Вы находитесь на странице: 1из 2

DIOS, LA NATURALEZA Y LA MUJER

A Raquel Valladares Arguello


Teóloga

Hoy que han pasado muchas noches de reflexión sobre las cosas,
he llegado a la conclusión que los tres temas sublimes del
pensamiento del hombre en tanto que hombre son Dios, la Naturaleza
y la Mujer.

Ni siquiera el hombre como hombre es un tema tan interesante


para un hombre. Pero no hay nada más afrodisíaco, más delirante, mas
distraído y más dilatante que pensar en Dios, en la Naturaleza o en la
Mujer.- Son analógicas, dialécticas , no son unívocas, pero tampoco
equívocas.

Soy solo un hombre y por eso pienso así. No podría ahora, en


estas horas de mi existencia, dedicar palabras a otro hombre. Un
hombre que habla de otro hombre es solo quizás un medio hombre,
algún hombre o alguien que no quiere ser simplemente hombre.-

¿Que ve un hombre en otro hombre? A veces me sorprendo de


observar que hombres le dedican tanto tiempo a otros hombres que
tengo la leve impresión que ya entraña un problema de identidad.
Tengo amigos que hablan con flores a otros hombres. Y en lo
personal, respeto lo que ellos hacen pero digo yo:- Acaso frente a otro
hombre no se puede ser simplemente parco, directo y amable, sin más.
Y hay hombres que les gustan las flores.

Sin embargo, Dios en tanto que Dios siempre es cercano,


distante y equidistante. Dios en tanto que Dios, es tema de culturas
antiguas y nuevas, de las religiones semitas, de las religiones de
sabiduría, de las religiones precolombinas, de las religiones tribales;
No solo el Dios Bíblico, sino el Dios de los Filósofos, el Dios de los
Poetas, el Dios de los Científicos, el Dios de los esoteristas, el Dios de
los políticos, el Dios de los guerrilleros, el Dios del Misterio y lo
inmarcesible, el Dios de los místicos y los agnósticos.
La naturaleza, la fisis griega, la pachamama, la creación, el
mundo de la pintura, la tierra de los aventureros, la tierra de los
astronautas, la tierra de los aborígenes, la tierra de los ecologistas y
ambientalistas, la tierra de las declaraciones mundiales, la tierra del
día de la tierra, la tierra del día del medio ambiente, la tierra de los
greenpeace, la tierra de los científicos, la tierra de los greenparty, en
definitiva la tierra en donde vivimos, sea esta, o la pasada o la utópica,
pero la tierra con su belleza, sus amenazas, sus ecosistemas, sus
venganzas, su poder, su realidad realísima, la tierra de donde nos
alimentamos y a la tierra donde bajan nuestros restos. Si la bella tierra
que podemos apreciar en la teología y en la poesía, la tierra de google
earth. La tierra que demanda respeto y cuido según la Carta de la
Tierra. Esa tierra que nos agrada con sus paisajes y tormentas; su vida
y su fuerza, ese es un gran tema y una buena causa.

Y la mujer. La mujer de la prosa y la poesía, la mujer de la


escultura y la pintura. Las lindas mujeres, con quienes interactuamos y
que nos arrebatan con sus miradas un beso. Mujeres, para todos los
gustos y sabores, mujeres dulces y amargas, buenas y perversas,
tiernas y agresivas, intelectuales y sencillas, suaves y fuertes.- Si, las
mujeres sin saben hacer de la vida de un hombre, un cielo y un
infierno, nos pueden hacer sentir crecidos y abatidos. De verdad, que
duele cuando una mujer hiere y que sabroso es cuando nos ama. Son
tan impredecibles, ignotas y a veces oscuras, y aun así otras son luz,
esperanza y un poco de alegría. Como brota la poesía frente a una
mujer y la mejor de las melodías jamás se le compara.- La mujer,
tremendas y fascinantes.

Cuando estudié filosofía me enseñaron que los tres grandes


temas de la historia de la filosofía son Dios, la naturaleza y el hombre;
hoy, pienso que no es así, para un hombre en tanto que hombre, a lo
largo de la vida, las vivencias, las experiencias, los conocimientos y
las búsquedas el tema es: la Realidad de Dios, La Realidad de la
Naturaleza y la Realidad de la Mujer. Quizás para una mujer en tanto
que mujer será Dios, la Naturaleza y el Hombre.- Y esto no es
semántica, sino sintaxis.-

Edward Salazar Cruz