Вы находитесь на странице: 1из 5
COLEGIO AGUSTINIANO CIUDAD SALITRE AREA DE CIENCIAS POLÍTICAS GRADO UNDÉCIMO – TALLER DE CUARTO PERÍODO

COLEGIO AGUSTINIANO CIUDAD SALITRE AREA DE CIENCIAS POLÍTICAS

GRADO UNDÉCIMO – TALLER DE CUARTO

PERÍODO

Docente: Nirma Rojas

LOGRO: Comprende, analiza y reflexiona sobre la evolución política de Latinoamérica y su problemática actual. INDICADORES DE LOGRO:

Comprende, analiza y reflexiona sobre la problemática latinoamericana.

Comprende la influencia de los movimientos de derecha y de izquierda en la evolución política latinoamericana.

Identifica las organizaciones políticas latinoamericanas y su importancia en los proyectos de integración regional.

Comprende y valora el papel de la mujer en la política latinoamericana.

Reconoce la participación de los grupos étnicos en la política latinoamericana.

METODOLOGÍA DE TRABAJO. Entrega por parte del docente del taller a los estudiantes a través del blog http://pasionsocial.blogspot.com Exposición de la metodología de trabajo a los estudiantes. Realización en el cuaderno y entrega de las actividades del taller en la fecha indicada. Socialización del taller Evaluación PREGUNTA PROBLEMA ESPECÍFICA: ¿Cómo hacer que los países latinoamericanos logren construir proyectos comunes en pro de su desarrollo social y la protección de sus recursos ambientales?

social y la pr otección de sus recursos ambientales? ACTIVIDADES: ETAPA DE FORMULACIÓN: Lee el siguiente

ACTIVIDADES:

ETAPA DE FORMULACIÓN:

Lee el siguiente texto y responde:

La ciudad vivía con el aliento cortado. El aire estaba envenenado por la desconfianza, se hablaba en voz baja, las voces no tenían eco, las voces no coincidían con las caras. Estar libre resultaba sospechoso, pero nos encontrábamos sueltos y vivos y nos daban ganas de felicitarnos. Los niños dibujaban túneles y animalitos que escapaban por los túneles. Se hacía el amor como si no fuera a repetirse nunca. ‘si caigo y no me matan, voy a mandarte cartas debajo de la lengua de alguien'. Decir: ‘hasta la semana que viene', era una estupidez. Pensaste, dijiste, dudaste: alguien murmuraba tu nombre antes de desmayarse:

reconocías el reloj de tu mejor amigo en la muñeca del soldado que entraba a detenerte…” Eduardo Galeano.

EL FMI NEGOCIA LA DEMOCRACIA

Todos los gobiernos latinoamericanos, buenos y malos, elegidos democráticamente o no, dictaduras civiles o militares, capitalistas o de planificación centralizada, tienen como prioridad su propia supervivencia política. Los planes de recuperación económica que el Fondo Monetario Internacional pretende acepten los países deudores, no sólo amenazan su supervivencia política sino también implican forzar a muchos millones de personas a vivir en condiciones aún peores.

El cumplimiento para esos programas tiene, para un gobierno elegido democráticamente, un costo político que difícilmente esté dispuesto a aceptar. Después de todo, los gobiernos de América Latina han sido elegidos por la vía democrática, han heredado una deuda y una situación política, social y económica cuyas responsabilidades deben ser compartidas por partes iguales por las dictaduras militares y sus aliados civiles, y por los bancos internacionales que deliberadamente aprobaron y hasta promovieron préstamos a gobiernos que no contaban con apoyo de sus pueblos y que los reprimían sistemáticamente. Quizás los bancos aprendan a no realizar tratos don gobiernos no elegidos democráticamente, pero esa decisión significaría cancelar sus negociaciones con cerca de las dos terceras partes o más de los países del Tercer Mundo.

Gobernar democráticamente un país latinoamericano se ha convertido en una negociación sin fin: a nivel nacional con una multitud de partidos políticos, con los sindicatos, los industriales, la comunidad científica y universitaria, los banqueros y las asociaciones rurales; a nivel internacional, con el FMI, las agencias multilaterales, la banca privada, los ministerios de comercio, y las relaciones exteriores de los países industrializados, entre muchas otras. En este contexto se olvidan con frecuencia las orientaciones que deberían promoverse para el desarrollo económico y social de los países.

El futuro de cada economía nacional se vuelve día a día más incierto. Se ha perdido y no se intenta definir una visión a largo plazo, ante la presión de realizar ajustes continuos dominados por consideración de corto plazo. Con miras a reducir las incertidumbres, los gobiernos nacionales tratan de regular los precios y los ingresos y mantener demandas agregadas sostenidas. Las inversiones sociales inevitablemente se postergan. No se fijan plazos realistas, ni siquiera por parte de los pocos gobiernos electos con mentalidad social, para concretar las inversiones en vivienda, servicios sociales e infraestructura urbana y en la creación de los empleos que se prometieron. Las remuneraciones que reciben los jubilados, cuando existen, son una farsa.

Para muchos, las medidas propuestas por el FMI no tendrían los resultados que sus representantes prevén. Sus críticos afirman que estas medidas producirán en el corto plazo, impactos recesivos y lesionarán además, las perspectivas de crecimiento a mediano y largo plazo. Los recientes programas de estabilización en América Latina, a pesar de ser muy parciales, han provocado ya caídas en el poder adquisitivo de los salarios y un rebrote de las economías informales, en las cuales participan tanto quienes no tienen empleos estables como muchos que los tienen. Los grupos sociales más pobres son quienes deben soportar los peores efectos de esta situación.

Lo que escapa a los actuales programas de estabilización es el hecho de que las economías de los países latinoamericanos descansan en la exportación de un número reducido de productos primarios que tienen una demanda inelástica; ignora la fenomenal obsolescencia de la infraestructura regional y urbana; la caída en la innovación tecnológica y la creciente dependencia en la importación de bienes de capital, la existencia de mercados financieros cuya principal actividad es la especulación, bajo rendimientos agrícolas y una producción industrial cuyo crecimiento depende, esencialmente, de una demanda interna, que en los últimos años ha crecido muy poco y en algunos países ha declinado.

Jorge Enrique Hardoy. Deuda externa, democracia y hábitat en América Latina, Revista Foro, No. 5

1.

¿Por qué se plantea en la lectura que el futuro de Latinoamérica se vuelve cada vez más incierto?

2. ¿Cuáles son los efectos de las medidas propuestas por el FMI en América Latina y en Colombia?

3. Según el siguiente mapa y lectura, ¿Cuáles son los factores que hacen que una nación este en riesgo de inestabilidad política?

qu e una nación este en riesgo de inestabilidad política? ETAPA DE BÚSQUEDA: El estudio realizado
qu e una nación este en riesgo de inestabilidad política? ETAPA DE BÚSQUEDA: El estudio realizado

ETAPA DE BÚSQUEDA:

El estudio realizado por Economist Intelligence Unit (EIU) analiza la vulnerabilidad de los países a sufrir lo que describe como "episodios que supongan una seria amenaza para las autoridades locales, acompañados de desórdenes públicos o enfrentamientos civiles".

El análisis indica que las cuatro naciones latinoamericanas están en el grupo de 27 países considerados de muy alto riesgo.

Los principales factores de riesgo de Bolivia o Ecuador serían la "fragmentación étnica y los problemas con las minorías", para los que el colapso económico puede ser la chispa que encienda el conflicto social.

Según dijo el director de análisis de la EIU, Alasdair Ross, en el caso de República Dominicana, "aunque desde el punto de vista social no es muy vulnerable, la situación económica es nefasta", ya que cuenta con "una tasa de desempleo extremadamente alta, cerca del 18%, que probablemente aumentará".

Otros latinoamericanos

Venezuela, Argentina, Panamá, Colombia y Perú son ubicados en la categoría de países con alto riesgo de desestabilización, al combinar indicadores sociales como "la desigualdad, la corrupción o la falta de confianza en las instituciones" con una creciente injerencia de la recesión económica mundial.

Según dijo Ross a BBC Mundo, en los próximos dos años "algunas personas estarán en graves apuros económicos y el hecho de observar a sus gobiernos incapaces de estabilizar la economía generará una situación de descontento y motivará protestas, algunas de ellas violentas".

De los 165 países analizados por el informe, 27 son de muy alto riesgo, 68 de alto riesgo, 53 corren un riesgo moderado y tan sólo 17 tienen pocas posibilidades de padecer inestabilidad política.

La mayoría de los países más amenazados se encuentra en el continente africano, con Zimbabue a la cabeza.

En el continente europeo, la región más vulnerable es el este, subrayando a Ucrania y a Moldavia, mientras que Estados Unidos presenta un riesgo moderado y varios países de Europa Occidental presentan un riesgo moderado.

No se puede establecer una previsión exacta país por país, pero "en los próximos dos años habrá protestas sociales muy violentas, similares a las que ya se han producido en Grecia, o anteriormente en países como Argentina o Venezuela", señala el analista.

4. A través de una línea de tiempo explica la evolución política de Latinoamérica en la Segunda Mitad del Siglo XX y la primera década del siglo XXI.

5. ¿Cuál ha sido la incidencia de la izquierda y la derecha en la evolución política de Latinoamérica en la Segunda Mitad del

Siglo XX y la primera década del siglo XXI.

6. Observa el siguiente mapa y extrae cinco conclusiones a partir del mismo y de lo que tú conoces de la situación política actual de Latinoamérica. Elige dos presidentes de izquierda y dos de derecha y consulta las principales reformas que han llevado a cabo en sus países.

Juan Manuel Santos
Juan Manuel Santos

7. Explica las funciones, objetivos, miembros y labor de la OEA en el continente americano.

Lee el siguiente texto y responde:

LOS INDÍGENAS LATINOAMERICANOS HASTA HOY.

texto y responde: LOS INDÍGENAS LATINOAMERICANOS HASTA HOY. " La visión de los pueblos indígenas se

"La visión de los pueblos indígenas se manifiesta en las formas de relacionarse. Primero, entre los seres humanos, de manera comunitaria. Segundo, con la tierra, como nuestra madre. Tercero, con la naturaleza, pues somos parte integral de ella y no sus dueños".

Rigoberta Menchú Tum (Guatemala) Discurso de recepción del Premio Nobel de la Paz 1992

La población indígena, descendiente de los habitantes originales de lo que hoy llamamos América, es todavía numerosa en

Guatemala, Bolivia, Perú, Ecuador y México. Durante la colonia, los indígenas nunca fueron esclavos, pero sí relegados a ocupar los lugares más bajos de la escala social y forzados a trabajar al servicio de los colonos ibéricos. En esta convivencia se formó la rica mezcla cultural que hoy caracteriza a América Latina. En todos los países latinoamericanos de hoy, las comunidades nativas –unas treinta millones de personas– se esfuerzan por garantizar la supervivencia de su herencia cultural y recuperar la autonomía que perdieron con la invasión europea. Muchos indígenas de las colonias americanas participaron activamente en las luchas por la independencia dirigidas por los criollos en el siglo XIX. Sin embargo, el proyecto básico de las nuevas naciones hispanoamericanas fue organizarse al estilo europeo, con constituciones y economías que seguían los modelos franceses y británicos. Las circunstancias políticas y económicas de los habitantes originales, por lo tanto, cambiaron muy poco: seguían condenados a la miseria y a la marginación social. Por eso han continuado las rebeliones indígenas en diferentes regiones hasta el presente. Algunos intelectuales mestizos y criollos del siglo XIX integraron temas relacionados con los amerindios en sus narraciones, denunciando la explotación y pobreza

de estos grupos y reivindicando el valor de su tradición cultural. Por ejemplo, la escritora peruana Clorinda Matto de Turner

(1852-1909) incluyó en sus novelas y cuentos diversos elementos de la tradición incaica y de la difícil vida que llevaban sus descendientes andinos.

A comienzos del siglo XX, un buen número de intelectuales latinoamericanos había vivido una temporada en Europa. Allí

comenzaron a cultivar una conciencia nueva de las culturas indígenas como parte de la búsqueda de una voz propia para el arte y

la literatura de América Latina. Conscientes del creciente interés europeo por lo exótico, escritores como el guatemalteco Miguel

Ángel Asturias (1899-1974) y artistas como el mexicano Diego Rivera (1886-1957) -entre otros muchos-, integraron en su obra

diversos elementos de raíz precolombina con un sentido de orgullo y para afirmar las diferencias entre América Latina y Europa. Aunque tales obras en general no eran producidas por miembros de los grupos indígenas mismos, muchas de ellas, hoy denominadas indigenistas, denuncian la precaria situación económica y social de los amerindios, sometidos a la explotación del latifundio y a la presión capitalista. Estas obras contribuyeron a crear conciencia de la tradición precolombina como parte fundamental del patrimonio cultural de los países hispanoamericanos. Un buen resumen de estas nuevas actitudes se encuentra en

el siguiente párrafo del escritor peruano José María Arguedas (1911-1969):

"Lo indígena no es inferior, y el día en que la gente de la sierra andina descubra en sí misma las grandes posibilidades de creación

de

su espíritu indígena, ese día, seguro de sus propios valores, el pueblo mestizo e indio podrá demostrar definitivamente la fuerza

de

su capacidad creadora" (citado en Franco, Jean. La cultura moderna en América Latina. México: Grijalbo, 1985. p. 135).

Arguedas, que era de procedencia andina, representaba este aumento de poder y de respeto que empezaban a tener los pueblos amerindios desde los años 1960.

Efectivamente, en las últimas décadas del siglo XX se abren nuevos canales de participación política para muchas comunidades indígenas en varios países, y su situación subordinada comienza a cambiar. Además, las aspiraciones de estos pueblos reciben

ahora mayor atención internacional en conexión con las causas ecologistas y con las organizaciones panamericanas y mundiales

de defensa de los derechos humanos. Así, por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), declaró 1992 (quinientos

años después de la llegada de Colón a América) como el Año Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo, y la activista maya-quiché guatemalteca Rigoberta Menchú Tum recibió el Premio Nóbel de la Paz. En ese mismo año se hizo en Ecuador una reunión continental con representantes de la mayoría de las naciones aborígenes de América. En los distintos países se han formado organizaciones lideradas por los indígenas mismos para defender sus derechos, tales como la CIDOB (Central de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano), la ONIC (Organización Nacional Indígena de Colombia), la COICA (Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica), y el FIOB (Frente Indígena de Organizaciones binacionales). También hay varios países que han modificado su Constitución Nacional para dar mayor autonomía a las poblaciones originales, las cuales tienen representates en el gobierno. A fines de 2005, el activista aymara Evo Morales Ayma ganó las elecciones presidenciales de Bolivia, fundamentalmente gracias al apoyo de las organizaciones indígenas. Estas se están convirtiendo entonces en una fuerza política muy significativa en la América Latina del siglo XXI.

Algunos dilemas económicos y políticos que enfrentan estas poblaciones hoy en día

1. La pertenencia nacional: ¿Cómo equilibrar la lealtad étnica con la pertenencia nacional? Este conflicto se expresa en varios

niveles. En primer lugar, durante muchos años, los indígenas han enfrentado el dilema de "integrarse" a la vida nacional, lo que significa renunciar a su lengua, a su modo de vivir, a su religión y a su identificación étnica. Segundo, hay muchas comunidades

que ocupan territorios pertenecientes a países distintos que tienen leyes y políticas contradictorias, como es el caso de los wayúu

en la Guajira colombo-venezolana, los aymara de Perú, Bolivia, Chile y Argentina, los miskitos de Nicaragua, Honduras y Belice,

y los mayas de México, Guatemala y Belice, entre otros muchos. En tercer término, los intereses económicos de los grupos con

más poder en el país están a menudo en conflicto con la necesidad de alguna comunidad indígena específica por preservar su

tierra o su modo de vida. Por ejemplo, en Ecuador y Colombia, hay frecuentes tensiones entre los contratos de las compañías petroleras internacionales –que traen mucho dinero al país–, y diversos grupos indígenas que se oponen a la explotación extranjera de sus tierras.

2. La "indianidad genérica" y los prejuicios: Desde la época colonial se creó una serie de estereotipos sobre los "indios", como si

fueran un grupo homogéneo. Se consideró que eran una masa ignorante, perezosa e infrahumana, y se los condenó a ocupar los lugares más bajos de la jerarquía social. Esta actitud continúa hoy en todo el mundo, especialmente con la supervaloración de la

ciencia y la tecnología occidentales. Con frecuencia, la imagen que muchos indígenas tienen de sí mismos es de impotencia, miseria y abandono, lo que produce alcoholismo y deterioro social. Por otro lado, ya que las mejores tierras y fuentes de alimento son explotadas por los mestizos y blancos, varias etnias indígenas que mantienen su unidad como pueblo deben viajar periódicamente a trabajar para los patrones "ladinos", haciendo más difícil mantener la coherencia de su vida comunitaria. 3. El aislamiento: Muchas comunidades indígenas han preservado su autonomía cultural hasta hoy porque se retiraron a regiones apartadas, porque vivían en zonas remotas a donde los españoles no llegaron, o porque pudieron defender agresivamente algunos de sus territorios. En los tres casos, el resultado es el aislamiento y la falta de comunicación con otros grupos que podrían compartir sus intereses y con los cuales podrían organizar un frente común. Hasta hace pocos años, eran grupos completamente ignorados por la mayoría de la población y por el gobierno nacional.

Un caso específico: Ecuador Uno de los movimientos indígenas más influyentes de hoy es la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE). Esta fuerte organización nacional representa a los amerindios ecuatorianos –aproximadamente el 38% de la población–, y se hizo protagonista de la política ecuatoriana a partir de junio de 1994, cuando organizó una huelga que paralizó al país por dos semanas. La protesta se oponía a la Ley de Desarrollo Agrario que buscaba eliminar las tierras comunales para favorecer la industrialización agrícola. El gobierno del entonces presidente Sixto Durán intentó reprimir militarmente la huelga, pero finalmente tuvo que negociar con la CONAIE y modificar el proyecto de ley para incluir algunas de las demandas indígenas. Aunque las propuestas de la Confederación –que incluían métodos de desarrollo sustentable, proyectos comunitarios y técnicas ecológicas– no se adoptaron oficialmente, esta huelga obligó a reconocer al movimiento indígena como un actor significativo en la política contemporánea del Ecuador. En 1990, la participación de representantes indígenas hizo que la nueva Constitución Nacional reconociera el derecho de los diferentes grupos indígenas a conservar su tierra y gozar de autonomía lingüística, educativa y judicial en sus territorios. Además, la CONAIE tiene representantes en el congreso y el gobierno nacional, y organizó el derrocamiento del presidente Jamil Mahuad en enero de 2000, por su mal manejo de la política económica.

Sin embargo, la demanda por una distribución más equitativa de la tierra todavía tiene un largo camino por recorrer: más del cincuenta por ciento de la tierra ecuatoriana pertenece a unas pocas familias, mientras que los territorios comunales indígenas representan solamente el cuatro por ciento de la tierra andina. Uno de los campos de batalla legal y política más difíciles es la presencia de las compañías multinacionales que controlan la explotación del petróleo. Con frecuencia, los yacimientos de este mineral se encuentran dentro o cerca de los territorios indígenas de la Amazonía, y el impacto ecológico y cultural es a menudo bastante negativo. El gobierno ecuatoriano, en general, favorece por razones económicas la presencia de compañías petroleras con base en Estados Unidos. Por esta razón, los grupos indígenas de la Amazonía utilizan conexiones con ecologistas y abogados internacionales para limitar y supervisar la influencia de estas empresas multinacionales en sus tierras. Los intereses indígenas han sido defendidos en varios litigios internacionales, pero la lucha siempre es difícil y altamente polémica: ¿debe la economía ecuatoriana "sacrificarse" para proteger el modo de vida de una minoría y para ayudar a conservar la selva como una reserva ecológica? ¿Es posible encontrar y sostener soluciones intermedias cuando la presión económica internacional es tan fuerte?

El caso ecuatoriano muestra cómo las poblaciones indígenas en América Latina tienen una presencia más influyente que nunca en sus países, pero al mismo tiempo se enfrentan a retos multiplicados por las demandas de la economía global.

8. ¿Qué fue el indigenismo y cuáles son algunos de sus representantes? ¿Qué logró?

9. ¿Qué conflicto enfrentan los indígenas con respecto a la pertenencia nacional?

10. ¿Qué es la "indianidad genérica" y por qué hay deterioro social entre muchos indígenas?

11. En tu opinión, ¿Cuál es el impacto positivo y el negativo que la atención internacional a través del turismo y de los grupos ecologistas del Primer Mundo ha tenido en las luchas indígenas por afirmar su autonomía cultural?

12. ¿Qué razones internacionales y económicas pueden tener los gobiernos latinoamericanos para limitar las propuestas de desarrollo sustentable y propiedad comunal que defienden los grupos indígenas?

13. ¿Crees que los indígenas deberían integrarse a los intereses nacionales de sus países en lugar de defender sus intereses particulares como grupos culturales autónomos?

14. Realiza un resumen a través de cuadro sinóptico del documento “Las mujeres en la política latinoamericana. Nuevos liderazgos, viejos obstáculos” que encuentras en http://www.nuso.org/upload/articulos/3571_1.pdf o en http://pasionsocial.blogspot.com.

15. Explica los factores que en Latinoamérica hacen que la mujer todavía no alcance la igualdad de género. Consulta sobre la vida y obra de dos mujeres destacadas en la política latinoamericana y prepárate para socializarlo en clase.

latinoamericana y prepárate para socializarlo en clase. 16. Consulta sobre los problemas ambientales de

16. Consulta sobre los problemas ambientales de América Latina y las acciones que se están llevando a cabo para la protección del Medio Ambiente.

ETAPA DE SOCIALIZACIÓN:

Prepárate para poner en común tus respuestas y tus puntos de vista frente a las temáticas tratadas en este taller.

ETAPA DE PROFUNDIZACIÓN:

Recuerda continuar con el trabajo de análisis coyuntural a través de la realización de la Revista de Actualidad.

Realiza un cuadro sinóptico sobre la charla sobre “Desinformación y medios de comunicación”.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

AMAYA PULIDO Pedro José. Colombia un país por construir. Universidad Nacional. Bogotá. 2001. HUNTINGTON, Samuel P. El choque de Civilizaciones y la Reconfiguración del Orden Mundial. Editorial Paidos, Barcelona, 1997. MORALES, Alvarez, Hernando Antonio. El Fenómeno de la Globalización. Editorial Voluntad, Bogotá, 2004. SÁNCHEZ, Luisa Fernanda. Coyunturas Geopolíticas. Editorial Voluntad, Bogotá, 2009.

WEBGRAFÌA:

www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/analisispolitico/ap1a.pdf

www.virtual.unal.edu.co

http://www.geopolitica.ws/home.php

http://www.nuso.org/upload/articulos/3571_1.pdf

http://www.nuso.org/upload/articulos/3571_1.pdf Las amenazas a la democracia en América Latina: terrorismo,
http://www.nuso.org/upload/articulos/3571_1.pdf Las amenazas a la democracia en América Latina: terrorismo,
http://www.nuso.org/upload/articulos/3571_1.pdf Las amenazas a la democracia en América Latina: terrorismo,

Las amenazas a la democracia en América Latina: terrorismo, debilidad del estado de derecho y neopopulismo.

Mario Vargas Llosa