Вы находитесь на странице: 1из 17

::. UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO .::

XX CONCURSO UNIVERSITARIO FERIA DE LAS CIENCIAS

CIENCIAS AMBIENTALES

ÁREA

LOCAL

CATEGORÍA

DESARROLLO TECNOLÓGICO

MODALIDAD

PROTOTIPO DE UN SISTEMA DE CAPTACIÓN PLUVIAL

TÍTULO DEL TRABAJO

9761183

FOLIO DE INSCRPCIÓN

SHIZUKU

PSEUDÓNIMO DE INTEGRANTES

RESUMEN

El planeta sufre una gran crisis hídrica que se hace presente en la mayoría de los países, uno de ellos México, fue así que nosotros decidimos aplicar una alternativa de solución, el diseño, construcción y puesta en operación de un sistema de captación pluvial, como una fuente de agua alternativa para uso indirecto en la escuela. Se elaboró el diseño de cada parte del sistema y se construyeron, sin embargo, llevar a la realidad un sueño no es tarea fácil, ya que cuando se comenzaron a hacer las pruebas de cada una de las estructuras del prototipo de construcción nos enfrentamos a una gran cantidad de problemas con ellas. Sin embargo, a partir de las fuentes consultadas y de las modificaciones realizadas logramos que cada una de sus partes funcionara correctamente, logrando así la captura, filtración, almacenamiento y uso del agua de lluvia en la escuela.

Introducción

El agua constituye un líquido apreciado e indispensable para todos los sistemas vivos, mucho más valioso que los diamantes, esmeraldas o el dinero, pues es esencial para la vida y para mantener el equilibrio ecológico de la Tierra. Sin embargo, debido al crecimiento demográfico, la expansión y la diversificación productiva, los recursos hídricos se han visto severamente afectados, tanto en su cantidad como en su calidad.

Aún cuando el volumen total del agua en el planeta es de 139 millones de k , la mayor parte es agua salada, sólo 2.5% es agua dulce, y de ésta ⅔ se encuentran congelados en regiones polares, quedando menos del 1% en agua de ríos, lagos, pantanos y agua atmosférica. Este pequeño porcentaje se ha visto afectado por el desarrollo humano, generándose severos problemas de escasez, mala distribución y contaminación, que nos sitúan frente a una grave crisis mundial del agua (Carabias y Landia 2005).

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas, un país con escasez es aquel que cuenta con menos de 1,000 m 3 disponibles por habitante al año y se estima que dentro que quince años 1,800 millones de personas enfrentarán este problema (Galante, 2005). En nuestro país la disponibilidad de agua potable ha ido disminuyendo dramáticamente y en zonas del país como el Valle de México se registra una disponibilidad de 900 m 3 de agua por habitante al año, lo que indica que enfrentamos escasez de este recurso (CONAGUA, 2008).

Esta realidad es tan irónica, pues en tiempos remotos nuestros antepasados, los mexicas que vivían en la gran Tenochtitlan, tenían que construir diques de piedra para poder proteger a esta magnífica ciudad del azote de las inundaciones y así sacar el abundante líquido vital que causaba destrucción y mortandad. Actualmente es difícil pensar cómo fue que ese pasado se transformó en un presente contrario, pues ahora la construcción de ductos y tuberías se realizan para traer agua potable dentro de la ciudad y entonces poder saciar la enorme y eterna sed de sus habitantes. Aún cuando otros estados como Michoacán y el Estado de México aportan caudales es necesario extraer las aguas del

subsuelo, lo que ocasiona que al perder el agua, las arcillas de este se compriman y ocurran hundimientos de la tierra, generándose una contrapendiente. La pérdida de la pendiente genera dos problemas: en el primero, el agua de drenaje que, antes se conducía por simple gravedad, retrocede y durante las lluvias inunda las calles de la capital. En el segundo, las tuberías de agua potable sufren rupturas que a su vez causan fugas, desperdicio de agua y por lo tanto más escasez (Perlo y González, 2009).

El gran reto que tenemos ahora es reconocer este fenómeno de la escasez y plantear soluciones para reducirla, como hacer un uso más racional del agua o el empleo de fuente alternas de abastecimiento, como sería la lluvia, ya que de seguir ignorando este problema, se acabará con las reservas del líquido en el futuro.

De ahí que el PROBLEMA de nuestra investigación fue:

¿Cómo capturar y aprovechar el agua de lluvia en la escuela?

Objetivos:

Diseñar, construir y poner en operación un sistema de captación pluvial para la escuela con materiales económicos y fáciles de adquirir.

Sensibilizar respecto de la escasez del agua y la importancia de capturar y utilizar el agua de lluvia.

Analizar el costo y beneficios del sistema de captación implementado.

Marco Teórico

La lluvia en la Ciudad de México

Anualmente caen en la ciudad 720 l/m 2 de agua de lluvia, de los cuales una parte se evapora y otra se desecha por el desagüe mezclándose con las aguas negras, por lo que no se aprovecha en ninguna actividad humana, ni llega a los mantos acuíferos. La temporada de lluvias regularmente dura seis meses, que van de mayo a octubre, meses en los que se concentra más del 80 por ciento de las precipitaciones anuales. A continuación se presenta la precipitación pluvial mensual promedio de 1971 al 2000, de la Región Hidrológica Administrativa del Valle de México milímetros):

Administrativa del Valle de México milímetros): Fuente: CONAGUA. Estadísticas del Agua en México. Edición

Fuente: CONAGUA. Estadísticas del Agua en México. Edición 2010. P. 25

El agua de lluvia puede contener sólidos suspendidos y disueltos. Los sólidos suspendidos son polvo o partículas que ascienden y son arrastradas por la lluvia. Los sólidos en suspensión no atraviesan un filtro, mientras que los sólidos disueltos si lo hacen. Los sólidos disueltos en el agua de lluvia pueden ser iones como H + , NO 3 -, SO 3 2- , SO 4 (presentes en la lluvia ácida). La lluvia ácida es un fenómeno característico de atmósferas contaminadas, como la de la ciudad de México, se identifica cuando el pH de agua de lluvia es inferior a 5.6 unidades.

2-

En regiones con aire limpio el agua de lluvia puede alcanzar valores de pH de 5.6 unidades, debido a la formación de ácido carbónico (H 2 CO 2 ) en el ambiente, un compuesto que resulta de la reacción del dióxido de carbono (CO 2 ), producido por organismos o por actividades humanas, con la humedad (H 2 O). En estas condiciones la acidez del agua de lluvia se considera natural y no daña al ambiente, incluso se considera indispensable para conservar el equilibrio ecológico.

El fenómeno de lluvia ácida se presenta cuando el dióxido de azufre (SO 2 ) y los óxidos de nitrógeno (NO x ) reaccionan con la humedad de la atmósfera y propician la formación de ácido sulfúrico (H 2 SO 4 ) y ácido nítrico (HNO 3 ), respectivamente. Estos ácidos fuertes que dan el carácter ácido a la lluvia, nieve, niebla o rocío, se miden en las muestras de agua recolectadas en forma de iones sulfatos (SO 4 ²¯) y nitratos (NO 3 ¯), respectivamente. Otros elementos que propician este fenómeno son: cloro, amoniaco, compuestos orgánicos volátiles y partículas alcalinas. Los compuestos que modifican el pH del agua de lluvia pueden provenir de fuentes naturales y antropogénicas que emplean combustibles fósiles, como la industria, el transporte y el hogar (SIMAT, 2010).

Sistemas de captación pluvial

Los sistemas de captación pluvial constituyen fuentes alternativas de abasto de agua y se clasifican en sistemas pasivos y activos, los primeros capturan agua de lluvia que se ha depositado en el suelo, mientras en los activos la captura se hace en techos o estructuras especiales antes de llegar al suelo. Debido a los posibles contaminantes que puede adquirir el agua al tocar el suelo, los sistemas pasivos requieren de procesos más complicados para su tratamiento. Por lo que los sistemas activos son más pertinentes, ya que la limpieza y conservación del agua capturada es más fácil, lo que los vuelve más económicos y de más fácil operación y mantenimiento. Por su mayor facilidad de instalación, operación y bajo costo, se considera que para capturar agua de lluvia en las escuelas es más pertinente la captación activa.

Partes de un sistema de captación pluvial de tipo activo

Los sistemas de captación activa están generalmente formados por un conjunto de subsistemas, que son:

a) sistema de captación de agua de lluvia, conformado por una superficie de recolección,

denominada área de captación (techos).

b) sistemas de conducción,

formado por un circuito de canaletas, tuberías, mallas de

retención de basura y desviación de los primeros flujos de agua captada.

c) sistema de filtrado para eliminar contaminantes, depende del uso que se le quiera dar

al agua, agua para consumo humano, actividades de contacto directo o indirecto, pero ante todo debe garantizar que el agua pueda almacenarse de ser posible durante largos

periodos.

d) sistema de almacenamiento para su uso inmediato y posterior.

Área de Captura

Los techos pueden ser utilizados como áreas de captura ya que presentan pendientes que permiten el desaojo del agua de lluvia y evitan que se estanque. Por lo general en las zonas urbanas los techos están construidos por concreto, aleación de lámina galvanizada y antimonio, por lo que presentan características adecuadas para ser usados como áreas de captura. Además si están impermeabilizados mejora su eficiencia como superficies de captación y escurrimiento del agua de lluvia.

Debido a que la temporada de secas es prolongada (de noviembre a mayo) en los techos se van acumulando polvo y otros contaminantes, por lo que las primeras lluvias que se presentan en los meses de abril y mayo arrastran consigo un considerable nivel de contaminación por las partículas que acarrean por escurrimiento. De tal forma que es importante limpiar los techos que serán las áreas de captura, antes de las primeras lluvias.

Sistema de Conducción

En edificios con techos de pendientes pronunciadas el sistema de conducción consta de canaletas (livianas y resistentes) y tubos que se colocan bajo los bordes de los techos. Las canaletas requieren de mallas que eviten el paso de materiales de gran tamaño (como hojas de árboles) que puedan obstruir las tuberías.

En edificios con techos de poca pendiente normalmente se construyen drenes que hacen descender por tuberías el agua de lluvia hacia coladeras de desagüe, por lo que la captación activa sólo requiere re direccionar esta agua hacia depósitos de almacenamiento.

Los primeros flujos captados deben ser desviados del depósito de almacenamiento, ya que se encuentran muy contaminados, por lo que idealmente se recomienda el uso de un dispositivo (válvula o llave automática) para desecharlos.

Sistema de filtrado

El proceso de filtrado depende del uso que se dará al agua, si se va a utilizar para consumo humano directo (beber y actividades de higiene personal), se requiere de mayor rigurosidad, ya que se trata de una actividad de potabilización del agua, que implica eliminar los microorganismos presentes (mediante radiación UV y la cloración que tiene efecto residual), además de eliminar la mayor parte de los sólidos disueltos (por lo que se requeriría de un filtro de ósmosis inversa).

En cambio, si el uso que se le dará al agua es para actividades de contacto indirecto, como

el desalojo de desechos en baños, la limpieza de pisos o el riego, entonces el sistema de filtrado no requiere tantas exigencias, pero sí que el agua tenga una calidad suficiente para permitir un almacenamiento temporal y se evite su descomposición.

Sistema de almacenamiento

Las estructuras para el almacenamiento del agua de lluvia deben de ser cisternas o tanques en donde se pueda acumular el agua captada. Los materiales que pueden ser utilizados para construir los depósitos son: plásticos, como fibra de vidrio, polietileno o PVC; de Concreto como el Ferrocemento (pero se puede fracturar), piedra (de difícil mantenimiento) y bloque de concreto (se agrieta); maderas, que pueden ser eficientes (aunque son caras); y un material que es de tres a cuatro veces más económico que una cisterna de ferrocemento, una geo membrana, cuya garantía es de 10 años, durabilidad de 25 años, evita la contaminación del agua de lluvia por polvo y previene la proliferación de microbios, las reparaciones se realizan fácilmente y en corto tiempo, además de ser recomendada en zonas sísmicas, ya que no sufre desplazamientos pues la geo membrana es flexible.

DESARROLLO

A partir de la información recabada sobre sistemas de captación pluvial y las

características de nuestra escuela (edificios, datos de precipitación mensual de años atrás proporcionados por la estación meteorológica del plantel, características del agua de lluvia) nos dimos a la tarea de ir diseñando cada una de las partes del sistema de captación pluvial que constituirían el prototipo de captación pluvial que emplearíamos.

Por las dimensiones tan grandes del Plantel, que tiene una superficie de 135,000 m 2 , una superficie construida de 29,000 m 2 , áreas verdes de 50,000 m 2 , estacionamiento de

13,000m 2 y áreas deportivas de 5,000 m 2 (Escalante, 2011), decidimos que elegiríamos sólo un área de la escuela para el diseño y construcción del sistema de captación pluvial, considerando que los datos obtenidos se pueden extrapolar al resto de los edificios.

Área de captura

Los primero que hicimos para analizar las posibles áreas de captura fue obtener una imagen aérea del Colegio, en Google Earth, a partir de la cual se pudo determinar fácilmente la condición de los techos del plantel, así como sus superficies (áreas potenciales de captación pluvial).

Se encontró que la mayoría de los techos están impermeabilizados, con excepción de los edificios más nuevos y algunos techos de lámina galvanizada. Sin embargo, todos estos tipos de techos, constituyen buenas áreas de captación pluvial y escurrimiento, debido al tipo de materiales con que están construidos.

debido al tipo de materiales con que están construidos. A partir de este primer análisis y

A partir de este primer análisis y considerando la zona del colegio en el que pudiéramos tener acceso fácil al techo y a todas sus instalaciones, decidimos que trabajaríamos en el diseño de un sistema de captación pluvial en el área del SILADIN (Sistema de Laboratorios de Innovación).

Ubicando

nuestro

sistema

de

captación

pluvial

Ubicando nuestro sistema de captación pluvial Sistema de conducción lámina galvanizada, localizado en la parte trasera

Sistema de conducción

lámina

galvanizada, localizado en la parte trasera del edificio A de SILADIN.

en

un

techo

cubierto

por

Se eligió este techo de pendiente pronunciada, tanto por sus dimensiones moderadas, como por la facilidad de conducción del agua colectada y de la instalación de un tanque de almacenamiento a un costado del mismo.

Se tomaron las medidas del techo al igual que su ángulo de inclinación para calcular su superficie y ver qué tanta agua se podía capturar en esta área.

Para conducir el agua de lluvia desde el techo hacia el sistema de filtrado y posteriormente de almacenamiento, se necesitó colocar 12 metros de canaletas de PVC (longitud del techo). Al tratar de instalar las canaletas que se venden por tramos de 3 metros, nos dimos cuenta que había fugas en las uniones, las cuales se tuvieron que resolver con pegamento para PVC y colocando soportes metálicos debajo de las canaletas (un total de 5 distribuidos a lo largo de los 12 metros de canaletas y elaborados con solera de media pulgada). Para que el agua pudiera fluir por las canaletas se les dio una pendiente del 2%, hacia el lado en el que se colocó el sistema de filtrado y almacenamiento.

También se tuvo que seleccionar de qué forma se iba a proteger el agua de la basura que pudiera caer en su trayecto en las canaletas (como hojas), siendo 3 materiales los que se probaron para saber cuál era el más conveniente; malla de plástico con una abertura de 2mm (tipo mosquitero), malla cerrada de metal galvanizado con una abertura de 3mm y malla abierta de metal con aberturas de aproximadamente 1.5 cm.

Se hizo una prueba, colocando canaletas con los tres tipos de malla a la intemperie bajo árboles, durante una semana. Además de una prueba para ver el escurrimiento del agua a través de las mallas vertiendo 10 ml de agua sobre ellas, hacia el interior de la canaleta.

Al revisar los trabajos previos sobre captación pluvial encontramos que autores como Acosta (2010), sugerían emplear antes del sistema de filtrado y almacenamiento una válvula de paso automatizada, dado que para algunos autores los primeros quince minutos de lluvia, son en los que el agua viene más contaminada, pues arrastra consigo más contaminantes y por lo tanto trae más sólidos disueltos y puede ser lluvia ácida. Razón por la cual nos dimos a la tarea de tomar muestreas del agua de lluvia, en diferentes fechas, si era posible de los primeros 15 minutos y después de este tiempo. Y determinar en el laboratorio parámetros como TDS (total de sólidos disueltos) y pH. Determinaciones que nos permitirían conocer las características del agua de lluvia de la ciudad, el posible uso que se le podría dar, así como el tipo de tratamiento que requeriría el agua de lluvia antes de su almacenamiento.

Sin embargo, estas determinaciones plantearon complicaciones, por la naturaleza misma de la lluvia, ya que no es constante la cantidad de agua que cae mientras llueve por lo cual fue imposible en algunas ocasiones juntar de forma directa suficiente lluvia (en los primeros 15 minutos) como para utilizar los sensores automatizados de conductividad y pH.

Sistema de filtrado

Debido a que el agua para consumo humano o uso directo debe cumplir con características muy rigurosas y por lo tanto emplearse métodos costosos para su tratamiento, se considero que el agua de lluvia colectada se podría emplear para usos indirectos, por lo que el sistema de tratamiento antes de su almacenamiento, sólo tendría que eliminar los sólidos suspendidos.

Para lo cual bastaría con utilizar un filtro de arena tradicional que elimina principalmente sólidos suspendidos. Estos filtros pueden ser de tipo vertical y horizontal, por lo que se construyeron dos de los tipos anteriores a escala, con el propósito de evaluar su funcionamiento.

Con los estos dos tipos de filtros se logró remover los sólidos suspendidos, sin embargo, el costo y facilidad en su construcción a escala 1:1 varía considerablemente, por lo cual se optó por el más sencillo y económico, un filtro de arena de tipo vertical de 60 cm de altura, de acuerdo a las dimensiones recomendadas por Carmona (2011) para la cantidad de flujo esperado.

Para este filtro se utilizó un tambo de plástico reutilizado, 50 kg de arena silícea, base de PVC con perforaciones y un plato de distribución elaborado con ladrillos de concreto, este último es muy importante para que el agua no pase por un sólo punto del filtro, sino se distribuya de forma homogénea en toda su superficie (MSG, 2002).

Para probar el funcionamiento de este filtro se hacían pasar 20 l de agua de lluvia recolectada (afluente) y se capturaba el agua que salía del filtro (efluente). Se tomaban muestras de agua antes y después de pasar por el filtro, determinando su turbidez con un nefelómetro (Marca Vernier, usando la interfaz LabQuest). Estas pruebas se hicieron por triplicado.

También se determinó el tiempo que el agua tardaba en salir (tiempo de retención del agua en el filtro) y se comparó con los valores máximos de razón de lluvia (cantidad de lluvia por unidad de tiempo) de los últimos años (datos de la estación meteorológica de la escuela), para verificar si el filtro podría funcionar aún en los momentos de máxima razón de lluvia.

Sistema de almacenamiento

Para poder determinar las características del sistema de almacenamiento que necesitaría nuestro sistema se tuvieron que calcular diferentes parámetros como fueron:

Precipitación promedio mensual, que se calculó a partir de los datos de promedios mensuales de precipitación en la escuela, de años anteriores de los que se tenía registro en la estación meteorológica. Con base en la siguiente fórmula:

i=l

n = número de años evaluados

P i = valor de precipitación mensual del mes “i” (mm)

Pp i =

i=n

Σpi

n

Pp i = precipitación promedio mensual del mes “i” de todos los años evaluados (mm)

Abastecimiento de nuestro sistema correspondiente al mes de mayor precipitación, que se calculó tomando en cuenta los promedios mensuales de precipitación en la escuela de los años evaluados, el material del techo donde se colocó el sistema (lámina galvanizada), así como el coeficiente de escorrentía para este tipo de techo que es de 0.9 de acuerdo a (Alonso, 2010).

Con base en estos parámetros y a la distribución de espacios en el área elegida se determinaron las características que debiera tener el sistema de almacenamiento.

RESULTADOS Y ANÁLISIS

Respecto del área de captura

En el techo elegido se tiene un área total de captura de 63 m 2 , por tratarse de un techo de

lámina galvanizada, presenta un coeficiente de escorrentía del 90%, mientras el 10%

restante se pierde por evaporación.

Sistema de conducción

El sistema de conducción del agua del techo al sistema de filtrado y almacenamiento quedo conformado por 12 metros de canaletas, con una pendiente del 2%. Sin embargo, en las primeras semanas de operación del sistema, se detectó que el abastecimiento que teóricamente debiera tener el sistema estaba muy por debajo de la cantidad de agua colectada en el tinaco (era sólo de un 10% del valor esperado). Por lo que se tuvo que investigar cual era la causa de la baja recolección, haciéndose observaciones bajo la lluvia y encontrándose que había fugas en las canaletas por la posición en la que habían sido colocadas. Para resolver este problema se decidió colocar unas aletas o aumento (de PVC recto) a los lados de las canaletas para evitar que la lluvia no cayera dentro de ellas.

Respecto de la malla para evitar el paso de hojarasca a las canaletas, el mejor resultado se obtuvo con la malla metálica cerrada, la cual entonces se colocó sobre los 12 metros de canaletas.

cual entonces se colocó sobre los 12 metros de canaletas. C a n a l e

Canaletas 1 a fase

se colocó sobre los 12 metros de canaletas. C a n a l e t a

Canaletas 2 a fase

Resultado de las pruebas con las diferentes mallas para canaletas

Canaletas

Retención

de

De

10

ml

de

Observaciones

 

Costo de

con:

hojarasca

vertidos

 

1m

H 2 O la retuvo

malla

(pesos)

Malla

de

No pasó hojarasca al interior de la canaleta

.6ml

De

difícil

colocación

15.00

plástico

en

la

canaleta

y

 

mantenimiento

en

la

canaleta.

 

Malla

No pasó hojarasca al interior de la canaleta

.5ml (a largo plazo puede oxidarse)

De fácil colocación en

45.30

cerrada

la canaleta

y

no

se

metálica

 

mueve.

 

Malla

No pasó hojarasca, sin embargo, fragmentos pequeños de hojas podrían atravesar

O ml

De fácil colocación en

37.50

abierta

la canaleta

y

no

se

metálica

mueve.

 
canaleta y no se metálica mueve.   Canaletas 3ª fase (con mallas y aletas) Respecto de

Canaletas 3ª fase (con mallas y aletas)

Respecto de las características del agua de lluvia en la ciudad.

Con base a las mediciones hechas en diferentes fechas encontramos que el valor máximo de TDS (total de sólidos disueltos) fue de 150 mg/l, el cual está dentro del rango de valores encontrados en cuerpos de agua dulce

(Vernier, 2006), es decir, los valores de TDS encontrados en el agua de lluvia de la ciudad no fueron muy elevados. Respecto del pH sólo el 9 y 10 de noviembre se obtuvieron datos que indicaban lluvia ácida. Razón por la cual no consideramos necesario incluirle al sistema de captación una válvula automatizada (de costo elevado) para poder desechar los primeros 15 minutos del agua de lluvia.

Y bastaría con emplear un filtro para eliminar sólidos suspendidos, para poderle dar al agua de lluvia uso en actividades de contacto indirecto, como lavado de pisos, autos, descargas de inodoros, y llenado de fuentes.

Resultados de las muestras de agua de lluvia

       

Zona de

 

Mes y Día

TDS en mg/L

Primeros 15

Después de los 15

Captura

pH

15/05/2011

17

   

Norte

7.58

20/05/2011

150

   

Norte

6.4

30/05/2011

51

   

Norte

6.46

30/05/2011

34

   

Norte

7.27

18/06/2011

9

   

Norte

5.84

20/06/2011

77

   

Norte

6.27

26/06/2011

32

   

Norte

6.2

27/06/2011

36

   

Norte

6.92

27/06/2011

25

   

Norte

7.18

10/07/2011

14

   

Norte

6.07

13/07/2011

16

   

Norte

6.43

24/07/2011

30

   

Norte

6.21

06/10/2011

29

   

CCH VALLEJO

6.7

19/10/2011

34

   

CCH VALLEJO

6.5

08/11/2011

104

   

CCH VALLEJO

6.5

09/11/2011

48

   

CCH VALLEJO

5.5

10/11/2011

43

   

CCH VALLEJO

5.5

Respecto del funcionamiento del filtro.

El tiempo de retención de 20l de agua de lluvia en el filtro fue de 4 minutos, obteniéndose una velocidad de filtración de 0.072 l/s. La cual consideramos suficiente aún para los días en los que por algunos minutos se presentan los valores máximos de razón de lluvia (164 mm/ hr) que implicarían 0.045 l/s.

El valor promedio de turbidez de las muestras de agua de lluvia antes de pasar por el filtro fue de 37.45 NTU (unidades nefelométricas de turbiedad), y el promedio de las muestras del agua una vez que paso por el filtro fueron de 2.95 NTU. Si consideramos que el agua es apenas visiblemente turbia a niveles por encima de los 5 NTU y que el estándar para agua potable está entre 0.5 y 1.0 NTU (Vernier, 2006), la remoción de sólidos suspendidos que logra el filtro de nuestro sistema es bastante buena.

que logra el filtro de nuestro sistema es bastante buena. Filtro Resultados de diferentes parámetros para

Filtro

Resultados de diferentes parámetros para determinar las características del sistema almacenamiento.

Los valores de precipitación promedio (Pi) de cada mes en la escuela fueron:

Mes

Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

Total

Precipitación

8.4

12.34

7.58

7.22

13.26

41.5

82.1

75.14

66.92

52.58

4.22

4.6

376

promedio

mensual

en

la

escuela

Ppi (mm)

promedio mensual en la escuela Ppi (mm) Tinaco Con base en el promedio del mes más

Tinaco

Con base en el promedio del mes más lluviosos, regularmente julio, se encontró que el volumen máximo de agua capturada por nuestro sistema de captación pluvial mensual, podría llegar a ser de 4,655 l. Sin embargo, debido al gran consumo de agua que se hace en SILADIN, consideramos que el agua colectada rápidamente se ocuparía, por lo que decidimos que la capacidad del sistema de almacenamiento sería de 1000 l. Así que se solicitó la compra por parte de la escuela de un tinaco de esta capacidad.

Respecto del uso que se le dio al agua recolectada

Se trató de sensibilizar y hacer parte del proyecto a tres trabajadoras de intendencia del SILADIN, para que emplearan el agua de lluvia colectada, sin embargo, a pesar de la comunicación que se tuvo con ellos, sólo aceptaron utilizar el agua en los casos (últimas semanas de septiembre) de escasez del agua en SILADIN, en lo que no hubo agua para los muebles sanitarios. Periodo en el cuales incluso se ocupó el agua de lluvia colectada para el lavado de los materiales de laboratorio de la opción de técnica de Análisis Clínicos.

También hablamos con el señor que lava los carros de los profesores en la escuela, para que utilizara el agua colectada, sin embargo, sólo la utilizaba en los días en los que volvíamos a recordarle y solicitar su apoyo.

ANÁLISIS COSTO-BENEFICIO

El costo de la construcción e instalación del prototipo de captación pluvial propuesto para un área de captura de 63 m 2 fue de $ 2,797 M.N.

Tabla de costos

Cantidad

Material

Costo M.N.

12

m

Canaleta

$520.00

 

3

Uniones de canaletas

$100.00

 

2

Tapas para los costados

$100.00

 

1

Tinaco de mil litros

$1,000.00

 

1

Tambo

$60.00

 

1

Estructura metálica

$250.00

50

kg

Arena silícea

$150.00

 

4

Soportes metálicos para canaleta

$100.00

 

1

Pliego de PVC de 2.40x1.20

$320.00

 

8

Remaches de 1"

$16.00

1.30 m

Tuberías de PVC de 2"

$40.00

 

2

Codos de PVC

$5.00

 

2

Empaques

$16.00

 

1

Llave de paso

$40.00

 

2

Malla metálica

$80.00

 

Total

$2,797.00

Si se pone en funcionamiento el prototipo propuesto durante todo un año, la cantidad de agua que se podría obtener con un techo de tan sólo 63 m 2 es de 21,311.26 l, volumen por el cual la escuela pagaría 1,346 pesos. Por lo cual en un poco más de dos años la escuela recuperaría la inversión inicial en construir este sistema de captación pluvial.

Además del beneficio económico que implica a largo plazo, es evidente la ganancia en el ámbito ecológico, ya que la escuela al estar en una ciudad con problemas severos de escasez y suministro de agua, estaría contribuyendo al disminuir su consumo de agua potable usando una fuente alterna de la misma.

Conclusiones

Establecimos exitosamente un sistema de captación pluvial en el techo que está ubicado en la parte trasera del SILADIN, edificio A. Si más prototipos como este se instalara y pusiera en funcionamiento, no sólo en el área de SILADIN, sino en toda la escuela, en los meses de lluvia una parte importante del abastecimiento del agua en el plantel, se haría con agua de lluvia, teniendo una escuela

más sustentable, ya que descargaríamos presión al consumo de agua potable al aprovechar una fuente alternativa de agua. Si bien, logramos dejar funcionando de forma óptima las diferentes partes del sistema de captación pluvial, lo más difícil y en lo que no se tuvo mucho éxito fue en lograr un cambio de actitudes en los trabajadores de la escuela para que emplearan el agua recolectada.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Acosta, I. (2010). Captación y uso sustentable del agua de lluvia en la ciudad de México. Tesis de Maestría, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Ingeniería, Posgrado en Diseño Industrial.

Carabias, J. y Landa, R. (2005). Agua, medio ambiente y sociedad . México, UNAM, El Colegio de México, Fundación Gonzalo Río Arronte.

Carmona, J. (Doctor del laboratorio de ficología de la Facultad de Ciencias). Recomendaciones respecto de filtros de arena para agua de lluvia. Comunicación personal, en diciembre de 2011.

CONAGUA, 2008. Estadísticas del agua en México. México, SUIBA.

Escalante, M. (Arquitecto del plantel). Planos, dimensiones de la escuela, cisternas y distribución de registros. Entrevistas personales, 2011.

Floriana, H. Captación de agua de lluvia como alternativa para afrontar la escases del recurso[Internet]. Disponible desde:

uvia.pdf> [Acceso 23 de junio 2008]

Galante, L. (2006). Lo que se dice del agua, IV Foro Mundial del Agua. México, CONAGUA.

Matthew, E. y Setty, K. (2007). Proyecto Experimental: Una Sistema para Captar Aguas Pluviales y filtración para La Universidad de ECOSUR. [Internet], Universidad de California Santa Barbará. Disponible desde:

edificio.pdf > [Acceso 5 de febrero de 2011]

Ministerio de Salud de Guatemala (MSG). (2002). Diseño de filtro casero para tratamiento del agua de consumo humano en comunidades indígenas de Guatemala [Internet], Guatemala, Ministerio de Seguridad Publica. Disponible desde:

Perlo, M. y González, A. (2009). ¿Guerra por el agua en el Valle de México?. México, UNAM, Coordinación de Humanidades.

Secretaría de Medio Ambiente. (2002). Lluvia ácida[Internet], SIMART. Disponible desde: < http://www.sma.df.gob.mx/simat/pnlluvia.htm>

Unidad de Apoyo Técnico en Saneamiento Básico Rural. (2001) Guía de diseño para captación de agua de lluvia [Internet], Lima, Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente. Disponible desde:

Vernier. (2006). Manual, Ciencias con lo mejor de Vernier. Florida, Vernier Internacional.