Вы находитесь на странице: 1из 33

TIERRA GRANDE

Revista en honor de Miguel N. Lira

TIERRA GRANDE Revista en honor de Miguel N. Lira AGOSTO. AÑO I -- No. 7 TLAXCALA

AGOSTO. AÑO I -- No. 7

TLAXCALA -- 2013

DIRECTOR: RAFAEL GARCÍA SÁNCHEZ

Gabriel Méndez Plancarte, en los años 40’S,

escribió una síntesis de las obras, que hasta ese momento había desarrollado Miguel N. Lira.

De “La Muñeca Pastillita”, escribe que es una “dramatización de un delicioso cuento genuinamente infantil, estrenada en la reciente temporada del Palacio de Bellas

Artes”.

Con motivo de este estreno, el Seminario de Cultura Mexicana, institución cultural fundada por Miguel N. Lira entre otros

intelectuales de México, “ofreció al poeta – Liraun banquete, presidido por el Sr. Lic. Octavio Véjar Vázquez, Secretario de Educación Pública, y en el que nuestro gran

poeta Enrique González Martínez, Presidente del Seminario, tomó la palabra a nombre de esa nueva y ya prestigiosa institución cultural, rindiendo a Miguel N. Lira

un justo y bello homenaje de admiración y de

estima.

TIERRA GRANDE Revista en honor de Miguel N. Lira AGOSTO. AÑO I -- No. 7 TLAXCALA

“La Muñeca Pastillita”; acrílico/madera; Humberto Mendieta; 1.22 x 2.44

1

EDITORIAL

Esta es una edición especial, dedicada desde Tlaxcala al poeta emblemático de México, Ramón López Velarde. Tal y como lo adelantamos en el tercer párrafo de nuestra editorial anterior, incluimos ahora lo concerniente al Museo Ramón López Velarde, y algo mas, en torno al mismo tema; y para el No. 8 (en octubre), con seguridad tendremos información medular del Museo del Escritor, ubicado en la Ciudad de México.

Considerando la cercanía que hubo en su momento, entre los poetas provincianos, reunidos en la Ciudad de México, en su calidad de alumno y Maestro, Miguel N. Lira y López Velarde, respectivamente, es como surge la intención de integrar esta propuesta de edición especial.

Además, la cercanía del mes patrio, es propicio para recordar la emblemática poesía “La Suave Patria”, autoría del bardo de Jerez, y que es por antonomasia la poesía que une y reúne el sentimiento de identidad mexicana con la plenitud de la estética belleza provinciana.

El canto, religiosamente fiel, a las conservadoras tradiciones provincianas, tiene sin discusión alguna en Ramón López Velarde a su más digno representante. La metáfora, simple y bella, que retrata el rostro indígena, pleno y auténtico de México tiene, en

Miguel N. Lira, a su más alto y sincero poeta; “provinciano hasta la exageración”, al decir

de Manuel González Ramírez, Lira logró combinar la composición poética con el aroma de los nardos y de la tierra mojada, con las tradiciones y esperanzas indígenas del mexicano provinciano, que es el auténtico México.

José Vasconcelos lo apunta con toda claridad (en carta dirigida a Lira, que incluimos en este número); Agustín Yáñez, en la sobria y vertical elección de la poética mexicana, también sostiene y reconoce la valía de la regia poesía de Lira, y de López Velarde.

En esta edición especial, conjuntamos a los dos personajes que arrodillado entre las rosas de su pueblo el primero, ó desde los silencios azules el segundo, dieron lo mejor de sí á la tierra que los vio nacer. ¿Qué les dio Jerez y Tlaxcala, a sus poetas emblemáticos, para que la quisieran tanto? Más allá de los caminitos azules de la suave patria, seguramente supieron escuchar el alma del pueblo, SU pueblo. Más allá de la zozobra y de la grulla, y de la niña de azúcar y miel, estaba la ancestral sangre devota y la piel confundida con la mestiza cultura de sus antepasados.

Nunca es tarde, en el caso de Miguel N. Lira, para ubicarlo en el justo lugar histórico que le corresponde en las letras nacionales. Si por alguna razón habíamos descuidado este acto de justicia histórica, como bien apunta el escritor mexicano René Avilés Fabila: “ya es hora de repararlo”.

Rafael García Sánchez / Director

2

CONTENIDO:

Tlaxcala y Jerez, la devota poesía provinciana.

Rafael García Sánchez

4

Libros: “Guridi y Alcocer. La esencia en Cádiz”

MMNL

5

Proyectos editoriales en proceso

MMNL

6

Sección epistolar: carta a Miguel N. Lira

José Vasconcelos

8

Casa Ramón López Velarde, Museo Interactivo

Carlos Macías

9

Actividades, MMNL: Inauguración “Fototeca Miguel N. Lira

Viernes 12 de julio

13

Conferencia “La imprenta y la memoria del hombre”

Viernes 19 de julio

16

Anecdotario, y Juicios, sobre Ramón López Velarde

Periódico “El Universal”

17

Chandler & Price, imprenta.

MMNL

18

“Un alto en el camino. Recado a Andrés Henestrosa”

Miguel N. Lira

19

Exposición, en Coyoacán

MMNL

20

Conferencia “Modernidad y Tlaxcala” Lic. Ignacio Rodríguez R

Lunes 22 de julio

22

Poesía: “La Suave Patria”, Herencia a México

MMNL

23

Sección epistolar: carta a Miguel N. Lira

Francisco Orozco Muñoz

25

Un nuevo poeta

Enrique Fernández Ledesma

26

Conferencia: “Sitio y Caída de Puebla” Oscar González Azuela

Viernes 26 de julio

27

Ramón López Velarde, una primera biografía

Jael Jaramillo

28

Poesía: “Los intocados de los cielos grises”

Miguel N. Lira

29

Crónicas de ayer: “Los Cachuchas”

El Sol de Tlaxcala

30

Libros: “Voces vivas de La Constancia” (cortesía de:)

Jesús Barbosa Ramírez

32

CONTENIDO: Tlaxcala y Jerez, la devota poesía provinciana. Rafael García Sánchez 4 Libros: “Guridi y Alcocer.

Sin título (reproducción); José Agustín Arrieta; colección particular: José Luis Solana Martino; foto: Rafael García / “Tierra Grande”

NOTA: por falta de espacio en este número 7 de “Tierra Grande”, dejamos pendiente para el próximo número, la Tercera parte de la sección “Recorriendo el Museo Miguel N. Lira”. Por su comprensión, gracias.

3

TLAXCALA Y JEREZ, LA DEVOTA POESÍA PROVINCIANA.

Rescatando algunas líneas en torno al poeta príncipe de México, Ramón López Velarde, Maestro de Miguel N. Lira en el Colegio de San Ildefonso, Ciudad de México, en 1920, en estos días de julio de 2013 en que precisamente se tienen encaminadas -en Zacatecas- las jornadas poéticas (que no velardeanas) para conjuntar trabajos poéticos en certamen a escala nacional, y determinar los primeros lugares.

No todo fue, en López Velarde, el canto religioso, místico y melancólico a Fuensanta, su lejano e imposible amor, como lo fuera Rosario de la Peña para Manuel Acuña. En el Anecdotario conjuntado por Fernández Ledesma, en honor del canto a la Suave Patria, con motivo de su tercer aniversario Luctuoso, y publicado en 1924 en el Universal, ejemplar consultado en la hemeroteca de García Badillo, encontramos varias anécdotaspoco conocidas el oriundo de Jerez, Zacatecas. Una de ellas es la siguiente:

“Se casaba Julio Jiménez Rueda, en la iglesia de la

Colonia Juárez. Ramón López Velarde y yo decidimos no oír la misa. Recorríamos la calle cuando se nos unió

el doctor Callorda, encargado de negocios del Uruguay, quien, naturalmente, llegaba a la ceremonia con un

retraso considerable. (…)

Entramos a la sacristía. Formamos cola para felicitar a los novios. Nos perdimos. De pronto, dí con

Ramón y me refugié a su lado, temeroso de que se me

viera solo como a “señor que nadie conoce”. En ese

momento Ramón saludaba a una señorita, no muy de su

amistad, al parecer. Después de los saludos, un pequeño silencio que él se apresuró a llenar de cualquier manera:--¿Y cuándo nos casamos, usted y yo,

señorita? La señorita puso una cara de sorpresa que por poco se vuelve de encanto; pero Ramón, cuidando de no emocionarla en demasía, añadió como entristecido:--

“Bueno, cada quien por su parte… ”

Nuestro buen amigo Ramón Félix de la Torre, el

principal biógrafo en Zacatecas de Ramón López

Velarde, apunta que: “Ramón, por sobre todo, fue literato; su obra trascendió al modernismo e inauguró la

Por: RAFAEL GARCÍA SÁNCHEZ

escuela contemporánea que dio inicio “al siglo de oro de la literatura mexicana”, con tan importantes

representantes como él mismo, Octavio Paz, Manuel José Othón y tantos otros. Fue hombre de letras, de

palabra la palabra, como el estilo, es el hombre. Cultivó todos los géneros literarios. Ante todo fue poeta, y si bien fue prosista muy importante, gran parte de su obra en prosa está considerada prosa poética; como ensayista tuvo un punto de vista personal y original al tratar diversos tópicos; su incursión en el género de crónica fue por demás interesante y afortunada; siempre ejerció el periodismo, sobre todo en el aspecto político, combatiendo las desviaciones de gobernantes sin dejar de exaltar sus valores, cuando éstos se daban; también escribió cuento, y en el género epistolarnos

dejó modelos de comunicación fácil y fluida. (…) Fue

escritor prolífico; en sólo treinta y tres años de vida

forjó su obra, la que conocemos, en novecientas páginas aproximadamente, distribuidas en noventa y cuatro poemas contenidos en sus tres libros:

“La sangre Devota, Zozobra y El Son del

Corazón, y trescientas seis prosas reunidas en un cuarto libro el Don de Febrero y otras crónicas, así

como diversos ejemplos de su Prosa Política. Otro quinto libro “El Minutero” contiene veintiocho poemas en prosa compilados por el doctor don Jesús López Velarde y Enrique Fernández Ledesma. Todo está

reunido en las OBRAS editadas en 1971 por el Fondo de Cultura Económica, al conmemorarse el

cincuentenario de la muerte del poeta”.

El paralelismo de Miguel N. Lira, con su maestro y escritor favorito, López Velarde, es muy similar. Y proporcionalmente la producción literaria de los dos, es también parecida. En cuanto al alcance con los intelectuales de su época, tiene un nivel altísimo, lo que nos permite con suma facilidad establecer jornadas lirianas anualmente, con la participación de ensayistas nacionales, como de

hecho ya lo hemos empezado a encaminar, con la próxima edición del primer anuario de ensayos enfocados a Miguel N. Lira.

T.G.

4

Hace poco más de un año, a partir de abril, se inició la presentación-en diversos foros nacionales- de esta obra conmemorativa a los 200 años de la promulgación de la 1ra Constitución Española, en Cádiz.

Se destaca, desde luego, y desde el título mismo, la

relevante y numerosa participación

de

José

Miguel

Guridi

y

Alcocer,

oriundo

de

Ixtacuixtla,

Tlaxcala,

durante su intervención en las sesiones legislativas

desarrolladas en una etapa histórica sumamente complicada.

Esta obra reúne ensayos de intelectuales procedentes de cuatro países, quienes marcan una posición histórica tanto del contexto histórico como de la aportación de José Miguel Guridi y Alcocer, no solamente en Cádiz, sino también su trayectoria en la naciente Independencia de México, den septiembre de 1821, como su participación en la Primera Constitución Política de México, promulgada en octubre de 1824.

Libros

Hace poco más de un año, a partir de abril, se inició la presentación-en diversos foros
Hace poco más de un año, a partir de abril, se inició la presentación-en diversos foros

La biblioteca “Elías Amador”, en el Centro Histórico de la ciudad de Zacatecas, fue el centro cultural que generosamente brindó las facilidades necesarias, para la presentación el 3 de mayo del 2012, de esta primera obra editorial de alcance internacional desarrollada en México, que destaca con justicia histórica, el desempeño legislativo de José Miguel Guridi y Alcocer en Cádiz. En el

centro de la imagen, los coordinadores de la obra. Fotografía: Oscar Mitre Romero; colección particular Rafael García S. / Tierra Grande.

5

Proyectos Editoriales en Proceso…

A más de un año de la presentación de la obra “Guridi y Alcocer, la esencia en Cádiz”, necesariamente debiera haber continuidad en nuevos proyectos; ó al menos esa es la idea. La pregunta obligada ¿qué se está haciendo, desde qué ámbito? Interesante sería que nos compartieran los proyectos en proceso de preparación, para dar un avance de los mismos en estas páginas.De los ya encaminados de que se tiene alguna referencia, y que pudieran citarse algún par de líneas, son los siguientes:

  • En prensas se tiene la obra “El Corrido de Manuel Acuña”, editada por los gobiernos de Tlaxcala y Coahuila; en donde los dos gobernantes participan con sendas presentaciones, además de otras colaboraciones y, desde luego, el Corrido con el que Miguel N. Lira obtuvo el Primer Lugar en los Juegos Florales de Saltillo en 1949. Todo ello, como parte de los festejos del año Internacional del autor del “Nocturno a Rosario”; en cuanto se tengan los ejemplares, lugares y fechas de presentación, lo estaremos difundiendo.

  • Por otra parte, y derivado de la Exposición llevada a cabo en el Museo Miguel N. Lira, en torno a los documentos históricos de Miguel Lira y Ortega, se ha iniciado la reedición facsimilar del “Cuadernos de Mapas y Relación de que se compone esta Ciudad de Tlaxcala”, obra concluida en 1861, que habrá de ser medular para el estudio del naciente “Estado Libre y Soberano de Tlaxcala”, en 1857.

  • La Benemérita Universidad Autónoma en Puebla, por conducto del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” tiene en prensas la obra “Movimientos Sociales en un Ambiente Urbano. Del Altiplano Oriental, al Golfo de México 1879-1931”, obra que se tiene contemplada presentar antes del 20 de Noviembre, y en la que participan historiadores de altos vuelos, incluyendo al propio Raymond Buve, que ha confirmado su participación para el día 5 de noviembre.

  • En torno a La ex fábrica San Luis Apizaco, se tiene en proceso de integración una nueva obra, más concreta en sus contenidos, en la que participan cuatro ensayistas; pretendiendo con ello obtener un libro de gran calidad que en mucho habrá de apoyar a la historiografía textil del estado de Tlaxcala. Una obra por demás interesante, necesaria y que consolidará el entorno histórico de varias regiones del centro de Tlaxcala a fines del siglo XIX y principios del XX.

  • Por lo que se refiere a Miguel N. Lira, se tienen tres libros (relacionados los dos primeros con los Motivos dominantes; y las Personalidades en Tlaxcala) encaminados a exponer las vivencias que Lira, ya instalado en Tlaxcala, desarrolla en el ámbito literario y artístico, así como el factor social, tan contrastante en la vida del escritor tlaxcalteca. Después de varios años de silencio editorial en torno a Miguel N. Lira, surgen estas dos obras que, también, coadyuvarán a fortalecer la bibliografía del autor de “La Escondida”. Y el tercer libro conjunta en un solo tomo, el trabajo de nueve ensayistas “Lira entre siete mujeres” (título tentativo) en esta obra; participan cuatro ensayistas de otras entidades federativas, y cinco son de Tlaxcala.

  • Desde otro ámbito, del Independiente, se tienen en proceso de preparación otras tres obras, también relacionadas con Miguel N. Lira: La primera se enfoca al estudio del escritor como miembro y líder del grupo autodenominado “Los Cachuchas”; la segunda se avoca al estudio de “La selva también muere”, obra fundamental en la narrativa producida por Lira; siendo ésta su última obra, y al decir del propio autor: “creo que mi mejor obra es la que estoy escribiendo actualmente (julio-1958) “La Selva también Muere” (citado en: “Epistolario, pág. 262) de cuantas realizó; la tercera, es una interesante edición fotográfica de Lira, en sus diferentes etapas laborales, familiares y artísticas. Seguiremos informando al respecto.

T.G.

6

Breves

Este mes de julio de 2013, ha sido fecundo para el Museo Miguel N. Lira, en razón de continuar la incorporación, ahora de tres nuevos elementos -visuales todos- de forma definitiva, a la propuesta museográfica en proceso de integración y consolidación, iniciada en noviembre del 2012:

A)

UNA Imagen de “La Muñeca Pastillita” en formato mayor:

1.22 x 2.44, elaborado por el artista tlaxcalteca Humberto Mendieta Morales (reproducida en la portada). La obra de teatro infantil del mismo nombre, fue llevada al Teatro, cuyo estreno tuvo verificativo el día 4 de junio de 1942, en el Palacio de Bellas Artes, con indiscutible éxito. Fueron varios los personajes infantiles, resultado de la pluma de escritor, producidos por Miguel N. Lira, y elaborados artísticamente por varios artistas (hoy, de relieve nacional e internacional); como en este caso: la Muñeca Pastillita, confeccionada por Angelina Beloff.

B)

TREINTA fotografías antiguas (todas tienen más de 55 años), relacionadas cada una de ellas con el escritor y poeta tlaxcalteca Miguel N. Lira. La mayoría de estas fotos, procedentes de la fototeca del Pbro. García Badillo, fueron publicadas en la revista cultural “Maxixcatzin”, a partir de 2002; es decir, varios años antes de que se iniciara el Museo Miguel N. Lira. Fotos, que ahora forman parte del propio Museo.

C)

UNA imprenta Chandler & Price, original, solamente para exhibición, considerando que la tipografía fue un oficio que Miguel N. Lira desempeñó con gran cariño y sobre todo con profesionalismo por varios años. No es desconocido, que el abuelo del poeta, Don Miguel Lira y Ortega, fue el principal impulsor, de la introducción de la imprenta en el municipio de Tlaxcala, en 1862; aunque pocos años antes, se sabe por fuentes imprecisas, que en Huamantla ya funcionaba la primera imprenta del Estado.

Breves … Este mes de julio de 2013, ha sido fecundo para el Museo Miguel N.

“La Muñeca Pastillita”, original; Museo Miguel N. Lira

Breves … Este mes de julio de 2013, ha sido fecundo para el Museo Miguel N.
Breves … Este mes de julio de 2013, ha sido fecundo para el Museo Miguel N.

7

JOSE VASCONCELOS

SERAPIO RENDÓN NO. 76 MEXICO, D.F.

Sr. Dn. Miguel N. Lira P r e s e n t e

Sección epistolar (*)

Abril 15 de 1947.-

Mi querido amigo Lira:-

Muchas gracias por el envío de su novela “Donde Crecen los Tepozanes”. La he leído con sorpresa y agrado. Sorpresa, porque es muy raro que el tema indigenista despierte interés verdadero, y usted ha logrado dárselo. Agrado porque está muy bien escrito, se lee de corrido con el más vivo interés. No conozco, en la literatura de tema aborigen, nada mejor que su libro, con la ventaja de que no se ensalza la barbarie ni se la combata; nada más nos es presentada para confesar al final que el Dios Malo quedó enterrado con la Conquista y en su lugar quedó bien puesto el símbolo del Dios de Bondad.

JOSE VASCONCELOS SERAPIO RENDÓN NO. 76 MEXICO, D.F. Sr. Dn. Miguel N. Lira P r e

Por lo menos para mí, que tanto ignoro de esas cosas, el tema del nahual era un tanto misterioso y vago. Libros llenos de tonterías como el de Frazer sobre la Magia, dan de él si no mal recuerdo, (lo leí hace treinta años), informaciones inexactas y fantasiosas. Usted lo presenta con verdad y con gran sentido de poesía que lo hace tragadero para la sensibilidad nuestra.

Es un extraño mundo ese que usted descubre y no sabría yo separar en su obra, lo que haya de fantasía arqueológica de lo que en realidad exista en ese submundo del campo nuestro. Me inclino a creer que el campesino de nuestra patria es sencillo y fuerte por su cristianización que fue profunda. No es como lo pintan los novelistas de la intervención nueva que pretenden ignorar todo lo que en nuestro pueblo es sólidamente europeo, por ser español y cristiano, para fabricarnos unos indios dedicados a ritos ancestrales que ni ellos ni los novelistas extranjeros conocen.

Su obra es muy equilibrada en el sentido de dar su lugar a las dos tendencias, limitando sabiamente la vieja influencia bárbara a un grupo de no más de dos o tres brujas, tales como podrían encontrarse en cualquiera otra parte, y sin que pueda ser argumento para la tesis de la perduración del almaprecortesiana, bien enterrada por usted y por la Historia. Y por encima de todo, y esto es lo que más vale, porque al fin y al cabo el poeta es el vidente supremo, la obra de usted es de poeta. Su libro enriquece la literatura mexicana con una obra que llegará a ser uno de nuestros clásicos.

Con un abrazo, quedo suyo, Afmo. Atto. y S.S. (rúbrica)

(*) Documento publicado en la SegundaEdición Especial de la revista cultural Independiente “Maxixcatzin”; Año IV; Dic-2005, Director Rafael García Sánchez; Edición dedicada a Miguel N. Lira, como parte de la celebración del Primer Centenario de su Natalicio.

8

CASA RAMÓN LÓPEZ VELARDE, MUSEO INTERACTIVO (*)

(texto y fotografías: Carlos Macías / “Tierra Grande”)

Cuando me sobrevenga el cansancio del fin me iré, como la grulla del refrán, a mi pueblo, a arrodillarme entre las rosas de la plaza, los aros de los niños y los flecos de seda de los tápalos”.

Sobre una

de

las

calles más

típicas de Jerez, se ubica una

 

antigua

casa

llena

de

recuerdos, es la morada infantil

del

poeta

Ramón

López

Velarde.

Este

inmueble,

convertido en museo

interactivo, recrea los espacios

donde el

poeta vivió los años

que

dejarían

una

impronta

indeleble

en

su

vida

y

en

su

obra. Jerez, es su escenario y

testigo.

Humildemente (fragmento)

CASA RAMÓN LÓPEZ VELARDE, MUSEO INTERACTIVO (*) (texto y fotografías: Carlos Macías / “Tierra Grande” )

Fundado hacia 1569 por andaluces extremeños, Jerez de García Salinas es la cuna de nuestro célebre poeta.

Con sus edificios de cantera de tiempos virreinales, este “pueblo mágico” guarda historias que representan no sólo a la

provincia zacatecana, pues es también suelo de grandes expresiones de la cultura nacional. Al conocer sus calles, comprendemos el porqué de aquel velo deañoranza que se cierne sobre la obra de su genio más sobresaliente: Ramón López Velarde. Con sus típicas casas de zaguán y patios arcados en los que resuena el trinar de los pájaros entre la abundancia de las flores, Jerez es la memoria viva de las costumbres de una provincia llena de alegría y remembranzas.

CASA RAMÓN LÓPEZ VELARDE, MUSEO INTERACTIVO (*) (texto y fotografías: Carlos Macías / “Tierra Grande” )

Ramón López Velarde, no sólo es el

artista

más

representativo

de

esta

ciudad,

es

el

“Poeta de

la Patria”,

título

que

se

le

dio

por

su

obra

emblemática

La

Suave

Patria.

No

obstante, a casi un siglo de su

muerte, su legado va más allá de un

solo

poema,

su

multifacética

y

prolífica obra ha trascendido en los círculos literarios de toda la nación y fuera de ella.

Su biografía se sitúa entre los años de 1888 y 1921, período de gran fervor político, social y cultural en la historia de México. Aquellos trastornos sociales habrían de dejar hondas cicatrices en la vida y obra de nuestro literato.

9

Ramón fue el primero de los nueve hijos del abogado Guadalupe López Velarde Morán y de María Trinidad Berumen. A los doce años, el pequeño Ramón viajó a la capital zacatecana para ingresar en el seminario. Sus estudios de teología hicieron que se acercara a la literatura grecolatina y, así, las letras comenzaron a inundar la sensible alma del futuro poeta. Dos años más tarde, se mudó con su familia a Aguascalientes, donde continuó como seminarista. En 1908, un nuevo estado de la República lo acogería: San Luis Potosí. Allí, ingresó a la Facultad de Derecho del Instituto Científico y Literario. Fuea esta ciudad a la que debería su interés por el acontecer del país, así como sus primeros artículos y publicaciones de crítica política.

El

hombre

de

leyes

fue

siempre de la mano del hombre de letras, entretejiendo los significados y simbolismos de la palabra. A pesar de

residir en diferentes localidades, López Velarde regresó en múltiples ocasiones a

su tierra, al “terruño”. Fue siempre un

jerezano por amor y convicción.

Ramón fue el primero de los nueve hijos del abogado Guadalupe López Velarde Morán y de

En esta casa, ahora museo interactivo, nacería Ramón, aquí transcurrieron los años de su infancia. Llevó siempre su hogar consigo, un lugar ideal y presente en varios de sus escritos. Fragmentos, artículos, poemas, cartas, leyendas y prosas, son el mejor testimonio de la perenne añoranza por su morada infantil.

Ramón fue el primero de los nueve hijos del abogado Guadalupe López Velarde Morán y de

En

Jerez

se

depositaron sus más

íntimos sueños de infancia y juventud, como su amada Fuensanta, la figura

del

amor

hacia

la

mujer,

hacia

lo

femenino, emblema de un pulcro ideal,

inalcanzable e inmaculado. Como parte de sus dichas y nostalgias, Jerez fue también protagonista en sus letras en

los momentos de dolor. Su poema

El

Retorno Maléfico es reflejo del

desasosiego

que

le

provocaron

las

marcas que los estragos de la Revolución dejaron en su ciudad natal.

10

Aunque a los ocho años viajó a la ciudad de México, fue hasta 1912 que elegiría a la capital como su residencia. Resulta curioso ver que fue allí donde el poeta escribió buena parte de su prolífica obra. En el ámbito urbano y cosmopolita, López Velarde conoció a políticos, pensadores y artistas, pero, sobre todo, a personajes que, al descubrir la complejidad de su escritura, promovieron su obra. Resulta paradójico, sin embargo, que fuera también allí donde sus creaciones se hicieran multifacéticas.

Las letras de López Velarde nunca se inscribieron en los cánones de la literatura tradicional, aquello que respondía al

“buen gusto”. Al no entender la propuesta de una estética

nueva, subversiva en algún sentido, y sumergidos en la poesía de gusto común, más de uno pensó que los versos del jerezano eran malos, incluyendo entre sus detractoresa sus propios maestros de literatura.

No obstante,

al

hacer un

análisis de la poesía

de López

Velarde, los grandes escritores del siglo XX han coincidido en

que

el

jerezano

representa

un

hito

en

las letras

hispanoamericanas.

 
Aunque a los ocho años viajó a la ciudad de México, fue hasta 1912 que elegiría

No ha existido ningún célebre literato o crítico mexicano que no haya dejado testimonio sobre nuestro poeta. La infinidad de interpretaciones de su poesía da cuenta de su libertad expresiva, una característica del modernismo en las artes latinoamericanas. Ramón López Velarde representa una vida, una vasta obra. Su tierra y su casa, abren ahora el telón para poner en escena parte de su historia.

El Museo Interactivo Casa Ramón López Velarde es un espacio que se muestra a sí mismo, entretejiendo su historia con la de sus habitantes. Esta casa constituyó el escenario ideal de su entrañable morador, Ramón López

Velarde, el niño, el seminarista, el abogado, el enamorado…el poeta. En los patios y habitaciones se entrelaza lo

tangible y lo intangible. Por un lado, disfrutamos de esta magnífica casa jerezana, que ha sido restaurada para devolverle

su dignidad original y, por otraparte, al recorrer los diversos espacios encontramos información del poeta, la cual constituye un puente hacia los caminos de su obra.

Aunque a los ocho años viajó a la ciudad de México, fue hasta 1912 que elegiría

11

De este inmueble histórico se rescata, además de su singular valor intrínseco, un pasado, el de los primeros recuerdos y anécdotas del poeta jerezano y de su familia. A través de un recorrido ambiental, audiovisual e interactivo, se reviven los principales eventos en la existencia de López Velarde, así como los hechos históricos e íntimos que determinaron el devenir de su prolífica creación literaria, producto de una corta pero intensa vida. Para ello, el inmueble ha sido ambientado con mobiliario de época que hace recobrar la vida de una casa llena de dulces y amargas experiencias.

La interactividad que también caracteriza a este museo, responde a los más actuales recursos museológicos. Hoy, Jerez ofrece a sus ciudadanos y a sus turistas un especio en el que el público no es un espectador pasivo dentro de un recinto ajeno, pues este espacio convierte la visita en una experiencia individual, al poner en juego los sentidos mediante la evocación de las imágenes, olores y sonidos de la morada de un poeta que ahí nació, vivió y regresó en múltiples

ocasiones. Esta es la casa a la que López Velarde siempre dio vida a través de lo más profundo e íntimo que tenía para darle:

sus letras, sus palabras, sus significados…

En el recorrido se ofrece también información gráfica, como el árbol genealógico, las líneas de tiempo y las cédulas que refieren a diversos temas. Estos contenidos van de la mano de elementos interactivos audiovisuales, así como de las sonorizaciones de fragmentos de poemas que hacen una constante alusión a los diferentes espacios, a los sentimientos más profundos que fueron fruto de las remembranzas del hogar.

La interactividad que también caracteriza a este museo, responde a los más actuales recursos museológicos. Hoy,

En cada una de las salas se representa un ambiente íntimo de la familia López Velarde y Berumen, a través de las palabras del poeta, conocemos la mirada que de su casa tuvo nuestro joven artista. Así, gracias al mobiliario, decoración, pintura y sonidos, podemos viajar a aquel Jerez finisecular, aquél que vio nacer el siglo XX.

El Museo Interactivo Casa Ramón López Velarde ofrece también muchos otros servicios y actividades, tales como el banco de consulta electrónica y espacios de foro abiertos a la comunidad, destinados a eventos culturales organizados periódicamente, como conferencias y tertulias literarias que hacen de éste, un lugar vivo, tal como López Velarde lo “animó” eternamente en su obra. Así, acorde con el emotivo legado de Ramón López Velarde, esta casa reabrió sus puertas desde pasado 2009, nos convida a recorrer sus pasillos y habitaciones, nos invita a deslizarnos por su pasado y a ser parte de su historia en un viaje de profundas sensaciones parahacer del pasado, un eterno presente. Tanto la concepción, como la realización museográfica de esta Casa Museo, corrió a cargo de la empresa mexicana Quadrante Plástico S.A. de C.V.

(*) Museógrafo: D.I. Carlos Macías Sandoval. / Director de Museografía y Diseño. / Quadrante Plástico S.A. de C.V. Obrero Mundial No. 891 / Col. Álamos México D.F. / Tel. 5440 1136 / Fax. 5440 5236

La interactividad que también caracteriza a este museo, responde a los más actuales recursos museológicos. Hoy,
La interactividad que también caracteriza a este museo, responde a los más actuales recursos museológicos. Hoy,

T.G.

12

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA

JULIO, VIERNES 12, 2013

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, VIERNES 12, 2013 Ilustración: Humberto Mendieta; acrílico/madera; 13

Ilustración: Humberto Mendieta; acrílico/madera;

13

A partir de esta fecha, viernes 22 de julio, el Museo Miguel N. Lira cuenta con

A partir de esta fecha, viernes 22 de julio, el Museo Miguel N. Lira cuenta con una nueva dotación de treinta fotos antiguas, relacionadas todas con el fecundo escritor tlaxcalteca y tipógrafo Miguel N. Lira. Esta exposición fue inaugurada por la Mtra. Olimpia Guevara Hernández, como apenas un modesto reconocimiento a su trayectoria como una de las principales biógrafas de Miguel N. Lira y de quien ha elaborado y estructurado muy diversos estudios del dramaturgo tlaxcalteca.

Estuvieron presentes entre los amables invitados en este importante acontecimiento para la literatura tlaxcalteca, el Mtro. Willebaldo Herrera Téllez, Director General del Instituto Tlaxcalteca de Cultura, la Dra. Carmina Toriz Lira, sobrina del escritor; la Mtra. Guadalupe Alemán Ramírez, Fundadora del Festival Internacional del Títere en Tlaxcala y también biógrafa indiscutible y acuciosa de Miguel N. Lira.

A partir de esta fecha, viernes 22 de julio, el Museo Miguel N. Lira cuenta con

14

Acudieron además el representante del Dr. Tomás Munive Osorno, Secretario de Educación Pública del

Estado; el Lic. Noé Ortiz González, Coordinador de

la Biblioteca Central “Miguel N. Lira”; entre otros.

En cuanto a las imágenes fotográficas expuestas, gran parte de ellas han sido conjuntadas a lo largo de los años para ser difundidas primero en la revista

cultural “Maxixcatzin”, iniciada hace más de 10 años,

fundada y dirigida por Rafael García Sánchez, y han tenido como fuente de procedencia la fototeca del propio Miguel N. Lira, a resguardo del presbítero Rubén García Badillo. Otras fotografías más, fueron aportadas por el Lic. Héctor Sosa Barajas, por el Arq. Germán Lira Andriano, desde Nuevo León (en formato digital) también sobrino del poeta; etcétera.

El Mtro. Willebaldo Herrera Téllez, Director del Instituto Tlaxcalteca de Cultura, al momento de emitir un mensaje, en torno a la inauguración de la “Fototeca Miguel N. Lira. Una historia de silencios azules”.

Acudieron además el representante del Dr. Tomás Munive Osorno, Secretario de Educación Pública del Estado; el

A cada una de las imágenes, se le ha agregado un breve fragmento, tomado de la abundante correspondencia epistolar que Miguel N. Lira mantuvo por varios años con diferentes escritores, literatos, novelistas, artistas, historiadores, políticos y editores de la primera mitad del siglo XX. Ello, le da un valor agregado a la imagen, además de traer a colación otra visión del enorme caudal de trabajo desarrollado por Miguel N. Lira en el ámbito del Teatro, de la vida social, política y profesional que en la Secretaría de Educación Pública, en su calidad de funcionario cumplió; y sobre todo ayudó a importante número de inmigrantes españoles, arribados a México de manera definitiva en los 40´s.

Acudieron además el representante del Dr. Tomás Munive Osorno, Secretario de Educación Pública del Estado; el

T.G.

15

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA

JULIO, VIERNES 19, 2013

CONFERENCIA: “LA IMPRENTA Y LA MEMORIA DEL HOMBRE

Con la calidad e interés que le es característica en sus

presentaciones,

el

Mtro.

Ignacio Rodríguez tuvo a bien

compartirnos

interesante

conferencia,

en

torno

a

la

imprenta, y sus inicios,

y

los

inicios de

ésta

como tal,

en

Europa. Partiendo desde los inicios de las imágenes plasmadas en

las

cavernas

por

las

tribus

nómadas en diferentes

períodos,

es

como

inicia

su

exposición de La Memoria del

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, VIERNES 19, 2013 CONFERENCIA: “ LA IMPRENTA Y

Hombre; pasando por etapas clave, en el desarrollo de esta forma de plasmar los principales hechos y vivencias, hasta llegar hasta los inicios de las primeras formas de imprenta, que es donde da inicio nuestra forma de registrar los acontecimientos suscitados en todas las culturas, hasta llegar a nuestros días, en que la imprenta sigue teniendo un espacio fundamental en la conservación de la memoria humana.

Durante la participación del público asistente, se abordan opiniones a mas de interesantes, reflexivas, en cuanto a la importancia de los libros virtuales que, indiscutiblemente tienen grandes ventajas; pero que sin embargo el libro impreso, tangible, sigue y seguirá siendo un factor decisivo en la importancia de la educación del ser humano; y las ventajas quetiene uno y otro formato.

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, VIERNES 19, 2013 CONFERENCIA: “ LA IMPRENTA Y

Muy clara y bien delineada y explícita, esta conferencia que debiera ser propuesta para otros espacios culturales, ante la necesidad de acercar a las nuevas generaciones a fuentes de información claras, fiables, tangibles.

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, VIERNES 19, 2013 CONFERENCIA: “ LA IMPRENTA Y

T.G.

16

A necdotario… (*), Enrique Fernández Ledesma -- E n una ocasión en que López Velarde comía

Anecdotario… (*), Enrique Fernández Ledesma

--En una ocasión en que López Velarde comía en la casa de Enrique Fernández Ledesma, al visitar el estudio de Gabriel, del mismo apellido, reparó en una curiosa campanilla indígena, de barro negro oaxaqueño, que simulaba una

mujer de amplísima falda. El barro de esos adminículos es compacto y sutil; de manera que la campana, con su badajo, también de barro, producía un sonido de vastas repercusiones metálicas; se impresionó tanto ante la inesperada sonoridad del juguete, que poco a poco, ese recuerdo quedaba consagrado en uno de los pasajes de su ilustre “Suave Patria”:

“Tu barro suena a plata, y en tu puño su sonora es alcancía…”

Juicios, sobre Ramón López Velarde. (*)

Adán inocente y confiado, inaugura acaso sin saberloen nuestras letras, la reacción contra el lirismo racional, contra el espíritu extranjero, y la defensa y exaltación del patrimonio nacional. El abrió, el primero, los ojos de los sentidos para darse cuenta de que la provincia existía. Cantó a la provincia. La pintó con vivas pinceladas se vuelve un poco y justamente al color local. Descubre sus almas, entregando en su hallazgo su propia sensibilidad, y reacciona luego en parpadeos de ironía y de pasión. Es, además, un claro poeta católico. Su complejidad espiritual resulta sólo aparente. La forma de su poesía, su adjetivación, su dicción extraña, constituyen, a la vez que una buena parte de sus méritos, su complejidad real. De la SUAVE PATRIA nuestro gran poema criolloderivan insospechados caminos que sustentará a quienes intenten la creación de una poesía personal y mexicana a un tiempo, por el carácter y por el ambiente.

Xavier VILLAURRUTIA

(*) Publicado en “el Universal”, domingo 22 de junio de 1924, cuarta sección, página cinco.

17

Chandler & Price

A partir de esta fecha (22 de julio, 2013), se exhibe en el Museo Miguel N. Lira, de forma definitiva, una excelente imprenta Chandler & Price, inactiva, como un símbolo representativo de la importante trayectoria que ha tenido esta actividad en el Estado de Tlaxcala a partir de mediados del siglo XIX; y sobre todo, como un elemento de la multifacética actividad tipográfica de Miguel N. Lira, como editor de importantes obras generadas en los

30’S del pasado siglo XX.

La solidez del acero, combinada con la belleza artística de esta imprenta, estará expuesta, a partir de hoy, a todos los visitantes del Museo.

Chandler & Price A partir de esta fecha ( 22 de julio, 2013), se exhibe en
Chandler & Price A partir de esta fecha ( 22 de julio, 2013), se exhibe en

En su faceta de tipógrafo, Miguel N. Lira logró realizar publicaciones de indiscutible calidad y sobre todo de gran belleza y sobriedad que, al decir de sus contemporáneos, eran libros elaborados con excelente gusto tipográfico y buen gusto en el acabado.

En este punto, fueron aproximadamente 50 libros los que Miguel N. Lira editó a diferentes jóvenes escritores que se iniciaban en los géneros de novela, poesía, etcétera. Cabe apuntar que varios de sus libros, Lira los editó

desde su editorial “Fábula”, y que ahora son ejemplares

de colección. También sus revistas, aunque de diseño breve y sobrio, conjuntan aportaciones, ahora fundamentales para mayor comprensión del acontecer literario de mediados del siglo XX en México.

T.G.

18

FOTOGRAFÍA ANTIGUA:

IMAGEN DEL PROYECTO EN INTEGRACIÓN: FOTOTECA MIGUEL N. LIRA

FOTOGRAFÍA ANTIGUA: IMAGEN DEL PROYECTO EN INTEGRACIÓN: FOTOTECA MIGUEL N. LIRA Ignacio Olivares, Miguel N. Lira,

Ignacio Olivares, Miguel N. Lira, y Rebeca Torres de Lira; Fotografía: Cortesía Revista “Maxixcatzin”; Col. Part. Rubén García Badillo;

UN ALTO EN EL CAMINO: Recado a Andrés Henestrosa. (*)

Hasta ahora que mi edad se desliza por el mediodía de la vida he conocido, al fin, el pedazo de tierra mexicana que, por descubrirlo tú, es tu carne, tu sangre, tu aliento o, en simples y dos palabras; tú mismo. Sin razón alguna, o quizá con sobra de razón, política por lo menos, me han arrancado tú dirás desgarrado- de mi terruño. Una mañana cualquiera amanecí cantando y mi canto, después, se hizo llanto y angustia. -¿Qué ocurrió en tu ánimo para que resbalara del contento, a lo triste?me preguntarás. Y yo, fijos mis ojos en tus penetrantes de istmeño -mitad montaña y mitad selva- te respondería:

-¡Es que me repudian los míos, más por amor irreflexivo, que por desamor premeditado! De entonces, a las horas de mi presencia en Juchitán, el corazón se me rompía, como en el verso del sudamericano, sin forma de restañarlo. Mientras más me acercaba a la región del Istmo -tan alucinante en cuanto tú existas-, más me afanaba por calmar la dolencia de su quebranto, por aligerarlo de las sombras que lo ennegrecían, no obstante la mañana luminosa que le abría camino hasta ti, que es tanto como decir a “la trampa” que tus paisanos y tú ponen al que quieren ganar para su tierra. Porque no debes dudarlo: yo estaba ya metido en el Istmo de Tehuantepec desde que tú dispersos tus pasos en una danza que nuestra inquietud acogió como una buena danza- nos lo mostraste como recién nacido. ¡Qué pena

19

que al cabo de seguir de los años, sólo sea Juchitán la que justifique esa ambiciosa descripción de tus ojos -¿o de tu corazón?- una mitad indígenas y otra mitad andaluces!

¡No me lo reproches, ni dudes de mi sinceridad!

Tanto han hablado de Tehuantepec los pintores, poetas y

... músicos que han estado allá, que han acabado –“torpes y necios”- por debilitar su fisonomía dentro de la dilatada de México, por musitar el color de su corola fresca, y mancillar el latido de su aroma que creía peculiar y característico, y me resultó cinematográfico y periodístico. ¡Tanto sol cayendo de plano sobre el pueblo, y sus mujeres recibiéndolo enlutadas! ... ¡Tanta luz iluminándolo con brillos detonantes -¿y para qué?-: para volverse sombríos en la negrura de la variedad de loza tendida, elemental y sin importancia, sobre el empedrado de sus calles centrales y polvosas! No sé si el interior de su alma presente los aspectos y los recodos que los escritores que han tratado de descubrirla, han plagiado de tus conversaciones, de tus añoranzas y tus entusiasmos, para repetir tus justas, certeras palabras de invocación. No adentré en ella porque la mía -pobre alma con nostalgia- estaba desolada. Mas entonces, ¿Por qué Juchitán se impone? ¿Por qué el anticipo de su selva no pierde medida frente a la invasión de la carretera, que la cruza? ¿Por qué el reposo de su plaza y el bullicio amontonado de su mercado? ¿Por qué la atracción de las mujeres más atractivas cuanto más dispensadoras del trabajo cotidiano- en la venta de refrescos, de fruta y de artículos varios; y la indolencia de los hombres tendidos en la hamaca, dóciles a la voz de la esposa que manda? ¿Por qué relumbran de colores sus faldas -que les realzan su andar elástico- y todas ellas parecen revestidas de oro? ¿Por qué? Las preguntas, una tras otra, se agolpan y confunden en una cuenta larga y en una cuenta corta, como en las antiguas teogonías. ¡Tú, que has oído las remotas resonancias de tu raza, que has sido anotador de sus secretos y voz de su entraña más honda, seguramente que sabrás contestarlas cabalmente! No quieras dejarme entonces con la curiosidad temblando en mis ojos, alucinados por tu pueblo tan extraño al mío, no obstante que, los dos, conservan en su raíz de origen la sangre de los andaluces más temerarios -¿es posible calificarlos así?- que acompañaron a Cortés en la aventura que nos permite ahora, a ti y a mí, entendernos en castellano. SIGUE LA MARCHA. De Juchitán de Zaragoza a San Pedro Tapanatepec, el sol cae vertical y el calor se ensancha y pica.

En la zona de “La Ventosa”, el aire desata sus amarres y embiste todo lo que encuentra su furia. ¡Pobres

palmeras obligadas a estar tronchadas hacia el sur, como torcidas por el empuje del viento del norte, desenfrenado e inacabable! ¡Mísero yerberío terroso, propenso a ser arrancado de raíz, a cada momento! ¡Pasto ceniza, madriguera de

polvo que vuelve cenizos los cerros inmediatos! ¡Cielo sin pájaros, sin azul, y sin nubes blancas! ¡“La Ventosa” ! ...

En lo más alto de la sierra y al paso del “Cerro de las Ventanas”, se ve, como una línea, el mar: el mar Pacífico, de Núñez de Balboa.… ..

(*) fragmento de “Itinerario al Tacaná” (Notas de viaje); Serie: Los presentes, 68; ediciones de Andrea, de Miguel N. Lira; pp.35-39

T.G.

20

Exposiciones…

Exposiciones… A escasos metros del centro de Coyoacán, se ha instalado una -por demás- novedosa exposición

A escasos metros del centro de Coyoacán, se ha instalado una -por demás- novedosa exposición (parece itinerante) que

aglutina varias imágenes de diferentes participantes, generadas desde la prestigiada escuela “La Esmeralda”; la

propuesta de gran formato conjunta al menos 20 imágenes; todo ello para conmemorar el 70 aniversario de esta noble

institución cultural mexicana cuya refundación, en 1943, fue apoyada decididamente por el tlaxcalteca Miguel N. Lira.

Exposiciones… A escasos metros del centro de Coyoacán, se ha instalado una -por demás- novedosa exposición

T.G.

21

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA

JULIO, LUNES 22, 2013

CONFERENCIA: “MODERNIDAD Y TLAXCALA”

Como parte de las conferencias y mesas de reflexión que cotidianamente viene realizando el Circulo de Reflexión Humanista y Filosófica, promovidas entusiastamente por los Lics. Ricardo Cano Bonilla y Yolanda Hernández Ordáz entre otros profesionistas, se llevó en esta ocasión esta nueva propuesta, en la que los ponentes primero exponen una temática específica, desde su particular punto de estudio y reflexión, y posteriormente se abre un diálogo e intercambio de opiniones con los asistentes.

Entre los ponentes, estuvieron los Mtros. Leticia Alamilla Castillo (historia), René Vázquez García (Filosofía), y Blanca Mora Aguilar (economía).

Con las participaciones, tanto de los ponentes como del público asistente, se logra interactuar en temática que promueve e induce precisamente a la reflexión, de los sucesos cotidianos que no solamente en Tlaxcala y la región se desarrollan, sino en otras latitudes geográficas que, al igual que en la capital tlaxcalteca, la sociedad, necesariamente, debe afrontar.

Nuestro agradecimiento a los organizadores, por promover círculos de reflexión de aceptable nivel institucional-educativo. Seguimos pendientes de los mismos para

informar a los lectores de “Tierra Grande”.

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, LUNES 22, 2013 CONFERENCIA: “MODERNIDAD Y TLAXCALA” Como
ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, LUNES 22, 2013 CONFERENCIA: “MODERNIDAD Y TLAXCALA” Como
ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, LUNES 22, 2013 CONFERENCIA: “MODERNIDAD Y TLAXCALA” Como

22

POESÍA

LA SUAVE PATRIA,DE RAMÓN LÓPEZ VELARDE,HERENCIA A MÉXICO

PROEMIO

Yo que sólo canté de la exquisita partitura del íntimo decoro, alzo hoy la voz a la mitad del foro a la manera del tenor que imita la gutural modulación del bajo para cortar a la epopeya un gajo. Navegaré por las olas civiles con remos que no pesan, porque van como los brazos del correo chuan que remaba la Mancha con fusiles.

Diré con una épica sordina:

la Patria es impecable y diamantina. Suave Patria: permite que te envuelva en la más honda música de selva con que me modelaste por entero al golpe cadencioso de las hachas, entre risas y gritos de muchachas y pájaros de oficio carpintero.

PRIMER ACTO Patria: tu superficie es el maíz, tus minas el palacio del Rey de Oros, y tu cielo, las garzas en desliz y el relámpago verde de los loros. El Niño Dios te escrituró un establo y los veneros del petróleo el diablo. Sobre tu Capital, cada hora vuela ojerosa y pintada, en carretela; y en tu provincia, del reloj en vela que rondan los palomos colipavos, las campanadas caen como centavos.

Patria: tu mutilado territorio se viste de percal y de abalorio. Suave Patria: tu casa todavía es tan grande, que el tren va por la vía como aguinaldo de juguetería. Y en el barullo de las estaciones, con tu mirada de mestiza, pones la inmensidad sobre los corazones.

¿Quién, en la noche que asusta a la rana, no miró, antes de saber del vicio, del brazo de su novia, la galana pólvora de los juegos de artificio?

Suave Patria: en tu tórrido festín luces policromías de delfín, y con tu pelo rubio se desposa el alma, equilibrista chuparrosa, y a tus dos trenzas de tabaco sabe ofrendar aguamiel toda mi briosa raza de bailadores de jarabe.

Tu barro suena a plata, y en tu puño su sonora miseria es alcancía; y por las madrugadas del terruño, en calles como espejos se vacía el santo olor de la panadería.

Cuando nacemos, nos regalas notas, después, un paraíso de compotas, y luego te regalas toda entera suave Patria, alacena y pajarera. Al triste y al feliz dices que sí, que en tu lengua de amor prueben de ti la picadura del ajonjolí.

¡Y tu cielo nupcial, que cuando truena de deleites frenéticos nos llena! Trueno de nuestras nubes, que nos baña de locura, enloquece a la montaña, requiebra a la mujer, sana al lunático, incorpora a los muertos, pide el Viático, y al fin derrumba las madererías de Dios, sobre las tierras labrantías.

Trueno del temporal: oigo en tus quejas crujir los esqueletos en parejas, oigo lo que se fue, lo que aún no toco y la hora actual con su vientre de coco. Y oigo en el brinco de tu ida y venida, oh trueno, la ruleta de mi vida.

23

INTERMEDIO

(Cuauhtémoc)

Joven abuelo: escúchame loarte, único héroe a la altura del arte. Anacrónicamente, absurdamente, a tu nopal inclínase el rosal; al idioma del blanco, tú lo imantas y es surtidor de católica fuente que de responsos llena el victorial zócalo de cenizas de tus plantas.

No como a César el rubor patricio te cubre el rostro en medio del suplicio; tu cabeza desnuda se nos queda, hemisféricamente de moneda. Moneda espiritual en que se fragua todo lo que sufriste: la piragua prisionera , al azoro de tus crías, el sollozar de tus mitologías, la Malinche, los ídolos a nado, y por encima, haberte desatado del pecho curvo de la emperatriz como del pecho de una codorniz.

SEGUNDO ACTO Suave Patria: tú vales por el río de las virtudes de tu mujerío. Tus hijas atraviesan como hadas, o destilando un invisible alcohol, vestidas con las redes de tu sol, cruzan como botellas alambradas.

Suave Patria: te amo no cual mito, sino por tu verdad de pan bendito; como a niña que asoma por la reja con la blusa corrida hasta la oreja y la falda bajada hasta el huesito.

Inaccesible al deshonor, floreces; creeré en ti, mientras una mejicana en su tápalo lleve los dobleces de la tienda, a las seis de la mañana, y al estrenar su lujo, quede lleno el país, del aroma del estreno.

Como la sota moza, Patria mía, en piso de metal, vives al día, de milagros, como la lotería.

Tu imagen, el Palacio Nacional, con tu misma grandeza y con tu igual estatura de niño y de dedal. Te dará, frente al hambre y al obús, un higo San Felipe de Jesús. Suave Patria, vendedora de chía:

quiero raptarte en la cuaresma opaca, sobre un garañón, y con matraca, y entre los tiros de la policía.

Tus entrañas no niegan un asilo para el ave que el párvulo sepulta en una caja de carretes de hilo, y nuestra juventud, llorando, oculta dentro de ti el cadáver hecho poma de aves que hablan nuestro mismo idioma.

Si me ahogo en tus julios, a mí baja desde el vergel de tu peinado denso frescura de rebozo y de tinaja, y si tirito, dejas que me arrope en tu respiración azul de incienso y en tus carnosos labios de rompope. Por tu balcón de palmas bendecidas el Domingo de Ramos, yo desfilo lleno de sombra, porque tú trepidas.

Quieren morir tu ánima y tu estilo, cual muriéndose van las cantadoras que en las ferias, con el bravío pecho empitonando la camisa, han hecho la lujuria y el ritmo de las horas. Patria, te doy de tu dicha la clave:

sé siempre igual, fiel a tu espejo diario; cincuenta veces es igual el AVE taladrada en el hilo del rosario, y es más feliz que tú, Patria suave.

Sé igual y fiel; pupilas de abandono; sedienta voz, la trigarante faja en tus pechugas al vapor; y un trono a la intemperie, cual una sonaja:

la carretera alegórica de paja.

T.G.

24

IMAGEN DEL PROYECTO EN INTEGRACIÓN: FOTOTECA MIGUEL N. LIRA

IMAGEN DEL PROYECTO EN INTEGRACIÓN: FOTOTECA MIGUEL N. LIRA Miguel N. Lira, y Estandarte, en el

Miguel N. Lira, y Estandarte, en el Salón Rojo del Palacio de Gobierno, Tlaxcala; fotografía: archivo personal Rafael García Sánchez; fuente: fototeca Rev. Rubén García Badillo;

SECCIÓN EPISTOLAR

Muy estimado amigo Lira:

México, Agosto 27, 1923 / Tabasco 69, (Jardín.)

Mis felicitaciones sincerísimas por el trabajo hecho: ¡20 poemas traducidos! Para las ilustraciones mande calcar las que tiene el libro, que son muy lindas. Creo que en la Legación china hay un secretario que habla un poco español y que podría servirle para sus fines; yo no lo conozco, pero pienso que Ud., podría ir a la Legación y explicar su asunto, que es noble.

Espero verlo pronto por esta su casa. Presente mis recuerdos muy atentos a la Srita. Frida, se lo ruego. Van para Ud., los saludos más afectuosos de su amigo y compañero que mucho lo aprecia.

Francisco Orozco Muñoz.

Una de las más bellas y sentidas elegías, escritas al difundirse la Muerte de Ramón López Velarde, fue la que escribió Miguel N. Lira (en aproximadamente 2,620 palabras) titulada “La suave elegía a Ramón López Velarde”; que habremos de incluir completa en la revista No. 46 de Quórum, del mes de Septiembre.

25

UN NUEVO POETA

Por: Enrique FERNÁNDEZ LEDESMA (*)

He aquí un poeta joven, que se presentará al público literario con una plaquette de trece poemas comentados por el altísimo espíritu de Francisco González León. Miguel N. Lira (18 años, fantasía meridional, romanticismo religioso y vocación de matices y suavidades) alcanza ya realizaciones de una clara belleza, aún dentro de los canevás en que ahora dibuja su emoción. El

“provincianismo” de Lira tiene agudas reminiscencias de López Velarde, de González León y de otro poeta que en la

misma época de López Velarde se entregó al cultivo de la poesía nacional en su visión del “criollismo”, “ni de hamaca ni aborigen, sino como médula graciosa del país”, según frase del mismo autor de zozobra. Ofrecemos al público (precisamente en este aniversario) la revelación del naciente numen y uno de sus poemas: “Deja que me arrodille en tu presencia”, con el cual queremos formar una ofrenda, un Ex-Voto, a la memoria amadísima de Ramón López Velarde. Lira (cuidado con este compromiso emblemático del apellido, amigo poeta) tiene una finísima sensibilidad para

captar la gracia de la emoción. Su joven fantasía se despeña en los deslumbramientos de la forma velardeana y puede decirse que está saturada de ella y aún de las otras resonancias que se mencionan; pero tales persecuciones espirituales, que parecen incrustarse en la conciencia como una melodía terca, habrán de esfumarse con el tiempo

“maestro de la experiencia”. Entonces, surgirá la individualidad con sus modos, sus rumbos, y sus arbitrariedades.

Hoy por hoy, el talento de Lira, sus robustos impulsos de espíritu y la vocación, ebria d avidez, que le induce a

buscar los nobles senderos de “nuestra propia poesía”, nos dan el derecho de esperar el advenimiento de un poeta

cuajado en definitiva. Así nos lo fía la consideración, llena de confianza, que depositamos en el adolescente númen.

“Deja que me arrodille en tu presencia”

Yo también quiero cómo López Velarde– “cuando me sobrevenga el cansancio del fin”,

y que a veces creí / llegar a ser Ministro de tu apostólica embajada.

ir a posar mis ojos temerosos en el confín de la senil aldea, y poder contemplar aquel momento en que mi corazón rompa sus rejas y se tienda a tus pies, peregrinando.

Te amé con el delirio y el fervor de una beata de oficio; pero el mundo -viejo de juventud/ me mostró las reliquias del amor y del vicio, / y me embriagué con ellas, como hace mucho tiempo con tu luz.

Iré oprimido de la fe devota de que tanto hice alarde, y que se escapa ya de mi existencia como un canario, que ve rota / la puerta de su jaula.

Tú lo sabes muy bien, Divino Sacramento, conoces mi traición, pero comprendes que hubo un día

Señor, y cuando todo esté cumplido

He de llenarme del dolor de tu esencia,

en que sólo fui tuyo, por eso, yo te ruego que dejes que mis ojos

“Dios Santo, Dios fuerte, Dios inmortal”,

se inunden por vez última del fulgor

cuando baje mis ojos por tu aguda mirada de Hipnotista Supremo, y no puedan, mis labios de pecado, balbucir el perdón / para mis culpas.

de los ojos maléficos de Clara; y que mis labios retengan la agonía de un beso de Esperanza;

Señor, pero tú sabes que en un tiempo todo mi corazón se postró ante tu imagen sacrosanta; y que fui para ti sólo un esclavo

obediente y humilde. Tú sabes que mi vida se tejió entre oraciones clericales,

y que mis manos soporten con ternura la cabeza adorable de Cristina y los brazos gloriosos de María.

y no palpite más mi corazón cobarde, deja que me arrodille en tu presencia como pensaba hacerlo / Ramón López Velarde”

Miguel N. Lira / 1924

(*) Publicado en “el Universal”, domingo 22 de junio de 1924, cuarta sección, página cinco.

26

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA

JULIO, VIERNES 26, 2013

CONFERENCIA: “SITIO Y CAÍDA DE PUEBLA”

Tal

y

como

estaba

programado, se llevó a

cabo

la

interesante

y

documentada

conferencia

“Sitio

y

caída

de

Puebla”,

impartida por el

Mtro.

Oscar González Azuela, integrante de la Academia de Historia,

consocio de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística

(SMGE), de la Ciudad

de México.

Que

es

la

institución

cultural

y

científica más

antigua

de América.

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, VIERNES 26, 2013 CONFERENCIA: “SITIO Y CAÍDA DE

Esta conferencia forma parte de las actividades programadas por la SMGE, a través de la Academia de Historia, para conmemorar el sesquicentenario del sitio y caída de Puebla de Zaragoza.

En esta conferencia, el Mtro. González Azuela nos comparte un trabajo de investigación acucioso en torno a las dificultades, riesgos, tácticas y enfrentamientos bélicos que ambos ejércitos debieron afrontar en torno a este épico suceso de armas, cuyo territorio, anteriormente tlaxcalteca, ya era del control político de Puebla.

Posterior a la conferencia y exposición de motivos históricos, varias personas asistentes pudieron externar dudas, comentarios, inquietudes, que fueron atendidos y comentados por el conferencista González Azuela, a quien le agradecemos desde este espacio la amabilidad de trasladarse desde Jalisco, para compartir con la sociedad tlaxcalteca esta investigación, de un suceso histórico nacional, como lo fue la batalla de Puebla, y como ha habido tantos otros a lo largo de nuestra historia, como la Toma de Zacatecas, que, en el bien entendido contexto histórico, fue desarrollada por personajes nacionales, y no locales como equivocadamente se aprecia, sobre todo en la del Cinco de Mayo.

ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, VIERNES 26, 2013 CONFERENCIA: “SITIO Y CAÍDA DE
ACTIVIDADES, EN EL MUSEO MIGUEL N. LIRA JULIO, VIERNES 26, 2013 CONFERENCIA: “SITIO Y CAÍDA DE

T.G.

27

RAMÓN LÓPEZ VELARDE, UNA PRIMERA BIOGRAFÍA

Jael Jaramillo (*)

Ramón López Velarde nació no en un pueblo de tantos, sino en un pueblo mágico en toda la extensión de la palabra: en Jerez, Zacatecas, donde hoy podemos contagiarnos de esa magia.

Ramón vino al mundo en junio, el mes más luminoso del año, en 1888, hoy hace ciento veinticinco años. Poeta que con su vida y obra “diera lustre y prestigio a las letras nacionales y universales”, como reza el decreto expedido en 1964 por el Presidente de la República, licenciado Adolfo López Mateos, quien a cuarenta y tres años de su fallecimiento, ordenó el traslado de sus restos a la Rotonda de los Hombres Ilustres, lo que le impidió descansar aquí, en su pueblo de Jerez, como fue su deseo: “cuando me sobrevenga el cansancio del fin, me iré como la grulla del refrán a mi pueblo” ...

Sus primeras letras, a las que amó para siempre, las cursó en la escuela de las señoritas Cervantes, en Jerez, la que, para fortuna de su temperamento, era mixta, y le permitió conocer algunas niñas, que al transcurrir el tiempo fueron sus musas. A los doce años (1900), sin ánimo de ser sacerdote, sino de aprovechar el buen nivel académico, ingresó al Seminario Conciliar de Zacatecas; dos años más tarde, por haber sido desplazada su familia de Jerez a Aguascalientes, se cambió al Conciliar de Aguascalientes. En estos planteles, con el estudio a fondo de los clásicos griegos y latinos, forjó el sólido humanismo que le permitió realizar su importante obra literaria. En 1905, cuando cumple diecisiete años, deja el seminario, convencido de que su vocación no es la de un levita. De 1905 a 1907 cursa los estudios preparatorios en el Instituto de Ciencias de Aguascalientes, donde un profesor se hace tristemente famoso por haberlo reprobado en literatura. En 1908 inicia su carrera de leyes en el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí, donde a los veintitrés años se gradúa de abogado. En 1914, previas algunas incursiones esporádicas a la capital, se instala en forma definitiva en la ciudad de México, a la que, con su categoría personal, intelectual y poética, conquista en solo siete años de frecuentar sus cenáculos literarios. Es maestro de literatura en la Escuela Nacional Preparatoria y en la de Altos Estudios, hoy Facultad de Filosofía y Letras, de la UNAM. Ejerce el periodismo en importantes medios; también la abogacía, en su despacho de Madero número 1. Se desempeña igualmente como asesor del Secretario de Gobernación, Manuel Aguirre Berlanga. El diecinueve de junio de 1921, según el certificado de defunción, fallece de una

bronconeumonía, cuatro días después de cumplir treinta y tres años, como lo auguró en su poema Treinta y Tres: “La

edad del Cristo azul se me acongoja”… En López Velarde se comprueba que el poeta nace, luego se hace y transforma en poesía los temas esenciales de la humanidad: la vida, el amor, la muerte y, en el caso de Ramón, todo su entorno:

Jerez, Zacatecas y La Suave Patria.

Jerez, Zacatecas, 16 de junio del 2013. XVI Jornadas Velardeanas.

(*) Como parte de la magnífica conferencia “Por qué importa Ramón López Velarde”, impartida por el Mtro. Ramón Félix de la Torre,acucioso biógrafo del poeta Jerezano, el día 16 de junio pasado, conferencia que amablemente nos ha compartido con la autorización del autor- la Lic. Jael Jaramillo, Directora del Instituto Municipal Jerezano de Cultura, y también Responsable del

Museo Interactivo “Ramón López Velarde”, es como ahora hemos incluido en este espacio este valioso texto.

T.G.

28

LOS INTOCADOS DE LOS CIELOS GRISES

MIGUEL N. LIRA

POESÍA

Los hombres lo veían con quietud. -Los labios en la sombra y el indagante asombro como filo de espada.

Ellos eran los fuertes, intocados de los cielos grises. Se conocían intactos y solemnes eucaliptos gigantes. Sabían que su dulzura, su dolor ó sus voces no podrían caminar más allá de la curva del río, saltar por la montaña o correr como arena en polvo de veredas.

Su cielo estaba estrecho, limitado de azul por las nubes de lluvia, ó por el verde de los trigos ligeros que permitían sus talles y muslos espigados a los besos del aire.

Ignoraban el mar y los caminos más allá de sus ojos, porque cruzar el límite del alba o sol dormido era llegar al precipicio donde sufren los hombres que no quiso la tierra.

Su dominio era filo, conformado de árboles, delimitado por fronteras de gracias vegetales, hablaban con las hojas, reían con las raíces y eran como una lágrima cuando el sol dilataba los sembrados con fuego como espinas.

Ellos eran también los frutos de la tierra.

Pero vieron al hombre que llegaba cargado de cielos y horizontes desde el prohibido límite de los ojos, y lo miraron con quietud, igual que si fuera un manzano reventando sus capullos de nieve.

LOS INTOCADOS DE LOS CIELOS GRISES MIGUEL N. LIRA POESÍA Los hombres lo veían con quietud.

T.G.

29

CRÓNICAS

AYER

CRÓNICAS … AYER “Chimenea de Huytlale” ; 3er Aniversario Luctuoso de Miguel N. Lira; fotografía archivo

“Chimenea de Huytlale”; 3er Aniversario Luctuoso de Miguel N. Lira; fotografía archivo Pbro. Rubén García Badillo / Tierra Grande.

HOY

CRÓNICAS … AYER “Chimenea de Huytlale” ; 3er Aniversario Luctuoso de Miguel N. Lira; fotografía archivo

LOS CACHUCHAS

Crónica sintetizada, de Felipe Sánchez Castillo, publicada en el Suplemento cultural de “El Sol de Tlaxcala”; 29 de marzo de 1964.

En el estudio de Miguel N. Lira, existe un cuadro en madera, con dedicatorias autógrafos del conocido grupo de “Los Cachuchas” grupo surgido en la década de los veintes, que dejó huella perenne de su inquietud artística y literaria.

En alguna ocasión el poeta lo mostró al reportero. La vida de Lira estaba por extinguirse él lo sabía. Habló de los “Los Cachuchas”, y señalo el autógrafo de Frida Kahlo “La Cachucha número 9”, como ella misma se nombraba, con su característico auto apunte. Señaló también el maestro otra de sus preciadas posesiones. Es un óleo, que preside la

biblioteca y que Frida pintó. El maestro explicó los simbolismos que existían en el retrato. Habló con cariño de “Los Cachuchas”, y de su vida como autor teatral, de las personalidades del mundo artístico a los que cantó e impulsó. Luego, en su estudio, que estaba a unos cuantos metros del edificio principal de “La Escondida”, mostró sus obras literarias.

Pidió a la Doctora Josefina Romero Caballero, que leyera alguno de sus corridos y habló de sus proyectos principalmente de “La selva también muere”, novela en la que dijo, estaba trabajando. Mostró el original, hizo un esbozo del tema abordado, pero también manifestó su duda, sobre si le alcanzaría el tiempo para terminarla. (…)

HOY, ME ENCUENTRO DE NUEVO EN “HUYTLALE”, veo los libros del maestro, el óleo de Frida Kahlo, pero físicamente Miguel N. Lira ya no está. Su obra, su presencia, siguen existiendo en cada detalle, en cada objeto de la finca. La ausencia sólo es física. Ahí en sus obras, en su pensamiento, en su poesía, el poeta sigue viviendo. (…)

30

(De su retrato en óleo): en primer término Miguel N. Lira, en el ángulo izquierdo inferior un libro con la palabra “TÚ”, su primer libro de poesía, abajo una guayaba, con su fruto recién abierto, para recordarnos su libro “La Guayaba”, entre ambos símbolos, está un rehilete verde y blanco, que recalca lo mexicano de su obra. Hacia arriba está una figura de un ángel; que hace alusión al nombre del poeta pues representa a San Miguel y casi para cerrar el ángulo superior la cabeza de un caballito de madera, que habla de “Mi Caballito Blanco” obra de lectura infantil. Eran preparatorianos con todos los anhelos y bríos de la juventud. (…)

“Los Cachuchas” eran originarios de la provincia y Frida, era la consentida del grupo, hasta que la amistosa camaradería, quedó truncada momentáneamente, por el accidente que sufrió la hoy fallecida pintora. Formaban el grupo que originalmente eran de nueve pero que después aumento engrosando por selectos miembros: Frida Kahlo, Licenciado Alejandro Gómez Arias, Jesús Ríos y Valles, Licenciado Manuel González Ramírez, Doctora en Filosofía y Letras, Carmen Jaime, Licenciado Enrique Morales Pardavé, Licenciado Octavio Bustamante, Profesora Ernestina Marín, músico Ángel Salas, Agustín Lira, Ingeniero Alfonso Villa y José Gómez Robleda y Miguel N. Lira, de quien decía Manuel González Ramírez que era provinciano hasta la exageración. Así se relata la historia del cuadro que hoy preside la

biblioteca de Lira. El 22 de mayo de 1927, la pintora le envío un recado que textualmente dice. “Hermanito, desde hoy lunes otra vez estoy en Coyoacán y medará mucho gusto volverlos a ver, tu retrato está casi terminado, así es que el

miércoles los espero, como siempre. Por favor diles a los muchachos…”

Se complementaba el recado con la figura de Frida, atada a su cama, y derramando grandísimas lágrimas, para demostrar su dolor. Este retrato, siempre significo mucho para Miguel N. Lira, quien inclusive no acepto una importante oferta de compra. Es un óleo sobre tela de 80 cms por un metro aproximadamente. El artista tlaxcalteca, Desiderio Hernández Xochitiotzin, explicó algunas de sus características principales. Hizo notar que por vez primera Frida maneja el rojo y el oro. Antes solo había pinto el blanco y el negro. El cuadro, según D. H. X., constituye el autodescubrimiento de una personalidad con características especiales y atrevidas, logra hacer un acto de presencia en esa obra: una guayaba, una calavera, un arcángel, una lira, una muñeca de trapo, todo con fondo de un retrato realista.

Es el primero que acusa las características que andando el tiempo, consagran la obra de la artista y sobre todo surge, cuando la influencia de Diego Rivera, todavía no existe. Observamos el cuadro lleno de simbolismo relacionados con la personalidad del poeta: al centro, sobre la cabeza del poeta, una gran lira de oro, como alusión a su poesía y a su apellido. Atrás de la lira una gran campana repica y de ella surge un infantil Taaaannn, en el ángulo superior la figura de una muñeca de trapo que poza entre nubes y que habla nuevamente del espíritu del poeta muy cercano al mundo de los

niños y que es quizá un anticipo a su obra “La Muñeca Pastillita”.

Abajo una torre que es un laberinto y sobre su hombro, la figura de una calavera de azúcar para acentuar la presencia de la muerte en todo lo mexicano. Atrás de la nuca del poeta la letra R con el número 17, es la inicial de Rebeca esposa del poeta y el número que la letra ocupa en el alfabeto.Y en el centro como ya se dijo, la figura del poeta a la edad de 21 años.

T.G.

31

Libros

(contraportada) Las imágenes cierran una parte del primer ciclo del taller que compartí con Alejandra (La bola traspasó las palmeras, la reja del jardín y fue a dar el río; sin pensar fui tras ella, también traspasé las palmeras, la reja del jardín y caí en el río); Alicia (Nave de dos niveles sostenida con longilíneas columnas de fierro, bóveda sobre viguetas de riel laminada en arcos; pisos de laja gris bajo la luminosidad de tragaluces y lámparas); Martha (Llega la procesión a las grandes estancias donde ordenadamente cada maquinaria ocupa su lugar, todas tienen sus hilos de algodón y entre sus agujas telas sin terminar: ahora no se escucha el ruido sincronizado de los telares vivientes).

Libros (contraportada) Las imágenes cierran una parte del primer ciclo del taller que compartí con Alejandra

Esta muestra expone algunas formas de la literatura:

poesía, relato, cuento, crónica, reseña y dramaturgia. En los textos, cada escritor enlaza sus imágenes, las mezcla según su imaginación y reinventa otra realidad; y aquí, finalmente, los exponemos para invitar a la gente a visitar La Constancia. Intentamos que los visitantes conozcan el sitio, y si ya lo conocen, vuelvan a recorrerlo: que vivan otra experiencia con sentidos, con sensaciones, emociones e integren su propia realidad.

T.G.

Vale en mucho el trabajo, los dieciocho ensayos, que conforman esta obra. Desde muy diversas ópticas, todos enfocan sus baterías, sus emociones y profesionalismo a este inmueble que, en su momento, fue una fábrica de productos textiles, ciertamente, paro también lo fue de sueños y tradiciones, de sentimientos y esperanzas, de angustias y de triunfos. ¡Cuántas generaciones debieron su fuente laboral, a la Constancia! Agradezco la amabilidad y el autógrafo del Dr. Jesús Barbosa Ramírez, al compartirme esta obra de gran valía, que en mucho ilustra la historia de nuestra industria textil.

32

33

33

Похожие интересы