Вы находитесь на странице: 1из 439

Mensajes para los jóvenes

Ellen G. White

1967

Copyright © 2012 Ellen G. White Estate, Inc.

Información sobre este libro

Vista General

Este libro electronic es proporcionado por Ellen G. White Estate. Se incluye en el más amplio de libertadLibros online Colección en el sitio de Elena G. De White Estate Web.

Sobre el Autor

Ellen G. White (1827-1915) es considerada como el autor más traducido de América, sus obras han sido publicadas en más de 160 idiomas. Ella escribió más de 100.000 páginas en una amplia variedad de temas espirituales y prácticos. Guiados por el Espíritu Santo, que exaltó a Jesús y se refirió a las Escrituras como la base de la fe.

Otros enlaces

Licencia de Usuario Final

La visualización, impresión o la descarga de este libro le con- cede solamente una licencia limitada, no exclusiva e intransferible para el uso exclusivamente para su uso personal. Esta licencia no permite la republicación, distribución, cesión, sublicencia, venta, preparación de trabajos derivados, o cualquier otro uso. Cualquier uso no autorizado de este libro termina la licencia otorgada por la presente.

Para más información

Para obtener más información sobre el autor, los editores, o cómo usted puede apoyar este servicio, póngase en contacto con el Elena

I

G. de White en mail@whiteestate.org. Estamos agradecidos por su interés y comentarios y les deseo la bendición de Dios a medida que lee.

I I

Prefacio

Antiguamente, cuando Jerusalén iba a ser reedificada, el profeta oyó en visión que un mensajero celestial decía a otro: “Corre, habla

a ese joven”. Y así, en estos días, se ha dado a los jóvenes adventistas de ambos sexos una parte importante que realizar en el último drama de la historia terrenal. “El Señor ha designado a los jóvenes para que acudan en su ayuda”.—Joyas de los Testimonios 3:105. “Con semejante ejército de obreros, como el que nuestros jóve- nes, bien preparados, podrían proveer, ¡cuán pronto se proclamaría

a todo el mundo el mensaje de un Salvador crucificado, resucitado y

próximo a venir!”—La Educación, 263. Los jóvenes de este movimiento han estado recibiendo mensa- jes como éstos, mediante el espíritu de profecía, desde el mismo comienzo de nuestra obra. El instrumento escogido del Señor para la manifestación de este don, la Sra. Elena G. de White, era una joven que apenas tenía diecisiete años cuando comenzó su obra. Conocía las luchas de la niñez y la juventud con los poderes de las tinieblas, y la vida victoriosa en Cristo. Muchos mensajes de instrucción, simpatía, reprensión y aliento han salido de su pluma, dirigidos expresamente a los jóvenes. Y estos mensajes, que dirigen siempre la mente de los jóvenes a Cristo y a su Palabra como la única fuente de poder para la formación de hombres y mujeres cristianos y nobles, han hecho mucho para fomentar el espíritu de consagración que ha caracterizado a tantos de nuestros jóvenes. En 1892 y 1893 se dieron mensajes que sugerían la necesidad de que nuestros jóvenes se organizaran en grupos y sociedades para la obra cristiana. A raíz de estas sugestiones se organizaron las sociedades de jóvenes misioneros voluntarios, que han demostrado ser un gran poder elevador y sostenedor en la vida de la juventud adventista del mundo entero. Aunque muchos de los escritos de la Hna. White destinados a los jóvenes se han publicado en sus libros, numerosos artículos que

I V

aparecieron en la revista Youth’s Instructor y en otros lugares no se han conservado en forma permanente. Estas instrucciones son una herencia preciosa, y debieran estar en las manos de todos nuestros [6] jóvenes hoy día. El Departamento de Jóvenes de la Asociación General ha repasado, por lo tanto, todo lo que ella ha escrito en nuestros periódicos desde el comienzo de sus labores, y ha elegido los temas referentes a los jóvenes y a sus problemas. Aunque no ha sido posible conservar siempre el artículo entero, se ha tenido cuidado de hacer la selección de tal manera que dé claramente la idea del autor sobre el asunto tratado. La compilación y el arreglo de los artículos que aparecen en este tomo, fueron hechos de común acuerdo por los fideicomisarios de la Corporación Editorial E. G. White y los directores del Departamento de Jóvenes de la Asociación General. Cumpliendo el propósito de ofrecer a los lectores de habla caste- llana los más valiosos mensajes dados por Dios a su pueblo mediante Elena de White, y gracias a la labor esmerada de los editores que han revisado la buena traducción de la edición anterior, este material se publica en la atractiva forma presente. Esperamos que el interés de nuestros jóvenes los inducirá a estudiar cuidadosamente todos los mensajes enviados a la iglesia remanente mediante el espíritu de profecía. Nuestro más ferviente ruego es que estos mensajes sean una fuente de gran fortaleza moral para los jóvenes adventistas de habla castellana en todo el mundo para el perfeccionamiento del carácter cristiano y para dar nuevo impulso a la consumación de nuestra gran tarea: “El mensaje adventista a todo el mundo en esta generación”.

Departamento de Jóvenes de la Asociación General

* * * * *

Para facilitar la tarea de quien desee encontrar con rapidez el texto del original inglés de un determinado pasaje, al pie de cada página se ha colocado entre corchetes el número de la página inglesa cuyo texto comienza con ella. Cuando aparecen dos números, se debe a que el texto de dos páginas consecutivas del inglés empiezan en esa determinada página de la versión castellana. Otras veces

[7]

una página del texto inglés requiere algo más de una página en castellano, y por eso el mismo número de la página del original inglés aparece repetido al pie de dos páginas de esta obra.—Los editores.

Índice general

Información sobre este libro

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

I

Prefacio

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

I V

Introducción

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

21

Capítulo 1—La edificación del carácter para la eternidad

 

22

Un

fiel

amigo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

23

Sección 1—El propósito de Dios para la juventud

 

25

Capítulo 2—Un llamado a la juventud

26

Llamados a un elevado destino

26

Sed portadores de luz

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

27

Tened ideas amplias

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

28

El llamado a alistarse

Elementos esenciales del carácter

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

29

29

Capítulo 3—Tratemos de agradarle

30

Capítulo 4—Normas para alcanzar el éxito

31

. Completa consagración Afirmad vuestra libertad

Fiel integridad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

31

32

33

Entrega

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

33

La elección de vuestro destino

34

Preguntas escudriñadoras

35

Capítulo 5—Nuestro día de oportunidad

36

La clase de obreros que se necesita

36

Nuestra fuente de eficiencia

37

Justicia interior

.

. Capítulo 6—Alturas que se pueden alcanzar

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

37

39

La religión es la base de la vida

39

Responsabilidades elevadas

39

Influencia de la religión

40

Nuestra administración de los talentos

41

Un alto ideal que alcanzar

42

Conductos de la gracia de Dios

42

Capítulo 7—Las normas de eficiencia

Cómo adquirir la idoneidad para el servicio

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

43

43

La habilidad no es piedad

44

V I I

V I I I

Mensajes Para los Jóvenes

El agente escogido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

45

Capítulo 8—Escalad las alturas

46

. Cómo hacer frente a los obstáculos

El progreso diario

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

46

46

Capítulo 9—En sociedad con Dios

48

Hacia alturas cada vez mayores

49

Sección 2—El conflicto con el pecado

51

Capítulo 10—Satanás es un poderoso enemigo

 

52

Satanás

disfrazado

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

52

La batalla por cada alma

53

Capítulo 11—El carácter del conflicto

55

Llamamiento a oponerse a las fuerzas del mal

 

55

La ayuda del Espíritu Santo

56

El precio de la victoria

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

56

Capítulo 12—El esfuerzo especial de Satanás

58

La confianza propia es fatal

59

La destrucción de la confianza

59

El dominio

de la

mente

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

60

El velo se levanta

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

60

Capítulo 13—La tentación no excusa el pecado

El

ideal

de

Dios

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

 

62

Capítulo

63

En la fuerza del señor Capítulo 15—El templo del alma

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

63

65

65

. Sagrarios profanados

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

66

La degradación causada por la entrega a la sensualidad

 

66

Ayuda en la tentación

. Capítulo 16—No os perteneceis

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

66

68

Resultados de la consagración completa

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

68

Todas nuestras facultades le pertenecen

69

El precio de un alma

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

69

Se requiere decisión

Capítulo 17—La verdadera conversión

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

70

71

No se trata de sentimientos, sino de un cambio de vida

 

71

El carácter práctico de la religión genuina

72

La vida santificada

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

72

Las

cuerdas

de

Satanás

. Capítulo 18—Consejos a una hija consentida

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

74

75

Índice general

I X

El dominio de la imaginación

75

El sometimiento de las pasiones y los afectos

76

Capítulo 19—La fortaleza de carácter obtenida por la lucha . 77

La pureza no depende de las circunstancias

78

La muerte antes que la deshonra

79

Capítulo 20—Cómo resistir la tentación

80

Hay que esquivar las tentaciones innecesarias

El examen

de

si

mismo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

80

El deber antes que la inclinación

81

Capítulo 21—La falacia del pecado

Capítulo 22—Una advertencia contra el escepticismo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

82

82

84

El peligro de la relación con los escépticos

84

La confianza propia y la ceguera

85

Se necesita valor moral

86

La tempestad se avecina

87

La dependencia diaria de Dios

88

Capítulo 23—Un punto débil

89

El dominio del pensamiento

90

Sección 3—La vida victoriosa progresiva Capítulo 24—Hacia adelante y hacia arriba

.

.

.

.

.

.

91

92

Dios no es irrazonable

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

93

. Desarrollad la confianza

.

.

Capítulo 25—El perfeccionamiento del carácter

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

93

El costo de la victoria

.

.

.

.

.

.

94

96

Proponeos un blanco elevado

96

Cultivad todas las gracias del carácter Sus mandatos son habilitaciones

.

.

.

.

.

.

97

97

Nuestra constante dependencia

98

Capítulo 26—La batalla de la fe

99

. Un conflicto que dura toda la vida

Fe viviente

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

99

100

Capítulo 27—Apropiaos de la victoria

101

La fe y el deber

.

.

.

.

.

. Capítulo 28—Como ser fuertes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

102

103

Contemplad su gloria

103

Gozo mediante el arrepentimiento

.

.

.

.

.

104

Capítulo 29—La vida victoriosa

105

La influencia dominante

106

X

Mensajes Para los Jóvenes

Capítulo 30—Fe viviente

107

No dependáis de los sentimientos

107

. La contemplación de Cristo

No os desaniméis

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

108

108

El cambio de las maneras habituales de pensar

109

La santificación es una tarea diaria

109

Haced de la religión una tarea

110

La santificación es una experiencia progresiva

111

El valor de las pruebas

112

El lugar secreto del poder

112

Capítulo 31—La unión con Cristo Sección 4—El andar en la luz

.

.

.

.

.

.

.

.

.

113

115

Capítulo 32—El crecimiento en la gracia

116

El crecimiento es necesario para la estabilidad

116

El examen del corazón

117

. Posibilidades ilimitadas para el bien

Velad y

.

orad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

117

118

La entrega de si mismo

119

Capítulo 33—La conformidad con el mundo

120

El camino ancho

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

120

La preparación para la venida de Cristo

122

¿Qué aprovechara?

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

123

Capítulo 34—Una experiencia cristiana genuina

124

La gracia salvadora

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

124

Los primeros pasos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

125

Despejad el camino para recibir la bendición de Dios

 

125

Capítulo 35—La disciplina propia

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

127

El poder del dominio propio

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

127

El dominio del espíritu

128

No hay excusa para el pecado

129

Capítulo 36—Una experiencia viviente

130

El poder de la cruz

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

130

. Se necesita un conocimiento experimental

La lealtad

a

Cristo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

131

132

La comunión con Cristo

132

La religión no es un sentimiento

134

Capítulo 37—Fiel en lo poco

135

Un carácter bien equilibrado

135

Índice general

X I

La fidelidad en la vida diaria

136

Capítulo 38—La responsabilidad por la luz recibida

 

138

Capítulo 39—Seriedad de propósito

139

La cooperación con Dios

139

El servir de todo corazón

140

El valor de la concentración

140

El motivo más elevado

141

Gozo permanente

.

. Capítulo 40—El ejercicio de la voluntad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

142

143

. La fuerza obtenida por la sumisión de la voluntad

La inestabilidad y la duda

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

143

143

La unión de la voluntad de Dios y la del hombre

 

144

El esfuerzo especial es esencial

146

Capítulo 41—La dirección divina

147

Capítulo 42—La obra silenciosa del Espíritu Santo

148

Evidencia de la ayuda divina

149

Capítulo 43—El Cristo que mora en nosotros

150

Su respuesta a nuestra fe Amoldados por su amor

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

150

151

La perla de gran precio

152

Capítulo 44—La abnegación

153

Capítulo 45—El carácter que Dios aprueba

154

Se requiere esfuerzo perseverante

154

La influencia de los compañeros

155

Cristo, nuestra única esperanza

155

Capítulo 46—La presencia permanente de Cristo

157

Sección 5—La preparación para la obra de la vida

159

Capítulo 47—La educación cristiana

160

Cristo, el gran educador

160

Capítulo 48—La verdadera educación

162

Lo esencial en la educación

163

La educación superior

 

163

Capítulo 49—La necesidad de una educación cristiana

164

La preparación para un servicio superior

164

. El conocimiento y la disciplina propia

Una educación completa

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

165

165

Responded a la expectativa de vuestros padres

166

Capítulo 50—La educación para la eternidad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

167

X I I

Mensajes Para los Jóvenes

Capítulo 51—Una preparación práctica

168

La educación simétrica

168

El beneficio del trabajo útil

169

En el campo misionero

170

Capítulo 52—La lealtad de los estudiantes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

171

. El valor de la disciplina escolar

El carácter y la conducta

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

171

172

Capítulo 53—Oportunidades para el estudiante

 

173

Ayudad

a

otros

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

173

El dominio completo de lo fundamental

.

.

.

174

Capítulo 54—Adiestramiento para el servicio

175

Consagrad vuestra capacidad a Dios

175

Preparación para contingencias futuras Equilibrados por los principios debidos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

176

176

Capítulo 55—La aspiración de mejorar

178

Capítulo 56—La verdadera sabiduría

179

La Biblia y la ciencia

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

179

Enseñados por Dios

Capítulo 57—Fijad una norma elevada

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

180

182

Mantened la personalidad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.