Вы находитесь на странице: 1из 7

El cuerpo y la fotografía: políticas de identidad

Introducción

La fotografía trajo consigo una nueva consciencia de nuestra imagen y nuestra identidad, si bien tal descu- brimiento nos haría pagar un alto precio: la separación del cuerpo respecto del yo.

Una escisión ésta (o un reencuentro tal vez) donde “lo fotográfico” acontece de manera fulgurante como

un elemento perturbador que acabará por redefinir estética, moral, política, ideológicamente

...

las consig-

nas del viejo ideal imperante en la segunda mitad del s. XIX y, en general, todos los aspectos identitarios

de una sociedad abocada irremediablemente a la modernidad.

Tal cisma, una vez superados tantos panoramas históricos, culturales, socio-políticos todavía perdura aga- zapado en algún lugar de nuestra memoria inconsciente y colectiva. De ahí la fascinación por nuestro cuerpo, por el cuerpo del otro, que lejos de haberse mitigado, la sentimos crecer con el mismo ardor im- petuoso de lo nuevo, con el voraz desplante del misterio.

El cuerpo enajenado del yo, el yo enajenado del cuerpo, lejos de ser una ficción en el terreno de lo psico- lógico o de lo moral, es un presentimiento que aterra. Una presencia atávica que nos merodea acechante. Desde el oscuro imaginario de una fotografía, nuestro cuerpo nos mira sin nadie que lo habite y nadie que lo sienta. Nos observa ya sin nosotros.

Pero visto de otro modo, tal enajenación implica a su vez liberación. Efectivamente, a partir de este mo- mento el yo será un agente independiente, aunque interactuante con su propio cuerpo. Y éste devendrá en un instrumento relacional e intersubjetivo con el mundo.

En esta nueva escenificación la fotografía (“lo fotográfico”) se convierte en el agente predatorio por exce- lencia y en el configurador de una nueva geometría y topografía carnales, capaz de enfrentar la demencia de un mundo cada vez más extraño.

El voyeurismo, el erotismo y la seducción, el dolor, la enajenación instrumentalizan para y desde nuestro propio cuerpo.

...

son estrategias relacionales que se

El “cuerpo fotográfico” es el medio y también el mensaje.

Contenido

Mediante presentaciones multimedia se procura un acercamiento teórico y visual a las múltiples signifi- caciones que la fotografía ha venido generando en torno al cuerpo humano. Es por tanto una aproxima- ción histórica a la vez que estilística sobre la fotografía y sobre ese oscuro concepto-objeto: el “cuerpo fotográfico”, partiendo siempre de la obra de reconocidos autores que nos aportarán una visión amplia y caleidoscópica del tema.

Así mismo el curso pretende generar una continua reflexión personal sobre la propia experiencia condu- cente a la realización de un proyecto por parte del alumno que así lo desee y cuyo elemento dinamizante será su propio cuerpo y las estrategias y relaciones que desde él establezca consigo mismo y con su en- torno.

La fotografía propició la democratización del voyeurismo, tanto profesional como vecindario. El nuevo medio cuestionaría la
La fotografía propició la democratización del voyeurismo, tanto profesional como vecindario. El nuevo medio cuestionaría la
La fotografía propició la democratización del voyeurismo, tanto profesional como vecindario. El nuevo medio cuestionaría la

La fotografía propició la democratización del voyeurismo, tanto profesional como vecindario.

El nuevo medio cuestionaría la moral

imperante, pero esta vez de manera

definitiva.

Y el cuerpo desnudo, pudorosamente reser- vado a la ciencia y al arte clásico, comienza a ser un objeto de consumo.

La discusión entre lo pornográfico y lo eró- tico se hizo palpable ya desde el principio.

Le correspondería a las disciplinas clásicas, entre otras instancias, la categorización esté-

tica y moral del “nuevo arte”.

El nuevo siglo trajo una manera de ver dife- rente.

La objetividad fotográfica nos mostró un

cuerpo cercano, real, contingente ...

...

pero

sobre todo digno, libre por fin de ta-

búes.

La desnudez se convirtió en un estado cons- ciente de sí mismo, sin aditamentos ni inter- ferencias.

Esta Nueva Visión trajo también la utopía de un cuerpo fragmentado. La parcelación de la mirada

Esta Nueva Visión trajo también la utopía de un cuerpo fragmentado. La parcelación de la mirada en topografías mínimas y enigmáticas.

La ausencia premeditada del rostro libera al

fotógrafo de todo vértigo moral. Así el cuer-

po, sin la aparente presencia del “espíritu”,

adquiere una carnalidad renovada aunque

extraña.

La metamorfosis está servida.

Esta Nueva Visión trajo también la utopía de un cuerpo fragmentado. La parcelación de la mirada

El descubrimiento de la carne es al s. XX lo

que la figura humana al s. XIX.

Nos atrae y nos repele el hecho físico bruto, repleto de imprevistas angustias.

Por eso acotamos, miniaturizamos ... un intento de vacunarnos contra la

...

en

pérdida, contra lo inexorable.

Esta Nueva Visión trajo también la utopía de un cuerpo fragmentado. La parcelación de la mirada

¿Hacia dónde huimos cuando idealizamos nuestra apariencia ...

...

cuando

representamos nuestra propia piel

libre de manchas, defectos, cicatrices?

¿O acaso buscamos regresar, encontrar un estado del ser ya olvidado, primigenio?

El cuerpo como objeto de colección o escenario para un inconfeso fetichismo. La naturaleza mutante de
El cuerpo como objeto de colección o escenario para un inconfeso fetichismo. La naturaleza mutante de

El cuerpo como objeto de colección o escenario para un inconfeso fetichismo.

La naturaleza mutante de un ser desinhibido, prodigioso, superior, pero solícito a nuestro imaginario.

La fotografía también crea territorios y paraísos recurrentes. Lugares para el regreso ...

...

para

el ensimismamiento, la melancolía

...

Un lugar donde no crecer, donde combatir y

vencer finalmente al fantasma de la

fatalidad.

El cuerpo como objeto de colección o escenario para un inconfeso fetichismo. La naturaleza mutante de

¿Qué nos salva de la fatalidad? ¿Desde qué mirada comprenderemos mejor a nuestros semejantes?

Desde una mirada amorosa y atenta a los cuerpos vencidos por el tiempo y el

cansancio, repletos de huellas exquisitas.

Territorios transitados por la ternura.

Definitivamente.

La fotografía enfrenta también el miedo a no ser más que un fantasma, a la más

La fotografía enfrenta también el miedo a no ser más que un fantasma, a la más fría desubicación, a la ausenscia.

La desnudez de la existencia recorre las

paredes vacías, los muebles carcomidos, los espacios deconstruidos ...

Las sombras habitan la desesperanza.

La fotografía enfrenta también el miedo a no ser más que un fantasma, a la más

A veces el espíritu encuentra difícil acomodo en la carne, en el cuerpo.

La propia fisicidad es un lastre o una

maldición.

El dolor y la enajenación son tributos que hay que pagar para una total redención.

La fotografía enfrenta también el miedo a no ser más que un fantasma, a la más

La escenificación de la monstruosidad,

aparentemente, nos ayuda a enfrentar el miedo atávico a la muerte, a la destrucción del ser.

Lo monstruoso, de alguna forma, nos atrae.

Confinados en las fotografías, los

monstruos, los ángeles del abismo no

pueden hacernos daño.

Y aprendemos a reconocerlos.

¿Qué separa la ternura del dolor, la melancolía de la resignación, el eros de la muerte?

¿Qué separa la ternura del dolor, la melancolía de la resignación, el eros de la muerte?

Una ingrávida frontera que es pura ausencia de todo.

Quisiéramos tocar finalmente esa piel exquisita para simplemente ser ...

...

y

finalmente recordarnos.

Algunos autores

Oscar Rejlander, Robert Demachy, Algred Stieglitz, Clarence White, Alvin Langdon Co- burn, Fred Holland Day, Eugène Durieu, Wilhelm von Gloeden, Vincenzo Galdi, Gu- glielmo Plüschow, Yvonne Gregory, Eadweard Muybridge, Étienne Jules Marey, Thomas Eakins, Wilhelm Röntgen, Albert Londe, Edward Steichen, Imogen Cunningham, Man Ray, Franco Fontana, Frantisek Drtikol, Ralph Gibson, Mario Giaomelli, Diane Arbus, Alessandra Sanguinetti, Irving Penn, Richard Avedon, Frank Horvat, Edward Weston, Yves Trémorin, John Copland, David Nebreda, Joel Peter Witkin, Helmut Newton, Sally Mann, Emmet Gowin, Fracesca Woodman, Jeffrey Silverthorne, Ouka Leele, Carla van de Puttelaar, Chuck Close, David Hamilton, Ernestine Ruben, Jock Sturges, Louis Igout, Robert Mapplethorpe, Matthew Scherfenberg, Syx Langemann, Pierre Radisic, Ruth Ber- nhard, Cindy Sherman, Nan Goldin, Arnulf Rainer, Nobuyoshi Araki, Thomas Ruff, Gui- llaume Duchenne, George Platt Lynes, Otto Umbehr (Umbo), Robert Davies, Tono Sta-

no, Bill Brandt, Auguste Belloc, Juergen Teller, Horst P. Horst, Rosalind Maingot, Erwin

Blumenfeld, Florence Henri, Ruth Bernhard, Dianora Niccolini, Humberto Rivas, Neil Bromhall, Harold Edgerton, Raoul Hausmann, Germaine Krull, Harry Callahan, Regina

De Luise, Chuck Close, Gilbert Welch, Lucien Clergue, O.G. Mason, Lehnert & Lan-

drock, Shomei Tomatsu, Antonin Kratochvil, Diana Michener, Ellis & Walery, Madame d’Ora, Herb Ritts, Stanisław Ignacy Witkiewicz, Arno Rafael Minkkinen, Annie Sprinkle, Robert Heinecken, Carolee Schneemann, Matuschka, Bill Brandt, André Kertész, Floren- ce Chevalier, Ray K. Metzker, Barbara Crane, Eikoh Hosoe, Timothy Greenfield-Sanders, Wei Hsueh, Mole and Thomas, Josef Breitenbach, Ruth Thorne-Thomsen, George Platt

Lynes, Herbet List, Miro Svolik, Winifred Casson, Raoul Ubac, Lucien Lorelle, Hans

Bellmer, Ellen von Unwerth, Hellen van Meene, Hellen van Meene, Janaina Tschäpe, Elina Brotherus,

Bibliografía

EWING, William A. El cuerpo. Madrid: Ediciones Siruela (en colaboración con Thames and Hudson Ltd.), 1996. PÉREZ, David (ed.). La certeza vulnerable. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 1994. PULTZ, John. La fotografía y el cuerpo. Madrid: Ediciones Akal, 2003. TISSERON, Serge. El misterio de la cámara lúcida. Fotografía e inconsciente. Salaman- ca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2000. OLIVARES, Rosa (ed.). EXIT Nº 0. El espejo. Salamanca, 2000. OLIVARES, Rosa (ed.). EXIT Nº 1. Delitos y faltas. Salamanca, 2001. OLIVARES, Rosa (ed.). EXIT Nº 8. Censurados. Salamanca, 2002. OLIVARES, Rosa (ed.). EXIT Nº 29. El espectáculo del sexo. Salamanca, 2008. OLIVARES, Rosa (ed.). EXIT Nº 30. Pictorialismo. Salamanca, 2008.

pedro.mateos@uca.es

680 600 313

_tf