Вы находитесь на странице: 1из 4
UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO SEMINARIO

UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO SEMINARIO AVANZADO DE TESIS DOCTORAL I

INTERPRETACIÓN CRÍTICA DEL DOCUMENTO “CIENCIA E IDEOLOGÍA : APUNTES PARA UN DEBATE EPISTEMOLÓGICO”

Maturín, Septiembre de 2013

1

Autor:

M.Sc. Luis J. González

Análisis Crítico

Cuando se menciona la palabra ciencia, por lo general lo que nos viene a la mente es un laboratorio lleno de recipientes de vidrio, máquinas sofisticadas controladas por ordenadores y un pizarrón que contiene formulas matemáticas altamente complejas, donde uno o más individuos vestidos con un traje blanco realizan toda una serie de experimentos con el propósito de hallar la respuesta a una de las tantas interrogantes que como seres ávidos de conocimiento que somos, tenemos planteada contestar. Pero falta un detalle importante, y es que no todas las interrogantes pueden encontrarse con el empleo de los procedimientos tradicionales aplicados por el método científico, pues como lo menciona Lazo Cividanes (2006) no todos los conocimientos son “científicos”, allí tenemos el caso de las ciencias sociales, las cuales tienen que recurrir a técnicas un tanto diferentes, y para algunos un poco ortodoxas, si es que se quiere comprender el origen de las prácticas sociales

en un momento dado y en un lugar determinado, pues las mismas están ampliamente condicionadas por el elemento tiempo y espacio. Existe una gran tendencia a querer que todo nuevo saber pase por el filtro del método científico, pues como sociedad post- moderna nos hemos acostumbrado a la producción en masa, a que todo se fabrique o se reconstruya de la misma forma, y cuando “algo” no sigue ese patrón, pareciera no encajar en los parámetros de lo que se considera hoy como válido. Pero lo contradictorio de esto es que para poder saber

que los seres humanos somos así, no se puedo haber empleado el método científico, pues a diferencia de los fenómenos naturales, los fenómenos sociales tienen presente un componente tan complejo y tan diferente que lo hace único, el “hombre”. Cuando entra en la ecuación este elemento, entonces comienzan a surgir dudas en relación a la confiabilidad de los resultados, pues se pone en tela de juicio la objetividad bajo la cual se obtuvieron por el hecho de no poder hacer que se repitan bajo un ambiente controlado, y eso desconcierta un poco a los que quieren hacer

epistemológicos los saberes generados por estos medios; no obstante, hay que

1

entender que el conocimiento no es absoluto y es temporal, independientemente de la forma cómo fue obtenido. Por lo anteriormente planteado, hasta los momentos es inconcebible pensar que las ciencias pueden ser universales, es decir, que puedan ser aplicables a todas las ramas del conocimiento, y menos que sea atemporal, en otras palabras, que pueda ser empleada en cualquier época. A pesar de todo, tal y como lo plantea Lazo Cividanes op.cit., todavía muchos albergan la esperanza de alcanzar la tan anhelada unificación de la epistemología, y esto ha traído consigo la aparición de nuevas disciplinas científicas, y que el transcurrir de los años se creen, se modifiquen o se rescinda del uso de métodos, prácticas, procedimientos y paradigmas; y esto contrasta con la veracidad que alude tener el método científico, pues el conocimiento es cambiante, razón por lo que se puede decir que un fenómeno se origina o se comporta de “tal forma” hasta que se demuestre lo contrario. Se puede argumentar inclusive, que la ciencia es como un organismo vivo que va cambiando en la medida que se desarrolla, es por esta razón

que tratar de delimitar lo que es ciencia de lo que no es, o tratar de decir cuál cocimiento proviene del método científico y cuál no, puede llegar a ser una aventura riesgosa en términos de afirmar algo que en el corto plazo puede ser rebatido. En la rama de las ciencias sociales es donde se presentan las mayores controversias, debido a que como se sabe, las ciencias en general lo que persiguen es el determinar algunos patrones más o menos uniformes durante el estudio de los fenómenos para poder establecer las bases que las regulen y que permitan predecir su

futura forma de comportamiento, sin embargo, esto no es así en cuando al mundo social se refiere, pero esto no quiere decir que el conocimiento que se desarrolle en esta área sea menos válido o creíble que lo desarrollado por las otras ciencias, todo lo contrario, lo que hace es reafirmar que ningún conocimiento es infalible, simplemente es temporal y relativo. La objetividad es otro aspecto que siempre estará sobre la palestra, puesto que se quiera o no, la apreciación de los fenómenos siempre estará condicionada por la

forma cómo el observador percibe el mundo que los rodea en función de sus

2

preceptos y prejuicios, y esto se ve más marcado aún en el estudio de las ciencias sociales debido a que por lo general el investigador tiene que ingresar al “mundo o al ambiente” que estudia, ambiente que es formado y reformado constantemente por los miembros que lo componen, y quiéralo o no, el investigador solo con el hecho de estar allí, genera cierta influencia en ese mundo, sin contar lo que puede afectar los resultados de acuerdo a su interés sobre el tema y su preconcepción sobre el mismo. Hay otro aspecto que por lo general nunca se toca o se deja de lado por lo sensible que es, y es el hecho que las investigaciones muchas veces se ven guiadas por intereses bien sea económicos, socio-políticos o simplemente de poder. Un ejemplo de ello sería el de un grupo de laboratorios farmacéuticos que busquen la cura contra el SIDA; y es que el primero que lo haga y patente la fórmula, no solo obtendrá fama y reconocimiento, sino que también llenarán sus bolsillos, y éste, aunque puede ser un ejemplo un poco extremo, lo que se quiere visualizar es que los hallazgos pudieran quererse encaminar hacia unas determinadas direcciones, si por

falta de ética y/o ambición, alguien quiere solo encontrar, lo que quiere encontrar, olvidando o apartando el resto de las observaciones.

Lazo

REFERENCIA

debate

epistemológico. Universidad de Montreal. Revista Argentina de Sociología.

Argentina, Año 4. N° 6. Pág. 32 – 49. [Documento en línea] Disponible:

http://www.scielo.org.ar/pdf/ras/v4n6/v4n6a04.pdf [Consulta: 2013, Septiembre 18]

Cividanes,

R.

(2006).

Ciencia

e

ideología:

apuntes

para

un

3