Вы находитесь на странице: 1из 44

TNDICT

l. Freint¡cirín.

7. Autobiognfír.

3. i:

4.

3

I

Religi5n. (Febrero dÉ l8ó5

de 1865).

Los días de fresta. (Abrü de lSó5).

Publicado cr¡ lá Rruístn Lirrraria el l0 de serk¡nb¡e g

mayo de 1gÁ5).,

l866).

( I 5 tte d.íciembrc rte lg66).

tgTl).

1872).

11

LB

15

t8

20

u

,26

m

:16

*9

4t

u

48

5. De la tibcrrad leijgios. (28 de

6. Los gauchos. (3O dejulio de 1865).

?. [¡s ¡evoluciones. (6 de agosto de lM5).

8. El americani¡¡no y ia España" (26 de noviembrc d¡ lSó5).

9, Francisc¡: Biibto. (25 de mar¿o de

10. k lgbsia catóIiea y la soeiedad mode ru.

I L Cana d¿sde Nueva York. (14 de enero de lBó8).

12. L¡crura sóbre Educáción. (1 8 de rtiembre de lgóS).,

I 3. Programa. (?8 de junio de t 87 L).

14. Socicdad RutrJ" (5 y 6 de ocrubre de

1 5. fl Barquete de l¿ Juvenrud. (13 de abril de

ló. L¿ educ¿cíón en la Demo¡:racia. ( 1 874 ; capírulo VIII de'.La Educación del pueblo),

17. De

cohr".

nu¿¡ro esudo acrual y sus causas. (18?ó; primera pane de *La tegislación &"

18, Rcspuesu de Va¡ela a R.amírez. (6 de octubre de mírez).

19. Rcspuesm de Vuel¿ a R¡nrí¡e¿ (9 de novbmbre de 18?6, de ,.polémica" Vueir- 18

1876, de la "Polémba" Varela-R+ 75

/ . -

Ra.ruírez).

20. l¡dice.

FUENTES

lnéditos: 2 y 4.

'L¡ Revi¡ta

Urerari¡": 3, 5, ó, ?, E y g

"El Siglo"; 10, ll,

lB y

19.

'La Pu": 13, 14 y 15.

*[a

Educación del Pueblo": 16.

'La Lrgislación Escol¿r': 17.

NOT.d

Lur

texios.

indican pasajes ruprimidos que rrc afecr.,:n la comp¡ttts¡ófl del se¡lrido de los

hpresora !rtu,ra!

25 de Mayo 569 es.c. ¿l

Dqfdto L.srt Ni ,3r.n2

SERVICIÜ

DOCUMENTACI(}

ffifi$TffiMIA ffiffi

rAs ffiffiffiAS

gh¡sTtTr.JT0

DE FIISTORIA DE [*A$ IüHAS

ffiffi

coD. 9882

8a

,osÉ PS,0R,o vARELA

Solccdón de t xtos y prcsatacíón

Elsa G¿tti y yananrjú Arorta

ffi

rdq¿ I FU¡{DACI0NDECULTURAUN|VERS|TAR|A"

t

*,rlt/

W

PRESENTACION

1¡s escritos reunides en la presente antoloSí4, inlenla¡ oflecer un panorama de la génesis y evolución del pensamicoto de José Ped¡o Varela, permiliendo visualizrr la ev tructura ideológica que le sirviera de lundamento.

Algunas consideraciones

sob¡e el personaje y el marco lüstórico-social en el que se de'

senvolvieron su pensamiento y acción, resultan inprcscinrlibles para poiler redlmensionar

la simple

comprensión teórica con los parámetros rle la comprensión histórica.

Nacido el l9 de ma4o_d:_${!-e-n Montevideo,le tocó vivir la convulsionadt realidad l

de-un país que, desde su Independencia se agitaba "enlre la anarquía y el despotismo", cuya viabilidad conlo entidad independiente se veía comprometida por su especia.l enclave

Beopolit.ico

.

y

y por la gravedad de una crisis que, arraigando en lo estructural, distorsionaba

.la

vida económica, firanciera, social y política.

losé Pedro Va¡ela Ber¡o (bautiz:¡do como Pedro José), descendra por la línea paterna

de inmigr¿ntes poneños de exl¡acción unita¡ia y libetal, que tuvie¡on que venir 3 Monte' video apremiados por el gobiemo de Juan Manuel de Rosas en la Argenrina.Po¡l¿línea

sería Presiden¡e del

mate¡na estaba emparentado con Berna¡do P¡udencio Berro

-quien

Uruguayentre 1860y i865-el queyahacialS40habíapropuestoparala"cuilurauru'

guaya" la sustitución del modelo lrancés por el modelo sajón. La misma línea de dcscen' tiencia io emparentaba también con el "sabio" naturalista Presbítero Dámaso A. Larraia" ga, representante de los inte¡eses de lvfontevideo y Buenos Ajres fiente aJ proyecto ani-

guist a.

En síntesis, una pertenencia lamiiier que lo vínculaba x sectores sociaies prominenles

politica y cuitural para aquel arn-

en ambas mdrgcnes del PIata, de notoria signiticación

bien te.

El destier¡o de su padre durante el gobierno dc Cabriel A. Pereira. t!etemrhó que en- tre 1857 y 1860 José Pedro Varela quedara al f¡ente ,le "La Paz" la barraca familiar. E1

ejercicio de esa responsabilidad

merci¡l- conspiró conrra su destino

-que

liga a nuestro personaie a_l-SSc!gfg!!!!S3¡io

y-¡u

.*reilidrd,

'iratural" de realizar oarrer¡ de abogado en la Uni

de conrinua¡ cstuclios fomt¡les.

CecJin¿ntlo Vareh h posibilidaci

Las responsabilidades

comerciales no inhibieron ias jnquietudes irtelectuales y litera-

rias de quíen leÍa con cor¡ección

dad y creciente solvencia en el afte de la escritura.

idiornas nlodemos y cornenzaba a ensayarse con asidui"

. En su prinreriza p-d".:1:_:-::j1!a expresó el cspiritu propio del ramant¡cismo do-

i minrnte en la Europa de [r primera mitad tlei ,iglo Xt.f 6con sus acentos en cl valor del

{ senrimicnto, i¡ acentuación del subjetivismo, el individualismo

'

y el amor a la libenrd. Su

poesía de corte romántico, en la línea de Musset y Lamartine, fue publicada por prinlera

vez e¡r el periódico quincenal "El lris" fund¿do en l8ó4 por Agustín de Vedia.

ntl Otra publicación, "La Revista Li¡e¡aria" conrenzó á aparecer en mayo de l8ó5. En

clla con poesías, crónicas y articulos, Varele (a vcces con cl seuclóni¡no "Cuasimodo")

fue hasta su cierre en 1866 uno de st¡s principales animadores.

En los textos publicados en "La llevista l-iteraria" verificamos una perspectiva quc

tiene su anclflje en.el ¡qcionalkmo--quc, a travds del chileno Francisco Bilbno (ver 'Iiran- císco Bilbao') puso a Vareln en relación con las vertientes racionalista y liberal del pensa- rniento francés que, herederas del cartcsiadsmo, tuvieran en Quinet y Michelct ideólogos

deslacadosi así como con el humanitarismo socializante de Lamennais.

l- "' f Ese eje racionalista de intelecció¡r de ia realidad integrado a la base romdntica, dcnt¡o

.- / de una cos¡nov¡sión religiosa, se rrtduce en una profcsión dedeísmo racionalista conun¡

.l

'

consecuente vaioración dc 1a religiosidad, una ruptura radicaj con elcatolicismo,unpro- fundo anticlericalismo y una continuidad con los valores cristianos cn su expresión origl-

I nalia, cuyr aparición signilicó un canlbio cualitatÍvo en la historia de la humanidad y cuya

I

/

I Progresiva realiz¡ción histórica constituye el motor y el vector rJel progreso en )r optirnis-

L ta filosofía de la historiit de V¡rela (ver "La Religión", "Los días de Ficsto", "La libertad

religiov'.'. y

(

ll

t! ronc isc o B ilbao ".).

El "progreio"'\-

tema recurrente en su pensámiento

-- que en el plano pror.lucrivo sig-

nificí?esarrollo

eionómico de la mano de la libre empresa y en el plano político implica

el afianzamiento clel sistema republicano, tien€ quc superar las resisrencias del pasado re" présentadas por tsspa,ia y cl catolicismo llenos dc reson¡ncias medioevales y orientam en

dirección marcrdr por el modelo de los Estados Unidos, que simbolizan políricmente

I -la

la repúblicr y cconómicanente

el Llesarrollo de las fuerzas productivas en el ma¡co de las

i_-¡elrciones

,-'

I

"til'li:::,::'.[x#fifr':1%I#,""?Í,'ú,',0".

de producción

üel capitdismo

vigente

(ver "La Revoluciones",

"tos S"uc$61'

en r868, no hizo sino ,.ro,,,, *,pol

sitiva persprctiva dcl modelo nurtermerbanu. valorldo como superior y digno dc itriiia.l f-ción lver Cunadesde Nuoa Yo* del 14 de enero de l8ó8) r2l.

"

*

"

Complementarianente

con es proyecto histórico, rgyÉlggg_:te

1¿U{definida

mer{a

rlidad "progr.sist.r", verificamo! la lomul;rión de uq,"Áeygglo urópico), que rpunta Ia

I iderJidad de una humrnid¡d en la .¡ue hrbrán desrpañiilo iaTñ-fii,lípropiedad

priva-

1 da y los poderes públicos. a.l h¡bere alcanz¡rlo Ia perfectr ¡eal.ización de Ia ley del anror"

-. \D

)

L

(tet "EI anteicanísmo y la Espotu"). A panir de h común e¡tadia en EE.LTIJ. en l8ó8 [a influencja de Sarmiento sob¡e Va.

(l)

Vwla prcsenta a V(cto( Hu8o, durante il

un alentado¡ Juicio, (lue lo dccide ¡ tnblicu en LF,,UU. su primer libro tituhdo "Eco¡ Petdidos",

viaJe a Europ& sur pwsur juvcniles y recibe.le éstc

(2) Sugiere Crcgorio Weinberg c¡l "Modelo3 Educativos en el desanollo histó¡ico de Anréric¡ Lstina"

que la propuesta, t¡nto de vúcla.mo

(desurrollo "haci! adcntro'J significaba en e* mmcnio rnfrentü a la oligarquía ganadera con

de Smiento, dsl nrodelo de desa¡¡ollo

norteme¡icMo

un proyecto que, apoyándow cn colonizacón interna, intentrba divarsificar la producción y

mpliar ol fl¡ugh dc uutonmía do la rcg!óo-

4

(

)

rela, f'ue decisiva en varios aspecros, el más conocido dc los cuales es el haber impulsado

en él la inquietud que, a partir de entonces y hasta su muerte, fue el eje central de su pen- ,

samienro y acción:

riembre de 1868), enteridida como cuestión vital prra consolidar una república democrá- i tica que sóio existía en los documentos oficíales (ver "La educación en la Democracia') y !

para enfrentar la crisis radical que agotaba -al país comprometiendo

la eáucación del pueblo (veÍ Lccttlrd sobre educación del l8 de se- /

serimente su tuturo /

ivet

tica

'--"

"De nuestro estldo actlrul y sus cousds')' sin abandonar, de allí en adeiarre Ia tuea de la educación popular, su milit¡gc,ia-eohi

lo llevó qfu¡dgrgq!_ggs.que,

i, p,¿Aíá, irñliA;llde

como la bartaca paterna, Ilevó el nombre de "La Paz") diciembre tle 1869 y ¡nanlenida a pesar de foiz.adas iniél

r¡upciones h¿sta marzo cle 1873 , le costó $l destierrq a Buenos Aires en I 870'

Iniciando su 2a. época despuds

diario (al que luego se;gregafia un

La pezi'). era pa* cl Uruguay

"por

misma

I 87 l,

ie ta

.,La Prz"

República

dcl ¡cSreso aLivierte Varela que el misnro nombre ci¡i

complemento vespcrtino con el ¡romb¡e de "El hijo ¿e sí solo un propranta" en el que se jugaba l¡ edstenci¡

lunio

Je.,o

(vir "Programa" del 28 cle junio cle l87l). Dcsde el I tle

comenzó r aprrecer con el subtítulo ''Qrgrno dc las idus,rrdiuales". c,rn J

"La Paz" valoró positivarnentel¡iln¡j-agÓ¡-dc

la.A¡g,c¡qció¡t¡

cuanto ella venia a poner ei lceüto f n:l tTpg'

luente lurrdamen'i'

lo qur. en la polírica local, ia detinición liberal del rútor sc ¡ilcisó eñla tbmila,le raüícu;,I

lismo. Dcs,le las páginas de

Ru¡al.del.U,¡¡gqa!-en

tal de nuest¡os

fonn¡ de

recursos natu¡ales y en la educación de ia población de la cmpuia como I

pacificación permsnente, siendo la paz, brse escncial del desar¡ollo posible del I

Uruguay

'La'paz

(ver "La Sociedad Rural').

de abril tle 1872, que

venía a consagrar en los hechos lo que Varela predic,ara

de-encuq¡tro

de ia jttventttd monteviderna más ilus' En el rliscurso que pronunciú V¡rela cn

en 'La Paz ', asisrimos desde la pers'

,i"rda ia'or*nra. motivó ,,ru ,gu¡ión

vcsa / rradr. conocitla'como "gíiíqüete rJe ¡ Iuveqluü

r¿unión,

o,i como

lifeulilt préüi-oi-apareci.Jos

pec.tiva llber¡l cle nuestro "n autor, a'la crítici de los

rtadi,:ionales p¿rtidos.cle ciivisas y,a la

prop,.,csta y prorloción rlc ia fundrrción tle los parrtclos tlt tuleas (.vet "Él Banquete de fu

.,

!

iuvennttl').

pcLo úrrela se irá disraiciando progresivr y .ipiLllne.te

ñT,rÍiiil4";f

"{6ú.:

positivista

'ibr ü

del prir-rli¿isnro.poJrtico*-al

ir inrr¡.i" ,,g_:lffiñfñ

'71rs:ú.

1-3ñ.lo

¿i

r"lrtivist,l,.,l:i_f os.ttiv¡tnlo evolut:tt -

;\rturo A¡dao que

,,curndo en el 74 escribe y publica "La eCuc¡cit)n deI Pue'

cuailo cle Sigio tlespués dc "L¡ ccir¡r:acióIr popular" cie Samien'

b1o,' -oxactrnretlte un

io -

pués

¡itoclr¡ de pensanicl¡r:

,,La

iegislación esco¡¡"

a la realidad

En la prunera

queLla inauguiatio en el Uruguay' Dos años des-

contener su dcsa¡rolio sociológico, referido el proble-

ma educ¿ciónal

de pensamiento "(3),

clel país, con un crilerio que eta fruto ciirecto de aquel modo

parte de es¿ obra, tirulada "De nuestro estad-o acnnl y sus cansas'.'rca'

liza con los insrrumentos conceptuales del positivismo un Profundo anáJisis del país real

y veriñcando las causas de la c¡lsis a nivel económico, político y financiero, las ajnenazas

/

I

(3)

Arturo Ardao: "Etapas de inteligencia uruguayr". Pág 128, Col' Nuestra Realidad'10-DPUR

Mvdeo.1968.

il

'1

para el porvenir del paú y establecbndo las provt&n"ie. que se debcn torn¡r. Es ¿c <iiita-

que pcrcibe entre caudillos en Ia capaf,a y doctores otr Ia ciu"

I car la cornplcmeotarbdad

,Yll

irr il

dad más dlá de ru aparente oposición,

re¿l eo cusúto los segundos gobiernan

en la crítba al 'espíritu de la Univerridad" identificado corno uno de los factores respon- ¡ables de ese funcionamiento de la reüdad uruguaya, y un cor¡¡ecumte rcchszo del espi

el pars formal. l¡ misrna ül¡ea de a¡uilisis culmha

lo quc pennite que los primcros gobiernen el

f¿ú

rituális¡no eclectko de cuño frances que dorninaba a la Universid¡d d¡sde su fund¿ción (ver "De taestro estdo etull / ys carvs').

i \r\ ri)

l

Paficularmente

estas criticas a la Universid¡d determinan 1¿ ¡éplic¿ de Ca¡los Ma. R¿.

¡4irez.y el desar¡ollo de un¡ ca¡dente potemica recogida entre srimb¡e y

18?6 en las co.lumnas de "El Siglo".

ñhmbreac-/-

l¿¡ intervenciones de Va¡ela en el cu¡so de esa poJémica ponen de manlñesto su

corno oa-

adhaión al Dositivi¡mo wolucionista de Darwin v Spencer ñudamentalmente-

ñ-fila6ldC6l_á¡iffi

'. ¡ Vorela a Rnnírez

en la

*Polémica').

(

\

I
I

,/

\

ñglaf moderno(vqReswsrat'de

/i ¡ l" luz dc los crirerios evolucionistas solamente podrían sobrevivi¡ aquella-s naclones 'que en la lucha del mercado capitalista poseyeran mayor competiüvid¡d, de ahí Ia sjgnifi- c¿rción de la educación para el desarrollo efectivo de la rea.lidad nacional uruguaya, como

yalo había de algún modo corxignado Vuela en su artículo "Los gauchos" de 1865. L¿

afternativa para el Uruguay e¡a en la intelección de Varela muy clara; o desarroüa¡se

acucrdo a las pautu del n¡o<lelo capitalista, pam lo cual debi¿ de tener condiciones de or-

de

den que hicieran posible el progreso, o perecer def-mitivamente

tu.

como n¡ción independie¡

qu€ se y¿ a e¡rrellar ese de

'jo, s¿rroilo, como cor¡secuencja del papel que, en la división intemacional del trabajo, se nos

, asigna desde los centros hegemónjcos del si¡rsna, que impulsn nuestra modemiz¿cjóu

Pero no llega a percibir los límite$ estructurales contra los

dcr¡t¡o dc los parámetros del esquema primario+xportador. Por otr¿ pa¡te, si bbn desde sus primeros trabajos de juventud Varela intuye la urti

ma ujón que existe enl¡c lo económico, lo político y lo ideologfuo, sob¡ev¿lora la lnftue¡> cia de esre último factor en el proceso de transformación social. EI 24 de agosro de 1877 el gobierno mütu del Cnel. l¡lone, en el marco de ru pro- yecto modemizador promuJgó un Decreto.ley de educación comdn que sólo parcialrnente

contemplaba e.l proyecto va¡eliano

q¡3 aspeLlos mris progresistas. Va¡ela fu¿ nomb¡¿do entonces Inrpector Nactrnel de Edu-

legislmión ercolar" dejando de lado mucixx ds

de "k

"

'-

I

'*ión

Etia¡,

ll¡s¿a su muene , acaec.i<Ja el 24 de ocrubr¿ de 1879, tod¿ la energ:a & Vuela * pn>

del país en el curso de su hjstorja. Pe¡o

y""tó an lr obra fundacional dc la reforma edxativa: confcrencias, ¡edrclln de mem+.

corg¡csos, ttaducck¡ncs, publicación de una primera ent¡ega de la Enciclopedia de la

Educaclin, Esta obr¿ práctica exprqsó e impulsó la que objetivamentc sido una d¿ hs

transform¿ciones mú sie¡ilrativc

ta¡nbén cor¡-

tribuyó a opacar el conocimiento del apone de Vuela en otfos terrenos y en especial, ru

red dgnificación

- .-Era significación ¡¡o sc verifica en et nivel de las,.ideas puru', sinr enh'originCt

que, mostrando continuid¡4 cur algunas iior.lr

ideológicas, ma¡ca rupturas con discu¡sos domiitant€a en e.l país en b pgu¡¡4¡ m¡tad dd

en la llisroria de las ideas e¡ el Unrguay.

dad- dc

lr sütesi¡ de lrr pensar-situtdo

6

siglo X[X, hasta configurar

sanco v estimul:tu¿o to

una verdatlera

transt¡rmociJ" ti"

'Jrcvolución mental" (A' Artlao) la que expre- ft realidad tlel país' configurará el concreto his-

tórico cultural del Uruguay

L¿i seleccíón Ll¿

nroderno'

textos qr.'oirJ

^u,

en est¿ "Antología"

pretetrde resc¡tar en toda

que se inician cn los es-

su r¡(tueza y varierlad a,a upont,

tu(lio;juridicos y sociales como

v pÁcnt¡rlo a lrs univcrsitrrios

documento y como dcsllllo'

Els¡ Gatti - Yamandú AcoJta

ri

N,:

AUT'ODIOCRAII¡\ DE JOSE pEDItO VA.RETá

Era *i padre Don Jacobo D. vrrc*,

he¡mrno dc Don Juan cruz y de Don Florencr,¡,

por

et rirano Rosas;y mi

óo]r's"-ur¿o s.,ro.

'J19 R0pú;li;;

madre D.¡¡r¿

lii45yrecibílaescasa

jrstrucciónquepo-

el año l&;7, rne clecriq'é

1 8ó5

y

l 866, en ei perid-

y deste rrado como erlos de t¡¡enos Aircs en

[]eniir Bcrro. hemrana del

ex presidc.re

de estr

yo ntcLen Montcvideoel,l9dc,Muzo,de

día adquirire en ios coregios clcr p.rri De scie

comercio, habien<lo, sin cmbrrq,., eotrborad,,

al

dico litera¡io

,'La

Lirerarir" y tmirién

fisc,,)

p

."ll llf

t hicc un,vi.rje^de

¡rrnro ros "Icos

Reyista

L'ste ulrimo

en

de

dc

mienro

M('¡llev.leo.

diario "La

',',,u1ní*lirrr,o

";;;.;;;;;

insrru(i{,,'r ",, .

Durir]tc Ini

inir.iri

f.,

p,,n.'iit.*rla de ,,81 Siglo,,.

pcr'riros".

c¡l

lRÁ8

L

J,,r"p" f f r,rdos Unittus. y publiquó

'ir¡a

íuko.rrrponsar

cie

,,Er

la grcie¡ad Je Amigos g.n.ruaor¡ Lrcl movi-

sig]o,,

Batrle y rundé el

De vrrelta rr nripais

ir"j"ai¿"',¡.

ri'.our.

i"*r"U

Ia

Eriu.,rciún p{)f rrar. quc e so.rie.,r ,,i,, y .¡u.:to-,ri'o

e.rlu_crcjonisrr

bn {xb9

lrr

que se ha prodLrcido

preso

por

en

elprir.n ürilil_o.,*o,.

0l cobierno del Graj.

¡.st.r-ru¿o"pJr

pz" en su primera

dia¡io

causas pr)Iíricas,-por

épocr. Iin 1g70, fi,¡

,.ia

p:Lz" cn zu,

En 18?l fu¡dé el

,",,,,u,i.'¡p,-'i

el mismo gobbrno.

unos de ra

liación de ros orienraies, hasra elue h prz del o devoraba al país. sostuve entonces rr reunión.dr'

i.

cd cn un nuevo pánido.

¡l

que

obturo un

,iü.iá"-rtgi?

,"¿,"'il,,r

"",.s

mayo

en él por la conci_

h.izo cesa¡ ra $re¡rs que

Ilmamos Radic:ri. lrrsta

rlepúbri"

cl di¡rio cu¡n,lo subió at norle¡ sl

tlucción rlel 'Muuul de lccciones \ohre

ei S¡. Don Emil.io Romem. Ln,lB74, prrbiqué ir

prcsidenre I-11",,,;.;;"ié;:

Objero3.

u; ¿.ikil:;;.

"f"^:l-"'i¿,,

¿lCñiir,

Je igiJ, en qr,e hice esrr

io

publicaclo rmbi{n la rm_ nice conjunrarnenre mn

rlel puebio,,, quo

ión

rn

rgzs.

de r,nprimirse ra en go. pro1onga

primer premio en la Lxpo.si.ión I¡tem,,ci.ni

publiqué la "tcgislrción ljsorar",

En rg76

,r¡"r.'.ü."rir"yendo

rolu

n

''l\4erno¡ia de L

do, de ó40 págiras.

Pública" que he escrito y q*. lirnu.',rn g

pública, y soy actualmente,

cco. motivo de las reyes sobre etiucacrón r Instrucción Prima¡ia.

n.rr?l"jl"Or decir qu€ En 1g73, conrraje marrir¡11llio con uba Nja ciel Dr. Don Edua¡r]o

Desdo M¡r¿o de lg7ó he sido Director.de Instrucción

¡*ntu*.n,r-¿r.t"i".,

tnrpr.,o, Nacionai de

(enviadael 191911877 elS¡.Be[ignoF.lvlartínez,ddConc€pajóndelUruguay,asupedido).

Íitrww!¡Fi

@

gj rueeo del que sulre e¡l este rnu¡do"

Acogc con cariiro ci Haccdor:

"sed buenos" La justicia reconrpens8 AI que crrnserua puro ei conuún.

REIJGION

("La Rs,'lst¿ Litcrdjr". Año l. No. 19

Seric¡rbrc

l0 cJe l86J). (i,ág l02L

Y el procelso mat de sue pmiones

Que ag.ita la bonasc¡ ¡nundan¿1,

Lo ve en lirnpida fuentc tril)sf()tma."se

Al mirm es¿ irnagen celestial I

l-l luez clue no: Jiú Dios ¿s Ir co¡rcjenci¡:

Hu¡nillaos ante e:;c tribunxf:

i\-o es un hombre el que juzga. es el Etemo Que en la conciencia de todo honrb¡e está.

El deber es la lev de los hum¡ros:

La te que los ¿ljen¡a, la vcrdad:

La luz que los dirige, el pensarnicnio:

Y ei cmrino del bien.la libe¡tacil

Pa¡a eievar rJ cielo una plegaria

Ls cl mejor sunÍuürro. el cor¡zon:

Y la mejor plegaril que se eleve

Es una vicla de honrudez y arror.

verdadero tenlp¡o. ¿s la tunrlia:

yerdadero cullo. la razón:

Lr verd¡dera intrrrch4. lr ¡ riticir;

El

El

Y el verdade¡o sace¡do¡e, Diosl

En medio a las tomrentas de vida,

El que guarda sin nrancha el cora:.írn;

Ei Señor a la humana criatura

Le confía al nace¡ una misiónl

Misión de cuidad y de justici¿

Que los bucnos practican con aJnorj

Sed piadosos, Jes clice. y rruosno anparo Prestad a fos que agobia el padecer, Que ei pesar que calméis en este mu¡rdo

Yo cn venrurl ¿n eJ cielo os volvcni.

Uavad a los que viven entre sornllras

La purísima luz de la razijn.

Llevad a los que ginen desvaliclos

Consuelo, clridad y protecciórt.

Para Iieva¡ las almas extravi¿das

Al cmi¡o del bien v del deber,

Empiead el calo¡ de ia pr.iabra,

T¡atád

de convencer I nunca mandéisl \s'r

Que es t irmo cl que ünpone unr crecrcia, ,-.^

Aunque sea lr creencia del rmor:

Ve en ei h¡nenso es¡rejo de su alma,

Y

viola la justicia el que es tirano,

Retrxtarse la Ímsg€n dcl Seño¡.

Y

al violu la JUsticia. insulta r Dios.

En todos los instantes de la vida, Recordad que el trabajo es un deber, Que todos sois obreros en el mundo

Para elevar el temglo del saber!

10

Ye*ñdÉde¿

""-

Y haced que luzca un día, en el que sea,

Reunida baio el aia del amor. hfmanidad entera, una fünflia,

El universo enrero, una oraciónl

José hdro Varela

Febrero de I 8ó5

I

i^. -.

:.-i

LOS DIAS DE FIESTA

(Manuscrito de Abril

Sin perdernos en las abst¡acciones de la mente val'nos ir exam-ina-¡.g!.-cgg!&isg-o

uno de los puntos en qu-e_g_e_g.p9ng

a¡ des¡rgllp-de las sociedades--

en_-

El sacerdote y la confesión, el verdugo y el cldalso doncle se decapitr el pensrmienro I han sido combatidos gloriosamente y hoy se los ve tErnbalear. al. g-mpuje poderoso de las I

generaciones que se levantan llevando como estandaftAsl racíonalismo.

(

)

el sistema de privilegios

fozoso, es que en religión y en moral sucede Io mismo. El derecho divino de los rcycs ha caducado; el derecho divino de los ¡eyes di la lgle- sia caduca tarnbién; porque sería imposible que l¡ humanidad avanzara en el camino de

razón y de Ia justicía sin dejar tras de sí todos los absu¡dos y los errores de las edades pa-

sadas.

En economía vemos que gradualmente va desaparecíendo

Si el siglo diez ¡r ocho se enc¡rgó de de¡rocar la tirania política de los reyes

y de los

nobles; el siglo diez y nueve se ha encargado de Cer¡oco¡ la tiranía religiosa de los papas y ,l-jz'

de los frailes.

,

f

'-

-

La revolución gloriosa del 89 proclamó el.-de-tegbs_-delhoob¡ei revolucíón tlel sielo o¡esente oroclamará el derecho de Ias conciencias.

En el orden-civil

ta repúilica

-.

, .V/T

$ lNy r{ "0

.

$trenaa

/

l,

,¿[tismo.

-

la no menos gloriosa

tra sucididóiTinioñiduñien el¡lden:económico lal

na sucedido al privilegio;en el orden religioso la democracla sucederá al a*no-f,

Et siglo diez

¡.ri.-"liloóá

y. nueve democratiza¡á

habla¡

la divi¡idad.

del iniperio y del trono de Dios cuando se considera que lal

}nonarquía es una violación del derecho natu¡al. La libertad absolur¿ es indivisible.

(.

.

.)

Tal sucede hoy, con la libertad ¡elig.ios!: se la ve avanzar a grandes pasor y es que

las libert¿des políticas se le han adelantado en unajomada y es foaoso que lat alcance. En el congreso de las conciencias ya se formulan los primeros anículos de la consti- tución libertado¡a.

¡Escuchad!

y oireis los pdmefos dobles que

(.,.)

anuncian la muerte del catoücis¡no.

Del trabajo continuo de los individuos es que se forma el progreso de las sociedades.

(.

,.r

1l

1i/ .-

::')
\

/

A los

adelantos maleriaiss, siguen natufalmente,

cuando no los han precedido, los

adelantos mo¡ales.

Cu¿nto más rico es un pueblo:

cuanto mayores son las cornodidades de que goza, tan.

to más se perfeccionan

en él las relaciones socia.les y se moral.izan las costumb¡es.

i{aced que todos los honrbres sean propietarios y todos estarán interesados en hacer

socia.

la propiedad hviolable- I'{aced tlue todos tengan algo que perder en las conrtlsiones

. les y totios de consuno prrlcurarán ei m¡ntcnimiento de la paz y se reunirán para anona-

. da¡ a los es[afado¡es.

Preguntcnros

(

)

se liamm los di¡ecto¡es del pueblo: ¿es en-

serlánrloles a esta¡ ociosos, que se enseila a los hombres a serjustos, a ser buenos, a amar r Dios ?

a los que a.l subir al púlpito

''

Pe¡o, indudablemente la religión católica, como todaJ, se cuida poco del adeianto y

de la moralidad del pueblo.

Si las masas se ilustra¡an demasiado se ha¡ía innecesa¡io el conduci¡las. ¿Cuál sería

)

/ entonces el rol del sacerdocio?

/

I

(.

.

.)

No nos extrilñe pues quc la religión ponga trábas al adelanto del mundo,

Todos los privilegiados,

de cualquier géne¡o que sean, políticos o religiosos, son ene-

\ migos nrturales del progreso de la humanidad. El progreso de la humanidad quie¡e decir la 'abolición de rodos los privik'qios.

Y esto no puede conueni u Ios que hoy

Afortunadamente,

viyeíilplorándola.

.- -

y 3 pes¡r de todo, ly'liberad\ crmi¡a y la verdad y la justicía se

I

h¿cen luz.

¡D¡chosos

los que la siguen!

' ¡Felices los que la comprenden!

\J

t2

. (r\

\J

.,5j

Nr'. \)'

!

--r!;

DE LA UBER.TAD RELIGIOSA

(La Revista Lite¡{ia, Año l, No.4, Mayo

28 de i865. párs. 6 162).

En medio de las sombraí'f6iáffi;;;;;ñ"t" que yacia envueita la hu. manidad hace dicz y ocho siglos, h-RgürTiolñSel-tre-iesm

.- El, con su benifica palabra senrbró en la tier¡a la semilla de la fibertad.! desde enton.

ces, esa libertad querida con que todos soñamos, camina lenta, pero ülCesantemente.

Los pueblos que permanecían

ocultos ent¡e Ia sombra, avanzan y avanzan hasta colo-

ca¡se en el rayo de luz que ella proyecta.

Las personaiidades

se destacen y apenas si para vergüenza de la humanidad hay aún

uno que otro pueblo, que permanece completamentc oculto. Al esclavo de los tiempos bá¡ba¡os, al siervo de la Edad Media hasucedido ei ciuda-

dano que tiene su influencia¡Iés u menos grande en los destinos de su pafs.

Er_la sociedafif-hombreltiene

un hogar, una famili¡. No es ya esa cosa (el esclavo)

de que nos hablan las leyes antiguas -no es esa semicosa- (el siervo) de los tiempos de la

en fin, que

tiene sus derechos y sus garantías. Pe¡o si en todas partes, aún en las naciones más bárba¡as, las libertades políticas y so.

Edad Media: es el hombre, el padre de famlia, el propietario, la personalidad,

ciales han progresado, ¡cuán

no interponen al progreso

los distintos cultos que rigen a ios hombres!

a!lac.4-4r,es_tán aú¡lqs-lib_ertades-religiosas;y cuántas ¡rabas

de la humanidad, el respeto y la veneración que se profesan a

Y aun entre los demócratas más pu¡os, ent¡e los más entusiastas secta¡ios del libre

pensamiento, ;cudn pocos comprenden la sublime extensión de la libertad y e[ gigan- ,rtesco vuelo que es necesario imprimirle, pa¡a que llegue un día a cobijar a la humanidad

entera bajo sus bendiatas alasl

Y entre nosotros mism