Вы находитесь на странице: 1из 3

Marco teórico

Para poder llevar a cabo este proyecto, tuvimos que adquirir algunos conocimientos, los
cuales nos ayudarían a analizar los resultados que obtuviéramos tanto en el laboratorio
como in-situ. Los tipos de parámetros que tendremos en cuenta con físicos, químicos,
ambientales, y biológicos.

Los parámetros ambientales son los primeros que analizamos, los cuales constituyen
parámetros cualitativos. Dentro de ellos pueden clasificarse en:
Físicos (que describen las características del punto de monitoreo donde nos
encontramos):
• Localización del lugar
• Relieve: el tipo, la altura, la pendiente, las características generales. Estas
características pueden llegar a indicar un cambio en los diferentes parámetros,
como por ejemplo de encontrarse en una pendiente puede llegar a llevarse a cabo
el proceso de oxigenación y por consiguiente el desarrollo de algunas algas
particulares. La velocidad del agua también incluye en la decantación, si hay
menor decantación hay mayor turbidez y viceversa.
• Tipo de clima: a través de diferentes indicadores del medio como: algunas
plantas y adaptaciones, el caudal de los cursos de agua, las marcas de crecientes,
suelos, lechos de inundación, etc.
• Flora y fauna: se deben tener en cuenta las características, adaptaciones,
cambios de acuerdo a la altura y a la ubicación en relación a los cursos de agua,
las especies autóctonas e introducidas. Las plantas que son autóctonas, suelen
consumir una menor cantidad de agua; al haber plantas introducidas que no
están adaptadas al medio, consumen mayor cantidad de agua y por consiguiente
producen un cambio en el balance del ecosistema.
• Cursos del río o espejo de agua (dependiendo el punto de monitoreo) y
dentro de esta otra clasificación más especifica:
Márgenes: si estos son o no naturales, si hay plantas a los
alrededores, si hay vegetación en ellos.
Lecho: el tipo de suelo sobre el que pasa el rìo (arenoso, arcilloso,
barroso), profundidad. El tipo de suelo puede llegar a modificar la turbidez del agua,
de encontrarse en un lecho barroso y conjuntamente en un lugar con una gran
pendiente, es probable que allá un valor de la turbidez muy grande, y que este no sea
producto de contaminación.
Relación de los parámetros organolépticos: dependiendo del
tramo del río (inferior, medio, superior) pueden ir variando los parámetros
organolépticos (físicos)

Luego debe analizarse si dentro del ambiente hay algún tipo de transformación del
hombre, estas características que se deben tener en cuenta son:
• Presencia de construcciones: las características de las mismas y la ubicación de
ellas respecto del río. Esto puede producir cambios en el ecosistema
• Urbanización: el nivel en el que este está transformado puede provocar un
cambio en el medio, el cual puede llegar a provocar un empeoramiento de la
calidad del agua.
• Presencia de basura: el lugar donde se encuentra la basura (dentro o fuera del
lecho de inundación, si es arrastrada por el río debido a una creciente o es
clocado allí), puede afectar directamente a algunos parámetros químicos y
biológicos debido al arrastre de sustancias emitidas por la misma las cuales
producen cambios en el rìo.
Luego de llevar a cabo estos tipos de análisis debemos analizar otro tipo de parámetros,
que son los físicos, entre ellos podemos nombrar:
• Los parámetros organolépticos, los cuales se miden in-situ y se tratan del color
(a través de colorimetría), y el olor y el sabor (los cuales se deben medir a través
de umbrales, de todas formas el que nosotros llevamos a cabo de estos es solo el
olor, detectando si podemos asociarlo con alguno ya conocido).
• La conductividad, que podemos tomarlo como un parámetro que indicar la
presencia de sales, este análisis se lleva a cabo con la utilización de un
conductímetro, el cual construimos previamente.
• La turbidez que nos puede indicar la presencia de partículas es suspensión. Este
parámetro se mide a través de espectrofotometría indicándonos la cantidad de
luz que pasa a través del agua.
• Temperatura: debe tomarse la temperatura tanto del agua como del ambiente.
Este parámetro puede afectar al desarrollo de algas y por consiguiente a la
turbidez.

Estos parámetros (físicos y ambientales) no pueden ser tomados como pruebas certeras
de la calidad del agua, pero pueden darnos indicios que luego los parámetros químicos y
biológicos, afirmaran o negaran si el agua se desvía o no de lo normal.

Dentro de los parámetros químicos, podemos nombrar lo siguientes parámetros:


• NO2 y NO3 (nitritos y nitratos): estos son compuestos de fertilización, muy
solubles en agua. Pueden ser producto de la descomposición de sustancias
orgánicas, pueden provenir de efluentes domésticos y/o agroindustriales o
pueden constituir parte de abonos. Estos pueden llegar a dar como resultado el
crecimiento desmesurado de algas (floración).
• Fosfatos: estos están presentes en los fertilizantes y los detergentes. Pueden
encontrarse en el agua debido al escurrimiento agrícola, desechos industriales o
descargas de aguas negras. Estos al igual que nos nitritos y nitratos constituyen
parte del alimento para el crecimiento de las algas, y pueden ser otro de los
culpables de la floración, y esto puede aumentar la turbidez.
• PH: este parámetro indica el nivel de acidez o alcalinidad del agua, y por
consiguiente la presencia o ausencia de bacterias (las bacterias producen un
cambio de la lactosa, de acido láctico y de esta forma cambia el PH del medio).
• Oxigeno disuelto (OD): un nivel más alto de oxígeno disuelto indica agua de
mejor calidad, ya que son necesarios para que algunos peces y plantas
sobrevivan bajo el agua. El oxigeno disuelto en el agua puede ser producto de la
presencia de plantas acuáticas que realicen fotosíntesis, y que por consiguiente
pueden modificar tanto el PH como la turbidez.

Finalmente los últimos parámetros que se deben analizar son los biológicos, los
parámetros que se incluyen son los siguientes:
• Algas: dentro de este parámetro se analizara y se considerara la densidad de
algas a través de la técnica en la cual se produce una concentración de la
sedimentación de las algas, extrayendo de esta forma las algas que se encuentran
en la parte inferior y pudiendo medir la densidad e identificarlas en el
microscopio. De esta manera podemos tomar a las algas como bioindicadores,
ya que pueden indicar la presencia de una sustancia determinada que permite su
desarrollo o por lo contrario, el no desarrollo de alguna puede indicar la ausencia
de una sustancia determinada.
• Bacterias: