Вы находитесь на странице: 1из 8

AGRADECIDOS CONSTANTEMENTE

DAD GRACIAS EN TODO

1
1

La gratitud se produce en el corazón humano cuando se valora el bien que se recibe de forma gratuita.

Gratitud o dar gracias es valorar el favor recibido.

El favor lo recibimos gratuitamente, pero tiene un valor que nosotros debemos apreciar.

El valor o el precio de un favor lo estipula quien lo hace y quien lo recibe lo debe valorarlo y no olvidarlo jamás.

La verdadera gratitud no olvida con el paso del tiempo el bien que se ha recibido.

Dios nos envió a su Hijo Jesús y con él nos dio su reino. Un reino eterno que recibimos cuando somos perdonados y somos hechos hijos adoptivos de Dios.

Todo cuanto somos y tenemos por ser hechos sus hijos nos ha sido dado por Dios gratuitamente en Jesús.

Cuando reconocemos y somos conscientes del precio, del valor que Dios le da al favor que nos ha dado, nace en nuestro corazón gratitud a Dios para siempre.

EL PRECIO DEL REINO

En las parábolas de Mateo 13: 44-46 Jesús dice que en los dos casos tuvieron que venderlo todo, tanto para comprar el terreno donde estaba el tesoro escondido, como para comprar la perla preciosa.

El reino de los cielos para nosotros es Jesús, en él tenemos el perdón de nuestros pecados y la vida eterna.

El valor que Jesús le puso al reino de los cielos es todo.

El precio del reino es valorado en todo lo que significa la vida y la existencia para nosotros en este mundo.

Todo incluye lo que somos y tenemos: nuestra vida, nuestra voluntad, nuestro tiempo, nuestras fuerzas, nuestros proyectos y sueños, nuestro matrimonio, familia, trabajo, posición, posesiones.

A nosotros nos ha sido entregado gratis pero al reconocer el valor que tiene, nace gratitud en nuestros corazones.

2
2

RAZONES PARA LA GRATITUD

Romanos 6:23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Para que seamos agradecidos por el perdón de nuestros pecados y la vida eterna, Pablo dice que el pecado del cual hemos sido liberados gratuitamente produce en nosotros muerte y a cambio Dios nos ha regalado la vida eterna en Jesús.

Necesitamos meditar en todo lo que el pecado roba, mata y destruye. Al experimentar su amor y su perdón, nace gratitud en lo más profundo de nuestro ser.

Solo tenemos que mirar a nuestro alrededor y ver el dolor, el sufrimiento y la pérdida que el pecado deja en quienes se resisten y obstinan en no humillarse delante de Dios pidiéndole perdón y ayuda.

REVISAR CONCEPTOS EQUIVOCADOS

3
3

Necesitamos revisar y renovar nuestra manera de pensar para que seamos agradecidos en su medida justa.

Lucas 7:36-50 Jesús está cenando en casa de Simón el fariseo al que Jesús sano de lepra. Entra una mujer que todos conocen como pecadora, se pone a los pies de Jesús y llora derramando un perfume caro.

Simón juzga en su corazón a Jesús porque deja que la mujer lo trate así.

Jesús cuenta una historia para que Simón entienda porqué le permite a esta mujer pecadora que se comporte de esa manera tan incómoda para Simón.

Esa historia da a entender que en base a los muchos o pocos pecados que se nos han perdonado, así será nuestro amor, nuestra gratitud y nuestro compromiso con el Señor. (Tú si necesitas a Jesús, tú no puedes ser un creyente calienta bancos)

Simón entiende la historia y responde conforme a ese concepto. Jesús le dice que la mujer es el deudor que más debía y Simón el deudor que menos debía. Por eso la manera de mostrar amor y gratitud fueron tan diferentes.

Cuando Jesús extiende perdón en su ministerio, él se había humillado haciéndose hombre siendo Dios, había vivido 30 años en el hogar de José y María.

Cuando Jesús nos perdona a nosotros, lo hace muriendo en la cruz entregando su vida y derramando su sangre.

Después de la cruz la gratitud no se expresa por la cantidad o la gravedad del pecado perdonado, se expresa en base al precio que Jesús pagó en la cruz para perdonarnos.

No miramos nuestro pecado, miramos su entrega y su sangre derramada. Miramos la cruz, es donde nace la verdadera gratitud.

Todo pecado perdonado costó el mismo precio para el Hijo de Dios.

4
4

El pecado es como la suciedad y el desorden.

Al entrar en un lugar de trabajo o en una casa hay suciedad y desorden que es visible a todos. También hay suciedad y desorden que solo ve y lo sabe quien trabaja o vive en ese lugar.

Así es el pecado en nuestras vidas. Pecados visibles a todos y pecados ocultos que solo Dios ve y conoce y nosotros también vemos y conocemos de nosotros mismos.

Para perdonar cualquier forma de pecado, Jesús entregó su vida y derramó su sangre.

La gratitud el amor y el compromiso debe ser el mismo en cualquiera de nosotros no importa qué clase de pecado el Señor nos perdonó.

De no practicar esta verdad sobre el valor del perdón, no podemos ser agradecidos en todo. No se nos abrirán puertas este año recién estrenado.

Isaías 26:2 Abrid las puertas, y entrará la gente justa, guardadora de verdades.

EL PODER DE LA GRATITUD

5
5

La gratitud a Dios es muy poderosa:

Hechos 28:15 de donde, oyendo de nosotros los hermanos, salieron a recibirnos hasta el Foro de Apio y las Tres Tabernas; y al verlos, Pablo dio gracias a Dios y cobró aliento. (Animo, confianza, reconfortado)

Pablo desde el mismo instante que conoció a Jesús y le entregó su vida, conoció el valor y significado que tiene la iglesia para Jesús. “Porqué me persigues” “soy Jesús a quien tú persigues”.

El Espíritu Santo le revela a Pablo lo que significa la Iglesia para Cristo:

Efesios 5:25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como

Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento

del agua por la palabra,

27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia

GLORIOSA, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a

sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.

29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que

la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,

30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus

huesos.

Pablo sabe el valor que tiene la iglesia para Cristo y está agradecido por ella, la aprecia la valora. Su amor a Dios le hace dar gracias por los hermanos

Esto es una regla matemática simple:

6
6

Pablo ve a los hermanos- da gracias a Dios –resultado:

animo-confianza-aliento-fortaleza.

¿Qué regla practico cuando veo a los hermanos? :

.- A veces no queremos ni verlos. .- Apagamos el teléfono. .- Dejamos de ir al templo. .- Disimulamos no haberlos visto para no saludar. .- Nos incomoda en ciertos momentos ver a un hermano. .- Buscamos excusas para no estar con los hermanos

Pablo valora lo que Dios valora, Pablo ama lo que Dios ama y Pablo disfruta porque es agradecido de todo cuanto Dios nos da para ser felices incluyendo a los hermanos en la fe. El dar gracias por todo y en todo nos cambia el estado anímico. Nos quita el desanimo, el cansancio, la tristeza, se aleja el espíritu egoísta de llamar la atención.

La gratitud de Jesús produce milagros

Juan 6:8 Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo:

9 Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?

¿Qué te recuerda esta frase de Andrés?

¿Esta es la comida que has hecho? ¿Esto es todo lo que hay para comer? ¿No sabes hacer nada mejor? ¿Qué es esto?

Ingratitud y menosprecio hay detrás de esta manera de hablar.

7
7

Esa misma merienda que Andrés menospreció porque era poco o nada para tantos miles, la tomó Jesús:

11 Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias,

los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían.

12 Y cuando se hubieron saciado,

Jesús practicó la regla de dar gracias por todo

La gratitud en Jesús sació a los miles.

La gratitud multiplica lo poco en mucho. Satisface todas las necesidades en Dios.

Cuando te encuentres a un creyente satisfecho, tendrás delante un creyente agradecido en todo.

Cuando hables con un creyente que se queja, que murmura, que reprocha, tendrás delante un creyente ingrato, desagradecido que no valora ni aprecia ni ama lo que Dios ama.

23 Pero otras barcas habían arribado de Tiberias junto al

lugar donde habían comido el pan después de haber dado gracias el Señor.

Juan deja registrado por el Espíritu Santo que la multiplicación se produjo después de dar gracias Jesús.

¡Cuánto nos podemos perder por no dar gracias!

¡Podemos disfrutar mucho este año si obedecemos esta

verdad de dar gracias en todo!

8
8

Jesús dio gracias en todo momento:

Dio gracias por el pan símbolo de su cuerpo partido por nosotros para hacernos su iglesia gloriosa.

Dio gracias por la copa de vino símbolo de su sangre derramada por nosotros para el perdón de todos nuestros pecados.

Jesús siempre es nuestro ejemplo en todo lo que la Palabra nos pide que hagamos.

Demos gracias en este año en todo como lo hizo Jesús