You are on page 1of 28
5. Estudio del motor de arranque oBseTIVOS — Estoblecer Ia misién que cumple el motor de arranque en el equipo eléctrico de! automévil. — Identiticar al alumno con los diferentes tipos de motores existentes en ce! mercado y elementos constructivos de los mismos. — Conocer ef funcionamiento y sistemas de accionamiento en estos moto- res, para el arrangue de los motores térmicos. — Determinar las caracteristicas eléetrices que definen un motor de arran- que y ensayos de los mismos en el banco de pruebas. — Analizar las averias que pueden producirse en estas méquinas y formas de corregirles. EXPOSICION DEL TEMA 5.1 Objeto y misién del motor de arranque Se sabe que los motores térmicos, una vez puestos en marcha, funcionan por si solos @ expensas de la energia interna producida por la combustién de la mezcla en sus cilindras, durante sus sucesivos ciclos de trabajo; pero para la puesta inicial en funcionamiento es necesario mover sus Grganos de trabajo por medio de una fuente auxiliar de energis, acoplando al mismo un dispositivo capaz de mover dichos érganos. Esto se realiza en los vehiculos por medio de un pequefio motor eléctrico, conocido con el nombre de motor de arranque, el cual suministra la energia necesaria para mover los érganos del motor térmico en su fase inicial de puesta en funcionamiento. El motor de anrangue actia como elemento receptor o consumidor de co- triente en el circuito eléctrico del automévil, alimenténdose de la corriente eléc~ ‘rica que le proporciona la bateria (fig. 5.1) y transforméndola ‘en movimiento mecénico de su eje, movimiento que se aprovecha para la puesta en funcio- namiento del motor térmico. Actua, por tanto, como un transformador de ener- gia eléctrica que recibe en sus bornes en energla mecdnica que se recoge en su eje, es decir actéa contrariamente a la dinamo; sin embargo, en cuanto a su construccién no ifiere esencialmente de la dinamo. = wn t Fig, 5.1 Esquema del circuito de arranque. mecénica que hay que aplicar a los motores térmicos para su puesta en funcionamiento es muy elevada, ya que hay que vencer gran numero de resistencias pasivas, como son la compresién de los cilindros, friccién de los segmentos, inercia del volante, viscosidad del aceite de engrase, etc.; resis- tencias variables que dependen det tipo de motor y temperatura’ del mismo fen el momento de efectuar el arranque. Por estas razones el motor de arranque aplicado debe ser capaz de vencer todas estas resistencias pasivas, aplicando a su eje una gran potencia y par motor, lo que hace de él un elemento cons- tructivo de caracteristicas especiales, pues ha de tener una gran potencia, con ‘unas dimensiones reducidas en cuanto a volumen y peso, ya que es un elemento més a incorporar al vehiculo. 114 El funcionamiento del motor de arranque esté basado en la fuerza de atrac- ci6n_y repulsién de dos campos magnéticos creados por una corriente eléctrica. Por la teorla de fos campos electromagnéticos se sabe que, si se hace ci cular una corriente eléctrica por una espira, se crea en ella un campo magnético ‘cuyas lineas de fuerza circulan por el interior de le misma perpendicularmente al plano de la espira, y si ésta corriente es continua, el campo se polarize en am- bas caras de la espira, determinando los polos norte (N) y sur (S) de la mi ma. Sila espira se coloca dentro de otro campo magnético (fig. 5.2), tenderd a colocarse de forma que las lineas de fuerza del campo entren por Su cara sur y salgan por su cara norte, creéndose en la espira un par de rotecién que origina 5u movimiento, para colocar sus polos enfrentados con Ios polos de signo con- ‘ratio del campo, ya que los polos de signo contratio se atraen y los del mismo signo se repelen. Si se coloca esta espira sobre un nicleo magnético giratorio, llamado rotor, ademas de reforzar el campo creado en la espira, se facilita el movimiento de la misma, al estar situada sobre un elemento giratorio. El campo magnético asi formado se sitéa dentro de un campo magnético estético (fig. 5.3), con lo cual el polo sur del rotor seré atraido por el polo norte del estator, y al revés, produ- cigndose un par de rotacién que origina el movimiento del rotor hasta’ colocar sus polos frente a frente con los de signo contrario del estator. Este movimiento de rotacién cesa en el momento en que los polos se si- tian enfrentadas por la fuerza de atraccién de los mismos; pero si se coloca otra ‘spire desfasada con respecto # la primera y conectadas ambas a las delaas opues- tas dol colector a través de las cuales se alimentan las espires (fig. 5.4), al girar le primera espira para situarse frente a los polos de estator, también gira el co- lector; de este modo fas escobillas dejan de alimentarla, pasando @ alimentar la siguiente, creando en ella el campo magnético y par de rotacién pare hacerla girar, continuando asi el movimiento del rotor. En los motores (fig. 5.5A), con el fin de evitar que estos gitos sean bruscos y poder obtener un movimiento de rotacién més suave y regular, se disponen varias espiras repartidas por la perferia det rotor, ocupando les ranuras del tam- bor y uniendo los extremos de cada espira a dos delgas del colector; asi cada espira es alimentada a través de las escobillas cuando coincidan con su delga correspondiente, la cual queda alimentada a su vez en serie con las bobinas estatbricas que crean el campo inductor. En la figura 5.5B se muestra el diagrama de conexién de un motor de arranque. fois Fig. 554 Esaueme y componen- tes dei motor de arangue Fig. 52 Rotacian de Ie espia Fig. 64 Fig. 558 Esquems de conexién de un ‘motor de errenaue