Вы находитесь на странице: 1из 4

TRABAJO ASALARIADO Y CAPITAL

> El proletariado, los obreros, son los que ponen en juego al capital, son los instrumentos del trabajo.

> Los capitalistas, burgueses, son aquellos que aportan capital.

Esta es una de las formas histórica de explotación, y es una relación social particular, debido a que todas las relaciones sociales de producciones anteriores conocían que los estaban explotando, eran relaciones transparentes, el explotado sabe que es explotado, es una relación conocida para el que es dominado, es una relación de subversión abiertamente conocida (ejemplo: en la relación entre el señor feudal y el ciervo, este último sabe que pertenece al amo).

Las relaciones burguesas de producción son opacas, porque los obreros no tienen una percepción directa de su posición. Precisamente lo que el texto trata de mostrar es como se realiza este proceso de explotación que el obrero no ve.

Según el mundo burgués, "todos los hombres son iguales", negocio con otro para trabajar a cambio de "x" cantidad de dinero, lo que Marx trata de mostrar es que esto no es precisamente así.

El punto de partida de Marx es que en las sociedades burguesas, la naturaleza a sido objeto de propiedad privada, y todo lo

apropiado tiene que ser mercancía intercambiada por dinero, frente a esto, el hombre no puede subsistir si no tiene algo para negociar en el mercado, esto implica que a aquellos que no tienen nada, solo les queda su fuerza de trabajo, y la negocian seccionada en fracciones de tiempo (jornada de trabajo). Ahora bien, como cualquier otra cosa que se pone en el mercado, va a ser disputa de oferta y demanda, y esto es lo que va a definir el precio, el salario del obrero.

A mayor oferta, menor es el precio; a menor oferta, mayor es el precio; estas variaciones, a lo largo del tiempo, van a llevar a que se

acerque mucho al costo de la producción, debido a:

> Reproducción inmediata de la fuerza de trabajo: mantener a la persona, reposición de energía, subsistencia

> Reproducción mediata: obrero debe tener hijos para que luego ellos trabajen

> Calificación: cuanto mas compleja sea la tarea, mas cara será; y cuanto mas simple, mas barata.

La fuerza de trabajo es una mercancía completamente diferente: su diferencia radica en que, una mercancía común, cuando se consume, se agota, es decir, su utilidad se agota al ser consumidas. Por el contrario, la fuerza de trabajo, en su proceso de consumo, engendra valor, la única fuente de creación de valor es la fuerza de trabajo, su utilidad no agota, sino que genera valores nuevos.

El capital es una suma de mercancías, el trabajo acumulado, el trabajo ya ocurrió y es acumulado, es lo que incrementa su valor.

Ahora bien, cualquier conjunto de mercancías no es capital, para que sea capital necesita entrar en relación con la fuerza de trabajo viva. El capital es trabajo muerto que crece capturando trabajo vivo. El texto precisamente lo que trata de mostrar es como el

trabajo muerto captura el trabajo vivo.

Al trabajador se le paga en relación a su subsistencia, no en relación a su valor, lo que le pagan y lo que produce no es lo mismo. El salario nunca equivale al total de los valores producidos en el trabajo, sino no podría funcionar el capitalismo.

> Salario nominal: es la suma de dinero por la que el obrero se vende al capitalista

> Salario real: se mide por la cantidad de mercancía a las que tengo acceso por el valor monetario (tener mas billetes no implican tener mas plata: inflación) expresa el precio del trabajo en relación con el precio de las demás mercancías.

> Salario relativo: mide los valores que el obrero genera, cuantos van para el capitalista y cuantos para el salario. Es la parte que se concede al trabajo directo de los valores creados por el obrero, en proporción a la parte que se reserva el trabajo acumulado, el capital.

Aquí Marx constata que en la medida en que los medios de producción son capaces de generar mayor cantidad de bienes con igual cantidad de fuerza de trabajo, la relación de explotación se agranda. Cuando ocurre que hay un aumento real del salario, sucede que hay un aumento mucho mayor en la producción. El aumento del salario real implica un aumento de ganancia, la productividad permite calcular el valor de la fuerza de trabajo.

Marx trata de encontrar las cosas como realmente son dentro de cómo parecen ser. Se supone un intercambio equitativo, equivalente. En realidad le están pagando su supervivencia, no por su producción, por eso la relación es opaca. La necesariedad de la crítica se da porque no se porque razón sucede la explotación, si parece ser equitativo.

El siguiente trabajo corresponde a un resumen del trabajo introductorio de El Capital: Trabajo asalariado y capital. Comprender la teoría económica de Karl Marx, es leer sus trabajos económicos. Así como los fervientes católicos y cristianos hacen de oídos sordos a toda persona que desmienta con demostraciones y sin que haya leído la biblia, bajo el argumento de que si no han leído la biblia no pueden poner su religión a tela de juicio, así con esa testarudez tampoco se podría hablar y comprender completamente la teoría económica de Marx, y me refiero a sus magnos trabajos: El capital, cuyos tres voluminosos volúmenes pueden llevarnos a tardarnos hasta meses en leerlos, si no es que años, también está su cuarto volumen que salió a la luz bajo el nombre de Historia crítica de las teorías de la plusvalía, en 3 volúmenes también, que a su vez éstas dos obras tienen trabajos introductorios, los cuales son Salario, precio y ganancia, Trabajo asalariado y capital (éstos dos en folletos) y la Contribución a la crítica de la economía política. Y claro, no podría faltar complementar todo el trabajo de El capital, con los Cuadernos de los Grundisse o también conocida como Elementos fundamentales para la crítica de la economía política. Y por tanto, sería una tarea colosal el resumir todo su trabajo económico, sin contar con el primer y prácticamente único inconveniente: de que esa no es mi intención, ni una meta. Sólo hablaré del pequeño folleto de Trabajo asalariado y capital en este trabajo, con la intención de hacerla más asequible a la gente que esté interesada.

I. ¿Qué es el salario? ¿Cómo se determina? Marx es reprochado de no haber expuesto las causas o las relaciones económicas que forman la base material de la lucha de clases y nacionales de su tiempo (y claro, de nuestros tiempos). Únicamente se limitaba a hablar sobre esas luchas, pero no sobre la base de esas luchas. Es por eso que se propone a hablarnos sobre esa base económica que es capitalismo, que a su vez, se expresa en las relaciones humanas y más concretamente, en relaciones producción de bienes materiales.

Una relación primordial en el capitalismo es el salario tanto así que, no se podría comprender el capitalismo sin comprender el salario, es por ello que Marx empieza su folleto con una pregunta abierta a los obreros: ¿qué salario perciben?. La respuesta es variable según el oficio, pero todos tienen en común el tiempo de trabajo. Por tanto se diría que el capitalista les compra a los obreros su trabajo para poderlo usar en la fabricación de bienes materiales, y por tanto no habría explotación, pero esto no es más que la apariencia. Lo que en realidad le vende el obrero al capitalista es su capacidad de producir trabajo, o sea su fuerza de trabajo.

Con la misma cantidad que paga al obrero por un tiempo determinado de trabajo, puede el capitalista comprar otras mercancías. Por ejemplo, con 300 pesos que se le paga al obrero por día, puede comprar comida, ropas, insumos para la higiene, etc. Y al fin y al cabo, toda la cantidad de mercancía que se puede comprar con 300 pesos refleja una igualdad con las otras mercancías, si un par de zapatos cuesta un día de trabajo del obrero, la fuerza de trabajo del obrero es también una mercancía, por tanto el salario no es más que un nombre especial para el precio de la fuerza de trabajo. Pero no es una mercancía cualquiera, ésta tiene la capacidad de reproducir su precio y además crear un valor excedente llamada plusvalía, la cual se apropia el capitalista.

Cuando el capitalista injerta con movimiento al capital, contrata a obreros para producir mercancías que hasta ese entonces aún no se han producido. Pero para ello le paga por adelantado con dinero que tiene como reserva, o sea que su salario no viene de un trabajo hecho por el obrero y por tanto es inexplicable que digan los economistas burgueses que el capitalista le paga el trabajo al obrero, ¡cuando ni si quiera ha trabajado! Está aquí el centro del asunto, el capitalista reafirmando lo dichono le paga al obrero por su trabajo, si no por su fuerza de trabajo. El primer salario viene de un dinero que no ha salido del trabajo del obrero, sino de un fondo de reserva de dinero del capitalista para contratar proletarios. Cuando el obrero termina de hacer las mercancías, el capitalista las vende y obtiene dinero a cambio de ello, por ejemplo, si el capitalista le pagó como salario 2,500 pesos y al vender las mercancías obtiene 6,000 pesos, de esos 6,000 pesos tiene 2,500 pesos para pagar al obrero (y demás dinero para reponer materia prima y desgaste de maquinaria); al seguir trabajando el obrero, obtiene 2,500 pesos más de salario, pero ese dinero no viene de las futuras mercancías que hará, si no de las mercancías que trabajó anteriormente.

La fuerza de trabajo es una mercancía del obrero que la vende al capitalista. ¿Para qué la vende? Pues para obtener de ella medios de vida, como alimentos, ropa, ropa, educación en sus hijos, transporte, etc. El proletario no produce carros, ni televisores, tampoco ropa ni productos químicos y demás mercancías para él, él las produce para obtener un salario que le asegure medios de vida. Al obrero le tiene sin cuidado qué haga el capitalista con los productos que produce, eso es cosa que le debe de preocupar al capitalista. En la jornada de trabajo el obrero no tiene control sobre su vida, en esa jornada de trabajo el capitalista tiene más control que el obrero de su vida; la vida del obrero empieza terminando más allá de esa jornada de trabajo, ahí donde puede dormir, bailar, ir a la taberna, hacer lo que quiera de su vida. El proletariado no podría vivir sin vender su fuerza de trabajo y el capitalista sin comprar esa fuerza de trabajo.

La fuerza de trabajo no siempre ha sido una mercancía. El esclavo no vendía su fuerza de trabajo, si no que al ser vendido el esclavo, se vendía todo en él y para siempre. En la edad feudal, el siervo de la gleba vendía sólo una parte de su fuerza de trabajo, y no recibía un salario del dueño de las tierras, sino que el dueño de las tierras obtenía un tributo por trabajar esas tierras el siervo. Es en el capitalismo cuando el hombre vende su fuerza de trabajo, y lo vende en partes, o sea en horas de trabajo. Su fuerza de trabajo está a la venta del mejor postor, si un capitalista quiere comprar su fuerza de trabajo en 1,000 pesos y otro en 1,200 pesos, el proletario trabajará para el que ofrece 1,200 pesos. El obrero no pertenece a un capitalista, sino a la clase capitalista en conjunto.

II. ¿Qué es lo que determina el precio de la mercancía? Como ya vine explicando en escritos pasados, toda mercancía tiene valor de cambio al intercambiarse con otra mercancía su valor de uso por el de la otra. El valor de cambio, midiéndola en dinero, se llama precio. Y a su vez, el precio lo determina otra relación humana: la relación de la oferta y la demanda, encarnada en compradores y vendedores. Es bien conocido entre burgueses y socialistas, que la demanda y la oferta influyen en el precio de las mercancías. Así es como funciona:

1] Competencia entre vendedores: Las relaciones entre capitalistas es la misma relación que rige entre las bestias incapaces colaborar, me refiero a la ley de “el más fuerte es el que sobrevive”. Los capitalistas al vender sus mercancías intentan siempre acabar con la competencia. Para ello, el que venda más barato el mismo producto de la misma rama industrial o empresarial, ganará más compradores; así es que esta relación, abarata el precio de las mercancías.

2] Competencia entre compradores: Cuando hay muchos compradores y pocas mercancías que vender, los capitalistas aprovechan esta necesidad del comprador y suben los precios: quien llegue a la suma pedida, es el que compra la mercancía [2].

3] Competencia entre vendedores y compradores: Los primeros quieren vender más caro, y los segundos comprar más barato. El resultado dependerá de las condiciones en las que estén ambos competidores.

Todo esto nos da como resultados el alza y la baja de los precios de las mercancías. ¿Qué es lo que determina la relación entra la baja y la alza? La respuesta está en el costo de producción, el precio siempre puede estar arriba

o abajo del costo de producción. Cuando una mercancía sube su precio, baja en proporción el de las otras

mercancías, pues el precio de una mercancía no hace más que expresarse en el de las otras. Tomemos como ejemplo una mercancía “A”, si ésta sube el doble de precio, las demás mercancías bajan a la mitad siempre y cuando haya una comparación entre estas mercancías [3].

¿Qué ocurrirá cuando sube el precio de una mercancía? La cantidad de capital en la rama donde sube el precio de las mercancías, sube. Los capitalistas olerán las delicias de las ganancias en esas mercancías e invertirán en ella. Y dejarán de afluir los capitales hasta que se nivele la demanda y la oferta. Mientras que en las que bajan los precios, los capitales dejarán de fluir a esa rama industrial y escaseará si no es que perecerá por fin esa rama industrial o mercancía [4].

Marx nos aclara que no debe de entenderse el precio como lo entienden los economistas burgueses. Para ellos el precio medio es el costo de producción y que las fluctuaciones de la oferta y la demanda son obra del azar. Y de igual forma que vemos economistas que piensan así, hay quienes lo ven en sentido opuesto, que la oferta y la demanda es una ley y que el precio medio es producto del azar. La realidad es que estas oscilaciones son terremotos que hacen estremecerse los fundamentos de la sociedad capitalista, como diría Marx.

El costo de producción está conformado por 2 elementos. Una por las materias primas y el desgaste de la maquinaria e instalaciones y por otra parte, también está conformado por el salario del proletario.

Como veníamos diciendo, la fuerza de trabajo es también una mercancía, y como tal también está sujeta a la

acción de la oferta y la demanda. Cuando es innecesaria la fuerza de trabajo, baja la demanda de los capitalistas

y por tanto baja su precio, pero cuando escasea o se incrementa la demanda, sube el precio de la fuerza de trabajo.

Ahora viene una pregunta que nos hace Marx y que podría habérsenos ocurrido probablemente, ¿qué es lo que determina el costo de producción de la mercancía fuerza de trabajo? Pues el hombre no es un objeto material hecho por el trabajo humano ni por materias primas trabajadas en una fábrica. Lo que determina su costo es lo que cuesta sostener al obrero como tal obrero y educarlo para ese oficio. Por tanto cuanto menos cueste educarlo para tal oficio, es menor su salario, es por esta razón que el salario que requiere de una carrera o curso de preparación llega a costar más que en los que no necesitan pasar por una formación académica. Hablando en términos sociales más que individuales, el salario mínimo es el precio que cuesta para mantener y reproducir a la clase obrera en una sociedad. Es el justo mínimo para que el obrero se reproduzca y se mantenga vivo para seguir trabajando para el capitalista [5].

Las relaciones económicas cambian, y por tanto las relaciones sociales también. No son las misma relaciones sociales en el capitalismo que en las del comunismo, ni tampoco que en la del feudalismo [6]. Conforme una fue quitando a la otra, se fueron creando situaciones que obligaban a la misma etapa a caducar. Con el desarrollo de la tecnología en la industria, el feudalismo se hizo obsoleto y el capitalismo tuvo que sustituirlo. Pero siempre en las relaciones esclavistas, feudales y capitalistas, fueron los explotados quienes tumbaron al viejo régimen y poner el uno sobre el otro [7].

También el capital es una relación social de producción. Es una relación burguesa de producción, una relación entre el capitalista y el obrero: sin capital no hay venta de fuerza de trabajo. Como pregunta Marx, ¿Un obrero de una fábrica algodonera produce solamente tejido de algodón? No, produce capital. Porque el obrero al trabajar los objetos y herramientas de trabajo, produce una mercancía que al ser vendida se obtiene de ella dinero usable para ser capital, sólo que este dinero no le pertenece a él, sino sólo su salario.