Вы находитесь на странице: 1из 1

EL AYUNO

Usted podra comentar al final de esta pagina.


El ayuno era una costumbre de los cristianos y de los apóstoles en particular.
(Hechos 13:2,3)
Como se ve en el texto citado, la oración con ayuno era un acto que realizaban
mientras ministraban públicamente. Jehová aprobó esta práctica, porque les habló y
dio instrucciones mientras oraban y ayunaban. También ayunaron para ungir con
Espíritu Santo a Pablo y Bernabé, cuando les impusieron las manos y los enviaron
como misioneros.
De igual manera cuando Pablo y Bernabé nombraron ancianos en Listra, Iconio y
Antioquía. Esto también se hizo con oración y ayuno.
El hecho de que los primeros cristianos ayunaban demuestra que los períodos de
oración eran largos, ya que, de otro modo, no cabría hablar de ayuno.
También nos deja ver que las ocasiones de especial significado espiritual no deben
ir acompañadas de banquetes de comida sino más bien de frugalidad y mesura.
(Hechos 14:22)
De modo que la costumbre judía de ayunar y orar no quedó en desuso entre los
cristianos, sino que se reafirmó como una costumbre cristiana piadosa. (Lucas
2:37; Esdras 8:23)
De hecho, el señor Jesucristo fue el mayor ejemplo en cuanto a esto; recordemos
que, al presentarse ante Dios para hacer su voluntad, oró y ayunó… ¡por 40 días!
(Mateo 4:1,2) Y aunque no se especifica en ninguno de los evangelios, se entiende
que fue un ayuno completo, tal como lo fue el de Moisés, quien no comió ni bebió
nada durante 40 días y 40 noches. (Éxodo 34:28)
El ayuno, por lo tanto, debe acompañar a la oración cuando hacemos pedidos
especiales, o en ocasión de nuestra dedicación a Dios para una obra especial.
Es bueno recordar también, que el ayuno no debe practicarse como una forma de
humildad ficticia, ni como una oportunidad de exhibirse ante los hombres, debe ser
un asunto personal, un acto de contrición que ofrecemos a Dios en privado. (Mateo
6: 16-18)
Podemos notar que el procesamiento biológico de la comida es característico de los
cuerpos inferiores. (1 Reyes 18:2,28) Notablemente, los cuerpos de la gran
muchedumbre que sobrevive a la gran tribulación no tienen esa naturaleza.
(Revelación 7:16)
De manera que el ayuno es una anticipación a la forma de adoración que ofreceremos
en el Nuevo Mundo, cuando nuestros cuerpos hayan sido perfeccionados. Tampoco
sentiremos deseos sexuales, por cuanto se nos dice claramente que seremos como los
ángeles, al ser hijos de la resurrección. Lucas 20: 35,36
Esto nos lleva a pensar que un ayuno completo debería incluir también la
abstinencia sexual. (1Pe 2:11; 1Cor 7:5)
Es importante anotar que en ninguna parte se prescribe el ayuno como un mandato,
sino como una acción piadosa voluntaria, que debe salir del corazón.
Pablo lo expresó así al hablar de la abstinencia sexual en 1 Corintios 7:6.
Realmente nadie está obligado a ayunar.
De hecho, cuando Jesús estuvo en la tierra no mandó que sus discípulos ayunaran,
más bien dijo que en aquel tiempo ellos no tenían necesidad de ayunar, pues el
propio hijo de Dios estaba junto a ellos. (Marcos 2:19).
Si, el ayuno es una acción piadosa con el propósito de acercarse a Dios de forma
más acepta, y es apropiado y digno que un cristiano lo practique.

Por:Pericusmeus, 2008
Fuente original: www.sudescanso.org/ayuno.aspx

Похожие интересы