Вы находитесь на странице: 1из 11
ARGUMENTARIO Derechos humanos al agua y al saneamiento ONGAWA Ingeniería para el Desarrollo Humano Área

ARGUMENTARIO

Derechos

humanos

al

agua

y

al

saneamiento

ONGAWA Ingeniería para el Desarrollo Humano Área de Base Social y Ciudadanía Versión marzo de 2014

1.

1. ¿POR QUÉ ONGAWA HACE CAMPAÑAS SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS AL AGUA Y AL SANEAMIENTO? 1.1.

¿POR QUÉ ONGAWA HACE CAMPAÑAS SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS AL AGUA Y AL SANEAMIENTO?

1.1. Visión institucional

ONGAWA incluye la promoción de los derechos humanos al agua y el saneamiento como una línea de trabajo prioritaria en su Marco Estratégico 2010-2015. Este trabajo se desarrolla de manera complementaria a través de las 4 componentes de su modelo de intervención: provisión de servicios sostenibles, desarrollo de capacidades, mejora de políticas públicas y promoción de la ciudadanía activa. Esta campaña es una más de las actividades a través de las cuales se implementa este último componente y se complementa con el resto de acciones de la organización en ámbitos como la cooperación al desarrollo, la incidencia, la formación, la comunicación, etc.

En

promoción de los derechos humanos al agua y el saneamiento como prioridad

2014, ONGAWA ratifica su compromiso con la

su Plan

de Avance 2012 -

estratégica.

1.2. Desde el punto de vista del marco legal

El reconocimiento del derecho humano al agua y del derecho humano al saneamiento es muy reciente (Resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas de julio 2010). Ante su desconocimiento, es necesario difundir su contenido, dar a conocer los efectos de supone vivir sin acceso continuado al agua potable o sin una infraestructura de saneamiento digna (en hogares, pero también en centros educativos, lugar de trabajo, centros de salud, prisiones, etc.) y dar a conocer y/o denunciar sus violaciones. Este desconocimiento se manifiesta tanto entre los titulares de obligaciones que deben respetarlo, protegerlo y garantizarlo, como de los titulares de derechos o de la ciudadanía en general, que deben exigir y comprometerse con su cumplimiento.

El hecho en sí del reconocimiento del derecho por Naciones Unidas no supone su aplicación inmediata, aun hay mucho por hacer para conseguir que sea una realidad y se disfrute por igual en todos los países y por todos los colectivos.

1.3. Mundo global

1.3. Mundo global En la actualidad millones de personas ven vulnerados sus derechos humanos al agua

En la actualidad millones de personas ven vulnerados sus derechos humanos al agua y el saneamiento en muchas partes del mundo, afectando especialmente a grupos que sufren alguna discriminación (mujeres, niños, indígenas, minorías, personas con necesidades especiales, etc.).

Durante los últimos años se han conseguido importantes avances en cuanto a cobertura de agua y saneamiento. Sin embargo, este avance no ha sido equitativo, ya que se han priorizado las inversiones en áreas urbanas y periurbanas frente a las zonas rurales, en donde se concentran los problemas más graves de acceso a agua y saneamiento.

La unión de la ciudadanía en movimientos globales puede lograr retos que no están al alcance de las personas que sufren estas situaciones de vulneración.

2.

OBJETIVOS

Desde ONGAWA queremos conseguir que los derechos humanos al agua y al saneamiento sean una realidad. Para ello, es necesario:

Dar a conocer la situación actual, causas, consecuencias y soluciones en cuanto al disfrute de estos derechos y el impacto negativo que tiene su carencia en términos de desarrollo humano.

Exigir a los gobiernos que cumplan con los compromisos que han formado y que sigan renovándolos con nuevos recursos. Les pedimos:

- Más fondos para agua y saneamiento.

- Mejor uso de los fondos, priorizando países y colectivos más vulnerables

- Mayor transparencia en todas las actuaciones públicas relacionadas con el agua y el saneamiento.

- Que el agua y el saneamiento sean una prioridad en la agenda post

2015.

- Que se apoye el mandato de la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre el derecho humano al agua potable y al saneamiento, y el del futuro relator/a.

∑ Concienciar a la comunidad internacional sobre la importancia de asumir modelos de consumo respetuosos

Concienciar a la comunidad internacional sobre la importancia de asumir modelos de consumo respetuosos con el cumplimiento de los derechos humanos al agua y al saneamiento, ya que hay productos y servicios que consumen grandes cantidades de agua o la contaminan (ropa, alimentos, producción energética,

Fomentar las prácticas de desarrollo agrícola, ganadero, industrial, comercial y energético que protejan los recursos hídricos.

Hacer propuestas en base a nuestra experiencia de trabajo desde lo local, para mejorar las condiciones de acceso de los más vulnerables a los derechos humanos al agua y al saneamiento.

3. SITUACIÓN ACTUAL EN DATOS 1

Aunque 1.200 millones de personas consiguieron acceder al agua en zonas urbanas de países en desarrollo, el crecimiento de la población urbana ha hecho que el porcentaje de acceso solo se haya incrementado un 2% desde

1990.

Más del 80% de las personas que no usan fuentes mejoradas de agua viven en el ámbito rural.

En África subsahariana, 63 millones de personas más usan fuentes no mejoradas de agua en 2011 que en 1990; un 24% más.

1.000 millones de personas continúan practicando la defecación al aire libre, que sigue siendo una de las principales causas de diarrea lo que supone cada año unas 750.000 muertes de menores de 5 años.

Cada 20 segundos muere un niño/a como resultado de un saneamiento insuficiente.

Sólo el 47% de la población rural usa saneamiento mejorado, frente al 80% en zonas urbanas.

7 de cada 10 personas sin saneamiento mejorado viven en el ámbito rural.

1 Fuentes: Joint Monitoring Programme (JMP) for Water Supply and Sanitation, ONU Agua y Organización Mundial de la Salud.

∑ Al ritmo actual de avance, la meta de reducir a la mitad la población

Al ritmo actual de avance, la meta de reducir a la mitad la población sin acceso al saneamiento fijada en el 2000 en los Objetivos de Desarrollo del Milenio no se alcanzará hasta 2026

En 2025, 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta de agua y dos terceras partes de la población mundial podrían hacerlo en condiciones de estrés hídrico.

El uso medio de agua es de 200 a 300 litros por persona y día en la mayoría de los países en Europa frente a los menos de 10 litros en países como Mozambique. La Organización Mundial de la Salud aconseja un mínimo de 50 litros para poder cubrir las necesidades básicas de consumo e higiene.

Según Naciones Unidas, la mitad de las camas de los hospitales de países en desarrollo están ocupadas por personas que sufren enfermedades relacionadas con la falta de agua, saneamiento e higiene.

Cada año mueren más personas a causa de un agua insalubre que por muerte violenta, incluida la guerra.

4. OBJETIVOS POR AGENTES DE CAMBIO

Para contribuir a la realización de los derechos humanos al agua y al saneamiento es necesario trabajar desde diferentes ámbitos, movilizando a los agentes de cambio que, en cada colectivo, pueden incidir para lograr avances.

Universidades:

- Formación de profesionales que sean capaces de afrontar las problemáticas sociales, económicas y tecnológicas que actualmente impiden o limitan el acceso sostenible al agua y al saneamiento en muchas zonas del mundo.

- Promover la investigación y el análisis de dichas problemáticas para generar conocimiento y proponer soluciones eficaces.

Empresas:

- Respetar y proteger el recurso hídrico, no interfiriendo en el acceso al agua para consumo humano y doméstico mediante otros usos (industriales, agrarios, energéticos…).

- Promover soluciones innovadoras a los problemas de la implementación de los derechos humanos al

- Promover soluciones innovadoras a los problemas de la implementación de los derechos humanos al agua y al saneamiento (mejoras de la calidad del agua, soluciones tecnológicas asequibles, modelos de negocio sostenibles, etc.).

Gobiernos:

- Cumplimiento de los compromisos firmados, tanto internacionales como nacionales.

En el caso del gobierno español, por ejemplo, el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento, como un instrumento específico para la promoción de los derechos humanos al agua y al saneamiento, necesita una orientación más clara y enfocada a los más vulnerables.

En el caso de gobiernos regionales y locales, el mantenimiento de la cooperación al desarrollo como una política pública y el cumplimiento de los compromisos presupuestarios.

- Coherencia de políticas: freno a las políticas que consideran el agua como un bien mercantil y comercian con él.

- Su respaldo para la inclusión de los derechos humanos al agua y al saneamiento en las agendas de desarrollo:

Apoyo al mandato de la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre el derecho humano al agua potable y al saneamiento, y del futuro relator/a

En septiembre de 2015 se prevé la aprobación de una nueva agenda global de desarrollo que de continuidad a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, llamada Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Hasta entonces, están previstos varios encuentros y foros de alto nivel en el que los representantes de los gobiernos y de las instituciones internacionales tendrán que negociar su contenido. Se solicita a los organismos españoles que apoyen la iniciativa internacional de incluir un objetivo específico para el agua y el saneamiento, como requisito indispensable para destinar los esfuerzos necesarios de la comunidad internacional para conseguir avances sostenibles en la consecución de los derechos humanos al agua y al saneamiento.

En la agenda nacional y local, se pide la inclusión de los derechos humanos al agua y al saneamiento entre las prioridades en los Planes Directores, planes anuales, etc.

Población general:

∑ Población general: - Su concienciación sobre la situación, causas y consecuencias de la falta de

- Su concienciación sobre la situación, causas y consecuencias de la falta de acceso al agua y saneamiento.

- Exigir a los gobiernos un mayor compromiso con los derechos humanos al agua y al saneamiento y el cumplimiento de los acuerdos firmados sobre el tema.

- Cambiar patrones de consumo y promover esos cambios en sus entornos más próximos.

- Unirse a movimientos globales que exijan a los gobiernos el cumplimiento y el refuerzo de sus compromisos con los derechos humanos al agua y al saneamiento.

ONGD:

- Alineación con los principios de los derechos humanos al agua y al saneamiento, tanto en sus acciones en terreno como de incidencia política y de trabajo con la ciudadanía

- Un trabajo coordinado entre las distintas ONGD para aunar esfuerzos y fomentar la participación de todos.

- Relatora Especial de Naciones Unidas sobre el derecho humano al agua potable y al saneamiento Sensibilizar y movilizar a la población general y especialmente en sus entornos, sobre lo que supone este tema a través de los canales más habituales de comunicación, mostrando vías para su implicación activa y facilitando su participación.

5.

EFECTOS

ALCANZAR

POSITIVOS

SOBRE

DESARROLLO

Consecuencias en la salud:

POSITIVOS SOBRE DESARROLLO ∑ Consecuencias en la salud: QUE SE QUIEREN EN LA POBLACIÓN - Un

QUE

SE

QUIEREN

EN

LA

POBLACIÓN

- Un acceso seguro al agua y a una instalación de saneamiento adecuado puede reducir hasta en un 80% las enfermedades en los países en desarrollo.

- La transición de un sistema de saneamiento no mejorado a uno mejorado reduce la mortalidad infantil en una tercera parte.

- El acceso a saneamiento, una higiene adecuada y un acceso seguro al agua podrían salvar las vidas de 1,5 millones de niños cada año.

Consecuencias en la seguridad y dignidad de las mujeres:

- El acceso seguro a una instalación de saneamiento cerca del hogar permite a las mujeres y las niñas evitar tiempo de exposición a ataques sexuales, especialmente por la noche. Ocurre lo mismo al reducir los trayectos que recorren de forma habitual para recoger agua potable.

- Disponer de una instalación de saneamiento limpia, higiénica y segura aumenta considerablemente la dignidad de las personas y con ellos su autoestima. Una de las prácticas más lesivas para la dignidad de las personas es la defecación a cielo abierto.

- La participación de las mujeres en el diseño y la gestión de los sistemas de agua de sus comunidades, fomenta su empoderamiento y facilita su incorporación al ámbito público.

Consecuencias en la educación:

- El tiempo que se ahorran en desplazamientos para buscar el agua que necesita la familia varias veces al día, permite a los niños y niñas asistir a la escuela, incrementando sus oportunidades de desarrollo. Se calcula que se pierden 443 millones de días escolares al año debido a enfermedades relacionadas con el agua.

- Las escuelas, en su empeño por fomentar los hábitos de limpieza entre sus alumnos,

- Las escuelas, en su empeño por fomentar los hábitos de limpieza entre sus alumnos, pueden llegar a impedir la asistencia de niños y niñas que no acudan limpios a clase. En estas ocasiones, el contar con acceso a agua y a instalaciones de higiene, permite a los niños y las niñas acudir limpios a la escuela y no perder escolaridad.

- Disponer de instalaciones de saneamiento operativas y diferenciadas para chicos y chicas, facilita a las adolescentes continuar con su educación aun después de la menstruación, ya que es una práctica frecuente que las chicas dejen de asistir a la escuela por falta de privacidad para su higiene personal.

Consecuencias en el desarrollo económico:

- Cada dólar gastado en saneamiento supone un retorno de hasta 5,5 dólares (una media de 4$) por el simple hecho de mantener una población sana y productiva.

- Los habitantes de los suburbios de Yakarta, Manila y Nairobi pagan de 5 a 10 veces más por el agua que aquéllos que viven en zonas de altos ingresos de las mismas ciudades y más que los consumidores de Londres o Nueva Cork.

- Según Naciones Unidas, la falta de agua, saneamiento e higiene implica pérdidas del PIB superiores a la ayuda al desarrollo de todo el continente.

- Las mujeres, junto con los niños, son las principales responsables de proveer de agua a la familia. Cuando tiene que recorrer largas distancias para asegurar el suministro de agua, no pueden emplearlo en actividades productivas que le permitan acceder a recursos económicos y salir del círculo de la pobreza

- La distancia media que camina la mujer en África y en Asia para recoger agua es de 6 kilómetros.

- La participación de la comunidad en la gestión de sus recursos facilita el sentimiento de apropiación de sus recursos naturales y su involucración en su sostenibilidad.

Avances logrados en datos:

- 2.100 millones de personas consiguieron acceder a fuentes mejoradas de agua potable desde 1990 hasta 2011. Más del 70%

de este progreso se consiguió a través del acceso al agua a través de tubería

de este progreso se consiguió a través del acceso al agua a través de tubería hasta el punto de consumo.

- En países en desarrollo, el 87% de la población accede al agua a través de fuentes mejoradas. A nivel global, la cobertura es del 89%

- Desde 1990 hasta 2011, 870 millones de personas han conseguido acceso a saneamiento a través de fuentes no mejoradas en países en desarrollo (sin contar China ni India).

- La cobertura mundial de acceso a saneamiento es del 64%.

- La defecación al aire libre ha disminuido a nivel mundial desde un 24% en 1990 hasta un 15% en 2011.

- A nivel internacional, el conflicto por el agua ha constituido la excepción, no la regla. En los últimos 50 años, ha habido unos 37 casos de violencia entre Estados por causa del agua, la mayoría enfrentamientos menores, frente a más de 200 tratados relativos al agua.

6. ASPECTOS SENSIBLES

Privatización del recurso: el agua es un bien global y, por tanto, público. Su explotación no debe priorizar los usos privados frente a los públicos, y muy especialmente al uso personal y doméstico, ya que suponen un derecho humano (consumo humano, saneamiento, higiene personal y doméstica, colada y preparación de alimentos). También se considera derecho humano el agua para la producción de alimentos y el agua necesaria para garantizar la salud.

Privatización del servicio de gestión de agua: el estado debe garantizar el cumplimiento de los derechos humanos al agua y al saneamiento, es decir, proveer de acceso a una cantidad suficiente de agua segura a todos sus habitantes, a un precio asequible, sin discriminación, de forma sostenible y culturalmente aceptable. Además, debe asegurar que esto se hace respetando los principios generales de transparencia, participación de los usuarios en la toma de decisiones y rendición de cuentas, con igualdad de género y atención específica a grupos vulnerables. Partiendo de esta base, el gobierno, como titular de obligación, puede recurrir al modelo de gestión que considere más apropiado en cada circunstancia.

∑ En el caso de que la gestión del servicio se deje en manos privadas,

En el caso de que la gestión del servicio se deje en manos privadas, la empresa tiene el deber de respetar los derechos humanos al agua y al saneamiento y de gestionar el servicio bajo este enfoque, y el Estado de supervisar que esto se cumple, ya que sigue siendo el responsable de garantizar el derecho al agua, con todas sus implicaciones.

Posicionamiento en temas relacionados con la gestión del servicio en España o Europa: ONGAWA es una organización de cooperación al desarrollo que trabaja por la promoción de los derechos de los colectivos más vulnerables. Para ello, focaliza sus recursos y esfuerzos en estos colectivos, y para ello interviene de forma activa en la política nacional e internacional en aquellos ámbitos en los que se cuestionen sus intereses. ONGAWA está a favor de los derechos humanos al agua y al saneamiento en cualquier lugar del mundo, de países en desarrollo y países desarrollados, aunque dada su misión de trabajar por los más vulnerables en el ámbito de la cooperación al desarrollo, será en países en desarrollo en donde centre todos sus esfuerzos.