Вы находитесь на странице: 1из 5

La verdad de la Biblia

1. La inerrancia es consecuencia inmediata de la inspi- ración

"Como todo lo que los autores inspirados o hagiógrafos afirman, debe tenerse como afirmado por el Espíritu Santo, hay que confesar que lo s libros de la Escritura ense- ñan firmemente, con fideli- dad y sin error, la verdad que Dios quiso consignar en las sagradas letras para nues- tra salvación. Así, pues, "to- da la Escritura es divinamen- te inspirada y útil para ense- ñar, para argüir, para corre- gir, para educar en la justi- cia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y equi- pado para toda obra buena" (2 Tim., 3,16-17)" (Dei Ver- bum 11)

buena" ( 2 Tim ., 3,16-17)" (Dei Ver- bum 11) • De la inspiración se deriva

De la inspiración se deriva la enseñanza de que la Biblia enseña la verdad.

"Dei Verbum" matiza la enseñanza verdadera de la Biblia con estos tres adv er- bios:

o

"

firmemente,

o

con fidelidad,

o

y sin error".

La "verdad" enseñada por la Biblia es de orden salvífico ("la verdad que Dios quiso consignar en las sagradas letras para nuestra salvación"), no de orden his- tórico, o geográfico, o referido al ámbito propio de las ciencias naturales.

2. La historia de la relación entre Biblia y verdad

La relación entre verdad y Biblia se ha vivido de forma distinta en esto s tres pe- riodos históricos:

1. Per íodo dogmágtico (hasta siglo XVII)

Confianza simple y espontánea en la fidelidad de la Biblia.

La autoridad de la Biblia como Palabra de Dios es suficiente para aceptar todo lo que en ella se contiene como verdadero.

1

2. Período apologético (s. XVII - XIX) • Esa forma de entender la verdad bíblica

2. Período apologético (s. XVII - XIX)

Esa forma de entender la verdad bíblica entra en colisión con las conclu- siones de la ciencia moderna a partir del si- glo XVII.

La tormenta más llama- tiva de este periodo es el "caso Galileo". Según sus jueces, al decir que la Tierra giraba alrede- dor del Sol, Galileo había atribuido un error a la Biblia, pues en Josué 10,12 se narraba cómo Josué hizo detenerse al sol.

INTENTOS DE SOLUCIÓN

Concordismo: Demostrar que la Biblia es verdadera porque todos sus datos se pueden conciliar con los datos de la ciencia (p.ej., seis días de la creación = seis periodos geológicos de la ciencia moderna).

Inerrancia absoluta: Se responde al hipercriticismo racionalista con un dogma- tismo intransigente. La preocupación más acuciante de los católicos era defender a toda costa la absoluta carencia de error de la Biblia en todos los campos.

Por ejemplo, en el esquema preparatorio del Concilio Vaticano II (que fue re-

chazado en la primera sesión del Concilio) se leía: "De esta extensión de la divi- na inspiración a todo se deriva necesaria y directamente la inmunidad absoluta

de error en toda la S. Escritura

conceder que el autor sagrado ha errado, puesto que la divina inspiración exclu- ye por sí misma y rechaza tan necesariamente todo error en cualquier cosa reli- giosa o profana como es necesario que Dios, suma verdad, no sea autor de nin- gún error".

(la fe) nos enseña que sería del todo ilícito

3. Periodo hermenéutico

A partir del Concilio Vaticano II.

El objetivo no es defender la Biblia, sino entenderla e interpretarla.

Tal como hemos expuesto al principio, la enseñanza de Dei Verbum 11 es:

o

El Concilio no habla ya de "inerrancia" (aunque se conserva el inciso "sine errore"), sino de "verdad". En vez de decir "La Biblia carece toda ella de error", es más justo decir "La Biblia es toda ella verdadera".

o

Esta verdad no es científica o de otro género, sino salvífica ordenada a la salvación. No es verdadera en el sentido de la exactitud histórica o cientí- fica, sino en la perspectiva religiosa del plan salvador de Dios: cual- quier persona que quiera encontrar el camino de la salvación, sabe que la Biblia no le va a engañar.

2

3. Principios metodológicos para resolver el problema de la relación entre Biblia y verdad

1. Principio literario

Si la Biblia habla "a través de hombres y en lenguaje humano", habrá que inves- tigar la intención del autor, y por ello tener en cuenta el género literario que tenemos delante. Para ellos son útiles los métodos histórico-criticos.

2. Principio filosófico

¿Bajo qué concepto de "verdad" están escritos los libros de la Biblia?

Un concepto de verdad de tipo "semítico": la verdad no es algo abstracto e in- telectual, sino algo muy concreto que se experimenta con todo el ser. "Conocer" la verdad significa "amar y encontrar la verdad" (o también "hacer la verdad" y "caminar en la verdad").

Una Verdad que no es una idea, sino una Persona: Cristo. La "verdad cristia- na" no es un sistema de ideas o de normas; no es un libro, sino que es una verdad de orden personal. Es la Persona de Cristo, y por tanto, un "misterio personal". Porque toda persona es un "misterio", algo cuyo fondo último permanece oculto a no ser que libremente se quiera manifestar a otra persona. Sólo el amor nos pone en comunicación con el misterio profundo de cualquier persona. Por eso el amor y la verdad están unidos: "Creo lo que no veo, y creyendo amo, y aman-

veo" (San Agustín). Y siempre estaremos en camino de profundizar en el

do

conocimiento de la Persona de Cristo.

o

Tras los atentados del 11 de Septiembre, el problema entre Biblia y verdad ha adquirido un matiz nuevo: ¿en qué sentido son culpables las religiones del fana- tismo terrorista al presentarse como "portadoras de verdad"? Hablar de "ver- dad", ¿no es sinónimo de "intolerancia" y "fundamentalismo"? Es cierto que existe una verdad; es también cierto que el hombre busca la verdad, (y el día que deje de buscarla ha dejado de ser hombre), pero esa búsqueda de la verdad necesita de la libertad. Hay que tener en cuenta que la verdad cristiana es Cristo, no una ideología. Y nunca podremos decir que lo conocemos del todo. Nunca se puede imponer la verdad porque, como afirma Juan Pablo II, nuestro conocimiento de la verdad siempre es "limitado y perfectible".

o

"A veces, el terrorismo es hijo de un fundamentalismo fanático, que nace de la convicción de poder imponer a todos su propia visión de la verdad. La verdad, en cambio, aún cuando se la haya alcanzado —y eso ocurre siempre de manera limitada y perfectible—, jamás puede ser impuesta. El respeto de la conciencia de los demás, en la cual se refleja la imagen misma de Dios (cf. Gn 1, 26-27), permite sólo proponer la verdad al otro, al cual corresponde acogerla responsablemente. Pretender imponer a otros con la violencia lo que se conside- ra como la verdad, significa violar la dignidad del ser humano y, en definitiva, ultrajar a Dios, del cual es imagen. Por eso, el fanatismo fundamentalista es una actitud radicalmente contraria a la fe en Dios. Si nos fijamos bien, el terrorismo no sólo instrumentaliza al hombre, sino también a Dios, haciendo de él un ído-

3

lo, del cual se sirve para sus propios objetivos" (Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2002)

3. Principio teológico

Para captar "el corazón mismo de Cristo" (San Agustín), que es la verdad bíbli- ca, no basta con utilizar los métodos histórico-críticos, ni tampoco analizar filo- sóficamente la naturaleza de las verdad cristiana. El "corazón de Cristo" está en el corazón de la Iglesia.

Por eso Dei Verbum 12 afirma que hay que leer la Escritura "en el mismo Espí- ritu en que fue escrita". Por eso hay que atender a las reglas para una interpreta- ción católica de la Escritura

o

El contenido y unidad de toda la Escritura

o

La Tradición viva de toda la Iglesia.

o

La analogía de la fe.

4. Pistas para resolver algunos problemas de la rela- ción entre Biblia y verdad

   

PROBLEMAS

 

PRESENTADOS

PISTAS DE SOLUCIÓN

 

Descripciones de fenómenos naturales de naturaleza mítica.

La Biblia no es un libro de ciencia.

Relatos en los que parecen contradecirse las leyes natura- les (cf. Jos 10,12 y el caso Galileo)

En la Biblia se usan modelos sobre cómo se creía que era el mundo en aquel tiempo; pero estos "modelos" no son "la verdad" que Dios quiso consignar para nuestra salvación.

PROBLEMAS

CIENTÍFICOS

La Biblia

enseña "no

cómo va el cielo, sino

cómo se

va

al cielo"

(Galileo)

PROBLEMAS

Inexactitudes, e incluso erro- res, al relatar hechos del pa- sado.

La Biblia no es un libro de historia. No pretende enseñar historia.

CIENTÍFICOS

Relatos "milagrosos", rela- cionados sobre todo con los "orígenes del pueblo de Is- rael": paso del mar Rojo ma-

Los autores bíblicos es- criben de acuerdo con la altura de los conoci- mientos históricos de su

4

   

ná, codornices, etc.

 

época.

 

Todos los pueblos de la antigüedad, al relatar sus orígenes, introducen relatos de carácter le- gendario. Hay que tener en cuenta los géneros li- terarios

Para juzgar sobre la "historicidad" de los re- latos hay que usar la crítica histórica.

 

Narraciones "escandalosas":

La Biblia es un libro que no oculta "lo huma- no", y por tanto muestra las debilidades y los sentimientos de los per- sonajes.

 

Abraham y Jacob mienten, Jael mata a Sísara (cf. Jue

4,17-22)

Oraciones de venganza.

Quejas contra Dios (Job)

Es un libro de un tiem- po concreto, y refleja la forma de ver del mundo de los valores, a veces distinto del nuestro.

Prácticas inmorales ("Guerra santa")

PROBLEMAS

Prácticas sociales hoy inacep- tables (esclavitud, sumisión de la mujer)

MORALES

No hay que interpretar como norma moral lo que sólo son códigos sociales o litúrgicos.

 

La moral del Antiguo Testamento no es per- fecta, sino que está abierta a su plenitud en el Nuevo Testamento.

5