Вы находитесь на странице: 1из 19

Instituto Superior de Formación Docente de la

Federación de Educadores Bonaerenses

Taller de Reflexión sobre la Práctica I

Trabajo Práctico N° 1

Integrante/s: Jaime Juan José


Rodríguez Martín Nicolás
Rodríguez Sebastian Ezequiel

Año: 2009 División 1° 8ª

Profesor/a: Maria Elena Ale

Fecha de presentación:

Fecha de firma: ________________


“Hacer historia es siempre, actualizar el pasado, para mostrar al
juicio de las generaciones “presentes y venideras” los errores y
aciertos de un prócer, una entidad, un pueblo. Hablar de la
ESCUELA NACIONAL DE EDUCACION TECNICA Nº 8 DE
VILLA LUZURIAGA JORGE NEWBERY es además, levantar
un monolito de recuerdos de tal manera constituido que evoque en
si la etapa mas difícil de la Escuela: la de su nacimiento,
desarrollo y afirmación sobre principios inalterables de
honestidad, esfuerzo solidario y responsable capacitación; esto
determinara directamente nuestro porvenir como seres sociables”.
HISTORIA DE JORGE NEWBERY

Jorge Alejandro Newbery nació


el 29 de Mayo de 1875 en
Buenos Aires y murió el 1 de
Marzo de 1914 en Mendoza.
A Jorge Newbery se lo ha
visto como al deportista, como
el aviador; fue el pionero de
nuestra aviación civil y militar.
Newbery estudio en la
universidad de Cornell en el
Instituto Drexel de Filadelfia, en
1895 tuvo el titulo de Ingeniero
Electricista. Fue jefe de la
Compañía de Luz y Tracción
del Río de la Plata y en 1900
fue designado Director General
de Alumbrado de la Ciudad de
Buenos Aires, ingresó en
nuestra Marina de Guerra con
el grado de Capitán de
Fragata.
Como educador, a su vez,
Newbery transmitió a las
generaciones que lo
sucedieron la variada gama de
sus conocimientos, de su
experiencia y de su espíritu
inquieto. En la Escuela
Industrial “Otto Krause” fue
profesor de Electrotecnia.

Su trayecto de vida y su espíritu de progreso fueron símbolos para dar origen al


nombre de la Escuela de Educación Técnica Nº 1 de nuestra ciudad de San
Justo, “Jorge Newbery” fundada en 1943.

EL PRINCIPIO DE UNA GRAN INSTITUCION

ABRIL 1943

Atento a que la ley de presupuesto vigente provee los fondos necesarios para
la instalación y funcionamiento de una Escuela de Artes y Oficios en Seis de
Septiembre (Provincia de Buenos Aires) y teniendo en cuenta las conclusiones
del informe técnico producido en la oportunidad en que se considero el
correspondiente proyecto, EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA
DECRETA : Articulo 1º) Crease la Escuela de Artes y Oficios de Seis de
Septiembre (Provincia de Buenos Aires), estableciendo que se destinara a la
formación de obreros especializados en mecánica y montaje de aviones.
Articulo 2º) Designase director y encargado de la organización de la referida
Escuela al actual director de la Escuela de Artes y Oficios de Mercedes
(Provincia de Buenos Aires), Señor Don Ennio Flaminio Gallego, quien cesara
en este ultimo cargo. Articulo 3º) LA INSPECCION GENERAL DE
ENSEÑANZA impartirá al mencionado funcionario las instrucciones pertinentes
y formulara la nomina de maquinas y herramientas cuya adquisición, con
destino al mencionado establecimiento, se efectuara con los fondos previstos al
efecto en el inciso 451 del anexo E del presupuesto vigente. Articulo 4º)
Comuníquese, publíquese, anótese, dese al Registro Nacional y archívese.

ACTA INAUGURAL

En la ciudad de seis de septiembre, provincia de buenos aires a los 24 días del


mes de mayo de 1943 en la sede provisional de la Escuela de Artes y Oficios,
Calle Alcina numero 978 se lleva a cabo la inauguración de los cursos
regulares, teóricos y prácticos destinados a la formación de obreros
especializados en la industria de aviación, asistiendo al acto autoridades de la
aviación naval, militar y civil, autoridades nacionales y municipales. Iniciada la
ceremonia con la ejecución del himno nacional, a continuación hace uso de la
palabra el director de la Escuela, señor Don Ennio F.Gallego formulando
consideraciones sobre la importancia que esta llamado a adquirir en lo futuro el
instituto y dando por iniciado el funcionamiento regular de los cursos.
Finalmente, dirige breves palabras a la concurrencia del intendente municipal,
doctor Oddo Martelli y se da por terminado el acto a las 11 horas procediendo a
los asistentes a firmar la presente acta
24 de Mayo 1943
FUNDADOR Y PRIMER DIRECTOR DE LA ESCUELA
Ennio Flaminio Gallego, fundador y primer director del Establecimiento,
inicialmente se llamo “ESCUELA TECNICA DE OFFICIOS INDUSTRIALES DE
AVIOACION Y AFINES JORGE NEWBERY” nació en Soledad (provincia de
Santa Fe el 23 de Noviembre de 1906. Desde niño fue aficionado a las
maquinas y tubo precoz habilidad para captar los secretos de sus mecanismos.
Hizo su aprendizaje en la ESCUELA DE MECANICA DEL EJERCITO, pero se
retiro joven de la institución armada; atraído por su vocación por la docencia,
paso pronto actuar como director de la escuela de Artes y Oficios de Mercedes
(Provincia de Buenos Aires). Su clara visión del porvenir, previo la importancia
que cobraría la aviación y advirtió que la juventud tenía que formarse en las
filas de los propulsores del vuelo mecánico. El 24 de mayo de 1943 se inauguro
la Escuela que Gallego concibiera, en el edificio que había sido antes asiento
de la Municipalidad que luego paso a ser cede de los tribunales de justicia de
Morón.
Duros fueron los primeros tiempos de la Escuela solamente pudo sobrevivir por
el esfuerzo incansable de su creador, que, casi sin recursos echo las bases de
lo que es hoy un establecimiento educativo de la importancia y prestigio que ha
adquirido la Escuela Nacional de Educación Técnica “Jorge Newbery”, la cual
esta alcanzando el termino de una etapa muy significativa de su evolución, al
ver avanzar las obras de la construcción de su nuevo y monumental edificio.
Es digno de recordarse que, además de su obra ESCUELA JORGE
NEWBERY, Gallego fue el organizador y propulsor de los Cursos de
Perfeccionamiento obrero de Morón. Esos cursos dieron luego nacimiento a
una Escuela Fabrica, posteriormente transformada en la Escuela Nacional de
enseñanza técnica Nº1 de Morón “ Chacabuco” que cuenta actualmente con un
alumnado numeroso. En 1952, hubo de alejarse de su Escuela por que el
cariño y la devoción que le tenía, que eran grandes, no pudieron sobreponerse
en su espíritu recio e indomable a un gesto de suficiencia. Reparada mas tarde
la injusticia de que fue victima, se lo reintegro años después a su jerárquica y
se le acordó justiciera jubilación. Su deceso se produjo después de algunos
años de merecidos descansos en la capital de su provincia natal, el 26 de
septiembre de 1966, donde actualmente descansan sus restos.
Felizmente, la obra de Gallego tuvo continuadores inteligentes, eficientes y
entusiastas. La semilla que sembró y cuido ha germinado lozana. Y la Escuela
Jorge Newbery es hoy halagadora realidad.
EN BUSCA DE UN ESTABLECIMIENTO ESTABLECIDO

Nacida por decreto nº 147331 del Poder Ejecutivo Nacional con fecha 8 de abril
de 1943, fue la primera escuela de artes y oficios dependientes del entones
Ministerio de Justicia e Instrucción Publica que se orientaba hacia la enseñanza
de todo lo referente al mantenimiento y reparación de aviones.
Se Eligio para emplazarla la ciudad de Seis de septiembre actualmente Morón
por tratarse de un importante centro aeronáutico en Gral Buenos Aires.
El local asignado primeramente fue el viejo edificio que había ocupado hasta
entonces la autoridad municipal pero las actividades de su organización se
realizaron a partir del 3 de mayo en un salón de la actual intendencia Municipal.
Se la denomino en aquel momento ”ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS-
INDUSTRIAS DE AVIACION” y fue su Director fundador Ennio F. Gallego,
técnico mecánico-aeronáutico, formado en el ejercito y dedicado a la docencia
en la enseñanza técnica, por autentica vocación. Colaboraron con el en la
organización, el Sr. José A. de Cesare en función de Secretario y el Sr.
Carmello J.C. Policiccio como integrado administrativo. La inauguración del
curso escolar se llevo a cabo el 24 de mayo de 1943, fecha que se considera
como la de real fundación de la Escuela. En un solemne acto con el que el
pueblo de Morón se asocio de los festejos de la efemérides patria, se dieron
por iniciados los cursos en el antiguo caserón cedido por la Municipalidad: las
clases teóricas se dictaron en un salón, en otro se cumplía la tarea
administrativa y los talleres se instalaron en dos patios, cubiertos por la Escuela
en el mismo local. El edificio además, era compartido con la Escuela
profesional de mujeres en el horario vespertino.

El primero de Enero de 1944, la incipiente entidad fue elevada por Ley de


Presupuesto a la categoría de “ESCUELA TECNICA DE OFICIOS-
INDUSTRIAS DE AVIACION” y con tal nombre funciono hasta su
transformación en Escuela Industrial de ciclo medio. El crecimiento inmediato lo
demuestra la apertura de una nueva división de primer año -en ese periodo
lectivo funcionaron tres (3) divisiones: dos de primero y una de segundo- y la
consiguiente necesidad de solicitar el local de la Escuela provincial Nº 1 para
dictar las clases teóricas en el horario posterior al turno tarde del curso
primario.
Condiciones tan precarias como perjudiciales para la noble finalidad
perseguida, obligaron a la autoridad escolar a iniciarse la búsqueda de otro
local apropiado. No fue fácil tarea encontrar un solar suficientemente espacioso
como para alojar el establecimiento que la visión del futuro pronosticaba, pero
se hallo, aunque fuera el limite del partido de Seis de Septiembre en Villa
Luzuriaga – por entonces distante y olvidado lugar – entre quintas de verdura y
extensos terrenos baldíos, se levantaba un vetusto edificio rectangular, alto y
estrecho pero de sólidos muros y firme postura. Era un antiguo caserón
totalmente fuera de uso durante 19 años y tenía alrededor, terreno suficiente
para echar cimientos profundos, el establecimiento del futuro.
Allí fue trasladada la Escuela – simbólicamente- el 24 de mayo de 1945. Un
numeroso grupo humano integrado por el director, profesores, maestros de
enseñanzas practica y alumnos, personal administrativo y ordenanza –
autentica familia Escolar- inicio junto con el periodo lectivo de ese año, la tarea
esforzada de adaptar para la actividad febrilmente bulliciosa del estudio y el
trabajo en la juventud, aquella vieja construcción en la que había funcionado el
Asilo Colegio del Niño Jesús de Praga. Se transformaron en aulas de teorías,
los salones de sus dos pisos, planta baja y hasta la capilla, y se levanto sobre
el costado izquierdo del edificio un galpón de 800 metros cuadrados para dar
albergue a los talleres.
Toda esa empresa aspiraba a crear un autentico centro de capacitación
industrial, una entidad de verdadero incimentado prestigio futuro. Su director
fundador la saco de la nada, pues contaba con escasos recursos económicos;
solo poseía una positiva capacidad, que aplico hábilmente a una voluntad
inquebrantable cuya fuerza alcanzo a conmover a personal y alumnos.
El personal de enseñanza practica y las primeras promociones de alumnos,
con cuya entusiasta y decidida colaboración se levantaron los talleres, se erigió
el primer mástil y se delineo el patio, comprendieron que mas que para si
mismos trabajaba generosamente para quienes vinieran tras de ellos.
En el constante proceso de equipamiento se fue luego dotando a los talleres
gabinetes, laboratorios y al edificio en general de maquinas, instrumental,
equipos y todo elemento indispensable para satisfacer las exigencias de una
enseñanza teórico-practica eficiente y en permanente avance de acuerdo con
los progresos de la técnica. La adaptación del edificio para un mejor
rendimiento y la ampliación de sus instalaciones para un aprendizaje mas
concreto, fue labor incesante del personal directivo y docente, desde su
creación.
El 28 de febrero de 1945 por Decreto Nº 4913 le fue impuesto el nombre
“INGENIERO AVIADOR JORGE NEWBERY”. Dada la especialidad que se
impartía en homenaje al destacado propulsor de la aviación argentina de cupo
al establecimiento- pionero en la capacitación de obreros especializados en
mecánica y montaje de aviones, el nombre honroso de un hábil deportista a la
ves que inigualado promotor del progreso nacional.

En diciembre de 1946 egresaron los primeros diplomados promoción inaugural


de la naciente escuela técnica de oficios; cada joven recibió entonces el titulo
de “EXPERTO CALIFICADO EN MOTORES DE AVIACION O MONTAJE DE
AVIONES”, después de 4 años de estudios especializados.

ACELERADO CRECIMIENTO
El constante progreso de la Escuela esta señalado por algunos hechos que
determinaron nuevos impulsos en su natural movimiento de avance. La
fundación de la Asociación Cooperadora –entidad creada en 1947- origino una
actividad fecundada y paralela para lograr la finalidad educativa. Crear becas
instituir premios de reconocimiento por labor cumplida,

organizar y sostener el comedor escolar, fundar una biblioteca para uso de


alumnos y del personal y toda iniciativa que beneficiara al alumnado, y a los
propósitos de la Escuela, encontró en la Comisión Directiva fundadora y en las
subsiguientes, el acogimiento entusiasta y efectivo capas de transformarse en
obra; tal, el aporte constante de fondos para la compra de material y elementos
indispensables a la enseñanza, cuya adquisición resultaba difícil con el aporte
de las partidas oficiales aseguradas en el presupuesto de gastos.
El año 1947 fue de particular importancia para la vida de la Escuela:
al hecho trascendente de iniciar su labor tenaz su Asociación Cooperadora se
debe agregar el padrinazgo del Comando de Aviación Naval recibido por
resolución del Ministerio de Marina de fecha el 20 de septiembre de 1947,
como el resultado de gestiones patrocinadas por el Sr. Contralmirante D.
Gregorio A. Portillo.

El Sr. Ovidio Juan Gene, por entonces profesor del Establecimiento y


hoy infatigable Director del mismo fue principal promotor del beneficio. Este
apadrinamiento significo para la Escuela, el entrar en posesión de valiosísimo
material que podría utilizarse con fines didácticos: tal, la adquisición de aviones
totalmente equipados, los cuales fueron trasferidos sin cargo, o cedido a
préstamo por noventa y nueve años.

En solemne ceremonia realizada el 8 de Julio de 1950, a la que


asistió en por entonces Comandante de Aviación Naval, Capitán Marengo, la
Marina de Guerra doto a la Escuela de un mástil. Con igual solicitud en un acto
emotivo, el 24 de mayo de 1950 tamben con la presencia del señor jefe de
comando de Aviación Naval, Contralmirante Jorge A. Duyos, cambio la vieja
insignia de ceremonias que hoy en día es pieza del museo Escolar , por el
magnifico emblema que desde entonces preside todos los momentos
trascendentes de la vida Escolar.
NUEVO EDIFICIO PARA EL FUTURO (1947)
Todo edificio Escolar es una unidad y sus espacios deben componer este
concepto para facilitar a los usuarios su plena participación; además debe ser
sumamente flexible para poder recibir generosamente los cambios que el
desarrollo histórico propondrá inevitablemente; prescindirá del lujo
representativo y solo se expresara a través de la sinceridad de sus espacios,
volúmenes y materiales. La verdad será la mejor expresión de su nobleza.
Sobre tales principios tomo realidad el proyecto de este nuevo edificio escolar y
en su concepción se materializo en tres sectores.
El volumen de talleres fue pensado como una enorme caja espacial
dispuesta a recibir los cambios que el desarrollo tecnológico sugiera, y el
crecimiento de espacios necesarios, mientras la fácil adición de entrepisos. El
sector de aulas teóricas y laboratorios fue creado como dos planos que por la
regularidad de perímetro y modulación de estructura, también contempla la
flexibilidad para el uso futuro.

Finalmente se ideo un sector que vincula los dos anteriores y constituye el


corazón del edificio. En el se han volcado los servicios administrativos, y todas
aquellas actividades – educación física, biblioteca, audiovisual, museo
estudiantil y comedor- que pueden establecer un modo de vida mas informal y
con muchas posibilidades de extensión hacia la comunidad. Este sector en
suma es el vinculo espacial que permite la comprensión del concepto unitario
del edifico y facilita superar la idea de divorcio entre la actividad teórica y
practica ya que ambas son solamente dos aspectos de un mismo proceso de
educación.
Plenitud de esfuerzos

En el año 1952 la entidad alcanzo su máxima categoría al ser considerada


Escuela Industrial de “ciclo superior” con un total de seis años de estudios; los
primeros egresados de la nueva carrera recibieron a fines de 1953 el diploma
de “Técnicos Aeronáuticos” que los habilita para ingresar en la Facultad de
Ingeniería. Desde las mismas aulas en que habían cursado estudios aquellos
jóvenes que recibieron la ambigua designación de “expertos calificados” para
designar “obreros especializados”, se había conquistado el acceso a los
estudios universitarios. El aprendizaje técnico tan poco conceptuado una
década atrás, había alcanzado por el esfuerzo de los hombres que lucharon en
sus filas y el entusiasmo y vocación de los estudiantes, un lugar digno en la
opinión popular y de las autoridades.

En tanto la “ESCUELA INDUSTRIAL DE AVIACION Y AFINES –INGENIERO


AVIADOR JORGE NEWBERY” continuó su avance, más segura de sí misma y
de la finalidad a cumplir, que orgullosa por lo realizado, porque su personal
directivo y docente comprendió desde el principio que en relación con la cultura
y progreso del pueblo, el ideal educativo debe fijarse siempre más allá de lo
alcanzable. Esto se hizo en conciencia en cada uno de los que integraban el
grupo humano, de tal manera que todo cambio o incorporación de profesores y
maestros de enseñanza práctica (según fueron las exigencias de la vida o las
necesidades de la Escuela) no afectaron la integridad del grupo inicial; antes
bien afirmaron más su vigor por tratarse de reajustes favorables o suma de
nuevas voluntades. Así, el alejamiento de la dirección de la Escuela exigido por
razones políticas al Sr. Ennio Flaminio Gallego a mediados de 1952 si bien
privó a éste del merecido reconocimiento de seguir conduciendo un organismo
que comenzaba a imponer su impulso propio, aún hasta a quien lo había
creado, no quebró en momento alguno el empuje vital que existía en la
Escuela: su nuevo Director y Jefe del Establecimiento, Sr. Ovidio Juan Gené
asumió la responsabilidad dentro de la misma línea que una dirección
inteligente y empeñosa ya había trazado.

Así, en 1954 una sociedad cooperativa de consumo inició dentro de la Escuela


una actividad beneficiosa para las familias de los alumnos, porque al posibilitar
la compra de textos de estudio, útiles de trabajo, mamelucos para taller, etc. En
condiciones ventajosas, proporcionaba un evidente alivio al presupuesto
familiar y a la ves permitía cumplir con mayor eficiencia los fines educativos.

Otra prueba de esa actividad conjunta y solidaria se concretó algunos años


después, al crearse en el seno de la Asociación Cooperadora, el A.B.C.
(Amigos de la Biblioteca del Colegio) agrupación de padres de alumnos con
renovadas y relevantes inquietudes que desde allí colaboran en la acción
educativa, principalmente con el esfuerzo por reunir-hasta la actualidad-una
colección de mas de mil quinientas obras de texto y consulta para uso de
alumnos y profesores.

A partir de 1956, por haber agregado la enseñanza de la especialidad


“Mecánica”, la Escuela amplio su acción educadora ya que tal iniciativa
encontró particular aceptación entre la juventud interesada por estudios
técnicos en esa especialidad, dentro de la zona oeste del Gran Buenos Aires.
Se implantó a manera de ensayo, pero dos años después fue confirmada con
carácter definitivo, por Resolución Ministerial de fecha 27/11/58. La primera
promoción de Técnicos Mecánicos egresó en diciembre de 1961.

El pujante crecimiento que logró la escuela en tal circunstancia, la transformó-


desde comienzos de 1959- en Establecimiento de 1ra.; categoría, por haber
alcanzado el número reglamentario de divisiones. En la actualidad cuenta con
veintiuna-seis de 1er. año; cuatro de 2do. ; cuatro de 3ro. ; tres de 4to. ; dos de
5to. ; dos de 6to.- y no aumenta su capacidad receptora porque el local
precario no permite ampliar los alcances docentes sin poner en riesgo el
aprovechamiento integral de la enseñanza.

A medida que fue aumentando el alumnado, la Dirección del Establecimiento


inició las gestiones necesarias para lograr un solar más amplio que permitiera
construir el edificio propio que mas conviniera a los fines educativos. Por
iniciativa del actual Director, Sr. Ovidio J. Gené se cumplieron numerosas
tentativas ante autoridades nacionales y provinciales para obtener la sesión de
tierras en uno u otro lugar del partido de morón; pero todos los esfuerzos se
vieron desvirtuados finalmente por infructuosos trámites de expediente. En tal
situación, al iniciarse la década del 60 surgió como preocupación preeminente
de la Asociación Cooperadora, la adquisición del local en que precariamente
funciona la Escuela, con ulteriores propósitos de levantar ahí mismo el
moderno edificio. Sería imposible enumerar, pero sí puede deducirse el titánico
empeño a que se comprometió la Asociación Cooperadora al tomar sobre sí la
obligación de pagar altas cuotas de la financiación de compra, además de su
responsabilidad innata, respecto del mantenimiento del edificio y toda otra
inversión conveniente para los alumnos.

En obras de tales proyecciones, jamás a sido fácil enfrentar la responsabilidad


económica; pero en la dificultad se valora el esfuerzo del hombre por alcanzar
la meta, principalmente si circunstancias fortuitas la retrazan. El 30 de
septiembre de 1962 un incendio de proyecciones alarmantes inquietó a los
vecinos de la villa: el fuego provocado por causas no establecidas todavía,
arrasó no sólo importantes documentación de la preceptoría de la Escuela sino
también herramientas y materiales de trabajo, aparatos y maquinas que
guardaba el taller. El saldo recogido entre las cenizas y hierros retorcidos fue
desconsolador: un basto sector de la sección de ajuste y montaje estaba
totalmente destruido, aplastado por el techo que se había desplomado
ruidosamente.

La adversidad conmovió profundamente a la Escuela e imprimió sin pretenderlo


un nuevo ritmo al esforzado desenvolvimiento de la vida escolar. Frente al
infortunio triunfo la voluntad, se impuso el optimismo, se acrecentó el ideal que
vigoriza al hombre acostumbrado a la lucha. Tal ves sin advertirlo nadie, se
infiltro en cada uno el hálito de Newbery, invencible y constante. Las tareas de
reconstrucción demandaron trabajo y dinero; se hizo todo y principalmente no
se interrumpió la labor de enseñanza, sino que ella misma se oriento en
relación al clima emocional que se vivía en la Escuela. Cuando se habilitó la
parte reconstruida, ambientes mejor iluminados, con mayor comodidad para la
enseñanza fueron resultantes de aquella experiencia dolorosa. Una ves mas el
hombre como en la parábola de Rodó había triunfado sobre su propio
desencanto. Y ese triunfo parcial logrado en breve plazo fue el aliento definitivo
para encarar la compra de la finca que hasta aquel entonces había ocupado la
Escuela por arrendamiento del Estado a un particular.

A mediados de 1963 la Asociación Cooperadora hizo efectiva la operación


comercial verdadero testimonio de acción comunitaria y desde entonces, cada
ves que las posibilidades económicas lo permitieron fue incorporando al
patrimonio inicial los terrenos colindantes, al parque a iniciado las gestiones
pertinentes ante las autoridades oficiales para solicitar que se concrete a breve
plazo la construcción de un edificio moderno y debidamente equipado donde se
imparta enseñanza a los alumnos de una basta zona de influencia.

En la actualidad el establecimiento cuenta con optimo material para el


aprendizaje técnico, el cual se ha ido incorporando paulatinamente por
equipamiento del CONSEJO NACIONAL DE EDUCACION TECNICA o por
donaciones de la Secretaria de Aeronáutica y Aerolíneas Argentinas, entre
otras entidades, además de las citadas concesiones y donativos del Comando
de Aviación Naval. Fue generoso aporte de aerolíneas argentinas el banco de
pruebas que funciona en el taller de electricidad desde 1962. De la misma
manera la firma Nicholson dono a la Asociación Cooperadora para uso de los
alumnos, una valiosa cantidad limas, sierras, laminas morales y otros
elementos algunos de los cuales fueron lamentablemente destruidos por el
fuego.

En 1965 el C.O.N.E.T. incorporo al taller una fresadora universal cuyo costo


supero entonces el medio millón de pesos; en 1966 entregó a la escuela cuatro
valiosos tornos, instrumentos de medición herramientas y elementos para el
laboratorio y finalmente en 1967 financió la construcción de un hangar sobre
una superficie aproximada de setecientos metros cuadrado, cuyo costo
ascendió a cinco millones de pesos y equipó las diferentes secciones de taller
con un freno hidrodinámico, nuevos elementos de medición, herramientas y
una prensa hidráulica.
El presente alcanza la ESCUELA NACIONAL DE EDUCACION TECNICA N° 1
DE HAEDO “JORGE NEWBERY” en la etapa más vital de su ingente
desarrollo. Su crecimiento físico, pujante pese al local precario, se vigoriza en
la definida personalidad que ha logrado forjarse durante el trascurso de sus
primeros 25 años de vida. El número elevado de aspirantes a ingreso que año
tras año indica la cantidad de vacantes disponibles para primer año y un total
de más de seiscientos alumnos, testimonio en un prestigio legítimamente
adquirido desde el pasado y son a la ves, razones palpables e indiscutibles de
que la escuela necesita disponer de un edificio nuevo.

La Asociación Cooperadora ha completado crecientemente la adquisición de


los terrenos linderos y sus respectivas construcciones en una superficie de
siete mil trescientos metros cuadrados por un valor aproximado de los cuarenta
millones. En este amplio solar, donado generosamente por la Asociación
Cooperadora C.O.N.E.T.; la entidad oficial levantará, en un futuro no muy
distante un moderno edificio escolar.
La existencia de un convenio entre el C.O.N.E.T. y el Banco Interamericano de
Desarrollo, respecto de la construcción, reedificación y equipamiento de
escuelas en nuestro país y el lugar preeminente que ocupa la ESCUELA
NACIONAL DE EDUCACION TECNICA N° 1 DE HAEDO “JORGE NEWBERY”
en el orden de prioridades, justifica la confiada esperanza que alientan la
Asociación Cooperadora y el Personal directivo, docente y administrativo, en
cuanto a que en pocos años la Escuela funcionará no cobijada por las viejas
paredes actuales, sino en el mismo lugar, pero en un local dotado de las
instalaciones convenientes para que la enseñanza a impartir se acondicione a
las exigencias del futuro argentino.

EDUCACION FÍSICA Y DEPORTES

La Educación Física tiene dentro de la formación integral del joven un aspecto


fundamental, dado que
comprende una de las tres
facetas del complejo
educativo -mente, voluntad
y organismo humano. La
Escuela compenetrada de
su función siempre ha
procurado lograr ese
objetivo a través de clases
específicas dictadas en
diferentes locales, cedidos
gentilmente por entidades
deportivas de la zona.
Este recuerdo incluido en la
historia de la Escuela, es
sincero agradecimiento a
todas ellas y
particularmente hacia las autoridades del Club Mariano Moreno de Haedo, cuyo
amplio sentido de colaboración ha permitido la integración física dé los alumnos
en sus instalaciones desde hace quince años. A ellas concurren los alumnos de
1ro. a 6to. año y participan sin retaceos en las actividades gimnásticas y
deportivas, asimilando enseñanzas que abarcan desde el desenvolvimiento
físico hasta la asimilación del sentido moral y la responsabilidad que le cabe al
individuo dentro de la sociedad.
Además la actividad deportiva de la Escuela ha tenido oportunidad de
manifestarse públicamente, cada vez que la Dirección Nacional de Educación
Física, Deportes y Recreación organizó competencias o se realizaron
certámenes locales. Así obtuvo el galardón de Campeón Intercolegial de Remo,
cuatro novicios en una competencia final; fue Campeón de Rugby en un torneo
de la zona oeste. También se clasificó para los cuartos de final de un Torneo
Intercolegial de Basquetbol en el que participaban alrededor de sesenta
equipos e intervino además en fútbol, natación, voleibol, gimnasia, pentatlón,
sóftbol, hándbol, etc.

SUCESOS MÁS ACTUALES DE NUESTRA


INSTITUCION
El destino final del 3-A-301

Aquí vemos las distintas secciones del 3-A-301 en un rincón de un hangar en


Comandante Espora.

Poco tiempo después la Armada lo destina a la Escuela Industria Jorge


Newbery a la cual es trasladado vía terrestre.

En la secuencia posterior vemos el arribo a la citada institución


La bandera nacional asoma sobre la cabina del A-4 en su llegada a San Justo.