Вы находитесь на странице: 1из 3

Como ciudadanos de este mundo, somos los más privilegiados.

Tenemos más
recursos, lujos y libertad que el resto de las naciones del mundo combinadas.
Como cristianos, nos ha sido dada la mayor puerta abierta para las misiones y el
evangelismo mundial en la historia de la iglesia. Como hombres y mujeres que
compareceremos ante Dios, somos más responsables que cualquier otra
generación desde que Adán fue formado del polvo. Ni aun en los días de los
apóstoles de Jesús fue dado la oportunidad y el privilegio que está ante la
Iglesia en el tiempo presente. Los grandes misioneros de la historia –William
Carey, Hudson Taylor, C. T. Studd y Lottie Moon – nunca hubieran imaginado un
tiempo como el que estamos viviendo hoy. Solo unos años atrás, toda esto
parecería completamente imposible. ¿Qué pensaríamos si alguien se atreviera
a decir tan solo diez años atrás, que podríamos enviar misioneros a los países
comunistas del bloque este? Y aquí estamos. La puerta está completamente
abierta. ¿Correremos para atravesarla antes de que ésta se cierre o solo nos
quedaremos tímidamente en el umbral y perderemos la gran oportunidad del
evangelismo mundial que nunca ha sido dado a la Iglesia?

En Apocalipsis 5:9, el Apóstol Juan declaró que vio “…una gran multitud, la cual
nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que
estaban delante del trono y en la presencia del Cordero…” Apocalipsis 7:9

Tú y yo podríamos estar a la puerta de ver este futuro maravilloso convertido en


realidad en nuestro tiempo. La puerta está completamente abierta, la
oportunidad está ahí, y Dios dice, “¿A quién enviaré, y quién irá por
nosotros?” Isaías 6:8a

Para Isaías esta pregunta no requería reflexión o estudio, sino que de sus
temblorosos labios vino la respuesta inmediata: “Aquí estoy, envíame a mí.”
Isaías 6:8b

Oh, que nos sea dado un corazón como el de Isaías. ¿Por qué es que la Iglesia
recibe cinco comisiones separadas para el evangelismo mundial sólo en los
Evangelios y el libro de los Hechos, y aun así somos tan reservados en
responder al llamado, tan tímidos para ofrecernos voluntariamente y tan
pusilánimes para actuar? Isaías fue enviado a un pueblo ciego y duro que no
escucharía, pero nosotros somos enviados a los elegidos de Dios de cada
nación, tribu, lengua y nación. Somos enviados a aquellos que al escuchar el
Evangelio serán convertidos por el poder de Dios. Somos enviados a aquellos
que se arrepentirán y creerán para salvación. ¿Qué es precisamente lo que
mantiene a la Iglesia en el umbral? ¿Es el temor, el egoísmo, o la falta de fe?
Ángel Colmenares bautizando en El norte de los Andes en Perú

ESTE NO ES UN TIEMPO PARA


HOMBRES DE CORAZONES
PEQUEÑOS, MENTES Y ESPÍRITUS
ESTRECHOS. ¡ES UN TIEMPO PARA
ACTUAR COMO NUNCA ANTES POR
LA CAUSA DEL NOMBRE Y LA
GLORIA DEL CORDERO!

Esta oportunidad nos debe constreñir.


Nos debe cegar a todas las otras cosas
de mejor gloria. Esto debe invitarnos a
una pasión magnífica y una
sobrecogedora obsesión. ¡Ay de
nosotros si voluntariamente no
corremos de cabeza a través de esta puerta de oportunidad que nos ha sido
abierta! ¡Aflicción sobre nosotros si no sufrimos todo voluntariamente por amor
a los escogidos! ¡Ay de nosotros si no predicamos el Evangelio! ¡Ay de nosotros
si el amor de Cristo no nos constriñe a no vivir para nosotros, por Aquel que
murió y resucitó por nosotros!

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, despojémonos de todo lo que nos


obstaculiza y corramos con perseverancia esta carrera que tenemos por
delante. Cuan preciosos son los pies de aquellos que traen las buenas nuevas,
cosas las cuales los ángeles anhelaban mirar, cosas que los profetas y reyes
quisieron ver y oír y no lo pudieron.

Bebe, Ani Tomeci y familia Trabajando en la universidad de Bucarest en


Rumania

En los últimos años, HeartCry ha estado


trabajando en Perú. A través del
compañerismo con pastores peruanos y
misioneros, hemos podido comenzar
varias iglesias en la ciudad de Lima y
trabajar junto a un movimiento de Dios
en el norte de los Andes que ha crecido
en mas de 150 Iglesias en los últimos
seis años. Hemos distribuido alrededor
de 3,000 biblias a Cristianos en las áreas
lejanas del país, realizado seminarios de
entrenamiento y material de enseñanza
para alrededor de 300. Nuestra
estrategia misionera de trabajar con y a
través de los nativos ha probado ser un éxito, y así, con esta misma estrategia
esperamos por ahora llegar a otros países con el Evangelio de Cristo Jesús. El
ultimo año y medio, hemos estado sosteniendo misioneros nativos en los países
de Rumania y Moldavia. Con un promedio de US$600 por mes hemos sostenido
cinco misioneros rumanos que se han involucrado con la plantación de iglesias,
ministerios carcelarios y evangelismo universitario. Dado el éxito de este
experimento, hemos decido expandir nuestra revista de HeartCry con un
reporte de lo que se está haciendo no sólo en Perú, sino también en Europa
Oriental.

En los meses por venir, la revista de HeartCry incluiremos reportes de nuestros


misioneros nativos en Perú, Rumania y Moldavia. Conocerás a los hombres y
mujeres que Dios ha usado para Su gloria. También podrás leer sobre los
nuestros ministerios y ver fotografías de los proyectos especiales en esos
países.

Paco Laos en las junglas del rio


Amazonas

Nuestro objetivo es que tú puedas ser


informado y bendecido con todo lo que
Jehová está haciendo a través de
nuestras oraciones y ayuda a HeartCry.

Charo y yo, estaremos trabajando todo


el tiempo en Perú. Tomaré uno o dos
viajes a Rumania y Moldavia al año,
para realizar la conferencia de pastores
y conocer nuestros misioneros en
aquellos países. Para asegurarnos que
hay responsabilidad, nuestro consejo de
miembros y asesores estarán yendo regularmente a Rumania, Moldavia y Perú.
Ellos cubrirán los costos de sus viajes de modo que tus donaciones sean
destinadas solo para el trabajo. Si deseas hablar con alguno de los miembros
del consejo de miembros, puedes encontrar sus nombres, direcciones y
números de teléfonos en la página 11 de esta edición.