Вы находитесь на странице: 1из 21
CENTRO AGRONÓMICO TROPICAL DE INVESTIGACIÓN Y ENSEÑANZA CURSO DE MAESTRÍA MANEJO Y GESTIÓN INTEGRAL DE

CENTRO AGRONÓMICO TROPICAL DE INVESTIGACIÓN Y ENSEÑANZA

CURSO DE MAESTRÍA

MANEJO Y GESTIÓN INTEGRAL DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS I

ANÁLISIS DE CONTEXTO, CARACTERIZACIÓN Y DIAGNÓSTICO DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS

Francisco Jiménez O.

DE CONTEXTO, CARACTERIZACIÓN Y DIAGNÓSTICO DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS Francisco Jiménez O. TURRIALBA, COSTA RICA 2010 1

TURRIALBA, COSTA RICA

2010

CONTENIDO

1) ANÁLISIS DE CONTEXTO LOCAL Y EXTERNO

3

2) CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS

4

 

2.1

Introducción

4

2.2

Componentes y variables de la caracterización

5

Ubicación, morfometría e hidrología

5

Caracterización biofísica

7

Caracterización socioeconómica

8

2.3. Aspectos a considerar para la planificación y la realización de la caracterización de una cuenca

9

2.4. Fuentes de información para la caracterización de una cuenca hidrográfica

9

3.

EL DIAGNÓSTICO DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS

10

3.1 Introducción

10

3.2 Propósitos del diagnóstico

11

3.3 El proceso del diagnóstico

11

3.4 El diagnóstico participativo

14

3.5 Integración de la vocación y potencialidades (capitales) de la cuenca

15

en el diagnóstico

3.6 Diagnóstico biofísico de la cuenca

16

3.7 Diagnóstico socioeconómico de la cuenca

17

3.8 Análisis de causas y consecuencias, interpretación del diagnóstico

18

a) Análisis de causas

18

b) Análisis de consecuencias

18

c) Interpretación del diagnóstico

19

3.9 Priorización de problemas y determinación de áreas críticas

19

a) Priorización

19

b) Áreas críticas

20

3.10 Métodos, herramientas e instrumentos para realizar el diagnóstico

20

1. ANÁLISIS DE CONTEXTO LOCAL Y EXTERNO

La Real Academia Española define contexto como “entorno físico o de situación, ya sea político histórico, cultural o de cualquier índole, en que se considera un hecho”. Por su parte, el entorno se refiere al ambiente que rodea una situación, o sea, a factores externos a la situación o hecho.También se podría decir que el contexto es una agrupación de circunstancias de lugar, tiempo y modo, en que ocurre una situación.

Así, etimológicamente hablando, el análisis de contexto de una cuenca debería restringirse exclusivamente a los factores externos, sin embargo, como se mencionó reiteradamente en el módulo introductorio, uno de los elementos más importantes en el manejo y gestión de cuencas, es el enfoque sistémico, por lo tanto de interacción entre la cuenca y su entorno y entre los componentes o subsistemas intrínsecos de la misma cuenca. De esta manera, entonces, en el ámbito de una cuenca, se puede hablar de un contexto local y un contexto externo. Este último puede tener diferentes niveles espaciales (estado, provincia, región, zona, país, mundo). Para ambos casos (contexto local y externo), el nivel temporal puede variar (anterior, actual, proyectado, todos).

Si bien es cierto que el contexto local es generalmente abordado de manera explícita y detallada en la caracterización de la cuenca, resulta útil incluir algunos de los elementos más relevantes del mismo, en el apartado del análisis de contexto, ya que con frecuencia algunos actores de la cuenca, por ejemplo los decisores, prefieren tener un contexto general, rápido, de la situación, antes que dedicarse a leer con detalle, información más amplia y detallada y casi siempre también más técnica, como la que constituye la caracterización.

No existe una “camisa de fuerza”, en los componentes del análisis de contexto de una cuenca; cada caso puede tener sus particularidades, sin embargo, es importante partir de un grupo de elementos o circunstancias que faciliten análisis comparativos entre cuencas y ajustes metodológicos subsiguientes. Desde esta perspectiva se sugieren los siguientes componentes, en los cuales se deben relacionar el contexto local y externo:

Contexto espacial e histórico

Contexto socioeconómico

Contexto ecológico

Contexto productivo

Contexto de gestión de los recursos

Contexto espacial e histórico

Puede incluir aspectos como ubicación general, región o polo de desarrollo del país, ordenamiento territorial, importancia, vías de acceso y comunicación, algún elemento biofísico que lo caracteriza (clima, suelo, relieve), antecedentes relevantes, relación espacial e histórica con el entorno más cercano, nacional e internacional.

Contexto socioeconómico

Puede incluir aspectos como entorno de política nacional de cuencas, elementos legales, institucionalidad, organización, gobernanza, gobernabilidad, incidencia, población y relación con el entorno, principales ocupaciones y fuentes de ingresos versus entorno, educación, situación económica general, género, tendencias especiales, capacidad de

gestión, servicios básicos, tenencia de la tiera, rasgos culturales, sus grandes retos, tendencias, todo esto en relación con el entorno más cercano, nacional e internacional.

Contexto ecológico

Puede incluir aspectos como diversidad de ecosistemas, paisajes típicos y comparación con el entorno, elementos de biodiversidad relevantes, contaminación, impactos ambientales, tendencias, preocupaciones, desafíos, relación con el entorno más cercano, nacional e internacional.

Contexto productivo

Puede incluir aspectos como principales usos de la tierra y actividades productivas, vinculación con mercados, características especiales, tendencias, preocupaciones, desafíos, todo esto en relación con el entorno más cercano, nacional e internacional.

Contexto de gestión de los recursos naturales

Puede incluir aspectos como los principales problemas en el manejo y gestión de los recursos naturales (agua, suelo, vegetación), vocación general de la cuenca, potencialidades, características especiales, tendencias, preocupaciones, desafíos, relación con el entorno más cercano, nacional e internacional.

2. CARACTERIZACIÓN DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS

2.1 Introducción

En el proceso de planificación, manejo y gestión de cuencas hidrográficas es necesaria la caracterización de las mismas. La caracterización es un inventario detallado de los recursos

y las condiciones biofísicas, socioeconómicas y ambientales de la cuenca y sus interrelaciones.

La caracterización está dirigida fundamentalmente a cuantificar las variables que tipifican a la

cuenca con el fin de establecer la vocación, posibilidades y limitaciones de sus recursos

naturales y el ambiente y las condiciones socioeconómicas de las comunidades que la habitan.

En

el

proceso

de

manejo

de

cuencas,

la

caracterización

cumple

tres

funciones

fundamentales:

 

1.

Describir y tipificar las características principales de la cuenca.

 

2.

Sirve de información básica para definir y cuantificar el conjunto de indicadores que servirán de línea base para el seguimiento, monitoreo y evaluación de resultados e impactos de los planes, programas o proyectos de manejo y gestión de cuencas.

3.

Sirve de base para el diagnóstico, donde se identifican y priorizan los principales problemas de la cuenca, se identifican sus causas, consecuencias y soluciones y se determinan las potencialidades y oportunidades de la cuenca.

La

caracterización es el tercer elemento del proceso de manejo de cuencas hidrográficas

(ver esquema 1), constituye el componente de base sobre el cual se empieza a edificar

toda la planificación e implementación de este proceso. Esta caracterización debe ser integral para poder entender la cuenca como sistema. Con frecuencia, muchos proyectos de manejo de cuencas, omiten o parten de caracterizaciones incompletas por razones económicas, de falta de conocimientos, de claridad conceptual y práctica, o porque simplemente en la formulación del proyecto no se contempló como un componente importante y necesario. La caracterización es al especialista en manejo y gestión de cuencas, lo que los exámenes del paciente son al médico. Una de las deficiencias

en planes de manejo y gestión de cuencas, es que se realizan

caracterizaciones detalladas, pero luego no se utilizan ni relacionan en el diagnóstico y la

línea base.

comunes

Debido a que la gestión de cuencas es un proceso con objetivos a corto, mediano y largo plazo en términos de la rehabilitación (5, 10, 20 años), y permanente en términos del manejo sostenible, la planificación debe sustentarse en información completa e integral de la cuenca, para evitar errores en la priorización e intervención, que podrían llevar no solamente a un uso ineficiente de los recursos humanos y económicos, sino a la falta de resultados e impactos favorables concretos que justifiquen y motiven a todos los actores locales a internalizar y empoderarse del proceso y a las instituciones, decisores, donantes y organismos de cooperación internacional a seguir apoyando esta forma plenamente justificada natural, biofísica y socioeconómicamente de gestión del territorio.

2.2 Componentes y variables de la caracterización

Los componentes y variables que son importantes de caracterizar en una cuenca pueden agruparse en tres grandes temas: a) ubicación, morfometría e hidrología; b) caracterización biofísica y c) caracterización socioeconómica. Los elementos que se especifican abajo para cada caracterización parten de una situación ideal, pero en la práctica no siempre eso es posible, aunque siempre se debe hacer el mejor esfuerzo de obtener la mayor y mejor información. Es recomendable iniciar con la información más relevante (análisis de contexto biofísico, socioeconómico y ambiental), y de ser necesaria información más específica luego de priorizados los problemas de la cuenca, se puede determinar la información requerida. La caracterización debe ser interpretativa, en el sentido de identificar las relaciones que puede darse entre las distintas variables.

Los mapas de caracterización para fines de planificación y manejo de microcuencas deberían ser preferiblemente en la escala, menores de 1:25.000, idealmente 1:5.000.

Ubicación, morfometría e hidrología

a) Ubicación: país, departamento, estado o provincia, latitud, longitud, área. Incluir un

mapa base de la cuenca.

b) Características morfométricas e hidrológicas de la cuenca: forma, curva hipsométrica

(elevaciones), longitud y pendiente del cauce principal, orden y longitud de la red de drenaje, densidad de cauces (no. cauces o drenajes/área de la cuenca), densidad de drenaje (longitud de drenajes/km 2 de área), caudales (promedio, máximos, mínimos). Incluir el mapa de la red de drenaje y división de microcuencas.

c) Síntesis: de las características de ubicación, morfométricas e hidrológicas de la cuenca.

RECONOCIMIENTO DE LA CUENCA E IDENTIFICACIÓN DE ACTORES CLAVES

LÍNEA BASE

DE LA CUENCA E IDENTIFICACIÓN DE ACTORES CLAVES LÍNEA BASE ORGANIZACIÓN DE LA GESTIÓN CARACTERIZACIÓN DIAGNÓSTICO

ORGANIZACIÓN DE LA GESTIÓN

DE ACTORES CLAVES LÍNEA BASE ORGANIZACIÓN DE LA GESTIÓN CARACTERIZACIÓN DIAGNÓSTICO ORDENAMIENTO TERRITORIAL,

CARACTERIZACIÓN

LÍNEA BASE ORGANIZACIÓN DE LA GESTIÓN CARACTERIZACIÓN DIAGNÓSTICO ORDENAMIENTO TERRITORIAL, ZONIFICACIÓN

DIAGNÓSTICO

ORGANIZACIÓN DE LA GESTIÓN CARACTERIZACIÓN DIAGNÓSTICO ORDENAMIENTO TERRITORIAL, ZONIFICACIÓN FORMULACIÓN DEL

ORDENAMIENTO TERRITORIAL, ZONIFICACIÓN

DIAGNÓSTICO ORDENAMIENTO TERRITORIAL, ZONIFICACIÓN FORMULACIÓN DEL PLAN GESTIÓN PARA LA IMPLEMENTACIÓN

FORMULACIÓN DEL PLAN

TERRITORIAL, ZONIFICACIÓN FORMULACIÓN DEL PLAN GESTIÓN PARA LA IMPLEMENTACIÓN MONITOREO EVALUACIÓN

GESTIÓN PARA LA IMPLEMENTACIÓN

FORMULACIÓN DEL PLAN GESTIÓN PARA LA IMPLEMENTACIÓN MONITOREO EVALUACIÓN SISTEMATIZACIÓN Y COMUNICACIÓN
FORMULACIÓN DEL PLAN GESTIÓN PARA LA IMPLEMENTACIÓN MONITOREO EVALUACIÓN SISTEMATIZACIÓN Y COMUNICACIÓN
FORMULACIÓN DEL PLAN GESTIÓN PARA LA IMPLEMENTACIÓN MONITOREO EVALUACIÓN SISTEMATIZACIÓN Y COMUNICACIÓN
FORMULACIÓN DEL PLAN GESTIÓN PARA LA IMPLEMENTACIÓN MONITOREO EVALUACIÓN SISTEMATIZACIÓN Y COMUNICACIÓN

MONITOREO

MONITOREO EVALUACIÓN

EVALUACIÓN

MONITOREO EVALUACIÓN

SISTEMATIZACIÓN Y COMUNICACIÓN

MONITOREO EVALUACIÓN SISTEMATIZACIÓN Y COMUNICACIÓN IMPLEMENTACIÓN SEGUIMIENTO SOSTENIBILIDAD
MONITOREO EVALUACIÓN SISTEMATIZACIÓN Y COMUNICACIÓN IMPLEMENTACIÓN SEGUIMIENTO SOSTENIBILIDAD

IMPLEMENTACIÓN

EVALUACIÓN SISTEMATIZACIÓN Y COMUNICACIÓN IMPLEMENTACIÓN SEGUIMIENTO SOSTENIBILIDAD INSTITUCIONALIDAD GOBERNANZA

SEGUIMIENTO

SOSTENIBILIDAD

INSTITUCIONALIDAD

GOBERNANZA

Esquema 1. El proceso de manejo y gestión de cuencas hidrográficas

Caracterización biofísica

a)

Características

climáticas:

idealmente

precipitación

mensual,

distribución

de

la

precipitación en

tiempo

y

área,

mapa

de

precipitación,

distribución

mensual

de

temperatura, humedad relativa, brillo solar, evapotranspiración y vientos.

b) Fisiografía: accidentes geográficos (mesetas, valles, lomas, cañones, relieve general) y

descripción de paisajes De ser posible, incluir un mapa fisiográfico.

c) Topografía y pendiente: clases de topografía (plana, ondulada, fuertemente ondulada,

escarpada, muy escarpada) y rangos de pendiente, área y porcentaje del total de la cuenca asociados. El mapa de pendientes se construye a partir de las curvas a nivel o mediante el uso de la plantilla de círculos.

d) Geología: principales unidades geológicas, área de la cuenca que ocupan y

descripción de las mismas, así como la información hidrogeológica (infiltración, conductividad, acuíferos, corrientes subterráneas) cuando exista esa información. De ser posible, incluir un mapa de unidades geológicas y de zonas de recarga hídrica.

e) Suelos: identificar los principales órdenes, área de la cuenca que ocupan y descripción

de los mismos. Incluir un mapa con los órdenes de suelo predominantes.

f). Erosión: categorías de erosión (extrema, fuerte, moderada, leve), área y porcentaje del total de la cuenca asociado a cada categoría. De ser posible, incluir un mapa de erosión.

g) Uso actual, capacidad de uso y conflictos de uso: describir los usos actuales, la capacidad de uso y los conflictos de uso, con el área y porcentaje del total de la cuenca asociada a cada uso. Debe incluir los tres mapas correspondientes.

h) Principales amenazas naturales: describir las principales amenazas naturales en la

cuenca: deslizamientos, avalanchas, sequías, inundaciones, vulcanismo, sismos, desertificación, contaminación, etc. De ser posible incluir un mapa de amenazas.

i) Zonas de vida: identificar y describir las principales zonas de vida (Holdridge), área que ocupan y porcentaje del total asociada a esa zona de vida. De ser posible incluir un mapa de las zonas de vida.

especies

extinguidas y amenazadas, principales especies vegetales y animales, especies endémicas. Áreas protegidas.

j) Biodiversidad:

número

de

especies

animales

y

vegetales

reportadas,

k) Recursos estratégicos de la cuenca: identificar los recursos estratégicos como suelo,

agua, biodiversidad, ecoturismo, paisajes, cascadas, minerales, hidroelectricidad, fijación

de carbono, etc.

l) Síntesis interpretativa de las características biofísicas de la cuenca: resumir de manera

analítica las características biofísicas más relevantes de la cuenca, sus interacciones y posibles implicancias.

Caracterización socioeconómica

a)

poblacional, migración, datos históricos, etc.

Demografía:

población,

composición,

número

de

familias,

tasa

de

crecimiento

b) Salud y seguridad social: servicios de salud, población cubierta por el seguro, acceso,

frecuencia de asistencia, programas preventivos, enfermedades más frecuentes y causantes de muertes, letrinización, programas preventivos, etc.

c) Educación: alfabetismo, preescolar, escuelas, colegios, otros centros educativos, etc.

d) Vivienda: población con vivienda, tipo de vivienda, programas de vivienda, etc.

e) Infraestructura vial y de transporte: infraestructura vial y de transporte más importante,

medios de transporte dentro y fuera de la cuenca, calidad, frecuencia del servicio.

f) Uso del agua: agua de consumo humano (fuentes, acceso, calidad, cantidad,

disponibilidad, servicio, administración, etc), agua para generación hidroeléctrica, agua

para riego, agua para recreación, agua para ecoturismo.

g) Servicios institucionales: energía eléctrica, alcantarillado sanitario, recolección de

basura, limpieza de calles, tratamientos de aguas negras, crédito, asistencia técnica, capacitación, etc.

h) Aspectos culturales, religiosos, recreativos, políticos: principales rasgos culturales existentes en la población de la cuenca, principales religiones y grado de afiliación, opciones recreativas y deportivas.

i) Actividades productivas silvoagropecuarias: principales cultivos, rendimientos,

mercado, mercadeo comercialización, tamaño de las unidades de producción, nivel tecnológico, uso de pesticidas, uso de tecnologías conservacionistas, rentabilidad; principales actividades pecuarias, no. de animales, tipo de actividad forestal, pago de servicios ambientales, etc.

j) Actividades productivas industriales y recreativas: principales actividades industriales, ecoturísticas, recreativas, deportivas, número de entidades y organizaciones participando, etc.

k) Principales fuentes de empleo e ingresos: niveles de empleo e ingreso per cápita,

fuentes de empleo, tendencias.

l) Tenencia de la tierra: formas de tenencia: propia, alquilada, prestada, municipal, nacional (porcentajes de cada forma de tenencia).

m) Organización local: principales organizaciones existentes, funciones, participación de

la sociedad civil, ONG, comités de emergencia, comités de vigilancia, etc.

n) Institucionalidad: tipos, funciones, recursos que disponen, percepción por la población

civil, niveles y formas de coordinación.

o) Proyectos y programas de desarrollo rural, manejo de recursos naturales, agricultura,

ganadería, reducción de la vulnerabilidad, iniciativas de desarrollo, etc.

p) Gobernabilidad y marco legal: gobierno distrital, municipal, nacional, funciones,

cumplimiento de leyes, reglamentos, ordenanzas municipales, disponibilidad de recursos económicos, descentralización, etc.

q) Síntesis interpretativa de las características socioeconómicas: resumir de manera

analítica las características socioeconómicas más relevantes de la cuenca, sus

interacciones y posibles implicancias.

2.3 Aspectos a considerar en la planificación y realización de la caracterización de una cuenca

a) El área y accesibilidad de la cuenca: dimensiona el nivel de esfuerzo para recopilar,

verificar, actualizar y validar la información.

b) El objetivo para el cual se hace la caracterización: variables, escala, detalle.

c) El financiamiento: la fuente, monto, disponibilidad del financiamiento para realizar la

caracterización.

d) El tiempo disponible para presentar o realizar la caracterización.

e) Responsables de la recopilación de la información: quiénes son los encargados

directos y los colaboradores (disponibilidad de recurso humano).

f) Los instrumentos de recopilación de la información primaria y secundaria.

g) Logística necesaria para realizar la caracterización: transporte, fotocopias, computadoras, teléfono, espacialización de la información (SIG).

h) Responsables del control de calidad, análisis, interpretación de la información.

i) Forma de ordenar, analizar, de interpretar, sistematizar, sintetizar, presentar y difundir los resultados finales de la caracterización.

2.4 Fuentes de información para la caracterización de la cuenca

Fuentes de información secundaria: revistas, libros, tesis, artículos, folletos, boletines, estudios, discos compactos, bases de datos, internet, periódicos, documentos, mapas, fotos, hojas cartográficas, etc.

Fuentes de información primaria:

Procesamiento de información básica: generación de mapas de uso de la tierra, pendientes, suelos, clima, zonas de vida, fisiográficos, de amenazas, etc. utilizando herramientas informáticas como SIG, procesamiento de datos y estadísticas para generar información como tendencias, balances hídricos, etc.

Informantes claves: autoridades de salud, educación, vivienda, obras públicas y transporte, comunicación, agua, energía, seguros, seguridad ciudadana, financiamiento, recreación y deporte, sector agrícola, representantes del sector comercial, industrial, turismo, profesional, gremial, organizacional, asociaciones de desarrollo, grupos organizados, grupos religiosos, intelectuales, historiadores, adultos mayores, líderes, políticos, instituciones estatales, ONG, Municipios, Bomberos, Cruz Roja, etc.

Recorridos de campo: transeptos, visitas guiadas, consultas abiertas, zonas críticas, constatación, verificación, validación, generación de información.

Encuestas

y

entrevistas:

estructuradas,

semiestructuradas,

dirigidas

(estratificadas).

 

Reuniones: talleres y reuniones con grupos de informantes, técnicos, autoridades, grupos organizados, etc.

3. EL DIAGNÓSTICO DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS

3.1 Introducción

El diagnóstico en manejo de cuencas hidrográficas, es un proceso dirigido a determinar el estado actual de la cuenca o microcuenca, considerando su capacidad natural y las tendencias de las intervenciones humanas sobre los recursos naturales y el ambiente. Consiste en conocer las características, potencialidades, oportunidades, interacciones problemas, causas, consecuencias y soluciones a esos problemas de la cuenca, interpretando como funciona este sistema, desde el punto de vista biofísico, socioeconómico y ambiental.

El diagnóstico busca conocer las necesidades e intereses de la población y actores principales de la cuenca y cómo estos pueden participar en la solución de los problemas. Debe determinar el rol del ser humano, la familia, las comunidades, las instituciones, los gobiernos locales y las y organizaciones que influyen directa o indirectamente en este territorio.

La interpretación e interrelación de los diferentes componentes del sistema cuenca o microcuenca permite establecer la gama de situaciones que ameritan ser manejadas de manera priorizada. El dimensionamiento de estas situaciones permite cuantificar la magnitud del proyecto o programa que debe formularse para obtener la modificación deseada en el ámbito biofísico, social, económico y ambiental.

El diagnóstico es una etapa fundamental del proceso de planificación que dimensiona las necesidades y soluciones para los diversos componentes del plan de acción, manejo o gestión y su ejecución.

El diseño del plan de manejo requiere un diagnóstico participativo, explicativo e interpretativo que sustente las decisiones sobre el horizonte de planificación, la oferta y demanda, y sobretodo cómo implementar las soluciones en la cuenca. De una buena caracterización y de un buen diagnóstico, depende un buen plan de acción o de manejo y gestión de la cuenca; esto es fundamental si se toma en cuenta, que se requieren

periodos de tiempo largos, para tener impactos relevantes en la rehabilitación, manejo, protección y conservación de los recursos naturales en las cuencas.

El diagnóstico es fundamental para diseñar un conjunto de acciones que den respuestas a

las necesidades de la población, con el compromiso de implementarlas y propiciar un uso

y manejo adecuado de los recursos naturales, en forma permanente y que influya en el

logro del bienestar y mejoramiento de la calidad de vida de la población, principalmente de la misma cuenca.

El diagnóstico para manejo de cuencas hidrográficas debe ser integral (ver el enfoque de

la cuenca como sistema), participativo (en el más amplio sentido, que permita pasar de la

consulta a la participación real), interpretativo (basado en las características de la cuenca, las causas de los problemas, las potencialidades y las interrelaciones), proyectivo (para

visionar a la luz de la situación y las tendencias actuales, el manejo futuro), dinámico y adaptativo (para ajustarse a los cambios e impactos que ocurren).

3.2 Propósitos del diagnóstico

Los diagnósticos tienen múltiples propósitos y se valoran de acuerdo a los procesos que

le

siguen, entre los más importantes se pueden mencionar los siguientes:

a)

Determinar el funcionamiento general de la cuenca y como se valoran sus características y cualidades.

b)

Identificar la vocación o capacidad de uso o soporte de la cuenca o microcuenca.

c)

Determinar y valorar la problemática, conflictos y limitantes de la cuenca o microcuenca, priorizando la importancia de los mismos.

d)

Analizar las causas u orígenes y los efectos y consecuencias de los problemas.

e)

Identificar y valorar las alternativas de solución de los problemas y las formas de enfrentar los limitantes.

f)

Determinar las potencialidades y oportunidades que existen en la cuenca.

g)

Determinar las tendencias y proyecciones de los problemas y potenciales de la cuenca o microcuenca.

h)

Identificar las estrategias para superar las restricciones, conflictos y problemas de las cuencas o microcuencas.

i)

Ayudar a determinar la línea base de referencia para monitorear y evaluar las intervenciones en la cuenca o microcuenca.

j)

Sustentar el plan de acción, el plan de manejo, el plan de gestión o el plan de cogestión de la cuenca sobre bases reales, objetivas e integrales.

3.3

El proceso del diagnóstico

Indicaciones generales

Durante el proceso de realización del diagnóstico o aplicación del método, lo más importante es lograr la interrelación de etapas o actividades que integren tanto la división político-administrativa con el espacio territorial cuenca. El procedimiento general sería el siguiente:

a) Delimitar la cuenca o microcuenca, incluyendo sus rasgos naturales, principalmente la red de drenaje.

b) Trazar los límites de los territorios político-administrativos, valorando el porcentaje de pertenencia en la cuenca.

c) Durante el proceso desarrollar todas las etapas convencionales, considerando lo siguiente:

¿Cuánto interés tienen los tomadores de decisiones de las unidades político- administrativo en la cuenca?.

¿Cómo afecta este espacio, el funcionamiento de la cuenca, sobretodo aguas abajo?.

Si hay poblaciones, ¿Cómo se relacionan estas con el resto en la cuenca?.

Valorar las formas para coordinar acciones entre los actores de diferentes unidades político-administrativas.

Analizar la dependencia del resto de la unidad político-administrativo de la cuenca.

Identificar los mecanismos de concertación, para estructurar el plan de manejo, gestión o cogestión de la cuenca o microcuenca.

d) Integrar la información y compatibilizar los enfoques de ambas unidades.

e) Proponer los vínculos de gestión entre los actores de las diferentes unidades político-administrativas, para alcanzar el objetivo del manejo de la cuenca.

Durante la realización del diagnóstico y dependiendo del tamaño y complejidad de la cuenca, esta se puede zonificar de manera general en función de la homogeneidad de la población y de sus intereses. Si la cuenca es pequeña o se trata de una microcuenca, posiblemente se pueda realizar una convocatoria de mayor cobertura y lograr una buena representatividad de los actores locales y externos.

Entre los aspectos claves que se deberían considerar al realizar los talleres y reuniones, se recomiendan el manejo de los recursos naturales, los sistemas de producción y actividades productivas, incluyendo cadenas de valor y microempresas o ecoempresas, la situación ambiental, desarrollo y participación de la comunidad, organización.

Una situación predominante que se puede encontrar con relación a la información en general, es que a nivel de microcuencas o pequeñas cuencas, casi no es posible disponer de datos, porque estos se han evaluado a niveles de mayor cobertura. Por ejemplo para una microcuenca, no es fácil cuantificar la oferta de agua, porque no existen registros (solamente se disponen para grandes ríos), para el caso de suelos, los niveles de detalles son bajos y no se podrán realizar evaluaciones precisas, de igual manera será para los aspectos socioeconómicos. Por esta razón, la alternativa es obtener información de fuentes primarias (en forma participativa), pero esto obliga a considerar la forma de verificación (triangulación), aunque aún así no siempre se logra la consistencia deseada; por esta razón, el diagnóstico debe considerar la retroalimentación, para cuando la población local tenga más confianza en las acciones y propósitos del proyecto o plan de manejo.

El marco lógico para la síntesis del diagnóstico

El marco lógico permite una síntesis estructurada de manera interpretativa de diagnóstico Consiste de una matriz sencilla que señala como eje el problema o los problemas (y limitantes) de la cuenca, a cada problema le corresponde una o más causas y lo mismo una o más consecuencias (cuadro 1).

Cuadro 1. Ejemplo de marco lógico base de la problemática de una cuenca.

PROBLEMAS

CAUSAS

CONSECUENCIAS

SOLUCIONES

Deforestación

Presión sobre nuevas tierras Explotación de la madera. Falta de políticas forestales

Degradación del suelo. Inundaciones de las tierras bajas. Desconfianza institucional.

Reforestación Planes de manejo y aprovechamiento. Gestión de políticas.

acelerada

Pérdida acelerada del recurso suelo

Erosión hídrica. Prácticas inadecuadas de cultivos.

Baja productividad de los cultivos. Arrastre de sedimentos. Disminución del valor de la tierra.

Prácticas de conservación de suelos. Tecnificación para el manejo de los cultivos

Mala calidad de agua para uso poblacional

Contaminación por agroquímicos. Vertimiento de aguas servidas y residuales sin tratamiento. Falta de regulación sanitaria.

Enfermedades. Incremento en el costo de tratamiento de aguas. Racionamiento del agua.

Uso racional de agroquímicos. Tratamiento de aguas servidas y residuales. Aplicación de leyes.

Baja productividad

Falta de conocimientos. Conflictos en el uso y manejo de la tierra. Falta de recursos para la producción

Disminución en la oferta de productos. Importación de productos. Incremento en el precio de los productos.

Tecnificación agropecuaria. Incentivos indirectos para la producción. Planificación del usos de la tierra.

agrícola

Tenencia de la tierra, sin definir

Sistema social de concentración. Falta de legislación.

Agricultores no aceptan conservación. Presión social sobre la tierra.

Legislación sobre tenencia. Nuevas alternativas. Titulación de tierras

El marco lógico se elabora de manera participativa con las con las diferentes personas o actores que participaron de manera activa en el diagnóstico o conocen muy bien la cuenca y con un enfoque integral. Durante el proceso se llevan a cabo los análisis y discusiones necesarias para lograr representar la integridad de la situación de la cuenca. También es posible incorporar las observaciones de otros expertos e integrantes de la comunidad o externos, de tal manera de poder interpretar lo mejor posible cada uno de los problemas o potencialidades. El producto de este ejercicio debe reflejar en forma sintética y ordenada la jerarquía entre problemas, sus causas asociadas y las consecuencias o efectos, evitando posibles confusiones sobre causas que son entendidos como problemas o cualquier otra desviación del verdadero concepto. Luego se procede a visualizar cada una de las soluciones para superar los problemas. Es indispensable que el diagnóstico considere tanto problemas y potencialidades biofísicas, ambientales y socioeconómicas.

Para lograr un buen producto es importante contar con el apoyo de un facilitador o moderador que conozca la problemática y pueda articular las diferentes orientaciones, dirigiendo el análisis hacia los objetivos y métodos del proceso de planificación del uso y manejo de los recursos naturales.

La clave en este proceso es tener bien claro cuál es el problema y que es lo qué se espera resolver mediante el manejo de cuencas. En todo momento la orientación debe mantener la expectativa sobre qué hacer para controlar o evitar la degradación de los recursos naturales, cómo lograr que los agricultores o la comunidad adquieran o adopten las tecnologías de manejo de cuencas. El producto del marco lógico sintetiza todo el proceso, siguiendo la secuencia de problemas y soluciones que constituirán la base para el plan de acción, manejo, gestión o cogestión.

3.4 El diagnóstico participativo

El concepto de diagnóstico participativo consiste en que los propios miembros de la comunidad y actores principales de la cuenca identifican las necesidades y analizan las causas y consecuencias de los problemas; definen las acciones para modificar y transformar la realidad. Los integrantes del grupo son a la vez sujeto y objeto del estudio.

Este método puede ser aplicado con fines rurales, con fines comunitarios y con fines integrales. Por ejemplo si el propósito es superar un problema del uso agropecuario del suelo, se aplicará el Diagnóstico Rural Participativo, pero si el caso es resolver la problemática social de una comunidad (municipio) posiblemente se pueda aplicar el Diagnóstico Participativo Comunitario.

En cualquiera de los casos, las consideraciones más relevantes para desarrollar el método participativo son las siguientes:

a) Conocer bien el método.

b) Buscar el lugar, momento y época más apropiada.

c) Crear la motivación e informar adecuadamente del propósito.

d) Realizar una convocatoria o invitación, con la mayor dedicación.

e) Acondicionar los instrumentos y herramientas de acuerdo al perfil de los participantes (dibujos, mapas, gráficos).

f) Facilitar el acercamiento de los diferentes actores.

g) Buscar la representatividad (en calidad y cantidad).

h) Elaborar un programa sencillo y ameno.

i) Tener habilidades como facilitador y animador de talleres o reuniones.

j) Reconocer el esfuerzo y dedicación de los participantes.

k) Tener la capacidad de interpretar los resultados.

l) Verificar los resultados (comprobar).

m) Elaboración rápida del producto (en versiones populares y técnicas)

Un aspecto importante en los diagnósticos participativos es la devolución de los resultados, porque la comunidad espera los resultados y sobre todo, como enfrentar los problemas o que proyectos se derivarán del diagnóstico. Este proceso también sirve para verificar y validar si la interpretación realizada es aceptada por la comunidad, de igual manera sirve para consultar las inconsistencias o dudas que se hayan presentado.

Entre las principales cualidades y ventajas que reúne los diagnósticos participativos se pueden mencionar las siguientes:

Rescata y valora los conocimientos de la comunidad o del grupo.

Fortalece la confianza del grupo en su capacidad para

realidad.

investigar y conocer la

Promueve el desarrollo de una conciencia crítica basada en el análisis colectivo.

Fomenta el fortalecimiento del grupo en el manejo de técnicas para investigar la realidad.

Educa a los participantes en la necesidad de enriquecer sus conocimientos para tener una visión más amplia y objetiva de la realidad.

Robustece la relación entre miembros de la comunidad y compromete su esfuerzo por lograr los objetivos.

Permite a los participantes establecer un nexo entre la realidad de la comunidad y la realidad nacional.

Perrmite superar las limitaciones expresivas, facilitan la visualización, propician el consenso, favorecen la interdisciplinariedad, permiten la interacción entre los actores locales, capacitan para la negociación.

Promueven el empoderamiento y la capacidad de gestión local.

3.5 Integración de la vocación y potencialidades (capitales) de la cuenca

La cuenca está integrada principalmente por sus recursos y los usuarios de ellos, la valoración de los recursos expresa la potencialidad de oportunidades, pero fundamentalmente define los límites o niveles de intervención (soporte) sobre el medio físico. La oferta de recursos, su calidad y distribución determinan posibilidades para la población y sus actividades; de esta dependen en gran medida para qué sirve la cuenca o cuál debe ser el uso predominante.

Otro aspecto importante es la capacidad de soporte o nivel e intensidad de uso sobre los recursos, se debe evaluar la fragilidad o capacidad de carga sobre las condiciones naturales de las cuencas, suelos volcánicos en las cuencas permitirán una mayor carga animal sobre el suelo, según la disponibilidad, tipo y calidad de pastos. Tierras con altas pendientes, suelo superficial y bajo en fertilidad, tendrá fuertes limitantes para agricultura intensiva, allí los cultivos anuales deberán emplear sistemas agroforestales o la mayor parte de la cuenca será forestal o de protección.

La potencialidad de la cuenca está asociada a aspectos económicos de los recursos naturales, los servicios ecosistémicos y a las actividades que se pueden lograr sobre la base de sus usos, muchas veces los recursos están subutilizadas o el valor agregado tiene un desarrollo mínimo o no existe del todo. En este sentido se deben buscar alternativas para valorizar los recursos y productos de la cuenca por medio de métodos modernos de la economía y la gestión empresarial, asimismo se deben buscar las tecnologías para lograr la transformación de productos primarios y secundarios con sus respectivos valores agregados vías la agroindustria, industria, comercialización y cadenas productivas.

Por esta razón es muy importante analizar la vocación y la potencialidad de los recursos de las cuencas en el momento de realizar el diagnóstico, en tanto debe conocerse qué es lo que se tiene, cómo se puede utilizar y cómo lograr los máximos beneficios, sin afectar la sostenibilidad ecológica y ambiental de la cuenca.

En el diagnóstico es importante también considerar la vocación natural y los recursos estratégicos de la cuenca, a fin de potenciar esos elementos. Así, una cuenca puede

tener una vocación predominantemente hídrica, forestal, pecuaria, recreativa, ecológica, hidroeléctrica, para la protección, la navegación, etc.

Los recursos más importantes de la cuenca, en calidad y cantidad o condiciones de sitio, integrado a su capacidad de soporte, deben guiar la vocación predominante de la cuenca

y en función de ella, se puede definir el uso estratégico. Esta determinación debe

analizarse en función de los valores socioculturales y económicos; la población con sus necesidades e intereses adquiere un rol relevante en el uso de la cuenca. De la armonía y concertación entre los dos aspectos se definirá la estrategia para utilizar los recursos y manejar la cuenca.

La mayor expectativa es posibilitar un uso múltiple que combine, asocie e integre varios usos complementarios y no competitivos en la intensidad de uso de los recursos naturales de la cuenca, por ejemplo en el caso de vocación hidroeléctrica, como el uso del agua no es consuntivo, se puede aprovechar parte en agua potable, parte en riego y en turismo o recreación, mantenimiento de ecosistemas marino costeros como humedales.

Una forma utilizada hoy día para analizar las potencialidades de la cuenca es en función de los capitales o recursos de la cuenca. Estos se pueden dividir en capital social, humano, cultural, político, natural, financiero y construido.

Capital social: son las interacciones, conexiones, vínculos y relaciones que unen a la población y les permiten multiplicar su poder.

Capital humano: son las características y potenciales de cada individuo que están determinadas por las interacciones entre lo biológico (genético) y lo social. El capital humano se refiere a las capacidades, habilidades, conocimientos, educación y salud de los individuos dentro de una comunidad.

Capital cultural: es la forma como la gente ve el mundo, y define cuáles cosas tienen valor, qué dan por hecho, y cuáles cosas son posibles de cambiar.

Capital político: es la habilidad de un grupo de influir en las decisiones que los afectan y que se toman en instancias externas a ellos.

Capital natural: está representado por aquellos recursos naturales del área reconocidos como relevantes para el ecosistema o para el bienestar de la población (tierra, agua, ecosistemas, bosques). El capital natural abre las posibilidades y fija los límites a las acciones humanas.

Capital financiero: es la sumatoria de los recursos económicos disponibles para la comunidad (internos y externos). En términos generales existe consenso de que capital financiero es mucho más que sólo dinero efectivo.

Capital construido: incluye toda la infraestructura que apoya todas las actividades sociales y productivas dentro de una comunidad. Esto incluye la infraestructura física que incrementa el valor de otros capitales o que se usa como medio de producción de otros capitales

3.6 Diagnóstico biofísico de la cuenca

El diagnóstico biofísico debe evaluar e interpretar el estado o situación de la cuenca, sus

problemas, tendencias, potencialidades, limitantes y oportunidades.

El diagnóstico biofísico en una cuenca hidrográfica está entonces orientado a identificar, precisar y dimensionar las situaciones que se presenten en el medio biofísico, incluyendo el ambiente; este análisis permite identificar la oferta ambiental y capacidad de carga de una cuenca en un momento dado; es decir, identificar el estado y la tendencia de los componentes ambientales que constituyen el sistema cuenca.

Los estudios básicos obtenidos a partir de la caracterización deben interpretarse a fondo para obtener de ellos la información necesaria tendiente a lograr la precisión y dimensionar las situaciones; además proporcionan alternativas de solución para garantizar la modificación favorable del estado de las situaciones ambientales adversas.

Como resultado del análisis, evaluación e interpretación se obtendrá:

*

Situaciones dimensionadas de los procesos biofísicos y recursos.

*

Causas o factores determinantes de la situación (problemas).

*

Efectos o consecuencias de la situación (problemas).

*

Análisis espacial de los problemas o situaciones

*

Interpretación de conflictos

*

Priorización de los problemas y su espacialización (zonas críticas).

*

Tendencias de la situación, y alternativas de la solución (proyectos, programas).

3.7

El diagnóstico socioeconómico de la cuenca

Este proceso es uno de los más importantes para conocer la realidad de la cuenca y proponer alternativas de solución que sean viables. Se considera que el factor socioeconómico y socioambiental es clave para movilizar las acciones de manejo de cuencas, por lo tanto se requiere una interpretación cuidadosa de las respectivas características socioeconómicas y socioambientales. Mediante este proceso se analiza la demanda de la población, sus tendencias, el conflicto con la capacidad de carga de la cuenca y la vulnerabilidad integral.

Se deben determinar y analizar los problemas sociales y económicos que incluyen los elementos políticos, culturales, legales, administrativos, productivos, organizativos, educativos, de gobernanza, de institucionalidad, financieros, etc. Es importante saber por qué el ser humano hace lo que hace, cómo valorar sus conocimientos tradicionales, entender sus actitudes y potenciar el cambio o adaptación, valorar los aspectos de género. Hoy día se plantea que el manejo de cuencas depende de la participación de la población y los gobiernos locales y del apoyo catalizador de las instituciones no gubernamentales y gubernamentales.

Al igual, que con el diagnóstico biofísico, como resultado del análisis, evaluación e interpretación de la información y situación de la cuenca, el diagnóstico socioeconómico debe generar:

* Situaciones dimensionadas de los procesos socioeconómicos y socioambientales.

* Causas o factores determinantes de la situación (problemas).

* Efectos o consecuencias de la situación (problemas).

* Análisis espacial de los problemas

* Interpretación de conflictos

* Priorización de los problemas y su espacialización (zonas críticas).

* Tendencias de la situación, y alternativas de la solución (proyectos, programas).

3.8 Análisis de las causas y consecuencias; interpretación del diagnóstico

Análisis de las causas

En el análisis de las causas lleva necesariamente a relacionar lo que ocurre en la cuenca en términos de problemas o situaciones que requieren atención y cómo surgieron o se originaron los mismos. Se parte del fundamento que solo conociendo las causas se podrán plantear soluciones reales y viables. El análisis de causas lleva también a la necesidad de establecer criterios con base en los cuales se van a realizar el mismo, por ejemplo: cuándo, dónde, cómo, por qué ocurrió o está ocurriendo un determinado problema o situación que requiere solución en la cuenca. Las causas de los problemas pueden ser múltiples y con frecuencia interaccionan y se encadenan unas con otras; en otras ocasiones no resulta tan fácil diferenciar si el elemento es una causa o una consecuencia, y se debe realizar un análisis a la luz de la situación específica o concreta, por ejemplo crecimiento acelerado de la población o la pobreza podría ser a la vez causa o consecuencia de procesos de desarrollo y manejo de los recursos que han venido ocurriendo en la cuenca.

Así, las causas de los problemas pueden ser múltiples: falta de políticas, de normativa, carencia de ordenamiento territorial, falta de organización, amenazas naturales como huracanes, cambio de la cobertura vegetal (por ej. deforestación), el comportamiento de los mercados (precios, cantidades de productos principales), cambios en la política y legislación, etc.

El análisis de causas se presenta como un breve resumen de la situación actual y las razones que la provocaron, se trata de conocer el origen y su naturaleza.

Análisis de las consecuencias

Se deben determinar y proyectar los efectos en el espacio y en el tiempo sobre los recursos y las actividades humanas, es necesario dimensionar las alteraciones y como influyen en el medio ecológico y social, valorar económicamente los impactos positivos y negativos para determinar la importancia y necesidad de intervención.

Las principales variables y situaciones del inventario de recursos y problemas deben tener sus explicaciones de causas y consecuencias. En cada problema se deben enfrentar las causas y así eliminar o controlar las consecuencias, las soluciones se definen en función de la relación causa-efecto. También las consecuencias deben proyectarse hasta el final del período de planificación escogido para el plan de manejo bajo diferentes supuestos de conducta o evolución, para observar si llegan a valores críticos (si traspasan límites de tolerancia). También se deben relacionar las variables proyectadas, como por ejemplo población y uso de la tierra.

Las consecuencias del manejo pasado y actual de la cuenca pueden ser muy diversas, por ejemplo degradación y pérdida de disponibilidad de recursos naturales, degradación ambiental (por ejemplo contaminación), pérdida de biodiversidad, mayor vulnerabilidad y riesgo a desastres, afectación de la productividad y la seguridad alimentaria, afectación del equilibrio hídrico (oferta, demanda, calidad, cantidad disponibilidad de agua), migración, aumento de índices de pobreza y disminución de calidad de vida.

La interpretación del diagnóstico

Tanto las causas como las consecuencias del diagnóstico deben finalmente discutirse para definir con claridad posibles escenarios y componentes futuros del área en planificación. Estos escenarios, componentes y los supuestos que los sustentan deben ser explicados y discutidos con la participación de la comunidad y los actores claves, los cuales deben pronunciarse sobre los aspectos más relevantes de:

Percepción y valoración de la comunidad y los actores locales clave de las causas u orígenes de los problemas.

Percepción y valoración de la comunidad y los actores locales clave de las consecuencias y efectos de los problemas.

Una vez discutido el diagnóstico crítico (conjunto de análisis de causas, proyecciones y consecuencias) es necesario definir en forma clara y concisa:

a) Los objetivos que la comunidad realmente puede lograr con el manejo de la cuenca.

b) Las principales acciones que debe enfrentar la comunidad y que se derivan de los objetivos comunes.

En resumen, tanto el inventario de recursos y variables, como su evaluación a través del diagnóstico crítico, están principalmente encaminados a la determinación clave de objetivos y a la definición y diseño de acciones específicas conducentes a su logro.

3.9. Priorización de problemas y determinación de áreas críticas

Priorización

Uno de los aspectos estratégicos en el desarrollo de la planificación de las cuencas, es la determinación de prioridades. Generalmente son muchos los problemas o situaciones a resolver y no siempre se disponen de los medios y recursos para enfrentar las soluciones. A veces no es factible implementar todas las acciones en forma simultánea, pues no se dispone de los recursos económicos, humanos, logísticos y organizativos. Por esta razón se deben aplicar métodos y procedimientos para valorar la importancia e indicar cuáles son los problemas urgentes por resolver, pero siempre basado en un análisis integral de la cuenca o microcuenca y de las interrelaciones espaciales y socioambientales existentes.

Los métodos disponibles y aplicados frecuentemente relacionan los problemas con ponderaciones según nivel de importancia física, social, económica o ambiental. La aplicación de estas metodologías es realizada por los actores de la cuenca que participan en el diagnóstico, conformando un equipo multidisciplinario e interdisciplinario. El método de las tarjetas se ha convertido en uno de los más utilizados para priorizar los problemas, ya que es muy democrático al permitir el mismo peso relativo a las opiniones de todos los que están participando en la elaboración del diagnóstico de la cuenca.

Las determinaciones de prioridades requieren fundamentalmente de:

a) Definición de los objetivos de la priorización.

b) Identificación de los elementos de análisis para la priorización.

c) Determinación de escalas de ponderación para calificar los parámetros.

d) Evaluación de los parámetros.

e) Comparación de puntajes y selección de prioridades

La nueva percepción de las prioridades tiene un contexto socieconómico y socioambiental determinante y parte de las necesidades sentidas y urgentes de la población, a los métodos convencionales se ajustan indicaciones o se integran las decisiones de los productores, usuarios de los recursos, comunidad, gobiernos locales, instituciones y organizaciones. La priorización es importante porque señala un marco directriz para cumplir con todos los propósitos en forma escalonada y manejar las oportunidades con mejor eficiencia. La determinación de prioridades es así mismo una indicación básica para la toma de decisiones, los planificadores y ejecutores tienen en ella la orientación sobre que aspectos trabajar en primer lugar y debidamente sustentado. La priorización ayuda a la elaboración fundamentada de los planes operativos y planes de acción a corto plazo, mediano y largo plazo.

Áreas críticas

Un aspecto de mucha importancia en el análisis de la problemática de las cuencas es la determinación de áreas críticas. Una identificación frecuente la constituyen las áreas en sobreuso evaluadas por el conflicto del uso de la tierra, pero en realidad pueden presentarse otras situaciones de conflicto y gravedad. La identificación o determinación de áreas críticas es de manera general, sin llegar al nivel de detalle que se utiliza en la zonificación participativa (por ejemplo agroecológica y ambiental), o en el ordenamiento territorial.

El área crítica corresponde a situaciones en las cuales existen alteraciones significativas, graves, conflictivas, urgentes de atender, que disminuyen condiciones para el desarrollo social, económico o ambiental, por ejemplo:

a)

Áreas deforestadas, con quema y erosión, en proceso de desertificación.

b)

Áreas de sobreuso del suelo, de vocación forestal bajo uso hortícola.

c)

Distribución de la tierra, generando minifundio y latifundio

d)

Tenencia de la tierra, por usuarios sin propiedad.

e)

Laderas con baja producción y alta degradación del suelo.

f)

Zonas de inundación frecuente y problemas de drenaje.

g)

Áreas con suelos ácidos y superficiales.

h)

Zonas de pobreza y condiciones marginales.

i)

Bosques ribereños.

k)

Deficiente calidad y cantidad de agua para una población.

l)

Zonas de usos especiales, protección y conservación.

m)

n)

Zonas de aparentes de recarga hídrica.

Áreas de fuentes de agua para consumo humanao.

10. Métodos, herramientas e instrumentos para realizar el diagnóstico

Diferentes métodos, herramientas e instrumentos pueden utilizarse para realizar el diagnóstico de microcuencas, aunque el mecanismo principal es el proceso participativo:

Talleres, consultas o reuniones participativas que permiten la interacción con la comunidad, agricultores, actores claves, la sociedad civil, grupos organizados, gobiernos locales, instituciones gubernamentales. Permite la discusión abierta para conocer, interpretar y plantear soluciones a los problemas, estableciendo el compromiso o responsabilidad de dinamizar, activar y ejecutar las acciones. Hoy día el

diagnóstico de microcuencas y subcuencas pequeñas está basado en estos talleres participativos. En cuencas grandes, el diagnóstico ampliamente participativo se dificulta por la heterogeneidad de los actores y los elevados costos económicos en recursos humanos, logísticos y materiales. Generalmente se requieren al menos dos o tres talleres participativos para tener un buen aporte de los actores de la cuenca al diagnóstico.

Adicional a los talleres antes mencionados, otros métodos complementarios son los siguientes:

Interpretación de información de fuentes secundarias: revistas, libros, tesis, artículos, folletos, boletines, estudios, discos compactos, bases de datos, internet, periódicos, documentos, mapas, fotos, hojas cartográficas, etc.

Análisis e interpretación de información básica: de mapas de uso de la tierra, pendientes, suelos, clima, zonas de vida, fisiográficos, de amenazas, etc. utilizando herramientas informáticas como SIG, procesamiento de datos y estadísticas.

Análisis de información suministrada por informantes claves: autoridades de salud, educación, vivienda, obras públicas y transporte, comunicación, agua, energía, seguros, seguridad ciudadana, financiamiento, recreación y deporte, sector agrícola, representantes del sector comercial, industrial, turismo, profesional, gremial, organizacional, asociaciones de desarrollo, grupos organizados, grupos religiosos, intelectuales, historiadores, adultos mayores, líderes, políticos, instituciones estatales, ONG, Municipios, Bomberos, Cruz Roja, etc.

Recorridos de campo: transeptos o trayectos, visitas guiadas, consultas abiertas, zonas críticas, constatación, verificación, validación y generación de información.

Interpretación de datos de sondeos, encuestas y entrevistas.