Вы находитесь на странице: 1из 11

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

INDICE

III. EL

LENGUAJE

DE

LA

CIENCIA

2

3.1. INTRODUCCIÓN

 

2

3.2. FUNCIÓN INFORMATIVA

2

3.3. FUNCIÓN EXPRESIVA

3

3.4. FUNCIÓN DIRECTIVA

3

3.5. FUNCIONES MULTIPLES

4

3.6. EL

LENGUAJE

CIENTÍFICO

5

3.7. PROBLEMAS DEL LENGUAJE DE LA CIENCIA

7

3.8. CONSTRUCTOS BÁSICOS

8

3.9. SUGERENCIAS PARA LOS LECTORES

8

3.10. LECTURA ADICIONAL

10

3.11. BIBLIOGRAFÍA SUGERIDA

11

1

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

III. EL

LENGUAJE

DE

LA

CIENCIA 1

   

QUE EL ALUMNO

 

1.

Reconozca las funciones del lenguaje y los identifica en un texto.

OBJETIVOS DE APRENDIZAJE

2.

Discrimine

el

lenguaje

natural

del

científico.

 

3.

Identifique y aplique los constructos que artificializan el lenguaje natural en científico.

3.1. INTRODUCCIÓN

El lenguaje es un instrumento tan sutil y complicado que a menudo se pierde de visita la multiplicidad de sus usos. En la Ciencia, como en otros campos, existe el peligro de usarlo incorrectamente y de simplificarlo.

Todo lenguaje, para mantener su carácter de tal, necesita cumplir las funciones. Informativa, directiva y expresiva.

3.2. FUNCIÓN INFORMATIVA

Se realiza mediante la formulación y la afirmación (o negación) de proposiciones. En este contexto, usamos la palabra "información" de modo que incluya también la mala información, o sea las proposiciones falsas como las verdaderas, tanto los razonamientos correctos como los incorrectos. El discurso informativo es usado para describir el mundo y para razonar a cerca de él. Que los

2

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

presuntos hechos sean o no importantes, sean generales o particulares, no interesa. En todos los casos, el lenguaje con el que se los describe o se transmite algo acerca de ellos es usado informativamente.

3.3. FUNCIÓN EXPRESIVA

El propósito de esta función no es comunicar información sino sentimientos y actitudes. Por ejemplo, en la poesía, el poeta no pretende de ningún modo informarnos acerca de hechos o de teorías concernientes al mundo. Su propósito es expresar ciertas emociones que experimenta muy agudamente y para despertar en el lector sentimientos similares. El discurso expresivo, como tal, no es verdadero ni falso. Pues, si alguien pretende aplicar solamente criterios de verdad o falsedad, de corrección o incorrección, a un discurso expresivo, tal como un poema, juzgará erróneamente y perderá mucho de su valor. La función expresiva del lenguaje, entonces, se usa ya sea para manifestar los sentimientos del que habla o para despertar ciertos sentimientos en el auditorio. Por supuesto que puede ser usado simultáneamente para ambos fines.

3.4. FUNCIÓN DIRECTIVA

El lenguaje cumple una función directiva cuando se lo usa con el propósito de originar (o impedir) una acción manifiesta. Los ejemplos más claros de discursos directivos son las órdenes y los pedidos. Plantear una pregunta es, por lo común, pedir una respuesta y debe clasificarse también como discurso directivo. La diferencia entre una orden y un pedido es bastante sutil, pues casi cualquier orden puede traducirse en una solicitud agregando las palabras "por favor", o mediante

3

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

cambios adecuados en el tono de la voz o en la expresión facial.

En su forma crudamente imperativa, el discurso directivo no es verdadero ni falso.

3.5. FUNCIONES MULTIPLES

En las páginas anteriores, los ejemplos presentados eran químicamente puros, de los tres tipos básicos de comunicación. La triple función es académicamente muy valiosa, pero no se la puede aplicar mecánicamente, porque casi toda comunicación efectiva, en mayor o menor medida, exige cierta combinación de las funciones. Pocos de nosotros tenemos la esperanza de ser obedecidos siempre. Por consiguiente, debemos emplear ciertos rodeos: una orden descarnada provocaría antagonismo o resentimiento y frustraría su propio objetivo. No podemos provocar una acción profiriendo simplemente una “directiva”; es necesario utilizar un método más sutil para estimular la acción deseada.

utilizar un método más sutil para estimular la acción deseada. 4 E L L ENGUAJE DE

4

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

Por consiguiente, las acciones pueden ser provocadas instigando las actitudes apropiadas y comunicando la información pertinente. En tal caso, el lenguaje usado cumplirá las tres funciones, pues será simultáneamente directivo, informativo y expresivo, y ello no como resultado de una mezcla accidental, sino de una manera esencial, necesaria para una comunicación exitosa.

Cualquier

otro

uso

del

lenguaje,

sin

embargo,

puede

considerarse

como

una

mezcla

de

dos

o

de

las

tres

funciones distinguidas.

3.6. EL

LENGUAJE

CIENTÍFICO

A diferencia de los místicos y de los ocultistas, los

científicos objetivizan sus ideas por medio de signos que pueden ser percibidos y entendidos por todo el que lo

desee. Así facilitan su trabajo y lo presentan al control y

al uso público. La conversión del conocimiento personal

en conocimiento científico va acompañada por la representación del primero con la ayuda de un conjunto de señales materiales convencionales (signos) que pertenecen a uno a más lenguajes. Nuestro acceso al conocimiento científico tiene, por tanto, lugar a través de conjuntos de signos artificiales arbitrados para transportar ideas, más que sentimientos, como es el caso del lenguaje artístico.

Algunos lenguajes son creaciones históricas más o menos

espontáneas: lo llamaremos lenguajes naturales; ejemplo

el español. Un lenguaje natural sirve primariamente a

fines de elaboración, almacenamiento y comunicación del conocimiento común. Ningún sector de la ciencia puede prescindir del lenguaje ordinario, pero ninguno puede tampoco seguir adelante sin construirse uno propio. Toda ciencia construye un lenguaje artificial propio que contiene signos tomados del lenguaje ordinario, pero se

5

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

caracteriza por otros signos y combinaciones de signos que se introducen junto con ideas peculiares de esa ciencia. Ambos lenguajes, el natural y el artificial son no sólo instrumentos de comunicación, sino también instrumentos para pensar.

de comunicación, sino también instrumentos para pensar. La Ciencia, en resumen, tiene un lenguaje, pero no

La Ciencia, en resumen, tiene un lenguaje, pero no es un lenguaje: es un cuerpo de ideas y procedimientos expresado en unos cuantos lenguajes. Por eso, un examen filosófico de la ciencia que se limite a analizar sus lenguajes perderá de vista lo que es peculiar de la ciencia:

la búsqueda de la verdad objetiva.

Igual que cualquier otra creación humana, el lenguaje puede estudiarse tanto a sí mismo (estudio interno), cuanto como objeto social (estudio externo). Este último planteamiento es el propio del psicólogo, el antropólogo, el sociólogo y el historiador interesados en el lenguaje como fenómeno cultural. Tal planteamiento, importante en sí mismo, no es, relevante para nuestros fines. Lo que nos interesa no son tanto los usos de los signos en la vida social real (objeto de la pragmática, que es la unión de las ciencias empíricas aludidas) cuanto la estructura

6

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

de los signos (objeto de la sintaxis) y sus relaciones con ideas y cosas (objeto de la semántica). Lo que nos interesa en última instancia son las ideas y los procedimientos de la ciencia, más que los modos, históricamente condicionados, como han sido expresadas esas ideas y formulados esos procedimientos por las diversas comunidades científicas; por tanto, tenemos que poner en el foco de nuestra atención lo que se mantiene invariante a través de los cambios culturales tales como el paso de un lenguaje natural a otro, y hasta bajo cambios tales como los de notación en los lenguajes artificiales.

3.7. PROBLEMAS DEL LENGUAJE DE LA CIENCIA

Desde el punto de vista de la sociología de la ciencia, un lenguaje científico es simplemente un dialecto profesional. Desde un punto de vista metacientífico, un lenguaje científico no se encuentra al mismo nivel que un argot o jerga suburbana, que puede aprenderse leyendo novelas costumbristas; la diferencia se debe a que los lenguajes de la ciencia se construyen para expresar un conocimiento extraordinario, y no primariamente el ordinario. Toda ciencia utiliza, además del lenguaje ordinario, expresiones y transformaciones de las mismas que no tienen sentido sino en el contexto de alguna teoría. En resolución: los lenguajes científicos se crean, modifican y difunden junto con teorías y procedimientos científicos; consiguientemente, su estudio no puede realizarse independientemente del de esas teorías y esos procedimientos.

Del mismo modo que el conocimiento científico difiere del conocimiento común, Así también difiere su lenguaje del ordinario. Y del mismo modo que el conocimiento común no puede estimar el conocimiento científico así también el lenguaje ordinario es un instrumento demasiado rudimentario para estudiar los delicados lenguajes

7

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

especiales de la ciencia, como la mecánica cuántica, por ejemplo.

de la ciencia, como la mecánica cuántica, por ejemplo. Las limitaciones e imperfecciones del lenguaje ordinario

Las limitaciones e imperfecciones del lenguaje ordinario han provocado, naturalmente, la invención de los lenguajes artificiales de la ciencia.

3.8. CONSTRUCTOS BÁSICOS

Lenguaje, función, lenguaje natural, lenguaje científico, constructo, dialecto, jerga.

3.9. SUGERENCIAS PARA LOS LECTORES

En cada uno de los pasajes siguientes, ¿Cuáles son las funciones del lenguaje que con mayor probabilidad se intenta llenar?

1)

Más yo os digo, que no hagáis resistencia al agravio; sino antes, si alguno te hiriere en la mejilla derecha,

8

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

vuélvele también la otra.

(Mateo, 5-39)

2) Solamente el hombre cuyo intelecto está oscurecido por sus impulsos sexuales puede dar el nombre de bello sexo a esa raza de pequeña estatura, hombros estrechos, anchas caderas y piernas cortas; pues toda la belleza del sexo opuesto esta ligada a éste impulso.

(Schopenhauer, Sobre la Mujer)

3) Tienes ante ti una desdichada alternativa, Elizabeth. Desde el día de hoy deberás ser una extraña para uno de tus padres. Tu madre no volverá a verte si no te casas con el señor Collins, y yo no volveré a verte si lo haces.

(J. Austen, Orgullo y Prejuicio)

4) Cuanto más noble y perfecta sea una cosa, tanto más tarde y lentamente llega a la madurez. Un hombre alcanza la madurez de su poder de razonamiento y de sus facultades mentales no antes de los veintiocho años; la mujer a los dieciocho.

(Schopenhauer, Sobre la Mujer)

5)

El

hombre

blanco

dibujó

un

pequeño

círculo

en

la

arena

y

dijo

al

piel

roja:

"Esto

es

lo

sabe

el

indio";

entonces,

trazando

otro

círculo

más

grande

que

rodeaba al anterior, exclamó: "Esto es lo que sabe el

hombre

blanco".

El

indio

tomó

la

rama,

trazó

rápidamente

un

inmenso

anillo

encerrando

los

 

dos

círculos y dijo: "Aquí es donde el hombre blanco y el piel roja no saben nada".

(C.

Sandburg, The People, Yes.)

 

6)

Una

mujer

que

desee

asesinar

a

su

marido

puede

hacerlo

cocinando.

Ni

siquiera

se

hará

una

investigación.

(A. Davis, Cocinemos Bien)

9

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

7) Elegir un fragmento de un texto científico, cualquiera, y mostrar qué expresiones del mismo pertenecen al lenguaje ordinario y cuáles a lenguajes artificiales.

8)

Tomar un texto científico e identificar en él algunas funciones del lenguaje.

9) Enumerar las diferencias entre los lenguajes ordinarios y los lenguajes artificiales.

3.10. LECTURA ADICIONAL

LENGUAJES CIENTÍFICOS 1

“A diferencia de los místicos y de los ocultistas, los científicos objetivizan sus ideas por medio de signos que pueden ser percibidos y entendidos por todo el que lo desee. Así facilitan su propio trabajo y lo presentan al control y al uso público. Dicho de otro modo: la conversión del conocimiento personal en conocimiento científico va acompañada por la representación del primero con la ayuda de un conjunto de señales materiales convencionales signos) que pertenecen a uno o más lenguajes. Nuestro acceso al conocimiento científico tiene, por tanto, lugar a través de conjuntos de signos artificiales arbitrados para transportar ideas, más que sentimientos, como es el caso del lenguaje artístico. Por eso será conveniente repasar algunas nociones de semiótica, la ciencia de los signos.

Algunos lenguajes son creaciones históricas más o menos espontáneas: los llamaremos lenguajes naturales; ejemplo: el inglés. Un lenguaje natural sirve primariamente a fines de elaboración, almacenamiento y comunicación del conocimiento común. Ningún sector de la ciencia puede prescindir del lenguaje ordinario, pero ninguno puede tampoco seguir

1 BUNGE, M.; La Investigación Científica; Ed. Ariel, Barcelona, 1973; p. 65.

10

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

DR. BALDO OLIVARES

adelante sin construirse uno propio. Toda ciencia construye un lenguaje artificial propio que contiene signos y combinaciones de signos que se introducen junto con ideas peculiares de esa ciencia. Ambos lenguajes, el natural y el artificial, son no solo instrumentos de comunicación, sino también

instrumentos para pensar

”.

3.11. BIBLIOGRAFÍA SUGERIDA

1. BABBIE, E.; Fundamentos de la Investigación Social, Ed. Thomson; México, 2000.

2. BUNGE, M.; Epistemología; Ed. Ariel, Barcelona. 1980

3. BUNGE, M.; La Ciencia; Ed. Siglo XX, Buenos Aires, 1969

4. COHEN y NAGEL; Introducción a la Lógica y al Método Científico; Ed. Amorrotu, B. Aires. 1968

5. COPI, Irving. Introducción a la Lógica. Ed. Eudeba, Buenos Aires; 1953.

6. HEMPEL, C.; La Explicación Científica; Ed. Paidos, Buenos Aires, 1979

7. HERNÁNDEZ y col.; Metodología de la Investigación; Ed. McGraw-Hill; Bogotá; 1997.

8. KERLINGER, F.; Investigación del Comportamiento; Ed. Interamericana, México. 1975

9. NAMAKFOROOSH, M.; Metodología de la Investigación; Ed. Limusa; México; 2000.

10. POPPER, K.: El Desarrollo del Conocimiento Científico; Ed. Paidos, Buenos Aires. 1979

11. POPPER, K.; La Lógica de la Investigación Científica; Ed. Tecnos, Madrid. 1973

12. RUSSELL, B.; La Perspectiva Científica; Ed. Sarpe, Madrid.

1983

13. SALKIND; N.; Métodos de Investigación; Ed. Prentice Hall; México; 1998.

11