Вы находитесь на странице: 1из 16
Enseñanza e Investigación en Psicología Universidad Veracruzana rbulle@uv.mx ISSN (Versión impresa): 0185-1594 MÉXICO

Enseñanza e Investigación en Psicología

Universidad Veracruzana

ISSN (Versión impresa): 0185-1594 MÉXICO

2006

Teresa Fernández de Juan NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA Enseñanza e Investigación en Psicología, julio-diciembre, año/vol. 11, número 002

Universidad Veracruzana Xalapa, México pp. 293-307

Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal

Universidad Autónoma del Estado de México

de América Latina y el Caribe, España y Portugal Universidad Autónoma del Estado de México http://redalyc.uaemex.mx

ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

VOL. 11, NUM. 2: 293-307

JULIO-DICIEMBRE, 2006

VOL. 11, NUM. 2: 293-307 JULIO-DICIEMBRE, 2006 NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA 1

Film-discussion as an optional therapy in child abuse

Teresa Fernández de Juan El Colegio de la Frontera Norte 2

RESUMEN

A partir de un recuento sobre las características e importancia del uso del ci- ne-debate, se analiza su pertinencia en el trabajo con niños que padecen mal- trato intrafamiliar a partir de una primera experiencia piloto realizada en un grupo de once menores, hijos de madres violentadas. A lo largo de ocho sesio- nes se abor-daron problemas tales como la autoestima y autocuidado, valores (respeto, responsabilidad, unión y solidaridad), integración familiar, control de impulsos, expresión de sentimientos y temores, seguridad en sí mismos, comu- nicación saludable y sentimientos de culpa. En el trabajo se da cuenta de las películas y metodologías principales utilizadas. Junto con los resultados se exponen recomendaciones para extender su uso en el futuro en este tipo de problemas.

Indicadores: Cine-debate; Cinematerapia; Maltrato infantil; Niños violentados.

ABSTRACT

From the characteristics and importance of the film-discussion (actually better known as cineforum or cinematherapy), its efficiency is analyzed with children that suffer domestic violence from a first pilot experience with eleven chil- dren, sons of a group of battered mothers Through nine sessions, there were tackled problems as self-esteem, self-care, values (respect, responsibility, unity,

1 La autora agradece el trabajo de la T.S. Diana Delgado y de la Psic. Alma Rodríguez en las dinámicas de grupo y su enriquecimiento, así como la revisión bibliográfica desarrollada por Claudia Erika González, de la carrera de Psicología de la Facultad de Medicina de la UABC de Baja California. 2 Km 18.5, Carretera Escénica Tijuana-Ensenada, San Antonio del Mar, 22709 Tijuana, B.C., México, correo electrónico: teresaf@colef.mx. Artículo recibido el 13 de septiembre de 2005 y aceptado el 6 de marzo de 2006.

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA and solidarity), family integration, communication of

and solidarity), family integration, communication of feelings and fears, self- assurance, healthy communication, and guilt feelings. The article describes the movies and main methodologies used. The results are joined with recom- mendations to expand its use in this kind of problems.

294 Keywords: Fil-discussion; Cinema-therapy; Child abuse; Abused children.

MALTRATO INFANTIL

Comentan Avendaño y Robles (2003) que “en la antigüedad, los niños eran vistos como propiedad de los padres [los cuales] podían matarlos, venderlos u ofrecerlos en sacrificio” (p. 57). Por ello, todavía en 1874 la enfermera Etta Wheeler, al solicitar apoyo para salvar a una pequeña de los terribles tratos recibidos por parte de sus progenitores, tuvo que recurrir a la Sociedad para la Prevención de la Crueldad de los Ani- males, y no fue sino hasta 1875 que se organiza en Nueva York la primera Sociedad para la Prevención de la Crueldad en los Niños (cfr. Benítez, 2003). Así, es en el siglo XX que se implanta en definitiva el enfoque de la cooperación entre los padres en la crianza, por lo que se reconoce a los niños como sujetos de derecho (Avendaño y Robles, 2003). Benítez (2003) apunta que no es posible aceptar “que el hecho de ser menor de edad ponga al individuo en una situación de desventaja por su menor fortaleza física, su falta de experiencia, su dependencia eco- nómica, la situación de subordinación social, la inmadurez psicoló- gica, etc., elementos que los hacen fácilmente victimizables” (p. 263).

Aunque no existe una definición adoptada universalmente so- bre el maltrato infantil, entre las aceptadas se encuentran la de Par- ke y Collmer (1975), quienes proponen como definición el que el niño “sufra daños físicos no accidentales como resultado de actos u omi- siones por parte de sus padres o guardianes, que infringen los niveles aceptados por la comunidad relativos al trato con los niños”; la Comi- sión Nacional de Derechos Humanos en México (2004) lo conceptúa como “todo acto u omisión encaminado a hacer daño aun sin esta in- tención pero que perjudique el desarrollo normal del menor”, y el Sis- tema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) la supone como el enfrentamiento y sufrimiento ocasional, “o habitualmente vio- lencia física, emocional o ambas, ejecutadas por actos de acción u omisión, pero siempre en forma intencional, no accidental, por pa- dres, tutores, custodios o personas responsables de ellos” (cfr. Aven- daño y Robles, 2003).

ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

VOL. 11, NUM. 2: 293-307

JULIO-DICIEMBRE, 2006

VOL. 11, NUM. 2: 293-307 JULIO-DICIEMBRE, 2006 Debido quizás a que la cultura es un agente

Debido quizás a que la cultura es un agente que influye de ma- nera determinante en los estilos de crianza y el cuidado de menores,

algunas de las definiciones de maltrato infantil se centran más en las acciones de los adultos o en sus repercusiones en los niños. De acuerdo con la Reunión de Consulta de la Organización Mundial de la Salud (RCOMS) realizada en 1999, hay elementos en común que permiten defi- nir ese término como “todas las formas de malos tratos físicos y emo- cionales, abuso sexual, descuido o negligencia o explotación comercial

o de otro tipo, que originen un daño real o potencial para la salud del

niño, su supervivencia, desarrollo o dignidad en el contexto de una rela-

ción de responsabilidad, confianza o poder” (Organización Panameri- cana de la Salud y Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud, 2003, p. 65).

Las definiciones anteriores hacen referencia a un aspecto im- portante: el maltrato puede ser llevado a cabo por acción o por omi- sión de otra persona. Es posible distinguir cuatro categorías de mal- trato infantil: maltrato físico, abuso sexual, maltrato emocional y des- cuido, es decir, abandono físico y emocional (Kempe y Kempe, 1979).

El maltrato físico se caracteriza “primordialmente por patadas, mor- deduras, golpes de puño o con un objeto, palizas, amenazas con cuchillo o pistola y empleo real de ambas”. También el atarlos, quemarlos, pellizcar- los, privarlos de sus alimentos, asfixiarlos, tirarles del pelo, zarandear- los, forzarlos a permanecer en una posición incómoda, jalarles las ore- jas y enchilarlos con pimientos picantes, son algunas formas de maltrato físico que los adultos utilizan como castigos (OPS/RCOMS, 2003, p. 69).

El abuso sexual o explotación sexual infantil es definido como “la implicación de niños y adolescentes dependientes, inmaduros en cuanto

a su desarrollo, en actividades sexuales que no comprenden plenamen-

te y para las cuales son incapaces de dar un consentimiento informa- do”, cuyas modalidades son incesto, abuso y violación. Dicho abuso puede ser violento o no, consistiendo en caricias, exhibiciones y mani- pulación de genitales, principalmente (Kempe y Kempe, 1979, p. 93).

El maltrato emocional se caracteriza por un ambiente de mucha crítica, menosprecio, altas expectativas de los padres y éxitos que no reciben elogio. Los gritos, los insultos, el rehusarse a hablar a los ni- ños, las amenazas de abandono o de espíritus malignos, de expulsarlos

295

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA 296 del hogar, encerrarlos o no permitir entrar al

296

del hogar, encerrarlos o no permitir entrar al niño a la casa, son todos ellos ejemplos de maltrato emocional. Sus efectos variarán dependiendo del contexto y de la edad del niño (OPS/RCOMS, 2003).

El abandono físico y emocional, conocido también como negligen- cia, consiste, según Kempe y Kempe (1979), en el descuido del niño y en no cumplir con la responsabilidad de satisfacer las necesidades de sa- lud, seguridad y bienestar. Aquí se incluye el cese de la alimentación, la falta de limpieza y la inaccesibilidad emocional.

Las personas que maltratan con frecuencia a los menores consi- deran que este medio es un elemento natural y apropiado para la crian- za, por lo que se han habituado a ejercer la fuerza física. También pare- cen tener expectativas poco realistas con respecto a la edad de sus hijos y suelen tener antecedentes de haber sido maltratados en su infancia. Además, los conflictos personales y de pareja, aunados al estrés, son factores que igualmente propician esta situación (Centro de Documen- tación e Información de la Mujer, 1994; OPS/RCOMS, 2003).

Muchos son los resultados de tales maltratos en la salud de los niños: físicamente, presentan probables lesiones abdominales, cere- brales, oculares, del sistema nervioso central, discapacidad y fracturas, entre otras. El abuso sexual puede provocar problemas en la salud re- productiva, disfunción sexual, enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados (OPS/RCOMS, 2003). Los niños víctimas de mal- trato son altamente vulnerables a un desarrollo emocional patológico (Beltrán, Torres, Romero, Beltrán e Iturbe, 2001). Las secuelas generan niños con características psicológicas muy particulares, entre las que destacan un bajo autoconcepto, indecisión, baja autoaceptación (Gon- zález y Ávalos, 2005), inseguridad, timidez, retraso en el desarrollo, dificultades de adaptación social, aislamiento, problemas de autoes- tima, autoexigencia, agresividad, pesimismo y problemas conductuales (Kempe y Kempe, 1979), manifestándose en el niño un marcado in- tento por agradar a los otros, o bien indiferencia a lo que le rodea.

Otra de las consecuencias del maltrato infantil es el costo finan- ciero invertido en la atención de la víctima y del victimario, costos mé- dicos, de salud mental, laborales (de productividad y ausentismo), lega- les (del protocolo de investigación, de aprehensión y enjuiciamiento de los agresores), del sistema educativo, de las casas hogares y de otras instituciones encargadas de atender este problema (OPS/RCOMS, 2003).

ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

VOL. 11, NUM. 2: 293-307

JULIO-DICIEMBRE, 2006

VOL. 11, NUM. 2: 293-307 JULIO-DICIEMBRE, 2006 INTERVINIENDO EN EL MALTRATO INFANTIL Esta diversidad de

INTERVINIENDO EN EL MALTRATO INFANTIL

Esta diversidad de afecciones infantiles ha sido objeto de estudio de di- versos profesionales de la salud y del derecho, en el ámbito público y privado, lo que ha originado el desarrollo de programas interdiscipli- narios de atención al menor que incluyen la verificación médica y psi- quiátrica, además del tratamiento psicológico a largo plazo tanto de la víctima como del agresor; y en los casos en los que el problema es muy grave, la separación temporal del niño del ambiente violento, e incluso su adopción cuando es necesario (Osorio, 1985).

Debido a que se ha observado que este problema es de índole generacional (Schaefer y O’Connor, 1988), los tratamientos hasta ahora utilizados se destinan a todo el sistema familiar, enfatizándose el trato de los padres o tutores. Dependiendo de las características del caso, de los padres y de la particularidad de la situación, se hacen ciertas adap- taciones a tales tratamientos, pues en ocasiones, debido a los conflictos de los padres, suele ser más riesgoso ofrecer ayuda simultánea. Den- tro de las intervenciones se cuentan la terapia familiar, de pareja, indi- vidual y de grupo, además de grupos de autoayuda y grupos de apoyo (Ochotorena y Arruabarrena, 1996). En un proyecto alternativo de pre- vención, un trabajo incluyó no sólo a los padres sino también a los maes- tros (Sánchez, 2003).

Los niños, por su parte, también son atendidos en las modali- dades individual y grupal. Sin embargo, el tratamiento dirigido a ellos no ha evolucionado tanto como el orientado a los padres (Schaefer y O'Connor, 1988). Los temas que se abordan en psicoterapia se asocian

297

al

desarrollo psicosocial del niño y comprenden, de acuerdo a Ochotorena

y

Arruabarrena (1996), apego, dominio y control sobre el entorno,

control de impulsos, identificación con el agresor, logro de la intimidad,

traición, miedo, trastorno por estrés postraumático, ansiedad, estados de ánimo, expresión de sentimientos, sentido de culpa, duelo, aflicción, autoestima, indefensión aprendida, conductas de evitación, dependen- cia, agresividad e hipersexualidad, principalmente.

La psicoterapia grupal en niños favorece su desarrollo social ya que se incrementa su sentido de pertenencia, se sienten aceptados y atendidos, a la vez que se facilita la expresión de sus sentimientos. Al pertenecer a un grupo de iguales, se influye positivamente en el auto- concepto del niño, pues éste nota que no es el único que ha sufrido maltrato. Empero, se sugiere la psicoterapia grupal una vez que el niño ha sido tratado individualmente, toda vez que así le resulta más fácil

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA 298 compartir su historia, pero no se recomienda en

298

compartir su historia, pero no se recomienda en niños menores de cinco años debido a que sus características psicológicas, propias del desarro- llo, no favorecen la dinámica (Ochotorena y Arruabarrena, 1996).

Schaefer y O’Connnor (1988) señalan que la terapia de juego, o ludoterapia, tiene como objetivo fundamental corregir o prevenir desvia- ciones en el desarrollo psicosocial futuro, y entre las técnicas que se aplican están la “casa de muñecas”, el teléfono de juguete, el dibujo, la arcilla, el juego de cartas y los juegos de mesa. Los juegos variarán dependiendo de la edad y peculiaridades del menor. Los citados autores proponen cuatro etapas en el proceso terapéutico del niño maltratado. La primera de ellas es el “establecimiento de la empatía y enseñarles cómo jugar” (primeros tres meses); algunos niños no saben cómo jugar e incluso otros no han tenido contacto con juguetes. Posteriormente, el terapeuta tolerará una etapa de “regresión y aberración del trauma” (del cuarto al séptimo mes), es decir, el niño liberará la ira hasta en- tonces reprimida mientras exige la atención y cuidados de que se le han privado; en esta etapa el terapeuta debe ser paciente y permitir que el niño se mantenga en este patrón hasta que avance. Una vez que el niño ha exteriorizado sus emociones, puede pasarse a la etapa en la que se eleve su autoestima y desarrolle el control de sus impulsos, “comprobando las relaciones reales” (del octavo al catorceavo mes); es decir, se guía al niño a que integre lo “malo” y lo “bueno” de sí mismo. Finalmente, se hace un cierre entre el quinceavo y dieciseisavo mes pa- ra después hacer un seguimiento.

Además de la ludoterapia, se han realizado investigaciones so- bre la técnica terapéutica conocida como musicoterapia para tratar casos de violencia doméstica. Entre ellas se ha trabajado con niños, obteniéndose resultados favorables en cuanto que ofrecen un espacio para que ellos manifiesten sus tensiones, impulsos (Crocker, 1993), sentimientos y emociones (Campbell, 1998).

CINE-DEBATE: CONCEPTO, RAMIFICACIONES Y ORÍGENES

El cine-debate es una técnica de grupo que se vale de la proyección de un filme o video determinado que posteriormente se discute con la guía de un moderador, de preferencia un especialista en la materia (Enci- clopedia de Pedagogía y Psicología, 1997, p. 106). En la primera fase (presentación) se pretende interesar al público mediante una breve orientación sobre la película, señalando algunos aspectos que se deseen discutir más tarde. Después de ser proyectada, un moderador dirige el

ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

VOL. 11, NUM. 2: 293-307

JULIO-DICIEMBRE, 2006

VOL. 11, NUM. 2: 293-307 JULIO-DICIEMBRE, 2006 debate, en el cual se integra la info rmación

debate, en el cual se integra la información ofrecida y el filme, canali- zando los acuerdos, desacuerdos, interrogantes, inquietudes y comen- tarios de la audiencia. Como apunta la Red Nacional de Bibliotecas Pú- blicas (2000): “La finalidad del debate es motivar y facilitar la activi- dad analítica de los participantes, así como desarrollar sus facultades de expresión a la vez que aumentan su conocimiento en ciertos aspec- tos de la vida” (p. 289).

Aunque utilizado para distintos fines, el cine-debate dentro de la psicoterapia (también conocido actualmente como cinematerapia) se aplica a temas enfocados en la salud mental, con la característica de que el espectador no se limita a describir a través de su comentario, sino a valorar desde su “situación concreta” (Carmona, 2000). En pala- bras de Schrank (1986): “Lo más probable es que los participantes en la discusión no hablen de la película, sino de sí mismos, haciendo decla- raciones de ellos mismos, pero disfrazándolas como críticas a la pelí- cula. En otras palabras, la mayoría de las personas no distinguen en-

tre revelar sus reacciones personales a la película y criticar el filme

Un error muy común al discutir sobre cine es confundir de-

claraciones acerca de la película con declaraciones personales” (p. 78).

Esta falta de diferenciación en un nivel inconsciente está asocia- da, según Sorlin (1985), a que las relaciones de imágenes proyectadas no están reguladas como las relaciones de palabras; por lo tanto, son distintas y más difíciles de describir y analizar conscientemente.

Croce (1980) detalla los efectos psicológicos que un filme puede tener en la audiencia. Cito en extenso:

La resonancia entre el filme y el espectador se produce a través de la proyección y la identificación que permiten la satisfacción de las ten- dencias eróticas y los impulsos agresivos que normalmente son re- primidos. Esto puede a su vez producir un efecto catártico y/o un efecto sugestivo. El primero se presenta cuando el espectador puede liberar lo reprimido, mientras que el segundo se da cuando la identificación se prolonga después del filme y el espectador adopta las actitudes y comportamientos de los personajes. Las personas que pueden diferen- ciar la realidad cinematográfica de la realidad efectiva pueden hacer catarsis; en cambio, aquellos a los cuales esto se les dificulta, proba- blemente presenten el estado sugestivo, entre estos últimos están los niños y los adolescentes ya que en ellos es menor su capacidad de distinguir la fantasía de la realidad (pp. 245 y 246).

mismo [

]

299

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA 300 Estos efectos son los que han permitido que

300

Estos efectos son los que han permitido que hasta el momento la apli- cación terapéutica del cine-debate se haya ampliado, conociéndose ya en el medio clínico como “cinematerapia”, la cual se define como la in- tervención terapéutica que permite al paciente evaluar visualmente la interacción de los caracteres de un filme con otras personas, en sus ambiente y sus aspectos personales, envolviéndolo en un nivel emocio- nal, físico y cognitivo que le facilita el avance terapéutico (Tyson, Foster y Jones, 2000). Sin embargo, la diferencia entre esta técnica y el cine- debate es que no siempre ocurre grupalmente sino que se sugiere al paciente ver determinada película (referente a su problema) como tarea, para realizar el análisis hasta la sesión posterior.

La cinematerapia como tal remonta sus orígenes a la llamada “biblioterapia”, utilizada desde 1916, aunque no fue sino hasta 1990 cuando se acuñó el término. Tres años después se publicaría el primer libro relacionado con el tema: Reel Power: Spiritual growth through film” escrito por Marsha Sinetar.

Dentro de las características importantes en el desarrollo de es- ta técnica en la intervención terapéutica se cuenta la apropiada selec- ción del filme de acuerdo a la idiosincrasia del paciente o cliente, sin pretender que toda su vida sea representada sino sólo un aspecto de ella (específicamente del que se está tratando). La cinta debe funcio- nar como una metáfora que mantenga baja la defensividad del espec- tador. También es importante que la asignación de la tarea sea explí- cita a fin de que el cliente sepa claramente lo que se espera de él. La discusión realizada en la sesión posterior se enfatiza en el personaje, manteniéndola a distancia del cliente, lo cual facilita que amplíe su percepción de la situación (Sharp, Smith y Cole, 2002).

CINE-DEBATE EN NIÑOS

Los cuentos de hadas (orales, escritos o en pantalla) ofrecen un ambien- te seguro, en el cual los niños pueden experimentar una diversidad de emociones y proyectar sus necesidades. Las cintas muestran modelos de comportamiento, permitiéndoles entenderse a sí mismos. Ellos ob- servan otras formas de manejar la vida, de enfrentarse a los problemas cotidianos y de relacionarse; de esta manera, las interpretan, asimilan

ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

VOL. 11, NUM. 2: 293-307

JULIO-DICIEMBRE, 2006

VOL. 11, NUM. 2: 293-307 JULIO-DICIEMBRE, 2006 y se apropian de todo aquello que les favorece,

y se apropian de todo aquello que les favorece, de acuerdo a sus pro-

pias características particulares, cuando lo consideran adecuado (Mit-

chell, Sharp, Tuckey y Wassom, 2004).

Por esta razón, la proyección de un film puede tener gran influen- cia en los niños con relación a los problemas de conducta infantil. Las películas pueden ser agentes de cambio en niños pequeños, cuyos com- portamientos aún son flexibles y modificables, resultando efectivas para hacer disminuir la timidez y promover la sociabilidad.

En 1954, Zazzo, Zazzo, Mialaret y Méliès, al investigar la relación de comprensión entre el cine y los niños, concluyeron que los de seis

a siete años se confunden fácilmente en la identificación de los perso-

najes y su sucesión; los niños de siete a ocho años pueden hacer una narración descriptiva; los de ocho y nueve años realizan síntesis, pero incompletas. Y si bien a los diez ya realizan todo el proceso de síntesis, no es sino hasta los once y trece años que tienen la capacidad de ha-

cerlo correcta y completamente en el nivel interpretativo (cfr. también Croce, 1980).

Existen diversas situaciones infantiles que pueden atenderse con cinematerapia; entre ellos están las relaciones personales, relaciones

familiares, duelo, logro e individualidad, etapas del desarrollo, amistad

y superación de obstáculos, amistad y otros. Sin embargo, es de des-

tacar que, a pesar de haber sido reconocido el efecto del cine tanto en

los niños como en los adolescentes, no hay al parecer antecedentes de su aplicación en los problemas del maltrato infantil.

301

PROGRAMA DE CINE-DEBATE

Conociendo lo idóneo del cine-debate en el tratamiento del maltrato in- fantil, en el Centro de Protección Social de la Mujer del Sistema Na- cional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF-Tijuana) se puso en ejecución, de forma experimental, un módulo piloto de cine-debate en niños, hijos de madres violentadas que acudían voluntariamente a recibir musicoterapia, como técnica complementaria a la atención psi- coterapéutica que recibían en dicho centro.

El grupo (tanto niños como padres) había asistido previamente a un módulo en el cual, a través de trece sesiones, se manejaban de for- ma más teórica y directa las situaciones de violencia y sus efectos para concienciar a los padres y a sus hijos.

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA 302 El programa de cine-debate al cual se hace

302

El programa de cine-debate al cual se hace aquí referencia, idea- do por la autora, fue conducido y en gran parte diseñado por una tra- bajadora social y una psicóloga, quienes se dieron a la tarea de selec- cionar cada película según los objetivos propuestos, que eran los de favorecer la capacidad de análisis que le facilitase al niño el aprendiza- je, las relaciones interpersonales y la toma de decisiones; además, for- talecer su afectividad, motivar la sociabilidad (basada en la igualdad, aceptación diversidad y el respeto) y propiciar una identificación apro- piada de su rol social.

Los temas que se ofrecieron fueron valores (respeto, responsabi- lidad, unión y solidaridad, principalmente), autoestima, integración familiar, control de impulsos, expresión de sentimientos, temores, se- guridad en sí mismos, socialización sana, comunicación, sentimientos de culpa y autocuidado.

MÉTODO

Participantes

El grupo estuvo compuesto por un total de once niños, con edades de entre 7 y 14 años. Cabe mencionar que las terapeutas-facilitadoras de- bieron encontrar películas que se ajustaran a la edad y a la diferencia de sexo, ya que el grupo se constituía por ocho niñas y tres niños que cursaban diversos grados de educación primaria.

Procedimiento

Todas las sesiones se desarrollaron en una habitación de un centro pa- ra ancianos de la mencionada institución, previamente habilitada pa- ra las actividades, en un horario vespertino de 4 a 6 p.m., los días viernes de cada semana. Al finalizar cada proyección, se realizaba un análisis con los niños para concienciarlos acerca del mensaje que se quería transmitir. La sesión comenzaba con una breve bienvenida y una introducción a la película, después de lo cual se proyectaban de treinta a cuarenta minutos de la misma para dar lugar a un interme- dio en el cual se aplicaba alguna dinámica de movimiento. Posterior- mente, se terminaba la proyección para realizar una exploración de lo observado. Esta parte del debate se acompañó de ejercicios de ingenio, como crucigramas, sopa de letras, líneas y otros, seguidos de distin- tas claves elaboradas por el grupo terapéutico, de tal manera que la

ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

VOL. 11, NUM. 2: 293-307

JULIO-DICIEMBRE, 2006

VOL. 11, NUM. 2: 293-307 JULIO-DICIEMBRE, 2006 actividad resultara más motivante para ellos. Al finalizar

actividad resultara más motivante para ellos. Al finalizar el programa, se plasmaron de manera grupal las experiencias, emociones y ense- ñanzas que se obtuvieron en su transcurso.

Técnicas

Para su análisis dentro de un medio lúdico, se utilizaron recursos diver- sos, como los siguientes:

Pasatiempos de sopa de letras, elaborados para combinar la de- nominación de los conceptos de interés con el tema que se trata.

Grupos de reflexión Roda. Se introduce el tema a tratar y cada subgrupo analiza cuatro aspectos: realidad, oportunidades, debilida- des y amenazas.

Numeletras. En una cartulina cuadriculada con números, el faci- litador muestra el tablero con un mensaje escondido y pide a los niños sustituir cada número por la letra que ocupa ese lugar en el alfabeto.

Llena los espacios. Se comienza la oración con una frase o con- tenido de la película y se deja una línea sugestiva al final para que el niño la continúe y cierre.

Yo opino que… Sobre la base del tema a tratar y después de proyectado el filme, se les dan opciones sobre los distintos aspectos abordados.

Palabragramas. En un cuadro lleno de letras aparecen ocultas varias palabras que contienen los mensajes a discutir de la película, los que el niño debe descubrir subrayando de forma horizontal, vertical o diagonal.

Al finalizar, se les presentaba una hoja donde cada niño debía describir el tema principal, el personaje principal, el nombre de éste, lo que hacía, la persona a la que el personaje le recordaba, su pareci- do con él, lo que éste cambiaría de la historia, lo que aprendió y la posible aplicación de lo aprendido.

A continuación se leían los apuntes grupalmente y se terminaba con una reflexión sobre el mensaje.

La última sesión consistió en la confección grupal de un collage acerca de todo lo aprendido y lo que más les había gustado de todas las sesiones, el que les fue presentado a las madres al término de su módulo de musicoterapia, en una actividad conjunta de cierre.

303

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA 304 Materiales Se emplearon las siguientes películas: Babe,

304

Materiales

Se emplearon las siguientes películas:

Babe, el puerquito valiente. En este filme se abordó el tema de la socialización sana y la integración familiar, aunadas a los valores de respeto y solidaridad.

La era de hielo. Esta proyección manifiesta elementos de la integra- ción familiar desde la perspectiva de trabajo en equipo, que requiere de valores como la responsabilidad, solidaridad, unión, amor y tolerancia.

Spirit: el corcel indomable. La temática central de esta película es la autoestima, la seguridad en sí mismo y la expresión de sentimientos que involucran miedos, valor y relaciones interpersonales.

Buscando a Nemo. El autocuidado es el tema que se enfatizó en

este filme, considerando las relaciones amistosas que influyen positiva

y negativamente. Además, se aborda la convicción de realizar algo con

ayuda de la perseverancia.

Mulan. Esta película alude a la autoestima, el valor en la toma de decisiones y el trabajo en equipo.

Mi encuentro conmigo. El autoconocimiento y los sentimientos de culpa con relación a los padres son los temas que se abordan en esta cin- ta a fin de favorecer la percepción de la realidad y la proyección de vida.

Shrek. La autoestima y el autoconcepto es lo que abordan los per- sonajes, proyectando un modelo de trabajo en equipo en una amistad

y tocando valores como el amor, la honestidad, la responsabilidad, el

respeto y la libertad.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

A través de la aplicación del módulo piloto experimental se evidenció la

efectividad del cine-debate como una técnica indirecta de concienciación

y cambio en menores víctimas de violencia doméstica, observándose una

considerable motivación en los niños para el desarrollo de esta activi- dad, así como la abreacción de sentimientos y la asunción de elemen- tos claves a abordar en la terapia de manera indirecta y sin ejercer presiones que falsearan el contenido del mensaje.

ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

VOL. 11, NUM. 2: 293-307

JULIO-DICIEMBRE, 2006

VOL. 11, NUM. 2: 293-307 JULIO-DICIEMBRE, 2006 Aspectos tales como la violenci a en el hogar

Aspectos tales como la violencia en el hogar y los posibles sen- timientos de culpa, el descenso en la autoestima, los cambios en los valores y el realce de los verdaderamente importantes, la esperanza de un cambio contra un fatalismo contextual, el valor de la cooperación y la consideración de todos por igual, se encuentran entre los tópicos que salieron a flote en las sesiones, donde ocurrieron los mayores cam- bios en los participantes.

Se recomienda para futuras aplicaciones la utilización de técni- cas evaluativas de los síntomas estudiados al inicio y conclusión de todo el módulo de tratamiento para una mayor constancia o una cons- trucción más objetiva de los posibles cambios y su efectividad, tal co- mo se hizo al utilizar la musicoterapia con mujeres maltratadas (Fer- nández, 2006). Entre las pruebas sugeridas están las que aparecen en los libros de Emperatriz Torres (1997a y 1997b), por la variedad de po- sibilidades que en ellos se ofrecen gracias a su trabajo empírico- investigativo de más de un decenio en la línea de la pedagogía infantil en Lima, Perú.

305

REFERENCIAS

Avendaño, L y Robles, M (2003). ¿El maltrato infantil es realmente un delito grave? En Violencia familiar en el Distrito Federal (pp. 57-74). México: Publicaciones UCM, Dirección General de Equidad y Desarrollo Social.

Beltrán, F., Torres, I., Romero, E., Beltrán, L. e Iturbe, A. (2001). Percepción de la violencia: el caso de los niños y jóvenes. Psicología y Salud, 2(1), 155-164 .

Benítez, C (2003). Maltrato infantil. En Violencia familiar en el Distrito Federal (pp. 261-268). México: Publicaciones UCM, Dirección General de Equidad y Desa- rrollo Social.

Campbell, D. (1998). El efecto Mozart. Barcelona: Ediciones Urano.

Carmona, R. (2000). Cómo se comenta un texto fílmico (4a. ed.). Madrid: Cátedra.

Centro de Documentación e Información de la Mujer (1994). Maltrato y violación a mujeres y niñas(os): causas efectos y acciones para combatirlos. Manual de uso práctico. Managua: Nuevo Amanecer.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos (2004). Coordinación del Programa sobre Asuntos de la Mujer, la Niñez y la Familia. Disponible en línea:

www.cndh.org.mx (Recuperado el 15 de mayo de 2005).

Croce, M.A. (1980). “Efectos de los medios de comunicación social”. Enciclopedia Temática de Psicología, tomo II (pp. 232-265). Barcelona: Herder.

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA

NIÑOS VIOLENTADOS: EL CINE-DEBATE COMO OPCIÓN TERAPÉUTICA 306 Crocker, B. D. (1993). Experiencias clínic as en

306

Crocker, B. D. (1993). Experiencias clínicas en niños con trastornos emocionales. En E. T. Gastón (Ed.): Tratado de musicoterapia (p. 217-238). Buenos Aires: Paidós.

Enciclopedia de Pedagogía y Psicología (1997). Bogotá: Cargraphics, S. A.

Fernández, T. (2006). “Hacia un nuevo camino”: programa de investigación acción sobre autoestima y musicoterapia con mujeres violentadas. Enseñanza e In- vestigación en Psicología, 11(1), 65-80.

González, L.A. y Ávalos, S.L. (2005). Autoconcepto en los niños de la calle y los ni- ños maltratados. Memorias del Congreso Nacional de Psicología (p. 8), abril. Mexicali, B. C.: UABC.

Kempe, R.S. y Kempe, C.H. (1979). Niños maltratados. Madrid: Ediciones Morata, S.L.

Mitchell, J., Sharp, C., Tuckey, R. y Wassom, J. (2004). Once upon a time for school counselors. MSCA’s The Counseling Interviewer, 37(1), 17-20.

Ochotorena, J.P. y Arruabarrena, M.M. (1996). Manual de protección infantil. Barce- lona: Masson, S. A.

Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud. (2003). Informe Mundial Sobre la Violencia y la Salud. Washington, D.C.: OPS.

Osorio, N.C. (1985). El niño maltratado (2ª. ed.). México: Trillas.

Parke, R. y Collmer, C. (1975). Child abuse: An interdisciplinary analysis. En E. He- therington (Ed.): Review of child developmental research (vol. 5). Chicago: Uni- versity of Chicago Press.

Red Nacional de Bibliotecas Públicas. (2000). Efemérides. México: CONACULTA y Direc- ción General de Bibliotecas Públicas.

Sánchez, M: (2003). Programa de prevención y atención del maltrato infantil. En Vio- lencia familiar en el Distrito Federal (pp. 495-500). México: Publicaciones UCM, Dirección General de Equidad y Desarrollo Social.

Schaefer, C. y O’Connor, K. (1988). Manual de terapia de juego. México: El Manual Moderno.

Schrank, J (1986). Comprendiendo los medios masivos de comunicación (3ª ed.). Mé- xico: Publigrafics, S. A.

Sharp, C., Smith, J. y Cole, A. (2002). Cinematherapy: Metaphorically promoting therapeutic change. Counseling Psychology Quarterly, 15(3), 263-276.

Sorlin, P. (1985). Sociología del cine. México: Fondo de Cultura Económica.

Torres, E. (1997a). Autoestima: desarrollo de la autoestima en niños y adolescentes. Lima: Centro B. F. Skinner.

Torres, E. (1997b). Habilidades sociales: manejo de los problemas de conducta social en el hogar y en la escuela. Lima: Centro B. F. Skinner.

ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA

VOL. 11, NUM. 2: 293-307

JULIO-DICIEMBRE, 2006

VOL. 11, NUM. 2: 293-307 JULIO-DICIEMBRE, 2006 Tyson, L., Foster, L. y Jones, C. (2000). The

Tyson, L., Foster, L. y Jones, C. (2000). The process of cinematherapy as a thera- peutic intervention. Alabama Counseling Association Journal, 26(1), 35-41.

Zazzo, R., Zazzo, M., Mialaret, J. y Méliès, R. (1954). Los distintos grados de desarrollo mental y las diversas dificultades del lenguaje cinematográfico. Disponible en línea: www.patatabrava.com/apunts/ documents/teoriacineca_riambau.doc.

307