Вы находитесь на странице: 1из 4
Carribbean Internacional University Maestría en Educación a Distancia E-learning Filosofía de las Ciencias

Carribbean Internacional University Maestría en Educación a Distancia E-learning Filosofía de las Ciencias

Educación a Distancia E-learning Filosofía de las Ciencias La Tecnología en una visión de futuro, su
Educación a Distancia E-learning Filosofía de las Ciencias La Tecnología en una visión de futuro, su

La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al

desarrollo del ser humano y su impacto en la formación del hombre del siglo XXI

Equipo Demeter Tierra

Eslava, Yosmen Gallo, Silvia Hernández, Marianela Urbina, Carlos Zavahra, Bernardo

Agosto 2013

La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y
La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y

La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y su impacto en la formación del hombre del siglo XXI

visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y su impacto en la formación
visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y su impacto en la formación

En la actualidad el concepto de tecnología no se puede reducir a un cuerpo de

conocimiento, herramientas y técnicas, derivado de la ciencia y la experiencia

práctica, que es utilizado en el desarrollo, diseño, producción y aplicación de

productos, procesos, sistemas y servicios, pues hay que considerar que ella en sí es

una expresión cultural que se debe entender como una prolongación del ser

humano, de sus sentimientos, pensamientos y experiencias que le ayudarán a

adaptarse mejor a un mundo en constante cambio.

En efecto la tecnología puede ser considerada como una extensión de la innovación

del ser humano para poder desenvolverse mejor en su medio y ante esto, McLuhan

(1993) afirmaba que: "Todos los artefactos del hombre, el lenguaje, las leyes, las

ideas, las herramientas, la ropa y los ordenadores son extensiones del cuerpo

artefacto es un arquetipo y la nueva combinación cultural de nuevos

humano

y viejos artefactos es el motor de todo invento y conduce además al amplio uso del

invento, que se denomina innovación".

Todo

En nuestro transitar por la asignatura Filosofía de las Ciencias, el equipo consideró a

la televisión como la innovación tecnológica más impactante del Siglo XX, ya que es

la herramienta telemática con mayor presencia en la sociedad, por su función

difusora de información a las masas, que a su vez, puede influir en la conducta

humana, imponer patrones de comportamiento, modas y estilos de vida, donde los

mensajes emitidos, generan en sus usuarios o televidentes su propia libertad crítica

(naturaleza interpretativa) para construir y deconstruir información como un continuo

social que se inserta en el hacer diario.

Sobre este aspecto, se puede tomar en cuenta lo expresado por Edmund Husserl:

"El conocimiento que se obtiene de un hecho o fenómeno surge del mundo de la

vida, es decir, del ámbito en el cual vivimos y que llamamos vida cotidiana"

Ahora bien, la sociedad moderna vive entre dos posiciones antagónicas, en primer

lugar, el progreso tecnológico estrechamente vinculado con el hacer del hombre y,

en segundo lugar, la evolución humana unida al ser. Al respecto, Barbero (2004),

señala que las innovaciones tecnológicas olvidaron la dimensión humana del

innovar, del hacer existir lo nuevo. Dejando de lado que la verdad de la existencia

2

La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y
La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y

La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y su impacto en la formación del hombre del siglo XXI

visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y su impacto en la formación
visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y su impacto en la formación

humana no se agota en el saber ligado a la técnica pues hay otro saber que es el del

ser, aunque reconoce que la tecnología permite nuevas condiciones de vida, de

trabajo y de saber e incide en las estructuras laborales y profesionales de los

individuos.

Aunque, no puede negarse que la tecnología produjo importantes transformaciones

en la humanidad, no ocurrió lo mismo con el comportamiento del ser humano, ni en

el desarrollo del hombre en función del progreso de la humanidad en su conjunto.

Esto representa uno de los desafíos más apremiantes de esta época postmoderna:

lograr modificar el pensamiento de manera que enfrente la complejidad creciente, la

rapidez de los cambios que caracteriza a la humanidad. Donde la tecnología ha

servido para un progreso del hombre con su hacer, un avance social que está ligado

a la ciencia y al tejido del mundo moderno, pero con él también se ha producido

mucha destrucción del ambiente, de las condiciones naturales de la vida, de la

relación del hombre con la naturaleza. Y donde la fe, como complemento a la

ciencia, involucra los aspectos relacionados con la esencia de lo que somos. La gran

mayoría de los seres humanos profesa una religión, y, en sus principios, siempre

está presente el amor, los sentimientos, los sentidos. Estas últimas expresiones

vinculadas directamente a los preceptos planteados por la Fenomenología y la

Hermenéutica. Si no tuviéramos sentimientos la ciencia se impondría y la

destrucción del hombre ya sería una realidad. Así que se puede afirmar que entre la

ciencia y la fe, existe el equilibrio de la convivencia del mundo.

Lo arriba expuesto es una clara evidencia que el progreso tecnológico no constituye

un indicador de la evolución humana, este progreso debe reorganizarse desde la

perspectiva del Ser. Para lograr esto se requiere de una auto organización que

conlleve a la construcción de un nuevo modelo de pensamiento colectivo basado en

el amor que constituya las bases del progreso tecnológico al servicio del Ser y no

volvernos esclavos de ese progreso

En este sentido Morín (2000) señala la necesidad de una reforma paradigmática y

no programática. Si bien el conocimiento es la principal fuerza que actúa sobre el

3

La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y
La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y

La Tecnología en una visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y su impacto en la formación del hombre del siglo XXI

visión de futuro, su planteamiento al desarrollo del ser humano y su impacto en la formación

pensamiento, ¿cuál será la reforma necesaria para que el conocimiento sea

pertinente y contribuya a reconocer y solucionar los problemas del mundo?

El amor ha estado presente desde los inicios de la humanidad, pero ¿hasta dónde la

tecnología con todos sus avances nos ha distanciado de nuestra propia esencia? y

en aras de la comodidad y el día a día cada vez más complicado nos alejan de él y

nos vamos deshumanizando, tenemos menos tiempo para nosotros y los que nos

rodean. Hace 50 años atrás había un televisor por casa y la familia se reunía a su

alrededor a compartir, ahora con todos los avances y la globalización, llegamos a

casa y cada quien tiene un televisor o una computadora o la mezcla de todos y

vivimos aislados de la familia cada quien ocupado en lo que le interesa, ¿Qué tan

profundo será el cambio en los próximos 50 años?

El gran reto para la humanidad en esa gran visión de futuro que queremos crear es

que la educación levante la bandera en la transformación y construcción del

conocimiento y en la consideración del hombre en función del SER más que del

hacer. Una educación para el hombre, para el individuo que permita enfrentar los

desafíos necesarios manifiestos en este mundo complejo.

Referencias Bibliográficas

Martín-Barbero, J. (2004). Razón técnica y razón política: espacios/tiempos no pensados. Revista Latinoamericana de Ciencias de la Comunicación, número 1. ALAIC. Brasil.

McLuhan M.l y B.R. Powers (1993) La Aldea Global. Barcelona: Gedisa.

Morín, E. (2000). Faces/UCV

Los siete saberes necesarios a la educación del futuro. Caracas:

4