Вы находитесь на странице: 1из 273

M Á S A L L Á D E L

E S T R U C T U R A L I S M O

H E N R Y L E F E B V R E

Ediciones elaleph.com
Editado por
elaleph.com

 2000 – Copyright www.elaleph.com


Todos los Derechos Reservados
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

INTRODUCCIÓN

Con los dos volúmenes ya aparecidos1 en las ediciones


Anthropos, la presente recopilación completa una especie de
tríptico o de trilogía teórica.
El estudio de las relaciones entre la ilógica y la dialéctica
se sitúa en el centro; soporta el edificio y es su piedra angular
(por lo mismo, tiene un sentido, como esas metáforas ar-
quitectónicas que sustituyen con una imagen material la no-
ción teórica de centro).
Todo pensamiento implica (involucra) la identidad pura,
la proposición transparente y vacía (transparente porque es
vacía), la evidencia formal: A=A. No hay ninguna coherencia
sin una referencia implícita al famoso principio de identidad.
No obstante, un pensamiento supone un objeto: introduce

1 Logique formelle, logique dialectique, Primera edic., 1948; 2a,

1969; y Du rural á l'urbain, recopilación de artículos escritos entre 1949 y


1969. [Para mayor comodidad del lector argentino, hemos dividido esta
tercera recopilación de Lefebvre (Más allá del estructuralismo) en dos
tomos: este primero conserva el título original; el segundo, aparecerá con
el nombre de Estructuralismo y Política, que se ajusta exactamente a su
contenido. (N. del E.).

3
HENRY L EFEBVRE

un contenido en la forma de la identidad; subordina la cohe-


rencia a una diferencia. Tal es la doble determinación inicial
y constitutiva de todo acto de conocimiento. La introduc-
ción del objeto y del contenido impide para siempre la certe-
za perfecta, la transparencia. Esta nunca se logra por
completo; siempre comporta un riesgo, un recorrido aventu-
rado, lleno de fisuras y de obstáculos. El contenido y el ob-
jeto resisten y no existen más que por esta irreductibilidad a
lo inteligible "puro". La subordinación de la coherencia (de
la unidad) a la diferencia siempre puede producir una esci-
sión, una rebelión de ésta.
De ese modo, cada reflexión, cada aprehensión de un
objeto han de concebirse bajo este doble aspecto: trayecto
que implique-explique un proyecto: el de conquistar el ob-
jeto, de apropiárselo por el conocimiento, en la práctica y en
la conciencia social. ¿Qué es lo que hay en el punto de parti-
da de todos los trayectos posibles, de todos los recorridos y
discursos? El vacío. El centro del pensamiento no puede
representarse como plenitud. Si estuviera inicialmente lleno.
estaría ocupado. ¿Cómo introducir en él "alguna cosa", ob-
jeto y/o contenido? El trabajo del conocimiento consiste en
que colma perpetuamente la tautología evidente y vacía se-
gún la cual el pensamiento piensa y no es otra cosa que pen-
samiento, el objeto pensado es idéntico a él mismo y toda
determinación coincide con él. Esto es lo que torna necesa-
rio el perpetuo renovamiento de la operación: introducir el
contenido y aprehenderlo a partir del vacío. ¿No pasa esto
con toda centralidad mental y/o social? ¿Qué es una propo-
sición, en el doble sentido formal (lógico) y activo (práctico)

4
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

del término? La aprehensión del objeto se propone como


trayecto-proyecto (travesía-discurso) constitutivo de todos
los enunciados, sin que jamás pueda acabarse y terminar su
tarea.
Hay dos lugares: el lugar inicial es el lugar vacío: el lugar
de la otra parte y del otro (lugar) que puede entonces en-
contrarse en todas partes (y en ninguna). Entonces, en todo
momento y en todo lugar. Esto es lo que lo caracteriza como
tópico (lógico). Entre el vacío inicial, que no es aquel de una
intención o de una intuición subjetiva, o aquel de una pura y
simple ausencia, sino aquel de una potencia ofensiva y de un
llamado; entre ese vacío y cualquier contenido. aunque fuese
el más ínfimo y el más pequeño, hay un abismo. El pensa-
miento lo franquea de un salto; pasa de la ausencia a la pre-
sencia. El pensamiento no puede ni colmar el abismo ni
ignorarlo. De ahí resulta en primer lugar que el menor con-
tenido puede analizarse indefinidamente. Brindad al pensa-
miento negación positiva la más pequeña diferencia (la que
hay entre A y B, entre 1 y 2, entre un elemento y el elemento
más cercano) y esta diferencia se convierte en objeto de un
conocimiento sin límites, infinito y finito, que se desarrolla,
engendra (produce) o reencuentra otros objetos (objetos
distintos, otros objetos). Todo proyecto lleva esta doble
marca, esta doble carga; esta necesidad duplicada de libertad,
esta finitud duplicada de un horizonte infinito; el pensa-
miento anda por ese camino, avanza, se hace, elige su mar-
cha, y no obstante tiene un objetivo, supone contratiempos,
se acerca a un término fijado.

5
HENRY L EFEBVRE

Segunda consecuencia: entre la proposición constitutiva


del pensamiento discursivo (ese reflejo del objeto en un es-
pejo vacío y claro, esta reflexión de un "sujeto" pensante a lo
largo de un itinerario) y el contenido objetual, entre la pro-
posición transparente (A=A) privada de todo contenido por
una reducción absoluta y el contenido, entre la abstracción
lógica (formal) y lo concreto, hay una ruptura; hay una dis-
continuidad. La lógica puede y debe intentar circunscribirse,
no lo logra; los límites se quiebran, las clausuras estallan.
Además se ensaya establecer una multiplicidad de lógicas
parciales, acaso una indefinidad; aquéllas desean ocupar los
lugares vacantes, arrojar sobre el abismo un puente inmóvil,
llenar el centro y ocuparlo. Existe la lógica de la acción y de
la decisión (praxeología, teoría de los juegos y de las estrate-
gias), la lógica del espacio y de la cosa en general, la lógica
del cambio y de la mercancía, la lógica de la equivalencia y
del contrato, la lógica de la recurrencia, de la escritura, del
metalenguaje, la lógica del Estado y del derecho, la lógica de
la moral, etcétera. Cada lógica (parcial) establece una forma,
la explota con rigor, extrae de ella necesidades y contratiem-
pos, extrapola y reduce sin vergüenza. Cada lógica, manipu-
lada por un vigoroso y riguroso pensamiento estratégico, se
pretende absoluta y total. Sirve a una voluntad de poder. No
llega a imponerse ni teórica ni prácticamente, aunque impli-
que violencia. Ninguna encarnación en un contenido relativo
de la lógica absoluta (es decir, de la evidencia del vacío, de la
proposición transparente y tautológica) puede afirmarse co-
mo plenitud necesaria y suficiente. Ninguna lógica, ni la
ideológica más que la sociológica, llegan a descartar lo nega-

6
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

tivo, a operar la reducción satisfactoria. a eliminar lo irre-


ductible (el residuo).
Prácticamente, un proyecto así es político. El hiato entre
la forma lógica y los proyectos prácticos permite precisa-
mente poner en evidencia los caracteres políticos de lo que
se presenta como "pura" coherencia, como rigor formal y
científico. Las lógicas parciales que abusan del rigor formal
presentándolo como evidencia, deben comprenderse como
estrategias de clase. La lógica no sirve para las clases domi-
nantes, las voluntades de poder. Se les escapa como forma
universal (pero vacía) de todo pensamiento. Con todo, las
clases dominantes, las estrategias y las voluntades de poder
pueden servirse de la lógica, en apariencia al menos, abusan-
do de estos criterios: rigor (disimulando pero ayudando a la
violencia), coherencia (disimulando pero sirviendo los fines
de la acción estratégica).
¿Qué hay entonces en el centro? No hay un monu-
mento teórico, una filosofía, un dogmatismo, una imagen
prefabricada del conocimiento. No hay un campo, ya deli-
mitado y preparado para recibir no importa qué. ¿Qué hay
entonces? Una presencia- ausencia, la presencia negativa y
terrible de la forma "pura", y por lo tanto mortal. Y la ausen-
cia de contenido (sin el llamado, la espera, la exigencia de ese
contenido, para disolverlo, disecarlo, cortarlo, en una pala-
bra, matarlo, por el procedimiento analítico) . ¿Qué hay en la
periferia? Otra terrible ausencia, la presencia de una potencia
ciega, el deseo, que no puede realizarse más que a través del
desciframiento, el adueñamiento y la apropiación del "mun-
do"; y ahí, en ese otro lugar, reina la ausencia de una cohe-

7
HENRY L EFEBVRE

sión que es la única que puede aportar la forma. Periferias,


ciegas pulsiones, regiones dionisíacas opuestas a la centrali-
dad apolínea; entre el centro y esta periferia, ¿qué es enton-
ces lo que hay? Todos los sitios posibles, inciertos y ciertos,
todos los trayectos y proyectos, rodeos y contornos, discur-
sos y recorridos, reflexiones y acciones indisolubles. Además,
lo posible-imposible, por ejemplo: colmar la ausencia, cam-
biar la presencia y la ausencia, reducir lo irreductible, asir el
deseo haciéndolo entrar en la cohesión racional. Lo imposi-
ble vive en el corazón de lo posible y se agita en él. Nada de
posible sin lo imposible que lo tienta y que él tienta. Nada de
conocimiento sin la diferencia que va hasta "lo otro" del
conocimiento, hasta el otro conocer: aquel de la aventura,
del riesgo y del juego, del arte y de lo trágico, de la danza y
de la zozobra, del éxtasis y de la fascinación. Un movimiento
dialéctico envuelve el conjunto, lo constituye y al mismo
tiempo le impide estabilizarse; lo regulariza polarizándolo
entre el vacío terrible de la forma y el terrible poder del de-
seo. La distancia entre esos polos, esos lugares opuestos, es
el secreto del cuerpo: sexo y cerebro, actos y reflejos (refle-
xiones-refracciones) que el cuerpo implica-explica.
¿Qué sucede entonces? Esto: la lógica difiere de la dia-
léctica, pero no puede separarse de ella. Entre la lógica y la
dialéctica hay una mediación, una zona o región intermedia,
o si se quiere, un encadenamiento que posee todavía los ca-
racteres formales de la lógica y que tiene ya los rasgos con-
flictuales y dramáticos del movimiento: la lógica dialéctica
(lógica de la diferencia, de las polaridades, de las oposiciones
v contrariedades, de las complementariedades, etc.). Además,

8
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

los conceptos esenciales para el análisis de cada objeto son:


la forma, la función, la estructura. Pueden servir distinta-
mente. El análisis formal no coincide con el análisis estructu-
ral o funcional. Con todo, un movimiento los atraviesa y los
une. Si tal concepto metodológico se aísla y se autonomiza,
si intenta subordinarse los otros, absorberlos, si tiende a
quererse absoluto, si se pretende total (dicho de otra manera
y mejor: si algún deseo se sirve así de ese concepto), excede
su capacidad, su rol, su legitimidad. Pretende ocupar el cen-
tro, llenarlo, hacer de él su propiedad privada. Se afirma in-
consideradamente en nombre de la lógica, aun cuando la
lógica le prohibe esta afirmación. Se considera como encar-
nación o incorporación de la transparencia perfecta. Se divi-
niza. Actuando así, lo oscurece todo. Operando de esa
manera, no sólo un concepto excede sus derechos, sino el
pensamiento que lo utiliza procede por reducción y por ex-
trapolación, dos errores conjuntos que se agravan uno al
otro. De ese modo se pasa, inconscientemente o no, del co-
nocimiento a la ideología, a la superfetación, excrecencia
injertada sobre el crecimiento del saber, cáncer del conoci-
miento. ¿En qué consiste entonces la marcha del dogmatis-
mo, de la ideología que se pretende total v acabada? Se sirve
de procedimientos a veces hábiles y procedimientos con
frecuencia tortuosos, de trampas, de transposiciones, para
arribar al centro. Para cambiar el centro en fortaleza, en cas-
tillo del pensamiento, en monumento, en palacio. Cuando
no en mansión burguesa, en domicilio legal. De este modo
procede el fetichismo del saber, bautizado "epistemología",
en la que se verá consagrarse .la división del trabajo sobre el

9
HENRY L EFEBVRE

plano intelectual, y protegerse la parcelación del conoci-


miento bajo el manto de un enciclopedismo de ostentación.
El rellenado del centro teórico bloquea el pensamiento, la
búsqueda, la exploración de lo real y de lo posible. Esto es lo
que impide comprender los acontecimientos y los encade-
namientos, el pensamiento y la acción, la unidad y las dife-
rencias.
Tal es el caso del formalismo, el del funcionalismo y el
del estructuralismo, situación que los reúne en un destino
común: tentativa, éxito, declinación. Comúnmente, es el caso
de los esfuerzos por reducir las distancias y para desechar las
mediaciones entre forma y contenido (para eliminar la lógica
dialéctica) definiendo el pensamiento por una lógica que se
representa a sí misma como centralidad cumplida, definida y
definitiva.
Toda "concepción" de un centro (mental y/o social) ya
colmado, dotado desde el comienzo de una positividad cier-
ta, no es de hecho más que una representación ilusoria, pro-
veniente de la crítica ideológica y de una metafísica perimida,
muy en especial cuando se cubre de cientificismo. Esta re-
presentación da por sentado problemas insolubles, los de la
filosofía tradicional. ¿En dónde se sitúa el "sujeto", ese del
pensamiento pensante, con relación al centro así sentado y
supuesto? Si el "sujeto" tiene ya en él su certeza, su plenitud,
¿cómo definir sus relaciones con el "objeto" en general, con
tal contenido particular, con tal ser singular? Por otra parte,
si no existe centro, si no hay más que verificaciones aisladas
de los hechos, de lo exacto, ¿cómo definir el proceso y el
movimiento del conocer, partidas y llegadas, trayectos y pro-

10
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

yectos, lugares y marchas, diversidades y cohesiones de los


recorridos y los discursos? Conclusión: hace falta un centro,
y ese centro no puede estar lleno, por lo menos al principio.
Existe un movimiento dialéctico de la centralidad (mental
y/o social). Eliminar esta centralidad por un abuso del len-
guaje o llenarla por un abuso conceptual, es quebrar el mo-
vimiento.
Pretendidamente colmadas, las discontinuidades reapa-
recen donde menos se las espera. El pensamiento y la acción
oscilan entre la incertidumbre y la saturación, entre el cono-
cimiento "puro" pero estéril y la ideología actuante pero
ilusoria: entre lo vacío y lo pleno, en vez de situarlos deter-
minando sus lugares, sus momentos, sus distancias, entre los
cortes y los pasadizos. También diciendo lo que ocurre en
los lugares y momentos en que no se desarrollan solamente
los conflictos entre formas y contenidos, sino los combates
entre fuerzas: los momentos de la historia.
Esta concepción de conjunto estaba ya implícita, pero
todavía mal formulada en la primera edición de Lógica for-
mal, lógica dialéctica. Se ceñía a un programa desmesurado,
enciclopédico, de síntesis de los conocimientos reagrupados
alrededor de la metodología (lógica y dialéctica) y no en
nombre de una investigación epistemológica, aislando los
núcleos de los conocimientos adquiridos de los islotes de
certeza. Abandonando una parte de esas ambiciones, esta
concepción ha ganado en claridad en el curso de los años,
gracias, a la vez, al estructuralismo y contra él.

11
HENRY L EFEBVRE

Polémicamente, la teoría que se funda sobre el estudio


de las relaciones entre la lógica y la dialéctica (en lugar de
desecharlas eliminando la dialéctica) se pronuncia a la vez:
a) contra el empirismo y contra el panlogismo y más so-
bre todo contra su asociación con el empirismo lógico; b)
contra el pensamiento dialéctico dogmatizado, congelado y
en consecuencia desmentido por su propio vocabulario,
puesto al servicio del aparato político, definido por la filoso-
fía oficial y la ideología del Estado, sofisticado, en conse-
cuencia, y vinculado con la erística (técnica de la
controversia) o incluso reducido a un lenguaje de decisión; c)
contra la dialéctica reducida de una u otra manera a una sim-
ple negatividad intelectual, filosofía o prolongación de la
filosofía clásica, subjetividad crítica, arte de la discusión; d)
contra el pensamiento operacional, al servicio de las institu-
ciones, de las oficinas, del Estado, de los manipuladores, de
las estructuras existentes...
En cuanto a la recopilación De lo Rural a lo Urbano,
trata de mostrar que ningún conocimiento toma forma y se
formula sin que se ligue a una praxis. El movimiento del
conocimiento (pues éste es movimiento) no se separa del
movimiento en lo "real", es decir, de las acciones que modi-
fican las cosas y los vínculos existentes. Este lazo es doble:
proceso de conocimiento y proceso en el seno de lo "real".
La mejor condición para un paso adelante del conocer nace
cuando la reflexión se inserta en una acción transformadora
del mundo, en los límites de una acción revolucionaria
(ejemplos: la reforma agraria, la revolución urbana, con esta
contrapartida: la cotidianidad congelada). Es así cómo la

12
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

marcha del conocimiento no se contenta con remitir de un


texto a otro, de un concepto a otro concepto, de una repre-
sentación a otra. Sin omitir los contextos (escritos y repre-
sentaciones) la marcha lleva hacia lo "real". Es entonces
cuando se llega a un contenido que comprende, analiza y
luego expone el pensamiento conceptual. El movimiento del
pensamiento es lo inverso del repliegue epistemológico, que
puede a lo mejor permitir el inventario de lo adquirido.
Puede ser que en el movimiento general del conoci-
miento y de la práctica alternen los períodos de expansión y
de repliegue, de conquista y de balance. La epistemología no
puede, con todo, dominar sino después de los fracasos y las
decepciones de los cuales no rinde ninguna cuenta. Por el
contrario: la manera de presentar un balance "positivo" di-
simula las contradicciones y sobre todo las contradicciones
no resueltas, los problemas mal presentados que han queda-
do en suspenso.
El conocimiento de un inmenso sector de "realidad"
humana y natural, a saber, la campaña, la vida rural, los pai-
sajes y los campesinos, no ha comenzado más que con el
trastorno y la disolución de ese "real", con la aparición de
nuevas posibilidades y de un mundo distinto. Ese conoci-
miento se ha ligado a los proyectos de "reforma agraria",
proyectos que van de modificaciones mínimas (reformistas)
a transformaciones máximas (revolucionarias). Importa en
verdad que la intervención de los políticos haya roto a veces
el circuito entre esta práctica y la investigación histórica;
pero esto no toca a lo esencial, la concepción teórica del
movimiento. Lo que lo rompe, sobre el plano teórico, es el

13
HENRY L EFEBVRE

fetichismo del saber, sustituto de los otros fetichismos: el de


la mercancía, el del Estado, el de la técnica.
Hoy, el conocimiento de una gran emergencia, la de la
sociedad urbana, se liga con la transformación de la sociedad
llamada industrial y de la racionalidad emanada de la empre-
sa. Los proyectos de transformación motivan los saltos hacia
adelante del conocimiento, suponiéndolos o llamándolos si
faltan. Entre. lo rural y lo urbano, ¿qué hay? Una transición,
inmensa zona ocupada por los proyectos de expansión eco-
nómica, de planificación y de programación, de dominio del
mercado, de extensión a la sociedad entera de la racionalidad
de la empresa. Estos proyectos, revolucionarios al principio,
luego atenuados, recuperados, integrados, han finalizado en
la constitución de un "centro pleno" del pensamiento con-
temporáneo, que se esfuerza por elaborar la racionalidad
industrial o racionalidad de empresa, y de sacar de allí mo-
delos generalizables. A partir de esta elaboración, ocupa el
centro. Allí tiene su origen una engañosa satisfacción: la de
llenar el vacío. De allí, enseguida, una extraña decepción, un
malestar: la transposición del pensamiento, la decepcionante
constatación de una "realidad" que no entra en el esquema.
La onda del estructuralismo corresponde a esta situación
teórica: centralidad ocupada por gentes que se creen innova-
dores y que son desbordados, superados por lo real y lo po-
sible.
Bajo la fachada de rigor formal y de coherencia, las
ideologías estructuralistas muchas veces han efectuado el
"salto mortal": han franqueado inconsideradamente los es-
pacios entre la lógica y lo ideológico c lo sociológico.

14
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Para componer el presente escrito, se han consultado


algunos textos que se remontan a los años 1957-1961. Desde
ese período, anterior a la gran onda del estructuralismo, se
expusieron algunas cuestiones y se impusieron algunos con-
ceptos y problemas, tratados y triturados desde entonces;
por ejemplo, las relaciones entre objetividad y subjetividad,
entre totalidad (social o mental) y los elementos (funcionales
o estructurales), entre conocimiento e ideología, entre histo-
ria y sistema, entre espontaneidad y conocimiento, etc. Los
textos de aquella época muestran bastante bien el carácter
todavía un poco vago de la reflexión sobre esos temas.
No se trata, en efecto, de declarar nulo y no advenido al
estructuralismo. Por el contrario: denunciando los abusos de
este concepto, la estructura y su ideologización dogmática, se
puede legítimamente establecer lo que se ha logrado. Si el
estructuralismo ha dominado un período que se termina, no
ha sido sin causas ni razones. Sin duda, antes de él no se
sabía utilizar bien estos conceptos: función, forma, estructu-
ra. Muchos textos ilustres, no obstante, propusieron buenos
ejemplos; pero, ¿se los sabía leer?
Una ideología no aparece más que en conexión con
ciertos conocimientos, antiguamente las matemáticas, ayer la
lingüística y la antropología, hoy o mañana la biología.
Aquélla se superpone a los progresos del saber; los interpre-
ta. Saca partido de las fallas, ya sea de las ideologías anterio-
res o las del conocimiento. Supone también la intervención
de fuerzas (sociales y políticas) nuevas.
Este escrito no tiene entonces por fin solamente rebatir
el estructuralismo, menos aún condenarlo, sino contribuir a

15
HENRY L EFEBVRE

conocerlo. La arrogante dogmática de ciertos estructuralistas


durante su belle époque no sabría justificar un dogmatismo
opuesto. Después de ese período, no podemos ya pensar y
reflexionar como antes. Únicamente un dogmatismo (filosó-
fico y/o político) puede afirmar un monolitismo doctrinal,
inmutable e invulnerable, insensible a los tiempos. Tampoco
se trata por otra parte sólo de la ideología (y de la epistemo-
logía) estructuralista, si tratamos de inventariar, sino de todo
aquello que ha signado el mismo período: la planificación (o
semiplanificación) centralizadora, el crecimiento programa-
do, el consumo cibernetizado, la acción de la tecno-
estructura, la eficacia o el fracaso de los arquetipos en los
diversos dominios, en escala nacional o mundial, etc. Proce-
der de otro modo sería desmentir el mismo estructuralismo y
sus conquistas. Con los demás aspectos o elementos sincró-
nicos, debe constituir un todo, un conjunto. El período es-
tructuralista comporta una experiencia; ha permitido, mucho
más y mejor que el período existencialista, asistir al naci-
miento de una ideología. Ese período aportaba e implicaba
los conceptos que permitirían seguir estas génesis.
A esto obedece este escrito del más acá para conducir
hacia el más allá. Pero en este acá estaban los gérmenes, el
anuncio ,del más allá: de la superación.
En este lado, ¿qué es lo que predominaba? O bien un
empirismo bobo, un pragmatismo grosero, ideologías que ya
se consideraban como no-ideológicas. La expresión ingenua
de lo "vivido" aceptaba lo que constataba, fortificaba con
frecuencia, lo que aceptaba, se momificaba en una metodo-
logía torpe; o bien reinaba un historicismo informe, que usa-

16
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

ba y abusaba de una terminología dialéctica, poniendo el


acento con embriaguez sobre las transiciones como si éstas
fueran esclarecedoras por sí mismas. La dialéctica sofisticada
y la retórica de la historia se sostenían una a la otra. La refle-
xión ambigua sobre las transiciones (es decir, sobre los pa-
sajes de un período a otro, de un momento histórico al
siguiente) remitía a la práctica política e institucional, pero
sin mencionarlas. El pasaje de un dominio a otro se cumplía
sin mayores precauciones, como el pasaje de un modo de
producción a su reemplazante. Si las mistificaciones de la
ideología no eran las mismas, no eran por eso menores; no
aparecieron como tales, reveladas, develadas, como en la era
estructuralista, armadas de otra manera: sustituían brutal-
mente el continuismo con el discontinuismo, la inteligibili-
dad estática con la inteligibilidad dinámica, el sistema con la
historia, la estabilidad con las transiciones, el equilibrio con
el devenir, la positividad estructural con la negativa dialécti-
ca.
Para mostrar la irreductibilidad de lo negativo, dimen-
sión de nuestro pensamiento europeo marcado por la histo-
ria (a pesar de sus dificultades intrínsecas) y por la filosofía
crítica (a pesar de su crisis), este escrito contiene numerosos
textos ajenos a la problemática del conocimiento. Especial-
mente un texto sobre el romanticismo revolucionario y, otro
sobre "el arte como proceso de destrucción y de autodes-
trucción". Si estos textos no tienen aparentemente nada en
común con las preocupaciones epistemológicas y la crítica
interna del fetichismo del cientificismo, se trata no obstante

17
HENRY L EFEBVRE

de mostrar los límites de toda concepción reductora del sa-


ber. Y sus contradicciones.
II. ¿Las contradicciones del saber? ¿Los conflictos in-
ternos del fetichismo del cientificismo? Ellos se confirman y
se profundizan. Uno de los sentidos (múltiples) del estallido
de mayo de 1968 fue el de manifestarlas, de apelar a otro
saber y otra concepción que el desmenuzamiento especiali-
zado por los contratiempos de la sistematización. Primera
contradicción: la de creerse por encima de las contradiccio-
nes, en la coherencia y el rigor. Aparentemente, se pone fin a
las contradicciones sirviéndose de modelos cuyas "sobrede-
terminaciones" coherentes recubren las determinaciones
conflictuales que encierran. En vez de sacar de los propios
conceptos el contenido del conocimiento, se los niega no
dialécticamente, es decir, negando y denegando y renegando
del pensamiento así como del pensamiento dialéctico. De ese
modo se sustituyen las contradicciones con una imagen no-
conflictual, una representación sistematizada; en otros tér-
minos, una coherencia ficticia, purificada de contradicciones:
un modelo. Esta imagen, esta representación, esta ficción
abstracta, se les impone de inmediato. Se las presenta como
necesidades, como una imposición proveniente de los he-
chos y las cosas, racionalmente. Se extrae de ahí una pra-
xeología general y operaciones especializadas. ¿Cuál es la
finalidad de esta práctica operatoria? En apariencia, un orden
racional; pero, de hecho, se trata de la consolidación de los
vínculos sociales y mentales existentes, disimulando su pro-
blemática, v reabsorbiéndolos en la organización sistemati-
zada.

18
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Miremos más de cerca el estado extraño, en 1970, de la


Inteligentsia y de la Universidad. Después de la gran protes-
ta-contestación, las viejas opiniones parecen parajes de repo-
so, lugares bendecidos. En cada uno, en todo, el Saber
parece tanto más sólido cuanto más especializado, más
fragmentario. La división del trabajo intelectual y el mercado
de los productos "culturales", que une las actividades dividi-
das, han retomado toda su fuerza, apremiante y reguladora.
Un sentimiento tanto vivo como antiguo de la propiedad de
las parcelas (del saber) motiva poderosamente las preocupa-
ciones y justifica los intereses. La propiedad privada de las
ideas se ha consolidado con fuerza sorprendente, luego de
un período de comunicación, de palabra, de intensos cam-
bios. La epistemología etiquetada "estructuralista" ha fortifi-
cado esas tendencias y las ha justificado teóricamente,
constituyendo una "práctica teórica". Las parcelas del saber
pertenecen a tal o cual; posee tal dominio; recorre su campo.
El saber poseído, elaborado fuera de la práctica social, según
preocupaciones abstractas (es decir, ideológicas, bajo cu-
bierta de "pura" teoría y de rigor) se separa, se desmenuza.
¿La práctica social? Se la deja a otros especialistas, los buró-
cratas, los "tecnócratas, que comandan a los técnicos Por
encima de ese panorama curiosamente recortado, sobre esta
campaña ingrata, nubarrones vagos significantes: la filosofía,
la retórica, los fantasmas de lo "interdisciplinario", las fanta-
sías del vocabulario y del metalenguaje, las sombras del viejo
enciclopedismo.
A fin de cuentas, en nombre del rigor, de la coherencia y
del cientificismo, no se sabe más de qué se habla. El discurso

19
HENRY L EFEBVRE

remite a otros discursos y las representaciones a otras repre-


sentaciones. El metalenguaje, en sus diversos grados, gene-
raliza. ¿El objeto? ¿el contenido? ¿la praxis? ¿lo referencial?
Se habla o se escribe a propósito de lo que el señor X ha
dicho o escrito sobre el señor Y, otro especialista eminente.
Y así todo: metalenguaje y redundancia.
De ese modo el saber se dispersa, aunque cada parcela
reclame un enorme aporte de conocimientos. Nada se opone
a la fragmentación, si no es la vieja filosofía. Ahora el filóso-
fo planea por encima de los campos cultivados, en el cielo de
las ideas. No obstante, cada teórico busca constituir en cada
lugar del saber un "corpus". Las migajas se convierten en
duros carozos. En el doble proceso del fetichismo, la epis-
temología y la institucionalización, el saber se dispersa y se
cuaja. Alrededor de esos centros fijos, no quedan más que
polvo de hechos, de imágenes, de mensajes, de procedi-
mientos y procesos, de palabras. Lo general y lo genérico
pertenecen a las instituciones: el Estado, la Universidad, los
cuerpos constituidos, los organismos científicos y culturales.
De esa manera la autoridad y el saber se articulan y degene-
ran juntos. Todo es estructurado en la pulverización. Es la
autodestrucción del conocimiento bajo el signo del saber
absoluto. La morbilidad se agrava en esos cuerpos (en el
"cuerpo de profesores") aislados de la praxis, separados unos
de los otros, carcomidos por el mismo mandarinato y el bi-
zantinismo, propietarios eminentes de un tesoro, el del sa-
ber.
No existe hoy ningún estudiante que no sepa aplicar un
procedimiento estructuralista. En cada cerebro funciona

20
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

automáticamente un pequeño dispositivo "operatorio": se


construye un casillero, un código, un cuadro de oposiciones
pertinentes, un pequeño sistema, que permite clasificar.
¿Qué? Palabras.
A decir verdad, el pensamiento "riguroso" distingue las
palabras de las cosas, los sistemas de palabras (respecto de la
semántica) y los sistemas de cosas (respecto de la semiolo-
gía). Pero, ¿cómo mantener esta distinción que limitaría a
casi nada el alcance de la pequeña mecánica estructuralista
montada en los cerebros? Las gentes creen que es fácil clasi-
ficar hechos, cosas, contenidos, a partir de las palabras. Los
intelectuales tanto como los estudiantes no piden más que
atribuir la "realidad" a cada corpus. Con cada sistema de
oposiciones pertinentes, (le contrarios y de contrastes, creen
fácilmente unir la inteligibilidad a la realidad, lo racional y lo
concreto. Es verdad, los espíritus que reúnen la delicadeza y
el rigor, como Rolad Barthes, evitan esta confusión cuando
todo el estructuralismo de nombre menos bien controlado se
edifica alrededor de ella. Al tomar el movimiento dialéctico
el derecho que se le había negado, el rigor se metamorfosea
en su oponente. Es la derrota del cientificismo que se extra-
vía en la analogía y la tautología, viejas enemigas del conocer,
que corresponden al metalenguaje y ala redundancia (por un
lado cita, ejemplaridad del pensamiento, y por el otro discur-
so sobre el discurso que se vacía un poco más en cada eta-
pa).
El fetichismo del cientificismo tiene entonces una base
social en la propiedad privada de las ideas, en el cuasicon-
trato que hace de las ideas cosas ofrecidas en el mercado, es

21
HENRY L EFEBVRE

decir, en las relaciones sociales de producción y de propie-


dad. ¿Cómo la producción del saber sería ajena a las condi-
ciones generales de la producción? Si la producción del saber
se parece más a la producción de las relaciones de produc-
ción que a la producción de las cosas (productos), eso no se
advierte.
III. La punta de lanza del conocimiento opera mucho
más allá del estructuralismo, y hace mucho tiempo. "Un de-
bate atraviesa todo el pensamiento contemporáneo, cuyos
términos extremos, enfrentados bajo los patronazgos res-
pectivos de Platón y de Nietzsche, son la seriedad y el juego,
el fundamento y su ocultación, el centro y su ausencia, el
origen y el siempre-presente, lo inmediato y lo demasiado-
tarde, lo pleno y lo suplementario, el uno y la falta o el exce-
so, el alma fuera del cuerpo y la inscripción, lo referente y el
afecto literal, el sentido y la significancia, la figura y la huella,
la relación y la falta de apovo, el frente a frente sujeto-objeto
y su inclusión mutua en un proceso de concatenación a la
vez formal y material, el ser y su diferencia, el presente y el a-
distancia. Este debate no es el del estructuralismo como
método de la lingüística y la teoría de los hechos de lenguaje,
que él desborda por todas partes . . ." 2Pero no se vuelve
atrás, hacia el dialectismo informe, hacia el liberalismo sim-
ple, hacia el historicismo ingenuo y vicioso.
El pensamiento se situaba va más allá del estructuralis-
mo como doctrina (ideología y/o conocimiento) desde que
fue formulado, desde que se han presentido sus rasgos espe-

2 Fransois Wahl: Qu'est-ce que le structuralisme? Seuil, 1968, págs.

390-391.

22
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

cíficos, en relación con determinado período. Hoy, se for-


mula todo lo logrado en este período, pero también lo que se
ha perdido o extraviado.
Prosigamos el inventario de lo logrado. El "Sujeto" de
los filósofos ha sido puesto en el tormento, torturado, sin
que haya confesado. ¿Sustancia, pensamiento pensante?
¿Intencionalidad? No. ¿Efecto de espejo? ¿De dónde viene
entonces su capacidad destructora y creadora? Sin duda
"presencia-ausencia", antigua noción filosófica (hecha más
concreta, ya dramatizada, ya desdramatizada a partir de la
lingüística). Aportemos igualmente al activo del período es-
tructuralista una utilización más delicada de los conceptos y
a renglón seguido una crítica más sutil de los abusos con-
ceptuales. Además, una conciencia de nuevas contradiccio-
nes: entre reducción y sistematización, por una parte, y por
otra parte diferencias, carácter plural o pluriel de tal campo
explorado. Negando las contradicciones en nombre de la
coherencia, la tendencia estructuralista ha hecho surgir esas
contradicciones.
Más radicalmente, no basta considerar al estructuralismo
como abuso de lenguaje, y la tendencia al sistema como una
especie de manía o de tic intelectual. El estructuralismo no
puede superarse más que siendo comprendido como tal. De
ahí el proyecto ultraestructuralista de una Sistemática gene-
ral. En esta perspectiva, no se busca más un Sistema o El
Sistema.
No se quiere adoptar un Sistema. Se estudian los siste-
mas, actuales o posibles, reales o virtuales. Se crea la ciencia
de los sistemas como tales: sistemas de acción y de decisión,

23
HENRY L EFEBVRE

sistemas de pensamiento y de valores. Estos sistemas y sub-


sistemas son múltiples, diversos, poco diferentes en la medi-
da exacta en que son regidos por principios homólogos: to-
talización coherente, centralización, institucionalización. Hay
sistemas mentales y sistemas sociales, sistemas agrarios y
sistemas industriales o urbanos, sistemas y sub-sistemas jurí-
dicos, contractuales, fiscales, filosóficos, estaduales, etc., etc.
La ciencia comparativa y comprensiva de los sistemas impli-
ca la desconfianza crítica frente a toda tentativa y tentación
sistematizantes. La ciencia de los sistemas, triunfo del pen-
samiento dialéctico, no puede cumplirse más que en nombre
del anti-sistema; es la forma coherente del anti-sistema, la
única sistematización que ella se permite. Así toma parte, a
su manera, del balance "positivo" y de la adquisición . . .
Algunos textos apuntan a L. Althusser y el neomarxis-
mo, y son particularmente virulentos. ¿Por qué? Porque la
polémica con el marxismo, reescrita a la moda estructuralis-
ta, no ha cesado de agravarse, en la misma medida en que
ese neomarxismo expresa y significa las derrotas del marxis-
mo, teóricamente y prácticamente, disimulándolas. Sustituye
con la retirada epistemológica y el repliegue sobre el cientifi-
cismo el análisis de las contradicciones y los fracasos mis-
mos.
El primero de esos artículos sobre L. Althusser muestra
cómo el pensamiento estructuralista incorpora la crítica de
derecha (en la acepción leninista) de una concepción co-
rriente, vulgar, pretendidamente marxista, de la historicidad.
Es lo que esta concepción hegeliana en su fondo llama una
crítica de izquierda. Por esas palabras, "crítica de izquierda"

24
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

no ha de entenderse una crítica hecha por la "izquierda" en


nombre de la "izquierda" política existente, sino según la
acepción marxista y leninista: una critica radical. El proceso
mundial de transformación social Y mental exige una crítica
profunda de los conceptos y concepciones del período pre-
cedente, y en especial de la concepción de la historia. En ese
dominio esencial, es preciso poner fin al fetichismo, es decir,
a la concepción occidental (o más bien centroeuropea) de un
racionalismo y de un naturalismo mediocres, erigidos en
verdad histórica, suprema, en un absoluto filosófico-político.
La crítica radical de la historicidad generalmente admitida
debe comportar un análisis de la historia considerada como
institución cultural o política (ideológica). En esta elucida-
ción, el estructuralismo es sintomático: de una crisis del pen-
samiento histórico que conviene elucidar para indicar la
apertura o para abrir una salida.
Otro artículo pone en evidencia el papel de tres con-
ceptos forma, función, estructura, en El Capital. Tesis sub-
yacente: esos conceptos tienen una importancia
metodológica y teórica igual. Dar el primado a uno de ellos
constituye e instituye una ideología: el formalismo, el fun-
cionalismo, el estructuralismo. Estos tres conceptos, toma-
dos juntos, estructuran el campo teórico en el cual se
desarrolla el análisis de El Capital. Ellos definen simultánea-
mente el sistema de las referencias y el sistema de los con-
ceptos que se articulan (valor de cambio, mercancía, división
del trabajo, contrato, plusvalía) y se abren sobre la historia
del capitalismo. Cada una de esas ideologías (abuso de cada
concepto) ha tenido su hora. su éxito; luego, se ha agotado.

25
HENRY L EFEBVRE

Así, la ideología ha ensayado todos los atolladeros. Y es me-


nester denunciarlos, corriendo el riesgo de pasar por
passéiste.
Una de las paradojas del neomarxismo, y no la menor,
es que esas obras hayan sido bien acogidas en ciertos países
cuyos problemas centrales son aún problemas de creci-
miento. Por ejemplo, América Latina. En efecto, la posición
tomada por L. Althusser no tiene sentido, en la medida en
que pueda tenerlo, sino en los países muy avanzados eco-
nómica y técnicamente. En esos países, el pensamiento mar-
xista debe confrontarse con un conjunto de ciencias y de
prácticas técnicas que se han desarrollado fuera de él. sin él,
a veces contra él: lingüística, psicoanálisis, construcción de
modelos económicos, etc. Esta confrontación no puede
evitarse pero deba cumplirse de distintas maneras. Proceder
a la crítica radical (dialéctica) de esos dominios teóricos y
prácticos, al mismo tiempo que a una autocrítica radical del
pensamiento marxista que no puede eludir la respuesta ala
demanda social y a las exigencias de la práctica en esos paí-
ses, es uno de los caminos. Otro procedimiento consiste en
admitir sin otra forma de proceso las tentativas para definir
en cada dominio un saber adquirido, es decir, una episte-
mología, y exigir del pensamiento marxista que se someta a
este mismo procedimiento y provea su epistemología. Este
es el camino que toma Althusser. Alineándose en las exigen-
cias de la teoría neomarxista, no ligada a la práctica revolu-
cionaria, ni siquiera a la práctica social en general, acaba en
una desintegración y en una liquidación del pensamiento

26
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

marxista. Unos piden la justificación de un repliegue estraté-


gico y otros saludan en ella la desintegración en curso.
La cuestión fundamental no es liberar la ciencia de la
ideología, sino liberar la estrategia política de las hipótesis
que pesan sobre ella: las presiones de los organismos en de-
suso y aquellas que tienen fines distintos a los de la revolu-
ción. En el curso de la elaboración estratégica, los elementos
ideológicos pueden tener una acción favorable v otros reve-
larse "reactivos". El cienticismo los alinea unos sobre otros,
lo que constituye un error estratégico (político) grave. La
teoría no puede desenvolverse más que como teoría de la
praxis. Tomada aparte, se fija alrededor de centros v núcleos
que se agostan irremediablemente.
Nada reemplaza hoy al estudio de los hechos, es decir,
al análisis de la praxis. Desde Marx, hay hechos nuevos, co-
mo ser:
a) el desarrollo económico en los países capitalistas, sin
la quiebra de las relaciones de producción capitalistas, admi-
nistrado y orientado por la burguesía como clase; b) un desa-
rrollo cuantitativo sin desarrollo cualitativo, esquema que
conviene también, en cierta medida, a la mayor parte de los
países llamados socialistas; c) la creciente importancia de los
fenómenos urbanos, todavía mal conocidos y aun mucho
peor dominados en los cuadros actuales del pensamiento y
de la ideología, de las relaciones de producción; d) la exten-
sión prodigiosa del "mundo de la mercancía", etc., etc.
Este conjunto de hechos no puede analizarse v cono-
cerse más que a partir de los conceptos y las teorías de Marx,
especialmente al comienzo de EL Capital (que señala, para

27
HENRY L EFEBVRE

Althusser, la influencia hegeliana). Cómo comprender sea lo


que fuere en el mundo actual sin referirse a la teoría del valor
de cambio y de la mercancía, de la contradicción entre valor
de uso y valor de cambio; lo que no autoriza en nada a des-
cuidar la rotación del Capital, su composición orgánica, la
teoría de la plusvalía; lo que no permite tampoco omitir la
teoría del imperialismo, hecha cuenta de las modificaciones
sobrevenidas desde hace medio siglo en el mundo moderno.
La reducción del marxismo a una epistemología descarta
la práctica y los problemas de la práctica. Esa reducción so-
mete al pensamiento marxista a un criterio de cientificismo
absoluto, a una filosofía fetichista del "puro" conocimiento.
Hoy no existe nada en el conocimiento (comprendida en
éste la teoría matemática de los conjuntos) que resista tal
criterio; la filosofía sistematizada restablece una ideología de
lo absoluto científico que presenta como una purificación de
toda ideología. Sigue a esto una desintegración del marxis-
mo, una autodestrucción del conocimiento (la cual es siem-
pre relativa).
El desarrollo del pensamiento marxista no puede conti-
nuar más que combatiendo ese filosofismo, mostrando las
razones de su atractivo. Seduce porque continúa el dogma-
tismo, evitando a sus partidarios la prueba del contacto con
los hechos (con la praxis). La técnica del corte-montaje viene
a punto para justificar la desarticulación del pensamiento
marxista, bajo pretexto de "rigor".
La liquidación del marxismo se acompaña con la liqui-
dación de la dialéctica. Aquella ha sido intentada bajo mu-
chos aspectos:

28
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

a) Eliminación de la historia sin otra razón que el ca-


rácter no-científico de "el objeto" (en efecto, si se estima que
"el objeto" debe dejarse recortar y remontar anatómicamente
según un "modelo", se deduce de allí que la historia no existe
y no tiene utilidad ir más lejos).
b) Eliminación del carácter trágico de la vida y de la ac-
ción, desdramatizando el pensamiento, la literatura, el arte,
en el momento mismo en que los genocidios se extienden,
cuando amenaza una tercera guerra mundial, o la violencia
recrudece. Esta reducción no puede comprenderse más que,
como una reacción de defensa, un torpe repliegue sobre el
intelectualismo abstracto.
c) El reemplazo de la metodología dialéctica, acusada de
"no-cientificismo", por técnicas erigidas al rango de método
y de epistemología: el corte-montaje, el cálculo logístico, la
programación cibernética. Es que esas técnicas, válidas en sí
mismas, no son erigidas en métodos más que por un decreto
arbitrario.
Esta estrechez no puede mantenerse largo tiempo. ¿Las
contradicciones del mundo moderno se han resuelto? No.
En consecuencia, no podrá pasarse mucho tiempo sin un
método capaz de resolverlas. Hay más aún. Las viejas con-
tradicciones, que analizara Marx, son a veces esfumadas pero
no han desaparecido (especialmente, entre las fuerzas pro-
ductivas y las relaciones capitalistas de producción y de pro-
piedad). Nuevas contradicciones las agravan. Entre el
período en que las primeras parecían resueltas y aquellos en
donde las segundas agravan la situación mundial, hay otro
período de estancamiento, una pausa. Y fue en este interme-

29
HENRY L EFEBVRE

dio que se creyó reemplazar por procesos "estructurales" el


análisis dialéctico de las contradicciones. El fracaso de esta
tentativa comienza a notarse públicamente.
París, febrero de 1971.

30
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

EL ROMANTICISMO REVOLUCIONARIO3

I. LA CONCIENCIA CRÍTICA RADICAL

Los que son llamados corrientemente "los intelectuales"


(como si formaran un grupo social homogéneo) acaban de
adquirir una dolorosa pero rica experiencia.
Mejor informados que muchos otros (dejando a un lado
los hombres públicos, los políticos) o más sensibles, han
resistido ante los acontecimientos de una manera novedosa.
En razón misma de la falta de actitudes meditadas y de reac-
ciones advertidas en otras categorías sociales, ellos han crea-
do sus órganos y sus organismos propios. Han tenido sus
corrientes de opiniones claramente distintas. De inmediato,
han querido pesar en la balanza política más de lo que le
permite su peso social real y su influencia efectiva. Han que-
rido obrar, no tanto como individuos esparcidos en agrupa-
ciones y formaciones diversas, sino como grupo específico
(justificando así a posteriori esta denominación que se les

3 "Nouvelle Revue Franjaise", NQ 58, 10 de octubre de 1957.

31
HENRY L EFEBVRE

había inflingido de un modo a la vez vago y peyorativo: "los


intelectuales").
Han aspirado, más o menos claramente, a una política
de la inteligencia, es decir, una política de la "inteligentsia".
Consideraban por lo general esta política como revoluciona-
ria y sobre todo como introductora, en la vida pública, de
sus propios empeños de claridad, de verdad y de justicia.
Este esfuerzo no ha sido en vano, en el terreno de la in-
formación. No obstante, sobre el terreno de la eficacia polí-
tica. el fracaso es nítido, acerbo.
Si existe una inteligencia política, no puede haber una
política de la inteligencia, y todavía menos de la "inteli-
gentsia" (que no constituye una clase social, a menos que
represente una fuerza social). Los intelectuales interesados
han conocido pues esta amargura: haber errado tanto cuando
en principio tenían razón; verse brutalmente golpeados a
causa de su comprensión de los hechos v los acontecimien-
tos.
Esto no significa que sea menester dejar de obrar políti-
camente junto a la clase obrera, ni suspender los esfuerzos
concertados para revalorizar ante las masas y en el corazón
de los revolucionarios el ideal comprometido a la vez con el
"stalinismo", por su postura acusatoria, y con la "destaliniza-
ción" abortada.
Con todo, conviene extraer lecciones de este fracaso, y
su significación. Para la reflexión crítica se abre paso la idea
de que la función propia de los intelectuales se ejerce preci-
samente sobre el plano de los "valores", de la cultura, del
arte; en términos marxistas, de las superestructuras. Allí, en

32
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

ese terreno, ellos pueden introducir sus preocupaciones y


crear algo nuevo, como intelectuales, individuos y agrupa-
ciones. ¿No deben retornar hoy a esa función creadora, con
más fuerza lúcida, con más claridad, beneficiándose de las
experiencias recientes?
El movimiento que se ha manifestado desde hace algu-
nos arios significa que las aspiraciones brotan, y entonces
sólo resta tomar claramente conciencia. Un pasado desapa-
rece; un nuevo horizonte se levanta ante nosotros. Hablar
hoy de "crisis" o de tal "crisis" determinada decir que atrave-
samos un período de crisis múltiples, es una banalidad. En
efecto, sea cual fuere el sector contemplado, en la ciencia, la
filosofía, el arte, la vida social y moral. la cultura, se puede
cómodamente describir síntomas de crisis, a veces de quie-
bra, siempre con graves problemas (de esta palabra “pro-
blema” se usa y abusa; se gusta de tomar los problemas por
ellos mismos, sin querer plantearlos en términos solubles, sin
sacar de sus posiciones una enseñanza crítica y positiva, sin
organizarlos en una verdadera "problemática").
Lo nuevo, desde este ángulo, es que el ideal socialista o
comunista no escapa al planteamiento. Constituye un pro-
blema. No puede escapar al examen crítico, al balance que
pesa lo negativo y lo positivo. Tiene necesidad de argumen-
tos nuevos. Hasta este último año, este ideal (es decir, el
socialismo y el comunismo considerados como ideas) per-
manecía intacto. Los adversarios no podían rechazarlo con
argumentaciones cuyo sentido de clase aparecería pronto
con toda evidencia. No podían alcanzarlo, oscurecerlo. Hoy,
este ideal resplandeciente se ha empañado hasta en el cora-

33
HENRY L EFEBVRE

zón de sus partidarios más fieles y más sinceros. Ya no es un


estímulo para la acción y el coraje. Ya no se une más a las
reivindicaciones, a las acciones parciales, a las fuerzas prácti-
cas que obran en la lucha de clases. para coronarla y apor-
tarle una certeza más alta. Incluso sin que se dude del
sentido de la historia y la misión de la clase obrera, el vacío
actual se expande y se hace más hondo, abierto . . .
¿Cómo llenar ese vacío ético, estético, cultural que se
hace sentir cruel y profundamente? El mal, una ausencia de
entusiasmo y de confianza, se expande mucho más allá de las
posiciones de los "intelectuales". Y no es con sermones o
reproches como se lo ha de curar.
El presente texto se limita al dominio del arte, sin des-
cuidar el hecho de que la ética y la estética tienen tina cierta
relación; la cuestión del estilo concierne tanto a la vida como
a la literatura.
Desearía iniciar aquí un inventario y sobre todo bos-
quejar el trazado de las líneas de fuerza que parten del pre-
sente y unirlas al futuro, sin pretender por eso cubrir el
horizonte entero, sino ofrecer una orientación al actual, to-
mado en el conjunto de sus "problemas".
Habría primero que insistir, añadiéndole un suplemento
de conciencia, sobre el carácter problemático del arte mo-
derno. Entendiendo por eso que no se funda solamente so-
bre "problemas" originales (técnicos o subjetivos) sino que
reposa sobre el carácter profundamente problemático y por
eso incierto de la vida real y del momento que debemos
atravesar, y aceptar como es. Este carácter problemático
determina el uso de los medios de expresión v eso que se

34
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

denomina, en términos imprecisos, las formas y los conteni-


dos de este arte.
No se trata aquí, en primer lugar, ese carácter proble-
mático como hostil al arte, como agobiante, como si desig-
nara la fealdad de la vida "moderna" y la exigencia de una
transfiguración, o, en fin, como derivando el interés o la
intención hacia objetos no problemáticos (religiosos, mora-
les, filosóficos o políticos).
No se considera tampoco que el elemento problemático
consagra al artista a la esterilidad, y que la creación implica
necesariamente la seguridad, la certeza, los datos concretos
garantizados y las afirmaciones categóricas. Por el contrario.
Sin oponer la aventura a la seguridad ni el trabajo paciente a
la vocación, se sugiere que en la fealdad de la vida burguesa
como tal, y en contradicción con ella, en el curso de las
transformaciones del "mundo moderno" y a causa misma del
carácter problemático de lo "vivido" se desprenden elemen-
tos de un estilo y de una belleza (y esto a partir de las técni-
cas, aunque por ellas mismas las técnicas plantean solamente
problemas, abren posibilidades, pero no determinan más que
formas vacías de sustancia).
Con un agregado de conciencia crítica, se llega a la con-
clusión de que las formas del arte se hallan ya determinadas
espontáneamente por ese carácter.
Es esto lo que manifiesta la decadencia momentánea o
definitiva de ciertas tendencias existentes. La crítica radical
de lo existente y la quiebra de las certidumbres adquiridas,
deben comenzar por ese balance.

35
HENRY L EFEBVRE

a) Clasicismo y neoclasicismo
La influencia preponderante del clasicismo se perpetúa
en Francia por la vía escolar, universitaria, académica. El
academismo confunde dos aspectos diferentes de la cultura:
el estudio atento de las obras reconocidas como durables, y
su erección en modelos absolutos que se imponen ala imita-
ción, y por lo tanto inimitables, fuera de alcance.
El clasicismo francés comporta así los peligros de su
grandeza, y el hecho de que se sitúa históricamente antes del
período revolucionario de la burguesía (a la inversa del gran
clasicismo alemán, Goethe, Schiller). Nuestras obras clásicas
se han convertido así en "lugares comunes" en el sentido
más alto del término; aceptadas, reconocidas por unanimi-
dad, pero que tapan obstinadamente el horizonte. Su estudio
ha dado lugar y da todavía lugar a trabajos del mayor interés;
pero el clasicismo pasa por haber planteado y resuelto de
entrada los principales problemas de contenido y de forma.
Esta obsesión del clasicismo permite eludir el análisis de
las condiciones de todo clasicismo. Ahora bien: el conoci-
miento crítico de la historia general y de la historia del arte
muestra que el clasicismo supone múltiples acuerdos entre
los individuos y los grupos sociales entre las representacio-
nes (las ideas y las ideologías) y lo vivido, entre las institucio-
nes y la estructura social. Cuando menos real es el acuerdo,
más vana y estéril es la tentativa de clasicismo (es lo que su-
cedió en mitad del siglo XIX, después del reflujo de la pri-
mera ola romántica). En Alemania misma, el clasicismo de
Schiller ha sufrido (más que el de Goethe, que dominaba
más profundamente las contradicciones y las transiciones

36
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

históricas) por un desacuerdo naciente entre las aspiraciones


y lo vivido, entre las ideas y las relaciones sociales. Cuando
más profundo es el acuerdo, más lejos va el clasicismo y se
da modelos, géneros, tipos, leyes fundadas (esto es lo que ha
pasado en nuestro siglo XVII; el clasicismo permite esfumar
o eliminar los desacuerdos que persisten en el interior de una
estructura social y política que comporta el equilibrio mutuo
v la penetración recíproca de dos clases sociales dominantes
feudalismo y burguesía que llevan a cabo la unanimidad alre-
dedor del rey, estructura que parecía entonces acabada,
coherente, definitiva).
El fetichismo de los clásicos se limitaría hoy ala ense-
ñanza escolar y al academismo si, paradójicamente, los ele-
mentos avanzados de la "inteligentsia" (¡ no se podría esperar
que tomen o guarden una actitud subversiva!) no se hubieran
rehecho v no hubieran intentado galvanizarlo.
Se conoce la tentativa hecha por Aragón para revalori-
zar las formas fijas y tradicionales de nuestra literatura fran-
cesa (el soneto, etc.). Esta tentativa tenía un sentido en la
medida en que se podía encarar un desarrollo muy armonio-
so de la sociedad socialista, una ausencia de contradicción en
el "hombre socialista" o en el "hombre comunista", así como
una evolución relativamente cómoda de la sociedad francesa
hacia, el socialismo. En la medida en que se consideraba las
contradicciones como acumulándose de un solo lado (del
lado capitalista, y en las relaciones del "campo" capitalista
con el "campo" socialista), debían, del otro lado, embotarse,
haciendo lugar a un acuerdo, con conflictos superficiales o
menores. El elemento problemático debía entonces esfumar-

37
HENRY L EFEBVRE

se para dejar lugar a un conjunto de certezas éticas o estéti-


cas.
En esta perspectiva han sido lanzarlas las campañas en
favor de un neoclasicismo. Igualmente, es en esta perspecti-
va que Georg Lukács comenzó la elaboración de una teoría.
Nosotros no la conocemos todavía y acaso esta elaboración
no haya sido concluida. Solamente podemos tomar en
cuenta indicaciones de la mayor importancia. Lukács parte
de un análisis del clasicismo y el romanticismo alemanes, así
como del realismo novelesco balzaciano. Para él (con la re-
serva hecha más arriba, y suponiendo que no haya modifica-
do sus posiciones fundamentales) el romanticismo tiende
inevitablemente hacia una actitud reaccionaria. Hay una opo-
sición e incluso incompatibilidad entre lo dramático y lo
épico (Georg Lukács se refiere aquí constantemente a Hegel,
a Goethe y Schiller, y más alejado de ellos, a Aristóteles).
Ahora bici, según él, la novela moderna realista tiende a re-
constituir la epopeya sobre un nuevo plan, reuniendo lo in-
dividual, lo característico y lo típico (social) en un acuerdo
plenamente armonioso.
Se puede, por lo pronto, señalar que la obra más im-
portante de nuestro época, la de Brecht, rehusa la oposición
de lo dramático y lo épico. Por lo contrario: se propone
rompiendo con la tradición aristotélica unirlas. Además, el
teatro de Brecht no implica la adhesión al presente, ni la
presencia integral del "representado". Por lo contrario, im-
plicando el alejamiento, implica el desacuerdo y, en conse-
cuencia, la apreciación crítica. Brecht hace sensible, en un
espectáculo reglado, L) problemático, la distorsión vivida

38
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

interior y objetiva. la negatividad típica, lo inaceptable y lo


inaceptado. Sean cuales fueren los límites de la actitud defi-
nida por él, límites que se revelarán tarde o temprano, tiene
para nosotros una significación ejemplar, no agotada todavía.
¿Qué conclusiones pueden sacarse de la Novela incon-
clusa .de Aragón? Lo que convierte a esta obra en conmove-
dora y válida, es el desgarramiento interior, las tensiones y
distorsiones; es la ruptura de los cuadros previstos. la confu-
sión de los géneros (de la poesía y de la novela, del lirismo
objetivo y subjetivo, confusión tanto más notable por cuanto
manifiesta la ruptura dramática del acuerdo entre lo subjeti-
vo y lo objetivo).
Las perspectivas que condicionaban un neoclasicismo
no se han realizado. Por lo menos, se las puede considerar
prematuras. Las condiciones de un acuerdo fundamental,
que no dejaría fuera de su ámbito más que lo envejecido, lo
superado las determinaciones sociales, culturales y políticas
de la burguesía como clase, no aparecerán sino más tarde, y
nosotros no sabemos cuándo. Por el momento, el hombre
nuevo, ¿no será el hombre del desacuerdo lúcido y de las
contradicciones profundas, más bien que el hombre del
acuerdo forzado, despojado de sus contradicciones por un
milagro ideológico, y por eso puesto extrañamente en con-
tradicción con su propia ideología, la dialéctica?

b) El realismo socialista
Todo esto nos lleva a determinar la naturaleza, el alcan-
ce, la validez de este concepto. Se trata, efectivamente, de un
concepto histórico, válido e incluso difícilmente refutable

39
HENRY L EFEBVRE

como tal. Si se dice que la sociedad socialista debe tener y


tendrá su expresión estética; que el arte del porvenir expresa-
rá las transformaciones sociales; que desde mañana puede
"representar" las luchas sociales y políticas, esta afirmación
se impone con una especie de evidencia. El concepto histó-
rico, referido sobre un período mal determinado, designa y
designará el arte de este período, sea cual fuere (clásico o
romántico u otra cosa). Además, el concepto histórico se
une a otros conceptos históricos y teóricos que se refieren a
la historia del arte, su relación con el trabajo, la técnica, etc. .
. Pero este concepto histórico ha sido confundido con un
concepto específicamente estético y más aún, con una teoría.
Se ha querido deducir un método para crear, en el dominio
del arte, y criterios de apreciación.
Por un sofisma, es decir, por una operación lógica cu-
riosamente formal, se han considerado las deducciones a
partir del concepto presupuesto (planteado estéticamente)
como criterios aplicables a las obras concretas. Todo con-
cepto válido tiene un contenido objetivo v expresa un con-
tenido; no puede preceder a ese contenido. Un concepto
estético expresa obras, formula sus condiciones y sus leyes;
por el contrario, en este caso, se ha sacado del concepto
formal no solamente el contenido sino el criterio del conte-
nido.
Resultados: el vacío teórico y práctico, la forma con-
ceptual sin contenido, es decir, el contenido venido de otra
parte.
Sin reflexionar en las contradicciones en las cuales se ha
comprometido, se ha dado por contenido al realismo socia-

40
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

lista las formas fijas, las tradiciones nacionales. Lo radical-


mente nuevo, o presumido de tal, ha recibido por contenido
lo viejo. Y este conjunto abigarrado ha sido presentado co-
mo coherente y más que coherente: como despojado de
contradicciones internas e imponiéndose normativamente.
El realismo socialista se ha unido al neoclasicismo en
una sistemática desprovista de elaboración seria (represen-
tando en ciertos aspectos un "sistema" con fuerza de ley,
extendiendo a la ética como a la estética las certezas políticas;
y en otros aspectos la ausencia de sistema, la incoherencia
que escapa a las exigencias del pensamiento crítico).
El estallido de esas certezas contradictorias (en lo anti-
guo, lo tradicional, lo fijo, lo elaborado, lo clásico; y lo nue-
vo, lo eventual, lo neoclásico) era inevitable; y es un
elemento importante de nuestra conciencia crítica integral.

c) El antiguo romanticismo
Para situarlo objetivamente, es menester renovar los
métodos de estudio, abandonar los sincronismos fáciles (que
un marxismo vulgarizado, reducido a un economismo o a un
sociologismo igualmente esquemáticos, parece justificar)
para reemplazarlos por un análisis diacrónico de las distor-
siones en el tiempo, de los equívocos y de los malentendidos
históricos.
El romanticismo alemán nació a fines del siglo XVIII y
principio del XIX. En 1802, Novalis escribió: "Cuanto más
autónomo es el hombre, más se afina la calidad de los me-
diadores: fetiches, astros, animales, héroes, ídolos, dioses,
Hombre-Dios" (Fragmentos, II, p. 479), lo cual introduce

41
HENRY L EFEBVRE

una interpretación cosmológica y mítica de la historia, del


pensamiento, de la conciencia y del arte, y más precisamente
una seudohistoricidad irracional, interpretación subjetiva
bajo el revestimiento mítico opuesta a la dialéctica hegeliana.
En 1808, el filósofo Schubert publicó su libro sobre el cos-
tado nocturno de las ciencias naturales, al que siguió a poco
El simbolismo del sueño. En 1813, Hoffmann termina las
Fantasiestücke in Callots Manier, donde se anudan los temas
del romanticismo literario alemán.
El movimiento francés llamado romántico comienza al-
gunos años más tarde. Por una concepción sumaria de los
sincronismos se le atribuye generalmente caracteres análogos
al movimiento de igual nombre en Alemania. Pero el análisis
de los temas y de los contenidos, como de los géneros y
formas, evidencian más diferencias que semejanzas.
El romanticismo alemán se funda sobre un postulado
implícito: eludir la revolución (democrático burguesa); acep-
tar de hecho la sociedad burguesa alemana, y aun su mezcla
equívoca de feudalismo y de burguesía, rechazándola ideal-
mente y huyéndole en la ironía, el sueño, el mito, la magia y
los elementos cósmicos.
El movimiento romántico francés, por el contrario, ex-
trae conclusiones estéticas de la Revolución francesa. Las
asimila lentamente, con dificultad, sobre el terreno del arte.
Si el romántico francés desprecia a los filisteos, si rechaza a
la sociedad burguesa y a los burgueses, es en nombre de la
Revolución y de la democracia, y porque la sociedad salida
de la revolución no corresponde ni a las aspiraciones ni a los
valores ni a las ideas (a las ideologías) de los revolucionarios,

42
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

y, en fin, porque los ideólogos que justifican ala sociedad


burguesa no tienen más, o no tienen todavía, una influencia
profunda.
El desprecio por lo real, la huida a lo exótico o el sueño,
la exaltación de la juventud y de la pasión, análogas formal-
mente en uno y otro movimiento, significan otra cosa en el
romanticismo francés y en el romanticismo alemán. En este
último, la negación de la sociedad burguesa envuelve una
aceptación.
En el otro, la aceptación aparente (al principio de la ca-
rrera literaria de Hugo, de Lamartine, de Musset, etc.) impli-
ca un rechazo profundo y una aspiración a ir más allá. Esta
aspiración estalla después de 1830, justamente cuando la
dominación burguesa se consolida y se hace evidente.
Esta diferencia radical se manifiesta en la manera de in-
terpretar la naturaleza el concepto de naturaleza y de utili-
zarlo como medio de investigación y de expresión. Para el
romanticismo francés, el concepto de naturaleza guarda un
contenido esencialmente antropológico; implica la igualdad
entre los hombres, la bondad primigenia, la libertad y la fra-
ternidad posibles. Salvo en Chateaubriand, abuelo, por el
estilo, por la ideología, del romanticismo reaccionario en
Francia. (Salvo incluso Vigny, lo que se vincula con su acti-
tud social y política.) En el romanticismo alemán, el con-
cepto de naturaleza toma un sentido cosmológico; designa
"el mundo", la inaccesible profundidad, el abismo, la fuga al
fondo de la existencia o la existencia sin fondo, para la cual
es preciso hallar un "medium". La naturaleza contiene la
palabra del enigma humano, no lo contrario. Un camino

43
HENRY L EFEBVRE

distinto se devela en la vida social. Para descifrar el enigma,


el poeta aporta su fuego.
Los "románticos" franceses se remiten mucho más a
Rousseau y a los pensadores que prepararon la Revolución
sobre el terreno ideológico, que a los románticos alemanes, a
pesar de las influencias innegables de éstos sobre aquellos.
No se los puede entonces denominar "románticos" sino
disociando el sentido de esta palabra, precisándola.
El movimiento literario correspondiente al romanticis-
mo alemán no se desarrolla en Francia sino después de 1848,
y en una situación análoga, con los mismos caracteres: acep-
tación de la sociedad burguesa como si constituyera lo "real"
(después del fracaso de la Revolución); salvación humana
por la huida hacia el sueño, el ideal, el pasado, el mito, el arte
por el arte, etcétera.
¿Quién introdujo en Francia los temas de Novalis, a sa-
ber: el mineral, la piedra, el metal, como símbolos cosmoló-
gicos? Baudelaire. Que Baudelaire les haya agregado un
terrorismo literario anti-burgués tiene cierta importancia,
pero no modifica en nada el asunto. ¿Quién expresa en den-
sas y claras fórmulas los temas que abundan en Hoffmann,
según las cuales cada ser es un otro? Rimbaud.
Estos análisis diacrónicos, desintegrando el concepto
habitual del "romanticismo", llevan a una "periodización" de
nuestra historia literaria bastante distinta de la que se admite
corrientemente. El período 1750-1848 (aproximadamente)
constituye una "época" marcada por las dos revoluciones
burguesas, su preparación y las decepciones que ellas com-
portan. La quiebra se produce en 1848. El fracaso de la Re-

44
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

volución (en el curso de la cual entra en escena el proletaria-


do) seguido muy pronto del fracaso de la Comuna, marca el
principio de otro período. ¿Cuándo finaliza éste? En nues-
tros días. El surrealismo, como el simbolismo, fueron prose-
cución, etapas de la degeneración del antiguo
"romanticismo".
Para darse cuenta claramente, basta analizar la evolución
de la imagen y de la imaginación. El romanticismo antropo-
lógico y democrático (burgués) crea imágenes-figuras, imá-
genes de seres humanos vivientes, representativos: Rolla o
Lorenzaccio, Quasimodo y Jean Valjean, etc. . . El romanti-
cismo cosmológico inventa imágenes-símbolos (la Mujer
nocturna, cósmica, Vaso de Tristeza y gran Taciturna; el
barco ebrio, el cristal, etc.). El surrealismo remata este desa-
rrollo lógico sobrecargando de significaciones cósmicas a las
imágenes-cosas, a veces los símbolos utilizados antes, pero
acentuándolos: espejo, noche, metal, mineral, cristal. En el
surrealismo, la imagen-cosa se hace fascinante, alucinante. El
surrealismo, después de haber organizado y explotado la
alienación poética en la imagen "convulsiva y helada", termi-
na lógicamente en el ocultismo, como el romanticismo reac-
cionario alemán.
Un análisis más explícito indicaría aquí contradicciones
en el interior de ese proceso. Particularmente, el terrorismo
literario antiburgués, de Baudelaire al surrealismo, en tanto
que elemento posrevolucionario y factor de intimidación por
el escándalo y la provocación, introduce un elemento que
falta en el romanticismo de Novalis, de llolítna nn, de Kleist.
Y se podría continuar el camino de Eluard, reanimando y

45
HENRY L EFEBVRE

desfetichizado la imagen-cosa para investirla otra vez de


significación humana, abandonando la tesis de la salvación
humana por la revelación poético-cosmológica.
Igualmente, el análisis histórico más desarrollado de-
mostraría oscilaciones en la actitud frente a frente del len-
guaje y del verbo (primero exaltado con la elocuencia y la
retórica, luego renegado), o frente al pasado (tan negado
pero con mayor frecuencia aclamado cuanto más lejano, más
cercano a mayor orígenes, a lo primitivo, a la infancia de la
especie o del individuo).
Por lo general, el antiguo romanticismo toma distancia
en relación al presente sirviéndose del pasado. La ironía ro-
mántica juzga lo actual en nombre del pasado histórico o
psicológico idealizado; vive en la obsesión y la fascinación de
la grandeza, de la pureza del pasado.
d) El existencialismo
Luego del decaimiento del surrealismo, el existencialis-
mo representa un tiempo muerto, un vacío puro, que cree
aportar la claridad.
Entre los "existencialistas" destacados, unos creen po-
der prescindir de una actitud teórica para abordar lo "real"
(Camus); otros (Sartre) estiman poder saltar de su visión de
conjunto estando reglada la cuestión filosófica a la descrip-
ción integral de lo real.
Ahora bien: el existencialismo literario comporta una
actitud teórica inexpresada o indirectamente expresada. Para
él, lo vivido es suficiente; es decir, lo presente. Lleva en él su
sentido. Es posible instalarse en lo vivido (en lo "existen-
cial"), y esta adhesión a lo inmediato constituye precisamente

46
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

el carácter propio de lo verdaderamente vivido (su criterio de


autenticidad).
En el existencialista literario hay una especie de espe-
ranza incondicional en el contacto con el presente, sin dis-
tancia, sin actitud (sin "ideología") permitiéndole librarse de
sus significaciones inmanentes. Toda distinción, diferencia o
contradicción se borra entre lo real y lo vivido, entre lo posi-
ble y lo presente, entre la conciencia y ella misma.
Esta pura descripción (fenomenológica) del presente se
compromete así en una contradicción. Supone una actitud, la
actitud que permanece en apariencia exterior a la descrip-
ción. La autenticidad de lo vivido arriesga implicar el engaño
más grande: todos los engaños. La ironía, la distancia, el re-
celo desaparecen desde que se los cree instalados en lo vivi-
do. Objetos y conciencias reducidas al presente por la
hipótesis pierden su profundidad por una deliberada oscuri-
dad o una ambigüedad formal.
Si examinamos las obras más válidas se advierte preci-
samente que se apoyan sobre mitos para poder representar el
presente sin reducirlo (ejemplo típico: la pieza de Sartre
HuisClos, en la cual lo sobrenatural se convierte en un es-
pejo que refleja la profundidad real de lo vivido y por super-
crecimiento el desengaño ante esta vana profundidad).
En resumen, dándose lo vivido su sentido propio, signi-
fica esto: preguntas sin respuestas. Todo es puesto en cues-
tión, y finalmente, nada. Todo es aceptado en lo vivido y
como vivido. Lo existencial concebido como enteramente
problemático da lugar a una serie de "problemas" sin solu-

47
HENRY L EFEBVRE

ciones, sin posiciones claras, sin lazos, y no constituye una


"problemática" coherente.

e) Los géneros
Después de este análisis de las tendencias (ideológicas),
vamos a esbozar un análisis de los géneros y de su estado
actual.
Las dificultades de la novela como género son conoci-
das. Estas son parejas con su creciente éxito y su enorme
sobre estimación en el sector literario. No ha sido sin razón
que el género novelesco fue simultáneamente cuestionado
por el surrealismo (en nombre de la poesía) y por cierto iz-
quierdismo (como género específicamente burgués). La no-
vela ha probado su vitalidad; corresponde a una necesidad, a
muchas necesidades. Pero, ¿cuáles?
Su éxito entre el público se acompaña con un deterioro
general que le imprime una significación y un valor ejemplar.
Por una tendencia irresistible, la novela se reduce a la auto-
biografía (más o menos traspuesta) y a una variante del pe-
riodismo. Un estilo, un tono, una forma de relato,
psicológico o descriptivo, la sostienen. La novela cae de lo
alto de su grandeza y de sus ambiciones (formuladas teóri-
camente por Lukács). Se la quería épica. En realidad, el po-
der de construcción novelesca desaparece. En la literatura
francesa, la última construcción válida, que responde al inte-
rés como categoría estética fundamental para la novela, se
encuentra en Les Thibault, de Roger Martin du Gard. ¡ Había
más poder constructivo en Les Mystéres de Paris que en tal
o cual ciclo novelesco o "novelario" de hoy! La novela "rea-

48
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

lista socialista" no escapó a este deterioro por el periodismo.


Prácticamente, contribuyó a él. Su teoría no pudo definir
convenientemente lo "típico"; osciló entre lo individual y lo
característico, lo banal y lo único, lo medio y lo genérico. Si
la obra de Sholokhov (especialmente El Don apacible) co-
rresponde aún al deseo de expresar en un estilo y una com-
posición épicas la totalidad de un momento, La Joven
Guardia de Fadeiev y Los Comunistas de Aragón no res-
ponden sino mediocremente a esta inmensa ambición. Aun
aquí, un dibujo prematuro no arribó más que a un formalis-
mo, a un convencionalismo.
¿Por qué? ¿Habría que acusar a los hombres, a los ta-
lentos o a la ausencia de talentos? Por cierto que no. Incon-
testablemente, el "público" busca y reclama este estilo de
relato; quiere "lo vivido", lo inmediato, lo directo (aparente-
mente), en detrimento de la construcción, de la "tipifica-
ción", de la amplificación. El gusto por la información,
moldeado por los medios de expresión directa y objetiva (en
apariencia), fotografía, cine, radio, televisión, lo empuja por
encima del gusto literario. Este fenómeno parece general, y
no propio de determinado país o tal régimen social o políti-
co. ¿Se trata además de una simple necesidad de información
y de participación directa en lo inmediato? No. Este gusto
tiene otros sentidos. Expresa con lasitud la problemática
universal y el repliegue sobre lo inmediato, el abandono de lo
problemático ante el exceso de problemas sin formulaciones
ni soluciones. Los individuos y su conciencia "privada" (de
lazos con el resto del mundo) exigen y esperan de lo inme-
diato (del individuo) relaciones simples con las otras con-

49
HENRY L EFEBVRE

ciencias, espectacularmente desplegadas. De esta actitud y de


sus consecuencias debe tener cuenta una verdadera toma de
conciencia de lo "moderno".
Además, la maraña de las contradicciones y de los "pro-
blemas" sé*hace tan enorme, que ninguna ideología se con-
fiesa capaz de dominarla. Del lado signado por la conciencia
burguesa desdichada, se va hasta buscar en la sexualidad el
hilo conductor y la ideología capaz de comprender la totali-
dad de los conflictos internos o externos. Es en vano. El
marxismo, por su parte, hasta ahora, no ha contribuido a
ello, falto de haber intentado establecer una "problemática"
coherente, y porque pretendió prematuramente haber re-
suelto todos los problemas y reabsorbido las contradiccio-
nes. Desde que lo vivido es descrito e inmediatamente
expresado como tal, los problemas acumulados desaparecen
en una ausencia de problemas, ya pasen o no por haber reci-
bido sus soluciones, ya queden enteramente abiertos o sean
cerrados por decreto.
La poesía, largo tiempo intimidada por el surrealismo y
desapegándose de él difícilmente, busca nuevos derroteros.
Tiende lacia lo épico y lo familiar reunidos, hacia la unión del
lirismo objetivo y del lirismo subjetivo, hacia la expresión
poética de una "totalidad". En este sentido se concentran
influencias saludables: tanto la de Claudel y Saint John Perse
como la de Aragón. Pero si hay una nueva poesía que parece
picar de esto ,, aquello, no sale aún de un balbuceo.
El teatro muestra, como la novela, una vitalidad descon-
certante en su evidente declinación. Corresponde a una ne-
cesidad, a la de un público determinado que impone sus

50
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

exigencias. El público nene o no talento, ha dicho muy bien


un autor contemporáneo. Y entre tanto, el teatro ofrece cla-
ros signos de aspiraciones nuevas (enlazándose, acaso iluso-
ria o momentáneamente, a Brecht).
Trilla de decir los fracasos, las alienaciones, los dramas
de este momento. Desdichadamente, se deja arrastrar por las
formas de un expresionismo estático, congelado y crispado
(Becket, Ionesco), en el cual la problemática se abisma en
ausencia de problemas.
En música, se opera una mutación no sin dolor, con di-
ficultades y contradicciones de las que no se ve la salida.
Aquí, el carácter problemático del arte y del artista moderno
se revela con violencia. La música actual se definió (en la
manera en que ella se definió) de un modo únicamente ne-
gativo en relación con la antigua: atonal, atemática. Aquí,
visiblemente, la técnica perfeccionada desemboca en virtua-
lidades que ella abre y no define. El camino del arte y el del
artista deben construirse ellos mismos; la confusión entre los
medios técnicos y la obra, el carácter operatorio que tienden
a tomar en este caso esos medios técnicos a los que no se les
puede ofrecer una ruta ya hollada, crean riesgos de fracaso y
de aborto.
Lo mismo puede decirse sobre la pintura, en donde la
tecnicidad, en lugar de considerarse como un conjunto de
medios tiende a imponerse como fin, criterio y sentido,
creador por sí mismo de formas plásticas.
Esto entraña la degradación de la técnica. Entre sus
mejores representantes la pintura actual descubre su camino
superando poco a poco la oposición fecunda de lo figurativo

51
HENRY L EFEBVRE

y de lo abstracto. En el dominio de la pintura, como en el de


la poesía y del teatro, pero con más claridad, se esboza ya el
nuevo romanticismo: con Pignon, Atlan y algunos otros, en
la línea de Picasso.
No se podría prescindir de un serio análisis del cine, en
tanto que suscita y abarca funciones nuevas de la imagen
concreta como mediación entre las conciencias humanas,
entre el hombre y la naturaleza (y recíprocamente).
En resumen, la situación del arte moderno se caracteriza
por la ausencia de modelos válidos, de tipos, de géneros de-
finidos, por el fracaso de las tentativas efectuadas a partir de
modelos conocidos; y también por el fracaso de la aventura
absoluta, de la apertura ilimitada, del horizonte sin perspecti-
va y sin orientación.

52
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

II. EL NUEVO ROMANTICISMO

Este se definió contra el antiguo romanticismo, y no


obstante por su prolongación: como una renovación de
ciertos temas, eliminando algunos otros.
El nuevo romanticismo toma como punto de partida,
por presuposición concreta, el vacío espiritual del momento.
Y esto, con el resto de sus síntomas sociales, éticos, estéti-
cos (comprendidos el famoso "mal de la juventud" y el "mal
de vivir", con los que se nos aturde sin decirnos en qué con-
sisten, cuáles son las causas, sus condiciones e implicacio-
nes).
La nueva actitud romántica no se propone ni dejar
agrandarse ese vacío ni llenarlo con una certeza impuesta;
supone que impulsando hasta el fin en lugar de enmascararlo
al carácter problemático del arte y de la vida, salga de él al-
guna cosa nueva.
¿Por qué? Porque el sentimiento de "vacío espiritual",
ético, estético, social, envuelve efectivamente la conciencia
oscura de lo posible. Y más aún: su proximidad. Únicamente
la posibilidad de una nueva plenitud da cuenta de tal con-

53
HENRY L EFEBVRE

ciencia de vacío y de tal vacío de las conciencias. Únicamente


la posibilidad de una comunicación por medios nuevos y
más poderosos que los de antes, de una comunicación más
profunda, da cuenta de la sofocante impresión de incomuni-
cabilidad. ¿De dónde procede la creciente indignación contra
la injusticia y la mentira, más potentes y más omnipresentes
que nunca, sino de la posibilidad presentida de una equidad
nueva y de una veracidad? Únicamente la exigencia de una
vida más total justifica el sentimiento de insatisfacción y de
la incompletud que asedia literalmente las sensibilidades más
vivas v más lúcidas.
El individuo específicamente burgués se establece en su
conciencia y en su vida privadas, y allí se encuentra bien.
Haciendo de necesidad virtud, su privación le parece plena y
entera; se instala cómodamente en los "en tanto que"; habla
u obra en tanto que hombre, en tanto que padre de familia,
en tanto que ciudadano u hombre político, en tanto que bur-
gués o no-burgués o intelectual, en tanto qué hombre consi-
derado en la división del trabajo y hombre que está fuera de
la división del trabajo, etc.
Este sistema ha reventado. Más exactamente, la impre-
sión de que ese sistema no se sostiene más, que otra cosa se
hace posible, entraña su destrucción, en medio de un sufri-
miento insoportable, porque nada ha reemplazado esta orga-
nización desfalleciente. Frágil y sólida a la vez, cubría a su
modo en la práctica una totalidad, disimulándola. Desacre-
ditada, superada o más bien en vías de superación, deja un
lugar vacío, pero sólo porque lo posible encierra lo presente.
Este sentimiento ya eficaz puede servir de hilo conductor

54
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

para organizar, a través de la conciencia crítica (y la palabra


crítica designa aquí el momento de la crisis y de la supera-
ción en la conciencia) simultáneamente la problemática pro-
funda del presente y el tipo virtual de la individualidad. El
marxismo ha errado hasta el momento al querer constituir
una individualidad nueva por la vía ideológica, cuando se
trata de una unidad y de una totalidad concreta nuevas, en
formación, ya virtuales. Lo que cuenta, no es una totalidad
ideológica o teórica; es la totalidad concreta de los posibles, a
la que se llega primero por la negación y luego por la re-
constitución de los tipos de conciencia y de individualidad.
De manera que esos tipos devienen (para ellos mismos) en-
teramente problemáticos hoy.
El hombre moderno reconoce esta exigencia, oscura o
lúcidamente, aunque las condiciones objetivas ya sean gene-
rales o individuales puedan descartarla y oscurecerla y tor-
narla ineficaz.
El hombre a la caza de lo posible, tal sería la primera de-
finición, la primera afirmación de la actitud romántica revo-
lucionaria. O, si se quiere, su primer postulado. Difusa hoy,
aunque desigualmente según los dominios del arte y de la
vida, se puede intentar precipitarla, exponerla didácticamen-
te.
Contra el antiguo romanticismo. Esto, poniendo aparte
numerosos casos aberrantes, se definía en el conjunto por el
hombre en busca del pasado. Este pasado significaba siem-
pre la vuelta hacia atrás en el tiempo, ya sea histórica, ya sea
psicológica, hacia los orígenes. Se trataba a veces de lo "pri-
mitivo", de la simplicidad v de la pureza nativa; o bien, de la

55
HENRY L EFEBVRE

edad media o de la antigüedad; o bien, de la infancia. El mito


del pasado tomaba entonces formas diversas, siempre pun-
zantes, que iban hasta la fascinación de la inconciencia. Más
generalmente, el antiguo romanticismo transformaba el feti-
chismo y la alienación en criterios de lo verdadero y de la
autenticidad: la posesión. la fascinación, el delirio. De ahí su
contenido reaccionario. El nuevo romanticismo mantiene ala
vez la lucidez crítica, el empleo de los conceptos, y la imagi-
nación, el sueño, mientras sirven para la investigación de lo
posible.
El antiguo romanticismo, teniendo conciencia de la pri-
vación interior del individuo (de la vida "privada"), intentaba
satisfacerla por el retorno al pasado, y también negarla exal-
tándola. La trasponía ola transfiguraba en fuerza. El Yo se
oponía al mundo (el NoYo), desafío permanente que se tra-
ducía en la vida por la provocación, el escándalo y el gusto
del escándalo, el gran desprecio y el frenesí más ostentoso
que real. Por consiguiente. por un conjunto de puestas en
escena y de comedias personales. El romanticismo revolu-
cionario no acepta esta actitud. En nombre precisamente de
lo posible, proclama que nada humano le deja indiferente.
Preconiza la comprensión: para denunciar las alienaciones de
la vida humana, es preciso primero determinarlas y com-
prenderlas. Pero ellas se ocultan. Constituyen incluso lo más
secreto de las conciencias privadas, alienadas, rotas. Poner al
desnudo las llagas implica, no el tranquilo desdén sino la
vivaz simpatía por los seres humanos, con sus conflictos
interiores, lo que no implica para nada la aceptación de lo
que los aliena. El romanticismo revolucionario reconcilia la

56
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

revuelta romántica con el humanismo integral. En lugar de la


exaltación querida, comporta una frialdad aparente, corolario
de la firmeza en la oposición radical a lo existente en nombre
de lo posible.
El antiguo romanticismo se acantonaba en la soledad
(desmentida por la búsqueda de la expresión y de la imagina-
ción para los otros, vivida, imitada o realizada en una obra).
Tendía a constituir sociedades de iniciados, mundanas o
secretas. El nuevo romanticismo excluye tanto el aislamiento
como la complicidad. Comporta una calma connivencia, una
alianza para (lo posible) y contra (la alienación que hace en-
teramente problemático lo existente, descartando lo posible
humano de la existencia). El nosotros toma un sentido
abierto, restringido y amplio al mismo tiempo.
El viejo romanticismo se proponía esfumar los contor-
nos, mezclar los "géneros". Introducía la ambigüedad entre
las categorías de la estética.
El nuevo romanticismo insiste, por lo contrario, en la
nitidez de los contornos. Cada obra forma un todo un ob-
jeto privilegiado y no es posible formar un todo (aun cuando
ella espere librarse de esta ley). No puede definirse, por un
aspecto: forma o contenido, lenguaje o escritura, expresión o
proyecto (proposición).
El problema de los géneros no tiene nada de funda-
mental. Se subordina alas intenciones expresivas (a los
"contenidos" logrados y significados). Sobre ese terreno, la
separación como la confusión de los géneros estrechan el
horizonte. La teoría puede determinar relaciones dialécticas
entre los "géneros" únicamente partiendo del análisis de un

57
HENRY L EFEBVRE

momento en sus transformaciones funcionales. No se puede


partir de conceptos de lo épico, o de lo dramático, o de lo
cómico, o de lo novelesco, definidos al margen de su conte-
nido y de su actualidad como esencias inmutables.
La imagen debe asumir y asume ya funciones subordi-
nadas y nuevas. La sobreestimación de la imagen como tal
caracterizaba el conjunto del romanticismo superado. Lógi-
camente, ha evolucionado entonces hacia el primado abso-
luto de la imagen, hacia la confusión entre la magia de la
imagen y la imaginación. La teoría de la imaginación que se
desprende de las tendencias del arte moderno (del cine en
particular) hace de ella la mediación esencial, que no puede
suplir ni suplantar los elementos que ella une orgánicamente:
lo subjetivo y lo objetivo, el individuo y el otro, el hombre y
el mundo, lo ordinario (cotidiano) y lo extraordinario, lo
lejano y lo próximo, etc. El antiguo romanticismo en su
conjunto cargaba y sobrecargaba a la juventud de significa-
ciones.
Para el romanticismo cosmológico, la infancia jugaba un
papel determinante: mediación en el tiempo (psicológico,
histórico, metafísico) y en la imaginación entre lo original y
lo humano absoluto de la profundidad y de la espontaneidad.
Para el romanticismo antropológico, la adolescencia jugaba
un papel análogo, más humano, más ambiguo también.
Para el romanticismo revolucionario la juventud no
asume una significación simbólica. No tolera un sentido ex-
terior a ella, pero sostiene reivindicaciones reales, posibilida-
des que ella presiente y siente mejor que el adulto. Éste, en la
actualidad y por lo general, ha embotado sus conflictos y

58
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

reducido sus contradicciones para "adaptarse" a lo real, re-


nunciando a los posibles. Este adulto se ve hoy ala vez real,
adaptado a lo existente, y enteramente irreal, problemático,
situación penosa a la cual escapa la juventud. No obstante la
juventud como tal reúne en un gran desgarramiento confuso
el sentimiento de lo posible y el de lo imposible. De ahí deri-
va su "mal". Esto nos introduce en la dialéctica de lo posible
y de lo imposible.
En el clasicismo, el acuerdo es esencial; el desacuerdo lo
conflictual se subordina a un acuerdo inicialmente aceptado
o bien reconocido e implicado finalmente en la armoniosa
unidad de la obra. Lo trágico no escapa a esta ley del clasi-
cismo.
Todo romanticismo se funda sobre el desacuerdo, sobre
el desdoblamiento y el desgarramiento. En este sentido, el
romanticismo revolucionario perpetúa y aun profundiza los
desdoblamientos románticos antiguos. Pero esos desdobla-
mientos toman un sentido nuevo. La distancia (la puesta a
buena distancia) en relación con lo actual, al presente, a lo
real, a lo existente, se toma bajo el signo de lo posible. Y no
a título del pasado, o de la evasión.
Esto es lo que ha de provocar el nacimiento de nuevas
formas de la ironía. No puede oponerse más la ficción a lo
real acaecido, ni el sueño o la ironía. La ficción como la ima-
gen se presentan más bien como medios de investigación,
penetrando más esencialmente que la descripción en lo real
existente para asirlo, decirlo, expresarlo; para librarse de él y
arrojarlo.
Entonces, con el antiguo romanticismo y en su línea:

59
HENRY L EFEBVRE

Se comprueba inicial y finalmente la profunda ruptura


entre lo objetivo y lo subjetivo, designando con el primero
de esos términos lo "real" social establecido, cumplido (y no
la sociedad en general); designando el segundo la conciencia,
valorizada por el presentimiento (y no el yo individual aisla-
damente). Pero al mismo tiempo, se supera esta oposición
constatando el carácter vacilante de ese real cumplido, su
presión alienante: su carácter integralmente problemático v
ya puesto en cuestión. Se llevan entonces hasta el fin, yendo
más lejos que el viejo romanticismo, y de manera lógica-
mente consecuente no intuitiva las distorsiones, anacronis-
mos, diacronismos, y su conciencia analítica. Si se los
establece, no es más que en lo posible. Se asume, por consi-
guiente, ahondándolo el carácter problemático del momento
para sacar de él la única actitud defendible.
La superación de la oposición entre lo antropológico y
lo cósmico se hace necesario. Se impone, tanto por las técni-
cas y las ciencias como por la filosofía y el arte. Actualmente,
los elementos, conceptos e imágenes tomados de la naturale-
za designan directa o indirectamente los poderes del hombre
sobre la naturaleza. Recíprocamente, los elementos humanos
representativos designan también esta potencia. Lo que
permite entrever el fin de las antiguas querellas entre la intui-
ción y la razón, entre el acto y la idea. El abismo entre el
realismo y el antirrealismo también debe desaparecer, pero
paradójicamente desde el punto de vista del mero realismo:
por la introducción de las imágenes extremas y de la imagi-
nación liberada, penetrando lo "real"; a través de la distor-
sión entre lo objetivo y lo subjetivo, y no concibiendo a éste

60
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

como un mero reflejo de aquél. El gran hecho nuevo, esen-


cial, en el momento presente, es pues el poder sobre la natu-
raleza. Este plantea el problema central, el problema de los
problemas, en relación al cual los demás se plantean, se si-
túan, se organizan y se sistematizan. ¿Qué hacer con los
enormes medios puestos a nuestra disposición? ¿Y qué hacer
para que el .poder (de los hombres sobre la naturaleza) se
transforme en algo más que un medio: una sustancia, una
potencia compartida, de la cual cada uno puede participar
más y de manera distinta que por el sueño y la imaginación?
La contradicción fundamental, desde este ángulo, se
formula así: lo ilimitado de lo posible, del horizonte abierto,
viene del poder; y el poder gigantesco de los hombres reuni-
dos sobre la naturaleza se traduce para cada uno de ellos en
impotencia. Este poder humano se transforma aun bajo
nuestros ojos, alrededor nuestro, con nosotros, en nosotros,
sobre nosotros en poder de algunos hombres sobre los de-
más.
El romanticismo revolucionario torna desgarrantes las
contradicciones ya dadas; lo mismo que el antiguo. Pero no
son iguales. En lugar de los antagónicos: "sueño-vigilia",
"sociedad-individuo", o "infante-adulto", e incluso "ser y
nada" o "convulsivo-cuajado", entrevemos otras parejas de
contrarios llevadas hasta la contradicción, que es preciso
mantener unidas: "presencia-distancia", "negación-
aceptación". Adaptación-desapego", "desafío-humanidad" y
aún "parcial-total". Mantenerlos en conflicto supone la supe-
ración del viejo sistema de los "en tanto que", que elude los
problemas y la problemática del conjunto.

61
HENRY L EFEBVRE

Lo posible

La dialéctica de lo posible, ya indicada, ofrece la llave


para abrir las puertas cerradas del presente. Lo posible se
opone a lo real y forma parte integrante de lo real: de su mo-
vimiento. Si lo posible se revela hoy como un horizonte in-
determinado v sin límites, es porque lo real lleva en sí
contradicciones radicales.
Aquí está pues la amarga raíz de eso real que el románti-
co revolucionario rechaza en nombre de lo posible más real
que lo real. Desacuerdo, rupturas, distorsiones se presentan
en razón de la proximidad lejana (extrañamente) del acuerdo,
de la universalidad. La alienación toma el máximo de inten-
sidad y de diversidad en el momento en que se acerca la más
grande "desalienación"; lo que hace necesario la más aguda
conciencia de todas las formas de la alienación para recha-
zarlas.
El fin del divorcio entre lo cósmico y lo humano (lo
cosmológico y lo antropológico), suprime los límites de los
antiguos romanticismos y pone en libertad formas nuevas;
permite una nueva definición de la imagen y de la imagina-
ción, de sus funciones (lo que no presupone que el sueño, o
la ironía, o la imaginación no ofrezcan a su vez nuevos peli-
gros, nuevos riesgos de alienación).
De ese modo van juntos, contradictoriamente, el poder
y la impotencia, lo real y la disolución general de lo existente,
la solidez bruta y el carácter problemático. En cuanto a la
contradicción interna de lo posible, ésta se manifiesta en la

62
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

oposición de lo inmediato y de lo posible-imposible. Basta


con enumerar:

Lo posible-posible

Instalarse en la vida (burguesa, hoy, en Francia).


Buscar un empleo, un departamento (lo que ya no es tan
fácil... ).
Soñar tranquilamente con una tranquilidad no demasia-
do molesta.
Quedarse en el amor.
Considerar la vida de los demás hombres y mujeres co-
mo un espectáculo (digno de atención y aun de un cierto
interés).
Tomar distancia en el presente y con relación al pre-
sente, y hacerse invulnerable.
Tomar implícita o explícitamente la comodidad como
criterio de lo real, o el éxito, el dinero, o más humanamente
la gentileza, etc.
Emplear una jerga.
Si se es escritor, poner el lenguaje por encima de todo.
Mimar a la tecnicidad.
Amar los problemas por los problemas (y las seudosolu-
ciones que encierran los problemas). Convertirse en un
hombre de problemas.
Ir hasta el cinismo y al falso desafío (hasta el punto de
honor, según el caso).
Reclinarse sobre la voiture (carruaje) y la velocidad, la
danza, el amor cuantitativo.

63
HENRY L EFEBVRE

Disponer de líneas de retirada, puertas de salida, etc.

Lo posible-imposible (lo más lejano)

La participación del hombre y de la mujer comunes en


la potencia acumulada en las esferas de la técnica, del Estado
y de la riqueza.
Comunicación con un lenguaje apropiado, entre las
conciencias privadas.
Calma sin monotonía, gozo sin crueldad.
Plenitud. Totalidad.
El nuevo romanticismo (revolucionario) afirma el pri-
mado de lo posible-imposible y considera esta virtualidad
como esencial para el presente. Así estima franquear el abis-
mo entre lo vivido parcial y el presente total. Se propone dar
una significación nueva a esta palabra tan vaga y de la cual se
ha abusado tanto: lo moderno. Sustraerá esta significación al
esnobismo, a la tecnocracia, a las convulsiones ideológicas de
la burguesía como al espíritu antimoderno, identificando lo
moderno a la fealdad.
Propondrá tanto un estilo de vida como un estilo en el
arte, conforme a la inspiración del antiguo romanticismo.
El valor de lo porvenir y su realización no pueden re-
sultar más que de un período de espera y de tensión lúcida-
mente soportada en un reto tranquilo y permanente a lo
existente. Oponer la justicia a la injusticia, la verdad a la ilu-
sión, la autenticidad a la mentira, se convierte para bien o

64
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

para mal en una actitud romántica. Es así. Y eso será así du-
rante un momento histórico, no pudiéndose determinar des-
de el principio la duración de un momento histórico.
El hombre en persecución de lo posible: estas palabras
no designan un solitario, un intelectual, un poeta profético.
La juventud también se ofrece en busca de lo posible, y lo
posible la devora. Las mujeres están a la caza de lo posible,
que reviste para ellas formas urgentes e inaccesibles. El análi-
sis de la prensa y de la literatura escrita por y para las mujeres
muestra, en un nivel muy bajo (prensa sentimental) o en un
nivel elevado (Francoise Sagan), el sufrimiento del vacío y la
inspiración ardiente hacia lo posible-imposible. Lo intere-
sante es que la desesperanza no se convierte ya en enferme-
dad de languidez como en el antiguo romanticismo, ni
siquiera en disponibilidades indefinidas como hace algunas
decenas de años, sino en rabia, frenesí, deseo de agotar rápi-
damente lo posible-posible, a falta de lo posible-imposible.
"Nosotros" no definiremos entonces ni una cofradía de
iniciados, ni un dandismo de intelectuales, ni una doctrina o
un sistema, ni cosa que pudiera entrar en una denominación
análoga, sino una conciencia o una actitud. "Nosotros" vivi-
mos integralmente nuestro tiempo, precisamente porque
estamos ya de corazón en el más allá. Si el hombre del pre-
sente, "en nosotros" se sabe en pro del porvenir, el hombre-
posible "en nosotros" se sabe igualmente a caza del presen-
te: de un presente ya superado, y por lo tanto más duro. No
obstante "nosotros" afirmamos la belleza y la grandeza in-
trínsecas de la vida moderna, aunque estemos inestables,
problemáticos y desgarrados entre el pasado y el porvenir.

65
HENRY L EFEBVRE

París, mayo de 1957.

66
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

EL MARXISMO Y LA TEORÍA DE LA
INFORMACIÓN4

Los conceptos fundamentales del marxismo (bases y


superestructuras, fuerzas productivas y relaciones sociales de
producción, práctica social e ideología, lógica y dialéctica,
etc.) son todavía válidos. Ellos proveen los instrumentos de
investigación, de análisis, de acción capaces de formular y de
resolver los problemas de una sociedad en que las fuerzas
productivas están muy desarrolladas y donde persiste hasta
nueva orden la democracia burguesa: la sociedad en la que
nosotros vivimos en Francia en 1958.
Estos conceptos, no obstante, tienen necesidad de ser
"afilados", según la expresión de Lenín. El dogmatismo los
ha dejado enmohecer, embotar, deformarse; ha simplificado,
ha esquematizado, ha esterilizado el método que orienta y
dirige su movimiento. Igualmente, nos es preciso restituir el
método y profundizarlo.
Para empezar, es útil examinar ciertas teorías recientes
de un "modernismo" frecuentemente agresivo, cuyos adhe-

4 “Vías nuevas” (Voies nouvelles), abril-mayo 1958.

67
HENRY L EFEBVRE

rentes pretenden algunas veces relegar al marxismo entre las


ideas perimidas del siglo XIX. Intentaremos examinar esas
teorías con una rigurosa objetividad, distinguiendo lo que
hay en ellas de fundamentado y lo que se inclina a las exage-
raciones, lo que se injerta de interpretaciones y de excrecen-
cias superfetadas. Intentaremos mostrar que esas teorías no
superan ni eliminan los conceptos marxistas; ellas no pueden
situarse ni comprenderse más que gracias a esos conceptos; y
éstos últimos permiten hacer a un lado lo que hay de so-
brante y de válido en esas teorías y técnicas; en una palabra,
determinar los límites.
El análisis de la teoría de la información propone un fin
concreto: determinar las posibilidades y los límites actuales
de eficacia de un conjunto de instituciones (de "superes-
tructuras") más o menos recientes: Consejo económico,
Contabilidad nacional, Organismos de planificación, Comi-
tés de empresas, etc. Tal investigación supone evidentemente
un trabajo de equipo que será preciso efectuar.
Finalmente, señalamos la relación estrecha de las teorías
mencionadas más arriba, con la lógica. Nosotros nos propo-
nemos elucidar esa relación, y volver de inmediato sobre
algunos conceptos esenciales para la dialéctica: transición,
mediación. Buscaremos entonces resolver algunos de los
problemas planteados por J. P. Sartre en sus resonantes artí-
culos de "Tiempos Modernos".5

5 J.P. Sartre, Cuestión de Método, "Temps Modernes", sept. y oct.

de 1957.

68
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

LA CANTIDAD DE INFORMACIÓN

Imagínense ante un montón de libros acumulados en un


rincón. Se les pide encontrar en esa pila un volumen deter-
minado, por ejemplo, Un certain sourire.
Toman un libro al azar, miran el título y luego lo vuel-
ven al montón y continúan la búsqueda. Pueden tener la
suerte de hallar el título buscado, pero la búsqueda puede
durar largo tiempo, ya que no sigue ningún orden, ningún
principio de clasificación. Al cabo de cierto tiempo, se impa-
cientan, y preguntan: "Pero en fin, ¿cómo es este libraco?
¿Es grande o muy pequeño?" Se les contesta: "Pequeño".
Pueden entonces regularizar la investigación, procediendo a
"observaciones dicotómicas": separando del montón los
libros grandes o chicos que la mano elige al azar, arrojándo-
los a un costado o acomodándolos en distintas pilas, en una
parte los grandes y en otra los pequeños. La posibilidad de
hallar más rápido Un certain sourire ha aumentado. Si se les
dice: "Es pequeño y blanco", la suerte de hallarlo más rápi-
damente aumenta todavía, ya que disponen de un principio y

69
HENRY L EFEBVRE

de un poder selectivos mayores; pueden eliminar los libros


de otro color, así como los libros grandes . . .
Cada indicio les aporta una cierta cantidad de informa-
ción, que designa una chance o probabilidad, la de alcanzar
más o menos rápidamente un objeto. Señalando una chance,
ésta designa igualmente un "gasto de tiempo", una pérdida o
una economía posible de tiempo.
Entretanto, mientras operan, es decir, en tanto buscan el
libro en el montón, no pueden darse cuenta más que confu-
samente y empíricamente de la ganancia (posibilidad de ga-
nar tiempo) que les aporta una información. No se la puede
descifrar. Y aun se puede tener la impresión de que esta eco-
nomía de tiempo y de esfuerzo no tiene más que un sentido
subjetivo. Pero supongamos que hayan podido clasificar esos
volúmenes en un cierto número de categorías: su distribu-
ción, por ejemplo, en cinco grupos, los grandes o los peque-
ños, los largos y los cortos, los gruesos o delgados, los
coloreados o los blancos. De un vistazo, entretanto, domi-
nan el conjunto, constatan la frecuencia de cada grupo o
categoría en el conjunto. Entonces se dicen que evidente-
mente la chance que tenían de encontrar al azar en la pila un
volumen conociendo un índice característico ("es pequeño")
dependía del número de libros pequeños o grandes en el
conjunto. Si hay muchos libros pequeños, tienen más chan-
ces de caer al azar sobre un libro pequeño, pero pocas de
que ese libro sea el que buscan. En el mismo caso, el segun-
do índice, "es blanco", aporta un precioso suplemento de
información. En el mismo caso aun (muchos libros peque-
ños y pocos grandes) el índice "es grande" aporta una infor-

70
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

mación que difiere de aquella aportada por la frase o propo-


sición "es pequeño", puesto que la frecuencia de los dos
grupos no es la misma, ni la composición. Así llegarán a la
noción de diferencias entre cantidades de información, y
podrán concebir que ellas se definen objetivamente en fun-
ción del conjunto, de su estructura.
El matemático puede calcular la cantidad de informa-
ción, pero solamente suponiendo resuelto el problema: or-
denar la pila de volúmenes esparcidos en tierra. El
conocimiento previo del conjunto (del cuadro o sistema de
referencia) y de la frecuencia o probabilidad de cada catego-
ría permite el cálculo. El matemático no tiene necesidad de
conocer el número de volúmenes, sino las frecuencias, así
como las estructuras. Supongamos que en la clasificación de
conjunto cada volumen pertenece a una de las cinco catego-
rías determinadas por cuatro índices (grande o Pequeño
blanco o coloreado pesado o liviano grueso o delgado). Al
ser dada esta distribución, la letra H designará la cantidad de
información agregada al diagnóstico del objeto buscado,
cuando se ha respondido por sí o por no a una pregunta
relativa a un índice distinto de clasificación del objeto (libro)
en categorías: "Es pequeño" . . . Para precisar las distribu-
ciones vamos a efectuar un ciframiento, y supongamos que
las frecuencias de nuestras cinco categorías de libros (de la
cual cada una se define por el agrupamiento de cuatro índi-
ces distintos) sean 1/8, 1/8, 1/8, 1/8, 1/2, es decir que hay
1/8 de libros pequeños, blancos, cortos, gruesos, 1/8 de
libros grandes, coloreados, largos, delgados . . . y en fin 1/2

71
HENRY L EFEBVRE

de libros definidos por el último agrupamiento de índices,


siendo la suma necesariamente igual a 1. El cálculo da:6

H= 1 Log2 4 + 3 Log2 4 = 0,811


4 4 3

TABLA DE CLASIFICACIÓN DE LOS VOLUMENES

C1 C2 C3 C4 C5
Tamaño grande grande pequeño grueso pequeño
Forma largo corto largo pequeño largo
Color coloreado coloreado coloreado largo blanco
Peso grueso grueso delgado coloreado delgado

El objeto (volumen) pertenece por hipótesis a una de las


cinco categorías C1, C2, C3, C4, C5,.
Frecuencias supuestas: 1/8, 1/8, 1/8, 1/8, 1/2.
(Según M. Schützenberger, Suppléments de L'Encyclopédie
francaise. Se hallará una exposición que ofrece una defini-
ción del hartley y del fin de la información así como de la
entropía y del contenido informacional de un mensaje en
Introduction a la recherche opérationnelle, Dunod, 1957,
artículo de D. Slepian, adaptado por M. Schützenberger,
págs. 118 y siguientes).
Este número mide el valor medio de la información
aportada por la frase o proposición sobre el tamaño del ob-
jeto ("es pequeño" o bien "es grande") en el caso del con-

6Según Schützenberger, en Couffignal y Schützenberger, complementos


de la Enciclopedia Francesa, Cybernétique et théorie de l'Information.

72
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

junto así determinado. Esta cantidad mide de manera apro-


ximada la economía media de tiempo probable en la busca
del objeto, desde la información conocida del tamaño, el
número medio de observaciones que faltan hacer habiendo
evidentemente disminuido en relación a este número si no se
conocía por el tamaño. Esta representa el valor medio de las
informaciones aportadas por una de las dos proposiciones:
"es grande" o bien "es pequeño" por lo cual nosotros sabe-
mos que no tienen el mismo valor.
Ya tenemos los elementos indispensables para definir.,
para agregar y sustraer las cantidades de información; en una
palabra, para el cálculo. La unidad de información H se de-
nomina hartley, del nombre del sabio inglés que desde 1923,
mucho antes que Shannon y Wiener, descubrió los elemen-
tos de la teoría.7

7 C. E. Shannon y W. Weaver, Mathematical theory of Communication


(1949, University of Illinois).
Wiener, Cybernetics, 199$, París, Hermann (en inglés).

73
HENRY L EFEBVRE

LOGICA Y TEORIA DE LA INFORMACION

Meditemos atentamente sobre esta cantidad v volvamos


sobre una pregunta ya efectuada. ¿Expresaría aquélla un
elemento subjetivo? ¿Mediría solamente el progreso en el
conocimiento de un conjunto de objetos, sin que ese progre-
so de la ignorancia al conocimiento tenga otra significación
que ésta: llenar un vacío?
Señalemos primero que en la práctica corriente, al nivel
del buen sentido, siempre es indispensable clasificar los ob-
jetos, definir los objetos y los agrupamientos por caracteres
(índices) precisos, proporcionar criterios o principios de
clasificación. Estos índices, criterios y principios no pueden
permanecer exteriores o superficiales en relación con los
objetos. Deben corresponder a propiedades objetivas dis-
tintas, que pueden significarse con palabras. Si yo encuentro
tina cacerola sobre mi mesa de trabajo, tengo la impresión
muy nítida de un error de clasificación, de un desorden.
Cierto número de objetos deben a sus propiedades reales el
privilegio de figurar .en una sala o sobre mi mesa; otros ob-
jetos deben hallarse en la cocina. Y se debe responder sí o

74
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

no a la pregunta: "¿Dónde se debe poner este objeto? ¿En la


sala? ¿En la cocina?" Lo que ,es verdadero, comúnmente, de
la cocina y de la sala, es también verdadero en una fábrica o
en el conjunto de la práctica social. El sitio de tales objetos,
el orden en el cual figuran, no son propiedades externas. Lo
que es verdadero de los objetos es igualmente verdadero de
los actos, de los gestos; su encadenamiento y su orden tienen
una importancia decisiva en cuanto a su eficacia. Por ejem-
plo, en el trabajo y más generalmente en una actividad "ope-
ratoria" cualquiera. Por otra parte, ocurre siempre que se
sabe cualquier cosa sobre el conjunto en el cual debe tomar
lugar un objeto (sobre la "estructura" del conjunto) antes de
conocer ese objeto. De ese modo yo sabía lo que es una co-
cina y el orden en la cocina antes de asombrarme de hallar
una cacerola sobre mi mesa; y mi asombro no proviene de
una fantasía subjetiva.
Aquí tiene lugar una curiosa dificultad. El dialéctico in-
terviene y dice: "Pero hay cantidades de preguntas a las cua-
les no se puede responder sí o no, o con un "o bien . . . o
bien. . ." Y estas preguntas son mi dominio: movimientos,
transiciones. ¿Clasificación? ¿Orden? Aislad, fijad los obje-
tos; agrupadlos en categorías separadas, en nombre de pro-
piedades separadas. Tened, mirad este libro; no es ni blanco
ni negro, es gris. ¿Adónde lo vais a clasificar? Por otra parte,
con el tiempo, todos los libros blancos se convierten en gri-
ses . . .". Así arriesga hablar nuestro dialéctico; y nosotros
tendremos suerte si él no pretende, citando triunfalmente a
Engels, que el estudio de las propiedades distintas de los
objetos corresponde a la ciencia antigua o a la metafísica

75
HENRY L EFEBVRE

medieval. Y este dialéctico dogmático se creerá en la cima


del conocimiento. Lo que, por otra parte, no significa que no
se necesite tener en cuenta hasta cierto punto, sus objecio-
nes.
Desdichadamente para él, la práctica social resiste a esta
dialéctica. El hombre sensato responde: "Puede que sí, pue-
de que no, para hablar como usted, mi querido dialéctico.
Pero yo, tengo necesidad de ordenar mis libros. Lo que us-
ted cuenta no me interesa. El libraco gris lo guardo entre los
blancos; cuando esté demasiado sucio, lo tiraré, o lo haré
encuadernar. Y no venga a contarme que hay dialéctica en
mi pila de libros o en mi biblioteca: el grande y el pequeño,
el pesado y el liviano, el sucio y el limpio. Cháchara, mi que-
rido. Yo le hablaré de cualidades contrarias, complementa-
rias, de lo que usted quiera. Lo importante, lo esencial, es
que esas propiedades se excluyen lógicamente, y que yo pue-
do ordenar un libro en el grupo de los grandes o de los pe-
queños, de los gruesos o los delgados, etcétera. Usted,
dialéctico, viene a hablarme de objetos inclasificables, esos
que me aburren; los casos difíciles, aberrantes, el libro sin
características, o el libro fuera de uso, deteriorado, llevado
por el tiempo que abisma todo".
El buen sentido tiene razón, hasta un cierto punto. La
práctica social se preocupa constantemente de objetos y de
grupos de objetos relativamente estables. Busca estabilizar-
los; protegerlos contra los golpes del tiempo y de los otros
objetos. Cuando hay una modificación o un cambio, la prác-
tica social corriente busca constantemente mantenerlos en
ciertos límites: en el interior del objeto, orden o estructura,

76
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

existentes. Si el dialéctico pudiera intervenir a todo paso, a


cada instante, la vida cotidiana se haría odiosa y la práctica
social imposible. Por otra parte el dialéctico perdería allí muy
pronto su dialéctica. La reemplazaría con otra cosa ¿Con
qué? Esta no es la cuestión. Por lo demás, esto no significa
que no se necesite tener en cuenta, en un determinado mo-
mento, a las observaciones del dialéctico.
Existen vallas y resistencias espontáneas del buen senti-
do y de la práctica social contra la dialéctica. Esta resistencia
tiene un fundamento, y de ahí la existencia de muchos ma-
lentendidos. El buen sentido práctico sabe que la lengua
tiene especialmente por fin designar grupos estables (relati-
vamente) de objetos estables (relativamente). Sabe que el
sistema de comunicaciones, comprendido el lenguaje, invo-
lucra un conjunto de cuestiones a las cuales es preciso res-
ponder por sí o por no. Entre otros resultados, la gramática
codifica determinado sistema de mensajes y de preguntas.
En la práctica corriente, cuando no se sabe responder sí o
no, generalmente no se sabe qué responder: se está embara-
zado, impedido, se duda, no se sabe qué decir o qué decidir.
La teoría de la información tiene una cierta relación con
la lógica (y también con la lingüística y la gramática). Y en
principio es una teoría formal, que no se preocupa del con-
tenido o del sentido de la información. En el ejemplo trivial
usado precedentemente, en lugar de libros se habría podido
poner conejos o tallos (a condición de hallar para los conejos
o los tallos criterios objetivos y distintos de clasificación). La
teoría se sostiene inicialmente sobre elementos discontinuos,
dicotomías, distinciones y opciones, selecciones, exclusiones

77
HENRY L EFEBVRE

recíprocas, respuestas por sí o por no, objetos que pertene-


cen o no pertenecen a un conjunto determinado (estructura),
fenómenos que obedecen a la ley del todo o nada. Práctica-
mente, la teoría comporta la traducción de todo otro len-
guaje en signos que tienen el carácter "dual" binario o
acoplado: más o menos, raya o punto, lámpara que se extin-
gue o se prende, impulsión eléctrica elemental que tiene lu-
gar o no lo tiene, etcétera. Entre esas líneas o más bien entre
ese orden, la teoría combina relaciones calculables, cuantita-
tivas. Para volver al ejemplo de los libros, se puede designar
por + el índice "grande" y por el índice "pequeño", por ++
el índice "pesado" y por el índice "liviano", etc. Se puede
también designar estos índices por rayas o puntos, por colo-
res, lámparas que se encienden ose apagan. La teoría de la
información encuentra, combinando los signos y los grupos
de signos, los resultados obtenidos más arriba tomando un
ejemplo sensible (libros de cierta altura, colores, largos y
pesos diferentes).
Esta conexión con la lógica va muy lejos. En cibernéti-
ca, en las máquinas de calcular, los números son en principio
traducidos en aritmética binaria (solos cifrados: 0 y 1) y ma-
terialmente por una lámpara que se enciende o apaga, por el
impulso eléctrico elemental o su ausencia. Igualmente, desde
hace mucho, en el código telegráfico (Morse), todas las pala-
bras son traducidas por rayas y puntos.
Para muchos teóricos, la cibernética y la teoría de la in-
formación se ligarían a la búsqueda de una semántica univer-
sal, que traduciría todas las significaciones y todas las lenguas
en un idioma lógico, esencialmente constituido por tablas de

78
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

signos (operadores y parámetros o "contadores" lógicos),


afectados ellos mismos de signos antagónicos excluyéndose
(lo verdadero y lo falso). Esta semántica universal o meta-
lengua sería prácticamente indispensable para las máquinas
de traducir.
La conexión profunda entre la lógica y la teoría de la in-
formación sería difícil y larga de explicar. También tiene sus
dificultades para el pensamiento dialéctico, en hecho y en
derecho.
La verdad obliga a decir que, de hecho, el pensamiento
dialéctico (si no acaso una dialéctica intuitiva, espontánea y
empírica) no ha servido casi en este desarrollo de la técnica y
del conocimiento. La filosofía no ha servido más. Estos pro-
gresos derivan de preocupaciones prosaicas, cotidianas o casi
cotidianas, en todo caso prácticas. Mucho más. Ocasional-
mente, los dialécticos materialistas, o pretendidos como ta-
les, se han creído obligados a intervenir contra la lógica y los
lógicos, contra las investigaciones lógicas y sus aplicaciones,
y esto bajo un pretexto falaz, a saber, que la lógica y los lógi-
cos ponían un obstáculo contra la dialéctica y contra el mate-
rialismo; representaban entonces la "ideología adversa", el
enemigo de clase, en el dominio del conocimiento. Los dia-
lécticos materialistas (o pretendidos tales) han mantenido
largamente esta actitud, a pesar de las advertencias de los
más lúcidos de ellos.
Convengamos primero en que los problemas propia-
mente filosóficos fueron filosóficamente mal planteados de
ambos lados. Los lógicos decían: "¿El mundo exterior? ¿La
materia? Esto no nos interesa. ¿Materialismo? ¿Idealismo?

79
HENRY L EFEBVRE

Poco importa: . ."8 Y ellos tenían razón. hasta un cierto


punto. En efecto, se ocupaban exclusivamente de grupos
manejables de signos; no se interesaban más que de los
conjuntos y de las estructuras igualmente formales. Se colo-
caban en un punto de vista rigurosamente empírico, al nivel
de la práctica corriente (lenguaje, signos, objetos). ¿Por qué
se iban a cargar con preocupaciones suplementarias? Su du-
da metódica, su puesta entre paréntesis de las cuestiones que
desbordaban su área de investigación, estaban perfectamente
justificadas. Pero ellos no se explicaban ni explicaban así su
actitud. Pretendían concluir y resolver las cuestiones saliendo
precisamente de su esfera de investigación, el área de validez
de sus conceptos. Cuando ellos afirmaban: "La cuestión del
mundo exterior no tiene sentido. La dialéctica no existe, o
no es, a lo mejor, más que una manera de agrupar los objetos
y los signos en relaciones de oposición o de complementa-
riedad, es decir, de exclusión mutua...", se salían amplia-
mente de sus premisas. Pasaban del punto de vista empírico
y práctico al empirismo filosófico por vía de la superfeta-
ción. Ellos, lógicos, que precisamente codificaban el manejo
de los objetos, la clasificación y el orden, es decir, las nocio-
nes prácticas y objetivas, venían a negar la realidad objetiva.
Pasaban así de las precauciones metodológicas justificadas a
las afirmaciones filosóficas que, en buen método, habrían
debido vedarse.

8 Numerosos textos y obras desde el "programa" de 1929 de la Es-


cuela ,de Viena. CL Carnap, Le probléme de la logique de la science,
París, Hermann, 1935, p. 6. Del mismo autor, L'ancienne et la nouvelle
logique, p. 30, etc.

80
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

En cuanto a los "dialécticos", tenían razones en protes-


tar contra los lógicos. Pero habían errado, y actuado a la
ligera tomando en serio, hasta lo trágico, las afirmaciones de
los lógicos (empiristas) cuando estos últimos transformaban
en una filosofía la eliminación de los conceptos filosóficos
que no derivaban de su investigación.
Estos dialécticos erraron igualmente al confundir dos
"esferas" con dos dominios: la investigación lógica por una
parte (y más generalmente la investigación en un sector li-
mitado), y por otra parte la teoría del conocimiento. En la
esfera de la teoría general del conocimiento comprendida en
ésta la teoría del materialismo dialéctico y la lógica-dialéctica
la negación por el empirismo lógico de la realidad del mundo
exterior podía y debía devenir objeto de un examen atento.
Esta crítica tendría que haber comenzado precisamente, y
terminado, por definir y respetar la validez de la investiga-
ción lógica en su dominio, a la vez limitado, específico, real y
fundado. A falta de eso, se respondía a las pretensiones in-
justificadas con otras pretensiones injustificadas, a un pro-
blema mal planteado con un problema peor planteado aún.
La determinación de la esfera de validez de la lógica, era el
único procedimiento admisible para limitar la lógica e impe-
dir a los lógicos construir un universo lógico cerrado que
excluía a la dialéctica.
En otros términos, los dialécticos hubieran debido es-
pecificar que la dialéctica no aparece más que a partir de un
cierto punto, en un cierto nivel, en una cierta escala. tanto en
lo real como en los conceptos. Querer "dialectizar" a diestra
y siniestra la vida cotidiana y el lenguaje en el manejo co-

81
HENRY L EFEBVRE

rriente de las cosas, de los útiles, de los conceptos, es intro-


ducir el caos. No hay más práctica, no hay más lenguaje,
todo se enreda y se confunde. Todos los gatos son grises, en
esta falsa luz. Ya no hay blanco ni negro, lo que permite a la
autoridad decidir lo que se debe declarar blanco o negro.
Existe todo lo más, el bien y el mal, los buenos y los malos,
amigos y enemigos: bajo pretexto de dialéctica se usa y abusa
de una falsa lógica generalizada. Lo que comporta una curio-
sa noción de la práctica como criterio de referencia: la prác-
tica política o práctica de Estado se hace soberana, en
detrimento de la práctica social cotidiana.
La lógica tiene ese carácter paradójico: a la vez general y
aun universal perteneciente a todos, maquinaria mental, liga-
da a la lengua y a la práctica de todos los seres humanos
conscientes, y no obstante limitada. La estabilidad, el orden y
la estructura tienen un dominio, incontestablemente, cuyos.
límites pueden determinarse, pero que existe objetivamente
aunque no sea absoluto. La dialéctica tiene por esfera reali-
dades más profundas pero más ocultas en relación con las
estabilidades prácticas. Al nivel v a escala de la práctica, el
dialéctico es ese que molesta e irrita o sorprende, es lo abe-
rrante, lo incalificable. Peor aún: es el fin de las cosas y de los
seres vivientes, la desaparición de lo que se ha amado v lo
que se ha querido conservar. La dialéctica, es lo que amena-
za, de la ironía a la muerte.
El paso de lo estable al movimiento, de la lógica a la
dialéctica, debe pues estudiarse en función de las exigencias
de la lógica y de las exigencias de la dialéctica, por consi-
guiente, en función de los progresos de la lógica, de la técni-

82
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

ca y de las ciencias. Excluirlas es un absurdo dogmático.


Cuando los dialécticos materialistas, o que se pretenden ta-
les, han confundido los dominios y las esferas, han fijado la
dialéctica en un dogma (lo que es incompatible con su esen-
cia) y la han transformado en institución, en medio de acción
"operacional" arbitraria y tiránica. Atentando contra la lógica
ellos han querido, en nombre de la razón política o razón de
Estado, disolver la escuela de los lógicos. De ese modo han
cometido lo que ellos no podían ni reprochar siquiera a sus
adversarios: el abuso de poder.
La relación de la teoría de la información con el método
lógico impide reducir esta teoría a una paradoja: el cifraje
cuantitativo de un movimiento subjetivo. Al ser formal, la
teoría de la información se puede volver axioma (fundarse a
partir de principios generales, como las matemáticas y la
lógica misma). Estando ligada a la práctica, debe tener una
significación concreta, es decir, un dominio más o menos
profundo en la realidad objetiva.

83
HENRY L EFEBVRE

DE LO ABSTRACTO A LO CONCRETO. TEORÍA


DE LA INFORMACIÓN Y REALIDADES

Retomemos el ejemplo elemental de la hila de libros.


Las primeras informaciones sobre el volumen buscado: "Es
blanco . . . Es pequeño . . .", nos permiten introducir un or-
den en la pila. A partir de los caracteres distintivos, clasificáis
los libros en pilas: los pequeños o los grandes, los pequeños
blancos o los pequeños de colores, etc. Este orden creciente
posee una realidad objetiva; la estructura del grupo no repre-
senta un carácter accidental en relación a este grupo de ob-
jetos. La práctica la acción de ordenar los libros tiene, desde
ese nivel trivial, una extensa significación. Apartar los ele-
mentos de un conjunto, ordenarlo, definir esto o descubrir
una "estructura", esta operación no se reduce ni a la activi-
dad vulgar del sentido común ni a la aplicación banal del
vocabulario, ni a la puesta en acción de una actitud subjetiva.
Se trata, por el contrario, de una operación fundamental (en
matemáticas, etc. ) .
La cantidad de información designa entonces "alguna
cosa" todavía mal definida por la teoría del conocimiento.

84
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

¿Qué? ¿Un tiempo, un gasto de tiempo, una ganancia de


tiempo? O incluso: ¿una cantidad de orden o más exacta-
mente una ordenación creciente? Esta noción no es clara.
Pero aparece como muy general. Designa "alguna cosa"
tanto más objetiva cuanto que la acción produce un orden
creciente en un desorden existente o en una materia informe,
tanto más subjetiva cuando la actividad reconstituye un or-
den preexistente, pero siempre, lo parece, a la vez objetivo y
subjetivo.
Una matemática del orden, una medida del orden. La
ciencias del azar las probabilidades habría dado paradójica-
mente una ciencia del orden. La teoría de la información se
convertiría en la parte más poderosa y más profunda de la
teoría de las probabilidades; dominaría ya el estudio de los
azares mecánicos (los procesos llamados "estocásticos" ) . Se
completaría con una teoría del desorden (o "teoría de los
juegos"). La intuición cartesiana que definía a la matemática
como ciencia universal del orden y de la medida se habría
verificado y realizado de manera imprevista, en la unidad del
orden y de la medida.
Para comprender de qué se trata, tomemos por ejemplo,
un poco más difícil que el de la pila de libros, peno más sig-
nificativo. Se encuentra, por otra parte, en el origen de la
teoría, pues ésta proviene de una práctica rigurosa de las
telecomunicaciones.
En telegrafía, la lengua corriente se traduce en un siste-
ma o código binario de seriales: el largo y el breve, la raya y
el punto. Después de lo cual es necesario retraducir en len-
gua corriente y "decodificar". El problema de la codificación

85
HENRY L EFEBVRE

se formula así: "Representar las letras, las palabras v las fra-


ses con dos signos, economizando al máximo el tiempo,
arribando entonces al menor gasto de tiempo, y eliminando
los ruidos, es decir, los riesgos de confusión". El problema
se complica por el hecho de que es preciso indicar el fin dé
los grupos de signos (el "stop'') con un gasto mínimo de
tiempo; es el problema llamado "escansión". La codificación
debe, evidentemente, tener en cuenta la frecuencia de las
letras v de su distribución en la lengua considerada (de ma-
nera que el estudio de las codificaciones se asocia a un estu-
dio estadístico de las estructuras lingüísticas y en el
descubrimiento de las leyes, leyes de Estoup-Zipf, de Willis y
Yule, etc. ) . Se ha llegado de ese modo a concebir una len-
gua como un conjunto estructurado espontáneamente desti-
nado a evitar al máximo las interferencias o pérdidas de
información, con un costo de tiempo mínimo. Los elemen-
tos de este conjunto se relacionan en dos planos: próximo
(en las palabras y las frases), y lejano (en la lengua misma).
La telegrafía y las telecomunicaciones dan lugar enton-
ces a ordenaciones de elementos (signos) sobre las líneas o
"channels" y aun a ordenaciones crecientes, de más en más
complejas, tanto con la acumulación de mensajes como con
el mejoramiento de las codificaciones, operaciones de codifi-
cación y decodificación. Metódicamente, se considera prime-
ro el caso de una línea perfecta, completamente exenta de
"ruidos" (interferencias, errores, pérdidas de información)
por la cual se trasmiten series bien ordenadas y bien distintas
de signos, en número infinito. La línea perfecta representa
aquí la abstracción lógica y formal; su estudio permite ense-

86
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

guida pasar a los casos más concretos, cuando la trasmisión


comporta riesgos de "ruidos": interferencias, errores, altera-
ción de mensajes, desórdenes y pérdidas de información. La
teoría permite luchar contra los efectos "redundantes", es
decir, contra el desorden o el acrecimiento del desorden,
elaborando un código llamado óptimo. Permite la precorrec-
ción de los errores; proporciona un programa, una regla o un
modo operatorio para obrar con eficacia, es decir, mantener
o acrecer un orden. Y no obstante, permanece formal, ya
que sólo da un teorema de existencia: demuestra que el códi-
go óptimo (o "extremo") existe, sin que tenga que determi-
narlo.
Conservando un carácter formal, la teoría de la informa-
ción va entretanto de lo abstracto a lo concreto; avanza ex-
tendiendo su dominio. Progresa de la línea formalmente
perfecta a la línea real con riesgos de "ruidos", y luego de la
transmisión discontinua de signos distintos a las trasmisiones
continuas (el caso de la radio y de la televisión, del radar).
Esta elaboración generaliza la cantidad H obtenida a partir
de elementos discontinuos (trabajos de sir Ronald Fisher)9.
Tal extensión es ciertamente notable. Tenemos necesi-
dad de "alguna cosa" muy vasta en su formalismo abstracto y
muy objetiva en su creciente extensión. Se trata de una espe-
cie de cuantificación del orden, de una especie de matemáti-
ca de la cualidad . Esta matemática de la cualidad no se ha
definido aún con claridad. Ella emerge, se bosqueja en el

9Cf. Fortet, Calcul des probabilités, edición C. N. R. S., espe-


cialmente la pág. 235 sobre el teorema llamado de Cramer-Fréchet-
Darmois-Rao, y la "cantidad informativa" generalizada por Fischer.

87
HENRY L EFEBVRE

horizonte de la teoría; parece definir la significación. ¿Pero


dónde se sitúa este horizonte? ¿Cuál es el alcance de la teoría
y dónde están los límites? ¿No tendría límites en su exten-
sión, en su aplicación a la práctica, a lo concreto?
El dialéctico podría triunfar aquí. "Se ha partido de ob-
jetos separados, de propiedades distintas, de signos y señales
aisladas. Y he aquí que se ha reunido esos elementos en
conjuntos, en cálculos obrando sobre esos conjuntos. En la
marcha, hemos llegado a la unidad de lo cuantitativo y de lo
cualitativo, de lo discontinuo y lo continuo, acaso del orden
y del desorden. . .".
Este dialéctico no está del todo errado. Pero va dema-
siado ligero. Hay peligro. Lo que podemos afirmar, con pru-
dencia y rigor, es solamente esto: "Es posible que la teoría de
la información no permanezca solamente formal, puramente
matemática". Es posible . . . Pero actualmente la extensión
del campo de la teoría en tal o cual dominio de lo real com-
porta imprudencias, riesgos exagerados. Se procede por ex-
trapolación. Esta dificultad puede presentarse en el
momento. Y no obstante, desde que se ha traspuesto tal
hiato, se arriesga pasar de la ciencia a la especulación, y del
conocimiento a la ideología.
Es preciso reconocer que la tentación es grande . . .
Desde los principios de la teoría de la información, se
comprobó que la expresión matemática de la cantidad H
coincidía con la expresión matemática de la entropía (degra-
dación de la energía, según el segundo principio de la termo-
dinámica, llamado principio de CarnotClausius).

88
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

La termodinámica vincula el calor a la agitación más o


menos desordenada de las moléculas. Por una misma canti-
dad de energía, la calidad de esta energía se define por el
desorden más o menos grande en la agitación molecular. El
desorden creciente entraña la degradación cualitativa, aunque
la energía se conserve cuantitativamente (principio de la
conservación de la energía). La entropía mide pues el grado
de desorden en un sistema físico dado, dotado de una canti-
dad constante de energía. Fa un concepto estadístico (una
probabilidad). La degradación no es menos una certeza casi
absoluta (una casi certeza teórica que corresponde a una
certeza práctica). No es imposible que este lápiz explote, que
esta agua fría se ponga a hervir sola; pero es en extremo po-
co probable.
La cantidad de información sería pues lo contrario de la
entropía: la entropía afectada por el signo, la "negentropía",
expresión que se comienza a hallar en los escritos y en las
bocas más diversos.
¿Hubiéramos alcanzado, ordenando nuestros libros, co-
dificando y decodificando nuestros mensajes telegráficos,
una gran ley de la naturaleza?
La pregunta puede parecer ridícula. ¿Cómo alcanzar, por
dicho procedimiento, otra cosa que un orden humano de los
objetos, un programa humano de acción? A lo largo de un
hilo telegráfico, de la emisión a la recepción, es una mano
humana la que opera creando y manteniendo un orden; un
cerebro humano es indispensable para codificar y decodifi-
car, para traducir en signos manejables los signos del len-
guaje, para constituir pequeños agrupamientos y grandes

89
HENRY L EFEBVRE

conjuntos de signos. Sólo un cerebro puede formular la sig-


nificación de esos signos y señales, sacar las consecuencias
(decisiones, selección, modo operatorio). Aquí encontramos,
en un nivel más elevado, la objeción ya reencontrada: la in-
formación tiene más que una realidad subjetiva humana.
Esta es relativa a procedimientos clasificatorios, a técnicas
operativas.
Y no obstante nosotros hemos podido responder ya que
la teoría se vincula a una práctica. ¿La práctica se reduciría a
una gesticulación humana sin vinculación con la realidad? ¿A
un modo operativo exterior a las cosas sobre las cuales obra?
Tal noción de la práctica sería contraria a las afirmaciones
bien conocidas de los clásicos del marxismo. La práctica no
puede ser una pantalla entre el hombre y el mundo. Después
de todo, un hilo trasmisor es un objeto material; que se lo
represente abstractamente como un hilo perfecto, o cine se
va en la práctica, esto no le quita su realidad física. Si fuera
de otro mo do, ninguna ciencia sería posible. No se puede
entonces afirmar a priori que la propiedad de mantener o
aun de acrecer un orden no pertenece más que a la voluntad
y a la conciencia humanas.
La misma cuestión se ha planteado v se plantea a pro-
pósito de la entropía, aparece primero como una modalidad
de la energía en relación con la práctica. Mil calorías a 10
grados son mucho menos utilizables que cien calorías a 100
grados. Esto se puede constatar fácilmente. Si yo quiero ha-
cer café, no tomaré una gran caldera de agua fría; y no gasta-
ré gas, para introducir en esta caldera, calentándola a diez
grados, la cantidad de calor que me permitiría hacer hervir la

90
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

cafetera. Asimismo, y también comúnmente, una capa de


agua de una inmensa extensión pero de un espesor de 10
centímetros es inutilizable, aunque contenga una gran canti-
dad (le energía. Por lo tanto, ningún físico, parece, piensa
que la degradación de la energía sea una noción puramente
antropomórfica. desprovista (le objetividad. Por lo contrario:
se tendería más bien a hacer del segundo principio de la ter-
modinámica la ley más profunda de la naturaleza. Se reinte-
gra así al hombre obrando en la naturaleza material y
recíprocamente la naturaleza material en la práctica humana,
aunque su conexión permanezca aún mal determinada.
La cuestión se plantea entonces de este modo: "¿que
significan físicamente la teoría de la información, su vincula-
ción con la termodinámica v la teoría de los gases (distribu-
ción de las moléculas en grandes masas compuestas de
pequeños grupos en interacción) ?". Esta cuestión se plantea
tanto más cuanto que se ha podido calcular la relación de la
unidad de información con la unidad de energía, a saber
1016 (Brillouin).
A esta pregunta es preciso responder que hoy en 1958,
presentimos que lo teoría de la información tiene una signifi-
cación física en relación con la teoría de las agitaciones mo-
leculares y la termodinámica; pero que nosotros no podemos
aún determinar exactamente esta conexión, esta significación
física.
El dialéctico tomará quizá de nuevo la palabra ahora.
Exclamará: “¡ Pero si este es mi asunto! Por que no atribuir a
la materia dos tendencias contradictorias, una a la organiza-

91
HENRY L EFEBVRE

ción, al orden, a la vida, a la conciencia; la otra, a la degrada-


ción, al desorden, a la muerte" ...
A ese dialéctico apresurado repetiremos: "¡ Atención!
¡ Paciencia!" El descubrimiento del cual nosotros hablamos
tiene un considerable interés. Abre un campo nuevo a la
investigación.10
Pero hasta nueva orden la teoría de la información per-
manece principalmente como la puesta en forma rigurosa de
una práctica social y de una técnica: las telecomunicaciones.
Antes de pasar a una interpretación filosófica, es prudente y
discreto esperar. De los matemáticos, que expliciten la reu-
nión de la información y de la entropía. Es grande la tenta-
ción de saltar el paso. Seduce mucho suponer, en el fondo
del edificio de la naturaleza material, una tendencia al orden,
y aun al orden creciente, y aun a la conciencia, tendencia
comprobable y mensurable, real en la naturaleza, e igual en
importancia a la entropía, oponiéndose al desorden. De la
oposición o del juego contradictorio de estas dos tendencias,
resultarían equilibrios, estabilidades: las cosas, el mundo
material estable alrededor de nosotros. ¿Por qué no suponer
en esta tendencia una significación metafísica, un origen es-
piritual trascendente? ¿Por qué no aplicar esta teoría a la vida
biológica y a la vida humana? ¿A la economía, a la psicología,
a la sociología? ¿A la política? ¿Por qué no suponer en todos

10 Sobre esta extensión de la teoría, cf. las tomas de posición

muy claras de B. M. Mandelbrot, Linguistique statistique macroscopique


en Études d'epistemologie génétique, t. III, p. 51. Cf. para lo contrario,
las reservas de Schützenberger, op. cit., p. 19, col. 2. La de Brillouin en
Science and Information Theory, New York, 1956, etc., que insiste sobre
el carácter formal de la teoría.

92
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

los dominios una doble tendencia al orden y al desorden, de


los cuales los crecimientos y los equilibrios serían los resul-
tados? ¿Por qué no definir a partir de esta hipótesis las con-
diciones de equilibrio y por qué no aplicar
"operacionalmente" esas condiciones?
El deslizamiento del rigor a la extrapolación, del cono-
cimiento a la filosofía y de la filosofía a la ideología es aquí
fácil. Y asimismo muy interesante observar cómo se cumple
este pasaje.

93
HENRY L EFEBVRE

LA NEGENTROPIA EN TEILHARD DE CHARDIN

Con el encuentro de la. termodinámica y la teoría de la


entropía, la teoría de la información ha hallado un terreno
preparado para la especulación. De la teoría de la entropía se
ha tratado muchas veces de deducir la necesidad de la crea-
ción. Si no hubiera habido un acto (divino) inicial creando la
materia, ésta habría alcanzado ya el desorden molecular
completo, lo informe total, el fin de todas las cosas y de toda
vida en el frío absoluto (entropía máxima, simple agitación
de moléculas y átomos, sin lazo entre ellos, no estando so-
metido cada uno de ellos más que a sus propias condiciones
de desplazamiento). Siendo una certeza la probabilidad del
desorden final, sería alcanzada si nosotros tuviéramos detrás
nuestro un tiempo infinito. Entonces, el tiempo es finito.
Los filósofos especulativos tienden, desde hace mucho
tiempo, a afirmar la existencia, en el seno de la materia, de
un impulso vital, de una corriente creadora de una naturaleza
distinta a la de la materia. Bergson ha enunciado en tal senti-
do y con un excelente lenguaje, tesis conocidas.11 Más re-

11 En L'Euolution créatrice.

94
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

cientemente, la obra del P. Teilhard de Chardin, de un am-


plio lirismo, con frecuencia humanamente emocionante, a
veces un poco ingenuo en su romanticismo cosmológico. Ha
intentado articular la metafísica y la fe católica con la ciencia
más "moderna". Bergson injertaba en la psicología y en la
biología su visión filosófica. Teilhard atribuye en la suya un
rol importante a la negentropía:
En primer lugar, y sin dejar el dominio ni los métodos
de la ciencia de la materia, estamos ya en condiciones de
observar que la Vida, tomada globalmente, se manifiesta
como una corriente opuesta a la Entropia . . . Hacia esta
muerte de la Materia, todo parece descender alrededor de
nosotros, todo excepto la Vida. La Vida es, contrariamente
al juego nivelante de la Entropía, la construcción metódica,
sin cesar ensanchada, de un edificio, siempre más improba-
ble . . . Es una contracorriente local, un remolino en la En-
tropía . . . A la ciencia del porvenir le corresponderá,
esperémoslo, hallar una representación que sintetice las dos
fases, opuestas en apariencia, de la Entropía y de la Vida . .
.12La ambición del padre Teilhard de Chardin era también (y
no fue el único) poner fin a la oposición entre el materialis-
mo y el idealismo.13 Pero el contexto muestra la debilidad de
sus medios, la ausencia de instrumentos conceptuales para
efectuar esta operación. Teilhard se contenta con afirmar
que "La materia obedece desde el origen a la gran ley bioló-

12 P. Teilhard de Chardin, (Euures, t. III, pp. 209210, ed. du


Seuil.
13 P. Teilhard de Chardin, (Euures, t. I, "El Fenómeno Huma-
no", p. 49.

95
HENRY L EFEBVRE

gica de complejización".14 Para él, tela del universo la materia


no es casi más que el residuo de los análisis; las representa-
ciones de los átomos no son más que el medio, para el sabio,
"de operar el agrupamiento y de verificar la no contradicción
de los efectos de más en más numerosas manifestados por la
Materia" (la Mayúscula no disminuye casi el sentido idealista
de estos declaraciones). En fin, el único argumento serio,
tomado de la interpretación idealista de la relatividad, trata
sobre la existencia de un cero absoluto, explosión cósmica
pulverizando un átomo primordial.15 A la entropía, para
izarla hacia la "noosfera" y orientar la Vida y el Hombre ha-
cia el "punto omega", Dios, Teilhard no podía oponer más
que la radioactividad.16 No emplea más que una dialéctica
muy débil dei inferior y del exterior.17
Teilhard de Chardin parece haber conocido poco la teo-
ría de la información. Sus textos muestran una especie de
sensibilización previa de un cierto tipo de inteligencia y de
Hombre en esto teoría: una receptividad. Inmediatamente,
un cierto número de filósofos de espíritu científico, y tam-
bién de sabios preocupados por la filosofía (no se podría
menos que felicitarlos) debían tratar de unir la teoría de la
información a las corrientes de ideas filosóficas anteriores.
Pero la nueva Moría no puede modificar esas ideas. Debe
reobrar a la vez sobre el vitalismo confuso de un Bergson o
de un Teilhard de Chardin, y sobre las investigaciones ante-

14 Id., p. 43, "La tela del universo".


15 Id., p. 43.
16 Id., p. 305.
17 Id., p. 53.

96
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

riores que tratan del equilibrio y la estructura, como las de


Goldstein18, de M. Piaget o de M. Lévi-Strauss.*

18 Goldstein, Aufbau des Organismos. Piaget, Intr. a


1'epistémologie génétique. Lévy-Strauss, Structures élementaires de la
parenté. Según la observación de Couffignal (op. cit.) la palabra francesa
"comando" traduce bastante mal la palabra "control". Wiener ha exten-
dido a los seres vivientes, en The Human use of human being la aplica-
ción de las teorías contenidas en (:ybernetics. Sobre la cibernética, cf. el
excelente pequeño libro de Gilbaud, col. "Que sais-je?".

97
HENRY L EFEBVRE

LA FILOSOFIA DE LA ESTRUCTURA. EL
FILÓSOFO DESCONOCIDO

La teoría de la información parece hoy el núcleo alrede-


dor del cual gravitan un conjunto de reflexiones, en los do-
minios más variados, v acaso en todos los dominios. Nada
más natural: esta teoría es nueva, enigmática y fecunda, sus-
ceptible de diversas interpretaciones, y acaso efectivamente
destinada a intervenir en dominios muy diversos. Al mismo
tiempo, ella se agrega a corrientes anteriores o exteriores a
ella, y tiende a precipitarlas, a cristalizarlas. Alrededor de ella
se organizan entonces investigaciones, y éstas anuncian o
intentan una o muchas tentativas de síntesis. Una especie de
sistematización, seguramente abusiva puesto que se trataría
de un sistema, pero disponiendo de argumentos que intere-
san a muchos dominios del saber, y más o menos válidos (a
veces menos, a veces más, pues no es imposible que algunos
de esos argumentos tengan peso) parece inevitable. Se ve
entonces cómo se dibuja el lugar y los contornos de este
sistema que quisiera una vez más superar al idealismo y el
materialismo. Su sombra anuncia el hombre que falta toda-

98
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

vía. Podríamos apelar aquí al Filósofo Desconocido, y tratar


de describirlo, si no nos pareciera poco recomendable mez-
clar la literatura y la filosofía. Además, un marxista no sabría
hacerse el san Juan Bautista de ese Mesías. El Filósofo Des-
conocido queda como una virtualidad. una Idea platónica
ligeramente teñida de ironía. Sería inútil y descortés recono-
cer sus rasgos en tal o cual pensador de hoy.
Las preocupaciones concernientes a la estructura son
tan anteriores a la teoría de la información como a la ciber-
nética. Pero la teoría de la información y la cibernética que le
está ligada confieren ala noción estructura una actualidad y
una potencia muy grandes. Plantean al respecto cuestiones
muy difíciles e importantes. La filosofía sistemática posible
hoy sería o será una filosofía de la estructura (es decir, una
interpretación idealista, o más bien ambigua, de la noción de
estructura, partiendo de la teoría de la información y de la
cibernética).
Lo que nosotros llamaríamos de buena gana el espiri-
tualismo de la información se cimento sobre hechos por
demás notables, pero apresuradamente interpretados. Los
teóricos clasifican las máquinas en dos tipos. Las máquinas
energéticas o máquinas de potencia, utilizan, proveen, trans-
forman la energía en cantidades enormes. Las máquinas de
información tienen sus leyes propias; operan sobre esta
"materia" singular que es la información, y utilizan una can-
tidad ínfima de energía. Así el comando electrónico de un
conjunto automatizado gasta extremadamente poca energía,
en comparación del conjunto. La cantidad de energía utiliza-
da para la emisión, la transmisión, la recepción y el envío de

99
HENRY L EFEBVRE

señales es débil y prácticamente nula comparada con las


fuerzas en trabajo exigidas por la producción material.
De aquí se crea una hipótesis que puede seducir al idea-
lista o al espiritualista: la función superior supone una ener-
gía inferior muy débil o prácticamente nula. Aquí existiría
una profunda diferencia: la reposición, en un nivel elevado o
con una cualidad nueva, de una parcela ínfima de la energía
cósmica recayendo en la degradación.
Esta hipótesis no puede ir muy lejos, pues la energía su-
perior en calidad no es jamás nula. Si se fuera más lejos, se
separaría lo superior de lo inferior, y al hombre de la natura-
leza. Pero por otra parte, ella se extiende de inmediato por
ejemplo, a la fisiología. Las "máquinas de información orgá-
nica" que son los ojos y oídos del hombre no consumen más
que una ínfima energía comparadas con los músculos.
Igualmente los nervios, a los que se puede considerar como
portadores de informaciones y de señales ordenadas, cuya
energía tiene caracteres cualitativos específicos (como lo
demuestran los estudios sobre la fatiga nerviosa). Igual-
mente, por fin, se puede considerar el cortex como receptor
de informaciones ordenadas o inversamente, como selector y
operador de selecciones dicotómicas entre señales simultá-
neas y mezcladas, funcionando con una energía ínfima.
La teoría de la información describe un crecimiento del
orden y le da las leyes. Además, se vincula a la cibernética.
Esta le aporta solamente la teoría y la técnica de los coman-
dos, válidos para los seres vivos como para las máquinas. La
cibernética completaría entonces la teoría de la información
por el estudio de los dispositivos en medio de los cuales una

100
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

máquina de información controla, mantiene y rectifica su


propio funcionamiento (dispositivos cuyos servomecanis-
mos y los efectos de "feedback" o efecto en retorno propor-
cionan ejemplos simples: autoregulación por termostato de
un aparato de calefacción, autoregulación del tanque de agua
por su flotador, etc... ). Estos dispositivos mantendrían y
consolidarían entonces una estructura, determinada en y por
una máquina de informar. La teoría de la información sería la
más profunda; y la cibernética no sería más que la aplicación
por adjunción de una técnica "operacional".
Los cibernéticos, afirmando al unísono que su ciencia y
su técnica son valederos para los seres vivientes y pensantes,
y aun para la sociedad ( y especialmente para ella), escasas
veces han pretendido construir máquinas de pensar. Son los
filósofos enamorados de la cibernética, y sobre todo los pe-
riodistas quienes han enunciado tales pretensiones y hecho
ruido con la cienciaficción. De ahí resultaron extraños ma-
lentendidos. (sobre el plano de la filosofía y de la ideología).
En la URSS, las investigaciones sobre la cibernética y aún la
palabra han sido hace tiempo proscritos, sospechosas de
mecanismo (materialismo vulgar). Las investigaciones conti-
núan entonces en una especie de clandestinidad ideológica.
La confusión y el caos eran muy grandes, ya que se conde-
naba a la logística como idealista, y a la cibernética como
mecanicista, sin ver siquiera su conexión.
Ahora bien: por un trastorno que podía esperarse, lo
que ocurre es efectivamente lo contrario. En los diversos
dominios y en el conjunto de los dominios, especialistas,
pensadores y filósofos van a la teoría de la información y ala

101
HENRY L EFEBVRE

cibernética para tomarles prestado elementos de "modelos" y


de "estructuras" de equilibrio que posean una coherencia
interna y una autoregulación. Estas "estructuras", lejos de ser
mecanicistas, son del tipo neoorganicista, neovitalista, cuan-
do no son concebidas como abstractas. Retienen, o se consi-
dera que retienen los dispositivos que permiten mantener su
estabilidad, como los seres vivientes.
La filosofía de la estructura cuyos contornos se ven
bosquejarse, se parece bastante a un "neoorganicismo" fun-
dado sobre ]as analogías y correspondencias entre el cosmos
material y los dominios de la biología, de la fisiología. de la
economía, de la sociología, etc., situándose el ligamento en la
teoría del orden y del equilibrio, es decir, en la teoría de la
información y de su anexo, la cibernética. Una finalidad se
reintroduciría así en la causalidad, sin que le sea impuesta
desde afuera. Todo organismo que tenga en sí mismo el
principio de su funcionamiento regular a falta del cual se
deshace mantendría el dispositivo de control y autoregula-
ción que mantiene una "estructura" fuerte o débil, pero esta-
ble. Igualmente, las realidades sociales, en el curso de su
evolución, producirían sus propias condiciones de equilibrio.
Y esto en un universo en donde se han dado espontánea-
mente físicamente las condiciones internas de la informa-
ción: conservación v crecimiento del orden v de la
estructura. Esta palabra, información, tendría entonces un
sentido muy general: tomar forma, informarse. Así Aristóte-
les hablaba de una causalidad formal, distinguiendo exagera-
damente la causa final de la causa formal.

102
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

El hombre, individual o social, se definiría como un


"efectuador" produciendo naturalmente (palabra) o conven-
cionalmente (signos abstractos) sus sistemas de referencia,
así como los reglamentos o modos operatorios, sojuzgando
las señales a un orden, el suyo.
La sociedad y el hombre podrían de ese modo repre-
sentarse como intermediarios entre la materia v el espíritu.
Determinarían una "esfera". en el seno de la cual se observa-
rían y se describirían procesos de equilibración, más o menos
dinámicos o genéticos, según el caso. En lugar de un vago w
oscuro impulso vital, descubriríamos en el desorden inicial y
terminal de la materia la constitución de estabilidades y la
creación de la conciencia por un proceso del cual la teoría de
la información proporcionaría la clave. El porvenir del uni-
verso se describiría como el pasaje de la movilidad a la in-
movilidad (relativa), de lo informe a la forma (estructurada).
Esta información valdría tanto para la vida elemental como
para las formas de la reflexión intelectual (lógicas), de la co-
municación (lenguaje), de la economía o de la sociedad. Se
ha podido también hablar, con bastante singularidad, de la
"dialéctica de la inmovilidad".19
Emergerían así de las profundidades cósmicas o de la
reunión entre la naturaleza y el hombre, "tipos", figuras o
formas de equilibrio, estructuras concretas. Por ejemplo la
estructura de árbol, que se encontraría en lógica (semántica),
en lingüística, como en termodinámica, en matemáticas, en

19 Le Champ fonctionnel, por Leuntgens, "Synthéses", Bruselas,

nov. 1957, p. 177.

103
HENRY L EFEBVRE

fisiología, hasta en economía y en sociología.20 Es decir, cada


vez que están en interacción masas considerables de ele-
20 De un modo ingenuo y sensitivo y hasta franciscano, la antigua
figura del árbol se reencuentra en Teilhard de Chardin (Euvres, p. 1,
págs. 132 y siguientes).
Con preocupaciones diferentes y más rigurosas, L. Apostel y B.
Mandelbrot la retoman en los Cuadernos de Epistemología Genética. Cf.
especialmente el Cuaderno III, Linguistique Statistique Macroscopique,
passim, cf. pág. 54, la teoría del "árbol taxonómico dicotómico" respecto
a las clasificaciones por géneros y especies; pág. 66, "el árbol de
Shannon", etc.
Cf. igualmente los trabajos de G. Granger, Méthodologie économi-
que, Logique, Langage et Connnunication, y, en fin, Envénement Pt
Structure dans les Sciences de l'homme en los Cuadernos del Instituto de
Ciencia Económica aplicada, n° 55.
Advirtamos entretanto que los lógicos se limitan a proponer un
cuasimodelo. Así, para un conjunto cualquiera de enunciados, ese cuasi-
modelo comprende el universo del discurso como conjunto cualquiera
no-vacío, más una serie de parámetros de órdenes 1, 2, 3. . . los "valores
de verdades", lo verdadero y lo falso, figurando como o los parámetros
de orden.
La noción de cuasimodelo elimina o al menos reduce las preocupa-
ciones de orden ontológico o normativo. Se trata solamente de una ten-
tativa de formalización integral de la lógica formal (de una
automatización completa).
Nos parece legítimo que el lógico lleve lo mas lejos posible que sea la
esfera de la lógica y aleje todo lo posible la intervención de la dialéctica; y
aun que crea eliminarla. La dialéctica implica la introducción de un con-
tenido, de una movilidad, de una contradicción específica. A1 dialéctico
le toca demostrar que el lógico se encuentra ante un trabajo siempre
recomenzado, que la lógica no puede detenerse ni cerrarse. ¿Cómo po-
drían llegar hasta allí puesto que las identidades lógicas constituyen un
conjunto infinito no enumerable, en el cual se puede construir tantas
estructuras lógicas, finitas o infinitas, vecinas o alejadas, como se quiera?
No obstante, entre la lógica y la dialéctica, no hay frontera lineal. Esa
misma era la tesis, aunque insuficientemente clara, contenida en la Logi-

104
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

mentos (átomos, palabras, células, individuos), estas interac-


ciones se sitúan en dos planos, el micro y el macro, peque-
ños grupos y grandes conjuntos, la vecindad y la distancia,
las comunicaciones directas (inmediatas) y las comunicacio-
nes lejanas.
Es inútil insistir sobre el interés considerable de estas
investigaciones. Con todo, el camino que pasa de la investi-
gación estructural a la construcción de un modelo de equili-
brio merece la mayor atención. Al respecto indicaremos un
doble peligro y una doble tentación: ontológica y normativa,
es decir, por un lado la impresión de haber descubierto reali-
dades profundas, y por otro la de haber alcanzado "valores"
superiores.
Este análisis y esta cuestión están subordinados a una
cuestión esencial: ¿Dónde, cómo. en qué nivel introducir o
hacer aparecer la dialéctica, respetando el dominio de la lógi-
ca y de las investigaciones relativas a la estructura?

que formelle, logique dialectique, por H. Lefebvre, Ediciones Sociales,


1947; ed. Anthropos, 1969.

105
HENRY L EFEBVRE

NECESIDADES Y LENGUAJE21

Antes de abordar el tema de mi exposición, quisiera de-


cir por qué lo he elegido y formulado en estos términos que
ponen en la balanza lo irracional aparente (la necesidad) y la
razón aparente, el discurso.
Hace algunos años, dos escuelas, interpretando los
mismos hechos, se oponían con violencia. Y se olvidaba que
ellas interpretaban los mismos hechos, o hechos muy pareci-
dos, en la misma perspectiva o en perspectivas muy cerca-
nas: unidad del organismo bajo el doble aspecto fisiológico y
psicológico, el papel del sistema nervioso como fundamento
de esta unidad, interacción del organismo v del medio. Entre
aquellos que se llamaban "discípulos de Alexander" y los que
eran adictos a Pavlov, nada parecía común. La teoría cómi-
co-visceral determinaba de una manera muy distinta que la
teoría psicosomática las repercusiones orgánicas de los pro-
cesos y perturbaciones llamados "psíquicos". Debo agregar

21Comunicación al Tercer Coloquio de la Sociedad Francesa de


medicina psicosomática, mayo de 1958. "Cahiers de 1'I. S. E. A.", di-
ciembre 1958...

106
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

que los partidarios de la escuela cómico-visceral insistían


particularmente sobre esas diferencias teóricas. Según ellos,
no solamente las implicaciones filosóficas e ideológicas de
ambas tesis se enfrentaban, sino que esas implicaciones de-
bían triunfar sobre las prácticas y arribar a técnicas incom-
patibles. En la discusión, se proponían en primer lugar
clarificar en ese sentido los problemas, disipar las confusio-
nes, oponer las teorías. El nervismo pavlosiano se distinguía
radicalmente de las concepciones que atribuían a los meca-
nismos de rechazo un papel en la génesis de los disturbios
fisiológicos.
En efecto, si se pone el acento sobre la ideología, sobre
la interpretación filosófica, no hay nada de común entre una
causalidad propiamente física y una interacción fisiológica
del nivel cortical v del nivel visceral. Pero la cuestión es pre-
cisamente saber si es preciso poner el acento sobre el lado
ideológico, sobre la interpretación filosófica en función de
una teoría del conocimiento ya y por otra parte elaborada.
Hoy, este dogmatismo está pasado de moda. Más bien que
oponer en lo abstracto las concepciones, ¿no sería más inte-
resante buscar en la práctico clínica qué diferencias reales
resultan de las interpretaciones teóricas? Para tornar eficaces
las investigaciones, y evitar dejarse apresar en los dilemas
congelados, ¿no es mejor descubrir los elementos comunes,
y quedarse en ese terreno para las confrontaciones, en lugar
de eliminarlas a priori?
El estudio del lenguaje, hecho sociológico, y de su in-
fluencia sobre la vida concreta del individuo, determina un

107
HENRY L EFEBVRE

terreno de encuentro. No hablo de compromisos y de con-


fusión.
Para la teoría de la actividad nerviosa superior, el len-
guaje está constituido por señales de señales, funcionando
como excitantes (le uniones temporarias determinadas (por
lo tanto igualmente de inhibición) por intermedio de las se-
ñales o stimuli sensoriales inmediatos a los cuales los signos
verbales están asociados. Nosotros podemos más bien des-
tacar que esta teoría funda la posibilidad abstracta del len-
guaje en general; ella rinde cuenca de la relación del lenguaje
con los objetos, por un lado, con los analizadores corticales y
los condicionamientos, por otro. Garantiza la relación del
lenguaje con la práctica, la correspondencia de los signos con
los gestos y las cosas. No explica ninguna lengua en particu-
lar y deja entonces sitio al estudió del lenguaje como tal.
La teoría psicosomática ha insistido sobre el elemento
subjetivo. ¿Plantea necesariamente la autonomía del psi-
quismo? ¿Supone una subjetividad trascendente en el orga-
nismo, es decir, una existencia que semejaría lo que la
tradición filosófica denominaba alma? Filósofo y sociólogo,
no me toca a mí responder en nombre de los médicos, psi-
quiatras y psicólogos que son partidarios de esta teoría. Yo
solamente compruebo que la subjetividad concreta implica la
palabra y el lenguaje, y no se separa de ellos. La palabra y el
lenguaje de que aquí se habla son concretos: la lengua ha-
blaba por el sujeto, y su palabra, su palabra propia y suya,
aquella que él emite y aquella que se habla, constituyen la
manifestación verificable la única de su subjetividad. El no se
aprehende y no es aprehensible más que a través de esta

108
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

expresión: a través de las significaciones de eso que ha sido


dicho. En el curso de la vida de un hombre individual de-
terminado y concreto, el discurso es esencial; cada discurso
se presenta como acontecimiento revelador, puesto que cada
discurso es el resultado de una relación expresiva con otro
individuo, en una situación determinada. Fuera de la palabra,
la subjetividad permanece inefable; entonces todo sucede
como si ello no existiera y la cuestión de su existencia, cientí-
ficamente hablando, carece de interés. Es una cuestión espe-
culativa, que sólo puede plantear una interpretación
metafísica de lo vivido. En primera instancia nosotros reen-
contramos el universo de la palabra, que es el de la subjetivi-
dad, escribió M. Benveniste en su artículo "La función del
Lenguaje", que abre la recopilación Sur la parole et le langa-
ge, en donde el trabajo de M. Lacan sobre la palabra y el
lenguaje en psicoanálisis es la pieza central22.
Restituir en su unidad a lo visceral y lo cortical, lo psí-
quico y lo fisiológico, no irá muy lejos si no se restituye al
mismo tiempo la unidad de lo psíquico y del "medio", la
unidad del organismo y de sus condiciones objetivas de vida.
Ahora, esta unidad puede buscarse partiendo del condicio-
namiento pavloviano como de la relación entre subjetividad
v palabra. El medio, el mundo exterior, no se reduce a los
objetos, a los productos, a los cuerpos considerados física-
mente. Se define también y sobre todo como mundo huma-
no, como medio social; entonces, como medio verbal. El
lenguaje es una mediación esencial y necesaria entre los seres

22 La psychanalyse, I. Sur la parole et le Langage, París, P.U.F.,


1956.

109
HENRY L EFEBVRE

humanos, seres sociales determinados a la vez e indisoluble-


mente por su vida fisiológica y su existencia social. Nosotros
nos hallamos aquí sobre un terreno difícil, movedizo, inesta-
ble, pero sobre el cual se puede plantear concretamente los
problemas, seguir desde sus raíces las interpretaciones, com-
partir las ideologías. Tomamos como punto de partida la
reducción de los viejos dualismos tradicionales, sobre un
plano determinado: el lenguaje como medio verbal.
Terreno difícil. movedizo, inestable. Pues el lenguaje, o
más bien la lengua es una forma, no una sustancia, como lo
dijo Ferdinand de Saussure. No siendo una sustancia, la len-
gua no puede determinarse y tomarse como una cosa. Su
realidad objetiva no es de ese tipo y su carácter concreto se
sitúa sobre el plano formal. Los materialistas, los pavlovia-
nos, expresan una idea análoga al afirmar que el lenguaje es
un reflejo. Un reflejo no tiene realidad sustancial. Y es ver-
dad que la lengua es instrumento para ordenar el mundo y la
sociedad; se aplica a un mundo considerado como real y
refleja un mundo real. Cito otra vez a Benveniste (el mismo
artículo, p. 10). Con todo, la teoría del reflejo es concebida a
menudo de manera simplificada, inmediata, no dialéctica.
Las palabras reflejarían las cosas, y su unión, la de las cosas.
El encadenamiento de los signos verbales como el de los
gestos y de los hechos psíquicos reproduciría el encadena-
miento de las cosas y la unión de los fenómenos en la natu-
raleza. Ahora, tomada así, la teoría del reflejo se momifica; se
hace estéril; confunde en una ideología dogmática al reflejo,
la reflexión. Deja de lado la actividad creadora y productora
de la práctica humana en sus diferentes niveles diferenciados,

110
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

por consiguiente, los caracteres específicos de la lengua y del


lenguaje. Olvida que la lengua, en tanto que forma, puede
tener y aún tiene necesariamente sus leyes, su estructura, sus
determinaciones. No más aquí que en otra parte, la forma no
se reduce a su contenido, no se define como puro y simple
reflejo de ese contenido, no se agota por el estudio del con-
tenido. Si fuera de otro modo, las lenguas serían sumas me-
cánicas de palabras, colecciones de signos; no diferirían unas
de otras más que por las cosas designadas; se fundarían so-
bre una realidad económica o tecnológica, y no tendrían más
que una realidad sociológica reducida. Y esto siempre que se
acuerde a las palabras y a las lenguas la dignidad de los útiles
y de los instrumentos. En fin, las uniones de los elementos
de la lengua se determinarían, ya sea por las yuxtaposiciones
de las cosas en tanto que productos, va sea por las regulari-
dades comprobables en los fenómenos de la naturaleza; el
orden de las palabras reproduciría el orden o el desorden de
las cosas. Ahora bien, una tal determinación permanece uni-
lateral. Y hace incomprensible la subjetividad; por consi-
guiente, la niega o la destruye. Además, si fuera de otro
modo, no podrían haber allí ni errores ni ilusiones debidas a
las palabras, ni abusos de lenguaje.
La lingüística contemporánea, después de F. de Saussu-
re, ha insistido a veces con exageración, sobre el aspecto
formal de las lenguas y del lenguaje. Yo digo: exagerada-
mente, pues no considerando más que la estructura formal,
la lengua en ella misma y para ella misma (F. de Saussure) y
otorgando el privilegio al sincronismo en detrimento de la
historia, se separa el lenguaje de sus fuentes, de su devenir,

111
HENRY L EFEBVRE

de su contenido. La lingüística estructural tiene con todo


razón en aislar los caracteres específicos formales del signo y
del sistema semiológico. El signo tiene un carácter arbitrario.
Lo que distingue a un signo, eso es lo que lo constituye (F.
de Saussure, Cours de linguistigue générale, p. 166).
La relación del signo con el significado (objeto o cosa,
concepto u otro signo) tiene entonces un carácter accidental,
y comporta una parte de azar. Esta relación puede sobreve-
nir incluso a posteriori, fuera de tiempo (y notemos que la
teoría del condicionamiento y de los signos pavlovianos, en
vez de presentarse como un determinismo absoluto, puede
perfectamente aceptar ese modo de relación; acaso esta sea
la única que puede elucidarla y explicarla). La palabra com-
porta la unidad y la asociación del significante y del significa-
do, del sonido y de la designación; pero el signo, como tal,
entra con los otros signos en relaciones simples (lógicas) de
diferencias y de exclusiones funcionales recíprocas, de exte-
rioridades y de inclusiones, de oposiciones o de compatibili-
dades; esta exclusión o esta inclusión de un signo por otro se
ejerce por una tensión propia hasta cierta distancia en las
frases, caracterizando así una textura o estructura. En las
estructuras lingüísticas tomadas en una escala reducida, el
lingüista observa y determina relaciones necesarias cercanas a
la lógica. Cuando las toma en una gran escala, observa y es-
tudia sus frecuencias, es decir, los fenómenos estadísticos,
hechos posibles por el elemento de azar implicado en el len-
guaje general y en cada lengua en particular.
El método estructural pone entonces entre paréntesis el
significante y el significado, para no retener más que los sig-

112
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

nos y buscar las leyes de su relación. Esta es una abstracción


legítima, científica. Es preciso evitar transformarla en un
absoluto, suprimiendo los aspectos dejados de lado. El lin-
güista lo sabe; él reintegra esos aspectos, tanto del lado del
significante (en el estudio de los fonemas y de la fonética)
como del lado del significado (en la semántica). Restituye
también las preocupaciones genéticas e históricas en el estu-
dio diacrónico de las lenguas.
Examinando en su totalidad el fenómeno considerado,
descubrimos un encastre de movimientos que no podemos
menos que denominar como dialécticos.
Primero existe la palabra y el lenguaje, el hablante y el
hablado. El hablante, el que discurre, el que toma la palabra,
es un ser humano individual. Él toma la palabra; el lenguaje,
la lengua, le viene de afuera, o más bien le es llegado de afue-
ra; se sirve de él, pero la lengua le ha impuesto y le impone
su estructura, sus leves, su orden. ¿Cómo habría unidad
completa entre uno y otro? Si yo hablo, es con lo que yo sé,
con lo que yo quiero; pero yo hablo para otro, a través de
esta mediación hacia algo distinto de mí: mi lengua, mi len-
guaje. Hablando para otro, esto otro termina en mí y yo me
aprehendo para y por él. El conflicto y el acuerdo, el uno en
el otro y el uno para el otro, entre el otro y yo, entre yo y el
otro, envuelve una contradicción latente o comprobada en-
tre las palabras y yo. La palabra como acontecimiento abre
una cuestión: "¿Quién habla?" Ella no responde explícita-
mente, aunque pueda dar o al contrario negar los elementos
de una respuesta. El hablante y lo hablado, dados juntos, no
coinciden. Su movimiento dialéctico, su unidad y su con-

113
HENRY L EFEBVRE

flicto, exige un análisis, y únicamente el análisis puede res-


ponder a la pregunta: "¿quién es exactamente el que habla?
¿Y qué quiere a punto fijo expresándose, dirigiendo la pala-
bra?”
El sujeto hablante, en singular o en plural, no está solo
en el diálogo con el otro sujeto, quien va a hablar o callarse,
al cual é l dirige la palabra. Hay siempre uno o muchos tér-
minos: los objetos designados, los conceptos indicados. Sin
ese tercer término, el diálogo (cómo decirlo: intersubjetivo,
intermonádico) quedaría vacío; no tendría contenido, ningún
sentido, ningún fin. Los dos sujetos, aun considerados como
objetos uno para el otro, no tendrían una medida común ni
un común denominador. Únicamente los objetos, reintegra-
dos en el diálogo, le confieren su carácter expresivo. Son
designados por signos. Y nosotros sorprendemos aquí el
movimiento dialéctico incesante: expresión-significación.
El conflicto en su unidad entre lo expresivo y lo signifi-
cativo se restringe si se lo define clásicamente como con-
flicto de lo general (el lenguaje) y de lo singular (lo
individual). Hay mucho más y otra cosa en ese conflicto po-
livalente. Está la relación de muchos órdenes o desórdenes
azarosos: el orden estructural verbal y el desorden de las
palabras desde que sus combinaciones superan las relaciones
formales entre elementos vecinos el orden de las cosas o su
desorden el orden y el desorden de las subjetividades frente a
los objetos.
Y entretanto, ¿quién habla? Cuando yo hablo, este "yo"
o este "mí" tiene muchas propiedades. Yo trabajo, yo orde-
no, yo obedezco, yo soy miembro de una familia, de un país,

114
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

de una clase, yo deseo, yo quiero o no quiero. Pero este ha-


blante que se expresa tiene una propiedad destacable: es un
sor de necesidades, un conjunto de necesidades que consti-
tuyen un ser (humano). La necesidad, o tal necesidad, se
dirige a los objetos o a otros sujetos, a otros seres de necesi-
dad. Tan pronto los objetos son mediadores entre los suje-
tos, o tan pronto los otros sujetos son intermediarios entre el
hablante v los objetos que ellos poseen. Siempre el lenguaje
es el mediador enrulando en sus redes, hilos deshilachados o
guirnaldas de flores, esos tres términos. El sujeto hablante va
a través de la realidad objetiva del lenguaje hacia otras reali-
dades objetivas, sujetos u objetos (productos) No se puede
pretender entonces, sin interpretar abusivamente, que la
constitución del objeto se subordina a la del sujeto como lo
dijo el doctor Lacan (op. cit., p. 137). Si el hablante es hom-
bre de necesidad, lo hablado es objeto de necesidad o bien
sujeto de otras necesidades (o de las mismas afirmadas de
otro modo). Esas necesidades ciertas deben reconocerse
unas a las otras, pero el reconocimiento por confrontación
recíproca no es más que un momento, un intermediario, un
medio, y no un blanco, un fin. El blanco, el término, ¿qué
sería sino la satisfacción de la necesidad expresada o no ex-
presada, es decir, abandonada por la expresión pero todavía
expresada indirectamente a través de ese abandono? Esto no
es más un pensamiento oculto detrás del muro del lenguaje
(Lacan, id., p. 151) que se refleja en él, sino la necesidad. No
hay muro del lenguaje, sino una bruma que se levanta o se
espesa. Bajo ella, alrededor de ella, el suelo y el paisaje de las
necesidades. Por encima de ella, la luz de la comunicación

115
HENRY L EFEBVRE

social del otro y del yo a través de la distancia y los malen-


tendidos del lenguaje. Y el gran sol de la posesión. Hablo
con optimismo...
Así entramos en un nuevo movimiento dialéctico: la in-
terferencia de la necesidad de comunicación y de la comuni-
cación de las necesidades, incesante. Aquí, de nuevo, la
unidad y el acuerdo implicando desacuerdo y conflicto. X,
sujeto determinado, individual, puede querer comunicarse y
no alcanza a ello; puede tener o no tener el don de la palabra,
y disfrazarse bajo el artificio de las palabras queriendo apare-
cer en la desnudez de su deseo. Puede querer comunicar una
necesidad, y falto de la necesidad comunicar como necesidad
constante reguladora de su equilibrio, fracasar en esta tenta-
tiva y no emitir más que una palabra torpe, incorrecta o de-
masiado correcta. Puede sustituir espontáneamente un voto
inútil y mágico con la expresión de un deseo eficaz y con la
búsqueda de un poder efectivo. Puede, sin ir hasta la ilusión
y a la magia verbal, a la mala fe o a la mentira, perder o deri-
var su necesidad en la expresión inevitable de su necesidad
por el lenguaje común.
En este texto que tomo como punto de partida de un
análisis crítico objetivo, el doctor Lacan ha mostrado muy
bien el rol que juega la lingüística, como ejemplo y modelo,
en un gran número de investigaciones contemporáneas (op.
cit., ps. 129130). Recurrir a esas búsquedas que tratan sobre
la estructura y sobre el aspecto formalizable de las realidades
sociales no confirma con todo exactamente las deducciones
que saca de ellas. Tenemos por ejemplo la teoría de la infor-
mación. Esta muestra una relación que yo no llamaría dia-

116
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

léctica (pues existe en el interior de una forma también libre


en lo posible de todo contenido) en todo mensaje entre la
información y la redundancia. El término "redundancia"
designa, en cada mensaje realmente efectuado, un excedente,
una superfluidad inútil, en relación con la cantidad de infor-
mación realmente transmitida por ese mensaje. En toda
transmisión se puede tener el propósito de eliminar al máxi-
mo, por una codificación conveniente (llamada optimal) las
redundancias. No obstante, hecho notable y curioso, en la
práctica el técnico de las comunicaciones no se propone tal
objetivo. La redundancia, aparentemente inútil, margen de
incertidumbre, en relación con la cantidad de información,
proporciona también un margen o un volante de seguridad.
Aun el estilo telegráfico, el más lacónico de los estilos, que
reduce el mensaje a un orden puramente formal de signos,
no puede, y no lo busca del todo, evitar la redundancia. No-
sotros podemos comprenderlo intuitivamente. Un mensaje
desprovisto de toda redundancia sería completamente com-
prometido y destruido por no importa cuál incidente de
transmisión, por el primer ruido que acaezca. Si la transmi-
sión telefónica eliminara la redundancia, estaríamos obliga-
dos constantemente a retomar el mensaje deletreando los
signos (las palabras) como ocurre cuando enunciamos un
nombre propio: A como Alberto, B como Basilio, etc . . .
Las lenguas habladas espontáneamente, con sus alfabetos,
sus gramáticas y sus sintaxis, tienen una redundancia enor-
me; y la cantidad de información trasmitida por un mensaje
hablado es muy pequeña. En lo que concierne al inglés, el
gran teórico de la información, Shannon, ha calculado que la

117
HENRY L EFEBVRE

redundancia se elevaba al 79 %, de donde la eficacia infor-


macional sólo alcanzaba al 21 %. Si fuera de otro modo, la
lengua hablada se reduciría a un álgebra o una lógica; y sería
preciso, lo repito, al menor error, al menor malentendido,
repetir una frase o una serie de frases, es decir, el mensaje
entero en su orden. El desorden, concretamente, no es inútil.
Por lo contrario, entra como parte integrante en la asocia-
ción del significante y del significado; en la distinción y la
unidad de la palabra y lo hablado (del lenguaje). Permite que
haya palabra y que en la palabra (y no detrás) haya un ser...
El doctor Lacan tiene muchísima razón cuando escribe
que la función del lenguaje no es informar sino evocar (íd.,
p. 144).
Si fuera de otro modo; no habría ni poesía ni música, ni
los lazos de las palabras. Cuando oímos hablar a alguien
nuestro oído oye lo que dice; pero también sabemos oír lo
que no dice, pero que lo dice. Es la función del entendi-
miento y no de la oreja. Esta función ya racional, nos es
preciso afinarla sin cesar; es concreta, es humana, se educa y
se instruye; su afinamiento permite escuchar en profundidad,
oír los gritos o los murmullos de la poesía, del deseo, de las
necesidades.
¿Pero entonces por qué interpretar mágicamente ese
poder de evocación del cual acabamos de demostrar que es
normal, humano, ya de parte del hablante ( del "emisor" )
como de parte de lo hablado (mensaje, trasmisión, traduc-
ción en el "receptor", detección del sentido) ? ¿Quién habla?
¿Quién es hablado? ¿Cuál es el objeto de la palabra? Para
responder tenemos necesidad de dejar la razón concreta, la

118
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

razón dialéctica, y recurrir a la magia. La magia se resume en


ilusiones verbales. Reprocharía al doctor Lacan cumplir con
una deslumbrante virtuosidad en el uso de las palabras, una
operación bastante dudosa. El absolutiza el lado estructural,
formalizable, de la lengua. Quiero decir que él la distingue
completamente de lo que soporta esta forma en el movi-
miento de lo real. Si se lo coloca en el interior de la estructu-
ra así concebida, lo concreto deviene misterioso, todas las
relaciones se hacen metafísicas y mágicas. Se afirma con
cierta imprudencia que es el mundo de las palabras el que
crea el mundo de las cosas (p. 121) o aun que la lógica com-
binatoria y las leyes de los números son inmanentes a los
simbolismos v aun a las elecciones humanas que imaginamos
libres (p. 122). Consecuencia o inferencia inmediata: la cons-
titución del objeto se subordina a la realización del sujeto (p.
137). O todavía, más extrañamente: el símbolo se manifiesta
como asesinato de la cosa, y esta muerte constituye en el
sujeto la eternización de su deseo (p. 163).
Si fuera así, ¿cómo libertar la palabra (cf. p. 114), es de-
cir, liberar al hablante, hombre concreto, hombre de elec-
ción, de carne y de necesidad? ¿Cómo introducirlo en el
lenguaje de su deseo, es decir, en el lenguaje ,primero en el
cual, más allá de todo lo que nos dice de él, ya nos habla sin
saberlo, y en los símbolos del síntoma primero? (p. 138). En
fin, si fuera así, ¿cómo restituir la plenitud de la palabra a
través del discurso, colmando las lagunas, suprimiendo los
desperdicios, extendiendo el diálogo hasta la integralidad del
contenido y del sentido? Tal proyecto se viene abajo.

119
HENRY L EFEBVRE

Si esto fuera así, es el universo del discurso quien se


afirma como mortal, para el yo como para el otro y para el
objeto. Este carácter mortal debe concebirse como inma-
nente a la estructura verbal abstracta considerada como un
absoluto dotado de poderes mágicos. De esto se sigue ine-
luctablemente que el Ego se define en su esencia como frus-
tración, que es frustración (y no solamente capacidad de
sostener una frustración, p. 95 ) . La relación del Ego indivi-
dual con el Otro por medio del lenguaje comporta una alie-
nación absoluta; y el movimiento dialéctico el diálogo de la
evocación y de lo evocado, o de lo invocado, se resuelve en
negaciones puras. Todo lo más, se puede concebir o imagi-
nar una operación de codificación y de decodificación propia
de la clínica, ¡ permitiendo traducir el lenguaje del hablante en
el lenguaje técnico, la jerga del médico. Operación a la cual
no se le ve ni el sentido ni el objetivo. Quiero decir, la efica-
cia.
Ya sería distinto si el hombre que habla expresa, direc-
tamente o indirectamente, una necesidad. Si es un ser de
necesidades. Si la necesidad realiza hasta un cierto punto la
unidad concreta del significante y del significado.
Acerca de este punto principal para nuestro propósito,
pienso que sería necesario estudiar en todas partes, en todos
los dominios, los aspectos formales o formalizables, las "es-
tructuras", pero sin aislarlas y separarlas del contenido, del
sentimiento, del movimiento dialéctico. Yo tendría que con-
tentarme con breves indicaciones sobre la sociología del
lenguaje, bajo el ángulo que nos interesa. El contenido del
lenguaje, el significado, no se reduce ni a los objetos ni a los

120
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

conceptos, aunque los implique. El lenguaje no se define ni


como un lujo, una superfetación humana injertada sobre los
condicionamientos, ni como un simple instrumento tecnoló-
gico de trabajo, de organización y de acción. Estas determi-
naciones, que no son falsas, propiamente hablando,
permanecen unilaterales.
EL lenguaje se define con más amplitud como una for-
ma de apropiación por el hombre (social) del mundo, de los
objetos, de las relaciones humanas y de sí mismo. La apro-
piación por el hombre del hombre, de la naturaleza y de su
propia naturaleza, tiene numerosos aspectos y modalidades
específicas. El trabajo, el conocimiento, el arte, el amor, in-
tegran esas modalidades, unidas pero sin confundirse. El
lenguaje, es una modalidad esencial, ligada con todas las de-
más, aunque formalmente distinta. No es por esencia, en-
tonces, ni instrumental, ni gratuito o ineficaz. Lo humano, y
en primer lugar la necesidad, no existe humanamente más
que hablado, es decir, apropiado por el lenguaje. La realiza-
ción y la comunicación no forman dos procesos diferentes y
aislables. Bajo este ángulo, una lengua es un todo (un todo
"estructurado") envolviendo otra totalidad: el conjunto de las
necesidades sociales ya elaboradas, formuladas, regularizadas,
integradas; es decir, el lazo concreto de las otras necesidades
y de las necesidades de los otros con las propias necesidades
de cada sujeto considerado, inciertas, movedizas, informes e
informadas a través de ese lazo. La confrontación de las ne-
cesidades y su organización en un conjunto coherente de
conductas compatibles no son inseparables. Formulación y
formación van juntas.

121
HENRY L EFEBVRE

El método debe entonces ir de la palabra a la necesidad


y de la necesidad a la palabra y al lenguaje. Ese método parte
de una idea muy simple: la necesidad debe manifestarse,
formularse, hablarse y ser hablada para existir humanamente,
es decir, socialmente. Y para realizarse, es decir, cumplirse y
satisfacerse. Este no es un cuestionamiento fundamental que
constituye el sujeto como tal; es un movimiento dialéctico:
necesidad de comunicación y comunicación de las necesida-
des.
Bajo la palabra y el lenguaje, sin la palabra y el lenguaje,
¿qué hay? Una oscura fermentación en el "sujeto", un hor-
migueo informe e inasible de pulsiones y de impulsiones, de
bosquejos de actos, de percepciones, de emociones, de ten-
dencias. Ese hormigueo podemos especificarlo como in-
comprensible, ya que no podemos asirlo más que a través de
una expresión, una forma que lo transforma. El término
inconsciente tiene esto de grave y de inaceptable: da la ilu-
sión de asir lo inasible, que lo transforma en una sustancia,
que es la hipóstasis de un absoluto. Sería más justo y más
prudente, científicamente, designarlo como un nivel, el del
infralenguaje.
Nosotros traemos aquí un nuevo movimiento dialéctico.
La expresión, y primero y esencialmente la expresión habla-
da, da forma a este informe contenido. Esta formación y esta
formulación se entienden en el sentido de la subjetividad
creciente, y no de su desaparición; está acompañada de una
toma de conciencia así como de la constitución de un "yo" y
de una imagen de ese yo; las necesidades así informadas se
reúnen al yo. Esta subjetivación se acompaña de una objeti-

122
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

vación creciente, que comporta la socialización y la verbali-


zación de las necesidades ocultas. No tenemos el derecho de
atribuir el poder creador sólo a la subjetividad tomada aisla-
damente (cf. Lacan, id., p. 128). Debemos, por lo contrario,
asir en su unidad y sus conflictos el movimiento que va a la
vez hacia la subjetividad y hacia la objetivación humanas,
hacia la interiorización y hacia la exteriorización.
Entonces: nada de necesidad sino expresada y hablada;
nada de palabra, sino cuando corresponde a una necesidad o
a un conjunto de necesidades. La necesidad aparece como
una especie de energía subyacente en las expresiones y en los
actos; pero esto no es más que una metáfora; y se corre el
riesgo de engañarse cuando, refinando y utilizando la metá-
fora se olvida su carácter metafórico, por ejemplo al dar un
sentido concreto y realizante al término libido.
Pero aquí, en este punto de nuestro prudente recorrido,
del tema de la necesidad nace un problema. Cada vez que la
necesidad se expresa, en una palabra, en un gesto, en una
mímica, sobre un rostro, se trata de una necesidad o de un
conjunto de necesidades determinadas. Jamás alcanzaremos
la raíz de la necesidad, la necesidad en general, o la necesidad
específica (en el sentido en que este término designa a la
especie humana). ¿El instinto será una entidad ficticia, una
construcción? El hambre y la sed, la necesidad sexual, ¿serán
abstracciones? O bien son abstracciones, o bien es menester
que podamos asir y determinar alguna cosa, al nivel del in-
fralenguaje.
Este problema psicológico y fisiológico tiene una curio-
sa relación con un problema filosófico, el de la materia mis-

123
HENRY L EFEBVRE

ma. La necesidad "en sí", como la materia "en sí", es incom-


prensible y aun indefinible en el sentido de una determina-
ción precisa y concreta. La única definición filosófica de la
materia se refiere a su existencia ante nuestra conciencia, sin
ella, fuera de ella. Esta definición dice que la materia es, no
lo que ella es. Lo mismo ocurre con la necesidad. La teoría
de la necesidad no debe 5• no puede determinar tal necesi-
dad absoluta.
Tomar el concepto de "necesidad sexual" como con-
cepto determinado y concreto conduce a graves errores.
El en-sí no se determina más que para nosotros, ya al-
canzado, dominado, amaestrado, conocido, elaborado, anali-
zado, formulado. Y no obstante, insisto, y no obstante
nosotros no podemos plantear y suponer ese en-sí. Es él
mismo quien se cambia en para nosotros, con sus propieda-
des objetivas y sus leyes. Nosotros no podemos atribuirle
propiedades universales. lo mismo que al concepto filosófico
de materia, a saber, el devenir, la multiplicidad y la unidad, la
cantidad y la cualidad, lo infinito y lo finito, la espacialidad y
la temporalidad, etc ...
El hormigueo subyacente a la palabra no es entonces
más que una hipótesis, que no podemos transformar en una
entidad. El inconsciente no es más que una palabra. Y no
obstante, la necesidad en-sí, el hambre y la sed "en sí", el
deseo sexual "en sí" no podemos dejarlos de plantear y su-
ponerlos antes de las necesidades concretas y particulares,
sin ellos y fuera de ellos. Pero debemos manejar esos con-
ceptos con una extrema prudencia, conociendo su carácter
abstracto v su ausencia de determinaciones concretas.

124
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Por consiguiente: necesidad en-sí v necesidad para-sí. El


hecho de hablar cambia la necesidad de en-sí en para-mí: se
apropia de ella. ¿Este cambio sería superficial, a la manera de
una luz sobre una cosa preexistente, el rayo de luz tocando
su superficie para hacerla visible? De ningún modo. Esta es
una interpretación vulgarmente materialista de un proceso
dialéctico altamente complejo. A través del lenguaje, y tam-
bién a través de eso que para el sujeto se manifiesta como
superlenguaje (los símbolos ya socialmente fijados y carga-
dos de sentidos negativos o positivos, las imágenes, los con-
troles sociales y las consignas de acción, las conductas
impuestas, los imperativos prácticos o morales, los modelos
culturales, las ideologías, etc . . .) ese sujeto elabora y trans-
forma sus necesidades. Ese proceso tiene numerosos aspec-
tos: diferenciaciones confrontaciones choques y
compromisos control, suspensión y retardo del cumpli-
miento, inhibición v mantenimiento de la necesidad pasaje
de la necesidad a los deseos o a los gustos unión con la ima-
gen del yo definida por y para los demás, presentada a los
demás a la manera de un autorretrato. En el curso de esta
elaboración, la necesidad salida de una falta se convierte o no
se convierte en un poder.
Este proceso contradictorio no se efectúa sin múltiples
riesgos: errores, ilusiones, y sobre todo acaso pausas, obstá-
culos, falsas soluciones a problemas insolubles de los cuales
la solución ha sido fallida, fracasos momentáneos o definiti-
vos.
La realización de la necesidad, comportando la toma de
conciencia y la expresión, comporta un riesgo permanente

125
HENRY L EFEBVRE

(pero relativo y no absoluto) de alienación, en el sentido


filosófico del término.
Ahora me gustaría concretar estos puntos de vista, yen-
do de la abstracción hacia lo real.
Me parece que es necesario distinguir claramente entre
frustración y privación. El término "frustración" designaría
la alienación y la alteración de la necesidad, la necesidad que
no ha hallado su camino y su salida, su expresión y su reali-
zación: que no ha planteado y resuelto o intentado resolver
sus problemas concretos, que se ha desviado o se ha deteni-
do en la marcha. El término "privación" designaría la necesi-
dad correctamente elaborada, formada, formulada, y
simplemente insatisfecha. En este sentido, en un sentido, la
privación sería un estado normal, o al menos más normal
que la frustración (aunque es preciso soportar la privación, y
que, indicación importante, el estado de privación indique
también una pausa en el proceso que debe ir de la necesidad
como carencia a la necesidad como poder de cumplimiento).
Entonces existiría un movimiento dialéctico entre la frustra-
ción y la privación. De esta tesis se deduciría una consecuen-
cia importante. Si la frustración. difiere profundamente de la
privación, no es necesario usar la palabra para orientar la
frustración hacia un cumplimiento ficticio o imaginario; la
operación de traslado, tomada en este sentido, abusa de la
palabra. Sería más normalizarte orientar la frustración hacia
una conciencia de privación (a condición que el sujeto pueda
soportar esto atribuyéndosele esta conciencia). La privación
casi siempre es intolerable; la frustración se tolera pues ella

126
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

está justificada, explicada, fijada, integrada a un sistema,


compensada, y por lo tanto agravada.
Si hay una diferencia entre frustración y privación, hay
un incesante pasaje de una a la otra y viceversa. El "yo" pa-
rece pasar cómodamente del sentimiento de privación y de
fracaso al sentimiento de impotencia (con lo que es acaso su
contrapartida vivida sobre el plano de un poder ficticio, pero
expresivo y expresado, la agresividad) y de ahí al sentimiento
de frustración definitiva, fijada, congelada, representada,
simbolizada, con su contraparte inexpresable, irrepresenta-
ble, la ansiedad o la angustia. La presión creciente de las ne-
cesidades, en el mundo moderno (presión que el sociólogo
puede estudiar por ella misma) daría cuenta de un cierto nú-
mero de hechos comprobados por los clínicos: frecuencia de
la angustia y de las neurosis de angustia, síntomas visibles de
la agresividad, etc. Existirían entonces dolencias de época, lo
que condice con el concepto de enfermedad o turbación
psico-social. La histeria pertenecería más bien a la belle épo-
que en que reinaban los imponentes valores, en que los
grandes modelos burgueses se oponían y se proponían a los
arcaísmos mentales. Para distinguir bien este análisis de los
que han sido publicados por un cierto número de psicoana-
listas, insisto sobre un hecho: la reivindicación, compren-
diendo con esto la certeza de una posibilidad y de una fuerza
social efectiva, no tiene nada de común con la agresividad
que se expresa en mímica, en palabras, en gestos, en ficticia
eficacia; en una especie de magia vivida por el sujeto intere-
sado, a través de las expresiones reales de su situación real.

127
HENRY L EFEBVRE

La reivindicación social es una actividad sana, ligada a un


sentimiento normal y sano de privación.
La palabra y el lenguaje, tendidos como una red sobre la
vida, permiten pues un análisis parcial (digo bien: parcial, ya
que no es preciso excluir otros procedimientos de investiga-
ción) de lo vivido. Las palabras, los signos, los símbolos reu-
nidos en estructuras formales, por las cuales necesariamente
nuestras necesidades se realizan confrontándose con las ne-
cesidades socialmente existentes (las de los otros, las del
grupo), esas estructuras formales no tienen precisamente
ninguna relación necesaria con mis necesidades. No más que
con los objetos. Existe en el medio de esta necesidad doble
una parte considerable de azar; hay una contradicción entre
el carácter ciego del proceso y el hecho de que marque jus-
tamente el nacimiento de la conciencia y de la libertad. El
análisis efectuado por el lenguaje, considerado como análisis
de las necesidades, es un análisis real, doloroso, ligado a una
síntesis igualmente difícil. De este proceso, repetimos, él no
excluye sino que incluye múltiples posibilidades de conflictos
y de malentendidos. ¿En qué términos? Entre las necesida-
des y su expresión-realización. Entre el yo real y la imagen
del yo (que deviene mi realidad social en la medida en que yo
soy, en el doble sentido de ser y de seguir, mi propia imagen,
este reflejo que actúa). Entre eso que yo soy y lo que yo me
atribuyo, es por lo que yo me defino y me apropio mi ser
vital y social. Los conflictos entre estos términos: las interfe-
rencias, los desajustes, los malentendidos, están probable-
mente más cargados de influencias perturbadoras que los
conflictos surgidos de confrontaciones abiertas entre mis

128
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

necesidades y las de los demás. Y esto es así vuelvo a lo


mismo por lo cual frustración difiere de privación. Las con-
frontaciones abiertas, aun violentas, los conflictos buscados,
pueden aparecer como fecundos si son resueltos. Son nor-
males, especialmente en el curso de la infancia y la adoles-
cencia; pero con esta condición: que sean resueltos, que su
solución devenga consciente. Uno de los sentidos de la edu-
cación, es entonces éste: orientar los conflictos, impedir los
bloqueos, eliminar las esterilidades.
Es menester que hable y que yo me hable. Yo no soy si-
no expresado, hablado. Yo puedo hablarme en falso, y me
convierto en lo que me digo. Me hablo tal como yo no soy y
me convierto en eso que me digo, soy aquel y éste que habla.
Soy otro. Esta famosa frase de Rimbaud como yo la inter-
preto,23 no debe interpretarse mitológicamente, ontológica-
mente, sino en función del conflicto de las necesidades v del
lenguaje, de lo real y dé la imagen, del hablante y de lo ha-
blado. Mi verdad no se logra más que por aproximación, por
aprendizaje, por errores escalonados. También mi libertad.
Ese avance comporta todos los intermediarios posibles entre
la ilusión, el error, la mala fe, la mentira, intermediarios de
otro modo variados y reales como las fluctuaciones entre la
generalidad y la particularidad del lenguaje. Ese avance im-
plica el no-bloqueo, la no-detención del desarrollo, la no-
adopción de un sistema verbal o simbólico tomado como
solución de un problema vital. Semejante adopción de un
sistema verbal o simbólico aporta una falsa solución; fija el
conflicto al nivel de sus términos; lo agrava; todo sucede

23 Mi Yo es otro. (N. del T.).

129
HENRY L EFEBVRE

como si se sucediera un autoacondicionamiento mediante las


palabras, imágenes extrañas (imágenes de sí o de tal otro).
Extrañas significa aquí: alienantes.
Llegamos así a una afirmación que creemos digna de
interés. Los conflictos estériles, los problemas sin solución o
hechos insolubles son de la intimidad del individuo. Pero no
hay inferioridad pura, subjetividad desasida. Estos conflictos
interiores están apoyados desde afuera. Así el nombre y la
imagen del Padre no pueden determinar tales problemas más
que en una estructura familiar patriarcal o penetrada de su-
pervivencias patriarcales, v sin salida hacia una vida social
más amplia. En semejante sistema de realidades y de símbo-
los, los símbolos sancionan la realidad; el recién venido, el
niño que debe abrirse su camino hacia la edad del hombre,
encuentra obstáculos reales y justificados por la resistencia
de los símbolos. Los vence, o es vencido.
La red verbal que envuelve las necesidades, las une, las
organiza, las oprime al mismo tiempo. Esa red verbal, que
tiene sus leyes, está forzosamente "inadaptada", para utilizar
aquí un término extremadamente impreciso. No puede en-
tonces dejar de Hacer estragos, psíquicos o funcionales, o
más profundos aun, en la misma medida en que el "sujeto"
se considera incapaz de resolver el conflicto expresión-
realización, doblado en un conflicto expresión-significación.
Concluir de otra manera, sería precisamente negar la unidad
del organismo y (le su funcionamiento en su medio, la uni-
dad de la organización y de la actividad.
Este conflicto comienza pronto. Más acá, en el tiempo,
antes que él, nosotros alcanzamos por inducción y por infe-

130
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

rencia un elemento constitucional, siempre hipotético, pero


donde la hipótesis se impone. No volveré sobre la metodo-
logía y la filosofía de este problema. Desde los primeros bal-
buceos del niño, éste se compromete en el proceso
contradictorio de su desarrollo y de su alienación, puesto que
el medio de su desarrollo es también causa y motivo de alie-
nación. Por otra parte y al mismo tiempo, la infancia es un
estado de inocencia, anterior a otras contradicciones que
devienen enseguida profundas. Si el psicoanálisis atribuye un
rol privilegiado al período infantil, no es sin razones; pero las
interpretaciones que dan los psicoanalistas, sus diversas teo-
rizaciones, no logran convencer. El problema podría reto-
marse estudiando el lenguaje infantil, lugar de conflicto entre
las necesidades y el lenguaje social. La presión del medio
verbal no se limita por otra parte a la infancia, sino que está
pendiente toda la vida. En todas las edades, las palabras fal-
tan, traicionan las necesidades N• los deseos; las palabras
mienten, las palabras imponen normas ilusorias; y no obs-
tante, las palabras expresan, dicen, gastan la vía hacia el
cumplimiento, son la mediación indispensable en todas las
dimensiones y todos los sentidos entre lo subjetivo y lo ob-
jetivo, entre lo posible y la realización. El lenguaje, la pala-
bra, elementos autoreguladores de lo individual, son también
elementos perturbadores. En todas las edades, se constituyen
núcleos luego de un choque o de una lenta coagulación, fija-
dos alrededor de una serie de palabras o de una palabra-
clave, que aparece como solución ilusoria a un problema real
determinado por un conflicto real. Estas fijaciones parecen
un elemento indispensable para explicar este extraño carácter

131
HENRY L EFEBVRE

de repetición, de restitución en el porvenir, que parece en el


análisis un aspecto de los fenómenos mórbidos. La repeti-
ción, cuando la vida es esencialmente movediza y la materia
es esencialmente devenir, la repetición tiene algo de extraño.
Es una alienación; pero, por un trastorno dialéctico asom-
broso, la alienación en el sentido filosófico de la palabra, se
define en lo psicosocial como apego y fijación a sí, a un pa-
sado sentido y significado como presente, a una palabra-
clave o a un conjunto de palabras, a un sistema verbal o sim-
bólico. En tina palabra, se define como repetición; y hay algo
extraño en toda búsqueda que tiende a dar un sentido pro-
fundo. metafísico o místico, a la reminiscencia, a la revivis-
cencia, a la restitución integral del pasado, a la repetición.
¿Cómo definir los resultados de esta presión del medio
verbal? No me animo a proponer aquí más que vagas indica-
ciones. Allí puede haber presión continua. sea cloque im-
portante o pequeños choques repetidos (que vienen de una
palabra-clave o de la imagen asociada). Los dos pueden tra-
ducirse en una detención del desarrollo, en un bloqueo, o en
un cambio equivocado de señal24 que lleva a una vía cerrada.
Acaso sería menester introducir conceptos todavía muy im-
precisos, como el de la vitalidad psíquica y de descenso de la
vitalidad. Metodológicamente, lo esencial, es que se puede
estudiar los hechos sin recurrir a las entidades, tales como el
alma, o el Super Yo, o el ello, o el Inconsciente. O bien se
tiene estados metafísicos como la repetición y el instinto de

24 En francés, aiguillage, la acción de cambiar la aguja (de señales)

de un ferrocarril. (N. del T.).

132
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

la muerte. O aun actos místicos, o por lo menos propia-


mente poéticos, como la eternización del deseo.
Cuando se parte de una descripción y de un análisis
formales, el mito no puede pasar más que por un sistema
semiológico en segundo grado. Roland Barthes lo ha de-
mostrado: bien en su libro Mythologies. Este sistema injer-
tado sobre un sistema, esta verbalización de segundo orden
pero que tiende a encerrar el sentido y el pensamiento en
una estructura mucho más fija, ¿la tomaremos por un abso-
luto?
El texto ya citado varias veces del doctor Lacan es des-
lumbrante, muy exactamente deslumbrante. Si no poseyera
nada más que esas cualidades brillantes de estilo y de auda-
cia, no merecería una atención así para semejante esfuerzo
de precisión. Colocándose en el interior del lenguaje como
estructura y forma, el doctor Lacan encara una especie de
discurso total que resolvería los conflictos del sujeto llenan-
do las lagunas de su discurso parcial, espontáneo. Esta ma-
nera de plantear el problema lo restringe. El objetivo
apuntado deviene inevitablemente el del lenguaje propio del
diálogo entre el médico y el sujeto. Problema que el modo de
plantearlo hace insoluble: ¿ese lenguaje debe separarse del
lenguaje estructurado común? ¿El clínico debe darse un len-
guaje? ¿Cuál? ¿Un lenguaje técnico? ¿De dónde provendrá su
eficacia? Él dirá la enfermedad, pero no alcanzará al enfer-
mo. Una distorsión se indica entre tres términos: un lenguaje
singular único, aplicado sobre lo incomunicable, el del sujeto
un lenguaje común, la lengua corriente un lenguaje técnico,
el de la ciencia y del docto. Sobre este camino, se arriesga

133
HENRY L EFEBVRE

suprimir los problemas concretos: desbloquear la situación,


reanimar las necesidades, hallarles una salida a través de la
expresión-realización. El problema fundamental encarado de
este modo, ¿no sería el de la relación entre el sujeto real, su
propio lenguaje, sus silencios, y el de la relación entre este
lenguaje y el de todos, el lenguaje estructurado común, la
lengua?
Estos problemas pueden abordarse de otro modo, no
considerando al clínico mismo como un mediador muy rela-
tivo entre el sujeto y lo social como son prácticamente me-
diadores la palabra espontánea y el lenguaje común. Me
gusta más considerar sociológicamente y relativamente el
saber y el hombre que aprende para obrar como mediaciones
humanas entre los seres humanos, más que como interme-
diarios misteriosos entre el hombre del cuidado y el saber
absoluto. Y no pienso que vaya a saltar de la estructura ab-
soluta del lenguaje común a la del lenguaje de lo absoluto.
Aquí descubriríamos rápidamente a poco que se busque
nuevas paradojas, muy simples, paradójicas por su simplici-
dad. El médico, psiquiatra, psicólogo, psicoanalista es un
mediador (social) en lo que dice y hace. Lo esencial es que
sea eso, en carne y hueso, y que hable. Poco importa que se
crea confesor laico, mayéutico, mago, encantador, hechicero
de lo absoluto, exorcista, iniciador de las repeticiones anti-
guas u ontológicas, sacerdote de la vida o de la muerte. O
brutal materialista. El es parlante. Habla. Ha hablado. Más o
menos bien, más o menos justo. Lo que dice y la interpreta-
ción que da de su palabra cuentan menos de lo que se imagi-
na. Ocurre, por consiguiente, y de modo paradójico, que

134
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

métodos muy diversos dan resultados. Lo que no acrece sino


mediocremente las incertidumbres, pero aumenta también
los coeficientes de espíritu crítico y de relatividad sociológi-
ca.
París, 30 de mayo de 1958.

135
HENRY L EFEBVRE

REFLEXIONES SOBRE EL ESTRUCTURALISMO


Y LA HISTORIA25

Estas dos palabras v la oposición que sugieren al lector


aunque no esté bien informado, ¿designan los datos de un
debate considerable, destinado a pasar al primer plano en el
pensamiento contemporáneo?
Puede pensárselo. Con todo, la experiencia demuestra
que los grandes debates teóricos, que parecen exigidos por la
situación de la teoría, se empequeñecen a menudo. No esta-
llan; abortan26. Las polémicas se hacen indirectas, imperso-
nales; a veces se empeñan en tomar atajos, eligiendo con
mucho cuidado el terreno, los aliados, los acompañantes y
los interlocutores, de manera que la táctica la conduzca hacia
las preocupaciones teóricas. Ocurre también que las discu-
siones degeneran en animosidades, en ataques personales,
buscando el argumento ad homimem más bien que la eluci-

25 Cuadernos Internacionales de Sociología", julio-diciembre 1963,

v. XXXV.
26 Así el debate sobre el concepto de alienación, su alcance y su uso

actuales. Los interesados (filósofos, sociólogos, especialistas de las cien-


cias humanas, marxistas o no) lo han eludido cuidadosamente.

136
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

dación de los conceptos. Se oscila entre el academismo y la


"campaña" ideológica. Tales hábitos, si se instauran en la
"ciudad científica", ano implicarán en breve plazo un dete-
rioro de la investigación y de la teoría? ¿No lo han implicado
ya?
En el caso que nos ocupa, la apuesta es de notable im-
portancia. No sólo a causa de la calidad de los obras que han
planteado y plantean el problema, sino en razón de las impli-
caciones y las consecuencias. Podemos afirmar que no se
trata de otra cosa que del pasado, del presente y del porvenir
del hombre (social e individual). ¿Cómo y por qué definir al
hombre moderno? ¿Por un pasado histórico que, simultá-
neamente impulso y peso, lo lleva hasta lo actual y determina
los posibles? ¿O bien por el fin de la historia, a la vez como
realidad y como conocimiento de esta realidad, borrándose
la historia ante consideraciones de sistemas, de equilibrios,
de coherencias, de invariantes "estructurales", desvalorizán-
dose en cuanto al pasado y desembocando en un futuro de-
terminado de otro modo que por la "historicidad" (para
emplear aquí una palabra familiar a los filósofos y además
bastante poco clara), por ejemplo, por las exigencias de la
pura técnica? Es pues la esencia misma de la modernidad y
del mundo moderno, actualidad y potencialidades, las que se
hallan puestas en entredicho.
Parece (y aquí se tratará de demostrarlo) que el punto
central de la controversia, el punto en donde la confronta-
ción de las tesis se opera en su plena claridad, no esté bien
situado ni del lado del pensamiento estructuralista ni del lado
del pensamiento historizante.

137
HENRY L EFEBVRE

El principal objetivo de este estudio y su ambición es


llevar el conflicto a su madurez, clarificar los términos. Pri-
mero veremos cómo y por qué hay conflicto, juego y apues-
ta, estrategias conscientes o inconscientes, por consiguiente,
tesis y "partidos" en presencia.
Numerosos coloquios y numerosos seminarios no tuvie-
ron éxito en conferir al concepto de estructura un sentido
preciso. Con todo, la palabra se ha hecho de uso corriente.
No hay ni un artículo, ni una conferencia que toque de cerca
o de lejos a las ciencias humanas que no lo contenga muchas
veces. El lector encuentra con asombro enunciados concer-
nientes a las "estructuras móviles" o la "estructura de una
curva" (cuando el término aparece ligado a las nociones de
estabilidad o de discontinuidad). Cuando más se extiende el
concepto, más se oscurece. Con demasiada frecuencia, de-
signa la imagen objetivada de un conocimiento posible que
aquel que emplea esta palabra clave cree poseer, que de he-
cho no posee sino proyecta ante él suponiéndolo completo y
riguroso.
Cada autor de cierta importancia toma el término en
una acepción que le es propia. Nuevas definiciones se escla-
recen.
Es así que, a partir de la teoría de la información se ma-
nifiesta, una concepción de la estructura. La redundancia, la
repetición de los elementos del repertorio indispensable de
toda comunicación, hace la forma inteligible del mensaje. La
información se opone a la redundancia como la sorpresa a lo
esperado, como la diversidad ala repetición, como el desor-
den al orden logrado y lo aleatorio a lo cumplido fijado en la

138
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

memoria. Todo mensaje, simple o complejo, toda comunica-


ción se situaría así entre la banalidad de lo inteligible que
repite y se repite, y la novedad absoluta, ininteligible en ra-
zón misma de su excesiva novedad, bien definida no obs-
tante por el desorden (la equiprobabilidad) de los signos
utilizados.
Tal sería la estructura de todo mensaje, de toda infor-
mación. Tal definición tiene un alcance muy general, puesto
que se puede considerar como mensaje toda interacción en-
tre dos "seres" naturales o sociales, y por consecuencia tam-
bién la percepción sensible como las relaciones entre los
individuos y los grupos por el discurso, por la mediación de
los objetos, por la comunicación de los actos y de las situa-
ciones. Este nuevo concepto, el último en fecha27 no es el
menos interesante.
En esta perspectiva, se ve despuntar la reunión eventual
entre lingüística, teoría de las comunicaciones, teoría de la
percepción. ¿Acaso una nueva acepción del término "es-
tructura" un día desplazará y suplantará a las precedentes?
Advirtamos que en la teoría de la información y de la ciber-
nética, el pasado se reduce a la memoria: al almacenamiento
de las combinaciones utilizadas. Es un pasado simultáneo y
sin historia. Para el porvenir y lo posible, se reducen a las
combinaciones no empleadas, en número siempre finito. El
futuro informacional y cibernético es un futuro sin historia.
Los conceptos de combinación y de permutación lo agotan.

27Cf. los trabajos de los teóricos de la información, y especialmente


A. Moles, Théorie de l'information el perception esthétique, Flammarion,
1958.

139
HENRY L EFEBVRE

Lo imprevisto (lo aleatorio), se prevé como tal. La cuantifi-


cación de la complejidad informacional podría tener inquie-
tantes consecuencias: la reducción del pensamiento, de la
conciencia, del conocimiento, de la existencia humana a pro-
cesos técnicos, a partir de las máquinas. Estas máquinas
pueden un día próximo tomar a su cargo la sobre-
organización de una sociedad industrial altamente desarro-
llada: sus "estructuras" determinadas por exigencias técnicas
de las cuales las máquinas mismas serían parte integrante. Se
sabe que, en tal super-organización, la producción llamada
espiritual (musical, pictórica, hasta poética, etc. ) sería ema-
nada de las máquinas tan bien como la producción material.
Un teorema de von Neumann nos enseña que un sistema
autoregulador complejo puede controlar y aun engendrar
otro sistema, menos complejo o más complejo. Esto evoca
la imagen de un mundo de robots produciendo, mantenien-
do, vigilando, controlando a otros robots, en un conjunto de
sistemas de una complejidad y de una coherencia indefini-
damente crecientes. La idea de la máquina solamente mecá-
nica o solamente complicada es hoy una representación
perimida. El teorema de von Neumann no se aplica más que
perfectamente bien a la totalidad de las máquinas, de los
objetos, de los productos humanos. Lo que plantea en tér-
minos más apremiantes el problema de la relación entre el
hombre v sus obras. ¿Inminencia? ¿Trascendencia? ¿Puesta
en cuestión indefinida? ¿Nihilismo? ¿Optimismo y huma-
nismo renovados? ¿Superación de una situación histórica?
Nos contentaremos aquí con esos puntos de interrogación.

140
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

En el momento en que se oscureció el sentido de la pa-


labra "estructura" y en que recibió acepciones nuevas, una
filosofía emerge: el estructuralismo. Que se trate de una filo-
sofía, de una concepción del mundo y del hombre, es lo que
vamos a ver.
De buena gana distinguiremos el estructuralismo en la
práctica y el estructuralismo como ideología, es decir, como
filosofía.
El especialista que desmonta y vuelve a montar un mo-
tor, que lo concibe. lo repara y lo pone a punto, piensa es-
tructuralmente. Considera cada pieza destacada según su
forma y según su función. El conjunto de las piezas es para
él más que su yuxtaposición o su suma: funciona. No obs-
tante, el motor se descompone analíticamente en esas piezas,
de las cuales cada una tiene su significación en el todo que se
recompone a partir de ellas. Las piezas se clasifican según la
forma o según la función: según sus diferencias y sus rela-
ciones de inclusión o de, exclusión. Ese técnico que analiza y
reconstruye los sistemas funcionales es, prácticamente, es-
tructuralista.
Como ideología, el estructuralismo tiende a convertirse
en una lógica, un método general, una antropología, hasta
una ontología. Se liga a todos los sectores del conocimiento
y se ofrece como puente entre las ciencias, las del hombre y
las de la naturaleza. Se liga igualmente a la creación estética y
se presenta como un lazo entre las artes.
En un brillante artículo que asume el carácter de un ma-
nifiesto de la joven escuela estructuralista, Roland Barthes
esquiva con elegancia la dificultad. Presenta al estructuralis-

141
HENRY L EFEBVRE

mo como un estilo (de actividad, de pensamiento, de vida)


más bien que como una doctrina filosófica. Habla de activi-
dad estructuralista.28 Por lo tanto, lo que dice toma enseguida
la amplitud y el tono filosófico. La actividad estructuralista,
es la del "hombre-estructural" (entendiendo por eso al hom-
bre actual, moderno, no-pasatista). Este hombre estructural
toma lo real, lo recorta, lo recompone. No obstante, no re-
produce lo real: lo simula. Latechné no procede según la
poiésis, continuando la physis, sino según la mimesis. El
hombre estructural añade al mundo natural un mundo fabri-
cado que no copia la naturaleza, que le sustituye la inteligibi-
lidad. Este hombre estructural es el hombre de la técnica y
de la tecnicidad, pues la técnica sería la esencia de toda crea-
ción. La actividad estructuralista se liga por consiguiente
siempre a una técnica. Comporta operaciones fundamenta-
les: recortes (en unidades discretas, en átomos de significa-
ciones) y composturas.
El autor definió entonces a la vez al sujeto (el hombre,
intelecto agente), el objeto (de una parte lo real dado, de otra
el objeto construido), sus relaciones formales (análisis, tecni-
cidad, compostura, simulación, inteligibilidad). ¿No propone
una metodología, una antropología, una teoría del mundo
(que se hace portador de significaciones y de formas pero se
deja simular por los técnicos), es decir, una filosofía? A me-
nos que no sea una mueva mitología, ligada al predominio de
la técnica, a su autonomización con relación al mundo y al
ser humano...

28 "Lettres nouvelles", febrero de 1963, págs. 7181.

142
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

¿Filosofía de quién? ¿Implicando qué? ¿Quién es este


hombre estructural? ¿Cuál es su rostro? Esa es nuestra cues-
tión. No sin parodiar un poco el pensamiento de este hom-
bre nuevo, el hombre estructural, diremos que prefiere
ostensiblemente la pierna de prótesis a la pierna viva. Es
verdad, la pierna de prótesis es útil y funcional. Incontesta-
blemente es más inteligible que la pierna viva, que la reem-
plaza por la mutilada. La simula tan bien como es posible.
No se descarta que ella no revele algunas estructuras ocultas.
Pero, ¿no puede responderse a nuestro hombre estructural
que únicamente la pierna viva tiene sentido, el de la vida,
aunque no tenga el carácter terminado (y desmontable) de su
simulación artificial? Ese sentido, la pierna viva, parte de un
todo vivo, lo poseía antes de la construcción del simulacro.
No solamente tiene funciones y forma, sino que se forma.
Tiene una historia, y remite a una historia, la del individuo, la
de la especie. ¿La vida y su historia se reducirían al residuo
ininteligible e irracional que deja la construcción de los si-
mulacros?
Siempre de manera grata, diríamos que Roland Barthes
introduce un estilo cool opuesto al estilo hot trágico, golpea-
do, a menudo pasional del pensamiento dialéctico, el del
porvenir. Pero este estilo nuevo, ¿es en realidad un estilo?
¿No sería algo distinto de un estilo, o muy simplemente una
ausencia de estilo, un grado cero del estilo, que se haría pasar
por un estilo?
El conflicto que se agrava entre lo estructural y lo histó-
rico data de los comienzos de la sociología. Partiendo de la
tesis enunciada por Saint Simon, a saber, que la sociedad

143
HENRY L EFEBVRE

constituye .un todo orgánico, Augusto Comte disocia ese


todo y distingue la estática social de la dinámica; confiere
prioridad a la primera. La dinámica se subordina según a la
estática. Esta alcanza los principios comunes a todas las so-
ciedades, las leyes de las relaciones estables entre los ele-
mentos y el todo. Así el empirismo y el positivismo, desde el
principio, no se contentaron con comprobar los hechos da-
dos, corroborándolos y aceptándolos sin crítica, sin perspec-
tivas de transformaciones profundas; esto bastaría para
marcar el carácter reaccionario de pensamiento. Tienen pri-
mero en cuenta en el primer plan la búsqueda de las inva-
riances, de las estabilidades definitivas, de las condiciones de
equilibrio. Quisieran descubrir y formular las leyes de toda
sociedad y conformar la sociedad actual a esas leyes. Y esto,
contra la historia. ¿En qué se convierte la historia con una
concepción así? Una serie de ilusiones, de errores o de osci-
laciones alrededor del equilibrio terminal. Salvo acaso cuan-
do se expone la historia del espíritu y del conocimiento. Esta
actitud se expresa en el célebre ataque de Comte a Napo-
león, hombre histórico. Por una curiosa contradicción inter-
na, el positivismo fue una filosofía, y aun una filosofía de la
historia, dirigida contra la historia y el pensamiento histórico.
El conflicto latente desde hace más de un siglo estalla
cuando se establece una sociedad (la sociedad americana
contemporánea) que no tiene mucha historia detrás de su
actualidad y su cultura y de la cual los ideólogos pretenden
componer contra la ciencia de la historia otra ciencia, la so-
ciología empírica y cuantitativa. Tiende también a estallar
este conflicto, porque se anuncia una sociedad que pretende

144
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

no tener más historia que la de su técnica (la sociedad carac-


terizada especialmente por la cibernética y por la automatiza-
ción, y que recibe nombres muy variados de los cuales no se
impone ninguno: sociedad industrial, sociedad de consumo,
sociedad de abundancia, sociedad de ocios, sociedad de ma-
sas, sociedad técnica, etc.). En estas condiciones, el empiris-
mo y el positivismo reforzados por el empleo de nuevas
formas matemáticas creen triunfar.
Cierto es que la coyuntura les es favorable. El pensa-
miento histórico flaquea, pierde terreno. Los que debían
representarlo y profundizarlo, los marxistas, se extravían en
estériles controversias filosóficas (entre el materialismo
"proletario" y socialista, y el idealismo "burgués", cuando no
entre la "ciencia proletaria" y la "ciencia burguesa"). Ellos
descuidan las verdaderas cuestiones teóricas.
El pensamiento histórico se ha dejado tomar entre la
ideología burguesa y el idealismo staliniano (o sus secuelas).
Unos quieren liquidar la historia o la dejan liquidar. Otros la
reescriben de manera propagandística, lo que ha contribuido
mucho a una crisis de la objetividad histórica. Si es exacto
que estamos aún en la era de las "concepciones del mundo",
y que los Weltanschauungen filosóficos no han sido supera-
dos (aun cuando Marx proponía la superación de la filosofía
clásica realizándola, en y por la praxis revolucionaria) ¿por
qué no una concepción estructuralista del mundo?
La ocasión es tanto más favorable cuanto que el pensa-
miento estructuralista se muestra bastante flexible como para
encarar la superación de la antinomia entre lo estático y lo
dinámico. Y esto, inspirándose más o menos fielmente en el

145
HENRY L EFEBVRE

marxismo. Es lo que intenta Gilles Granger cuando distin-


gue muchas formas de equilibrio y elabora la noción de cre-
cimiento equilibrado o de equilibrio de acumulación.29
La concepción del mundo estructuralista se definiría:
a) Por la reducción estructural o semántica. El ser hu-
mano consiste esencialmente en un intelecto (analítico). El
hombre es ante todo un creador de formas y de significacio-
nes. El resto, el "contenido", es un residuo irracional que no
se manifiesta más que en los pozos y lagunas entre las for-
mas, los sistemas, las estructuras; b) Este intelecto tiene una
función esencialmente clasificadora y combinatoria. Des-
compone los conjuntos en elementos y los reconstruye. Se
mantiene sobre las invariances que alcanza y constituye. La
capacidad de combinar arreglos y permutas determina si-
multáneamente el intelecto y lo inteligible, cl instrumento y
el objeto.
¿Qué pone entre paréntesis esta reducción? Mucho. La
complejidad concreta de la praxis, la del hombre y la del
mundo. La dialéctica. Lo trágico. La emoción y la pasión. Lo
individual, seguramente, y acaso una gran parte de lo social.
La historia, en una palabra. Todo esto ocurre en lo residual,
que debe disminuirse ante la tecnicidad mundializada y desa-
parecer.
La fuente y el prototipo de la inteligibilidad no se sitúan
ni en la conciencia individual (tesis cartesiana clásica, pro-
longada en la filosofía existencial de J. P. Sartre), ni en "el
ser" (tesis metafísica clásica, a la vez prolongada v transfor-
mada por Heidegger), ni en la praxis (proposición marxista).

29 Cf. Méthodologie économique, I, 1, 4.

146
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Esta fuente y este prototipo se sitúan en el lenguaje. La ope-


ración fundamental del intelecto estructuralista es la dicoto-
mía. Separa, divide, clasifica (en géneros y especies),
determina diferencias formales, paradigmas, conjunciones y
disjunciones, oposiciones binarias, cuestiones a las cuales
responde por "sí" o bien por "no". Ya Leibniz, retomando
por su cuenta la ars combinatoria de Lulio, afirmaba que el
mundo entero (los números y los seres) surgió desde que el
cero y la unidad se oponen y se combinan.
Es preciso reconocer que esta concepción ha recibido
poderosos refuerzos. Enumeremos: las máquinas de calcular
y de traducir, construidas efectivamente sobre el sistema
binario, la lingüística estructural, los desarrollos de la lógica
pura y aplicada con la teoría de los juegos, la teoría de la de-
cisión, la búsqueda operacional, la teoría de la información.
La definición del intelecto por la separación, la diferencia v
la dicotomía, trata de ser funcional y operacional. Lo es, y
corresponde sin duda alguna a la actividad fundamental del
pensamiento técnico. Ella configura entonces un operacio-
nalismo: una doctrina de la eficacia, una praxeología.
Permite representarse la actividad nerviosa v cerebral
como actividad de distinción, de elección, de oposición (es-
pecialmente, la de la forma y el fondo), y en consecuencia,
volver a unir las búsquedas fisiológicas y psicológicas, en
especial, la de los teóricos de la Gestalt.
Por otra parte, nosotros sabemos demasiado bien que la
metafísica del devenir (hegeliana o marxista, o más bien seu-
domarxista) ha terminado por olvidar que ese devenir cons-
tituye, antes de disolverlos o de quebrarlos, "seres", por

147
HENRY L EFEBVRE

consiguiente coherencias, estabilidades provisorias. equili-


brios precarios, en una palabra, estructuras.
Esta silla, con seguridad, no tiene la eternidad por de-
lante. Usada, quebrada, quemada, desaparecerá. El devenir la
llevará, la lleva ya. Esperando desaparecer, tiene cuatro pies,
un respaldo, una superficie que permite sentarse: una es-
tructura, una función. No puede soportar ciertas modifica-
ciones sin cesar de ser silla, sin perder su estructura y su
función. Objeto estable, tiene un nombre y un concepto;
corresponde a un signo que significa su concepto. Carece del
discurso v de la lógica por lo mismo que permanece silla.
Nadie puede decir a la vez que ella es y que no es silla hasta
el instante desdichado en que deja de ser silla y no obstante
permanece en el objeto deteriorado algo de su forma. Esto
puede decirse de todo objeto, de todo dispositivo técnico, y
aun de la Tierra, y aun del Sol y del sistema solar, y aun de
cada astro errante en el espacio hasta que el devenir cósmico
lo destruya.
La restitución en el devenir cósmico y humano de esas
consideraciones estabilidad, equilibrio, coherencia ¿habrá de
acompañarse de una depreciación o de una eliminación de
ese devenir? La consideración de esas estabilidades, de las
"cosas", ¿sería necesariamente un síntoma de "reificación"?
¿Debemos quedarnos en un evolucionismo más o menos
complicado por la introducción del pensamiento dialéctico:
contradicciones, saltos, cambios de cantidad en cualidad? Tal
es por el momento nuestro interrogante.
Paradojas. El lenguaje, el Logos, el discurso devienen
prototipo de inteligibilidad y "lugares privilegiados de la re-

148
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

flexión filosófica"30 en el momento en que, en la práctica


social, alrededor de nosotros, el lenguaje se disuelve, se dete-
riora, se desplaza en provecho de la imagen. Se fetichiza el
lenguaje al mismo tiempo que es amenazado. La comunica-
ción y la reflexión sobre las comunicaciones se ponen de
moda en el momento en que cada individuo consciente se
lamenta de la ausencia de comunicación verdadera, de la
soledad, de la avalancha de los "seudo acontecimientos".31
Reuniendo en una síntesis o más bien en un sincretismo
las tesis funcionalista y operacionalista, la nueva filosofía de
la estructura se propone, conscientemente o no, como con-
cepción del mundo de los tecnócratas. Propone, conscien-
temente o no, su candidatura a ese disputado puesto.
Designa un amplio dominio, acaso ilimitado, de manipula-
ciones de los hombres, del lenguaje, de los objetos. Quiere
construirnos "un mundo" o más bien un simulacro de mun-
do. Esto es, poco más o menos, lo que representan, con
relación a las ciudades históricas como a las ciudades posi-
bles los "grandes conjuntos", esos simulacros, productos
actuales de la tecnocracia. Esta filosofía está unida a un ries-
go, el de una cibernetización del hombre social, orientado
desde adentro v controlado desde afuera por máquinas a
partir de lo que tiene de más esencial: el lenguaje. El hombre
así tratado, ¿será otra cosa que un simulacro de humanidad?
La tecnocracia, hoy, tiene necesidad de una ideología
que la justifique y permita la integración ala sociedad que ella
30 "Temps modernes", junio 1963, p. 2279, Perspectivas sobre el
lenguaje, por A. de Waelhens.
31 Cfr., L'image, por J. Boorstin, trad. franc. Julliard, 1963, págs. 25y

SS.

149
HENRY L EFEBVRE

quiere constituir. Ahora, la mundialización de la técnica y de


la concepción tecnocrática presupone una reducción y aun
una liquidación de lo histórico (considerado como peso
muerto, residuo, más incómodo que pintoresco).
Con el reinado de la pura tecnicidad y de los tecnócra-
tas, con la cibernetización de la sociedad, no tendríamos más
porvenir en el sentido histórico, más temporalidad en el sen-
tido habitual. Entraríamos en una especie de eterno presente,
probablemente muy monótono y muy hastiante, el de las
máquinas, de las combinaciones, ordenamientos y permutas
de elementos dados. No habría otros acontecimientos que
las introducciones de las técnicas nuevas (que podrían por
otra parte tener grandes exigencias). A menos que la destruc-
ción y la autodestrucción no pongan un día fin a este "mun-
do".
Por el contrario, el pensamiento histórico afirma que los
contenidos tienen tanta o más importancia e interés que las
formas. Sostiene que formas y estructuras se hacen v desha-
cen, se disuelven o resplandecen. Pone en el mismo plano,
en el tiempo, la formación de las estructuras (estructuración)
y su desaparición (desestructuración). Muestra, en el seno de
la estructuración, la disolución que se inicia o el inevitable
estallido. Para ella, el pasado histórico no se reduce ni a un
peso muerto ni a una superfluidad pintoresca. En el seno de
la mundialidad técnica, se manifiestan y se manifestaron dife-
rencias, debidas a la historia de las sociedades, de los grupos,
de las clases, de los pueblos • naciones. La historia continúa.
Lo irracional aparente reclama su integración, no a una filo-
sofía o a formas que lo rechacen, sino a una concepción del

150
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

hombre total. A falta de eso, se rebela. La teoría de la aliena-


ción denuncia los fetichismos, las escisiones, las mutilaciones
del ser humano total. En particular, denuncia la alienación
técnica; tecnológica, tecnocrática, recientemente promovida
al rango de gran alienación humana.
Alguien tuvo el mérito de plantear el problema: Claude
Lévi-Strauss. En su Introduction a l'oeuvre de Mauss,32 es-
cribía: "Toda cultura puede considerarse como un conjunto
de sistemas simbólicos, en el primer rango de los cuales se
sitúan el lenguaje, las reglas matrimoniales, las relaciones
económicas, el arte, la ciencia, la religión. Todos esos siste-
mas tratan de expresar ciertos aspectos de la realidad física y
de la realidad social, y más aún las relaciones que esos dos
tipos de realidad mantienen entre ellos y que los sistemas
simbólicos mantienen unos con otros. Que jamás .puedan
ellos conseguirlo de manera integralmente satisfactoria y
sobre todo equivalente, resulta en primer lugar de las condi-
ciones de funcionamiento propios de cada sistema: perma-
necen siempre inconmensurables; y luego de lo que la
historia introduce en esos sistemas de elementos alógenos. .
.”
De ese modo, lo histórico no es tomado en considera-
ción más que como perturbación de los sistemas existentes,
irracionalidad que se cuela entre ellos o que determina los
deslizamientos de una sociedad hacia otra. Tesis perfecta-
mente clara. Para Claude Lévi-Strauss, no es preciso buscar
primero una teoría sociológica de los simbolismos, sino un

32 Sociologie ei anthropologie, 211 edic., 1960, Intr., p. XIX.

151
HENRY L EFEBVRE

origen simbólico de la sociedad y de la cultura. Esto no es


menos claro.33
Por desdicha, el mismo autor embrolla a voluntad la
discusión desde que pretende ir más lejos. Invita a la contro-
versia y se elige un interlocutor valedero: J. P. Sartre. De esa
elección incriminamos la carencia del marxismo. Tanto más
que la discusión se establece sobre el campo del pensamiento
marxista: "Aunque nuestra reflexión sobre uno y otro tenga
su punto de partida en Marx, me parece que la orientación
marxista conduce a un camino diferente . . .".34
La cuestión puesta en el centro del debate es ésta: la re-
lación entre la razón analítica (digamos más bien con Hegel y
Marx: el entendimiento o intelecto) y la razón dialéctica.
Claude Lévi-Strauss elige mal o demasiado bien su ad-
versario. Acaso, ¿no es el propio Sartre quien está en de-
manda de la historia y lo histórico, que busca encontrar a
partir de sus conceptos cartesianos (individualistas, subjeti-
vos) de la conciencia, del sujeto y del objeto, del para-sí y del
en-sí, de lo activo y de lo inerte? Hasta aquí, logra muy difí-
cilmente salir de la esfera limitada de las relaciones interindi-
viduales y de los pequeños grupos. Lo que subraya muy bien
Claude Lévi-Strauss y que explica la acogida favorable hecha
al libro de Sartre por los psicólogos v psicosociólogos. ¿Pero
dónde está, hasta aquí al menos, la historia? La investigación
parte mal; se hace fuerte en Marx con títulos dudosos,
puesto que Sartre confunde con el auténtico pensamiento
marxista el marxismo oficial, filosofía sistemática, dogmática,

33 Ibíd., p. XXII.
34 La pensée sauvage, cap. X: "Histoire et dialectique", p. 325.

152
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

esclerosada. Se da como filosóficamente constituyente y


constituida la razón dialéctica, en lugar de mostrar. su naci-
miento a través de la historia, las luchas, las alienaciones.
Este autor, obsedido por la historia que le falta y que él
omite, definía ya en sus Réflexions sur la question juive el
antisemitismo y el antisemita, el judío y el judaísmo, sin refe-
rencia a la historia. Mostraba al antisemita seleccionándose y
haciéndose tal, adoptando una pasión y una concepción del
mundo, fijándose y concretándose en una totalidad sincréti-
ca, en un maniqueísmo en donde el judío asumía el papel
satánico. Mostraba al judío convirtiéndose tal bajo las mira-
das de los antisemitas.
Sobre este punto, Roland Barthes expresa claramente la
situación: "Es evidente que la principal resistencia al estruc-
turalismo sea hoy de origen marxista y que sea alrededor de
la noción de historia en donde se empeña".35
En el curso de una controversia así entablada, el conte-
nido del debate la noción de historia y de la historicidad
arriesga esfumarse: "El problema planteado por la Critique
de la raison dialectique escribe Lévi-Strauss puede ser redu-
cido a esto: den qué condiciones el mito de la Revolución
francesa es posible? Y nosotros estamos prontos a admitir
que, para que el hombre contemporáneo pueda plenamente
jugar el papel de agente histórico, debe creer en ese mito. .
.".36 ¿La historia tendría su origen en los mitos, como la so-
ciedad en los símbolos?

35 "Lettres nouvelles", art. cit., p. 72.


36 La pensée sauvage, p. 336.

153
HENRY L EFEBVRE

Cuando Lévi-Strauss aborda la cuestión teórica, la enca-


ra únicamente en función de la metodología. Critica aguda-
mente a los filósofos (sin ocuparse de los historiadores), a
los ojos de los cuales la diacronía y el devenir temporal goza-
rían de un privilegio especial, como si fundaran un tipo de
inteligibilidad a la vez superior y más específicamente huma-
no que la sincronía. Los acusa de tener la impresión de pe-
netrar por fulguración en las "interioridades" históricas reales
para ellas mismas, exteriores unas a las otras y con relación a
nosotros. Esos filósofos creerían ilusoriamente reunir fuera
de nosotros el ser mismo del cambio. Habría mucho que
decir, prosigue el autor, sobre esta "pretendida actividad
totalizadora del yo, en donde vemos una ilusión mantenida
por las exigencias de la vida social". Así, los filósofos de la
historia y los filósofos a secas (pero ¿de qué se trata? Esos
textos convienen muy bien a Marx, que ciertamente creía,
desde los Manuscritos de 1844 hasta El Capital, alcanzar el
ser del cambio) se abusan.
En cuanto al historiador profesional, corta, recorta y
efectúa pequeños ensambles y recompone. Codifica y deco-
difica. No se exime del intelecto combinatorio. De buen o
mal grado, piensa estructuralmente; pero persigue su sueno,
su utopía, su mito: la historia total. Ahora bien. una historia
verdaderamente total sería tan vaga y tan general que con-
fundiría con el contenido, telón de fondo, las figuras discon-
tinuas que todo pensamiento hace surgir: “Una historia
verdaderamente total se neutralizaría ella misma; su producto
sería igual a cero”.37

37 La pensée sauuage, p. 341.

154
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Desde luego, la discusión con J. F. Sartre se hace requi-


sitoria contra el historiador y la historia. "Basta reconocer
que la historia es un método al cual no corresponde un ob-
jeto distinto . . .38 La historia no es entonces más que un
método, y aun un seudométodo, puesto que todo camino de
la inteligencia es en su fondo estructuralista. Forma sin con-
tenido y sin objeto, seudoforma, se disuelve. Claude Lévi-
Strauss puede, pues, ironizar: "Todo es historia; lo que fue
dicho ayer es historia; lo que ha sido dicho hace un minuto
es historia . . ."39
Concedamos por un instante a Lévi-Strauss que las so-
ciedades estudiadas por la etnografía comprenden cierto
número de sistemas. Es preciso aún interrogarse sobre la
relación entre esas sistematizaciones parciales y la estabili-
dad, es decir, la estagnación de esas sociedades. Todavía sería
preciso buscar la importancia exacta de lo que hay entre esos
sistemas, alrededor de ellos, bajo ellos, más allá de ellos. Las
obras de Morgan y aun de Engels han envejecido muy poco.
Por lo tanto una observación de Engels citando a Morgan
parece todavía pertinente "La familia dice Morgan es el ele-
mento activo . . . Por el contrario, los sistemas de parentesco
son pasivos; no es sino en largos intervalos que ellos regis-
tran los progresos que la familia ha hecho en el curso del
tiempo, r ellos no .sufren una transformación radical más
que cuando la familia se ha transformado radicalmente. Marx

38 Ibid., p. 347.
39 Anthropologie strueturale, p. 27.

155
HENRY L EFEBVRE

añade: lo mismo puede decirse de los sistemas jurídicos, reli-


giosos, filosóficos..."40
Consideremos mientras tanto el mundo moderno. Un
doble proceso lo atraviesa: complejización (cada vez más
objetos, actividades y situaciones) y homogeneización (desa-
parición de las antiguas culturas y de los antiguos "géneros
de vida" tan diversos, identidad de las técnicas en los países
desarrollados, los mismos automóviles en autopistas seme-
jantes, los mismos aviones en los mismos aeródromos, mas-
culinización de las mujeres y feminización de los hombres,
infantilismo de los adultos y precocidad de los jóvenes, etc.).
Asimismo, en el plano económico, el crecimiento y el desa-
rrollo se acompaña de desigualdades crecientes de desarrollo.
En el curso de este proceso mundial, los antiguos siste-
mas han estallado o están en curso de estallido, comprendi-
dos incluso los sistemas binarios construidos sobre
oposiciones: "masculino-femenino". Se podrían multiplicar
las ilustraciones tomadas en todos los sectores: alimentación,
vestido, arte, etc. Ejemplos característicos: la ruina del siste-
ma tonal en música, uno de los más perfectos y mejor racio-
nalizados entre los sistemas parciales, con el dodecafonismo,
la música serial, la música concreta, la música electrónica la
decadencia de los barrios y de las ciudades antiguas, etc. Los
antiguos sistemas dejan lugar a dispositivos técnicos, de los
cuales sabemos que las máquinas están prontas para contro-
lar el funcionamiento.

40 Cf. F. Engels, Origine de la famille, de la propriété privée et de

l'Etat, ed. Bottigelli, trad. J. Stern, pp. 3435.

156
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Pero examinemos, para precisar, un caso definido, con-


cerniente a la vez a la etnografía y a la sociología: la comuni-
dad de pueblo. Ahí subsisten huellas y sobrevivencias hasta
en los países desarrollados. Esta comunidad campesina
siempre ha presentado un equilibrio entre sus elementos
constitutivos: bosques, landas o sabanas, pasturas, tierras
arables, jardines y casan población, edades y sexos, ganados,
instrumentos, etc. Los consejos tradicionales de Ancianos o
de Notables fueron largo tiempo responsables de este equili-
brio, frágil, siempre amenazado.
Se pueden clasificar los regímenes agrarios41 así como
las formas de comunidad en tipos y sistemas, según diversos
índices y criterios, teniendo cuenta de las producciones, de
las técnicas, de las modalidades de ocupación y de valoriza-
ción de los suelos.
Recordemos una tipología elaborada en el siglo último por el
agrónomo alemán von Schwarz:
a) Wechselsystem, comprendiendo el Feldgrassystem
(sistema pastoral puro), el Feldweidesystem y el
Feldwaldsystem (utilizando la selva, la sabana, las landas,
etc.).
b) Dauersystem, sistema propiamente agrario, con cam-
pesinos fijados al suelo, un habitat y villorrios, compren-
diendo el Einfeldsystem, cultura cerealera única sobre el
conjunto del terruño la Freiekornerwirtschaft, cultura de
muchos cereales sin reglas fijas la Geregelte Feldersystem,
con amelgamientos regulares.

41 Sobre esta noción, cf. Marc Bloch, Caractéres originaux de

L'histoire rurale francaise, especialmente pág. 35.

157
HENRY L EFEBVRE

Esta tipología es todavía ingenuamente evolucionista.


No tiene en cuenta ni los elementos técnicos, ni las modali-
dades de la propiedad, ni la aparición y la generalización del
comercio. Puede entonces mejorarse. Ella evidencia una
vasta historia que atraviesa las estructuras y los sistemas,
desbordándolos, entrañando sin cesar profundas y rápidas
(en escala histórica) transformaciones.
La comunidad agraria ha tomado una de sus formas más
perfectas en los pueblos indoeuropeos. La división tripartita
del terruño en casas (con jardines cercados) tierras arables,
pasturas y maderas se hizo habitual de modo estable, clara,
observable aún en muchos de nuestros villorrios. ¿Causa o
efecto, condición o resultado del uso sistemático, en las re-
presentaciones y el cultivo, del número tres, uso puesto en
claro por los trabajos de Dumézil sobre los mitos y los dio-
ses indoeuropeos? Los dos, sin duda, pero acaso razón más
todavía que efecto y resultado. En cuanto a la forma más
racional de la repartición de los cultivos, el amelgamiento
trienal (todavía el número tres), se expande poco a poco a
partir de la Edad Media, con las invenciones técnicas que
mejoran las llanuras del Norte propicias para el cultivo. Los
descubrimientos técnicos entrañaban cambios prácticos a los
cuales las comunidades organizadas según el amelgamiento
trienal resistieron largo tiempo por su fuerte estructura: el
cultivo continuado, la desaparición del barbecho (parte del
suelo dejado en reposo).

158
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Estos sistemas han impreso huellas en el lenguaje y en


las palabras,42 en particular en el nombre de lugares. Los
campesinos de la comunidad pueblerina hablaban de su vida,
conferían sentido a las cosas, en función de sus actividades
comunitarias. Pero la estructura de las comunidades nunca
cesó de disolverse y reconstituirse con nuevos elementos,
profundamente transformada (reestructurada). Al menos, en
nuestras regiones ...
Los estudios relativos a la estructura y la sincronía con-
ducen alas investigaciones diacrónicas, es decir históricas. Y
recíprocamente. La comprensión y la explicación de las es-
tructuras reclaman la historia. Conocimiento y explicación
son genéticas, decía un especialista marxista de la historia
agraria, Charles Parain, después de un Congreso de la Socie-
dad de Etnografía Francesa (1950) . El mismo especialista
indicaba el carácter demasiado estático de las clasificaciones
propuestas por Marc Bloch a partir de las oposiciones "cam-
pos-irregulares campos rectangulares alargados", "cercado-
campos abiertos", "amelgamiento-bienal amelgamiento trie-
nal". Mostraba, con ejemplos precisos,43 los pasajes históri-
cos de unas formas a otras.
No es inútil hacer notar que esas estructuras agrarias
más o menos "tradicionales", han perecido definitivamente
para dejar lugar a nuevas modalidades de explotación del
suelo determinadas por las técnicas modernas, comprendida
en ésta la búsqueda operacional, en las grandes empresas

42 Cf. Haudricourt y Granai, Linguistique el sociologie, en los


"Cahiers Internationaux de Sociologie", vol. XIX, 1955.
43 Sacados especialmente de Alsacia y de los trabajos de E. Juillard.

159
HENRY L EFEBVRE

agrícolas (capitalistas o socialistas) científicamente conduci-


das. En el curso de esta transformación la comunidad aldea-
na desaparece definitivamente. Salvo en los países y regiones
llamados "subdesarrollados", ya no tiene más que una exis-
tencia folklórica.
El ejemplo citado arriba nos parece lleno de sentido.
Marc Bloch tenía en cuenta, acaso exageradamente, las es-
tructuras y sistemas agrarios. Los clasificaba a partir de opo-
siciones pertinentes y de diferencias estructurales. Llegó
hasta considerarlas como expresiones de un estado de espí-
ritu. Según él, la forma de las aldeas y de los campos es el
signo visible de realidades sociales profundas,44 mentalidades
colectivas o tipos de civilización. A pesar de este estructura-
lismo ya formulado, hacía obra de historiador y de gran his-
toriador.
En la actualidad, en que la intención de los estructura-
listas hace estallar el conflicto entre lo estructural y lo histó-
rico, su filosofía es clara. Según nuestro parecer, ella procede
(como toda filosofía) de una superfetación, de una hipóstasis
de la estructura. No obstante sus tesis aparecen, si se las
examina, menos claras que lo que parecían al principio. Se
las podría quizá clasificar como sigue:
a) Entramos en un período nuevo, el de las estructuras
racional y científicamente establecidas. Antes de ahora, y
hasta aquí, hubo historia. La historia nos conduce al umbral
de un período no histórico, en el sentido admitido de este
término. Las estructuras serán o son ya exigidas por las téc-
nicas, por los dispositivos y redes de circulación, de comuni-

44 Marc Bloch, op. cit., págs. 58, 60, 61.

160
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

cación, de información, por las necesidades de la administra-


ción, del gobierno y del Estado. Desde entonces la historia
(como realidad y como ciencia de esta realidad) desaparece o
se transforma radicalmente. En el sentido habitual, no es
más que un residuo. Quienes se aferran a ella. son "pasatis-
tas", incapaces de comprender los datos del mundo moder-
no. Es la ideología pura y propiamente tecnocrática.
b) Ha habido siempre estructuras y sistemas, es decir,
cohesiones, equilibrios. Estos sistemas han sido modificados,
pero solamente al nivel de la totalidad. Después de las resis-
tencias al cambio v de retornos al equilibrio, han oscilado,
escurrido o desaparecido. Otros sistemas han tomado el
lugar de los precedentes. La historia (como realidad y como
ciencia) no sería entonces más que el cementerio, y el museo,
de las estructuras muertas.
Variante: la historia no es más que un puente, una ruta
jalonada por el conocimiento, entre las sociedades no histó-
ricas del pasado y la sociedad no histórica del futuro.
c) Hay una relación dialéctica "estructura-
acontecimiento" subyacente en la historia, que da la llave y
permite reconstituir una historia verdadera, la de las estruc-
turas. El tiempo, sin ser esencial, no es accidental.45
Las modificaciones en los sistemas pueden provenir de
sus componentes, de sus elementos, y de las interacciones
entre esos elementos y el todo.

45 Cf. G. Granger, "Cahiers de 1'I. S. E. A.", serie M, n0 6, "Evéne-

ment et structure dans les sciences de l'homme".

161
HENRY L EFEBVRE

En todos los casos, la historia se esfuma singularmente,


si es que no desaparece. Cae en el rango de ciencia secunda-
ria, cuando no en el rango de seudoconocimiento.
Si, para profundizar el debate, examinamos en sí mismo
el concepto de estructura, podemos recordar que tres acep-
ciones principales emergen de la confusión:
a) La estructura es lo inteligible (considerado hoy más
bien como matemática que como orgánica y esto por las
recientes matemáticas del orden y de la cualidad). Este inteli-
gible es inmanente a lo real: su esencia.
Tal es la acepción más clara v más neta del término, a la
cual se hace referencia implícita o no, para aceptarla o para
rechazarla.
Contra ciertos nombres vecinos del término "estructu-
ra", podría retomar la acusación de ontologismo y de aristo-
telismo lanzada por G. Granger contra Georges Gurvitch.46
Es verdad que los más sutiles entre los estructuralistas se
defienden afirmando que ellos construyen simulacros, y no
objetos. . .
b) La estructura es el modelo construido extrayendo
elementos en un real en sí demasiado complejo. De ahí deri-
va una metodología especial, poco formulada aún, del mo-
delo. (Hay siempre muchos modelos posibles, y cada uno de
ellos permite apreciar la distancia entre él y lo real, entre él y
los otros modelos ...)
Es la acepción preferida por Claude Lévi-Strauss, en
particular en su Anthropologie structurale. No sin confusión,
al menos para el lector, con el primer sentido del término,

46 Art, citado, págs. 168174.

162
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

baja cubierta del concepto de sistema, a la vez esencia y mo-


delo, inteligibilidad y realidad funcional.
c) La estructura, parcial o global, consiste en un equili-
brio precario entre las jerarquías múltiples y móviles, equili-
brio que se rehace sin cesar por un renovado esfuerzo en el
seno de un fenómeno social total subyacente, del cual la es-
tructura no representa más que una expresión inadecuada.
Tal es la definición de Georges Gurvitch.47
La primera acepción tiende a la pura y simple liquida-
ción de la historia. La segunda permanece ambigua: acepta-
ble por el historiador como por el sociólogo, tanto que el
concepto de modelo queda flexible. Inaceptable desde que el
concepto se endurece y vuelve hacia la estructura como
esencia.
La tercera acepción restituye el pensamiento y el movi-
miento dialécticos. Permite mirar la historia como proceso
de perpetuas estructuraciones y desestructuraciones. Desde
entonces, nada más dialéctico que la estructura, tanto más
cuanto es siempre un "intermediario" entre "actos y obras
colectivas", "así como entre la manera de ser de una unidad
colectiva real y su manera de verse y de representarse" 48De
todo esto resulta una definición prometeica de la realidad y
de la actividad históricas. Coinciden "con ese sector de la
realidad social en que los hombres tomados colectivamente e
individualmente entrevén la posibilidad de la transformación

47 Cf G. Gurvitch, Vocation actuelle de la sociologie, 31 edic., vol.


I, p. 445.
48 Ibid., págs. 411412.

163
HENRY L EFEBVRE

o de la ruptura de las estructuras sociales acto seguido de la


acción humana concentrada...”.49
Con todo, subsiste una dificultad. ¿De dónde nacen, de
dónde surgen como tales las totalidades (fenómenos sociales
totales) que se disputan el sociólogo y el historiador, en sus
relaciones de tensión y de complementaridad? Las nuevas
totalidades entrañan ala vez la desaparición de las antiguas
estructuras y la formación a escala de la sociedad global de
estructuras nuevas. ¿De dónde provienen? ¿De una actividad
infraestructural, a-estructural o superestructural? ¿Cómo una
pura efervescencia espontánea se integra en una totalidad
nueva?
El plan de una sociología discomtinuista y tipológica,
distinta y complementaria de una historia continuista y "sin-
gularista" (acentuando la singularidad de las coyunturas así
como la continuidad de los pasajes de una estructura a otra)
no:
suprime el irritante problema de la totalidad, de su
irrupción, de su afirmación. ¿De dónde provienen las moda-
lidades específicas de las transiciones de una totalidad a otra
totalidad, transiciones sobre las cuales insiste el historiador,
que acentúa y que constituyen su dominio? ¿Cómo se fran-
quea el trayecto entre la totalidad virtual, totalidad cumplida,
totalidad agonizante? Si el contenido v lo discontinuo, lo
global y lo plural, lo histórico y lo sociológico no son más
que puestas en perspectiva igualmente válidas, la dificultad se
esfuma. Si el concepto de totalidad designa alguna cosa real

49 Cf. G. Gurvitch, Sociologie et dialectique, 1962, p. 224.

164
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

(de cualquier naturaleza que sea ese real), la dificultad se


agrava.
Consultemos a Marx. No las obras de juventud, llama-
das filosóficas, sino El Capital. Una nueva lectura, con ojos
nuevos, de esta obra magistral del siglo XIX, ¿no aportaría
elementos de respuesta a nuestros interrogantes del siglo
XX?
Primera observación. En El Capital reconocemos las
tres acepciones precedentemente mencionadas de la estruc-
tura. Marx descubre la esencia, la inteligibilidad interna del
capitalismo, a saber, la plusvalía. Para arribar allí, reduce la
sociedad capitalista a la polarización: "burguesía-
proletariado", y analiza las relaciones sociales de producción,
relaciones fundamentales. Marx sabe perfectamente que la
sociedad capitalista es mucho más compleja y comporta nu-
merosos grupos. Aquellos que le reprochan haberlos descui-
dado no han leído más que la primera parte de El Capital.
Habiendo determinado el origen común de las rentas de esos
grupos, las reintegra en el modelo así construido. Inacabado,
El Capital se detiene sobre la exposición de conjunto de la
sociedad capitalista, en la cual aparecen las diversas catego-
rías de la producción y de la población agrícolas (propieta-
rios de tierras, colonos, obreros agrícolas) con la renta
territorial y los problemas que se le vinculan, los empresarios
capitalistas con su beneficio, los prestamistas con sus divi-
dendos, los comerciantes y el aparato de distribución con sus
rentas propias, etc.
Marx, por consiguiente, ha construido un modelo, que
confronta sin cesar la realidad dada para comprenderla. Por

165
HENRY L EFEBVRE

otra parte, la sociedad capitalista (concurrencial) dispone de


una autorregulación interna y de una coherencia caracteriza-
da especialmente por la tendencia a la formación de una tasa
de provecho media. Sin esta autorregulación que escapa a las
conciencias como a las voluntades de los capitalistas indivi-
duales, no podría funcionar. Se caería en pedazos. Estaría
conforme a la representación que tienen de su sociedad y de
ellos mismos los capitalistas: libre iniciativa, libre empresa,
atomismo social. Un grado mayor de coherencia aparece en
la teoría de la reproducción extendida y en la de las crisis
(puesto que las crisis cíclicas, hiriendo al capitalismo, lo hur-
gan de excedentes de stocks, máquinas hombres y permiten
así la animación económica).
En su complejidad, la realidad social y política aparece
corno una jerarquía de grupos, de funciones, de formas,
yendo de la familia al Estado, a través de la división social y
técnica del trabajo, las ciudades, sindicatos obreros, las cla-
ses. La acción estatal, las ideologías y las obras culturales
expresan y tienden a consolidar esta jerarquía. a mantener el
equilibrio. La autoregulación interna de la sociedad capita-
lista concurrencia) está amenazada desde adentro, a la vez
por la tendencia a la baja de la tasa de provecho medio y por
una doble acción: la del proletariado, la de los monopolios
(que resultan de la tendencia a la concentración y a la centra-
lización de los capitales). El capitalismo concurrencia) no
puede dejar de desaparecer.
La última acepción de la estructura, la que concibe la
desestructuración en el seno mismo de la estructuración,
domina y envuelve a las otras en El Capital. Las subordina al

166
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

movimiento dialéctico y a la historia, la de la formación del


desarrollo, de la declinación de la sociedad burguesa.
Tomemos mientras tanto el capítulo primero. Busque-
mos con Marx cómo y por qué dos productos de la actividad
humana, cualitativamente diferentes, pueden devenir de las
mercancías, es decir, pueden considerarse como equivalentes
canjeables. ¿En cuáles condiciones se puede decir: "x mer-
cancía A = y mercancía B"?
"El misterio de toda forma de valor yace en esta forma
simple . . . La primera mercancía juega un rol activo, la se-
gunda un rol pasivo. El valor de la primera está expuesto
como valor relativo, la segunda mercancía funciona como
equivalente. La forma relativa y la forma equivalente son dos
aspectos correlativos, inseparables, pero al mismo tiempo
extremos opuestos, exclusivos uno del otro, es decir, de la
misma expresión del valor. . ."50
¿No es esto un análisis estructural? Este se establece al
nivel de la forma, de la lógica, de un sistema de equivalen-
cias. En la conexión de A con B, los términos en presencia
se oponen y consisten en esta oposición. Parecen no tener
otra sustancia. Se definen por esta oposición que parece per-
fectamente transparente. El análisis estructural muestra así
oposiciones constitutivas, polaridades, complementaridades.
La transparencia se revela pronto ilusoria: apariencia y
aparecer de una opacidad. En efecto, el cambio presupone la
división del trabajo. Desde que hay cambio, el trabajo crea-
dor y productivo entra en contradicción con él mismo. Es
simultáneamente trabajo individual y trabajo social, trabajo

50 Capital, 1, III, trad. Roy, t. I, p. 63.

167
HENRY L EFEBVRE

parcelario y trabajo global, trabajo concreto y trabajo abs-


tracto, trabajo simple y trabajo complejo. Así la reciprocidad
de los términos primeramente planteados en sus oposicio-
nes, no basta. Remite a un nivel más profundo, la contradic-
ción del trabajo con él mismo, "según que se le relacione al
valor de uso de la mercancía como a su producto, o al valor
de esta mercancía corno a su pura expresión objetiva".51 En
y por el intercambio, las relaciones entre los seres humanos
se hacen relaciones entre las cosas, relaciones opacas por
cuanto están objetivadas; los productos humanos converti-
dos en cosas ganan poder sobre los seres, comprendido en
esto el poder de cambiarlos por cosas.
Las relaciones dialécticas se aclaran y se desarrollan al
nivel de la división del trabajo. Permiten exponer (es decir,
comprender y explicar) cómo aparece y se afirma la estructu-
ra de la mercancía con el sistema de equivalencia que impli-
ca. La totalidad del sistema de cambios, con sus
determinaciones, papel del dinero, fetichismo del dinero y de
la mercancía, alienación del trabajo y del trabajador, reifica-
ción de las relaciones humanas está planteada virtualmente
desde los principios del cambio. El cambio debe generalizar-
se, y esto es lo que constituye el capitalismo. Debe también
ir más allá, por cuanto el hombre social va más allá de la
división del trabajo, el mercado, la mercancía, el dinero y su
poder.
Encontramos dos niveles de análisis: el análisis estructu-
ral y el análisis dialéctico. Este último, el de las contradiccio-
nes en el seno de la actividad humana productora y creadora

51 lbid., p. 61.

168
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

(praxis), es fundamental, generadora del devenir, constitutiva


y destructora de las estructuras.
¿Marx no indica, si se lo sabe entender, una dirección
fecunda, sobre la cual podrían reunirse, en niveles diferentes
de análisis y de exposición, las consideraciones de estructura
formal y las del devenir dialéctico?
Para él, la contradicción dialéctica es fundamental, más
profunda que las tensiones, complementariedades, oposicio-
nes, formas y estructuras. La estructuración resulta del desa-
rrollo de las contradicciones iniciales y de su unidad. Libera
la esencia. No es más que un momento del desarrollo, así
como el equilibrio y la coherencia. La historia aparece así
como fundamento de las estructuras. El devenir histórico
constituye la estabilidad, relativa, provisoria, siempre amena-
zada, de los seres que hace surgir.
Nosotros vamos a proponer para esta tesis un nombre:
el de historismo estructural.52
Volvamos junto al pensamiento histórico. Este atraviesa
incontestablemente dificultades que tienen un origen y un
sentido profundo.
No sólo hay una crisis de la objetividad histórica, sino la
conciencia histórica, que fue tan vivaz en un país cargado de
historia como Francia, parece entrar en la sombra. El ameri-
canismo, importado de una sociedad diferente pero técnica-
mente más desarrollada, la asedia. Ideológicamente, lo que
viene de América sin exceptuar cierta concepción de las
52 El "estructuralismo genérico" de L. Goldmann corresponde mal
a esta definición. No trata más que sobre estructuras mentales, "concep-
ciones del mundo". Abusa del concepto de totalidad tomada en sí. Corre
el riesgo de no ser ni genético ni estructural.

169
HENRY L EFEBVRE

ciencias sociales y del hombre lleva la marca de una ausencia


de historia y de conciencia histórica. La civilización de los
gadgets, del jukebox, de la imagen, no tiene necesidad de la
historia más que para la anécdota y el pintoresquismo turísti-
co. Amenaza efectivamente con relegar lo histórico en el
folklore.
En cuanto a los historiadores, es delicado intervenir en
su dominio, darles lecciones de método y de doctrina. Que
sea no obstante permitido observar cuántos permanecen
atrapados en discusiones teóricas que tuvieron su razón y su
fecundidad, pero que se prolongan demasiado, sobre lo
acontecimiental y lo institucional.
¿Cómo salir de allí? El pensamiento marxista, que sale, y
no sin trabajo, de una crisis profunda, propone una vía que
no ha sido tomada con la intrepidez indispensable: dialecti-
zación de la historia, estudio histórico de la praxis y de sus
contradicciones, incluyendo aquí evidentemente las luchas de
clases, los conflictos de los pueblos y de las naciones. Se
puede concebir la integración a la historia de búsquedas
metódicas sobre las necesidades, sobre las satisfacciones e
insatisfacciones humanas, sobre la sensibilidad y las emocio-
nes. sobre las obras como sobre la cotidianidad. Así se rea-
briría la perspectiva de una historia total del hombre que
sería también la historia del hombre total. Ya no se intentaría
la renovación de la historia en nombre de una filosofía de la
historia ni de cualquier otra filosofía, sino en nombre de la
sociología, de la tecnología, de la economía política, sin omi-
tir algunos conceptos venidos de la filosofía y destacados de
ella ( praxis, apropiación, alienación, totalidad, crítica radical

170
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

de lo existente). El historiador vería así al movimiento dia-


léctico constituir seres, luego desmentirlos y destruirlos.
Para terminar, después de estas breves indicaciones, di-
gamos que la cibernetización de la sociedad es posible, pero
de ningún modo inevitable y necesaria. Depende de las op-
ciones, de las fuerzas sociales, de las negaciones que pueden
desviarla, contornearla, utilizarla, en una palabra, superarla.
En cuanto al fin de la historia (Marx escribía: de la pre-
historia, ciega y sangrante, de la humanidad), seamos pru-
dentes y vigilantes. La historia continúa, en Moscú, en Pekín,
en Washington, en el "Tercer Mundo". Y acaso aún en Pa-
rís...

DE LA LITERATURA Y DEL ARTE MODERNOS


CONSIDERADOS COMO PROCESOS DE
DESTRUCCIÓN Y DE AUTODESTRUCCIÓN DEL
ARTE53

Señoras y Señores:
Parece que no tengo mucho tiempo. Esto me va a obli-
gar a condensar el vitriolo que tengo la intención de proyec-
tar aquí y hacerlo más corrosivo. Largo tiempo me he
preguntado si vendría a este coloquio organizado por mi
amigo Goldmann. He dudado. Es que no pienso que esta
exposición y la discusión que podrá seguir sean de una natu-
raleza tal como para eliminar los malentendidos o suprimir
los desacuerdos.

53 Texto presentado en el coloquio "Literatura y Sociedad", Bruse-

las,. 1967.

171
HENRY L EFEBVRE

Hay pensadores de la positividad v pensadores de la ne-


gatividad. Los pensadores de la positividad son numerosos;
son hombres que tienen el gusto de la investigación empíri-
ca, de la comprobación v de la averiguación. Son gentes ávi-
das de construir, de crear. En un nivel elevado, podría decir
que entre los pensadores de la positividad, está mi amigo
Lucien Goldmann, y mi amigo Roland Barthes. Estas son
personas que gustan tener algo sólido en sus manos, algo
estructural.
Hay otros pensadores que se quedan en la ambigüedad.
Entre éstos yo incluiría a Sartre, que en toda su filosofía
fluctúa entre el sujeto y el objeto, entre la conciencia y el ser.
Estarían también acaso George Lukács y acaso Georges
Gurvitch.
Enfrente, están los pensadores de la negatividad, que
llevan hasta el fin la línea prometeana, fáustica y mefistoféli-
ca. decir verdad, hay pocos, y creo incluso que no hay más
que uno verdaderamente" muy conocido, que es Heidegger.
¡ Atención! Pensadores de la negatividad, esto no quiere
decir que estén solamente ávidos de crítica y de destrucción
es la interpretación malévola aunque otros serían valiente-
mente constructivos. Esto no quiere decir solamente que
insisten sobre las desestructuraciones aunque otros serían
más capaces de concebir la aparición de nuevas estructuras.
No. No es esto. Lo importante es concebir lo negativo en el
corazón de la creación, de la estructuración. Es concebir el
devenir que carcome la existencia, la consagra a lo efímero v
crea así lo nuevo, de tal manera que lo negativo es en verdad
creador, "positivo".

172
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Entre los pensadores de la negatividad, está acaso He-


gel, pero con una contradicción violenta entre su sentido de
lo negativo y su gusto de lo positivo. En Marx, ¿qué es el
dinero y la mercancía? Formas, formas abstractas pero que
se transforman en sustancialidades, en cosas pujantes; son
abstracciones pujantes, el dinero, la mercancía . . . que han
arruinado el mundo humano, que han destruido todo lo que
había de grande y de bello en él: el arte, los estilos, las cordu-
ras, todo lo que nació antes de la burguesía y del capitalismo.
No se trata solamente de la estructura de una sociedad,
sino de una pujanza destructora extraordinaria. En El Capi-
tal, de Marx, se asiste a la ruina de los artesanos, de los cam-
pesinos, por la mercancía y el dinero literalmente
desencadenados en el capitalismo. y por la acumulación ca-
pitalista. La burguesía no orea esas condiciones, dice Marx;
las utiliza. Su reverso, su contra parte negativa, es el proleta-
riado y la proletarización que lo anuncia, que lo precede, que
lo funda, aunque evidentemente el proletariado no se hace
clase para sí, y clase obrante, más que después de la burgue-
sía. En Marx hay pues una doble aprehensión de la totalidad:
la totalidad se aprehende por la constatación y por la con-
testación. En la constatación, Marx descubre la forma de la
mercancía, desplegada hasta devenir sustancialidad, la poten-
cia réifiante de este mundo; descubre asimismo las autore-
gulaciones de la sociedad capitalista que le impiden caer a
pedazos, convertirse en una polvareda de iniciativas priva-
das. Esta autoregulación, la tendencia a la formación de la
tasa de beneficio medio, esta es la constatación. Está tam-
bién la contestación, la crítica radical, la perspectiva revolu-

173
HENRY L EFEBVRE

cionaria en el devenir histórico, la acción, primero espontá-


nea y enseguida organizada, de la clase obrera.
Por consiguiente, Marx es un pensador de la negativi-
dad. ¿Pero el arte y la literatura? Ahora llegamos a eso.
Hubo grandes épocas del arte y de la literatura. Esas
grandes épocas tienen numerosos rasgos, numerosos carac-
teres. Uno de entre ellos me parece siempre omitido en esas
grandes épocas del arte y la literatura. ¿Es que no habría una
especie de fiesta fúnebre en honor de un pasado abolido, en
honor de una época que acabó? Gran fiesta que procede,
como todas las fiestas fúnebres, a la liquidación de ese pasa-
do, no sin ceder a la nostalgia, y que, además, comporta una
cierta inadaptación al cambio y una problemática respecto de
ese cambio. ¿La tragedia griega? Pero eso fue una fiesta fú-
nebre en honor de las costumbres patriarcales o matriarcales,
en honor de los dioses agonizantes, en honor de la ciudad
amenazada, luego perdida. En los siglos XVI y XVII, ¿no
fue acaso el arte una fiesta en honor de la época de las rela-
ciones directas de persona a persona? Estas relaciones vio-
lentas pero transparentes, las de la sociedad medieval, ¿no
podemos hallarlas en Cervantes y en Shakespeare? ¿El clasi-
cismo francés? ¿Es que no fue acaso una fiesta fúnebre en
honor de todo lo que hubo antes del Estado y el poder ab-
soluto? ¿En honor del tiempo en que los dioses estaban im-
pedidos de hablar, Dios o los dioses? Y el romanticismo, ¿no
ha sido la fiesta de la nostalgia, del hombre noble y de todo
lo que hubo antes de la burguesía y el capitalismo? ¿Es que
no hubo también en la poesía romántica un gran himno en

174
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

honor de la belleza agonizante? Sabemos que Rimbaud re-


gistró la muerte de la Beldad antigua.
No hubo solamente esto en el arte, no sólo tuvo su
costado negativo. Contuvo mucho de positivo. En el arte, lo
actual se expresa y se significa, luego hay también proposi-
ciones de porvenir, proyectos. La parte negativa, compleja
en sí misma, hecha de nostalgia, de miradas hacia atrás y de
grandes fiestas, ¿no fue no obstante un elemento importante
de todo arte y de toda literatura? Recordaría brevemente la
teoría hegeliana de la muerte del arte; es conocida, es célebre
y poco estudiada. Según esta teoría, que se halla en la Estéti-
ca y también en la Fenomenología del Espíritu de Hegel, no
hay solamente absorción del arte en la religión, del arte y de
la religión en el sistema filosófico político (es decir, el hege-
lianismo). Está la idea de que el arte vive y como todo lo que
vive, desaparecerá después de una historia que comportará
una ascensión y una decadencia. El arte, como todo lo que
existe, será sobrepasado... Pero hay algo más preciso aún en
la tesis hegeliana: la idea del romanticismo como apogeo del
arte, como esplendor del arte y al mismo tiempo como
anuncio de su fin. Resumiendo el pensamiento hegeliano,
diría que la muerte del arte se anuncia en el arte de la muerte,
en el arte que tiene por tema fundamental la muerte.
La idea que he propuesto es bastante diferente de la de
Hegel, aunque se inspira en ella. Os presentaré tesis sobre el
arte y la vida cotidiana. No son acaso solamente tesis sino
articulaciones entre el estudio de las obras de arte y la so-
ciología.

175
HENRY L EFEBVRE

PRIMERA TESIS:

La vida cotidiana se establece y se fija en el mundo mo-


derno; se sitúa cada vez más como un nivel de realidad en la
real. Se hace a la vez funcional y estructural; no está unida,
pues se trata a la vez de la vida del trabajo, de la vida privada,
de la vida en la habitación, de la vida en los ocios. Está de-
sunida y al mismo tiempo es monótona, puesto que en todos
esos sectores hay pasividad, no-participación, espectáculo
generalizado, impotencia en particular también en la vida del
trabajo como en la vida privada y en los ocios. Esta cotidia-
nidad es, por consiguiente, cada vez más inaceptable. La
contestación de lo cotidiano es hoy solamente poner en
cuestión la cultura, el conocimiento, la política, es decir, reu-
nir la totalidad y jugar el papel que ha jugado la negatividad
en el pensamiento de Hegel y de Marx.

SEGUNDA TESIS:

Antes, la vida cotidiana estaba integrada al arte, a lo sa-


grado, a la religión, o bien, si se lo quiere, el arte se integraba
en lo cotidiano, penetraba en él. Los objetos más humildes
tenían una marca, la del conjunto de la sociedad, la del arte.
Antiguamente, con las reservas que puedan hacerse con esta
nostalgia (y yo os ruego no atribuirme un "pasatismo"), anti-
guamente, los más humildes objetos, una cuchara, un pote, el

176
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

armario, el cofre, tenían la marca de alguna cosa mucho más


general que la de la mano del artesano.

TERCERA TESIS:

Este estilo que penetraba la vida cotidiana, difiere de la


cultura (de eso que llamamos "cultura").

CUARTA TESIS:

La cultura con sus aspectos, el arte y el esteticismo. la


moral y el moralismo, las ideologías como tales, acompañan
la cristalización de la cotidianidad en el mundo moderno.

QUINTA TESIS:

En estas condiciones, la cultura se escinde en dos par-


tes: la cultura de masa y la cultura de la élite. La cultura de
masa se extiende al nivel de lo cotidiano, penetra allí por la
radio, por la televisión, por el disco, pero no lo transforma,
no lo transfigura; le deja sus caracteres de monotonía y de
pasividad; no hace con ello una unidad, no le confiere un
estilo.
En cuanto a la cultura de la élite, es un arte experimen-
tal, un arte de vanguardia, una literatura de vanguardia, inac-

177
HENRY L EFEBVRE

cesibles, irreductibles a la cultura de masa, pero exteriores a


la cotidianidad.

SEXTA TESIS:

El arte como tal atraviesa una crisis y una mutación ra-


dical a través de esta escisión que acabo brevemente de indi-
car y que es destructora para él.

SEPTIMA TESIS:

El arte exterior a lo cotidiano desaparecerá, el arte pasa-


rá al servicio de la cotidianidad para metamorfosearla,, para
cambiarla realmente y no para transfigurarla idealmente.
Permitirá crear lo viviente y vivirlo en lugar de escribirlo o
de figurarlo, y para eso se servirá de todos los medios pues-
tos a su disposición por la estética, comprendida en ésta la
música, la pintura y sobre todo la arquitectura.
He aquí la última tesis. Volvería acaso a ella, si vosotros
queréis, en la discusión, pero quiero dar un ejemplo. Una
música de Stockhausen no significa más nada, no expresa
más nada, pero construye un tiempo y un espacio de los
cuales se sospecha que pueden devenir espacio y tiempo de
una vida concreta. Se puede, sirviéndose de la música, de la
arquitectura, de la pintura, crear alguna cosa mejor que una
decoración o que un cuadro. alcanzar una transfiguración,
una transformación de la vida cotidiana. Este es el destino, la

178
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

vocación de un arte que no será más eso que llamamos el


arte y que pasará por mutaciones que está en tren de sufrir,
por otra parte. Se vivirá en lugar de mirar o de escuchar
obras exteriores a la vida. La misma noción de obra está en
tren de transformarse bajo nuestros ojos, con nosotros.
Nuestra obra, esa será nuestra vida con todos los medios a
su servicio, todos los medios de la técnica, todos los medios
que aún están asignados hasta el presente a lo que se llama
todavía el arte.
Consideremos, para comenzar, la cultura de las masas.
Es un consumo devorador en escala gigantesca. Vive de co-
mer, de destruir; el arte, la literatura pasada, los estilos, por
otra parte desasidos de su condición y de su vida propias.
Consume todo lo que fue bello y grande, y lo destruye; lo
aniquila. De hecho, en la sociedad tal como es, la transforma
en mercancía pero bajo una forma que no es la de la mer-
cancía clásica, la mercancía analizada por Marx: bajo una
forma "bella", la, del puro espectáculo. Es pues una aliena-
ción diferente de la reificación, que por otra parte no supri-
me la reificación, sino que se superpone a ella. Con la forma
generalizada de la compra y de la venta algo más que la cosa
acaba de instalarse: la forma de la mirada, fantasmal, fantas-
mática, la pura mirada sobre un puro espectáculo. En el cine,
en la televisión, el puro auditor pasivo no hace música sino
escucha; el espectador puro mira sin objeto y sin fin. Esto
produce seres humanos extraños, a la vez pesadamente con-
cretos y terriblemente abstractos, simulacros generalizados.
Después de esta ojeada rápida sobre el arte de la masa, vea-
mos el arte propiamente dicho.

179
HENRY L EFEBVRE

Hay una literatura de ensayo, de un prodigioso interés,


por otra parte, que jamás renuncia a hallar un auditorio y una
audiencia amplias y que va a ellos, pero cayendo en lo co-
mercial y dejándose captar por el orden existente. El ejemplo
más característico es el surrealismo. Me gustaría recordar al
respecto a Rimbaud, cuya vida ha sido ejemplar y simbólica:
el grito poético y luego el silencio. Pero sobre lo que yo quie-
ro insistir es acerca de lo que pasó alrededor de 1910. En ese
momento, hay una destrucción de todos los sistemas de refe-
rencias. ¿Por qué? Esto no está aún muy claro. Simultánea-
mente, desaparecen la línea del horizonte y el espacio
perspectivo (es la época de las primeras telas de Kandinsky,
en que la perspectiva y la línea del horizonte desaparecen) y
el sistema tonal (El Tratado de armonía de Schönberg apare-
ce en 1913). Es el momento en que la referencia a lo real y a
la realidad se borra y desaparece (la poesía de Apollinaire).
¿Qué es lo que ha pasado? Nuevas técnicas entran en la
práctica, la luz eléctrica, los aviones, todo lo que queráis, el
motor, el automóvil, la velocidad; pero también nuevas rela-
ciones sociales se imponen; el capitalismo concurrencial,
analizado por Marx, desaparece para dejarle el lugar al capi-
talismo de monopolio. Aquí desearía emitir una hipótesis,
simplemente una hipótesis, y lamento mucho que Roland
Barthes no esté aquí para discutirla. ¿Es que no habría en ese
momento, hacia 1910, por razones muy profundas, una
ruptura de la antigua relación aparentemente indisoluble
entre los significados y los significantes, entre la denotación
(lo real designado) y la connotación? ¿Es que los signos no
permanecen unidos a lo cotidiano, cuando los significados

180
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

demoran o por el contrario se modifican enseguida de las


transformaciones técnicas y sociales? ¿Es que no habría un
desajuste en esta época entre significados y significantes? El
arte y los artistas, los poetas y los literatos, se establecieron
en el significante. Sería curioso seguir desde este punto de
vista una relación muy precisa entre signos significados-
significantes y por ejemplo el cuerpo de la mujer después
digamos de las primeras obras de Picasso hasta las obras
expuestas este año. Se ve según creo cómo la ruptura se
acentúa en el signo entre el significante y lo significado, có-
mo hay una sobrecarga de significantes, cómo esta ruptura se
acompaña de una especie de creciente crueldad para el signi-
ficado que, por otra parte, se aleja, que está sin cesar en otra
parte, invocado y retomado con una prodigiosa habilidad. Lo
que yo quiero decir, es esencialmente que, una vez cumplida
la ruptura en el signo entre los significados y los significan-
tes, algunos se instalan en los significantes cuando los signi-
ficados se alejan. Ellos profundizan la destrucción de una
relación que parece indisoluble y fundamental. De inmediato
viene el dadaísmo, y nosotros sabemos que el dadaísmo es
una fecha importante; con esas dos pequeñas palabras "da-
da", en 1917, a fines de la primera guerra mundial, verdade-
ramente el arte, el pensamiento, la literatura modernas se
manifiestan. Hay una efectiva ruptura. El dadaísmo es a la
vez una rebelión, una negación global de la literatura y del
arte, una negación de la vida burguesa, una tentativa de re-
volución verbal y solamente verbal pero total a su manera. Y
luego, viene el surrealismo. La línea es continua: dadaísmo,
surrealismo, letrismo. El surrealismo al principio es una re-

181
HENRY L EFEBVRE

belión total contra el lenguaje, contra la literatura, contra el


arte. ¡ Abandonar todo! ¡ Destruir todo! Luego, solamente,
hay una especie de restitución de valores (de los valores clá-
sicos, admitidos) que conduce a Aragón a convertirse en lo
que ustedes saben y a Bretón a redevenir, contra su primera
inspiración, un hombre de letras en el sentido habitual de la
palabra.
Después, hay otras tentativas de antipoesía, o de a-
literatura, para hacer enseguida literatura. El éxito llega
cuando se vuelve a las formas habituales y clásicas. Se co-
mienza por el anti-teatro, para hacer enseguida teatro. El
ejemplo de Ionesco es particularmente notable puesto que
ahora está cerca de convertirse en un autor oficial y "clásico"
aunque haya comenzado con el anti-teatro. Este camino del
éxito es duro, duro para la inspiración.
Esto sería entonces mucho más verdadero si considerá-
ramos las artes plásticas o la música. Cuando se escucha un
concierto de música concreta, lo que se pregunta primero es
en qué se convierte la noción de obra, puesto que el ejecu-
tante es un técnico, un ingeniero del sonido. Uno se pre-
gunta dónde están las categorías habituales de expresión y de
significación, puesto que no hay más expresión ni significa-
ción. Tengo la impresión de que Boulez hace lo que han
hecho los otros: ha comenzado por hacer anti-música y ha
terminado por hacer bella v buena música con muchísimo
éxito.
Ciertos héroes del arte quieren crear positivamente, no
ser destructores; ahora bien, ocurre que ellos destruyen tanto
el objeto como el sujeto, tanto el equilibrio como el drama.

182
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Si queréis, para dar nombres, pensad por una parte en Joyce


o en Kafka, y por otra, en las interminables descripciones de
objetos. Unos dramatizan demasiado, otros desdramatizan
exageradamente. Yo me pregunto (siempre a título de hipó-
tesis) si el divorcio entre los significantes y los significados,
entre el equilibrio y el drama, entre el objeto y el sujeto, no
sería un hecho sociológico.
Junto a aquellos que se pretenden creadores y construc-
tivos y cuya línea converge en el "nouveau roman", está la
línea de los negativos que se continúa. Yo lo he dicho en
muchas oportunidades y me permito repetirlo aquí. La obra
característica de nuestra época, al menos según mi interpre-
tación, es Artaud y no Robbe-Grillet, es Beckett con esta
especie de autodestrucción de la obra misma. Quien ha visto
a Madeleine Renaud emergiendo de un montón de escom-
bros y recitando un texto en el cual todo está escarnecido,
incluso el teatro; quien ha visto eso, no lo olvida más.
En la alineación de los negativos, quiero hacer un lugar
muy especial a Malcolm Lowry, cuya novela Audessous du
volcan me parece una de las obras más ricas de estos últimos
años. Pero se han de presentar algunas objeciones: ¿y el so-
cialismo, y el realismo socialista? Todo ocurre como si la
misión histórica (y yo “caricaturo” voluntariamente) del so-
cialismo fuera la de llevar al arte a su fin, puesto que las
obras llamadas realistas-socialistas tienen acaso un valor de
propaganda pero ningún valor artístico. De tal modo que en
el gran escenario de la destrucción y de la autodestrucción
del arte, el realismo socialista (con riberas o sin riberas) me
parece que está en los primeros lugares.

183
HENRY L EFEBVRE

El último punto capital ( finalmente, creo que no he to-


talizado los cuarenta minutos; he abreviado y condensado de
tal modo, y he tenido miedo de caer bajo el golpe de la cen-
sura), el último punto capital es éste: rehuso tomar aquí po-
sición en la cuestión del lenguaje, de su lugar en la ciencia y
en el conocimiento. ¿El lenguaje sería el prototipo de la inte-
ligibilidad? ¿Es un reflejo más o menos incierto de una histo-
ria y de una sociedad? Rehuso aquí tomar partido en esta
discusión; lo importante, es que nosotros asistimos simultá-
neamente a una especie de fetichización del lenguaje y a su
disolución. El lenguaje está fetichizado; se lo considera como
una especie de absoluto, como la fuente no sólo de la inteli-
gibilidad sino de la vida social. Todo consistiría en el len-
guaje. Sería preciso dirigirse al lenguaje para resolver todos
los problemas. Este fetichismo no data de estos últimos
años, de la obra de Lévi-Strauss o de la obra de Saussure. Se
remonta a L'Alchimie du Verbe, por la cual los poetas se
figuran transfigurar poéticamente, metamorfosear lo real, es
decir la vida cotidiana. Este fetichismo es pues muy viejo. Va
junto precisamente con la ruptura entre los significantes y los
significados que yo invocaba hace poco. Paul Valéry, en su
conferencia inaugural en el Colegio de Francia sobre la histo-
ria de la literatura, dijo expresamente que es menester reha-
bilitar y reinterpretar las figuras de retórica.
Hay entonces un fetichismo del lenguaje y al mismo
tiempo una extraordinaria disolución del lenguaje bajo los
golpes más variados: los medios audiovisuales, una utiliza-
ción virtuosa y acrobática del lenguaje. Estas son a veces los
mismos que fetichizan el lenguaje y que lo destruyen, por

184
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

ejemplo ese hombre prodigiosamente inteligente que es Ra-


ymond Quéneau y que dirige el grupo "Oulipo" y practica el
arte combinatorio. Ustedes habrán visto los millones o mi-
ríadas de sonetos obtenidos con la combinación de alejan-
drinos que pueden agruparse arbitrariamente. Es el mismo
que escribió Zazie dares le métro. La primera línea: "Dou-
cékipudonktan" es ya el asesinato del lenguaje.
Simultáneamente, hay un fetichismo de la comunica-
ción. ¡ Ah! ¡ Cómo se afanan por la comunicación en el mo-
mento en que cada uno se da cuenta que está solo y que no
hay comunicación! ¡ Qué extraña es esta simultaneidad de la
soledad y del estudio de las comunicaciones! Acaba de apa-
recer una revista que se titula Aléthéia, editada por gente
joven. Allí se lee acerca de los films de Resnais: "Muriel es el
fresco lírico e irónico de una ciudad, de su malestar en el
momento del referendum. ¿Ese malestar?.. . Un universo de
la palabra en ruinas, un montón de grumos y de lugares co-
munes sobre el cual zumban millares de palabras justificado-
ras, mentiras de combinards, un universo de la palabra que
no se puede volver a contar, donde cada frase tiene el acento
de la disputa (lo que Resnais señala con cambios bruscos de
planos después de una frase, o por un silencio), seres desa-
nudados por ese lenguaje a la deriva". Este análisis de un
film por gentes muy jóvenes es muy pertinente. Destrucción,
¿pero destrucción de qué? De la vida burguesa misma, por
falta de haber podido crear otra cosa. Autodestrucción, pero
autodestrucción del arte mismo, intimado a crear otra cosa,
es decir, a transfigurar la vida cotidiana. Estos dos aspectos:
autodestrucción v destrucción me parecen complementarios

185
HENRY L EFEBVRE

y solidarios en el cuadro que les doy bajo el signo de la nega-


tividad.

186
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

DISCUSIÓN

Sr. Goldmann
Lefebvre es un pensador que conocemos todos, por el
cual tenemos mucha estima y queremos, pese a las reservas
que su pensamiento inspira a algunos de nosotros. Lo esen-
cial de esas reservas se vincula con el hecho de que, cada vez
más, en él, ,el filósofo romántico se le adelanta al hombre de
ciencia. En la exposición que acabamos de oír, hay muchos
análisis interesantes; yo temo no obstante que están a menu-
do falseados por esta perspectiva romántica. En lo que me
concierne, no se ha actuado jamás con el propósito de negar
la negatividad, sino de oponer a los filósofos de la pura ne-
gatividad que son románticos, como a la pura positividad,
entre los cuales podría citar a Lévi-Strauss, por ejemplo, los
filósofos dialécticos que jamás han separado negatividad y
positividad. Para todo pensador dialéctico, estructuración y
desestructuración no son en efecto dos procesos diferentes
sino dos aspectos complementarios de un único y mismo
proceso. Todo devenir significativo destruye las estructuras
antiguas para construir nuevas. En la clasificación de Le-
febvre, destaco al menos tres nombres que él pone injusta-
mente al lado de la pura negatividad: quiero hablar de
Goethe, Hegel y Marx. Lefebvre mismo acaba de hablar del
amor de Hegel por la positividad, y precisamente, en ese
pensador la negatividad no está encarada más que como un
elemento de progreso que permite a las positividades supe-
riores afirmarse. Es evidentemente la misma cosa en lo que

187
HENRY L EFEBVRE

concierne a Marx y todos los pensadores dialécticos. Y es


aun verdad en lo que concierne a Goethe, cuyo Fausto no es
un puro agente de la negatividad, sino lo contrario. Fausto
no ha recurrido a Mefistófeles más que para encaminarse
hacia Dios. Cada vez que nos hallamos frente a un pensa-
miento dialéctico, es preciso comprender bien que no existe
separación radical entre positividad y negatividad.
Es a partir de aquí que yo deseo volver sobre ciertos
análisis de esta exposición. Es preciso preguntarse cuáles son
las condiciones precisas en las cuales nace el arte moderno.
No se trata de saber qué es lo más grande de Beckett o de
Robbe Grillet, sino de saber qué visión concreta se expresa
en la obra de cada uno de ellos. Creo que es necesario efecti-
vamente poner a Beckett en relación con el existencialismo y
el largo período de la crisis del capitalismo, aun cuando
Robbe-Grillet se sitúa ya más allá, en la época del capitalis-
mo de organización, de una sociedad que se ha construido
un universo global, racional, objetivo y a-humano. La sim-
patía de Lefebvre por Beckett no es más que un fenómeno
subjetivo que puede comprenderse, pero la búsqueda positi-
va no puede eliminar a Robbe-Grillet más que a Beckett. El
hombre de ciencia no trata de cerrar los ojos ante el desor-
den o el romanticismo; trata simplemente de saber a qué está
ligado el fenómeno que estudia, en qué condiciones se pro-
duce, en qué momento está en tren de ser superado o, por el
contrario, reforzado. Hay momentos en que la negatividad es
más fuerte v no se advierte en ella esperanza positiva, y otras
en que es por el contrario el elemento constructivo, positivo,
el que domina. Es una cuestión de análisis sociológico. Para

188
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

retomar otros ejemplos, citados por Lefebvre, nadie niega


que en la obra de Shakespeare haya un lamento por los valo-
res feudales, pero allí se halla también la representación de
los hombres nuevos, que pertenecen a un mundo en tren de
nacer pero que son desdichadamente aún inactuales (Fortin-
bras, Banquo), hombres nuevos que reunirían los caracteres
positivos del mundo feudal y del mundo moderno. Hay en el
clasicismo francés acaso también una actitud positiva ante
los valores existentes. Y para citar un ejemplo que se relacio-
na con nuestras búsquedas, un miembro de mi equipo ha
hecho un análisis estructural muy extenso y muy celebrado
de Muriel, integrando precisamente el factor de negatividad
en las estructuras nacientes que implican la destrucción de
las estructuraciones antiguas, anteriores.
En conclusión, me parece tan subjetivo y negable hacer
de la negatividad el valor esencial del devenir y del progreso
como querer eliminarla en nombre de la positividad. El pro-
blema está en integrar una en la otra en una comprehensión
tan adecuada como posible de la realidad.
Sr. Sanguinetti
Me parece que, tanto en la Introduction á la Modernité
como en lo que acaba de decir Lefebvre, se manifiesta la
ilusión de que en un cierto momento de la historia, las for-
mas del comportamiento cotidiano han sido integradas en la
vida cultural. Ahora bien: yo me pregunto si hubo realmente
un solo período histórico en Europa occidental, desde la
época friega, en que la cotidianidad fue integrada de una
manera o de otra por la v ida cultural o por las obras cultu-
rales.

189
HENRY L EFEBVRE

Por otra parte, para retomar un análisis particular, me


pregunto si esas formas nuevas posibles de la vida cotidiana
de las que habla Lefebvre, ¿podrían hallar su equivalente en
una obra tan formal como la de un Stockhausen? Usted ha
dicho: Stockhausen crea un universo a partir del cual una
vida cotidiana podría acaso aferrarse. Me pregunto si hay
verdaderamente una relación cualquiera entre la cotidianidad
y el universo de Stockhausen.
En la perspectiva que Goldmann acaba de introducir se
plantea evidentemente un gran problema. Acaso Lefebvre
haya sido particularmente sensible a un elemento del todo
nuevo, cuando dice: Nosotros negamos el universo burgués,
los modos de comportamiento burgueses, pero no tenemos
con qué reemplazarlos. Es evidente que nuestra crítica de-
semboca en el vacío, si no tiene nada que proponer y que la
negación de las formas burguesas engendra un llamado hacia
alguna otra cosa que no podemos todavía definir.
Según Goldman, esa otra cosa distinta aparecerá necesa-
riamente en el curso del desarrollo del proceso de un pen-
samiento dialéctico. Pero es posible imaginarse también una
realidad totalmente nueva todavía desconocida y que no
tendría nada de común ni con formas de pensamiento estáti-
cas ni siquiera con los procesos dialécticos, en una palabra,
alguna cosa que sería radicalmente original e imprevisible.
En esta perspectiva, se podría reprochar a Goldmann querer
llevar las conclusiones de Lefebvre al cuadro de pensamiento
y a la problemática del siglo XIX.
Sr. GoldmannYo no he dudado jamás de la posibilidad
de aparición de alguna cosa radicalmente nueva. Pero sim-

190
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

plemente digo que la lógica dialéctica es un cuadro formal


del devenir, no creo que lo radicalmente nuevo pueda ser
otra cosa que un proceso de estructuración de nuevas es-
tructuras al mismo tiempo que una destructuración de las
estructuras antiguas. Y es en este sentido que me rehuso a
colocar a pensadores dialécticos como Hegel, Marx o Lukács
al lado de la pura negatividad o al lado de la pura positividad.
Sr. Lefebvre
De una manera general, la idea de una crítica de la vida
cotidiana es a la vez muy simple y bastante difícil de aceptar
porque, en el fondo, todo el mundo oculta a la vida cotidia-
na. Los estudiantes no están en ella aún, los intelectuales la
eluden y aquellos que están metidos en ella, digamos las
mujeres, sobre las que recae el peso de la cotidianidad, pasan
su tiempo en metamorfosearla ficticiamente, y es todo el
análisis de la prensa femenina y de la prensa sentimental, etc
. . . Sé que hay algunas dificultades. En lo que concierne a la
situación actual, creo en efecto que los pensadores más
comprensivos fueron Hegel y Marx; hoy se ve separar los
puntos de vista que ellos han unido perfectamente. (No digo
que hayan efectuado la "síntesis", palabra filosófica o meto-
dológicamente negable). Se ve a hombres como Gurvitch o
Sartre quedarse con la efervescencia, los agrupamientos, la
libertad en el sentido subjetivo de la palabra, en tanto que
otros, como Lévi-Strauss retienen los equilibrios, los mo-
mentos de estabilidad en la historia. En Hegel y Marx se ven
ambos puntos de vista. Una potencia creadora produce seres
que disponen de un equilibrio, de una autoregulación, que se
mantienen, sin que el devenir les lleve todo enseguida. Vivi-

191
HENRY L EFEBVRE

mos a la sombra de Hegel y de Marx, y pensadores eminen-


tes se dividen los despojos y los fragmentos del hegelianismo
y del marxismo sin haber aún alcanzado su plenitud meto-
dológica y teórica. Pero con relación a un pensamiento que
insiste de tal modo sobre la estructura, es decir, sobre cons-
tataciones positivas, sobre equilibrios, sobre autoregulacio-
nes, me veo obligado a restablecer perpetuamente la
negatividad en sus derechos. Insisto en ello. Es una posición
a la vez polémica (es decir subjetiva) y objetiva y teórica (es
decir, insertando el pensamiento dialéctico en la coyuntura
actual). Por eso yo insisto. De tiempo en tiempo, aparece en
lo que dice Lucien Goldmann algo curioso; recuerdo que
Beckett o los letristas o los surrealistas representan urca lí-
nea, la de la negatividad. Goldmann ha hablado de "desor-
den", cuando se trata de algo más que de un desorden. Si se
acepta la noción de negatividad, se trata de algo mucho más
profundo que un desorden. Se trata de algo profundamente
creador bajo las apariencias de la negación. Por eso he ad-
vertido al comicazo que esta apología de la negatividad no
era ni la apología del desorden ni la de la destrucción, sino
de lo que crea en profundidad. Yo sé que Goldmann no
aprecia esta palabra "profundidad" para designar lo que pasa
bajo las apariencias. Es un primer punto bastante importan-
te. Se me ha preguntado: ¿quién ha intentado asumir lo coti-
diano? Cada uno de nosotros trata de asumirlo hasta el
momento en, que va no anda más o en que se busca la rup-
tura. Triste historia. ~A ese respecto podrían escribirse in-
numerables relatos. La innovación de Balzac con relación a
Sthendal, ¿no sería esta idea de una cristalización de lo coti-

192
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

diano y de las gentes que están obligadas a vivir en lo coti-


diano? Un hombre, Balzac, trata de describirlo mostrando
incluso que eso está vivo y que es interesante. Ahora bien,
eso cotidiano no tiene belleza. La belleza, según mi entender,
termina con Stendhal y la categoría de lo interesante empieza
con Balzac. Eso cotidiano asumido, cargado con todo lo que
eso comporta, no es bello, es trivial; no es incluso feo, no es
bello ni feo; hay gentes que lo asumen, gentes que son inte-
resantes, . . . el paso de la categoría de lo bello a la de lo inte-
resante . . . Me gustaría desarrollar este punto. ¿Stockhausen?
A título de ejemplo. Yo he sido extremadamente impactado
por Stockhausen. Tengo la impresión, una vez más, que
"eso" no significa nada, que "eso" no expresa nada, que
"eso" no se relaciona con las categorías de expresión y de
significación y no obstante "eso" construye algo. Yo escuché
en Knokke-le-Zoute, hace seis meses, una larga composición
de Stockhausen; grandes masas, grandes paquetes musicales,
luego una lenta ascensión, en espiral, sonidos extremada-
mente graves hasta sonidos muy agudos, y luego un descen-
so. Tuve la impresión que se creaba no una decoración, en la
cual podrían ocurrir cosas, sino un medio espacial y temporal
todavía vacío, en el cual se podría haber pasado sin aconte-
cimientos, no sé qué encuentros de amistad o de amor. Tra-
taba de basar esto sobre el análisis de las obras recientes. La
música concreta no se produce arbitrariamente, procede de
la disolución de la música y de la armonía clásicas, de un
cierto agotamiento de la música serial, de un análisis técnico
y estético del ruido. Tiene razones más profundas, incluso si
destruye la música, incluso si es ya otra cosa distinta que

193
HENRY L EFEBVRE

música. Tengo la impresión de que esta música tiende a po-


nerse al servicio de algo que yo llamo la cotidianidad, para
metamorfosearla, transformarla, y aun la pintura y sobre
todo la arquitectura. Le Corbusier está ya lejos. Se quiere una
arquitectura que construya no solamente una decoración
exterior, sino literalmente un medio para las invenciones,
para las creaciones de la vida, es decir, una vida que sería de
lo vivido y al mismo tiempo se liberaría de los cuadros de la
cotidianidad. Yo mismo he participado en la construcción de
un plan de una ciudad lúdica en la cual los elementos lúdicos
estarían en el centro de la vida real y en la cual los elementos
"trabajo-residencia" serían periféricos unidos por las cone-
xiones y donde, en consecuencia el elemento lúdico deven-
dría fundamental. Quiero dejar esto bien sentado: no todo es
tan utópico para la civilización del ocio, en la que no. esta-
mos aún pero que se anuncia. Extrapolo un poco con rela-
ción al presente.
Sr. Sanguineti
Confieso que no veo muy bien cómo usted establece un
lazo entre la negatividad y la cotidianidad. Creo por el con-
trario que la negatividad del arte moderno es también una
destrucción. de la cotidianidad y esto me parece particular-
mente evidente en el caso de Beckett, donde yo distingo una
especie de negatividad absoluta de la cotidianidad. Creo por
otra parte que es en la medida en que una pieza como ¡ Oh,
los bellos días! va en camino de que pueda ser fácilmente
recuperada por el público actual.

194
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Sr. Lefebvre
¿Qué es lo que es y no es recuperable, hoy? Me parece
bien hacerme mal; siempre tengo la impresión que voy a ser
recuperado, absorbido. Me disculpo por hablar de mí, pero
os aseguro que no me preocupo por no ser "recuperado",
absorbido, asimilado por la Universidad, por la sociedad
burguesa.
Por supuesto, no hago un elogio incondicional de la vi-
da cotidiana, no soy de esos espíritus ingenuos y esas bellas
almas que encuentran toda la riqueza en lo cotidiano, aunque
ella esté allí, pero singularmente ahogada o rota. Beckett es la
negación frente a frente de lo cotidiano y la negación des-
tructora. No es por otra parte a Beckett a quien me dirigiría
para buscar las primicias de un arte transformador de la coti-
dianidad. He tomado como ejemplos la música v la arqui-
tectura. Beckett, en la medida en que es la negatividad
integral, es también la negatividad aplicada no solamente al
arte, no solamente al discurso, sino también a la cotidiani-
dad.
Sr. Sanguineti
Sí, pero yo no veo muy bien la relación entre su roman-
ticismo, si lo quiere, y la promoción de la cotidianidad; creo
que hay, por el contrario, una especie de ruptura.
Sr. Lefebvre
Estoy muy cansado. Tengo la impresión de ser el perro
que se hubiera atado él mismo una cacerola a la cola, cuando
se me habla de romanticismo; pienso que soy un analista y
pienso que la noción de negatividad es tan científica como la
de lo "Positivo". Eso es lo importante. La noción de negati-

195
HENRY L EFEBVRE

vidad es tan científica como la de la positividad; la contesta-


ción es tan real y científica como la constatación. Es el mo-
vimiento mismo que comporta estos dos aspectos: negación
y construcción o creación. Pero lo más profundo, para
nuestra época, es la negatividad.
Un participante
Quisiera romper una pequeña lanza en favor de lo que
acaba de decir Henri Lefebvre. Me pregunto si esta negativi-
dad, en la cual él ve una característica de nuestra época, no
es una característica del arte y la literatura de todas las épo-
cas; acaso, con todo, hoy se manifiesta más.
Estamos aquí en una reunión de sociólogos determina-
dos a alcanzar resultados positivos; consideramos que el arte
posee un contenido, una forma, totalmente reducible a ele-
mentos de explicación o que por lo menos debemos tratar
de reducir totalmente a esos elementos. La creo una hipóte-
sis de trabajo indispensable, necesaria; es preciso buscar, si
no las causas, por lo menos las funciones de la obra de arte.
Pero por otra parle, me pregunto si olvidando la existencia
de una negatividad acaso irreductible a toda explicación, no
se corre el riesgo .algunas veces de extraviarse y considerar al
arte como un simple reflejo, cuando por el contrario, puede
ser una apertura, una superación, una búsqueda. Tengo la
impresión de que hay en el hombre algo irreductible a todas
las explicaciones y que esta irreductibilidad se manifiesta
precisamente en el fenómeno del arte. Por ejemplo, veo muy
bien cómo las coyunturas sociales y políticas pueden influir
sobre ciertas estructuras de la obra, ciertas maneras de tratar
la intriga, etcétera. Pero por otro lado, me pregunto si los

196
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

autores, que han escrito tal o cual novela, estaban verdade-


ramente animados por tales preocupaciones políticas. Ya que
si ellos estaban animados de tales preocupaciones, ¿puede
preguntarse por qué han escrito novelas y no tratados de
política o algo análogo, obras de historia, panfletos, etcétera?
Y bien, pienso que han elegido escribir novelas en la medida
en que el arte permitía no sólo expresar cierta realidad de su
tiempo sino también rehusar esta realidad, proclamarse dife-
rentes, en la medida en que la negatividad obra en ellos y
hace de ellos de alguna manera sus instrumentos.
De otro modo, esto puede expresarse de la manera si-
guiente: el arte siempre ha tenido una relación con lo sagra-
do, es decir, con un mundo trascendente, un mundo de los
dioses, un inundo que nos sobrepasa. En el momento en que
ese mundo trascendente comienza a faltar al arte, se produce
evidentemente un vacío, pero el arte no guarda menos por
eso siempre su vocación, su designio de trascendencia. Lle-
garemos al fin al hecho de que la negatividad está puesta de
relieve mas que en otras oportunidades, más que en las épo-
cas en que el arte, antes que nada, estaba cargado de conte-
nido. Creo que Roland Barthes tuvo ayer una fórmula
extremadamente justa: dijo que lo que distingue al arte de
otras expresiones verbales es el hecho de que el contenido
está allí siempre puesto en entredicho y aun que el contenido
del arte puede no ser otra cosa que una ausencia de conteni-
do. Y bien, esta ausencia de contenido, puede llamársela el
mundo de la mitología antigua, el mundo de la mitología
cristiana y hoy Henri Lefebvre lo ha llamado la negatividad.

197
HENRY L EFEBVRE

Sr. Lefebvre
Le agradezco, estoy de acuerdo con usted porque ha
puesto el acento sobre algo que yo he descuidado un poco.
Si se distingue, en el seno de la obra de arte, elementos, as-
pectos siempre facticios en su distinción, hay una cierta
nostalgia: hay también una expresión, una liberación y tam-
bién una proposición. Los grandes artistas han propuesto,
sugerido algo y en este sentido, digamos "proposicional", hay
una negación de lo existente, una negación a admitir, a
aceptar, a ratificar lo existente. Este es también un aspecto,
creo, de la negatividad.

198
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

CLAUDE LEVI-STRAUSS Y EL NUEVO


ELEATISMO54
I. SOBRE EL ANTIGUO ELEATISMO Y EL
NUEVO

Hoy más que nunca las controversias de los pensadores


de la Grecia presocrática guardan un sentido. Esos filósofos,
que no eran todavía filósofos especializados meditando junto
con otros especialistas los de las ciencias parcelarias experi-
mentaron o presintieron los conflictos futuros. Experimen-
taron espontáneamente, con la frescura ingenua de los
descubrimientos, algunas situaciones teóricas destinadas a
reproducirse. Así, la historia del conocimiento y la de la filo-
sofía se escriben yendo de lo actual a los orígenes v del na-
cimiento del pensamiento a la "modernidad". Agreguemos
que las analogías no pueden disfrazar las diferencias y que las
situación, s teóricas no se repiten idénticamente. Las situa-
ciones cambian y por consecuencia las categorías, los temas,
los problemas. La idea de una recurrencia en el pensamiento,

54 L'Homme et la Société", nos. 1 y 2, 39 y 4o trimestres de 1966.

199
HENRY L EFEBVRE

condición de una historicidad, no sabría volverse contra la


historia.
Los problemas de la modernidad hacen resurgir antiguas
actitudes y viejas discusiones renovadas. Hegel redescubrió a
Heráclito. Después de Hegel, Marx se religó con este ilustre
precursor; los marxistas y paramarxistas como Ferdinand
Lassalle se situaron en la misma línea. La obra v la inflmen-
cia de Nietzsche reforzaron esta tendencia a remitir al primer
plano a los pensadores de Grecia.55
En la muy famosa controversia entre los eléatas y sus
adversarios heraclitanos, ¿qué ponían en cuestión? El movi-
miento v sus modalidades, la movilidad perceptible por los
sentidos, y el movimiento cósmico. Los eléatas macaban
también a los hombres de buen sentido, como los teóricos
de las metamorfosis en la Physis.56

55 Cf. una buena exposición de este asunto en Pourquoi étudions-


nous les presocratiqies (Vers la pensée plazzétaire, por K. Axelos, El, de
Minuit, págs. G7 y ss.). Sobre la relación entre el pensamiento de
Nietzsche y el heracliteismo, cf. J. Granier: Le probléme de la vérité
dares la philosophie de Nietsche, Seuil, 1966, págs. 537 y ss. Sobre la
posición teórica de Heidegger. cf. J. Granier, op. cit., págs. 611-628.

56 Nosotros no tenemos nada nuevo que aportar filológicamente


sobre el eleatismo. Aquí, utilizamos los mismos textos que Zeller o
Bréhier en sus historias de la filosofía (cf. los trabajos antiguos, reciente-
mente editados, de Diels). Nos apoyamos sobre todo en el poema de
Parménides: "El (el ser) reo fue jamás ni será, puesto que es ahora. . .
¿Qué origen le buscarías? ¿Cómo, de dónde, habría tomado su creci-
miento? ¿De lo que no es más? ¡ Yo no te dejaría ni decirlo ni pensarlo! . .
. Es lo mismo que pensarlo y por ello hay pensamiento . . . Está acabado,
de todas partes semejante a una Esfera bien redondeada.. ." Dejemos a

200
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

El eléata Zenón fue un dialéctico prestigioso. Utilizaba


también la dialéctica objetiva, que maneja los conceptos,
como la !,,dialéctica subjetiva, que maneja argumentos, todo
cerca de la sofística y de la erística. Se servía de la dialéctica
heraclitana y devolvía contra él el arma del meditativo de
Efeso. Zenón descubre que la inteligencia que conoce (el
intelecto o razón analítica) recorta trayectorias Y trayectos en
unidades distintas y discretas: las posiciones de la flecha, el
paso de Aquiles o de la tortuga. En esta dirección, Zenón se
compromete más audazmente que los pitagóricos, que resol-
vían las cosas, los volúmenes. los espacios, en elementos
numéricos. El análisis eléatico resuelve la movilidad en seg-
mentos, en instantes, en lugares, en puntos. La flecha, a cada
instante, ocupa un lugar; Aquiles está aquí, la tortuga allá.
¿Quién lo negará? A partir de ese corte, el descubrimiento y
la construcción coinciden. El resultado es más y vale más
que los elementos que permiten alcanzarlo o construirlo. No
es »i "concreto" en el sentido de lo inmediato v de lo sensi-
ble, ni "abstracto" en el sentido de una elaboración facticia.
Los números no bastan, es menester llevar el razonamiento
hasta la identidad. Negando lo inicial, es decir, la movilidad
sensible, rechazándola hacia lo absurdo, el Eléata no muestra
solamente la identidad absoluta de lo real y de lo inteligible
(o racional); designa el camino de la perfección. Lo inmóvil

un lado las cuestiones promovidas por Heidegger y su intérprete francés,


J. Bauffret. Podríamos relacionar las discusiones entre filósofos con
aquellas que tuvieron lugar en la misma época entre los músicos. Estos
descubrían los números, la medida y la homología de las octavas (Teleion
Sustéma).

201
HENRY L EFEBVRE

es a la vez más real, más verdadero, más perfecto que la mo-


vilidad. La perfección es inmóvil. ¿Hacia dónde irá? ¿Por qué
se desordenaría? Perfecta, prototipo impecable del sistema
acabado, la esfera parmenidiana reposa en ella misma. Por
más que haya cambio, ella lo construye y lo mantiene en ella.
Que se les trace rayos no trazados hasta entonces, la esfera
no se modifica; se la confirma. La esfera es su propio fun-
damento. La nada no es absolutamente, y lo idéntico es
esencialmente. "Fuera del ser, ¿dónde hallarás tu pensa-
miento?", pregunta Parménides. La verdad y el ser, ocultos
por los fenómenos, se muestran inmutables. La verdad es
verdadera y falsa la ilusión, el error, la apariencia. El pensa-
miento piensa lo verdadero y rechaza lo falso. "¿Verdadero o
falso?" Cuando se plantea esta pregunta, el conocimiento ya
no duda. Él sabe, debe responder. Es ciencia, y la ciencia se
instala y se instaura en lo absoluto.
En cuanto a la dialéctica heraclitana, junta las ilusiones y
los errores. La dialéctica de los eléatas invade el terreno del
adversario. Es verdad que en esta argumentación el pensa-
miento inmóvil de la inmovilidad se transforma en movi-
miento pensante. Combatiendo el movimiento, Zenón lo
transfiere al pensamiento. Niega el movimiento y lo rechaza
hacia lo absurdo porque el movimiento implica una contra-
dicción interna: ser aquí y en otras hartes, aun aquí y ya en
otra parte; pasar del pasado hacia el futuro a través del pre-
sente, del pasado que no es más hacia el futuro que no es
todavía. Esclareciendo el carácter dialéctico de la transición y
de lo transitorio, Zenón fue "inconscientemente" agente de

202
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

la dialéctica en marcha; pero esta es otra historia; es la histo-


ria del conocimiento.57 No nos detendremos aquí sobre ese
rebote del pensamiento dialéctico inmanente al pensamiento
que se esfuerza en "liquidar” el movimiento dialéctico. He-
chos análogos sobrevienen en nuestros días.58
Nosotros, hombres de la segunda mitad del siglo XX,
que discurrimos en los cuadros intelectuales definidos por la
filosofía especializada (cuadros que por otra parte han esta-
llado) y que nos servimos de las categorías elaboradas por las
ciencias especializadas (categorías negadas y que no llegan a
unirse), comprendemos mal cómo los primeros pensadores
de Grecia concordaban el análisis, los conceptos, la ideología
v la acción. Separados para nosotros, o arbitrariamente mez-
clados, estos aspectos del pensamiento no se disociaban para
ellos. Podemos suponer que su crítica no alcanzaba sola-
mente a las representaciones groseras del movimiento local;
ellos veían, "inconscientemente" o no, en todas partes y más
alto. Atacaban la concepción catastrófica del devenir, esta
generalización del tiempo cíclico en el segundo término de la
cual se descubre la idea del gran Año y del abrasamiento
terminal. Más optimistas acaso que sus adversarios heraclita-
nos, los eléatas exorcisaban el tiempo. Así solamente se
comprende el tono vehemente del poema de Parménides.

57 Cf. Hegel, Hist. Mil. Edic. Lasson, págs. 309327 (Monceauz choi-
sis de Hegel, por N. Guterman y H. Lefebvre, Gallimard, págs. 315317).

58 Por ejemplo, en la lingüística, donde la prioridad acordada a la


estructura y a la forma terminó por poner en evidencia los movimientos
dialécticos inherentes al contenido.

203
HENRY L EFEBVRE

Ellos querían proteger a su patria, su ciudad y Grecia, ame-


nazadas de afuera y de adentro, contra la imagen insoporta-
ble de la decadencia y de la destrucción, y primero, contra el
consentimiento a ese destino. Conjurar la suerte, ¿no es el
sentido de esas paradojas? Lo intención y la visión de los
eléatas, comprendidas de este moda fueron políticas. Por
esta palabra entendemos, según el mejor uso, lo que con-
cierne a la vida de la Ciudad. Ellos debían entonces hacerlas
prevalecer, en Grecia y en la Ciudad griega. Por lo tanto, la
meditación heraclitana del devenir, desprovista de sentido
cívico, universal verdaderamente, estaba destinada a obse-
sionar a los ¡ partidarios del inmovilismo, a resucitar.
Es así cómo nosotros podemos hoy retomar la imagen
de un pensamiento eleático consagrándose a una abstracción
sublime, y no obstante no concebida como tal, presentada y
representada como "lo concreto". Sería muy indirectamente
que este Sistema de gran estilo, anunciador y prototipo de
los Sistemas y del fetichismo del Sistema, habría envuelto la
conciencia de los límites internos de la ciudad griega y de la
sociedad esclavista. Tal explicación, llamada "marxista", no
debería exponerse más que hallando los intermediarios por
sobre los cuales saltaran los esquemas marxistas habituales y
los pasos corrientes de la explicación.
Así se constituyó v se perpetuó, a través de la filosofía
griega (comprendidos Platón y Aristóteles) una ideología.
Volvamos a los argumentos de los eléatas. Fueron suti-
les, convincentes, rigurosos. ¿En qué medida aparecían co-
mo paradojas? La filosofía naciente se buscaba a partir de
acertijos, de enigmas, de juegos de palabras. Naturalmente, la

204
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

negación teórica del movimiento no impedía en nada a un


eléata caminar, comer, vivir. En lenguaje moderno, la nega-
ción se desarrolla sobre el plano de las significaciones. La
escisión entre teoría y práctica, en este grado de elaboración,
se soporta. Mucho más: los eléatas participaron en la vida
política, según lo que sabemos, en tanto que el Efesio se
retraía en su soledad desdeñosa, justificada por los aconte-
cimientos desdichados.
Parménides v Zenón, que debían imponer al pensa-
miento filosófico ulterior el respeto de lo inmóvil forma,
sustancia, idea podían desdeñar la réplica del empirismo, que
probaba el movimiento marchando, que apelaba a lo "vivi-
do". ¿La mano no rectifica la ilusión (modelo para la "refle-
xión" de los errores sensibles) de la mirada que percibe la
quebradura del bastón sumergido en el agua? Disipada la
totalidad de las apariencias ¿qué queda? El cosmos perfecto,
esfera compuesta de círculos y de esferas; lo Idéntico, el sis-
tema. El hombre del imperio y del sentido común aporta sus
preguntas v sus respuestas. Por desdicha para él, para felici-
dad del intelecto en que actúa, le falta el rigor. Muestra sin
demostrar. El pensador del movimiento que amplifica la
movilidad en escala cósmica carece también de rigor. Habla
por figuras. Refiere que lo discordante se acuerda con él
mismo, armonía de las tensiones opuestas, como la del arco
y la lira (Heráclito, fragmento 51, Diels).
Desprecia el mundo, constituyendo a su modo la idea
del mundo: "Tal un montón de basuras arrojadas al azar, así
es el más bello mundo" (fragm. 124). El dialéctico no teme
ni las peores paradojas, tan sorprendentes como la de Aqui-

205
HENRY L EFEBVRE

les y la Tortuga, en este asalto de sutilidades: "nosotros en-


tramos v no entramos en los mismos ríos, somos y no so-
mos. Hacia aquellos que entran en las mismas aguas afluyen
otras aguas v las almas salen de lo húmedo. . ." (fragmentos
49 y 12). Los hombres son mortales inmortales, o inmortales
mortales. En el círculo, el comienzo y el fin coinciden. El
camino hacia lo alto y lo bajo, es el mismo. Todo deviene en
y por la lucha (frag. 8). En cuanto al Tiempo, ese dueño de
todas las cosas ¿cómo se define? Es un nitro que juega des-
plazando los peones. Es la realeza de un niño (fragm. 52).59
¿De quién se burla el dialéctico, se preguntan al mismo
tiempo las gentes de buen sentido y los intelectualistas?
Las argucias eleáticas han podido oscurecer la gran vi-
sión del perpetuum mobile? Por cierto que no, puesto que el
efesio pasaba ya por oscuro, y lo era y se pretendía de habla
enigmática. ¿Zenón era más claro? Seguramente. ¿Era escla-
recedor? Podía parecerlo. Sobre el plano de las significacio-
nes el diálogo (que jamás ha tomado la forma de un diálogo
real) no ha cesado jamás. Para el heracliteísmo, la inmovili-
dad no es más que apariencia e ilusión. Únicamente la transi-
ción de un opuesto (o contradictorio) al otro hace surgir la
unidad. Únicamente ella interesa. La inmovilidad, que se
transforma en estagnación, es a la vez estúpida, ininteligible e
insoportable. El equilibxio es bastiante, menos entre los sal-
timbanquis y en el circo.

59 No es inútil señalar aquí el comentario de Heidegger: Le príncipe


de raison, págs. 238 y ss.

206
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

El desacuerdo entre los eléatas y los heraclitanos, entre


los partidarios de la identidad y los partidarios de la dialécti-
ca, entre los hombres de la inmovilidad y los del devenir,
este desacuerdo parece irremediable. ¿Vamos a soñar síntesis
imposibles? La controversia, perpetuamente modificada, no
ha cesado jamás. Ha triunfado sobre otros temas de discu-
sión: racionalismo, partidarios de lo estático, y partidarios del
dinamismo (en el límite: revolucionarios y contrarevolucio-
narios). ¿Quién ganará?
Desde la antigüedad, la respuesta dependía del lapso y
del período. A corto plazo, desde que se plantea la cuestión,
la victoria del eleatismo estaba lograda. A largo plazo, es otra
historia, puesto que es la historia . . . La contradicción fue
fecunda. Para "salvar los fenómenos", para restituir el mo-
vimiento en el análisis, fui preciso siglos y siglos de reflexión
y de búsquedas. A lo largo de ese camino no se encuentran
tantas polémicas y encarnizamiento en la controversia como
compromisos. "Salvar los fenómenos", esto fue para la gran
tradición filosófica integrar el movimiento en la contempla-
ción inmóvil de la eternidad. Uno de los más ilustres entre
aquellos que tentaron ese salvataje y esa salvación, Leibniz,
se propuso expresamente reabsorber por el cálculo la movi-
lidad del mundo en la eterna armonía. A tal punto que el
pensamiento de Leibniz ofrece hoy el modelo (o uno de los
modelos) de la integración científica del "flujo heraclitano"
en la perfección intelectual.
Imposible es eludir aquí a Hegel y la obsesionante pro-
blemática del hegelianismo. Con menos poesía que Herácli-
to, pero con un espíritu de seriedad no desprovisto de ironía,

207
HENRY L EFEBVRE

con una amplitud y una potencia extraordinarias, ese filósofo


pesadamente especializado, retomó la teoría del perpetuum
mobile, enriquecida por veinticinco siglos de experiencia, de
historia general, de historia de las ciencias y la filosofía. No
es sólo en su Historia de la Filosofía que Hegel se aproxima
a Heráclito y ofrenda su vida al heracliteísmo; es un poco en
todas hartes.
Dicho esto, revivamos también la famosa contradicción
interna del hegelianismo. Constituye un Sistema perfecta-
mente definido: un sistema de sistemas, integrando una tota-
lidad de múltiples sistemas parciales, el de las necesidades, de
la moralidad, del derecho, del Estado, de la filosofía, de la
lógica, etc. La filosofía forma un círculo, proclama Hegel (cf.
el principio de la Filosofía del Derecho). La sistematización
inherente al pensamiento, cambia en ciencia los conoci-
mientos dispersos. El círculo de la filosofía se compone de
otros círculos, reconociéndose la totalidad y repercutiendo
en cada uno de ellos. Cada elemento, cada miembro se di-
suelve desde que deja el círculo. Puesto aparte el lado dioni-
síaco de esta figura (que Hegel ofrece en su Fenomenología),
no se puede definir mejor el Sistema.
Es solamente en el pensamiento de Marx que el devenir
lo logra, que su idea triza los últimos obstáculos. Universali-
zádo sin reservas, el devenir se da por inagotable. Los "se-
res", las estabilidades, las estructuras, no son más que las
huellas de su trayecto, los depósitos a lo largo del camino, las
obras sucesivas que ha dejado, superándolas. Lo inmóvil, es
la muerte, lo finito. Marx comienza por hacer pedazos el
Sistema de los sistemas, demoliendo su piedra angular: la

208
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

teoría del Estado, la del término de la historia. Vuelve contra


Hegel la idea hegeliana (heraclitana) del Devenir. El pensa-
miento heraclitano, en Marx, alcanza al fin la madurez, la
estatura titánica. Prometen y los Titanes libran el asalto a lo
eterno. La eternidad sucumbe. Dios muere. En su lenguaje,
que no es el de Marx sino el de la ironía moderna, les mots
de la tribu60 van a tomar un sentido nuevo. El pensamiento y
la acción se presentan de tal modo que el mismo devenir los
cambia.
La interrogación respecto a la "inocencia del devenir"
no aflora por Marx y no aflora aún en su obra. Busca sola-
mente afinar la noción del tiempo histórico tomando de
Hegel y su dialéctica todo lo que puede tomar de ahí, salvan-
do del hegelianismo en despojos todo lo que pudo ser salva-
do. El pensamiento marxista se esfuerza entonces en
determinar las modalidades del devenir: continuidad y dis-
continuidades, crecimiento cuantitativo y creación cualitati-
va, gradualidad y desarrollo por saltos, períodos de
estagnación y transformaciones revolucionarias. El tiempo
que trata Marx no es más el tiempo hegeliano. Este realiza el
programa de la Idea absoluta y la integración en el Sistema
de sus elementos (momentos). Produce la convergencia de lo
lógico, de lo fenomenológico, de lo histórico. El tiempo
según Marx, inagotablemente creador pero ala caza de sus
creaciones, comporta lo imprevisto. Los determinismos que
constituye y que entraña no lo agotan. Hay mucho azar en el
porvenir.

60 Alusión a un célebre poema de Stéphane Mallarmé. (N. del T.).

209
HENRY L EFEBVRE

En Marx, sobre todo en las obras de la madurez que de-


sarrollan sobre este punto como sobre muchos otros las
nociones ya presentes en las obras de juventud, el concepto
de historia se profundiza. Se desdobla. Comprende por una
parte la noción de una historicidad fundamental, constitutiva
del ser humano que se crea, que se forma deviniendo forma
de la "naturaleza" por su trabajo y su acción, en sus produc-
tos y en sus obras. El concepto de historia comprende por
otra harte el de una ciencia, siempre relativa, incompleta,
parcial, que estudia con ciertos métodos esta historicidad
irrecusable. La unidad de estos dos aspectos, es lo que se
llama "materialismo histórico". Como cada uno lo sabe hoy,
esta concepción del tiempo histórico no es una filosofía de la
historia, aunque retoma las preocupaciones de ella. Se arti-
cula con la forma científica del conocimiento, asegurándole
un contenido. Sobre este punto importante, no podemos
aquí más que remitir a otros estudios. Ciertamente criticable
( ¡ la afirmación contraria sería ella misma incompatible con
su método!) el materialismo histórico es más complejo y más
rico que sus versiones vulgarizadas: evolucionismo, progre-
sismo, racionalismo v humanismo corrientes, economismo,
historicismo, etc . . . . Sin exceptuar a los filósofos ulteriores
del devenir, Bergson o Teilhard de Chardin. En Marx, el
Devenir, ea tanto que génesis y formación, estructuración y
desestructuración (poniendo el acento sobre este último
aspecto) es en fin promovido al rango (le lo inteligible su-
premo.
¿Heráclito habría vencido definitivamente a los eléatas?
No. Tal triunfo no es deseable ni posible. La idea del Deve-

210
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

nir no puede definirse; sería agotarlo. No puede estabilizarse


sin comprometerse. A pesar de los inconvenientes y los peli-
gros de una situación así, no puede ser puesto en cuestión.
Ahí está su devenir. Asimismo, el marxismo no puede erigir-
se en verdad definitiva, por encima de sus contradicciones.
La teoría de la contradicción inherente al devenir eliminaría
los contradicciones? Esto sería su propia destrucción radical.
La teoría de la historicidad no puede detener ni la historia
como ciencia, ni la historicidad como fundamento, aun si
ella los transforma o quiere transformarlos.
En tanto que se afirmaba la concepción del devenir
cósmico y humano, versiones debilitadas ponían el acento
sobre la continuidad (evolucionismo trivial). Los dogmáticos
de la historia identificada con la historicidad iban hasta a
omitir la existencia de seres discretos, de propiedades dis-
tintas, de estabilidades (relativas), de proposiciones lógicas.
Así se acumularon los elementos de la contraofensiva estatal.
En el corazón del tiempo, en el seno de la temporalidad, los
sabios descubren lo discontinuo, unidades separables, por
consiguiente estables: cromosomas y genes, átomos y partí-
culas, fonemas, etc . . . Esta investigación de lo discontinuo,
en algunas decenas do arios, invade todos los dominios: de
las matemáticas y la física a la biología, a la lingüística. Desde
luego, lo que cambia, lo que parece nacer, lo que aparece,
esto se define por un ordenamiento de las unidades elemen-
tales. Basta un número restringido de unidades (los sonidos
articulados en fonética, por ejemplo) para dar las combina-
ciones extremadamente numerosas, más o menos proba-

211
HENRY L EFEBVRE

bles.61 Desde entonces, no es más el tiempo local y el movi-


miento sensible el que recorta el análisis en elementos sepa-
rables y estables; es el tiempo universal, el del mundo, de la
vida, de la historia. Es el devenir. La operación eléatica re-
toma vigor v sentido, con una nueva amplitud. El análisis
reductor de todo movimiento a elementos v a un conjunto
inmóvil se hace actual, con nuevos medios. En efecto, esta
operación intelectual se une a las técnicas. Para mostrar la
amplitud del movimiento sobre el plano teórico, es preciso
recordar que el método reductor encuentra ramas nuevas del
conocimiento: la teoría de la información, entre otras, según
la cual la variedad de lo que sobreviene en un tiempo puede
medirse, a condición de que la "sorpresa" se defina en el
interior de un mensaje compuesto partiendo (le un reperto-
rio, constituido él mismo de unidades discretas (átomos de
significación, rayas v puntos como en el Morse, letras y fo-
nemas, etc. ) . La medida de eso que parece escapar a la me-
dida, la reducción de la sorpresa y de la variedad a la
combinación, la cuantificación de lo aleatorio, se hacen así
posibles. Las máquinas operan a partir de esas teorías y de
esos datos. Se sabe que ellas manipulan números cada vez
más grandes y también grupos cada vez más diferenciados
de elementos. De esta constatación a un proyecto, el de or-

61 La irrupción de lo discontinuo en las ciencias, comprendidas en-


tre éstas las ciencias de la realidad humana, con sus implicaciones, fue
señalada hace ya largo tiempo en Knowledge and Social Criticism (H.
Lefebvre, Contribución ala obra colectiva: Philosophie thought in Fran-
co and U.S.A., Universidad de Buffalo, 1950, especialmente pág. 287 y
ss.).

212
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

ganizar la sociedad poniendo sobre cartas perforadas los


individuos y los grupos, los agregados analizables y las clasi-
ficaciones ya repertoriadas, no hay más que un paso. En las
novelas de ciencia ficción (Huxley, Orwell, Van Vogt, etc.),
es generalmente la policía quien franquea este vaso y toma a
su cargo el asunto. En la realidad práctica de nuestra época,
sería más bien el fisco v el control financiero del funciona-
miento económico. Uno no impide además al otro. En am-
bos casos, lo que adquiere importancia es la organización
administrativa, es la burocracia. Pasamos entonces del plan
teórico al de una ideología difusa, que surge por todos los
costados pero sobre todo en la vecindad de las organizacio-
nes burocráticas, tecnocráticas, estatales.
Un modelo de perfección domina este conjunto teórico
y práctico; la perfección se define por la estabilidad, por el
equilibrio, por la autoregulación, en una palabra, por el Sis-
tema. Perfeccionados, tecnificados, los viejos conceptos sali-
dos del círculo, de la esfera v del sistema suben en el
horizonte. Llevan en la ocasión nombres nuevos, soportes
de metáforas diversas ("sectores", "dominios", etc.). Irresis-
tiblemente, el devenir se desacredita. En la oposición "deve-
nir-estabilidad", el segundo término se valoriza en
detrimento del primero. La contradicción dialéctica elucida-
da no obstante en la línea heraclitana por Hegel, Marx y Le-
nín no se distingue más de la contradicción lógica, es decir,
de la absurdidad v de la imposibilidad. Transiciones, pasajes,
ambigüedades, pierden su interés teórico y práctico en pro-
vecho de cortes, articulaciones, discontinuidades, polarida-
des, complementaridades.

213
HENRY L EFEBVRE

En esta vasta ideología, está sobreentendido que las so-


ciedades y los grupos que la constituyen, como los seres vi-
vos y los "seres" en general, tienen necesidad de un principio
interno que los mantenga en existencia. Este principio de
cohesión y de coherencia, estructura latente o que aparece,
es lo único importante. ¿La desestructuración? Es la amena-
za, el lado malo que debe abolirse urgentemente, el mal. Se-
gún esta ideología, las sociedades hallaron su principio
estructurador en un Sistema en acto, ya económico, ya cultu-
ral. ya político. Así la ciencia y la acción habrían cambiado de
bases, de objetivos y de objetividad. Una mutación notable
los habría hecho antiprometeanos definitivamente, estabili-
zadores. Entraríamos en la era de los Sistemas, ya no más
especulativos como las antiguas concepciones del mundo,
sino teórico-prácticos, reales e inteligibles a la vez.
Comenzamos aquí el largo desmembramiento de los
síntomas y de los índices de un período hondo desde el
punto de vista de las transformaciones revolucionarias y del
desarrollo de la sociedad, y terriblemente pleno desde el
punto de vista antagónico. De todos los costados intervienen
poderes que clasifican, ordenan, cortan, recortan, disponen:
las autoridades, el Estado, los centros de decisiones. Los
Poderes tienen más poder e influencia que nunca. Su objeti-
vo estratégico fundamental, es de no tolerar nada que salga
de sus cuadros y de sus previsiones, de sus intereses en tanto
que instituciones. Previsto y realizado según sus normas, un
porvenir es por definición armonioso (o más bien "armoni-
zado"). En esas previsiones es inútil insistir sobre este punto
lo cuantitativo predomina y lo cualitativo se esfuma. Lo cua-

214
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

litativo, es más bien el aspecto inquietante de los problemas.


Para una demasiado cierta racionalidad técnica, lo cualitativo
es el enemigo. Su espectro atormenta las oficinas. Se lo re-
futa; se combate la preocupación de lo cualitativo como
nostálgico, pasatista, recuerdo de épocas revueltas. Toda
efervescencia, toda conducta innovadora v creadora para
retomar aquí el lenguaje de Georges Gurvitch es percibida
como molesta, efecto o causa de turbación, efectivamente, se
arroja esa conducta a los desvíos, a las distorsiones y las dis-
funciones. Organizar, es sistematizar. La lengua italiana lo
dice más claramente que el francés. ¿La sociedad? Ella se
define como una suma de instituciones que deben funcionar
correctamente, según una racionalidad para lo esencial logra-
da resolviendo las tensiones perturbadoras.
La burocracia, por esencia, es estructurarte-estructurada,
auto-estructurarte, auto-estructurada. Es la razón de ser, su
racionalidad, su finalidad. Ella envía circulares, palabra admi-
rable. Tiene expedientes, cajones, ficheros, mostradores,
personal intermediario, cuadros superiores. Compone y or-
dena. A sus preguntas, a los problemas planteados por ella,
exige una respuesta inmediata, por sí o por no. "¿Verdadero?
¿Falso?" Estatales o privadas, las oficinas se pretenden efica-
ces, operacionales. Todo el resto, no es más que filosofía, no
es más que poesía. Los bufetes tienen razón. La razón buro-
crática está con ellos. El Estado, los políticos, los burócratas,
cada uno a su manera, dirigen el tiempo. Los hombres del
Estado tienen horror de una historia que no podría resultar
más que de sus ignorancias y de sus faltas, a veces de sus
crímenes. Para la ideología estatal como para la práctica de

215
HENRY L EFEBVRE

los burócratas, la historia se confunde con las historias. De


ahí, un "consensus" observable a la vez contra la historicidad
(que esos grupos no han comprendido casi) y contra la histo-
ria como ciencia (que casi no aprendieron, sino por las anéc-
dotas).
¿A dónde apunta entonces el nuevo eleatismo? No quie-
re más, como el antiguo, negar el movimiento sensible, ne-
garlo y arrojarlo en lo aparente. Niega el movimiento en la
historia. No se contenta con negar la historia como ciencia;
rechaza la historicidad fundamental concebida por Marx,
considerándola corno una ideología perimida.62 Este rechazo
constituye la nueva ideología, presentada con el vocabulario
del rigor, de la precisión, de la ciencia. Con la historicidad
caen, la búsqueda del sentido, la contradicción dialéctica, y lo
trágico. Se desdramatiza.
El sentido de la historia había sido proclamado de una
manera que parece hoy profética. Se niega este anuncio re-
volucionario de lo posible. El tiempo ha decidido. Como el
antiguo, el nuevo eleatismo exorcisa el tiempo. ¿La historia?
Se termina declarando que no tuvo ni orientación ni sentido,
o bien mostrando que el sentido es alcanzado con el reino de
la racionalidad técnica. Como el antiguo, el nuevo eleatismo
querría conjurar las amenazas del porvenir. No es que pro-
nuncie la fórmula mágica: "Detente, minuto, eres tan hermo-
so". Quería solamente detener el deslizamiento hacia la
catástrofe. La sociedad, al parecer ha alcanzado un estado tal

62 Cf especialmente M. Foucault: Les mots et les choses, Gallimard,


1966, p. 274275.

216
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

que puede crecer "armoniosamente" sin que este crecimiento


desordene el orden y la unión de los elementos; conviene
defender este orden. Si hay todavía historia, será una super-
vivencia de irracionalidad. Los residuos, escapando a las es-
tructuras, habrán tenido el poder de disolverlas. Si la historia
continúa, arriesga arrastrarnos hacia el caos cruento, guerra
nuclear, revuelta mundial contra los ricos. El problema teóri-
co estaría acaso en reconsiderar el tiempo en función de las
ciencias y de las realidades nuevas. Se prefiere abolirlo. Hay
una retracción del pensamiento hacia "la arqueología de las
ciencias sociales", retorno hacia el original figurado por los
más miserables de los "primitivos", para eludir el tiempo
reencontrando lo actual en lo arcaico. Al mismo tiempo, se
desconocen las reivindicaciones v aspiraciones del "tercer
mundo", de los países mal desarrollados.
Contra el nuevo eleatismo, ¿el movimiento podría pro-
barse andando? Por desdicha, aquí y ahora, el movimiento
gire llevaría en sí mismo su prueba y su verdad, sería una
revolución, y aun una revolución triunfante. Cuando Marx
hablaba del "movimiento", esta palabra designaba el movi-
miento obrero y revolucionario, concebido como evidente e
irresistible. El nuevo eleatismo acompaña los fracasos y se-
mifracasos de la revolución mundial. Es bastante claro que
sufrimos las secuelas de un gran aborto. ¿Una nueva ola de
revoluciones (con o sin guerra mundial. La primera hipótesis
es la más verosímil) tendrá lugar? No faltan los índices v los
síntomas. Con todo, no se sabría demostrar esta previsión.
Una victoria del imperialismo que estabilizaría el planeta, no
es imposible. Al impulso de los primeros anos del siglo XX

217
HENRY L EFEBVRE

sucede hoy la estagnación; el crecimiento cuantitativo reem-


plaza el desarrollo cualitativo anunciado por Marx. Ciertas
previsiones revolucionarias se cumplen tanto bien como mal,
y más bien mal que bien, como la proletarización a escala
mundial o la degeneración cultural de la sociedad todavía
dominada por la burguesía y por las relaciones de produc-
ción y de propiedad establecidas a su uso. En una perspecti-
va más inmediatamente política, nadie ignora hoy que el
"campo socialista" (cuyo socialismo no corresponde sino de
lejos al modelo construido por Marx) está a la defensiva, y
que los Estados Unidos se disponen a "estructurar" el pla-
neta según sus intereses y su ideología.
Las dificultades del pensamiento dialéctico no son ni
ficticias ni especulativas. Cuántas gentes inteligentes, activas
y de buena voluntad imploran al Tiempo que se detenga, y
cuando niegan la existencia de las contradicciones ¿no es
grave? Más bien la estagnación que el cataclismo. ¿Quién se
atrevería a censurarlos? El equilibrio, ¿por qué no? Por des-
dicha, este equilibrio es el del terror. Hay una convergencia
de todas las fuerzas y potencias que utilizan la aparente in-
movilidad para instituirse y consolidarse.
Por desdicha también, las ideas y la ideología juegan un
papel inmenso en las estrategias mundiales. Ahora bien, el
modelo americano "inconscientemente" o no, inspira muy,
visiblemente el nuevo eleatismo. Los Estados Unidos apare-
cen primero como el país donde la historia y el pasado no
tienen el menor peso. Además, ofrecen la imagen de su por-
venir sociocultural a los países menos avanzados en la in-
dustrialización y la técnica.

218
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

Descartemos un malentendido. No es cuestión de im-


putar el sostén de la estrategia imperialista a los que siguen el
modelo americano. En tanto que individuos, pueden incluso
combatir esa estrategia. Sabemos que en los Estados Unidos
se desarrolla un movimiento que busca arrebatar lo esencial
de la cultura americana a los poderes que la utilizan. Lejos de
nosotros la idea de juzgar y de atacar sobre el plano político
a los sostenedores del americanismo. Es imposible no obs-
tante resumir la situación teórica pasando en silencio su
contexto. Esta situación no depende de las intenciones, bue-
nas o malas, de los individuos. Una estrategia mundial, hoy,
es total. Envuelve estrategias parciales: militar, económica,
ideológica y cultural. Sin confundir los planos y sectores, no
se los puede separar. ¿No sería esa la estructura actual de las
estrategias mundiales?
A tales cuestiones, conviene también responder por "sí"
o por "no". ¿Verdadero o falso? Si esta situación existe teóri-
camente y prácticamente, es en función de esta realidad que
es preciso comprender las obras y los hombres.
Desde el principio de su carrera científica, Claude Lévi-
Strauss ha llevado el ataque a la vez contra la noción mar-
xista de la historicidad y contra la historia como ciencia. En
las Estructuras elementales del parentesco, la investigación
de las estructuras se confunde con la de las leyes invariables
en el tiempo.63 Estas leyes imponen formas, resultados de

63 Lo que permite a Paul Ricoeur vincular al kantismo el pensa-


miento de Cl. Lévi-Strauss. Cf. Le Crú et le Cuit, p. 19. Por múltiples
razones, expuestas en el presente artículo, nosotros preferimos otra
clasificación de las ideologías.

219
HENRY L EFEBVRE

``la actividad inconsciente del espíritu", a un contenido natu-


ral Ellas son "fundamentalmente las mismas para todos los
espíritus, antiguos y modernos, primitivos y civilizados".64 El
análisis permite entonces alcanzar la estructura inconsciente,
subyacente en cada institución y en cada costumbre. Así
obtiene un "principio de interpretación" válido para otras
instituciones y otras costumbres de las cuales "el carácter
formal se mantiene a través de todas las vicisitudes". Esta
investigación de las leyes y principios exige que se descarte,
por una reducción previa, los sentimientos y voluntades, lo
individual. "Para alcanzar lo real, es preciso primero descar-
tar lo vivido".65 Lo real y lo inteligible coinciden en las es-
tructuras, las del parentesco, las de los intercambios, las de
los mitos. Estas son las del espíritu. "Los mitos significan el
espíritu que los elabora en medio del mundo del cual él
mismo forma parte".66 Atribuyendo significaciones a las co-
sas, el espíritu se significa. ¿La historia? Se reduce a las mo-
dalidades temporales de la acción de esas leyes universales e
inmutables. Más bien que verdad y realidad, es la secuela de
las turbaciones y apariencias que disimulan esta acción.
El método postula una correspondencia formal entre la
estructura de la lengua y la de los sistemas que estudian el
antropólogo y el sociólogo. Esta correspondencia, concebida

64 Antropología estructural, p. 28. Cf. también p. 78, etc.

65 Tristes tropiques, p, 50.


66 Le Crú et le Cuit, p. 346. Cf. también Anthropologie structurale,
cap. XI.

220
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

como real al mismo tiempo que como fundamento de la


inteligibilidad, asegura la cohesión de los grupos sociales. La
noción de Sistema, ligada a las de coherencia v equilibrio
interno, pasa al primer plano, tomando el prototipo (o mo-
delo) de la lingüística. Instituciones y costumbres se definen
por la cohesión, por la estabilidad. El lenguaje, en efecto,
exige la cohe-
rencia para garantizar la comunicación y la "neutralización"
de todo lo que separa a los individuos. El carácter sistemáti-
co del lenguaje, aislado, acentuado, provee así el modelo
general del Sistema. "La lengua es un sistema que no conoce
más que su probo orden", había declarado F. de Saussure.67
"Toda cultura puede ser considerada como un conjunto de
sistemas simbólicos un el primer rango de los cuales se colo-
can el lenguaje, las reglas matrimoniales, las relaciones eco-
nómicas, el arte, la ciencia, la religión". 68
Claude Lévi-Strauss, iniciador en Francia de esta siste-
matización. se cuida de llevarla hasta sus últimas consecuen-
cias. Reconozcámosle ese mérito. Otros no tienen esta
reserva ni esta prudencia. Michel Foucault, que acaba de
publicar un libro de una extraña penetración intelectual, Les
mots et les choses, ha completado una publicación con una
entrevista acordada a la "Quincena Literaria" (N" del 15 de
mayo de 1966). Este texto, que se agrega a la obra sobre la
cual será necesario volver, lenes nosotros no sabemos bien si
propone un panestructuralismo, o ama renovación del pen-
67 Cours, p. 43.

221
HENRY L EFEBVRE

samiento nietzscheano ha abierto, no sin brutalidad, la po-


lémica. El interés de esta discusión deriva de lo que aporta
simultáneamente sobre la definición del saber, sobre la adhe-
sión a lo social y a lo político, por una parte, y por otra, so-
bre lo esencial del marxismo.
Según Foucault, es Cl. Lévi-Strauss quien le reveló esta
verdad: el sentido, eso no es más que un efecto (te superfi-
cie, reflejo o espuma. Lo que nos atraviesa o nos sostiene, lo
que está delante nuestro, es el Sistema. Este descubrimiento
marcó el fin do una generación que se preocupaba del senti-
do y del no-sentido, y el principio de otra que no se interesa
más que en el concierto y en el Sistema. "Por Sistema es
menester entender ten conjunto de relaciones que se man-
tienen, se transforman, independientemente de las cosas que
ellos enlazan . . . Antes de toda existencia humana, antes de
todo pensamiento humano, habría ya un saber, un sistema
que nosotros descubrimos". Paradoja: el pensamiento-
pensamiento precede al pensamiento pensante; el sistema, en
su perfección y su estabilidad, es la razón del pensamiento
del sistema. Michel Foucault acepta la hipótesis de un pen-
samiento anónimo, que instituye o constituye ese sistema.
No es un Dios ni un principio metafísico, sino un "uno", o
bien un "hay. . .". Por encima y por atajo, si puede decirse,
no hay más que vacío y abertura. El Sistema se aprehende en
sí mismo, en y por el lenguaje, que fija el estatuto del ser
humano. Este Sistema pensado sin pensamiento pensante
(sin "sujeto") es único. En cada apoca, el modo en que las

68 Cl. Lévi-Strauss: Introducción a Sociologie et Anlhropologie de

Mauss, p. XIX.

222
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

gentes reflexionan y viven está comandado por una estructu-


ra teórica. "Se piensa en el interior de un pensamiento anó-
nimo y apremiante que es de una época y de un lenguaje". La
multiplicidad misma de los sistemas está relegada en la apa-
riencia, en las ilusiones de la subjetividad (de lo "vivido").
Está el Sistema absoluto, el sistema ante todo sistema, fondo
sobre el cual escintila un instante la subjetividad consciente.
Este descubrimiento no elimina el "sujeto" de lo que se con-
viene en llamar las ciencias del hombre. Elimina la idea mis-
ma del hombre. Y lo que se relaciona con ello: humanismo,
problema de la relación entre el hombre y el mundo, pro-
blema de la realidad y de la creación artística, problema de la
felicidad, etc . . . De acuerdo con la interpretación del mar-
xismo por L. Althuser, Foucault quiere demostrar que no se
sale jamás del saber, jamás de lo teórico, jamás del Sistema.
La vida cotidiana participa de las mismas categorías que el
mundo técnico y científico. Sólo una "conciencia hexagonal"
de la cultura elude el campo de los problemas ya descubier-
tos en América y en Inglaterra. De ese hecho, los franceses
no comprenden lo que ocurre entre ellos. Escuchan los gri-
tos de su corazón, en lugar de definir la organización siste-
mática de la cual cada uno es parte integrada-integrante,
estructurante-estructurada . . .
II. LENGUAJE Y SISTEMA

¿Sería honrar demasiado el pensamiento estructuralista y


culturalista actual al acercarlo al viejo eleatismo? ¿No mere-
cería ese tratamiento, esta comparación con una filosofía
venerable y lejana?

223
HENRY L EFEBVRE

La cuestión no es saber si es lisonjero o insigne para Cl.


Lévi-Strauss y su escuela. La cuestión es saber si hay una
ideología difusa en vías de cristalización en una teoría, o si
esta apreciación es falsa.
En el curso de la discusión, que trataremos de llevar
hasta el fin, volveremos sobre las razones ocultas o evidentes
de una valorización tan asombrosa del Sistema. Reconstitui-
remos también el camino teórico de esta valorización, a par-
tir de la lingüística saussuriana y específicamente de la
fonología. No nos preguntaremos sobre todo si no hay en
alguna parte un malentendido, un desconocimiento. ¿El len-
guaje puede verdaderamente concebirse como un sistema
único? ¿No hay más bien un conjunto de sistemas parciales
(fonológico, morfológico) que constituyen niveles bien dis-
tintos? En particular, ¿el nivel lexical debe concebirse como
un sistema o como un conjunto de subconjuntos, grupos de
palabras que expresan tal función o tal actividad social como
la habitación, el vestido, la nutrición, etc.? Si es así, no puede
representarse lo real (social) y lo inteligible (el sistema) en
una identidad indisoluble. La realidad social debe por lo
contrario representarse como un conjunto de sistemas par-
ciales, separados por huecos, lagunas, cortes, grandes "blan-
cos" del texto social. Existirían así en nuestra sociedad el
sistema fiscal, el sistema jurídico, el sistema político (o los
sistemas), el sistema pedagógico, el sistema ferroviario, el
sistema vial, etc., etc. Cada uno trata de alcanzar la cohesión
y la coherencia. Los puntos fuertes del conjunto, su "arma-
dura" su estructura no carecen de puntos débiles. Por los
agujeros se corre el riesgo de que pasen fuerzas "desesiructu-

224
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

rantes" o "reestructurantes". La estrategia política busca de


colmar las lagunas y las fisuras, reforzar los puntos débiles.
Es sistematizante y totalizante, pero el acabamiento del Sis-
tema cínico y total no es más que un límite, imposible de
alcanzar. En cuanto a la ciencia, no está más sistematizada
que la realidad social. No constituye un cuerpo unitario, a
pesar de las tentaciones en ese sentido. Se divide en especia-
lidades, separadas por hoyos y lagunas. El conocimiento
mismo, comporta puntos fuertes y puntos débiles; y es alre-
dedor de estos últimos, en los patos débiles, que ocurre
cualquier cosa: descubrimiento, creación.
Esta crítica del Sistema y de la sistematización permitirá
abordar las cuestiones decisivas, las del humanismo (antiguo
o nuevo), las del pensamiento dialéctico. Lo que nos condu-
ce al fin a ¡ Mantear el problema de las relaciones entre el
pensamiento marxista y el pensamiento nietzscheamo o ins-
pirado en Nietzsche.

NOTA PREVIA

La noción de estructura tiene un campo de validez. El


conocimiento (la ciencia) no puede pasarse sin ella. En
cuanto al estructuralismo, procede por extrapolación y re-
ducción. Sobre la noción de la estructura, injerta una ideolo-
gía. Con el estructuralismo, la estructura ultrapasa sus
derechos, sus condiciones de receptibilidad. En particular,

225
HENRY L EFEBVRE

absorbe las mociones vecinas pero distintas de forma y de


función. Así procedieron igualmente el formalismo y el fun-
cionalismo, ahusando cada una de esas ideologías de una
noción limitada y pasando de lo relativo a lo absoluto. . .
El estructuralismo y su éxito resultan de circunstancias
exteriores al pensamiento científico, aunque se da para la
ciencia (la epísteme). Este es un fenómeno sociológico digno
de atención. El análisis de esas condiciones v del contexto
refuerza una crítica que sin este apoyo permanecería abs-
tracta y se arriesgaría a ser derrotada en ese plano, el de la
abstracción donde lo más "puro" parece superior a lo impu-
ro, y lo más formal a lo que envuelve un contenido. El es-
tructuralismo es la ideología del equilibrio entre las fuerzas
actuantes en el mundo moderno: sistemas económicos y
políticos, clases, países industriales y países poco industriali-
zados. Es la ideología del statu quo. Algunos dirían que es,
en consecuencia, la ideología de la coexistencia pacífica, y de
la "estructuración" del mundo bajo el signo de la paz. A lo
que se puede responder que esta ideología es aprobada y
considerada como aprobada por aquellos que experimentan
el miedo de los cambios profundos y que quieren mantener
el estado de cosas existente. ¡ Sin duda porque les conviene!
Se ocupan entonces de "estructurar" la sociedad moderna
para conservar su orden.
Que exista una versión estructuralista del marxismo, es
bastante sorprendente. Esta versión rigurosamente cierta (L.
Althusser) se opone a una interpretación que permite a veces
demasiados compromisos (R. Garaudy). En nuestro sentido,
esos son dos productos de descomposición del dogmatismo.

226
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

La versión estructuralista opera un análisis marxista del mar-


xismo, lo que lo compromete en la vía del rigor, pero tam-
bién lo expone al pleonasmo y a la tautología. Así estudia el
análisis marxista de la sociedad actual y de los problemas
concretos que ella plantea (problemas de su definición, de las
relaciones locales y mundiales entre la ciudad y el campo, del
Estado y de la planificación autoritaria, etc.). El teórico ,(el
hombre teórico) se establece en una fortaleza inexpugnable
acaso, pero de la cual no saldrá más. Bajo el pretexto del
rigor epistemológico, se constituye un Sistema, se busca ins-
talarse en un Sistema e instaurar un Sistema. Para los mante-
nedores del Sistema, se es estructuralista, o no se lo es. ¡ Se es
. . . o no se es!, no hay otra posibilidad. Esos espíritus riguro-
sos no comprenden que alguien ¡ pueda utilizar la noción de
estructura sin "ser" estructuralista. Ese panestructuralismo
reproduce una situación teórica conocida desde los princi-
pios del pensamiento: la pretendida constatación y la valori-
zación de lo inmóvil (el eleatismo) contra el movimiento
(heracliteísmo).
La tendencia panestructuralista expresa a su manera, en
francia, un agostamiento del pensamiento y de lo "vivido".
Se utiliza del prestigio del rigor en la extrema confusión de
las ideologías pasadas. Se elabora el lenguaje (o más bien: la
escritura) del rigor. Sin saberlo, se establece así sobre el pla-
no del metalenguaje. La función referencial del lenguaje de-
saparece en provecho de la función metalingüística (en la
acepción de R. Jakobson). El discurso no tiene más que
ocuparse de sí. Pleonasmo y Tautología reinan, en un discur-
so de segundo o tercer grado. ¡ Y no solamente entre los filó-

227
HENRY L EFEBVRE

sofos! La recepción y la asimilación de lo que hizo "mover-


se" el pensamiento (de lo que hizo el "movimiento" de la
reflexión), a saber, el marxismo, el psicoanálisis, la etnología,
el surrealismo, tienden extrañamente hacia la dureza rígida.
Lo que no dejará de tener consecuencias que convendrá
seguir de cerca. La crítica del panestructuralismo no es más
que un episodio de una crítica radical de la Modernidad.
La sistematización "panestructuralista" se funda sobre el
estudio del lenguaje y la lingüística. Comporta dos afirma-
ciones distintas, y la oscilación entre las dos y el pasaje de
una a la otra. Nuestra crítica disociará esos dos términos,
rechazará el pasaje ilegítimo doblemente (no motivado y no
explicitado) de uno a la otra. Además, hemos de mostrar que
hay un postulado común a esas dos tesis: una concepción del
lenguaje que nosotros rechazamos profundizando la noción
de nivel.

PRIMERA PROPOSICION

La lingüística puede y debe proveer un modelo a las


ciencias sociales. Ella elimina las representaciones que pasan
hasta ahora por científicas en sociología, en psicología, en
economía política. ¿Por qué? Porque ofrece una teoría for-
mal, rigurosa, modelo de inteligibilidad. Y esto en tanto que
sistemática, y porque es sistemática y ofrece una trasparencia
a la mirada del pensamiento.

228
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

SEGUNDA PROPOSICION

El lenguaje define (porque lo determina) el estatuto de


los miembros de toda sociedad, el modo de existencia de un
conjunto social. El lenguaje no es solamente una herramien-
ta, un instrumento, un mediador entre "los hombres" (indi-
viduos y grupos) y los objetos. Las estructuras sociales son
también conjuntos de relaciones que se mantienen indepen-
dientemente de las unidades que ellas enlajan. El lenguaje,
como sistema, define a la sociedad como sistema, y también
las formas del pensamiento. Desempeña entonces una espe-
cie de función trascendental. Es el "lugar de nuestra instala-
ción" . . . Estamos atrapados en el sistema del lenguaje. en la
implicación de significantes y de significados (incluso si entre
ellos ocurren ciertos "desenganches" autorizados y utiliza-
dos, que hacen, a ese título, parte del sistema). ¿Cómo sal-
dríamos, puesto que cada detalle, cada fragmento, cada
hecho, cada individuo, cada cosa no existen más que siendo
nombrados y remiten al conjunto del lenguaje? Nuestro
suelo, nuestro tiempo y nuestro espacio, son destacados por
las palabras, dispuestos según el sistema de las palabras. Es-
tamos dominados y aun "transidos" por el lenguaje. Efecti-
vamente, desde que pensamos en eso, el hecho de estar
tomados en un sistema a la vez opaco y traslúcido, el len-
guaje, y de no poder salir de él, ¿no es angustiante? Hay un
sistema, o el Sistema.. Bajo el lenguaje, un abismo, una
abertura. Allá arriba, el horizonte desierto. El lenguaje no
tiene nada de referencial. No remite a ninguna otra cosa, ni a

229
HENRY L EFEBVRE

lo real, ni al hombre, ni a la obra o a tal obra, ni a lo cotidia-


no o bien a lo no-cotidiano.
La primera afirmación versa sobre lo inteligible. Propo-
ne un modelo, es decir, una construcción mental. Es de or-
den metodológico o epistemológico. La segunda serie de
afirmaciones versa sobre lo real. Descarta de lo "real" mu-
chas ilusiones y apariencias: el "sujeto" de los filósofos, lo
"vivido", el individuo, el hombre, Dios, el discurso total, etc.
Afirma la identidad de lo inteligible y de lo real en el Siste-
ma.. Es de orden casi ontológico y normativo. Se ha saltado
de una combinación mental a una realidad social y a una
norma de esta realidad.
De derecho, las dos series de afirmaciones son distintas.
Deben discutirse separadamente. Acaso la primera es acep-
table, al menos parcialmente (no sin crítica) cuando conviene
desechar la segunda.
De hecho, es bastante fácil pasar de una teoría que se
pretende científica a una filosofía. Si Lévi-Strauss conserva a
este respecto una loable prudencia, así como L. Sebag en su
libro .Structuralisme et marxisme ha franqueado rápidamente
el paso. Pensamos que Michel Foucault ha sobrepasado esos
escrúpulos. Pero no es ni será el único. En él, el poder del
lenguaje sistemático y fundador de la sistematización se sus-
tituye a la historicidad, presumida corruptora.
Esos protagonistas de una tendencia que erige el estudio
del lenguaje y sus resultados actuales en saber unitario (sin
fisura, sin laguna), en conocimiento riguroso de la sociedad
capaz de definirla y de regentarla, esos teóricos no van más
que hasta una hipótesis muy simple. Su saber, su discurso

230
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

científico, ¿no serían el lenguaje de esta sociedad? Sus con-


ceptos mezclados de ideología, ¿no constituirían una (o la)
superestructura de esta sociedad (llamada "neocapitalista", o
"de masas", o "de consumo", etc.) aún mal definida? ¿No
habría isomorfismo u homología entre la estructura de esta
sociedad, la estructura que encuentra en ella su lugar y más
particularmente la estructura del discurso actual en las cien-
cias sociales? Si fuera de otro modo, sería preciso admitir
que la ciencia puede, definitivamente, separarse de la ideo-
logía, sin mezcla, y que es posible distinguir bien lenguaje,
metalenguaje, conceptos elaborados en las ciencias sociales.
Está bien comprendido que estas homologías no pue-
den aparecer más que si se distingue cuidadosamente el dis-
curso científico, el discurso cotidiano, el discurso literario, el
discurso-publicitario y todos los géneros de discurso que
tienen lugar y plaza en esta sociedad, aprehendiendo sus
articulaciones y sus diferencias y distancias. Constituyen sin
duda un conjunto, si no un "sistema". Hay correspondencia
entre ellos, estipulada por la división del trabajo en esta so-
ciedad y por la exigencia de representaciones ideológicas,
que restablecen cierta unidad por encima de las ocupaciones
parcelarias en todos los dominios.
Esta argumentación no tiene otro fin que designar un
peligro. ,si el discurso de esta sociedad deviene lenguaje teó-
rico, a través de la filosofía y las ciencias sociales, pudiendo
enseguida reinvertirse en una práctica conscientemente sis-
tematizante (en el Estado, la pedagogía, la búsqueda de una
integración deseada), descartando los conflictos, eliminando

231
HENRY L EFEBVRE

los individuos, ¿no es una amenaza que nos vuelve a mostrar


el dedo?
Esta hipótesis explicaría la moda del estructuralismo, ese
fenómeno ideológico y sociológico. Tal fenómeno sociológi-
co vería mejor un fenómeno sociológico, es decir, de lógica
social. Las tendencias a la organización, a la conservación y
mantenimiento de las estructuras de equilibrio, se manifies-
tan en una forma cl el discurso y primero en un discurso
sobre la forma, la coherencia, el equilibrio y el Sistema. Este
discurso que se cree discurso sobre lo social y aun conoci-
miento de lo social, es solamente discurso de esta sociedad, v
en consecuencia, metalenguaje por lo mismo que esta socie-
dad se justifica dándose por término y fin de las sociedades
anteriores y de su historia. La lógica de tal sociedad quiere
que en un momento dado y haciendo funcionar su intelecto
numerosos individuos planteen problemas lógicos, formales
y "rigurosos". Todos juntos, ignorándose o no, ponen entre
paréntesis los contenidos. Estos les parecen subsidiarios,
empíricos. Ahora es el momento exacto en que son de pri-
mordial urgencia esos problemas concretos planteados por
los "contenidos", sin sistema formal subyacente o dominan-
te, y aquél de las cuestiones agrarias (planteados por estruc-
turas atrasadas) y urbanas ante las amenazas de destrucción
nuclear.
Las dos series de proposiciones consideradas más arriba
aceptan el concepto de sistema. Ahora bien: nosotros nega-
mos el monolitismo y el dogmatismo de las aplicaciones del
concepto. La discusión versa esencialmente sobre la noción
de nivel, y por muchas razones. En primer lugar, la lingüísti-

232
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

ca, como ciencia, lea elaborado esta noción muy extendida v


de uso corriente. En segundo lugar, la elaboración metodo-
lógicamente teórica del concepto de nivel ha sido proseguida
por una escuela bien determinada de lingüistas (E. Benve-
niste, A. Martinet, G. Mounin. etc.). Ahora bien: esta escuela
parece reticente ante las pretensiones del panestructuralismo.
Aborta argumentos muy serios contra las extrapolacio-
nes; y especialmente contra aquella que pasa del primer gru-
po de ¡ proposiciones al segundo grupo (del "modelo" al
"estatuto"). Podría ser que el concepto de nivel comporte
una crítica interna del concepto de sistema, modere sus abu-
sos y reduzca sus pretensiones.
Se nos lleva a distinguir con cuidado, en el estudio del
lenguaje. los conceptos de nivel y de dimensión. Podemos
demostrar que la tendencia panestructuralista ha puesto el
acento sobre las dimensiones del lenguaje, indispensables
para concebir las nociones muy importantes de código y de
mensaje. Ha descuidado la noción de nivel, que destruye por
la base la tesis de la unicidad y de la coherencia absoluta del
Sistema. Ahora bien, el dogmatismo supone un postulado de
coherencia absoluta.
"La noción de nivel nos parece esencial en la determina-
ción del procedimiento de análisis. Es la única apropiada
para hacer justicia a la naturaleza articulada del lenguaje y al
carácter discreto de sus elementos; únicamente ella puede
hacernos encontrar, en la complejidad de las formas, la ar-
quitectura singular de las partes y del todo. El dominio don-

233
HENRY L EFEBVRE

de lo estudiaremos es el de la lengua como sistema de signos


lingüísticos", escribe E. Benveniste. 69
En el nivel inferior de un análisis que descubre la seg-
mentación de lo "real", el lenguaje, nosotros hallamos enti-
dades minimales: este nivel se desdobla en nivel fonemático
(unidades segmentadas minimales: los sonidos, las letras) y
nivel merismático en la terminología de E. Benveniste (los
rasgos distintivos que componen el fonema, por ejemplo la
oclusión, la dentalidad, la sonoridad, la aspiración). Según
nuestro autor, no es posible definir este nivel como el de las
unidades no significantes. Toda unidad, o todo nivel, debe
tener un sentido para obtener estatuto lingüístico. El sentido
de d o de b, por ejemplo, es el de permitir o más bien exigir
la referencia a una unidad de nivel superior, del cual la uni-
dad inferior es constituyente, a saber, el morfema (la pala-
bra). Este tiene una doble naturaleza. Se descompone en
unidades del nivel inferior (fonemático) y entra, a título de
unidad significante, en otras unidades significantes, en una
unidad de nivel superior: la frase.
El empleo del término "sentido" por E. Benveniste sus-
cita algunas interrogaciones. Si el sentido de las letras y soni-

69 Problémes de linguistique générale, cap. X, "Los niveles del análi-

sis lingüístico", Gallimard, 1966. Las indicaciones dadas por el autor


completan las de A. Martinet y de G. Mounin, del cual ha sido tenido en
cuenta "Lenguaje y sociedad", en colecc. Ideas, Gallimard, 1966. Este
último libro, obra de un sociólogo y no de un lingüista, no ha mostrado
bastante bien el desajuste entre el nivel lexical, el de las frases, y los otros.
El análisis estructural de E. Benveniste refuerza nuestras críticas del
panestructuralismo. Muestra los límites y el campo de validez de una
noción, la de la estructura, así como los peligros de una extrapolación-
reducción que transforma la noción en ideología (filosofía).

234
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

dos elementales es entrar en combinaciones (distribuciones)


de nivel superior, si la entidad elemental no puede concebir-
se sin un acercamiento dotado de una doble relación (sin-
tagmática con los otros elementos simultáneamente
presentados para digmática con los otros elementos virtual-
mente presentes), el lingüista no puede en efecto "andar con
rodeos" con el sentido. Pero es preciso reconocer que este
empleo de la palabra "sentido" no está conforme con su uso
corriente, que según ese uso el fonema no tiene ni sentido ni
significación. Con todo, el sabio el lingüista tiene el derecho
de definir el sentido científico de tal

término, en este caso el término "sentido". Lo que hace E.


Benveniste, definiendo con el mayor cuidado la diferencia
entre forma y sentido. La disociación, escribe, de una unidad
compuesta, nos libera de la constitución formal; la integra-
ción nos libera de las unidades significantes. La forma de una
unidad lingüística se define como su capacidad de disociarse
en constituyentes de nivel inferior. Su sentido se define co-
mo su capacidad de integrar una unidad de nivel superior.
Las relaciones de la forma y del sentido, propiedades
conjuntas, se develan en la estructura de los niveles lingüísti-
cos, recorridos por las operaciones descendientes y ascen-
dentes del análisis, y gracias a la naturaleza articulada del
lenguaje" (p. 127). La cuestión del sentido se desdobla ella
misma. Preguntar si tal segmento (tal unidad) tiene un senti-
do o no, es otra pregunta como ésta: "¿Cuál es ese sentido?".
La propiedad de constituir una unidad distintiva, opositiva,
delimitada, identificable por los hablantes para quienes tal

235
HENRY L EFEBVRE

lengua es su lengua, es una propiedad inherente al sistema


lingüístico. Pero al mismo tiempo el lenguaje hace referencia
al mundo de los objetos.
Resumamos. Existe el nivel inferior, que se desdobla en
nivel fonemático y nivel merismático. Existe el nivel inter-
mediario, el de los morfemas (palabras). Existe, en fin, el
nivel superior, el de las frases. En otra terminología, que
comporta una interpretación o una comprensión un poco
diferentes de estructuras, podría decirse que hay primero el
nivel de las unidades no significantes (fonemas), luego el de
las unidades significantes, es decir, signos en la plena acep-
ción del término (de doble faz: significante-significado), lue-
go el de los agrupamientos de, unidades significantes, que no
son signos pero tienen un sentido.
Así se puede distinguir el nivel fonológico, el nivel mor-
fológico (sintaxis, código gramatical) y el nivel lexical.
Lo importante es subrayar con E. Benveniste como con
A. Martinet y G. Mounin, que la articulación entre los dos
primeros niveles es transparente a la vez globalmente (en sus
enunciados completos, bajo forma de frases, que se relacio-
nan con situaciones concretas y específicas) y bajo forma de
unidades inferiores que se relacionan con "objetos" generales
o particulares, tomadas de la experiencia o forjadas por la
convención lingüística. "Cada enunciado, y cada término del
enunciado, tiene así un referente. . ." (p. 128). E. Benveniste
distingue la noción de sentido y la de designación. "Nosotros
los hallamos distintos pero asociados, al nivel de la frase",

236
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

último nivel que el análisis alcanza.70 La frase no es una clase


formal que tendría por unidades "frasemas", delimitados,
oponibles El nivel categoremático comporta una sola forma
específica, la proposición, organizada según un código, la
gramática, la sintaxis. La frase contiene signos, pero no es un
signo. Es una diferencia dada en una unidad, disociación
implicada en la integración (e inversamente), forma insepa-
rable del sentido. Las operaciones descendentes y ascenden-
tes del análisis son simultáneas, coexistentes.
Por el contrario, entre esos dos niveles y el nivel supe-
rior, la relación es diversamente compleja y su ley diversa-
mente difícil de asir. "Los fonemos, los morfemas, las
palabras (lexemas) pueden ser contados: su número es finito.
Las frases no. Los fonemas, los morfemas, las palabras (le-
xemas) tienen una distribución en su nivel respectivo, un
empleo en el nivel superior. Las frases no tienen ni distribu-
ción ni empleo. Un inventario de los empleos de una frase
no podría ni siquiera comenzar. La frase, creación indefinida,
variedad sin límites, es la vida misma del lenguaje en acción.
Concluimos entonces que con las frases se deja el dominio
de la lengua como sistema de signos y se entra en otro uni-
verso, el de la lengua como instrumento de comunicación,
de la cual la expresión es el discurso. Estos son dos univer-

70 En "El lenguaje y la sociedad", una distinción entre significación


y sentido buscaría resolver el mismo conjunto de dificultades. E. Benve-
niste prefiere desdoblar el sentido.

237
HENRY L EFEBVRE

sos diferentes . . .".71 Con la frase w el ordenamiento de las


frases, el análisis, penetra en la translingüística.
Observaciones de importancia: si es preciso admitir un
sistema, al instante el sistema se desdobla. Existen dos, al
menos dos: el sistema de signos y el instrumento de comuni-
cación, la lengua y el discurso (con sus funciones "interhu-
manas",estipula E. Benveniste). La lingüística remite a la
translingüística. La referencia, para aquellos que comunican,
es la situación. La frase, nivel superior del sistema de signos,
es la unidad del discurso, que trasmite una información, o un
orden, informe sobre una situación.
Podemos decir que para los dos primeros niveles hay
articulación determinada (en lo que concierne a cada uno de
ellos y en lo que concierne a su relación). Pero en lo que
concierne a la frase, primero, y enseguida al empleo de las
frases en el discurso, hay corte, hiato, es decir, lugar para una
actividad específica. Entre los sonidos (fonemas), entre las
palabras (monemas o morfemas), hay articulación. Entre los
dos niveles, hay doble articulación. Pero entre la frase, sus
empleos y sus elementos, hay desarticulación, literalmente.
En otros términos, el concepto de nivel se desdobla. Hay
niveles articulados, y niveles separados por una laguna, por
un corte: por una desnivelación.
Es lo que indican gráficamente los blancor. Entre las
letras y las palabras, entre las palabras mismas, los blancos
hacen sensible la articulación. Entre las frases. los blancos

71 E. Benveniste, op. cit., págs. 129130. Cf. "Le langage et la socié-


té", p. 335, un cuadro en el cual lo que se ha expuesto aporta algunos
complementos.

238
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

gráficos y los blancos semánticos (con las respuestas gráficas


que los jalonan, las puntuaciones) muestran discontinuidades
mucho más extensas. El blanco gráfico v el blanco semánti-
co indican tanto una relación como un hueco. El blanco da
un "vacío pleno". Luego, lo que llena ese vacío salta a los
ojos. Luego, es una emergencia que se hace más lentamente,
se desdice, se desconoce, introduce malentendidos, luego se
perfila y se reconoce.
¿Cómo afirmar desde entonces que hay un sistema, el
Sistema? Del único punto de vista lingüístico, el Sistema se
desdobla o más bien se desmultiplica. La tesis de la unicidad
del Sistema reduce el modelo lingüístico. En cuanto al paso
del modelo al estatuto, es un salto, una extrapolación.
Planteemos la cuestión de otra manera. Puede admitirse
que para el lenguaje en general y para cada lengua en parti-
cular, hay un sistema fonético (al nivel fonemático) y un sis-
tema morfológico (el código gramatical). No está probado
del todo que haya un sistema lexical. Por el contrario. Los
argumentos abundan contra la hipótesis de tal sistema. Es
aquí, entre lo sistematizable (el sistema de signos) y lo no
sistematizable (empleo de las frases, discurso en acto) que
habría hiato, desnivelación, corte no articulado. En un nivel
más elevado, el concepto de sistema no basta. Es preciso
introducir otros elementos, otros aspectos de los "fenóme-
nos langagiers"72 y de la comunicación. Acaso sea preciso

72 He aquí otro de los tantos neologismos inventados por Lefebvre


y que no tiene una equivalencia precisa en castellano, salto forzando un
poco la lengua. Se traduciría "lenguajeros".

239
HENRY L EFEBVRE

explorar esos niveles superiores que van hasta lo imaginario,


pasar en o por la translingüística. 73
De los análisis precedentes y de los estudios a los cuales
ellos se refieren, resulta que el concepto de nivel tiene una
gran importancia teórica. ¿No sería un aporte esencial de la
lingüística a la ciencia de los fenómenos sociales? Pues una
tendencia extendida, o más bien una escuela, deja casi ente-
ramente de lado ese concepto. Ya hemos observado y hemos
intentado mostrar en otra parte que los análisis de R. Jakob-
son tratan sobre las dimensiones del lenguaje más bien que
sobre los niveles. Por referencia a los fenómenos sociales, es
decir, en tanto que lingüística, nuestro análisis ha acentuado
la diferencia entre esos dos conceptos (dimensión y nivel).
Las dimensiones comprenden sistemas de oposiciones
pertinentes; las relaciones determinadas entre los términos
(paradigmas y sintagmas) más los símbolos figuran en el
discurso, tomada la palabra "símbolo" en la acepción de los
lógicos. Si retenemos el concepto de nivel no podemos más
que notar su ausencia en los análisis de Cl. Lévi-Strauss y de
aquellos que lo siguen, comprendido también Michel Fou-
cault.
Partiendo de estas observaciones, sería instructivo releer
obras ya antiguas y cuya conclusión pasaba por adquirida
entre los dogmáticos del estructuralismo. En el capítulo so-
bre "lenguaje y parentesco" de su Anthropologie structurale,
Claude Lévi-Strauss distingue en un sistema de parentesco el
sistema de los nombres (es decir, una nomenclatura, un vo-

73 "El sistema de los objetos", por Jean Baudrillart, a aparecer pró-

ximamente en la colección Ideas (Gallimard).

240
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

cabulario) y el .sistema de las actitudes (p. 45 ) . El estudio de


los sistemas de denominación participa de los métodos de
análisis formal
de tipo fonológico, es decir, de una combinación de ele-
mentos análogos a los fonemas e integrándose en sistemas.
"El sistema de las actitudes constituye más bien una integra-
ción dinámica del sistema de las denominaciones" (p. 47). Se
podría creer que Cl. Lévi-Strauss va a establecer una diferen-
cia de nivel entre esos dos sistemas, y buscar de definir bien
esta diferencia (articulación, o no articulación, diferencia
minimal o laguna que deja lugar a actividades). De hecho, Cl.
Lévi-Strauss se esfuerza en reducir la diferencia. "El grupo
social, como la lengua, halla a su disposición un muy rico
material psicofisiológico; como la lengua, no retiene más que
ciertos elementos . . ." (p. 49). Se trata de una transposición
formal del método seguido por el fonólogo (p. 57). El siste-
ma de parentesco es un lenguaje (p. 58). Cada rasgo consti-
tutivo se caracteriza como un "paquete" de relaciones, y esas
relaciones forman parejas de oposiciones pertinentes, sus-
ceptibles de figurar en un cuadro (cf. 30 y ss.).
Algunas de las reservas formuladas por Cl. Lévi-Strauss
en lo que concierne a la extensión de la fonología o, si se
quiere, la reducción de fenómenos sociales al nivel fonológi-
co (no definido como nivel) están entonces destinadas a
caer. Esto es precisamente lo que pasa en el capítulo "Len-
guaje v sociedad" (cap. III) de la misma obra. El autor afirma
que una máquina de calcular podría proveer un cuadro pe-
riódico de las estructuras lingüísticas a partir de repertorios
fonológicos (de sonidos conocidos del fonólogo). "No ten-

241
HENRY L EFEBVRE

dremos más que tomar nota en ese cuadro del emplaza-


miento de las lenguas ya estudiadas" ( p. 66 ) . Después de lo
cual, él extiende este método a los fenómenos de la moda, a
las reglas de matrimonio en el conjunto de lis sociedades.
"Que el “mensaje” esté aquí constituido por las mujeres del
grupo que circulan entre los clanes, descendencias v familias
(y no, como en el lenguaje mismo, por las palabras riel grupo
que circulan entre los individuos) no altera en nada la identi-
dad del fenómeno. . ." (p. 69). Postulado de identidad que
lleva al autor a construcciones de carácter ``precario e hipo-
tético" de las cuales él afirma no obstante que son verifica-
bles (págs. 72 v 74). Estas hipótesis descansan sobre
analogías fundamentales entre manifestaciones de la vida en
sociedad, muy alejadas en apariencia unas de otras, tales
como el lenguaje, el arte, el derecho, la religión" (p. 75 ) .
Aun si se reconoce a Lévi-Strauss el mérito de haber pro-
puesto por primera vez un modelo general, uniendo los re-
sultados científicos obtenidos por los lingüistas y los
matemáticos, no falta más que subrayar fuertemente la po-
breza de este modelo tomado de la fonología. ¿No deja es-
capar los niveles más complejos, los más ricos, de la realidad
social? El autor sigue un doble camino, que puede producir
la confusión en los intelectos: reducción a lo fonológico, por
un lado, y por el otro extensión ilimitada de la reducción al
lenguaje, considerado como revelando "las leyes universales
en que consiste la actividad inconsciente del espíritu".
Es bastante curioso que el concepto de nivel no aparez-
ca claramente en Cl. Lévi-Strauss más que en su respuesta a
las críticas que le dirigieron G. Gurvitch así como G. Hau-

242
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

dricourt y G. Grana¡ en los "Cuadernos internacionales de


sociología" (1955 ) . El autor se justifica por reducir la socie-
dad o la cultura a la lengua. Su fin, su "revolución copernica-
na", es interpretar a la sociedad en función de una teoría de
la comunicación. "Desde hoy, esta tentativa es posible en
tres niveles, pues las reglas del parentesco y del matrimonio
sirven para asegurar la comunicación de las mujeres entre los
grupos, como las reglas económicas sirven para asegurar la
comunicación de los bienes y servicios, y las reglas lingüísti-
cas la comunicación de los mensajes. Estas tres formas de
comuniicación son al mismo tiempo formas de cambio. . ."
(págs. 95 y 96). Es evidente que Cl. Lévi-Strauss confunde
nivel y forma, lo que significa una incomprensión del con-
cepto de nivel, o un desdén (inconsciente) de su alcance. Se
elimina (inconscientemente) lo que molesta.
Es verdad, según Cl. Lévi-Strauss, que no se trata más
que de modelos: "El principio fundamental es que la noción
de estructura social no se vincula a la realidad empírica, sino
a los modelos construidos según ésta . . ." Las relaciones
sociales son la materia empleada para la construcción de los
modelos que hacen manifiesta la estructura social misma (cf.
Anthropologie structurale, pág. 305 y 306).
Es aquí diremos nosotros que se hace manifiesta la am-
bigüedad . . . de un pensamiento que se pretende riguroso y
emplea la escritura del rigor. (Para decir todo, esta forma de
pensamiento que desborda considerablemente el dominio de
las ciencias sociales, ha instituido el lenguaje del rigor: hace
de él una especie de institución; pero no es más que a partir
del lenguaje, palabra o discurso; es a partir de la escritura, de

243
HENRY L EFEBVRE

sus estipulaciones, de un carácter ordenador y ordenado).


¿Quién reprochará a un sabio construir modelos? ¿Cómo
hacer para penetrar una realidad altamente compleja y que se
complejifica en el curso de su "historia"? ¿Cómo no admirar
la lucidez v la prudencia de este sabio, que declara producir
sólo "modelos teóricos" provisorios, revisibles? De acuerdo,
muy bien. ¿Pero cuál es la relación exacta entre modelo y
sistema? El modelo llama a la conciencia una estructura, la
cual ofrece un carácter de sistema (p. 306). El modelo no es
entonces una abstracción intelectual sino la reproducción
mental de lo que existe socialmente como sistema. "Los mo-
delos pueden per conscientes o inconscientes según el nivel
en el que funcionen" (p. 308). Aquí, la noción de nivel apa-
rece o reaparece, pero para conservar la confusión. Cuando
funciona el intelecto del sabio, cuando pasa por los dos ni-
veles clásicos (observación y experimentación, cf. pág. 307)
es cuando extrae de los fenómenos de la inconsciencia un
modelo, por consiguiente un sistema, que funciona a ese
nivel. En la hipótesis desfavorable en que la sociedad "dis-
pone de un modelo consciente", el intelecto no tiene más
que registrar el sistema que le es ofrecido por la sociedad
misma.
La noción de modelo, metodológicamente indispensable
en ella misma, interviene para disimular una ontología del
Sistema. El término modelo tiene dos acepciones, una inte-
lectual y científica, la otra real (aunque "inconsciente" en la
mayoría de las sociedades). El pensamiento estructuralista
oscila entre esas dos acepciones, y parpadea (cf. op. cit. p.
509). No es seguro que la etnología contemporánea escapa a

244
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

los juegos de desdoblamiento, de dualidades, de oscilaciones


que caracterizan según Foucault las ciencias llamadas huma-
nas (cf. Les mots et les choses, especialmente pág. 383).
Supongamos mientras tanto que se "toma en serio" 74 la
noción de nivel. Esto quiere decir que la homología entre los
nivele; debe considerarse con cuidado, establecerla. Esto
significa que los niveles no son necesariamente articulados,
ni todos articulados de la misma manera. Tal hecho etnoló-
gico o sociológico, como la prohibición del incesto o el rol
privilegiado del tío materno en sistemas muy diversos, ¿po-
drían interpretarse de otro modo, si se tomara en serio la
diferencia establecida por Cl. Lévi-Strauss entre el nivel de la
nomenclatura y el de las "actitudes"? Una serie de preguntas
podría plantearse: "En la estructura social, ¿quién decide de
la suerte del niño por nacer o ya nacido? ¿Quien debe to-
marlo a su cargo? ¿Cuál grupo? ¿Y por qué?" Esta cuestión
no es "naturalista", puesto que las respuestas, y las solucio-
nes diversas y aun opuestas a un problema general, difieren
según los recursos de los grupos, sus relaciones, su organiza-
ción interna: y también, esto va de suyo, según su "cultura".
Según la respuesta, formalizada o no por ritos v costumbres,
el hijo virtual puede ser suprimido antes o después del naci-

74 Entre comillas, por ironía. Los predicadores del pensamiento ri-


guroso emplean de una manera maníaca este sintagma congelado. Para
ellos aquel que no adopta su panestructuralismo no ha tomado en serio a
Freud, a Marx, a Claude Lévi-Strauss mismo, etc. No tomando en serio a
esos Maestros, no es tomado .en serio por sus discípulos. Se les ocurre
citar a Nietzsche, del cual algunos “ingenuos” creían que había liberado
nuestra conciencia del espíritu de tosquedad y de solemnidad.

245
HENRY L EFEBVRE

miento. Si es aceptado, la tarea ingrata v costosa de educarlo


recae por razones conscientes o "inconscientes" en tal fami-
lia, en tal grupo. Es curioso que los antropólogos v etnólo-
gos que nos informan abundantemente sobre la
nomenclatura, sobre el "sistema", sobre las actitudes en lo
que concierne al sexo, sobre la "cultura", dan muy pocas
indicaciones en lo que concierne a la preñez y sus conse-
cuencias.
Los niveles pueden estar articulados (es el caso de la
doble articulación puesta a la luz por los lingüistas entre los
fonemas y los monemas o lexemas) ya separados por un
hiato. Citemos aquí un ejemplo tomado a la sociología con-
temporánea. El análisis comenzado por el Instituto de So-
ciología Urbana del habiter en el arrabal "pabellonario" ha
permitido definir niveles: una apropiación del espacio, una
utopía, una ideología.

Esos niveles han sido descubiertos por una investiga-


ción de orden lingüístico sobre la cual volveremos luego. En
el primer nivel, el análisis distingue otros niveles: el cerca-
miento, la marcación (de "ángulos", de lugares a los cuales se
adicionan símbolos), el ordenamiento del espacio apropiado
con una cierta libertad. Esos niveles están bien articulados,
es decir, inseparables, inherentes unos a los otros, dados en
una unidad con sus diferencias. Entre el nivel de la apropia-
ción y aquel del "sueño pabellonario", 75 la utopía de la feli-

75 Cf. las publicaciones del Instituto de sociología urbana sobre


"L'habitat pavillonnaire", tres volúmenes, por N. y A. Haumont, M.G. y
H. Raymond, prefacio de Henri Lefebvre.

246
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

cidad en el "estarse en casa", hay un cierto hiato. Y más to-


davía entre esos niveles y el de la ideología que fue elaborada
por "pensadores" oficiales y por hombres de Estado de la
Tercera República por razones de alta estrategia política, y
enseguida difundida con extraordinario éxito. Es sólo en el
nivel intermedio de la utopía que el análisis concreto en-
cuentra lo que generaliza Foucault: una presencia-ausencia,
un discurso que se anuda y se desanuda sin fin alrededor de
sí mismo. La ideología penetra a la utopía, la legitima, la
acentúa, pero difiere de ella profundamente, como una re-
presentación de la propiedad puede diferir de un más o me-
nos irrisoriamente "vivido"76 por los propietarios. Asimismo,
la ideología penetra la apropiación del espacio, pero este
último se vincula a la noción general de praxis, y no a la
ideología.
Un fino análisis permite entonces discernir en este ha-
bitar que parece primero un simple "hecho" tres capas. La
primera es a la vez efectiva (práctica) y afectiva. Paródica-
mente acaso, caricaturalmente, es una obra. La segunda se
relaciona coa y lo imaginario social; la tercera con un estudio
de estrategias políticas y principalmente con la estrategia
puesta a punto por los hombres políticos de la Tercera Re-
pública, contemplando la integración de la clase obrera por
"el acceso a la propiedad".
La ideología tiene por vehículo un lenguaje. La aprecia-
ción efectiva y afectiva del tiempo y del espacio se expresa
en

76 Cf. Le langage et la société, págs. 167 y ss.

247
HENRY L EFEBVRE

cosas, en discursos. Únicamente el nivel intermedio tiene


verdaderamente por soporte un lenguaje. Las oposiciones
(como aquellas entre la libertad del habitat pabellonario y la
sujeción de las gentes que viven en el núcleo de las ciudades
o en los nuevos conjuntos77 entre la naturaleza simbolizada
por algunas briznas de hierba y la facticidad urbana entre la
salud y la felicidad de los "pabellonarios" y la desdicha de los
demás), son hechos langagiers. Ni los símbolos ni las oposi-
ciones tendrían lugar sin el discurso. A este nivel y solamente
en él se aplican los métodos propiamente lingüísticos y se-
mánticos. Los "habitantes" pueblan de signos un espacio que
ellos han formado y encerrado en otro nivel, en otra racio-
nalidad y en otra finalidad. Estos signos y significantes se
consuman a la manera de un gran sueño eufórico.
Los dos primeros niveles, el espacio apropiado y lo ima-
ginario social están unidos con una cierta coherencia, com-
pensando el segundo las insuficiencias del primero y
resolviendo en apariencia los conflictos entre violencias y
actividades de apropiación. Por el contrario, entre esos dos
niveles y la ideología que los envuelve, hay un hueco. Para
reconocer el origen y el impacto de la ideología, se impone
un estudio histórico.
El análisis permite entonces discernir los rasgos especí-
ficos de cada nivel, así como las dos formas de diferencia
entre los niveles, la articulación y la desnivelación (hiatos).
Por otra parte, descubrimos en el "mundo pabellonario" un
conjunto significante, pero las diferencias que descubre el

77 Llamados en nuestro país monobloques (N. del T.).

248
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

análisis prohiben hablar de un sistema pabellonario. Salvo si


se quiere consagrar la cosa la ideología.
Lo que señala Michel Foucault (que manda a pasear a la
antropología pero retiene la etnología como "pedestal epis-
temológico" con la lingüística) no es demasiado exacto. El
estructuralismo dogmático quiere franquear el "pasaje desde
el punto de vista de la norma, de la regla y del sistema" (Las
Palabras y las Cosas, p. 372) . Está bien lo que le reprocha-
mos. Se pasa de una filosofía de la Libertad (que después de
Marx han retomado Sartre, Georges Gurvitch y algunos
otros) a una filosofía del sometimiento. ¿La ciencia de la
Libertad habría fracasado, con la Revolución? Puede ser.
Todavía sería necesario demostrarlo con algo distinto a los
análisis epistemológicos. Sería preciso demostrar cómo y por
qué el horizonte en este sentido está cerrado, y por qué ra-
zones el conocimiento debe colocarse en el punto de vista de
las restricciones. Admitiendo que se necesite cambiar el co-
nocimiento que se pretende ciencia de la Libertad y de lo
particular, en ciencia de lo necesario y de lo general, eso no
es una razón suficiente para valorizar las restricciones, para
legitimarlas bajo cubierta de conceptos (como el de sistema).
Es verdad, las máquinas operan calculando las combina-
ciones de elementos y eliminando ciertas combinaciones
según las restricciones impuestas por su programa. ¿Sería ese
el nuevo punto de partida del conocimiento? En la presenta-
ción del estructuralismo integral se confunden peligrosa-
mente el punto de vista de una combinatoria universal
(retoma de la cibernética y de la teoría de la información) y el
punto de vista de la norma. "Se dirá que hay “ciencia huma-

249
HENRY L EFEBVRE

na” no dondequiera que se trate del hombre, sino donde-


quiera se analice, en la dimensión propia del inconsciente,
normas, reglas, conjuntos significantes" (Foucault, p. 376).
Las sociedades pasadas, que permiten aproximar si no
explicar los métodos históricos, se hicieron siempre cerradas,
coherentes; emplearon para llegar a ello todas las formas de
la represión, todas las normas y reglas que podían imponer.
Todos los conjuntos significantes han existido en la práctica
mucho antes de su aparición en la literatura y la filosofía,
mucho antes de su descubrimiento teórico. El más grosero
análisis de la ciudad antigua o medieval revela tales "con-
juntos significantes" (los monumentos, los estilos de la ciu-
dad) y descubre las normas y reglas que dieron a esas
ciudades una coherencia fuerte. ¡ Eso que definía una forma
limitada y destinada a manifestarse en la libertad! Con todo,
la historia parece mostrar que las sociedades pasadas no in-
tentaron formarse completamente más que en los momentos
en que ellas se sentían amenazadas, desde adentro y desde
afuera. El reforzamiento de la estructura iba junto con su
derrumbe.
En nuestra sociedad, aquella que data de la producción
industrial (sin que se esté obligado por ello a definirla como
una "sociedad industrial"), los huecos, las lagunas, los hiatos
han sido numerosos. Por esos huecos pasaban fuerzas nue-
vas, iniciativas, las de los individuos (los "empresarios", por
ejemplo) o acuellas de las clases y los grupos (los sindicatos
obreros y los grupos patronales o monopolísticos), etc.
El individuo, con o sin ideología individualista, aprove-
chaba. El derecho, la moral, las estrategias políticas, las

250
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

ideologías, se encarnizaban en cerrar los agujeros por los


cuales él podía pasar. A medida que las cribas y las redes
controles sociales, barreras institucionales, filtros de las nor-
mas y del lenguaje se hacían más finos, los deseos del indivi-
duo capaz de soportar esta situación se afinaban igualmente.
El sufría. Un gran número de hombres capaces de intentar la
individualización (la realización de sí en una obra, en un ac-
to, en "el objeto" singular de un deseo singular) caían en el
camino, víctimas de neurosis, abandonando la lucha. Algu-
nos pasaban. Otros llegaban hasta la acción, de vuelta; modi-
ficaban algo en esta sociedad de la que emergían; intentaban
a veces transformarla.
El acento puesto sobre la restricción, la norma y la regla,
en nombre del rigor científico, nos parece de una extrema
gravedad. Las ciencias sociales ¿deben ocuparse de las insti-
tuciones, es decir, de las normas, reglas, conjuntos constitui-
dos? Por cierto que sí, pero no para consagrar lo
institucional, para validarlo y aportarle el certificado de legi-
timación. El conocimiento de las instituciones implica la
crítica radical de las instituciones.
Parece que hoy, gentes de una inteligencia penetrante se
proponen ajustar las mallas de la red hasta que nadie base. Se
quiere el triunfo de cierta concepción del saber: conformis-
mo y restricciones aceptadas. ¿Cierto psicoanálisis no se
ocupa de recuperar a los desdichados atrapados en las redes,
que no han podido atravesar la criba, que se empantanan en
la individualización? Se los rinde a las normas, a las institu-
ciones existentes. Los teóricos proclaman el fin del individuo
en nombre del Sistema. Al mismo tiempo que el fin del

251
HENRY L EFEBVRE

"hombre" en general, del humanismo ideológico. Muy bien.


El nihilismo, no dejemos de repetirlo, coincide con la siste-
matización de lo institucional.
El desdén teórico para el concepto de nivel impide a
Claude Lévi-Strauss la comprensión de la historia, lo que le
permite nivelarla con una extraordinaria ingenuidad. ¿Cómo
explicar de otra manera que por la ingenuidad, a menos que
eso no sea más que una astucia, su tesis que hace entrar to-
das las formas específicas de cambio y de comunicación en
una categoría: el cambio en general, la comunicación en ge-
neral, en una palabra, el "comercio" en el sentido del siglo
XVIII? La famosa operación denunciada por Marx a propó-
sito de las "sustancias naturales" los árboles reducidos al
árbol en general, a la idea de árbol, a la Idea se reitera para
los períodos históricos y las diversidades sociales. Incluso
"desustanciación" bajo pretexto de conocimiento por lo ge-
neral, por la forma. En particular, la producción de mercan-
cías, la economía mercantil y monetaria, pierden toda
especificidad en provecho del "cambio" (cf. Anthropologie
strueturale, págs. 36 y ss.).
La sociedad ha atravesado niveles de crecimiento y de
desarrollo bastante bien definidos por Marx: modos y rela-
ciones de producción, fuerzas políticas . . . Si se puede reto-
marlas para profundizar, estas determinaciones de Marx, esta
elaboración nueva no puede cumplirse más que acentuando
las diferencias y no reabsorbiéndolas en las generalidades ( ¡
nivelándolas porque se ignora los niveles!).
El pensamiento de Cl. Lévi-Strauss y de su escuela se
distingue por algunas oposiciones pertinentes, para emplear

252
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

su lenguaje. La más característica, es la oposición "reduc-


ción-extrapolación" muchas veces señalada ya.
Si se va hasta el fondo de su pensamiento, se halla una
curiosa predilección, casi maníaca, casi esquizofrénica, por lo
inmóvil, por el cuadro, por la reja. El tipo de inteligibilidad
que ellos valorizan excluye el movimiento. En lugar de bus-
car las insuficiencias de una matriz (molde), de un cuadro,
para aprehender la movilidad, prefieren negar la movilidad
negando que eso sea de su parte una preferencia. Si yo quie-
ro representar lo referencial "inconsciente" de la mayoría de
las personas, en su cotidianidad, presento un cuadro cerrado,
compuesto de oposiciones pertinentes que representa el es-
pacio de la vida cotidiana:

ARRIBA
IZQUIERDA EGO DERECHA
ABAJO

Este pequeño cuadro, lejos de proporcionarme la inteli-


gibilidad de lo cotidiano, me mostrará los límites y los pro-
blemas. Me guardaría de consagrarle "espacio de la
representación". "espacio donde habita el conocimiento"
Brille, "campo", todavía menos tipo de equilibrio y norma.
Su pobreza revela en cierta medida la pobreza del "espacio
de la cotidianidad". El estereotipo se utiliza en la crítica de la
vida cotidiana, lejos de pasar por su estructura o su forma
inteligible. Tomado epistemológicamente, un cuadro cerrado
de oposiciones pertinentes no tiene otro referencia) que él
mismo, se priva de referencia. Esto no sucede sin graves

253
HENRY L EFEBVRE

inconvenientes. En el caso actual, si se presenta tal cuadro,


es por el contrario para situar lo referencia): lo cotidiano, es
decir, un nivel de lo social por relación a la tecnicidad, a la
cultura, al Estado, a la sociedad en su conjunto, a sus formas
de ocupación de los tiempos y los espacios. ¿Es admisible
metodológicamente y teóricamente suprimir todo referencia)
para dejar el lenguaje solo con él mismo, su propio doble, su
espejo, él Mismo y el Otro a la vez? Es no obstante la opera-
ción que ha cumplido Michael Foucault, llevando lógica-
mente a su término la tendencia estructuralista ya
representada por Cl. Lévi-Strauss. El lenguaje, el discurso,
no tienen otro referencia) que ellos mismos. La "función
referencia)" no juega más que por relación al contexto.78 No
designa más que la cohesión o coherencia del Sistema. En
nombre del "principio de inmanencia" (Jakobson) tomado
dogmáticamente, se reduce a una unidad la cualidad tan
fuertemente marcada por E. Benveniste, la del sistema de
signos, y de la comunicación (texto citado, Problémes de
linguistigue générale, p. 130). Por eso es que el panestructu-
ralismo ataca tan violentamente, con el individuo, lo "vivi-
do". La referencia "vivida" en los objetos y en el mundo de
los objetos, en las situaciones, debe caer para que subsista
únicamente el sistema de signos, sin substancia, sin otra de-
terminación que su transparencia. Esta transparencia no

78 Esta tendencia a suprimir la función referencia) se devela en el


curioso artículo de Félix Guattari, "Recherches", N0 2, p. 35. El punto de
partida último, alcanzado por una reducción absoluta, es el signo que "no
remitiendo más que a sí mismo, no se remite a nada".

254
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

puede sorprender: se ha evacuado los contenidos. Presen-


tarla como una victoria de lo inteligible victoria mortal, vic-
toria de la Muerte (cf. Foucault, op. cit., p. 395), es esta
actitud la que puede sorprender. Es cierto que el conoci-
miento científico no puede conservar como tales las referen-
cias del sentido común. Comporta una crítica de lo "vivido",
lo que no significa la eliminación de lo vivido sino un esfuer-
zo para comprenderlo y situarlo. Se advierte pronto cómo lo
referencia) o los referenciales del sentido común están diso-
ciados y disueltos en el curso del siglo XX. No obstante,
Marx había intentado determinar lo referencia) al cual debía
remitirse el discurso científico para no girar en redondo so-
bre él mismo y aprehender un contenido. Para Marx. las
relaciones de producción constituyen el núcleo de la praxis,
lo esencial de las actividades sociales cuyas conexiones y
resultados se observan en esta praxis. Es de ellos de que se
habla, desde que el discurso despeja las ilusiones de lo inme-
diato, de lo aparente, de lo "vivirlo". "¿Quién habla?" Si al-
guien plantea esta pregunto responderemos que Marx, sin
plantearla explícitamente, ha establecido la identidad del
lenguaje de la revolución y del lenguaje de la ciencia, la iden-
tidad del sabio y del revolucionario.
Es sobre este punto fundamental que debe dirigirse la
crítica del marxismo, si se lo quiere criticar. Es sobre este
punto fundamental que debe recaer una exposición del mar-
xismo que se proponga responder a los interrogantes del
pensamiento moderno, aceptados por hipótesis. Es así que
sucede algo que puede notarse. Los ideólogos contemporá-
neos que se ocupan del marxismo afectan el lenguaje del

255
HENRY L EFEBVRE

rigor. Su afectación, su escritura, los dispensan de un examen


riguroso. Michel Foucault, ideólogo del Sistema, liquida el
marxismo sin haberlo expuesto ni discutido, reduciendo de
una manera ridículamente prematura el pensamiento de
Marx al de Smith y de Ricardo (cf. op. cit., paígs. 262 y ss.,
especialmente págs. 311331, etc.).
Por otra harte, ha llegado el momento de declarar explí-
citamente la extrema debilidad científica de la obra de Michel
Foucault, disimulada bajo el rigor langagiére. La lingüística
moderna no está designada más que por metáforas como
"pedestal epistemológico" o "espacio del epistema". Los
conceptos de la lingüística, las funciones del lenguaje aclara-
das por el lingüista, y por el sociólogo, son elididos o eludi-
dos. Por ejemplo, el problema de la función referencial o
metalingüística o el concepto de nivel. Y esto en beneficio de
una "teoría pura del lenguaje" (p. 392), que juega en el pen-
samiento de Michel Foucault el rol de modelo más general,
permitiendo reducir las diferencias v las particularidades.
Puede suponerse, aunque no esté especificado y aun menos
probado, que esta "teoría pura" coincide con la del Sistema
unitario y único. Y mientras tanto, después de la pregunta
"¿quién habla?", podemos plantear la cuestión: "¿De qué se
habla?", la de la función referencial, planteada según Jakob-
son no a los niveles del fonema o del monema, sino del len-
guaje. La tesis de Marx no nos parece refutada. Si no se
habla jamás de relaciones de producción, de la praxis, de las
clases sociales, de la vida cotidiana, no se sabe de qué se ha-
bla. Es el lenguaje el que habla: entre los miembros de la
sociedad se establecen relaciones solamente de lenguaje y no

256
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

importa quién diga no importa qué. Esta tesis de Marx debe


completarse. Lo referencial, no es más lo "real" del sentido
común. No es en principio la "naturaleza". Es más bien, con
el conjunto de las obras, las de las actividades productoras
incorporadas en campos sensibles: música, imágenes, pintu-
ra, paisajes, ciudades, etcétera; la vida cotidiana misma que se
constituye y se instituye alrededor de nosotros. Es de ella de
que se habla, en pro o en contra, con o sin. Esos son los
invariantes de estructura (para esta segunda mitad del sigo
XX, que comienza de una manera tan escabrosa) a los cuales
se refiere conscientemente o inconscientemente el discurso.
El dogmatismo de la estructura tiende a un idealismo
(en el sentido clásico) bastante estupefaciente. Por un viejo
procedimiento, el del idealismo, pone el mundo al revés. Ve
en la vida social la obra del lenguaje, en lugar de concebir el
lenguaje como una obra de la sociedad. Piensa que los otros
"campos" son los simples resultados del lenguaje, pone las
palabras antes y por encima de las cosas, en lugar de mos-
trar cómo las palabras y las cosas y sus conexiones son
obras.
En el nivel lexical. salvo prueba en contrario, no hay
sistema. Con todo, hay “subconjuntos” o si se quiere “sub-
sistemas”, a condición de entender por esto agrupamientos
no cerrados, abiertos unos sobre los otros, encastrados; estos
agrupamientos es preciso construirlos.
Por ejemplo, en lo que concierne al habiter (no em-
pleamos este neologismo horrible que acentúa la pasividad:
el habitat). Para construir un modelo del habiten por ejem-
plo, el habiter pabellonario, es preciso confrontar las pala-

257
HENRY L EFEBVRE

bras y las cosas en el campo (le una realidad práctica, deter-


minada y determinante, relacionable ella misma no inmedia-
tamente a "la sociedad" sino de manera particular a un grupo
social y enseguida, a través de ose grupo, a lo global. Es pre-
ciso (pero esto no basta) inventariar el repertorio (las pala-
bras). Hay que mirar las cosas. No es malo tener en cuenta el
comportamiento de las ;entes, sus ordenaciones prácticas. Es
entonces y así cómo se puede abordar el análisis de su len-
guaje. Ni las cosas, ni las palabras, ni los miembros de los
grupos, constituyen un "corpus" destacado, riguroso. La
construcción del modelo retiene ciertos rasgos, descarta
otros, pero no puede fijarse y debe volver sobre lo que ha
sido precisamente descartado para retomarlo y afinar el mo-
delo.
Los subconjuntos y los subsistemas están constituidos
por el habiten por el "vestirse", por el alimento, etc. Con las
relaciones de ¡ producción, éstas son las actividades múltiples
de las gentes que obran, que consumen productivamente o
improductivamente.. Está bien entendido que en la misma
sociedad, son las mismas gentes, miembros de los grupos
que componen la sociedad, quienes habitan, se visten, se
nutren (o que producen el alimento, el vestido, etc.). No hay
un grupo que se viste, un grupo que se nutre, un grupo que
habita. Estos subsistemas construidos por el análisis quedan
abiertos y no obstante constituyen una globalidad: la vida
cotidiana. Tal es el sentido de esta argumentación. Los con-
juntos significantes no pueden aislarse. Son múltiples, situa-
dos a diversos niveles, articulados en ciertos casos, en otros
separados por huecos v lagunas que no suprimen toda rela-

258
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

ción entre ellos. Estos subsistemas confieren significaciones


a los objetos, a lo que está cerca; pero las significaciones son
accesibles a todos los miembros de la sociedad; toman un
sentido (global).
No es la "estructura lineal" del lenguaje quien dicta la
elección de las palabras, como lo cree Foucault (cf. 392),
sino una estructura diversamente compleja, la de las situa-
ciones y los grupos en la globalidad social, con referencias
relativamente constantes (a la vida cotidiana, entre otras).
Una sociedad nos aparece también compuesta de una
gran multiplicidad de clases y de grupos, de conjuntos y de
sistemas parciales (subconjuntos y subsistemas). Si existe el
habitar y el vestir y el campo perceptivo (paisaje, música,
etc.) existe también el "sistema" jurídico, el "sistema" fiscal,
el "sistema" encolar, el "sistema" electoral, etc. Esta interac-
ción altamente compleja del "subsistema" no arroja a la
sombra a los grupos y clases que obran a través de esos
conjuntos, ni sus estrategias. Con mayor razón, las relaciones
de producción y de propiedad.
Una sociedad se nos aparece así como una globalidad
extraordinariamente compleja. El lenguaje, ¿puede fijar el
estatuto de la sociedad, el de los miembros del conjunto
social? Se trataría más bien, para el conocimiento, de fijar el
estatuto del lenguaje en la sociedad: ¿hay un Sistema? ¿Hay el
Sistema? Si fuera así, no se saldría más, no se entraría más,
no se le podría conocer. ¿Cómo aprehender un sistema o un
subsistema, sin una distancia crítica, sin una entrada y una
salida, sin apertura y, en consecuencia, sin una doble crítica (
interna o externa) ? La tesis dogmática del sistema unitario

259
HENRY L EFEBVRE

revela una voluntad de sistematización más que un conoci-


miento. Es una voluntad que se disimula bajo un lenguaje, el
del rigor. Este lenguaje que se caracterizaría, según las de-
mostraciones conocidas, por la proyección de la metáfora en
la metonimia. Estos términos están tomados en la acepción
en que los toma R. Jakobson, de modo contrario a su defini-
ción de la poesía. Para él, el discurso poético resulta de una
proyección del eje paradigmático (virtualidades, oposiciones
pertinentes) sobre el eje de los sintagmas (actualidad, rela-
ciones). La escritura del rigor trata los metáforas en liga-
mentos seudológicos, en relaciones de la larte al todo.
Ejemplo: el "pedestal [o zócalo] epistemológico", "el espacio
de la epistema". Disimula el abuso y la extrapolación, trans-
formándolas en relaciones aparentemente exactas. Esta ope-
ración, a su vez, disimula bajo el conocimiento el esfuerzo
para imponer una sistematización abusiva: el lenguaje o más
bien la escritura del rigor, ¿no sería la de la voluntad de po-
der? Esta escritura del rigor comportaría una retórica muy
particular, bastante original. Es una poesía de la antipoesía,
un mito de lo antimítico. El éxito de esta ideología consiste
en el nihilismo que ella envuelve cuidadosamente bajo la
apariencia de la ciencia absoluta, más bien que al conoci-
miento que pretende alcanzar.
¿De dónde procede nuestro análisis desconfiado? De
Nietzsche, entre otros, que ha batido las operaciones y los
engaños de la voluntad de poder. Y también de una dura
experiencia. Y si mientras tanto alguien apela a Nietzsche
contra nosotros, si dice que Nietzsche ha inventado la es-
critura rigurosa, nosotros apelaremos a Zaratustra contra la

260
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

filosofía de la "voluntad de poder" con la cual sabemos tam-


bién que él defendió la esencia del devenir. Ninguna ambi-
güedad con Zaratustra: él habla, él toma o retoma la palabra
para decir su verdad, a saber, la identidad del Ego y del
mundo.
Bajo esta luz, la tentativa de "rigor" de la que analizamos
una manifestación, las tesis panestructuralistas, se perfila de
manera novedosa.
Eso titulado renovamiento de la filosofía revive la
muerte. A falta de valorizar la filosofía, es decir, de retomar
los proyectos fundamentales de los filósofos, se reitera el
fracaso de la filosofía agravándolo. Esta pretendida renova-
ción no tiende hacia otra cosa que a una justificación del
estado de cosas y del Estado existentes.
¿Se llega a sacar del estudio del lenguaje de la lingüística
una metalengua, de la cual todas las ciencias, comprendidas
también las llamadas exactas, no serían más que modalidades
y las aplicaciones a campos parciales? Tal victoria sería la
validación teórica de las ambiciones panestructuralistas.
No parece que ese proyecto pueda realizarse. La obje-
ción científica sacada del concepto de nivel, que muestra
cómo el lenguaje no puede ser comprendido como un siste-
ma (unitario, único, de una coherencia absoluta) parece im-
pedir la realización de este proyecto.
Ello no impide que una obra como la de Foucault se dé
sin explicitar el concepto, para el metalenguaje de la filosofía
y de las ideologías.
El pasaje de la filosofía a la metafilosofía exige una elu-
cidación del mensaje filosófico. ¿Qué itinerario debe seguir

261
HENRY L EFEBVRE

este análisis? Puede comenzar por la determinación de los


rasgos generales del discurso filosófico. Después de lo cual
vuelve hacia las filosofías, hacia sus particularidades, para
aprehenderlas y comprenderlas. Iría así de lo abstracto a lo
concreto, siendo lo concreto un fragmento (o "segmento")
de una historia. Foucault sigue el itinerario inverso. El men-
saje de este autor está centrado sobre los códigos de las filo-
sofías y de las ideologías pasadas. Cumple la función
metalingüística, decodifica para el lector de 1966 los textos
de los siglos pasados: los cuadros de Valázquez, considera-
dos como campos semiológicos, o el Don Quijote, etc. Muy
bien, pero él va de lo concreto a lo abstracto más general.
Mucho mejor: él da a luz su propio código, que tiene en una
palabra: Sistema. Esta palabra contendría igualmente los
códigos de las filosofías examinadas y liberaría lo esencial,
hasta ahora desconocido, de sus mensajes.
Es así como podemos comprender el gran número de
citas sin referencia que contiene la obra de Foucault. El lec-
tor avisado reconoce aquí y allá a Hegel, a Bachelard, a Hei-
degger, a Nietzsche y aun a Marx. ¿Plagio? ¿Estilo alusivo?
No. Operación de decodage, legítima en esta perspectiva.
Elaborar el metalenguaje de la filosofía, es entonces un itine-
rario del todo diferente del pasaje de la filosofía a la metafi-
losofía. Es incluso lo opuesto. El metalenguaje filosófico,
aquel que decodifican los filósofos, no puede por otra parte
ser más que metonímico. La invención filosófica (como toda
invención acaso) procedió por metáforas, torciendo las signi-
ficaciones de términos conocidos, ya utilizados por los pre-
decesores de cada filósofo, arrancándolos a los "sistemas"

262
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

anteriores (el ser, Dios, la Naturaleza, etc.). La exposición de


cada filosofía se pretendía demostrativa; acentuaba inevita-
blemente el lado metonímico del encadenamiento.
El desciframiento (decriptage) de los filósofos por Fou-
cault va todavía más lejos en esta tendencia inherente a la
Filosofía. El transcribe (proyecta) las metáforas en metoni-
mias.
Es la escritura del rigor. ¿Qué nos enseña este decodage
simultáneo (sincrónico) de todas las filosofías? Que toda
filosofía fue o se pretende sistema. Lo que nosotros ya sa-
bemos. Entretanto, se ha mostrado, demostrado, probado.
La coherencia, cualidad transparente y oculta, se convierte en
la idea más general de lo que fue (más o menos) coherente.
Cada filosofía, cada ideología, encarna momentáneamente el
Sistema. Los árboles se definen por la idea del árbol y éste
por la Idea. Tenemos bajo nuestras miradas la esencia de la
filosofía, su historia y su contenido vaciados, marchamos en
el desierto de la esencia. Las filosofías, privadas de conteni-
do, se reducen a la forma pura del discurso filosófico. Ellas
se esbozan fantasmalmente, desnudas en contornos de pe-
numbra, en la transparencia del Sistema. Las diferencias, las
particularidades se disuelven en la luminosidad de la esencia
más general. Todo es inteligible en y por la denominación de
la totalidad: el Sistema.
Resulta que tal estudio no comporta más invención, más
descubrimiento. Los excluye. Es la sombra y el mito; mira su
fin. Colma con su metalenguaje y con sus metáforas meto-
nímicas el vacío de los círculos cerrados del puro Pleonas-
mo, de la Tautología suprema: el Sistema es el Sistema. Las

263
HENRY L EFEBVRE

filosofías y el filósofo se creían todavía presentes, y aun pre-


sentes más que otras veces en sus ausencias. Su seudoausen-
cia surgió ante nuestra mirada. El filósofo, es el rey ausente;
es él quien sabría decir sin nombrarlo lo que nombran sin
describirlo las más brillantes y herméticas páginas de Michel
Foucault. El autor demuestra su extrema habilidad, su vir-
tuosidad chispeante, su talento superior. En su libro, tumba
de la filosofía, reposan embalsamadas y reconocibles las más
bellas frases de los filósofos. Un virtuoso del metalenguaje
las ha amortajado, arrolladas en lo que tuvo de muerto y de
mortal entre los filósofos: el Sistema y la voluntad de siste-
ma. Lo que hubo de vivo el proyecto del hombre, la idea de
la libertad ha desaparecido. La crítico radical de la filosofía
debía recuperar este contenido, volverlo a sacar a la luz,
transformarlo en acción revolucionaria y pasar así a la meta-
filosofía. Esta crítica es invertida y derribada. Bajo la ilusión
y la apariencia de una viva luz filosófica, la vida de la filoso-
fía y lo que ella deja de vivo son ahogadas. La muerte de la
filosofía es revivida; el legado más pesado es aceptado. Una
vez más, la muerte ha asido lo vivo. Aquí, una vez más, pro-
ponemos derribar lo que ha sido invertido, para restablecer
lo vivo en sus derechos. Es así como nosotros hemos utili-
zado los conceptos sacados de la lingüística comprendidos
los de la estructura contra los abusos estructuralistas. ¿Este
es el lugar y el momento de añadir que esta sustitución del
metalenguaje de la filosofía por la metafilosofía tiene como
séquito una serie de operaciones homólogas? En los más
diversos campos, una actividad que se pretende creadora,

264
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

que se cree "mensaje", no aporta más que un decodage de


los antiguos mensajes: un metalenguaje.
Críticos literarios y novelistas "nuevos." extraen peno-
samente el metalenguaje de las obras novelescas. Cineastas y
críticos de cine intentan ya dar el metalenguaje del cine.
Pintores y comentaristas de pintura viven sobre la decodifi-
cación (le la pintura pasada y sobre los mensajes centrados
sobre esos códigos así como sobre el código general (la sig-
nificación y los signos) de la pintura. Esas creaciones "de
segundo grado", de carácter reflexivo, se consagran al for-
malismo. Corren el riesgo del deterioro que las vuelve a traer
de la región de los sentidos a la de los puros significantes y
de ésta al nivel de los signos sin significación. Al puro pleo-
nasmo.
Es un aspecto que no perderemos de vista de la gran
mutación que atraviesan la sociedad, la cultura, la civiliza-
ción. ¿Mutación mortal o acontecer? Sea lo que fuere lo que
adviene, oponemos la idea de un acontecimiento a lo que
anuncia Foucault al fin de su obra: a un evento de orden
teórico.
Poniendo a la luz la esencia desértica de la filosofía (una
vez eliminado su contenido, el proyecto del hombre), apare-
ciendo él mismo como una filosofía trascendental del Siste-
ma, el panestructuralismo hace surgir de nuevo las
contradicciones que son las suyas y las de la filosofía. La
teoría del Sistema sale del nominalismo. En efecto, el len-
guaje se definiría como sistema de signos, no concibiéndose
cada signo más que por sus conexiones con el conjunto de
los signos. Lo mismo puede decirse del pensamiento y de la

265
HENRY L EFEBVRE

"realidad" si se toma como modelo el lenguaje considerado


como sistema unitario. En esta concepción que lleva a su
término lógico las nociones de coherencia y de sistema, sa-
bemos ya que la función referencial del lenguaje desaparece.
Y no obstante, cada palabra debe tener una denotación, cada
término recibir acepciones y definiciones, aun en los casos
frecuentes de polisemia, de sinonimia. Dicho de otra mane-
ra, la sistemática enfocada sobre el modelo del lenguaje se
revela realista al nivel del signo (de la relación-significado-
significante) y nominalista al nivel global, el del sistema. Se
comprende mejor por qué los filósofos han flotado del no-
minalismo al realismo. Sus tesis se desviaban según las exi-
gencias de la filosofía como tal. La voluntad de
sistematización las orientaba hacia el nominalismo; pero el
conocimiento como hecho práctico y la necesidad de asegu-
rar la correspondencia término a término, ingenuamente,
entre las palabras y las cosas, las impulsaba hacia el realismo.
La contradicción entre las teorías, así descubierta y for-
mulada, se cambia en contradicción teórica interna en la
filosofía. Ella aparece así corno contradicción en el interior
de la promoción estructuralista del Sistema. Nuestros siste-
máticos no pueden elucidarlo. Continúan oscilando del no-
minalismo al realismo más ingenuo. Si cesan de elucidar la
cuestión, el nominalismo "puro", ligado de cerca al nihilis-
mo, los acecha. No dejaremos de señalar que Michel Fou-
cault se cuida de examinar este aspecto de la "problemática"
del sistema.
Durante la marcha hemos dado respuesta a esos inte-
rrogantes. La correspondencia entre el "mundo de los obje-

266
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

tos" y el discurso está asegurada al nivel de conjuntos par-


ciales. Si se quiere. examinar esta correspondencia término a
término, ella no es más que aproximativa. Es preciso recupe-
rar la definición y la denotación de cada palabra, el significa-
do. Los desajuste., sobrevienen constantemente: empleos
metafóricos, connotaciones diversas, desenganches de los
significantes, etc. A nivel más elevado, con el sentido surge
la esencia así como la verdad. Es al nivel medio y mediador
que se establece o se restablece el acuerdo entre las palabras
y las cosas, en la práctica cotidiana. El conjunto (parcial) de
las palabras relativas al habitar corresponde al conjunto (par-
cial) de los objetos. Esto es igual asimismo para las otras
actividades, para los con juntos tales como los objetos de la
cotidianidad 79 muebles, equipamientos económicos, objetos
técnicos o seudotécnicos (auto, heladera, etc. ) .
Nosotros llegamos así a un neorealismo. El realismo in-
genuo que se pretende integral reclama una correspondencia
término a término en todos los niveles. Extrapola. El nomi-
nalismo aporta argumentos si no pruebas en su favor al nivel
de los significantes como al nivel del sentido. Si las exigen-
cias de realismo ingenuo se verificaran, el lenguaje no cam-
biaría jamás; no habría más sentido, errores y verdad. Por lo
tanto, si los nominalistas tuvieran integralmente razón, el
pensamiento y la conciencia se hundirían. ¿No será eso lo
que desean los dogmáticos del Sistema?

79 Le systéme des objets, por Jean Baudrillart, colecc. Ideas (Galli-


mard).

267
HENRY L EFEBVRE

La posición definida aquí intenta hallar el movimiento


dialéctico contra los abusos de un rigor que se parece singu-
larmente a la rigidez cadavérica. El neorealismo quiere so-
brepasar la aparición del nominalismo y del realismo, en
lugar de eludir la venerable problemática de la filosofía.
Los juegos con las categorías filosóficas no carecen de
peligro. Como en una novela de serie negra, el cadáver tiene
en sus manos un arma, y aquel que se permite tocar sin pre-
cauciones extremas ese cuerpo extendido muere víctima de
su audacia.
Desde hace mucho, los análisis críticos de los filósofos,
expuestos por las filosofías o por las ciencias amenazan la
tesis (filosófica) de una finalidad en la naturaleza. en la histo-
ria y en la vida social, del pensamiento. Ahora bien, ese sen-
tido desaparece con la finalidad y recíprocamente. Los
ataques del panestructuralismo contra el humanismo condu-
cen hasta su término la destrucción del sentido y del fin. El
devenir no tiene por término lo humano, no más que la ver-
dad o la justicia o la libertad. Al mismo tiempo, el Sistema (a
través de los otros sistemas, adelante o atrás) se descubre
como una especie de causa final. O bien no hay nunca más
que un solo sistema, "discurso virtual" desconocido o incóg-
nito, "a partir del cual el hombre es sin cesar llamado al co-
nocimiento de sí" (M. Foucault, op, cit., p. 334). O bien hay,
muchos sistemas, y es preciso explicar el pasaje de una es-
tructura tan imperiosa a otra igualmente imperiosa. En am-
bos casos, las nociones de causalidad y de finalidad persisten,
irreconocibles. Es verdad, el Sistema está vacío; es una forma
pura. Se da por la coincidencia de lo inteligible y de lo absur-

268
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

do, de lo Mismo y de lo Otro. ¿Sería una puesta en perspec-


tiva, una evaluación según el esquema Nietzscheniano? Si es
afirmativo, la teoría del Sistema no sale del relativismo aun-
que por esencia se da para el descubrimiento de lo absoluto
en lo relativo. Si no, la filosofía trascendental del Sistema
(pleno o vacío) presupone una teleología. El tiempo tiene
por objetivo, por término, por "fin", el acontecimiento que
descubre y proclama el Sistema.
Imposible, si se retoman las categorías filosóficas, de es-
caparles, es decir, de escapar a sus contradicciones: nomina-
lismo y realismo, racionalidad y absurdo, mecanismo y
teleología, sentido y ausencia de sentido, viudez y plenitud,
causalidad y finalidad. Dejar caer el silencio sobre la proble-
mática no resuelve ningún problema. Esta manera de recon-
siderar la filosofía, de reescribir y de reactualizar su historia,
no puede satisfacer a nadie. Imposible quedarse allí.
El fetichismo del Sistema produce resultados que los
fetichistas toman por descubrimientos y por la suprema ob-
jetividad. Cuando M. Foucault reescribe la historia del cono-
cimiento desde el siglo XVI (filosofía y ciencia, o "campo
epistemológico" y "campo filosófico") tiene la tendencia a
retener de cada época lo que estaba ya logrado, asimilado.
Únicamente tales materiales pueden servir para la construc-
ción de los Sistemas. Lo sistematizable y lo sistematizado, en
la filosofía y la ciencia como en otras artes, no serían a nues-
tro criterio más que lo que está ya elaborado y caduco. Para
tomar otra metáfora, ¿no sería la cola del cometa, más bien
que su cabeza?

269
HENRY L EFEBVRE

Cuando M. Foucault analiza el saber del siglo XVI, po-


ne el acento sobre la doble imagen y la doble relación: "mi-
crocosmo-macrocosmo". Ahora bien, la elaboración de esta
imagen y de esta relación no tenía nada de nuevo. Databa de
muchos siglos. Lo nuevo, lo que conmueve las estructuras,
viene entonces de la medicina (Vesalio), de la astronomía, de
los navegantes y viajeros. Gramsci ha puesto en claro ciertos
aspectos del pensamiento del siglo XVI, que M. Foucault
deja deliberadamente en la sombra (el rol de la Universidad
de Padua y de las corrientes hasta entonces subterráneas que
emergen, el pensamiento crítico inspirado en Averroes). La
lectura de Rabelais muestra bastante bien lo que hay de
exacto en las observaciones de M. Foucault y sus límites. El
esquema de M. Foucault no funciona más que si se admite
un postulado implícito. De un período, se guarda sobretodo
sus ilusiones; lo que le parece logrado. Se descarta el con-
flicto entre la creación y la pedagogía, entre las estructuras v
las desestructuraciones. Se descuida la ley de desigual desa-
rrollo, que no evita la ciencia y la filosofía. Después de esta
serie de operaciones se tiene una esquematización de la cual
no puede decirse que es falsa, pues todo allí es "exacto". Y
no obstante, a esta exactitud escapa la verdad, aconteci-
mientos y actos, obras e instituciones. Al esquema del Siste-
ma, lo sustituiremos de buena gana con otro esquema, que
además no es nuevo: coexistencia de lo que parece logrado y
que ya se supera por la creación o el descubrimiento sur-
giendo un conflicto entre esas coexistencias; sistematización
de lo que fue creación y descubrimiento, cuando están reu-

270
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

nidos los materiales; disolución de los sistemas y a veces


utilización de los despojos.
Esta refutación no equivale a un rechazo puro y simple.
Existe lo nuevo desde Marx, tan bien en la practica y la "rea-
lidad" como en la teoría y el conocimiento. No podemos
dejar de reconocer el aporte de la lingüística, de la etnología,
del psicoanálisis. ¿En qué consiste ese aporte? "El hombre"
actual ¿estaría atravesado o aun constituido por "estructuras
inconscientes", más o menos arcaicas o arqueológicas y en
consecuencia extratemporales, que "nosotros" ensayamos
"decir" para librarnos por la palabra, o bien, por el contrario,
para aceptarlas como restricciones necesarias? Este "pensa-
miento salvaje" o mejor este "ser salvaje", ¿dominaría nues-
tra condición actual? Estas estructuras inconscientes venidas
de un "más acá" del tiempo histórico, si existen, no pueden
reaparecer más que en las fisuras y los huecos de una socie-
dad histórica, dominada por los cambios en las fuerzas pro-
ductivas y las modificaciones en las relaciones de producción
y de propiedad. La mayor parte de los partidarios del es-
tructuralismo convendría en ello, puesto que le hacen un
sitio selecto al psicoanálisis en su sistema. La teoría de la
conciencia y de la realidad social, "agujereadas", lagunarias,
fisuradas, les debía convenir. ¿Pero entonces a qué apunta su
estructuralismo? ¿Qué quiere?, si no colmar las fisuras y ce-
rrar los agujeros. En tanto que otros, de los que formamos
parte, quisieran ensancharlos. Añadamos que la teoría mar-
xista de la forma-valor no entra en el esquema habitual de las
formas económico-sociales y del tiempo histórico atribuido a
Marx. La forma de la mercancía introduce en la práctica so-

271
HENRY L EFEBVRE

cial relaciones caracterizadas por la puesta entre paréntesis,


"espontáneamente", del trabajo productivo y de las relacio-
nes de producción. La forma de la mercancía introduce
igualmente "cadenas de significantes" que se distinguen de
los significados (necesidades reales y actividades), constitu-
yendo el lenguaje y el mundo de la mercancía, susceptibles
de proveer un pretexto a múltiples connotaciones, metáforas
y simbolismos. La sociedad en que reina la mercancía, en que
ella puebla las conciencias, da lugar a una extraña forma de
inconsciencia. Es la conciencia misma la que es sede de lo
inconsciente, de la escisión entre lo inconsciente y la repre-
sentación consciente. Es la consciencia de los objetos que se
objetiva haciéndose inconsciencia (desconocimiento) de los
objetos como productos en las relaciones de producción.
¿Puede decirse de un Sistema (o del Sistema perfecto)
que se fija, que se reifica? No. El Sistema no sufre la auto-
matización y la reificación como un proceso que lo degrada-
ría. Es la reificación misma, si no se confunde en este
concepto la cosa y la abstracción (la forma tomada por el
objeto, el producto convertido caz mercancía). ¡ Es la forma
la que reifica y no la cosa en tanto que objeto y producto, en
tanto que bien! No se puede decir otra cosa que el Sistema es
alienante. Es la alienación suprema, en tanto que borra la
huella de la alienación, el sentimiento y la conciencia del
desarraigo en sí, y que llega incluso hasta recuperar el senti-
miento y la conciencia de alienación, bajo forma de nostalgia,
de penas, de obras que distraen, de rebeliones anodinas.
Llevando a su término esas categorías filosóficas (alie-
nación, reificación) para rechazarlas o más bien arrojándolas,

272
MÁS ALLÁ DEL ES TRUCT URALI SM O

el Sistema las aclara. Nos muestra ala vez la necesidad y los


límites. El análisis de un Sistema a partir de la alienación y de
su caso-límite, la reificación, nos hará conocer los secretos
de ese Sistema, de su estructura, de su forma, de sus funcio-
nes y de su funcionamiento. Nos permitirá una cierta crítica.
No llegará hasta la comprensión, todavía menos hasta la
explicación, y se estrellará ante la acción (la eficacia).
Todavía aquí la Sistemática acabada nos permite tomar
la medida de los filósofo, y de sus conceptos: utilizarlos,
limitarlos.

273