You are on page 1of 44

- - ---- --

-

-- -- ----

-

-

5aJQwoLl 50 1

ap UOJa!AIOA anb

el

a~anw

\fCj:)

SV~ 9 IN3 53 ON

OVOINv w nH Vl 30

Explicaciones

científicas

ntes de que se produ- jeranlos grandes avances actuales en materia de salud, se consideraba que la muerte era el resul-

tado inesperado y repentino de alguna enfermedad o traumatismo. En todas las culturas antiguas se creía que era una maldición impuesta por algún demonio

u otro ser

divino. Hoy en día, tiene más

aceptación la idea de que se trata de una etapa final en la vida que todos los seres humanos están destinados a experimen- tar. Sin embargo, continua siendo, ante todo, una cuestión filosófica, así como médica también.

Puesto que el cerebro constituye

la

esencia de la existencia humana, se acepta por lo general que su destrucción

irreversible implica la muerte. Esto es muy diferente a una muerte producida a consecuencia de la falla de un órgano. Por ejemplo, la pérdida de la función cardíaca o pulmonar, aunque fundamen- tal, se puede controlar médicamente de manera que el cerebro pueda seguir funcionando. La medicina moderna puede prestar su apoyo siempre y cuan- do la función cerebral no esté dañada de forma irreversible. Esta realidad ha dado lugar a decisiones complicadas desde el punto de vista filosófico y emocional a la hora de abordar la supervivencia en tér- minos de calidad de vida ante una falla orgánica.

Si se acepta la pérdida de la función cerebral como parte esencial de la defi- nición de la muerte, debemostener en cuenta dos principios. El primero es que el proceso de la muerte cerebral se pro- duce a lo largo del tiempo, y su duración puede variar sustancialmente. El segun-

0 -

uo uo -eumq O'JqaJa;:¡la anb sa O'p

mna

a J.

 

J-ed Jse un-e O'.t da uI' !:>uas a "BWJO' pJa

s

:>au

u ~~sQ sauO'r.8al salué aJ!p se'} ~ adlO'2ap

J.

-elJ ~a l9q. uu UI

'a~ au UL.eun ap epu ldssa

S"B1Sandxa

re

un -eal.ranUl -e ap O'saoO'Jd

l

 

-e.red sO'zaallJsa sO'qonw O'tld qa lmq as

 

~a 1:l;JNSJ.IaloE.re;J els[[ 'QtuaJaJ1P O'llqP

-elap r-euO'r.8a.I ¡e.1O'd

Á

q

l ad a.tao atJ9nw

e l 1:lJ Edpap!Ut1~.lOdO' ap saUUlU9A a q

ap O'pliuas la ua- U9 OEw!U-eaJ

!

ru alU!

J

w-

w-

-ep!Ael .Il? A. 19s Jd

a

- pa-eo-e ap s~ndsap

l

el ap O'llI !Wa

's O'P!fal-ap lBAluV al.ranw

'

uO'oU9F>ezruaífO'p -elO'pealdw a -e as

q

D

soj ap p-epmq"B!A el .taua:¡.U"Bw sp uy ar

anb -O'sa oad la .I!d

uejrpod

aSJ qpJad

!

O'fllA 9

S

Áal

anuads a

- .laJ arsd sousnmq

un omoo

ap osarñár »

' «SO'~lanw SO'lanua

als[[

sa

la

so

SO' apl 9lUaUI{"B!oadss O'

 

saiuapad

anb

O'P!JaíJu! u-eq

sanrepes

O'

soasandxa opaasa uaq

·-e !W .lalO'd!ttel "B

 

1[[

J"Bl.radsap

pa

un

auroo

O' pUUJO' ld.

 

-eJ.lPO'd

.ras

onroo O'pelaJd.ratu!

nns

-a xe

d

epuaIJ

atraarao

"B

U!S Sl. amn er

t

'

zsqm e

-

SSUO'!lSaRO sBlsa '0'2

S~UI tros

sa iU"B AalaJ

SO'1 ap "B;),laoeal-eqap la tI.led

sO'p oPal

' {"B oIq aOJa a+lalltu BIB SO'A!lBla.r SO'O ! p<}UI

-else orqarao la anb "B daoe as 8!

l

BIOu asa

ap

e ¡.;r aqap alsa ' -eu-eumq Bput)fspca -el

"Bl O'lUBl,IOd 'JaUaluO'o

'

-eO!S~qBoyJtua!oO'.t

ap

10'

-na pe Burnbew

tr

anb

-e pO' ÁBWe l

SO'JO's9IY SO'lap

otnoo uaqpuoo

e l

' ai wau

O'U aluaw"BI 'ep pn ul8

apuadap

paI

odranc

s~w

'anb

el

uotounj

'{"B.rqaJa:>

'~Z!nb

uroo

ÁO' O'd o"B

pa

sa el amal eqO'Jd

q

u

oqonur

s~w

aluesa.lalur

aS tlluníJaJd

J

ap se ~{"B O' aqarso la -epwam anb ua

o

u

sal.m d sns

6S

 

10' ap QO'pdaoJad el Jau

bna

ur jrpo d

so e

aun .raraptsuoo

--eAnO-eJatupa~uam

Dr

ra

'aluaw-e:¡

soqomn

as salOO O"Bd

usq

ap opazadnoar

 

l,.

:

bna

a¡ O'p-e:>O'AO'Jd eJq-eq

aun ap aaranur

aLl. eJ e. qa.ra:> u9!sal-eun

O'U 'O'ífJ"Bqwa1I!8 s-eJntllJ sauO'pe ffi l

z

'

qe

-uaurtradxa opansour pe opap nb

s

 

O'l!X al9 al uaw¡el

ap

-el

u9pe ruaífO' Jo

!

z

SO'l SO'P1llPU!'sO'fa dwO'o o.r jjureur au

e

s

l

U oe d

!a

Sal

s oq 'sotreumq

s oqnn

ua

ouroa

sn e

l epu lO'd

a

darapa

ep!A e l .taA O'A

l

s- ap

ps sa nd

el

al .reAJ sa.rd O' panw

a

a

o qarao

.r

ousumq

un arad

.r

nj O'sa.r aíf

ru

al san oa

 

sa O'U O'tua W! :>a neJ

r

u sseq

aul

!e ouap!Aa e

'pmloe '"B oy r¡. uap

ua s!X[[

t

soso.r umu

e

-osrad ap seuuoju¡

se OUaA!A au qpas pa a nb seu

!

'seon~w-e.tp

Áau

s osso O'un2le

s

sepaposs 'seo!lu P!

9

uoo

se !ouaIJ dx a

a

seusar oe

el -e

a' +.I nwa

s-elSa ap seu~IV

uaua!l sepuap:adxa

 

-ePH9s aun

' eoYJl-uapO'Jnau u9peo!Idxa

eS .110

uarembar

Á O'OY9sO'nJ'S!S![l]U"B nu

¡enlIJlds a

enb

!e :>ualspca e l .reífa¡e eJ.IpO'd

'U9P"BOUdxa asa ses pmo -eaS '"BW{"B jap

ssqs a

- suaq» ,¡as u aearad S"B ! :: >tla!.tadxa

.ó. U9!:!lda .Iad "Bl O'1U"Bn:> « Slí1.IO'p-eUl.IO'J - '9luem e.ted s"B!.!lesaoau

ua

-e

:>

q

U9!:>~ da:> "B

ap

"BI

' al.Ianw

p!A-ea

'1'

-ePAOH

Qop

1!) 8010 S!l0~nau.ua 08ánl 9Z pl! adsa as 1! 80IOJ Sd OJ

I ua

)

°

!l

I

Áe q NO' ' O'.tqaJao lap {"BFmels sn a+.I"Bd

alsa anb ap spnp

-eq sa oqoaq

l

mpo qur eo

apuop O(V9~n)sala8uy 501 ua I!IUJOl!ll! ap) PI!P ls Ja Al un I! Iua

JO alOJd pa ~a Jafa

S

Á

ap O lUa) lap JOlJaJIP"p u~ qwl!l

l

J

ap u 9p 8e llsa A uI

° saII!JqaJa) sauolsal

Página

·22

¿aQmueu~eerts,

l~

.

eefton c;.~: relativamente sencillo definir la

muerte por

lo que no es; claramente ...

Página

¿Es posible volver

  • 24 de la muerte?

¿Por qué algunas personas tienen estas experiencias? ¿Poseen algún rasgo ...

gina

¿Puede la mente sobrevivir

  • 28 al cuerpo?

Cuando nos referimos al espíritu, la conciencia, el alma o la mente, hablamos de aquello que ....

U!qureJ?

uamb

0PUSdA&:QUuq

v ' L! ~

"'""'\r::r

nun

,

..

;W ,'

ua anbu vn

SEllI!lflJ sUI

OPlu<>l eq sep-e;)~p

~nl

un

OlU~w;} :>U!

J

I~P

···U;} OWSf,nf.lSO.rd

muerte -llámese psique, alma,

mente, espíritu, ser o concien-

cia- es tan antigua como el

hombre, y que nos acompaña

desde las manifestaciones

culturales más primitivas

en un alarde de complejos y

siempre interesantes rituales

fúnebres que en la mayoría de

las ocasiones no son más que

procedimientos para alcanzar

«la otra vid. Al fin y al cabo,

la idea de la resurrección, de

la reencarnación, de la aspi-

ración a la inmortalidad nos

proporciona un cierto alivio

y buenas dosis de esperanza

ante la siempre desoladora

perspectiva de dejar de existir

para siempre.

y es precisamente en el

ámbito de lotrascendente, es

decir, en la convicción de que

«algo» en nosotros trasciende

nuestra existencia mortal,

donde hay que situar las lla-

madas ECM, las Experiencias

Cercanas a la Muerte (NDE,

Near Death Experience, por

sus siglas en inglés). El pri-

mero en hablar de este fenó-

meno -al que describió como

un ndrome- fue el geólogo

y profesor suizo de la Univer-

sidad de Zúrich Albert van

St. GallenHeim (1849-1937),

quien en 1892publicó una

compilación de relatos en los

que una serie de montañistas

que habían sufrido graves

accidentes en los Alpes, sol-

dados heridos en la guerra,

trabajadores que habían

caído de andamios y algunas

personas que habían estado a

punto de ahogarse contaban

extrañas experiencias y afir-

maban haber experimentado

la vida después de la muerte.

Su libro Remarks onFatal

Falls (que podría traducirse

como «Observaciones sobre

accidentes fatales») fue ree-

ditado en Estados Unidos en

1972y puede considerarse el

precursor de las investiga-

ciones realizadas sobre este

femeno durante la segunda

mitad del siglo xx.

VIDA DESPUÉS DELAMUERTE

Muypoco antes, en 1969,

la médica psiquiatra suiza

Elisabeth Kübler-Ross (1926-

2004), una de las mayores

expertas mundiales en

la muerte, haa sentado

las bases de los modernos

cuidados paliativos -con el

objetivo de que el enfermo

afrontara la muerte con

  • serenidad- en su obra On

Death andDying, también

publicada en Estados Unidos,

donde residía desde 1958.En

su libro, uno de los primeros

en los que se rompió el tabú

acerca de la muerte, Kübler-

Ross sugea, a partir de las

historias narradas por sus

pacientes moribundos, que

efectivamente podría haber

vida después de la muerte

física. Señaló la similitud de

las narraciones de las per-

sonas en tal circunstancia y

concluyó que en elproceso

de la muerte lagente podría

no morir sola, sino «acom-

pañada» por la presencia

de algún espíritu o un ga

de algún tipo que haría ese

momento menos difícil.Su

segundo libro OnLife After

Death (<<Enla vida después de

la muerte») se orientó hacia

las familias de quienes están

en proceso de perder a un ser

querido, así como a aquellos

que temen a la muerte.

Pero la que se considera la

primera ECM,hoy converti-

da en un clásico, es la narrada

en 1943,durante la Segunda

Guerra Mundial, por quien,

más tarde, también se haría

psiquiatra: George G.Ritchie

(1923-2007).En aquel año,

cuando tea veinte, Ritchie

murió de pulmonía. Nueve

minutos más tarde, y de

modo incomprensible, regre-

só a lavida para contar una

awap a. d.lOs

l

u

: ep !au .la xa

d

ejquq

n op ur ooar

oiu -t

un Il

pUOUlAll(I IlJ~e!nblsd u91q

''1

aun oqso Il.IllAanll ApOOW

(q

m ap se uapadxa

p

'saua b

o sa~uapF);)e ap osmo ¡a au

ruu dsa

j

e OSO Uln¡

u amb

r OU J9JYn pau ¡

sa

of!y¡ a Ds'

ap U 9!;)ll¡;JnsaAU! Ils0 nJ!WUl

¡

ll¡

bna

O Ul JS! SOUlIlJ IlJ.lP IlS

sn

¡

pa

' «sopU n Ul» s ope A 'SO¡ a

o lq. n

(1 v1 ep s¡m sap VP!A

d

P!

V'

« SOS. <JA¡Un» .leA

SO ¡

au opeoqqnd I

j

-e qod

g L6 1

ua

-1l1 aS

A 'sa¡q¡ílulllU sajas ap sop

Il op l

traq as anb ap ASOp!U s

¡

pef Al eJqe y

e

o

dot.

sal a.laJ P1

u

saso. aumu oqoaq

r

sauop!pa

au ust aunp

o

s

¡ap AodUlan pa¡

uo

¡

A 'SIlUl !P SO! sopoa

O

anb

ojoe sa

d

qu

sa.lIl ¡n Jlll aJ dsa

oo

!a yJ~m ' SIlSO Jq UlOSIl o ur

sa dsap un A sai eu un 9J Il3Ul

.

n

¡ Il oaoadsar

pa oiua una uo o

o

t

uajqs q 'SaAeJ¡;J ap pe auuajua

s

ao. ao A nUl opmss

r

pa¡e

tu

ner-

a~

'eJ JJs!

(J

pa sep !au .ladxa

b

' sa mau

se.no UOJ ou re. qn q l'. pOUl e¡

j

se osra d

u

as bna

-ar d ueqene y

Aseq es

u

bna'

JU! 'zaA sn e

.IO-

Ol JSa p O¡ ap ApOOW ou ra. ui

e

P

se' an dor.

Il ! ;)ua!.ladxa ns 19 ql.1JSa

sn ua

O.lq !l

U.ln:¡a¿J

lUO.J¿

mo.l.lowo,L

'«IlUIl1JllUl paa¡ sa p osa.l¡;Ja(I»)

anb

ajras

op or npan

aAan u e

1l J.l! nílasa nb ¡ Il(sIlUl0 P1 !

¡(W

»m

1a.l lv

JjU ¡(a

!

IlP!A lW »)

Ul sandsap

ap

- saa ns (· << OJl].

a~ulll·laJUOJSap Ulll 'otuourn

9!A0Ul 'aopaaatue.nsa OUlOJ

ao oop ¡ Il

i

-urea AIlJJ SO auY¡

O

ll¡

ai. anur

r

Aa¡

sn lI a ?ne S?Ul

'

 

9l!dUlO;)ApOOW 'o.rqt¡

-roju¡

SVIJN31113dX3

S31N30lJNIOJ

Ogl ar os uotoaur

q

'SOSIl;)

a nb

sll Jo¡;JalllJ san ua 9JY SIl¡J

!

J

. saiuarejrp

(e

sa u osrad ap se uJ! apadxa

U OJ.m1s!Aa ~J ua ap sandsaq

e ep SO!J nU! Ul

!

p

ewa ;:¡ pu

n

se~sa pa

s' nuo .rad

s

A OO W

p

eu tÍl U OJ9z eue

!l

.

p

a e~a

ll

a¡

anb

uejqsq

-sap « opanonsar »

sns anb ap sa nd

se¡ SOJ P9Ul

!

awaUleJ!uJ!;) trararapr uoo

s

'sepanUl

ap opmjnsar

'A

pa seurape

sns

so.nuanoua

- !Ul 9~ ¡a .mz!l nn

J

.r od uo

9u qUle~ 'zaA Je au ld.

q

!

s 9Z ~eUla~S S!

!

axda

s epu !J

a

D

D

D

D

D

D

~

D

Religión

Practicantes

Cristianismo

2.100 millones

Islamismo

l.820 millones

Hinduismo

900 millones

Animismo

400 millones

Confucianismo

394 millones

Budismo

354 millones

Judaísmo

13,3 millones

Mazdeísmo

2.6 millones

OCÉANO

PACIFICO

Torre del silencio

Aunque también creen en la

resurrección. los mazdeístas no

practican la sepultura de los

cuerpos como judíos. cristianos y

musulmanes. sino que depositan

los cadáveres de los fallecidos en

un recinto denominado «torre de

silencio». donde son devorados

por las aves carroñeras.

OCÉANO

ÁRTICO

t

CRISTIANISMO

OCÉANO

ATLÁNTICO

Tras la muerte hay un

Juicio Personal del alma

que puede ser premiada

con el Cielo o castigada

con

el

Infierno. En el final

de los tiempos habrá un

Juicio Universal en que

se producirá la resurrec-

ción de los cuerpos.

JUDAíSMO

OCÉANO

ATLÁNTICO

 

La vida es el mayor de

los dones divinos. La

OCÉANO

muerte es una anomalía

PACIFICO

que solo tiene remedio

con la resurrección de

los cuerpos que se

produce con la llegada

del Mesías y la celebra-

ción del Juicio Final.

Cremación versus

 

sepultura

Frente

a las

religiones de

OCÉANO

ATLÁNTICO

ANIMISMO AFRICANO

origen

indio

que creen en la

reencarnación y defienden

 

El mundo de los espíritus

la cremación de los

 

y el material

están

cadáveres. los credos de

 

conectados. Los dioses

raíz semítica. que creen en

redistribuyen entre los

la resurrección. mantienen

neonatos las caracterís-

su enterramiento.

 

ticas de los fallecidos.

O~SI~Y1SI

ONV pO

O JION I

a8u~ 31

l

Aa! a.Janw el pa

e Ua

 

We el la JeJsnq

jl

a nb op' palle ap

e pe !.awos sa

fn!po'

aeJ 80 an l

nu ua

oua sn opu njo d.r

lse4

e

al

 

e pj

pal

rn

a un as an b au leu :I p!

o

!

sn e

o

as Je ed od er

r

J

-eAq ul !:j pa

au/l Aepe 8znf a.ua w

!e

le ep

deJ

!e

'ouJa!:iul el o so

 

··

 

a¡Janw el ap la8u 31!'

SeJlO ap ~s wap \f. '

' sepuaaJJ

 

wze

' se.s pa!

'soj n]

p

 

ousueuos

A

sa eu unnsruu

 

lap eJn8!j el uai ed oo

ui

r

 

a8 ~u

l

un a.Janw e pal

ra s

'

e e~ edwoJe an b le q salaJ

 

es wl e se l

50 pa1

pt

so ru

ui

r as ar da

fnz8e

sep

red

el

aura rd ns

p' ep !u! /I! P

O~S!3aZY~

o prn] e spueuro s sa Wl 13

e

e

sanueuu

un esa !/leJ.e

'ouJ !julla aiqos aiua dn

a

s el aAnpu! u!,!qwe l

op nr 'ola!) ap sauopou

!

' leu! :I

501 ap u9p aJJnsaJ

J

ern

r

dos

lap pe e8a ll A

'lueA4 ns es o op e/l es

l

J

O~SlnaNIH

as alJanw el eJl

s

dr

e l aonpo

[ ap U9peJ8!wsueJ.

e 'l ewle

ezu le as 0105 u9pe/l es

l

eJ

se,n

dar uro r

e l

mu saon s

ap

peur u

ea aar

e eJl J8 01 A ouas

' pep!u /l!P el UO uoi n,

s

J

l

<

'4

~.

H

O~SINYIJn:lNOJ

.

5 01 ap eWle 31

.

sopes adaiue

1(

au a/l l/l Jad

al

'S O/l!/I 50 ap

1

opu wn

ua/l e sope !1

8 qo

ns

51 euo aw

w

 

aJeJ

.iauai ue asap

eun

ax!

.s

ep ua

®

~: \,,

..

.

ú

'v'p

O

ON

OJIO j

N

»"

·e peun.JOje

12

GRANDES ENIGMAS DE LA HUMANIDAD

Cercanas a laMuerte. Concludes-

cribiendo una «experiencia tipo» a

partir de todas las recogidas por él,

puesto que, según afirma en su obra,

lo que más llamó su atención fue

«la gran similitud de las historias, a

pesar del hecho de haber sido vividas

por gente de muy diversos antece-

dentes religiosos, sociales y cultura-

les». Sobre la base de esta semejanza,

construyó una experiencia breve, t-

ricamente «ideal» o «completa», en la

que se encierran todos los elementos

comunes a las ECM en el orden en el

que se haan producido.

FENÓMENO PLURICULTURAL

Moody no se limitó a recoger y siste-

matizar los testimonios de personas

que habían vivido una experiencia

cercana a la muerte. En su libro,

considerado una de las piezas fun-

damentales en la investigación de

estos fenómenos y que muy pronto

se convirtió en un best seller, el autor

establece una relación entre lonarra-

do por sus encuestados y lo que llama

«paralelos» en el ámbito de la cultura

y la literatura en muy diversas civili-

zaciones, culturas y áreas del pensa-

miento. Así, este psiquiatra reconoce

paralelismos entre alguna de las

experiencias compiladas en su libro

y, en primer lugar, algunos pasajes de

la Biblia,aunque son muy pocos, sola-

mente dos, los que en elAntiguo Tes-

tamento hablan inequívocamente de

la vida posterior a la muerte: Isaías

26,19 (<<Reviviránlosmuertos;junto

con los cadáveres se levantarán. Des-

pertarán y cantan los que vivieron

en el polvo»),y Daniel 12,2 (<<Muchos

de los que duermen en el polvode la

tierra se despertarán, algunos para

la vida etern). Moody cita también

en su obra al apóstol San Pablo, quien

en Hechos 26,13-26da cuenta de una

luz venida del cielo durante su con-

versión, camino de Damasco; una luz

que habla y se dirige a él. Varias de

las personas entrevistadas en el libro

describen a un ser luminoso del que

emana una voz,y hablan también de

la inmaterialidad de un «cuerpo espi-

ritual», al igual que hace San Pablo

en Corintios 15,35-52.

Pero no es solo en la Biblia,Tam-

bién en algunos escritos de Plan,

especialmente enFelón, Gorgias yLa

República -en el libro décimo de esta

obra Platón cuenta el mito delsolda-

dogriego El', quien viaja al más allá

para luego regresar-, Moodyencuen-

tra paralelismos con lo narrado por

quienes vivieron ECM,También en el

Libro tibetano de los muertos encuen-

tra similitudes más que obvias entre