Вы находитесь на странице: 1из 565

Joyas de los testimonios

1

Ellen G. White

1971

Copyright © 2012 Ellen G. White Estate, Inc.

Información sobre este libro

Vista General

Este libro electronic es proporcionado por Ellen G. White Estate. Se incluye en el más amplio de libertadLibros online Colección en el sitio de Elena G. De White Estate Web.

Sobre el Autor

Ellen G. White (1827-1915) es considerada como el autor más traducido de América, sus obras han sido publicadas en más de 160 idiomas. Ella escribió más de 100.000 páginas en una amplia variedad de temas espirituales y prácticos. Guiados por el Espíritu Santo, que exaltó a Jesús y se refirió a las Escrituras como la base de la fe.

Otros enlaces

Licencia de Usuario Final

La visualización, impresión o la descarga de este libro le con- cede solamente una licencia limitada, no exclusiva e intransferible para el uso exclusivamente para su uso personal. Esta licencia no permite la republicación, distribución, cesión, sublicencia, venta, preparación de trabajos derivados, o cualquier otro uso. Cualquier uso no autorizado de este libro termina la licencia otorgada por la presente.

Para más información

Para obtener más información sobre el autor, los editores, o cómo usted puede apoyar este servicio, póngase en contacto con el Elena

I

G. de White en mail@whiteestate.org. Estamos agradecidos por su interés y comentarios y les deseo la bendición de Dios a medida que lee.

I I

Prefacio

La Posesión del espíritu de profecía es una de las dos caracterís- ticas que distinguen a la iglesia remanente, según lo predicho en el libro del Apocalipsis. Desde los mismos comienzos del movimiento adventista, este don desempeñó un papel importante en la experien- cia de los adventistas y en el desarrollo de su iglesia. Por medio de él, la iglesia ha sido amonestada, guiada, alentada, reprendida y corregida. A medida que los Testimonios iban saliendo de la prensa, los hermanos los conseguían con afán, estudiaban su contenido con oración, y prestaban oídos a sus instrucciones. Con el transcurso de los años se fueron proveyendo algunos de estos testimonios a los creyentes que leían otros idiomas que el inglés. Y en gran parte se debe a estos mensajes la fuerza, la unidad y las altas normas que se notan actualmente en la iglesia. Ahora, gracias a esta edición mundial de Joyas de los Testi- monios, estos consejos, que tanta influencia ejercieron, se hacen asequibles para los adventistas de todo el mundo. Sin embargo, só- lo ofreciendo una selección de los artículos originales es posible publicarlos en forma compacta, manuable y de amplia distribución. Estos tres tomos presentan una selección de artículos bien equili- brados y representativos, realizada por comisiones de obreros expe- rimentados, bajo la dirección de la Junta de Fideicomisarios de las Publicaciones de E. G. de White, el instrumento establecido por ella para que se encargase de que continuaran publicándose sus escritos. Constituyen una parte integral de la “Biblioteca Introductoria del Espíritu de Profecía,” que consta de doce volúmenes de los escritos de la Sra. White destinados a ser publicados lo antes posible en los principales idiomas del mundo. [8] Los nueve tomos completos de los Testimonies for the Church, se componen de una serie de artículos escritos independientemente unos de otros y a menudo se refiere a temas que no tienen relación unos con otros. La primera colección se hizo en forma de folleto

I V

y se publicó hacia fines de 1855. Pronto siguieron otras, hasta que

hubo treinta y siete folletos y libros numerados consecutivamente

y publicados a través de un período de cincuenta y cinco años.

Los mensajes que contenían eran de carácter general y específico,

y se entremezclaban con ellos testimonios personales que trataban

problemas que podrían arrostrar otras personas que las mencionadas. Como habían sido escritos a través de un lapso tan largo, y para suplir las necesidades corrientes de la iglesia, era natural que se repitieran muchos asuntos. Además, muchos de los consejos se apli- caban especialmente a condiciones locales y a veces aisladas que existían en el momento de escribirse el mensaje. Esta repetición de los consejos y mensajes de importancia local, aunque fueran de gran valor, no podría prestar actualmente servicio a la iglesia esparcida fuera de Norteamérica. Se necesitaba, pues, hacer una selección de

artículos de aplicación general y universal, para la iglesia en todas partes del mundo. Esto armonizaba plenamente con la conducta que esbozó la Sra. E. G. de White misma en 1864, cuando se reim- primieron los primeros diez Números de los Testimonios, según se desprende de su declaración introductoria publicada en 1864:

“Durante los últimos nueve años, de 1855 a 1864, he escrito diez folletos titulados Testimony for the Church, que han sido publicados

y puestos en circulación entre los adventistas del séptimo día. Como

se ha agotado la primera edición de la mayoría de estos folletos, y aumenta la demanda, se ha considerado que lo mejor era reimprimir- los en la forma que se les da en las páginas siguientes, omitiendo los asuntos locales y personales, y presentando solamente las porciones que son de importancia e interés prácticos y generales.”—Testimony

for the Church, No 1-10, según se volvieron a publicar en Spiritual Gifts, tomo 4. Aunque las ediciones hechas ulteriormente en inglés, abarcaron todo lo que se presentaba en los folletos anteriores, estos principios enunciados por la Sra. E. G. de White son los que han guiado la preparación de esta edición mundial de Joyas. Los Testimonios para la Iglesia publicados en inglés suman un total de 4.737 páginas. Los tres tomos de estas Joyas contendrán unas 1.600 páginas de texto, o sea más o menos una tercera parte del contenido de los nueve tomos. Se ha hecho un esfuerzo por incluir todos los artículos que han aparecido en las dos selecciones básicas

[9]

de los Testimonios que se han hecho en lo pasado y que han sido publicados en otros idiomas que el inglés: la edición de dos tomos de 650 páginas publicada en Europa Central, y la edición de tres tomos de 1.100 páginas publicada en algunos de los idiomas latinos. En unos pocos casos, cuando los artículos paralelos de las ya citadas ediciones serían una repetición de los temas tratados en este juego de tres tomos, o dentro de la serie titulada “Biblioteca Introductoria del Espíritu de Profecía,” estos artículos han sido omitidos. Por regla general, los artículos se usan completos. Pero, en al- gunos casos, a fin de ahorrar espacio y así permitir una selección más amplia de los temas, se omiten ciertas porciones de los artículos largos. En cada caso, se indican las supresiones en el texto. Además de los artículos elegidos, se han extraído de otros capítulos algunos párrafos destacados que presentan puntos vitales de la verdad. En cada caso se indica claramente la fuente original. También se han incluído algunos artículos importantes que tienen carácter de testi- monio y tratan temas vitales que no están tratados en los Testimonios pero aparecen en algunos otros lugares de las ediciones en inglés de los libros de la Sra. E. G. de White que no existen en otros idiomas. Los artículos están dispuestos en su orden cronológico como aparecieron en el juego completo de los nueve tomos, con excepción de algunos casos donde pareció aconsejable ordenarlos en forma diferente para iniciar debidamente los tres tomos. Se han añadido [10] subtítulos, y en algunos casos se han dividido los párrafos muy lar- gos. Se han empleado formas modernas de puntuación y ortografía, pero no se ha alterado el texto. En una nota al pie de la primera página de cada artículo se da la fecha en que fué publicado por primera vez, juntamente con la fuente de donde se ha sacado, y el título original que llevó, si es que ha sido cambiado luego. En muy pocos casos las referencias que podrían parecer obscuras por haberse suprimido los títulos anteriores, quedan aclaradas por notas explicativas puestas al pie de las páginas. Se observará que en los testimonios personales no aparecen los nombres de las personas a quienes se destinaban, sino que se usan más bien las iniciales “A,” “B,” “C,” etc. Por lo tanto la inicial que se usa en el Testimonio no tiene relación alguna con el nombre de la persona a quien se dió el mensaje.

Estos tomos, aunque se publiquen en inglés, no están destinados a reemplazar el juego completo de los nueve tomos de Testimonies for the Church. Esta edición “standard” tendrá siempre mucha demanda. Las Joyas publicadas en inglés contribuirán, sin embargo, a ampliar grandemente la distribución de importantes consejos dados en los Testimonios, al ponerlos en forma conveniente y menos costosa al alcance de los que leen el inglés en las Américas y otros países. A medida que estos tomos circulen en varios de los principales idiomas, comunicarán los importantes mensajes de amonestación y estímulo de los Testimonios a los hogares de los adventistas del séptimo día en todo el mundo. La uniformidad del contenido de Joyas, tal como se publica en todos los idiomas, reportará gran ventaja al pueblo de Dios que en todas partes del mundo es uno por sus intereses, sus objetivos, su fe y su esperanza. Que estos consejos, vitales para el bienestar de la iglesia, sean eficaces en el “perfeccionamiento de los santos,” y la “edificación del cuerpo de Cristo,” es la ferviente oración de la Junta Directiva de la Asociación General y los

Fideicomentarios de las Publicaciones de Elena G. de White.

[11]

Índice

Índice general

Información sobre este libro

.

.

.

.

I

Prefacio

Índice

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

I V V I I I

Elena G. de White—Breve esbozo biográfico

 

X V I I I

La fe en Dios

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

24

Prepárate para encontrarte con tu Dios

 

26

El ángel con

la

balanza

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

27

Nuestro libro guía

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

28

Nuestro

único

modelo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

28

La responsabilidad de los padres

30

Eres guardián de tu hermano

32

Atados por los bienes terrenales

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

33

Los dos caminos

.

.

. Una bendición menospreciada

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

35

36

Las esposas de los

39

Las esposas como colaboradoras

 

40

“Sé celoso y arrepiéntete”

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

43

El amor del mundo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

44

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

46

Se preparan pruebas El orden en el culto

. Los jóvenes observadores del sábado

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

47

49

Se necesita una experiencia más profunda

 

50

Los padres unidos en la disciplina

50

Se necesita una verdadera conversión

52

. Sirvamos a Dios por principio

Jesús lo exige todo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

54

55

El tesoro en los cielos

.

El zarandeo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

58

60

La prueba de Dios

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

65

Las casas de culto

Lecciones de las parábolas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

67

69

Responsables ante Dios

70

Fiadores de los incrédulos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

72

Los juramentos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

73

I X

X

Joyas de los Testimonios 1

Deberes para con los hijos

76

Resultados de la negligencia

78

El nombre de nuestra denominación

80

Una consagración completa

82

. Salid y manteneos separados

Intereses

divididos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

83

84

Viene una gran angustia

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

87

. Nos esperan escenas espantosas

Es tiempo

de

actuar

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

88

90

Nuestro deber para con los pobres

 

91

Las viudas, los huérfanos y los inválidos

92

El espiritismo

moderno

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

94

Es aventurarse en el terreno de Satanás

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

95

Nuestra única seguridad

 

96

Ceden a

Satanás .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

97

La religión en la familia

.

.

.

.

.

.

.

.

100

El esposo considerado

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

103

. El ataque de Satanás en el hogar

La esposa animosa

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

103

104

Andemos

por

la

fe

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

106

Falsas nociones de santificación

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

108

Sus frutos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

109

No hay santificación para los desobedientes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

111

Un crecimiento continuo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

112

El

poder

de

Satanás

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

114

Los engaños de Satanás

Las dos coronas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

115

La palabra de Dios nos protege

117

La contienda por las almas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

118

121

Engaño satánico

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

122

Riquezas verdaderas y falsas

123

Agentes de Satanás

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

124

El futuro

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

127

Padres

e

hijos

.

.

.

. Lo que pueden hacer los padres

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

129

130

Un tiempo crítico para los niños

132

Padres comprensivos

133

Peligros de la juventud

135

Índice general

X I

Los niños consentidos

137

El pecado de la ociosidad

139

La conversión de los hijos

140

La debida disciplina y educación

 

142

Las influencias del hogar

144

No vayamos a los extremos

145

Es necesario obrar a tiempo

146

Con el mundo en sus placeres

147

La tarea no es fácil

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

148

Andad en la luz

. Falsificación de los dones del espíritu

.

.

. Debe reconocerse el conflicto

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

150

152

154

Todos deben dar siempre un buen ejemplo

 

155

La verdad eleva

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

157

Nuestro blanco es la perfección

 

157

Grupitos de almas inquietas

159

Caudillos presuntuosos

160

Esto

desagrada a

Dios

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

161

La oración de David

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

164

La debida observancia del sábado

166

Los

seguros de

vida

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

168

y La temperancia cristiana

La

salud

la

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

170

172

Las horas finales del tiempo de gracia

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

173

Se

hace

sufrir

a

otros

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

174

Corramos la carrera celestial

175

La responsabilidad paterna

176

. El primer trabajo de la madre

El exceso en el comer

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

177

178

Un régimen empobrecido

179

Las carnes, la leche y el azúcar

180

La religión y la buena cocina

181

Las carnes y los estimulantes

184

Aumenta la predisposición a las enfermedades

 

185

Una conciencia violada

188

La separación del mundo

192

Hay

que

pedir

con

fe .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

193

La plaga del egoísmo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

194

X I I

Joyas de los Testimonios 1

El

. La oración por los enfermos

amor

verdadero

. El poder del amor

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.