverá a acusarlo: “no hurtarás”. ¿Comprende cómo la ley no pierde el valor cuando el hombre se convierte? Ella simplemente no tendrá dominio sobre él, no lo acusará por todo el tiempo que no la transgrede. Romanos 7:8 = “Pero, el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, obró en mi toda concupiscen- cia; porque sin ley estaba muerto el pecado”. El apóstol Pablo descubrió y enseñó que no habría conocido el pecado si no fuese por la ley (Rom. 7:7). Dijo que el pecado estaría muerto, si no existiese la ley (Rom. 5:13). La ley le rebeló la hediondez del pecado; por eso afirma: “El pecado revivió y yo morí”. Romanos 7: 9. Si, pero Pablo no permaneció muerto; observando la ley, el pecado desapareció, el revivió para una vi- da nueva, y quien “murió” ahora fue el pecado, mientras el vivía en obediencia, libre de la penalidad de la ley. I Corintios 15:56 = “Ahora, el aguijón de la muerte es el pecado. Y la fuerza del pecado es la ley”. ¿Por qué? Lógico, la ley apunta el pecado. Es su exclusiva función. Ella posee fuerza para mostrar el pecado en la vida del hombre, y más, su fuerza es tal que el morirá, si no procura el remedio divino: Je- sús Cristo. Romanos 7:7 = “¿Qué diremos, pues? Es la ley pecado? De modo ninguno; yo no conocí el pecado sino por la ley; porque yo no conocería la concupiscencia, si la ley no dijese: No codiciarás”. Querido hermano, dicen que Pablo llama la ley de maldita (Gál. 3:10); lógicamente esta que menciona ahora, realzando sorpreso “de modo ningún”, forzosamente no puede ser la misma. Vamos entonces a descubrir cuál es. En su Biblia, después de los dos puntitos que anteceden las palabras “no codiciarás” (Rom. 7:7), hay un número “8”, bien diminuto. Vaya a la referencia de la Biblia y ella lo conducirá has- ta Éxodo 20:17, que es la Ley Moral (los Diez Mandamientos), o Decálogo.

El

pecado no es imputado no habiendo ley” (Romanos 5:13).

Pág. 37

Nunca fue difícil aún en medio a la profunda dialéctica paulina descubrir su exaltación a la Ley Moral. Enseñaba él, que sin la vigencia actuante de la Ley de Dios no puede existir el pecado. El “pecado es la fuerza de la ley”, o sea: el pecado existe porque la ley lo rebela. Una vez me dijeron: “Usted adora un Dios muerto, la Ley Moral fue clavada en la cruz, por eso está ba- jo su maldición”. Mi amado, para Pablo no es así, ¿está claro? “De modo ninguno”, enfatiza él. Pablo sólo se dio cuenta de la malignidad del pecado cuando se miró en la Ley de Dios. Delante de ella, ésta lo acusó de concupiscencia. Por otro lado, cuando Pablo era carnal (esto es, antes de su conversión), codiciaba, mataba (poseía carta de autorización para eso), hacía sufrir a los creyentes, y su consciencia no le dolía. Participó de la muerte de Esteban y todo le era absolutamente normal. Pero, ahora, Saulo es Pablo, el impío es cristiano, el carnal es espiritual, y así descubrió él el verdadero valor de la ley, y en el poder de Cristo la guardó mientras vivió. Más tres textos claros definen, si hubiese dudas, que la ley es imprescindible en la dispensación cristia- na para que podamos presentar al mundo que el pecado aún impera, y, por lo tanto, existe la necesidad del Salvador Jesús.

Romanos 3:19-20

= “

Porque

por la ley viene el conocimiento del pecado”.

Romanos 4:15

= “

Porque

donde no hay ley, también no hay transgresión”.

Romanos 5:13

= “

Pero

el pecado no es imputado no habiendo ley”.

Es bastante clara la enseñanza de Pablo. Él no tiene dudas. La ley permanece en vigor, mientras exista el pecado. Cuando el pecado sea erradicado de la Tierra, la vigencia de la ley cesa. Preste atención ahora para este ángulo de la ley:

1 Timoteo 1:9-10 = “Sabiendo esto, que la ley no es hecha para el justo, sino para los injustos y obsti- nados, para los impíos y pecadores, para los profanos e irreligiosos, para los parricidas y matricidas; para los homicidas; para los fornicarios, para los sodomitas, para los robadores de hombres, para los mentirosos; para los perjuros y para el que sea contrario a la sana doctrina”. Observe que el creyente está exento ahí en esta relación pavorosa. ¿Por qué? Porque la ley sólo apun- ta pecados. Entonces sólo los pecadores son “blancos” de la Ley de Dios. Pero el creyente que guarda sólo nueve mandamientos cae de la “sana doctrina” y pasa a ser transgresor de la Ley de Dios. Escuche:

Santiago 2:10 = “Porque cualquiera que guarde toda la ley, y tropiece en un sólo punto, se hizo culpado de todos”. Ese “un sólo punto” es el Sábado que muchos insisten que fue abolido. Evidentemente, si Pablo afirma que la ley está en vigor, el Sábado también lo está, y, porque es parte integrante de ella, quien no lo observa se hace transgresor y la Ley de Dios lo acusará. Estudiemos el último verso de esta batería. Él es muy interesante. Romanos 10:4 = “Porque el FIN de la

ley es Cristo, para justicia de todo aquel que cree”.

El término “fin” empleado aquí en este texto proviene de la palabra griega telos, y muchos quieren dar- le el sentido de “término”, “encerramiento”, “abolición”. Pero escuche esto:

1 Pedro 1:9 = “Alcanzando el FIN de vuestra fe, la salvación de vuestras almas”. Ahora, el telos aquí es el mismo; también lo es el sentido, ¡pero jamás aceptaremos el “término”, “ence-

rramiento” y “abolición” de la fe del creyente, por este texto!

Mi amado, la palabra “FIN”, aquí empleada, tiene el sentido de finalidad, objetivo y propósito. ¿Usted

nunca escribió cartas así?

“Esta tiene el fin (objetivo) de informarle ”

“Con el fin (propósito) de convidarlo “Con el fin (finalidad) de explicarles

Pág. 38

Imagine hermano, si aceptásemos que el “fin” de Romanos 10:4, canceló la Ley de Dios; estaríamos de- lante de una tremenda contradicción. Al final, Pablo, a través de innumerables Escrituras, probó que la Ley Moral está en vigor. Ahora, vea:

Eclesiastés 12:13 = “De todo lo que se ha oído el FIN es: teme a Dios y guarda Sus mandamientos

Considere: Este fin ahí, ¿nos desobliga a temer a Dios y transgredir Sus mandamientos? ¡Claro que no! Juntando estas Máximas Paulinas, escuche lo que ocurrió conmigo. En la Empresa que trabajábamos, el jefe de la bodega mandó enviar una encomienda por avión y designó a alguien para ir al Aeropuerto (término usado por él). Aquí se permite reírse. De ahí para una reunión de portugués fue una cuestión de segundos. Me llamaron, como gerente de la Empresa, para dirigir la reunión. Después de enterarme de el problema, delante de ánimos bien acalorados, traté de omitirme, para que recurriesen al Dicciona- rio. Este no podría “decir” otra cosa sino aeropuerto. Pero, escuchen, ¿saben lo que dijo aquel mi buen compañero de trabajo, en alto y buen sonido? – “El Diccionario está errado”. Mis amados, es un gran peligro la falta de humildad, y peor aún la falta de sinceridad. Sabio es el que aprende con la experiencia de los otros, ¿cierto? En otra oportunidad, para no aceptar una verdad bíblica que no concordaba con su personal punto de vista, un querido hermano, miembro de una tradicional Iglesia Evangélica, dijo que mi Biblia estaba errada. Me entristecí de verdad, ¡porque amo mucho este hermano! Para que usted sepa cómo es peligroso sacar una doctrina de un texto aislado, y peor aún, llegar a este insólito extremo (encontrar que la Biblia está errada), voy a darle el texto con el cual aquel amado her- mano quiso probarme que las segundas tablas de piedra de los Diez Mandamientos fueron escritas por Moisés, y no por Dios. El texto aislado que, con enorme énfasis me lo leyó, es este:

Éxodo 34:28 = “Y estuvo allí con el Señor cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua, y escribió en las tablas las palabras del Concierto, los Diez Mandamientos”. Él afirmó con toda vehemencia, apoyándose sólo en este verso, que Moisés fue quien escribió la Ley en las segundas tablas de piedra. Sin embargo, he aquí lo que dice el contexto:

Éxodo 34:1 = “Entonces dijo el Señor a Moisés: Labra dos tablas de piedra, como las primeras; y YO escribiré en las tablas las mismas palabras que estaban en las primeras tablas, que tu quebraste”. Vea: Dios dijo: ¡YO escribiré! (Capítulo 34:1) ¡Y escribió! ¿Quiere verlo? Éxodo 34:28 = “Y estuvo (Moisés) allí con el Señor cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan ni bebió agua, y (Dios) escribió en las tablas las palabras del concierto, los Diez Mandamientos”. Apenas el contexto, Éxodo 34:1, bastaría para probar que quien escribió por segunda vez, y si fuese preciso, mil veces más, fue Dios. Esta parte de la Biblia el Señor no permitió que el hombre escribiese. Lo hizo para probar al mundo que Su santa Ley es intocable. Los textos adicionales que comprueban esta verdad, y que en aquella oportunidad le ofrecí, son: Deute- ronomio 10:1,2,4; 5:1-22, etc. ¿Qué le parece a usted, amado?

PRESTE ATENCIÓN – ¿Sabe por qué Dios hizo una “fotocopia” de la Ley, al quebrarla Moisés? Por- que Él es inmutable, Su voluntad es soberana. Cuando Dios dice:

• “Mujeres sean sumisas a sus maridos”. Él no va a cambiar las reglas por causa de los movimientos

feministas.

• “Honra a tu padre y a tu madre”. Él no va a cambiar las reglas para que los hijos desobedezcan a los

padres.

• “Maridos, amad a vuestras mujeres”. Él no va a cambiar las reglas para que el esposo se sienta libre

para quebrar los sagrados lazos matrimoniales.

Pág. 39

• “Acuérdate del Sábado para santificarlo”. Él no va a cambiar las reglas para que el domingo sea un día santo. Cuando Dios le dijo a Moisés:

“Labra dos tablas de piedra, como las primeras

Éxo. 34:1, Dios no permitiría que un hombre

mortal reescribiese los Diez Mandamientos, porque tales mandamientos son el reflejo de Su carácter. Entre paréntesis, ¿tendría Moisés los mismos recursos para reescribirlas? Acuérdese, cuando Dios escribió Sus Diez Mandamientos el Monte Sinaí se estremeció cual tremen- do terremoto. Piense: ¿Qué más hizo Dios para reescribir Su ley? Donde no hay ley, el más fuerte es el que domina. Fuera de eso, la ley protege. Vivas a Dios que creó con eterno amor una ley para regir a Sus hijos.

CAPÍTULO 3: ¿Pedro, Papa?.-

"¿Pedro Apóstol Príncipe de los Apóstoles?" “El nombre original de Pedro viene del hebraico Simeón, resultando Simón, en griego (Hechos. 15: 14;

2 Pedro 1: 1)

nació en Betsaida (Juan 1:44), situada a las márgenes del lago de Galilea. Durante el

ministerio de Jesús, Pedro vivía en Cafarnaum (Mar. 1: 21, 29)”. – Lección de la Escuela Sabática Nº 10, año 96, pág. 3. Pedro, en griego, quiere decir petros, esto es: pedacito de piedra. Era el apellido de Simón, hijo de Jo- nás, hermano de Andrés. Pescador profesional de Galilea (Mat. 4: 18). Obstinación y cobardía se mez- claban momentáneamente en su carácter. Era impulsivo y siempre la primera persona a hablar. Fue el único que le pidió a Cristo para andar sobre las aguas. (Mat. 14. 28). Fue una de las columnas principa- les de la Iglesia Apostólica. Figuraba en primer lugar en la relación hecha por los evangelistas (Mat. 10:

2-4. Mar. 3: 16-19. Luc. 6: 13-16). El cantar del gallo despertó su fe. Los teólogos más criteriosos niegan que Pedro haya vivido 25 años en Roma y que haya establecido ahí cualquier episcopado. Sin embargo es probable, admiten, que él haya pasado sus últimos días allí su- friendo el martirio a través de Nerón, Emperador Romano. Cuando Cristo estaba formando Su ministerio, llamó también a Pedro:

Juan 1: 41-42 = “Este encontró primero a su hermano Simón, y le dijo: Encontramos el Mesías (que traducido, es el Cristo). Y lo llevó a Jesús. Y, mirándolo Jesús, le dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que quiere decir Pedro)”. Más tarde ocurrió la célebre declaración de Pedro, al preguntarle el Maestro:

Mateo 16:15-19 = “Le dijo Él: Y vosotros, quién decís que Yo soy; Y Simón Pedro, respondiendo, di- jo: Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo. Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bien aventurado eres tu, Simón Barjonas (hijo de Jonás), porque no te lo reveló carne ni sangre, sino Mi Padre que está en los Cielos. Pues también Yo te digo que tu eres Pedro, y sobre esta Piedra edificaré Mi iglesia, y las puer- tas del infierno no prevalecerán contra ella. Y Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos; y todo lo que ligues en la Tierra será ligado en los Cielos, y todo lo que sea desligado en la Tierra será desligado en los Cielos”. ¿Sería Pedro “esta piedra”? ¿La Piedra que los profetas exaltaron y sobre la cual Jesús establecería Su iglesia? Escuche lo que dicen los teólogos:

“Tal vez la mejor evidencia de que Cristo no apuntó a Pedro como la ‘piedra’ sobre la cual edificaría Su iglesia sea el hecho de que ninguno de los que oyeron esta afirmación de Cristo, ni el propio Pedro así entendió Sus palabras, ni durante el tiempo en que Cristo estuvo en la Tierra ni posteriormente. Si Cris- to hubiese nominado a Pedro jefe entre los discípulos, después de esto ellos no se verían envueltos en discusiones sobre cuál de ellos sería considerado el mayor.” – The Seventh-Day Adventist Bible Com- mentary, vol. 1, pág. 431.

Pág. 40

Volvámonos al Antiguo Testamento:

Salmo 118: 22 = “La Piedra que los edificadores rechazaron se volvió cabeza de esquina”. La piedra angular determinaba el esquema y el formato del edificio. Por ocasión de la construcción del Templo de Salomón, donde fueron empleadas 183.300 personas durante 46 años (Juan 2:20), trajeron una piedra enorme para ser empleada en la fundación del edificio. Los constructores no encontraron un

lugar para ella y no querían usarla. Expuesta al Sol, lluvia, aire y tempestad, no presentó ni siquiera una hendidura. Los constructores la sometieron a la fuerte prueba de presión; como resistió decidieron uti- lizarla. La colocaron en el lugar que le era designado y vieron que se ajustaba tan perfectamente como un guante. Posteriormente Dios le reveló en visión a Isaías que esta Roca era un símbolo de Cristo. La Escritura confirma:

Isaías 28:16 – “

Isaías 8:14 – “Entonces Él

una

Piedra, una Piedra probada, Piedra preciosa de esquina ”

Piedra de tropiezo, y de Roca de escándalo

Mat. 21:42 – “

La

Piedra

rechazaron, esa fue puesta por cabeza de ángulo

Hechos 4:11 – “Él es la Piedra

rechazada

Rom. 9:33 – “

Sión

puesta por cabeza de esquina ”

una Piedra de tropiezo, y una Roca de escándalo

(Los judíos creían que era un escándalo que el Mesías muriese en la cruz, ya que Lo esperaban para sentarse en el trono de David y dominar el mundo). Efésios 2:20; 11:22; 5:23.

Cristo es la principal Piedra de esquina

En toda la Biblia Jesús Cristo es la piedra, la Roca Eterna.

Números 20:11 – “

Jesús “

cabeza de la iglesia”.

Moisés

levantó la mano, e hirió la Roca dos veces

1 Corintios 10:4 – “Y bebieron

de la Piedra espiritual

y la Piedra era Cristo”.

Deut. 32:4 – “Él (Jesús) es la Roca, cuya obra es perfecta ”

Salmo 18:2 – “El Señor es mi Roca

Salmo 19:14 – “

Salmo 28:1 –“A Ti clamaré, oh Señor, Roca mía

Salmo 89:26 – “ Salmo 95:1 – “

Salmo 144:1 – “Bendito sea el Señor, mi Roca ”

LA PIEDRA ES CRISTO, EL PROPIO PEDRO LO CONFIRMA:

la Roca de mi salvación”. la Roca de nuestra salvación”.

Señor,

¡Roca mía y libertador mío!”

1 Pedro 2: 4 = “

Y

allegándoos a Él (Jesús) – Piedra viva

1 Pedro 2: 7-8 = “Por el que también en la Escritura se dice: He aquí que pongo en Sión la Piedra prin-

cipal de esquina, elegida y preciosa; y quien en ella crea no será confundido. Y así para vosotros, los que creéis, es preciosa, pero, para los rebeldes, la Piedra que los edificadores reprobaron esa fue la principal de esquina. Es una Piedra de tropiezo y Roca de escándalo, para aquellos que tropiezan en la

palabra ” PABLO, DEFINE LA CUESTIÓN CON ESTAS PALABRAS INCISIVAS:

1 Corintios 3:11 = “Porque nadie puede poner otro fundamento, fuera del que ya está puesto, el cual es Jesús Cristo”. JESÚS CRISTO ES LA PIEDRA, ÉL MISMO LO AFIRMÓ:

Mateo 21:43-44 = “

quedará reducido a polvo”.

Y quien caiga sobre esta Piedra, se despedazará; y aquel sobre quien ella caiga

SI PEDRO FUESE EL PAPA

• Los discípulos no pelearían por la primera posición entre sí (Mat. 23:8,10; Luc. 9:46; 22:24-30).

• No sería el apóstol de la Circuncisión (Gál. 2:8).

Pág. 41

• No llevaría a su esposa en sus viajes misioneros (1 Cor. 9:5).

• No negaría a Jesús (Luc. 22:57).

• No mentiría al ser identificado como apóstol (Luc. 22:58).

• No disfrazaría delante de la verdad (Luc. 22:60).

• Enviaría otros apóstoles para Samaria en vez de ser enviado (Hechos 8:14).

• No se justificaría delante de la iglesia, por haber bautizado a Cornélio (Hechos 11:1-11).

• El primer Concilio Cristiano, ocurrido en el año 52 d.C., sería presidido por él y no por Santiago (He- chos 15:13,19).

• La Carta Oficial de este Concilio sería firmada por él, pero no lo fue (Hechos 15:22-23).

• Pablo no lo reprendería públicamente, siendo “infalible” (Gál. 2:11-14).

• Estaría en la primera posición y no en la segunda, como columna de la iglesia (Gál. 2:9).

• Jesús no reprendería a los discípulos diciendo que quien “quiera ser el primero sea vuestro siervo”

(Mat. 20:20-28).

• Jesús no diría que quien “quiera ser el primero, será el último de todos y el siervo de todos” (Mar.

9:35).

• Jesús no diría que entre ellos quien “quiera ser grande, será vuestro servicial” (Mar. 10:35-45).

• Jesús no diría que “aquel que entre vosotros todos sea el menor, ese mismo es grande” (Luc. 9:48).

Jesús no diría esto: “Pero no seréis vosotros así; antes el mayor entre vosotros sea como el menor; y quien gobierna como quien sirve” (Luc. 22:26). ÚLTIMO DETALLE 1 Pedro 5:13 = “Vuestra cosecha en Babilonia os saluda

“Los comentaristas en general, admiten que, con esa expresión, él se refiere a Roma, y no al insignifi-

cante lugarejo que era todo cuanto restaba de Babilonia literal

Commentary, vol. 7, pág. 113. Pedro, sin duda, hizo un paralelo entre el primero y el último Imperio Mundial. La antigua Babilonia de Nabucodonosor, fue, en los días de su gloria, un centro de crueldad organizada. Roma, por su vez, en los días de Pedro, era una copia de aquella impiedad babilónica. Roma, en esta ocasión, “estaba volviéndose la opresora del nuevo Israel”. Nada más lógico, entonces, la connotación de Pedro.

The Seventh-Day Adventist Bible

¿Y LAS LLAVES? ¿QUÉ SERÍAN? El consagrado pastor Pedro Apolinário, responde: “Si las llaves son usadas para abrir y cerrar, la figura indica que las llaves del Reino de los Cielos, sirven para abrir y cerrar el Reino de los Cielos. “El abrir y cerrar es expresado en el texto por ligar y desligar o desatar. “Las llaves, que abren y cierran la casa de Dios, ligan los hombres a la iglesia, o lo desligan; son los principios del evangelio, las condiciones de la salvación, aceptadas o rechazadas por los hombres. Pe- dro abrió, con la llave de la Palabra de Dios, las puertas del Reino de los Cielos a tres mil personas que se convirtieron (Hechos 2:14-47). Este privilegio no fue apenas concedido a Pedro, sino que a todos los discípulos. Mateo 18:18”. Estudios de Pasajes con Problemas de Interpretación, pág. 150-151, énfasis míos. Si usted hace parte de la Comisión de su iglesia, entonces está insertado en este contexto. También us- ted, en asamblea, después de la lectura del ACTA, al dar su voto para recibir un miembro o excluir un miembro de la iglesia, está ejerciendo esta orientación de Jesús. OBSERVACIÓN:

Pedro (griego petros) significa piedra pequeña. Griego (petra) significa roca grande e inmóvil. ¿Usted no cree que una piedra pequeña es impropia para la construcción de la Iglesia de Dios? ¡Claro! Jesús hizo un intercambio de palabras, refiriéndose a Sí mismo como la Roca (1 Cor. 3:11;10:4).

Pág. 42

PARA CONCLUIR, RESPONDA CONSIGO MISMO:

• Si usted ofende a Mario, y pide perdón a “Joaquín”, ¿está correcto?

• Si usted peca contra Dios, ¿debe pedir perdón a “Antonio” o a Dios?

EL BAUTISMO BÍBLICO.- Efesios 4:5 = “Un sólo Señor, una sola fe, un sólo bautismo”. 1 Timoteo 2:5 = “Porque hay un sólo Dios, y un sólo Mediador entre Dios y los hombres, Jesús Cristo hombre”.

El bautismo es algo solemne, definitivo y marcante en la experiencia cristiana. Es emocionante este día. El Cielo se pone de fiesta, y Jesús se alegra, pues el catecúmeno está demostrando públicamente que acepta el Sacrificio del Calvario para su vida. Como el bautismo es la puerta de entrada para la Iglesia de Dios, Él entonces especificó cómo debe ser. ¿Quiere comprobar? Jesús comisionó a los discípulos:

Mateo 28:19-20 = “Id, por lo tanto, haced discípulos ”

y del Espíritu Santo

¿Percibió? El Señor Jesús fue quien estableció esta norma para el cristianismo, el bautismo bíblico. Después de bautizada la persona, inicia una vida nueva en comunión con Cristo, creciendo en la Gracia y en la fe. He aquí como surgió este ritual bíblico:

Mateo 3:1-6 = “Y en aquellos días apareció Juan Bautista predicando en el desierto de Judea. Y dicien-

do: Arrepentíos, porque es llegado el reino de los Cielos

confesando sus pecados”. Vamos al Jordán. Aguas cristalinas y voluminosas. ¡Jesús llegó! No preguntó cuál era la forma de bau- tismo, no cuestionó por qué Juan bautizaba las personas. Él entró en las aguas, y fue hasta donde estaba Juan y pidió que éste Lo bautizase. Juan bautizaba con muchas aguas. Si el bautismo fuese una gotita de agua en la cabeza, ¿Jesús precisaría ir a un río? ¿Entrar en el? Es maravilloso como Jesús vivió para ser nuestro ejemplo en todo. Vivió una vida correcta, digna y po- sible de ser imitada por todos. No olvidó nada. Confirmó que el bautismo es bíblico y por inmersión. Escuche:

Marcos 1:9-10 = “Y sucedió en aquellos días que Jesús habiendo ido de Nazaret, de Galilea, fue bauti- zado por Juan, en el Jordán. Y, luego que salió del agua vio los Cielos abiertos, y el Espíritu que como paloma descendía sobre Él”. No hay ninguna duda que Cristo fue bautizado por inmersión, en el río, pues dice el texto que Él salió de las aguas, ¿correcto? Entre paréntesis, sería hasta incoherente entrar dentro del agua, mojarse todo, y dejar caer algunas gotas de agua en la cabeza, ¿no cree? Si el bautismo fuese por aspersión, Jesús po- dría haber permanecido solamente a las márgenes del río y Juan Bautista también, ¿no es así? Pedro también, enseñó:

Hechos 2:38 –“Y les dijo Pedro: Arrepentíos, y cada uno de vosotros sea bautizado en el Nombre de Je- sús Cristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. La palabra griega usada en este texto es baptizo, que significa sumergir, sumergir, cubrir con agua. Esta palabra es exactamente lo opuesto de aspergir o derramar agua sobre alguien. Por lo tanto, cuando Pe-

dro le dijo al pueblo: “Arrepentíos y cada uno de vosotros sea bautizado”, ellos entendieron que debían “arrepentirse y ser sumergidos”, esto es: ser sumergidos en el agua. Observe que el bautismo es para

“lavar” pecados. Sólo pecadores precisan bautizarse, y por inmersión, porque es preciso sepultar en las aguas, simbólicamente, los pecados. Escuche esto:

Hechos 8: 26-39 = “ ”

nuco, y lo bautizó

bautizándolos en el Nombre del Padre y del Hijo

Y eran por él bautizados en el río Jordán,

Y mandó parar el carro, y descendieron ambos al agua, tanto Felipe como el eu-

Pág. 43

Nuevamente con clareza absoluta se percibe que el bautismo en la iglesia primitiva era por inmersión.

No hay ninguna duda; los pormenores indican que el eunuco y Felipe entraron dentro del río para un

bautismo por inmersión. Romanos 6: 3-6 = “¿O no sabéis que todos cuantos fuimos bautizados en Jesús Cristo, fuimos bautiza- dos en Su muerte? De suerte que fuimos sepultados con Él por el bautismo en la muerte; para que, co-

mo Cristo resucitó de los muertos, por la gloria del Padre, así andemos nosotros en novedad de vida.

Porque, si fuimos plantados juntamente con Él en la semejanza de Su muerte, también lo seremos en la de Su resurrección. Sabiendo esto, que nuestro antiguo hombre fue con Él crucificado, para que el cuerpo del pecado sea deshecho, para que no sirvamos más al pecado”. Esto es muy lindo. Altamente significativo. Nunca olvidé mi bautismo. ¡Qué experiencia marcante en la vida de un joven, jovencita, señor o señora. Escuche:

“El bautismo es una ordenanza evangélica en conmemoración de la muerte, sepultamiento y resurrec- ción de Cristo. En el bautismo es dado un testimonio público de que el catecúmeno fue crucificado con Cristo, con Él sepultado y resurgió para andar en novedad de vida. Sólo un bautismo puede representar debidamente esos hechos en la vida, y ese es la inmersión, el modo seguido por Cristo y la iglesia pri-

mitiva.” – Estudios Bíblicos, pág. 79 CPB, énfasis míos.

En el bautismo muere el pecador, y resucita una nueva criatura. Esto es: cuando las aguas cubren al pe-

cador, esto simboliza su muerte para la antigua vida. Al levantarse de las aguas es como nacer de nue- vo. Por eso el bautismo bíblico jamás puede ser con gotas de agua en la cabeza. Anote esto:

“El Concilio de Ravena, en 1311, fue el primer concilio que legalizó el bautismo por aspersión, deján- dolo a criterio del ministro oficiante. “Durante mil trescientos años el bautismo fue general y regularmente por inmersión de una persona en el agua y sólo en casos extraordinarios por aspersión o efusión, pero esta última práctica era tenida co-

mo prohibida por aquellos que discutían el asunto.” – Brenner, Demostración Histórica de la Adminis- tración del Bautismo desde Cristo a Nuestros Días, pág. 306. “Podemos demostrar por las actas de los Concilios y por los rituales antiguos, que durante mil trescien- tos años el bautismo fue administrado por inmersión en toda la iglesia, tanto cuanto era posible.” – Bossuet, Obispo de Meaux, Ídem, pág. 42. Citado en Sígueme.

CAPITULO 4 - "LOS DOS PACTOS".-

2 Corintios 3.

Mi hermano, este texto de 2 Corintios 3, jamás financia la abolición de 39 libros de la Biblia, como

afirma en su libro, el Pastor Pentecostal Antenor Santos de Oliveira (Ver pág. 41). En él, Pablo real- mente se refiere a la Ley Moral escrita en tablas de piedra, porque ella era, y es el único instrumento

que Dios tiene para revelar el pecado, y dice claramente que lo que fue abolido es Antiguo Concierto y

no el Antiguo Testamento.

Pablo establece, en el capítulo tres de 2 Corintios, un contraste entre los dos Pactos; a saber:

 

ANTIGUO PACTO

 

NUEVO PACTO

(V.

7)

“Ministerio de Muerte”

(V.

8)

“Ministerio del Espíritu”

(V.

9)

“Ministerio de Condenación”

(V.

9)

“Ministerio de la Justicia”

(V.

6)

“Letra que Mata”

(V.

6)

“Espíritu que Vivifica”

(V.14)

“Fue Abolido”

(V.11)

“Permanece”

(V.10)

“En Gloria”

(V.10)

“En Excelente Gloria”

Pág. 44

NOTA:

a) El Antiguo Pacto, fue con sangre de animales (Heb. 9:19-20). El Nuevo Pacto fue con la sangre

de Jesús.

b) La base fundamental de estos dos Pactos fue una sola: Los Diez Mandamientos, llamados de Ley

Moral.

La función de la Ley es revelar el pecado. Rom. 7:7. El objetivo de la Ley es llevar el hombre a Cristo. Rom. 7:8.

2 Corintios 3:3 = “

corazón”. Tablas de “piedra y de carne”: Esto es una metáfora, para comparar los dos Pactos. ¿Quiere compro- barlo? Lea lo que dice el profeta, en las siguientes palabras:

Jeremías 31:31-33 = “He aquí que vienen días, dice el Señor, en que haré un Nuevo Pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No conforme al Pacto que hice con sus padres, en el día en que los tomé por la mano, para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron Mi Pacto, apesar de haberlos desposado, dice el Señor. Pero este es el Pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días,

dice el Señor: Pondré Mi Ley en su interior, y la escribiré en su corazón: y Yo seré su Dios y ellos se- rán Mi pueblo”. Vea, Dios está hablando de un Nuevo Pacto y Se refiere a la misma Ley que escribió con Su dedo en el Sinaí. Por lo tanto, nada hay indicativo de cancelamiento de la Ley Moral. Observe:

Ezequiel 11:19-20 = “Y les daré un mismo corazón y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y sacaré de su carne el corazón de piedra, y les daré un corazón de carne. Para que anden en Mis estatutos, y guarden Mis juicios (leyes), y los ejecuten; y ellos serán Mi pueblo, y Yo seré su Dios”. Hebreos 8:10 = “Porque este es el Pacto que después de aquellos días haré con la casa de Israel, dice el Señor; pondré Mis leyes en su entendimiento, y en su corazón las escribiré; y Yo les seré por Dios, y ellos Me serán por pueblo”. En el Nuevo Pacto, la Ley de Dios sería impresa no en piedra, sino en carne (en el corazón). Eso prueba que jamás sería abolida. Sin sombra de duda, bajo el evangelio, sólo puede participar del Nuevo Pacto quien tenga conocimiento de la Ley de Dios, pues ella será colocada en el corazón del creyente. QUÉ ES UN PACTO: Dice el Diccionario: Combinación, acuerdo. Pacto no es una Ley, sino un pacto normativo entre personas. En este caso, con el pueblo de Dios, los cristianos. Y la norma o base es la Ley Moral. Atención:

• Si Dios acaba con el objeto (norma/base) de Su acuerdo, ¿cómo sabrá si la otra parte (nosotros) está cumpliendo el acuerdo?

sois

la carta de Cristo

escrita

no en tablas de piedra, sino en tablas de carne, en el

• ¿Qué legislador ejecutará la sentencia si no posee una ley reguladora?

• Cuando Dios juzgue al mundo (Juan 12:47; Hechos 17:31), lo hará a través de esta ley (Santiago 2:12). ¿Cómo lo haría, estando cancelada?

Por consiguiente, el problema de 2 Corintios 3 no es el cancelamiento de la Ley de Dios, porque el pro- pio Pablo dice que la fe no anula la Ley. Romanos 3:31.

Resumen.-

ANTIGUO Pacto

Obras

Guardar la ley para ser salvo.

NUEVO Pacto

Fe

Guardar la ley porque fue salvo.

ANTIGUO PACTO: El pueblo no era capaz por sí mismo, de cumplir su parte en el Pacto, y este no le proporcionaba el auxilio para cumplirla. Era un pacto de obras, y no de Gracia, porque Jesús no estaba en el. Este Pacto sólo valía para revelar que precisaban reconocer su propia pecaminosidad, así como su

Pág. 45

necesidad del auxilio divino. Por eso Jesús dice: “

es fácil guardar la ley.

En ninguna hipótesis o circunstancia la Ley Moral puede ser abolida, porque ella es la base, el funda-

mento del gobierno de Dios en el presente y lo será en el futuro, para todos Sus súbditos fieles y leales.

Razón por la cual dice el apóstol Pablo: “

“El gran objetivo del Antiguo Pacto era, pues, enseñarle al pueblo sus debilidades e incapacidad de guardar la ley sin el auxilio divino”.

Sin Mi, nada podéis hacer”. (Juan 15:5). Con Jesús

porque

sin la ley está muerto el pecado”. Romanos 7:8.

“MINISTERIO DE LA MUERTE” – 2 Cor. 3:7. “MINISTERIO DE LA CONDENACIÓN” – 2 Cor. 3:9. “Sin derramamiento de sangre, no hay remisión de pecados”. Hebreos 9:22. Si alguien transgredía la Ley Moral, debería morir. Sin embargo, el pecador podría conseguir un substituto para asumir su lugar. El Antiguo Pacto fue establecido en esta base. “El alma que pecare, esta morirá”. Eze. 18:20. EJEMPLO: La ley realiza su función (ministerio de la condenación). Al revelar el pecado, exige la muerte del pecador (ministerio de la muerte).

Cuando pecaba (transgrediendo la Ley de Dios), ¿qué hacía, entonces, el pecador? Adquiría un cordero sin defectos físicos y lo llevaba al sacerdote para ser muerto por su pecado. Hoy la base (Ley Moral único instrumento que revela el pecado) continua la misma, apenas, el sacri- ficio es mejor. El Cordero es Jesús, el “Cordero que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). “LETRA QUE MATA” – 2 Cor. 3:6 La función (ministerio) de la ley era definida. Su “letra que mata”, resultaba evidentemente en muerte para los transgresores. Hoy, sin embargo, la función (ministerio) de la ley continua, pero “basada en la justicia de Cristo a través de la acción del Espíritu Santo en el corazón del pecador, resulta en vida”. Así, “el primer ministerio fue letra muerta, por incompetencia por parte del pueblo; el último, ‘Espíritu que vivifica’, por ser Cristo que habilita al hombre a obedecer”. En ambos Conciertos, nada sugiere la abolición de la ley de Dios. “FUE ABOLIDO” – 2 Cor. 3:14 Cuanto a lo que fue “abolido”, es claro, fue el Antiguo Concierto y no la Ley de Dios. El Nuevo Con- cierto permanece, y la Ley Moral como su eterna base, continua en vigor. Mientras haya pecado, la ley tendrá que existir. Ella es el más perfecto instrumento que Dios posee para revelar el pecado. Pero, in- dagará alguien: ¿Estaría Dios circunscrito a una ley para definir el pecado? ¿Qué es pecado? Usted puede decir: beber, fumar, decir insolencias son pecados. ¡Si! Pero Dios en Su suprema sabiduría, juntó todo el pecado, de cualquier especie, nombre o títulos, en Diez Mandamien- tos. Por eso la mejor definición para el pecado es bíblica: “Pecado es la transgresión de la Ley de Dios”. 1 Juan 3: 4 (edición actualizada). Por eso, la ley sólo perderá su valor cuando el pecado acabe. “EN GLORIA” – 2 Cor. 3:10 El Sinaí fue envuelto en gloria cuando Dios proclamó la ley. Sin embargo, mayor gloria vio la Tierra cuando Cristo descendió del Cielo para “salvar al pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). La gloria de Jesús en el Sinaí, produjo reflejos en el rostro de Moisés, que precisó cubrirlo con un velo. Pero, la gloria de Jesús en persona en la Tierra, visible y palpable entre los hombres, empalideció la gloria del Sinaí.

Y cuando exaltó Su ley (Isaías 42:21), liberándola de la gran cantidad de tradiciones (39 clases de re-

glamentos, véalos en la página 171), que llevaban a las personas a considerarla fardo pesado; cuando la aclaró, la explicó, la honró y la obedeció, Jesús la hizo mucho más gloriosa.

Y cuando pidió que orásemos para no transgredir el Sábado (Mateo 24:20), Jesús demostró, de hecho,

ser una ley extremamente gloriosa.

Pág. 46

OBSERVACIÓN El texto de 2 Corintios tres, menciona dos palabras que muchos cristianos sinceros aplican a la Ley de Dios, equivocadamente. Son estas:

ABOLIDO Está claro que es el Antiguo Pacto. Pacto de Obras. TRANSITORIO Esta palabra no puede referirse a la Ley Moral, porque:

1º) Pablo, en ningún lugar de la Biblia habló contra ella. 2º) Pablo, decenas de veces realza la santidad, legitimidad, utilidad y necesidad de ella. 3º) El Señor Jesús mencionó cinco de los Diez Mandamientos de ella, para el joven rico, diciéndole de la necesidad de observarla, para entrar en la vida eterna (Mateo 19:16-19). 4º) En la Nueva Tierra (Isaías 66:22-23), el Sábado será eternamente el Día del Señor. Y él hace par- te de la Ley Moral. 5º) Dios no Se contradice. 6º) Ningún cristiano admite el cancelamiento de nueve mandamientos de esta ley, sino apenas uno. Observe lo que dijeron dos famosos hermanos Bautistas:

CHARLES SPURGEON: “Antes de que venga la fe, éramos mantenidos bajo la ley, retenidos dentro de la fe que después se revelaría. Por esa causa la ley era nuestro aio para conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe. Os digo que, poniendo a un lado la ley, despojasteis al evangelio de su auxiliar más competente. Sacaste de él el guía que lleva los hombres a Cristo. Ellos nunca aceptarán la Gracia sin que tiemblen delante de una ley justa y santa. Por consiguiente, la ley sirve al más necesa- rio y bendito propósito, y no debe ser removida del lugar que ocupa.” – C.H. Spurgeon, The Perpetuity of the Law of God, pág. 11. WILLIAN CAREY TAYLOR: “Sería una bendición si cada púlpito del mundo tronase al pueblo la voz divina del Decálogo, pues la ley es el guía para llevar a Cristo.” – W. C. Taylor, Los Diez Mandamien- tos, pág. 5. 7º) Dios no daría una ley en las circunstancias que lo hizo, para después decir que fue cancelada o que sólo valdría para un pueblo, una época o una ocasión. 8º) En la ley, específicamente en el cuarto mandamiento, está el sello de Dios, esto es: Su Nombre:

“Señor tu Dios”. Su cargo o posición: “Creador del Universo“. Territorio sobre el cual domina: “Los Cielos y la Tierra”. Abolida, pues, la Ley de Dios, la idolatría se generalizaría en la proliferación de dioses a granel. 9º) Si Dios dice que en la Nueva Alianza colocará Su ley en el corazón del creyente, entonces ella jamás sería transitoria. Mi amado, el texto de 2 Corintios tres, presenta apenas la función, el propósito de la ley. Pablo jamás podría concluir por la abrogación de la ley en este texto aislado, porque contradiría decenas de otros textos suyos, que exaltan la Ley de Dios. Por lo tanto, transitorio y destinado a la extinción fue el Antiguo Concierto que abrigaba el Sistema Sa- crificial la ley de Moisés, escrita en un libro. Deut. 31:24. PERCIBA ESTE DETALLE 2 Corintios 3:13 = “Y no somos como Moisés, que se ponía un velo sobre su faz, para que los hijos de Israel no mirasen para el fin de aquello que era transitorio”.

• ¿Por qué el velo era puesto sobre el rostro de Moisés y no sobre las tablas de piedra?

• La Ley de Dios es un hecho consumado en toda la Biblia, y confirmado por todos los escritores bíbli-

cos, inclusive el propio Pablo. “La gloria del rostro de Moisés era muy penosa para los hijos de Israel, por motivo de su transgresión de la santa Ley de Dios. Esto es una ilustración de los sentimientos de los que violan la ley divina. Desean remover de ella su luz penetrante, que es un terror para el que la transgrede, al paso que para los leales ella aparece santa, justa y buena. Apenas los que tienen justa consideración para con la Ley de

Pág. 47

Dios pueden estimar debidamente la expiación de Cristo, hecha necesaria por la violación de la Ley del Padre”. – Mensajes Selectas, vol. 1, pág. 232. E. G. White. NB – Acuérdese de 2 Pedro 3:16. Lea el capítulo: “MÁXIMAS PAULINAS”. Pablo deja clarísimo que la Ley de Dios jamás será abolida. Concluyendo, escuche:

2 Corintios 3:14-15 = “

Concierto (nunca Antiguo Testamento), el cual fue por Cristo abolido; y hasta hoy, cuando es leído Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos”. “De ellos” ¿quiénes? Pablo se está refiriendo a los “judaizantes”. Pablo escribió esta epístola en el año 52-54 d.C.; en esta ocasión los judíos porfiaban en practicar el ri- tual abolido (Ley Ceremonial) por Jesús al morir en el Calvario. Solamente en el año 70 con la des- trucción del Templo por los romanos es que cesó definitivamente lo que fuera transitorio. La Ley Moral, tanto al tiempo de Moisés como en nuestros días “nunca tuvo el poder para libertar una persona del pecado”. Esta atribución pertenece apenas a Cristo por medio de la Gracia de Dios, faculta- do a todos “antes de la fundación del mundo”. La Ley Moral es el padrón del carácter y no una “avenida de salvación”. Por lo tanto, el “velo de la in-

comprensión” sólo podría ser removido de aquellos judaizantes cuando se convirtiesen a Cristo (2 Cor.

3:16).

Porque hasta hoy el mismo velo está por levantar en la lección del Antiguo

SEMEJANZAS ENTRE LOS DOS PACTOS

1. Ambos son llamados pacttos.

2. Ambos fueron ratificados con sangre.

3. Ambos fueron hechos con base en la Ley de Dios.

4. Ambos fueron hechos con el pueblo de Dios.

5. Ambos fueron establecidos sobre promesas.

DIFERENCIAS ENTRE LOS DOS PACTOS

Antiguo Pacto

Nuevo Pacto

Llamado antiguo pacto

Llamado nuevo pacto

Llamado primer pacto

Llamado segundo pacto

Un pacto temporario

Un pacto eterno

Ratificado con sangre de animales

Ratificado con la sangre de Cristo

Era reprensible

Es una mejor promesa

Establecido sobre las promesas del pueblo

Establecido sobre las promesas de Dios

No tenía mediador

Tiene un Mediador

No contenía providencia para perdón de los pecados

Provee el perdón de los pecados

La ley fue escrita en piedras

La ley es escrita en el corazón

Era de obras

Es de gracia

Obedece y vive. Desobedece y muere.

Arrepiéntete y serás perdonado.Cree y serás salvo.

El Antiguo:

El Nuevo:

Si. Si vosotros. Si vosotros hiciereis

Yo, Yo haré.

Si vosotros hiciereis todo

Yo haré todo

Si vosotros hiciereis todo, entonces seréis Mi pueblo, y Yo

Yo haré todo y seré vuestro Dios, y vosotros

Seré vuestro Dios

Sereis Mi pueblo”.

 

Estudios Bíblicos: pág. 367

Pág. 48

CAPÍTULO 5 - "PREDESTINACIÓN".-

Lo que la Biblia presenta sobre predestinación son estos cinco textos:

2 Pedro 1:10 = “Por lo tanto hermanos, procurad hacer cada vez más firme vuestra vocación y elec- ción ” Efesios 1:5 = “Y nos predestinó para hijos de adopción por Jesús Cristo ”

Efesios 1:11 = “

sas según el consejo de Su voluntad”. Romanos 8:29 = “Porque los que de antes conoció también los predestinó para ser conforme a la ima-

gen de Su Hijo ” Romanos 8:30 = “Y a los que predestinó a estos también llamó; y los que llamó también justificó

En el concepto Calvinista, Dios estableció dos decretos: Uno seleccionando el grupo de salvos; otro el grupo de los perdidos. Calvino mismo dijo que este es el “terrible decreto de Dios”. Según Calvino, existiría en el mundo un grupo de personas que podrían hacer todo errado, pero serían salvas. Y otro grupo de personas que podrían hacer todo correcto, pero que jamás se salvarían. Escuche lo que Juan Calvino, declaró en 1537:

“La simiente de la Palabra de Dios sólo se enraíza y produce frutos en las personas que el Señor, por Su

elección eterna, predestinó para ser hijos y herederos del Reino Celestial. Para todos los otros (que por el mismo consejo de Dios fueron rechazados antes de la fundación del mundo) la clara y evidente pre- dicación de la verdad sólo puede ser un olor de muerte para muerte”. – Instruction in Faith (Pablo T. Fuhrmann. 1949, pág. 136). Citado por el Pr. Pedro Apolinário. La predestinación Calvinista por lo tanto, es:

• Dios ya decretó quien va a ser salvo y quien se perderá. No precisa obediencia ni desobediencia para que Dios manifieste Su justicia o misericordia.

habiendo

sido predestinados, conforme el propósito de Aquel que hace todas las co-

• Los que Dios destinó para la salvación serán salvos aún pecando o no queriendo ser salvos. Y los

que destinó a la perdición no serán salvos aún aceptando el Sacrificio de Jesús, y viviendo una vida san- tificada.

• Que Jesús no murió por todos los hombres, sino tan solamente por los que fueron predestinados.

Juan Calvino, fue innegablemente, uno de los grandes Reformadores Protestantes, pero el principio de fe que estableció para sus seguidores, no concuerda con la Palabra de Dios. Creo que, los textos aisla- dos de los cuales se valió para crear su arcabuz doctrinario, son estos:

“El Señor hizo todas las cosas para sus propios fines, y hasta el impío para el día del mal”. Proverbios

16:4.

“ se compadece de quien quiere, y endurece a quien quiere”. Romanos 9:18

“ Yo endureceré su corazón (del Faraón), para que no deje ir al pueblo”. Éxodo 4:21. “Como está escrito; amé a Jacob, y aborrecí a Esaú”. Romanos 9: 13.

En “

verdad os digo que uno de vosotros Me ha de traicionar”. Mateo 26:21.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA? En Adán todos son predestinados a morir:

1 Corintios 15:22 = “Porque así como todos mueren en Adán, así también todos serán glorificados en Cristo”.

En Jesús todos son predestinados a salvación:

Juan 1:12 = “Pero, a todos cuantos Lo recibieron, les dio el poder de ser hechos hijos de Dios; a los que creen en Su Nombre”. Tito 2:11 = “Porque la Gracia de Dios se ha manifestada, trayendo salvación a todos los hombres”.

Pág. 49

quiera reciba de gracia el agua de la vida”.

¿Está claro? Dios no predestinó a nadie para la perdición. Por el contrario, es Su deseo que nadie se

pierda, pero no puede interferir en las decisiones del hombre, a causa del libre albedrío que le confirió al ser humano. Todos tienen la oportunidad de salvarse, pero eso es exclusivamente una decisión per- sonal. Por lo tanto, el principio bíblico es que el hombre es libre para decidir su destino. Sin embargo, es innegable el deseo de Dios por la salvación de todas Sus criaturas, observe:

Apocalipsis 22:17 = “

quien

1 Timoteo 2:4 = “El cual desea que los hombres sean salvos y lleguen al conocimiento de la verdad”.

Juan 3:16 = “Porque Dios amó el mundo de tal manera que dio Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él crea, no perezca, mas tenga la vida eterna”.

OBSERVE:

• ¡Todos los que crean, serán salvos! Jesús mismo ratificó este principio, garantizando que la salvación no es un premio sólo para algunos

privilegiados, sino que es extensiva a todos los que perseveren en la carrera cristiana hasta el día final. Vea:

Apocalipsis 2:10 = “

Apocalipsis 3:5 = “Al vencedor, de ninguna manera borraré su nombre del libro de la Vida

Dios empeñó Su palabra en favor de todos los hombres, de todas las eras y de todas las condiciones: fi- nancieras, culturales y étnicas. He aquí la prueba:

Ezequiel 18:32 = “Porque no tengo placer en la muerte de nadie, dice el Señor. Por lo tanto, convertíos y vived”. Mateo 7:21 = “No todo el que Me dice: ¡Señor, Señor! entrará en el Reino del Cielo, sino aquel que ha-

ce la voluntad de Mi Padre que está en los Cielos ¿Comprendió? Dios sufre si la persona decide no aceptarlo. Por eso, los que no se salven, se perderán de libre y espontánea voluntad. Dios hizo todo para salvarlos. Preste atención a los textos finales:

Jeremías 21:8 = “

te” (Lea también Deut. 30:15-19).

Josué 24:15 = “

¿Por qué? ¡Dios es la esencia de la liberdad! Se comprometió a jamás interferir en la voluntad humana, y en toda la Biblia demuestra el profundo amor e interés en la conversión del pecador, pues desea que él viva para siempre. ¡Aleluya! ¡Gloria a Dios! Es el hombre quien escoge y determina su destino eterno, y no Dios.

Hechos 17:30 = “

• ¡Murió por todos!

se

fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida”.

he

aquí que pongo delante de vosotros el camino de la vida y el camino de la muer-

hoy a quien sirváis

escoged

notifica a los hombres que todos en toda parte se arrepientan”. ”

1

Timoteo 2:4 = “Que quiere que todos los hombres se salven

Hechos 16:31 = “

Dios no puede hacer nada más que apelar. ¡Apelar! ¡Apelar! ¿Y por qué? Lógico, un día Él va a puri-

ficar esta Tierra para ser la morada de los salvos, y para eso, tendrá que destruir el pecado, Satanás, sus ángeles rebeldes, y los impíos que rehusaron la salvación. Pero, si como ocurrió en Nínive, todos se arrepienten, Dios quedará muy feliz, porque todos así se salvarán.

cree

en el Señor Jesús y serás salvo tu y tu casa”.

1 Corintios 10:12 = “Aquel, pues, que cuida estar en pie, mire para que no caiga”.

Mis amados, la doctrina de la predestinación es que nadie precisa arrepentirse porque el caso de todos

ya está preestablecido. Entonces, ¿por qué Pablo, lleno del Espíritu conclama a que todos para que se arrepientan? También, no encuentra usted que sea una preocupación desnecesaria del apóstol, mandar

“cuidarse” para no caer en la vida espiritual, si el destino de todos estuviese ya trazado? 1 Tesalonicenses 5:9 = “Porque Dios no nos destinó para la ira, sino para la adquisición de la salvación, por nuestro Señor Jesús Cristo”. Jesús Cristo, el Salvador bendito pagó el precio de la redención de todos. Por eso puede afirmar:

Juan 6:37 = “

el

que viene a Mi de manera ninguna lo lanzaré fuera”.

Pág. 50

Juan 6:47 = “

Apocalipsis 3:11 = “

Querido hermano, Dios jamás vendrá a nosotros diciendo: “Cambié de idea contigo, Mi sacrificio está anulado, ahora las reglas del Plano de la Redención son otras”. ¡No! ¡El hombre escoge! ¡El precio está pago para todos sin excepción! Un día Jesús quedó tan triste con la indiferencia de Su pueblo, que afirmó:

aquel

que cree en Mi tiene la vida eterna”.

guarda

lo que tienes para que nadie tome tu corona”.

Juan 5:40 = “Y no queréis venir a Mi para tener vida”. ¿Comprende? ¡El problema no es quién será o no será salvo! Si la predestinación fuese una doctrina verdadera, creo que no precisábamos de Jesús, de Su sacrificio, ni del evangelio, ni de la iglesia, mu- cho menos del Plano de la Salvación. Bastaba vivir y aguardar la muerte. Sin embargo, he ahí el Señor Jesús, demostrando claramente que los que deciden ir a Él tendrán vida y vida eterna. Los que rehusan, asumen su desventurada decisión, siendo exterminados cuando sea destruido el pecado. Complemente su estudio. Dios ama a todos: Eze. 33:11; Mat. 5:45. Faraón fue quien se endureció: Éxo. 7:13-14,22; 8:15,19, 32; 9:7,34-35; 13:15. Los propios paganos reconocieron que Faraón se endureció deliberadamente: 1 Sam. 6:6.

MEDITE EN ESTO CON CARIÑO

Mateo 25:34 = “

la fundación del mundo”.

Mateo 25:41 = “

les”. Si hubiese predestinación realmente, Jesús le diría a los perdidos como así como le dijo a los salvos:

preparado “

pos de personas: ¡salvos y perdidos! Aquí pues, la inequívoca verdad que Jesús murió por todos, pero no todos quieren ser salvos, y Dios respeta la decisión de todos. El fuego, pues, fue preparado para el diablo y sus ángeles y no para el hombre. Como en el Juicio Final la Tierra se volverá una bola de fuego, todos los perdidos, Satanás y sus ánge-

les serán destruidos por sus llamas. Dios, los ángeles, el Señor Jesús, el Espíritu Santo y todos los sal-

vos lamentan, pero

venid

benditos de Mi Padre, poseed por herencia el reino que os está preparado desde

de Mi, malditos, para el fuego eterno, preparado para el diablo y sus ánge-

apartáos

para vosotros desde la fundación del mundo”. Eso es obvio, porque ahí están los dos gru-

¿qué hacer?

CAPÍTULO 6 - "LA SANTA LEY DE DIOS".-

• Distinción de Leyes

• Contraste Entre las leyes Moral y Ceremonial

• ¿Qué es abrogar la Ley?

• Lo Que Usted Debe Saber Sobre la Ley

• ¿Cuándo Fue “Enterrada” la Ley Ceremonial?

• La Verdad Sobre el Cambio de Ley

• “La Ley y los Profetas, Duraron Hasta

• Ley Moral Antes del Sinaí

• La Perfección Divina

• Exactitud Divina

• Excelencia Divina

(?)”

Pág. 51

“Ahora es el tiempo de mostrarse el pueblo de Dios leal a los principios. Cuando la religión de Cristo sea más despreciada, cuando Su Ley sea más despreciada, entonces debe nuestro celo ser más ardoroso

y nuestro ánimo más inabalable. Permanecer en defensa de la verdad y justicia cuando la mayoría nos abandone, dar las batallas del Señor cuando son pocos los campeones esta será nuestra prueba. En aquel tiempo debemos sacar calor de la frialdad de los otros, coraje de la cobardía y lealtad de su trai- ción”. – E.G. White, Testimonios Escogidos, vol. 2, pág. 31. “El cuerpo del hombre es gobernado por la ley natural y su comportamiento por la Ley Moral; estas dos leyes deben reflejar la armoniosa voluntad de Su autor”.

“La ley de Dios es divina, santa, celestial, perfecta

guno; es tan incomparable que su perfección constituye una prueba de divinidad”. – Spurgeon (teólogo Bautista), Sermon On The Law.

“La Ley es la voluntad de Dios, en el Decálogo”. – Pr. Carlo Johansson (teólogo Asambleano), Síntesis Bíblica del Antiguo Testamento, pág. 48.

“La ley es una parte vital del gobierno divino en el mundo de nuestros días

prérequisito para una experiencia más profunda de la Gracia”. – Pr. Harold J. Brokle (teólogo Asam-

bleano), Prosperidad Por la Obediencia, pág. 10. “Los mandamientos representan la expresión décupla de la voluntad de Jehová y la norma por la cual gobierna Sus súbditos”. – Pr. Myer Pearlman (teólogo Asambleano), A través de la Biblia, pág. 27.

“El Señor no anuló la Ley Moral, contenida en los Diez Mandamientos, y observada por los profetas. El

objetivo de Su venida no fue abolir ninguna parte de ella

vigor para la humanidad de todas las épocas, pues no dependen de tiempo, de lugar, o de otra cualquier circunstancia sujeta a cambios, de la naturaleza de Dios y del hombre, y de las relaciones inmutables que existen ente ellos”. – Juan Wesley, Bible Readings for the Home Circle, pág. 375. (Citado en Sí- gueme, pág. 140). Énfasis mío. “El ritual, o la Ley Ceremonial, dada por Moisés a los hijos de Israel, conteniendo todas las injunciones y ordenanzas que estaban relacionadas con los antiguos sacrificios y servicios del templo, nuestro Señor en verdad vino para destruir, disolver, y enteramente abolir. Ese hecho trae el testimonio de todos los

apóstoles

ro la Ley Moral conteniendo los Diez Mandamientos y reforzada por los profetas, Él no la abolió. No fue el objetivo de Su venida abolir cualquier parte de ella. Ella es una ley que nunca puede ser anulada y que ‘permanece como fiel testigo en el Cielo’. La moral (ley) reposa sobre un fundamento diferente

de las Leyes Ceremoniales o rituales

manidad de todas las épocas, ya que no depende de tiempo, de lugar, o de otra cualquier circunstancia sujeta a cambios de la naturaleza de Dios y del hombre, y de las relaciones inmutables que existen entre ellos”. – Juan Wesley (fundador de la Iglesia Metodista) Sermon 25, On The Sermon on The Mount,

págs. 221 y 228. (Citado en Sígueme, págs. 184-185). Énfasis mío.

No hay mandamiento en exceso; no falta nin-

la santa Ley de Dios es un

Todas sus partes tienen que permanecer en

Esas ordenanzas eran transitorias, nuestro Señor las apagó, removió y clavó en Su cruz. Pe-

Cada parte de esa ley tiene que permanecer en vigor para la hu-

DISTINCIÓN DE LEYES.-

Cree, buena parte de los cristianos de hoy, que la Ley de Dios fue abolida cuando Cristo murió en la cruz. Así admiten esos hermanos, por el hecho de aceptar que la Biblia presenta apenas una ley, la Ley de Moisés. Entienden por el término “ley”, encontrado en las Escrituras, como definiendo todas las le- yes de la Biblia. No comprenden la separación que hay entre ellas, y discordan que haya distinción entre las mismas. Todo se resume, piensan, en la Ley de Moisés. No aceptan la existencia de un código parti- cular, como la Ley Moral (Los Diez Mandamientos), o la Ley Ceremonial (ritualismo judaico). El estudiante sincero encontrará en las Escrituras muchas leyes, entre las cuales destaco: Ley Moral los Diez Mandamientos (Éxodo 20:3-17). Ley Ceremonial (Levíticos 23). Ley Dietética de Salud

Pág. 52

(Levíticos 11). Ley Civil (que regía el gobierno de los judíos). Leyes de Casamiento. Leyes de Divor- cio. Leyes de Esclavitud. Leyes de Propiedad. Leyes de Guerra, etc. Cayó en el dominio popular cristiano que, cuando se menciona o se lee en la Biblia la palabra ley, todo se resume en la Ley de Moisés,