Вы находитесь на странице: 1из 96
HISTORIAS CORTAS DE FALLEN

HISTORIAS CORTAS DE FALLEN

Antes del fuego Lo que le paso a Trevor El día libre de Arriane I

Antes del fuego Lo que le paso a Trevor

El día libre de Arriane

I N D I C E

El primer avistamiento de Daniel

La pelea de Daniel y Gabbe.

Fragmento exclusivo de diario de Daniel. Daniel en LA.

El diario de Shelby

Cam se va de cacería

Dentro de la oficina de Francesa

Una cita con un proscrito Miles en la oscuridad

El regalo de Daniel

Daniel en el juicio.

Antes del fuego Luce tenía una mancha de aceite en la mejilla y una mancha

Antes del fuego

Luce tenía una mancha de aceite en la mejilla y una mancha pegajosa cerca del dobladillo de su camisa. Sus zapatillas blancas eran ahora de un espumoso color gris. Pero a ella no le importaba; apenas se dio cuenta. Estar tan cerca de un Alfa Romeo del 67 era un gran beneficio de su trabajo luego de la escuela. Luce estaba muy a gusto con ese trabajo.

Había tenido una especie de sentimiento de navidad por la mañana, cuando te levantas a buscar los regalos, cuando uno de los pocos coches antiguos de la ciudad entro en la tienda. El pequeño cómodo convertible Fiat o el chisporroteo que hace el Chevy Impala. Eran mucho más geniales que los Mustangs y4Runners último modelo.

Esos eran los trabajos a los que Luce les temía. Los que parecían por dentro más como computadoras que como coches, por eso prefería los antiguos. Son los tipos de coches que llevaría uno de los ricos estudiantes de preparatoria que asisten con Luce en Dover.

Y eso apestaba.

Los chicos de su clase de pre-calculo se la pasaban mirando sus manchas de grasa y los cortes en su atuendo, sus expresiones la hacían sentir aún más sucia de lo que ya era. Las chicas que tenían sus casilleros al otro lado del de ella entraron a la tienda juntas, luciendo tan artificiales con su brillo y rímel. Ellas dejaron sus BMWs y luego fueron a la tienda de Jake por cigarrillos mientras esperaban sus coches. Ellas no se fijaron en Luce de la manera en como lo hicieron los chicos. No la miraban en absoluto.

Pero era un pequeño precio que pagar para poder tener sus manos en un par

Pero era un pequeño precio que pagar para poder tener sus manos en un par de coches clásicos. Como en el que estaba trabajando hoy. Seguro, el Alfa era un poco áspero en los bodes. Su transmisión ya había sido reemplazada dos veces y parecía que necesitaba ser reemplazada otra vez. Windows no se había hecho con él.

Pero era un coche de unos cuarenta y tantos años. Debió de haber estado en lugares y haber visto cosas que Luce ni siquiera podría imaginar. Tenía una historia y dignidad. Historias que podían eclipsar a cualquier otra de los carros lujosos que manejan sus compañeros en Dover.

Con un calambre en el codo y un profundo sentido de satisfacción, Luce desenrollo el tapón del drenaje del Alfa y vertió aceite. Luego rodo sobre su cuerpo debajo del carro.

- Es muy tarde para que estés aquí.

Las voz sorprendió a Luce. Aunque no sabía porque debería haberse sorprendido. El Sr. Pisani, el jefe de Luce. Prácticamente vivía en esa tienda. Aunque en realidad, vivía en el piso de arriba, con su esposa y sus tres hijos, en el apartamento anexo a la tienda, pero en los tres años que Luce ha estado trabajando para él, tratando de ganar algo de dinero extra para invertirlo en su educación en Dover, nunca lo había visto ir al piso de arriba.

- Estaba acabando.

Dijo Luce, apoyando sus codos en el suelo. El Sr. Pisani extendió su mano para ayudarla a ponerse de pie. Su mano era fuerte, su antebrazo bronceado y su cuerpo corpulento. Aun cuando sus manos habían dejado de trabajar en la tienda, seguían teniendo suciedad en los pliegues de la palma.

- Los chicos y yo vamos a extrañar tenerte por aquí este verano. Luce sintió

- Los chicos y yo vamos a extrañar tenerte por aquí este verano.

Luce sintió las comisuras de sus labios extendiéndose por su rostro. Para el Sr. Pisani eso era muy emocionante.

- Estaré de regreso en otoño.

Dijo Luce, agarrando el trapo menos sucio del caballete para limpiar sus manos.

- Si fuera por mí, me quedaría aquí todo el verano. Pero mis padres me quieren de vuelta en casa. Me echan de menos.

Una serie de golpes, seguido de unas cuantas palabrotas en italiano se escucharon al otro lado de la tienda. A través de las ventanas interiores, Luce pudo ver a los tres hijos del Sr. Pisani haciendo lucha libre en el vestíbulo.

- Imagine esto.

Dijo el Sr. Pisani, mirando hacia la ventana; Sus hijos habían desaparecido de la vista, Hizo una mueca cuando escucho un estrepito metálico.

- Tal vez tus padres te quieran echar de menos un poco más este año. Llévate a estos Briccones a Georgia contigo este verano.

Luce soltó una carcajada. Como la única hija de sus padres demasiado convencionales. Se imagino a los hijos de Pisani luchando en su tranquila sala de estar. Sus padres nunca han tenido que lidiar con una horda de chicos bulliciosos. Han tenido que lidiar con Luce, y con las cosas más silenciosas y oscuras que vinieron con su crianza. El Sr. Pisani le dio unas palmaditas en su espalda y señalo el vestíbulo con su cabeza.

- No te vayas sin decir adiós ¿Me oyes? Estaré en la oficina. Tengo receptores

- No te vayas sin decir adiós ¿Me oyes? Estaré en la oficina. Tengo receptores hasta en mis oídos.

- Está bien.

Luce reunió las pocas cosas de su cubículo, tirando de una camisa de su bolso y luego tirando de él. Su móvil estaba en el bolsillo frontal del medio. Estaba vibrando. Un mensaje de Callie con las direcciones de la fiesta de final de año de Rachel Allison cerca del lago. Luce no quería ir. Ella nunca había estado en ninguna de las fiestas de Rachel, pero se imaginaba que habrían aún más rumores insoportables de los que siempre habían los lunes por la mañana como: Rachel y Trevor terminaron Rachel y Trevor fueron vistos en la cama del a habitación del yate del padre de Rachel. Collins y Eli tienen un concurso de vómitos en el lago .

Pero es la última noche del año . Callie había dicho esa misma mañana en la ducha que queda al lado del dormitorio de Luce. Nos divertiremos . Frotándose el Shampoo de sus ojos, Luce farfullo. Precisamente es la razón por la cual no deberíamos ir a esa fiesta poco convincente de preparatoria.

- Oh, vamos. Sabes-quien-estará-ahí.

Dijo Callie cantando.

- Comienza con una TR-y termina con ¡Tu obsesión platónica!

Trevor Beckman. Él no ha sido su obsesión por siempre. Solo los 540 días que

Trevor Beckman. Él no ha sido su obsesión por siempre. Solo los 540 días que Luce ha estado en Dover. Ella no podía evitarlo. Ni lo trataba de hacer. Demasiado alto y musculoso, con un maravilloso cabello color arena, Trevor era por mucho el

chico más sexy en Dover. Por los primeros meses de clase cuando Luce todavía tenía que arrastrarse para ver al Dr. Sanford, su psiquiatra en Shady Hollows, tres

y a veces cuatro veces por semana luego de la escuela, era mucho más brillante

su día con solo ver la sonrisa de Trevor en los pasillos. Ni siquiera le sonreía a ella.

Eso solo había pasado unas cuantas veces, y normalmente la hacían sentirse más nerviosa que cualquier otra cosa. No, a ella le gustaba simplemente ver su sonrisa a través de la habitación, la forma en la que sus ojos realmente parecían centellear. Como un oscuro pensamiento nunca había atravesado su precioso rostro. Sola en el garaje, Luce deslizo su móvil de vuelta a su mochila, y el mensaje de Callie de vuelta a su mente. Ella apenas era capaz de pedirle a Trevor

que le pasara el Bisturí en Biología. Al igual que ella iba a ser capaz de hablarle en medio de la fiesta de su novia. Era cómodo aquí, en la tienda, con los Pisani. Eran divertidos, porque antes de que ella se hubiera mudado a New Hampshire para ir

a Dover (Para ir al psiquiatra, en realidad) Luce tenía el menor interés en coches.

Seguro,

ella había esperado tener uno cuando tuviera sesenta años, pero eso tuvo que cambiar, cualquier cosa antigua de su vida tuvo que cambiar. Antes de que comenzara a trabajar aquí, un cambio de aceite significaba lavar su cabello por primera vez en unos cuantos días. Pero ahora, a veces este sucio garaje se sentía más como un hogar que cualquier otro lugar que Luce conociera. Ella extrañaba a sus padres, por supuesto, pero las cosas eran difíciles con ellos. Su hogar entero parecía hundirse bajo el peso de los conflictos´ de Luce. Conflictos. Era una

palabra utilizada por sus padres, que le recordaba a Luce que en realidad su padres

palabra utilizada por sus padres, que le recordaba a Luce que en realidad su padres no querían conocer los detalles de esos Conflictos . Tal vez ese no era el caso. Tal vez si se preocupaban y si les interesaba. Bien, ella sabía que se preocupaban. Pero era la atención y preocupación de sus padres lo que hacía imposible hablar con ellos sin sentir que Luce estuviera loca. A veces parecía que la única cosa que salvaba su relación era el hecho de que ella siempre estaba ocupada con la escuela durante la mayor parte del año. Cuando ella está en casa, es dolorosamente obvio cuan preocupados están sus padres por ella. Y ella no tenía que lidiar con cosas como el Sr. Pisani. Solo los tres chicos: Dominick , el hijo más joven y tímido, al cual trataban como un príncipe; Frankie, el del medio, siempre enamorado de una mujer mayor, que utilizaba a Luce para desahogarse como si fuera su diario personal; Y Joe, el mayor, que era tan protector con Luce como la hermana menor que nunca

tuvo. Luce los quería mucho, a todos ellos. Ella siempre quiso tener hermanos. Ella quería al Sr. Pisani, también, aunque no había nadie como su padre. Torpe y con mala suerte, pero siempre haciendo bromas. El Sr, Pisani y sus hijos la hacían sentir cómoda. Normal, incluso. A Luce no le gustaba pensar que eso solo era así porque no habían visto el lado oscuro de ella.

Ella apago las luces del garaje y camino por el estrecho vestíbulo hacia la oficina del Sr. Pisani. Hora de decir Adiós. Se sentía rara y triste, un poco sola y algo más que no tenía nombre. Todo el día el sentimiento la había estado persiguiendo. Ella había estado totalmente consciente de las sombras de la tienda, pero hasta ahora, nada fuera de lo normal. Probablemente eran los nervios de irse.

Irse ¿Por qué no se había dado cuenta? Luce estaba enfrente de la puerta de la oficina del Sr. Pisani cuando lo recordó: El tradicional regalo de despedida de verano. Los Pisanis hacían eso cada año. Ella gimió, pero fue la clase de gemido

que hace la gente cuando se sienten halagados, como un chico en un salón de

que hace la gente cuando se sienten halagados, como un chico en un salón de karaoke obligado por sus amigos a cantar una y otra canción. Luce estaba sonriendo cuando llamo a la puerta. Con total seguridad, El Sr. Pisani y sus hijos la estaban esperando en la oficina. Ningún receptor en las orejas de nadie. Solo Frankie, saliendo de detrás de la puerta con un trapo grasoso usado como venda.

-

Ustedes. -Luce se rio.- No tienen que hacer esto cada año, estaré de regreso en tres meses. Yo Shhh.

-

La regañaron todos en unísono. Riendo y discutiendo entre ellos en Italiano, como lo hacían cada año, le vendaron los ojos a Luce con la venda improvisada. Como lo hacían cada año, y la llevaron a la habitación de atrás para su sorpresa anual. Cuando Luce dijo que conocía tan bien la tienda de los Pisani que podría caminar por ella con los ojos vendados no estaba bromeando. La experiencia le había enseñado a Luce a no esperar demasiado. Tan dulce como eran los hombres Pisani, no eran exactamente expertos en el arte de regalar. En su primer año, le habían regalado el par de pendientes más llamativos del mundo, sin duda sacados de la tienda de joyas de la Sra. Pisani:

Flores de color purpura de seda del tamaño de dos pelotas de Golf, con un montón de joyas colgando perezosamente de una plata amanzánate. Ella había considerado empeñarlas, había una excelente tienda de consignación abajo en la calle de la casa de sus padres. Pero cuando estaba cerca de hacerlo, se dio cuenta que no podía separarse de las cosas feas.

En su segundo año, los Pisanis le dieron una bufanda de gran tamaño tejida a

En su segundo año, los Pisanis le dieron una bufanda de gran tamaño tejida a mano por la abuela Pisani. Luce la había utilizado para calentarse un par de veces, hasta que Collin Marks le dijo en la clase de bilogía que la bufanda era del mismo color que el feto de cerdo que estaba disecando. Desde que Collin se hizo amigo de Trevor, y este se rio (Solo un poco, intentado disimular) fue lo que llevo la bufanda a las regiones más profundas del armario de Luce.

- Redobles, por favor.

Dijo Dominick con un acento suave. Habían dirigido a Luce a la puerta trasera de la habitación. Obedientemente, Luce golpeo las palmas contra sus muslos.

- Bien, ¿Qué te parece?

Le pregunto el Sr. Pisani antes de que le hubiera quitado la venda de los ojos. Para la mayoría de personas, al verlo visto delante de ellos solo habrían visto un montón de chatarra, metal oxidado, pintura descascarada y un tubo de escape roto. Pero Luce vio su belleza en todo su potencial. Era una Honda Triumph negra del 89. Ella había visto a Joe resucitar ese montón de chatarra semanas atrás. Había estado babeando todo el año por esa moto que Joe había arreglado.

- De ninguna manera.

Jadeo ella, cayendo de rodillas ante la moto vieja.

- De ninguna manera, ¡de ninguna manera!

- Claro que sí.

Dijeron los Pisanis juntos, sonando complacidos.

- ¿Te gusta? -Pregunto Dominik mostrando sus blancos dientes detrás de su cara grasienta de

- ¿Te gusta? -Pregunto Dominik mostrando sus blancos dientes detrás de su cara grasienta de mecánico.- Digo necesita unas pocas reparaciones.

- ¿Unas pocas? Resoplo el señor Pisani.-

- Te dije que iba a repararla este verano mientras ella se iba.

- Pon un poco de pelo en su pecho.

Murmuro el Sr Pisani a Luce. Luce miro a Dominick, quien agacho su cabeza solo un segundo demasiado tarde para evitar que Luce viera el rubor de sus mejillas.

- No puedo aceptar esto.

Dijo ella, deseando inmediatamente resistir su molesta tendencia a ser amable y gritar un ¡sí!´

- Si puedes -Dijo el Sr. Pisani suavemente.- Lo harás. Ven en Septiembre, estará tan hermosa que no podrás resistirse.

Luce paso su mano por el desvanecido asiento negro de la moto. La lluvia y el tiempo habían dañado el asiento un poco, la espuma se salía por los bordes. Pero le daba un toque genial y fresco a toda la moto. Luce la adoraba completamente.

- Es perfecta .

Dijo, esperanzada. No podría querer ninguna otra cosa.

- Una chica como tú necesita un par de llantas rápidas para defenderse de todos

- Una chica como tú necesita un par de llantas rápidas para defenderse de todos esos chicos, ¿eh? - Gruño el Sr. Pisani. - ¿Te vas a quedar a cenar o qué? Huelo Boloñesa en el piso de arriba.

- No puedo, no.

- Ella es una hermosa joven. -Dijo Joe.- ¿Que te hace pensar que ella quisiera pasar aquí toda la noche? - Se volvió hacia Luce, que en realidad le hubiera encantado quedarse a cenar. Pero ya había aceptado demasiadas cosas de los Pisanis.

- Vamos. -Dijo Joe.- Te acompañare a la puerta. Abrazo al resto de ellos y les prometió llamarlos, y luego Joe la estaba siguiendo a la puerta del frente. Estaba oscureciendo y comenzaba a hacer frio. Luce estaba a punto de deslizar las manos en sus bolsillos para calentarse cuando Joe puso una llave en su palma.

- ¿Qué es esto?

Pregunto Luce. Pero ella sabía que era. La moto de Joe. Su dorada Honda Shawdow del 86.

- Escuche que hay una fiesta esta noche. -Joe sonrió - ¿No necesitas con que transportarte hasta el lago?

Luego pasó la mano por sus cabellos enmarañados y desapareció dentro de la tienda antes de que ella pudiera responder. Su móvil estaba vibrando otra vez. Probablemente más persuasión de Callie sobre la fiesta. Luce estaba sola en la callada noche de verano, la llave estaba tomando fuerza y calor dentro de su

puño. Otra vez tenía esa sensación. Un fuerte temor dentro de ella, se sintió ansiosa

puño. Otra vez tenía esa sensación. Un fuerte temor dentro de ella, se sintió ansiosa de que se convirtiera en algo más. Ella sabía que iría a la fiesta. Ella sabía que algo estaba por pasar. Algo grande, importante e inevitable. Algo difícil de descifrar Solo que ella no sabía si lo que sea que fuera a pasar iba a ser bueno o malo.

Ella se dirigió hacia la moto, haciendo sonar las llaves en su mano. Por un breve instante antes de encender el motor, pensó que buscaría a Trevor en la fiesta y lo invitaría a dar un paseo en el lago.

Lo que le pasó a Trevor Luce estaciono la motocicleta frente a la casa del

Lo que le pasó a Trevor

Luce estaciono la motocicleta frente a la casa del lago. Ella estaba enamorada. De la motocicleta: era una Honda Shadow del 86 y era hermosa. Su loca compañera de clase Rachel Allison, con su cabello teñido de rojo y su perfecto francés, había crecido, y aún vivía a unos pocos kilómetros al norte de su escuela, La Preparatoria Dover. Por lo que, cada vez que sus padres dejaban la ciudad, la mayoría de su clase, y la mayoría del pueblo eran el resultado de una inevitable fiesta. Esta era la primera vez de Luce. Cuando ella había registrado su turno en la tienda del Sr. Pisani, Luce había recibido tres mensajes de Callie: Uno con las direcciones de la fiesta. Otro haciéndole saber a Luce que Callie había tomado

prestado su negro flip-flops. Y el tercero con una foto de Callie bebiendo un mai tai

a bordo de una de las lanchas de Rachel. ¿Pero había sido el mensaje de voz?

No, el mensaje de voz de Callie no la había convencido. Lo que convenció a Luce

a aparecerse fue Trevor Beckman diciendo: Dile a Luce que se apure y llegue

aquí. Él era fácilmente el chico más genial de su clase. El más lindo, también. Trevor era el capitán del equipo de baloncesto, el rey de la preparatoria, y el compañero de laboratorio de Luce. Él también fue alguna vez el novio de Rachel Allison. Y aun así: él quería que Luce se apurara y llegara a la fiesta. Por supuesto, a Luce le gustaba Trevor. ¿A quién no le gustaría Trevor? ¿Alto y fuerte y siempre con una sonrisa en su rostro, con un cabello café oscuro que combinaba

a la perfección con sus ojos? Todo sobre este chico era atractivo. Pero era la

a la perfección con sus ojos? Todo sobre este chico era atractivo. Pero era la clase de atracción a la que Luce nunca planeo prestarle atención.

Ella nunca iba por ahí buscando chicos. Nunca lo ha hecho. Eso volvía loca a Callie, pero Luce estaba perfectamente cómoda admirando a Trevor y a sus músculos desde lejos. Mucho más cómoda que como se sentía en ese momento caminando hacia esa fiesta. Ella apago el motor de la motocicleta y se bajó de un salto antes de que alguien la viera y se preguntó cómo podría ella pagar una moto así alguna vez. Luce no podía permitírselo. Ella la tenía prestada solo por una noche de la tienda de motocicletas, donde ha estado trabajando medio tiempo durante los últimos tres años solo para poder pagar los imprevistos en Dover. Su dormitorio y su comida estaban cubiertos, vergonzosamente, por la escuela y solo una beca. Para conservar esa beca, Luce lo había hecho por tres años de clases con honores, manteniendo un promedio de A. Sin mencionar los tres años de sus sesiones semanales en Shady Pines, un secreto para todos en la escuela. Ella probablemente lo habría hecho por tres años sin ir nunca a una de las famosas fiestas de Rachel, de no haber sido por Joe, el hijo del Sr. Pisani que era unos años mayor que ella. Sexy en una forma oscura. Él siempre se había fijado en Luce, desde que ella comenzó a trabajar en la tienda. Él también sabía que ella deseaba la motocicleta que él había resucitado de su pedazo de mierda de metal. Justo antes de que Luce se fuera a la fiesta, él había deslizado la llave en la palma de su mano.

¿Qué es esto?

Escuche que hay una fiesta esta noche Joe sonrió ¿No necesitas con que transportarte hasta el lago?

Esa vez, Luce sacudió su cabeza. Ella no podía. ¿Pero entonces? En tres días, ella habría volado a casa para pasar el verano con sus padres en Thunderbolt,

Georgia, donde las cosas serían calmadas, fáciles y cómodas. Y aburridas. Tres meses enteros de

Georgia, donde las cosas serían calmadas, fáciles y cómodas. Y aburridas. Tres meses enteros de mucha, mucha aburrición.

Diviértete Joe le guiño un ojo a Luce. Y luego se marchó. La sensación de conducir una motocicleta, del viento contra su rostro, de la velocidad, la emoción de todo, le era familiar y a la misma vez como nada parecido en el mundo. La hizo sentir como si estuviera volando. Cuando ella cruzo el umbral de antorchas de la fiesta, Luce vio a Callie de pie cerca del agua rodeada por un circulo de muchachos. Ella llevaba puesto la parte de arriba de su bikini rojo, el flip-flop de Luce, y un largo pareo blanco atado en su cintura.

¡Por fin! Ella grito cuando vio a Luce. Callie estaba totalmente mojada. Ella debió de haber salido de nadar, lo cual Luce no podía imaginar haciéndolo en el frio y negro lago que se extendía más allá de ellos. Callie era la clase de persona que siempre enfrentaba sus miedos en el momento adecuado. Ella se acercó a Luce y le susurro:

- ¿Adivina quién acaba de tener la pelea más gigantesca de la historia?

Trevor estaba caminando hacia ellos, sosteniendo una copa y usando su camisa de baloncesto y su traje de baño. Detrás de él, a un par de pasos, el rostro de Rachel estaba ardiendo de ira.

- Justo a tiempo.

Dijo él, sonriendo a Luce.- Sus palabras salieron de su boca un poco confusas.

Rachel grito. Ella parecía como si tuviera muchas ganas de ir tras él,

pero se quedó quieta, con las manos en las caderas. ¡Esto es todo. Le estoy diciendo al camarero que ya no eres bienvenido! . Trevor se paró enfrente de Luce.

¡Trevor!

- ¿Qué tal un viaje a la barra conmigo? Callie le dio la espalda a

- ¿Qué tal un viaje a la barra conmigo?

Callie le dio la espalda a Luce, junto con un empujoncito justo antes de desparecer y que Luce quedara sola con Trevor Beckman. Tal vez ella debió haber cambiado su grasienta camiseta blanca y haber arreglado un poco su cabello antes de presentarse en la fiesta. Luce tiro de la

banda para liberar la larga trenza que llevaba al trabajo. Ella podía sentir los ojos de Trevor clavados en su oscuro y ondulado cabello, que llegaba hasta la mitad de su espalda.

- Una bebida suena bien.

Trevor sonrió, abriéndose camino hasta la barra. En medio del césped, Rachel se había reunido con sus secuaces. Cuando Luce paso con Trevor al lado de Rachel, esta inclino su cabeza hacia arriba y olfateo el aire.

- ¿Lo que huele es una estación de gasolina? Iiuu de la clase obrera.

Respondió la Rachel número dos. Shawna Clip era justo la otra mitad de Rachel, pero no era tan inteligente.

- Lo siento. -dijo Trevor, alejando a Luce de ese lugar.- Son un montón de perras.

Las mejillas de Luce entraron en calor. Ella no estaba afectaba por los insultos de Rachel, pero era vergonzoso que Trevor pensara que si lo estaba. Él se quedó mirándola por un momento, luego la llevo por detrás de la barra.

- Pensándolo bien, el papa de Rachel mantiene las cabañas llenas de licor también.

Él sonrió y señalo el bosque con su cabeza, al lugar donde el camino iluminado

Él sonrió y señalo el bosque con su cabeza, al lugar donde el camino iluminado por la luna llevaba hasta el lago Winnipesaukee. Las antorchas tikis estaban un poco lejos, y más allá, solo estaba el gran y oscuro bosque. Luce vacilo. El bosque era una de las razones por las cuales ella evitaba esas fiestas. Para todos los demás, la oscuridad de la noche significaba que era hora de volverse locos, en el buen sentido. Para Luce, era cuando las sombras salían. En el otro sentido de locura. Pero esta era la primera vez que estaba asolas con Trevor, sin contar las veces que han sostenido un bisturí juntos. Ella no iba a levantar sospechas de La chica rara diciéndole que no fueran al bosque.

- ¿Por aquí?

Luce trago saliva. Él le acaricio la mejilla con su pulgar. Luce se estremeció.

- Solo es oscuro hasta el claro, y voy a tomar tu mano todo el tiempo.

Era la mejor oferta que nunca le había hecho, pero Luce nunca sería capaz de explicarle a Trevor porque la propuesta no era tan buena en realidad. Porque ella se sentía como si estuviera caminando hacia una pesadilla a la que no se sentía capaz de ir. Si las sombras estuvieran ahí, la encontrarían. Ellas la molestarían. Pero Luce no podía contarle eso a Trevor. La oscuridad se cernía sobre ellos mientras caminaban. Luce podía sentir cosas turbias en los arboles sobre sus cabezas, podía escuchar un débil zumbido en las ramas. Pero mantuvo sus ojos en el suelo. Hasta que algo pellizco su hombro. Algo frio y duro que la hizo saltar a los brazos de Trevor.

- No hay nada que temer. ¿Ves?

Trevor comenzó a darle la vuelta, pero Luce tiro de su mano.

- Solo salgamos de aquí. Cuando llegaron al claro, la luna brillaba en lo alto

- Solo salgamos de aquí.

Cuando llegaron al claro, la luna brillaba en lo alto otra vez. Una limpia hilera de cabañas se extendía frente a ellos. Luce miro en dirección al bosque pero no podía ver el camino de regreso a la fiesta. Creyó oír el zumbido de las sombras en los arboles otra vez.

- ¿Una carrera?

Dijo ella. Comenzaron a correr en dirección a la primera cabaña, Trevor pisándole los talones hasta que ambos se derrumbaron en la puerta. Estaban riéndose y quedándose sin aliento. El corazón de Luce se aceleró por el esfuerzo, el miedo, y los nervios de lo que estaban haciendo en ese momento lejos de todos los demás. Trevor metió la mano en su bolsillo y saco una llave. La puerta crujió y entraron a la disponible y limpia cabaña. Había una chimenea, una pequeña cocina, y una muy prominente cama extra grande. Hace una hora, Luce nunca habría creído que estaría sola en la cabaña con su amor desde hace tres años. Ella no hacia cosas como esta. Nunca había hecho algo así en su vida. Trevor se trasladó directamente al bar y comenzó a verter un líquido café de una botella de vidrio esmerilado. Cuando él le entrego la copa pequeña, medio llena, ella ni siquiera sabía que no debía tomárselo todo de una sola vez.

- Whoa.

Se rio cuando ella se atraganto con la bebida.

- Por fin, alguien que necesita un trago tanto como yo.

Si Luce no hubiera estado tambaleándose por la quemazón en su garganta, tal vez se hubiera reído y hubiera entendido lo que Trevor dijo. ¿Acaso dijo Por fin, alguien que necesita un trago tanto como yo. ? Así que eso significaba que ella necesitaba un trago tan desesperadamente como lo necesitaba el.

El tomo su copa vacía y paso un brazo por la cintura de Luce, atrayéndola

El tomo su copa vacía y paso un brazo por la cintura de Luce, atrayéndola hacia él. Estaban tan cerca que su cuerpo estaba presionado contra el de ella. Luce podía sentir su pecho musculoso, el calor que desprendía su piel.

- Rachel y yo, estamos mal. ¿Sabías?

Oh Dios. Se supone que Luce debería sentirse mal por esto. ¿No es así? El la iba a besar y ella le devolvería el beso y eso significaría que su primer beso seria con alguien que tiene una novia. Una terrible bruja como novia, pero aun así era su novia. Luce no sabía que Trevor y Rachel estaban mal, pero de repente ella también supo que Trevor estaba mintiendo. Porque él no lo sabía. El solo estaba diciéndolo para que ella perdiera su tiempo con él. Porque, probablemente, él sabía que Luce estaba enamorada de él. Probablemente él la había atrapado mirándolo todos estos años. Él debe de tener el presentimiento de que ella lo deseaba. Ella lo quería, si, pero hasta ahora había sido una fantasía. Ahora que estaban tan cerca, ella no tenía idea de qué hacer con él. Ahora su rostro se cernía sobre el de ella y sus labios no estaban muy lejos. Sus ojos se veían diferentes a como lo hacían en la foto del calendario al que Luce estaba acostumbrada. Y de repente, ella se dio cuenta que no lo conocía tan bien después de todo. Pero ella quería hacerlo. A pesar de todo, ella quería saber que se sentía ser besada, besada de verdad, empujada contra una pared y besada intensamente, hasta que se sintiera mareada, hasta que estuviera tan llena de pasión que no existiera espacio para sombras o bosques oscuros, o una visita semanal al consultorio.

- ¿Luce? ¿Estás bien?

- Bésame. Susurro. No se sentía del todo bien, pero ya era demasiado tarde. Los

- Bésame.

Susurro. No se sentía del todo bien, pero ya era demasiado tarde. Los labios de Trevor se abrieron y se juntaron con los de ella. Ella abrió su boca pero no encontró dificultades para devolverle el beso. Su lengua se sentía enredada. Ella estaba luchando en sus brazos como en un sueño, tratando de no luchar contra el beso, tratando de hacerlo y dejar que sucediera. Los brazos de Trevor envolvieron su espalda, empujándola hacia la cama. Sentados en el borde, seguían besándose. Sus ojos estaban cerrados, pero luego los abrió. Trevor la estaba mirando fijamente.

- ¿Qué? -Ella pregunto, nerviosa.-

- Nada. Solo que eres tan hermosa.

Ella no sabía que responder a eso, así que se rio. Trevor comenzó a besarla de nuevo, sus labios húmedos contra su boca, luego su cuello. Ella espero el brillo, los fuegos artificiales de los que hablaba Callie. Pero ese beso era diferente a los que ella había esperado. Ella no estaba segura de cómo se sentía respecto a Trevor, su lengua en la de ella, sus manos equivocadas. Pero el parecía saber mucho más de

lo que ella conocía. Luce trato de dejarse llevar. Ella escucho algo y se apartó de Trevor para poder mirar alrededor de la habitación.

- ¿Que fue eso?´

- ¿Qué fue qué?

Dijo Trevor, mordisqueando su oreja. Luce miro hacia las paredes con paneles de madera, pero

Dijo Trevor, mordisqueando su oreja. Luce miro hacia las paredes con paneles de madera, pero estaban vacías de cualquier clase de pintura o decoración. Examino la chimenea, que aún estaba oscura. Por un segundo ella creyó ver algo, una llama, un destello de color amarillo y rojo, pero un instante después ya había desaparecido.

- ¿Estás seguro que estamos solos?´ Ella pregunto.

- Por supuesto.

Las manos de Trevor se apoderaron de la parte inferior de su camisa, subiendo por todo su cuerpo. Antes de que ella pudiera decir algo, estaba acostada en la cama azul brillante tan solo con su sostén. Whoa. dijo Trevor, sosteniendo la mano sobre sus ojos como si se estuviera protegiendo del sol.

- ¿Qué?

Luce hizo una mueca de dolor, sintiéndose pálida y un poco avergonzada.

- De repente todo es tan brillante.

Dijo Trevor, parpadeando. ¿No es así? Luce pensó que entendía lo que él quería decir. Como refiriéndose sobre ellos dos iluminando toda la habitación. ¿Era ese el brillo que ella había estado esperando? Se sintió caliente y viva, pero también un poco consciente de su cuerpo. Y como estaba de expuesta en ese momento. Esto la hacía sentir incomoda. Cuando él se inclinó de nuevo sobre ella, su interior se sentía como si se estuviera quemando, como si se hubiera tragado algo ardiendo. Luego la cabaña entera se calentó y creció demasiado la luz, se hacía difícil respirar y de repente ella se sintió mareada, su visión quemaba por el brillo que hacia como la sangre que bajaba corriendo de su cabeza. Ella no podía ver nada. Trevor la tomo de su cintura, pero ella comenzó a alejarse. Escuchaba sonidos otra vez, y estaba segura de que alguien más estaba en la cabaña, pero no podía

ver a nadie, solo podía oír el ruido que crecía cada vez más, como el

ver a nadie, solo podía oír el ruido que crecía cada vez más, como el sonido que hacen cientos de sierras contra alguna clase de metal. Ella trato de moverse pero sintió como si estuviera atascada, los brazos de Trevor la estaban apretando. Se apodero de su caja torácica hasta que pensó que él podía romper sus huesos, hasta que la piel de

Trevor se sintió como si se estuviera quemando su carne, hasta que Hasta que desapareció.

Alguien estaba sacudiendo los hombros de Luce. Era Shawna Clip. Estaba gritando.

- ¿Qué hiciste, Lucinda?

Luce parpadeo y sacudió la cabeza. Estaba sentada afuera en la noche negra llena de humo. Su garganta le picaba y su piel se sentía fría y congelada.

- ¿Dónde está Trevor?

Se escuchó a ella misma murmurar. El viento azoto su cabello. Levanto la mano para apartarse los hilos sueltos de la cara y se quedó sin aliento cuando un mechón de cabello negro y espeso se deslizo a la derecha de su rostro de su cuero cabelludo. Lo que aterrizo en su palma estaba frágil y chamuscado. Ella grito. Luce se tropezó con sus pies. Cruzo sus brazos sobre el pecho y miro alrededor. Todavía estaba el frio y oscuro bosque, todavía tenía el presentimiento de las sombras rondando por ahí. ¿Todavía estaba la hilera de cabañas? Las cabañas estaban en llamas. ¿La cabaña en donde ella juro estar sola con Trevor? ¿Ella había ? ¿Cuán lejos habían llegado? ¿Qué había sucedido? Ahora todo estaba envuelto en llamas. Las cabañas de la izquierda y la derecha estaban comenzando a prenderse del fuego del medio. El aire de la noche estaba impregnado de azufre. La última cosa que ella recordaba era el beso

- ¿Qué demonios hiciste con mi novio?´ Rachel. Se puso de pie entre Luce y

- ¿Qué demonios hiciste con mi novio?´

Rachel. Se puso de pie entre Luce y las cabañas en llamas, un rojo brillante salpicaba sus mejillas. La mirada de sus ojos hacia que Luce se sintiera como un asesino. Ella abrió su boca, pero no salió nada. Shawna señalo a Luce.

- Yo la seguí. Pensé que los encontraría follando por ahí. -Se cubrió el rostro con las manos y se sorbió la nariz.- Pero ellos entraron y luego ¡Todo exploto!

El rostro de Rachel y su cuerpo se relajaron cuando ella se dio la vuelta hacia la cabaña y comenzó a llorar. El sonido horrible se levantó en la noche. Fue solo hasta entonces que Luce entendió, con una contracción de su pecho: Trevor todavía estaba adentro. Entonces el techo de la cabaña cedió, escupiendo una columna de humo. Para entonces, las cabañas más cercanas comenzaron a quemarse, pero Luce podía sentir una oscuridad cerniéndose sobre ellos, grande e implacable. Las sombras, antes escondidas en el bosque, ahora se arremolinaban por encima de sus cabezas. Tan cerca que ella podía tocarlas. Tan cerca que ella casi podía escuchar lo que susurraban. Sonaba como si estuvieran diciendo su nombre, Luce, repitiéndolo cientos de veces, dando vueltas alrededor de ella y luego desapareciendo en un pasado oscuro.

El día libre de Arriane - ¡Carga pesada! ¡Apártense! Arriane conducía un gran carrito de

El día libre de Arriane

- ¡Carga pesada! ¡Apártense!

Arriane conducía un gran carrito de compras de color rojo por el pasillo de artículos para el hogar en la tienda de ahorro. El ejército de salvación en Savannah. Sus delgados brazos conducían el carrito mientras impulsaba todo su peso hacia adelante para acelerar la velocidad. Ella ya había echado al carrito dos pantallas de lámparas, un sofá a mitad de precio, dos almohadas viejas, nueve linternas de Halloween llenas de dulces caducados, una media docena de vestidos estampados a muy bajo precio, un par de cajas de zapatos repletas de pegatinas para choques y un par de patines con ruedas de neón. Así que en ese momento se le hacía muy difícil a Arriane, que media un poco más de 1.60, ver donde estaba parada.

- Hazte a un lado, idiota, a menos de que ya no necesites los dedos del pie. ¡Así es! Le estoy hablando a usted y a su hijo.

- Arriane.

Dijo Roland calmadamente. Él estaba al otro lado del pasillo, intentando pasar por un estante

Dijo Roland calmadamente. Él estaba al otro lado del pasillo, intentando pasar por un estante lleno de cajas de leche y vinilos en polvo. Su chaqueta estaba desabotonada mostrando una camiseta Pink Floyd debajo. Sus trenzas oscuras colgaban cerca de sus oscuros ojos. Tu sí que sabes cómo mantener un perfil bajo ¿ah?

- ¡Hey!´

Arriane sonaba herida mientras trataba de maniobrar su carrito de compras en una curva cerrada e ir a toda velocidad hasta Roland. Ella se detuvo enfrente de él y le clavo una uña pintada de azul eléctrico en su pecho. Me tomo mi trabajo muy enserio, amigo. Nos quedan aún muchas cosas que comprar en solo dos días.

Las palabras de Arriane parecieron recordarle algo que la llenaba de felicidad, y así era. Sus ojos azul pastel centellearon y una gran sonrisa se extendió por su rostro. Ella agarro el brazo de Roland y lo sacudió, haciendo que su largo cabello negro se deshiciera de su moño hecho un desastre, descendió hasta la cintura mientras ella gritaba:

- ¡Dos días! ¡Dos días! ¡Nuestra Luce vendrá de nuevo en dos malditos días.

Roland se rio entre dientes.

- Te ves bien cuando te emocionas.´

- ¡Entonces debo de ser el alcalde de Adorablelandia en estos momentos!

Arriane se inclinó sobre un viejo estéreo y suspiro felizmente.

- Me emociono mucho en sus llegadas. Bueno, no de la misma manera como se

- Me emociono mucho en sus llegadas. Bueno, no de la misma manera como se emociona Daniel, obviamente. Pero siento cierta alegría ante la perspectiva de volver a verla.

Ella apoyo su cabeza sobre el hombro de Roland.

- ¿Crees que habrá cambiado?´

Roland estaba de espaldas revisando la colección de música. Cada tres o cuatro discos metía uno en el carrito de Arriane.

- Ella tiene una nueva vida, Arri. Claro que habrá cambiado un poco.´

- Arriane arrojo el examinando.

álbum Sly and the family Stone que había estado

- Pero seguirá siendo nuestra Lucinda.

- Eso sonó demasiado paternal.

Dijo Roland, mirando a Arriane con una mirada de estas-loca que Arriane recibía de casi todas las personas, incluyendo a todos los que estaban en la tienda, pero no de Roland. Al menos, ha sido así durante los últimos miles de años.

- ¿Por qué estás preguntando si seguirá siendo la misma?

- No sé.

Arriane se encogió de hombros.

- Me pase por la oficina de La Srta. Sophia en Espada & Cruz. Estaba

- Me pase por la oficina de La Srta. Sophia en Espada & Cruz. Estaba llevando esas cajas llenas de archivos, algo sobre preparaciones. Que todo tenía que salir perfecto o algo así. No quiero que Luce aparezca y sentirme decepcionada. Tal vez ella será diferente, muy diferente esta vez. Ya sabes cómo se me dan los cambios.

Ella miro su carrito de compras. Las almohadas que había elegido en caso de que Luce, como la Luce pasada, pudiera animarse con una buena pelea de almohadas. De repente le parecieron feas y ridículas a Arriane. ¿Y los patines? ¿Cuándo es que alguna vez utilizaran patines

en un reformatorio?¿En que estaba pensando? Se había dejado llevar por la emoción. Una vez más. Roland pellizco la nariz de Arriane.

- Sé que sonara trivial, pero Yo solo digo que seas tú misma. Luce te amara. Siempre lo hace. Y si todo lo demás falla -dijo, revisando los artículos que habían en el carrito de compras- Siempre está tu arma secreta.´

Sostuvo la pequeña bolsa de plástico de pajitas con sombrillas para beber.

- Deberías utilizar uno de estos.´

- Tienes razón. Como siempre.

Arriane sonrió, acariciando la cabeza de Roland. Esto es lo que yo llamo La hora feliz. Ella deslizo sus brazos alrededor de la cintura de Roland. Ambos impulsaban el carrito de compras hasta llegar al otro lado del pasillo.

- Mientras caminaban, Roland revisaba la lista de compras que había hecho en su BlackBerry.

- Mientras caminaban, Roland revisaba la lista de compras que había hecho en su BlackBerry.

- Tenemos la música para la fiesta. Tenemos las decoraciones para tu habitación, y la cinta adhesiva.

- ¿Sabías

que

universo?´

la

cinta

adhesiva es uno de los grandes misterios del

- ¿Algo más que necesitemos antes de irnos a la tienda gourmet?

Arriane sorbió su nariz.

- ¿La tienda gourmet? Pero A Luce le gusta la comida chatarra.

- No cierres el Messenger. -Dijo Roland- Cam me pidió que eligiera para él un poco de caviar, una libra de higos y otro par de cosas.

- ¿Caviar? Primero que todo, es asqueroso. Y Segundo, ¿Para que querría Cam un caviar? Espera un minuto

Se detuvo de repente en medio del pasillo causando un paro repentino en otra compradora con su carrito lleno de decoraciones para navidad. Arriane dejo que la mujer pasara, luego subió su voz.

- Cam no va a tratar de seducir a Luce de nuevo, ¿o sí?

Roland le dio la espalda empujando el carrito de compras. Él era excelente en mantener

Roland le dio la espalda empujando el carrito de compras. Él era excelente en mantener en secreto las cosas que Arriane mas necesitaba saber, y eso siempre la había hecho enojar.

- Roland. -Ella encajo la punta de su bota negra en la rueda del carito para detenerlo.- ¿Necesito recordarte el desastre que hubo en 1684? Sin mencionar los problemas que Cam causo en 1515. Y sé que recuerdas lo que paso con el intento de estar con ella en el año mil doscientos

- Y tú también sabes que he intentado mantenerme lejos del drama.

- Si. Arriane murmuro-. Y sin embargo siempre estás en medio de todo.

Él puso los ojos en blanco y trato de alejarse de Arriane. Ella agarro el carrito.

- Lo siento, pero cortésmente, Cam es mi pesadilla. Lo prefiero a él gruñendo y echando espuma por la boca como el malvado perro que es. Arriane imito el sonido de un perro rabioso, pero al no obtener ni una sonrisa de Roland cruzo los brazos sobre su pecho. Y hablando de lo horrible que es el lado malo, ¿Cuándo dejaras esa fachada y volverás a nosotros, Ro?

Roland no se detuvo.

- Cuando pueda creer que ese es el lado en el que debo estar.

- Muy bien, Señor Anarquía. Y eso es cuando ¿Nunca?´

- No, -él dijo-. Es como, esperar y ver. Solo tenemos que esperar y ver

- No, -él dijo-. Es como, esperar y ver. Solo tenemos que esperar y ver qué pasa.

Pasaban por el pasillo de jardinería, que incluía una manguera verde enredada, un montón de astillas, macetas de terracota, y un soplador de hojas último modelo. Pero fue el gran jarrón de peonias blancas que hizo que Arriane y Roland se detuvieran. Arriane suspiro. No le gustaba ponerse demasiado sentimental, habían ángeles como Gabbe que si lo hacían, pero esa era una de esas cosas sobre Daniel y Luce que siempre la hacía conmoverse.

Al menos una vez en cada vida, Daniel le daba a Luce un gran ramo de flores. Siempre eran, sin excepción, peonias blancas. Debía de haber una historia detrás. ¿Por qué peonias en vez de Tulipanes o Gladiolos?¿Por qué blancas en vez de rojas o rosadas? Pero sin importar las especulaciones de otros ángeles, Arriane se había dado cuenta de que el secreto detrás de esa tradición no lo lograría entender nunca. Ella no conocía el amor, solo el que había visto entre Daniel y Luce, pero ella disfrutaba verlos. Y la forma en la que Luce siempre parecía más enamorada y marcada por sus gestos que Daniel.

Arriane y Roland se miraron entre sí. Como si estuvieran pensando en lo mismo, ¿o no? ¿Por qué estaba el rostro de Roland preocupado?

- No le compres esas flores a él, Arri.

- Nunca le compraría esas. -Dijo Arriane-. Son falsas. Arruinarían totalmente el propósito de las flores. Tenemos que conseguir unas verdaderas, en un jarrón de cristal con una cinta, y solo cuando sea el momento adecuado. No sabemos si será pronto o no. Podrían ser semanas, meses, antes de llegar hasta ese punto.

Ella se quedó inmóvil mirando a Roland con escepticismo. - Pero ya sabias todo esto.

Ella se quedó inmóvil mirando a Roland con escepticismo.

- Pero ya sabias todo esto. Así que porque no me dijiste que no consiguiera las peonias? Roland, ¿Qué es lo que sabes?

- Nada. Su rostro se veía preocupado de nuevo.

- Roland Jebediah Sparks, tercero.

- Nada,- puso sus manos en modo de súplica.

- Cuéntame.

- No hay nada que contar.

- ¿Quieres que te vuelva a quemar las alas?

Le amenazo, agarrando la parte de atrás de su cuello y sintiendo como su brazo se tensaba.

- Mira, - Dijo Roland, apartándola de su camino -. Tú te preocupas por Luce y yo me preocupo por Daniel. Ese es el trato, ese siempre ha sido el trato.

- ¡A la mierda con tu trato! -grito Arriane, alejándose de Roland.-

Arriane se veía genuinamente herida, y si había algo que Roland no podría soportar, era

Arriane se veía genuinamente herida, y si había algo que Roland no podría soportar, era lastimarla. Hubo una larga pausa, respiro profundamente.

- La cosa es que no se si Daniel va a hacer todo de la misma manera esta vez. Tal vez el no quiera las peonias.

- ¿Por qué no?

Arriane pregunto, y Roland comenzó a, responder, pero la expresión de Arriane era triste. Ella levanto una mano para que Roland parara de hablar.

- ¿Daniel quiere estar fuera de su vida esta vez, ¿no?

Arriane rara vez se sentía estúpida, pero en ese momento se sentía así. Parada en el medio de la tienda de ahorro con su carrito de compras con sobrecupo, con bromas y propuestas torpes. No es que todo ese asunto fuera un juego para ella, pero era diferente para el resto de ellos que para Daniel.

Arriane había comenzado a recordar la vez en que Luce se marchaba en cada vida, como su amiga estaba fuera de la tienda en el campamento de verano mientras Arriane seguía en casa. Luce volvería. Las cosas serían aburridas sin Luce, pero ella siempre volvería.

Pero para Daniel

Su corazón hecho pedazos. Debe de romperse un poco más en cada vida. ¿Cómo puede soportarlo? Tal vez, pensó Arriane, no lo hacía. Y en esta vida Daniel había estado anormalmente triste. La pena y el dolor de Daniel habían llegado finalmente al punto donde no solo su corazón estaba hecho pedazos, el mismo lo estaba.

¿Y si es así? La parte realmente triste era, que no importaba. Todos sabían que

¿Y si es así? La parte realmente triste era, que no importaba. Todos sabían que Daniel tenía que seguir con su vida. Tenía que seguir enamorándose de Luce. Justo como el resto de ellos tenía que observar, empujando gentilmente a los tortolitos hacia su inevitable perdición.

Daniel no podía hacer nada para revertir la historia, así que ¿Por qué no mantener las partes buenas y dulces de su historia de amor? ¿Por qué no darle a Luce las peonias?

- Él no quiere amarla esta vez. - Dijo Roland finalmente.

- ¡Eso es mentira!

- Ese es Daniel. - Ambos lo dijeron al mismo tiempo. -

- Bien, ¿que se supone que haremos? - Pregunto Arriane.

- Seguir dentro de nuestro territorio. Proporcionar los bienes de la tierra que ellos necesitan cuando lo necesiten. Y tu proporcionaras el alivio cómico.

Arriane le lanzo una mirada, pero Roland sacudió su cabeza.

- Hablo en serio.

- ¿Hablas enserio sobre bromas? - Hablo enserio sobre el rol que tú tienes en

- ¿Hablas enserio sobre bromas?

- Hablo enserio sobre el rol que tú tienes en todo esto.

Él le lanzo un tutu rosa de la papelera que estaba cerca de la línea de pago. Arriane lo recibió, pero aún seguía pensando en que significaría todo eso para ellos, si Daniel se resiste a caer por Luce, y la olvida. Si el de alguna manera, rompe el ciclo y ellos no están juntos. Pero todo esto causo en Arriane un sentimiento muy pesado dentro de su cuerpo. Como si su corazón hubiera sido arrastrado hasta sus pies.

En cuestión de segundos, Arriane tiraba el tutu a lo largo de sus vaqueros y comenzó a hacer piruetas en la tienda. Se estrelló contra una publicidad de ropa nueva, y casi se lleva por delante un montón de velas apiladas antes de que Roland la tomara en sus brazos. El la hizo girar para que el tutu diera vueltas alrededor de la figura de Arriane.

- Estás loca, - dijo él.

- A ti te encanta que esté loca. -Arriane respondió mientras su cabeza le daba vueltas.-

- Sabes que si me encanta, - el sonrió -. Vamos, paguemos todas estas cosas y salgamos de aquí. Tenemos muchas cosas que hacer antes de que ella llegue.

Arriane asintió. Muchas cosas que hacer para asegurarse que todo sea como se supone que

Arriane asintió. Muchas cosas que hacer para asegurarse que todo sea como se supone que debe ser: Luce y Daniel, enamorados. Con todos alrededor de ellos, esperando que de alguna manera, algún día, ella sobreviva.

El primer avistamiento de Daniel Empezó con un temblor. Daniel se despertó con frio esa

El primer avistamiento de Daniel

Empezó con un temblor. Daniel se despertó con frio esa mañana: castañeteo de dientes y piel de gallina a lo largo de sus brazos. Él estaba temblando bajo sus mantas a pesar de que sabía que ese día iba a ser húmedo y estaría casi a noventa grados tan pronto como saliera. Esa fue la primera señal. Cuando se levantó de su cama en el dormitorio de Espada & Cruz y miro su reflejo en el espejo, sus ojos violetas estaban vidriosos.

La segunda señal. Algo estaba a punto de suceder. Tal vez debería haberlo visto venir. Por supuesto que tenía que ver con Lucinda. El frio penetrante y el violeta brillando en sus ojos, pero eso era solo temporal. Algunos días, Daniel simplemente sentía frio. El llego a pensar que días como esos eran cuando necesitaba de ella un poco más de lo normal. Cuando sentía un profundo vacío en el pecho pero

no podía explicar la razón. En esta vida de Lucinda, sin importar donde viviera, sin

no podía explicar la razón. En esta vida de Lucinda, sin importar donde viviera, sin importar lo que estuviera haciendo, sin importar quien fuera importante para ella, más de lo que era Daniel que aún no llegaba a conocer. Ella tenía diecisiete años y cuarenta y cuatro días. Su mayor éxito, su vida más larga. Y él lo iba a mantener de esa manera. Le tomaría todas sus fuerzas, cada uno de los días, pero esta vez, él iba a dejar que Lucinda viviera. Se vistió con su uniforme negro que todos los estudiantes estaban obligados a usar. Antes de dejar su habitación, se puso su chaqueta de cuero negro y su bufanda roja para tener calor extra en clase. Se puso sus oscuras gafas de sol para esconder el color de sus ojos. La mayoría de veces, a menos de que tuviera que hacer una demostración en frente de un mortal, Daniel se saltaba sus comidas. Pero a él le gustaba sentir una bebida caliente deslizándose por su garganta, calentando su estómago, especialmente en un día como ese cuando hacia tanto frio. Se dirigió a la cafetería y se puso en línea para comprar un café. Casi todos los otros estudiantes se movían en parejas o grupos por el campus. A los mortales, incluso los mortales problemáticos y rebeldes no les gustaba estar solos. Últimamente Daniel estaba notando eso cada vez más. Encontraba consuelo conectándose con otros mortales. Encontraban amistad, incluso amor, no solo en una persona, si no en todas las personas que pasaban por sus vidas. Él no lograba entenderlo. Solía tener otra mitad. Estaba acostumbrado a ser parte de un par. No muchas veces, pero siempre era el mismo. Pero eso fue hace mucho tiempo y les costaba demasiado a ambos. Pensaba que nunca habría nadie para Daniel, el esperaba y temía que pudiera existir alguien más para ella. Él no había hecho ni un solo nuevo amigo desde el día que llego a Espada & Cruz. No lo necesitaba, nunca lo haría. Ellos palidecerían si supieran cuantos amigos solía tener. Roland fue inscrito en la escuela, aunque sea vagamente y Arriane y Molly también. Pero claro, ellos no contaban como amigos. Arriane era como su hermana y entre ellos nunca hubo mucha interacción. Roland era alguien a quien Daniel le decía unas cuantas palabras de vez en cuando, alguien que no le importaba. El evitaba a Molly. Sabía

que ella tenía que seguirlo a todas partes, pero su presencia le molestaba. En realidad

que ella tenía que seguirlo a todas partes, pero su presencia le molestaba. En realidad no importaba. Él estaba ocupado tratando de pasar el día. Soportando desde la mañana a la noche sin romper su promesa de alejarse de ella.

- Gabbe está aquí.

Dijo Roland silenciosamente. La mismísima Reina-Rompe-culos. Ellos no se estaban mirando, estaban de pie uno al lado del otro, contra la pared, mirando al resto de los estudiantes sin verlos en realidad.

- ¿Trae un mensaje?

Pregunto Daniel, porque eso tendría sentido. Daniel creía que ella había caído después de la guerra, Gabbe había sido uno de los primeros ángeles en regresar al cielo. Demasiado rápido, ella se ganó otra vez su puesto en el cielo y había sido mensajera por un tiempo. Daniel la veía a veces: le entregaba mensajes y luego se iba. De vez en cuando, Daniel echaba de menos su viejo empleo. Todos los ángeles se realizaban con su original propósito como mensajeros. Pero nunca fue como si fuera lo único que Daniel estaba destinado a hacer.

Era esa sensación el que probablemente él estaba destinado a algo más la que era la raíz de todos los problemas de Daniel.

- No sé nada sobre un mensaje. - Dijo Roland. Había una duda en su voz en la que Daniel no confiaba -. Pero ella está bien vestida, emperifollada y lista para reventar el cráneo de Dios sabrá quién. Se ha presentado esta mañana. Dijo que la señorita Sophia la arrastró hasta aquí.

Cuando Sophia Bliss encontró a Daniel y lo trajo a esta escuela, ella pensó que

Cuando Sophia Bliss encontró a Daniel y lo trajo a esta escuela, ella pensó que le estaba salvando. Habló de cuidar de él siempre, desde la guerra, y que le hirió ver como la guerra le había hecho caer. Puedes ser un objetor de conciencia, Daniel dijo ella. Pero no puedes ir por ahí haciendo el vándalo y robando carritos de supermercado.

Daniel no se preocupó por corregirla, de decirle que él lo único que estaba tratando de hacer era pasar el tiempo. Barrios bajos en Los Ángeles o un reformatorio en Georgia, no le importaba. O lugares donde Luce nunca aparecería, por lo que no se tenía que preocupar sobre si rompía su voto de estar completamente fuera de la vida de Luce. Mientras tanto, había sido casi interesante ayudar a Sophia con algunas de sus investigaciones. Ella lideraba una comisión en los Vigilantes, la vieja secta de Ángeles que habían sido arrestados por amar a mujeres mortales. Era algo sobre lo que Daniel sabía una cosa o dos. Ella leyó su libro. A veces le preguntaba algunas cosas. Pasó el tiempo. No fue raro que Gabbe apareciera en Espada y Cruz. En realidad, lo esperaba. Pero era extraño que Sophia la hubiera arrastrado hasta aquí. No era algo muy comprensible para Daniel y él tembló.

- Y eso no es todo, - dijo Roland. - Hay algo más. O alguien más, supongo que debería decir.

Pero Daniel ya lo sabía. El brillo dorado se estaba haciendo visible más allá de las paredes del reformatorio, atravesando los árboles como la neblina de la mañana. Parecía hermosa, pero no lo era. Nada podía haber sido una señal más oscura. Cam estaba aquí. Los ojos de Daniel no habían encontrado al demonio todavía, pero sus alas guardadas se sentían tan calientes que éstas podrían haber quemado

sus ropas. Su enemigo estaba lo suficientemente cerca para que Daniel pudiera notar la lucha

sus ropas. Su enemigo estaba lo suficientemente cerca para que Daniel pudiera notar la lucha creciendo en su interior. Amargo y metálico, creciendo en su garganta .Lo que pasaba con Cam es que era diferente del resto de ellos, y no hacía nada sin un propósito explícito. Daniel deambuló por la tierra en una solitaria agonía; y algunos otros vieron su expulsión del Cielo como unas vacaciones sin fin. No Cam. Cam era eternamente estratégico, siempre conspirando, siempre preparándose para la siguiente batalla de la Guerra. Así que si él aparecía en Espada y Cruz, algo estaba ocurriendo .Realmente, podía ser solo una cosa. La boca de Daniel estaba seca. Se volvió hacia Roland.

- ¿Cuánto hace que lo sabes?

Roland alzó sus cejas. Por un momento, él parecía asustado. Pero entonces se desvaneció en una ancha sonrisa.

- ¿Importa eso?

Ellos dicen eso cuando un mortal está a punto de morir, su vida entera pasa delante de sus ojos. Daniel no tenía experiencia con eso; nunca la tendría. Pero en ese momento, era como si estuviera viendo la vida de Lucinda no, todas sus vidas, y todas sus muertes en un solo horrible flash. Su muerte original, al Principio, la que le dejó enfermo durante una década. La multitud de muertes a través de los siglos y continentes, cuando Daniel, estúpidamente, sin cuidado, se rindió a su destino, como un chico que nunca ha visto su corazón roto, amándola sin sentido y dejándola ir cada vez. Las últimas muertes, cuando él estaba cansándose del dolor, cuando su muerte estaba en su mente por su vida entera, cuando su amor estaba siempre manchado por su pena que ella no entendía. Y finalmente: la más reciente de todas, la columna de fuego en el lago congelado hace diecisiete años. La muerte que había causado que Daniel renunciara a ella. Cuando se dijo a sí mismo: Ya no más. Ahora Cam estaba aquí y había solo una

sola posible explicación. Pero ¿qué podía haber hecho Lucinda para acabar en un lugar como

sola posible explicación. Pero ¿qué podía haber hecho Lucinda para acabar en un lugar como Espada y Cruz?

Había sido estúpido al pensar que no sería posible. En cada vida, habían pares de alas empujándoles el uno al otro. Había hecho de todo para alejarse de ella esta vez. Y aun así, no había sido suficiente. Era horrible, tan completamente desmoralizado, que era casi divertido. Daniel sintió un estremecimiento. Una risa. Le sorprendió, esa primera pequeña y aguda risita. Pero entonces se convirtió en una profunda y dolorosa risa que se extendió a través de sus miembros, tomando todo su cuerpo. Estaba furioso con todo, pero tembloroso a causa de la risa, y aun así temblando de frío.

- ¿Daniel?

Roland parecía preocupado. Eso solo le hizo a Daniel reír más fuerte. Porque todo fue tan inútil y él había sido tan ingenuo. No podía parar. Se dobló sobre sí mismo, jadeando. Roland comenzó a reírse también, nerviosamente, como si él estuviera esperando para ver lo que Daniel iba a hacer después.

- Mírame, Daniel,

Dijo Roland. Daniel trató de calmarse. Se quitó las gafas y las guardo en su bolsillo. Pero cuando movió sus ojos para mirar a Roland, éstos cayeron en alguien más, Lucinda. Ahí estaba ella. Sí, él había sabido que esto iba a ocurrir. Había sabido que la presencia de Lucinda le embestiría como un tren de carga. Había sabido que ellos serían peones en el juego del Cielo durante otra ronda, con todos los otros reunidos alrededor como espectadores. Había sabido que ella estaría allí para enamorarse de él, y él de ella. Y aun así, nada de eso preparó a Daniel para el momento en que la vio por primera vez. Estaba preciosa. Su pelo era corto. Su piel era blanca y suave. Sus ropas eran simples, negras. Su rostro

era encantador, intoxicante y dulce, perfecto Y profundamente, profundamente afligido. Él nunca había visto su

era encantador, intoxicante y dulce, perfecto Y profundamente, profundamente afligido. Él nunca había visto su mirada así. Como si ella hubiera pasado por una guerra. Pero no era posible que ella lo recordara ¿Podría? No, su expresión cargaba el peso de algo diferente. Una nueva tragedia. ¿Qué había pasado sin él?

Si pudiera correr hacia ella, lo haría. Cogerla entre sus brazos y girarla, consolar cada tristeza, cada dolor que hubiera sentido alguna vez. Acercarla más a cada segundo hasta que estuvieran tan entrelazados que nunca pudiera dejarla ir. Presionar sus labios a los suyos, el beso más dulce, su gran adicción. Ella le sonreía, una tímida y maravillosa sonrisa que él se moría por devolver. Pero la sonrisa se convertiría en el saludo que él ya sentía crecer en su brazo, lo que llevaría a un paso en su dirección y enviarlo en una caída hacia el lugar donde Daniel había jurado que no iría. Su brazo se tambaleó en el aire. Ella era el amor de su vida. Ella lo era todo. Y él había sido maldecido para destruirla. No había nada en el mundo que hacer, salvo salvar su vida y enseñarle el dedo corazón.

La pelea de Daniel y Gabbe Daniel salió de la habitación de Cam en Espada

La pelea de Daniel y Gabbe

Daniel salió de la habitación de Cam en Espada & Cruz y contuvo el aliento en la quietud del pasillo. La fiesta estaba hecha un descontrol detrás de él. Le importaba, claro que le importaba que Luce siguiera dentro. Era su primera introducción a la vida social del reformatorio. Pero si ella lo iba a ignorar y a dejarlo de lado, Daniel se negaba a sentarse ahí y ver lo que sucede a su alrededor. Sería como ver su propio corazón siendo arrancado de su pecho y desgarrado.

¿Dónde estaba Gabbe? Se supone que se encontrarían ahí hace mucho tiempo. Daniel no sabía porque estaba sorprendido. Hasta ese momento, en esta vida, Gabbe había sido el Ángel de la guarda menos ideal que podría tener Luce. Tal vez el acuerdo que tenían era un error. Se paseó por el pasillo, consiente del ruido que hacia su cuerpo. Cuan torpe se sentía aquí en la tierra. Sus zapatos chirriaban contra el suelo. Su aliento salía pesado y exasperado. El tic de su reloj hacia ruido constantemente. Él ni siquiera sabía cuánto tiempo había estado esperando a que Gabbe se apareciera. Últimamente el tiempo y el espacio estaban fuera del control de Daniel, desde que Luce había aparecido de la nada y había vuelto a entrar a su vida, siempre lo hacía, pero, esta vez, de alguna manera, lo había tomado por sorpresa. Una vez más. Desde que ella llego a Espada &Cruz él no había sido capaz de pensar con claridad. Apenas lograba mantener sus alas guardadas. Esa era la parte más difícil que él tenía que hacer. Y aparentemente, no tendría fin.

Los dos. Solo se quedaron de pie ahí. Juntos. Como si eso no fuera suficiente,

Los dos. Solo se quedaron de pie ahí. Juntos.

Como si eso no fuera suficiente, todo era mucho peor que las otras veces que el peligro se cernía sobre ellos, esperando a ver como acabaría esta vez.

- Daniel.

El rostro de Gabbe estaba todo maquillado. Una sombra plateada brillante hacían sus grandes ojos azules aún más grandes, y sus labios estaban muy suaves, brillo rosado. Su blanco vestido de suéter y sus altas botas marrones la hacían ver como una-adinerada-del-club-de-country, no como fiesta-en-el-dormitorio. De todos los Ángeles que visitaron a Luce en el pasado, Daniel se había enterado recientemente que Arriane y Gabbe eran las únicas que cambiaban su apariencia regularmente. Arriane parecía tener una clase de placer al vestirse macabramente como lo hacen los mortales en Halloween. Pero Gabbe era diferente. Era como si ella escogiera sus atuendos con el fin de hacer más fácil la vida de Luce. Esta vez Luce creció en Dixie, así que Gabbe era la perfecta campana sureña. Claramente porque ella era Gabbe, y porque era un Ángel -sus intenciones eran puramente inocentes, pero dentro de las paredes de Espada & Cruz la elegante Gabbe destacaba más que el resto de los estudiantes. Su plan de ser discreta había sido contraproducente.

Daniel la agarro de la muñeca y tiro de ella hacia la vuelta de la esquina del pasillo. Quería estar oculto de cualquiera que saliera de la fiesta de Cam.

- Llegas tarde

Dijo Daniel

- Daniel, solo han sido tres días. ¿Ya estas así de nervioso?

Tres días. ¿Solo eso? Se sentía como si fuera mucho más. Los tres años que

Tres días. ¿Solo eso? Se sentía como si fuera mucho más. Los tres años que Daniel había pasado en Espada & Cruz sin Lucida no lo habían afectado en nada. Él iba a clases. Hacia su trabajo. Cuando Roland estaba cerca, ellos hablaban. Pero en solo esos tres días desde que Luce llego al campus, Daniel ya estaba comenzando a desmoronarse.

En el oscuro pasillo, el rostro de Gabbe se veía tan complacida. Como si ella no tuviera idea del enfrentamiento de ambos. No podía soportarlo.

- Tres días son más que suficiente para dejar a Luce tranquila y contarle. ¿Al menos sabes que he estado presente en esa habitación?

Daniel se volvió hacia la fiesta de Cam mientras su cuerpo se estremecía

- ¿Tengo que recordarte la forma en la que el estuviera hambriento.

la

mira a ella?

Como si

Por lo general, Daniel sabía detenerse antes de traspasar una frontera. Sucedió muchas veces en cada vida. Todos los Ángeles suelen luchar entre sí. Roland los había apartado cientos de veces. Pero esta vida era diferente. Daniel tomando distancia, sí, pero nunca, nunca se la entregaría a Cam. Por eso exactamente era por lo que necesitaba a Gabbe. Él había pensado que ella seria de más ayuda. Daniel se sentía cansado y en conflicto. Aun podía escuchar el ruido de la fiesta, y su corazón quería encogerse. Pero su cabeza no sabía qué hacer. Alguien, tal vez

Molly estaba cantando en el karaoke. Tainted Love . Luce probablemente estaría bailando. Sus brazos alrededor del cuello de Cam.

- No volverá a ocurrir - Dijo Gabbe - Te juro que

- No puede volver a ocurrir - le corrigió Daniel. - Prometiste que estarías allí,

- No puede volver a ocurrir - le corrigió Daniel. - Prometiste que estarías allí, y no estabas.

Gabbe lo estaba mirando como si estuviera diciendo si contarle algo o no. Después de un momento, metió la mano en su bolso de piel de cordero y le tendió una pequeña tableta rectangular. El principio tenía impreso una insignia ornamentada de plata circular. Daniel la reconoció de inmediato. La marca de la Corte Celestial. La Corte tenía lugar cada verano y el solsticio de invierno. Un ajuste de cuentas para cada Ángel y cada demonio venia e iba desde el juicio anterior. Sentenciando a algunos y recomenzando a otros. Todo eso estaba grabado allí mismo. En la insignia de plata pequeña, comprimido en la mano de Gabbe. Daniel lo cogió entre sus manos. Había pasado un tiempo desde que había examinado uno de estos. Seguramente, su nombre seguiría allí, en la misma columna en la que ha estado desde la Caída. Desde el comienzo de la Corte Celestial. Él no podía y realmente no le importaba darles sentido a los demás. Los números siempre fueron sorprendentes y el destino de casi todos los otros no le importaba ni un poco. A él o a el mundo.

En el final, solo había unos pocos que significaban algo para él. ¿Pero cómo logro Gabbe tener esto en sus manos? Solo las secretarias celestiales

- Espera un minuto - su voz era un susurro. - Las identidades de las secretarias se mantenían en secreto. - eres una

Gabbe asintió con la cabeza.

- Me acaban de dar el puesto - susurro en respuesta. - Daniel podría jurar

- Me acaban de dar el puesto - susurro en respuesta. - Daniel podría jurar que Gabbe estaba forzando la sonrisa cuando deslizo la tableta de vuelta a su bolso

- Tendrás que confiar en mí, cariño - Su voz se elevó de nuevo a su dulce acento sureño. - Solo me tienes a mí.

(Pag. 120 ± Oscuros de Lauren Kate)

A Daniel no le gustaba pensar demasiado en lo que paso en el Cielo, pero las noticias de Gabbe lo habían sacudido, temblando perdió su cabeza en un barril de dolorosos recuerdos.

- ¿Todavía siguen protestando?

- Más que nunca - Gabbe asintió - Y, por supuesto, te siguen necesitando. Cuando cambies de opinión

- Ya tengo suficiente en mi placa. El gruño. -

Gabbe se estremeció. Y Daniel se arrepintió inmediatamente de su tono. A veces olvidaba que otros seguían preocupándose por antiguas alianzas.

- Lo siento - dijo Daniel. - Son noticias inesperadas para mí. No sabía que

- Lo siento - dijo Daniel. - Son noticias inesperadas para mí. No sabía que habías estado allá arriba. Roland dijo que estabas haciendo trabajo misionero en Uganda.

Que estaban en medio de la construcción de un refugio cuando Sophia apareció para arrastrarte hasta aquí.

- Una pequeña mentirita piadosa - Gabbe se encogió de hombros. Estaba en Uganda excavando pozos. - Se inclinó para susurrarle al oído. - Y luego me fui hacia la Corte Celestial. Pero ¿Estoy aquí ahora no? Y voy a hacer todo lo que pueda.

Daniel exhalo, pero algo seguía sin tener sentido. Daniel se inclinó y ladeo la cabeza, tratando de atrapar sus ojos azules.

- ¿Que no me estás diciendo? - Gabbe continúo mirándolo fijamente. - Nada importante, de todas formas. Mira, sé que no debo decir esto, especialmente a ti. Pero es solo que cada vez que he intentado hablar con Luce en esta vida, me ha rechazado. Creo que ella piensa que soy demasiado caprichosa o artificial o algo. Creo que mi acento le molesta.

Ella suspiro, cruzando los brazos sobre su pecho, y Daniel casi pudo sentir cuan dolida estaba ella por el rechazo de Luce. Por una fracción de segundo, Daniel sintió envidia por su problema. Sería mucho más fácil que solo Luce lo tratara de esa forma.

- Solíamos ser inseparables. - Gabbe continuo - No lo sé. Creo que le gusta más Arriane que yo esta vez. Tal vez le podríamos pedir ayuda a Arriane

- Arriane no puede estar incluida - Daniel la interrumpió - Además, es demasiado cercana a Roland

- Tu eres cercano a Roland - Gabbe parpadeo - ¿Ahora te estás convirtiendo en

- Tu eres cercano a Roland - Gabbe parpadeo - ¿Ahora te estás convirtiendo en Arriane?

Daniel no sabía porque seguía complementándose con Gabbe. Pero ella tenía razón sobre una cosa: Él era la última persona a la que ella debería quejarse por no estar cerca a Luce en esta vida. Luce era el único amor de Daniel, y él nunca se había sentido tan distante de ella como se sentía en Espada & Cruz.

- No me estoy convirtiendo en nadie - Se obligó a sí mismo a suavizar su voz - Pero tenemos que pensar primero en Luce. Ella es impresionable. Y Arriane demasiado dispersa. Te necesito a ti para que la hagas entrar en razón, que, sobre todas las cosas, Cam no es una opción.

- Si tan siquiera me escuchara - Dijo Gabbe - El otro día, le ofrecí usar mi maquillaje cuando estaba llorando, pero ella

- Entonces encuentra una manera de atraer su atención. Haz que algo pase.-

- Bien - Ella resoplo - Si eres tan inteligente, ¿Por qué no escribes tú el guion?

- Está bien - Dijo rápidamente - Dile que saliste con Cam. Dile que termino muy mal y que fue un novio terrible pero que aún te sientes herida por esa relación. Dile que estas tan aterrorizada cuando apenas rompieron el comenzó a ver a alguien más.

- No voy a mentirle, Daniel.

- ¿Por qué no? Le acabas de mentir a Roland. - Solo porque puedo ser

- ¿Por qué no? Le acabas de mentir a Roland.

- Solo porque puedo ser sentenciada por contarle a alguien, incluyéndote lo que he estado haciendo en el cielo. Esto es diferente. Mentirle a Luce, así sea sobre una alianza temporal con Cam, seria mentirle sobre cosas muy fundamentales de nuestro mundo. Justo cuando ella necesita saber cuál es el bien y el mal. - Gabbe sacudió la cabeza - eso también se echa a perder.

Daniel se apoyó contra la pared del pasillo y cerro sus ojos. Su cuerpo se sentía como una jaula alrededor de su alma. Atrapada y antinatural. Sentía una urgencia de liberarse de todo esto. Pero eso era egoísta e imposible, porque sin importar lo que hiciera, su camino siempre lo traerá de vuelta aquí. A ella.

- Lo siento - le dijo a Gabbe - Estoy hecho un desastre en estos momentos. Es agonizante.

- Lo sé, Daniel.

- No - dijo el - No lo sabes. Ju jure olvidarme de ella

- ¿Qué? - Gabbe jadeo. Su cabeza dio una vuelta y sus ojos azules se clavaron en el - No puedes jurar que la olvidaras.

Daniel se encogió. Debió haber pensado antes de decir eso. Debió haber sabido que recibiría esa respuesta. Estaba en la naturaleza de Gabbe insistirle a Daniel que no debe rendirse.

- No quiero matarla otra vez - dijo él, atragantándose con las palabras. Estaba a punto de llorar y no le importaba - No puedo.

- Eres demasiado irracional - dijo ella, pero había pánico aumentando cada vez más en

- Eres demasiado irracional - dijo ella, pero había pánico aumentando cada vez más en su voz, que Daniel no quería escuchar - Hay un camino para superar todo esto. Sé que dirás que nunca lo ha habido antes, pero tiene que haber una forma. Yo creo. - Ella lo agarro de los hombros - Prométeme que no te darás por vencido.-

- Entonces dime que hacer

- No lo sé - dijo ella - confía en tus instintos

- Mis instintos están en guerra y no se ponen de acuerdo en estos momentos. Por la expresión que tenía el rostro de Gabbe, Daniel supo que debía verse miserable. Ella se acercó y lo rodeo con sus brazos. No podía recordar la última vez que había sido abrazado por alguien. Gabbe no era solo bondadosa; también era fuerte.

- Voy a hacerme amiga de ella - dijo ella - Me quedare en el caso de Cam. No le pienso mentir a Luce, Daniel, pero no voy a mentirte a ti, tampoco. Cuando digo que puedes contar conmigo, sabes que cumplo mis promesas

- Gracias.

- Todavía no me agradezcas. Porque cuando escuche cosas de arriba, te voy a contar - ella dijo - Y tú vas a ayudarme aquí abajo. Algo está pasando. No sé qué, pero sé que va a ponerse peor. No podemos tenerte a ti jurando que olvidaras a Lucinda justo antes de que la guerra comience - Ella lo miro

con tal intensidad que resulto casi aterradora. - No cuando te necesitamos para ganar.

con tal intensidad que resulto casi aterradora. - No cuando te necesitamos para ganar.

Fragmento exclusivo de diario de Daniel La próxima vez tendré que renunciar a ella. -

Fragmento exclusivo de diario de Daniel

La próxima vez tendré que renunciar a ella.

- Golden Columbia Británica

- Marzo 21, 1992

En esta vida, ya estamos demasiado lejos. Nuestro curso está definido. Nuestros antiguos tormentos están por delante de nosotros. Mi pluma tiembla mientras escribo estas palabras.

No la puedo salvar.

Ha pasado un mes desde que ella me encontró en una librería. Un mes desde que ella se presento. Esta vez su nombre es Lucy. Su atractivo va más allá del suave rubor de sus mejillas, de cómo metió su cabello detrás de la oreja antes de ofrecerme la mano. Un mes de tener esa mano en la mía, cada tarde cuando ella regresaba a casa de la escuela.

He acariciado cada centímetro de su cuerpo. He saboreado cada poro de su suave piel y he llenado muchos cuadernos con bocetos de sus ojos hipnotizantés. Nada es más agridulce que este mes de euforia. Siempre es lo mismo con cada amor de cada vida.

Soy un tonto por estarlo disfrutando. Sobre todo con el final tan cerca. Años atrás,

Soy un tonto por estarlo disfrutando. Sobre todo con el final tan cerca.

Años atrás, Gabbe me dijo que no escribiera este libro y hay una larga lista de razones por la que ella tendría razón. He sido perseguido por cosas que escribo. Juzgado por herejía. Me he ido de generaciones humanas con un precio en mi mente.

Por supuesto, ahora mismo, la única razón que me importa es la siguiente:

Si yo nunca hubiera escrito Los Vigilantes: El mito de la Europa medieval, Lucinda nunca hubiera tropezado en la estantería de libros, mientras yo reponía un ejemplar de Los Vigilantes, en la universidad donde estudiaba su hermana. Ella nunca me hubiera invitada a caminar por el campus para conocer a Vera después de clase.

Nunca se hubiera llenado de valor durante esos diez minutos para escribirme el numero de su móvil en el reverso de de un recibo de una tienda farmacéutica. Nunca habríamos terminado en la casa de sus padres esa noche. Nunca habríamos caminado por la nieve detrás de la casa de sus padres, hablando durante horas, riéndonos como si nos conociéramos de siglos atrás.

Nunca nos hubiéramos enamorado.

Y ella no estaría viviendo sus últimos días.

No, ni siquiera aquí, en estas paginas privadas, ¿Por qué continúo ilusionándome?

¿La verdad?

Lucinda me habría encontrado a pesar de mi estúpido libro. Al igual que lo hace siempre. Ella me habría encontrado, y me habría seguido, bajando sus defensas de una manera que nunca entiende. Ella se habría enamorado de todas formas. Por milésima y una vez en su vida.

¿Y por qué no? Eso no le hace daño a ella solo hasta el final.

¿Y por qué no? Eso no le hace daño a ella solo hasta el final.

Lo que significa que está en mi hacer el cambio.

Porque, como el cielo es mi testigo, me es imposible seguir así. La agonía de una perdida más me abruma. Me vuelve loco.

Tener que verla caminar una vez más en el fuego.

No puedo.

Que en estas páginas sirvan como un registro: Si se necesitan 17 años para purgarla a ella de mi alma, se que lo haré. La adicción se desvanecerá. El dolor de su partida tiene que desaparecer.

¿Es siquiera posible? ¿Qué un día el amor deje de atormentarme? ¿Hasta que ella sea solo un recuerdo, no una droga que necesito tener? Es muy difícil de imaginar, y es la única opción que me queda.

Si puedo hacer eso por ella, Lucinda vivirá una larga y saludable vida. Ella hará algo que no ha hecho nunca antes: Morirá en su vejez. Ella amara y encontrara la felicidad. Todas esas cosas que nunca conoció antes. Todo eso sin mí.

Es demasiado tarde ahora, pero no siempre lo será. Ya he comenzado las preparaciones para nuestro próximo encuentro en 17 años.

Como salvarla. Como alejarla de mi.

Ayer, fui a una reunión.

Había un volante en la parada de autobús de la esquina de Grand y Calgary: Doce pasos para superar la adicción. Estaba muy nervioso después de cinco horas de

no verla. Cinco horas. Era todo lo que podía esperar, hasta que llegara a la

no verla. Cinco horas. Era todo lo que podía esperar, hasta que llegara a la casa de la escuela, para poderla tomar en mis brazos y

Detengámonos. Siempre me tengo que frenar a mí mismo. Los momentos en los que no he tenido que estar cuando ella muere. Tan pronto como la beso, tan pronto como hago lo que me siento obligado a hacer. Se la llevan lejos de mí.

Amor. Desvanecimiento. En el aire.

Conozco todo esto muy bien, pero nunca ha sido fácil de controlar.

Así que memorice la dirección del volante. Fui en autobús y camine un poco. Entre a la habitación oscura, de techo bajo, anexada a una iglesia. Me senté en una dura silla plegable en un pequeño circulo de los extraños con rostros sombríos. Cuando fue mi turno, me puse de pie. Me aclare la garganta y trate de ignorar la picazón que me provocaban las alas cuando dije: Hola, mi nombre es Daniel y soy un adicto.

Ellos asintieron y me dijeron: Háblanos de lo más lejos que has llegado.

El otro día por ejemplo fui más allá con mi droga preferida. Un paseo por el bosque. Eso es todo. La nieve que cae, el sol quemado a través del follaje de los árboles y ella. Apuesto a que nadie nunca se ha sentido más vivo que yo. Fue como si no me bastara ese momento. Sabía que podía tornarse feo. Sabía que estaba bailando con una sobredosis, pero ese tentador beso fue simplemente hermoso, la verdad es, que siempre resulta embriagador besarla. Cada momento supera la metáfora.

Ellos dijeron: Ahora de lo más bajo que has llegado.

Vacío desde el primer instante, escapo al siguiente instante en el que me pueda apoyar.

Vacío desde el primer instante, escapo al siguiente instante en el que me pueda apoyar. Un vacio absoluto que me desgarra el pecho, sacando algo vital del peso donde debería haber ingravidez. Un abandono peor que el infierno.

Luego dijeron: ¿Así que eso vale la pena?

Y

me quede en silencio porque es todo lo que hay, y no. No vale la pena.

Y

esos bastardos se quedaron mirándome como si lo hubiera conseguido.

Se dice que en algunos círculos uno tiene grandeza e ilusiones, pero este no es el caso.

Me reconocí a mi mismo en todas esas triste almas que me rodeaban en la reunión. Mi expresión de pérdida, el triste reflejo en cada uno de ellos. Sus pieles eran amarillas y olían como el infierno, sus ojos estaban hundidos en una especie de desilusión y debilidad. Y cada uno de ellos me decía que todo es más fácil de lo que parece.

Más fácil.

No para mí.

Esto no iba a funcionar, se hablo de amor con nostalgia, y en cierto modo, envidio eso. Pero el problema de esas reuniones es que su lema y sus motivos para reunirse no se aplican a mí.

Un día a la vez por más de 60 años es una gota en el océano comparado con lo que estoy viviendo. Una eternidad sin la única cosa que me hace sentir completo. Un vacío enorme. No tiene comparación.

También estaña el problema de Dios.

Ellos dijeron: Haz que te devuelva el sano juicio, búscalo a él. Y la decepción

Ellos dijeron: Haz que te devuelva el sano juicio, búscalo a él.

Y la decepción de sus rostros cuando le dije que, sinceramente, es un ensayo

sobre Dios que simplemente no me va a ayudar. Yo sabía lo que estaban pensando: Con el tiempo, con algunas reuniones más y un poco de despectiva recta y sobria, me harían entrar en razón. Ojala pudieran.

El

lado bueno es que salí de la reunión con pensamientos más claros de los que

he

tenido antes:

Mi

adicción no me está matando. Yo soy la cosa toxica que la está matando a ella.

Di

un paso hacia las sombras detrás de la iglesia, deje que mis alas se deslizaran

y se abrieran bruscamente. Nunca me había sentido tan impotente. A pesar de estar volando lejos, hacia el cielo blanco como la nieve, sobre la tormenta que estuve esperando durante días. Mis alas no me pueden salvar. Mi naturaleza no puede salvarme. Es mi alma la que tiene trabajo que hacer. Tengo que cerrar la puerta de Lucinda.

En la siguiente vida.

Esta vida ya ha avanzado mucho. No ha forma de detenerla ahora mismo.

Empezó a nevar otra vez y tengo que volver. Hay una fiesta de patinaje en la casa

de Lucy esta noche. Vera invito a todos sus amigos y le prometí que iría.

Voy a aparecer. Yo sé lo que viene. Y la amare como se debe hasta el ultimo momento.

Esta será la última vez que Lucinda muera en mis manos.

La próxima vez, voy a renunciar a ella. DG

Daniel en L.A. Cuando el sol se puso sobre los barrios bajos de Los Ángeles,

Daniel en L.A.

Cuando el sol se puso sobre los barrios bajos de Los Ángeles, una ciudad de tiendas de campaña se levantó. Una por una hasta que la multitud de ellas impedía el paso de los carros por las calles. Un montón de tiendas de jirones arrancados de nylon en la parte posterior de un camión de Wal-Mart. Y las otras tiendas hechas de la nada, una sábana sobre alguna tabla de madera. Familia enteras metidas en esas tiendas. Para ellos la pérdida había terminado allí, porque al fin podían dormir sin miedo a la muerte. Y porque, después de la noche, los policías dejaron el lugar solo. Daniel termino allí porque siete mil personas le hacen más fácil soportar todo. Y porque los barrios bajos era el último lugar en l atierra donde esperaba encontrar a Luce. Daniel se había hecho una promesa después de la última vida. Perderla de esa manera: Un resplandor brillante en medio de un lago congelado. No podía soportarlo. No podía dejar que ella muriera de nuevo por él. Ella merecía amar a alguien sin tener que pagarlo con su vida. Y tal vez hubiera podido si tan solo Daniel se hubiera mantenido alejado. Así que, en el centro, a lo largo de la calle Grittiest en la ciudad de los Ángeles, Daniel monto su tienda, lo había hecho todas las noches durante los últimos tres meses, desde que Luce había cumplido trece años. Cuatro largos años antes de que, como suele pasar, se encuentren. Eso fue lo que llevo a Daniel a romper con ese ciclo. No había nada más solitario o depresivo que los barrios bajos de los ángeles. Ninguno de los otros hogares que había construido Daniel para el mismo había resultado tan desolador. Pero al menos en ese lugar, no había nada de romanticismo. El tenia los días libres para pasear por la ciudad, y en la noche, tenía una tienda, que al cerrar la cremallera dejaba el resto del mundo fuera. Tenía unos vecinos que se cuidaban los unos a los otros. Tenía un sistema que podía

manejar. Hacia hace mucho tiempo había dejado de buscar la felicidad. Travesuras que nunca se

manejar. Hacia hace mucho tiempo había dejado de buscar la felicidad. Travesuras que nunca se atrevió a realizar, no como lo hicieron sus amigos Ángeles caídos. No; prevención - Prevenir a Luce de enamorarse de él, de siquiera conocerlo en esta vida. - ese era su único y último objetivo.

El rara vez volaba, y extrañaba hacerlo. Sus alas querían salir y sentirse libres. Sus hombros le provocaban picazón casi todo el tiempo y la piel de su espalda se sentía a punto de estallar por la presión. Pero parecía demasiado conspicuo dejarlas libres. - Aun en la noche, en la oscuridad y solo. Siempre hay alguien que lo ve, y Daniel no quiere que Arriane o Roland o incluso Gabbe sepan dónde está escondido. Él no quiere ni la más mínima compañía. Pero de vez en cuando, se supone que debía reunirse con un miembro de La Escala. Ellos eran una especie de oficiales de libertad condicional para los caídos. En el comienzo, La Escala tenía más importancia. Más Ángeles por ahí que vigilar, más Ángeles para llevarlos a su verdadera naturaleza. Y ahora que muy pocos de ellos se mantuvieron en juego , a La Escala le gustaba tener un cuidado especial con Daniel. Todas las reuniones que él ha tenido con ellos a lo largo de los años, habían sido nada más que una enorme pérdida de tiempo. Hasta que la maldición se rompió, las cosas estaban obligadas a seguir un curso: el limbo. Pero Daniel ha estado dando vueltas por ahí el tiempo suficiente para saber que si él no los busca, ellos vendrán por él. Al principio, Daniel había pensado que la nueva chica era uno de ellos. Resulto que era algo completamente diferente.

-

¡Hey!

Una voz fuera de la tienda. Daniel abrió la cremallera y saco la cabeza. El cielo al atardecer era de un rosa pálido. Otra noche caliente.

La chica estaba parada enfrente a él. Ella tenía el cabello en puntas y una desgastada camiseta blanca. Su cabello rubio enrollado en un espeso nudo en la parte superior de su cabeza.

- Me llamo Shelby. Dijo. - ¿Y? - Dijo Daniel mirándola fijamente. - Y que

-

Me llamo Shelby. Dijo.

-

¿Y?

- Dijo Daniel mirándola fijamente.

-

Y

que tú eres el único chico de mi edad en este lugar. O al menos, el único

chico de mi edad, que no está a la vuelta de la esquina cocinando Crack. -

dijo señalando una parte de la calle que desemboca en un callejón oscuro que Daniel nunca había visto. - Solo pensé en presentarme.

Daniel entrecerró sus ojos. Si ella fuera de La Escala hubiera tenido que anunciarse antes. Ellos aparecen en la tierra vestidos como humanos, pero siempre anuncian su llegada a los Caídos.

- Es simplemente una regla más.

- Daniel. - dijo finalmente. El no salió de su tienda.

- ¿No eres amable? - Pregunto en voz baja. Se veía molesta pero aun así, se quedó dónde estaba. Se le quedo mirando fijamente, cambiando su peso de un pie al otro y tirando del dobladillo de sus shorts.

- Mira, uh, Daniel, tal vez esto te va a sonar extraño, pero tengo una entrada

a la fiesta de esta noche en el Valle. Vine a preguntarte si querías ir. se encogió de hombros. Podría ser divertido.

Todo lo relacionado esta chica parecía un poco más grande que la vida. La cara

cuadrada, la frente alta, los ojos verdes salpicados de color avellana. Su voz se

como para

elevó por encima de todo el lugar. Se veía lo suficientemente fuerte

hacerlo en la calle, pero por otra parte, también sobresalía. Casi tanto como Daniel. Se

hacerlo en la calle, pero por otra parte, también sobresalía. Casi tanto como Daniel.

Se sorprendió al darse cuenta que, mientras más la miraba, más difícil se le hacía apartar la mirada. Se veía tan increíblemente familiar. El debió haberse dado cuenta de eso desde antes, cuando la veía caminar por ahí. Pero no fue sino hasta ese momento que se dio cuenta a quien le recordaba Shelby. Ella era la viva imagen de Sem. Antes de la caída, Sem fue uno de los confidentes más cercanos de Daniel. Uno de los poco verdaderos amigos que tenía. Precoz y lleno de opiniones, Semihazah fue honesto y ferozmente leal. Cuando comenzó la guerra y muchos de ellos dejaron el cielo, Daniel estaba demasiado ocupado con Luce. De entre todos los Ángeles, Sem fue el único que se acercó y comprendió la situación de Daniel.

El tenía una debilidad similar por el amor Precioso, hedonista. Sem podría lanzar un hechizo sobre alguien conocido. Especialmente el sexo débil. Por un tiempo, parecía que cada vez que Daniel veía a Sem luego de la caída, el tenía una chica mortal diferente bajo sus alas. Excepto la última vez que se encontraron. Fue hace un par de años. Daniel estaba en la época en la que Luce estaba viva, por lo que se acordó de visitar a Sem el verano antes de entrar a la escuela intermedia. Daniel pasaba sus días en Quintana Roo cuando Semihazah se presentó en su puerta solo. Una llamada de negocios. Sem tenía la insignia que lo demostraba.

Una cicatriz de La Escala. La insignia de oro de la cicatriz de siete puntas. Ellos lo habían encontrado. Lo habían estado persiguiendo y finalmente se cansó. Daniel se preguntó si alguna vez se ha sentido cansado de todo esto. A Daniel le dolía ver a su amigo así tan tan cambiado. Ahora hacia parte de La Escala y todo en el parecía más pequeño. La llama dentro de él se había apagado. Su último encuentro fue tenso y sin gracia. Hablaron como si fueran unos extraños. Daniel recordó haberse sentido aún más furioso cuando Sem ni siquiera pregunto por

Luce. Cuando se fue, maldijo por lo bajo y Daniel supo que no lo volvería

Luce. Cuando se fue, maldijo por lo bajo y Daniel supo que no lo volvería a ver. El pediría que lo reasignaran de caso. El pediría a alguien más fácil de tratar. Daniel acepto que tal vez nunca volvería a ver a su amigo. Razón por la cual, se dio cuenta de quién era la chica.

Parada delante de él en el barrio bajo de L.A. estaba una descendencia de

Ella debe de tener una madre mortal. Shelby era una

Semihazah. Una hija. Nefilim.

Daniel se puso de pie para verla mejor. Ella se puso rígida, pero no retrocedió ni un solo paso cuando se le acerco a su rostro. Era de unos 14 años. Linda, pero problemática. Como su padre. ¿Ella siquiera sabía quién o que era? Sus mejillas se sonrojaron mientras Daniel la miraba con detenimiento.

- Uhm, ¿Estás bien? - pregunto ella

- ¿Dónde es la fiesta?

Pasaron una hora atrapados en el tráfico en una van llena de extraños. Daniel no era capaz de hablarle a Shelby, aun si supiera que decirle. Háblame del padre que te abandono no parecía la mejor manera de comenzar. Cuando finalmente pasaron las colinas de los Ángeles, llegaron a un extenso valle. La van se detuvo frente a una casa a oscuras. No se parecía en nada a una fiesta. Daniel tuvo cuidado. Durante todo el viaje estuvo buscando señales de que esa fiesta fuera más que una ordinaria y humana fiesta. Una señal de que Shelby perteneciera a un circulo de Nefilim de los que le había odio hablar a Roland. Daniel nunca le había prestado atención a eso antes.

La puerta estaba abierta, Daniel entro siguiendo a Shelby y Shelby siguiendo al resto de personas. Esa no era una reunión celeste. No, la gente de esa fiesta

parecía sin vida. La única luz de la habitación provenía del refrigerador que quedo medio

parecía sin vida. La única luz de la habitación provenía del refrigerador que quedo medio abierto cuando alguien fue por una cerveza, estaba tapada y caliente y algo en la esquina de la habitación olía a podrido Daniel no sabía porque había venido, que estaba haciendo en ese lugar, y esto le provoco un dolor por Luce. Él podía volar lejos de ahí e ir hasta ella en ese momento. El tiempo que pasaban juntos eran los únicos momentos en toda la existencia de Daniel en los que su vida tenía sentido. Hasta que ella se va en un destello y todo se vuelve oscuro. Él estaba olvidando su promesa, de mantenerse lejos esta vez. De dejarla vivir.

En la oscuridad, en la desagradable habitación, Daniel se imaginó como seria su vida sin ella, y se estremeció al pensarlo. Si hubiera tenido una salida, la hubiera tomado. Pero no lo hizo.

- Esto apesta.

Shelby estaba parada al lado de Daniel. A pesar de que Shelby estaba gritando por encima de la música discordante, Daniel solo lograba leer sus labios. Señalo la puerta trasera con su cabeza. Daniel asintió, siguiéndola .El patio trasero era pequeño y cercado. El césped estaba descuidado y quemado, con parches de tierra arenosa. Se sentaron en una placa de cemento pequeña, mientras Shelby destapaba una cerveza.

- Lo siento, te arrastre hasta acá para ver este espectáculo de mierda - Dijo, tomando un trago, luego se la paso a Daniel.

- ¿Sales con esta gente muy seguido?

- Es la primera y última vez - dijo - Mi madre y yo, no nos quedamos en un mismo lugar por mucho tiempo, así que nunca llego a tener algún amigo por mucho tiempo.

- Bien - Daniel dijo - Quiero decir, no creo que esta sea la clase

- Bien - Daniel dijo - Quiero decir, no creo que esta sea la clase de amigos con los que debes pasar tu tiempo.

- ¿Qué edad tienes, catorce? - Shelby resoplo. -

- Uhm, gracias por la advertencia, papá. Pero soy capaz de cuidarme sola, años de práctica.

Daniel dejo la cerveza y miro hacia el cielo. Una de las razones por la que le gustaba L.A. era que nunca se veían las estrellas. Esta noche, pensó, que las extrañaba.

- ¿Qué hay de tu familia? - pregunto Daniel finalmente.-

- Mi mama es buena, trabaja todo el tiempo. O, todo el tiempo se la pasa buscando trabajo. Tiene un talento especial para que la despidan. Así que

Seguimos mudándonos y ella sigue prometiendo que algún día las cosas serán estables para nosotros. He tenido algunos problemas, ya sabes, adaptándome. Es una larga historia .

Shelby se detuvo, como si pensara que ya había dicho demasiado. La forma en la que estaba evitando la mirada de Daniel, le hizo entender que ella sabía al menos un poco sobre su linaje de Nefilim.

- Pero mi mama piensa que ella tiene la solución - continuo, sacudiendo la cabeza. - Ella tiene la idea de abrir una escuela y todo. Es algo así como un sueño.

- ¿Y tu padre?-

- Nos abandonó antes de que naciera. Un hombre con mucha clase, ¿no? - Solía

- Nos abandonó antes de que naciera. Un hombre con mucha clase, ¿no?

- Solía ser así - Daniel dijo suavemente

- ¿Qué?

Luego - Daniel no supo porque - Extendió su mano y tomo la de Shelby. Ni siquiera la conocía, pero sintió la necesidad de protegerla. Era la hija de Sem. Lo cual la convertía casi en la sobrina de Daniel. Ella se sorprendió cuando sus dedos se entrelazaron, pero no se apartó. Daniel quería llevársela lejos de ahí. Ese no era un lugar para un chica como Shelby. Pero al mismo tiempo, él sabía que esa fiesta o ese barrio no era el problema. La vida de Shelby era el problema. Estaba totalmente jodida. Todo por culpa de Sem. Justo como todas las vidas de Luce estaban jodidas por culpa de Daniel.

Daniel trago saliva y se sorprendió a sí mismo, al sentir la nueva necesidad de ir por Luce. El no pertenecía a ese lugar, a ese patio cercado. En esta noche calurosa, en esta estúpida fiesta, con nada por lo que luchar por el resto de la eternidad. Ahora Shelby apretaba su mano. Cuando sus ojos se encontraron, se veían diferentes. Más grandes. Más suaves. Se veían como

- Uh, oh.

Se alejó y se puso de pie rápidamente. Shelby pensó que él quería algo muy diferente a lo que en realidad pasaba por su mente.

- ¿A dónde vas? - Dijo ella

- ¿Hice algo mal?

- No. - Daniel suspiro - Yo lo hice. Él quería dejar las cosas claras

- No. - Daniel suspiro - Yo lo hice.

Él quería dejar las cosas claras pero no sabía cómo. Daniel fijo su mirada en la puerta de alambre roto cuando una sombra se tambaleo ligeramente en el viento fuerte y cálido. Una anunciadora.

Normalmente las ignoraba. El último par de años, aparecían cada vez menos. Tal vez esta anunciadora, tal vez, tenía que ver algo con Shelby. Tal vez él podría mostrarle todo a través de la sombra, en vez de las palabras.

Daniel asintió hacia la anunciadora y la dejo deslizarse en la palma de su mano. Luego de un rato, Daniel la convirtió en un rectángulo, un rectángulo negro. Podía ver como la imagen comenzaba a verse más clara. Y supo instantáneamente que había cometido un gran error. Sus alas se quemaron y su corazón dolía como si se hubiera roto en pedazos dentro de él. El no sabía que o cuando la estaba viendo en el tiempo. Pero eso no le importaba. Todo lo que podía hacer era no entrar en la sombra e ir tras ella. Una sola lagrima se deslizo por su mejilla.

- ¿Qué demo ?

El tono sorprendido de Shelby interrumpió la concentración de Daniel. Pero antes de que Daniel pudiera responder, una sirena sonó en la calle. Las luces intermitentes iluminaron un lado de la casa, luego, el césped del patio trasero. La Anunciadora se escapó de las manos de Daniel. Shelby se puso de pie, estaba mirando a Daniel como si hubiera acabado de entender algo, pero no tenía palabras para explicarlo. Entonces fue cuando la puerta que estaba detrás de ellos se abrió y dio paso a un puñado de chicos corriendo.

- Policías.

Uno de ellos le susurro a Shelby, antes de que todos atravesaran el césped hasta

Uno de ellos le susurro a Shelby, antes de que todos atravesaran el césped hasta la cerca. Se ayudaban entre ellos a pasar al otro lado de la cerca. Un momento después, dos policías estaban revisando el perímetro de la casa y se detuvieron enfrente de Daniel y Shelby.

- Bien, niños, vendrán con nosotros.

Daniel entrecerró los ojos. No era la primera vez que lo arrestaban. Tratar con los policías siempre ha sido para Daniel una molestia menor y una gran broma. Pero Shelby no lo estaba tomando tan bien.

- ¿Ah sí? - Exclamo - ¿Bajo qué cargos?

- Irrupción a la fuerza en una residencia privada. Uso ilegal de sustancias. Consumo de alcohol. Perturbación de la paz y alguien robo ese carrito de compras de Ralphs. Elige, cariño.

En la estación Daniel saludo a los dos policías que conocía y sirvió dos tazas de café, una para Shelby y otra para él. La muchacha lo miro nerviosa, pero Daniel sabía que no tenía mucho de qué preocuparse. Estaba a punto de tumbarse en el asiento donde minutos antes el policía le tomo sus datos y lleno su ficha policial cuando vio a alguien de pie en la puerta de la estación.

Sophia Bliss.

Estaba vestida con un elegante traje negro, con su cabello color plata enrollado a la altura de su cabeza en un nudo, sus tacones negros haciendo ruido con cada paso que daba en el suelo de madera mientras se acercaba a Daniel. Sus ojos se fijaron rápidamente en Shelby, luego volvieron a Daniel, mientras se dibujaba una sonrisa en su rostro.

- Hola, cariño - dijo. - Se volvió hacia los policías. Soy la oficial de

- Hola, cariño - dijo. - Se volvió hacia los policías. Soy la oficial de libertad condicional de este adolecente. ¿Por qué esta aquí?

El policía le entrego el reporte. La Srta. Sophia lo reviso rápidamente, chasqueando su lengua.

- ¿Enserio, Daniel, robo de un carrito de compras? Y sabias que esta era tú última violación antes de que la corte ordenara la reforma escolar. Oh, no pongas esa cara. - dijo. - Una extraña sonrisa se dibujó en la comisura de sus labios. Te gustara Espada & Cruz. Lo prometo.

El diario de Shelby Noviembre 10 ¡Vaya!, ha pasado un tiempo desde la última vez

El diario de Shelby

Noviembre 10

¡Vaya!, ha pasado un tiempo desde la última vez que escribí. Creo que estos

últimos, eh, tres años, ¡han pasado realmente rápido! (Y solo para que conste, por

mi última entrada, ya no me asustan más los globos de agua. Solo los payasos)

Estoy escribiendo hoy porque, bueno, hay una nueva chica aquí en La Escuela de

La Costa. En realidad, es mi compañera de habitación. Y ya sabemos que no soy

muy buena compartiendo. Justo había acabado de limpiar mi habitación de todas las malas vibras (mi bolsa de hojas de salvia por fin llego de la tienda Canyon Country), cuando llega caminando esta humana llena de malas vibras.

Lucinda Price.

Solo ha estado aquí, como, un día, pero ya está invadiendo mi espacio y ya me

he comportado con ella como una horrible perra. Digamos que la vieja Shel no se

está adaptando muy bien al cambio. No me refiero a que la odie todo el tiempo. Es solo que ella es tan indefensa e ingenua y Está bien, ¿La verdad? Conozco al chico con el que está saliendo. ¿Recuerdas a Daniel Grigori? ¿La perfección rubia con ojos grises que puedo jurar que en ocasiones eran violetas? (Si no, mira de las paginas doce hasta la veintidós de este libro.) (Lo sé. ¡Lo sé! Escribí mucho sobre el luego del único encuentro que tuvimos, el cual termino en una muy poco romántica visita a la cárcel, pero Daniel fue muy amable conmigo. No puedo

evitarlo.) (Creí que teníamos una conexión. Fui estúpida. No fue nada. Estaba equivocada.)No era más que una de esas personas raras que también resultaban hermosas. El tan solo me encontró en un mal momento y juro que no conocía

la historia que tenía con Lucinda Price. No es que yo estuviera en ese entonces

la historia que tenía con Lucinda Price. No es que yo estuviera en ese entonces en La Escuela de La Costa, donde apenas puedes estornudar sin caer en chismes de alguna de las chicas femeninas sobre lo romántico que es su historia de amor

Lucinda y Daniel.

Lucinda y Daniel.

Vomito.

Como sea. Supongo que es puro karma que la chica terminara siendo mi compañera de habitación. Tal vez no es tan mala. No es que le vaya a dar una oportunidad. Se presentó aquí, de la nada. Voy a tratar de ser más amable. Tal vez mañana. Tal vez si ella lo hace primero

¡Vaya, me tengo que ir! ¡Mi nueva compañera de habitación acaba de entrar!

Cam se va de cacería Cam se apoyó en el árbol de madera rojiza y

Cam se va de cacería

Cam se apoyó en el árbol de madera rojiza y cogió un cigarrillo de su pitillera de plata. En el borde del bosque, estaba fuera de la vista de la terraza de La Escuela de la Costa, en donde los Nefilim se dedicaban a otro de sus inútiles proyectos de clase. Podía vigilar desde ese lugar. Podía protegerla sin que ella lo supiera.

Una rama se rompió tras él y Cam se volvió hacia atrás con los puños cerrados y el cigarrillo entre sus labios.

Interesante. Era una de las hembras ,sola. No tenía sentido que estuviera allí, al otro lado del árbol. Su arco de plata no estaba ni siquiera en posición.

- ¿Tienes fuego, Proscrito?

La chica parpadeo sus ojos blancos, lo que hizo que Cam sintiera náuseas y casi un poco de lastima por ella. Casi.

- Los Proscritos no juegan con fuego dijo ella con voz vacía moviendo sus pálidos dedos hacia el interior del bolsillo de su abrigo marrón

- Ese siempre fue el problema de los Proscritos ¿A qué no?

Cam se hacia el relajado. No tenía intención de alarmarla. Eso solo haría que lanzara la flecha estelar más rápido. Chasqueo los dedos, encendiendo una pequeña llama y luego llevo los dedos hacia el cigarrillo.

- La estas espiando. La chica levanto la cabeza rubia por encima de la terraza,

- La estas espiando.

La chica levanto la cabeza rubia por encima de la terraza, donde estaba sentada Lucinda en un banco, viéndose sorprendente con un suéter de color rojo-rosa y con el cabello recién teñido. Estaba hablando con algún amigo Nefilim de la misma forma abierta y confiada a como hablaba con Cam. Sus ojos color avellana abiertos y sus labios fruncidos con esa antigua tristeza. Cam podría mirarla por el resto del día. Por desgracia, se forzó a dar la vuelta hacia la criatura sin vida que estaba frente a él.

- La estoy protegiendo de los que son como ustedes espeto Hay una diferencia, pequeña, que no serias capaz de notarla.

Miro rápidamente a Luce. Ella se había levantado del banco. Sus ojos iban de un lado para otro fijándose en las escaleras de la terraza, las cuales estaban muy cerca del lugar donde hacía guardia Cam, en el borde del bosque. ¿Qué estaba haciendo? Él se puso rígido ¿Venia hacia aquí? La flecha estelar zumbo por el aire cuando Cam menos lo esperaba. Lo sintió en el último segundo y la esquivo moviendo su cabeza hacia la derecha, raspándose la mejilla contra el tronco de un árbol, y cogiendo la flecha por el mango con su mano enguantada de cuero. Temblaba, pero no podía darle la satisfacción a la Proscrita de saber cuan cerca había estado. Guardo la flecha en su bolsillo.

- Me gustaría utilizar esto para extinguirte dijo rápidamente pero sería perder una flecha estelar en perfecto estado. Especialmente cuando es mucho más divertido golpear a un Proscrito.

Antes de que la chica pudiera sacar otra flecha, Cam se abalanzo sobre ella y la agarro de su cola de caballo. Él le dio un duro rodillazo en el estómago. Luego, sacudió su cabeza hacia atrás y le dio un puñetazo al lado de la cara. Ella grito y

algo se rompió, tal vez el hueso de su nariz, pero Cam seguía golpeándola, incluso

algo se rompió, tal vez el hueso de su nariz, pero Cam seguía golpeándola, incluso cuando la sangre comenzó a salirle por la nariz y la boca, nunca dejo de hacerlo. Desde el momento en que Cam había comenzado la caza de Proscritos, se había obligado a sí mismo a no prestarle atención a los gemidos de chicas. De lo contrario, no habría podido seguir haciendo eso. Los Proscritos no tenían vida y carecían de valor; pero a pesar de todo eso, eran una amenaza para todo lo que le importaba a Cam.

- Tu puñetazo no golpe con la rodilla te quedaras con ella.

La Proscrito se atragantaba mientras expulsaba uno de sus dientes y escupía sangre en la camiseta de Cam.

- ¡Mira quién habla! Alguien que ni siquiera ha tenido nunca la oportunidad la golpeo de nuevo, justo en el ojo

- Yo si la tuve. ¿Escuchaste eso, Proscrito? Puede que ya no, pero solía tener la oportunidad.

Golpear a un Proscrito era fácil, demasiado fácil. Era un acto inútil, como un antiguo videojuego que ya habías superado pero lo jugabas de nuevo por aburrimiento. Ellos sanaban al igual que todos los caídos, no importaba cuánto daño se les causara.

La Proscrito gruño cuando Cam le dio en el cráneo la última patada que la tiro al suelo. Aterrizo boca abajo en un montículo de hojas. Después de eso, no se movió, por lo que Cam la tiro de sus pies llevando su ensangrentado cuerpo de vuelta por donde había venido.

- Dile a tus amigos que no son bienvenidos en este bosque. Le grito, mientras

- Dile a tus amigos que no son bienvenidos en este bosque.

Le grito, mientras abría una Anunciadora y la metía dentro. Se recostó contra la secuoya y tomo una larga y calmante aspirada de su cigarrillo justo cuando Lucinda comenzaba a bajar las escaleras.

Dentro de la oficina de Francesa Francesca estaba molesta, pero no estaba segura del porqué.

Dentro de la oficina de Francesa

Francesca estaba molesta, pero no estaba segura del porqué. Era obvio que lo estaba por sus respiraciones cortas y el espacio tenso detrás de sus rodillas y el dolor de cabeza incipiente detrás de sus ojos. Ella odiaba cuando se molestaba. Odiaba estar por debajo de lo que solía ser: perfectamente-controlada

Pero no estaba controlada, y no sabía por qué. Ciertamente no era por causa de este nuevo alumno inexperto.

Cuando Roland Sparks había llegado a La Escuela de la Costa, Francesca no se había sorprendido. Casi todos los Ángeles Caídos estaban en movimiento durante los días de tregua, por lo que solo era cuestión de tiempo para que uno de ellos buscara a Steven por ayuda. Se sentó ante su escritorio, ahora, con su ostentosa camisa blanca almidonada, habiendo convencido a Steven de permitirle asistir a las clases Nefilim. Ridículo. Si Roland quería espiar a Lucinda, existían formas mucho menos molestas.

- Tendrás que cambiar tu atuendo, - le dijo ella al Ángel Caído, o como la costumbre dicta llamarlos, Demonio. Genial. -

Los verdaderos estudiantes de La Escuela de la Costa jamás han escuchado nada sobre una

Los verdaderos estudiantes de La Escuela de la Costa jamás han escuchado nada sobre una tabla de planchar, y mucho menos sobre ¿Qué es eso?

Bajo la mirada hacia las botas de Roland. Su sonrisa casi parecía mofarse de ella.

- Ferragamo.

- ¿Ferragamo? Recoge una camisa y un par de zapatillas abajo en El ejército de Salvación.

La mirada de Francesca estaba ausente, mientras revisaba unos papeles de su escritorio sin sentido alguno. No importa cuánto tiempo haya vivido con Steven, los demonios siempre se las arreglaban para ponerla nerviosa.

- Francesca - Steven giro su silla para acercarse a la de ella - ¿No quieres hablar de lo que sucedió hoy?

- No hay nada de qué hablar - dijo ella cerrando sus ojos para bloquear la imagen que se le venía a la cabeza de las caras pálidas y atemorizadas de sus mejores estudiantes cuando ella y Steven les ofrecieron una visión dentro de una oscura Anunciadora. -

- Fue un error tan solo intentarlo.

- Nos arriesgamos. Solo tuvimos mala suerte. Steven entrelazo su mano cálida con la de ella. Él siempre estaba caliente y ella siempre estaba fría.

Normalmente, eso la hacía querer estar cerca de, el cada vez que podía. Pero hoy,

Normalmente, eso la hacía querer estar cerca de, el cada vez que podía. Pero hoy, su calor la oprimía, y su demostración abierta de afecto hacia Roland la avergonzaba. Ella retiro su mano de la de él.

- ¿Mala suerte? - se burló.-

Ella podía sentirse a punto de lanzar una diatriba sobre las estadísticas de seguridad en clase y sobre esos chicos Nefilim que aún no estaban listos para las Anunciadoras. Y mientras cada palabra que diría sería absolutamente cierta, los tres en esa habitación sabían que era solo un estúpido encubrimiento de su verdadera preocupación ese mismo día. La verdadera razón que la tenía tan molesta y preocupada.

Lucinda Price estaba lista.

Y eso aterrorizaba a Francesca.

Una cita con un proscrito Phil saco el destartalado Mercedes color granate de la carretera

Una cita con un proscrito

Phil saco el destartalado Mercedes color granate de la carretera Costa del Pacifico

a la tercera señal que ponía Vista panorámica .

La mayoría de las parejas estacionaban en la segunda señal al norte de La Escuela de la Costa, pero por lo que Shelby había odio, eso era solo si estabas oficialmente juntos y definitivamente iban a darse el lote. Shelby aun no estaba totalmente consciente de lo que hacía con ese chico. Apenas hablaron en el viaje. Pensándolo bien, apenas habían hablado desde que se conocieron, solo una especie de gesto cuando se veían en los pasillos y en ocasiones intercambiando tareas.

El la había invitado a salir por primera vez esa noche y ella había dicho que si porque él era casi lindo. Podría haber sido más lindo si Shelby fuera la clase de chica que les daba a sus novios cambios extremos. Tal vez debía sugerirle algunos cambios. Como ¿Por qué seguía utilizando esos odiosos anteojos? El sol se había escondido hacia horas. Después de un momento de observar el océano iluminado por la luna delante de ellos, Phil alcanzo la mano de Shelby y la apretó con fuerza sobre sus vaqueros estaba realmente suave. Su tacto era frio,

recorriendo todo el cuerpo de Shelby a través de sus vaqueros, pero ella se obligo

a permanecer sentada allí y a pretender que era romántico o algo.

- ¿Así que tienes una nueva compañera de cuarto? pregunto él. Shelby puso los ojos

- ¿Así que tienes una nueva compañera de cuarto? pregunto él.

Shelby puso los ojos en blanco.

- Sí, pero ¿Quién quiere hablar sobre ella?

- Tal vez yo quiera.

- ¡Entonces invítala a salir!

Dijo Shelby, apenas tratando de ocultar su repentina furia. Jesús, hombre. Qué buena forma de hacer sentir a una chica especial.

- Lo siento, Shelby - Su mano helada la apretó con fuerza - Solo quería saber si ustedes dos se estaban llevando bien.

- ¿Te gustaría mucho tener una habitación para ti solo y que de repente esta esta chica martirizada llegara y te arruinara todo?

- Me gustaría conocerla algún día.

- ¿Qué?

Shelby no estaba segura de si Phil le estaba jugando una broma o si ella estaba reaccionando de forma exagerada. Ella tenía fama de reaccionar exageradamente. Como cuando fue enviada a un territorio completamente Nefilim. Padre ausente, madre destrozada, bla, bla, bla.

- Si, como quieras. Seguro. - Tal vez podríamos salir todos alguna vez dijo el

- Si, como quieras. Seguro.

- Tal vez podríamos salir todos alguna vez dijo el

- Dije seguro Como si alguna vez sucediera. Shelby y Lucinda no eran exactamente las mejores amigas. Phil sonrió. Ella nunca lo había visto sonreír antes. Nunca había notado cuan pálidos eran sus labios.

- Excelente dijo él, acomodándose los lentes justo por encima de sus ojos. Shelby contuvo el aliento ante el iris de sus ojos. Eran del azul más hermoso e intoxicarte que jamás había visto. El color era tan increíble que casi parecía imposible que fuera real. No tenía más opción que besarlo.

Miles en la oscuridad Miles nunca había tenido la intención de fragmentar a Luce. Un

Miles en la oscuridad

Miles nunca había tenido la intención de fragmentar a Luce.

Un momento, ella había sido una chica solitaria en peligro también era su amiga,

la bella chica que él había besado una vez. Pero ese no era el punto y un

segundo después, los ojos de Miles se nublaron y el corazón le comenzó a latir muy rápido, y antes de saber lo que estaba haciendo, había lanzado un reflejo de

Luce directamente al enfrentamiento con los Proscritos.

La logro reflejar de la nada gracias a los profundos sentimientos que sentía por ella. De repente, había dos Luces. Ambas tan hermosas como un cielo estrellado:

vaqueros oscuros, camisas oscuras, dos cabezas de cabello oscuro. Y luego, hubo una mirada muy oscura en la Luce falsa cuando decidió irse con los Proscritos. Y luego con una flecha estelar, el reflejo había desaparecido.

Y después, demasiado pronto, su amiga, la verdadera Luce, también había

desaparecido. ¡Él era tan idiota! Las estúpidas palabras que él le había dicho a

ella la primera vez que tuvieron una conversación sobre su tan admirada habilidad

no paraban de resonar en su cabeza:

Es muy fácil hacerlo con las personas, que, ya sabes, amas.

¿Se acordaría Luce de esa conversación que tuvieron aquel día en la terraza de la escuela? ¿Fue lo que él le dijo a ella una de las razones que la motivaron a adentrarse sola en esa Anunciadora?

Ella ni siquiera miro hacia atrás. Ahora el patio trasero estaba lleno de ángeles incrédulos. Miles y Shelby estaban pasando un mal momento lidiando con lo que

Luce había hecho, pero ya la habían visto abrir las Anunciadoras. Los ángeles, en cambio,

Luce había hecho, pero ya la habían visto abrir las Anunciadoras. Los ángeles, en cambio, parecían a punto de entrar en shock. Miles vio al novio de Luce tratando de lidiar con su propio asombro. Abría y cerraba la boca como un estúpido. Daniel no sabía que su novia podía hacer eso y mucho más. No tenía ni idea de lo que era capaz de hacer ella.

Miles les dio la espalda a todos ellos y se cruzó de brazos. No le haría ningún bien enojarse con Daniel. Luce estaba loca por él y además han estado enamorados por siempre. Miles no podía competir con eso.

Le dio una pequeña patada al césped seco e inútilmente se tropezó con algo que brillaba en la oscuridad.

Una flecha estelar sin dueño. Nadie estaba mirando. Los ángeles estaban muy ocupados discutiendo entre ellos sobre la mejor manera de encontrar a Lucinda. Miles se sentían salvaje, desquiciado y para nada el mismo. Pero de repente agarro la flecha estelar y la guardo en el bolsillo interior de su gabardina marrón.-

- ¡Miles! ¿Qué estás haciendo? susurro Shelby haciendo que Miles saltara del susto.

- ¡Nada!

- Bien. Lo llamo con la mano desde el cobertizo lejos de la vista de los ángeles.

- Entonces ven aquí y ayúdame con esta Anunciadora. Ha sido un verdadero dolor el argh la oscura sombra se envolvió en las manos de Shelby con aire indiferente.

- ¡Shelby! Miles susurro mientras corría hacia ella.

- ¿Por qué estás haciendo eso? - ¿Por qué crees, imbécil? Miles se rio por

- ¿Por qué estás haciendo eso?

- ¿Por qué crees, imbécil?

Miles se rio por lo bajo ante la feroz determinación de su rostro. No era la Anunciadora, era Shelby. Era muy difícil para ella admitir que quería a Luce, pero moriría primero antes de intentarlo. Era incluso tierno.

- ¿Quieres ? ¿Quieres ir tras ella? pregunto el-

- ¡Duh! dijo ella - ¿Estás conmigo? ¿O también estás demasiado asustado?

Miro a Miles, luego trago saliva, cambio su tono de voz, y le tomo la mano.

- Por favor, no me hagas ir sola.

Miles tomo la Anunciadora de las manos de Shelby y forcejeo con ella hasta expandirla en la oscuridad. Pronto se abrió un portal negro como la tinta, muy parecido al que Luce había acabado de entrar.

- Estoy contigo dijo él, - mientras tomaba la mano de Shelby Y juntos, entraron en la oscuridad.

El regalo de Daniel Daniel se despertó en una cama de peonias marchitas. La luz

El regalo de Daniel

Daniel se despertó en una cama de peonias marchitas. La luz de las estrellas se filtraba a través del dosel que formaban los robles por encima de su cabeza. Su cuerpo estaba rígido y frio, acurrucado alrededor de un pequeño muñón de árbol; en vez de estarlo alrededor del cálido cuerpo de su amada.

¿Cuánto tiempo había dormido? Los pétalos debajo de, el estaban aplastados y eran de un color marrón. Soltó el aire en una forma frágil y decadente. Sus dedos aun tenían el negro sello de la ceniza que habían sido los huesos de Lucinda, antes de que estallara en llamas. Tal vez había estado durmiendo aquí por una semana, soñando con nada, alejado de este mundo pero no era tiempo

suficiente. El dolor de Daniel se sentía extraordinariamente grande, más vasto que el espacio que abarcaban su salas como si su alma cargara con el peso de veinte hombres, y con el dolor de cada uno, como si cada hombre hubiese perdido

a su más querida amada. El desesperado dolor se estrechaba dentro de una ausencia donde su corazón estaba destinado a estar.

En los tres meses que siguieron desde su primer día de San Valentín con Lucinda, Daniel la había traído de vuelta a ese punto en el bosque de la Inglaterra Medieval

al menos otras veinte veces. Cada vez, durante su paseo por la verde aldea hacia

las profundidades frías del bosque, Daniel se encargaba de hacer florecer de nuevo esas peonias de San Valentín, de modo que cuando Luce entrara en el claro, las flores estarían tan encantadoras y atrayentes como Lucinda.

Las observo ahora, muertas, y arranco un puñado de pétalos húmedos ya aplastados. No encontró poder dentro de sí mismo para hacer revivir sus

Delicadas flores. El tenía dos almas diferentes: una cuando Lucinda estaba viva, y otra cuando

Delicadas flores. El tenía dos almas diferentes: una cuando Lucinda estaba viva, y otra cuando estaba muerta. El necesitaba de su afecto, de la gloria de su presencia para ser la mejor versión de sí mismo. El la necesitaba para sumarle luz y dulzura al mundo.

Daniel hizo una mueca mientras trataba de ponerse de pie. Sus alas estaban rígidas por la tensión y la perdida. Comenzó a moverlas y expandirlas mientras salía del bosque, pero con cada paso se sorprendía al encontrar su cuerpo aun más pesado y deprimido. El quería conectarse con la memoria de ella, recorrer todas las calles por las que ella alguna vez anduvo buscando huellas del amor de Daniel. El siempre deseaba lo mismo cuando ella moría. Nunca fue una buena idea. Esta vez, de forma inexplicable, decidió darse gusto. Camino tambaleándose de vuelta a la aldea donde ella había vivido. Cruzando el camino de tierra, entrando al descubierto mercado a la media noche y dando la vuelta a la esquina de la estrecha calle donde la familia de Lucinda vivió todo dolía más de lo que él estaba dispuesto a soportar.

A tres puertas de la casa de la familia de Lucinda, Daniel vio la luz que salía del alfeizar de la ventana y grito de dolor. Se lanzo contra el alto muro de piedra de una vivienda vecina. La pena lo inundo y sus ojos se llenaron de ardientes lágrimas. Al final entendió el porqué.

El dolor que él sentía al perder a Lucinda era agravado por el dolor que sentía su familia por también perderla. Ellos la amaban por quien en verdad era, la amaban de una manera similar a la que Daniel lo hacía. Ahora ellos sufrían al igual que Daniel, lo cual hacia que Daniel sintiera aun mas pena, sabiendo que la había separado de buenas personas que se preocupaban por ella.

Sigilosamente, se alzo hacia el oscuro cielo y aterrizo en la azotea de la casa

Sigilosamente, se alzo hacia el oscuro cielo y aterrizo en la azotea de la casa donde la familia de Lucinda dormía. Se recostó contra los sucios ladrillos y extendió sus alas ante él, tratando de sentir el dolor que irradiaba aquella familia a través del techo.

Era la hora más oscura de la mañana y todo el pueblo estaba dormido. Pero Daniel escuchaba o sentía, una mujer llorando justo debajo de,el. Siguió el sonido, arrastrándose a lo largo del techo, escabulléndose por el lado de un muro hasta estar justo afuera de la pequeña habitación donde sabia que la hermana mayor de Lucinda, Helen, dormía con su esposo.

Los recién casados estaban profundamente dormidos. Y no había duda que en medio de los sueños, Helen estaba llorando por Lucinda. Echando un vistazo dentro de la habitación, Daniel vio la forma de los brazos de su esposo alrededor de ella, besándola en la arrugada frente, ofreciéndole calma incluso en los sueños. Estaban enamorados. Daniel notaba como tantas cosas eran diferentes entre el amor de este marido y mujer, y entre el amor que el compartía con Lucinda.

El amor del que era testigo esa noche era constante, terrenal y infinito. En cambio su amor con Lucinda era tempestuoso, trascendental y para mejor o peor- eterno.- Era sorprendente que ambos tipos de conexión, ambas formas de expresar devoción, podían ser llamadas de la misma manera: Amor.

Y sin embargo, Daniel reconocía una cosa en la forma que tenían los brazos de aquel hombre alrededor de su esposa: El daría y haría lo que fuera para apaciguar el dolor de su amada. Daniel observo con descarada fascinación el somnoliento y profundo beso que se daban los enamorados. Daniel deseaba que hubiese algo que pudiera hacer. El había interactuado con muchas almas dentro de sus cuerpos durante el milenio que había pasado en la Tierra. El había acelerado el

proceso de estas almas para llegar a la paz y la luz del insondable más

proceso de estas almas para llegar a la paz y la luz del insondable más allá, el equivalente de Cielo para los mortales, al cual los ángeles no tenían acceso. Pero Daniel nunca había guiado a la nueva vida en el mundo. Estaba más allá de sus poderes un regalo que solo El Trono podía dar. Solo El Trono podía remover todos los obstáculos de los cuerpos y almas mortales, de tal manera que, en nueve meses, pudieran traer un feliz y alegre niño al mundo.

Tal vez estos amantes recibirían aquel regalo, Daniel no lo sabía. Pero incluso si tenían a su propio hijo, este jamás remplazaría a Lucinda. El alma particular que ella tenía llevaría alegría a alguna otra familia en algún lugar lejano, al cual Daniel tendría que esperar para eventualmente encontrarlo. Puede que tuviera que esperar décadas, pero ya estaba acostumbrado a eso.

Por ahora, cualquier regalo que Daniel le diera a esta familia palidecería en comparación con lo que habían perdido. Su mente se expandió hasta los límites, tratando de apoderarse de algo que los pudiera ayudar. En el lejano bosque bordeando el pueblo, su aguda visión se detuvo en un par de cabras que pastaban a la luz de la luna. Sustituciones absurdas para Lucinda y aun así Para esta familia, la leche de cabra sería rara hasta el punto de excepcional.

Cualquier alimentos o ingresos que esos animales les pudieran dar, le traería algo de paz a esta familia. Merecían eso y mucho más. En un instante, Daniel voló hasta el lindero del bosque, recolecto las cabras y las llevo por el cielo hasta las puertas de la familia de Lucinda, donde las ato con una cuerda .No dejo ninguna nota. No entenderían su explicación. El simple gesto debería ser suficiente.

Al mirar la ventana de la hermana de Lucinda, Daniel inclino su rostro, humillado por la realidad del mundo mortal. Luego extendió sus alas y se elevo al cielo,

donde permanecería hasta que su amor renaciera en otra vida, trayéndolo a el de vuelta

donde permanecería hasta que su amor renaciera en otra vida, trayéndolo a el de vuelta a la Tierra.

Daniel en el juicio - Ángel, ¡asciende! Daniel se levantó de su silla y extendió

Daniel en el juicio

- Ángel, ¡asciende!

Daniel se levantó de su silla y extendió sus alas produciendo un leve golpe. Él estaba flotando a unos metros del suelo, al igual que los nueve ángeles de La Escala en sus siniestras capas negras que se agitaban en la sala común de juntas de los mortales a las afueras de Dayton, Ohio. Dejo las alas al descubierto para mostrarles que estaba desarmado. Los ángeles de edad que estaban presentes se sentaron en los asientos de oro que habían sido especialmente instalados para El Juicio. Llegada las ocho de la mañana, toda la evidencia de esa reunión habrá desaparecido.

- Es posible que quedes en el exilio -trono la misma voz detrás de él-

Un ministro sin rostro al cual Daniel no volvería a ver nunca más .Aterrizo en la alfombra y se sentó solo, detrás de la larga mesa enfrentando a toda La Escala. Vio el sol saliendo por la ventana, tan increíblemente aburrido como el ritual que se desarrollaba en ese momento. Cada uno de los miembros de La Escala le estaba dando la espalda, echando hacia abajo las capuchas de sus túnicas y dejando al descubierto la insignia de oro marcada en la parte de atrás de sus cuellos: cada uno llevaba tatuada una estrella de siete puntas.

Como si le importara. Como si esa fachada de La Escala de una comunidad altamente exclusiva llegara a interesarle. Era una junta que debatía simple y llanamente la libertad condicional, era una junta celestial. La Escala estaba compuesta ángeles menores hambrientos de poder. Ángel que estaban lejos de los rangos de importancia, antes de La Caída, el Trono ni siquiera había sido

capaz de distinguir a alguno de ellos de otro. Claro, tenían poder ahora, pero Daniel

capaz de distinguir a alguno de ellos de otro. Claro, tenían poder ahora, pero Daniel jamás se hubiera sentido tan superior a La Escala si ellos no hubieran estado jugando a ser superiores a Él.

- ¿Daniel Grigori? pregunto un miembro de La Escala que para Daniel tenía cara de sapo-

Ninguno de ellos tenía nombre. Era parte del protocolo de La Escala. Una vez un ángel se uniera a la secta, dejaba a un lado su individualidad. El grupo, sentía, que era más importante que un solo ángel. Y de esa manera, los miembros de La Escala se negaban a darse nombres angelicales a ellos mismos. Ahora, eran parte de una gran fuerza, una sola entidad.

- ¿Sí? Daniel miro alrededor

y

puso

los

ojos

en

blanco

como

diciendo ¿Quién más si no yo? Yo soy el que es llamado Daniel Grigori.

Tenía que utilizar el protocolo por ahora, pero cada Juicio lo irritaba una y otra vez. Él había sido llamado ante La Escala muchas veces a través de los años; aunque en un principio eran tantos otros ángeles en la mesa con él, que el procedimiento se había hecho menos doloroso.

Ahora que Daniel, junto con otros pocos, no se inclinaba hacia ningún bando, uno de los pocos que no habían elegido ni al Trono ni a Lucifer, La Escala había hecho de él, su proyecto favorito. Lo llamaban con cualquier excusa. Paso muy poco tiempo con Lucinda y demasiado tiempo en esa burocracia. El los odiaba por eso. Cara de sapo se puso de pie y leyó en voz alta de un pesado rollo de pergamino.

- Usted es acusado de coacción hacia un Huésped establecido del Cielo.

- ¡Vamos! dijo Daniel Eso es ridículo- ¿Acaso no converso con Gabrielle Givens en la

- ¡Vamos! dijo Daniel Eso es ridículo- ¿Acaso no converso con Gabrielle Givens en la noche de Octubre del veintisiete, diciendo, y cito: -en esta parte, la voz de Cara de sapo se convirtió melancólica y afectada ¿Nunca has sentido como si esto no valiera la pena en absoluto? ¿De verdad ha cambiado en algo el Cielo desde la vez que nos echaron? Cara de sapo agudizo la mirada entrecerrando los ojos.

- Tenemos a muchos testigos que pueden dar fe de esta declaración de herejía.

Daniel trago saliva.

- Lo dije. Yo estaba de mal humor. ¿A quién le importa? Gabbe jamás renunciaría a su puesto en el cielo. Si usted no sabe eso entonces debe ser un

- ¿Y porque estaba usted de tan mal humor? ¿Señor Grigori?

- ¡Usted sabe porque!

Grito Daniel, levantándose de su silla y alzándose del suelo. Él ya había tenido suficiente. Sus alas eran mucho más altas que las de ellos, empequeñeciendo sus pequeñas, tontas y azules alas y proyectando una sombra de soberanía en sus rostros viejos. Unos pocos miembros de La Escala se echaron hacia atrás en sus asientos.

Uno de ellos se levantó y agito el dedo hacia Daniel. - Si tanto le

Uno de ellos se levantó y agito el dedo hacia Daniel.

- Si tanto le disgusta tener que respondernos, hay algo que puede hacer:

Aprenda de sus errores, Señor Grigori. Tome las decisiones que debió haber tomado hace mucho tiempo.

Otro miembro tomo la diatriba.

- En lugar de escoger el amor. ¡Qué pintoresco!

Un tercero de ellos continuo mientras el resto se amontonaba alrededor de la larga mesa. Incluso restándole importancia a sus alas, que podían doblar el tamaño de las de ellos.

- Usted estaba muy distraído por un loco amor como para tomar la decisión correcta antes. Pero ahora puede corregir sus errores.

Cara de sapo termino.

- Ahora usted puede hacer lo que sabe que necesita hacer.

Los cuatro llegaron a él desde cualquier lado, cada uno con camisas y ataduras de fuerza, todos ellos sonriendo con anticipación. Esto, también, era casi parte de sus protocolos. La Escala disfrutaba de los castigos que infligían a los ángeles que no les hacían caso. De esa manera, no eran muy diferentes a aquellos caídos que habían sido etiquetados como Demonios.

- ¡Nunca! dijo Daniel, aun cuando ellos saltaron hacia él, amarrándolo con esa horrible y negra camisa de fuerza, de la cual no había forma de salir libre.

- ¡Nunca! repitió antes de que lo ataran alrededor de su pecho, sus brazos, su

- ¡Nunca! repitió antes de que lo ataran alrededor de su pecho, sus brazos, su boca. El no cedería a La Escala. Así lo ataran por un año, o por miles de años, el no renunciaría a Lucinda.

HISTORIAS CORTAS DE OSCUROS: Autor: Lauren Kate. Traducido por: sagaoscuros.blogspot.com Editado, unido y formateado

HISTORIAS CORTAS DE OSCUROS:

Autor: Lauren Kate.

Traducido por: sagaoscuros.blogspot.com

Editado, unido y formateado por: @DanielGrigori_1

Regalo de navidad para las Fallenatics- Fallengels.